Las Noticias de hoy 13 Mayo 2020

Enviado por adminideas el Mié, 13/05/2020 - 12:40
e

 

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    miércoles, 13 de mayo de 2020   

Indice:

ROME REPORTS

Homilía del Papa Francisco en Santa Marta

Mensaje del Papa Francisco por el Día Internacional de la Enfermería

Francisco celebrará Misa frente a la tumba de Juan Pablo II el 18 de mayo

Fiesta del beato Álvaro del Portillo: Conexión online para rezar frente a su tumba

Fátima: Por primera vez, el santuario celebra la fiesta de la Virgen sin peregrinos

VIRGEN DE FÁTIMA*: Francisco Fernandez Carbajal

“Señor, con tu auxilio, lucharé”: San Josemaria

San Josemaría en Fátima: E. Gil

Fátima, una historia que cambió el rumbo del mundo: Nacho Laguía

Para celebrar los 100 años del nacimiento de San Juan Pablo II: Rome Reports

Oración y ayuno con el Papa Francisco (14 de mayo)

Un día con Inés, la estudiante que acompaña a los incurables del coronavirus

¡Qué tres mujeres!: Rosa Corazón

La oración (I). El mendigo de Dios: José Martínez Colín.

Día Mundial de la Enfermera: una lista de enfermeras santas, desde la Edad Media a nuestros días

¿La ideología trans destruirá el deporte femenino? Una campaña global protesta y trata de salvarlo: P.J.G./ReL

Democracia cautiva, pueblo confinado: José Manuel Belmonte

El valor del trabajo:  Josefa Romo Garlito

No solo sobre mujeres y niñas.: Xus D Madrid

La necesidad de un gran pacto educativo: JD Mez Madrid

La honradez y la veracidad: Suso do Madrid

La hostelería, el cierre de empresas y el paro obrero: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

ROME REPORTS

 

Homilía del Papa Francisco en Santa Marta
Martes, 12 de mayo de 2020

https://youtu.be/_GFwoA0pYfU
 
Monición de entrada

Hoy es la jornada de los enfermeros. Ayer envié un mensaje. Recemos hoy por los enfermeros y las enfermeras, hombres, mujeres, chicos y chicas que realizan esa profesión, que es más que una profesión, es una vocación, una entrega. Que el Señor los bendiga. En este tiempo de pandemia han dado ejemplo de heroicidad y algunos han dado la vida. Recemos por las enfermeras y los enfermeros.

 Homilía

El Señor, antes de irse, saluda a los suyos y les da el don de la paz (cfr. Jn 14,27-31), la paz del Señor: «La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo» (v. 27). No se trata de la paz universal, esa paz sin guerras que todos queremos que haya siempre, sino de la paz del corazón, la paz del alma, la paz que cada uno tiene dentro. Y el Señor la da, pero subraya: «no como la da el mundo» (v. 27). ¿Cómo da el mundo la paz y cómo la da el Señor? ¿Son paces distintas? Sí. El mundo te da “paz interior”, estamos hablando de la paz de tu vida, de ese vivir con el “corazón en paz”. Te da la paz interior como posesión tuya, como algo que es tuyo y te aísla de los demás, te mantiene en ti, es una adquisición tuya: ¡tengo paz! Y tú, sin darte cuenta, te encierras en esa paz, una paz para ti, para uno, para cada uno; es una paz solitaria, es una paz que te deja tranquilo, incluso feliz. Y en esa tranquilidad, en esa felicidad te amodorra un poco, te anestesia y te hace quedarte contigo mismo en una cierta tranquilidad. Es un poco egoísta: la paz para mí, encerrada en mí. Así la da el mundo (cfr. v. 27). Es una paz costosa porque debes cambiar continuamente los “instrumentos de paz”: cuando te entusiasma una cosa, te da paz una cosa, luego se acaba y debes encontrar otra… Es costosa porque es provisional y estéril.
 
En cambio, la paz que da Jesús es otra cosa. Es una paz que te pone en movimiento: no te aísla, te pone en movimiento, te hacer ir a los demás, crea comunidad, crea comunicación. La del mundo es costosa, la de Jesús es gratuita, es gratis; es un don del Señor: la paz del Señor. Es fecunda, te lleva siempre adelante. Un ejemplo del Evangelio que a mí me hace pensar cómo es la paz del mundo, es aquel señor que tenía los graneros llenos y la cosecha de aquel año parecía ser buenísima y pensó: “Pues tendré que construir otros almacenes, otros graneros para poner esto y luego estaré tranquilo… Es mi tranquilidad, con eso puedo vivir tranquilo”. “Necio, dice Dios, esta noche morirás” (cfr. Lc 12,13-21). Es una paz inmanente, que no te abre la puerta al más allá. En cambio, la paz del Señor es abierta, adonde Él fue, está abierta al Cielo, está abierta al Paraíso. Es una paz fecunda que se abre y lleva también a otros contigo al Paraíso. Creo que nos ayudará pensar un poco: ¿cuál es mi paz, dónde encuentro yo paz? ¿En las cosas, en el bienestar, en los viajes –ahora, hoy no se puede viajar–, en las posesiones, en tantas cosas, o encuentro la paz como don del Señor? ¿Debo pagar la paz o la recibo gratis del Señor? ¿Cómo es mi paz? ¿Cuando me falta algo me enfado? Esa no es la paz del Señor. Esa es una de las pruebas. ¿Estoy tranquilo en mi paz, “me duermo”? No es del Señor. ¿Estoy en paz y quiero comunicarla a los demás y llevar algo adelante? ¡Esa es la paz del Señor! También en los momentos malos, difíciles, ¿permanece en mí esa paz? Es del Señor. Y la paz del Señor es fecunda también para mí porque está llena de esperanza, es decir, mira al Cielo. Ayer –perdonadme si digo estas cosas, pero son cosas de la vida que a mí me hacen bien–, ayer recibí una carta de un sacerdote, un buen sacerdote, bueno, y me decía que yo hablo poco del Cielo, que debería hablar más. Y tiene razón, tiene razón. Por eso, hoy he querido subrayar esto: que la paz, la que nos da Jesús, es una paz para ahora y para el futuro. Es comenzar a vivir el Cielo, con la fecundidad del Cielo. No es anestesia. La otra sí: tú te anestesias con las cosas del mundo y cuando la dosis de esa anestesia se acaba, te tomas otra y otra y otra… Esta es una paz definitiva, fecunda y contagiosa. No es narcisista, porque siempre mira al Señor. La otra mira a ti, es un poco narcisista.
 
Que el Señor nos dé esa paz llena de esperanza, que nos hace fecundos, nos hace comunicativos con los demás, que crea comunidad y que siempre mira a la definitiva paz del Paraíso.

 Comunión espiritual

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del altar. Te amo sobre todas las cosas y te deseo en mi alma. Como ahora no puedo recibirte sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Y como si te hubiese recibido, me abrazo y me uno todo a ti. No permitas que jamás me separe de ti.

 

Mensaje del Papa Francisco por el Día Internacional de la Enfermería

“Sois imagen de la Iglesia”

MAYO 12, 2020 12:09LARISSA I. LÓPEZMEDICINA Y SALUDPAPA Y SANTA SEDE

(zenit – 12 mayo 2020).- El Papa Francisco considera que los enfermeros forman parte del grupo de “los santos de la puerta de al lado”: “Sois la imagen de la Iglesia, ‘hospital de campaña’, que continúa llevando a cabo la misión de Jesucristo, que se acercó y curó a las personas que sufrían todo tipo de males y se arrodilló para lavar los pies de sus discípulos. ¡Gracias por vuestro servicio a la humanidad!”, indica.

Hoy, 12 de mayo de 2020, se celebra el Día Internacional de la Enfermería, como parte del Año Internacional del Personal de Enfermería y Partería, convocado por la Organización Mundial de la Salud. Además, en esta misma fecha se conmemora el bicentenario del nacimiento de Florence Nightingale, fundadora de la enfermería moderna.

Importancia de los enfermeros

Con motivo de esta jornada especial, el Santo Padre ha escrito un mensaje en el que resalta cómo en este momento histórico de emergencia sanitaria mundial provocada por la pandemia del coronavirus “hemos redescubierto la importancia del rol del personal de enfermería, como también el de partería”.

Y describe también cómo estos profesionales que  diariamente con “profesionalidad, sacrificio, responsabilidad y amor” ayudan a las personas afectadas por el virus, “incluso poniendo en riesgo la propia salud”.

En este sentido, el Papa recuerda el elevado número de sanitarios que han muerto al cumplir “fielmente con su servicio”: “Rezo por ellos —el Señor conoce el nombre de cada uno— y por todas las víctimas de esta epidemia. Que el Señor resucitado les conceda la luz eterna y a sus familias el consuelo de la fe”.

“Buenos samaritanos”

Para el Pontífice, los enfermeros “son hombres y mujeres que han dicho ‘sí’ a una vocación particular: la de ser buenos samaritanos que se hacen cargo de la vida y de las heridas de los demás. Custodios y servidores de la vida que, mientras administran las terapias necesarias, infunden ánimo, esperanza y confianza”.

Por ello, apela a su responsabilidad moral, que “no se reduce al conocimiento científico-técnico, sino que está constantemente iluminada por la relación humana y humanizadora con el paciente”, que requiere un esfuerzo continuo y “fatigoso” de “discernimiento y atención a cada persona”.

Inversión en sanidad

Por otro lado, ante las deficiencias en la atención sanitaria evidenciadas por la pandemia, el Obispo de Roma se dirige a los jefes de las naciones de todo el mundo “para que inviertan en sanidad, como bien común primario, fortaleciendo las estructuras y designando más personal de enfermería, para garantizar a todos un servicio de atención adecuado y respetuoso de la dignidad de cada persona”.

Al mismo tiempo, reconoce que los enfermeros y enfermeras, así como las comadronas, “tienen derecho y merecen estar más valorizados e involucrados en los procesos que afectan a la salud de las personas y de la comunidad”, pues se ha demostrado que invertir en ellos “favorece los resultados en términos de atención y salud en general”.

Después, Francisco se refiere en particular a las comadronas, a quienes les indica: “Vuestro trabajo es uno de los más nobles que existen, dedicado directamente al servicio de la vida y de la maternidad. En la Biblia, los nombres de las dos parteras heroicas, Sifrá y Puá, se inmortalizan al comienzo del libro del Éxodo (cf. 1,15-21). También hoy el Padre celestial os mira con gratitud”.

A continuación, sigue el mensaje completo del Papa Francisco.

***

Mensaje del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas:

Celebramos hoy el Día Internacional de la Enfermería, en el contexto del Año Internacional del Personal de Enfermería y Partería convocado por la Organización Mundial de la Salud. En este mismo día también recordamos el bicentenario del nacimiento de Florence Nightingale, con quien dio inicio la enfermería moderna.

En este momento histórico, marcado por la emergencia sanitaria mundial a causa de la pandemia del virus Covid-19, hemos redescubierto la importancia del rol del personal de enfermería, como también el de partería. Diariamente presenciamos el testimonio de valentía y sacrificio de los agentes sanitarios, en particular de las enfermeras y enfermeros, quienes con profesionalidad, sacrificio, responsabilidad y amor por los demás ayudan a las personas afectadas por el virus, incluso poniendo en riesgo la propia salud. Prueba de ello es el hecho de que, desgraciadamente, un elevado número de agentes sanitarios han muerto al cumplir fielmente con su servicio. Rezo por ellos —el Señor conoce el nombre de cada uno— y por todas las víctimas de esta epidemia. Que el Señor resucitado les conceda la luz eterna y a sus familias el consuelo de la fe.

El personal de enfermería siempre ha desempeñado un papel central en la asistencia sanitaria. Todos los días experimentan, con la cercanía a los enfermos, el trauma que causa el sufrimiento en la vida de una persona. Son hombres y mujeres que han dicho “sí” a una vocación particular: la de ser buenos samaritanos que se hacen cargo de la vida y de las heridas de los demás. Custodios y servidores de la vida que, mientras administran las terapias necesarias, infunden ánimo, esperanza y confianza.[1]

Queridas enfermeras y queridos enfermeros: La responsabilidad moral guía vuestra profesionalidad, que no se reduce al conocimiento científico-técnico, sino que está constantemente iluminada por la relación humana y humanizadora con el paciente. “Al cuidar a mujeres y hombres, niños y ancianos, en todas las etapas de su vida, desde el nacimiento hasta la muerte, participáis en una escucha continua, encaminada a comprender cuáles son las necesidades de ese enfermo, en la etapa que está atravesando. De hecho, frente a la singularidad de cada situación, nunca es suficiente seguir una fórmula, sino que se requiere un continuo —¡y fatigoso!— esfuerzo de discernimiento y atención a cada persona”.[2]

Vosotros —y también pienso en las parteras— estáis al lado de las personas en los momentos cruciales de su existencia, nacimiento y muerte, enfermedad y recuperación, para ayudarlas a superar las situaciones más traumáticas. A veces estáis junto a ellos cuando fallecen, dándoles consuelo y alivio en los últimos momentos. Por esta entrega vuestra, formáis parte de los “santos de la puerta de al lado”.[3] Sois la imagen de la Iglesia, “hospital de campaña”, que continúa llevando a cabo la misión de Jesucristo, que se acercó y curó a las personas que sufrían todo tipo de males y se arrodilló para lavar los pies de sus discípulos. ¡Gracias por vuestro servicio a la humanidad!

En tantos países, la pandemia también ha evidenciado muchas deficiencias en la atención sanitaria. Por esto, me dirijo a los jefes de las naciones de todo el mundo, para que inviertan en sanidad, como bien común primario, fortaleciendo las estructuras y designando más personal de enfermería, para garantizar a todos un servicio de atención adecuado y respetuoso de la dignidad de cada persona. Es importante reconocer efectivamente el papel esencial que desempeña esta profesión para la atención al paciente, para la actividad de emergencia territorial, la prevención de enfermedades, la promoción de la salud, la asistencia en el sector familiar, comunitario y escolar.

Los enfermeros y enfermeras, así como las comadronas, tienen derecho y merecen estar más valorizados e involucrados en los procesos que afectan a la salud de las personas y de la comunidad. Se ha demostrado que invertir en ellos favorece los resultados en términos de atención y salud en general. Por lo tanto, es preciso potenciar su perfil profesional proporcionando herramientas científicas, humanas, psicológicas y espirituales para su adecuada formación; así como mejorar sus condiciones de trabajo y garantizar sus derechos para que puedan llevar a cabo su servicio con plena dignidad.

En este sentido, las asociaciones de agentes de la sanidad tienen un papel importante, pues, además de ofrecer una estructura orgánica, acompañan a cada uno de sus miembros, haciéndolos sentir parte de un cuerpo unitario y no se sientan perdidos y solos frente a los desafíos éticos, económicos y humanos, que conlleva la profesión.

De modo particular, las comadronas, que asisten a las mujeres embarazadas y las ayudan a dar a luz a sus hijos, os digo: vuestro trabajo es uno de los más nobles que existen, dedicado directamente al servicio de la vida y de la maternidad. En la Biblia, los nombres de las dos parteras heroicas, Sifrá y Puá, se inmortalizan al comienzo del libro del Éxodo (cf. 1,15-21). También hoy el Padre celestial os mira con gratitud.

Queridos enfermeros, queridas enfermeras y personal de obstetricia, que este aniversario coloque la dignidad de vuestro trabajo en el centro, en beneficio de la salud de toda la sociedad. A vosotros, a vuestras familias y a todos los que atendéis, aseguro mi oración e imparto cordialmente la bendición apostólica.

 

Roma, San Juan de Letrán, 12 de mayo de 2020.

FRANCISCO

_______________________

[1] Cf. Nueva Carta a los Agentes sanitarios, nn. 1-8.

[2] Discurso a los miembros de la Federación de Colegios profesionales de enfermeros, 3 marzo 2018.

[3] Cf. Homilía, 9 abril 2020.

© Librería Editorial Vaticano

 

 

Francisco celebrará Misa frente a la tumba de Juan Pablo II el 18 de mayo

A los 100 años de su nacimiento

MAYO 12, 2020 18:59ROSA DIE ALCOLEAJUAN PABLO II

(zenit – 12 mayo 2020). El próximo 18 de mayo, el Papa Francisco celebrará la Misa matutina a las 7 horas en la capilla de la tumba de Juan Pablo II, en la Basílica Vaticana, en memoria del centenario del nacimiento del santo polaco.

Así lo ha confirmado Matteo Bruni, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, esta tarde, 12 de mayo de 2020.

El mismo día se reanudará en Italia la celebración de la Misa con la participación de los fieles, así como ya se ha reanudado en muchas partes del mundo, como por ejemplo, España. Por eso, “a partir del día siguiente, 19 de mayo, cesará la retransmisión en directo de las misas matinales desde la Casa Santa Marta”, ha anunciado Bruni.

“Como ha tenido ocasión de afirmar en los últimos días, el Papa espera que el Pueblo de Dios pueda así volver a la comunidad la familiaridad con el Señor en los sacramentos”, ha declarado el portavoz vaticano, “participando en la liturgia dominical, y reanudando, también en las iglesias, la asistencia diaria al Señor y a su Palabra”.

 

 

Fiesta del beato Álvaro del Portillo: Conexión online para rezar frente a su tumba

Iglesia de Santa María de la Paz

MAYO 12, 2020 18:59LARISSA I. LÓPEZTESTIMONIOS DE LA FE

(zenit – 12 mayo 2020).- Hoy se celebra la festividad del beato Álvaro del Portillo, primer sucesor de san Josemaría Escrivá, y beatificado en Madrid el 27 de septiembre de 2014.

Con motivo de esta festividad y ante la situación de pandemia mundial, de 18 a 20 (hora de Roma), tiene lugar la transmisión en directo desde la iglesia prelaticia de Santa María de la Paz, donde reposan los restos mortales del beato.

Esta emisión se realiza a través de la web del Opus Dei y de sus canales oficiales en YoutubeInstagram y Facebook, informan desde la propia página de la prelatura.

Las personas interesadas podrán unirse a ese momento de oración y pedir, como aconsejó recientemente el prelado de la Obra, Fernando Ocáriz, por “las intenciones que el Papa Francisco nos ha transmitido en su carta del 25 de abril (…)” para “seguir pidiendo el fin de la pandemia y la protección de la Virgen por los que más sufren”.

Oración al beato Álvaro

La oración a don Álvaro del Portillo es la siguiente: “Dios Padre misericordioso, que concediste al beato Álvaro, Obispo, la gracia de ser, con la ayuda de Santa María, pastor ejemplar en el servicio a la Iglesia y fidelísimo hijo y sucesor de san Josemaría, fundador del Opus Dei: haz que yo sepa también responder con fidelidad a las exigencias de la vocación cristiana, convirtiendo todos los momentos y circunstancias de mi vida en ocasión de amarte y de servir al Reino de Jesucristo. Dígnate otorgar la canonización del beato Álvaro, y concédeme por su intercesión el favor que te pido… (pídase). Así sea.”

Después, se reza un padrenuestro, avemaría y gloria.

Cripta en Santa María de la Paz

Desde 1994, fecha de su fallecimiento, el beato Álvaro reposa en la cripta de la iglesia prelaticia de Santa María de la Paz. Inicialmente, san Josemaría fue enterrado en esta cripta el 27 de junio de 1975.

Sobre la losa de mármol se colocó, bajo el sello del Opus Dei, la inscripción: “El Padre”. Tras la beatificación de Escrivá, en 1992, el cuerpo del fundador se trasladó al altar principal de iglesia prelaticia.

Cuando en 1994 fue enterrado allí Álvaro del Portillo, se decidió dejar la inscripción y las fechas de san Josemaría y añadir otra placa en la que puede leerse en latín la siguiente inscripción: “Donde estuvo enterrado el cuerpo de nuestro querido fundador, ahora yace el beato Álvaro del Portillo, obispo prelado del Opus Dei y primer sucesor de nuestro fundador, que vivió desde el 11 de marzo de 1914 hasta el 23 de marzo de 1994”.

Biografía

De acuerdo a la página de la prelatura, Álvaro del Portillo nació en Madrid (España) el 11 de marzo de 1914 en una familia cristiana. Era doctor ingeniero de Caminos y doctor en Filosofía y en Derecho Canónico.

En 1935 se incorporó al Opus Dei y muy pronto se convirtió en la ayuda más firme de san Josemaría,  permaneciendo a su lado durante casi cuarenta años, como su colaborador más próximo.

El 25 de junio de 1944 fue ordenado sacerdote, desde entonces se dedicó enteramente al ministerio pastoral, en servicio de los miembros del Opus Dei y de todas las almas.

En 1946 fijó su residencia en Roma, junto al fundador de la Obra. Su servicio infatigable a la Iglesia se manifestó, además, en la dedicación a los encargos que le confirió la Santa Sede como consultor de varios dicasterios de la Curia Romana y, especialmente, mediante su participación en los trabajos del Concilio Vaticano II.

Primer sucesor de san Josemaría

El 15 de septiembre de 1975 fue elegido primer sucesor de san Josemaría. El 28 de noviembre de 1982, al erigir la Obra en Prelatura Personal, el papa Juan Pablo II le nombró prelado del Opus Dei, y el 6 de enero de 1991 le confirió la ordenación episcopal.

Toda la labor de gobierno de este beato se caracterizó por la fidelidad al fundador y su mensaje, con un trabajo pastoral incansable para extender los apostolados de la prelatura, en servicio de la Iglesia.

En la madrugada del 23 de marzo de 1994, pocas horas después de regresar de una peregrinación a Tierra Santa, el Señor llamó al D. Álvaro. La mañana precedente había celebrado su última Misa en el Cenáculo de Jerusalén.

Ese mismo día, el papa Juan Pablo II acudió a rezar ante sus restos mortales, que ahora reposan en la citada cripta de la iglesia prelaticia de Santa María de la Paz.

 

 

Fátima: Por primera vez, el santuario celebra la fiesta de la Virgen sin peregrinos

zenit transmitirá en streaming

MAYO 12, 2020 18:30ROSA DIE ALCOLEAMARÍA Y MARIOLOGÍA

(zenit – 12 mayo 2020).- Por primera vez en su historia, el santuario de Fátima celebra la peregrinación que evoca la primera Aparición de Nuestra Señora en Cova da Iria, sin peregrinos en sus espacios, siguiendo las decisiones sanitarias impuestas por las autoridades a causa de la pandemia provocada por COVID-19.

La fiesta de la Virgen tendrá lugar los días 12 y 13 de mayo en el Recinto de Oración, que se cerrará debido a las normas sanitarias definidas por el Gobierno en el contexto de la declaración del Estado de Alarma pública, en articulación con la Conferencia Episcopal Portuguesa y que impiden las celebraciones religiosas con la presencia de los fieles.

zenit transmitirá las celebraciones de esta peregrinación atípica en streaming, a través de la página de Facebook, desde la capilla de las Apariciones, en el santuario de Fátima: El martes 12 de mayo comenzará la conexión en directo a las 10 pm, hora de Portugal (4pm en Ciudad de México), y el miércoles, 13 de mayo, a las 10am hora de Portugal (4am hora de México).

Las celebraciones, sin presencia física de peregrinos, contarán solo con la participación de las personas directamente involucradas en las mismas, comienzan en el santuario el día 12, a las 21:30 horas, con Lucernario, en la capilla de las Apariciones; a continuación la oración del Rosario y la procesión de velas, seguidas de un trayecto más corto hasta el Altar del Recinto.

Allí, habrá una celebración de la Palabra, después de lo cual la imagen de Nuestra Señora regresará a la capilla de las Apariciones, indica el portal informativo del santuario de Fátima.

Una vela en cada ventana

“Este es un momento doloroso: el Santuario existe para acoger a los peregrinos y no poder hacerlo, es motivo de gran tristeza; pero esta decisión también es un acto de responsabilidad para con los peregrinos, defendiendo su salud y su bienestar”, dice el rector del santuario de Fátima, don Carlos Cabecinhas, en un mensaje dirigido a todos los peregrinos, en el que les pide que se queden en casa.

El padre Cabecinhas invita a los peregrinos a que enciendan, en la noche del 12 de mayo, a partir de las 21:30 pm, en las ventanas de sus casas, una vela, repitiendo así uno de los gestos más emblemáticos de Fátima.

“No podemos contar con vuestra presencia física, pero nos gustaría poder contar con vosotros”, señala el rector. “Debido a que no es solo una peregrinación con los pies, sino también con el corazón, os proponemos hacer una peregrinación a través del corazón, en la que el camino no es físico, si no interior”, añade.

Misa presidida por el cardenal Marto

El día 13, la oración habitual del Rosario comienza a las 9 am, en la capilla de las Apariciones y a las 10 am se celebrará la Misa de la Solemnidad de Nuestra Señora de Fátima, presidida por el cardenal António Marto, obispo de Leiria-Fátima.

Las celebraciones de esta primera Peregrinación Internacional Aniversaria, que evoca la primera Aparición de Nuestra Señora en Cova da Iria, termina con la procesión del Adeus.

La decisión del santuario surge en el contexto de la situación de pandemia por la que atraviesan el país y el mundo y se comunicó en un mensaje de video del obispo de Leiria-Fátima, el cardenal Marto, el pasado 6 de abril, informa el propio lugar de peregrinación mariana.

 

 

VIRGEN DE FÁTIMA*

Memoria

— Las apariciones de Nuestra Señora.

— La Virgen pide penitencia por los pecados de los hombres.

— Consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María.

I. El 13 de mayo de 1917, hacia el mediodía, se apareció Nuestra Señora por vez primera a tres pastorcillos –Lucía, Jacinta y Francisco–, que habían llevado sus ovejas a pastar a una hondonada cubierta de carrascas y de olivos que los lugareños conocían con el nombre de Cova de Iría1. La Virgen pidió a los niños que acudieran a aquel mismo lugar el día trece de cada mes, durante seis meses consecutivos. El mensaje que les irá desgranando la Señora es un mensaje de penitencia por los pecados que cada día se cometen, el rezo del Santo Rosario por esta misma intención y la consagración del mundo a su Inmaculado Corazón. En cada aparición, la dulce Señora insiste en el rezo diario del Rosario, y les enseña una oración para que la repitan muchas veces, ofreciendo sus obras y en especial pequeñas mortificaciones y sacrificios: ¡Oh Jesús!..., por tu amor, por la conversión de los pecadores y en reparación de las ofensas hechas al Inmaculado Corazón de María.

En agosto, la Virgen prometió un signo público, visible por todos, como prueba de la veracidad de estos mensajes. En cada aparición, la Virgen alentaba a los niños a que rezaran por la conversión de los pecadores, ofreciendo sacrificios y rezando el Santo Rosario. El 13 de octubre, tuvo lugar el llamado prodigio del sol. Decenas de miles de personas, presentes en Cova de Iría, fueron testigos de este hecho extraordinario; incluso fue visto por quienes estaban a muchos kilómetros del lugar de las apariciones. Nuestra Señora declaró entonces a los niños que era la Virgen del Rosario. También les dijo: «Es preciso que los hombres se enmienden, que pidan perdón de sus pecados... Que no ofendan más a Nuestro Señor, que ya es demasiado ofendido».

El Papa Juan Pablo II, recordando su peregrinación a Fátima, donde acudió «con el rosario en la mano, el nombre de María en los labios y el canto de la misericordia en el corazón», para dar gracias a Nuestra Señora por haber salido con vida del atentado sufrido el año anterior, señalaba que «las apariciones de Fátima, comprobadas por signos extraordinarios, en 1917, forman como un punto de referencia y de irradiación para nuestro siglo. María, Nuestra Madre celestial, vino para sacudir las conciencias, para iluminar el auténtico significado de la vida, para estimular a la conversión del pecado y al fervor espiritual, para inflamar las almas de amor a Dios y de caridad hacia el prójimo. María vino a socorrernos, porque muchos, por desgracia, no quieren acoger la invitación del Hijo de Dios para volver a la casa del Padre.

»Desde su santuario de Fátima, María renueva todavía hoy su materna y apremiante petición: la conversión a la Verdad y a la Gracia; la vida de los sacramentos, especialmente la Penitencia y la Eucaristía, y la devoción a su Corazón Inmaculado, acompañado por el espíritu de penitencia»2.

Hoy podemos preguntarnos cómo va nuestra correspondencia a las frecuentes inspiraciones del Espíritu Santo para que purifiquemos el alma, especialmente en la Confesión sacramental, cómo reparamos por los pecados personales pasados y por los de todos los hombres, cómo rezamos el Santo Rosario –especialmente en este mes de mayo–, poniendo «intenciones ambiciosas», pidiendo que muchos amigos y compañeros se acerquen de nuevo a Cristo, recorriendo con humildad el camino de vuelta del hijo pródigo.

II. «El mensaje de Fátima es, en su núcleo fundamental, una llamada a la conversión y a la penitencia, como en el Evangelio (...). La Señora del mensaje parecía leer con una perspicacia especial los signos de los tiempos, los signos de nuestro tiempo.

»La llamada a la penitencia es una llamada maternal; y, a la vez, es enérgica y hecha con decisión»3. Hoy, en nuestra oración, nos llega esta voz a la vez dulce y fuerte de la Virgen, que apremia, como dirigida personalmente a cada uno de nosotros.

A lo largo de todo el Evangelio resuenan las palabras arrepentíos y haced penitencia4. Jesús comenzará su misión pidiendo penitencia: haced penitencia, porque está cerca el Reino de los Cielos5. Esta palabra significa la conversión del pecador, y designa todo un conjunto de actos interiores y exteriores dirigidos a reparar el pecado cometido6.

La Virgen nos recuerda que sin penitencia no se recibe el Reino de su Hijo; sin penitencia se está en el reino del pecado. Sin penitencia, todos igualmente pereceréis7, había anunciado el Señor. Por eso, en el mensaje que difunden los Apóstoles, recién nacida la Iglesia, la predicación de esta virtud ocupará un lugar esencial8. Todo el tiempo de la Iglesia peregrina, en el que nos encontramos, aparece como spatium verae poenitentiae, un tiempo de verdadera penitencia concedido por el Señor para que nadie perezca9. Es necesaria la penitencia porque existe el pecado y nosotros no somos ajenos a él, porque es necesario reparar por tantas faltas y debilidades propias y de nuestros hermanos los hombres, y porque nadie, sin un privilegio especial y extraordinario, está confirmado en gracia. «La finalidad última de la penitencia –enseña el Papa Juan Pablo II– consiste en lograr que amemos intensamente a Dios y nos consagremos a Él»10. El Santo Cura de Ars solía afirmar que nos es tan necesaria para el alma como el respirar para la vida del cuerpo11.

La primera muestra de esta virtud se manifiesta en el amor a la Confesión frecuente de nuestras culpas actuales y pasadas, que nos lleva a desearla, a cuidarla con esmero, con contrición verdadera, y a llevar a cabo un eficaz apostolado entre nuestros parientes y amigos para acercarles a este sacramento de la misericordia y de la alegría. La virtud de la penitencia ha de estar presente, de alguna manera, en las acciones corrientes de todos los días: en «el cumplimiento exacto del horario que te has fijado, aunque el cuerpo se resista o la mente pretenda evadirse con ensueños quiméricos. Penitencia es levantarse a la hora. Y también, no dejar para más tarde, sin un motivo justificado, esa tarea que te resulta más difícil o costosa.

»La penitencia está en saber compaginar tus obligaciones con Dios, con los demás y contigo mismo, exigiéndote de modo que logres encontrar el tiempo que cada cosa necesita. Eres penitente cuando te sujetas amorosamente a tu plan de oración, a pesar de que estés rendido, desganado o frío.

»Penitencia es tratar siempre con la máxima caridad a los otros, empezando por los tuyos. Es atender con la mayor delicadeza a los que sufren, a los enfermos, a los que padecen. Es contestar con paciencia a los cargantes e inoportunos. Es interrumpir o modificar nuestros programas, cuando las circunstancias –los intereses buenos y justos de los demás, sobre todo– así lo requieran.

»La penitencia consiste en soportar con buen humor las mil pequeñas contrariedades de la jornada; en no abandonar la ocupación, aunque de momento se te haya pasado la ilusión con que la comenzaste; en comer con agradecimiento lo que nos sirven, sin importunar con caprichos.

»Penitencia, para los padres y, en general, para los que tienen una misión de gobierno o educativa, es corregir cuando hay que hacerlo, de acuerdo con la naturaleza del error y con las condiciones del que necesita esa ayuda, por encima de subjetivismos necios y sentimentales.

»El espíritu de penitencia lleva a no apegarse desordenadamente a ese boceto monumental de los proyectos futuros, en el que ya hemos previsto cuáles serán nuestros trazos y pinceladas maestras. ¡Qué alegría damos a Dios cuando sabemos renunciar a nuestros garabatos y brochazos de maestrillo, y permitimos que sea Él quien añada los rasgos y colores que más le plazcan!»12. ¡Qué buena obra maestra aparece entonces!

III. Una parte del mensaje de Fátima era el deseo de la Virgen de que se consagrara el mundo a su Inmaculado Corazón. ¿Dónde iba a estar más seguro el mundo? ¿Dónde vamos a estar nosotros mejor defendidos y amparados? Esta Consagración «significa acercarnos, por intercesión de la Madre, a la misma fuente de la Vida, que brotó en el Gólgota. Este manantial corre ininterrumpidamente, brotando de él la Redención y la gracia. Se realiza continuamente en él la reparación por los pecados del mundo. Este manantial es fuente incesante de vida nueva y de santidad»13.

Pío XII (cuya ordenación episcopal había tenido lugar precisamente el 13 de mayo de 1917, el día de la primera aparición) consagró al Inmaculado Corazón de María el género humano y, especialmente, los pueblos de Rusia14. Juan Pablo II ha querido renovarla, y a ella nos podemos unir nosotros: «¡Oh Madre de los hombres y de los pueblos!, tú que conoces todos sus sufrimientos y esperanzas, tú que sientes maternalmente todas las luchas entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas que invaden el mundo contemporáneo, acoge nuestro grito que, como movidos por el Espíritu Santo, elevamos directamente a tu corazón, y abraza con el amor de la Madre y de la Sierva este nuestro mundo, que ponemos bajo tu confianza y te consagramos, llenos de inquietud por la suerte terrena y eterna de los hombres y de los pueblos.

»De manera especial ponemos bajo tu confianza y te consagramos aquellos hombres y naciones que necesitan especialmente esta consagración. “¡Bajo tu protección nos acogemos, Santa Madre de Dios!”. “¡No deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades!”.

»¡No deseches!

»¡Acoge nuestra humilde confianza y entrega!»15.

Santa María, siempre atenta a lo que le pedimos, nos dejará que encontremos refugio y amparo en su Purísimo Corazón.

1 C. Barthas, La Virgen de Fátima, Rialp. Madrid 1963, p. 86 ss. — 2 Juan Pablo II, Ángelus, 26-VII- 1987. — 3 ídem, Homilía en Fátima, 13-V-1982. — 4 Cfr. Mc 1, 15. — 5 Mt 4, 17. — 6 Cfr. L. Boyer, Diccionario de Teología, Herder, Barcelona 1983, voz Penitencia. — 7 Lc 13, 3. — 8 Cfr. Hech 2, 38. — 9 Cfr. 2 Pdr 3, 9. — 10 Juan Pablo II, Homilía en Fátima, cit. — 11 Santo Cura de Ars, Sermón sobre la penitencia. — 12 San Josemaría Escrivá, Amigos de Dios, 138. — 13 Juan Pablo II, Homilía en Fátima, cit. — 14 Pío XII, Radiomensaje Benedicite Deum, 31-X-1942. — 15 Juan Pablo II, Consagración a la Virgen de Fátima, 13-V-1982.

Desde el 13 de mayo al 13 de octubre de 1917, la Virgen se apareció en Fátima (Portugal) a tres niños: Lucía, Francisco y Jacinta. Estas apariciones fueron precedidas por tres apariciones de un Ángel en la primavera de 1916. La Virgen les recomendó, en cada ocasión, el rezo del Santo Rosario y la reparación por las ofensas que recibe su Inmaculado Corazón. El 13 de octubre tuvo lugar un prodigio, que fue observado por miles de personas, anunciado por Nuestra Señora para que el mundo comprendiera la veracidad de estas apariciones: el sol, como un disco luminoso, comenzó a girar sobre sí mismo, asemejándose a una rueda de fuego. El fenómeno duró unos diez minutos.

La Virgen pidió que fuera consagrado el mundo a su Inmaculado Corazón, Esta Consagración, a petición del Episcopado portugués, fue realizada solemnemente por Pío XII el 31 de octubre de 1942. Fue renovada por Juan Pablo II.

 

 

“Señor, con tu auxilio, lucharé”

El canto humilde y gozoso de María, en el «Magnificat», nos recuerda la infinita generosidad del Señor con quienes se hacen como niños, con quienes se abajan y sinceramente se saben nada. (Forja, 608)

13 de mayo

No me olvidéis que santo no es el que no cae, sino el que siempre se levanta, con humildad y con santa tozudez. Si en el libro de los Proverbios se comenta que el justo cae siete veces al día (Cfr. Prv XXIV, 16.), tú y yo –pobres criaturas– no debemos extrañarnos ni desalentarnos ante las propias miserias personales, ante nuestros tropiezos, porque continuaremos hacia adelante, si buscamos la fortaleza en Aquel que nos ha prometido: venid a mí todos los que andáis agobiados con trabajos y cargas, que yo os aliviaré (Mt XI, 28.). Gracias, Señor, quia tu es, Deus, fortitudo mea (Ps XLII, 2.), porque has sido siempre Tú, y sólo Tú, Dios mío, mi fortaleza, mi refugio, mi apoyo.

Si de veras deseas progresar en la vida interior, sé humilde. Acude con constancia, confiadamente, a la ayuda del Señor y de su Madre bendita, que es también Madre tuya. Con serenidad, tranquilo, por mucho que duela la herida aún no restañada de tu último resbalón, abraza de nuevo la cruz y di: Señor, con tu auxilio, lucharé para no detenerme, responderé fielmente a tus invitaciones, sin temor a las cuestas empinadas, ni a la aparente monotonía del trabajo habitual, ni a los cardos y guijos del camino. Me consta que me asiste tu misericordia, y que al final hallaré la felicidad eterna, la alegría y el amor por los siglos infinitos. (Amigos de Dios, 131)

 

 

San Josemaría en Fátima

Nuevo vídeo -con imágenes remasterizadas- en el que San Josemaría habla de sus visitas a Fátima, de su encuentro con sor Lúcia y de su devoción al santo Rosario.

DE LA IGLESIA Y DEL PAPA13/05/2020

Vea el vídeo en Betafilmsplay 📹


El santuario de Fátima y el relato de las apariciones ha supuesto una ayuda para muchas personas. Este es el relato de las apariciones y de cómo san Juan Pablo II, san Josemaría y el beato Álvaro buscaron refugio en la Virgen acudiendo a la Capelinha.

Lúcia –la mayor de los videntes de Fátima– contaba sólo diez años cuando la Virgen apareció por vez primera a los pastorcillos, el 13 de mayo de 1917; sus primos, Jacinta y Francisco, tenían siete y ocho respectivamente. Esta aparición había sido precedida por otra: la de un ángel, que en 1916 se les había presentado tres veces, en el lugar llamado Loca do Cabeço, denominándose a sí mismo, primero como el Ángel de la Paz, y más tarde como el Ángel de Portugal.

La presencia del Ángel dejó una huella muy profunda en los niños. La primera vez, el Ángel se arrodilló, e inclinándose hasta tocar el suelo con la frente, repitió tres veces: «¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo! Te pido perdón por los que no creen, por los que no adoran, por los que no esperan, ni te aman» [1].

Refiere Sor Lúcia: «Nadie pensó hablar de esta aparición, ni recomendar secreto a los demás; el silencio se imponía por sí mismo. Era una gracia tan íntima, que no era fácil decir de ella la menor palabra. De ahí en adelante, los niños, siempre que podían sin que los viesen, repetían la oración tal y cómo habían visto hacer al Ángel».

EN EL CENTRO DE UNA GRAN AUREOLA DE LUZ QUE LOS ENVOLVIÓ, VIERON A UNA HERMOSA SEÑORA, MÁS RESPLANDECIENTE QUE EL SOL.

El año 1917 fue especial. Europa estaba en guerra. El domingo 13 de mayo, en un lugar escondido de la Serra do Aire, en el centro de Portugal, tres niños salían con sus rebaños, después de haber asistido a la Santa Misa. Se dirigieron hacia los pastos de Cova da Iria. Empujaron el rebaño hacia la parte alta de la propiedad, sobre la cima de la colina. Allí, sin perder de vista a las ovejas, se pusieron a jugar a albañiles, uno de sus pasatiempos preferidos. Esa vez, se trataba de levantar una cerca protectora, alrededor de una hermosa mata de brezo blanco, del que sus padres podrían hacer escobas. Era mediodía. De pronto, ante ellos, y sobre una carrasca, en el centro de una gran aureola de luz que los envolvió, vieron a una hermosa Señora, más resplandeciente que el sol.

– «¿De dónde sois, Señora?»

– «Soy del Cielo».

Así empezó la primera conversación entre la Virgen y Lúcia.

Entre mayo y octubre se sucedieron seis apariciones de la Virgen. Les pidió que se rezase el Rosario todos los días, y que se hiciera penitencia. Este último ruego impresionó tanto a los niños, que buscaban modos de hacer penitencia y aprovechaban todos los pequeños sacrificios que se les presentaban.

En la tercera aparición, el 13 de julio, la Virgen pidió la consagración de Rusia a su Corazón Inmaculado –aquellos niños campesinos ignoraban el significado de la palabra Rusia– y la Comunión reparadora de los primeros sábados. «Si esto no se hace, Rusia propagará sus errores por el mundo (...), algunas naciones serán aniquiladas. Portugal conservará siempre la Fe». Fue en esta aparición cuando la Virgen indicó: «Cuando recéis el Rosario, al final de cada decena, decid: ¡Oh, Jesús mío! Perdonadnos, libradnos del fuego del infierno; lleva al Cielo a todas las almas y socorre principalmente a las más necesitadas».

En la última aparición, el 13 de octubre, la Señora les dijo:

– «Soy la Virgen del Rosario. Deseo que en este lugar se levante una capilla en mi honor».

Por sexta vez recomendó que se continuara rezando el Rosario todos los días.

La primera capilla que se edificó fue destruida poco tiempo después por anarquistas, que también quemaron la encina sobre la que se posó la Virgen. La Capelinha que actualmente alberga la imagen de Nuestra Señora ocupa el sitio de la carrasca.

Como la Virgen les había anunciado, en la aparición del 13 de octubre tuvo lugar el milagro del sol, presenciado por unas setenta mil personas, que habían a acudido a la Cova da Iria, y publicado con detalle en la prensa.

Llovía torrencialmente. De pronto, cesó la lluvia y las nubes, negras desde la mañana, se disiparon. El sol apareció en el cénit como un disco de plata que podían mirar los ojos sin deslumbrarse. Alrededor del disco mate se distinguía una brillante corona. De improviso, se puso a temblar, a sacudirse con bruscos movimientos y, finalmente, dio vueltas sobre sí como una rueda de fuego, proyectando en todas direcciones unos haces de luz cuyo color cambiaba muchas veces.

Ese mismo mes estallaba la revolución bolchevique en Rusia.

 

Capilla de Nuestra Señora de Fátima en la parroquia de San Eugenio (Roma). Al centro, una estatua de la Virgen esculpida por Leopoldo de Almeida. Pintados por Martins Barada se encuentran debajo de la Virgen, los videntes de Fátima, y a su alrededor, ángeles, devotos de la Virgen y varios santos portugueses.

Una devoción multisecular y un mensaje universal

La devoción a la Virgen tiene en estas tierras antecedentes multiseculares. Desde finales del siglo X, las regiones entre los ríos Douro y Vouga aparecen con el nombre de Terra de Santa Maria, denominación que más tarde se extiende a todo Portugal. Desde tiempos remotos, se multiplican las advocaciones de Nuestra Señora.

El 13 de agosto de 1385, el Condestable don Nuno Álvares Pereira, más tarde San Nuno de Santa María, había invocado solemnemente la protección de María en los parajes de Fátima, que quedaron ya desde entonces bajo la especial custodia de Nuestra Señora. A partir del 13 de mayo de 1917, ese lugar está indisolublemente unido a la Virgen del Rosario, como lugar de oración y penitencia.

El mensaje de Fátima contiene un aspecto de exigencia cristiana universal: es necesario desagraviar al Señor por todos los pecados cometidos, hacer penitencia, rezar el Rosario, difundir la devoción al Corazón Inmaculado de María, y rezar mucho por el Papa. También incluyó algunas revelaciones particulares de la Virgen:

– «La guerra pronto terminará pero, si no dejaren de ofender a Dios, en el pontificado de Pío XI, comenzará otra peor».

– «Vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la Comunión reparadora de los primeros sábados».

– «Los buenos serán martirizados y el Santo Padre tendrá mucho que sufrir; varias naciones serán aniquiladas».

JACINTA Y FRANCISCO, TAL Y COMO LA VIRGEN LES HABÍA ANUNCIADO, SE FUERON AL CIELO POCO DESPUÉS DE LAS APARICIONES.

Los tres niños tuvieron la visión del infierno: «Nuestra Señora nos mostró un gran mar de fuego que parecía estar debajo de la tierra. Sumergidos en ese fuego, los demonios y las almas, como si fuesen brasas transparentes y negras o bronceadas, con forma humana, que fluctuaban en el incendio, llevadas por las llamas que de ellas mismas salían, juntamente con nubes de humo que caían hacia todos los lados, parecidas al caer de las pavesas en los grandes incendios, sin equilibrio ni peso, entre gritos de dolor y gemidos de desesperación que horrorizaban y hacían estremecer de pavor. Los demonios se distinguían por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes y negros».

Con las apariciones de la Virgen creció visiblemente la devoción popular a Nuestra Señora. Durante el mes de mayo, los caminos de Portugal convergen en Fátima; entre mayo y octubre, la afluencia a la Cova da Iria los días 12 y 13 de cada mes alcanza proporciones enormes; las carreteras se llenan de peregrinos, no sólo portugueses, sino de todas partes del mundo.

Jacinta y Francisco, tal y como la Virgen les había anunciado, se fueron al Cielo poco después de las apariciones. Lúcia, siguiendo el deseo expreso de la Virgen, aprendió a leer y a escribir, y en 1926 ingresó en la Congregación de las Doroteas, en la ciudad de Oporto. Más tarde, entraría en el Carmelo de Coimbra.

Como había pronosticado Santa María, empezó la Segunda Guerra Mundial, más violenta que la primera. Portugal, seguramente por gracia de la Virgen, quedó al margen de la contienda. El 31 de octubre de 1942, el Papa Pío XII consagró el mundo al Corazón Inmaculado de María.

San Josemaría, en Fátima

En 1945, el mismo año del fin de la guerra, en Tuy, san Josemaría Escrivá de Balaguer se encontró con sor Lúcia por primera vez:

– «Hermana Lúcia —fue su saludo—; si usted, que recibió tantas gracias de Dios, y yo, que también recibo tantas gracias de Dios, no somos fieles, ¡la hacemos buena! ¡Podemos no ir al Cielo!»

–«También yo he pensado en eso muchas veces», fue la respuesta humilde de la vidente.

 

San Josemaría visitó el 6 de febrero de 1945 a Olimpia de Jesús, la madre de Jacinta y Francisco.

En 1945 el fundador del Opus Dei regresó a Portugal otras dos veces: en junio y en septiembre. El 5 de febrero de 1946, precisamente un año después de su primer viaje, llegaron los primeros fieles del Opus Dei a Coimbra, donde se puso el primer sagrario de la Obra en ese país. Volvió san Josemaría a Portugal en octubre de 1948; residió unos días en Coimbra y el día 15 se dirigió a Fátima para rezar en la Capelinha. Volvería en marzo de 1949... A lo largo de los años, san Josemaría acudió 13 veces a este lugar.

Por ejemplo, en 1951, en medio de contradicciones para los apostolados del Opus Dei, san Josemaría recorrió varios santuarios marianos. En enero fue a Fátima y regresó de nuevo en octubre, después del primer Congreso General de la Obra; el día 19 de ese mes, renovó en la Capelinha la consagración al Corazón Dulcísimo de María, que había hecho en Loreto, el 15 de agosto de ese mismo año. Desde allí envió una tarjeta postal a sus hijos e hijas que ya estaban en diversos países del mundo con la jaculatoria: Cor Mariæ dulcissimum, iter para tutum! (Corazón Dulcísimo de María, prepara el camino seguro) que repetía desde meses atrás. Como siempre que acudía a Portugal, visitó a la Hermana Lúcia en el Carmelo de Coimbra.

El 9 de mayo de 1967, en vísperas de la peregrinación del Papa Pablo VI al Santuario de Fátima, con motivo del 50º aniversario de las apariciones, fue a rezar ante la Virgen. Allí admiró las manifestaciones penitentes de tantos grupos que caminaban a lo largo de la carretera, bajo la lluvia, en dirección a Cova da Iria. A su regreso, comentaría:

– «Este país se está renovando en la fe en Jesucristo y en su Madre bendita. Me conmovieron esas multitudes que vi en los caminos: hombres, mujeres y niños, yendo por las carreteras hacia Fátima, en penitencia. Se me escapaba la mano para bendecirles, y les decía: Dios os bendiga, por el amor que tenéis a su Madre»[2].

En el otoño de 1968 y en la primavera de 1969, san Josemaría recorrió diversos santuarios marianos de Italia, España, Francia, Suiza. Y el 14 de abril de 1970, llegó de nuevo a Fátima. Recordando aquella ocasión, comentaría más tarde:

– «Yo voy mucho a Fátima y a otros Santuarios marianos de Europa y de América, porque tengo la alegría de amar a Santa María y a esta tierra de Santa María que es Portugal. Pues el mejor piropo que me han dicho, me lo hizo un hijo mío portugués que me vio rezando el rosario en Fátima. Me escribió diciendo: "Padre, me ha dado mucha alegría verle rezar el rosario, porque besa las medallas como las viejas". ¿Has visto? Me puse contento porque me dijeron que parecía una vieja, una de esas abuelitas maravillosas, llenas de piedad, de sentido sobrenatural, que saben que esta vida no tiene demasiada importancia, y están amando la otra»[3].

«MIRA, HIJA MÍA, REPITO A LA VIRGEN MUCHAS VECES AL DÍA, CON TONOS DIFERENTES (...): ¡MADRE, MADRE MÍA! SE LO DIGO A NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA» (SAN JOSEMARÍA)

En noviembre de 1972, durante su estancia en Portugal con motivo de su catequesis por la península Ibérica, en una tertulia le preguntaron:

– «Padre, ¿puedo hacerle una pregunta impertinente? ¿Cuál es la jaculatoria que el Padre está repitiendo ahora con más frecuencia?»

– «Los demás no se enteran, porque ellos no son tan impertinentes. Mira, hija mía, repito a la Virgen muchas veces al día, con tonos diferentes –unos de petición de ayuda, otros de agradecimiento, siempre de Amor–: ¡Madre, Madre mía! Se lo digo a Nuestra Señora de Fátima»[4].

El 2 de noviembre de 1972, mientras con profundo recogimiento rezaba el Rosario en Fátima, se vio acompañado por varios centenares de personas, que se unían a su oración. Fue la última vez que estuvo en el lugar de las apariciones.

La devoción del beato Álvaro a la Virgen de Fátima

El 13 de mayo de 1979, durante una tertulia en Roma, contó el beato Álvaro:

– «Nuestro Fundador atravesó Portugal en muchas ocasiones y siempre, aunque tuviera que desviarse de la dirección que llevaba, procuraba pasar por Fátima. Cuando era más joven y viajaba con frecuencia por la noche –luego dejó de hacerlo–, llegábamos a veces a Fátima alrededor de las doce de la noche; y allí, junto a la Capelinha, nos arrodillábamos y rezábamos las Preces»[5].

Y en 1985, estando en el Santuario, comentó:

– «Fátima es un tesoro para toda la Iglesia. No es un lujo, porque está todo hecho con mucha dignidad y sin ostentación. Pero es un tesoro: aquí los corazones y las almas se esponjan, aquí se palpa la Iglesia, se siente la presencia de la Santísima Virgen. Es algo que no se puede explicar, pero aquí se nota que la oración de Nuestra Señora es muy eficaz»[6].

 

San Josemaría y el beato Álvaro rezan con algunos fieles del Opus Dei ante el Santuario de Fátima (2 noviembre 1972).

 

La caída del muro

El 13 de mayo de 1981, el Papa Juan Pablo II sufrió un grave atentado en la Plaza de San Pedro. En esa misma fecha, un año después, viajó a Portugal para agradecer a la Virgen su protección y renovó la consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María.

– «Este mundo de los hombres y de las naciones también yo lo tengo delante de los ojos, hoy en el momento en que deseo renovar la entrega y la consagración hecha por mi predecesor en la Sede de Pedro: el mundo del Segundo Milenio que está casi finalizando, el mundo contemporáneo, nuestro mundo de hoy»[7].

El domingo 25 de marzo de 1984, poco antes de clausurar el Año Jubilar de la Redención, san Juan Pablo II decidió renovar otra vez la consagración del mundo al Corazón Inmaculado de María.

Paralelamente a la consagración del mundo a la Virgen, en la Plaza de San Pedro, se realizó el Jubileo de las Familias, con una Misa celebrada por el Papa y presidida por la imagen de la Virgen de Fátima, colocada a la izquierda del altar. El Santo Padre ofreció al Santuario de Fátima la bala que le habían extraído del cuerpo durante la intervención quirúrgica sufrida después del atentando. Se colocó en la corona que la Virgen luce en días señalados, en medio de perlas y piedras preciosas.

A lo largo del siglo XX los católicos de Europa han acudido especialmente a la Virgen de Fátima para encomendarle la paz y la reconciliación en el continente.

En octubre de 1945, pocos meses después de finalizar la segunda Guerra Mundial, un párroco de Berlín gestionó que la imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima recorriese algunas capitales del Oriente de Europa. La imagen inició su periplo el 13 de mayo de 1947, pero debido a las patrullas que prohibían acercarse a la zona comunista se vio obligada a regresar.

En 1978, se intentó nuevamente el viaje. La imagen pasó por Hungría, sobrevoló Checoslovaquia, y estuvo en Polonia, en el Santuario de la Virgen de Czestochowa. El 8 de mayo, víspera del trigésimo tercer aniversario del tratado que había determinado el aislamiento de la parte oriental de Berlín, llegó junto al telón de acero. En ese mismo año, fue llamado a la cátedra de Pedro en Roma un Papa venido del Este Europeo.

Pasaron los años, y el 9 de noviembre de 1989 cayó el muro que desde agosto de 1961 había causado tanto sufrimiento. En su carta de enero de 1990, el beato Álvaro habló de estos acontecimientos:

- «Todo tiene su hora. Ya veis lo que está sucediendo en los países de la Europa oriental. Regímenes que habían pretendido cerrar férreamente sus puertas a Dios, hoy parecen abrirse a la libertad y, en consecuencia, a la acción evangelizadora. Son acontecimientos en los que se toca la Providencia de Dios y el amor maternal de nuestra Madre la Virgen»[8].

«A MÍ PERSONALMENTE ME FUE DADO A COMPRENDER, DE MODO PARTICULAR, EL MENSAJE DE NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA» (JUAN PABLO II)

Cuatro años más tarde, el 13 de junio de 1994, durante un acto con motivo de la preparación del gran Jubileo del Año 2000, delante del Colegio Cardenalicio, decía san Juan Pablo II: «A mí personalmente me fue dado a comprender, de modo particular, el mensaje de Nuestra Señora de Fátima: la primera vez, el día 13 de mayo de 1981, en el momento del atentado a la vida del Papa; después, al final de los años ochenta, con ocasión de la derrota del comunismo en los países del bloque soviético. Pienso que se trata de una experiencia bastante transparente para todos. Tenemos confianza en que la Virgen Santa, que camina delante del Pueblo de Dios peregrino a través de la historia, nos ayudará a superar las dificultades que, después de 1989, no han dejado de modo alguno de estar presentes en las naciones de Europa y de otros continentes»[9].

El 13 de agosto de ese año fue inaugurado delante de la Capelinha un Monumento de la Paz, constituido por un trozo del muro de Berlín. Anteriormente, se había ofrecido al Papa un rosario hecho con trozos de cemento de esa pared. El rosario se ha quedado en el Santuario, para perpetuar el recuerdo de aquellos cambios históricos en Europa oriental.

Posteriormente, Fátima volvió a ser escenario de acontecimientos importantes: el 13 de mayo de 2000, san Juan Pablo II beatificó allí a Francisco y Jacinta, y renovó su gratitud hacia la Virgen por la protección que le había dispensado durante su pontificado. Al final de esa misma ceremonia, se hizo público el tercer secreto revelado por la Virgen a los pastorcillos, durante la aparición del 13 de julio de 1917. A instancias del Obispo de Leiria, sor Lúcia lo había relatado por escrito en Tuy, el 3 de enero de 1944:

- «Hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: «algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él» a un Obispo vestido de Blanco «hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre». También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios»[10].

En el comentario teológico que acompañó la publicación de este texto, el Card. Ratzinger interpretaba que la figura del Obispo vestido de blanco subiendo hacia la Cruz era una representación simbólica de los Papas que guiaron a la Iglesia durante el siglo XX, una época de mártires. Y, refiriéndose a san Juan Pablo II, se preguntaba: «¿No podía el Santo Padre, cuando después del atentado del 13 de mayo de 1981 se hizo llevar el texto de la tercera parte del “secreto”, reconocer en él su propio destino? Había estado muy cerca de las puertas de la muerte y él mismo explicó el haberse salvado, con las siguientes palabras: “...fue una mano materna la que guió la trayectoria de la bala y el Papa agonizante se paró en el umbral de la muerte” (13 de mayo de 1994). Que una “mano materna” haya desviado la bala mortal muestra sólo una vez más que no existe un destino inmutable, que la fe y la oración son poderosas, que pueden influir en la historia y, que al final, la oración es más fuerte que las balas, la fe más potente que las divisiones»[11].

El 13 de febrero de 2005, sor Lúcia falleció en el Carmelo de Coimbra, después de una larga vida dedicada a difundir el mensaje de Fátima. Sus restos mortales reposan ahora, junto a los de Francisco y Jacinta, en la basílica del Santuario. Pocas semanas más tarde, el 2 de abril de ese mismo año, el Señor llamó consigo a san Juan Pablo II.

Fátima, altar do mundo

Fátima, altar do mundo, es una expresión corriente en Portugal. En Fátima concurren todos los caminos del mundo. Allí, como san Josemaría –el primer peregrino a este santuario que ha subido a los altares–, van también hoy la mente y el corazón de tantos cristianos a rezar a la Virgen. Mons. Javier Echevarría, durante una de sus estancias en Fátima, animaba a ponerse bajo la protección maternal de María Santísima en todas las circunstancias de la vida:

«Madre, ¡qué bien se está junto a ti! ¡Qué serenidad se siente en el alma pensando en que tú nos conoces, que tú nos entiendes, que tú nos ayudas, y que tú vas a presentar ante Dios nuestras necesidades muchísimo mejor de como lo podamos hacer cada uno de nosotros! Recurrimos a ti que eres la Omnipotencia Suplicante»[12].

E. Gil

Artículo publicado originalmente en 2017.


[1] Barthas, C. La Virgen de Fátima, Rialp, 12ª ed., 2004. Todas las citas relativas a la narración de las apariciones están tomadas de esta fuente.

[2] San Josemaría, Apuntes tomados en una tertulia, 10-V-1967

[3] San Josemaría, Apuntes tomados en una tertulia, 4-XI-1972.

[4] San Josemaría, Apuntes tomados en una tertulia, 31-X-1972.

[5] Beato Álvaro, Tertulia con algunos fieles del Opus Dei, 13-V-1979.

[6] Beato Álvaro, Tertulia con algunos fieles del Opus Dei, 15-XI-1985.

[7] San Juan Pablo II, Consagración del mundo al Corazón Inmaculado de María, 13-V-1982.

[8] Beato Álvaro, Carta pastoral, 1-II-1994.

[9] San Juan Pablo II, Discurso a los Cardenales en el V consistorio extraordinario, 13-VI-1994.

[10] Congregación para la Doctrina de la Fe, El Mensaje de Fátima, 26-VI-2000.

[11] Ibid.

[12] Javier Echevarría, Homilía, 13-V-1995.

 

 

 

Fátima, una historia que cambió el rumbo del mundo

    

En 1917, en una pequeña localidad de Portugal desaparecida de todos los mapas, sucedieron unos acontecimientos que marcarían el futuro del mundo

Los protagonistas

Lucia Dos Santos nació el 22 de marzo de 1907 en el seno de una humilde familia de pastores de Aljustrel, una pequeña localidad a 160 kilómetros de Lisboa. Hija de António dos Santos y María Rosa Ferreira, Lucia era la pequeña de siete hermanos.

A los seis años, el día que hizo la primera comunión, recibió una caricia de la Virgen. Durante la ceremonia, nada más recibir el sacramento, se dirigió a una capilla lateral de la iglesia, y desde allí pudo ver cómo la imagen de la Señora le dirigía una sonrisa.

A menos de cincuenta metros de la familia Dos Santos, vivían sus primos, los Marto. El 11 de junio de 1908 nacía allí Francisco, un muchacho tímido y reservado que desde pequeño adquirió gran devoción por la Eucaristía.

Dos años más tarde, nacía la pequeña de la familia, Jacinta, una niña alegre y jovial que con gran vivacidad cumplía sus labores de pastorcilla.

Los tres primos, de edades similares y gran afinidad entre ellos, se encargaban de cuidar el rebaño. De esta manera, a primera hora de la mañana se reunían y juntos marchaban a cuidar las ovejas, mientras cantaban, bailaban y se divertían.

Ajenos a los acontecimientos convulsos que desestabilizaban el continente europeo, los pastorcillos pasaban su infancia feliz, cumpliendo con sus labores campestres. Nunca se hubieran imaginado el papel decisivo que iban a ocupar en la historia del siglo XX.

 

Los pastorcillos de Aljustrel

Los acontecimientos

Los hechos sobrenaturales iniciaron poco antes de 1917. Como narra Lucia en sus memorias, en la primavera de 1916, mientras los tres niños cuidaban el rebaño en Loca do Cabeço, vieron a cierta distancia “una luz más blanca que la nieve, distinguiéndose la forma de un joven trasparente y más brillante que el cristal traspasado por los rayos del sol.” Aquél joven se presentó como el Ángel de la paz, y arrodillado en tierra inclinó la frente hasta el suelo e invitó a los pastorcillos a rezar con él: “Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman” Después de repetir esto tres veces se levantó y dijo: “Orad así. Los Corazones de Jesús y María están atentos a la voz de vuestras suplicas” Y desapareció…

A mediados de verano, la aparición se repitió, y una vez más el Ángel de Portugal instó a los jóvenes a que rezaran y ofrecieran sacrificios.

Por último, a finales de septiembre del mismo año, el Ángel hizo su última aparición mientras los pastorcillos rezaban el rosario. En sus manos sujetaba un Cáliz, que quedó suspendido en el aire mientras se arrodillaba a rezar. Después se levantó y dio la comunión a los niños. Jacinta y Francisco era la primera vez que la recibían.

Estos acontecimientos quedaron grabados en el corazón de los tres jóvenes y les causaron una gran impresión, pero no sintieron la necesidad de comunicar a nadie lo que les había sucedido.

 

El Ángel de Portugal

De esta manera, pasaron los meses mientras la vida transcurría con normalidad en Aljustrel. Todo cambió el 13 de mayo de 1917.

Los pastorcillos habían salido, como de costumbre, a pastorear el rebaño familiar. Hacia el mediodía, escucharon un fuerte relámpago. Atemorizados ante la proximidad de una posible tormenta, emprendieron el regreso a casa. De repente, a pocos pasos de ellos, sobre una encina, contemplaron a una señora hermosísima, todo luz, más resplandeciente que el sol. Empezaron una conversación. Ella indició que venía del Cielo y pidió a los niños que fueran a aquel lugar el día trece de cada mes. Les prometió que irían al Cielo si rezaban el rosario todos los días para alcanzar la paz en el mundo. Y después, desapareció.

A pesar de la resistencia de sus padres, asustados por los acontecimientos narrados por sus hijos, Lucia, Francisco y Jacinta volvieron al lugar un mes más tarde, el 13 de junio, tal como les había indicado la Señora. Ella apareció a la hora. Los tres podían verla, sin embargo, Francisco no era capaz de oír sus palabras. En esa aparición la Virgen anunció que los dos hermanos pronto serían llevados al Cielo y les dio la misión de establecer en el mundo la devoción al Corazón Inmaculado. Después, abrió las manos y les mostró un corazón rodeado de espinas que lo punzaban por todas partes. Y poco a poco empezó a alejarse.

Mientras tanto, en Aljustrel se había corrido el rumor de que los pequeños estaban viendo a la Virgen, de modo que se causó gran revuelo. El párroco no consideraba aquello algo divino, por el contrario, temía que fuera una visión diabólica. Esto atemorizó a Lucia, por lo que el 13 de julio ella había perdido el interés por ir a encontrarse con la Señora. Sin embargo, persuadida por sus primos, terminó dirigiéndose a Cova de Iria. Esta vez, iban acompañados de cerca de dos mil curiosos.

La Virgen volvió a aparecer y les pidió que no dejaran de rezar el rosario, con la intención de que la guerra terminara. Lucia, muy turbada por las contradicciones, pidió a la Señora un signo para que su familia creyera, a lo que Ella prometió hacer un gran milagro en octubre.

El 13 de agosto los niños no pudieron cumplir su cita, pues el alcalde del pueblo los retuvo en el calabozo, con el fin de lograr que dejaran de mentir a todo el pueblo. No obstante, nada consiguió, ni con amenazas de muerte, ya que los niños estaban dispuestos a dar la vida por cumplir con su promesa. No tenían miedo, pues la Virgen les había prometido el Cielo.

La aparición de agosto tuvo lugar el día 19. Sin que ellos se lo esperasen, la Señora apareció y pidió a los niños oraciones y sacrificios por los pecadores.

La valentía de los niños frente al alcalde provocó que muchos de los ciudadanos de la zona creyeran en las palabras de los pastorcillos, de modo que para la aparición de septiembre un gran número de gente se congregó en el lugar. Ellos no podían ver nada, pero en el momento en que llegó la Virgen notaron una extraña presencia. La Señora volvió con su súplica acostumbrada, recordó que un mes más tarde tendría lugar un gran milagro y se alejó, mientras del cielo llovían como flores blancas o copos de nieve que desaparecían antes de llegar al suelo.

El milagro solar

El 13 de octubre, miles de personas se había congregado en el lugar. Amaneció lluvioso y frío, de modo que Cova di Iría se había convertido en un gran charco de barro. Al mediodía Lucia anunció la llegada de la Virgen. Se hizo un gran silencio y la Señora habló:

Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honor, que soy Nuestra Señora del Rosario, que continuéis rezando el Rosario todos los días, la guerra va a terminar y los soldados volverán pronto a sus casas.”

Después de estas palabras, se elevó y desapareció. La lluvia cesó inmediatamente y las nubes se abrieron. Apareció el sol como una luna de plata y empezó a girar vertiginosamente sobre sí mismo, lanzando en todas las direcciones rayos de luz amarillos, verdes, rojos, azules… que coloreaban el cielo, los árboles y a la incontable muchedumbre.

 

Testigos del milagro solar

De repente, dio la sensación de que el sol se caía. La gente comenzó a gritar y a arrodillarse atemorizada, rezando en voz alta. A los diez minutos, la esfera cesó y todo volvió a la normalidad. Los vestidos y la tierra, empapados por la intensa lluvia, quedaron completamente secos. Cerca de 70.000 personas fueron testigos de los sucesos.

Después de las apariciones

Después de los acontecimientos sobrenaturales, la vida volvió a la normalidad en la localidad. En el lugar indicado, pronto se levantó una Capelinha en honor a la Virgen del Rosario, tal como había pedido la Señora en la última aparición.

En diciembre de 1918 Francisco cayó enfermo, víctima de una neumonía. Falleció el 4 de abril del año siguiente, tras una dolorosa enfermedad que ofrecía por la conversión de los pecadores. Jacinta murió el 20 de febrero de 1920. Días antes había sido trasladada a Lisboa. Su mayor miedo era morir sola. Sin embargo, estando en cama, la Virgen fue a visitarla y le prometió que bajaría a buscarla cuando llegara su hora.

Lucia, inició el Noviciado como Carmelita en 1925. Gracias a ella conocemos con detalle los hechos sucedidos en 1917, pues gracias a su gran memoria pudo relatar todo lo ocurrido. Falleció el 13 de febrero de 2005 con fama de santidad. A lo largo de toda su vida siguió recibiendo apariciones de la Virgen.

 

Sor Lucia

Francisco y Jacinta fueron beatificados el 13 de mayo del 2000 por San Juan Pablo II; y en el centenario de la primera aparición de la Virgen, el Papa Francisco los proclamó santos en el lugar donde se llevaron a cabo los sucesos.

Los secretos de Fátima

En la aparición del 13 de julio, la Virgen reveló a los pastorcillos tres secretos con expresa prohibición de revelarlo a nadie. En 1941, Sor Lucia los puso por escrito y se los entregó al Papa para favorecer el proceso de canonización de sus primos.

El primer secreto era una visión del infierno. Sor Lucia lo narra en sus memorias:

Vimos como un mar de fuego y en él sumergidos los demonios y las almas, como brasas transparentes y negras o broncíneas, con forma humana, que fluctuaban en el incendio, levantadas por las llamas que de ellas mismas salían juntamente con nubes de humo, cayendo en toda dirección, así como el caer de las centellas en los grandes incendios, sin peso ni equilibrio, entre gritos y gemidos de dolor y desesperación, que horrorizaban y hacían estremecer de espanto. Los demonios se distinguían por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes como negros carbones en ascua. Esta visión duró un momento; y debemos agradecer a Nuestra Madre celestial el habernos prevenido antes con la promesa de llevarnos al Cielo; de otra suerte, así lo creo, habríamos muerto de terror y espanto.

La segunda se refiere a la devoción del Inmaculado Corazón de María. La vidente continúa:

Asustados y como para pedir socorro, levantamos la vista hacia Nuestra Señora, la cual nos dijo bondadosa y tristemente: “Habéis visto el infierno, a donde van a parar las almas de los pobres pecadores. Para sacarlas Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado. Si se hiciere lo que os diré, muchas almas se salvarán y vendrán en la paz. La guerra está para terminar; pero si no dejaren de ofender a Dios, en el reinado de Pio XI empezará otra peor. Cuando vieres una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la gran señal, que os da Dios, de que va a castigar al mundo por sus crímenes. Mediante la guerra, el hambre y las persecuciones contra la Iglesia y contra el Padre Santo.

Para impedir esto vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Corazón Inmaculado y la Comunión reparadora en los primeros sábados.

Si atendieren a mi súplica, Rusia se convertirá y habrá paz. Si no, difundirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones contra la Iglesia; los buenos serán martirizados, el Padre Santo tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas… El Padre Santo me consagrará Rusia, la cual se convertirá. Y se concederá al mundo un periodo de paz.

El texto del tercer secreto debía conocerse, según la voluntad de sor Lucia, en 1960. Sin embargo, Juan XXIII no quiso revelar el misterio. Fue san Juan Pablo II el que lo hizo, el 26 de junio del año 2000, un mes más tarde de la beatificación de Jacinta y Francisco.

Vimos en una luz inmensa, que es Dios, algo semejante a como se ven las personas en el espejo, cuando delante pasó un obispo vestido de blanco. Tuvimos el presentimiento de que era el Santo Padre. Vimos varios otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una escabrosa montaña, encima de la cual estaba una gran cruz, de tronco tosco, como si fuera de alcornoque como la corteza. El Santo Padre, antes de llegar allí, atravesó una gran ciudad, media en ruinas y medio trémulo, con andar vacilante, apesadumbrado de dolor y pena. Iba orando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino.

Llegando a la cima del monte, postrado, de rodillas a los pies de la cruz, fue muerto por un grupo de soldados que le disparaban varios tiros y flechas, y así mismo fueron muriendo unos tras otros los obispos, los sacerdotes, religiosos, religiosas y varias personas seglares.

Caballeros y señoras de varias clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la cruz estaban dos ángeles. Cada uno con una jarra de cristal en las manos, recogiendo en ellos la sangre de los mártires y con ellos irrigando a las almas que se aproximaban a Dios”.

Se han dado muchas interpretaciones del significado del enigmático texto del tercer secreto. Muchos lo relacionan con el atentado que sufrió san Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981 en la plaza de San Pedro.

En 1980, en un momento en el que el mundo estaba divido por el telón de acero, Juan Pablo II, preguntado por el tema dijo que sus antecesores no habían revelado el secreto “por no alentar el poder del mundo comunista a hacer movimientos”. Del mismo modo, criticó a los que desearon conocer el misterio únicamente por curiosidad y sensacionalismo. Y tomando un rosario, concluyó: “Aquí está el remedio contra este mal. Rece, rece y no pida nada más”.

En 1984, el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el carden Joseph Ratzinger, futuro Benedicto XVI, dijo que el tercer milagro podía referirse a “los peligros que amenazan la fe y la vida del cristiano, y por lo tanto del mundo”.

Años más tarde, ya siendo Papa, volvió a referirse al secreto el 11 de mayo de 2010, durante la rueda de prensa llevado a cabo en el avión que le llevaba a realizar su primera visita pastoral a Fátima, con motivo del décimo aniversario de la beatificación de Francisco y Jacinta. Dijo al respecto “que los sufrimientos actuales de la Iglesia por los abusos sexuales contra niños cometidos por sacerdotes forman parte de los que anunció el Tercer secreto de Fátima”.

El mensaje

Una parte fundamental del misterio de Fátima, tal como se ha visto en las sucesivas apariciones de la Virgen, es la necesidad de Consagrar el Mundo al Inmaculado Corazón de María, haciendo una mención especial a Rusia, que en aquel momento era sacudida por el comunismo.

En 1929 la Virgen se apareció ante sor Lucia y le comunicó que había llegado el momento de realizar la Consagración. Así se lo hizo saber al Papa Pío XI. Sin embargo, no se llegó a realizar. La religiosa escribió que, si se hubiera hecho en el momento en el que fue mandado, tal vez se hubiera evitado la dominación comunista.

La primera consagración se hizo en 1931 por el Episcopado portugués. Esto supuso un renacimiento católico en el país. No obstante, Lucia anunció que con el aquel acto no se cumplía el deseo de la Virgen, pues debía ser el Santo Padre quien consagrara el mundo al Corazón Inmaculado de María.

San Juan Pablo II viajó a Fátima en 1982, y allí hizo una primera consagración. Pero la vidente le comunicó que debía hacerse en Roma. Además, si no se hacía pronto, se corría el riesgo de entrar en una tercera guerra mundial. En aquél entonces, el riesgo era inminente, pues el conflicto entre Estados Unidos y Rusia estaba en un momento álgido.

Consagración de San Juan Pablo II en el Vaticano

El 25 de marzo de 1984, Fiesta de la Anunciación, Juan Pablo II consagra una vez más el mundo, incluido Rusia, al Inmaculado Corazón de María, en unión espiritual con todos los obispos del mundo. Más tarde Lucia hizo llegar al Papa la noticia de que la Virgen le había revelado que aquella era la definitiva y satisfacía su deseo, de modo que se evitaría el surgimiento de una nueva guerra.

Fátima, hoy

Hoy en día Fátima es un lugar de peregrinación que recibe al año miles de visitas. Personas de todo el mundo viajan a Portugal para rezar en el lugar donde se apareció la Virgen. A pocos metros de la Capelinha, donde se encuentra la imagen de la Virgen del Rosario, se construyó la basílica donde reposan los cuerpos de los santos pastorcillos y de sor Lucia.

Muchos milagros han sido aprobados por intercesión de la Virgen de Fátima y de los jóvenes pastorcillos.

San Pablo VI fue el primer pontífice en visitar el Santuario, el 13 de mayo de 1967, con motivo del cincuenta aniversario de las apariciones. Allí pudo reunirse con Lucia y celebrar una misa multitudinaria, donde invocó a la Reina de la Paz para pedir por la unidad de la Iglesia y por los frutos del Concilio Vaticano II.

Juan Pablo II viajó a Fátima en tres ocasiones. La primera, en 1982, un año después del atentado que casi termina con su vida. Allí agradeció a la Virgen su protección. Volvió en 1991, y su última visita fue en el año 2000, con la salud bastante empeorada, para beatificar a Jacinta y Francisco.

Benedicto XVI en Fátima en 2010

Benedicto XVI visitó el lugar en el año 2010, en el décimo aniversario de la beatificación. Por último, el Papa Francisco celebró la canonización de los dos pastorcillos el 13 de mayo de 2017, centenario de la primera aparición, ante una explanada abarrotada de fieles.

Nacho Laguía

 

Para celebrar los 100 años del nacimiento de San Juan Pablo II

Se estrenará on line un nuevo e intrigante documental sobre este Papa.Lo dirige el periodista español José María Zavala. Participan figuras clave de la vida del santo, lo que convierte a “Wojtyla”: La Investigación” en un documental cautivador y revelador.

“Yo estaba en el Jeep junto con el Santo Padre. Había perdido las tres cuartas partes de su sangre”.

JOSÉ MARÍA ZAVALA
Director, “Wojtyla: La Investigación”
“Es una película que aporta documentos, fotografías, filmaciones que nadie ha visto hasta ahora sobre Juan Pablo II. Va a sorprender el documento incluso del plan para envenenarle y acabar con su pontificado”.

José María Zavala no se centra en episodios ya conocidos de la vida de Karol Wojtyla y trabaja para revelar detalles sorprendentes, como su influencia después de su muerte.

 

JOSÉ MARÍA ZAVALA
Director, “Wojtyla: La Investigación”
“La película brinda testimonios inéditos de curaciones y conversiones de personas por la intercesión de Karol Wojtyla hoy día, porque Karol Wojtyla es un gran intercesor para los tiempos de hoy”.

El documental sobre este santo no estaría completo sin mostrar su contundente defensa de la vida.

 

JOSÉ MARÍA ZAVALA
Director, “Wojtyla: La Investigación”
“La película tiene también un mensaje contra el aborto y a favor de la vida. Así fue Juan Pablo II, el Papa de la familia, el Papa de la esperanza”.

Para preparar el centenario, el documental está en la web de European Dreams Factory. Sus productores esperan lanzar una versión en inglés, y estrenarla en cines, en cuanto la pandemia lo permita.

Fuente: Rome Reports

 

 

Oración y ayuno con el Papa Francisco (14 de mayo)

El Papa Francisco ha invitado a todos los fieles a sumarse a una jornada de oración y ayuno, el próximo 14 de mayo, para pedir a Dios por el fin de la epidemia del coronavirus.

DE LA IGLESIA Y DEL PAPA11/05/2020

“Quisiera recordaros que el 14 de mayo los creyentes de todas las religiones están invitados a unirse espiritualmente en una jornada de oración, ayuno y obras de caridad, para implorar a Dios que ayude a la humanidad a superar el coronavirus”.

El Papa Francisco ha recordado así en Twitter su apoyo a la propuesta del Alto Comité para la Fraternidad Humana, para que el 14 de mayo los creyentes de todas las religiones se unan espiritualmente en una jornada de oración y ayuno, a fin de implorar a Dios que ayude a la humanidad a superar el #coronavirus. El prelado del Opus Dei también ha sugerido sumarse a esta jornada.

Quisiera recordaros que el 14 de mayo los creyentes de todas las religiones están invitados a unirse espiritualmente en una jornada de oración, ayuno y obras de caridad, para implorar a Dios que ayude a la humanidad a superar el coronavirus. #HumanFraternity #OremosJuntos

El Alto Comité de Fraternidad Humana está formado por los líderes religiosos que se inspiran en el histórico documento de Abu Dabi firmado por el Papa Francisco y el gran imán de A-Azhar, Al-Tayyeb. Este comité emitió el pasado 2 de mayo un mensaje titulado “Oración por la humanidad”, en el que invitaban a recurrir a Dios a través de la oración y la súplica, cada uno en su lugar y de acuerdo con su religión, creencia o doctrina, para pedir la desaparición de la pandemia del Covid-19.

“Junto a la afirmación de nuestra creencia -dicen- en la importancia del papel de la medicina y la investigación científica en el tratamiento de esta pandemia –se lee en el mensaje– no nos olvidamos de dirigirnos a Dios, el Creador, en esta gran crisis”.

Oración y suplica para que Dios elimine esta pandemia

El Alto Comité invita “a recurrir a Dios a través de la oración y la súplica, haciendo ayuno y obras de misericordia, cada individuo en su lugar y de acuerdo con su religión, creencia o doctrina, para que Dios elimine esta pandemia, nos ayude a salir de esta aflicción, inspire a los científicos a descubrir un medicamento que acabe con ella, salve al mundo de las consecuencias sanitarias, económicas y humanas debido a la propagación de esta pandemia peligrosa”.

Por eso, el Santo Padre ha invitado a sumarse el próximo jueves, 14 de mayo, a un día de oración y súplica por la humanidad.

 

 

Un día con Inés, la estudiante que acompaña a los incurables del coronavirus

Cursa sexto de Medicina, sólo tiene 23 años y por las mañanas dedica su tiempo a estar con los enfermos de la pandemia en cuidados paliativos. «Quieren que les escuches. Pensaba que no, pero es tranquilizador ver cómo dejan de sufrir y descansan».

REVISTA DE PRENSA13/05/2020

El Mundo Inés, la estudiante que acompaña a los incurables del coronavirus: "Tranquiliza ver cómo descansan"


Otras noticias del Hospital Centro de Cuidados Laguna durante la pandemia del coronavirus y entrevista a Inés, en Tiempo de Juego (COPE).


A los 23 años, puedes ganar el Tour de Francia (Egan Bemal), ser el más rápido en el agua (Caeleb Dressel), lograr tu primer mundial de automovilismo (Sebastian Vettel) o también puedes optar por los que se ahogan o dan una vuelta de campana.

Por las tres primeras cosas sales en la portada de un periódico.

Por la última, jamás. Se llama Inés Perteguer Barrio, tiene esa edad en la que se buscan medallas y aplausos, estudia sexto de Medicina y ha decidido invertir su tiempo diario en el más difícil de los campeonatos de nuestros días: el de acompañar en su muerte a los enfermos del coronavirus en asistencia paliativa.

Llega a las diez de la mañana al Hospital de Cuidados Laguna (Madrid), toma aire, se em­bute como un buzo, sube a la planta de los contagiados y luego viene una apnea de cuatro horas en un pasillo de 152 metros de largo y 22 habitaciones.

«Le di de comer. Decía que estaba muy cansada. Se murió el primer sábado que vine. La señora se llamaba Soledad».

De los 27 pacientes infectados que hay en este centro de paliativos, 15 no tienen cura y 12 -una novedad en este espacio a causa de la pandemia- están en hospitalización convencional. Lo de Inés es otra medicina.

Está allí al lado de los que pocos se atreven a visitar.

Escucha a los que no tienen con quién hablar. Ni tiempo.

Acompaña al paciente en su recuperación, pero sobre todo lo acompaña en el quiebro de la muerte.

EL MUNDO pasa la jornada del 23 de abril con la extraña voluntaria que ha elegido pasar así una primavera única. Es una rara forma de elección, convendrán: por las mañanas anda cogiendo manos que se quedan frías y por la tarde hinca los codos con el Trabajo Final de Grado.

El suyo va -tomen nota- sobre las «estrategias de afrontamiento de estrés en los estudiantes de Medicina».

Que le van a contar a Inés Perteguer. Si cada día desayuna una tostada con aguacate y un vaso de leche, pero también goteros y morfina.

Si por las tardes hace algo de ballet online en casa, pero por las mañanas se mete en un EPI.

Si el primer día que la chica de 23 años llegó al hospital el 15 de abril, Ángela, la paciente en cuidados paliativos con coronavirus, se le presentó del siguiente modo: «Hola, tengo cáncer y no sé cuándo me voy a morir».

«Todavía estoy asimilando lo que estoy vivien­do. Es algo que sólo voy a aprender aquí. Estás ahi. Les das la mano para que no estén solos. Lo que quieren es que estés con ellos, que les escuches, que te intereses por su vida... Pensaba que no, pero es tranquilizador ver cómo dejan de sufrir y descansan...».

(...)

La pequeña de cinco hermanos empezó a estudiar Medicina por curiosidad y porque tiene varios familiares médicos en los que mirarse. Esos espejos. Uno de ellos ha sido su tía Mercedes, que trabaja como médico en este hospital y que le habló de la posibilidad de ayudar en estos momentos. De hacerlo en un sitio bien delicado. Entramos.

«Ella siempre ha sido un poco la conciencia social de los sobrinos. Un día me dijo que allí hacía falta gente. No me lo pensé mucho. Y me animé. Vienes de estar en tu casa tranquilamente con tus padres y la primera vez que llegas aquí y te pones el traje, te mueres del agobio».

Inés tiene algo de teletubbie azul con el suyo puesto.

Lo mismo que el director médico Javier Rocafort -convenimos ambos-tiene algo de blanco cofrade de Semana Santa si tira de la caperuza hacia arriba.

«Al principio de la pandemia, muchos me decían que era un poco exagerado. Pero es que lo que veía desde Italia era como para alarmarse. En la semana del 10 de marzo, me fui a mi casa a Pamplona y le dije a mi mujer: 'Me llevo el coche a Madrid. Ya lo traeré cuando esto acabe'. No la he vuelto a ver».

En la zona zeta, conviven «paliativos de otras dolencias que han cogido el Covid», «pacientes infectados por el virus que, por su situación muy grave, han devenido en paliativos», «contagiados» a los que intentan curar y «mayores que vienen a pasar la cuarentena». Los mayoritarios son los dos primeros perfiles.

Javier ofrece un dato que habla mucho y bien de la importancia de lo que está haciendo Inés: en este pasi­llo de la planta segunda donde están los incurables del coronavirus, sólo uno de cada cuatro enfermos está recibiendo la visita de algún familiar.

Por eso, ella es un poco la hija, la hermana, la sobrina o la nieta. Eso depende de cada cual.

Por eso, es recibida como si la conocieran de siempre.

Por eso, es reclamada como si valiera por media docena: «Decid­le a la chica que venga».

Y va. Y entra. Y escucha : «Eres una bendición». (...)

Antes de llegar aquí, la voluntaria estuvo haciendo prácticas durante dos semanas en el Hospital de Móstoles. Ésa era toda su expe­riencia en la medicina.

Antes del estado de alarma, Inés estuvo enferma con sus toses, con su fiebre y con su cansancio. Ésa era toda su experiencia con el coronavirus.

A la estudiante le gustaba mucho la asignatura de Pediatría. La Anatomía se le atragantaba. Así estaba la cosa. Tía Mercedes estaba a punto de abrirle otros libros.

«Todos me recibieron estupenda­mente, aunque algunos con daño cognitivo no sabían muy bien quién era ni a lo que venía».

Nos lo cuenta a dos metros de distancia. Contamos unas calzas, un mono, unas bolsas de basura a modo de peto, dos mascarillas, dos pares de guantes, unos manguitos, un gorrito, una capucha. Sólo le ve­mos los ojos.

Podría ser Inés o una mujer sa­murai.

Pero por sus obras los conoce­réis, dijo alguien. Las suyas de es­ ta mañana no tienen nada de espe­cial y lo tienen todo.

«Estimulo a los más desubicados en tiempo y espacio; a algunos les hago sumar para ejercitar la cabe­za; saco a pasear por el pasillo a los que tienen que hacerlo; dejo que se desahoguen conmigo, charlamos; les ayudo con las videollamadas de los familiares; les acuesto; les doy de comer despacio para que no se ahoguen, porque algunos se que­ dan dormidos con la comida y ten­go que andar despertándoles».

Ella lo hace a las ocho. Ya saben.

La tostada. El aguacate. El vaso de leche... Todo habrá terminado el día en que la dieta sea mucho me­nos sana.

«Una barbacoa», cuenta.

Eso será lo primero que haga el día en que vuelva la normalidad.

«Con un montón de amigos», añade.

«Una en la que no falte cerveza, por favor», suplica.

¿Puede ser curativa la cerveza? ¿Cuánto gana un deportista famo­so y cuánto gana un médico? ¿Vale más un máster en 22 habitaciones o un Trabajo de Fin de Grado?

«El motor... Me preguntabas hace un rato cuál es el motor de hacer to­do esto. Fíjate, yo creo que es devol­ver a los demás lo que he recibido gratis de mis padres. Mis conoci­mientos. Mi afectividad. El servicio a los demás. Los valores. No sé».

(...)

La zona para retirarse los EPI ha sido habilitada en lo que antes era la unidad de cuidados paliativos pediátricos, que fue clausurada al principio de esta crisis hasta nueva orden y que permanece vacía de niños.

O no tanto.

El paisaje de guerra es lo que tiene: que procura extrañas apari­ciones.

Lo que antes era una cuna infan­til blanca y azul ahora es un recep­táculo en el que los sanitarios van depositando sus mascarillas FFP2 después de limpiarlas. Contamos hasta 31. Cada una con su nombre escrito en rotulador. Una es de Glo­ria. Otra es de Belén. Otra es de Oilga. Otra es de Celeste. Como yel­mos preparados para una batalla.

Son casi las tres de la tarde e Inés se va quitando la ropa capa tras capa en un deconstrucción lenta y loquísima.

Teníamos ganas de verle algo más que la mirada. Ese ademán valiente. Esa cara insultantemente joven. Tan joven, que es posible que no la dejaran entrar en más de una discoteca.

Se sacude el pelo. Se lo recoge con unas horquillas mirándose en un cristal. Sonríe mucho. Ese gesto de ver la meta.

La chica de 23 años no será nunca la más rápida en el agua. Jamás ganará el Tour de Francia.

Con el Seat Ibiza blanco, lo cierto es que no tiene nada que hacer en una pista de automovilismo.

Pero si la vieran hacer lo que hace cada mañana en un pasillo de 152 metros de largo, se pondría en pie un estadio entero.

Hoy se han ido de alta cuatro pacientes mayores.

Una mujer con demencia llamada Maria Luisa le ha dicho: «La clave de la felicidad es saber vivir el momento y no preguntarse más» (sic). Ha empeorado ese hombre al que nadie va a ver y que no morirá solo.

Inés se pone a jugar al dominó con un ciego.

 

¡Qué tres mujeres!

Rosa Corazón

Estatua de la Virgen Maria en Medjujorje.

LA VIUDA DE NAÍM, CUYO HIJO ÚNICO LO LLEVABAN A ENTERRAR (Lc. 7, 11-17).

 

Y en el camino se cruzó con Jesús, se encontró con Él.

Por aquél entonces, no existía ni seguridad social, ni pensión de viudedad. La pobre mujer no tenía nada. Su hijo único era su vida y todo con lo que contaba y… ¡lo llevaban a sepultar!

Al verla, el Señor se movió a compasión, resucitó al muerto y se lo entregó a su madre

Qué importante es encontrarse con Jesucristo y dejarse ver por Él.

LA HEMORROISA (Mc. 5,25-34)

El evangelista nos cuenta que esta mujer había gastado toda su hacienda en médicos, sin conseguir nada durante doce años. Pero se dijo: “con solo tocar la orla de su vestido, quedaré curada…” Lo hizo y, en el mismo instante, se curó y se sintió curada de su mal. Ante el tumulto, la mujer temblorosa y asustada, le confesó a Jesús la verdad. Y El Señor, con toda autoridad, le manifestó: “Tu fe te ha curado, vete en paz y queda libre de tu enfermedad”.

LA MUJER SIRO-FENICIA DE NACIÓN (Mc. 7, 24-30 y Mt. 15, 21-28)

Jesús salió de la tierra prometida y se fue a zona de gentiles, a la nación siro-fenicia, y allí, en Tiro o en Sidón, le salió al paso una mujer griega, rogándole por su hijita.

Sorprende la aparente dureza con que la trata el Señor, tras oír su petición: “No está bien, echar a los perros el pan de los hijos…”, le dijo.

La mujer podría haberse sentido dolida; pero no, con una humildad y una ternura admirables, le dio la vuelta a lo que podría haber sido una decepción para ella y, con su actitud, conmovió al Hijo de Dios. “Señor, … también los perrillos comen las migajas que caen de la mesa de sus señores”, le respondió. Y logró el milagro que ansiaba. “Vete, por esto que has dicho el demonio ya ha salido de tu hija.” Y así la encontró al llegar a su casa.

Verdad es que Dios siempre sabe con quién está tratando. Si parece que Dios trata duro es para, después, volcarse.

FE

San Marcos nos habla de la fe de la hemorroisa y San Mateo de la fe de la mujer siro-fenicia. El Señor le dice a la hemorroisa: “Tu fe te ha curado”.

Si la hemorroisa, con solo tocar el borde de su túnica consiguió el milagro. ¿Qué no podremos conseguir alimentándonos de Él en la Eucaristía? ¿Qué no podrá conseguir el sacerdote que, con su sola palabra, hace bajar a Dios del Cielo a la tierra en cada Misa?

Fe como la de la mujer, de la orla del vestido o como la de aquél gran hombre, cuyo hijo echaba espumarajos por la boca (Mc. 9, 17-28 y Mt. 17, 14-21 y Lc. 9, 37-43).

“Señor creo, pero ayuda mi incredulidad”, le manifestó a Jesús y le pidió. A Dios le bastó, e hizo el milagro.

Sin obviar que, por encima de estas tres mujeres, hay OTRA MUJER.

 

La oración (I). El mendigo de Dios

Escrito por José Martínez Colín.

Dios siempre escucha nuestra oración, aunque nosotros no sintamos que está ahí y que nos oye. 

1) Para saber

Un psiquiatra le preguntó a un paciente: “¿Así que en algunas ocasiones, usted escucha voces sin ver quién le habla?” El paciente contestó: “Sí, doctor, muchas veces”. El psiquiatra, algo preocupado, volvió a preguntar: “Y ¿cuándo le sucede eso?” El paciente respondió: “Pues siempre que hablo por teléfono, doctor”.

Ciertamente, para hablar con alguien no es necesario verlo. Cuando nos dirigimos a Dios, tampoco lo vemos y, sin embargo, es real la conversación. El papa Francisco comenzó, en sus catequesis semanales, un ciclo dirigido a la oración. Y para iniciar, la describió como un grito que sale del corazón de los que creen y se confían a Dios. Para ello quiso tomar como ejemplo a un personaje del Evangelio, que para él, confesó, es el más simpático de todos, se trata del ciego Bartimeo (Mc 10, 46ss).

2) Para pensar

Bartimeo, cuyo prefijo “bar” significa “hijo”, es el “hijo de Timeo”. Era ciego y se sentaba a mendigar al borde del camino en las afueras de su ciudad, Jericó. Un día escuchó que Jesús pasaría por allí y lo espera. Cuando percibe que Jesús está cerca empieza a gritar: “¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí!”. Este hombre entra en los Evangelios como una voz que grita a pleno pulmón.

Muchos le reprenden, pero Bartimeo no se calla, al contrario, grita más fuerte: “¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí!”. Dice el papa que es el ejemplo de una testarudez hermosa de quienes buscan una gracia y llaman a la puerta del corazón de Dios. Al llamarle: “Hijo de David”, está haciendo una profesión de fe.

Jesús escucha su grito. La oración de Bartimeo toca su corazón, el corazón de Dios. Jesús le pide que exprese su deseo y entonces el grito se convierte en una petición: “¡Que vea!”. Jesús reconoce su fe, que atrae su misericordia, lo cura y le dice: “Vete, tu fe te ha salvado”.

Bartimeo es un hombre perseverante. Alrededor de él había gente que trataba de explicarle que era inútil implorar, que dejase de gritar, pero él no se quedó callado. Y al final, consiguió lo que quería.

Pensemos si somos perseverantes en la oración, aunque en principio no recibamos respuesta o no consigamos lo que pedimos.

3) Para vivir

La fe, como en Bartimeo, dice el papa, es un grito, es la esperanza de ser salvado. No tener fe, en cambio, es quedarse en silencio, es acostumbrarse al mal que nos oprime y seguir así.

La fe es tener las dos manos levantadas. Hay que ser conscientes de nuestra poquedad, de nuestra precariedad, para así humildemente orar a Dios. Como afirma el Catecismo de la Iglesia Católica: “la humildad es la base de la oración” (n. 2559). La oración nace de la tierra, del “humus”, del que deriva la palabra “humilde”, “humildad”. Decía el predicador del papa, Cantalamessa, que la situación actual de confinamiento ha de ayudarnos a despertar del delirio de la omnipotencia, darnos cuenta que sin Dios no podemos nada. Entonces surgirá natural dirigirnos humildemente a Dios. Por ello el hombre es el “mendigo de Dios”. Sólo con Él podemos salir adelante y recibir las respuestas acertadas cuando estamos a oscuras. Es el momento de clamar: “¡Jesús, ten compasión de mí!” Y entonces, como Bartimeo, recibiremos la luz y veremos.

 

Día Mundial de la Enfermera: una lista de enfermeras santas, desde la Edad Media a nuestros días

Una enfermera en oración... desde su origen, la fe, la ciencia y las virtudes humanas se han dado la mano en este oficio muy especial

Desde 1974, se celebra el 12 de mayo como Día Internacional de la Enfermera, recordando la fecha de nacimiento de Florence Nightingale. Ella organizó a 38 mujeres en un servicio de enfermería eficaz para atender a los soldados en la Guerra de Crimea en 1854, lo que se considera el nacimiento de la enfermería moderna.

La influencia de la cultura cristiana en la enfermería es notable, y así lo reconoce el manual clásico de 500 páginas que leen los estudiantes de esta disciplina en español, Fundamentos de enfermería: Ciencia, metodología y tecnología, escrito por Eva Reyes Gómez en 1983, con una edición actualizada de 2015.

Rituales y espíritu de servicio de origen cristiano

"Se puede decir que el cristianismo dejó a la profesión la herencia del servicio, abnegación e interés para atender al necesitado y al enfermo con espíritu cristiano, así como el legado de los registros clínicos, tratamientos médicos y quirúrgicos, además del uso del uniforme, que hasta hoy usan la mayoría de las enfermeras en casi todo el mundo, incluyendo los rituales de la imposición de la cofia y el paso de la luz", leemos en el manual.

Imposición de cofia en la Universidad de Chimborazo (Ecuador)

"Las Cruzadas, a su vez, dejaron como herencia la disciplina militar, la atención al que sufre, el interés a la religión, la creación de la enfermería militar y la ceremonia de investidura", añade el libro.

"A lo largo de la historia y todavía en tiempos modernos, los valores religiosos como vocación, abnegación y devoción al deber y al trabajo duro han dominado la enfermería, desde la formación en las aulas hasta la vida laboral", explica el manual.

El precedente bíblico

En la Biblia hay palabras de elogio para los médicos en Eclesiástico 38, donde se anima al hombre prudente a rezar pero también a acudir al médico. "Da al médico, por sus servicios, los honores que merece, que también a él le creó el Señor. Pues del Altísimo viene la curación, como una dádiva que del rey se recibe. La ciencia del médico realza su cabeza, y ante los grandes es admirado. El Señor puso en la tierra medicinas, el varón prudente no las desdeña", se lee en este texto (del que carecen las Biblias protestantes).

Sin embargo, no hay menciones a mujeres sanadoras o cuidadoras, excepto las nodrizas, que en varias ocasiones huyen con los niños que cuidan para evitar que sean asesinados (así sucede con el nieto del Rey Saúl, en 2 Samuel 4:4, o con Joás, hijo de Ocozías, en 2 Crónicas 22:11).

El caso más famoso y edificante es el de las parteras judías a las que el Faraón egipcio ordenó, en su omnipotencia como encarnación del poder político y religioso, matar a los bebés israelitas, para mantener su "control de población". Pero ellas lo desobedecían y los niños seguían naciendo y viviendo. Desde entonces, estas mujeres son el modelo de defensa de la vida frente al poder en la civilización judeocristiana. 

La patrona clásica de las enfermeras es Santa Águeda, una joven torturada hasta la muerte en el año 261 por el procónsul de Sicilia, Quintianus, rabioso con ella porque rechazaba sus requerimientos sexuales. Según la Leyenda Dorada de Santiago de la Vorágine (dominico recopilador de leyendas en el siglo XIII) le torturaron cortándole los pechos.

Santa Águeda vista por Zurbarán; es un símbolo de la mujer
que renuncia a cosas buenas, como la maternidad o la vida misma,
para servir a Dios y a los demás

En cuadros y pinturas vemos a la santa ofreciendo sus pechos a Dios en una bandeja. Eso hizo que muchas mujeres la tomaran como protectora para problemas de lactancia, y por afinidad, por todo lo relacionado con la salud femenina y el cuidado de bebés.

Mujeres santas cuidando enfermos

Las mujeres siempre han cuidado a los enfermos de su familia o vecindario. Pero la enfermería implica organizarse para cuidar también a desconocidos.

En el manual de Eva Reyes señalan algunas mujeres medievales precursoras en ese sentido.

- Santa Hildegarda de Bingen (s.XII) fue una abadesa alemana, mística, poetisa, escritora... en sus viajes o en su monasterio trata con sabios y con enfermos, escribe y prescribe tratamientos, enseña a sus religiosas a cuidar y curar.

- Santa Isabel de Hungría (s.XIII) murió con sólo 24 años, pero se la recuerda por su dedicación a los enfermos. Hija del rey Andrés II de Hungría, se casó con el noble Luis de Turingia-Hesse en un matrimonio feliz. De espiritualidad franciscana, cuidaba enfermos en persona, usaba sus bienes y los de su marido para atenderlos y abrir hospicios. En la peste de 1226 creó un hospital de 28 camas en el castillo y visitaba personalmente a los enfermos cada día. Sus 3 últimos años de vida los dedicó a sus hospitales y enfermos, mostrando gran capacidad organizativa. El Papa Gregorio IX la canonizó 4 años después de su muerte.

- Santa Catalina de Siena (s.XIV) fue famosa como mística y diplomática, intentando negociar paces entre reyes y papas. Desde los 20 años se volcó en cuidar en enfermos, especialmente leprosos, que eran considerados muy contagiosos y sufrían más ostracismo social. Murió con 33 años.

Santas del Renacimiento y el barroco

- Santa Teresa de Ávila (s.XVI), fundadora de las carmelitas descalzas, escribió bastante sobre consejos de higiene, sueño, alimentación y reglas para las enfermeras de sus conventos. En sus fundaciones ordena: "Póngase enfermera quien tenga para este oficio habilidad y caridad". "Reprueba en algunas ocasiones el uso de las sangrías porque debilitan en general, desconfía de las curanderas y recomienda a los médicos letrados, guarda recetas de jarabes y compuestos y manda a buscar a Sevilla las medicinas nuevas que llegan de las Indias", leemos en el manual de medicina de Eva Reyes.

- Santa Luisa de Marillac (s.XVII) fue la fundadora en Francia, con San Vicente de Paúl, de las Hijas de la Caridad. Empezaron visitando y cuidando enfermos en casas, pero desde 1639 pasaron a atender un hospital en Angers en condiciones de epidemia: 100 camas en seis filas. En lo peor de la epidemia, había 2 o 3 enfermos por cama. Exigían trabajar sin "sirvientas", es decir, sin asalariadas civiles ligadas al edificio, que en esa época tenían poco celo por los enfermos.

Luisa insistía en lavar a los enfermos pobres, cosa que en la época no era normal. «Os ruego que no se deje nunca de lavar los pies de los enfermos que entran, que se les lave la ropa y se los trate con gran dulzura y caridad: vuestra obligación es que tengan los remedios y el alimento a tiempo»; escribía. «No sé si tenéis la costumbre de lavar las manos de los pobres; si no lo hacéis, os ruego que os acostumbréis a ello», escribía en una época en que tanto lavado se consideraba cosa exclusiva de ricos.

El siglo XIX: guerras y pobreza

Se considera que la enfermería moderna nace en la Guerra de Crimea en 1854 con Florence Nightingale, aunque las religiosas en el siglo XIX solían recoger heridos entre las bombas o negociar intercambios de heridos y prisioneros. El siglo XIX fue también una época de creación de muchas congregaciones de cuidado de enfermos y pobres que pronto dieron el salto misionero a otros países. Ponemos algunos ejemplos españoles.

- La beata María Rafols (1781-1853) fundó en España las Hijas de la Caridad de Santa Ana, que hoy cuidan enfermos y pobres en 300 comunidades repartidas por los 5 continentes. Fue la primera mujer en pasar un examen de flebotomía en España, lo que la habilitaba legalmente a ella y a sus religiosas para realizar sangrías. Fue declarada heroína del sitio de Zaragoza por haber logrado del mariscal francés Lannes la posibilidad de atender a enfermos y heridos.

Breve vídeo sobre la Madre Rafols para adultos

Vídeo sobre la Madre Rafols en dibujos animados para niños

- Santa María Rosa Molas (Reus, 1815-Tortosa, 1876) fundó las hermanas de N.S. de la Consolación, hoy presente en 20 países. A los 26 años empezó a servir en el hospital de Reus y en la casa de la caridad. A los 29, durante el bombardeo de Reus de 1844, se postró a los pies del general Zurbano para obtener el fin de la violencia. «En el pobre y el enfermo ve al mismo Jesucristo», por eso le sirve con amor, ternura y «hasta devoción», se dijo de ella.

- La beata Ana María Janer (Cervera, 1800- Talarn, 1885) también sufrió la época de las guerras carlistas en España y disposiciones anticlericales. Empezó como hermana de la Caridad en el hospital de Cervera. En 1836 el gobierno liberal expulsó a las comunidades religiosas de las obras sociales y educativas por lo que Janer estuvo exiliada en Francia hasta 1844. En 1858, el obispo de Urgell la colocó como directora del hospital de la ciudad. Allí fundó su Instituto religioso, las Hermanas de la Sagrada Familia de Urgel, que hoy actúan en 11 países.

- Santa Soledad Torres Acosta (1826-1887), madrileña, fue la fundadora de las Siervas de María, Ministras de los Enfermos, en 1851. Señalaba la imagen de Jesús yaciente como "Divino Enfermo" y decía: "Recuerden las Hermanas que los enfermos son imágenes vivas del Señor y sírvanles como al mismo Señor”. Treinta años después de su muerte, cuando en 1915, por primera vez en la historia de España, el Gobierno estableció un plan de estudios oficial para obtener el título de enfermera, 36 Siervas de María fueron las primeras enfermeras tituladas en España. Hoy tienen presencia en más de 20 países, especialmente de Hispanoamérica, aunque también en Camerún, Filipinas y Europa. Su historia ha sido popularizada por la película de 2016 Luz de Soledad.

Trailer de la película Luz de Soledad, sobre Santa Soledad Torres Acosta

- La venerable Teresa Gallifa (1850-1907) fundó en 1885 las Siervas de la Pasión para atender a embarazadas y niños pequeños, hoy con presencia en Cataluña, Valencia, Galicia, Camerún y México. De niña fue pastora de ovejas, después criada de un cura. Se casó, tuvo 5 hijos (la mayoría murió pronto), fue viuda pobre a los 32 años y comía en un asilo. Un médico la entrenó como comadrona y ella se presentó por libre a los exámenes oficiales obteniendo su título oficial de comadrona. Su objetivo era crear casas para embarazadas solas y en apuros. Formó a otras muchas siervas de la pasión en la acogida y el oficio de comadrona.

En los horrores del siglo XX

Con sus guerras mundiales y su fanatismo ideológico, el siglo XX combinó la medicina avanzada con las más crueles matanzas y genocidios. Laicas o religiosas, madres de familia o misioneras y consagradas, muchas enfermeras intentaron aliviar no solo el dolor natural sino el horror creado por los hombres. Seleccionamos algunas de diversos países.

- Las "enfermeras de Somiedo", Octavia, Olga y Pilar (41, 23 y 25 años, respectivamente) asesinadas en octubre de 1936 en la Guerra Civil Española, ya han sido reconocidas como mártires por la Iglesia y solo falta su beatificación formal. Tienen un lugar especial y triste en la historia de la enfermería: es el primer caso conocido de enfermeras de Cruz Roja asesinadas premeditadamente por un bando en liza desde la fundación en 1863 de este organismo. El estupor internacional ante este caso inédito fue grande.

Tenían 41, 23 y 25 años y pertenecían a las Hijas de María, las Conferencias de San Vicente de Paúl y a Acción Católica. Se habían presentado como voluntarias enfermeras de Cruz Roja y al avanzar las tropas del Frente Popular sobre Somiedo, en vez de huir, decidieron quedarse para no abandonar a sus heridos, confiando en Dios y en el símbolo de Cruz Roja. Las torturaron y probablemente violaron durante una noche y después las fusiló un pelotón que incluía a 3 mujeres milicianas.

- Santa María Restituta (Helen Kafka), austriaca, fue la única monja católica ejecutada por el régimen nazi tras un juicio acusada de traición. La arrestaron el Miércoles de Ceniza de 1942 por colocar en un pabellón nuevo de su hospital austriaco los crucifijos que los nazis prohibían. Desde los 19 años cuidaba enfermos y al finalizar la primera Guerra Mundial era jefa de enfermería quirúrgica de la iglesia-hospital de Mödling, en Viena.

Santa María Restituta, monja enfermera austriaca decapitada por los nazis

Cuando se construyó una nueva ala del hospital, colgó crucifijos en todas y cada una de las nuevas habitaciones. Uno de los doctores, fanático nazi, denunció a la hermana y la Gestapo la detuvo cuando salía de la sala de operaciones. Le ofrecieron la libertad a cambio de abandonar la orden franciscana, pero ella se negó. Un año después de su detención, el Martes Santo de 1943, le cortaron la cabeza

- La beata Hanna Chrzanowska (1902–1973) era enfermera y oblata benedictina. De niña, estando enferma, apreció la delicadeza de las enfermeras. Su tía Sofía, enfermera y fundadora del hospital pediátrico de Varsovia, fue un modelo para ella. Durante la guerra de Polonia contra los bolcheviques atendió como voluntaria a los heridos. Luego, con 18 años, en 1920, empezó sus estudios de enfermería.

Fue profesora de enfermeras e higienistas en Cracovia de 1926 a 1929 y editora de la revista mensual "Polonia Enfermera" desde 1929 a 1939. Ayudó a crear la Asociación Católica de Enfermeras Polacas en 1937. Creó un sistema de visitas domiciliarias que llamó “enfermería abierta”.

La beata Hanna Chrzanowska, enfermera y oblata benedictina

Los nazis detuvieron a su padre, que murió en el campo de concentración de Sachsenhausen, y los comunistas mataron a su hermano en la masacre oculta de Katyn. Ella en Varsovia organizó a las enfermeras para que atendieran a los enfermos en casas y ayudó a alimentar y emplazar a los refugiados de la guerra, incluyendo judíos. También se presentó como enlace entre el comité polaco de Cracovia para aliviar a las víctimas y las autoridades alemanas, al ser ella de ascendencia alemana por parte de madre.

Tras la guerra, fue un tiempo directora de una escuela de enfermeras psiquiátricas en Kobierzyn hasta que los comunistas la cerraron. Entonces se dedicó a atender como enfermera a los pobres de su zona parroquial. Su paisano, el cardenal de Cracovia, Karol Wojtyla, la ayudó a organizar redes de enfermeras parroquiales desde 1957 y la acompañó a visitar enfermos. Cuando ella murió, ofició su funeral, ya como Papa.

- Las beatas mártires Caridad Álvarez y Esther Paniagua era misioneras agustinas en Argelia cuando fueron asesinadas por fundamentalistas islámicos en 1994. Esther tenía 45 años, y era de León. Caridad tenía 61 años, y era de Burgos. Se trata de un martirio reciente, recogido en los noticiarios de televisión a todo color. Caridad era especialmente atenta con los ancianos a los que visitaba y escuchaba.

Esther era a la vez alegre y tímida, que prefería los gestos y las bromas a las palabras. Como enfermera se centraba en los niños discapacitados, los ancianos y los enfermos graves de cáncer. Sabían que había violencia y amenazas contra los cristianos, pero se negaron a abandonar su servicio con los enfermos argelinos.

 

- La beata María Troncatti es el último ejemplo que ponemos, representando a miles y miles de misioneras enfermeras en lugares remotos y difíciles, faros de luz, ciencia y fe en los siglos XIX, XX y XXI. Era italiana y en la Primera Guerra Mundial fue enfermera de Cruz Roja. Desde 1922 fue misionera en Ecuador con las hermanas salesianas. Junto a otras dos hermanas comenzó la labor evangelizadora entre el pueblo nativo shúa, en la selva, entre fieras, enfermedades y crecidas de río.

Las poblaciones de Macas, Sevilla de Don Bosco, Sucúas, son algunos de los "milagros" del trabajo de Sor María Troncatti que todavía florecen. Allí fue enfermera, cirujana, ortopedista, dentista, anestesista y evangelizadora. Murió en un trágico accidente aéreo en Sucúa, el 25 de agosto de 1969 y fue beatificada en 2012.

 

¿La ideología trans destruirá el deporte femenino? Una campaña global protesta y trata de salvarlo

Laurel Hubbard levanta pesas... con sus huesos masculinos, sus pulmones masculinos, su corazón masculino, y un ligero recorte de testosterona

P.J.G./ReL

"Creemos que los hombres atletas no deben competir contra las mujeres", dice el manifiesto de Save Women's Sports enviado al COI. Que un hombre atleta diga autoidentifique como "mujer", "mujer trans" o "transmujer", no hace que deje de ser un hombre. El Comité Olímpico Internacional (COI) empezó a aceptar la enloquecida ideología trans en 2015, pero ahora, con los Juegos Olímpicos de Tokio aplazados un año a 2021 por el coronavirus, muchas asociaciones de mujeres deportistas aprovechan el plazo para pedir que se replantee el tema, que amenaza con destruir el deporte femenino.

La primera página de la web de Save Women's Sports se abre con una idea clave de su fundadora, la levantadora de pesas norteamericana Beth Stelzer, que dice que defender a las mujeres en el atletismo no es un tema partidista ni religioso. "Si permitimos a varones competir en deportes femeninos, habrá deportes de hombres y deportes de ambos sexos, pero ya no habrá deporte femenino", señala.

Beth Stelzer es una levantadora de pesas amateur... que ha decidido plantar cara a los abusones activistas de los lobbies "trans"

El manifiesto al que se adhirieren asociaciones de mujeres deportistas, entidades feministas y asociaciones familiaristas insiste, dirigiéndose a los directivos del COI: "Permitir que los hombres atletas se autoidentifiquen como mujeres atletas es irresponsable, negligente y peligroso. Al adoptar la política transgénero de 2015, se ha abandonado el deber de proteger la seguridad e integridad de las mujeres y los deportes femeninos. Esto implica una discriminación flagrante contra las mujeres por razón de sexo. Los hombres no deben competir contra las mujeres en el deporte. El aplazamiento de los Juegos de 2020 debido a la pandemia del Coronavirus les brinda una gran oportunidad para volver a evaluar su política de participación de transgéneros".

Una levantadora de pesas impulsa la protesta

La fundadora de Save Women's Sports, Beth Stelzer, explica en su testimonio que "inicié esta alianza después de experimentar hostigamiento de extremistas de género. Me considero una mujer como cualquier otra. Soy mamá, ama de casa, emprendedora, coach de salud, levantadora de pesas amateur y ahora activista de los derechos de las mujeres. Después de entrenar un par de años para ganar confianza para competir a nivel estatal, mi oportunidad de brillar la oscurecieron activistas de género porque no se permitía competir a un varón en un campeonato femenino. Me acosaron en redes sociales, junto a otras competidoras, por defender la biología".

La biología (la web resume algunos datos científicos) dice cosas como que los varones tienen huesos más densos, brazos más largos, torsos más cortos... Las mujeres tienen una pelvis distinta que aumenta la curvatura de la espina dorsal inferior. Y tienen útero, menstruación. Desde 1983 la diferencia de rendimiento deportivo entre hombres y mujeres no se reduce.

No basta con recortar la testosterona

La autoridad olímpica permite a los hombres en transición (hacia la categoría de 'transmujer') competir como mujeres si llevan un año con un nivel de testosterona inferior a 10 nanomoles por litro.

La campaña de SWS señala que las mujeres, de media, tienen entre 0 y 3,0 nmol/L. La media de los hombres está entre 7,7 y 29,4. Ese límite de 10 es, por lo tanto, aún muy alto.

Un estudio del Karolinska Institute de Suecia, publicado en septiembre de 2019, mostró que incluso tras un año de reducirse la testosterona, las “transmujeres” siguen siendo más fuertes que las mujeres de verdad.

Además, bajar los niveles de testosterona no compensa las diferencias y ventajas reales que los cuerpos masculinos tienen sobre los femeninos (huesos, músculos, capacidad torácica y pulmonar, etc...). Por eso siempre han existido dos categorías deportivas, la masculina y la femenina.

Coach, campeona de heptatlón y kinesióloga

Una de las activistas contra redefinición del deporte según la ideología trans es Linda Blade, la presidenta de Athletics Alberta (Canadá) y antigua campeona de heptatlón de Canadá, además de titulada en kinesiología (la ciencia que estudia los músculos y tendones).

Linda Blade ha entrenado a muchas mujeres... y teme por el deporte femenino

En febrero Blade escribió un artículo sobre el tema en The Post Millennial, señalando que en los institutos y universidades, la aplicación de los dogmas “trans-inclusivos” ha causado que deportistas varones que entre otros varones serían mediocres, ahora arrebaten fácilmente medallas a mujeres atletas.

Blade es coach y entrenadora, ha entrenado y acompañado a cientos de atletas, desde los novatos a los profesionales. Y ahora ve cómo en los deportes de contacto como el rugby o la lucha libre, deportes ligados a la fuerza, hombres que declaran autopercibirse como mujeres machacan físicamente a chicas que son hasta un 25% menos pesadas. Mayores pulmones, huesos más fuertes, más masa muscular.

Laurel Hubbard declara que se siente mujer y gana medallas compitiendo con mujeres

Por ejemplo, nadie dudaba de que en la categoría "femenina" de halterofilia en Tokio ganaría Laurel Hubbard, de 42 años, de Nueva Zelanda, quien durante 30 años fue el varón Gavin Hubbard. Ganó 2 medallas de oro en los Juegos del Pacífico en 2019 en Samoa, en categoría femenina, con la protesta del Ministro de Deporte (el ex-jugador de rugby Loau Solamalemalo Keneti Sio) y el primer ministro del país isleño, Tuilaepa Aiono Sailele Malielegaoi. Una lesión parecía dejar a Hubbard fuera de Tokio, pero con el aplazamiento muchas deportistas ven que su posibilidad de oro desaparece.

"Los padres retirarán a sus hijas de estos deportes"

Blade, como entrenadora, avisa de que muchos padres ya le han dicho que retirarán a sus hijas de deportes en los que tengan que competir con chicos (aunque se declaren otra cosa) o tengan que compartir con ellos espacios privados en vestuarios u hoteles.

Los activistas de la ideología trans, comenta Barbara Kay en su análisis de la cuestión en MercatorNet, responden a cualquier cuestionamiento de este tipo con gritos y amenazas: quien diga que una transmujer no es en realidad una mujer sino un hombre (es decir, quien diga la realidad de la ciencia y la biología) es señalado, insultado y, a menudo, denunciado. En algunos países (entre ellos España) decir que esa enorme levantadora de pesos es en realidad un hombre puede implicar una denuncia y multa por “delito de odio” o “transfobia”.

"Expertos éticos"... que se enriquecen con cambios de sexo

Sea por “convicción” o por miedo a las multas o denuncias, hay asociaciones que se supone que deberían apoyar el deporte femenino que intentan quedar bien con todos. La Asociación Canadiense por el Avance de la Mujer en el Deporte (CAAWS en inglés) declara a la vez que apoya “la plena participación de todos los individuos en el deporte en el género en que se identifiquen” y que “animan a chicas y mujeres de todas las edades a participar en deportes”.

El Centro Canadiense para la Ética en el Deporte tiene un “comité de expertos” que incluye a un médico especialista en realizar “transiciones de género” en niños (hormonar cuerpos y mutilar genitales), señala Barbara Key. Es un ejemplo del nivel de compromiso de estos órganos “independientes” y de “expertos” con la lucrativa industria del cambio de sexo.

En Estados Unidos el fiscal general William Barr ha intentado aportar un poco de sensatez, cuando un organismo atlético de Connecticut ha puesto a competir a atletas trans según el “género con que se identifican” en base a una ley federal de “igualdad de oportunidades”, el Título IX. Barr dice que así lo que se logra es que las mujeres se queden sin competiciones sólo de mujeres y ha intervenido abriendo un proceso legal.

Navratilova, lesbiana, osó hablar... y no volverá a hacerlo

Barbara Key señala que las represalias de los activistas trans son duras y persistentes, incluso contra alguien como la famosa tenista (y lesbiana) Martina Navratilova, que cuando habló contra la deformación trans del deporte femenino fue expulsada de la asociación de activismo gay deportivo Athlete Ally, de la que antes era embajadora. La acusaron de transfobia y de “entender mal los datos de la ciencia”. Navratilova se echó para atrás y ya nunca más ha osado decir nada el respecto.

Martina Navratilova, rica, popular, lesbiana... osó criticar la doctrina trans en el deporte y ante la reacción de los lobbies trans prefirió callar y agachar la cabeza

En Inglaterra se han atrevido a criticar la deformación del deporte femenino por la ideología trans la corredora y bicampeona olímpica Kelly Holmes, la maratonista Paula Radcliffe (seis veces campeona del mundo) y la nadadora y medallista olímpica Sharrown Davies, que es especialmente activa en redes sociales. Ellas también han apoyado y difunden el manifiesto.

La organización anima a escribir directamente sobre este tema al COI en el e-mail:
studies.centre@olympic.org

También anima a asociaciones y personalidades a firmar el manifiesto en la web:
https://savewomenssports.com/iocpetition

Carta al Comité Olímpico Internacional de la campaña Save Women's Sports

Estimado Comité Olímpico Internacional,

Nosotras, las abajo firmantes, somos una coalición internacional de organizaciones de mujeres, mujeres atletas y grupos que apoyan a las mujeres en el deporte, que creemos que los hombres atletas no deben competir contra las mujeres.

Consideramos inaceptable la política de autoidentificación de género por parte del COI en 2015, que permite a los hombres que "se identifican como mujeres" entrar en las categorías femeninas del deporte. Reducir los niveles de testosterona durante un año no elimina la ventaja de los hombres sobre las mujeres en el deporte.

Permitir que los hombres atletas se "autoidentifiquen" como mujeres atletas es irresponsable, negligente y peligroso. Al adoptar la política transgénero de 2015, se ha abandonado el deber de proteger la seguridad e integridad de las mujeres y los deportes femeninos. Esto implica una discriminación flagrante contra las mujeres por razón de sexo. Los hombres no deben competir contra las mujeres en el deporte. El aplazamiento de los Juegos de 2020 debido a la pandemia del Coronavirus les brinda una gran oportunidad para volver a evaluar su política de participación de transgéneros.

Exigimos, en aras de la legitimidad deportiva, que se suspenda la política de autoidentificación de género del COI de 2015 para Tokio 2020 (que se celebrará en 2021) y que se proceda a una consulta exhaustiva, equilibrada y equitativa en lo que respecta a la participación en el deporte femenino.

ENTIDADES FIRMANTES

Save Women's Sports
Women's Liberation Front (WoLF)
Alberta Radical Feminists
Canadian Women's Declaration
Canadian Gender Report
Canadian Women's Sex-Based Rights (caWsbar)
Concerned Women For America
Tempo Colective (Brazil)
Edmonton small Press Association
Edmonton Women & Allies Against the Sex Industry (EWAASI)
Family Research Council
Fair Go for Queensland Women (Australia)
Fair Play For Women (United Kingdom)
Feminist Current (Canada)
Feminist Legal Clinic (Australia)
Fem Revolt (Croacia)
For Women Scotland
GIDYVR (Gender Identity Vancouver)
Hands Across the Aisle Coalition
IWD Brisbane/Meanjin (Australia)
Independent Women's Forum (EEUU)
Let All Play (EEUU)
Mujeres por la abolición (España)
No Corpo Certo (Brazil)
PDF Quebec
REAL for Women (Australia)
Speak Up for Women (New Zealand)
Sport and Citizenship
Sport Serving Policy (France)
Standing for Women (UK)
Stichting Voorzij (Holanda)
Strashnaya/Fearsome Fems (Rusia)
Super Violetas (España)
The Inga Thompson Foundation (USA)
We The Females (Canada)
Woman are Human
Women's Human Rights Campaign (UK)
Women's Liberation Radio News (USA)
XX Fair Play Rights (USA)
Women Speak Tasmania (Australia)

 

 

Democracia cautiva, pueblo confinado

      Por primera vez en la historia, los humanos estamos viviendo la pandemia en un tiempo real, ya que todos los días y en todo el mundo se informa de la evolución del problema en cada país.

       Es verdad que nadie puede saber si "el estado de alarma" (en España) debe seguir, aunque deseáramos, cuanto antes, una cierta normalidad libre y responsable.  

      Después de un tiempo prudencial, el pueblo "confinado" seguro que ha aprendido a hacer algo más que aplaudir. El virus impone prudencia pero que no hay una única forma de enfrentarse al enemigo; ni el COVID-19 tiene poder para  secuestrar la democracia y la libertad. Pero existe el peligro de que eso se produzca, si no se ha producido.

       ¿No es posible ver con otra mirada la realidad? No tiene por qué ser una crítica. Puede ser una opinión objetiva, autorizada y limpia. ¡Mejor que sean varias! No son personas críticas de una red social. El problema es el silencio. Algunos alzan la voz.

       Mariano Barbacid, bioquímico y Jefe de Oncología del CNIO, no entiende que los obreros de la construcción sean considerados esenciales y los investigadores no. "¿Cómo es posible que en estos tiempos en los que la ciencia es tan necesaria, los principales centros de biomédica permanezcan cerrados? Estos centros tienen docenas de maquinas de PCR y, por supuesto, personas expertas que saben hacer test para identificar a personas asintomáticas que puedan ser portadoras del virus y potenciales contagiadores sin saberlo. Todos somos conscientes que la validez de los resultados de los pcr en personas no es lo mismo que hacerlo a un animal de experimentación, pero los test de pcr son simples, y en manos expertas el riesgo de tener un falso negativo o un falso positivo es un pequeño riesgo si lo comparamos el riesgo que representa qué parte de la población o incluso los trabajadores de una empresa pueden transmitir la enfermedad".

https://www.telecinco.es/informativos/salud/barbacid-critica-confinamiento-cientificos_18_2936070247.html

       Tal vez el control de la acumulación de poder es el gran problema de la autoridad política, en cualquier país democrático. En el nuestro también.

         De hecho, los guardianes de la salud y de la libertad, de la UNESCO, advirtieron el 6 de abril de 2020, a través de El Comité Internacional de Bioética y la Comisión Mundial de Ética del Conocimiento Científico y la Tecnología, que en la Pandemia había unas líneas rojas que no se deberían traspasar y para ello, decían: "las decisiones políticas deben tener un fundamento científico, además de inspirarse en la ética y guiarse por ella". Y añadían que siempre es preciso tener en cuenta la dignidad de la persona humana (tenga la edad que tenga) y no caer "en la selección de pacientes cuando hay escasez de recursos"; y el derecho de todos los ciudadanos a una información que debía de ser "precisa, clara, completa y transparente". Tuve ocasión de recordarlo y ponerlo por escrito la semana pasada, como recordarán mis lectores.

       No podemos ignorar que en los pocos meses que llevamos del año 2020, por el tema del virus, sin preguntarse cómo, cuándo y cuánto se ha extendido la pandemia, han saltado todas las alarmas. 

 

       Así que son muchos quienes comparten la autorizada opinión de la Fiscal de Sala del Tribunal Supremo, Consuelo Madrigal Martínez-Pereda, en un artículo de opinión, titulado "La sociedad cautiva", en EL Mundo,"(4 de mayo 2020). 

       La valiente fiscal cree que estamos ante un ejercicio antidemocrático de poder bajo la imposición encubierta de un verdadero estado de excepción, en el que se restringen severamente los derechos, bajo cobertura de la prórroga del estado de alarma, y  que el control de la acumulación de poder es el gran problema de la política.

       Me tomo la libertad de acercarme al escrito de una mujer preparada, jurista acreditada, que ha estado destinada en las Fiscalías de Santa Cruz de Tenerife, Palencia y Madrid, así como en la del Tribunal de Cuentas y en la Fiscalía General del Estado. Ha sido Fiscal de Sala del Tribunal Supremo, adscrita a la Sección de lo Penal de la Fiscalía del TS.  En 2014 Consuelo Madrigal fue nombrada nueva fiscal general del Estado.  El 12 de enero de 2015 toma posesión ante Su Majestad el Rey Felipe VI, convirtiéndose en la primera mujer en ocupar este cargo.

       Pues bien, analizaremos su punto de vista. Ella no duda en afirmar que "al margen de las cifras manipuladas, la magnitud del desastre se mide ya en términos de derrumbe social, moral y económico".

https://www.elmundo.es/opinion/2020/05/03/5eae984efc6c83b0498b45e7.html

       1) Experiencia de dolor, desprotección y soledad.

       La autora parte de la durísima realidad vivida en España por más de 26.000 familias: "muerte, enfermedad, pérdida de seres queridos, temor al contagio propio y ajeno, inaccesibilidad al diagnóstico y al tratamiento, inexistencia de instrumentos de protección. A tanta aflicción se han sumado la impotencia del aislamiento y la amargura de la soledad. La tecnología proporciona recursos comunicativos e incluso impone una hiperconectividad, sustitutoria de la satisfacción emocional. Triste sustituto que ha sido -lo sabemos-, manipulado, monitorizado y pervertido desde el poder".  

    Pero, el dolor en muchas ocasiones, es provocado por la falta de ética y la mala gestión, silenciadas por los medios afines que dejan al descubierto "la falta de credibilidad de un sistema que sí dejó atrás a muchos, a todos los mayores de 80 años a quienes, en residencias y domicilios, se negó la hospitalización, el tratamiento y las pruebas diagnósticas, sin discernir situaciones concretas; que envió y mantiene en primera línea sin protección, a los profesionales de la salud y el orden público, cuyo heroico esfuerzo es en sí mismo el más elocuente reproche; que sigue sin ofrecer test a los profesionales, a los enfermos y a la población confinada y sin reconocer las espeluznantes cifras de fallecimientos de las que dan cuenta los datos comparados del Registro Civil".

 

        2) Tardío abordaje de la crisis sanitaria, cargando el peso sobre los profesionales y los ciudadanos sin dotarles medios suficientes de protección

        Hemos padecido, se acepte o no, "el tardío abordaje de una crisis sanitaria -que no de orden público- mediante la privación de libertad bajo una coerción policial, innecesaria sobre una ciudadanía mayoritariamente responsable; padecemos la exasperación de esas medidas en contra de la propia ley de estado de alarma que, como regla general, impone la libertad y sólo como excepción temporal, su restricción y cuyo artículo 1.2 somete toda intervención a los principios de proporcionalidad y necesidad, que no han sido aplicados a los ciudadanos sanos. Nos preguntamos por qué se carga el peso de los sacrificios sobre los profesionales y los ciudadanos, sin dotarles de los mecanismos de diagnóstico y protección que hubieran minimizado la carga y aliviado el sacrificio. La pregunta es tan pertinente como el debate sobre las confusas y contradictorias respuestas que hasta ahora se han recibido".

 

          3) Se ha aprovechado el estado de alarma, para dictar órdenes de inmenso calado económico, sin relación alguna con la crisis sanitaria y sin el debido control.

         La inmensa mayoría de los ciudadanos puede ignorar, lo que los juristas ven publicado oficialmente en el BOE y por eso la autora nos dice lo que ve, que es muy grave: "ante una sociedad cautiva, se han dictado sucesivas órdenes ministeriales de inmenso calado económico y fuerte compromiso de derechos, y un sinfín de decretos leyes restrictivos de derechos fundamentales, frecuentemente oportunistas, sobre materias que poca o ninguna relación guardan con las razones sanitarias y de orden público que formalmente demandaron el estado de alarma.

        En su cautiverio, la sociedad ha asistido al cierre del portal de transparencia del Gobierno, la imposición de filtros a las preguntas de la prensa, la financiación pública oportunista de medios de comunicación vasallos, la restricción en la difusión de mensajes y la evaluación de la verdad o falsedad de las noticias y los enunciados...hemos asistido al impúdico reconocimiento oficial de la monitorización de redes sociales y escuchado en palabras de su máximo responsable en esta crisis, que la Guardia Civil destina parte de sus esfuerzos a minimizar la crítica al Gobierno, para comprobar después que los contenidos intervenidos son los que guardan alguna relación, siquiera lejana o indirecta, con el cuestionamiento de la gestión y la versión oficial de la crisis"...

      "Siempre debe frenarse la ilegítima apropiación de poder por parte de los poderes legítimamente constituidos. Algunos creen que esto solo es necesario cuando lo hace la derecha. Asumen acríticamente que la salud y la seguridad exigen la restricción de nuestras libertades o minimizan su importancia, sin pensar que las amplias facultades ya otorgadas son peligrosas, pueden ser utilizadas equivocadamente y quizá ya lo están siendo".

 

        4)El ciudadano no debe ignorar su obligación, ni renunciar a sus derechos.

        "Los poderes del Estado deben gestionar la crisis y su recuperación, sí, pero han de hacerlo bajo estricto control de las instituciones democráticas, apoyadas por una ciudadanía activa, cuya acción crítica, a riesgo de introducir malestar y tensión, contribuya a la construcción de la ética pública. Si descuidamos la vigilancia y si no fortalecemos las instituciones democráticas de control, dándole más poder a quienes ya lo ejercen, no viviremos ya en una sociedad abierta. Habremos perdido nuestra libertad y no será una pérdida temporal".

      "Muchos creemos que la solidaridad guarda relación con la evolución humana y que vale la pena ejercerla a la hora de encarar -en el sentido genuino de visión de la cara de otro- el futuro deliberando juntos, sin exclusión alguna, sobre los hechos y el alcance de los deberes respectivos. Nuestra sociedad, pese a la estupefaciente industria del entretenimiento y la propaganda oficial, es capaz de elevar el punto de mira y repensar los grandes temas de la justicia social, la libertad personal y de empresa, capaz recuperar la actividad económica que pueda acabar con el paro y la pobreza. Los ciudadanos seguimos siendo la gran esperanza de la política pero ahora, más que nunca, hemos de luchar por el Derecho y por los derechos, amenazados por la enfermedad, la parálisis económica, la revolución tecnológica, la manipulación digital y los abusos del poder. Hemos dado muestras de compromiso y responsabilidad y estamos dispuestos, pero los responsables públicos no deben engañarse".   

          5) Exigencia de la verdad, asunción de responsabilidad de posibles errores y honra y memoria de las víctimas.

          "Ningún sacrificio más podrá exigirse, nada será posible, sin un reconocimiento público de la magnitud de la tragedia, sin el duelo, la memoria y la honra de sus víctimas, sin un análisis serio de todas sus causas, de las acciones y omisiones concurrentes en cada caso, sin la investigación y evaluación de la imprevisión y las dejaciones, de las probables imprudencias y los posibles fraudes, sin la exigencia de las responsabilidades que en su caso resulten, sin la pronta rectificación de los errores, la reparación de los daños y la compensación del sufrimiento. Es lo mínimo que debe ofrecerse a ciudadanos libres dispuestos a asumir esfuerzos".

           Otro Magistrado de la Sección 28 bis de la Audiencia Provincial de Madrid, Luis Sanz Acosta, escribe sobre "La Justicia tras la crisis del Covid-19", (8-5-2020). No duda en predecir que "Junto a la tragedia humana, nuestro país se va a adentrar inexorablemente en una crisis económica y social profunda. Y esa crisis va a tener una importante repercusión en la Justicia. Todos los juzgados se van a ver afectados con un incremento notable de pleitos"

        https://www.iustel.com/diario_del_derecho/noticia.asp?ref_iustel=1197999

        6) Pérdida de trabajo, negocios y empobrecimiento. ¡No todos!

         La citada autora, Consuelo Madrigal, que por profesión busca la verdad para hacer justicia, no duda en señalar la tremenda crisis económica que han generado los gestores y de una forma u otra nos afectará a todos: el paro, empobrecimiento y deuda,  la caída  de la producción, el cierre de negocios y la pérdida de confianza de los  gobiernos y expertos económicos para ayudar a la recuperación.

         "Por el confinamiento, muchos, demasiados, han perdido, tal vez irremediablemente, trabajo, negocios y oportunidades. Algunos aún deben tributar por actividades no realizadas y ganancias no recibidas. Todos nos hemos empobrecido. Y, como siempre, unos pocos han hecho negocio. Pero el más sucio de los negocios es la apropiación ilícita de poder; la que aprovecha el miedo, el cautiverio y la postración de la sociedad".

       Nunca en la historia el endeudamiento español había alcanzado cifras tan sobrecogedoras. No va a haber capacidad de aguante  de nuestras finanzas, si no hay un plan Marshall que nos ayude, habrá que acudir al rescate. Tras la debacle económica, José María Gay de Liébana, miembro de la RAED y Doctor en Económicas y en Derecho, nos dice que nos esperan tiempos muy difíciles, que los gobernantes han demostrado su incompetencia. La Deuda a finales de 2020 sería de un billón trescientos mil millones de euros. La salida de la inevitable y profunda crisis por el coronavirus implicará fomentar sectores como servicios o el turismo, con un peso importante en la economía. Una de las posibles soluciones podía ser lanzar un gran plan de 1,5 billones de euros canalizada a través del BCE con la emisión de bonos conjuntos, los coronabonos. “Es la dotación que necesitamos a nivel de Plan Marshall para que los países puedan ver luz al final del túnel”, plantea el profesor Gay de Liébana, que no descarta algún tipo de rescate complementario.

 https://youtu.be/lhgJqwxAq58    (6-mayo-2020)

         El día 8 de mayo 2020, el economista esperaba que  el Gobierno hiciera algo para intentar la reconstrucción del país.

https://youtu.be/1hGz8IqUoHo (7-5-2020)

         Lo que estos expertos han señalado, es un llamamiento a despertar y lo que los ciudadanos deberían plantearse, si la gestión de la reconstrucción del país, debe gestionarla el mismo gobiernomultipartito  que ha gestionado la Pandemia, o debería encomendarse esa tarea a un equipo de gestión competente, que no suscite tanta desconfianza. Estamos en fase de desescalada pero también ante la oportunidad de ciudadanos responsables que conocen sus derechos. ¿O no?

José Manuel Belmonte

 

El valor del trabajo

Nos dicen que “el 51% de los españoles han accedido ya a la fase 1 de la desescalada por la crisis del Covid-19. Si la salud se vio comprometida por el coronavirus, ahora estamos comprometidos en la reactivación  de la economía. Importa que no se generen situaciones de miseria. Nuestra experiencia de crisis económica, no es lejana. ¿Nos fiamos de la dependencia que generan las deudas? Las deudas son cargas que pesan mucho en la cabeza, salvo que no se piense pagar. Un país prospera con el trabajo de su gente, y, si hay deudas, que esté a la vista la luz de la salida del túnel.

 Existe una calma tensa. Todavía hay miedo al Covid-19 y la inseguridad está en el ambiente.  Un dicho dice que “el miedo guarda la huerta”; pero los psicólogos afirman que  “el miedo paraliza la acción”. El virus ha traído miedo por la vida y la salud; pero, también, a que el rígido y prolongado estado de alarma derive en una situación de ruina económica. ¿No es por esto, por lo que las Comunidades de Madrid y de Valencia pelean? No quieren  que los negocios sigan cerrados ni su gente demasiado tiempo confinada. Se trata de dos grandes potencias económicas, y su ruina arrastraría al país entero.

Cuando la gente está concienciada, ¿no será suficiente el recurso de las mascarillas y geles hidroalcohólicos, las pantallas y cierto distanciamiento? El trabajo es un derecho, y, además, muy importante para la  realización personal,  la salud psicológica, la paz personal y familiar, para el progreso económico y social del país, y para el logro de un salario, que debe ser digno. “El trabajo humano es una clave, quizá la clave esencial, de toda la cuestión social”, enseña la doctrina social de la Iglesia.

 Decía Benedicto XVI a los trabajadores: “El trabajo es un bien del hombre —es un bien de su humanidad—, porque mediante el trabajo el hombre no sólo transforma la naturaleza adaptándola a las propias necesidades, sino que se realiza a sí mismo como hombre». Y también: “El hombre debe trabajar por respeto al prójimo, especialmente por respeto a la propia familia, pero también a la sociedad a la que pertenece, a la nación de la que es hijo o hija, a la entera familia humana de la que es miembro, ya que es heredero del trabajo de generaciones y al mismo tiempo coartífice del futuro de aquellos que vendrán después de él con el sucederse de la historia”.

 En trabajo es, también, un medio de santificación personal cuando se realiza “por amor a Dios, con espíritu de servicio a los hombres y con calidad humana”,  y tiene un valor redentor: “Soportando la fatiga del trabajo en unión con Cristo crucificado por nosotros, el hombre colabora en cierto modo con el Hijo de Dios en la redención de la humanidad ” (Benedicto XVI. 19-3-2006)

 Josefa Romo Garlito

 

No solo sobre mujeres y niñas.

Si bien los términos "violencia contra las mujeres y las niñas" (VAWG) y "violencia de género" (VG) parecen ser intercambiables, existen diferencias clave. En 2012, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Departamento de Estado emitieron conjuntamente la "Estrategia de los Estados Unidos para prevenir y responder a la violencia de género a nivel mundial". Este es uno de varios documentos de estrategia emitidos bajo la administración de Obama por varias agencias gubernamentales que aún no se han actualizado bajo la administración de Trump. Según el documento, la estrategia define "violencia de género" como:

La violencia que se dirige a un individuo en función de su sexo biológico, identidad de género o adherencia percibida a las normas socialmente definidas de masculinidad y feminidad. [...] Las mujeres y las niñas son las más expuestas y más afectadas por la violencia de género. En consecuencia, los términos "violencia contra las mujeres" y "violencia de género" a menudo se usan indistintamente. Sin embargo, los niños y los hombres también pueden experimentar violencia de género, al igual que las minorías sexuales y de género.

Como la estrategia deja en claro, la terminología de violencia de género amplía el alcance más allá de las mujeres y las niñas, no solo al incluir a hombres y niños, sino al cuestionar el binario masculino-femenino mediante la inclusión de "minorías sexuales y de género". Esta comprensión de la definición de VG también se refleja en contextos internacionales, como lo ejemplifica el Grupo de Trabajo Interinstitucional sobre Salud Reproductiva (IAWG), que está formado por una coalición de agencias de la ONU, gobiernos y otros donantes, agencias no gubernamentales. e instituciones académicas. Según su definición:

La violencia de género (VG) es un término general para cualquier acto dañino que se perpetra contra la voluntad de una persona, y que se basa en diferencias socialmente atribuidas (género) entre hombres y mujeres... Los riesgos de violencia de género aumentan en entornos afectados por conflictos, particularmente para mujeres y niñas. Pero recordemos que los hombres y los niños también pueden estar en riesgo de violencia de género.

Xus D Madrid

 

La necesidad de un gran pacto educativo

La pandemia producida por el coronavirus ha retrasado el proyecto de un gran pacto educativo, pero ha puesto de relieve aún más su urgencia. Los padres, siempre los primeros educadores de sus hijos, se están encargando ahora en los hogares de darles apoyo escolar, discerniendo qué contenido puede esperar y qué es lo verdaderamente importante en la vida. Cuentan con el apoyo de los profesores a distancia, pese a lo cual, por diversas circunstancias, muchos niños han quedado fuera del radar de la escuela. Es un asunto sobre el que tendrán que actuar las Administraciones y la sociedad civil, para repescar a los rezagados. Igual que muchas familias han creado redes de apoyo, sosteniéndose mutuamente y buscando la forma de que nadie pierda el curso. Siguiendo ese ejemplo, sí sería posible un pacto educativo amplio.

JD Mez Madrid

 

 

La honradez y la veracidad

La honradez y la veracidad de los gobernantes forman parte del “contrato” con los ciudadanos. La correspondencia de éstos hacia sus dirigentes, como se está demostrando, se refleja en los índices de popularidad. Ciertamente, los estudios demoscópicos pueden estar influidos por operaciones de imagen, tanto o más que la propia realidad. Pero, en los países democráticos, el pluralismo permite corregir posibles excesos y al cabo, como en Francia, puede producir una notable recuperación a favor del jefe de Estado –en sondeos no estatales-: ha aumentado 14 puntos, tras la caída derivada de la concatenación de crisis como la revuelta de los chalecos amarillos y las manifestaciones y huelgas interminables contra la reforma de las pensiones, zanjadas de momento por la amplitud de la pandemia.

Se publican muchos artículos de grandes figuras tratando de diseñar el futuro tras esta gran crisis mundial de la globalización. Mi impresión es que proyectan sobre el porvenir su visión del presente y los deseos de reforma que tantas veces habían manifestado tiempo atrás. Quizá no pueda ser de otra manera. Y quizá también por esto, me alegra esa actualización de las virtudes clásicas, al compás de la pandemia, que da pie a soñar en un renacimiento de la ética pública.

Suso do Madrid

 

La hostelería, el cierre de empresas y el paro obrero

 

LA HOSTELERÍA Y LA BOCHORNOSA APERTURA DEL GOBIERNO:  Sánchez lo pone a caer de un burro. «Este hombre se ha vuelto a equivocar, le han pasado mal el papel porque abrir con un 33 por ciento es inviable. ¿Quién se puede plantear que se puede abrir todo un local para que haya solo cuatro mesas?» (Periodista Digital)

Nada menos que hace dos mil quinientos años: el sabio chino Confucio, preconizaba (hoy el régimen comunista-capitalista) tiene ordenado el que se vuelvan a estudiar los texto de dicho sabio. Dejó dicho Confucio… “Que aquel que no sepa administrar, su casa y sus bienes, que no entre en política y mucho menos se le deje dirigir a los hombres”.

            Elemental: “si para saber cualquier oficio hay primero que aprenderlo y aprenderlo bien, para pasar de aprendiz a peón, de aquí a ayudante, de este a oficial y de esta a Maestro (“fontanero, carpintero, electricista, o pastor) ¿Cómo a quienes “no han dado un palo al agua en su vida y seguro que no saben administrar ni un puesto de pipas y caramelos”, se les deja administrar los inmensos capitales que dicen administrar, y a los millones de hombres que manejan? Que alguien me lo explique y bien explicado; pues a la vista está los desastres que soportamos por ser llevados por inútiles totales.

 

La vicepresidenta Ribera, a los hosteleros: "El que no se sienta cómodo, que no abra": Teresa Ribera ha dicho este jueves que en el plan de transición a la nueva normalidad tras el estado de alarma "no se impone nada a nadie". https://www.elespanol.com/invertia/economia/20200430/vicepresidenta-ribera-hosteleros-no-sienta-comodo-abra/486451653_0.html?fbclid=IwAR3wq9xmXtN_FevKDYGU0zUg6mYDTLmh5E3e0gB7IEruLDosUsPsAZOnt8w

            “Y si no cubre gastos y obtiene beneficios para simplemente ir tirando… que se ahorque”. Esto lo añado yo; puesto que ante tan tiránica y descomunal respuesta de alguien, “electo”, a sus gobernados, no sé si lo que merece es la destitución inmediata, el juzgado de guardia, o la guillotina. En fin usted que lee esto opine si quiere. Es desolador que gente así tenga un cargo oficial.

 

“Los ministros críticos estallan contra Ribera por el caos de la 'desescalada': El Gobierno corrige sobre la marcha el plan para el desconfinamiento que presentó la vicepresidenta cuarta. Algunos ministerios critican la falta de medidas económicas de acompañamiento y las comunidades presionan para obtener cambios”. (Vozpópuli 01-05-2020)

SEGUIMOS PRESOS EN EL PATIO DE LA CÁRCEL: Lo que nos conceden sigue siendo "prisión condicionada"; es algo así... "Como el conductor de carros antiguos, que armado con suficientes riendas y una tralla, tras insultar a los nobles brutos, empieza a darles latigazos para que vayan por donde al bruto le apetece": seguimos siendo tratados como, "borregos arreados por perros".

 

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha autorizado la celebración de una manifestación convocada. Anula así la prohibición de la misma que había dictado la subdelegación de Aragón. En la resolución recogida por Vozpópuli los jueces dicen que solo cabe la suspensión de derechos en un estado de excepción y advierten de la "cuestionable constitucionalidad" del artículo 7 del decreto del estado de alarma que regula la limitación de la libertad de circulación de las personas. En la resolución de la que ha sido ponente el magistrado Juan José Carbonero los jueces dicen que “sólo es posible la suspensión de derechos en caso de estado de excepción y dentro del mismo cabe perfectamente la suspensión de la libre deambulación de las personas y a la par la no suspensión, ni siquiera afectación, del derecho de reunión y/o manifestación”. (Vozpopuli 30-04-2020)

            Queda claro de los abusos “tiránicos” que hemos sufrido y seguimos sufriendo, por un gobierno que prácticamente, “nos apalea, si no de hecho, sí de derecho”; y que además no ceja y sigue pretendiendo continuar, hasta no sabemos cuándo.

La opinion de un empresario español   Vea, oiga, copie y difunda.

https://www.youtube.com/watch?v=mf7MmvkPxts

 

LAS CACEROLADAS AL GOBIERNO: Lógico la reacción de “los que nos tienen en la cárcel”; no he encontrado a nadie que no esté cabreado, o bastante harto, de los inútiles que no solo no nos gobiernan, sino que nos explotan siempre en beneficio propio. Espero que las elecciones que imagino no han de tardar mucho, nos den una realidad de cómo estamos los españoles.

 

EL CIERRE DE EMPRESAS Y EL AUMENTO DEL PARO: El "efecto dominó", no ha hecho nada más que empezar; iremos viendo hasta donde llega que será muy lejos. La culpa es de estos inútiles que se han creído "dioses!; y al paralizar la vida normal de la sociedad, han parado la circulación del dinero que es la que la mantiene en marcha. Los chinos, no cercaron nada más que la zona de "su virus", el resto del inmenso país, siguió trabajando y acumulando material "anti virus" (seguro que sabían por qué) y ahora lo venden al precio que quieren. Aquí el paro obrero y el cierre de empresas, va a ser horrible.

“La verdad es la herida que más duele… y no cicatriza”. AGF

 

Antonio García Fuentes

                                                       (Escritor y filósofo)                   

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes