Las Noticias de hoy 21 Junio 2021

Enviado por adminideas el Lun, 21/06/2021 - 12:40
 

Día Mundial del Refugiado: mensajes, imágenes e información para el 20 de  Junio | Información imágenes

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    lunes, 21 de junio de 2021        

Indice:

ROME REPORTS

Ángelus del Papa: El sueño de Jesús nos sorprende y pone a prueba

Myanmar, el Papa: desgarradora situación de los desplazados, que vuelva la paz

El Papa, diáconos: no "medio sacerdotes" o "monaguillos de lujo" sino siervos humildes

LA MOTA EN EL OJO AJENO : Francisco Fernandez Carbajal

Evangelio del lunes: los juicios temerarios

“Llevad los unos las cargas de los otros” : San Josemaria

El Bien y el Mal: el orden moral : Gregorio Guitián

Un viaje en barco, hace 75 años

¿Qué hago con mi hijo distraído? : Silvia del Valle Márquez

La responsabilidad de los padres ante Dios : Acción Familia

LLEGA LA EUTANASIA EL 25 DE JUNIO… Y AHORA QUÉ : Alberto García-Mina Freire

Ausencia de Dios. :  José Luis Velayos

Primavera muy seca y calurosa : Jesús Domingo

Legalizar el consumo de drogas y la prostitución. : Xus D Madrid

La financiación de los contribuyentes estadounidenses a grupos internacionales de aborto : Jesús D Mez Madrid

Reforma del derecho penal en la Iglesia : Suso do Madrid

Los recortes del Reino Unido a la planificación familiar : JD Mez Madrid

Gobernar por el terror o por el soborno : Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

 

ROME REPORTS

 

Ángelus del Papa: El sueño de Jesús nos sorprende y pone a prueba

El Santo Padre al comentar el Evangelio de este domingo, y antes de rezar a la Madre de Dios con los fieles que se dieron cita este mediodía en la Plaza de San Pedro, dijo que al igual que los discípulos, “asaltados por las pruebas de la vida”, solemos sentirnos “asfixiados por el miedo” y “corremos el riesgo de perder de vista lo más importante”: Que en la barca, “aunque esté dormido, Jesús está allí”. Al final de la oración mariana, el llamamiento por la paz en Myanmar y un pensamiento por el Día Mundial del Refugiado

 

Vatican News

Antes de rezar el Ángelus dominical, el Papa Francisco comentó el Evangelio de este 20 de junio, en el que san Marcos relata el episodio de la tormenta que Jesús calmó ante la sorpresa de los discípulos llenos de miedo.

“Maestro, ¿no te importa que estemos perdidos?”

El Santo Padre dijo al respecto que muchas veces también nosotros, “asaltados por las pruebas de la vida”, le hemos gritado al Señor: "¿Por qué permaneces en silencio y no haces nada por mí?, especialmente cuando sentimos que nos hundimos, porque el amor o el proyecto en el que habíamos puesto grandes esperanzas se desvanece”.

Cuando nos faltan las fuerzas

Francisco dijo que lo mismo hacemos cuando estamos a merced de las “insistentes olas de la ansiedad”; o cuando “nos sentimos abrumados por los problemas o perdidos en medio del mar de la vida, sin rumbo y sin puerto”. E incluso  en los momentos en que nos faltan las fuerzas para seguir adelante porque nos falta el trabajo, o ante un “diagnóstico inesperado” que nos hace temer por nuestra salud o por la de un ser querido.

Corremos el riesgo de perder de vista lo más importante

En estas situaciones y en muchas otras – prosiguió  explicando el Papa –solemos sentirnos “asfixiados por el miedo” y, al igual que los discípulos, “corremos el riesgo de perder de vista lo más importante”, a saber: que en la barca, “aunque esté dormido, Jesús está allí”.

El sueño del Señor nos hace despertar

“Su sueño, si por un lado nos asombra, por otro nos pone a prueba. El Señor, de hecho, espera que lo involucremos, que lo invoquemos, que lo pongamos en el centro de lo que vivimos”

Después de afirmar que el sueño de Jesús “nos hace despertar”, porque, para ser discípulos de Jesús, “no basta con creer que Dios existe”, sino que “hay que implicarse con Él, hay que alzar también la voz con Él, clamarle a Él”, el Papa invitó a preguntarnos hoy:

“¿Cuáles son los vientos que soplan en mi vida, cuáles son las olas que dificultan mi navegación?”

Aferrarnos al Señor contra las olas de la vida

De ahí su consejo de contarle todo a Jesús, dado que Él así lo desea, y quiere que “nos aferremos a Él para encontrar refugio contra las olas de la vida”.

No nos bastamos a nosotros mismos

Al recordar que el Evangelio dice que los discípulos se acercaron a Jesús para despertarlo y hablarle, Francisco dijo que “éste es el principio de nuestra fe”:

“Reconocer que por nosotros mismos no somos capaces de mantenernos a flote, que necesitamos a Jesús como los marineros de las estrellas para encontrar nuestro rumbo”

A la vez que añadió que “la fe empieza por creer que no nos bastamos a nosotros mismos, por sentirnos necesitados de Dios”. De manera que cuando “superamos la tentación de encerrarnos en nosotros mismos” y superamos esa “falsa religiosidad” que indica que no hay que “molestar a Dios”, en realidad, cuando clamamos a Él, “puede obrar maravillas en nosotros”.

“La fuerza mansa y extraordinaria de la oración realiza milagros”

Hacia el final de su alocución el Santo Padre dijo que el episodio de Jesús que, implorado por los discípulos, calma el viento y las olas, nos plantea otra pregunta: “¿Por qué están con tanto miedo? ¿Cómo no tienen fe? Los discípulos se habían dejado llevar por el miedo, porque se habían quedado mirando las olas en vez de mirar a Jesús”.

“También para nosotros es así: ¡cuántas veces nos quedamos mirando los problemas en vez de ir al Señor y dejarle a Él nuestras preocupaciones! ¡Cuántas veces dejamos al Señor en un rincón, en el fondo de la barca de la vida, para despertarlo sólo en el momento de la necesidad!”

Y concluyó sugiriendo pedir hoy “la gracia de una fe que no se canse de buscar al Señor, de llamar a la puerta de su Corazón”.

“Que la Virgen María, que en su vida nunca dejó de confiar en Dios, despierte en nosotros la necesidad vital de encomendarnos a Él cada día”

Llamamiento por Myanmar y Día Mundial del Refugiado

Al final de la oración mariana, Francisco unió su voz a la de los obispos de Myanmar, intérpretes del grito de dolor de una población  probada también por el hambre. "Que el corazón de Cristo -dijo- toque los corazones de todos, llevando la paz a Myanmar. A continuación, el pensamiento del Pontífice se dirigió a la Jornada Mundial del Refugiado, promovida por las Naciones Unidas. El Papa invitó a mirar a los que huyen de las guerras y la violencia y a "su valiente resiliencia" para hacer crecer "una comunidad más humana". Por último, el saludo a los fieles y, en particular, a la Asociación de Guías y Scouts Católicos Italianos; a la delegación de Madres educadoras de las escuelas italianas y a los jóvenes del Centro "Padre Nuestro" de Palermo, fundado por el Beato Don Puglisi.
 

Myanmar, el Papa: desgarradora situación de los desplazados, que vuelva la paz

Al final del Ángelus, Francisco se unió al llamamiento de los obispos del país asiático que tras el golpe de Estado del pasado 1° de febrero, está a un paso de la carestía y con los lugares de culto bajo ataque. En el Día Mundial del Refugiado, el Pontífice invitó a "abrir el corazón" a las personas que huyen de la guerra, la violencia y la pobreza: aprendamos de su resiliencia

 

Salvatore Cernuzio - Ciudad del Vaticano

La voz del Papa se une a la de los obispos de Myanmar, un país que vive un drama continuo desde el golpe de Estado del pasado 1° de febrero. Tras concluir el Ángelus, Francisco habló de una "experiencia desgarradora" para la población, desplazada, atemorizada y a un paso de la carestía. Y desde la ventana del Palacio Apostólico reiteró su apoyo al llamamiento de los obispos locales que el 11 de junio pasado, pidieron la protección de los corredores humanitarios en las zonas de conflicto, el respeto del carácter sagrado de los lugares de culto y la salvaguardar la seguridad de los civiles, especialmente de los ancianos y los niños.

“Uno mi voz a la de los obispos de Myanmar, que la semana pasada lanzaron un llamamiento llamando la atención del mundo entero sobre la desgarradora experiencia de miles de personas desplazadas y que están muriendo de hambre en ese país”

El llamamiento de los obispos: miles de personas mueren de hambre

La Conferencia Episcopal de Myanmar, encabezada por el cardenal Charles Bo, hizo un llamamiento público la semana pasada en el que pedía que se defendiera la vida de la población y, al mismo tiempo, denunciaba la situación de "miles de personas que mueren de hambre y enfermedades en la selva", sin un refugio adecuado, alimentos ni agua potable. Además, en esos días, los militares, después de atacar iglesias y monasterios donde los desplazados se habían refugiado de los ataques a sus hogares, pasaron a atacar directamente la ayuda humanitaria destinada a los que estaban en el bosque, destruyéndola e incendiándola, así como los suministros médicos para los refugiados.

Francisco: respetar los lugares de culto

El Papa hizo suyo hoy el llamamiento de los obispos, citando las mismas palabras:

Nosotros suplicamos -dicen ellos- "con toda amabilidad, que se permitan corredores humanitarios y que se respeten las iglesias, pagodas, monasterios, mezquitas, templos, así como escuelas y hospitales como lugares neutrales de refugio".

A continuación, su oración, compartida con los hermanos y hermanas de todo el mundo:

“Que el corazón de Cristo toque los corazones de todos, llevando la paz a Myanmar”

Día Mundial del Refugiado: acoger para construir una comunidad

Y también desde el corazón, el Papa Francisco habló en referencia a la difícil situación de cientos de miles de refugiados de los cinco continentes, cuyo Día Mundial se celebra hoy, promovido por las Naciones Unidas.

“Abramos nuestros corazones a los refugiados, hagamos nuestras sus tristezas, sus alegrías, aprendamos de su valiente resiliencia”

Francisco recordó el tema de la Jornada, "Juntos podemos marcar la diferencia", y a continuación pidió un esfuerzo conjunto de todos para hacer frente a esta emergencia humana:

“Así, todos juntos haremos crecer una comunidad más humana, una única gran familia”

Números crecientes a pesar de la pandemia

El drama de los refugiados es cada vez mayor. Hace dos días, el informe publicado en Ginebra por el ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), difundiendo datos de Global Trends, afirmaba que en 2020, a pesar de la pandemia, el número de personas que huyen de la guerra, la violencia, la persecución y las violaciones de los derechos humanos ha aumentado a casi 82,4 millones, mientras que 48 millones son desplazados internos dentro de sus propios países.

 

El Papa, diáconos: no "medio sacerdotes" o "monaguillos de lujo" sino siervos humildes

"Es triste ver a obispos y sacerdotes pavoneándose, pero más aún a un diácono que quiere ponerse en el centro del mundo", afirma el Papa Francisco en la audiencia de esta mañana con los Diáconos de la diócesis de Roma y les recomienda que sean "buenos padres y esposos": "Esto dará esperanza a las parejas que viven momentos de fatiga"

 

Ciudad del Vaticano

No "medio sacerdotes", ni "monaguillos de lujo", sino siervos solícitos que se entregan para que nadie quede excluido; “humildes”, “buenos esposos y buenos padres”; “centinelas” capaces de avistar a los pobres y a los alejados: así describe el Papa Francisco a los diáconos, en su discurso a los Diáconos Permanentes de la Diócesis de Roma recibidos en audiencia esta mañana en el Aula de las Bendiciones, confiándoles el mandato del servicio.

La tradición de las diaconías

Al comienzo de la audiencia, Francisco saluda a Giustino Trincia, nombrado ayer por el cardenal vicario Angelo De Donatis como nuevo director de Cáritas diocesana en sustitución de "Don Ben", el sacerdote rumano Benoni Ambarus, a quien Francisco había nombrado a su vez obispo auxiliar de Roma. Con afecto, el Papa saluda también a Andrea Sartori, diácono de 49 años al que se le confió la parroquia de San Estanislao, en la zona de Cinecittà, en cuya casa parroquial vive con su mujer Laura y sus cuatro hijos. Es una "antigua costumbre", dice el Papa, "confiar una iglesia a un diácono para que se convierta en una diaconía". Debemos recurrir a estas antiguas tradiciones que se remontan a las raíces de la Iglesia de Roma, recomienda el Papa: "No pienso sólo en San Lorenzo, sino también en la elección de dar vida a las diaconías".

El diaconado ayuda a superar la lacra del clericalismo

A continuación, el Papa se detiene en el ministerio del diácono: "El camino principal a seguir es el indicado por el Concilio Vaticano II", en particular la Lumen Gentium, que dice que a los diáconos "se les imponen  las manos no para el sacerdocio, sino para el servicio". Una diferencia "no insignificante", señala el Papa, porque el diaconado -antes reducido a una orden de paso hacia el sacerdocio- "recupera así su lugar y su especificidad". Y esto "ayuda a superar la lacra del clericalismo, que sitúa a una casta de sacerdotes 'por encima' del Pueblo de Dios".

