Las Noticias de hoy 29 Noviembre 2018

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    jueves, 29 de noviembre de 2018    

Indice:

ROME REPORTS

Audiencia general, 28 noviembre 2018 – Catequesis del Papa

Francisco aplaude al niño autista que subió al estrado: “Es indisciplinadamente libre”

BENDECID TODOS AL SEÑOR: Francisco Fernandez Carbajal

“Ojalá no te falte sencillez”: San Josemaria

Novena a la Inmaculada Concepción

¿Qué es la vocación? ¿Todos tenemos vocación?

Adviento con San Josemaría

San Josemaría defendía un romanticismo cristiano que ama la libertad de los demás

Los primeros bebés modificados genéticamente podrían haber nacido en China: Justo Aznar

INOLVIDABLE LÍBANO: Carlota Sedeño Martinez

¿Por qué insistimos en hacernos daño?: Silvia del Valle

Las rabietas en la etapa infantil: encuentra.com

La pausa y la vida interior: Sheila Morataya

Una exigencia a los candidatos: Miguel A Antonio  Espino Perigault

¿Diabetes, yo?: Arturo Maximiliano García

“Queda mucho por hacer y debemos hacerlo juntos”: Beatriz González

"Es de bien nacidos, el ser agradecidos”: Raúl Espinoza

Los jóvenes en la renovación de la Iglesia: Suso do Madrid

Acompañar de manera integral: Jaume Catalán Díaz

Tocar el corazón de cada joven: Juan García.

Arte y música: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

 

ROME REPORTS

 

 

 

Audiencia general, 28 noviembre 2018 – Catequesis del Papa

Última catequesis de los mandamientos

noviembre 28, 2018 14:28Rosa Die AlcoleaAudiencia General

(ZENIT – 28 nov. 2018).- Esta mañana, la audiencia general se ha celebrado en el interior del Aula Pablo VI, debido a las bajas temperaturas que se perciben en Roma estos días. La audiencia ha comenzado a las 9:30 horas, cuando el Papa Francisco ha entrado a la sala saludando a los peregrinos y fieles de Italia y de todo el mundo.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/11/Japos-413x275.jpg

El Papa ha concluido hoy el ciclo de catequesis sobre los Diez Mandamientos, hablando del tema La ley nueva en Cristo y los deseos según el Espíritu (Pasaje bíblica: de la Carta a los Gálatas de San Pablo Apóstol, 5, 16-18, 22-23).

“Dios, como hemos visto, no pide nada antes de haber dado mucho más. Nos invita a la obediencia para rescatarnos del engaño de las idolatrías que tienen tanto poder sobre nosotros” ha anunciado el Papa.

Así, el Padre nos invita con el decálogo a un “proceso de bendición y de liberación, que es el descanso verdadero, auténtico”.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/11/Papa-niño-Jesus-413x275.jpgEsta vida liberada se convierte en “aceptación de nuestra historia personal”, –ha aclarado Francisco– y “nos reconcilia con lo que, desde la infancia hasta el presente, hemos vivido”, haciéndonos adultos y capaces de dar el justo peso a las realidades y las personas de nuestras vidas.

Por este camino –indica– entramos en la relación con el prójimo que, a partir del amor que Dios muestra en Jesucristo, es una llamada a la belleza de la fidelidad, la generosidad y la autenticidad.

Después de haber resumido su catequesis en diversas lenguas, el Papa ha saludado en particular a los grupos de fieles presentes procedentes de todo el mundo. Como de costumbre, la audiencia ha terminado con el canto del Pater Noster y la bendición apostólica.

RD

A continuación, ofrecemos la catequesis completa:

***

Catequesis del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/11/Niño-355x533.jpgEn la catequesis de hoy, que concluye el itinerario de los Diez Mandamientos, podemos usar como tema clave el de los deseos, que nos permite volver a recorrer el camino hecho y resumir las etapas cumplidas leyendo el texto del Decálogo, siempre a la luz de la plena revelación en Cristo.

Habíamos empezado con la gratitud como la base de la relación de confianza y obediencia: Dios, como hemos visto, no pide nada antes de haber dado mucho más. Nos invita a la obediencia para rescatarnos del engaño de las idolatrías que tienen tanto poder sobre nosotros. En efecto, intentar realizarse a través de los ídolos de este mundo nos vacía y nos esclaviza, mientras que lo que nos da estatura y consistencia es la relación con Aquel que, en Cristo, nos hace hijos a partir  de su paternidad (cf. Ef. 3,14). 16).

Esto implica un proceso de bendición y de liberación, que es el descanso verdadero, auténtico. Como dice el salmo: “En Dios solo el descanso de mi alma; de él viene mi salvación” (Sal 62, 2).

Esta vida liberada se convierte en aceptación de nuestra historia personal y nos reconcilia con lo que, desde la infancia hasta el presente, hemos vivido, haciéndonos adultos y capaces de dar el justo peso a las realidades y las personas de nuestras vidas. Por este camino entramos en la relación con el prójimo que, a partir del amor que Dios muestra en Jesucristo, es una llamada a la belleza de la fidelidad, la generosidad y la autenticidad.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/11/cura-con-bebe-413x275.jpgPero para vivir así – o sea, en la belleza de la fidelidad, de la generosidad y de la autenticidad-necesitamos un corazón nuevo, habitado por el Espíritu Santo (cf. Ez 11,19; 36,26). Yo me pregunto: ¿cómo se produce este “trasplante” de corazón, del corazón viejo al corazón nuevo? A través del don de los nuevos deseos (cf. Rom 8: 6), que se siembran en nosotros por la gracia de Dios, especialmente a través de los Diez Mandamientos que Jesús llevó a su cumplimento, como enseña en el “sermón de la montaña” (cf., 17-48). De hecho, al contemplar la vida descrita en el Decálogo, o sea una existencia agradecida, libre, bendecidora, adulta, defensora y amante de la vida, fiel, generosa y sincera, nos encontramos ante Cristo, casi sin darnos cuenta de ello. El Decálogo es su “radiografía”, lo describe como un negativo fotográfico que deja que su rostro aparezca, como en la Sábana Santa. Y así, el Espíritu Santo fecunda nuestro corazón poniendo en él los deseos que son un don suyo, los deseos del Espíritu. Desear según el Espíritu, desear al ritmo del Espíritu, desear con la música del Espíritu.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/11/Guardias-suizos-413x275.jpgMirando a Cristo vemos la belleza, el bien, la verdad. Y el Espíritu genera una vida que, secundando estos deseos, activa en nosotros la esperanza, la fe y el amor.

Así descubrimos mejor lo que significa que el Señor Jesús no vino a abolir la ley sino a cumplirla, a hacer que creciera y mientras la ley según la carne era una serie de prescripciones y prohibiciones, según el Espíritu esta misma ley se convierte en vida (cf. Jn.. 6, 63, Ef. 2:15), porque ya no es una norma, sino la carne misma de Cristo, que nos ama, nos busca, nos perdona, nos consuela y en su Cuerpo recompone la comunión con el Padre, perdida por la desobediencia del pecado. Y así la negatividad literaria, la negatividad en la expresión de los mandamientos- “no robarás”, “no insultarás”, “no matarás” –ese “no” se transforma en una actitud positiva: amar, dejar sitio a los otros en mi corazón-, todos deseos que siembran positividad. Y esta es la plenitud de la ley que Jesús vino a traernos.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/11/Bebé-413x275.jpgEn Cristo, y solo en él, el Decálogo deja de ser una condena (cf. Rom 8, 1) y se convierte en la auténtica verdad de la vida humana, es decir, el deseo de amor -aquí nace un deseo de bien, de hacer el bien- deseo de gozo, deseo de paz, de magnanimidad, de benevolencia, de bondad, de fidelidad, de mansedumbre, dominio de sí mismo. De esos “noes” se pasa a este “sí”: la actitud positiva de un corazón que se abre con la fuerza del Espíritu Santo.

He aquí para lo que sirve buscar a Cristo en el Decálogo: para fecundar nuestro corazón para que esté henchido de amor y se abra a la obra de Dios. Cuando el hombre secunda el deseo de vivir según Cristo, está abriendo la puerta a la salvación que no puede sino llegar, porque Dios Padre es generoso y, como dice el Catecismo, “tiene sed de que tengamos sed de él” (No. 2560).

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/11/Niño-2-413x275.jpgSi son los malos deseos los que arruinan al hombre (cf. Mt 15, 18-20), el Espíritu deposita en nuestros corazones sus santos deseos, que son la semilla de una nueva vida (cf. 1 Jn 3,9). De hecho, la nueva vida no es el esfuerzo titánico de ser coherente con una norma, sino que la vida nueva es  el mismo Espíritu de Dios que comienza a guiarnos hacia sus frutos, en una feliz sinergia entre nuestra alegría de ser amados y su alegría de amarnos. Se encuentran las dos alegrías: la alegría de Dios por amarnos y nuestra alegría de ser amados.

Esto es  lo que significa el Decálogo para nosotros, los cristianos: contemplar a Cristo para abrirnos a recibir su corazón, para recibir sus deseos, para recibir su Santo Espíritu.

© Librería Editorial Vaticano

 

 

Francisco aplaude al niño autista que subió al estrado: “Es indisciplinadamente libre”

“Me hizo pensar: ¿Yo soy también libre así delante de Dios?”

noviembre 28, 2018 13:21Rosa Die AlcoleaAudiencia General

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/11/3-5-355x533.jpg(ZENIT – 28 nov. 2018).- Vencel, un niño autista argentino, de unos 6-7 años, ha subido durante la audiencia general –celebrada esta mañana en el Aula Pablo VI– al lugar donde estaba sentado el Papa Francisco, para tocar la mano de un miembro de la Guardia Suiza y corretear alrededor del Papa y del arzobispo Georg Gäenswein.

Ante esta escena, el Santo Padre y Mons. Gäenswein han sonreído al niño, que a pesar de los intentos de de su hermana, primero, y luego de su madre, no ha querido abandonar la tarima.

La madre del chico, al acudir a buscarlo al estrado, ha explicado al Papa que el niño tiene “algunos problemas, tiene autismo” y ha añadido “somos de Argentina”, dirigiéndose a su compatriota, el Papa Francisco. El Papa le ha respondido serenamente que lo dejara jugar allí si quería, quitándole importancia a esta interrupción.

El Pontífice ha bromeado, comentándole a Mons. Georg Gäenswein: “Es argentino, ¡es indisciplinado!”.

“¿Yo soy libre delante de Dios?”

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/11/Papa-y-niño-413x275.jpgCuando el Papa ha hablado en español, como hace en cada audiencia general, para dirigirse a los peregrinos de lengua española, ha dicho: “Queridos hermanos, este chico no puede hablar, es mudo. Pero sabe comunicar, sabe expresarse. Y tiene una cosa que me hizo pensar, es libre. Indisciplinadamente libre”.

El Santo Padre ha reflexionado: “Pero es libre y me hizo pensar a mí: ¿Yo soy también libre así delante de Dios? Cuando Jesús dice que tenemos que hacernos como niños, nos dice que tenemos que tener la libertad que tiene un niño delante de su padre. No sé, creo que nos predicó a todos este chico, y pidamos la gracia de que pueda hablar”.

 

 

BENDECID TODOS AL SEÑOR

— La naturaleza entera alaba a Dios. El Canto del Trium puerorum.

— Preparación y acción de gracias de la Misa.

— Jesús viene a visitarnos en la Comunión. Poner todos los medios para darle buena acogida.

I. Rocíos y escarchas, bendecid al Señor. // Hielo y frío, bendecid al Señor. // Luz y tinieblas, bendecid al Señor...1.

Una de las lecturas de estos días nos narra diversos pasajes del Libro de Daniel, y los Salmos responsoriales recogen el bellísimo Canto llamado de los tres jóvenes (Trium puerorum), utilizado en la Iglesia desde la antigüedad como himno de acción de gracias, introducido primero en la Santa Misa, y después fuera de ella, para fomentar la piedad de los fieles2.

Cuando los tres jóvenes judíos fueron condenados a morir en un horno ardiendo por negarse a adorar la estatua de oro erigida por el rey Nabucodonosor, oraron al Dios de sus padres, al Dios de la Alianza, que manifestó su santidad y magnificencia en tantos prodigios sobre el pueblo de Israel, y cantaron este himno que «suena como una llamada dirigida a las criaturas a fin de que proclamen la gloria de Dios Creador»3; esta gloria está ante todo en Dios mismo y, mediante la obra de la Creación, brota del seno mismo de la Divinidad y, «en cierto modo, se traslada fuera: a las criaturas del mundo visible y del invisible, según su grado de perfección»4.

Comienza el himno con una invitación a todas las criaturas a dirigirse a su Creador: Obras todas del Señor, bendecid al Señor: alabadle y ensalzadle por todos los siglos de los siglos. Los ángeles del Cielo dirigen la alabanza. Luego, los cielos, donde está la lluvia5, y todos los cuerpos celestes, el sol y la luna, las estrellas, aguaceros y rocío, los vientos, fuego y calor, frío y helada, rocío y escarcha, helada y nieves, noches y días, luz y tinieblas, relámpagos y nubes son invitados a alabar al Señor. La tierra con sus montes y colinas, sus fuentes, sus mares y ríos, ballenas y peces y todo lo que se mueve en las aguas; las aves del cielo, las bestias todas y los ganados son instados a bendecir al Señor.

El hombre, rey de la Creación, aparece el último, y por este orden: todos los hombres en general, el pueblo de Israel, los sacerdotes, los ministros del Señor, el pueblo judío, los justos, los santos y humildes de corazón. Por último, los mismos jóvenes judíos fieles al Señor (Ananías, Azarías y Misael) son llamados a cantar alabanzas al Creador6.

Para la acción de gracias después de la Misa, se añadió desde antiguo a este Cántico el Salmo 150, último del Salterio, en el que también se convoca a todos los seres vivientes para bendecir al Señor. Laudate Dominum in sanctis eius... Alabad al Señor en su templo, alabadlo en todo su firmamento. Alabadlo por sus obras magníficas, por su inmensa grandeza. Alabadlo tocando trompas, con arpas y cítaras, con tambores y danzas... ¡Todo ser viviente alabe al Señor!

Nuestra vida cristiana debe ser toda ella como un canto vibrante de alabanza, lleno de adoración, acciones de gracias y entrega amorosa. Por eso, en la acción de gracias de la Comunión, mientras que tenemos en nuestro corazón al Señor de Cielo y tierra, nos unimos a todo el universo en su pregón de agradecimiento al Creador.

II. La vida entera, pero especialmente los momentos después de haber comulgado, es un tiempo de alegría y de alabanza a Dios. Para dar gracias al Señor nos podemos unir interiormente a todas las criaturas que, cada una según su ser, manifiestan su gozo al Señor. «Hay que cantar desde ahora –comenta San Agustín–, porque la alabanza a Dios hará nuestra dicha durante la eternidad y nadie sería apto para esta ocupación futura si no se ejercitara alabando en las condiciones de la vida presente. Cantemos el Aleluya, diciendo unos a otros: alabad al Señor; y así prepararnos el tiempo de la alabanza que seguirá a la resurrección»7. ¡Alabad al Señor...! Nos unimos a todos los seres de la tierra, y a los santos y «los ángeles y los arcángeles, y con todos los coros celestiales cantamos sin cesar el himno de tu gloria ...»8.

Te adoro con devoción, Dios escondido9, le decimos a Jesús en la intimidad de nuestro corazón después de haber comulgado. En esos momentos hemos de frenar las impaciencias y permanecer recogidos con Dios que nos visita. Nada hay en el mundo más importante que prestar a ese Huésped el honor y la atención que se merece. Si somos generosos con el Señor y cuidamos esos diez minutos en su compañía, llegará un tiempo –quizá ya ha llegado– en el que esperaremos con impaciencia la Santa Misa y el momento de la Comunión. Las almas de todos los tiempos que han estado cerca de Dios han esperado con impaciencia ese momento inefable en el que tan próximos estamos de Dios. Así ocurría a San Josemaría Escrivá: durante la mañana daba gracias por la Misa que había celebrado, y por la tarde preparaba la Misa del día siguiente. Y era tal su amor que incluso durante la noche, cuando se interrumpía su sueño, su pensamiento se dirigía hacia la Misa que iba a celebrar al día siguiente y, con el pensamiento, el deseo de glorificar a Dios a través de aquel Sacrificio único. De este modo, el trabajo y las mortificaciones, las jaculatorias y las comuniones espirituales, los detalles de caridad, iban dirigidos como preparación o como obsequio en acción de gracias10.

Examinemos hoy con qué amor acudimos nosotros a la Santa Misa, donde tributamos a Dios la alabanza suprema, y con qué atención y esmero cuidamos de esos minutos que estamos con Él. Es una cortesía que no debemos descuidar jamás.

III. El Evangelio de la Misa11 nos recuerda la venida gloriosa de Cristo al fin de los tiempos: Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad, ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo temblarán. Entonces verán al Hijo del Hombre venir en una nube, con gran poder y gloria, Ahora, en la Comunión, llega el mismo Hijo del Hombre a nuestro corazón para fortalecernos y llenarnos de paz. Viene como el Amigo tanto tiempo esperado. Y hemos de recibirlo como lo hicieron sus más íntimos: con la atención de María de Betania, con la alegría con que le acogió Zaqueo en su casa... «Parece que esto es lo correcto: si se recibe en casa a un amigo, a un invitado, se le atiende, es decir, se le da conversación, se le acompaña. No se le deja en la sala de visitas o en cualquier otro lugar de la casa, con el periódico, para que entretenga la espera hasta que nos venga bien atenderle. Sin duda sería de muy mala educación. Y si la persona que nos visitara fuera de tan gran categoría, que el solo hecho de venir a nuestra casa supusiera un honor muy por encima de nuestra condición y merecimientos, entonces la desatención no sería ya falta de educación, sino grosería incalificable»12. Hemos de tratar bien a Jesús, que tanto desea visitarnos en nuestra pobre casa. «Y no suele Su Majestad pagar mal la posada, si le hace buen hospedaje»13. Es una buena ocasión de unirnos a toda la Creación para alabar y dar gracias al Creador que, humilde, se queda sacramentalmente en nuestro corazón durante esos minutos.

La Iglesia, siempre Madre buena, nos ha aconsejado a sus hijos esas oraciones que han alimentado la piedad de tantos cristianos para ayudarnos, especialmente cuando nos sintamos pobres de palabras para dirigirnos a Jesús: el Himno Adoro te devote, el Trium puerorum, la Oración a Jesús Crucificado, las Invocaciones al Santísimo Redentor... Si al comulgar procuramos tener a mano algún devocionario –cuando sea posible– o algún Misal de los fieles, dispondremos de una buena ayuda para aprovechar ese tiempo que tanto va a influir luego a lo largo de todo el día. Muchas veces, la jornada depende de esos minutos junto a Jesús Sacramentado.

No dejemos de poner todos lo medios a nuestro alcance para mejorar nuestras disposiciones antes y después de haber comulgado. Cualquier esfuerzo que pongamos es siempre largamente recompensado. «Cuando recibas al Señor en la Eucaristía, agradécele con todas las veras de tu alma esa bondad de estar contigo.

»—¿No te has detenido a considerar que pasaron siglos y siglos, para que viniera el Mesías? Los patriarcas y los profetas pidiendo, con todo el pueblo de Israel: ¡que la tierra tiene sed, Señor, que vengas!

»—Ojalá sea así tu espera de amor»14.

1 Salmo responsorial. Año 1. Dan 3, 68 ss. — 2 Cfr. A. G. Martimort, La Iglesia en oración, Herder, 3ª ed., Barcelona 1987, p. 168. — 3 Juan Pablo II, Audiencia general 12-III-1986. — 4 Ibídem. — 5 Cfr. Gen 1, 7. — 6 Cfr. B. Orchard y otros, Verbum Dei, vol. II, notas a Dan 3, 51-90. — 7 San Agustín, cit. por D. de las Heras, Comentario ascético-teológico sobre los Salmos, p. 374. — 8 Misal Romano, Prefacio de la Misa. — 9 Himno Adoro te devote. — 10 Cfr. F. Suárez, El sacrificio del altar, p. 280. — 11 Lc 21, 20-28. — 12 F. Suárez, o. c., p. 274. — 13 Santa Teresa, Camino de perfección, 39. — 14 San Josemaría Escrivá, Forja, n. 991.

 

 

“Ojalá no te falte sencillez”

Mira: los apóstoles, con todas sus miserias patentes e innegables, eran sinceros, sencillos..., transparentes. Tú también tienes miserias patentes e innegables. –Ojalá no te falte sencillez. (Camino, 932)

Aquellos primeros apóstoles ‑a los que tengo gran devoción y cariño‑ eran, según los criterios humanos, poca cosa. En cuanto a posición social, con excepción de Mateo, que seguramente se ganaba bien la vida y que dejó todo cuando Jesús se lo pidió, eran pescadores: vivían al día, bregando de noche, para poder lograr el sustento.
Pero la posición social es lo de menos. No eran cultos, ni siquiera muy inteligentes, al menos en lo que se refiere a las realidades sobrenaturales. Incluso los ejemplos y las comparaciones más sencillas les resultaban incomprensibles, y acudían al Maestro: Domine, edissere nobis parabolam, Señor, explícanos la parábola. Cuando Jesús, con una imagen, alude al fermento de los fariseos, entienden que les está recriminando por no haber comprado pan.
Pobres, ignorantes. Y ni siquiera sencillos, llanos. Dentro de su limitación, eran ambiciosos. Muchas veces discuten sobre quién sería el mayor, cuando ‑según su mentalidad‑ Cristo instaurase en la tierra el reino definitivo de Israel. Discuten y se acaloran durante ese momento sublime, en el que Jesús está a punto de inmolarse por la humanidad: en la intimidad del Cenáculo.
Fe, poca. El mismo Jesucristo lo dice. Han visto resucitar muertos, curar toda clase de enfermedades, multiplicar el pan y los peces, calmar tempestades, echar demonios. (…)
Aquellos hombres de poca fe, ¿sobresalían quizá en el amor a Cristo? Sin duda lo amaban, al menos de palabra. (…) Son hombres corrientes, con defectos, con debilidades, con la palabra más larga que las obras. Y, sin embargo, Jesús los llama para hacer de ellos pescadores de hombres, corredentores, administradores de la gracia de Dios. (Es Cristo que pasa, 2)

 

 

Novena a la Inmaculada Concepción

El 8 de diciembre se celebra la Solemnidad de la Inmaculada Concepción. Para preparar esta fiesta ofrecemos algunos textos y audios.

Últimas noticias27/11/2018

• Descarga la Novena a la Inmaculada con textos de san Josemaría y el Papa Francisco (PDF): El 8 de diciembre celebramos la belleza de la Virgen María y, como es una fiesta tan importante, la preparamos con nueve días de antelación. Esto es la novena a la Inmaculada. Para vivirla cada día, te proponemos meditar el Evangelio, con ayuda de algunas ideas surgidas del cariño de san Josemaría y del Papa Francisco a la Virgen. Descarga disponible también en slideshare.

Novena a la Inmaculada con textos de san Josemaría y el Papa Francisco.

Novena a la Inmaculada con textos de san Josemaría y el Papa Francisco.

Audio: La Encarnación del Hijo de Dios: En el capítulo 1 de San Lucas se relata la Encarnación del Hijo de Dios, que comienza con la Anunciación del Arcángel San Gabriel a la Virgen María.

Audio: La Anunciación: textos de San Josemaría sobre esta escena del Evangelio.

Vida de María (I): la Inmaculada Concepción: Textos sobre la vida de la Virgen, con los comentarios del Magisterio y de los Padres de la Iglesia.

Oración del Papa Francisco a la Inmaculada Concepción (8.XII.2017)

Novena a la Inmaculada con textos de san Josemaría (disponible en PDF, ePub y en formato para Kindle).

• Libro electrónico gratuito “María, una vida junto a Jesús”: Narración de la vida de la Virgen María en veinte escenas, a partir de los Evangelios y de la tradición de la Iglesia.

El libro “María, una vida junto a Jesús” está disponible en PDF, Mobi y ePub.

El libro “María, una vida junto a Jesús” está disponible en PDF, Mobi y ePub.

150 aniversario del Dogma de la Inmaculada Concepción (2004) El 8 de diciembre se celebra la Inmaculada Concepción de María, patrona de España. En 1854, el Papa Pío IX proclamó que Dios había preservado inmune a la Virgen de toda mancha de pecado original desde el primer instante de su concepción.

 

 

¿Qué es la vocación? ¿Todos tenemos vocación?

Varias preguntas sobre el discernimiento vocacional respondidas con explicaciones del Catecismo de la Iglesia Católica, apoyadas con textos de san Josemaría Escrivá.

Preguntas sobre la fe cristiana29/11/2018

Opus Dei - ¿Qué es la vocación? ¿Todos tenemos vocación?La vocación de San Mateo (Caravaggio).

Sumario
1. ¿Qué es la vocación?
2. ¿Todos tenemos vocación?
3. ¿Cómo saber si Dios me llama a una vocación particular?


Te puede interesar50 preguntas sobre Jesucristo y la Iglesia¿Cuáles son y en qué consisten las bienaventuranzas?¿Cuáles son las obras de misericordia?Libro electrónico gratuito: el Compendio del Catecismo de la Iglesia CatólicaDevocionario onlineVersión digital gratuita de los EvangeliosMás textos sobre la vocación


«El Señor sigue llamando hoy para que le sigan. No podemos esperar a ser perfectos para responder con nuestro generoso «aquí estoy», ni asustarnos de nuestros límites y de nuestros pecados, sino escuchar su voz con corazón abierto, discernir nuestra misión personal en la Iglesia y en el mundo, y vivirla en el hoy que Dios nos da». Mensaje para la 55 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

1. ¿Qué es la vocación?

Dios, que ha creado al hombre por amor, lo ha llamado también al amor, vocación fundamental e innata de todo ser humano, porque el hombre fue creado a semejanza de Dios, que es amor.

Desde su nacimiento, cada persona está destinada a la bienaventuranza eterna, el Cielo. Dios crea a cada uno con un propósito, una misión. Esa misión es lo que se conoce como vocación. Catecismo de la Iglesia Católica, 1604, 1703

Meditar con san Josemaría

Me gusta hablar de camino, porque somos viadores, nos dirigimos a la casa del Cielo, a nuestra Patria. Pero mirad que un camino, aunque puede presentar trechos de especiales dificultades, aunque nos haga vadear alguna vez un río o cruzar un pequeño bosque casi impenetrable, habitualmente es algo corriente, sin sorpresas. El peligro es la rutina: imaginar que en esto, en lo de cada instante, no está Dios, porque ¡es tan sencillo, tan ordinario! Amigos de Dios, 313

Me gusta ese lema: “cada caminante siga su camino”, el que Dios le ha marcado, con fidelidad, con amor, aunque cueste. Surco, 231

Tu felicidad en la tierra se identifica con tu fidelidad a la fe, a la pureza y al camino que el Señor te ha marcado. Surco, 84

El amor de Dios es celoso; no se satisface si se acude a su cita con condiciones: espera con impaciencia que nos demos del todo, que no guardemos en el corazón recovecos oscuros, a los que no logra llegar el gozo y la alegría de la gracia y de los dones sobrenaturales. Amigos de Dios, 28

2. ¿Todos tenemos vocación?

Sí, todos hemos sido creados por Dios con un propósito y un fin.

Dios ha querido para cada uno un proyecto único e irrepetible, pensado desde toda la eternidad: «Antes de formarte en el vientre, te elegí; antes de que salieras del seno materno, te consagré» (Jeremías 1, 5)

El Catecismo de la Iglesia Católica habla de la vocación a la bienaventuranza, en definitiva, a la santidad, a la unión con Dios que nos hace participar de Su felicidad y nos ama con totalidad y sin condiciones.

La vocación común de todos los discípulos de Cristo es vocación a la santidad y a la misión de evangelizar el mundo.

Dentro de esta vocación común, Dios invita a cada uno a recorrer la vida junto a Él por un camino concreto. A algunos llama al sacerdocio ministerial, a otros a la vida religiosa, y a otros, los laicos, los llama a encontrarle en la vida ordinaria, ya sea viviendo el celibato o la vocación matrimonial. Catecismo de la Iglesia Católica, 1716-1729, 1533

“Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra. ¿Eres consagrada o consagrado? Sé santo viviendo con alegría tu entrega. ¿Estás casado? Sé santo amando y ocupándote de tu marido o de tu esposa, como Cristo lo hizo con la Iglesia. ¿Eres un trabajador? Sé santo cumpliendo con honradez y competencia tu trabajo al servicio de los hermanos. ¿Eres padre, abuela o abuelo? Sé santo enseñando con paciencia a los niños a seguir a Jesús. ¿Tienes autoridad? Sé santo luchando por el bien común y renunciando a tus intereses personales”. Gaudete et Exultate, 14

 

Meditar con san Josemaría

 

Fíjate bien: hay muchos hombres y mujeres en el mundo, y ni a uno solo de ellos deja de llamar el Maestro. Les llama a una vida cristiana, a una vida de santidad, a una vida de elección, a una vida eterna. Forja, 13

¿Te ríes porque te digo que tienes "vocación matrimonial"? —Pues la tienes: así, vocación.

Encomiéndate a San Rafael, para que te conduzca castamente hasta el fin del camino, como a Tobías. Camino, 27

La llamada del Señor —la vocación— se presenta siempre así: “si alguno quiere venir detrás de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame”.

Sí: la vocación exige renuncia, sacrificio. Pero ¡qué gustoso resulta el sacrificio —«gaudium cum pace», alegría y paz—, si la renuncia es completa! Surco, 8

¡Qué hermosa es nuestra vocación de cristianos —¡de hijos de Dios!—, que nos trae en la tierra la alegría y la paz que el mundo no puede dar! Forja, 269

Vivir la caridad significa respetar la mentalidad de los otros; llenarse de gozo por su camino hacia Dios..., sin empeñarse en que piensen como tú, en que se unan a ti.

—Se me ocurrió hacerte esta consideración: esos caminos, distintos, son paralelos; siguiendo el suyo propio, cada uno llegará a Dios...; no te pierdas en comparaciones, ni en deseos de conocer quién va más alto: eso no importa, lo que interesa es que todos alcancemos el fin. Surco, 757

Un día —no quiero generalizar, abre tu corazón al Señor y cuéntale tu historia—, quizá un amigo, un cristiano corriente igual a ti, te descubrió un panorama profundo y nuevo, siendo al mismo tiempo viejo como el Evangelio. Te sugirió la posibilidad de empeñarte seriamente en seguir a Cristo, en ser apóstol de apóstoles. Tal vez perdiste entonces la tranquilidad y no la recuperaste, convertida en paz, hasta que libremente, porque te dio la gana —que es la razón más sobrenatural—, respondiste que sí a Dios. Y vino la alegría, recia, constante, que sólo desaparece cuando te apartas de El. Es Cristo que pasa, 1

Es muy importante que el sentido vocacional del matrimonio no falte nunca tanto en la catequesis y en la predicación, como en la conciencia de aquellos a quienes Dios quiera en ese camino, ya que están real y verdaderamente llamados a incorporarse en los designios divinos para la salvación de todos los hombres. Es Cristo que pasa, 30

La santidad —cuando es verdadera— se desborda del vaso, para llenar otros corazones, otras almas, de esa sobreabundancia.

Los hijos de Dios nos santificamos, santificando. —¿Cunde a tu alrededor la vida cristiana? Piénsalo a diario. Forja, 856

3. ¿Cómo saber si Dios me llama a una vocación particular?

Como se ha dicho anteriormente Dios llama a todos y a algunos con una misión específica, pensada personalmente para ellos. "«Cada uno por su camino», dice el Concilio. Entonces, no se trata de desalentarse cuando uno contempla modelos de santidad que le parecen inalcanzables. Hay testimonios que son útiles para estimularnos y motivarnos, pero no para que tratemos de copiarlos, porque eso hasta podría alejarnos del camino único y diferente que el Señor tiene para nosotros. Lo que interesa es que cada creyente discierna su propio camino y saque a la luz lo mejor de sí, aquello tan personal que Dios ha puesto en él (cf. 1 Co 12, 7), y no que se desgaste intentando imitar algo que no ha sido pensado para él.

Todos estamos llamados a ser testigos, pero «existen muchas formas existenciales de testimonio». De hecho, cuando el gran místico san Juan de la Cruz escribía su Cántico Espiritual, prefería evitar reglas fijas para todos y explicaba que sus versos estaban escritos para que cada uno los aproveche «según su modo». Porque la vida divina se comunica «a unos en una manera y a otros en otra»". Gaudete et Exultate, 11

El contexto en el que una persona puede descubrir su vocación es el de la oración, es decir, la relación viva y personal con Dios. La oración es absolutamente necesaria para la vida espiritual. Es como la respiración que permite que la vida del espíritu se desarrolle. En la oración se actualiza la fe en la presencia de Dios y de su amor. Se fomenta la esperanza que lleva a orientar la vida hacia Él y a confiar en su providencia. Y se agranda el corazón al responder con el propio amor al Amor divino.

Nuestro modelo es el Señor. Jesús ora antes de los momentos decisivos de su misión: antes de que el Padre dé testimonio de Él en su Bautismo y de su Transfiguración y antes de dar cumplimiento con su Pasión al designio de amor del Padre; Jesús ora también ante los momentos decisivos que van a comprometer la misión de sus apóstoles: antes de elegir y de llamar a los Doce, antes de que Pedro lo confiese como “el Cristo de Dios” y para que la fe del príncipe de los apóstoles no desfallezca ante la tentación. La oración de Jesús ante los acontecimientos de salvación que el Padre le pide es una entrega, humilde y confiada, de su voluntad humana a la voluntad amorosa del Padre.

Con su oración, Jesús nos enseña a orar, a descubrir la voluntad de nuestro Padre Dios y a identificarnos con ella. En la oración se puede discernir la voluntad de Dios en cada momento de la vida: “Tú también necesitas concebir la totalidad de tu vida como una misión. Inténtalo escuchando a Dios en la oración y reconociendo los signos que él te da. Pregúntale siempre al Espíritu qué espera Jesús de ti en cada momento de tu existencia y en cada opción que debas tomar, para discernir el lugar que eso ocupa en tu propia misión. Y permítele que forje en ti ese misterio personal que refleje a Jesucristo en el mundo de hoy”. Gaudete et Exultate, 23.

Además, en el momento del discernimiento vocacional puede ser de gran ayuda la figura del director espiritual, es decir, aquella persona a la cual nos podemos confiar y que, a través de sus consejos, nos ayuda a descubrir la voluntad de Dios y a luchar para ponerla en práctica.

Catecismo de la Iglesia Católica, 2558, 2657, 2601- 2622

Meditar con san Josemaría

No podemos escondernos en el anonimato; la vida interior, si no es un encuentro personal con Dios, no existirá. La superficialidad no es cristiana. Admitir la rutina, en nuestra conducta ascética, equivale a firmar la partida de defunción del alma contemplativa. Dios nos busca uno a uno; y hemos de responderle uno a uno: aquí estoy, Señor, porque me has llamado.

Oración, lo sabemos todos, es hablar con Dios; pero quizá alguno pregunte: hablar, ¿de qué? ¿De qué va a ser, sino de las cosas de Dios y de las que llenan nuestra jornada? Del nacimiento de Jesús, de su caminar en este mundo, de su ocultamiento y de su predicación, de sus milagros, de su Pasión Redentora y de su Cruz y de su Resurrección. Y en la presencia del Dios Trino y Uno, poniendo por Medianera a Santa María y por abogado a San José Nuestro Padre y Señor —a quien tanto amo y venero—, hablaremos del trabajo nuestro de todos los días, de la familia, de las relaciones de amistad, de los grandes proyectos y de las pequeñas mezquindades.

El tema de mi oración es el tema de mi vida. Es Cristo que pasa, 174

Cómo enamora la escena de la Anunciación. —María —¡cuántas veces lo hemos meditado!— está recogida en oración..., pone sus cinco sentidos y todas sus potencias al habla con Dios. En la oración conoce la Voluntad divina; y con la oración la hace vida de su vida: ¡no olvides el ejemplo de la Virgen! Surco, 481

La oración es el arma más poderosa del cristiano. La oración nos hace eficaces. La oración nos hace felices. La oración nos da toda la fuerza necesaria, para cumplir los mandatos de Dios.

—¡Sí!, toda tu vida puede y debe ser oración. Forja, 439

Yo quisiera para todos nosotros la auténtica oración de los hijos de Dios, no la palabrería de los hipócritas, que han de escuchar de Jesús: no todo el que repite: ¡Señor!, ¡Señor!, entrará en el reino de los cielos. Los que se mueven por la hipocresía, pueden quizá lograr el ruido de la oración —escribía San Agustín—, pero no su voz, porque allí falta la vida, y está ausente el afán de cumplir la Voluntad del Padre. Que nuestro clamar ¡Señor! vaya unido al deseo eficaz de convertir en realidad esas mociones interiores, que el Espíritu Santo despierta en nuestra alma. Amigos de Dios, 243

Conocéis de sobra las obligaciones de vuestro camino de cristianos, que os conducirán sin pausa y con calma a la santidad; estáis también precavidos contra las dificultades, prácticamente contra todas, porque se vislumbran ya desde los principios del camino. Ahora os insisto en que os dejéis ayudar, guiar, por un director de almas, al que confiéis todas vuestras ilusiones santas y los problemas cotidianos que afecten a la vida interior, los descalabros que sufráis y las victorias.

En esa dirección espiritual mostraos siempre muy sinceros. Amigos de Dios, 15

Conviene que conozcas esta doctrina segura: el espíritu propio es mal consejero, mal piloto, para dirigir el alma en las borrascas y tempestades, entre los escollos de la vida interior.

Por eso es Voluntad de Dios que la dirección de la nave la lleve un Maestro, para que, con su luz y conocimiento, nos conduzca a puerto seguro. Camino, 59

 

 

Recogemos algunos puntos de los escritos de san Josemaría que pueden ayudar a profundizar en el inicio del Año Litúrgico.

Textos para orar15/12/2017

Opus Dei - Adviento con San JosemaríaFoto de: Kira auf der Heide

Ha llegado el Adviento. ¡Qué buen tiempo para remozar el deseo, la añoranza, las ansias sinceras por la venida de Cristo!, ¡por su venida cotidiana a tu alma en la Eucaristía! —«Ecce veniet!» —¡que está al llegar!, nos anima la Iglesia.

Forja, 548

La cuenta atrás

Abrid los ojos y levantad la cabeza, porque vuestra redención se acerca (Lc 21, 28) hemos leído en el Evangelio. El tiempo de Adviento es tiempo de esperanza. Todo el panorama de nuestra vocación cristiana, esa unidad de vida que tiene como nervio la presencia de Dios, Padre Nuestro, puede y debe ser una realidad diaria.

No quería deciros más en este primer domingo de Adviento, cuando empezamos a contar los días que nos acercan a la Natividad del Salvador. Hemos visto la realidad de la vocación cristiana; cómo el Señor ha confiado en nosotros para llevar almas a la santidad, para acercarlas a El, unirlas a la Iglesia, extender el reino de Dios en todos los corazones. El Señor nos quiere entregados, fieles, delicados, amorosos. Nos quiere santos, muy suyos.

Es Cristo que pasa, 11

Para oír a Dios

Si acudimos a la Sagrada Escritura, veremos cómo la humildad es requisito indispensable para disponerse a oír a Dios. Donde hay humildad hay sabiduría, explica el libro de los Proverbios. Humildad es mirarnos como somos, sin paliativos, con la verdad. Y al comprender que apenas valemos algo, nos abrimos a la grandeza de Dios: ésta es nuestra grandeza.

¡Qué bien lo entendía Nuestra Señora, la Santa Madre de Jesús, la criatura más excelsa de cuantas han existido y existirán sobre la tierra! María glorifica el poder del Señor, que derribó del solio a los poderosos y ensalzó a los humildes. Y canta que en Ella se ha realizado una vez más esta providencia divina: porque ha puesto los ojos en la bajeza de su esclava, por tanto ya desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones.

María se muestra santamente transformada, en su corazón purísimo, ante la humildad de Dios: el Espíritu Santo descenderá sobre ti, y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por cuya causa el santo que de ti nacerá será llamado Hijo de Dios. La humildad de la Virgen es consecuencia de ese abismo insondable de gracia, que se opera con la Encarnación de la Segunda Persona de la Trinidad Beatísima en las entrañas de su Madre siempre Inmaculada.

Amigos de Dios, 96

Los 'enemigos del alma'

Empieza hoy el tiempo de Adviento, y es bueno que hayamos considerado las insidias de estos enemigos del alma: el desorden de la sensualidad y de la fácil ligereza; el desatino de la razón que se opone al Señor; la presunción altanera, esterilizadora del amor a Dios y a las criaturas. Todas estas situaciones del ánimo son obstáculos ciertos, y su poder perturbador es grande. Por eso la liturgia nos hace implorar la misericordia divina: a Ti, Señor, elevo mi alma; en Ti espero; que no sea confundido, ni se gocen de mí mis adversarios (Sal 24, 1-3), hemos rezado en el introito. Y en la antífona del Ofertorio repetiremos: "espero en Tí, ¡que yo no sea confundido!".

Ahora, que se acerca el tiempo de la salvación, consuela escuchar de los labios de San Pablo que "después que Dios Nuestro Salvador ha manifestado su benignidad y amor con los hombres, nos ha liberado no a causa de las obras de justicia que hubiésemos hechos hecho, sino por su misericordia" (Tit 3, 5).

Es Cristo que pasa, 7

Todos esperan ser salvados

Jesucristo Dios-Hombre. Una de las "magnalia Dei", de las maravillas de Dios, que hemos de meditar y que hemos de agradecer a este Señor que ha venido a traer la paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad (Lc 2, 14). A todos los hombres que quieren unir su voluntad a la Voluntad buena de Dios: ¡No sólo a los ricos, ni sólo a los pobres!, ¡a todos los hombres, a todos los hermanos! Que hermanos somos todos en Jesús, hijo de Dios, hermanos de Cristo: su Madre es nuestra Madre.

Es Cristo que pasa, 13

 

 

San Josemaría defendía un romanticismo cristiano que ama la libertad de los demás

El vicario general del Opus Dei, Mariano Fazio, ha presentado el 27 de noviembre en Madrid su libro ‘El último romántico’. La obra nace del deseo del autor de saldar una deuda de gratitud con San Josemaría, ofreciendo las claves para interpretar el mensaje de la santidad en la vida corriente a la luz de los nuevos desafíos del hombre y la mujer del siglo XXI.

Noticias28/11/2018

“Este libro surgió de un cargo de conciencia. Había escrito sobre muchas cosas y personas pero nunca sobre San Josemaría. Y le debo mi vocación al Opus Dei y al sacerdocio. Era una deuda de gratitud que tenía”, relató Fazio durante el coloquio con la periodista Isabel Ramis, mantenido en el auditorio de la Fundación Mapfre de Madrid.

‘El último romántico’ salió a la luz hace unos meses editado por Rialp, y ha alcanzado ya la cuarta edición. En el libro Fazio mantiene que el mensaje predicado por Escrivá es absolutamente actual, y que lo que cambia con el paso del tiempo son las circunstancias en las que se encarna. Así, el significado de cuestiones como la familia, el trabajo o la paternidad han evolucionado enormemente desde que el Opus Dei naciera en Madrid, el 2 de octubre de 1928. “Una cosa son las familias de mediados del siglo XX y otra las familias de 2018”, explicó.

Fazio recordó la exhortación apostólica Gaudete et exsultate, del Papa Francisco, en la que el Pontífice describe los diferentes modos de llegar a la santidad en la vida cotidiana. Fotos: Álvaro García Fuentes

Fazio recordó la exhortación apostólica Gaudete et exsultate, del Papa Francisco, en la que el Pontífice describe los diferentes modos de llegar a la santidad en la vida cotidiana. Fotos: Álvaro García Fuentes

El mensaje de que todos los cristianos están llamados a la santidad es hoy patrimonio de toda la Iglesia. En este sentido Fazio recordó la exhortación apostólica Gaudete et exsultate, del Papa Francisco, en la que el Pontífice describe los diferentes modos de llegar a la santidad en la vida cotidiana.

“Todos dicen que estamos llamados a ser santos”, consideró Fazio, si bien son muchos los que aconsejan llevar al mundo formas que pertenecen más bien a la vida religiosa. “Lo revolucionario de San Josemaría es que la santidad es a través de las circunstancias en las que cada uno se encuentra”, incidió.

Convivir con la imperfección

Esas circunstancias son las que van cambiando con el paso del tiempo, y al hacerlo constituyen un nuevo desafío. En el caso de la santificación a través del trabajo, por ejemplo, Fazio recordó que ese trabajo debe estar bien hecho, de forma que pueda ofrecerse a Dios, pero que en la sociedad actual “la gente se quiebra por el perfeccionismo”, y “hay que saber convivir con la imperfección”, cultivando virtudes como la paciencia y sabiendo que lo mejor es enemigo de lo bueno.

En el contexto actual, además, hay espíritu de rivalidad y competencia, y prolongadas jornadas laborales que dificultan la adecuada atención a la familia. “Si San Josemaría hablase hoy de la santificación del trabajo les diría ‘trabajen menos; lleguen antes a casa”, defendió.

“Si San Josemaría hablase hoy de la santificación del trabajo les diría ‘trabajen menos; lleguen antes a casa”, defendió Mons. Fazio.“Si San Josemaría hablase hoy de la santificación del trabajo les diría ‘trabajen menos; lleguen antes a casa”, defendió Mons. Fazio.

Ese exceso de atención al trabajo hace además que hoy la figura paterna sea para muchas personas una figura ausente. Fazio recordó que San Josemaría descubrió en 1931 la hondura de la filiación divina. Sin embargo, “hoy la paternidad está en crisis: hay padres impositivos, abusadores o ausentes”, y eso influye en la percepción que un cristiano puede tener sobre la filiación divina. Lo mismo sucede con la familia. “La familia perfecta no existe; todos tenemos familias con dramas y tragedias”, manifestó Fazio, para quien lo que predicaba San Josemaría “hay que ponerlo en el contexto de la familia actual”.

Libertad para amar

El título del libro está tomado de unas palabras del fundador del Opus Dei en las que se define a sí mismo como ‘el último de los románticos’, dispuesto a dar la vida por defender la libertad de todas las personas, como lo estaban los liberales del siglo XIX. “La libertad no es para elegir entre el Barça y el Madrid. Sin ella no podemos amar. Dios nos ha creado libres para amar, y el acto propio del amor es la entrega. Quien ha vivido eso en plenitud es Jesucristo en la Cruz. Por eso un cristiano, para saber qué es la libertad, tiene que mirarse ahí”.

La libertad se entiende con frecuencia solo como “hacer lo que nos da la gana”, y esto, paradójicamente, lleva a caer en la esclavitud del poder, del placer o de las riquezas. “Hay que defender la libertad en todos los ámbitos ahogando el mal en abundancia de bien”, subrayó.

A preguntas de la periodista Isabel Ramis, Fazio abogó por el compromiso del cristiano del siglo XXI por sacar la sociedad adelante.A preguntas de la periodista Isabel Ramis, Fazio abogó por el compromiso del cristiano del siglo XXI por sacar la sociedad adelante.

A preguntas de la periodista Isabel Ramis, Fazio abogó por el compromiso del cristiano del siglo XXI por sacar la sociedad adelante, haciendo que reine el amor y la libertad de Cristo en todos los ámbitos. “Cómo cambiaría el mundo si los grandes políticos, los periodistas, los actores de cine, los empresarios, fueran católicos coherentes”, añadió.

Este compromiso con la mejora de la sociedad debe llevar al cristiano a involucrarse en ayudar a los pobres y necesitados. “Esto forma parte del espíritu del Opus Dei porque forma parte del espíritu evangélico”, subrayó Fazio. El autor animó a los asistentes a ver qué podían hacer por los más necesitados, aunque señaló que “los primeros pobres están en nuestras casas”, recordando la cantidad de personas solas, enfermas o necesitadas de calor y compañía que se encuentran cerca de nosotros.

 

 

Los primeros bebés modificados genéticamente podrían haber nacido en China

Múltiples medios de comunicación se han hecho eco de la noticia: científicos chinos producen por primera vez bebés modificados genéticamente (Ver más). Según afirma He Jiankui, científico chino responsable de este hecho, su equipo ha conseguido obtener los primeros bebés modificados genéticamente desde su estado embrionario. Se trata de dos gemelas, Lulu y Nana, obtenidas por fecundación in vitro, cuyo genoma fue modificado tras la fecundación con la herramienta de edición genética CRISPR.  El objetivo era hacer a las niñas resistentes al SIDA, puesto que su padre es portador del virus causante de esta enfermedad.

De momento, este caso no ha sido recogido en forma de artículo científico en ninguna revista, pero el genetista chino ha hecho el anuncio a través de un vídeo en Youtube. No obstante, las críticas por parte de la comunidad científica, no se han hecho esperar, con numerosas declaraciones por parte de científicos y bioeticistas de gran relevancia calificando los hechos de precipitados, irresponsables y contrarios a la ética, cuanto menos.

https://www.observatoriobioetica.org/wp-content/uploads/2018/11/chino-300x172.jpg

He Jiankui

Ciertamente, desde el punto de vista ético, y también científico, el nacimiento de estas niñas supone un gran impacto, ya que sería la primera vez que la edición genética germinal (en gametos o embriones tempranos) da lugar al nacimiento de seres humanos. Cabe mencionar aquí la diferencia entre la edición genética somática y la edición genética germinal. En la primera, se modifica el genoma en individuos que ya han alcanzado un cierto grado de desarrollo, normalmente ya nacidos, aunque también puede realizarse en fetos intraútero. Esto impedirá que las modificaciones genéticas sean transmisibles a la descendencia o que se puedan producir aberraciones genéticas que trunquen o afecten gravemente el desarrollo del organismo. La edición genética germinal, por el contrario, implica que los cambios realizados pasarán de generación en generación, y conlleva serios riesgos de seguridad, ya que la acción de CRISPR todavía no está del todo bien controlada (ver AQUÍ) y nuestro conocimiento del genoma es limitado (ver AQUÍ). Así mismo, abre la puerta a la producción de los llamados “bebés de diseño”, en los que las modificaciones no se realizarían para curar una enfermedad, sino para obtener distintas “mejoras” en el bebé. Las implicaciones éticas de esta segunda posibilidad son, por tanto, de enorme gravedad. Por ello las experiencias de Jiankui han sido tan criticadas. Además, el caso de las gemelas se enmarcaría en el ámbito de la mejora, pues no padecían la enfermedad, de manera que lo que se ha hecho no es curarlas, sino dotarlas de un rasgo genético preventivo, lo que plantea inconvenientes éticos adicionales.

Por último, señalar que la edición genética de seres humanos lleva produciéndose más de tres años, desde que en abril de 2015 científicos, también chinos, anunciaran haber modificado el genoma de embriones humanos no viables (ver AQUÍ). Aunque en un principio estas experiencias también fueron ampliamente cuestionadas, pronto otros países se sumaron a estas investigaciones (como Inglaterra , o Estados Unidos), y ya no solo utilizando embriones inviables, sino también embriones sanos, perfectamente viables, que son destruidos intencionadamente a los pocos días tras la modificación de su genoma. Algunos son embriones sobrantes de tratamientos de fecundación in vitro, mientras que otros son producidos expresamente como sujetos de investigación  (ver más). Por ello, lo ocurrido en China era de esperar, ya que constituye el siguiente paso lógico, aunque ciertamente es precipitado desde el punto de vista médico.

Nuestra valoración bioética

A nuestro juicio,  el uso y destrucción de embriones humanos en investigación es moralmente inaceptable (ver estatuto biológico del embrión humano y estatuto antropológico). Si la edición genética germinal podría algún día ser segura basándonos solo en estudios con animales es algo incierto, pero ello no justifica el sacrificio de vidas humanas con este fin, máxime teniendo en cuenta que la modificación genética germinal no responde a las necesidades médicas de pacientes existentes, sino al deseo de los padres de concebir hijos, como mínimo, perfectamente sanos. Si bien este deseo es legítimo, los medios no se justifican por el fin, sino que deben ser justificados en sí mismos.

En conclusión, no existen las necesarias evidencias de seguridad para justificar el desarrollo de estas experiencias. No obstante, el avance técnico en este campo no debe sustentarse en la experimentación con embriones humanos, sino en modelos animales, aunque no existen garantías de que pueda alcanzarse un grado de seguridad suficiente en el futuro. Por otra parte, al margen de las cuestiones de seguridad, aparece el problema de la distinción entre terapia y mejora, abriéndose la puerta a la producción de bebés de diseño. Por último, es esta una práctica por el momento ineludiblemente asociada a la fecundación in vitro.

La puesta en marcha de intervenciones sobre el genoma humano embrionario que implican proyectos de mejora, diseño o selección, pueden ser un paso más para el desarrollo de los proyectos trans y posthumanista, que constituyen, a nuestro juicio, el mayor ataque a la persona humana en este siglo XXI.

Observatorio de Bioética

Instituto Ciencias de la Vida

 

INOLVIDABLE LÍBANO

Al salir del aeropuerto Rafik Hariri, de Beirut, lo primero que vi fueron una mezquita y una iglesia, una junto a la otra. Me pareció que simbolizaban, de alguna manera, la convivencia a la que han llegado los árabes libaneses, tanto cristianos como musulmanes, después de aquella guerra civil que comenzó en 1975 y finalizó en 1990. Hay que recordar que, en los años sesenta y parte de los setenta del siglo XX, Líbano era considerado como la Suiza de Oriente Medio. Actualmente, el país se ha recuperado y recibe abundantes turistas, de nuevo. Es cierto que, para muchos occidentales, se trata de un país que está junto a Siria y esta situación impone todavía un poco. Hay un campo de refugiados sirios desde los primeros momentos en que comenzó la guerra ya que miles de personas huyeron hacia Líbano.  Para mí ha sido una experiencia inigualable convivir con mujeres árabes, compartiendo con algunas de ellas un curso de Antropología y Filosofía en el centro Al Tilal que promovió, a su vez, una Escuela de Hostelería, hace unos años, a pocos metros.  Allí puede obtenerse el título de Bachillerato Técnico en Hostelería, o bien, el de Gestión de Turismo. Todo este complejo está situado muy cerca de Biblos, la ciudad más antigua del mundo habitada de forma continuada. Recorrer sus calles, ver sus edificios, visitar sus iglesias, entrar en el castillo de los cruzados, estar en una bonita playa con la ciudad al fondo, es algo inolvidable. Biblos fue una ciudad fenicia, una de las grandes cunas del comercio y, desde allí, navegaban por todo el Mediterráneo hasta llegar a fundar ciudades como Gades, actualmente Cádiz que es una ciudad trimilenaria, la más antigua de Europa.

Visitar Tiro y Sidón tiene un significado especial, son dos lugares en los que Jesucristo estuvo, se halla relatado claramente en el Evangelio de san Marcos. En esa zona, una mujer siro-fenicia consiguió de Jesús la curación de su hija. Una comunidad cristiana fue fundada allí tras el martirio y muerte de san Esteban.   Al parecer, Tiro fue la más importante de las ciudades de Fenicia ya que el comercio del mundo antiguo se almacenaba allí.  Caminando por el puerto, era fácil imaginar la importancia que tuvo Tiro y la prosperidad económica que llegó a alcanzar. También, allí pueden verse importantes restos de la época romana.   En Sidón (actual Saida) es muy agradable pasear por el puerto y ver un bello castillo de los cruzados, bastante cercano. Son muy típicos de aquellas ciudades los coloridos zocos instalados en callejuelas y, al empezar a caminar por ellos, pude ver un arco con una imagen de la Virgen instalada en él.  Visitando la que fue catedral ortodoxa de san Nicolás, fue sorprendente ver una pequeña habitación en la que se recuerda uno de los encuentros entre san Pedro y san Pablo.  Avanzando por esa zona, puede visitarse un interesante Museo del Jabón en el que se muestran las distintas fases de su elaboración y, posteriormente, se visita una tienda en la que se ven jabones de distintas formas y colores.

Líbano es un país montañoso con paisajes espectaculares. Tuvimos ocasión de recorrer una cadena de montañas muy elevadas y, al fondo, contemplamos un grandioso y bellísimo valle: Kadisha o Qdisha que significa santo o sagrado en lengua aramea. Hay muchos monasterios e iglesias desde hace cientos de años. Las paredes del valle son acantilados escarpados  en los que había numerosas cuevas naturales en las que se refugiaron cristianos huyendo de sus perseguidores en los primeros siglos. Actualmente, hay muchas viviendas construidas posteriormente que forman pequeños pueblos. Visitamos la iglesia y el museo del monasterio de san Antonio de Qozhaya, fundado en el siglo lV. Está excavado en las rocas y parte de ellas se ven formando parte del techo de la iglesia. A su alrededor pueden verse gran número de ermitas labradas en las rocas.  El valle de Kadisha es de gran belleza, uno de esos maravillosos lugares que se ha convertido en un punto de atracción turística. Muy cerca se encuentra el bosque de los famosos cedros de Líbano que se declaró Patrimonio de la Humanidad en 1998. Atravesamos ciudades como Bcharre, Batroun y Magdouché. En esta última se encuentra el santuario de Mantara, lugar dedicado a la Virgen ya que, al parecer, Ella estuvo allí mientras Jesús fue a Tiro y Sidón. La veneran como Nuestra Señora de la Espera. Hay una frase, al pie de una imagen suya sentada, que dice “Yo espero a mis hijos” escrita en árabe, francés e inglés.

Tenía mucho interés en ir a Harissa ya que oí hablar de esta localidad a un libanés hace años. Se ha convertido en un importante centro de peregrinación para cristianos y…musulmanes. Se sube hacia una montaña en donde se edificó una especie de gran torre a la que se accede por cómodos escalones exteriores, hasta llegar al pie de una gran imagen de la Virgen, con los brazos extendidos, a la que llaman Nuestra Señora del Líbano. Se edificó en el siglo XlX.  Desde allí se contempla la bahía de Jounieh en el mar Mediterráneo, inolvidable vista. Al salir de esa zona, está esculpida en piedra la figura de San Juan Pablo II quien dijo allí lo siguiente: “Líbano es más que un país, es un mensaje”.

Líbano ha sobrevivido a invasiones y guerras, ha renacido continuamente de sus cenizas. Los libaneses tienen un carácter abierto y alegre, son acogedores y suelen sonreír fácilmente. Beirut, su capital, es el centro comercial y financiero del país. Cuenta con varias Universidades y allí tienen su sede varios organismos internacionales. Su puerto deportivo es muy bonito y por la tarde, cuando va oscureciendo, se ven muchos rascacielos iluminados. Al parecer, se ha considerado siempre a Beirut como la capital intelectual del mundo árabe y a todo Líbano como el corazón cristiano del Medio Oriente.   Tuve la oportunidad de conocer a algunas mujeres que han promovido la ONG libanesa “PRODES” (Promoción y desarrollo social) fundada en 1998. Su finalidad es la participación activa y responsable de los ciudadanos para encontrar soluciones a los problemas, respetando las tradiciones del país. Busca brindar a las mujeres una influencia a nivel local y promover iniciativas sociales. Pone en marcha programas dedicados a la familia y a la juventud.

Carlota Sedeño Martinez

 

¿Por qué insistimos en hacernos daño?

¿Por qué insistimos en hacernos daño?

Por Silvia del Valle

Es increíble que nuestras autoridades sigan intentando legalizar diferentes formas de hacernos daño.

El aborto, la marihuana, la eutanasia, el cambio de sexo, etc., son acciones que nos provocan daños graves en nuestra personalidad, que generan cambios fuertes en nosotros.

Así, una persona sana y segura de sí misma puede hacer frente a los embates de sociedad enferma en la que vivimos, pero una persona que solo busca ser aceptada quedando bien con todos sin importar que tenga que hacer a un lado sus principios, cualquier aire nuevo o capricho de algunos cuantos les serán motivo suficiente para hacerse daño con tal de ser popular.

Está en nuestras manos que nuestros hijos crezcan sanos y seguros de sí mismos y para eso te dejo mis 5Tips para enseñar a nuestros hijos que valen mucho y merecen respeto.

Primero. Ámalos para que no busquen amor.

En muchas ocasiones nuestros hijos caen en situaciones complicadas o que atentan contra su vida por esa falta de cariño que a veces sienten y que van a buscar a costa de lo que sea.

Si ven en nosotros a papás amorosos a los que se pueden acercar en cualquier momento no tendrán esta necesidad de encontrar quien les dé amor y estarán más protegidos de las personas que de mala fe los puedan buscar para hacerles daño.

El que busca lastimarse a sí mismo o que alguien más lo lastime es porque no se siente amado y valorado.

Seamos la fuente de amor para nuestros hijos.

Segundo. Tu presencia les da seguridad.

Debemos ser papás presentes, a pesar del tiempo y la distancia, sin importar la edad de nuestros hijos.

Mientras más pequeños, más necesitan de nosotros, pero en la adolescencia es crucial que estemos con ellos. Claro que debemos tener cuidado de no asfixiarlos.

Sentir a papá y a mamá cerca les da seguridad y los hace sentir importantes y eso les da estabilidad.

Tercero. Enséñales que la dignidad les viene de que son hijos de Dios.

Si les decimos desde pequeños que son templo del Espíritu Santo y que son hijos de Dios y que por eso es necesario que se cuiden y respeten, nuestros hijos aprenderán a hacerlo durante todos su vida, sin importar lo que la sociedad les quiera imponer.

Los valores y principios se transmiten a los hijos con el ejemplo y desde pequeños.

Cuarto. Enséñalos a decir no, sin sentir culpa.

Esto es muy importante ya que en muchas ocasiones nuestros hijos permiten abusos porque no saben decir no.

Y nosotros debemos permitirles aprender sobre la marcha. Por ejemplo, si no quieren saludar de beso a alguien o si no les gusta estar cerca de alguien, debemos respetarlos. Claro, la educación siempre es importante y todo se puede hacer de un modo amable.

Y quinto. El respeto ante todo.

Es vital que les enseñemos que deben respetarse y hacerse respetar.

Que sepan que ellos mismos pueden propiciar, con sus actitudes, situaciones complicadas que atenten contra su dignidad.

Así que esto lo deben aprender de lo que viven en casa, de nuestra forma de tratarlos y de tratarnos como papás; de cómo tratamos a las personas que los rodean y cómo nos dejamos tratar.

Cuidemos a nuestros hijos, son nuestro mayor tesoro, y así lograremos que ellos estén capacitados para cuidarse a pesar de las circunstancias que los rodeen.

 

 

Las rabietas en la etapa infantil

 

Lasrabietasenlaetapainfantil.encuentra.com.int
1. ¿QUÉ SON LAS RABIETAS?

Una rabietao berrinche es una forma inmadura de expresar ira o enojo. A menudo, los niños tienen rabietas cuando se sienten frustrados consigo mismos. Pueden estar frustrados porque no consiguen armar algo, porque sus padres no entienden lo que ellos dicen.

Una rabieta es una demostración explícita y explosiva (con rabia, con ira) de un malestar, de un desacuerdo, sea éste importante o no a ojos de quien contempla el cuadro. Y rabietas las tenemos todos, niños y adultos.
Lo que ocurre es que a medida que nos vamos haciendo mayores vamos aprendiendo a canalizar la rabia y los enfados, vamos comprendiendo más nuestro entorno y el por qué a veces las cosas no son como esperamos, y sobre todo… aprendemos a no demostrar muchas de las
cosas que sentimos porque parece ser que no está bien visto.

A los dos años los niños descubren el poder de las rabietas. Han comprobado que esa actitud saca de sus casillas a los mayores y están probando su eficacia. Es decir, son un medio para conseguir un fin.

En esos momentos solo piensan en la rabia que tienen. Incluso puede habérseles olvidado el motivo por el que se inició su enfado. Pero si algo está claro a esta edad es que, aunque no sepan muy bien lo que quieren, seguramente será lo contrario de lo que tienen.

Según Aletha Solter la mayor parte de las situaciones que provocan esas rabietas en los niños/as se pueden agrupar en tres tipos:

– El niño tiene una necesidad básica (hambre, sed, sueño…) que no podemos satisfacer en este momento.

– El niño tiene información insuficiente o equivocada de la situación en la que nos encontramos.

-El niño necesita descargar o liberar tensiones, miedos o frustraciones
presentes o pasadas. Muchas veces los niños “aprovechan” cualquier mínimo detalle para entrar en una rabieta. Puede ser que estén enfadados o angustiados por cualquier otra cosa y la situación actual sólo sirva de detonante.

Ante la pregunta de qué hacer cuando un niño tiene una rabieta, la respuesta suele ser: nada. Es decir, comprender que es una demostración de lo que está sintiendo, y que por mucho que hagamos, no va a dejar de sentir. Podemos ignorarlo, reñirle, gritarle o castigarlo, y probablemente consigamos que no tenga rabietas, o que las tenga menos frecuentemente, o que las tenga menos vehementes, pero no conseguiremos que deje de sentirse mal por lo que está ocurriendo. Y conseguiremos, además, que se sienta culpable por sentirlo, cuando es absolutamente razonable que a veces se sienta disgustado. Así, ante un episodio como los que he descrito anteriormente, o cualquier otro similar, lo mejor que podemos hacer es esperar que pase, hablar con el niño/a si nos deja, decirle que entendemos que se siente mal por
esta o aquélla razón, dar alternativas si existen, cogerle en brazos o sentarnos a su altura y aceptar el dolor que nos está mostrando. Al fin y al cabo, está siendo absolutamente sincero con nosotros, nos está confiando sus sentimientos y sus emociones, y no podemos hacer menos que aceptarlos. Ponernos de su parte, sufrir con ellos la frustración, ser realmente sus cómplices en un momento amargo será la mejor manera de que vayan comprendiendo el mundo, y lo harán con confianza plena
en nosotros.

En estas ocasiones, el niño necesita estímulo y una persona cercana que lo escuche. Con un brazo apoyado sobre sus hombros, dígale algo que demuestre comprensión, tal como: “Sé que es difícil, pero vas a mejorar. ¿Puedo hacer algo para ayudarte?” Elógiele también por no darse por vencido. Algunas de estas rabietas pueden ser prevenidas haciendo que el niño/a se concentre en cosas que puede hacer bien. Los niños tienden a tener más rabietas cuando están cansados (por ejemplo, cuando no
han dormido la siesta), porque son menos capaces de hacer frente a las situaciones frustrantes. El hambre puede contribuir a las rabietas. Las rabietas también aumentan durante una enfermedad.

No es conveniente hacer caso a las rabietas motivadas por el deseo de llamar la atención o exigir algo.

Los niños pequeños pueden tener rabietas para salirse con la suya. Tal vez quieran un juguete, quieran vaciar la bandeja de los colores o quieran salir a jugar afuera cuando hay mal tiempo. En las rabietas para llamar la atención el niño puede gemir, llorar, golpear el piso o la puerta, cerrar una puerta con violencia, o contener la respiración. Mientras el niño/a permanezca en un solo lugar y su comportamiento no sea destructivo se puede dejar tranquilo.

Si se observa que un evento en particular va a hacer que el niño/a pierda los estribos, es conveniente tratar de desviar su atención hacia alguna otra cosa. Sin embargo, no se puede ceder ante las demandas del niño/a. Durante la rabieta, si el comportamiento del niño es inofensivo, es recomendable ignorarlo por completo. Una vez que ha empezado, una rabieta rara vez puede ser interrumpida. Es bueno alejarse, incluso
yendo a otro lugar para que el niño ya no tenga quien le escuche. No se debe razonar con el niño, hay que dejar que el niño recupere el control. Después de la rabieta, se recomienda adoptar una actitud amistosa y de normalizar las cosas. Se puede prevenir algunas de estas rabietas diciendo “No” con menos frecuencia.

Algunas de estas rabietas pueden ser prevenidas dándole al niño/a una advertencia con 5 minutos de anticipación, en vez de pedirle de repente que deje inmediatamente de hacer lo que está haciendo. Una vez que la rabieta ha empezado, deje que el niño/a siga con ella durante 2 ó 3 minutos. Trate de expresar con palabras el descontento del niño: “Tú quieres seguir jugando, pero es hora de recoger”. Luego,  llévelo a donde tiene que ir (por ejemplo, al parque), ayudándole tanto como sea
necesario (incluso llevándolo en brazos).

Algunas veces las rabietas son demasiado perturbadoras o agresivas para pasarlas por alto. En esas ocasiones, mande o lleve al niño al “rincón de pensar” para que permanezca allí durante 2 a 5 minutos. Algunos ejemplos de comportamiento perturbador son los siguientes:

– El niño se cuelga de alguien o le sigue de un lado a otro durante la rabieta.
– El niño le golpea.
– Llora y grita durante tanto tiempo que el adulto se siente exasperada.
– El niño tiene una rabieta en un lugar público, tal como un restaurante o la Iglesia. (Lleve al niño a otro sitio para su suspensión temporal. Los derechos de las demás personas deben ser protegidos.)
– El niño/a arroja algún objeto o causa daños materiales durante la rabieta.

Algunos niños no quieren ser consolados. Tome al niño en brazos solamente si esto sirve de algo. Si el niño le dice “Vete”, aléjese. Después que pasa la rabieta, a menudo el niño querrá que se lo tenga brevemente en brazos. Esta es una buena manera de reincorporarlo a las actividades que estaba realizando.

2. CÓMO AFRONTAR LAS RABIETAS

Entre los 2 y los 4 años de edad, los niños afirman su recién descubierta autonomía. Ahora se saben seres distintos, diferentes de sus padres, y necesitan aprender hasta dónde pueden llegar haciendo las cosas a su modo. Simplemente, buscan saber cuál es su poder. Dicho de otra forma: “si lloro… ¿puedo conseguir que la situación cambie?” Se trata de comprobar si pueden controlarnos.

Hay una serie de recomendaciones para saber afrontar las rabietas:

– Mantened la calma, o al menos, no dejéis que el niño perciba que os altera.

– No prestéis atención a la llantina, pero sí al niño. Aparentad no daros cuenta de su
llanto y su resistencia.

– No cedáis a sus requerimientos. Si lo hacéis, estaréis perdidos.

– Más vale prevenir. Observad si las llantinas aparecen con más frecuencia en determinadas situaciones.

– Buscad conductas positivas que sean incompatibles con la llantina. Por ejemplo, puede ser el encargado de ir repartiendo los materiales, o elegir una canción para relajarnos.

– No anticipéis lo que va a ocurrir, ni habléis de la rabieta una vez terminada. Los comentarios posteriores sólo sirven para que el niño se dé cuenta de hasta qué punto os ha afectado su conducta.

– No viváis con miedo a las llantinas: es un error adaptar lo que hacemos o dejamos de hacer en función de si el niño va a llorar o no. Si quiere llorar, que llore, pero que no le sirva para nada.

3. CAUSAS DE LAS RABIETAS

El origen de las rabietas guarda estrecha relación con algo que el niño no ha logrado hacer, conseguir, o expresar y que por lo tanto le crea frustraciones. Un niño puede frustrarse porque no consiguió colocar 2 piezas de un juego juntas, o porque sus padres no entienden lo que está tratando de decir. Niños más grandecitos pueden frustrarse cuando no les sale la tarea. Otro grupo de ellos lo hace para llamar la atención o salirse con la suya. En general, las rabietas tienden a aumentar cuando el pequeño se encuentra cansado, hambriento o enfermo.

La frecuencia con que suceden estas pataletas es de 14% en niños de 1 año, 20% en los de 2 a 3 años y de 11% en los de 4 años. Afortunadamente, a medida que el niño madura y se desarrolla, estas rabietas disminuyen La aparición del lenguaje contribuye a la disminución de estos ataques, pues al poder verbalizar su frustración, el niño se descarga hablando y no a través de respuestas físicas.

Los niños se rebelan contra las normas por muchos motivos, pero el motivo principal es llegar al conocimiento de cuál es el límite.

4. EDAD EN LA QUE APARECEN Y DESAPARECEN LAS RABIETAS

Entre los 18 meses y los tres años es normal que los niños vivan la etapa de las rabias escandalosas, porque experimentan con gran intensidad el proceso de independencia: necesitan probar su voluntad y reafirmar su personalidad, y a través de la negación buscan consolidar su conciencia, manifestar su individualidad y presencia en el mundo.

Es el periodo ideal para hablar de límites y enseñar a los niños normas sociales de convivencia básicas, tales como pedir las cosas por favor y dar las gracias, que les servirán en el futuro para relacionarse de manera respetuosa con otras personas.

Puede ocurrir que las pataletas persistan más allá de los 4 años y que los padres no logran controlarlas. Normalmente, eso significa que hay algo más y se necesita el apoyo de un profesional idóneo, es decir, de un psicólogo infantil.. Hay que estar atentos a las siguientes situaciones: aumento de la frecuencia de las rabietas o pataletas, evidente inexperiencia de los padres en su control o inmadurez sicológica
de los mismos, además de la aparición de problemas familiares o económicos.

Las pataletas son bastante ocasionales después de los cinco años, pero si continúan es importante cuidar que el menor no sea agresivo consigo mismo. Que esto ocurra puede ser un signo de regresión, una reacción infantil a algún hecho que preocupa emocionalmente al menor y no sabe cómo reaccionar. Es importante preocuparse de ellos.

Las rabietas son una etapa pasajera. Con el tiempo, las rabietas se irán mitigando y espaciando cada vez más.

Lo más sorprendente de las rabietas no es la frecuencia (en ocasiones, diaria) o lo pronto que aparecen (a veces, antes de que el niño empiece a hablar). Lo más llamativo es el ímpetu que los pequeños ponen en ellas. Todavía no controlan sus emociones, y tampoco conocen aún la inhibición, así que se emberrinchan a lo grande.

Por eso, es bueno que aunque las rabietas no desaparezcan, al menos se reduzcan en intensidad.

A esta edad aún no toleran la frustración y les resulta complicado comprender que no pueden tener siempre lo que quieren. Si además tampoco son capaces de verbalizar lo que desean, el resultado es la fórmula ideal para que tenga lugar la rabieta. Por eso, que estas reacciones desaparezcan no depende solo de que consigan lo que quieren
o no. Disminuirán cuando vean que no tienen efectos sobre sus padres, y sobre todo cuando puedan tolerar la frustración y expresar con palabras lo que hasta ahora solo pueden manifestar con pataletas.

5. FRECUENCIA DE LAS RABIETAS EN NIÑOS Y NIÑAS

En general los niños son algo más difíciles de controlar que las niñas, algo más activos e impulsivos, lo que hace más difícil para ellos lograr el autocontrol.

Pero más que el género, lo que marca una diferencia es el nivel de actividad motriz del niño. Los niños activos hacen más probable la aparición de dificultades con los padres, que no siempre están de ánimo para tolerar tanta vitalidad a horas muchas veces inapropiadas. Normalmente, la situación de enfrentamiento con niños activos es de
mayor riesgo, pues éstos tienen una capacidad de frustración limitada, una gran impulsividad, una baja autoestima y una actividad motora a prueba de los padres más tranquilos y tolerantes.

6. MANERAS DE ENFRENTAR LAS RABIETAS

Existen una serie de pautas que se pueden llevar a cabo para enfrentar las rabietas:

1. No prestar atención al niño cuando esté con pataleta. No calmarlo ni darles explicaciones. No amenazarlo, no gritarle ni pegarle. Lo mejor es dejarlo solo y alejarse de él, pero hay que tener la precaución de dejarlo en un lugar que no sea peligroso. Si no obtiene resultado, conviene aislarlo un rato hasta que se tranquilice. Hacer ver al niño que se quedará ahí hasta que se tranquilice y se le pase la pataleta.
Algunos de estos preescolares necesitarán ser abrazados fuertemente al tiempo quese les dice “trata de controlarte”, con voz tranquila y firme.

2. Es conveniente utilizar palabras como “estás fuera de control” o “descontrolado”, pero nunca decirles que es un niño “malo” o “loco”.

3. Cuando el niño haga una pataleta, no se le responde con otra, por el contrario, hay que demostrarle control y calma.

4. No ceder bajo ningún motivo. Si se cede, se le estará enseñando a hacer pataletas, pues es mucho más probable que las conductas se mantengan cuando con ellas se obtienen los resultados que se esperaban. No ceder, aunque el niño haga pataletas en público. Si el niño nos ve decidido a no ceder, es mucho más probable que se calme más rápido.

5. Una vez que el niño se calme, hay que hacerle saber, con tranquilidad, que está molesto con lo que acaba de ocurrir. No hay que decir que está apenado, sino que está molesto con la conducta que él acaba de realizar. Normalmente, un reto es un arma eficiente, y a veces basta con solo elevar la voz para que el mensaje logre su objetivo. De esta manera, es mucho más probable que el niño tome conciencia de que su acción hirió a su madre o padre. Para los niños saber que los padres están
molestos es sumamente doloroso: posee un mayor poder psicológico que repetir una orden de manera incansable, amenazar o dar golpes.

6. Si pese a todo lo anterior, la conducta se repite, se debe recurrir a la utilización del castigo positivo, es decir, privar de algo al niño que se sepa es de todo su agrado (ejemplo: su juguete favorito, alguna comida que le encante, no salir a algún paseo ya programado o de frecuente realización, etc.)

7. PAUTAS PARA PREVENIR LA APARICIÓN DE ESTE TIPO DE CONDUCTAS

Se deben enseñar y hacer respetar normas claras, no contradictorias, explícitas, permanentes y constantes, creadas y mantenidas de común acuerdo entre ambos progenitores. Éstas deben incluir desde los hábitos esenciales hasta el establecimiento de horarios, el control de impulsos y la enseñanza de los comportamientos sociales esperados.

Si los adultos en interacción con el niño tienen claro qué cosas y qué comportamientos son perjudiciales para el niño y cuales le benefician le pueden decir de forma autorizada: “No, cariño, esto no lo vas a hacer” cuando se comporten más allá de los límites socialmente aceptados. No siempre hay que razonar con los niños, ni en todo momento. Por ejemplo, si está en plena rabieta lo que más ayuda al niño es ver
seguridad y afecto en los mayores, no un razonamiento. Estas normas han de ser firmes y coherentes, pensadas previamente, y han de ser por el bien del niño. Y, aunque cueste a los padres un esfuerzo, se ha de ser firme cada vez que los niños ponen a prueba los límites.

Un niño que hace berrinches no golpeará a otros infantes ni presentará trastorno disocial a futuro si se le maneja a tiempo y se establece una buena relación con él, con límites y reglas. Es muy distinto si en vez de golpear para ‘calmar’ un berrinche, el papá o la mamá se detiene a preguntarle al menor por qué actúa así, le da la oportunidad de platicar qué le pasa y qué opina de lo que acaba de suceder. No son
muchos los adultos que actúan bajo la idea de platicar después de un problema, pero ello es necesario para enseñar que la violencia no se combate con violencia.

Los padres deben dejar de ver a los berrinches y las conductas agresivas como algo normal e inofensivo que ocurre “porque su hijo está chiquito”, y no deben olvidar que ambos son autoridades en la crianza infantil, por lo que deben establecer normas y disciplina prácticamente desde que el niño nace. La idea es que sean “padres positivos”, es decir, ni autoritarios ni permisivos, sino término intermedio, y que desarrollen pautas de conducta ideales para mejorar la educación infantil y las relaciones al interior de la familia, tales como:

– Estimular el diálogo, no la imposición ni los monólogos.

– Jugar con los hijos, lo que elimina fricciones y crea lazos cordiales de simpatía.

– Reforzar las relaciones a través de actos espontáneos de afecto, tales como un beso, un abrazo o frases como “qué bueno eres”, “eres buen hijo” “confío en ti”, etc. Es válido premiar los logros del pequeño con dulces, dinero o juguetes, pero no se debe atender más lo material que lo emocional.

– Evitar los castigos y los golpes, y dar preferencia al respeto.

– Decir “sí” cuando no hay razón para decir “no”, y a veces decir “no” para que el infante aprenda a negociar sin llorar ni hacer berrinches.

– Promover la reflexión del niño sobre su propia conducta, recurriendo a la mayéutica, método que es ideal cuando hay desacuerdos, como pasa con los berrinches y actos de violencia, y que se basa en cuatro preguntas que el chico debe responder: ¿qué pasó, qué ocurrió?, ¿qué piensas sobre lo que hiciste, estuvo bien o mal?, ¿qué propones ahora, qué solución tenemos?, y, por último, un reto: ¿qué hacemos si vuelves a actuar así?”.

-Mantener estrecha comunicación con profesores o educadores, para detectar problemas de comportamiento que pudieran pasar desapercibidos cuando trabajan.

– Ayudar a que el niño genere una autoestima positiva, desarrolle sus
habilidades sociales y tenga mayor seguridad para enfrentar sus problemas a través de la negociación.

7.1 ALTERNATIVAS PARA CONTROLAR LAS PATALETAS

A continuación se dan varias alternativas para controlar, las pataletas:

· Minimizar la necesidad de decir “no”, reorganizando su casa, de forma tal que aquellos objetos o muebles que no quiere que el niño toque, estén fuera de su alcance.

· Ofrecer dos opciones para que sea él quien escoja, por ejemplo: ¿Quieres naranja o banana?

· Aprender a distraerlo, una vez que la frustración comienza, dirigir la atención del niño hacia otra actividad menos frustrante y atractiva.

· Escoger las batallas cuidadosamente, no regañarle por tonterías, sin embargo si se trata de situaciones que pongan en peligro la seguridad del niño, ser firme y consistente.

· Ofrecer estimulación positiva ante las buenas conductas y esfuerzos por controlarse. Elogiar y premiar mediante abrazos y comentarios agradables que refuercen la actuación positiva.

8. ACTUACIONES DE LOS PADRES ANTE LAS RABIETAS DE SU HIJO

1. Mantenerse firmes

Claro que resulta mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero según los psicólogos, es la estrategia más infalible. Para empezar, porque ayuda a dejarle claro que su rabieta no le llevará a conseguir lo que quiere. Pero es fundamental que el propio padre se crea que controla la situación. Puede que durante un tiempo el niño siga poniéndolas en práctica, pero en la mayoría de los casos se dará cuenta de que la fórmula no le
funciona y acabará por dejarla.

2. Explicaciones cortas

Si se intenta explicar a un niño inmerso en un verdadero ataque de enfado por qué es injusta su reacción, lo más probable es que él siga tirado en el suelo llorando y pataleando sin cesar.

La razón es que en esos momentos lo único que escucha es su propio llanto, por lo que es difícil hacernos entender en esas circunstancias. Frases como «no hay caramelos porque acabas de comer» o «si no duermes, mañana estarás cansado para jugar» dichas cuando se va a iniciar la rabieta pueden servir para evitar su enfado. El
pequeño las entenderá sin problemas y si aún no está lo suficientemente alterado, pueden disuadirle.

3. No responder con enfado

Responder con una rabieta es una forma de fomentarlas: les estaremos dando la mejor de las excusas para iniciar un pequeño número de enfado en cualquier momento, ya que para los niños sus padres son sus modelos de referencia y les encanta imitar todo lo que hacemos. También es importante no permanecer enfadados con él eternamente. Pasados unos minutos, ya no sabrá por qué papá y mamá fruncen el ceño. Su pataleta ya pasó, y tal vez ni siquiera se acuerda de ella.

4. No prestarse al juego

La mejor forma de luchar contra las rabietas es procurar que no aparezcan. Y para ello conviene anticiparse a posibles problemas. Por ejemplo: uno de los lugares donde suelen darse más rabietas es el supermercado, así que hay que ir prevenidos. Es bueno dejar todo claro antes de entrar: avanzarle que solo se va a comprar leche, pan
y huevos, y nada más. Después, una vez dentro, podemos dejar que él participe en la compra cogiendo las cosas que se van a comprar (las más pequeñas, claro) y metiéndolas en la cesta. De esa forma estará distraído y se sentirá útil, lo que evitará otras tentaciones.

5. Elegir entre dos opciones

La mayoría de las veces su enfado vendrá ocasionado por querer algo que no puede tener. De ahí que ayude mucho a evitarlo el dejarle elegir solo entre dos opciones. Si se le pregunta “¿qué quieres de postre?”, el abanico de opciones que se abre ante el pequeño es infinito, y no siempre al gusto de los adultos. Sin embargo, si se le da elegir únicamente entre dos opciones, ambas válidas, es más que probable que todo siga en calma. Preguntando “¿quieres un plátano o prefieres un yogur?”, se le cierran
las opciones posibles sin que él se dé cuenta. Y no tendremos que decirle «no».

6. Intentar que escuche

Una vez que la rabieta ya ha comenzado, el pequeño parece fuera de sí. Para calmarlo y hacerle entender que no puede ser, solo hay una opción: intentar conseguir que salga de ese estado y hacer que nos escuche. Para ello, papá o mamá pueden arrodillarse frente a él, cogerlo por los hombros con firmeza y mirarlo hasta que él fije sus ojos en los del adulto. Entonces será el momento de hablarle con calma.

7. En vez de un no, dos síes

Muchas veces las rabietas son muestras de rebeldía. Por eso es frecuente que cada vez que se le diga que no haga algo, él intente hacerlo. Pero si tras un «no» vienen dos «síes», la cosa cambia. Se le está prohibiendo una cosa, pero permitiendo otras dos. Así, si después de decirle que no puede pintar en la pared se le explica que sí puede pintar en la cartulina o jugar en el parque, es posible que su rebeldía se aplaque.

8. Cambiar de escenario

En ocasiones, ni ellos mismos sabrán cómo terminar con su propia pataleta. Es beneficioso cambiar de lugar: salir con ellos en brazos del espacio en el que se encuentran e ir a otro más abierto. A la vez el paseo puede distraer su atención y hacer que se centre en otra cosa.

9. Así no se habla
Hay que advertirle de que solo le escucharemos cuando hable en un tono normal, sin gritos ni llantos, porque de otra forma es imposible entenderle. Es una buena técnica explicarle que cuando llora así nadie puede escucharle, por lo que no sabemos lo que quiere.

10. Dejar que se calme solo

Los niños también tienen derecho a desahogarse, por lo que a veces es incluso positivo que pasen por una rabieta. Cuando está inmerso en un ataque de furia, se le puede decir: «Pues sí que estás enfadado, avísame cuando se te pase», y acto seguido alejarse un poco de él. Será consciente de que nos preocupamos por lo que le pasa y de que no conseguirá nada poniéndose así.

BIBLIOGRAFÍA

Palacios, J. Marchesi, A. Coll, C. (1991). Desarrollo Psicológico y Educación. Madrid.
Alianza.
Piaget, J. (1973). La Psicología de la Inteligencia. Crítica.
Gallego Ortega, J.L. (1994). Educación Infantil. Málaga. Aljibe.
AAVV. (1998).Psicología Evolutiva y Educación Infantil. Madrid.
Piaget, J. (1985). Seis Estudios de Psicología. Barcelona. Planeta Agostini.

www.feandalucia.ccoo.es

 

La pausa y la vida interior

Sheila Morataya

LaPausaylavidainterior.encuentra.com.intUna pausa. Una pausa larga es la que me ha tocado hacer en estas semanas en las que no has visto mis artículos en este portal cada semana. No he podido escribir. Pero quiero que sepas que estoy pensando en ti. Este año ha sido muy intenso para mí en todos los sentidos. Por esto he decidió hacer un tipo de pausa diferente para reconectarme con lo que durante muchos años ha sido lo más importante para mí. La vida interior. La vida con Dios. La vida con Cristo.

Al crecer mi familia y yo celebrábamos la semana Santa en el pueblo de donde mis padres eran originarios. Recuerdo que me emocionaba ver las procesiones y el pasar de las carrozas pasar frente a la casa de los abuelos. El movimiento de ellas de un lado hacia el otro, meciendo a las imágenes de la Virgen Santísima o Jesús cargando la cruz me asombraba. Mi alma fue muy tocada desde muy niña por la pureza en el rostro de la Virgen Santísima y por el sufrimiento en el rostro de Jesús camino al calvario. De alguna manera ahora que lo pienso desde ahí mi corazón quedo tocado con una gracia para ayudar y consolar a los que sufren, a los que lloran, a los que buscan el sentido de su vida.

En Isaías 42: 6-7 leo “Yo, Yavé, te he llamado para cumplir mi justicia, te he formado y tomado de la mano, te he destinado para que unas a mi pueblo y seas luz para todas las naciones.Para abrir los ojos a los ciegos, para sacar a los presos de la cárcel, y del calabozo a los que yacen en la oscuridad.” Me siento completamente identificada. Comprendo que todo lo que me ha pasado en mi vida ha sido la formación que Dios ha querido para mi y para evangelizar al mundo de la manera en la que me ha pedido hacerlo.

Durante muchos años me he resistido a evangelizar pues yo quería hacer lo que quería hacer. En mi camino enfrente mucho sufrimiento, desprestigio, humillación y rechazo. Hay gracias que Dios entrega para los tiempos en que se viven que muchos no comprenden. Creo que Dios me dio esa gracia de evangelizar de la forma en la que lo hago. A muchos no gusta. Para mí misma ha representado una verdadera confusión y lucha. Sin embargo, con esta voz y con este estilo he acercado a muchos a la Iglesia. A muchos que no se habían bautizado, tomado la primera comunión o casado por la Iglesia. Nada de esto me hubiera sido posible si no tuviera una práctica de vida espiritual que ya tiene algunos años. Te compartiré algunas de ellas:

1- Todos los días preferiblemente al levantarte, saluda a Dios y quédate dos minutos en silencio. Escucha ese silencio que es un silencio lleno de amor y siente como Dios penetra en tu humanidad.

2- Asiste a misa diariamente. Hay tiempos de la vida en las que esto se puede hacer y otros en los que quizá no. Sin embargo, la misa diaria transforma cada célula en ti. Todos los aspectos de tu corazón y de tu mente. Verdaderamente Cristo vive en la eucaristía.

3- Acude a la capilla de Adoración Perpetua. Aprende a acompañar a Dios en silencio. Míralo. Siéntelo y déjate inundar por su Amor en esos momentos.

4- Si en tu parroquia ofrecen la liturgia de las horas, ve y vive esa experiencia. Es hermoso como la Iglesia despierta y alaba a Dios. Los cantos, las lecturas, los himnos son conmovedores. Te llena todo de Dios y te conviertes en un Dios en la tierra. Es el mismo quien te arma para la batalla.

5- Confiésate. No es necesario que hayas cometido un pecado mortal. Todos pecamos. Por ello la confesión limpia la humanidad, el corazón y sus intenciones.

Hoy me he obligado a hacer una pausa. Me he sentado en silencio y he escuchado. Producto de esta escucha es este artículo.

Gracias mi Dios y mi Señor.

Sheila Morataya

 

 

Una exigencia a los candidatos

Miguel A Antonio  Espino Perigault

espinomiguel21@gmail.com

Las elecciones del próximo año  tienen una importancia muy especial. De repente, alguno de los candidatos presidenciales no valora esa dimensión especial, que es señal por descifrar de los tiempos que vivimos.

En el retablo que suelen montar sobre el  escenario electoral tradicional las fuerzas políticas  de la ideología de género, la ignorancia sobre el tema constituye una trampa en la que caen  los desorientados. O sea, los descalificables por sanidad moral.

De la mayoría de los  candidatos se desconoce la posición frente al problema que representa la ideología de género. Pero son los presidenciables los que importan.

 Empecemos por los excandidatos Ernesto Pérez Balladares y Juan Carlos Navarro, eliminados por los convencionales de su partido, PRD. Juan Carlos Navarro expresó, con la claridad y  valentía, como requiere esa declaración, que no apoyaría el matrimonio homosexual  para defender la familia tradicional, a la cual daría  apoyo. Esa no fue la razón por la que perdieron la candidatura, él y el doctor Pérez Balladares; pero desatenderlo si puede ser la razón por la que el PRD pierda las próximas elecciones.

Por el bien de la actividad política del país,  ojalá Pérez Balladares y Navarro sigan luchando  desde ese importante partido. Sobre todo, si del candidato Laurentino Cortizo solamente se conocen posturas ambiguas sobre el importante tema. Un tema que puede decidir las elecciones. Ya veremos porqué y cómo afectará a los demás candidatos.

 

 

¿Diabetes, yo?

¿Diabetes, yo?

Por Arturo Maximiliano García

Quizá estés consciente de uno de los problemas de salud más recurrentes en el mundo. Fue en 2007 que la ONU declaró oficialmente el 14 de noviembre como el Día Mundial de la Diabetes, día en que se descubrió la insulina.

El problema de salud que esta enfermedad implica a nivel mundial es gravísimo. Se calcula que 422 millones de personas padecen de este mal, de los cuales 12 millones son mexicanos, causando, de acuerdo con estadísticas, la muerte a más de 80 mil personas anualmente.

La diabetes representa, además de un reto de salud, un reto en las finanzas de nuestro país y sus instituciones de seguridad social, así como una pesada carga económica para quienes la padecen.

Según la Secretaría de Salud, el costo al año de atención a la diabetes es de 3,870 millones de dólares y tiene un costo promedio de 707 dólares anuales para quienes padecen esta enfermedad.

Tiene tanta relevancia para las finanzas públicas el tema de la diabetes que, de acuerdo con datos del IMSS, del gasto que destinó a los 6 padecimientos crónico-degenerativos más importantes, el 53% fue asignado a la diabetes.

Nada mejor que la prevención para evitar gastos por diabetes:

-No fumar.

Si eres fumador no te gustará enterarte que fumar no sólo afecta los pulmones sino que también aumenta las probabilidades de sufrir un descontrol en los niveles de azúcar en la sangre, característica de la diabetes, por lo que ahí tendrás otro incentivo para dejar de fumar

– Haz ejercicio.

Hay muchas razonas positivas por las que es aconsejable hacer ejercicio, muchas de ellas de salud. Una de ellas es que te puede ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre, mientras que también contribuye a evitar el sobrepeso cuando lo acompañas de una dieta sana. Se recomienda por lo menos 30 minutos de ejercicio al día. Recuerda que no es necesario estar inscrito a un gimnasio para poder hacer ejercicio, pudiendo consistir tu actividad física en caminar o correr en espacios públicos.

– Dieta.

Si bien la actividad física es básica, también lo es llevar una alimentación adecuada evitando principalmente el azúcar refinada. Esta situación ha ocasionado incluso una fuerte campaña en contra del consumo de productos como refrescos, a los que incluso se les han cargado impuestos cada vez más altos para desincentivar su consumo.

– Evitar sobrepeso. Si eres una persona obesa o con sobrepeso tienes una gran probabilidad de desarrollar enfermedades como la diabetes, además de otras como las del corazón, por lo que bajar de peso puede ayudar a disminuir el riesgo de tener estas enfermedades. Perder algunos kilos puede implicar llevar una dieta balanceada, por lo que es muy recomendable consultar a un nutriólogo, ya que ponerse a dieta no necesariamente significa dejar de comer sino hacerlo correctamente.

– ¿Cuánto cuesta?

De acuerdo con especialistas, tratarte la diabetes cuesta entre 24 mil y 90 mil pesos al año, dependiendo si tienes o no apoyo de alguna institución de seguridad social como puede ser el IMSS o el Seguro Popular. ¿No preferirías ahorrarlo o gastarlo en otra cosa?

-Revísate.

Aunque no lo creas, muchas personas que tienen diabetes o prediabetes no lo saben; por lo mismo es importante hacerte un chequeo una vez al año.

www.arturomaximiliano.com.mx

 

 

“Queda mucho por hacer y debemos hacerlo juntos”

Beatriz González

La película del Papa Francisco hace más que narrar su trayectoria, busca mandar un mensaje positivo a todas las familias católicas.


pelicula papa


“Las familias discutimos, en la familia a veces vuelan los platos. No voy a hablar de la suegra”, y con esta frase, el papa que la historia trajo “de la tierra del fin del mundo” provoca la más estruendosa carcajada de quienes lo escuchan. Con este fresco estilo es como responde a cada una de las 55 preguntas sobre las que el afamado cineasta alemán Wim Wenders (Düsseldorf, 1945) ha integrado magistralmente el guion de una película del género documental con la que logra una objetiva y rotunda síntesis del pontificado de Francisco, además de un retrato fascinante de un hombre sencillo y coherente.

Con el escogido título de “El papa Francisco, un hombre de palabra”, el influyente realizador —quien se distingue por su vanguardista y simbólico cine— ha superado con gran éxito, el complejo reto que supone expresar el secreto la coherencia del testimonio del primer papa proveniente del continente americano. Wenders eligió una forma de expresión con tan sutil tecnología de vanguardia para lograr que sea el mismo protagonista quien establezca un diálogo “cara a cara” para que todo espectador se sienta único en esta conversación descubriendo a un “constructor de puentes” que viaja en autobús y en el auto de Mr. Bean.

Distribuida por Universal Studios y Focus Features, este otoño 2018 se ha estrenado en Europa. En México, para América se estrenó el 23 de Noviembre, un fin de semana que bien podrán miles de espectadores colocar esta película en buen lugar en la lista de las películas con más butacas vendidas en la temporada.

En esta coproducción Suiza-Italia-Alemania-Francia, documenta la vida de estos últimos 6 años del hombre nacido como Jorge Mario Bergoglio, quien siendo arzobispo de Buenos Aires, el 13 de marzo de 2013 se convirtió en el pontífice número 266 y en el primer jesuita en ser nombrado obispo de Roma. Y se comprende por qué “primereando”, es su verbo favorito al haber elegido por primera vez para un papa, el nombre por san Francisco de Asís (1181-1226), uno de los santos cristianos más venerados en el mundo, otro “constructor de puentes” y a quien se le considera un auténtico reformador social por hacer de su vida un himno a la "Hermana Pobreza", profesando con su testimonio su profundo amor por la naturaleza y por todos los seres vivos del planeta.

Con la fotografía de Laurent Petitgand y la música de Lisa Rinzler, el filme producido en alianza entre Vatican Television Centre / Célestes Images / Decia Films / Fondazione Solares Suisse / Neue Road Movies / PTS Art's Factory / Solares Fondazione delle arti, tiene todo para convertirse en un éxito taquillero de familia ya que su propuesta de esperanza es muy valiosa en un mundo donde se asoma continuamente y en toda esquina la tristeza, la guerra, el conflicto y la muerte y en la que el Papa nos demuestra: “Queda mucho por hacer y debemos hacerlo juntos.”

 

 

"Es de bien nacidos, el ser agradecidos”

Raúl Espinoza

El valor y acto de ser agradecido y agradecer es uno de los más importantes en la vida


saber agradecer


Acabamos de celebrar “El Día de Acción de Gracias”, costumbre multisecular debido a ser la época en que se concluye la recolección de las cosechas agrícolas y comienza el período anual que muchos tienen de descanso.
Considero importante reflexionar sobre la frase, ¿por qué ser agradecidos? Sin duda, se trata de las actitudes más nobles de un ser humano que -al no poder realizar una actividad o estar impedido o al recibir un servicio- sea ayudado por los demás y el beneficiado responda con una amable sonrisa y diga expresamente: “¡Muchas gracias! ¡Muy amable!”

¿Por qué? Porque es una expresión que nace del corazón. Toda persona, por modesto que sea el trabajo que realice, tiene una gran dignidad. Hace pocos días me encontraba en un centro de copiado, y en la cola de las personas que esperábamos ser atendidos, se escuchó la voz de una señorita que dijo en voz alta y atropelladamente al empleado: “¡Tengo prisa! ¡Necesito diez juegos de este dossier y que los engargole!”
El dependiente se encontraba trabajando en la impresora y se volvió hacia ella y le contestó amablemente: “-Buenos días, señorita. ¿Qué se le ofrece?... En cuanto le toque su turno, con gusto la atenderé”. Noté que de inmediato cambió la joven de actitud. Le respondió a sus buenos días y de modo más cordial y sereno le hizo su petición, a la vez que le dio las gracias al empleado por su servicial respuesta. Pensé: ¡qué importante es tratar a las gentes como personas y no como máquinas o robots!

Y es que a lo largo de la jornada nos vamos encontrando con personas que nos van prestando diversos servicios y considero de justicia el saber agradecérselos y reconocer su esfuerzo, muchas veces discreto y poco perceptible.

Si vamos al supermercado, saludar y dar las gracias a la cajera; lo mismo si se trata de la farmacia o del empleado del banco; si nos abre la puerta un conserje; con el joven que nos sirve la gasolina en el coche; con los policías de seguridad de una institución…La pregunta es: ¿qué tanto nos cuesta hacer una mínima pausa, mirar con calma a la cara, sonreír y darles amablemente las gracias, además de una propina, si es el caso?

Hace un par de días observé en una transitada avenida, mientras los automovilistas esperábamos el cambio de luz en el semáforo, a un anciano campesino que le solicitó una limosna al chofer de una camioneta. Éste le comentó que en ese momento no llevaba monedas consigo, pero que con gusto le regalaba una torta de las dos que le había preparado su esposa y que no se había comido. Reconozco que esa escena me conmovió porque hay que señalar que el chofer de la camioneta era una persona de escasos recursos, pero se apresuró en ayudar a otro semejante que necesitaba de su auxilio. El anciano le sonrió ampliamente y le dio efusivamente las gracias. Aquello era un ejemplo de solidaridad, servicio y una acción de gracias.

El ser agradecidos es una conducta que se valora mucho en la convivencia familiar, en las relaciones de trabajo, en la vida social, en la conducta ciudadana…Viene a ser como un lubricante que ayuda a que las piezas del conjunto social se muevan suave y armónicamente.

Escribía un pensador de nuestros días: “Nadie lo hará también como tú, si tú no lo haces”. El crear una “cultura del agradecimiento” contribuye de forma importante, y en todos los ámbitos, a generar una sana y constructiva convivencia y a dar buen ejemplo de cómo valorar el trabajo y servicio de los demás.

 

 

Los jóvenes en la renovación de la Iglesia

Una Iglesia para los jóvenes y con los jóvenes. Este es el reto que planteaba el Sínodo de los Obispos, que puso fin a casi un mes de trabajos en Roma, precedidos de una amplia consulta mundial a nivel mundial. Tras dos sínodos dedicados a la familia, ahora el reto es dar mayor protagonismo en las parroquias y comunidades católicas a los jóvenes y, a través de ellos, llegar a otros chicos y chicas alejados de la Iglesia.

Corresponde ahora al Papa recoger y articular en un documento las conclusiones de los trabajos del sínodo, y ofrecer las indicaciones para una renovación que debe llegar a todos los rincones para ser realmente efectiva.

Suso do Madrid

 

 

Acompañar de manera integral

El Sínodo sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, que se ha celebrado durante las últimas tres semanas de octubre en El Vaticano, concluía el domingo 18 con una Eucaristía multitudinaria, presidida por el Papa Francisco.

Un Sínodo dividido en tres partes, doce capítulos y con el hilo conductor del pasaje de los discípulos de Emaús, el Documento final del Sínodo, publicado el sábado por la tarde, reconoce la necesidad de acompañar de forma integral y de escuchar mejor a los jóvenes; un Documento amplio en el que se abordan sin tapujos temas no siempre sencillos como las migraciones, la belleza de la propuesta cristiana de la sexualidad y la afectividad, la importancia de no reducir la definición de la identidad de las personas a partir de su orientación sexual, la corrección fraterna, el papel de la mujer en la sociedad y en la Iglesia, la puesta en valor de la gran cantidad de obispos, sacerdotes, consagrados y laicos que se entregan de manera ejemplar a la misión con los jóvenes, y también la lacra de los abusos de todo tipo, frente a los que el Sínodo plantea un compromiso inequívoco de verdad, de petición de perdón, y de toma de conciencia de lo que ha ocurrido para reaccionar con decisión y poner todos los medios posibles para evitar que se repita.

Como ha subrayado el Papa en la Eucaristía final, es imprescindible dar testimonio coherente del Evangelio, salir al encuentro, también de los alejados, escuchar a los jóvenes y acompañarles en todo momento y condición, pasando la fe por la vida para no correr el riesgo de hablarle solo a la cabeza, sino tocar el corazón de cada joven, necesitado de testigos próximos, de referentes capaces de presentar con exigencia, pero sobre todo con autenticidad, frescura y cercanía el mensaje del Evangelio.

Jaume Catalán Díaz

 

 

Tocar el corazón de cada joven

Como subrayaba el Papa en la Eucaristía final, del Sínodo sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, que se ha celebrado durante las últimas tres semanas de octubre en El Vaticano, es imprescindible dar testimonio coherente del Evangelio, salir al encuentro, también de los alejados, escuchar a los jóvenes y acompañarles en todo momento y condición, pasando la fe por la vida para no correr el riesgo de hablarle solo a la cabeza, sino tocar el corazón de cada joven, necesitado de testigos próximos, de referentes capaces de presentar con exigencia, pero sobre todo con autenticidad, frescura y cercanía el mensaje del Evangelio.

Juan García.

 

 

Arte y música

 

                                ¿Qué es arte y qué es música? Para mí es todo lo que te conmueve y te lleva a estados súper humanos de paz y concordia con todo, incluido tú mismo y tu más profundo yo, o sea tu alma. Por tanto nada que no sea esto yo lo considero arte, sino todo lo contrario; conviene pues, no dejarse influir por necios y tontos de los que el mundo sigue estando lleno a rebosar.

                                No hay que valorar como positivo todo cuanto nos presentan como “moderno”, puesto que la mayoría no es otra cosa que modernas aberraciones de algo cuya escasez, ha sido notoria a lo largo de toda la historia del “mono humano”; y que hoy con tanta tecnología, está llegando a grados de locura incalificable ya.

                                Aún no habíanse iniciado los absurdos posteriores, cuando ya el propio “Cerbantes[i]”, es el que escribe lo que sigue: “El buen artista imita a la Naturaleza, el malo… la vomita”; lo que en tan corta oración, es un tratado de inteligencia máxima y humana por demás.

                                Muchos de los considerados “monstruos modernos”, cuyas creaciones son muy discutibles para el individuo que piensa y define por sí mismo, se han hecho famosos por cuanto su comercialización en base a propagandas absurdas, ha situado sus obras en precios astronómicos e incomprensibles; y como el negocio del dinero es así, tienen que mantener el mercado; por lo demás, muchas de esas obras “no pintarían nada en absoluto en el más triste de los retretes o urinarios públicos y humanos, donde los pobres diablos escriben sus repelentes ripios que no poemas”.

                                Ocurre con mucho de “lo moderno”, como en el cuento de aquel rey idiota, que se dejó convencer de que su sastre lo vistió con un traje invisible; y el que sometido a la admiración de sus más que idiotas súbditos, fue felicitado y vitoreado en público por tal vestimenta; hasta que un niño le gritó a la multitud la verdad latente, al decir… ¡¡Está desnudo!! Por ello, “desnudemos lo absurdo y que resalte la verdad lógica y que nos convenza a nosotros mismos de la realidad que vemos y no la que nos quieren hacer ver, los que siempre por interés, impusieron e imponen las infinitas mentiras que hacen al hombre más bruto que inteligente.

                                En la música ocurre ya algo espantoso, puesto que gritos y ruidos infernales, chirridos o crujidos absurdos, nos los quieren meter como músicas, e incluso en emisoras que se firman “de música clásica”;  nos ofrecen, obras que no las aceptarían ni los hotentotes más brutos, si es que quedan algunos en la profunda África negra. En cuanto al canto o cantantes modernos, digo igual, parece increíble que con el mejor de los instrumentos con que ha contado siempre el ser humano (su voz) se martiricen y se

 “droguen” a las masas, en esos recitales, muchos de ellos en nocturnidad y con alevosía, a las idiotas masas que dicen seguirlos y que los siguen, buscando no se sabe qué, salvo el eterno “huir” de su miserable realidad; que es lo que en la mayoría de “escapes”; es lo que hace o busca, el ser humano siempre que le dan ocasión, puesto que en grupo humano no sabe entenderse y en la soledad; simplemente se aterroriza puesto que no se encuentra a sí mismo; “con la maravilla que es el encontrarse uno mismo y su real realidad, que aunque sin importancia alguna, pero sí que tiene la grandeza de lo mínimo y casi inexistente, en esta maravilla cual es el denominado “ tiempo y espacio”; donde fuimos creados no en masas, sino, uno a uno y de ahí la importancia y el valor del individuo como tal y motor de todas las cosas”.

            Veamos algo poco conocido y que parte del hoy “famosísimo Picasso, que en un momento de quién sabe qué remordimientos, se confiesa”: PICASSO EN CARTA  O DI RECTAMENTE A GIOVANNI PAPINI CONFIESA:

PICASSO: Lo reconoce en unas declaraciones este artista, que amparado en “las nuevas chuminadas”, hizo una fabulosa fortuna, que no consiguió con su arte clásico, que también lo fue. En carta a Giovanni Papini, se confiesa de esta forma… “A fuerza de divertirme (está hablando de su época cubista) con todos estos juegos, con todas estas paparruchas, con todos estos rompecabezas, jeroglíficos y arabescos me he hecho célebre y muy rápidamente. Y la celebridad significa para un pintor; venta y ganancias, fortuna y riquezas. Y hoy como usted sabe, soy célebre, soy rico. Pero cuando estoy a solas conmigo mismo no tengo el valor de considerarme como artista en el sentido grande y antiguo de la palabra. Grandes pintores fueron Giotto, Ticiano, Rembrandt y Goya; yo soy solamente un entretenedor público que se ha aprovechado lo mejor que ha podido de la imbecilidad, la vanidad y la avidez de sus contemporáneos. La mía es una amarga confesión, más dolorosa de lo que se pueda parecer, pero tiene el mérito de ser sincera”.

                                ¿Qué se le puede añadir a todo ello? Por mi parte nada más.

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

 


[i] Miguel de Cerbantes Sa avedra, firmaba tal y como yo he escrito y hay firmas para comprobarlo en el archivo catedralicio, en la catedral de Jaén capital.