Las Noticias de hoy 9 Mayo 2020

Enviado por adminideas el Sáb, 09/05/2020 - 12:36

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    sábado, 09 de mayo de 2020   

Indice:

ROME REPORTS

Homilía del Papa Francisco en Santa Marta

Coronavirus: El Papa invita a rezar la Súplica a la Virgen de Pompeya

Juan Pablo II: Estreno online de la película ‘Wojtyla. La investigación’

Cardenal Omella, en Nueva Economía Fórum: “Las grandes crisis nos acercan más a Dios”

LA VIRTUD DE LA ESPERANZA: Francisco Fernandez Carbajal

“Magnificat anima mea Dominum!”: San Josemaria

La manta a la cabeza

Bernabé, ejemplo de amistad: meditación de San Rafael (9.V.2020)​

Migrantes solidarios durante la pandemia

Oración por la humanidad Ante la pandemia de Covir -19: Embajadora de Paz Irene Mercedes Aguirre, Buenos Aires

Comentario al Evangelio: Yo soy el Camino

Quinto domingo de Pascua.: + Francisco Cerro Chaves Arzobispo de Toledo Primado de España

Un sueño revelador: Ramiro Pellitero

Inglaterra no es laica: Daniel Tirapu

Mamá todoterreno: Silvia del Valle Márquez.

Es tiempo para mejorar con la ayuda de la familia: Ana Teresa López de Llergo

Tu actitud ante el COVID-19: Lucía Legorreta

Más allá de la pandemia: Jesús Martínez Madrid

Un problema de responsabilidad: José Morales Martín

Leyes educativas de cuño socialista: Enric Barrull Casals

En los países pobres: Juan García.

Derechas, Izquierdas, Monarquía, Dictadura, y…? : Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

ROME REPORTS

 

Homilía del Papa Francisco en Santa Marta
Viernes, 8 de mayo de 2020

https://youtu.be/Z4_VzdX5jhM
 
Monición de entrada

Hoy se celebra la Jornada mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Recemos por las personas que trabajan en esas beneméritas instituciones: que el Señor bendiga su labor, que hace tanto bien.

 Homilía

Este diálogo de Jesús con los discípulos tiene lugar en la mesa, durante la cena (cfr. Jn 14,1-6). Jesús está triste; todos lo están: Jesús dijo que sería traicionado por uno de ellos (cfr. Jn 13,21) y todos notan que algo malo va a pasar. Jesús empieza a consolar a los suyos: porque uno de los oficios, “de las tareas” del Señor es consolar. El Señor consuela a sus discípulos, y aquí vemos el modo de consolar de Jesús. Nosotros tenemos muchos modos de consolar, desde los más auténticos y cercanos, a los más formales, como los telegramas de pésame: “Profundamente apenado por…”. ¡No consuela a nadie, es una farsa, es el consuelo de la formalidad! Pero, ¿cómo consuela el Señor? Esto es importante saberlo, para que nosotros, cuando en la vida pasemos por momentos de tristeza, aprendamos a ver cuál es el auténtico consuelo del Señor.
 
Y en este pasaje del Evangelio vemos que el Señor consuela siempre con la cercanía, la verdad y la esperanza. Son los tres rasgos del consuelo del Señor. Cercanía, nunca distantes: ¡estoy aquí! Qué bonitas palabras: “Aquí estoy. Estoy aquí con vosotros”. Y muchas veces en silencio, pero sabemos que está: Él siempre está. Esa cercanía que es el estilo de Dios, también en la Encarnación: hacerse cercano a nosotros. El Señor consuela con cercanía. Y no usa palabras vacías, es más, prefiere el silencio. La fuerza de la cercanía, de la presencia. ¡Habla poco, pero está cerca!
 
Un segundo rasgo del modo de consolar de Jesús es la verdad: Jesús es verdadero. No dice cosas formales que son mentiras: “No, estate tranquilo, todo pasará, no sucederá nada, pasará, las cosas pasan…”. No. Dice la verdad. No esconde la verdad. Porque Él mismo en este pasaje dice: “Yo soy la verdad” (cfr. Jn 14,6). Y la verdad es: “Yo me voy”, o sea: “Moriré” (cfr. vv. 2-3). Estamos ante la muerte. Esa es la verdad. Y lo dice sencillamente e incluso con mansedumbre, sin herir: estamos ante la muerte. No esconde la verdad.
 
Y este es el tercer rasgo: Jesús consuela con esperanza. Sí, es un momento malo. Pero «no se turbe vuestro corazón. (…) Confiad en mí» (v. 1). Os digo una cosa, dice Jesús: «En la casa de mi Padre hay muchas moradas. (…) Voy a prepararos un lugar»(v. 2). Él va delante a abrir las puertas de aquel lugar por las que todos pasaremos, así lo espero: «volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo, estéis también vosotros» (v. 3). El Señor vuelve cada vez que alguno de nosotros está en camino de irse de este mundo. “Vendré y os llevaré”: la esperanza. Vendrá, nos tomará de la mano y nos llevará. No dice: “No, no sufriréis: no pasa nada…”. No. Dice la verdad: “Estoy aquí, esa es la verdad: es un momento malo, de peligro, de muerte. Pero no se turbe vuestro corazón, estad en paz, esa paz que es la base de todo consuelo, porque yo vendré y, de la mano, os llevaré a donde yo esté”.
 
No es fácil dejarse consolar por el Señor. Muchas veces, en los momentos malos, nos enfadamos con el Señor y no le dejamos que venga y nos hable así, con esa dulzura, con esa cercanía, con esa mansedumbre, con esa verdad y con esa esperanza.
 
Pidamos la gracia de aprender a dejarnos consolar por el Señor. El consuelo del Señor es verdadero, no engaña. No es anestesia, no. Sino que es cercano, es verdadero y nos abre las puertas de la esperanza.

Comunión espiritual

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Como no puedo recibirte sacramentalmente ahora, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Y como si te hubiese recibido, me abrazo y me uno todo a ti. No permitas que jamás me separe de ti.

 

Coronavirus: El Papa invita a rezar la Súplica a la Virgen de Pompeya

Por los males de la humanidad

MAYO 08, 2020 15:47LARISSA I. LÓPEZMARÍA Y MARIOLOGÍAPAPA Y SANTA SEDE

(zenit – 8 mayo 2020).- “Hoy, en el santuario de Pompeya, se eleva la intensa oración de la Súplica a la Virgen del Rosario. Oremos juntos para que, por intercesión de la Virgen Santa, el Señor conceda misericordia y paz a la Iglesia y al mundo entero”.

Con estas palabras, el Papa Francisco recuerda a través de un tweet que en el día de hoy, 8 de mayo de 2020, tiene lugar el acto de devoción a la Virgen del Rosario.

Esta oración, conocida como Súplica a la citada advocación de María, fue escrita en 1883 por Bartolo Longo con el título “Acto de amor a la Virgen”, como respuesta a la Encíclica Supremi Apostolatus officio con la que León XIII indicó la recitación del Rosario para enfrentar los males de la sociedad.

Unión espiritual

En dicha plegaria, traducida a varios idiomas y recitada en todas partes del mundo, se pide a María que interceda por los males que afligen a la humanidad.

Es por ello, que, en este año en el que todo el mundo se ve afectado por la pandemia del coronavirus, el Papa animó también al final de la audiencia general del miércoles a “unirse espiritualmente en este popular acto de fe”.

En declaraciones al medio vaticano, el arzobispo de Pompeya, monseñor Tommaso Caputo, indicó que la actitud con la que se debe rezar esta plegaria es “con el corazón de hijos que se dirigen a su madre”.

Devociones marianas

Sobre la exhortación constante de Francisco a practicar las devociones marianas, el prelado considera que el Pontífice “tiene un corazón todo mariano”, “está enamorado de la Virgen y se puede ver por muchos gestos”.

Para el arzobispo, el Rosario es la oración que más “ha impresionado el recuerdo de los tiempos difíciles de la historia, desde el principio”. Por eso, en los últimos meses, se ha lanzado la propuesta de la retransmisión del Rosario a través de la página de Facebook del santuario de la Virgen de Pompeya.

En concreto, esta iniciativa consiste en recitar el Rosario por turnos, de 7 a 22 horas, de manera que “todos pueden, pueden elegir el momento en el que rezar, para formar una larga cadena de oración de quince horas”.

Oración “imbuida de fe”

Finalmente, Mons. Caputo subraya que, en estos tiempos de la COVID-19,  los rezos “no son talismanes que nos protegen de todo, de un virus o de un evento que trastorna nuestra existencia”, pero, la fe, creer en Dios, “sostiene nuestra vida”.

Y agrega que la de la Virgen de Pompeya es una oración “imbuida de fe”, “no evitaremos la amargura y las dificultades, pero no tendremos miedo cuando, en nuestros corazones, tengamos la certeza de que Dios Padre está con nosotros, camina a nuestro lado. Y María está presente con Él”.

 

Juan Pablo II: Estreno online de la película ‘Wojtyla. La investigación’

Viernes 8 de mayo

MAYO 08, 2020 11:21LARISSA I. LÓPEZCINE Y TEATROJUAN PABLO II

(zenit – 8 mayo 2020).- Hoy se estrena Wojtyla. La investigación, una película de José María Zavala sobre la vida y trascendencia de Juan Pablo II, uno de los grandes santos de la historia más reciente de la Iglesia, precisamente, en el marco del centenario de su nacimiento, el 18 de mayo de 1920.

Debido a la situación actual de pandemia, el estreno tendrá lugar exclusivamente online y estará disponible para alquilar a partir del 8 de mayo de 2020, a las 16 (hora de España) en la página web de European Dreams Factory, distribuidora de cine con valores.

Investigación

Este largometraje, que presenta una cantidad ingente de fotografías, videos y documentos, algunos de los cuales inéditos y que comienza con el atentado del 13 de mayo de 1981 al que sobrevivió milagrosamente el Pontífice, no constituye una biografía cronológica al uso.

La trama de investigación se despliega a través de un relato de hechos documentados intercalados con entrevistas a personas que tuvieron un trato cercano con él y también con los testimonios de un gran número de anónimos cuya vida fue tocada por el pontífice de distintas maneras.

Testimonios

Así, en el film aparecen el cardenal Stanislaw Dziwisz, secretario personal del papa polaco durante casi 40 años; la doctora Wan-da Póltawska, su paisana y amiga; el postulador de su proceso de canonización, Slawomir Oder; el mayordomo de Juan Pablo II, Angelo Gugel, que sujetó al Papa tras el atentado y presenció un exorcismo suyo; Valentina Alazraki, corresponsal de Televisa en el Vaticano durante más de 30 años…

Pero también, entre muchas otras, la historia de un hombre que estuvo a punto de ser abortado y que vive gracias a la intercesión de Wojtyla; la de una joven desahuciada por los médicos que volvió a nacer tras las plegarias de sus padres al papa difunto; una señora a quien una mano invisible impidió arrojarse por la terraza tras visualizar el rostro del pontífice; el milagro de curación de un aneurisma en otra mujer que permitió su canonización en 2015; o un joven que halló la vocación sacerdotal con solo mirarle a los ojos durante una audiencia privada.

La influencia de Juan Pablo II

Fotograma de la película ‘Wojtyla. La investigación’ © European Dreams Factory

De esta manera, José María Zavala (El misterio del Padre Pío, Renacidos: El Padre Pío cambió sus vidas), director y guionista de este documental, cumple el propósito de contar una historia que retrata al gran hombre de Dios detrás del que es considerado el papa más mediático, de mostrar la humanidad y la influencia de su figura en las personas, en el mundo actual.

En ella se desvelan, efectivamente, algunos aspectos no tan conocidos de su vida, como el hecho de que fuera objetivo de los servicios secretos polacos, bajo la supervisión de la URSS, entre 1946 y los primeros años de su papado.

Este espionaje se debió a la sospecha de que el entonces sacerdote y arzobispo polaco podría poseer documentos que señalarían a los soviéticos como los verdaderos autores de la matanza en Katyn (1940). En ella se produjo el fusilamiento de más de 21.000 personas, que fue imputado a los nazis.

El relato vivencial de las entrevistas y testimonios acompaña con naturalidad, agilidad y frescura a los hechos y datos históricos, dotándole de una cercanía capaz de conmover y atrapar al espectador sin grandes artificios.

Equipo técnico

El director José María Zavala con Miguel Gilaberte, director de fotografía © JM. Z.

La calidad del grupo técnico de profesionales de Wojtyla, la investigación también contribuye a la eficacia del resultado de la cinta. Entre ellos, destacan Miguel Pérez Gilaberte (Velvet), académico y director de fotografía que ha formado parte del equipo artístico de películas de Pedro Almodóvar, Alejandro Amenábar o Alex de la Iglesia, entre otros; y el montador argentino Pablo Marchetto que participó en series como Vuelo IL8714, sobre el accidente del vuelo de Spanair o en películas como El cuaderno de Sara y La decisión de Julia.

Por otro lado, la dirección de producción está a cargo de Paco Pavón, profesional ya reputado dentro del cine religioso que trabajó en Un Dios prohibidoPoveda y Red de libertad. Javier de la Cruz, compositor de las dos películas anteriores sobre el Padre Pío, trabaja por tercera vez junto a Zavala con una envolvente banda sonora que el realizador proyecta grabar con una orquesta sinfónica europea cuando sea posible.

“Revolución de esperanza”

Tal y como el propio José María Zavala contó a zenit, la crisis del coronavirus actual irrumpió en pleno proceso de montaje de la película, frente a la cual continuaron trabajando desde sus respectivos hogares.

Esta circunstancia excepcional no ha estado exenta de problemas, pero, al mismo tiempo, el director confía en que esta obra audiovisual sobre el papa en cuya mirada puede observarse el amor de Dios constituirá una “auténtica revolución de esperanza para una sociedad descreída sumida ahora en el sufrimiento”.

 

 

Cardenal Omella, en Nueva Economía Fórum: “Las grandes crisis nos acercan más a Dios”

Presidente de la Conferencia Episcopal

MAYO 08, 2020 14:39ROSA DIE ALCOLEACONFERENCIAS EPISCOPALES

(zenit – 8 mayo 2020).- El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y arzobispo de Barcelona, cardenal Juan José Omella, ha participado este viernes, 8 de mayo de 2020, en la conferencia online organizada por Nueva Economía Fórum en la que ha abordado diversos aspectos de la actualidad.

“El Papa quiere que trabajemos todos codo a codo y pensando en los más pobres” para superar los efectos de la pandemia de COVID-19, ha recalcado el coordinador de los obispos españoles a los gobernantes y a los distintos actores de sociedad española, convocados en el evento online.

Asimismo, en el encuentro han participado el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro y el presidente de Cáritas, Manuel Bretón.

Durante su intervención, el cardenal Omella ha repasado la labor realizada por la Iglesia española en la crisis del coronavirus: “La Iglesia ha estado confinada, pero no parada. Tiene dos manos para trabajar: una con los pobres más cercanos a través de Cáritas y otra, con los más lejanos, a través de Manos Unidas”.

Evangelización en streaming

Otro de los pilares de la Iglesia, ha señalado, es el de la evangelización. Un aspecto que ha resaltado durante la crisis del COVID-19: “Hemos entrado a través del streaming en todos los lugares, llevando a muchas casas la liturgia y la catequesis. También hemos mostrado la caridad en los hospitales, sin parar de trabajar”.

“Las grandes crisis nos acercan más a Dios. La pandemia nos ha recordado que no somos eternos. Muchísima gente ha conectado estos días con Jesús a través de la comunión espiritual”, ha matizado el obispo aragonés.

El cardenal Omella ha ahondado en el cambio de época que se avecina tras el coronavirus: “Uno de los aspectos más significativos es la humanización y otro, el individualismo. Esta pandemia dará paso a una nueva cultura y nueva civilización del amor: ahora nos hemos encontrado más en familia, necesitándonos unos de otros”.

Unión en la política española

En la conferencia también ha participado el cardenal de Madrid, Mons. Carlos Osoro. Ambos han coincidido en que para salir de esta crisis sanitaria, cultural, social y económica hace falta unión en la política española.

En este sentido, el cardenal Omella ha apelado a un pacto entre todos los partidos políticos, los agentes que intervienen en la construcción de la sociedad y las instituciones españolas.

Por su parte, el presidente de Cáritas, Manuel Bretón, ha destacado la labor de la organización durante esta crisis. “Hemos puesto en marcha una campaña para lograr más apoyo económico en la acción de la organización. La solidaridad de los españoles ha sido básica”.

Además, el presidente de la Conferencia Episcopal ha recordado las palabras del papa Pablo VI en Populorum Progressio “el desarrollo para que sea integral ha de facilitar el paso de condiciones menos humanas, a más humanas”. En este sentido, ha destacado la dignidad de la persona por encima de todo: “Tener un hogar y un trabajo digno, es la meta para todos”, ha concluido.

 

LA VIRTUD DE LA ESPERANZA

— Esperanza humana y virtud sobrenatural de la esperanza. Certidumbre de esta virtud. El Señor nos dará siempre las gracias necesarias.

— Pecados contra la esperanza: la presunción y el desaliento.

— La Virgen, Esperanza nuestra. Acudir a Ella en los momentos más difíciles, y siempre.

I. Leemos en el Evangelio de la Misa estas consoladoras palabras de Jesús: Si pidiereis algo en mi nombre yo lo haré1. Y la Antífona de comunión recoge otras no menos consoladoras palabras del Señor: Padre, éste es mi deseo: que los que me confiaste estén conmigo donde yo estoy y contemplen mi gloria2.

El mismo Señor es nuestro intercesor en el Cielo, y nos promete que todo lo que le pidamos en su Nombre, nos lo concederá. Pedir en su Nombre significa en primer lugar tener fe en su Resurrección y en su misericordia; y significa pedir aquello, humano o sobrenatural, que conviene a nuestra salvación, objetivo fundamental de la virtud cristiana de la esperanza, de la misma vida del hombre.

Existe la esperanza humana del labrador cuando siembra, del marino que emprende una travesía, del comerciante cuando inicia un negocio... Se pretende llegar a un bien, a un fin humano: una buena cosecha, llegar al puerto al que se ha puesto rumbo, unas buenas ganancias... Y existe la esperanza cristiana, que es esencialmente sobrenatural y, por tanto, está muy por encima del deseo humano de ser dichoso y de la natural confianza en Dios. Por esta virtud tendemos hacia la vida eterna, hacia una dicha sobrenatural, que no es otra cosa que la posesión de Dios: ver a Dios como Él mismo se ve, amarle como Él se ama. Y al tender hacia Dios lo hacemos con los medios que Él nos ha prometido, y que no nos faltarán nunca si nosotros no los rechazamos. El motivo fundamental por el que esperamos alcanzar este bien infinito es que Dios nos da su mano, según su misericordia y su infinito amor, al que nosotros correspondemos con nuestro querer, aceptando con amor esa mano que Él nos tiende3.

Con la virtud de la esperanza, el cristiano no tiene la seguridad de la salvación –a no ser por una gracia especialísima de Dios–, pero sí tiende con certeza hacia su fin, de modo semejante a como, en el orden de las cosas humanas, el que emprende un viaje no tiene la certeza de llegar al fin de su proyecto, pero sí tiene la certidumbre de ir bien encaminado y de llegar si no abandona el camino. «La seguridad de la esperanza cristiana, no es, pues, la certeza de la salvación, sino la certidumbre absoluta de que vamos hacia ella»4, confiados en que Dios «nunca manda lo imposible, pero nos ordena hacer lo que podemos, y pedir lo que no está en nuestra mano hacer»5.

Enseña el Magisterio de la Iglesia que «todos deben tener firme esperanza en la ayuda de Dios. Porque si somos fieles a la gracia, de la misma manera como Dios ha comenzado en nosotros la obra de nuestra salvación, la llevará a cabo, obrando en nosotros el querer y el obrar (Flp 2, 13)»6. El Señor no nos dejará si nosotros no le dejamos, y nos dará los medios necesarios para salir adelante en toda circunstancia y en todo tiempo y lugar. Nos escuchará cada vez que recurramos a Él con humildad. Nos dará los medios para buscar la santidad en nuestro quehacer, en medio del trabajo y en las condiciones que rodean nuestra vida. Nos dará más gracia si son mayores las dificultades, y más fuerzas si es mayor la debilidad.

II. «La esperanza cristiana ha de ser activa, evitando la presunción; y debe ser firme e invencible, para rechazar el desaliento»7.

Existe la presunción cuando se confía más en las propias fuerzas que en la ayuda de Dios y se olvida la necesidad de la gracia para toda obra buena que realicemos; o bien cuando se espera de la divina misericordia lo que Dios no puede darnos por nuestra mala disposición, como es el perdón sin verdadero arrepentimiento, o la vida eterna sin hacer ningún esfuerzo para merecerla. No es raro que de la presunción se llegue pronto al desaliento, cuando aparecen las pruebas y las dificultades, como si ese bien dificultoso, que es el objeto de la esperanza, fuera imposible de alcanzar. Este desaliento conduce al pesimismo primero y más tarde a la tibieza8, que considera demasiado difícil la tarea de la santificación personal, apartándose de cualquier esfuerzo.

La causa de la desesperanza no son las dificultades, sino la ausencia de deseos sinceros de santidad y de llegar al Cielo. Quien ama a Dios y quiere amarlo aún más, aprovecha las mismas dificultades para manifestarle que le ama y para crecer en las virtudes. Viene la falta de esperanza cuando se cae en el aburguesamiento, en el apegamiento a los bienes de la tierra, a los que se considera como los únicos verdaderos.

El tibio llega al desaliento porque ha perdido, por muchas negligencias culpables, el objetivo de su lucha por la santidad, por conocer y amar más a Dios. Las cosas materiales adquieren entonces para él un valor de fin absoluto en la práctica, aunque quizá no en la teoría. Y «si transformamos los proyectos temporales en metas absolutas, cancelando del horizonte la morada eterna y el fin para el que hemos sido creados –amar y alabar al Señor, y poseerle después en el Cielo–, los más brillantes intentos se tornan en traiciones, e incluso en vehículo para envilecer a las criaturas»9.

Debemos andar por la vida con los objetivos bien determinados, con la mirada puesta en Dios, que es lo que nos lleva a realizar con ilusión nuestros quehaceres temporales, costosos o no. Entonces comprendemos que todos los bienes terrenos (siendo bienes) son relativos y deben estar subordinados siempre a la vida eterna y a lo que a ella se refiere. El objetivo de la esperanza cristiana trasciende, de un modo absoluto, todo lo terreno10.

Esta actitud ante la vida, mantenedora de la esperanza, supone una lucha alegre diaria, porque la tendencia de todo hombre, de toda mujer, es hacer de esta vida una ciudad permanente, estando en realidad de paso. La lucha interior bien definida en la dirección espiritual, el examen general diario, el recomenzar una y otra vez, con humildad, sin dar lugar al desánimo, es la mejor garantía para mantenernos firmes en la esperanza. El Señor nos ha prometido, según leemos en el Evangelio de la Misa, que siempre que acudamos en demanda de ayuda nos atenderá.

III. Yo soy la Madre del amor hermoso... en mí está toda la esperanza de vida y de virtud11, son palabras que la Iglesia ha puesto durante siglos en boca de la Virgen.

La esperanza fue la virtud peculiar de los Patriarcas y de los Profetas, de todos los israelitas piadosos que vivieron y murieron con la vista puesta en el Deseado de las naciones12 y en los bienes que su llegada al mundo traería consigo, contentándose con mirarlos de lejos y saludarlos, considerándose peregrinos y huéspedes en esta tierra13. Durante muchas generaciones esta esperanza sostuvo al pueblo de Israel en medio de incontables tribulaciones y pruebas.

Con más fuerza que los Patriarcas y los Profetas y todos los hombres justos se unió la Virgen Santísima a este clamor de esperanza y de deseo de la pronta llegada del Mesías. Esta esperanza era mayor en la Virgen porque estaba confirmada en la gracia y preservada, por tanto, de toda presunción y de toda falta de confianza en Dios. Ya antes de la Anunciación, Santa María profundizaba en las Sagradas Escrituras como nunca lo hizo inteligencia humana alguna, y esta claridad en el conocimiento de lo que habían anunciado los Profetas fue aumentando hasta llegar a la plena confianza en que se realizaría lo anunciado. Esta esperanza fue creciendo como crece la certeza «que tiene el navegante, después de haber tomado el rumbo conveniente, de dirigirse efectivamente hacia el término de su viaje, y que aumenta a medida que se acerca»14.

María se ejercitaba en la esperanza cuando en su juventud deseaba ardientemente la llegada del Mesías; luego, cuando esperaba que el secreto de la Concepción virginal del Salvador se manifestase a José, su esposo; cuando se encontró en Belén sin un lugar donde llegara el Mesías; en su huida precipitada a Egipto... Más tarde, cuando todo parecía perdido en el Calvario, Ella esperaba la Resurrección gloriosa de su Hijo... mientras el mundo estaba sumido en la oscuridad. Ahora, próxima ya la Ascensión de Jesús a los cielos, se dispone a sostener a la naciente Iglesia en la difusión del Evangelio y la conversión del mundo pagano.

A lo largo de los siglos, el Señor ha querido multiplicar las señales de su asistencia misericordiosa y nos ha dejado a María como faro poderosísimo para que sepamos orientarnos cuando estemos perdidos, y siempre. «Si se levantan los vientos de las tentaciones, si tropiezas con los escollos de la tentación, mira a la estrella, llama a María. Si te agitan las olas de la soberbia, de la ambición o de la envidia, mira a la estrella, llama a María. Si la ira, la avaricia o la impureza impelen violentamente la nave de tu alma, mira a María. Si turbado con la memoria de tus pecados, confuso ante la fealdad de tu conciencia, temeroso ante la idea del juicio, comienzas a hundirte en la sima sin fondo de la tristeza o en el abismo de la desesperación, piensa en María.

»En los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca a María. No se aparte María de tu boca, no se aparte de tu corazón; y para conseguir su ayuda intercesora no te apartes tú de los ejemplos de su virtud. No te descaminarás si la sigues, no desesperarás si la ruegas, no te perderás si en Ella piensas. Si Ella te tiene de su mano, no caerás; si te protege, nada tendrás que temer; no te fatigarás si es tu guía; llegarás felizmente al puerto si Ella te ampara»15.

1 Jn 14, 14. — 2 Jn 17, 24. — 3 Cfr. R. Garrigou-Lagrange, Las tres edades de la vida interior, Palabra, 2ª ed., Madrid 1975, vol. II, p. 738. — 4 Ibídem, p. 740. — 5 San Agustín, Trat. de la naturaleza y de la gracia, 43, 5. — 6 Conc. de Trento, Decreto sobre la justificación, cap. 13, Dz 806. — 7 R. Garrigou-Lagrange, o. c., p. 741. — 8 Cfr. San Josemaría Escrivá, Camino, n. 988. — 9 Cfr. San Josemaría Escrivá, Amigos de Dios, n. 208. — 10 Cfr. F. Fernández-Carvajal, La tibieza, Palabra, 5ª ed., Madrid 1985, p. 95. — 11 Cfr. Eclo 24, 24. — 12 Ag 2, 8. — 13 Heb 11, 13. — 14 P. Garrigou-Lagrange, La Madre del Salvador, Rialp, Madrid 1976, p. 162. — 15 San Bernardo, Hom. 2 sobre el «missus est», 7.

 

 

“Magnificat anima mea Dominum!”

¡Cómo sería la mirada alegre de Jesús!: la misma que brillaría en los ojos de su Madre, que no puede contener su alegría –«Magnificat anima mea Dominum!» –y su alma glorifica al Señor, desde que lo lleva dentro de sí y a su lado. ¡Oh, Madre!: que sea la nuestra, como la tuya, la alegría de estar con El y de tenerlo. (Surco, 95)

9 de mayo

Nuestra fe no es una carga, ni una limitación. ¡Qué pobre idea de la verdad cristiana manifestaría quien razonase así! Al decidirnos por Dios, no perdemos nada, lo ganamos todo: quien a costa de su alma conserva su vida, la perderá; y quien perdiere su vida por amor mío, la volverá a hallar (Mt X, 39.).

Hemos sacado la carta que gana, el primer premio. Cuando algo nos impida ver esto con claridad, examinemos el interior de nuestra alma: quizá exista poca fe, poco trato personal con Dios, poca vida de oración. Hemos de rogar al Señor –a través de su Madre y Madre nuestra– que nos aumente su amor, que nos conceda probar la dulzura de su presencia; porque sólo cuando se ama se llega a la libertad más plena: la de no querer abandonar nunca, por toda la eternidad, el objeto de nuestros amores. (Amigos de Dios, 38)

 

 

La manta a la cabeza

A pesar de todo, las crisis suelen dar lugar a una oleada de solidaridad que saca lo mejor de las personas. También de los más jóvenes. Esos que no tienen trabajo fijo, ni tampoco un expertise que, a priori, pueda ayudar a salvar el mundo. Sin embargo, algunos de ellos han decidido liarse la manta a la cabeza y, entre clase y clase online, poner en marcha estas iniciativas.

EN PRIMERA PERSONA08/05/2020

Las cinco historias
1. De un favor a un desafío
2. Unidos por el Bingo
3. It´s time to think
4. Apoyo escolar telefónico
5. En tus manos


De un favor a un desafío

A Santi la soledad se le pasa de golpe a las seis y media de la tarde. A esa hora, miles de ojos infantiles miran atentos sus pantallas y esperan a que él explique qué van a dibujar hoy, todos juntos, cada uno en su casa.

La cuarentena ha convertido a Samlo –como va siendo conocido en las redes y en el mundo de la ilustración–, de repente, en profesor. Nunca había pensado en dar clases de dibujo, pero ahora hace mucho más que eso: consigue que más de 10.000 familias de distintos países se reúnan cada tarde con sus hijos para pasar una hora y media muy entretenida, mientras pintan, por ejemplo, un Mickey Mouse.

Todo empezó el 17 de marzo, cuando Javier, profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra y amigo suyo, le sugirió la idea de conectarse online para dar una sesión de dibujo a sus siete hijos. Él aceptó: “No sabía cómo ni qué resultado tendría, pero decidí que lo iba a hacer”. Se lo pasaron tan bien que, esa misma tarde, Javier y su mujer comenzaron a difundir la iniciativa entre sus amigos, y Santi envió un correo electrónico a algunos conocidos: “Al día siguiente ya éramos veinticinco personas”.

Santi maneja el lápiz desde los cuatro años, cuando comenzó a dibujar para matar el aburrimiento en sus días de niñez en Buenos Aires. Durante la juventud, pensó que debía dedicarse a la Arquitectura, pero tres años después abandonó la carrera y se mudó a España, donde comenzó a perfeccionar su estilo: “Decidí luchar por ese talento que Dios me ha dado”. Ahora, su afición infantil se ha convertido en una ocupación profesional, que compagina con los estudios de Comunicación en Pamplona. Desde hace unas semanas, sin embargo, para él dibujar significa mucho más: “Tenía claro que ese don no era solo para mí, sino para poder ayudar a otros, y acá estamos dando los frutos”. Estas semanas está contribuyendo a la iniciación en el dibujo de un numeroso grupo de familias que, de paso, ocupan de manera muy entretenida y útil una buena parte de las tardes.

El éxito de las clases de Samlo (@samlo.es en Instagram) está siendo tan grande que ha lanzado una página web para explicar la dinámica de las sesiones y cómo conectarse. Ya tiene alumnos de numerosas regiones de España y de otros países como Argentina, Chile y Uruguay. “Lo más emocionante es que, aunque estén los niños delante del ordenador, de repente te enteras de que también los padres están pintando a su lado sus propios dibujos”, comenta desde su piso en Pamplona, donde está pasando el confinamiento completamente solo.

De hecho, para él estas clases son, además de un modo de ayudar, una forma de “sobrellevar” estos días de aislamiento, porque le dan “una rutina” y un proyecto en el que ocuparse: “Por la mañana me levanto pensando en qué vamos a dibujar”. Samlo no improvisa, sino que todos los dibujos que propone a los pequeños tienen un motivo: “Hace unos días estaba pidiendo oraciones por mi madre, que está enferma por el virus, y decidí hablarles a los niños sobre la importancia de que se conviertan en los superhéroes de la casa y echen una mano a mamá y a papá durante la cuarentena. Así que dibujamos un superhéroe”.

A sus veinticinco años, Santi reúne en sus clases a niños a partir de los tres. También se apuntan padres y abuelos, que se lanzan a dibujar en familia y disfrutan viendo cómo los niños se entretienen, hacen preguntas a su profesor y luego enseñan orgullosos su dibujo a la cámara. Su labor educativa es tal que diversos colegios de España y Argentina le han pedido permiso para difundir esta iniciativa entre sus alumnos. Recibe correos electrónicos de padres y madres que quieren agradecerle su labor y su paciencia con los más pequeños. “Te convertiste en parte de nuestra nueva rutina y te lo agradecemos muchísimo”, le escribió una madre el pasado 28 de marzo desde Argentina en un correo electrónico en el que adjuntaba las pequeñas obras de arte que habían pintado sus hijos.

Santi está sorprendido de las dimensiones que está tomando esta “bola de nieve” y se muestra muy agradecido por esta oportunidad de poder ayudar “a nivel humano y profesional” en esta cuarentena. Él lo tiene claro: “Dios me regaló el dibujo para poder regalarlo a otros”.


Unidos por el Bingo

Aunque las dos viven en Madrid, Ceci y Bárbara se conocieron en Roma, en el Congreso Univ del año pasado, y congeniaron enseguida. Desde entonces han hecho muchos planes juntas; como la vez que fueron al Bingo del Bernabéu con todos sus amigos y se lo pasaron pipa “compitiendo” unos contra otros.

Por eso a Ceci le hizo gracia descubrir -cuando empezó el confinamiento-, que en su casa había un viejo Bingo de mesa, al que su familia nunca había sacado partido. Llamó a Bárbara para contárselo y entre las dos pensaron que podrían jugar un día online con amigos y conocidos, a través de un directo de Instagram.

Pero las semanas avanzaban y, con la amenaza de los exámenes, la cosa no acababa de concretarse. Hasta que le pusieron fecha: el viernes 17 de abril, a última hora de la tarde. Ese momento en el que, en una situación normal, habrían quedado para cenar o salir.

Comenzaron a preparar el sistema: escanear los cartones para enviarlos por Whatsapp a los participantes. Las dos organizadoras, cada una desde su casa, aparecerían en la doble pantalla de Instagram: Abajo, Ceci sería la encargada de sacar las bolas y cantar los números y, arriba, Bárbara los iría apuntando en una pizarra. A través del chat, los participantes podían cantar ¡línea! o ¡bingo! y mandar una foto de su cartón, para ir registrando a los ganadores.

 

Para que el juego tenga gracia es importante que uno gane o pierda algo. Pero, ¿el qué? Los clásicos garbanzos o cualquier otro objeto intercambiable quedaban descartados por tratarse de un juego online. El dinero no tenía mucho sentido al tratarse de una iniciativa entre amigos, sobre todo en un momento social tan delicado. A menos que fuera una cantidad simbólica (1,5 € cada cartón) y que, en vez de quedárselo los ganadores, se destinará a alguna causa benéfica.

Y eso es lo que finalmente hicieron. “Lo que pensábamos que iba a ser una cosa de 60 personas, como mucho, acabó convirtiéndose en una juerga -cuenta Ceci. La gente sólo nos pedía más cartones, avisaba a sus tíos, a su abuela… El día antes habíamos recogido 600€ a través de Bizum y ya nos parecía una pasada. Pero es que el viernes, el día del Bingo, lo duplicamos, llegamos a 1.400 y ha sido un subidón poder entregárselo a Cáritas, la ONG de la Iglesia que tanto está ayudando a personas que lo están pasando mal estos días”.

“Yo no tenía pensado hacer nada especial: quedarme en casa, estudiar, hacer familia y darlo todo en los aplausos de las ocho. Y de un plan que no pasaba de ser entre amigos para reírnos ha surgido la oportunidad de ayudar de esta manera en la lucha contra el corona”.


It´s time to think

La cuarentena ha supuesto el boom definitivo de las apps de videollamada pero, a lo largo de las semanas, su uso ha ido evolucionando. “Al principio, los amigos nos conectábamos todas las noches en HouseParty, pero llegó un momento que ya no teníamos más cosas que contarnos”, explica Javier, un joven profesional del mundo de la comunicación.

Junto con Álvaro y otros amigos, Javier asiste cada semana a una charla de formación cristiana en un centro del Opus Dei. “La primera que la tuvimos de forma online -cuenta Álvaro- nos encantó y pensamos que quizá podríamos aprovechar el formato para montar algo similar que pudiera ayudar a nuestros amigos durante la cuarentena”.

Así surgió It´s time to think, una iniciativa de charlas online para gente joven, con profesionales de todos los sectores o personas que tienen una historia interesante que contar. “A priori -continúa Javier- el confinamiento deja un espacio libre para pensar en cosas para las que antes no teníamos tiempo. Y ese es el espacio que queremos ayudar a llenar”.

Al principio, el público era poco y casi todos amigos o conocidos. Pero en la cuarta charla consiguieron dar un pelotazo con el ponente: José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid. A partir de ahí, la aplicación de Zoom se quedó pequeña para tanta audiencia y se pasaron a Youtube.

También ellos han sabido adaptarse al salto de escala para mantener al público enganchado en las dos charlas semanales que se emiten desde su canal. Como Javier trabaja en el sector de la comunicación se encargó de poner en marcha un logo y una página web y también comenzaron a difundir la iniciativa en redes sociales.

“Gracias a Dios está teniendo tirón, hay gente que se está uniendo, así que estamos encantados”, dice Álvaro y apunta Javier, “hasta donde nos vaya llevando la cosa...”.


Apoyo escolar telefónico

Jaime es de Teruel pero vive en Zaragoza, en el Colegio Mayor Miraflores. “Llegué el año pasado para estudiar la carrera -cuenta. Allí se organizaba un voluntariado y yo no tenía ni idea de cómo era eso, nunca en mi vida lo había hecho”.

Un año y medio después, cuenta cómo ha ido todas las semanas a entrenar un equipo de fútbol de niños de 11 años en riesgo de exclusión social, en el barrio de San Pablo. “Mi experiencia es muy positiva, de lo mejor que me ha pasado”. Su equipo de voluntarios tiene un proyecto basado en lo que ellos llaman “Las tres C”: cabeza, cuerpo y corazón. Con un grupo de chavales de entre 9 y 18 años, cada semana dedican una tarde a estudiar con ellos durante una hora y media, después hacen deporte y, por último, van todos juntos a acompañar un rato a personas mayores. “Para que se den cuenta de que ellos también pueden ayudar a los demás”.

Cuando se suspendieron las clases, sin posibilidad de salir a la calle, todo el proyecto se paró. “Las primeras semanas fue un desastre porque no sabíamos qué hacer. Pero a alguien se le ocurrió la genial idea de intentar seguir con este estudio dirigido a través de videollamadas. A cada voluntario -que por suerte somos bastantes- nos han asignado un chaval, al que te comprometes a llamar, dos días a la semana, para preguntarle qué tal está, estudiar juntos, resolverle dudas del cole, etc”.

 

Una hora y media de videollamada es bastante. “Yo pensé que iba a ser hasta un poco incómodo tener al otro lado a alguien durante tanto tiempo, pero la verdad es que tienen muchos deberes y, con esto de que no hay horarios, a veces les resulta difícil hacerlos. Pero si tú les dices 'venga, a las 12 hacemos videollamada' ya por lo menos ese rato lo van a dedicar a estudiar. Y yo también. El rato más largo que estoy estudiando sin despistarme en casa es cuando estoy haciendo la llamada”.

“Me alegra bastante poder utilizar este sistema porque a los chavales a los que entrenaba les tenía mucho cariño y había pasado de verles todas las semanas a no saber nada de ellos. Desde pequeño, siempre me han dicho que tenemos mucha suerte, que tenemos que dar gracias por lo que Dios nos ha dado… siempre mis padres con ese runrún. Ahora soy consciente de que, en mi misma ciudad, hay gente que su padre le pega a su madre, que no tienen para llegar a fin de mes… Y yo tengo oportunidades y una formación, sería egoísta quedármelo para mí solo. Eso creo que es lo que más te motiva para hacer estas cosas”.


En tus manos

El primer día sin clases, Elena, Marta y otras cuatro amigas crearon un grupo de WhatsApp con un objetivo concreto. “En una conversación informal, alguien dijo que iba a rezar el rosario por los enfermos del COVID -que en ese momento empezaban a ser bastantes- y preguntó quién se animaba, cuenta Elena. Lo rezamos varias, cada una desde su casa, y pensamos que podría ser bueno continuar esa costumbre mientras durara la cuarentena, porque la Virgen nos ha recordado muchas veces que el Rosario es su oración favorita”.

Como cuadrar los horarios todos los días es complejo, decidieron simplemente pensar cada día una pequeña oración dirigida a la Virgen, compartirla con las demás y que cada una lo rezara por su cuenta. “Es solamente un recordatorio, cada día lo escribe una y lo envía al resto a las diez de la mañana”, explica Marta.

Para poder compartirlo con alguna persona más interesada crearon un grupo de WhatsApp y lo difundieron entre sus cercanos pero, antes de acabar el día, el grupo ya estaba completo, con 256 personas. “En pocas horas la gente nos pedía más grupos y nosotras los fuimos creando y compartiendo el link, para que se sumara más gente”, cuenta Elena.

 

A día de hoy tienen ya cinco grupos en español y uno en inglés, donde cada mañana envían una idea para ofrecer el rosario, los misterios que toque rezar ese día y una oración

 

A día de hoy tienen ya cinco grupos en español y uno en inglés, donde cada mañana envían una idea para ofrecer el rosario, los misterios que toque rezar ese día y la siguiente oración: Padre misericordioso acuérdate de todos tus hijos que están sufriendo. Protege a nuestros pacientes, da fortaleza a nuestros sanitarios, sabiduría a nuestros gobernantes y prudencia a los jóvenes, para que todos unidos podamos poner fin a esta situación.

Como dice Marta, “los mensajes está más centrados en el coronavirus pero también en sus consecuencias, por ejemplo las personas que sufren, los que están pasando situaciones económicas difíciles…”. Un modo pequeño pero bonito de poner en manos de la Virgen la situación actual.

 

 

Bernabé, ejemplo de amistad: meditación de San Rafael (9.V.2020)​

Durante estas semanas publicaremos, en formato audio, algunas meditaciones predicadas por sacerdotes, que ayuden a fortalecer la vida de oración.

ÚLTIMAS NOTICIAS08/05/2020

Meditaciones anteriores: “El Buen Pastor” (2.V.2020)“Aprender de María Magdalena” (25.IV.2020) - “La Divina Misericordia” (18.IV.2020) - “La hora de los valientes” (4.IV.2020) - “La pregunta acertada” (28.III.2020) - “Que vea con tus ojos, Cristo mío” (21.III.2020) - “La llave de tu corazón” (14.III.2020) - Explicación sobre qué es una meditación de San Rafael


Escucha la meditación “Bernabé, ejemplo de amistad” (9.V.2020)

 

Durante el tiempo de Pascua se leen varios pasajes de los Hechos de los Apóstoles, que cuentan la historia de los primitiva cristiandad.

Un personaje de este libro es José, apodado Bernabé, conocido por animar a los demás (Bernabé significa “hijo de la consolación”), pues estaba al lado de las personas, también en las dificultades.

Fue él quien acogió a Saulo, tras su conversión cuando muchos dudaban de él, y se lo presentó a los apóstoles, y juntos fueron enviados a predicar el Evangelio por tierras lejanas.

🎧 Escucha la meditación “El Buen Pastor” (2.V.2020)

¿Quién puede querernos tanto como Jesús? En la parábola del Buen Pastor el Señor quiere hacernos entender que nos ama hasta dar la vida por cada uno, con nuestro cuerpo y alma. Y, sin embargo, no siempre caemos en la cuenta.

Ante la tentación de querer ser autosuficientes, de no depender de nadie -incluso de Dios-, podemos recordar unas palabras de Benedicto XVI: “¡No tengáis miedo de Cristo! Él no quita nada, y lo da todo. Quien se da a él, recibe el ciento por uno. Sí, abrid, abrid de par en par las puertas a Cristo, y encontraréis la verdadera vida”.


🎧Escucha la meditación “Aprender de María Magdalena” (25.IV.2020)

¿Por qué regaló Jesús a María Magdalena verle resucitado antes que a los apóstoles? Tiempo atrás había expulsado de ella siete demonios. La Magdalena había estado aherrojada por el pecado y sin embargo…

¿Qué experimentó María Magdalena? ¿Cómo podemos imitarla? El Papa Francisco resaltó la figura de esta mujer e instituyó su fiesta, como apóstol de apóstoles. Ella fue la primera que dio testimonio de Cristo resucitado, a quien siguió con toda su vida apasionadamente porque se supo perdonada y amada por Él.


🎧Escucha la meditación “La Divina Misericordia” (18.IV.2020)

Cristo vive y vive en nosotros. Por eso el tiempo de Pascua es un tiempo de alegría: es el más cristiano porque es gozar de la gloria de Dios. Pero podría suceder que, en estas semanas más difíciles, se nos escapara.

Lo propio de la Pascua se capta en varias escenas del Evangelio de estos días. Es la alegría por haber encontrado de nuevo a Jesucristo, ahora resucitado y glorioso. Un reencuentro con el Él transforma la vida de los apóstoles, de las santas mujeres o de los discípulos de Emaús.

Como a ellos, Jesucristo puede tocar nuestros miedos y fracasos para darnos fortaleza, esperanza y paz. Eso es vivir de Cristo. Ha resucitado y eso significa que la muerte -nuestros defectos, miserias y pecados- no tienen la última palabra, porque Él nunca nos abandona.

En el evangelio del Domingo de la Misericordia (Jn, 20, 19-31), podemos extraer tres enseñanzas. En primer lugar Jesús saluda con la paz a los discípulos, que están encerrados por miedo. Él tiene la paz que necesitamos, una paz diferente a la que propone el mundo. Es una paz -don de Dios-, que no se pierde aunque haya problemas. En segundo lugar, Jesús muestra las heridas de la crucifixión para que reconozcan el amor de Dios Padre, para que entiendan que la Cruz era la respuesta de Dios al mal. Esta imagen se representa en la imagen del la Divina Misericordia, en la que Jesús muestra sus manos atravesadas por los clavos y los rayos de sus dones que salen de su Corazón. La última idea es el momento en el que instituye el sacramento de la Confesión, sacramento de la misericordia de Dios. Fomentemos los deseos de recibir este sacramento, con actos de contrición como ha aconsejado el Papa Francisco.


🎧Escucha la meditación “La hora de los valientes (4.IV.2020)

Es tiempo de evitar las quejas y de preocuparnos y de rezar por tantas personas que lo necesitan. Mañana, con el Domingo de Ramos, comienza la Semana Santa en la que podemos contemplar -con la ayuda del Evangelio y de nuestra imaginación- cómo se entregó Jesucristo por nosotros.

De la misma manera que ahora caemos en la cuenta de que no es lo mismo un médico más que uno menos -por las acuciantes necesidades de tantos enfermos-, podemos entender que cualquiera de nosotros es imprescindible: todos tenemos un papel protagonista, una misión. Podemos ser mediadores ante Dios rezando y trabajando por los demás, con la valentía de Marcia que, con su ejemplo y amistad, llevó a su amiga Junia al encuentro con Jesucristo.


🎧Escucha la meditación “La pregunta acertada (28.III.2020)

“Había un enfermo que se llamaba Lázaro, de Betania, la aldea de María y de su hermana Marta”. Así comienza el evangelio de mañana, 5º domingo de Cuaresma, en el que Jesús nos enseña a confiar en Él a pesar de que a veces parezca que no atiende a nuestras peticiones, también ante todo lo que nos sucede durante la pandemia del coronavirus.

Jesucristo quiere mostrarnos cuál es la actitud; no preguntarnos tanto por el porqué sino por el para qué. Y que, de esta manera, confiemos en Él y nos esforcemos por acogerle, con detalles de servicio y cariño en nuestras casas, con la oración y los pequeños sacrificios.


🎧Escucha la meditación “Que vea con tus ojos, Cristo mío” (21.III.2020)

El ciego de nacimiento protagoniza el evangelio del domingo 4º de Cuaresma. Una escena en la que Cristo, no solo le hace recobrar la vista sino que también le conduce a aceptarle como el Salvador.

La luz de de Jesús puede iluminar nuestro corazón. Nos llevará a mirar los problemas y dificultades con sus ojos, a percibir esta situación de cuarentena como una ocasión para ganar en santidad, como una oportunidad para aceptar y comprender a los demás, incluso con buen humor.

 

 


🎧Escucha la meditación “La llave de tu corazón (14.III.2020)

Crecer para adentro. Estas semanas son una oportunidad para tratar a Jesucristo con mayor intimidad, para contemplarlo en las páginas del Evangelio.

Como en este tiempo se reducirán las actividades formativas en los Centros de la Obra, ofrecemos esta meditación en la que el sacerdote utiliza las circunstancias en las que nos encontramos --lejanamente similares al periodo de aislamiento de san Josemaría con un grupo de personas de la Obra, en 1937, durante la guerra civil española-, y el evangelio del domingo para proponer unos puntos para conversar con el Señor.


 

¿Qué es una meditación de San Rafael?

Es un medio o instrumento que desarrolla el Opus Dei para la formación de la gente joven.

En cada centro de San Rafael se organiza al menos una meditación semanal predicada por el sacerdote: un rato de oración a partir de un texto del Evangelio, de la liturgia del día, etc. La oración es una exigencia de la vida cristiana: “El contacto vivo con Cristo es la ayuda decisiva para continuar en el camino recto [...]. Quien reza no desperdicia su tiempo, aunque todo haga pensar en una situación de emergencia y parezca impulsar sólo a la acción”. Por eso, la pedagogía del arte de la oración será siempre una prioridad educativa en la obra de San Rafael.

Si es posible, la meditación se suele tener los sábados, día tradicionalmente dedicado a la Virgen, como manifestación de amor a la Madre de Dios. De ordinario, la meditación va seguida de la exposición y bendición con el Santísimo Sacramento y del canto de la Salve o de otra antífona mariana, según el tiempo litúrgico. Es una expresión más del lugar central que ocupa la Eucaristía en la Iglesia.

 

 

Migrantes solidarios durante la pandemia

Desde que comenzó la crisis sanitaria del Covid-19, el Centro Social de la Parroquia San Josemaría Escrivá reparte alimentos a 250 familias sin recursos, además de tejer mascarillas y trajes sanitarios. Y eso ha sido posible gracias a... las personas que más están sufriendo durante este tiempo de crisis económica y sanitaria.

REVISTA DE PRENSA08/05/2020

COPE Un párroco ante la crisis del Covid-19: "La sangre del soldado hace grande al capitán"

El párroco de San Josemaría Escrivá en Valencia lo tiene claro, “la sangre del soldado hace grande al capitán”. Es lo que le ha pasado durante este tiempo de cuarentena. Todas las iniciativas que ha empezado la parroquia han sido posibles gracias a las personas que más están sufriendo durante este tiempo de crisis económica y sanitaria.

Desde que comenzó la crisis sanitaria del Covid-19, el Centro Social de la parroquia San Josemaría Escrivá reparte todas las semanas alimentos a 250 familias sin recursos. Su párroco, Jorge Molinero, afirma a Cope que “el hambre aparece tres veces al día, y hay que conseguir ayudar a estas personas esas tres”. Gracias a la colaboración de fieles y de muchísimos voluntarios han conseguido repartir bandejas de comidas cada día.

Reparto de comida

Ayer, 5 de mayo, fue el ultimo reparto, y Don Jorge confiesa que “había una cola inmensa y sentía al mismo tiempo una gran alegría y mucha emoción”. Dice haber visto escenas emocionantes, como la de una persona que le dijo que “tengo todavía comida del otro día, mejor hoy se la de a otros” o la de otra que dijo que “tengo patatas de sobra y he venido a llevarlas”.

Imágenes de la parroquia de San Josemaría Escrivá (Valencia)

Imágenes de la parroquia de San Josemaría Escrivá (Valencia)

El Banco de Alimentos del centro social de la parroquia está realizando una “labor encomiable” con la atención de 250 familias, “muchas de las que vienen a recoger la comida de toda la semana un día con la supervisión de la Policía".

En cuanto empezó el estado de alarma “llegó el hambre y se agravaron las dificultades para muchas familias al perder el trabajo que tenían”, según explica el párroco. Actualmente, la ayuda del Banco de Alimentos está siendo completada con donaciones económicas de personas amigas de la parroquia a través de unas cuentas que han sido habilitadas.


Entrevista a D. Jorge Molinero, sacerdote de la parroquia de San Josemaría Escrivá (5 de mayo de 2020)


Además de estos lotes se reparten cuatro veces por semana 75 menús a personas que están confinadas en casa y tienen dificultades para salir. El reparto se realiza a través de voluntarios de la Parroquia y de Cáritas Parroquial de San Francisco de Asís de Valencia, de Ntra. Sra. de la Misericordia de Campanar y de la Parroquia de S. Miguel Arcángel de Mislata.

Inmigrantes, mascarillas y trajes sanitarios

Al reparto de comida se la ha sumado otra experiencia muy emocionante para toda la parroquia: la de coser cientos de mascarillas y batas sanitarias. Don Jorge nos ha querido contar esta experiencia: “Al principio fue una locura porque ni siquiera los hospitales y las residencias tenían suficiente material”. Nos dice Don Jorge que fueron los mismos migrantes y voluntarios que empezaron a coser: “Gracias al taller de coser a maquina tenemos muchas personas que enseguida nos dijeron que querían participar”.

Voluntarios y personas sin empleo, en su mayoría inmigrantes usuarios del Centro Social de la parroquia San Josemaría Escrivá de Valencia se han ofrecido para tejer mascarillas y trajes sanitarios que reparte en residencias geriátricas para que hagan frente al coronavirus.

De momento, han podido ser entregados más de dos mil trajes sanitarios y mascarillas gracias a la colaboración de dos empresas que se encargan de la producción y distribución. “Es una realidad conmovedora”, dice Don Jorge, que ha asegurado que "proveemos de material a los usuarios del centro social para que lo elaboren desde sus propias casas".

El centro social Parroquia San Josemaría

La parroquia San Josemaría Escrivá de Valencia acogía antes de la crisis del Covid-19 unas 1.300 personas, la mayoría migrantes provenientes de África y Latinoamérica. La parroquia les acogía y sobre todo les daba informaciones sobre como obtener una mejor empleabilidad. Alrededor de 230 personas consiguieron empezar cursos socio-sanitarios, de hostelería y cuidado del hogar.

El “Centro Social Parroquia San Josemaría” desarrolla actividades de asistencia social y laboral con personas desfavorecidas en general, desarrollando actividades de formación y mejora de su cualificación profesional, junto a la atención de las necesidades personales, familiares y sociales.

El acceso al empleo es de vital importancia en los procesos de integración de personas vulnerables y en riesgo de exclusión, ya que disponer de un trabajo resulta algo imprescindible para el desarrollo de un modelo de vida digno, autónomo e independiente.

Las acciones desarrolladas comprenden desde programas de orientación, capacitación, formación ocupacional personal y profesional, y cursos específicos de formación, hasta prácticas formativas en empresas con el fomento de la contratación. También imparte formación pre-laboral, así como la elaboración de estudios y propuestas técnicas.

 

 

Oración por la humanidad Ante la pandemia de Covir -19

Padre Nuestro venimos estas horas  de angustia,

cuando todo se altera de forma inusitada

 y el desconcierto cunde  de mirada  en mirada,

porque al cabo  del día     nuestra vida se amustia.

 

Hoy, que  la soledad se nos infiltra a pleno,

mientras que la alegría palidece , pregunto

¿Por qué tanto temor, de a uno y en conjunto,

enturbia los espacios   de este mundo terreno?

 

Nuestra voz, al  unísono,  se eleva en oraciones

rogando por el fin de este drama que oprime

y amenaza  el futuro de las generaiones.

 

Humanos y fraternos que nada desanime

a nuestras sociedades por malas decisiones,

¡te  invocamos Señor,  con tu amor que redime!

Embajadora de Paz Irene Mercedes Aguirre, Buenos Aires

 

 

Comentario al Evangelio: Yo soy el Camino

Evangelio del 5º domingo de Pascua (Ciclo A) y comentario al evangelio.

COMENTARIOS AL EVANGELIO

Evangelio (Jn 14,1-12)

 

No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas moradas. De lo contrario, ¿os hubiera dicho que voy a prepararos un lugar? Cuando me haya marchado y os haya preparado un lugar, de nuevo vendré y os llevaré junto a mí, para que, donde yo estoy, estéis también vosotros; adonde yo voy, sabéis el camino.

Tomás le dijo:

—Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podremos saber el camino?

—Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida —le respondió Jesús—; nadie va al Padre si no es a través de mí. Si me habéis conocido a mí, conoceréis también a mi Padre; desde ahora le conocéis y le habéis visto.

Felipe le dijo:

—Señor, muéstranos al Padre y nos basta.

—Felipe —le contestó Jesús—, ¿tanto tiempo como llevo con vosotros y no me has conocido? El que me ha visto a mí ha visto al Padre; ¿cómo dices tú: «Muéstranos al Padre»? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre en mí? Las palabras que yo os digo no las hablo por mí mismo. El Padre, que está en mí, realiza sus obras. Creedme: Yo estoy en el Padre y el Padre en mí; y si no, creed por las obras mismas. En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y las hará mayores que éstas porque yo voy al Padre.


El evangelio de este quinto domingo de Pascua recoge un fragmento del discurso de Jesús durante la Última Cena. Los discípulos están entristecidos por la inminente marcha del Maestro. Para consolarlos, el Señor les revela profundas verdades de fe que podemos meditar, mientras nos vamos acercando a la fiesta de Pentecostés.

En primer lugar, Jesús pide a los suyos que no se turben, que tengan fe, confíen en Él y en sus obras. Les habla entonces de lo que Él llama la “casa de mi Padre” en la que “voy a preparar un lugar para vosotros” (v. 2). No es malo pensar en el Cielo en medio de la tribulación. De hecho, “frecuentemente nos habla el Señor del premio que nos ha ganado con su Muerte y Resurrección –comenta san Josemaría a propósito de este pasaje–. El Cielo es la meta de nuestra senda terrena. Jesucristo nos ha precedido y allí, en compañía de la Virgen y de San José, a quien tanto venero, de los Ángeles y de los Santos, aguarda nuestra llegada”[1].

Con motivo de la pregunta de Tomás sobre cómo seguir a Jesús hacia donde Él va, el Maestro revela a sus discípulos que Él es “el Camino, la Verdad y la Vida” (v. 6). Sobre esta expresión misteriosa comentaba san Agustín que es como si Jesús le dijera a Tomás: “¿Por dónde quieres ir? Yo soy el Camino. ¿Adónde quieres ir? Yo soy la Verdad. ¿Dónde quieres permanecer? Yo soy la Vida. (…) Los sabios del mundo comprenden que Dios es vida eterna y verdad cognoscible; pero el Verbo de Dios, que es Verdad y Vida junto al Padre, se ha hecho Camino asumiendo la naturaleza humana”[2].

Por tanto, seguir a Jesús supone comprender el misterio de su Persona y su Misión. De hecho, el Papa Francisco decía que “el conocimiento de Jesús es el trabajo más importante de nuestra vida”[3]. Es necesario descubrir la íntima unión que existe entre el Hijo y el Padre. Esta verdad esencial es la que explica Jesús a Felipe: “Felipe, quien me ha visto a mí ha visto al Padre” (v. 9). Jesús es el camino porque todo en Él revela al Padre y nos une al Padre. Jesús ha hecho visible al Dios invisible y lo ha revelado a los hombres con todas sus obras y palabras[4]. Y lo hace con un rostro humano y cercano, que nos mira con amor y nos llama amigos, para que nos sea fácil conocerle, amarle y unirnos a Él.

Por último, podemos fijarnos en que Jesús une el conocimiento de su Persona a la verdad cuando dice “yo soy la verdad” (v. 6). Sobre este hecho el papa Francisco hacía una importante consideración: “Jesús es precisamente esto: la Verdad, que, en la plenitud de los tiempos, “se hizo carne” (Jn 1, 1.14), vino en medio de nosotros para que la conociéramos. La verdad no se aferra como una cosa, la verdad se encuentra. No es una posesión, es un encuentro con una Persona”[5].

Es como si Jesús nos dijera con todo este pasaje que en la casa de su Padre se verán colmados todos nuestros anhelos vitales y de conocimiento (vida y verdad), no porque lleguen a ser objetos de conquista y posesión propias, sino porque comprenderemos que la verdad y la vida confluyen en una Persona a la que se conoce y se ama. En la medida en que comprendemos y vivimos esto, avanzamos en el camino hacia el Padre por la identificación con su Hijo, hasta hacer sus mismas obras e “incluso mayores que estas”.


[1] San Josemaría, Amigos de Dios, n. 220.

[2] San Agustín, Sermones 141-142.

[3] Papa Francisco, Homilía, 16 de mayo de 2014.

[4] Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 516.

[5] Papa Francisco, Audiencia, 15 de mayo de 2013.

 

 

Quinto domingo de Pascua.

Jn 14, 1-12

Yo soy el camino y la verdad y la vida.

 

Jesús nos sigue revelando en plenitud el misterio de la Trinidad, donde el Amor del Padre es el artífice de la Redención, muerte y resurrección de Cristo para la vida del mundo. Será el Espíritu Santo Señor y dador de vida, el que enviado por el Hijo desde el seno del Padre, tendrá como misión suscitar en nosotros los sentimientos de Cristo, la evangelización de los pobres.

 

1.     Hoy el evangelio de Juan nos dice que Jesús es el camino de la vida Verdadera. No hay que buscar otros caminos ni atajos. Viviendo por Cristo, con El, y en El, descubrimos que todos quienes han visto a Jesús se han encontrado con el Padre. La conocida meditación de San Ignacio de Loyola, en la segunda semana de Ejercicios espirituales, nos presenta a la Trinidad contemplando un mundo necesitado de Redención y diciendo el Padre en plural, háganos redención y el Verbo se encarna, el Hijo amado del Padre...por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajo del cielo. Desde que comenzamos la cuaresma con el miércoles de ceniza, camino hacia el Corazón de la redención, que es el Triduo pascual y en estos momentos de las cincuentena pascual, la Trinidad sigue apareciendo e invitándonos a conocer en profundidad el misterio del Amor de Dios, revelado en Jesucristo muerto y resucitado, vivo para siempre en la Eucaristía.

 

2.     Aparece también la paciencia de Jesús con sus apóstoles y discípulos que no se enteran, como nos ocurre a nosotros, de la incondicionalidad de su Amor. La paciencia es esencial en la vida cristiana y en la evangelización. Como repetía el Hermano Rafael, toda la ciencia consiste en saber esperar. Cuanta paciencia derrocha el Señor con los suyos, a los cuales les esta explicando una y otra vez sus grandes misterios, en favor suyo y no se enteran...muéstranos al Padre y nos basta. Y el Señor con paciencia escucha y sigue sembrando. El papa Francisco repite continuamente para todos los formadores y educadores la necesidad de una dosis inmensa de paciencia, porque cuando creemos que todo está perdido, el Señor nos sorprende con frutos de nuestra siembra en los corazones, que nos recuerda lo del salmo...los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares.

 

3.     Avanzamos con el Padre hacia Pentecostés. El fruto que nos ha conseguido con su muerte y resurrección el Señor ha sido el Espíritu Santo. Comienza cada vez más a salir en el Evangelio y recogido en muchos textos litúrgicos, el Espíritu Santo que a través de Jesús se va revelando su profunda identidad trinitaria. Es una gozada descubrir como a través de sus siete dones y de sus frutos, especialmente el amor, la paz y la alegría, el Espíritu Santo como Maestro interior, va formando en nosotros una sabiduría y una fuerza para testimoniar ante el mundo el Amor de Dios que vence nuestros miedos y dificultades.

 

+ Francisco Cerro Chaves Arzobispo de Toledo Primado de España

 

 

Un sueño revelador

Posted: 07 May 2020 07:47 AM PDT

En su cuento “El sueño de un hombre ridículo” (*), Dostoiewsky relata el caso de un hombre escéptico y desesperado, hasta el punto que había decidido suicidarse. Pero una noche lóbrega cuando caminaba hacia su casa, una niña le salió al encuentro, llorando y gritando, pidiéndole ayuda.

Aunque él la despreció, más tarde, ya en su casa, le vino el remordimiento:

“Podía haber ayudado a la niña. ¿Y por qué no la ayudé? Pues por una idea que me asaltó: cuando ella me estaba tirando del brazo y me llamaba, se me planteó una cuestión que no pude resolver. (...) ¿Por qué razón sentí de pronto que no todo me resultaba indiferente, y que sentía compasión hacia aquella niña?”

Se le presentaba entonces con claridad “la idea de que la vida y el mundo parecían ahora depender de mí”.

(Era como sentir de repente una responsabilidad personal por todo lo que ocurría, quizá especialmente por el sufrimiento en el mundo).

Se quedó dormido y soñó que le llevaban por el espacio hacia un planeta que resultó ser la Tierra. Al entrar en ella se preguntaba si existiría en ella el sufrimiento, porque en la nuestra “¡ (...) amar de verdad es solo posible con el sufrimiento y a través de él! No sabemos amar de otro modo y desconocemos otro tipo de amor. Yo necesito el sufrimiento para amar”.

(Su sueño le revelaba la constatación de ese vínculo necesario, en nuestro mundo, entre el amor y el sufrimiento).

Al llegar allí se dio cuenta de que era un mundo feliz, donde nadie sufría: la naturaleza estaba en íntima armonía con las personas y estas entre sí; no deseaban ni ansiaban nada, tenían como una alegría infantil.

“Era una Tierra que no estaba mancillada por el pecado original”. En ella no había aparecido el dolor.

Lo más asombroso –señalaba al recordar su sueño– es que él mismo los fue pervirtiendo a todos. Sin saber cómo ni por qué, “solo sé que la causa del pecado fui yo”. Les fue llevando a la mentira, los celos, la violencia, la lujuria... Y todo se estropeó. Y vinieron la esclavitud, la guerra y los grandes engaños.

Pasado cierto tiempo nuestro hombre se dio cuenta de su responsabilidad. Lloraba y sufría por ellos. Se culpaba y maldecía a sí mismo.

“Les decía que todo aquello lo había hecho yo, y solo yo, que yo les había llevado la perversión, el contagio y la mentira”. Más aún: “Les rogué que me crucificaran, les enseñé cómo se hacía la cruz. No podía ni tenía fuerzas para quitarme la vida yo mismo, pero deseaba cargar con sus penas, ansiaba las penas, ansiaba que sobre esas penas se derramara hasta la última gota de mi sangre”.

Pero ellos le tomaron por loco y negaban todo lo sucedido sin acordarse del mundo anterior. Hasta el punto de que le amenazaron, si no callaba, con internarle en un psiquiátrico.

Y ese momento nuestro hombre despertó de su sueño.

Ya no quería suicidarse. Había visto “la Verdad” con sus propios ojos y “su viva imagen había llenado su alma para toda la eternidad”. Amaba el mundo y había decidido, aunque necesitara mil años, anunciar por todas partes lo que había descubierto, aunque ahora también –en la vida real– le tomaran por un loco.

Aunque todo aquello fuera un sueño, aunque la vida misma no fuera más que un sueño –se decía– lo que cuenta es "ama a tu prójimo como a ti mismo", y nada más. Una antigua verdad que no ha formado parte de nuestras vidas. Y con eso ya se puede reconstruir todo lo demás.  Se quedaba con la esperanza de que eso podría hacerse realidad si todos lo desearan. Todo había empezado con el encuentro con aquella niña, que ahora deseaba poder ayudar.

-----
F. Dostoievski, Cuentos (Prólogo de Bela Martinova), ed. Debolsillo, 2009. En francés puede leerse aquí. Y en inglés aquí.

 

Inglaterra no es laica

Daniel Tirapu

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

Es confesionalmente anglicana; la cabeza de su Iglesia es la Reina, a la que suelen preparar unos discursos de Navidad que ya los quisiera yo para más de un Obispo católico.

Las autoridades anglicanas pertenecen a la cámara de lo Lores. La cruz está inscrita en su bandera y su himno comienza haciendo referencia a Dios, aunque eso no les salve de sucumbir  en algunos mundiales  de fútbol. Y no pasa nada..., se respeta la libertad religiosa de otros cultos y nadie duda , creo yo, del pedigree democrático de Inglaterra.

Nadie la lleva a los Tribunales europeos de derechos humanos. Los únicos países que han dejado de ser confesionales han sido los de mayoría sociológica católica: España, Portugal, Italia.

Por favor,  ya basta de mandangas, complejos, recursos anticristianos. El Estado no es católico en España, pero tampoco ateo, ni agnóstico; no es sujeto de Fe. Otra cosa es la sociedad, cuyas creencias religiosas habrán de tener en cuenta los poderes públicos (art. 16.3 de la Constitución), y esa sociedad española está llena de tradiciones y cultura cristiana, en sus calles, en sus templos y en sus fiestas.

 

 

La dura batalla de Benedicto XVI-Ratzinger

Ernesto Juliá

El Papa Francisco y el Papa emérito Benedicto XVI se saludan en el Vaticano (imagen de archivo)

Acaba de cumplir 93 años que, en las circunstancias actuales, pueden decir mucho o pueden decir nada, en lo que a las condiciones de cabeza se refieren. La suya parece que sigue en plenitud de visión y de perspectiva.

Lógicamente todas las intervenciones de estos últimos tiempos, le habrán costado un no pequeño esfuerzo que yo, por lo menos, le agradezco de verás que lo haya hecho. Sus palabras siguen siendo una luz con la que contar a la hora de pensar en la Iglesia, en las enseñanzas de la Iglesia, en la doctrina perenne de la Iglesia que es siempre actual. Y no me cabe la más mínima duda, que la fuerza para sostener este batallar continuo, es fruto de un profundo amor a Nuestro Señor Jesucristo y a su Iglesia, la Iglesia Una, Santa. Católica, Apostólica y Romana.

Acaba de aparecer en Alemania una biografía –entrevista con Peter Seewald-  de más de 1.100 páginas. De ahí tomamos algunas líneas.

Gracias de todo corazón a Benedicto XVI, por la claridad con la que se expresa, para mantener viva la tradición de Fe y de Moral en la Iglesia..

“La sociedad moderna está en el proceso de formular un “credo anticristiano”, y resistirlo se castiga con la excomunión social. El miedo a este poder espiritual del Anticristo es, por tanto, demasiado natural y realmente se necesitan las oraciones de toda una diócesis y de la Iglesia universal para resistirlo”.

Hablando de los escándalos dentro del Vaticano, reconoce su miserable maldad y su indignidad, y los sitúa en su lugar en relación con el estado actual de la Iglesia.

“Pero la verdadera amenaza para la Iglesia y, por lo tanto, para el ministerio de san Pedro no consiste en estas cosas, sino en la dictadura mundial de ideologías aparentemente humanistas, y contradecirlas constituye una exclusión del consenso social básico”.

“Hace cien años todo el mundo habría considerado absurdo hablar de un matrimonio homosexual. Hoy en día, se está excomulgado de la sociedad a quien se opone a ellos” (…) Los mismo se aplica al aborto y a la creación de seres humanos en el laboratorio”.

Ya en 1989, en un artículo de L’Osservatore Romano, señalaba el entonces card. Ratzinger, cuatro causas en las raíces de la situación en la Iglesia: el rechazo de la enseñanza de la Iglesia sobre la contracepción, incluido lógicamente, el aborto y su aceptación social; el rechazo de cualquier discriminación de la práctica homosexual, no de la persona que manifestara de alguna manera esas tendencias, y su aceptación social; la práctica de admitir a los sacramentos a los divorciados vueltos a casar civilmente; y el intento de la ordenación de mujeres.

Y recordó, en su momento, que en las raíces de los escándalos de la actuación sexual de algunos clérigos, estaba la aceptación de la práctica homosexual por esas personas que se habían comprometido ante Dios, de anunciar y de vivir la Fe y la Moral que la Iglesia ha enseñado desde su fundación (vid. Informe del Colegio John Jay de Justicia Criminal, New York, 2008).

Ya por los años 60-70 del siglo pasado, Ratzinger no dejó de subrayar que la pérdida de la conciencia de pecado que estaba creciendo entre los fieles cristianos, engarzaba sus raíces en la falta de Fe en la divinidad de Cristo, al querer separar el “Jesús histórico” del Jesucristo de la Fe;  en poner en duda la realidad del hecho histórico de su Resurrección, que algunos eclesiásticos querían convertir en algo sencillamente simbólico, sentimental;  y en la pérdida de la  perspectiva de  la Vida Eterna, Muerte, Juicio, infierno y Gloria, que apenas se mencionaba en la catequesis y en las homilías. Y, sin Vida Eterna, ¿qué sentido tiene la vida humana o hablar de pecado?

 Ahora habla de un “credo anticristiano”, y aunque no tengamos todavía el libro en castellano, pienso que no es arriesgado adelantar que en él volverán a aparecer todas estas luces, para ayudarnos a pensar en cristiano.

El corazón de Benedicto XVI-Ratzinger, sigue lleno de amor a Cristo, de amor a la Iglesia que Cristo estableció; y que tiene la misión de iluminar con la luz de Cristo todas las culturas, todas las situaciones que surjan en la tierra. Y lo hará manteniendo siempre viva la Fe en la Palabra Eterna, Cristo, y en todas sus enseñanzas que nos transmite por Tradición.

La Iglesia cristianiza las culturas sin convertirse nunca en la cultura que “toque”, adaptándose a los tiempos. Por eso, entre otras cosas, el matrimonio será siempre entre una mujer y un hombre; y el Cielo y el infierno seguirán siempre ahí como los predicó Jesucristo. 

 ernesto. julia@gmail.com

 

 

Mamá todoterreno

Escrito por Silvia del Valle Márquez.

Adaptarse a las circunstancias para satisfacer las necesidades de la familia es lo que hace que una mamá sea todoterreno.

Los tiempos que nos han tocado vivir son muy difíciles y complicados ya que el tiempo no nos alcanza, pues el ritmo de vida es muy acelerado; pero de pronto, con la contingencia nos han puesto un alto, nos han parado en seco y ahora debemos cambiar el ritmo de vida y adaptarnos para cuidar a nuestros hijos todo el día todos los días.

Esto requiere ser una mamá todoterreno, siempre dispuesta a innovar y a hacer lo mejor para que nuestros hijos estén bien, no importa que debamos dormir solo tres horas al día, o que tengamos que hacer comida como para todo un regimiento de soldados, o que debamos ingeniarnos para que nuestros hijos no se aburran dentro de casa tantos días…

Aquí te dejo mis 5Tips para lograr ser una mamá todoterreno.

PRIMERO. Organízate para tener el mayor tiempo posible durante el día.

Debemos tener orden en nuestra vida y para eso es bueno que tengamos una agenda donde pongamos todo lo que debemos hacer en el día.

Debemos ser firmes, pero flexibles, es decir, estar conscientes que debemos dar prioridades a nuestras actividades, así podremos realizar primero las que son de vital importancia, después las necesarias y si nos queda tiempo las demás.

Si el día no nos da para más, podemos pasar lo que nos quedó por ahí al día siguiente.

Hay actividades que no pueden dejar de hacerse, esas son las actividades que nos dan la pauta en nuestro día.

Ahora que están nuestros hijos en casa es más difícil organizarnos, pero debemos encontrar la forma de hacerlo y quizá lo mejor sea incluir a nuestros hijos en nuestras actividades, dependiendo de su edad.

Así, si debemos hacer la limpieza de la casa, ellos nos pueden ayudar y así terminamos más pronto; o si tocó hacer la compra de la semana, ellos nos pueden ayudar a guardar las cosas en su lugar, de esa forma podemos tener la casa organizada sin descuidar a nuestros hijos.

SEGURNDO. Optimiza los recursos que tienes.

Es cierto que las cosas, actualmente, están muy complicadas, es por eso que debemos aprender a optimizar los recursos que tenemos.

Y no sólo me refiero al dinero, que de suyo es muy necesario; también me refiero a todo lo que tenemos en casa y sobre todo nuestro tiempo.

Es así que podemos hacer rutinas que nos faciliten la vida.

Podemos establecer procesos, por ejemplo, debemos aprovechar la hora de lavar la ropa para también aprovechar para asolear la ropa manchada.

Debemos aprovechar el tiempo en que lavamos los platos para lavar también las ollas y así dejar la cocina limpia en un solo paso. Y si ponemos las ollas en el fregadero, mientras lavamos los platos, las ollas se remojan y cuesta menos lavarlas, por lo que usamos menos jabón y ahorramos agua.

O si vamos a cocinar carne para un día, podemos hacer un poco más y después utilizarla para dos días, de esta forma ahorramos gas y también desperdiciando menos la comida, nos quedarán menos piquitos de comida.

Sólo es cuestión de darnos un tiempo para ver qué podemos optimizar.

TERCERO. Siempre digna

Es importante que nuestros hijos y esposo nos vean arregladas y sobre todo de una forma digna y decorosa.

En bueno que no nos vean siempre igual.

No digo que estemos siempre tan arregladas que parezca que vamos a una fiesta; sólo digo que hagamos lo necesario para que sin mucho esfuerzo nos veamos dignas, arregladas y que nuestros hijos se sientan orgullosos de nosotras.

Sólo es cuestión de estar bien peinadas, con ropa limpia y de acuerdo con nuestro estilo, pulcras y tratar de evitar la ropa que nos haga ver como si no nos arregláramos.

CUARTO. Que la creatividad sea tu mejor recurso.

En cuanto a la solución de los problemas o retos que se nos presentan a lo largo del día, es necesario que seamos creativas, que busquemos innovar para no caer en el aburrimiento.

Un proceso que es tedioso, si le agregamos una chispa de creatividad podemos hacerlo divertido y llamativo para nuestros hijos, por ejemplo, si cuando limpiamos la mesa, ponemos música y les pedimos a nuestros hijos que lleven los platos al fregadero al ritmo de la música, podemos terminar más rápido y con muy buen humor.

Que no nos dé miedo innovar y hacer caso a nuestra creatividad. Total, si no funciona, volvemos a cambiar.

Y QUINTO. Que la oración sea tu mejor arma.

Ante todo y sobre todo, debemos estar bien en nuestro interior para que todos en la familia esté bien.

De nosotros depende el estado de ánimo familiar.

Y también depende si nuestros hijos están alegres o estresado, por eso debemos tener una relación cercana a Dios.

Hay asuntos que sólo Él los puede arreglar, y sólo estando cerca de Él podemos ver.

También es necesario que oremos por nuestros hijos para que Dios los ilumine y puedan comprender lo que Dios quiere de ellos.

Es así que nuestra vida no puede tener sentido si no sabemos qué quiere Dios de nosotros y sobre todo, si no sabemos hacer la comunión de Dios por encima de la nuestra.

Esto nos puede solucionar muchos problemas y también hacer nuestra vida fácil.

De esta forma cualquier problema que se nos presente, podremos buscarle solución ya que estaremos firmes en la fe y dispuestas a ver qué quiere Dios de cada situación.

Feliz día de las madres a tantas mamás todoterreno qué hay en la actualidad.

 

 

Es tiempo para mejorar con la ayuda de la familia

Ana Teresa López de Llergo

 La adquisición de virtudes en equipo es el mejor regalo que se pueden hacer las personas. Ahora en el confinamiento podemos aprovechar la oportunidad de cambiar.

El tiempo que llevamos confinados nos ofrece la oportunidad de hacer un examen personal, y una evaluación del modo de afrontar estas circunstancias tan extraordinarias. Lo más probable es que puede llevarnos a rupturas irreparables, si no aprovechamos el tiempo que nos queda, porque pasará y tampoco se repetirá, al menos próximamente. Todos nos hemos dado cuenta que vivimos un momento inusitado.

Aprovechar el tiempo se logra con un examen de cómo nos hemos conducido. Empezar el examen en primera persona de singular y después en primera persona de plural.

El marco de referencia puede ser la virtud de la fortaleza. Recoger datos para responder: cómo aguanto y resisto; cómo aguantamos y resistimos. También cómo acometeré el futuro y cómo acometeremos el futuro. Sin excluir el entorno familiar con sus deficiencias y logros, sin excluir tampoco el entorno social y laboral con sus adelantos y carencias.

Lo inmediato del examen es para reconocer nuestras debilidades y cómo con ellas hemos afectado a quienes me acompañan. Si el agravio es profundo urge pedir perdón y hacer un proyecto para cambiar, para solidificar las relaciones, para pedir que cada uno aporte y colabore. Pero no basta pedir perdón, es necesario prometer y cumplir un cambio. E iniciarlo de inmediato.

Reconocer que muchas veces acudimos a la ayuda del psicólogo o del psiquiatra, generalmente muy buenos para escuchar; pero no fomentan el aguantar, el resistir, más bien el consejo es salte de ese ambiente, aléjate de quien te impacienta, las personas salen felices porque se sienten comprendidos. ¿Y el impulso a la fortaleza, dónde? En ningún plan, porque no aconsejan afrontar la adversidad.

Pues ahora en el confinamiento, el propósito de adquirir fortaleza ha de ser decisión personal de aguantar y resistir este aislamiento, con buen humor. Con deseo de ayudar a quienes no han pensado algo semejante al plan que me propongo. Aguantar y resistir el hecho de estar entre cuatro paredes cuando se me daría la gana de visitar a alguien o, simplemente pasear a mi mascota.

También enseñar a aguantar y resistir a los demás. Esto será más eficaz porque el ejemplo arrastra. Y quienes fueron lastimamos comprobarán que efectivamente hay muestras del esfuerzo por cambiar. Incluso, así será posible intervenir en los consejos recibidos sobre infinidad de técnicas psicológicas que atrofian la superación por aconsejar la evasión del esfuerzo y el no afrontar las adversidades.

En el confinamiento aparecen las consecuencias de tanta tendencia a pasarla bien. Como ahora no es posible librarse, las personas están agresivas y causan malestar. Por lo tanto, hay que echar marcha atrás, estos consejos no solucionan y sí complican las relaciones, las fracturan.

Es bueno fomentar pasatiempos, pero han de servir para descansar y recuperar fuerzas, no para evadirse.

El otro aspecto de la fortaleza es acometer. En el confinamiento se pueden realizar las tareas diarias con fortaleza para vivir un horario, planear un tiempo adecuado para terminarlas y no hacerlas con un ritmo lento. El tiempo libre puede aprovechase para estudiar o leer o comunicarse con alguien, con el apoyo de los recursos tecnológicos.

Otro asunto por acometer es el futuro laboral que lleva implícito los recursos económicos. De momento es difícil planear, pero un modo de acometer es hablar del tema con los miembros de la familia. Es muy humano compartir dudas y preocupaciones. Eso acrecienta la comprensión, e incluso, se podría hacer una lluvia de ideas, tal vez con alguna se vislumbre un camino viable.

Compartir los problemas laborales hace a todos más responsables para cuidar lo que se tiene, para eliminar exigencias, para plantearse inventar algo en ese campo. La necesidad fomenta la creatividad.

Tratar de impedir cualquier tipo de lamento como echar la culpa a medidas políticas. Eso no resuelve, a no ser que sea el campo de trabajo de algún miembro de la familia. Entonces podrá revisar las consecuencias de algunas decisiones y hacerlo ver al departamento competente.

También es una evasión, planear soluciones sobre asuntos donde no se trabaja, aunque sean muy buenas ideas. En todo caso, si hay alguna vía segura podría hacerlo llegar a los interesados.

Incluso, se puede acometer en el modo de vida que se tiene en la propia familia. Se pueden descubrir objetos que no se aprovechan, algún descuido en el aprovechamiento de los recursos. Incluso ver cómo participan los miembros de la familia puede haber alguno al que se le consiente demasiado y a otro se le exige más. Es momento de hacerlo ver y de pedir sus propuestas.

Para ser fuerte, se necesita pisar en un terreno seguro, y el más seguro es la familia. Los integrantes mutuamente han de apoyarse. Así la fuerza personal se multiplica con la aportación de todos los demás.

La adquisición de virtudes en equipo es el mejor regalo que se pueden hacer las personas.

 

Tu actitud ante el COVID-19

Lucía Legorreta

 Para evitar las preocupaciones hay que sustituir estos pensamientos por ocupaciones o ideas constructivas y positivas: no te preocupes…mejor ocúpate.

De un día para otro nuestra vida cambió, se detuvo; un virus contagioso que parecía lejano y que surgió en China se fue acercando hasta llegar a nuestro país, a nuestra casa.

Ahora más que nunca estamos atentos a nuestra salud: dolor de cabeza, de garganta, fiebre…entre otros síntomas. Pero te has preguntado ¿cuál está siendo tu actitud ante la pandemia mundial que estamos viviendo?

Quejarnos porque hay que quedarse en casa, preocuparnos por recibir menos dinero, tener miedo ante la incertidumbre, estar atentas haber cuál es la última mala noticia…

Una actitud adecuada y sana puede ser la medicina natural más poderosa a nuestro alcance. La medicina ha comprobado que los sentimientos positivos tienen un poder curativo incuestionable en un paciente enfermo.

Sé que no es fácil en estos momentos, porque el miedo y la incertidumbre se apoderan de nosotras. Te invito a frenar estos pensamientos negativos y tratar de detener las preocupaciones que nos acechan.

Para evitar las preocupaciones hay que sustituir estos pensamientos por ocupaciones o ideas constructivas y positivas: no te preocupes… mejor ocúpate.

Ordena tu casa, escucha música, lee buenos libros, convive con tus seres queridos, adelanta trabajo, aprende cosas nuevas; muévete y has ejercicio, aprovecha la tecnología para estar comunicado con los demás.

No se trata de negar una realidad, sino de afrontarla positivamente. Cada uno de nosotros tenemos la obligación de poner nuestro granito de arena para que todos salgamos adelante unidos.

Piensa que esto es algo pasajero, y que un día va a terminar, nos dejará muchas tristezas, pero también grandes enseñanzas. De algo estate segura: “Esto también pasará”.

Y recuerda, ¡la actitud se contagia!

Si en tu familia dominan los pensamientos negativos, todos se sentirán mal, habrá malos tratos e incluso violencia. En cambio, si tu actitud es positiva, el ambiente será mejor, la convivencia más armónica y habrá menos enfermos.

“¡El secreto está en tu actitud!”

 

Más allá de la pandemia

En ese saco de sectarismo y de aprovechamiento fraudulento del drama, hay que echar, sin ir más lejos, la proposición de republicanos, comunistas y separatistas para despenalizar las injurias al Rey, o la letra pequeña de decretos-ley que insertan disposiciones para colocar a determinados cargos en los entresijos de instituciones fundamentales para la seguridad exterior e interior de España y para nuestra participación en la defensa del mundo libre.

  No se puede desconocer que en el mismo gobierno hay miembros cuyo objetivo nunca ocultado, aunque a veces camuflado, es destruir el orden establecido y, empezando por la Constitución y acabando por La Corona, la propiedad privada o libertades ciudadanas muy concretas, cambiar de un plumazo, o de varios plumazos, la actual estructura del Estado de derecho.

Y es palmario que esas facciones están aprovechando una situación dramática para iniciar la andadura con vistas a la consecución de su propósito.

 Por eso es tan importante que los medios libres (aun los hay) y los profesionales de la información que no han querido pasar por ciertos aros, por muy telemáticos que sean, mantengan la alerta e informen de todos y cada uno de los hechos que, aunque ajenos al coronavirus, pueden llevarnos a una pandemia de recorte de libertades y de derechos sin que nos demos cuenta.

Jesús Martínez Madrid

 

 

Un problema de responsabilidad

A lo largo de estos dos meses de confinamiento en casa, excepto para aquellos considerados profesiones de actividades esenciales, se ha demostrado que la gente se ha comportado cívicamente y con ganas de colaborar para evitar males mayores.

Pero se ha echado en falta un verdadero gabinete de crisis —con profesionales de primera línea— desde el primer momento. Gabinete de crisis diferente del Gobierno, que no tiene por qué saber de todo, especialmente de la enorme y compleja cuestión que se nos echaba encima.

El Gobierno y sus ministros nada saben de pandemias y de sus consecuencias, y no tomarlas en serio o tomar decisiones equivocadas ha llevado a resultados gravísimos. El Gobierno y sus ministros podrían haber tenido un papel moderador considerando los datos que les llegaban de Europa y de otros países, y por tanto haber colaborado con ese gabinete de crisis que nunca se formó. Todo ello me resultó extraño.

Ese supuesto gabinete todavía podría formarse. Debería estar formado por especialistas en medicina preventiva, microbiólogos y virólogos, grandes profesionales de la logística y movimiento de mercancías, empresas farmacéuticas, y las correspondientes federaciones de alimentación y bebidas, Economistas de gran trayectoria, etc., independientemente de su filiación política. Todos ellos saben comprar y vender, saben mover productos y no se les engaña fácilmente, algo que les ha ocurrido al Gobierno y sus asesores a lo largo de estos meses. Ellos se habrían enfrentado a esta Pandemia de un modo muy distinto y habrían hecho caso a las recomendaciones de la sanidad europea y de la OMS tempranamente. Si no se ha formado ha sido —probablemente— debido a que al gobierno actual no le interesaba por otros motivos.

José Morales Martín

 

 

Leyes educativas de cuño socialista

En las cuatro décadas largas de democracia, en España solo se han puesto en marcha leyes educativas de cuño socialista. Los pobres resultados saltan a la vista y los rankings internacionales nos sacan los colores. Por eso lo último que necesita España es otra ley que se apruebe de esta manera; un texto sobre el que se ciernen, además, graves sospechas de que termine por atropellar el derecho fundamental a la libertad de enseñanza, y que tramitado así, escamotearía a la opinión pública el debate sobre una ley esencial, que nacería dividiendo a la propia comunidad educativa.

Lo sensato sería que esos Pactos de Estado para la reconstrucción, que tanto reclama el Gobierno, incluyan también la cuestión educativa, de modo que tengamos una ley que dé seguridad y estabilidad al sistema en el marco del pacto constitucional.

Enric Barrull Casals

 

 

En los países pobres

Centrados como estamos en la lucha contra el coronavirus en Europa y Estados Unidos, no miramos las consecuencias que la pandemia va a tener los países pobres. Las previsiones para África son trágicas. El continente vecino lleva un mes de retraso respecto a nosotros, pero no va a quedar a salvo. Es difícil hacer estimaciones de cómo va a impactar sanitariamente la actual crisis, pero un solo dato es ilustrativo: en la mayoría de los países africanos hay cinco camas de cuidados intensivos por cada millón de habitantes, en Europa hay 4.000. Y luego están las consecuencias económicas. El Banco Mundial señala que el cierre de fronteras, la caída del precio de las materias primas y el aumento del coste de los alimentos, van a disparar el hambre. Solo en el oeste de Africa, la FAO estima que las personas con problema para alimentarse pasarán este verano de 11 a 17 millones.

Juan García.

 

 

Derechas, Izquierdas, Monarquía, Dictadura, y…? 

 

                                Sobre los dos primeros sistemas, ya dejó para la historia, el más destacado filósofo de lengua española en su tiempo y que fue, una sentencia que se repite, también en el tiempo, puesto que fue y se dijo… “IZQUIERDAS DERECHAS:"Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil”  J. Ortega y Gasset.

                                YO LE AÑADO: El sistema de gobierno no es el malo, los malos son los que los manejan con arreglo a sus perversos instintos; por tanto, el nombre no dice nada en sí. En cuanto a quién me asigne militancia en alguno, le señalo como bastante bruto, puesto que el inteligente que lea mi producción, lo que puede decir es simplemente lo que es mi realidad; "YO SOY MI PARTIDO Y MI CIRCUNSTANCIA"; NO HE VENDIDO MI PENSAMIENTO A NADIE, NI A MÍ MISMO. Claro que para llegar a ese punto hay que tener un caletre que pocos llegan a tener. Tanto los que se dicen de “un lado o del otro”. Los que emplean esa frase idiota, es para camuflar su propia inutilidad como políticos útiles, para la sociedad en su conjunto. Y de paso “darse la vida padre a costa de los que los siguen”.

                                De dictaduras o monarquías, mejor no hablar, tampoco de tiranías (que han empleado todos los sistemas y en todos los tiempos). En España hemos pasado por todo (“menos por los consejos de ancianos, que no tengo noticias de ello”). Y como pueblo, “o pueblos”; hemos sido tan maltratados, ultrajados, asesinados y todo lo que se pueda decir, por malos y peores gobiernos, que simplemente, viendo la realidad de hoy mismo; la misma refleja esa realidad, del que por otra parte, es la de unos pueblos tan viejos o antiguos, como los más “viejos” de Occidente; y que en conjunto, lograron conformar el primer país o nación de Europa, siendo con ello, la tercera del mundo, superada sólo por China y Japón; pero de nada o muy poco nos ha valido, salvo el implantar la segunda lengua más hablada en este pobre planeta, en la actualidad.

                                Y como nací en plena guerra civil (1938) y me destrozaron toda mi familia; lo que he visto, padecido y; he estudiado; mi vida ha transcurrido en, “la peor y más sangrienta historia del mono humano, cual fue todo el siglo veinte y lo que va del presente; es por lo que he escrito y seguiré escribiendo como lo hago”; ¿servirá para algo? Ni lo sé, ni me importa, pero “algo” me lanzó a este duro camino y considero que no tengo otra alternativa, pese a que reitero, es inútil todo intento. Aquí no hubo ni hay otra ley, que “la fuerza de los más brutos”.

                                ¿Izquierdas, derechas, centros? ¿Capitalismo, Comunismo, República, Monarquía, Dictadura, Tiranía; incluso la mayoría de credos religiosos? Todo son negocios materiales, y donde, “los listos viven a costa de los tontos o idiotas”; lo mejor es “La Filosofía” (Que es el amor a la sabiduría); pensar y seguir caminando en ese saber que no sabemos nada; en espera de que alguna vez, “aparezca la verdadera política digna de así denominarse”, puesto que ha de cuidar y bien, de toda “la polis”. Cosa esta imposible, por cuanto nos dice la terrible historia del, “mono humano en este insignificante planeta”; que sin embargo en sí mismo es una maravilla en el Universo, pero de lo que no han sabido, ni sabemos, sacarle la utilidad que debiéramos.

                                Todos los sistemas han fracasado; y en ese estado o situación, hoy sufrimos una epidemia mundial, “casual o provocada”; que como las pestes y tantas otras epidemias anteriores, no servirá para nada; y menos aún, las posibles guerras o nueva guerra mundial, que puede producirse, tras los enfrentamientos (siempre materiales) que hoy mismo se ciernen sobre todo el mundo.

                                Pese a todo sigo escribiendo, con gran tranquilidad; no me preocupa nada en concreto, puesto que “un nada me considero”; y en ese “casi no existir”, creo que moriré, cuando me llegue mi hora. De momento y pese a mis casi ochenta y dos años, ese “virus chino”; no me ha causado ninguna molestia, pese a que lo ignoré desde el principio, siguiendo mi propia conducta de vida y cuido, que de siempre he tenido.

                                Sí que siento, un sentimiento de compasión y piedad, por todo cuanto me rodea, incluidos “insectos y plantas”; y todo lo demás, que esa “Creación en la que creo, nos entregó, para ni sé por qué y para qué”: Amén.

 

 

Antonio García Fuentes

                                                       (Escritor y filósofo)                   

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

 

 Jaén: uno de Mayo del 2020 y en “la cárcel que los políticos nos han decretado”.