“Los diáconos, precisamente por estar dedicados al servicio de este Pueblo, recuerdan que en el cuerpo eclesial nadie puede elevarse por encima de los demás”

El poder está en el servicio

En la Iglesia debe regir una lógica opuesta, "la lógica del abajamiento", dice Francisco: "Todos estamos llamados a abajarnos, porque Jesús se abajó, se hizo siervo de todos. Si hay alguien que es grande en la Iglesia es Él, que se hizo el más pequeño y el siervo de todos". Todo empieza aquí: "El poder está en el servicio, no en otra cosa". Si no se vive esta dimensión, advierte el Pontífice, "todo ministerio se vacía por dentro, se vuelve estéril, no produce frutos. Y poco a poco se vuelve mundano".

“La generosidad de un diácono que se entrega sin buscar las primeras filas perfuma de Evangelio, relata la grandeza de la humildad de Dios que da el primer paso para ir al encuentro incluso de quienes le han dado la espalda”

No a medios sacerdotes ni monaguillos de lujo

Hoy, sin embargo, hay otro aspecto al que prestar atención, que es la disminución del número de presbíteros, por lo que se ha multiplicado el compromiso de los diáconos "en tareas de suplencia que, aunque importantes, no constituyen la naturaleza específica del diaconado". Los diáconos, en efecto, enseña el Concilio, están sobre todo "dedicados a los oficios de la caridad y de la administración" y en los primeros siglos, cuando atendían las necesidades de los fieles en nombre del obispo, eran activos entre los pobres y los enfermos. Hoy, los diáconos romanos están muy presentes en Cáritas y en otras realidades cercanas a los pobres. Es un buen camino, dice el Papa Francisco, porque "así nunca perderán la brújula."

“Los diáconos no serán "medio sacerdotes", ni "monaguillos de lujo", sino siervos solícitos que se desviven para que nadie quede excluido y el amor del Señor toque concretamente la vida de las personas”

No hacer que la vida gire en torno a la agenda

La espiritualidad diaconal es, pues, la espiritualidad del servicio: "Disponibilidad dentro y apertura fuera". "Disponibles por dentro, desde el corazón, dispuestos a decir sí, dóciles, sin hacer girar la vida en torno a la propia agenda; y abiertos por fuera, con la mirada dirigida a todos, especialmente a los que se han quedado fuera, a los que se sienten excluidos", recomienda el Papa. Y ofrece "tres breves ideas" que no van en la dirección de las "cosas que hacer", sino de "dimensiones que cultivar".

Hacer todo sin lamentarse

En primer lugar, ser "humilde". "Es triste ver a un obispo y a un sacerdote pavonearse, ¡pero es aún más triste ver a un diácono que quiere ponerse en el centro del mundo! Que todo el bien que hagan sea un secreto entre ustedes y Dios. Y así dará frutos", dice el Papa.  Y a continuación agrega: sean "buenos esposos y buenos padres".

"Esto dará esperanza y consuelo a las parejas que están atravesando momentos de fatiga y que encontrarán en su genuina sencillez una mano tendida. Podrán pensar: "¡Mira a nuestro diácono! Se alegra de estar con los pobres, pero también con el párroco e incluso con sus hijos y su mujer". Hacer todo con alegría, sin quejarse: es un testimonio que vale más que muchos sermones".

Centinelas para avistar a los alejados

Por último, el Papa quiere que los diáconos sean centinelas: "No sólo que sepan avistar a los alejados y a los pobres -esto no es tan difícil-, sino que ayuden a la comunidad cristiana a descubrir a Jesús en los pobres y en los alejados, mientras llama a nuestras puertas a través de ellos".

 

LA MOTA EN EL OJO AJENO

— La soberbia tiende a ver aumentadas las faltas ajenas y a disminuir y excusar las propias. Evitar los juicios negativos sobre los demás.

— Aceptar a las personas como son, con sus defectos. Ayudar con la corrección fraterna.

— La crítica positiva.

I. En cierta ocasión, el Señor advirtió a los que le escuchaban: ¿Por qué te fijas en la mota del ojo de tu hermano, y no ves la viga que hay en el tuyo? O ¿cómo vas a decir a tu hermano: deja que saque la mota de tu ojo, cuando tú tienes una viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo y entonces podrás sacar la mota del ojo de tu hermano1. Una manifestación de humildad es evitar el juicio negativo, y frecuentemente injusto, sobre los demás.

Por nuestra soberbia personal, las faltas más pequeñas que afectan a otros se ven aumentadas, mientras que, por contraste, los mayores defectos propios tienden a disminuirse y a justificarse. Es más, la soberbia tiende a proyectar en los demás lo que en realidad son imperfecciones y errores de uno mismo. Por eso aconsejaba sabiamente San Agustín: «Procurad adquirir las virtudes que creéis que faltan en vuestros hermanos, y ya no veréis sus defectos, porque no los tendréis vosotros»2.

La humildad, por el contrario, ejerce positivamente su influjo en una serie de virtudes que permiten una convivencia humana y cristiana. Solo la persona humilde está en condiciones de perdonar, de comprender y de ayudar, porque solo ella es consciente de haber recibido todo de Dios, y conoce sus miserias y lo necesitada que anda de la misericordia divina. De ahí que trate a su prójimo –también a la hora de juzgar– con comprensión, disculpando y perdonando cuando sea necesario. Por otra parte, nuestra visión de las acciones de otros será siempre muy limitada, pues solo Dios penetra en las intenciones más íntimas, lee en los corazones y da el verdadero valor a todas las circunstancias que acompañan a una acción.

Debemos aprender a excusar los defectos, quizá patentes e innegables, de quienes tratamos a diario, de tal manera que no nos separemos de ellos ni dejemos de apreciarlos a causa de sus fallos o incorrecciones. Aprendamos del Señor, que «no pudiendo de ninguna forma excusar el pecado de quienes le habían puesto en la cruz, trata sin embargo de aminorar la malicia, alegando su ignorancia. Cuando no podamos nosotros excusar el pecado, juzguémosle a lo menos digno de compasión, atribuyéndolo a la causa más tolerante que pueda aplicársele, como lo es la ignorancia o la flaqueza»3.

Si nos ejercitamos en ver las cualidades del prójimo, descubriremos que esas deficiencias en su carácter, esas faltas en su comportamiento son, de ordinario, de escaso relieve en comparación con las virtudes que posee. Esta actitud positiva, justa, ante quienes tratamos habitualmente, nos ayudará mucho a acercarnos más al Señor, pues creceremos en mortificación interior, en caridad y en humildad. «Procuremos siempre –aconsejaba Santa Teresa– mirar las virtudes y cosas buenas que viéremos en los otros, y tapar sus defectos con nuestros grandes pecados. Es una manera de obrar que, aunque luego no se haga con perfección, se viene a ganar una gran virtud, que es tener a todos por mejores que nosotros, y comiénzase a ganar por aquí el favor de Dios»4.

Ante las deficiencias de los demás, incluso ante los mismos pecados externos (murmuraciones, faltas de laboriosidad...), hemos de adoptar una actitud positiva: rezar en primer lugar por ellos, desagraviar al Señor, ejercitar la paciencia y la fortaleza, quererles y apreciarles más, porque más lo necesitan; ayudarles lealmente con la corrección fraterna.

II. El Señor no despidió a los Apóstoles ni dejó de apreciarlos porque tuvieran defectos. Estos han quedado bien reflejados en los Evangelios: en aquellos primeros momentos de su entrega al Señor, a veces vemos que se mueven por envidia, que tienen sentimientos de ira, que ambicionan los primeros puestos...; en esas ocasiones el Maestro les corrige con delicadeza, tiene paciencia con ellos y no deja de quererles. Enseña a quienes iban a ser los transmisores de su doctrina algo vital, en la familia, en el trabajo... en la Iglesia entera: el ejercicio, con obras, de la caridad.

Amar a los demás, con sus defectos también, es cumplir la Ley de Cristo, pues toda la Ley se resume en un solo precepto, en este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo5, y no dice este mandamiento de Jesús que se ha de amar solo a quienes carecen de defectos o a quienes tienen determinadas virtudes. El Señor nos pide que sepamos apreciar en primer lugar, porque la caridad es ordenada, a quien Dios ha puesto a nuestro lado por razones de parentesco, de trabajo, de amistad, de vecindad... Esta caridad tomará acentos y notas particulares según los lazos que nos unan, pero en todo caso nuestra actitud ha de ser siempre abierta, amistosa, con deseos de ayudar a todos. Y no se trata de vivir esta virtud con personas ideales, sino con quienes habitualmente convivimos, trabajamos o encontramos en la calle a la hora de mayor tráfico, o cuando los transportes públicos van sobrecargados. A veces nos hallaremos –quizá en el mismo hogar, en la misma oficina– a personas que tienen mal carácter o están algo enfermas o cansadas, o son egoístas y envidiosas... Se trata de convivir, de apreciar y de ayudar a esas personas concretas y reales.

Ante las faltas del prójimo, la respuesta del cristiano es comprender, rezar y, cuando sea oportuno, ayudar a través de la corrección fraterna, que recomendó el mismo Señor6 y que se vivió desde siempre en la Iglesia.

Esta ayuda fraterna, por ser fruto de la caridad, ha de hacerse humildemente, sin herir, a solas, de forma amable y positiva, haciendo comprender a ese amigo, a ese colega, que aquello daña a su alma, al trabajo, a la convivencia, a su debido prestigio humano. El precepto evangélico supera con mucho el plano meramente humano de las convenciones sociales y de la misma amistad si se funda solo en criterios exclusivamente humanos. Es una muestra de lealtad humana, que evita toda crítica o murmuración a espaldas del interesado. ¿Nos comportamos así nosotros? ¿Ejercitamos de hecho esta recomendación que tiene su origen en el mismo Cristo?

III. Si tomamos como norma habitual no estar pendientes de la mota en el ojo ajeno, nos será fácil no hablar mal de nadie. Si en algún caso tenemos la obligación de emitir un juicio sobre una determinada actuación, sobre el proceder de alguien, haremos esa valoración en la presencia del Señor, en la oración, purificando la intención y cuidando las normas elementales de prudencia y de justicia. «No me cansaré de insistiros –solía repetir San Josemaría Escrivá– en que, quien tiene obligación de juzgar, ha de oír las dos partes, las dos campanas. ¿Por ventura nuestra ley condena a nadie sin haberle oído primero y examinado su proceder?, recordaba Nicodemo, aquel varón recto y noble, leal, a los sacerdotes y fariseos que buscaban perder a Jesús»7.

Y si tenemos que ejercer la crítica, esta ha de ser siempre constructiva, oportuna, salvando siempre a la persona y sus intenciones, que no conocemos sino parcialmente. La crítica del cristiano es profundamente humana, no hiere y conserva incluso la amistad de quienes nos son contrarios, porque se manifiesta llena de respeto y de comprensión. El cristiano, por honradez humana, no juzga lo que no conoce, y cuando emite un juicio sabe que este debe tener siempre unos requisitos de tiempo, de lugar y con los matices oportunos, sin lo cual se podría convertir con facilidad en detracción o difamación. Por caridad, y por honradez, tendremos cuidado de no convertir en juicio inamovible lo que ha sido una simple impresión, o en transmitir como verdad el «se dice» o la simple noticia sin confirmar, y que quizá nunca se confirme, que daña la reputación de una persona o de una institución.

Si la caridad nos lleva a ver los defectos de los demás solo en un contexto de virtudes y de cualidades positivas, la humildad nos conduce a descubrir tantos errores y defectos en nosotros mismos que nos moverán, sin pesimismos, a pedir perdón al Señor, a comprender que los demás tengan alguno y a poner empeño por mejorar. Y, para esto, debemos aprender a recibir y a aceptar la crítica honrada de esas personas que nos conocen y aprecian. «Signo cierto de grandeza espiritual es saber dejarse decir las cosas: recibirlas con alegría y agradecimiento»8. Por el contrario, es propio de personas que se dejan llevar por la soberbia no tolerar ninguna advertencia, la excusa o la reacción contra quien, llevado de la caridad y de la mejor amistad, les quiere ayudar a superar un defecto o a evitar que repitan un mal proceder.

Entre los muchos motivos para dar gracias a Dios, ojalá podamos contar también con el de tener personas a nuestro lado que sepan decirnos oportunamente lo que hacemos mal y lo que podemos y debemos hacer mejor, en una crítica amiga y honesta.

La Virgen Santa María siempre supo decir la palabra adecuada; jamás murmuró, muchas veces guardó silencio.

1 Mc 7, 3-5. — 2 San Agustín, Comentarios sobre los salmos, 30, 2, 7.  3 San Francisco de Sales, Introducción a la vida devota, III, 28. — 4 Santa Teresa, Vida, 13, 6. — 5 Gal 5, 14. — 6 Mt 18, 15-17. — 7 San Josemaría Escrivá, Carta 29-IX-1957. — 8 S. Canals, Ascética meditada, p. 120.

 

Evangelio del lunes: los juicios temerarios

Comentario del lunes de la 12° semana del tiempo ordinario. “No juzguéis para no ser juzgados.” Si nos salvamos, se debe a la misericordia de Cristo con nosotros. Por tanto, el cristiano está llamado a practicar la misericordia con todos.

COMENTARIOS AL EVANGELIO

Evangelio (Mt 7,1-5)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: ‘No juzguéis para no ser juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis se os juzgará, y con la medida con que midáis se os medirá. ¿Por qué te fijas en la mota del ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en el tuyo? O ¿cómo vas a decir a tu hermano: ‘Deja que saque la mota de tu ojo’, cuando tú tienes una viga en el tuyo? Hipócrita: saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás con claridad cómo sacar la mota del ojo de tu hermano.’


Comentario

Jesús instruye a sus discípulos para que sean misericordiosos en los juicios que emitan sobre los demás. Esto es central en el cristianismo mismo. Cualquiera que sea la ofensa que haya cometido el prójimo, el discípulo debe su salvación a Nuestro Señor, ante cuyo tribunal todos deben comparecer y rendir cuentas. Esta salvación se debe a su extraordinaria misericordia, como atestiguan sus palabras en la Cruz: “perdónales, porque no saben lo que hacen” (Lc 23,34).

Toda esa misericordia está disponible; pero ¿cómo podemos esperar que se aplique a nosotros si no aprendemos la lección y practicamos nosotros mismos la misericordia? Por lo tanto, nunca debemos condenar al prójimo. El discípulo debe ser muy positivo con respecto a los demás, y tener el corazón para perdonar las faltas, ya sean reales o percibidas.

Es posible que Jesús se dirigiera especialmente a los fariseos cuando hablaba de la persona con una viga en el ojo que juzga injustamente a los que son menos afortunados que él; sin embargo, la enseñanza en sí tiene una aplicación universal. La misericordia evita muchos males; va directamente contra nuestra dureza de corazón, que es el orgullo en su máxima expresión, y nos atrinchera contra la acción del Espíritu Santo.

Los juicios que emitimos son el desbordamiento de nuestros pensamientos invisibles, y de ahí que San Josemaría escriba: “No admitas un mal pensamiento de nadie, aunque las palabras u obras del interesado den pie para juzgar así razonablemente” (San Josemaría Escrivá, Camino 442).

La misericordia es uno de los temas más constantes de la predicación de Nuestro Señor, y Él la practicó a través de sus interacciones con personas de todo tipo, incluso con aquellas que la Ley señalaba como pecadores. Se acercó a las “periferias”, palabra utilizada por el Papa Francisco para describir a los que no están en buen lugar y necesitan ayuda. Por eso, siguiendo el ejemplo de Jesús, el cristiano debe saber amar a todo tipo de personas, perdonarlas y perseverar con ellas. Este es el camino de la caridad, que como dice San Pablo, “es paciente, la caridad es amable... todo lo aguanta, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (1 Cor 13,4 y 7).

 

“Llevad los unos las cargas de los otros”

Dice el Señor: “Un mandato nuevo os doy: que os améis los unos a los otros. En esto conocerán que sois mis discípulos”. –Y San Pablo: “Llevad unos la carga de los otros, y así cumpliréis la ley de Cristo”. –Yo no te digo nada. (Camino, 385)

21 de junio

Si mirásemos a nuestro alrededor, encontraríamos quizá razones para pensar que la caridad es una virtud ilusoria. Pero, considerando las cosas con sentido sobrenatural, descubrirás también la raíz de esa esterilidad: la ausencia de un trato intenso y continuo, de tú a Tú, con Nuestro Señor Jesucristo; y el desconocimiento de la obra del Espíritu Santo en el alma, cuyo primer fruto es precisamente la caridad.

Recogiendo unos consejos del Apóstol -llevad los unos las cargas de los otros y así cumpliréis la ley de Cristo- añade un Padre de la Iglesia: amando a Cristo soportaremos fácilmente la debilidad de los demás, también de aquél a quien no amamos todavía, porque no tiene obras buenas.

Por ahí se encarama el camino que nos hace crecer en la caridad. Si imaginásemos que antes hemos de ejercitarnos en actividades humanitarias, en labores asistenciales, excluyendo el amor del Señor, nos equivocaríamos. No descuidemos a Cristo a causa de la preocupación por el prójimo enfermo, ya que debemos amar al enfermo a causa de Cristo.

Mirad constantemente a Jesús que, sin dejar de ser Dios, se humilló tomando forma de siervo, para poder servirnos, porque sólo en esa misma dirección se abren los afanes que merecen la pena. El amor busca la unión, identificarse con la persona amada: y, al unirnos a Cristo, nos atraerá el ansia de secundar su vida de entrega, de amor inmensurable, de sacrificio hasta la muerte. Cristo nos sitúa ante el dilema definitivo: o consumir la propia existencia de una forma egoísta y solitaria, o dedicarse con todas las fuerzas a una tarea de servicio. (Amigos de Dios, 236)

 

 

El Bien y el Mal: el orden moral

La naturaleza tiene una finalidad y un orden interno propios –con sus leyes, ritmos y ciclos–. Este orden interno, la Moral, es como una «gramática» que debemos aprender y respetar si queremos relacionarnos adecuadamente con la naturaleza.

LA LUZ DE LA FE02/06/2019

 

La llamada «conciencia ecológica» es mayor cada día. Nos hemos dado cuenta progresivamente de que el medio ambiente no lo aguanta todo y es fácil comprobar los efectos negativos del maltrato del entorno natural. Hoy nadie pone en tela de juicio la necesidad de cuidar mejor nuestra casa común. Por eso, cuando alguien daña el medio ambiente para conseguir sus propios intereses, aquello es percibido como un acto de egoísmo, una injusticia, y en definitiva, un mal moral. No debemos servirnos de la naturaleza de cualquier manera porque, entre otras cosas, comprometeríamos su futuro.

Gracias a la experiencia y al estudio profundo del medio natural, reconocemos que la naturaleza tiene una finalidad y un orden interno propios –con sus leyes, sus ritmos y ciclos–. Ese orden interno viene a ser como una «gramática» que debemos aprender y respetar si queremos relacionarnos adecuadamente con la naturaleza. En palabras de Benedicto XVI, «el ambiente natural no es sólo materia disponible a nuestro gusto, sino obra admirable del Creador y que lleva en sí una «gramática» que indica finalidad y criterios para un uso inteligente, no instrumental y arbitrario»[1]. Comprendemos así que la propia libertad no es absoluta y está medida por el respeto de ese orden inscrito en la naturaleza. Además, se trata de un don recibido, pues sabemos que nosotros no hemos creado ni el mundo ni el orden interno que posee. Es un regalo que debemos cuidar de forma inteligente.

Una «gramática» para el ser humano

En este contexto, tiene sentido que nos detengamos a pensar en una realidad: los seres humanos no somos un elemento artificial de este mundo; no nos hemos creado a nosotros mismos ni nos hemos situado en este entorno particular –el mundo– por una decisión de nuestra libertad. Somos parte de la creación. Y si es así, ¿no es coherente que el ser humano también posea un orden y finalidad internas, como una «gramática» intrínseca que lo orienta a un objetivo que ha de alcanzar de manera inteligente y libre?

EL SER HUMANO ES PARTE DE LA CREACIÓN Y, POR TANTO, GOZA DE UN ORDEN Y FINALIDAD INTERNA

Entendemos que existe un modo adecuado de cuidar la salud corporal para proteger la vida humana. No todo lo que a uno le parece bueno necesariamente hace bien a su salud; no todas las setas son digestivas. Pero en el ser humano hay más que cuidado de la salud. En nuestro corazón encontramos un deseo irresistible de felicidad. Gracias a la fe, los cristianos sabemos que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, que «es amor» (1 Jn 4,8), y por eso, tenemos claro que la felicidad guarda relación con el amor verdadero, y en definitiva, con Dios. En realidad, es algo que no resulta ajeno a nadie porque la experiencia nos muestra que todos encontramos dentro el deseo de amor recibido y dado. Dicho en términos muy gráficos, «nuestro corazón siempre apunta en alguna dirección: es como una brújula en busca de orientación. Podemos incluso compararlo con un imán: necesita adherirse a algo»[2].

Muchas propuestas, muchos caminos

¿En qué consiste la felicidad? ¿En las riquezas, en el placer, en la diversión, en el éxito profesional, en el amor? ¿Y cuál es el buen camino para llegar a ella? Hoy muchos afirman con rotundidad que no existe una verdad acerca de la bondad o maldad del obrar en vistas a la excelencia humana. Lo que existe son las verdades de cada individuo, «que consisten en la autenticidad con lo que cada uno siente dentro de sí, válidas sólo para uno mismo, y que no se pueden proponer a los demás con la pretensión de contribuir al bien común»[3]. De ese modo la «gramática» del amor y la felicidad humanas, es decir, una verdad más grande acerca del obrar moral que orienta la vida personal y social en su conjunto hacia una vida lograda, no existiría y «es vista con sospecha»[4].

Sin embargo, comprobamos que, aunque todo el mundo busca la felicidad, hay mucha infelicidad en este mundo. Eso es percibido por todos como un mal, es decir, como la privación del bien adecuado al ser humano. No todo aquello que el hombre ama y estima ser la clave de la felicidad lo es en realidad, ni todos los caminos que parecen llevar a la felicidad terminan en ella: las apariencias y los espejismos abundan. Por ejemplo, es frecuente cifrar la felicidad en los placeres, en el bienestar físico o en la posesión y disfrute de las riquezas, y orientar la conducta en consecuencia. Sin embargo, numerosas personas de todos los tiempos que han perseguido –y logrado– una vida de placer, bienestar y riquezas afirman desde lo más íntimo de sus corazones que son infelices. ¿No era esa su verdad acerca de lo bueno para ellos? ¿Y las obras con las que perseguían la felicidad no eran buenas moralmente, puesto que aquella era su verdad?

Si la moralidad fuera algo subjetivo, que cambia en función de las personas, épocas y sociedades, no habría inconveniente en volver a permitir, por ejemplo, la esclavitud según en qué lugares y circunstancias. Sólo pensarlo produce repulsión, y es que la inmoralidad de la esclavitud es una verdad moral incuestionable para la humanidad; una verdad alcanzada tras vencer fuertes resistencias de una razón oscurecida por poderosos intereses personales y colectivos.

ES INHUMANO QUE NO HAYA UNA VERDAD OBJETIVA ACERCA DEL BIEN O EL MAL

Desde otra perspectiva, la experiencia de toda persona que sufre en carne propia los estragos del mal moral puede servir para captar que existe un orden moral no subjetivo. ¿Cómo explicar racionalmente a quien ha perdido el empleo y el sustento suyo y de su familia por una calumnia, que en realidad calumniar no es objetivamente malo? ¿Cómo convencerle de que es malo para él o ella, pero que puede haber sido moralmente bueno para quien realizó la calumnia porque ahora es más feliz, o porque le ha venido bien a terceras personas?

Una intuición se eleva de lo más profundo: es inhumano que no haya una verdad objetiva acerca del bien o el mal en relación con el ser humano y el anhelo de su corazón. «Llega siempre un momento en el que el alma no puede más, no le bastan las explicaciones habituales, no le satisfacen las mentiras de los falsos profetas»[5]. Lo que aparta al ser humano del camino hacia la auténtica felicidad le hace daño, y es por eso un mal moral. En cambio, lo que le lleva por esa senda es un bien. Cada persona tiene ante sí la tarea de aprender a distinguir la verdad acerca del bien y del mal en relación con el amor y la felicidad, y obrar en consecuencia: es el reto de descubrir el orden moral o, con otras palabras, la «gramática» del amor y de la felicidad.

¿Quién conoce el orden moral que conduce a la felicidad humana?

Cada uno ha de encontrar y recorrer el camino de la felicidad con libertad, a través de su propia conciencia. Sin embargo, sería frustrante que tuviéramos que comenzar desde cero en la búsqueda del camino hacia la felicidad. Gracias a Dios, la ley natural está «presente en el corazón de todo hombre y establecida por la razón»[6] y es algo a lo que todos tenemos acceso directo porque forma parte de nuestra naturaleza. Además, ninguno es una isla, y la reflexión sobre lo que hace que una vida humana sea lograda y excelente –sobre cómo conseguir la felicidad– es muy antigua. Cada persona cuenta con las fuerzas de la razón y del corazón para esa búsqueda, pero siendo realistas, también somos conscientes de que, con no poca frecuencia, la inteligencia se nubla y la voluntad se tuerce víctima de los propios intereses y pasiones que deforman la verdad. No es fácil dar con el auténtico orden moral que lleva a la plenitud humana. Se percibe un clamor de voces con propuestas muy dispares, voces con un atractivo innegable pero que no siempre transmiten la verdad. ¿Cómo orientarnos?

Si alguien quiere distinguir un buen vino de uno peor, podrá orientarse con lo que dicen los catadores expertos, quienes fruto de su experiencia y de su estudio han logrado una llamativa connaturalidad para detectar las cualidades de un vino. En el orden moral sucede algo análogo. Como decía santo Tomás de Aquino, «aquel que se comporta rectamente en todo posee un recto juicio acerca de los casos singulares. Mientras que el que sufre de falta de rectitud viene a menos también en el juicio: pues quien está despierto juzga rectamente tanto que él está despierto como que otro duerme; mientras que quien duerme no tiene juicio recto ni sobre él mismo ni sobre los demás. Por tanto, las cosas no son como aparecen al que duerme, sino como aparecen a quien está despierto»[7].

El gran tesoro que los cristianos poseen para ofrecerlo a la humanidad entera es que, gracias a la fe, han recibido una brújula y un mapa inigualables acerca del orden moral que permite acertar con el camino del amor y la felicidad. Se trata de un orden creado por aquel que tiene el «copyright» del amor y la felicidad: Dios mismo, autor del ser humano y del mundo. En Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre, Dios «manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocación»[8]. La vida de Jesús –el Evangelio– conecta con las intuiciones y experiencias del corazón humano. No contiene solo una orientación preciosa sobre el amor y la felicidad verdaderas, sino que es sobre todo el ejemplo y la sabiduría de Jesús, que ha enseñado y recorrido el camino de la felicidad y acompaña por él a toda persona llamada a la vida: «os he dado ejemplo para que, como yo he hecho con vosotros, también lo hagáis vosotros (…). Si comprendéis esto y lo hacéis, seréis bienaventurados» (Jn 13,15.17).

EL GRAN TESORO DE CRISTIANOS ES QUE, GRACIAS A LA FE, HAN RECIBIDO UNA BRÚJULA, JESUCRISTO

Las verdades sobre el orden moral, cuya revelación fue plenamente realizada en y por Cristo, han sido recibidas y custodiadas a lo largo de los siglos a través del magisterio del Papa y de los demás sucesores de los apóstoles –los obispos–. Su misión ha consistido en guardar el depósito de la fe y la moral recibidas de Jesucristo, y transmitirlo incólume de generación en generación. Así, la Iglesia ofrece al mundo una «gramática» del comportamiento humano, y lo hace a pesar de las fuertes presiones que recibe en cada tiempo para cambiar esas enseñanzas. Eso es algo que podemos ver con toda claridad en nuestros días, por ejemplo en lo que toca al matrimonio, al amor y la sexualidad.

Además de las enseñanzas del Magisterio, la Iglesia ofrece ante todo el testimonio inigualable de la vida de miles y miles de hombres y mujeres que, a lo largo de la historia, se han esforzado por vivir conforme a ese orden moral. Son personas que han alcanzado una excelencia humana de vida –un amor y una felicidad tales– que causa admiración al mundo y es imposible de negar. Sin olvidar la miseria que resulta de la incoherencia con la vida de Cristo de muchos cristianos, la Iglesia es una «fábrica» muy probada de personas santas, como santa Teresa de Calcuta, san Maximiliano Kolbe, o la recién beatificada Guadalupe Ortiz de Landázuri, cuyas vidas demuestran la solidez y profunda humanidad del orden moral vivido y enseñado por Jesucristo. Quien tenga inquietud por la cuestión ética no debería despreciar el hecho de que el orden moral que propone el cristianismo es el más probado –y durante más tiempo– en numerosas culturas del mundo, dando muestras de su capacidad de conexión con el corazón humano en entornos culturales extraordinariamente diferentes entre sí.

Por último, cuando la Iglesia se pronuncia sobre cuestiones relativas a la convivencia humana –por ejemplo, sobre algunas leyes– lo hace sólo si están en juego la dignidad del ser humano, la justicia u otros bienes morales importantes. La Iglesia no pretende en absoluto usurpar la justa autonomía de las realidades temporales ni imponer lo que ella piensa a quienes no comparten su fe. Participa en el diálogo social ofreciendo su experiencia ética porque la historia de la humanidad demuestra que la razón humana «ha de purificarse constantemente, porque su ceguera ética, que deriva de la preponderancia del interés y del poder que la deslumbran, es un peligro que nunca se puede descartar totalmente»[9]. En definitiva, lo que la Iglesia desea es «servir a la formación de las conciencias en la política y contribuir a que crezca la percepción de las verdaderas exigencias de la justicia y, al mismo tiempo, la disponibilidad para actuar conforme a ella, aun cuando esto estuviera en contraste con situaciones de intereses personales»[10].

* * *

Hoy es fácil percibir la llamada a cuidarnos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea. En realidad, esa llamada está relacionada con la vocación al amor y a la felicidad que es propia del ser humano. Cualquier persona que quiera tomarse con seriedad ese anhelo podrá encontrar en el Evangelio de Jesucristo, que resuena en su Iglesia, una clara orientación, una «gramática» adecuada para entablar un diálogo con el corazón humano y con el mundo que nos rodea, en la búsqueda de la auténtica felicidad.

Gregorio Guitián


[1] Benedicto XVI, Enc. Caritas in veritate, 29-VI-2009, n. 48.

[2] Francisco, Homilía en el Miércoles de ceniza, 6-III-2019.

[3] Francisco, Enc. Lumen fidei, 29-VI-2013, n. 25.

[4] Ibid.

[5] San Josemaría, Amigos de Dios, n. 260.

[6] Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1956.

[7] Santo Tomás de Aquino, In I Cor, c. 2, lect. 3, n. 118.

[8] Concilio Vaticano II, Const. Gaudium et spes, 7-XII-1965, n. 22.

[9] Benedicto XVI, Enc. Deus caritas est, 25-XII-2005, n. 28.

[10] Ibid.

 

 

Un viaje en barco, hace 75 años

El 21 de junio de 1946 san Josemaría estuvo en Barcelona camino a Roma. El objetivo del viaje era impulsar el camino jurídico del Opus Dei y su expansión por todo el mundo. Pero debido a la guerra sólo se podía llegar a Roma en barco y el fundador padecía una fuerte diabetes, que hacía desaconsejable ese trayecto.

San Josemaría, fundador del Opus Dei, llegó a Barcelona en coche procedente de Madrid el 20 junio de 1946. Durante su estancia en la Ciudad Condal, se alojó en el centro La Clínica, en la calle Muntaner 448-450.

La tarea evangelizadora del Opus Dei en Cataluña había comenzado en 1939. El primer centro se llamó El Palau. Era un pequeño piso en la calle de Balmes; pocos años después se abrió el segundo centro en la calle de Muntaner, llamado La Clínica.

Aquella temporada, san Josemaría sufría un agravamiento de la enfermedad que padecía, la diabetes. "Nunca he estado en peor disposición física y moral", escribió a Álvaro del Portillo el 13 de junio de 1946. Sin embargo, decidió ir a Roma, a pesar de que el médico se lo desaconsejó, hasta el extremo de declinar toda responsabilidad sobre su vida.

Al día siguiente, el 21 de junio de 1946, el fundador del Opus Dei predicó una meditación en el pequeño oratorio de La Clínica, y celebró la santa Misa. Utilizó unas palabras de la meditación, referidas a las de San Pedro del evangelio de San Mateo 19, 27: "Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido. ¿Qué será de nosotros?".

Una travesía muy accidentada

De Barcelona debía partir hacia Génova y de allí hacia Roma. Lo hizo en el barco J.J. Sister. El barco llevaba el nombre de Juan José Sister, cofundador de una naviera valenciana que terminaría integrada en la Transmediterránea. Zarpó a las 17:56. San Josemaría viajaba acompañado por José Orlandis (1918-2010), miembro del Opus Dei desde 1939, sacerdote y profesor de Historia del Derecho en las Universidades de Zaragoza y Navarra.

La travesía fue muy accidentada, en medio de un temporal imponente. Duró casi treinta horas: cristalería rota, gritos de los pasajeros, mareo constante, y por el movimiento del barco era imposible poner la insulina a los tripulantes. Desembarcaron en Génova a las 11:30 de la noche del sábado 22 de junio de 1946, con muchas horas de retraso sobre el horario previsto. Allí les esperaban Salvador Canals y Álvaro del Portillo, quien había reclamado su presencia porque la gestión de la aprobación pontificia del Opus Dei no avanzaba.

Gracias a la presencia de san Josemaría en Roma, las gestiones fueron muy provechosas. Y el fundador del Opus Dei volvió a Madrid en avión el 31 de agosto de 1946. Entonces ya se habían iniciado los primeros vuelos comerciales.

Gracias a La Merced

En octubre de 1946 san Josemaría, gran devoto de la Virgen de la Merced, hizo un nuevo viaje a Barcelona para darle las gracias. Reafirmaba así el convencimiento de sentirse bajo la amorosa protección de la Virgen María, que había manifestado tantas veces. En la basílica de la Merced actualmente se encuentra un bajo relieve detrás el camarín, en el que aparece san Josemaría orando ante la Virgen de la Merced e incluye también una imagen del templo expiatorio de la Sagrada Familia.

Como recuerdo de estos hechos históricos, y en acción de gracias, también se puso en el oratorio del centro La Clínica un retablo con la imagen de la Virgen de la Merced, en la que está grabada la frase que fue tema de la meditación del día de su partida a Roma, y con dos fechas: 21.VI.46 y 21.X.46, salida a Roma y regreso a Barcelona. Actualmente, el oratorio de La Clínica con el retablo se conservan en el Colegio Mayor Monterols.

 

 

¿Qué hago con mi hijo distraído?

Silvia del Valle Márquez

Cada hijo es distinto y tienen características muy diferentes y cualidades muy diversas, por lo que está en nosotros apuntalarlos y potenciar las cualidades para que se hagan virtud.

La distracción no siempre es sinónimo de déficit de atención, a veces es signo de que nuestros hijos tienen sus pensamientos en cosas más significativas para ellos.

Para saber distinguir, cuando es un caso o el otro, es necesario conocer muy bien a nuestros hijos y tener clara su forma cotidiana de reaccionar, así podremos saber si en verdad no nos quieren hacer caso o si su pensamiento está ocupado en otras cosas.

Es real que para nosotros como papás es complicado saber guiar a este tipo de niños pues requiere de mucho conocimiento y cercanía con ellos, de mucha paciencia y empatía, por eso hoy te dejo mis 5Tips para lograrlo.

PRIMERO. Busca que enfoquen su atención.
Para estar seguros de que nuestros hijos nos están poniendo atención y están comprendiendo lo que les pedimos es necesario hacerlos que nos vean a los ojos y así darles la explicación o hacerles la petición, de esta forma evitaremos que se distraigan y nos daremos cuenta si sus pensamientos están en lo que les pedimos o están en sus proyectos.

Además es bueno que al finalizar la explicación o la orden les preguntemos qué les dijimos o pedimos, de esta forma sabremos si nos pusieron atención, si les quedó claro el punto o si hay que volver a explicar las cosas.

A veces damos por sentado que nuestra explicación fue clara que nuestros hijos la escucharon y comprendieron sin darnos cuenta de que no fue así. De aquí vienen las confusiones y malos entendidos.

Siempre es mejor tomarnos unos minutos más para verificar que todo ha quedado claro y que nos han comprendido.

Otra forma de verificar que hayan comprendido las cosas es pedirles que hagan un dibujo de lo que les hemos explicado, así además, podremos ver qué fue lo que comprendieron, pues lo reflejarán en el dibujo.

Aún hay una forma más de verificar que nuestros hijos están poniendo atención en lo que deben y es hacer listas de comprobación donde ellos puedan ir palomeando lo que van alcanzando en caso de ser una serie de acciones consecutivas.

Esto lo podemos hacer tan creativo y divertido como queramos, dependiendo de la edad de nuestros hijos. Mientras más pequeños requieren de más apoyos visuales y conforme van creciendo se van haciendo autónomos y ya solo hay que sugerir o reforzar las instrucciones y que ellos aprendan a hacerse responsables de sus actos y también de sus omisiones.

SEGUNDO. Que terminen lo que comienzan.
Es muy común que si un niño es distraído y está muy metido en sus pensamientos, tienda a hacer lo que está pensando sin terminar lo que debe hacer.

Es muy importante que nosotros como papás les ayudemos a que se acostumbren a terminar lo que empiezan, es decir, a cerrar ciclos.

Si empiezan a jugar con algo y de pronto les llega una nueva idea, es necesario que recojan lo anterior para que tomen lo nuevo. Lo mismo pasa si están dibujando y de pronto les nace la idea de hacer una torre de bloques de plástico, es necesario que aprendan a dominarse y fortalecer su voluntad y guardar lo que estaban usando para que, con orden, puedan tomar lo que sigue.

Esto les dará mucha estabilidad emocional y les hará el hábito de la responsabilidad.

TERCERO. Que aprendan a dar prioridades.
Es común que estos niños sean impacientes y que quieran que todo salga bien como por arte de magia, pero es necesario situarlos en la realidad y que aprendan a dar prioridades.

Es necesario hacer una lista de tareas a realizar y que les demos prioridades para que primero se realicen las más importantes y después las que son intrascendentes, pero que para ellos implican algún deseo.

Si estamos al pendiente de que sigan con la misma tarea desde el inicio hasta que quede concluida, les estaremos ayudando para enfocarse y que se den cuenta que el que persevera alcanza su meta, siempre poniendo atención en lo que están haciendo.

CUARTO. Hay tiempo para todo. Una cosa a la vez.
Nuestros hijos, pequeños o grandes, deben ubicar que hay un tiempo para todo y que por más que busques adelantarnos, jamás lo lograremos.

Hay personas que tienen la capacidad de hacer varias cosas a la vez y esto es muy útil, pero la mayoría de las personas solo pueden hacer una cosa a la vez bien. Esto es muy respetable, pero es necesario que enseñemos a nuestros hijos que es mejor hacer algo y enfocarnos al cien a que quede bien hecho y luego continuar con lo siguiente, de esta forma estaremos educándolos en el orden.

Si nuestros hijos son más grandes, nunca es tarde para implementar reglas del juego y horarios, así les ayudaremos a dar el paso a la vida virtuosa y a que puedan concretar y alcanzar metas que se deben ir poniendo en su vida.

Y QUINTO. La empatía debe ser nuestra aliada.
Lo menos que podemos hacer con nuestros hijos es tratar de ver por sus ojos y de sentir con su corazón. Esto es la empatía y la necesitamos, pues a veces lo que para nosotros es muy importante para nuestros hijos no lo es y por esto piensan o sienten que pueden no hacerlo.

No existe una mala intención de no obedecer, pero si implica que ellos no le ven importancia y por lo mismo no ponen todo de ellos para realizar las cosas, para comprometerse.

Debemos lograr que nuestros hijos sepan que comprendemos lo que sienten, lo que les gusta y lo que les disgusta y así sabrán que siempre buscamos su bien, a pesar de que a veces debemos hacer cosas que no nos gusten tanto.

Si logramos hacer que nuestros hijos distraídos se enfoquen en una tarea a la vez, les estaremos apoyando sobre manera, pues les daremos las armas para llegar muy lejos, pues podrán sacar adelante grandes proyectos, poniendo toda su atención en ellos y buscando soluciones correctas a situaciones precisas porque serán capaces de poner toda su atención en cada situación.

Y no digo que no los dejemos que echen a volar su imaginación y hagan planes, para nada, esto es lo mejor que pueden hacer ya que así van forjando su futuro y van marcando la pauta de por dónde comenzarán a caminar para alcanzar su meta de vida.

No nos quita nada supervisar de vez en cuando lo que hacen y ofrecer nuestra ayuda desinteresada y después esperar para ver cómo manejan cada situación nuestros hijos.

Recuerda que cada hijo es distinto y tienen características muy diferentes y cualidades muy diversas y está en nosotros apuntalarlos y potenciar las cualidades para que se hagan virtud.

¿Ves cómo la falta de atención no siempre es mala? Solo es cuestión de encausarla adecuadamente.

 

La responsabilidad de los padres ante Dios

Los padres deberán prestar cuentas a Dios por cada hijo que se pierda por su negligencia — Amonestación materna, Ferdinand Georg Waldmüller, 1850

 

La responsabilidad de los padres ante Dios. Los padres que se ocupen en educar bien a sus hijos no serán confundidos, en el juicio particular y en el juicio universal. Triste, no obstante, será el juicio de padres apenas empeñados en gozar la vida y despreocupados de la educación de su prole.

San Alfonso María de Ligorio (1696-1787), el insigne maestro de la Teología Moral, enseña acerca de los deberes de los padres con relación a sus hijos.

* * *

Teniendo en vista la intensa y creciente oposición a las enseñanzas de la Santa Iglesia observada en nuestros días, es nuestro deber propagar la moral católica tradicional.

En ese sentido, es notorio el conflicto entre dos categorías de personas: los que desean formar acertadamente a sus familias de acuerdo con esas enseñanzas tradicionales; y aquellos que, debido a las influencias del neopaganismo actual —como las provenientes de la televisión, que invade incontables hogares con telenovelas y otros programas de tenor anticatólico—, tratan de adaptarse a las máximas de la mentalidad moderna.

Acción Familia procura ofrecer a todos los que desean mantener la fidelidad integral a la moral católica, subsidios para resistir valientemente a la avalancha que busca desagregar y hasta extinguir la familia, célula mater de la sociedad.

En su obra Revolución y Contra-Revolución, el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira denuncia claramente tal objetivo de la Revolución, multisecular proceso que viene destruyendo la civilización cristiana. Así, en el capítulo 7 (Primera Parte, n. 3, f) declara:

La destrucción de la familia, meta de la Revolución

Contenidos

 

“Entre los grupos intermedios que serán abolidos, ocupa el primer lugar la familia. Mientras no consigue extinguirla, la Revolución procura reducirla, mutilarla y vilipendiarla de todos los modos”.

Como poderoso auxilio para los padres de familia, transcribimos algunos principios que el gran Doctor de la Iglesia, San Alfonso María de Ligorio, fundador de los Redentoristas, proclamó en sus sermones*:

San Alfonso María de Ligorio y la formación de los hijos

Cuando Dios bendice a los padres dándoles hijos, lo que Él tiene en vista no es la ventaja de la casa; sino que los hijos sean educados en el santo temor y formados para la salvación eterna. De ahí estas palabras de San Juan Crisóstomo:

“Miremos a los hijos como precioso depósito, velemos por ellos con toda la solicitud posible”.

Si los hijos fuesen un don ofrecido apenas a los padres, estos podrían disponer de ellos como quisiesen; pero como son un simple depósito, los padres deberán prestar cuentas a Dios por cada hijo que se pierda por su negligencia.

Consecuencias de una buena o mala formación

Quien quiera saber si la conducta de un padre de familia es buena o mala, examine la conducta del hijo

A fin de que comprendamos que viviendo según la voluntad de Dios los padres atraen las bendiciones celestiales sobre ellos y sobre toda la casa, la Sagrada Escritura dice:

“Así serán felices, tú y tus hijos después de ti, porque habrás realizado lo que es bueno y recto a los ojos del Señor, tu Dios” (Deut. 12, 25).

Quien quiera saber si la conducta de un padre de familia es buena o mala, examine la conducta del hijo. “El árbol se conoce por su fruto” (Mt. 12, 33), dice Nuestro Señor.

Cuando un padre de familia muere, pero deja un hijo, es como si él no hubiese muerto, pues ese hijo lo perpetúa, lo continuará.

“Muere el padre, y es como si no muriera, porque deja detrás de sí a uno igual a él” (Eclo. 30, 4).

Por los hijos que blasfeman, que dicen palabras impuras o roban, se puede advertir los vicios del padre. Pues, dice el Eclesiástico,

“Un hombre se conoce por los hijos que deja” (Eclo. 11, 30).

Responsabilidad de los padres

Tranquila y feliz será la muerte de los padres y madres de familia que forman a sus hijos en la vida cristiana.

“Mientras viva, se alegrará de verlo, y a su muerte, no sentirá ningún pesar” (Eclo. 30, 5).

Y dice San Pablo:

“se salvará por su maternidad mientras persevere con modestia en la fe, en la caridad y en la santidad” (1 Tim. 2, 15).

Gracias a la buena educación que les habrán dado. Al contrario, muy triste y hasta desesperada, será la muerte de aquellos padres que únicamente se preocupan en aumentar la fortuna y el brillo de su casa, para gozar la vida, sin preocuparse en lo más mínimo en educar a sus hijos.

“Si alguien —dice aún San Pablo— no tiene cuidado de los suyos, principalmente de sus familiares, ha renegado de la fe y es peor que un infiel” (1 Tim. 5, 8).

¡Si al menos ciertos padres cuidasen de sus hijos tanto cuanto de sus animales! ¡Cuánta solicitud para que nada les falte! ¡Qué atención para que la comida les sea dada a su tiempo! Y, con la atención enteramente puesta en ello, no se preocupan si sus hijos conocen o no el catecismo, si asisten a misa y se confiesan.

“¡Sí —lamenta San Juan Crisóstomo—, caballos y bueyes les toman más el corazón que los propios hijos!”

Consecuencias de la negligencia de los padres

Para los hijos, cuando aún son niños, es fácil adquirir buenos hábitos, es difícil al hombre maduro corregirse de los malos hábitos contraídos en la mocedad.

Es una gran desgracia para los hijos tener malos padres, no sólo incapaces de educarlos, sino, peor aún, indiferentes a sus conductas: que ven a sus hijos en malas compañías, discutiendo, divirtiéndose con amistades sórdidas, y, en vez de reprenderlos y castigarlos, los excusan diciendo: “No se puede hacer nada, son cosas de la juventud”. ¡Bella máxima… bella educación…!

Así como para los hijos, cuando aún son niños, es fácil adquirir buenos hábitos, es difícil al hombre maduro corregirse de los malos hábitos contraídos en la mocedad.

Pasaremos al segundo punto, y yo os suplico, padres y madres de familia, que retengáis bien esto que os diré sobre la manera de educar bien a vuestros hijos.

La enseñanza de la religión y de la moral

La disciplina comprende la enseñanza de la religión y de la moral

¿En qué consiste precisamente la buena educación de los hijos? San Pablo lo dice claramente en dos palabras:

“Educad a vuestros hijos en la disciplina y en la corrección del Señor” (Ef.6,4).

En primer lugar, por disciplina, es necesario comprender todo lo que los padres deben hacer para formar a los hijos en las buenas costumbres. Consiste en instruirlos y darles buen ejemplo.

Que los padres tengan ante todo el deber de enseñar a los hijos el temor de Dios y la fuga del pecado. Así hacía el justo Tobías con relación a su hijo. En efecto, leemos en la Sagrada Escritura: “Al cual enseñó desde la infancia a temer a Dios y abstenerse de todo pecado” (Tob. 1, 10).

¡Qué consolaciones y qué alegrías el Cielo reserva en recompensa por la solicitud de los padres cristianos! Sí, dice el Sabio:

“Corrige a tu hijo, y él te dará tranquilidad y colmará tu alma de delicias” (Prov. 29, 17).

Pero, si el hijo bien instruido es la alegría de sus padres, los hijos ignorantes los llenan de tristezas; pues, ignorar las reglas de la vida cristiana y comportarse mal, es una sola cosa.

Cuenta Tomás de Cantimpré que, en 1248, un sacerdote fue encargado de hacer un discurso al clero de París reunido en sínodo. Este sacerdote era muy ignorante y, estando en la presencia de su auditorio, se confundió completamente. Entonces el demonio vino en su ayuda y le sugirió que pronunciase las siguientes palabras:

“Los príncipes de las tinieblas saludan a los príncipes de la Iglesia, y les agradecemos vivamente por la negligencia en instruir al pueblo. Pues, las almas estancadas en la ignorancia, siguen el camino del mal y llegan al infierno”.

Semejante lenguaje bien se podría dirigir a ciertos padres de familia.

 

LLEGA LA EUTANASIA EL 25 DE JUNIO… Y AHORA QUÉ

 

Fue en octubre[1] del 2021 cuando hable de la eutanasia; desde entonces han pasado cosas. La más penosa es la aprobación de la Ley Orgánica 3/2021, de 24 de marzo, de regulación de la eutanasia (LORE). Entrará en vigor el viernes 25 de junio. A partir de ese momento, los 17 gobiernos autonómicos desarrollarán un reglamento para aplicarla en su territorio.

 

¿Se ha acabado el partido de “la buena muerte”? ¿Nos rendimos? Pues va a ser que no. Podemos y debemos hacer muchas cosas. Se ha perdido una batalla, importante, pero no la guerra por la cultura de la vida. Me sumo e invitó a ser protagonista de esta lucha crucial: dar pasos para cuidar mejor a las personas que sufren, en especial al final de su vida, y en consecuencia llegar a abolir esta ley por innecesaria, equivocada e injusta. ¿Qué está en juego? Responde un hombre sabio: “La grandeza de la humanidad está determinada esencialmente por su relación con el sufrimiento y con el que sufre. Una sociedad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el sufrimiento sea compartido y sobrellevado también interiormente, es una sociedad cruel e inhumana”[2]. Palabras claras que golpean la conciencia y reclaman resoluciones y acciones de diverso tipo. La resignación y el desánimo no son respuesta.

 

Hasta ahora, ¿qué hemos hecho para enterarnos de lo que se nos avecinaba con la eutanasia? ¿Conocemos la alternativa médica y progresista de los cuidados paliativos? ¿Hemos advertido a la gente que nos rodea? ¿Nos hemos interesado por iniciativas que han surgido para hacernos cargo y ser proactivos: la Plataforma Los 7000, Vividores, Morir en paz[3]? En estos meses se han publicado artículos, documentos, y celebrado conferencias y mesas redondas de verdadero interés, disponibles en internet[4].

 

Mi propósito es desgranar la LORE[5]. En este artículo, me centraré en 3 asuntos surgidos al leer el comienzo del Preámbulo. Habrá más. Espero aportar argumentos para dilucidar la Ley. Toca suscitar el debate en la calle, en las tertulias con familiares, amigos y colegas de trabajo, en los medios de comunicación y en las redes sociales. Es una tarea urgente porque el Gobierno y su aparato de propaganda se pondrán en marcha el 25 de junio para adoctrinar a la población; además, instará a hacerlo a las Comunidades Autónomas. Así lo prevé La disposición adicional séptima de la Ley: “Las administraciones sanitarias competentes habilitarán los mecanismos oportunos para dar la máxima difusión a la presente Ley entre los profesionales sanitarios y la ciudadanía en general”. Algunas han empezado[6]. No basta con que la eutanasia nos parezca un mal mayúsculo, un grave error… necesitamos reflexionar sobre lo que hay detrás, sobre lo que traerá, sobre el recurso de la medicina paliativa… para dialogar con los que la consideran un avance social, un derecho, un ejercicio de libertad, una reivindicación de la dignidad humana…; también con aquellos que no se plantean nada y ven “los toros desde la barrera”. Y así atender a razones, disponer corazones y mover voluntades para enfrentar el miedo ante el sufrimiento y la muerte, y el cuidado en la enfermedad y en la ancianidad.

 

1º asunto surgido al leer el Preámbulo de la Ley: ¿hay una demanda social de la eutanasia?

 

El primer párrafo presenta la justificación de la Ley: “dar una respuesta jurídica, sistemática, equilibrada y garantista, a una demanda sostenida de la sociedad actual como es la eutanasia”. ¿Es realmente así? ¿Existe una demanda social para legislar la eutanasia? ¿Qué datos se han manejado? Supongo que son los datos de encuestas, aunque en el texto no se citen. Hablaremos de ellas en el siguiente punto.

 

Aporto tres cifras que pueden esclarecer qué demanda espera la sociedad. Una es global: el número de personas que anualmente mueren con un gran sufrimiento derivado de su enfermedad es de 4,5 millones en Europa, de los cuáles 140.000 son niños[7]. Las otras cifras son acerca de España: el 75% de la población que muere cada año lo hace a causa de una o varias condiciones crónicas evolutivas (el 60% de los pacientes con cáncer y el 30-60% con otras enfermedades avanzadas) que requerirán cuidados paliativos especializados[8]. Por la cubertura insuficiente de cuidados paliativos, al menos 70.000 pacientes mueren anualmente sin acceder a esta atención paliativa, con un sufrimiento evitable, para ellos y sus familiares.

 

Hay un problema real que genera una demanda urgente: no podemos orillar al que sufre, negarle un tratamiento integral que haga el dolor soportable, dejarle sin acompañamiento que consuele y conforte… sería como una tortura y un acto de crueldad incomprensible, irracional, injusto… Y, ante este requerimiento hay una solución médica eficaz[9], que no es la eutanasia. ¿Por qué los políticos han eludido la promoción de los cuidados paliativos en España? No se han cumplido las metas fijadas en “Estrategia de Cuidados Paliativos del Sistema Nacional de Salud”[10]. Es más, la implementación del plan se ha estancado y resulta más insuficiente cada año que pasa[11]. La Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) reclama desde hace muchos años una respuesta adecuada por parte del Gobierno central y autonómicos[12]. En el Preámbulo se dice que “es, precisamente, obligación del legislador atender a las demandas y valores de la sociedad”. Con los datos que presentamos, ¿no debería ser la prioridad de los que gobiernan desarrollar los cuidados paliativos? Además, según demuestran numerosos estudios[13], supondría un ahorro para el sistema público de salud, al adecuar las medidas diagnóstico-terapéuticas a la situación de este tipo de pacientes.

 

2º asunto surgido al leer el Preámbulo de la Ley: la complejidad de los términos… su influencia en las encuestas, a parte de otras variables a tener en cuenta

 

El segundo párrafo del Preámbulo introduce una aclaración sobre qué es eutanasia diferenciándola de otros términos. Hay un glosario de voces en el Artículo 3º “Definiciones” del Capítulo I “Disposiciones Generales”. Al encontrar estas referencias, recordé una matización usual: los especialistas advierten de la ignorancia del público en general sobre estos temas, que lleva a equivocar términos y crear confusión. Es su experiencia al tratar a pacientes incurables. Hagamos un test rápido: ¿Qué es una sedación terminal? ¿Qué diferencia los cuidados paliativos del ensañamiento terapéutico? La planificación anticipada, ¿es eutanasia? ¿Qué entiendes por suicidio asistido? Para aclararse encuentro la intervención del Dr. Centeno[14] muy acertada; al hilo de tres sucesos con pacientes pone al alcance estos conceptos, esenciales para debatir la Ley. A lo anterior se une el uso de un lenguaje impreciso; si nos fijamos en el índice de la Ley no aparece la palabra eutanasia, es reemplazada por “prestación de ayuda para morir”. De lo señalado, se percibe que en encuestas sobre el final de la vida el cómo se haya formulado la pregunta y qué conocimientos se tengan influyen.

 

Vayamos a la encuesta empleada en los debates parlamentarios. La Dra. Medel, portavoz de Unidas podemos citó la realizada por Metroscopia[15] en 2019 (junto a la de Ipsos en 2018, son las citadas por la organización pro eutanasia “Derecho a morir dignamente”[16]). La pregunta es la siguiente: “¿Cree usted que un enfermo incurable tiene derecho a que los médicos le proporcionen <algún producto para poner fin a su vida sin dolor>?”. El 87% de los encuestados dijo Sí. Del análisis de los datos se desprende que hay personas favorables en todo el espectro social y político, con variaciones según edades, creencias y partidos. Pero, ¿qué han querido decir con su Sí? Necesitaríamos profundizar más. Posiblemente en muchos casos manifestarían que no desean que nadie muera con dolores insoportables prolongando artificialmente su fase terminal. Pienso que pocos aprobarían “poner fin a la vida del enfermo” si se les presenta una alternativa eficiente. “Si fuera un enfermo incurable, ¿qué preferiría: que un médico diese fin a su vida, le mate sin dolor físico, ya que el sufrimiento psicológico y espiritual, como es dejar este mundo y a los seres queridos, difícilmente lo resuelve una inyección letal; o recibir un tratamiento integral para vivir hasta su muerte cuidado por un equipo de especialistas en aliviar el dolor, controlar los síntomas y procurar el bienestar psicológico y espiritual suyo y de su familia?”. Desde la segunda mitad del siglo pasado, se han desarrollado esos cuidados para luchar contra el sufrimiento “total”. No abundo en los cuidados paliativos, simplemente destaco la postura de rechazo contundente a la eutanasia de los especialistas en oncología y en paliativos. Son los que tratan a diario a más enfermos terminales. Si no confiaran en la capacidad actual para paliar el sufrimiento serían los primeros en promover una ley de regulación de eutanasia. Por otra parte, ¿no sería más acertado centrar la encuesta en los enfermos incurables, en sus familiares o cuidadores?

 

Menciono otras dos variables que influyen en este tipo de encuestas. La primera es el poder de los medios de comunicación. La Ley, al hablar del debate en la sociedad, dice: “debate que se aviva periódicamente a raíz de casos personales que conmueven a la opinión pública”. Es frecuente que los sondeos se realicen “a raíz de esos casos personales”. Así lo señala Metroscopia[17]. En España, esas historias son pocas: Ramón Sampedro, Jorge León, Inmaculada Echeverría, María José Carrasco... Lógicamente los medios de comunicación hacen una cobertura importante, y trasladan a la sociedad una carga emocional generadora de un clima proclive a la singularidad que supone la eutanasia. ¿Casualidad? No parece, las organizaciones activistas a favor de la eutanasia son promotores diligentes para que “se avive periódicamente” el debate. Y algunos políticos lo facilitan: la encuesta de IPSOS del 2018[18] se realizó tras anunciarse la aprobación en el Congreso de los Diputados de la tramitación de la Ley de Eutanasia propuesta por el PSOE.

 

La segunda es la variabilidad de la respuesta de la persona en el tiempo, y más del que se encuentra al final. Nos da una idea de cómo puede influir la edad, la salud, la experiencia del cuidado… en una encuesta y matizar su precisión. La información que aporto procede de dos fuentes: de lo que ocurre con estos enfermos y de los “testamentos vitales”. Existen numerosos estudios sobre el <deseo de morir> que presentan los pacientes oncológicos o en situación terminal en algún momento de su evolución clínica. Las investigaciones ponen de manifiesto que esa situación anímica tiene un significado bien distinto al de una <voluntad efectiva de que les quiten la vida>[19]. Respecto a los testamentos vitales, se observa que es habitual un cambio de visión cuando de estar sano se pasa a ser enfermo grave. Tampoco es sencillo prever lo que puede avanzar la medicina en el tratamiento de las enfermedades al hacer el testamento vital. Además, es frecuente que el enfermo vaya cambiando de opinión o criterio a medida que la enfermedad evoluciona, o lo hacen sus circunstancias personales o familiares, o dependiendo de la información que recibe de los médicos[20].

 

3º asunto surgido al leer el Preámbulo de la Ley: omisiones significativas

 

El Preámbulo señala que en los países de nuestro entorno hay fundamentalmente “dos modelos de tratamiento normativo de la eutanasia”. Unos, “que despenalizan las conductas eutanásicas cuando se considera que quien la realiza no tiene una conducta egoísta, y por consiguiente tiene una razón compasiva”; otros, “que han regulado los supuestos en que la eutanasia es una práctica legalmente aceptable”. ¿Cuántos hay de unos y de otros? No se dice. Bastaría señalar los segundos, a los que nos hemos sumado. En Europa, de los 50 estados hay 3 con Ley de eutanasia: Países bajos, Bélgica y Luxemburgo (representan el 4% de la población). Además, Canadá y Colombia; Nueva Zelanda se sumará a finales de año. En Portugal, la Ley aprobada en enero ha sido revocada por el TC luso. Pienso que estos números son significativos.

 

Antes de comentarlos, mencionar un tercer modelo que omite la Ley: los países que han regulado los supuestos en que el suicidio asistido, sin incluir la eutanasia, es una práctica legalmente aceptable. En Europa, el suicidio asistido está legalizado en Suiza desde 1918, y los TC de Alemania, Austria e Italia lo han hecho recientemente, pero sus parlamentos aún no lo han reglamentado. Además, existe en 11 de los 50 estados de EE.UU. y en 3 de Australia. Una ley de eutanasia incluye el suicidio asistido pero no al revés. Con la Ley de suicidio asistido se limitan los casos[21], también las consecuencias en la sociedad y, en especial en lo que afecta a la profesión médica. En el Preámbulo se justifica la elección del modelo de Ley de eutanasia para evitar “que se generen espacios jurídicos indeterminados que no ofrecen las garantías necesarias”[22]. Vemos que existe la alternativa de Ley de suicidio asistido, que se ha omitido. Dejando claro, aunque no lo justifique en este momento, que el suicidio asistido es una solución ética y legal inaceptable al lesionar el derecho a la vida, y contrario a un acto médico, podemos calificarlo de un “mal menor” que la eutanasia.

 

Volvemos a los números. ¿Por qué son tan escasos los países que han aprobado este tipo de leyes? ¿Qué pasa con EE.UU., Reino Unido, Francia, Japón…? ¿Por qué los políticos de esos países no han decidido pasar la línea roja de la eutanasia? Acaso, ¿son menos progresistas? ¿Están peor informados? ¿No existen encuestas en que una mayoría de ciudadanos digan sí a las preguntas? Las organizaciones pro eutanasia, ¿no son activas en esas naciones? ¿No han realizado campañas mediáticas a raíz de casos personales? Acaso, ¿no los hay? ¿No se han producido películas contándolos? Se suman otras preguntas, ¿por qué la mayoría de nuestros políticos dieron la espalda a los médicos[23] y, en cambio consideran a la Asociación Derecho a morir dignamente “una voz amiga”[24]? ¿Por qué se “ninguneo” al Comité de Bioética de España[25]? Son omisiones significativas… que se añaden al hecho relevante de aprobar la ley en tiempo de pandemia, en el que los ciudadanos tuvimos restringidos nuestros derechos por el estado de alarma.

 

Continuará… pero no esperemos para actuar

 

Me paro. Quedan otros asuntos, más relevantes que los tratados, que aparecen al seguir la lectura de la Ley. Como digo, continuará… pero no esperemos para actuar. Los dos artículos que ya he escrito pueden servir, también las referencias de las notas al pie; si al menos consultamos las recogidas en 4, 14, 19 y 25 (empezando por la 14), podremos formarnos un criterio fundado para dialogar con muchos y avanzar en el cuidado y acompañamiento de las personas, tantas, que afronta el sufrimiento extremo. Si alguien expresa con vehemencia que desea morir, es porque no desea vivir así. Debemos proporcionarles el mayor apoyo posible que realmente palie el sufrimiento, y les permita vivir esta etapa y morir con la dignidad propia de un hombre, creado por amor y para amar. La tarea es urgente. Los datos evidencian la abundante actividad pro eutanasia desde hace décadas[26]. Y en estos tiempos se están “dejando la vida” para ayudar a otros a poner fin a la suya.

 

Circula una historia de un paisano cuya carreta quebró en un camino; tras el incidente se topó con san Bernardo. Al ver al monje, el labriego le suplicó que intercediera ante Dios para que arreglase el desperfecto; éste le contestó: “Yo rogaré a Dios, hermano, y tú entretanto da con el mazo”[27]. “Con el mazo dando” significa ese trabajo esforzado para “vencer el mal con el bien” (Romanos 12, 21). Nos alertaba el Papa: “No tenemos que esperar todo de los que nos gobiernan, sería infantil. Gozamos de un espacio de corresponsabilidad capaz de iniciar y generar nuevos procesos y transformaciones. Seamos parte activa en la rehabilitación y el auxilio de las sociedades heridas”[28]. Qué gran herid

 


[1] El artículo está en https://www.morirenpaz.org/ganar-en-la-prorroga-el-partido-de-la-buena-muerte-eu-thanatos-un-inimaginable-bien-social/

[2] Benedicto XVI, encíclica Spe Salvi n. 38.

[3] Súmate online a la Petición #MasPaliativos #StopEutanasia: https://plataformalos7000.org/stopeutanasia/peticion-al-congreso-de-los-diputados/; difunde los testimonios y vídeos de www.vividores.org y de www.morirenpaz.org

[4] Por si sirve: artículo https://www.almudi.org/articulos/14690-la-despenalizacion-de-la-eutanasia-en-espana-9-razones-a-favor-y-9-respuestas; documento https://www.comib.com/wp-content/uploads/2021/05/Eutanasia-Comisio0n-de-Etica-y-DeontologiIa-Comib-mayo-2021-GM.pdf; mesa redonda https://tv.comillas.edu/media/Mesa+redonda+sobre+la+Ley+de+la+Eutanasia/1_i4q0rkui.

[5] Puedes descargarla en: https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2021-4628

[6] Por ejemplo, en Euskadi: https://www.euskadi.eus/eutanasia-resolvemos-tus-dudas/web01-a2inform/es/

[7] Según el “Atlas de Cuidados Paliativos en Europa 2019”, del ‘Programa ATLANTES’ del ICS de la Universidad de Navarra.

[8] Gómez-Batiste X, Pascual A, Espinosa J, Caja C. Diseño, implementación y evaluación de programas públicos de cuidados paliativos. Med Clin (Barc) 2010; 135: 179-85.

[9] La eutanasia, en el ámbito de los cuidados paliativos, es una petición infrecuente: la solicitan entre un 0,6 y 2,3% de los pacientes según las series (ref. documento de la Comisión de ética y deontología del Colegio de Médicos de Baleares, se encuentra en nota 4).

[10] Publicada en 2007, actualizada en 2014: https://www.mscbs.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/docs/paliativos/cuidadospaliativos.pdf

[11] Según el “Atlas de cuidados paliativos en Europa 2019”, España dispone de 0,6 servicios de cuidados paliativos especializados por cada 100.000 habitantes. Las recomendaciones internacionales son 2 por cada 100.000 habitantes. Hay amplio margen de mejora.

[12] Ver el Comunicado: https://secpal.com/Comunicado-de-SECPAL-y-AECPAL-ante-la-ley-organica-de-regulacion-de-la-eutanasia

[13] Un ejemplo se recoge en el documento citado (ref. nota 10). Experiencia del Hospital de Gran Canaria Dr. Negrín. En los cinco años del estudio se observó la disminución en el uso del servicio de urgencias de estos enfermos. El promedio anual es de 4.348 urgencias menos, lo que supuso un ahorro de 435.000€ anuales y una mejora en la calidad de vida de estos enfermos y familiares (ref. p. 77).

[14] El Dr. Centeno es oncólogo y especialista en paliativos. Ver la intervención (30´) en: https://www.youtube.com/watch?v=IyOK_uyIEFQ&t=61s

[15] En el artículo “Muerte digna” de Metroscopia se encuentran los datos: http://metroscopia.org/8865-2/

[16] La Asociación “Derecho a morir dignamente” se aprobó en la década de 1980 en España.

[17] Las realizadas en enero y julio del 2008 coincidió con el cierre del caso del doctor Montes. Fue acusado de aplicar dosis de sedación por encima de lo prescrito. Las de febrero y abril del 2019, con el suicidio de María José Carrasco, asistida por su marido.

[18] Ver https://www.ipsos.com/es-es/el-85-de-los-espanoles-favor-de-regularizar-la-eutanasia

[19] Ver punto 3 del artículo https://omnesmag.com/recursos/apuntes-para-reflexionar-y-argumentar-sobre-la-ley-de-eutanasia/

[20] Ver el artículo https://elsonar.aceprensa.com/testamentos-bajo-demanda/. Un estudio que revisó en EE. UU. 690 artículos científicos sobre el testamento vital, encontró que el 30-40% de los enfermos graves cambian de criterio respecto a los cuidados que desean.

[21] Ver gráfica y comentario en pág. 8 del documento de la Comisión de ética y deontología del Colegio de Médicos de Baleares, https://www.comib.com/wp-content/uploads/2021/05/Eutanasia-Comisio0n-de-Etica-y-DeontologiIa-Comib-mayo-2021-GM.pdf

[22] Apoya la decisión en una doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que considera que “no es aceptable que un país que haya despenalizado conductas eutanásicas no tenga elaborado y promulgado un régimen legal específico”.

[23] El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos denunció que “en ningún momento se ha solicitado nuestra comparecencia oficial en el trámite de debate de la misma, algo verdaderamente incomprensible cuando se estaba discutiendo una Ley que afecta a la profesión médica de una forma tan determinante”. Ver comunicado en: https://www.comtoledo.org/el-cgcom-ante-la-aprobacion-del-dictamen-sobre-la-proposicion-de-ley-organica-para-la-regulacion-de-la-eutanasia-en-espana/

[24] En el debate del trámite del texto definitivo en diciembre de 2020, los partidos nacionalistas catalanes y el PSOE nombraron expresamente a DMD. En concreto, la Dra. Carcedo, portavoz del PSOE la citó “porque siempre fue la voz amiga que estaba ahí…”

[25] Es preceptivo que emita un informe para asesorar al legislativo sobre leyes y reglamentos que tengan implicaciones bioéticas. Ni fue solicitado, ni ha sido atendido. https://www.bioeticaweb.com/informe-sobre-la-eutanasia-del-comite-de-bioetica-de-espana/

[26] Mencionar que el primer intento de legalizar la eutanasia en Estados Unidos fue el proyecto de Ley Hunt en 1906. En Gran Bretaña, la Asociación Dignity in Diying (en el inicio The Voluntary Euthanasia Legalisation Society), fundada en 1935, llevó a la Cámara de los Lores un proyecto de ley en 1936. Desde entonces han surgido asociaciones y periódicamente resurgido el intento de legalización…

[27] Juan de Mal Lara, Philosofia vulgar (1568).

[28] Francisco, encíclica Fratelli Tutti n. 77.

 

Ausencia de Dios.

La ausencia de Dios es quizá la sensación (y actitud) más característica del hombre de finales del siglo XX (y lo que va del siglo XXI).

La idea de la muerte de Dios es generalmente atribuida al filósofo alemán Friedrich Nietzsche (en “La gaya ciencia” y en “Así habló Zaratustra”) y al filósofo también alemán Hegel.  De forma concomitante, Nietzsche hablaba del “Übermensch” (mal traducido como “Superhombre”), como alternativa a la ausencia de Dios: si Dios no existe, su lugar lo ocupa el hombre.

Raymond Kurzweill, científico, empresario, escritor, es en cierto modo el Nietzsche del siglo XXI. Ha predicho que para el año 2050 la tecnología será tan avanzada que se logrará ampliar radicalmente la calidad de vida y la esperanza de vida del hombre; y los procesos de envejecimiento podrán ralentizarse, detenerse y finalmente revertirse. La muerte se superará trasladando la identidad humana a un sustrato digital. Y sostiene que en gran parte todo ello será fruto de los avances en la nanomedicina, que permitirá que máquinas microscópicas viajen dentro del cuerpo reparando todo tipo de daños, incluso a nivel celular. 

 Kurzweil predice que se conseguirá un ordenador que pasará el test de Turing hacia el año 2029, demostrando tener una mente (con autoconsciencia) indistinguible de la de un ser humano. Se trata de las llamadas por él “máquinas espirituales”. Es el momento que ha denominado de “singularidad tecnológica”. Sin embargo, una máquina, aunque actúe mejor que un hombre, no puede comprender lo que está haciendo; y por otra parte, no sabiendo nosotros exactamente lo que es la consciencia, ¿qué es en concreto lo que se podría trasladar a una máquina?

Gran parte de sus ideas se encuentran en su primer libro, La era de las máquinas inteligentes, de 1990.

El transhumanismo aboga de alguna manera por el “Übermensch” de Nietzsche. Pero “no hay nada nuevo bajo el sol”, dice el proverbio. Es la historia de siempre: un ser humano inmune a las enfermedades, sin dolor, plenamente feliz,  inmortal; es el hombre al que aspira el transhumanismo. Sin embargo, la fragilidad, la temporalidad, la ignorancia, la provisionalidad, la división son entes que le acompañan siempre. No hay células inmortales. Las células mantenidas en cultivos no son inmortales; no se pueden mantener siempre. Son pretensiones “ilusorias”.

En el fondo, la tentación del “seréis como dioses” está presente. Aunque se las dé de agnóstico, ateo o indiferente, el hombre moderno es realmente creyente: o cree en Dios o cree en las ciencias, en la poesía, en la tecnología, o en sí mismo.

 

¿Tiene explicación biológica la creencia en Dios? Para algunos, es el lóbulo temporal del cerebro la zona donde asienta la creencia en la existencia de Dios. Es una zona donde con más frecuencia asientan los procesos de epilepsia, de modo que algunos relacionan la epilepsia con la fe. Los animales también pueden sufrir crisis epilépticas, pero su comportamiento está muy lejos del humano.

El ateísmo moderno, más que no creer en Dios, prescinde de Dios, sumergiéndose  en un humanismo totalmente cerrado a toda trascendencia. Dios ha sido suplantado por otros “absolutos” más al alcance de la mano, o simplemente ha sido relegado al olvido total.

El ateísmo positivo niega expresamente la existencia de Dios. El ateísmo agnóstico, encerrado en los límites de lo fenomenológico, niega toda posibilidad de conocer a Dios. El ateísmo científico pretende responder a todos los interrogantes mediante la investigación científica, dentro de un evolucionismo radical. El ateísmo humanista prescinde de Dios, tratándole en realidad como un intruso, y se enfrasca plenamente en el hombre mismo,  elaborando un humanismo de tipo político (marxista) o de tipo moral (existencialista). Es una postura que podría denominarse ateísmo práctico.

Este tipo de ateísmo es quizá el dominante en la actualidad: el hombre moderno tiene una venda en los ojos, no ve más allá de lo meramente material; solo atiende a lo inmediato, a lo práctico, a lo cómodo. Creer en Dios no es práctico.

Si Dios no existe, ¿cómo han llegado a la existencia el mundo y el hombre? ¿Cómo se explican las realidades materiales? ¿Somos huérfanos existenciales? ¿Por qué el hombre desea la inmortalidad? Se puede demostrar racionalmente la existencia de Dios; pero además, emotivamente, el hombre nota que no está solo en el Universo, que no vive en el absurdo, que todo tiene un sentido profundo, que el mundo cambia y él mismo cambia, y al mismo tiempo hay permanencia.

Corazón y cerebro son dos realidades humanas. Eternidad y cambio son dos coordenadas que marcan la vida del hombre.

           José Luis Velayos

 

Primavera muy seca y calurosa

En el avance climático de la primavera de 2021 realizado por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) hemos podido apreciar que tuvo un carácter cálido y muy seco en el conjunto de España. Según el mismo informe ha sido la cuarta primavera más seca desde el inicio de la serie histórica en 1961, y la segunda más seca del siglo XXI, tan solo por detrás de la del año 2005.

Analizando los datos más concretamente, la primavera se acaba ha sido hasta ahora muy seca. Se han acumulado 114,5 l/m2 a lo largo del trimestre en el conjunto de la España peninsular, un valor que supone el 67 % del valor normal del período de referencia, es decir, las dos terceras partes de lo que hubiera sido normal. Por tanto, la primavera fue seca o muy seca sobre todo en el tercio norte y mitad occidental peninsular, así como en Canarias. Llegó a ser extremadamente seca en el este del País Vasco, Navarra y noroeste de Huesca. Por el contrario, las precipitaciones fueron superiores a los valores normales, llegando incluso a duplicarlos, en el sur de la Comunidad Valenciana, Región de Murcia y extremo oriental de Andalucía. En Baleares tuvo un carácter normal.

Por otra parte, a pesar de los sistemáticos avisos de las TVs, las lluvias fueron especialmente escasas a lo largo del mes de marzo, que fue el marzo más seco del siglo XXI y en el que llovió poco más de la tercera parte de lo normal; abril estuvo en torno al promedio, aunque hubo un gran contraste entre el tercio norte de la Península, con muy pocas lluvias, y el sureste, donde se llegó a triplicar el valor habitual. Mayo volvió a ser seco en casi toda España, salvo en el extremo sudoriental, donde de nuevo las precipitaciones fueron abundantes.

Se ha de tener en cuenta que esta escasez de lluvia en la mayor parte del país excepto en el sureste de la Península se puso de manifiesto en las efemérides: se trató de la primavera más seca de la serie en tres observatorios (Rota, en Cádiz; Hondarribia-Malkarroa, en Gipuzkoa y en el aeropuerto de Huesca), mientras que fue la más lluviosa en el aeropuerto de Alicante-Elche. Además, en Castellón-Almassora se registró la primavera con mayor número de días de lluvia.

La temperatura media de la primavera fue, en el conjunto de la España peninsular, de 12,5ºC. Un valor 0,4ºC superior al promedio del período de referencia 1981-2010, lo que indica su carácter cálido. Se trató de la vigésima primavera más cálida desde el inicio de la serie, en 1961, aunque a lo largo del siglo XXI se han registrado once primaveras con mayor temperatura. No en vano, ocho de las diez primaveras más cálidas en España han tenido lugar en este siglo.

No obstante los datos nos demuestran que se ha cumplido la sensación que muchos españoles hemos tenido a los largo de la primavera 2021, calor y falta de humedad en la atmósfera.

Jesús Domingo

 

Legalizar el consumo de drogas y la prostitución.

Bajo el pretexto de abordar el VIH/SIDA, las agencias de las Naciones Unidas y los grupos no gubernamentales respaldados por Occidente pidieron a los gobiernos que legalizaran el consumo de drogas y la prostitución. Esto ocurrió durante una consulta de la Asamblea General, donde también pidieron autonomía sexual para los niños.

 

A pesar de que las infecciones por VIH/SIDA han disminuido en todo el mundo desde 2005, la pandemia del VIH/SIDA sigue devastando a "poblaciones clave", que incluyen hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, personas que se identifican como transgénero y consumidores de drogas. Según estimaciones de la ONU, el 54% de los 1,7 millones de nuevas infecciones en el mundo cada año tienen lugar entre poblaciones clave.

 

"La lucha para poner fin al SIDA está relacionada con la lucha para poner fin a las violaciones de los derechos humanos, incluida la discriminación y la violencia contra las mujeres y las niñas, así como con la marginación y criminalización de las personas que viven con el VIH y de poblaciones clave", dijo Winifred Karagwa Byanyim, Directora Ejecutiva del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA).

 

"Son las trabajadoras sexuales, son las personas las que usan drogas, son gays, bisexuales y otros hombres los que tienen relaciones sexuales con hombres, y son las personas transgénero y otros grupos como los prisioneros", enfatizó.

 

El programa ONUSIDA tiene una gran influencia en la forma en que se gasta la ayuda internacional para abordar el VIH/SIDA, incluidos los casi 7.000 millones de dólares que los contribuyentes estadounidenses dan cada año.

 

Entre los oradores presentes en el evento de la Asamblea General figuran líderes cuidadosamente seleccionados de organizaciones no gubernamentales respaldadas por Occidente, como la Federación Internacional de Planned Parenthood (IPPF).

 

"Me siento parte de un fracaso colectivo, un fracaso colectivo para garantizar que las adolescentes y las mujeres jóvenes en toda su diversidad, el LGBTQI y otras poblaciones clave puedan acceder a servicios integrados y de calidad, que respondan a sus derechos y necesidades de salud", dijo Álvaro Bermejo, Director General de la Federación Internacional de Paternidad Planificada.

 

Bermejo fue transparente sobre los desafíos para su propia organización, que afirma prestar más de 40 millones de servicios de VIH/SIDA anualmente en los países en desarrollo.

 

"Así que vemos que en muchos países, las adolescentes y las mujeres jóvenes vienen a tener su anticoncepción y un año después están regresando con una infección por VIH", dijo. Bermejo culpó de este fracaso a la oposición a la educación integral sobre sexualidad, de la que el IPPF es el mayor proveedor internacional.

 

"Tenemos que ser conscientes de que nos enfrentamos a una oposición, a una oposición conservadora, a una oposición populista, que se opone a una educación integral sobre sexualidad, y que es mejor organización, mejor financiada y más agresiva de lo que nunca ha sido".

 

Otros oradores también ampliaron el enfoque del tratamiento del VIH/SIDA a otras políticas sociales.

 

Julian Boghos Kerboghossian, de la organización LGBT MPact Global, llamó a los países a "derogar las leyes que criminalizan la no divulgación, exposición, transmisión, comportamiento consensual del mismo sexo, expresión, consumo de drogas, trabajo sexual".

 

La Sra. Faith Ebere Onu, de la Asociación de Personas Que Viven con el VIH y el Sida en Nigeria, pidió que se provisión de "aborto seguro" y la derogación de las "leyes restrictivas sobre la edad de consentimiento".

 

La consulta se celebró antes de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General sobre el VIH/SIDA que se celebraría del 8 al 10 de junio. La cumbre tiene lugar cada cinco años para adoptar un acuerdo para guiar la respuesta de las Naciones Unidas al VIH/SIDA en todo el sistema.

 

Xus D Madrid

 

 

La financiación de los contribuyentes estadounidenses a grupos internacionales de aborto

 

En la acción ejecutiva apodada el "Memorándum sobre la protección de la salud de las mujeres en el país y en el extranjero" restauró la financiación de los contribuyentes estadounidenses a grupos internacionales de aborto y organismos multilaterales que promueven el aborto. El presidente Biden anunció que se restaurarían los fondos al Fondo de Población de las Naciones Unidas, rescindiría la Política de la Ciudad de México y se comprometió a financiar adecuadamente "las necesidades de salud de las mujeres a nivel mundial, incluida la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos". La ley estadounidense todavía prohíbe la financiación directa del aborto en el extranjero.

 

A pesar de la carta estadounidense y las posiciones a favor del aborto cause y los negociadores estadounidenses durante el debate de 4 semanas de la Comisión, los países más conservadores, incluidos los firmantes de la Declaración, rechazaron la agenda de derechos sexuales promovida por Estados Unidos y la Unión Europea bajo el pretexto de la igualdad y el empoderamiento de las mujeres.

 

La Declaración del Consenso de Ginebra fue lanzada oficialmente en octubre de 2020 en Washington DC en un evento del Departamento de Estado con el Secretario Mike Pompeo y el Secretario de Salud y Servicios Humanos Alex Azar presidiendo. Ministros de todo el mundo comprometido con la expansión de la salud de las mujeres, la protección de la vida, la familia y el derecho soberano de las naciones a legislar sobre estas cuestiones.

 

La Declaración establece que no existe un derecho internacional al aborto.

"La rápida retirada de Estados Unidos de la Declaración del Consenso de Ginebra por parte de la Administración Biden confirma que la Doctrina del Aborto de Biden es de importancia preeminente en su política exterior, utilizando erróneamente la influencia del gobierno federal como brazo de defensa de intereses especiales ", dijo la asesora especial sobre Salud Global de la Mujer bajo la administración Trump, Valerie Huber, al fax del viernes

 

Huber, que fue el arquitecto de la Declaración que trabaja bajo el Secretario Azar, dijo que "la Declaración del Consenso de Ginebra permanece", y que la "fuerza histórica de esta voz unida en apoyo de la salud, la vida y la familia de las mujeres repercuten en todo el mundo y en los pasillos de las Naciones Unidas".

 

En diciembre pasado, el Embajador de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Kelly Craft, presentó la Declaración al Secretario General António Guterres en la que pedía que se tratara de un registro formal de la ONU y se distribuyera a los 193 Estados Miembros. Ninguno de los otros 34 signatarios ha retirado su apoyo de la declaración.

 

Jesús D Mez Madrid

 

 

Reforma del derecho penal en la Iglesia

Los medios de comunicación de todo el mundo se han hecho eco de la reforma promulgada por el papa Francisco de los cánones del Código de Derecho Canónico de la Iglesia latina referidos al derecho penal. Una modificación que no está motivada solo por la inclusión de los delitos de pederastia, sino que arranca de la necesidad de actualizar esta normativa para que se convierta en un ágil instrumento correctivo ante las debilidades de los hombres y las mujeres que conforman la Iglesia. Los fines que hacen necesario el derecho penal en la Iglesia son el restablecimiento de las exigencias de la justicia, la enmienda del imputado y la reparación de los escándalos.

Suso do Madrid

 

 

Los recortes del Reino Unido a la planificación familiar

Las agencias de las Naciones Unidas y los grupos de aborto están enojados y conmocionados. Es posible que tengan que cerrar programas en muchos países debido a los recortes planeados a los programas de "salud sexual y reproductiva" por parte del gobierno del Reino Unido.

El Reino Unido recortó 199 millones de dólares en financiación al fondo de población de la ONU. Los recortes equivalen al 85 por ciento del compromiso de financiación del Reino Unido con la agencia internacional y aproximadamente una cuarta parte de su presupuesto total.

Se esperan más recortes al programa de salud sexual integrada de la mujer del gobierno del Reino Unido, que beneficia al gigante del aborto International Planned Parenthood Federation y MSI Reproductive Choices.

La directora del Fondo de Población de la ONU, Natalia Kanem, calificó los recortes de "devastadores". Afirmó que los fondos habrían ayudado a prevenir unas 250.000 muertes maternas e infantiles, 14,6 millones de embarazos no deseados y 4,3 millones de abortos inseguros.

La mayoría de los fondos retenidos del Fondo de Población de las Naciones Unidas (180 millones de dólares) apoyaron el programa de suministros anticonceptivos del Fondo, que proporciona anticonceptivos a un bajo costo a los gobiernos y grupos que proporcionan planificación familiar y aborto en los países en desarrollo.

Otros recortes a la financiación del Reino Unido para la "salud sexual y reproductiva" a nivel internacional están programados para entrar en vigor en las próximas semanas y meses como parte de una reducción general de la ayuda extranjera del Reino Unido debido a la pandemia de coronavirus.

JD Mez Madrid

 

 

Gobernar por el terror o por el soborno

 

                  En general, ese es el sistema actual y que no ha cambiado, desde que el primer grupo de “monos humanos”; los supo organizar “el primer caudillo”; y emprendieron la guerra para conquistar los bienes de los vecinos más próximos; desde entonces y hasta hoy (reitero) seguimos lo mismo; sólo hay que ver y analizar a fondo cualquier sistema de gobierno hoy existente.

                                Hace ya tiempo que lo definió el considerado como mejor gobernante de todo el pasado siglo XX (Winston Churchill) que no creyendo en la democracia, supo resolverlo con la sentencia siguiente: “Sin prensa libre y libertad de pensamiento, gobierna cualquiera; la democracia es el menos malo de los sistemas inventados por el hombre”. Aquí se sintetiza todo, y a la vista está, que lo que llaman democracia, son dictaduras o tiranías camufladas; y que a través de la corrupción que las invade, perdieron el sentido de la palabra “democracia”, que en realidad ya es algo así como “la corruptocracia más hedionda”.

                                Aquí en España que es donde nací y vivo; se presume de “prensa libre” (alguna hay) pero es una gran mentira; igualmente se presume de, “sindicatos libres tanto de obreros como de empresas”; mentira igualmente; como igualmente es mentira, lo de “parlamentos libres” (Lo sentenció para la historia Alfonso Guerra González, siendo vicepresidente del gobierno: “El que se mueva no sale en la foto”) con esta frase, se aseguraba, que el parlamentario sería “un borrego más”; Cuando no, “una mercancía más” a comprar o sobornar según cada momento.

                                Prensa libre no hay en inmensa mayoría, por cuanto y en general, toda o casi toda, está sobornada; comprada con el dinero público, que maneja libremente el que dice “gobernar para todos”; y al igual ocurre con los mal denominado sindicatos, “obreros o profesionales empresariales”; todos ellos existen por las subvenciones que reciben de ese dinero público; motivo por el cual luchan todas, “las denominadas fuerzas políticas”; ya que controlado el dinero público, controlan el poder, que les va a permitir hacer lo que quieran, que es lo que en realidad hacen. ¿La Justicia? Viendo y analizando la realidad de lo que hacen y permiten, está explicado todo lo demás; y no se necesita ser muy inteligente para ello.

                                ¿Por qué no cambian el sistema? Sencillo, no lo hay mejor para la casta política; por tanto y salvo “milagro”, seguirá todo como ya lo “metaformara Lampedusa: Cambiemos algo para que no cambie nada”; puesto que esa casta, no persigue otra cosa que vivir ella misma y mucho mejor que los demás, y para ello, necesita vitalmente, “el control del dinero público”; y estar seguro que no responderá de ello, para lo que necesariamente, tendrá, que, “repartir, comprar o sobornar”; y el resto (nosotros la masa) a pagar cada vez más impuestos, de los que no rebajarán nada, aunque “reviente la chusma”; y si ello llega, aún les quedarán; todas “sus fuerzas armadas”, que pagan “con el dinero de todos”, pero que consideran, suyas como “una más de las propiedades privadas del individuo” y así las emplean y emplearán. “O sea, lo mismo que hacían hace miles de años los que gobernaron entonces”.

                                Lo he desarrollado muchas veces, y una de las más completas aún se puede ver en la red https://ellibrepensador.com/2011/02/15/se-sigue-gobernando-como-siempre/  “Se sigue gobernando como siempre”; por tanto es un repetir continuo y un no acabar siempre, puesto que siempre, lo que funciona, es: “la panza y el bolsillo”.

EL VOTO EN ESPAÑA: Con Franco las votaciones no sirvieron para ná, pero al morir Franco, nos dejaron una España rica social y económicamente. Los que "lo heredaron" nos han hecho votar ni sé ya las veces, pero España aparece arruinada totalmente, tras los infinitos saqueos de "los herederos y asociados al chupeteo"; ya no creemos en nadie, aunque efectivamente aún quedan los de VOX... ¿Llegarán a gobernar y cómo lo harán? Aunque por la experiencia, serán “otros más de lo mismo y que ya hemos padecido hasta la saciedad”.

 

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes