Las Noticias de hoy 29 Abril 2020

Enviado por adminideas el Mié, 29/04/2020 - 12:14

frases de calumnias - Buscar con Google | Imagen para facebook ...

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    miércoles, 29 de abril de 2020   

Indice:

ROME REPORTS

Homilía del Papa Francisco en Santa Marta

El Papa Francisco instituye la Fundación Vaticana Juan Pablo I

Fundación Juan Pablo I: Un ente para preservar su “herencia cultural y religiosa”

SANTA CATALINA DE SIENA*: Francisco Fernandez Carbajal

“¿Tú..., soberbia? -¿De qué?”: San Josemaria

Mensaje del Prelado (29 abril 2020)

Nueva fe, fe renovada

La devoción a la Virgen María en el mes de mayo

Tele parroquia: María Solano Altaba

Coronavirus. Cuatro aspectos: Josefa Romo Garlito

Liderazgo antes, durante y después del #Covid19: Nuria Chinchilla

Comunión espiritual: Mario Salvador Arroyo.

¿Cómo celebraban los judíos la Cena Pascual?: Mons. Mario De Gasperín

Las ideas del Papa Francisco para afrontar el coronavirus – Audacia, Esperanza y Coraje: RomeReports

La reivindicación de lo cotidiano: Margarita Zavala

La repugnancia del mal: Ángel Cabrero Ugarte

Disforia de género en menores: Domingo Martínez Madrid

Desvalorización social de la vida: Jesús Domingo Martínez

Es lo que toca: Juan García. 

Escuchar a los adolescentes:  Valentín Abelenda Carrillo

Investigar a China, la iniciativa privada y más cosas: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

 

ROME REPORTS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Homilía del Papa Francisco en Santa Marta
Martes, 28 de abril de 2020

https://youtu.be/HV1EBrT04nc
 
Monición de entrada

En este tiempo, en el que se comienza a tener disposiciones para salir por la cuarentena, recemos al Señor para que dé a su pueblo, a todos, la gracia de la prudencia y de la obediencia a las disposiciones, para que no vuelva la pandemia.

 Homilía

En la primera Lectura de estos días hemos escuchado el martirio de Esteban: sucedió como algo sencillo. Los doctores de la Ley no toleraban la claridad de la doctrina, y, recién proclamada, fueron a pedir a alguno que dijese haber oído a alguien decir que Esteban blasfemaba contra Dios, contra la Ley (cfr. Hch 6,11-14). Y después de esto, le cayeron encima y lo lapidaron: así, simplemente (cfr. Hch 7,57-58). Es un modo de actuar que no es la primera vez: también con Jesús hicieron lo mismo (cfr. Mt 26, 60-62). El pueblo que estaba allí intentó convencer de que era un blasfemo y gritaron: «¡Crucifícalo!» (Mc 15,13). Es una bestialidad. Una bestialidad, partir de los falsos testimonios para llegar a “hacer justicia”. Ese es el esquema. También en la Biblia hay casos de ese tipo: a Susana le hicieron lo mismo (cfr. Dn 13,1-64), a Nabot le hicieron lo mismo (cfr. 1Re 21,1-16), luego Amán intentó hacer lo mismo con el pueblo de Dios (cfr. Est 3,1-14). Noticias falsas, calumnias que encienden al pueblo y reclaman justicia. Es un linchamiento, un auténtico linchamiento.
 
Y así, lo llevan al juez para que le dé forma legal: pero ya había sido juzgado; el juez debe ser muy, muy valiente para ir contra un juicio “tan popular”, hecho aposta, preparado. Es el caso de Pilatos: Pilatos vio claramente que Jesús era inocente, pero ve al pueblo y se lava las manos (cfr. Mt 27,24-26). Es un modo de hacer jurisprudencia. También hoy vemos esto: también hoy se hace, en algunos países, cuando se quiere dar un golpe de Estado o “eliminar” a algún político para que no vaya a las elecciones, se hace esto: noticias falsas, calumnias, luego se confía a un juez de esos a los que les gusta crear jurisprudencia con este positivismo “de situación” que está de moda, y después condena. Es un linchamiento social. Y así le hicieron a Esteban, así fue el juicio de Esteban: llevan a juzgar a uno ya juzgado por el pueblo engañado.
 
Esto sucede también con los mártires de hoy: los jueces no tienen posibilidad de hacer justicia porque ya han sido juzgados. Pensemos en Asia Bibi, por ejemplo, a la que hemos visto: diez años en la cárcel porque fue juzgada por una calumnia y un pueblo que quería su muerte. Ante esa avalancha de noticias falsas que crean opinión, muchas veces no se puede hacer nada: ¡no se puede hacer nada!
 
Sobre esto, yo pienso mucho en la Shoah. La Shoah es un caso de ese tipo: se creó la opinión contra un pueblo y luego era normal: “Sí, sí: hay que matarlos, hay que matarlos”. Un modo de proceder para “eliminar” a la gente que molesta, que estorba.
 
Todos sabemos que eso no es bueno, pero lo que no sabemos es que hay un pequeño linchamiento diario que intenta condenar a la gente, crear una mala fama a la gente, descartarla, condenarla: el pequeño linchamiento diario de la murmuración que crea una opinión; muchas veces uno oye críticas de alguien y dice: “!No, esa persona es una persona justa!”“No, no: se dice que…”, y con ese “se dice que” se crea una opinión para acabar con una persona. La verdad es otra: la verdad es el testimonio de lo verdadero, de las cosas que una persona cree; la verdad es clara, transparente. La verdad no tolera las presiones. Miremos a Esteban, mártir: primer mártir después de Jesús. Primer mártir. Pensemos en los apóstoles: todos dieron testimonio. Y pensemos en tantos mártires, también en el que celebramos hoy, San Pedro Chanel: fue la murmuración la que hizo creer que iba contra el rey…; se crea una fama, y lo matan. Y pensemos en nosotros, en nuestra lengua: tantas veces, con nuestros comentarios, empezamos un linchamiento así. Y en nuestras instituciones cristianas hemos visto tantos linchamientos diarios que han nacido de la murmuración.
 
Que el Señor nos ayude a ser justos en nuestros juicios, a no empezar o seguir esa condena masiva que provoca la murmuración.

Comunión espiritual

A tus pies, Jesús mío, me postro y te ofrezco el arrepentimiento de mi corazón contrito que se abaja en su nada y en tu santa presencia. Te adoro en el Sacramento de tu amor, la inefable Eucaristía. Deseo recibirte en la pobre morada que te ofrece mi corazón. En espera de la felicidad de la comunión sacramental, quiero poseerte en espíritu. Ven a mí, Jesús mío, que yo voy a ti. Que tu amor inflame todo mi ser, en la vida y en la muerte. Creo en ti, espero en ti, te amo.

 

 

El Papa Francisco instituye la Fundación Vaticana Juan Pablo I

Y nombra presidente al cardenal Parolin

ABRIL 28, 2020 12:40LARISSA I. LÓPEZJUAN PABLO IPAPA Y SANTA SEDE

(zenit – 28 abril 2020).- El Santo Padre, en la audiencia concedida al cardenal secretario de Estado Pietro Parolin el 10 de febrero de 2020, estableció “la institución de la Fundación Vaticana Juan Pablo I, con personalidad jurídica canónica y civil y con sede en la Secretaría de Estado”.

“El propósito de la Fundación es la valorización y la difusión del conocimiento del pensamiento, las obras y el ejemplo del Papa Juan Pablo I”, así lo ha estipulado el Papa Francisco a través de un rescripto difundido hoy, 28 de abril de 2020, por la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

De acuerdo al mismo, la Fundación “se regirá por las leyes canónicas, por las vigentes en la Ciudad del Vaticano y por el Estatuto anexo, aprobado por el Sumo Pontífice y que debe entenderse como parte integrante del presente acto”.

El Santo Padre Francisco también ha nombrado, “de conformidad con el artículo 7 de los Estatutos y a los efectos del mismo”, al presidente de la Fundación en la persona del secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin.

 

Fundación Juan Pablo I: Un ente para preservar su “herencia cultural y religiosa”

Comunicado de la Santa Sede

ABRIL 28, 2020 12:58LARISSA I. LÓPEZJUAN PABLO IPAPA Y SANTA SEDE

(zenit – 28 abril 2020).- El Papa con el Rescriptum ex audientia Ss.mi del 17 de febrero de 2020, erigió la Fundación Vaticana Juan Pablo I, “de conformidad con el Código de Derecho Canónico y de la Ley Fundamental del Estado de la Ciudad del Vaticano”.

El Santo Padre responde así “a la propuesta de crear un ente destinado a profundizar en la figura, el pensamiento y las enseñanzas de su venerable predecesor, el Papa Juan Pablo I -Albino Luciani (26 de agosto de 1978 – 28 de septiembre de 1978)- y a promover el estudio y la difusión de sus escritos (cf. Estatuto, art. 1)”, informa hoy 28 de abril de 2020, la Oficina de Prensa de la Santa Sede a través de un comunicado.

En el mismo, se indica que, más concretamente, la Fundación se propone: “proteger y preservar la herencia cultural y religiosa dejada por el Papa Juan Pablo; promover iniciativas como conferencias, reuniones, seminarios, sesiones de estudio; establecer premios y becas”.

Del mismo modo, “pretende ocuparse de la actividad editorial tanto de los resultados de sus propios estudios e investigaciones como de los trabajos de terceros” y “proponerse como punto de referencia, en Italia y en el extranjero, para quienes trabajan en el mismo campo y con los mismos fines (Estatuto, art. 2)”.

Presidente y Comité Científico

Al mismo tiempo, el texto ratifica que Francisco nombró como presidente de la Fundación al cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado.

Y añade que “en cumplimiento de lo dispuesto en el párrafo 1 del artículo 4 del Estatuto el mismo presidente ha procedido al nombramiento de los miembros del Consejo de Administración por un período de cinco años”. Estas personas son: la doctora Stefania Falasca, que también asume el cargo de vicepresidenta de la Fundación, el cardenal Beniamino Stella, Mons. Andrea Celli, don Davide Fiocco, la doctora Lina Petri y el doctor Alfonso Cauteruccio.

Para llevar a cabo sus actividades, la Fundación cuenta con “un Comité Científico, compuesto por seis miembros, elegidos entre personalidades de probada competencia y experiencia, pero con la posibilidad de ampliarse temporalmente para iniciativas, proyectos, estudios, investigaciones o consultas particulares”, concluye la nota.

 

 

SANTA CATALINA DE SIENA*

Memoria

— Amor a la Iglesia y al Papa, «el dulce Cristo en la tierra».

— Santa Catalina ofreció su vida por la Iglesia.

— Afán de dar a conocer con claridad la verdad y de influir positivamente en la opinión pública, según la capacidad de cada cual.

I. Sin una instrucción particular (aprendió a escribir siendo ya muy mayor) y con una corta existencia, Santa Catalina pasó por la vida, llena de frutos, «como si tuviese prisa de llegar al eterno tabernáculo de la Santísima Trinidad»1. Para nosotros es modelo de amor a la Iglesia y al Romano Pontífice, a quien llamaba «el dulce Cristo en la tierra»2, y de claridad y valentía para hacerse oír por todos.

Los Papas residían entonces en Avignon, con múltiples dificultades para la Iglesia universal, mientras que Roma, centro de la Cristiandad, se volvía poco a poco una gran ruina. El Señor hizo entender a la Santa la necesidad de que los Papas volvieran a la sede romana para iniciar la deseada y necesaria reforma. Incansablemente oró, hizo penitencia, escribió al Papa, a los Cardenales, a los príncipes cristianos...

A la vez, Santa Catalina proclamó por todas partes la obediencia y amor al Romano Pontífice, de quien escribe: «Quien no obedezca a Cristo en la tierra, el cual está en el lugar de Cristo en el Cielo, no participa del fruto de la Sangre del Hijo de Dios»3.

Con enorme vigor dirigió apremiantes exhortaciones a Cardenales, Obispos y sacerdotes para la reforma de la Iglesia y la pureza de las costumbres, y no omitió graves reproches, aunque siempre con humildad y respeto a su dignidad, pues son «ministros de la sangre de Cristo»4. Es principalmente a los pastores de la Iglesia a los que dirige una y otra vez llamadas fuertes, convencida de que de su conversión y ejemplaridad dependía la salud espiritual de su rebaño.

Nosotros pedimos hoy a la Santa de Siena alegrarnos con las alegrías de nuestra Madre la Iglesia, sufrir con sus dolores. Y podemos preguntarnos cómo es nuestra oración diaria por los pastores que la rigen, cómo ofrecemos, diariamente, alguna mortificación, horas de trabajo, contrariedades llevadas con serenidad..., que ayuden al Santo Padre en esa inmensa carga que Dios ha puesto sobre sus hombros. Pidamos también hoy a Santa Catalina que nunca le falten buenos colaboradores al «dulce Cristo en la tierra».

«Para tantos momentos de la historia, que el diablo se encarga de repetir, me parecía una consideración muy acertada aquella que me escribías sobre lealtad: “llevo todo el día en el corazón, en la cabeza y en los labios una jaculatoria: ¡Roma!”»5. Esta sola palabra podrá ayudarnos a mantener la presencia de Dios durante el día y expresar nuestra unidad con el Romano Pontífice y nuestra petición por él. Quizá nos pueda servir hoy para aumentar nuestro amor a la Iglesia.

II. Santa Catalina fue profundamente femenina, sumamente sensible6. A la vez, fue extraordinariamente enérgica, como lo son aquellas mujeres que aman el sacrificio y permanecen cerca de la Cruz de Cristo, y no permitía debilidades en el servicio de Dios. Estaba convencida de que, tratándose de uno mismo y de la salvación de las almas que Cristo rescató con su Sangre, era improcedente una excesiva indulgencia, adoptar por comodidad o cobardía una débil filantropía, y por eso gritaba: «¡Basta ya de ungüento! ¡Que con tanto ungüento se están pudriendo los miembros de la Esposa de Cristo!».

Fue siempre fundamentalmente optimista, y no se desanimaba si, a pesar de haber puesto los medios, no salían los asuntos a la medida de sus deseos. Durante toda su vida fue una mujer profunda, delicada. Sus discípulos recordaron siempre su abierta sonrisa y su mirada franca; iba siempre limpia, amaba las flores y solía cantar mientras caminaba. Cuando un personaje de la época, impulsado por un amigo, acude a conocerla, esperaba encontrar a una persona de mirada esquinada y sonrisa ambigua. Su sorpresa fue grande al encontrarse con una mujer joven, de mirada clara y sonrisa cordial, que le acogió «como a un hermano que volviera de un largo viaje».

Poco tiempo después de su llegada a Roma murió el Papa. Y con la elección del sucesor se inicia el cisma que tantas desgarraduras y tanto dolor habría de producir en la Iglesia. Santa Catalina hablará y escribirá a Cardenales y reyes, a príncipes y Obispos... Todo inútil. Exhausta y llena de una inmensa pena, se ofrece a Dios como víctima por la Iglesia. Un día del mes de enero, rezando ante la tumba de San Pedro, sintió sobre sus hombros el peso inmenso de la Iglesia, como ha ocurrido en ocasiones a otros santos. Pero el tormento duró pocos meses: el 29 de abril, hacia el mediodía, Dios la llamaba a su gloria. Desde el lecho de muerte, dirigió al Señor esta conmovedora plegaria: «¡Oh Dios eterno!, recibe el sacrificio de mi vida en beneficio de este Cuerpo Místico de la Santa Iglesia. No tengo otra cosa que dar, sino lo que me has dado a mí»7. Unos días antes había comunicado a su confesor: «Os aseguro que, si muero, la única causa de mi muerte es el celo y el amor a la Iglesia, que me abrasa y me consume...». Pidamos nosotros hoy a Santa Catalina ese amor ardiente por nuestra Madre la Iglesia, que es característica de quienes están cerca de Cristo.

Nuestros días son también de prueba y de dolor para el Cuerpo Místico de Cristo, por eso «hemos de pedir al Señor, con un clamor que no cese (cfr. Is 58, l), que los acorte, que mire con misericordia a su Iglesia y conceda nuevamente la luz sobrenatural a las almas de los pastores y a las de todos los fieles»8. Ofrezcamos nuestra vida diaria, con sus mil pequeñas incidencias, por el Cuerpo Místico de Cristo. El Señor nos bendecirá y Santa María –Mater Ecclesiae– derramará su gracia sobre nosotros con particular generosidad.

III. Santa Catalina nos enseña a hablar con claridad y valentía cuando los asuntos de que se trate afecten a la Iglesia, al Romano Pontífice o a las almas. En muchos casos tendremos la obligación grave de aclarar la verdad, y podemos aprender de Santa Catalina, que nunca retrocedía ante lo fundamental, porque tenía puesta su confianza en Dios.

En la Primera lectura de la Misa, enseña el Apóstol Juan: Os anunciamos el mensaje que hemos oído a Jesucristo: Dios es luz sin ninguna oscuridad9. Ahí tenía su origen la fuerza de los primeros cristianos y la de los santos de todos los tiempos: no enseñaban una verdad propia, sino el mensaje de Cristo que nos ha sido transmitido de generación en generación. Es el vigor de una Verdad que está por encima de las modas, de la mentalidad de una época concreta. Nosotros debemos aprender cada vez más a hablar de las cosas de Dios con naturalidad y sencillez, pero a la vez con la seguridad que Cristo ha puesto en nuestra alma. Ante la campaña de silencio organizada sistemáticamente –tantas veces denunciada por los Romanos Pontífices– para oscurecer la verdad, silenciar los sufrimientos que los católicos padecen a causa de su fe, o las obras rectas y buenas, que a veces apenas tienen ningún eco en los grandes medios de difusión, nosotros, cada uno en su ambiente, hemos de servir de altavoz a la verdad. Algunos Papas han calificado esta actitud de conspiración del silencio10 ante las obras buenas, literarias, científicas, religiosas, de promoción social, de buenos católicos o de las instituciones que las promueven. Por el hecho mismo de ser católicos, muchos medios de difusión callan o los dejan en la penumbra.

Nosotros podemos hacer mucho bien en este apostolado de opinión pública. A veces llegaremos solo a los vecinos o a los amigos que visitamos o nos visitan, o mediante una carta a los medios de comunicación o una llamada a un programa de radio que pide opiniones sobre un tema controvertido y que quizá tiene un fondo doctrinal que debe ser aclarado, respondiendo con criterio a una encuesta pública, aconsejando un buen libro... Debemos rechazar la tentación de desaliento, de que quizá «podemos poco». Un inmenso río que lleva un caudal enorme está alimentado de pequeños regueros que, a su vez, se han formado quizá gota a gota. Que no falte la nuestra. Así comenzaron los primeros cristianos en la difusión de la Verdad.

Pidamos hoy a Santa Catalina que nos transmita su amor a la Iglesia y al Romano Pontífice, y que tengamos el afán santo de dar a conocer la doctrina de Jesucristo en todos los ambientes, con todos los medios a nuestro alcance, con imaginación, con amor, con sentido optimista y positivo, sin dejar a un lado una sola oportunidad. Y, con palabras de la Santa, rogamos a Nuestra Señora: «A Ti recurro, María, te ofrezco mi súplica por la dulce Esposa de Cristo y por su Vicario en la tierra, a fin de que le sea concedida la luz para regir con discernimiento y prudencia la Santa Iglesia»11.

1 Juan Pablo II, Homilía en Siena, 14-X-1980. — 2 Santa Catalina de Siena, Cartas, III, Ed. italiana de P. Misciateli, Siena 1913, 211. — 3 ídem, Carta 207, III, 270. — 4 Cfr. Pablo VI, Homilía en la proclamación de Santa Catalina como Doctora de la Iglesia, 4-X-1970. — 5 San Josemaría Escrivá, Surco, n. 344. — 6 Cfr. Juan Pablo II, Homilía 29-IV-1980. — 7 Santa Catalina de Siena, Carta 371, V, 301-302. — 8 San Josemaría Escrivá, Amar a la Iglesia, Palabra, Madrid 1986 p. 55. — 9 1 Jn 1, 5. — 10 Cfr. Pío XI, Enc. Divini Redemptoris, 10-III-1937. — 11 Santa Catalina de Siena, Oración XI.

Nació en Siena en el año 1347. Ingresó muy joven en la Tercera Orden de Santo Domingo, sobresaliendo por su espíritu de oración y de penitencia. Llevada de su amor a Dios, a la Iglesia y al Romano Pontífice, trabajó incansablemente por la paz y unidad en la Iglesia en los tiempos difíciles del destierro de Avignon. Se trasladó a esta ciudad y pidió al Papa Gregorio XI que regresara cuanto antes a Roma, donde el Vicario de Cristo en la tierra debía gobernar la Iglesia. «Si muero, sabed que muero de pasión por la Iglesia», declaró unos días antes de su muerte, ocurrida el 30 de abril de 1380.

Escribió innumerables cartas de las que se conservan alrededor de cuatrocientas, algunas oraciones y «elevaciones» y un solo libro, El Diálogo, que recoge las conversaciones íntimas de la Santa con el Señor. Fue canonizada por Pío II y su culto se extendió pronto por toda Europa. Santa Teresa dijo de ella que, después de Dios, debía a Santa Catalina, muy singularmente, el progreso de su alma. Pío IX la nombró segunda Patrona de Italia y Pablo VI la declaró Doctora de la Iglesia.

 

 

“¿Tú..., soberbia? -¿De qué?”

¿Tú..., soberbia? -¿De qué? (Camino, 600)

29 de abril

Cuando el orgullo se adueña del alma, no es extraño que detrás, como en una reata, vengan todos los vicios: la avaricia, las intemperancias, la envidia, la injusticia. El soberbio intenta inútilmente quitar de su solio a Dios, que es misericordioso con todas las criaturas, para acomodarse él, que actúa con entrañas de crueldad.

Hemos de pedir al Señor que no nos deje caer en esta tentación. La soberbia es el peor de los pecados y el más ridículo. Si logra atenazar con sus múltiples alucinaciones, la persona atacada se viste de apariencia, se llena de vacío, se engríe como el sapo de la fábula, que hinchaba el buche, presumiendo, hasta que estalló. La soberbia es desagradable, también humanamente: el que se considera superior a todos y a todo, está continuamente contemplándose a sí mismo y despreciando a los demás, que le corresponden burlándose de su vana fatuidad. (Amigos de Dios, 100)

 

 

Mensaje del Prelado (29 abril 2020)

A las puertas del mes de mayo, Mons. Fernando Ocáriz nos invita unirnos a las intenciones del Papa acudiendo con fe a la protección de la Virgen María.

CARTAS PASTORALES Y MENSAJES29/04/2020

Queridísimos: ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

Está a punto de comenzar el mes que, en la Iglesia, tradicionalmente dedicamos a la Santísima Virgen. En su mediación materna encontramos seguridad y también fuerza para seguir llevando el consuelo de su Hijo a quienes lo necesitan. Qué confianza nos da dirigir, como hacía san Josemaría, aquella invocación a nuestra Madre: refugium nostrum et virtus. También en las circunstancias que estamos viviendo en todo el mundo, ella es nuestra fuerza y nuestro refugio.

En muchos países, el inicio de mayo nos encontrará todavía en nuestros hogares, con escasa capacidad de movimiento, lo que quizá facilitará vivir las costumbres de piedad marianas más en familia, como el rosario o incluso la romería del mes de mayo. Aunque no podamos físicamente visitar santuarios, ermitas, etc., en estas circunstancias, siempre cabe asomarse a esos lugares con los medios digitales que la tecnología pone a nuestro alcance, e incluso invitando a familiares, amigos y conocidos.

Os pido especialmente que, en esas visitas a nuestra Madre, tengáis muy presentes las intenciones que el Papa Francisco nos ha transmitido en su carta del 25 de abril, en la que nos invita a redescubrir el rosario en casa y a seguir pidiendo el fin de la pandemia y la protección de la Virgen por los que más sufren.

Con todo cariño os bendice

vuestro Padre

Roma, 29 de abril de 2020

 

Nueva fe, fe renovada

¿Cuántas veces has visto en esta web algo interesante, pero no tenías tiempo para clicar? Te proponemos una selección de esos contenidos para ahora que –se supone- tienes más tiempo. El tiempo pascual nos ayuda a profundizar en qué significa tener fe y vivirla.

ÚLTIMAS NOTICIAS29/04/2020

Pila bautismal. Imagen de biglinker en Pixabay

La liturgia de la Vigilia Pascual está muy unida a la profesión de fe. Los católicos renovamos las promesas del bautismo y habitualmente son bautizados o recibidos en la plena comunión con la Iglesia católica los no cristianos o los cristianos de otras confesiones. Este año no ha sido posible, en muchos países, pero podemos aprovechar estos días para redescubrir qué significa la fe.

1. Si llevas días estudiando y quieres cambiar de tema, puedes ver el testimonio de otros jóvenes en la serie “La fe a los 20”: en versión documental de 27 minutos o sus historias, individualmente (12 en total).

 

 

2. ¿Y si no tengo fe, o mi fe es escasa o tambaleante? ¿Y si estos momentos son oscuros para mí?

∙ La luz de la fe es una serie de artículos “para creyentes, vacilantes y no creyentes abiertos a Dios”. En el primero se pone el contexto: Vosotros sois la luz del mundo.

∙ Dos artículos de la sección Virtudes ayudan a aplicar dos escenas del Evangelio a la propia vida: Vivir de fe (sobre la multiplicación de los panes y los peces) y Fiarse de Dios (sobre la pesca milagrosa).

3. ¿Cómo viven su fe personas de todo tipo? ¿De quién podemos aprender?

∙ En las manos de Dios es un libro electrónico sobre aquellos personajes del Nuevo y Antiguo Testamento que más destacan por su fe.

∙ En el multimedia Regreso a Ítaca, seis personas cuentan cómo fue su camino de vuelta a una fe perdida años atrás.

4. ¿Y cómo llegan algunas personas a bautizarse o a convertirse al catolicismo? ¿Cómo nos busca Dios y se nos hace presentes? De maneras muy distintas, como nos cuentan ellos:

∙ Dios se cruza en tu recorrido cuando más perdido estás: un estudiante comunista de Portugal.

∙ Es tu novia la que tiene fe: un surfero valenciano.

∙ La búsqueda intelectual te va acercando al cristianismo: un economista (ahora sacerdote) finlandés.

∙ La Virgen toma cartas en el asunto: un padre de familia de Bilbao.

5. Y si no la tienes aún, descárgate la herramienta para conocer mejor la fe: el Catecismo de la Iglesia Católica y su versión abreviada, el Compendio.

 

La devoción a la Virgen María en el mes de mayo

“Redescubramos la belleza de rezar el Rosario en casa durante el mes de mayo”, nos ha propuesto el Papa Francisco en una carta reciente, en la que añadía que “contemplar juntos el rostro de Cristo con el corazón de María, nuestra Madre, nos unirá todavía más como familia espiritual y nos ayudará a superar esta prueba”.

DE LA IGLESIA Y DEL PAPA29/04/2020

Nuestra Señora de Torreciudad, Reina de los Ángeles. Foto: Pablo Pérez-Tomé

Textos y audios

● “Por María hacia Jesús”: homilía de San Josemaría sobre el trato con la Madre de Dios durante este mes.

https://soundcloud.com/opusdei/por-maria-hacia-jesus

● Carta del Papa Francisco a todos los fieles para el mes de mayo, en la que ofrece dos textos de oraciones a la Virgen que pueden recitarse al concluir las letanías.

 

Una de las dos oraciones que el Santo Padre ha sugerido para el final del Rosario durante este mes

 


Para rezar el Rosario o hacer una Romería

● Para aprender a rezar el Rosario (devocionario móvil)

● ¿Qué es una Romería a la Virgen? ¿Cómo se hace? ¿Qué oraciones hay que rezar?

● Santo Rosario, de San Josemaría Escrivá y Comentarios de San Josemaría a los misterios del Rosario (audio y texto)

● Galería de fotos de las escenas del Rosario del Santuario de Torreciudad.

● Santuarios de la Virgen con los san Josemaría tuvo alguna relación, y que tienen una webcam 24h. Para hacer una romería sin salir de casa (editado por el CEDEJ)


Otros textos

● 10 piropos que los santos regalaron a la Virgen.

● Álvaro del Portillo: Ir y volver a Jesús constantemente por María | María es el mejor camino para obtener una contrición que nos limpie.

 

La Virgen de Torreciudad, por la explanada del Santuario.

● San Josemaría en Sonsoles: Noticia sobre el bajorrelieve que recuerda la romería que realizó en los primeros años del Opus Dei.

● Vida de MaríaLibro electrónico gratuito en el que se contempla la vida de María: una vida junto a Jesús.

 

Lbro electrónico con la narración de la vida de la Virgen María en veinte escenas.

 

● Carta apostólica “El Rosario de la Virgen María” (San Juan Pablo II).

● Devoción a la Santísima Virgen Este artículo explica el culto que los católicos ofrecen a la Madre de Dios, de origen muy remoto en la Iglesia y muy vivo en la actualidad. También narra cómo se vive la devoción a la Virgen en el Opus Dei.

● Torreciudad, un hospital del corazón: reportaje multimedia sobre este santuario mariano.

 

El Santuario de Torreciudad, visto desde la Ermita.

 

Vídeos

● La Virgen María y el mes de mayo: El Fundador del Opus Dei explica cómo puede ser nuestro amor a la Virgen.

 

 

● La Virgen intercede por nosotros. En México, Mons. Álvaro del Portillo habló sobre el poder de intercesión de la Virgen María, “la Madrecita buena de Dios”.

 

 

● El Papa Francisco explica por qué la Virgen María es modelo para los católicos.

 

 

 

 

Tele parroquia

María Solano Altaba

Retransmisión de la misa en La 2

Me cuenta “Padre Manuel”, que es el nombre por el que lo conocen los cientos de niños a los que atiende como capellán de nuestro colegio, que en su parroquia se han multiplicado un 50% las peticiones de ayuda a Cáritas. Ayuda de primera, de
primerísima necesidad. Comida. Lo que piden las familias es comida. Me planteo si este encierro que nos ha aislado del mundo a todos y nos encierra entre nuestras cuatro paredes, no nos impide ver la realidad que hay a solo unos pasos del dintel de nuestra puerta. Corremos el riesgo de que nuestro gran agobio sea no poder salir a la calle o no haber conseguido témperas de colores (están agotadísimas) cuando el gran agobio de muchas familias con las que hace solo unas semanas compartíamos banco en misa es que no pueden comer.

Nuestra parroquia es de esas que está en un barrio atípico a las afueras de Madrid porque en ella confluyen códigos postales de muy diverso estrato. Hay un núcleo importante de feligreses que ni teletrabajan ni saben lo que es un ERTE. Para ellos, la crisis económica que acompaña al coronavirus no es apretarse el cinturón. Es venderlo para comer. Coincide que son las mismas familias que no tienen colchón de ahorros, los que ya vivían al día contando los euros para llegar a fin de mes, los que trabajaban a destajo, hoy aquí, mañana allí, con la disciplina férrea que impone el que no haya plan B, los que jamás conocieron contrato, Seguridad Social o prestación por desempleo porque siempre queda ese reducto de población que está fuera del sistema.

Y ahí está “Padre Manuel”, que se esfuerza por conectar cada día con sus alumnos de catequesis y de la clase de Religión, que se ha vuelto youtuber improvisado y nos envía una pequeña reflexión cada mañana, multiplicando las líneas de su tabla de gestión de los milagros para ver si Nuestra Señora del Camino intercede un poco por las maltrechas cuentas de la parroquia.

Porque los párrocos saben mucho de estirar los panes y los peces para cinco mil, pero necesitan al menos cinco panes y dos peces por los que empezar. Y más de 40 días de encierro son muchos domingos sin pasar el cepillo, sin limosna, sin un céntimo entre las velas, sin ese sobre volandero que siempre llega en buen momento al despacho parroquial. Y aunque la ilusión todo lo mueve y la esperanza es un don, con la hucha vacía no hay quien compre lentejas.

La de Nuestra Señora del Camino es un ejemplo de tantos, es una historia entre muchas, porque hoy la mayoría de los párrocos nos trasladan la misma inquietud, el mismo temor, un miedo que no sale en el telediario, unas cifras que, para ellos, tienen nombre y apellidos, hijos a los que atender, enfermos de los que ocuparse, y que, porque no están en el sistema, parecen no existir.

Pero la Iglesia no se ha quedado atrás en el desafío tecnológico con el que estamos haciendo frente al coronavirus y nos lo ha puesto en bandeja. De la misma manera que cada mañana podemos acompañar al Papa Francisco en misa en Santa Marta o cada domingo podemos elegir la catedral que más se nos antoje para “viajar” hasta allí al mediodía, nos dan la oportunidad de seguir ayudando a los que ahora nos necesitan
más que nunca a través de la web donoamiiglesia.es, un sencillo sistema por el que podemos donar lo que queramos a la Iglesia en España, a nuestra diócesis o a nuestra parroquia. Se tarde menos de cinco minutos. Y entre todos seguro que obramos el milagro para dar de comer a quien dimos la paz hace solo unos pocos domingos

 

 

 

Coronavirus. Cuatro aspectos

Tanto tiempo, ya,  de confinamiento riguroso… ¿No dura, demasiado, el “estado de alarma” ?  Hay gente muy cansada, y otros deseosos de visitar a su madre anciana o enferma, o  a sus nietos,  y no  disponen de test para verificar la salud.

La situación por el coronavirus hay que atenderla  desde estos puntos: el sanitario, el económico, el cultural y el espiritual. Los responsables deben ser creativos para evitar que la tragedia que padecemos, por estulticia o negligencia,  acabe en drama.

Para mantener la salud, es necesario el alimento; también, recibir el aire libre y el sol, hacer ejercicio físico... Los supermercados están abiertos. En algunos municipios, los mayores no tienen que salir a comprar: el Ayuntamiento les acerca los alimentos. Detalle admirable.

Es preciso el mantenimiento de la actividad productiva. Como sabemos, una crisis económica puede desembocar  en situaciones de miseria y desencadenar la pérdida de la paz social, máxime si se suma una crisis sanitaria. Por favor, no tengan confinados a quienes tienen salud.  Es responsabilidad  del Gobierno que el país no se pare y arbitrar los medios. Los gobernantes han de proporcionar test a todos los trabajadores; sobre todo, a los que presentan o han presentado síntomas. Hay que evitar el endeudamiento, que supone pérdida de libertad, vivir vendidos.

Existen necesidades culturales. El progreso cultural debe continuar. Con los medios de que se dispone, no es difícil. Además, están los profesores, que ayudan a sus alumnos  vía Internet. Si los hijos son menores, los padres han de estar atentos.

El aspecto más olvidado: lo espiritual, la esfera religiosa. Es verdad que no falta la “iglesia doméstica” y que, en tiempo de epidemia,  se dispensa del precepto dominical. En casa, se puede rezar y se reza; además, tenemos, a nuestra disposición y con abundancia,  misas “online”, charlas y puntos de meditación. Pero no basta: existe hambre de Dios, del sacramento eucarístico, y sólo puede satisfacerse en lo “concreto”,  como dice el Papa; o sea, hay que comulgar de verdad. Cristo dijo: “ no sólo de pan vive  el hombre”. ¿Quién piensa en esto? En el evangelio, leemos:  “Trabajad por el alimento que perdura para la vida eterna” (Jn 6,22-29). Pero han cerrado las iglesias – algunas, por “prudencia” antes del “estado de alarma”-. Hoy, muchas almas suspiran con San Juan de la Cruz: “¿Adónde te escondiste, /Amado, y me dejaste con gemido? (…) Ay!, ¿quién podrá sanarme? /Acaba de entregarte ya de vero [ de verdad, no virtualmente]; /no quieras enviarme/ de hoy más  mensajero / que no saben decirme lo que quiero (…)”.

Hubo obispos prudentes, con algunos templos abiertos – sucedió en Granada, Valladolid, Toledo, Getafe, Murcia …-; pero sirvió de poco, porque faltó  libertad a los fieles. El Cardenal Omella y monseñor Argüello solicitan la apertura de los templos. Como digo a mis hijos, no hay que temer aglomeraciones: la gente está muy concienciada, los obispos tampoco lo consentirían y los laicos sabemos organizarnos.  Solución ingeniosa: la los obispos polacos: como, en tiempos de epidemia, la necesidad de rezar y la sed de Dios aumenta, multiplicaron las misas, ( sin problema, las autoridades civiles). ¿Será por eso, por lo que, en Polonia y Hungría, el índice de fallecidos por millón de habitantes, resulta anecdótico ? (Datos del 9 de abril: Polonia 5, y Hungría 7 muertos por coronavirus por millón de habitantes). Magufi, el presidente tanzano, lleva razón: “Las iglesias son lugares en los que las personas pueden buscar la verdadera curación, porque allí reside el Dios verdadero. No tengan miedo de alabar y buscar el rostro de Dios en las iglesias”.

Josefa Romo Garlito

 

 

Liderazgo antes, durante y después del #Covid19

Hoy se cumplen 7 años del prematuro fallecimiento de mi gran amiga y colega del IESE, la prof. Maruja MoragasAquí podéis leer más sobre ella. Pero lo mejor es que vayáis directamente a su autobiografía, El tiempo en un hilo. Reflexiones desde la adversidad que, por cierto,  también estará disponible en unas horas en inglés como e-book.

“Juan y yo disfrutábamos con la vida que hacíamos, arriba y abajo con los niños… Con el tiempo, le llegó el éxito profesional y se centró en él. Creo que eso fue el detonante de todo, pero en ese momento no supe reconocerlo. Todo llegó demasiado de repente… y no supimos reaccionar. No estábamos preparados aún. Ni podía entonces imaginar lo que vendría luego, de dolores… pero también de alegrías.”

Los encontraréis pulsando en cada una de las fotos de sus respectivas portadas.

Uno de los frutos de una trayectoria lograda fue la Asociación de Mujeres Profesionales y Directivas “ Foro Mujer y Sociedad “ (fundado en Almería en 2012 por Rosario Ruiz, quien lo preside en la actualidad), donde empezamos a ir Maruja y yo a difundir en foros de empresarias y directivas la necesidad de formación continua, así como de compartir experiencias inspiradoras con mujeres referentes en sus distintos roles, a fin de seguir siendo las agentes de cambio que este mundo necesita. Al capítulo de Almería siguieron enseguida los de Granada, Málaga y Jaén, presididos por Inmaculada MorenoÁngela Castellón y Enma Sánchez, respectivamente.

Esta semana, de manera telemática, he vuelto a encontrarme con 100 mujeres empresarias, directivas, emprendedoras, para tener un encuentro sobre cómo ha cambiado nuestro liderazgo antes, durante y después del #Covid19, en diálogo con la periodista de Onda Cero y El Mundo, María Tajadura. Aquí podéis ver el vídeo del encuentro.

 

 

 

Comunión espiritual

Escrito por Mario Salvador Arroyo.

Nada escapa a la Providencia de Dios quien ha permitido esta situación y nos da los medios extraordinarios para que alcancemos la unión con Él en la pandemia.

Pregunta Majo: “Le quiero pedir ayuda. Necesito fe para creer en la comunión espiritual. Me cuesta mucho participar en la misa de manera virtual por la comunión. Quiero creer en que sí recibo a Jesús y que Dios está conmigo cuando hago la comunión espiritual, pero me falta fe. ¿Me podría recomendar alguna lectura o algo para entender qué es la comunión espiritual?”.

La inquietud de Majo refleja el sentir de multitud de católicos practicantes. Estamos incompletos, nos falta algo o, mejor dicho, Alguien muy importante, más aún, esencial para nuestras vidas, lo más importante. Con las limitaciones que nos ofrece el mundo tecnológico, a la par veloz e inmediato, pude responderle, a vuelapluma, lo siguiente:

1) La comunión espiritual, lógicamente, no sustituye a la Eucarística. La presencia de Jesús en la Eucaristía es absolutamente singular. Solo ahí está Jesús verdadera, real y sustancialmente, con todo su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

2) La comunión espiritual es una devoción muy recomendable, que fomenta en nosotros el deseo de recibir a Jesús, el deseo de estar en comunión con Dios, que es el fin y el fruto de la vida interior.

3) Dios actúa en los sacramentos, pero no se ata las manos a ellos. Por ejemplo, en Japón sobrevivieron ocultos los cristianos 200 años sin sacerdotes y por tanto sin eucaristía (los famosos “Kakure Kirishitan”).

4) Por eso también hay que pedir por el fin de la enfermedad. De hecho, ya hay una misa muy hermosa para pedir por el fin de la pandemia (fue la misa que celebré hoy). Pues se trata de una situación irregular, en la que, a los males físicos y económicos se une esta dolorosa carencia espiritual.

5) Pero no olvides que nada escapa a la Providencia de Dios. Dios ha permitido esta situación, Dios nos da los medios extraordinarios para que alcancemos la unión con Él en medio de ella. Otra cosa sería caer en la "mística hojalatera" de la que hablaba san Josemaría; es decir, buscar a Dios en otras condiciones ideales, que de momento no se dan, y culpar a la situación externa de nuestro escaso amor. Por el contrario, hay que atenerse, sobriamente, a la situación real que vivimos, que es donde tenemos toda la gracia de Dios para encontrarlo y amarlo.

6) Por eso, ahora conseguimos la unión con Dios utilizando los medios que tenemos a mano, como la comunión espiritual, y la falta de comunión eucarística nos ayudará a valorarla más cuando sea posible recibirla, de forma que esta "dieta espiritual" nos hará bien. Nos ayuda a valorar aquello a lo que quizá nos habíamos acostumbrado y a fomentar en nuestra alma un deseo de Dios, que deberá ir creciendo a lo largo de nuestra vida, sean cuales sean las situaciones en las que nos encontremos, hasta saciarse definitivamente, cuando nos encontremos cara a cara con Él, en el Cielo.

7) Digamos que, desde una perspectiva de infancia espiritual, ahora Él está “jugando a las escondidillas”, y nos toca seguirle “el juego”, mientras le pedimos que termine pronto. Es una verdad de fe que, en toda situación, hasta la más extraordinaria, podemos encontrar a Dios, porque nada sucede sin que Él lo permita y Él lo permite todo para que lo amemos. O, como diría san Pablo: “para los que aman a Dios, todo es para bien.”

Nos puede servir, en consecuencia, repetir con frecuencia, de corazón, durante este tiempo especialmente, pero siempre, la comunión espiritual. Una bella fórmula es la que empleaba San Josemaría a tal efecto: “Yo quisiera Señor recibirte, con aquella pureza, humildad y devoción, con que Te recibió tu Santísima Madre, con el espíritu y fervor de los santos”. También podemos hacer nuestra la oración que la Iglesia utiliza en la misa para pedir por el fin de la pandemia: “Dios todopoderoso y eterno, refugio en toda clase de peligro, a quien nos dirigimos en nuestra angustia; te pedimos con fe que mires compasivamente nuestra aflicción, concede descanso eterno a los que han muerto, consuela a los que lloran, sana a los enfermos, da paz a los moribundos, fuerza a los trabajadores sanitarios, sabiduría a nuestros gobernantes y valentía para llegar a todos con amor glorificando juntos tu santo Nombre”. Sea como fuere, no dudemos que estos tiempos difíciles, pueden ser, si dejamos que Dios actúe, momentos de fecundo crecimiento espiritual.

 

¿Cómo celebraban los judíos la Cena Pascual?

 

La pascua judía y la Última Cena: el diálogo

Recogemos aquí la tradición de lo que se hacía, hablaba y rezaba durante la cena pascual. Sería más o menos la forma de cómo el Señor celebraría la Última Cena. Con los párrafos en cursiva del comentario se irán explicando los detalles de la Cena y la relación que tienen con la Última Cena y la Institución de la Eucaristía.

Las oraciones que se rezan durante la cena y las explicaciones establecidas para ese momento irán entre comillas.

 

1. La cena pascual

 

Se comienza encendiendo todas las luces de la habitación para la celebración de la fiesta. Todos los comensales empiezan de pié para la bendición inical que realizará la madre.

 

(Comentario: De acuerdo con una antigua costumbre judía, era labor de la madre encender las luces de la fiesta durante cualquier oficio religioso que se realizara en el hogar judío. Este gesto, además de su objeto obvio de alumbrar, simboliza la venida de Cristo, el Mesías, luz del mundo. La solemne bendición de la luz al principio del oficio de la solemne vigilia de Pascua tiene su origen en esta costumbre judía. También nos recuerda las velas encendidas sobre el altar, la mesa de nuestro diario banquete Eucarístico).

 

Madre: “Bendito Seas Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que nos has santificado con tus mandamientos y nos has ordenado encender las luces de loa festividad. Bendito seas Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo que nos has mantenido vivos, nos has sostenido y traído hasta esta fecha. Permite que nuestra casa sea consagrada, oh Dios, por la luz de tu misericordia, que brille sobre nosotros en bendiciones y que nos traiga paz”. Todos: “Amén”.

 

.

 

2. Kidush, la bendición de la fiesta.

Todos se sientan. En la mesa, frente a cada participante, habrá un plato pequeño de agua salada y un plato conteniendo matzás, rábano o alguna hierba amarga, jaroses y algunas hierbas verdes. Delante del director habrá una gran cipa (vasija de vino).

(Comentario: Cada alimento utilizado en la cena de pascua de los judíos era bendecido antes de ser comido. Del mismo modo, el pan y el vino que van a ser consagrados son bendecidos por el celebrante durante el ofertorio de la Misa).

Director: “Bendito seas Tú oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que nos has escogido sobre todas las gentes y nos has exaltado sobre todas las lenguas y nos has santificado con tus mandamientos. En amor Tú nos has dado oh Dios nuestro Señor temporadas para alegrarnos, días santos y tiempos de felicidad, este día de la fiesta del pan ázimo, el tiempo de nuestra libertad, un día de reunión de santidad, un recuerdo del éxodo de Egipto. Porque Tú nos has escogido y nos has santificado sobre todas las gentes y nos has dado por herencia tus sagradas festividades. Bendito seas Tú oh Dios, que santificas a Israel y las festividades”.

La primera copa de vino se sirve. Es la copa de acción de gracias. El Director: se encarga de distribuir a todos los presentes vino. Lo sirve desde un recipiente que esta frente a él.

(Comentario: Cuatro veces durante la Cena Pascual se servía el vino. El hecho de distribuir el vino de un recipiente común a todos los presentes, era un símbolo de unidad. En la Última Cena, Cristo sirvió esta primera copa de vino sin consagrar, diciendo a sus apóstoles: “Tomadlo y distribuídlo entre vosotros porque os digo que desde ahora no beberé del fruto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios” (Lc 22, 17-18). La consagración vendría más tarde, después de la comida, al servir la tercera copa de vino, “La copa de la bendición”).

Todos: “Bendito seas Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que has creado el fruto de la vid”. Todos beben la primera copa de vino. El Sirviente: en seguida presenta una vasija, jarra y servilletas al director que lava sus manos mientras dice una oración.

(Comentario: El lavado de las manos durante la Cena Pascual simboliza la necesidad de tener una pureza interior de todos aquellos que participan en el ritual. Igual significado tiene el lavado de las manos del sacerdote durante el ofertorio de la Misa. Fue probablemente en este momento del ritual que Dios nuestro Señor lavó los pies a sus discípulos, como una demostración de su nuevo mandato de amor y para mostrar la dignidad de servicio en la nueva dispensación).

Director: “Bendito seas Tú oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que nos has santificado con tus mandamientos y nos has dado el mandato de lavar nuestras manos”. Todos toman de su plato la hierba verde, la sumergen en el agua salada, símbolo de lágrimas y penas, y dicen juntos: “Bendito eres Tú, oh Dios nuestro Señor, que creaste los frutos de la tierra”. Todos comen la hierba verde.  El Servidor: Trae un plato en el que están 3 matzás grandes, cada una envuelta en una servilleta. El Director: descubre la pieza superior y la levanta en el plato.

(Comentario: El pan ázimo estaba prescrito para los ocho días de la Pascua, conmemorando así la primera Pascua, porque en la salida de Egipto no hubo tiempo de preparar pan con levadura. Así que el pan que nuestro Señor usó cuando instituyó la Eucaristía, era ázimo. Una costumbre que se continuó en el rito latino).

El Director: con el pan levantado dice: “¡Mirad. Este es el pan de la aflicción que nuestros padres comieron en la tierra de Egipto. Que todos los que tengan hambre, vengan y coman. Que todos los necesitados vengan y celebren la Pascua con nosotros. Que la voluntad de Dios sea redimirnos de todo mal y de toda servidumbre”.

3. Hagadah, la historia de la salida de Egipto.

Una segunda copa de vino es servida, la llamada copa de Hagadah.

(Comentario: Ahora la historia de la primera Pascua es relatada, como fue mandado por Dios en el libro del Éxodo. Esta parte de la comida pascual, como la Misa de los Catecúmenos, es para instrucción. La persona más joven presente hace las tradicionales cuatro preguntas. En la última Cena probablemente las hizo San Juan).

El más joven: “¿Por qué esta noche es diferente a todas las otras noches? En las otras noches nosotros comemos pan con o sin levadura. ¿Por qué en esta noche comemos únicamente pan sin levadura? En todas las otras noches comemos toda clase de hierbas. ¿Por qué en esta noche comemos especialmente hierbas amargas. En todas las otras noches no sumergimos las hierbas en ningún condimento. ¿Por qué en esta noche la sumergimos en agua salada y jaroses? En todas las otras noches comemos sin festividad. ¿Por qué en esta noche celebramos un oficio de Pascua?”

El Director: “Los Sirios persiguieron a nuestros Padres que se fueron a Egipto y permanecieron ahí en número reducido, convirtiéndose después en una nación grande y poderosa, formando una gran multitud. Los egipcios nos maltrataron y nos persiguieron y nos impusieron trabajos pesados. Y clamamos al eterno Dios de nuestros padres, y el Eterno escuchó nuestra voz, vio nuestra miseria, nuestra pena y nuestra opresión. Y el Eterno nos sacó de Egipto con mano fuerte y brazo extendido en medio de gran espanto de señales y milagros. Por lo tanto, aunque todos supiésemos perfectamente bien la Torá, todavía sería nuestro deber, año con año, contar la historia de nuestra salida de Egipto. En realidad cavilar sobre ello se considera laudable”.

Lector: uno del grupo lee ahora la salida de Egipto del libro del Exodo, 12. Sirviente: el cordero pascual es traído y colocado delante del Director.

(Comentario:  Para aclarar cómo la salida de Egipto se simboliza en la Cena Pascual, el Director levanta cada uno de los alimentos ceremoniales por turno, para explicar su significado. Este era un momento muy significativo en la comida para los antiguos judíos; también para nosotros, nuevos israelitas, es un momento muy importante. Porque el cordero era objeto de rituales que están llenos de sentido profético: debe ser macho y sin mancha; era asado en un asador en forma de cruz, una de cuyas ramas atravesaba el cordero a lo largo; la otra separaba los dientes del frente, y ningún hueso podía rompérsele).

Director: Levanta el cordero. Cuando el Director levanta el cordero todos dicen: “¿Cuál es el significado de pesaj?”. Director: “Pesaj significa el cordero pascual que nuestros padres sacrificaron al Señor en memoria de la noche en que Yavéh pasó de largo por las casas de nuestros padres en Egipto, como está escrito: “Cuando os pregunten vuestros hijos: ¿Qué significa para vosotros este rito? les responderéis: es el sacrificio de la Pascua de Yavé, que pasó de largo por las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a Egipto, salvando nuestras casas”. (Exodo 12, 26-27)”.

Director: descubre la pieza superior del pan ázimo y lo sostiene en alto. Todos: “¿Cuál es el significado de Matzá?”. Director: “Este es el pan de aflicción que nuestros padres llevaron con ellos cuando salieron de Egipto, como está escrito: “Cocieron bajo la ceniza la masa que habían sacado de Egipto, e hicieron panes ázimos, pues la masa no había podido fermentar, por la mucha prisa que para salir les daban: y ni para comer pudieron preparar nada”. (Exodo 12, 39)”.

Director: Levanta la hierba, mientras todos preguntan: “¿Cuál es el significado de maror?”. Director: “Maror, quiere decir hierba amarga. Nosotros comemos maror para recordar que los egipcios amargaron las vidas de nuestros padres, como está escrito: “Sometieron los egipcios a los hijos de Israel a cruel servidumbre, haciéndoles la vida amarga con duras labores en barro y ladrillo, y trabajos pesados en el campo. En todas las obras les hicieron servir con rigor. (Éxodo 1, 13-14)”.

4. Oración de acción de gracias por la salida de Egipto.

(Comentario: esta oración de gratitud por la salida de Egipto que el director ahora lee, es similar al prefacio de la Misa. Y los salmos de Halel (en español, aleluya), significa literalmente: “Alabanza a Tí Señor”. Nuestro Señor, frecuentemente recitaba estos salmos).

El Director: Como un prefacio para los salmos de Halel, el director levanta su copa, dice: “En todas las generaciones cada uno debería sentir como si personalmente hubiera huído de Egipto, como está escrito: “Dirás entonces a tus hijos esto es en memoria de lo que por mí hizo Yavé, al salir de Egipto”. (Exodo 13,8). Por lo tanto, es nuestro deber agradecer, alabar, laudificar, glorificar, exaltar, bendecir, exhultar y adorar a El que realizó todos estos milagros para nuestros padres y para nosotros. El nos ha salvado de la esclavitud, llevándonos a la libertad, del pesar al gozo, del luto al día festivo de la oscuridad a la gran luz, y de la sujeción a la redención. Recitamos entonces delante de El una nueva canción (Salmo 113 ó 114)”.

Director: Coloca la copa de vino de nuevo en su lugar.

Todos: se ponen de pie y recitan el salmo: “Al salir Israel de Egipto, Jacob de un pueblo balbuciente, Judá fue santuario de Dios, Israel su dominio. El mar, al verlo, huyó; el Jordán se echó atrás; los montes saltaron como carneros, las colinas como corderos. -¿Qué te pasa, mar, que huyes, y a ti, Jordán, que te echas atrás?, ¿y a vosotros, montes, que saltáis como carneros; colinas, que saltáis como corderos? En presencia del Señor se estremece la tierra, en presencia del Dios de Jacob: que transforma las peñas en estanques, el pedernal en manantiales”.

Todos: “Aleluya, alabanza a Tí Señor”.

Director: “Al salir Israel de Egipto, la casa de Jacob del pueblo extranjero”. Todos: “Alzó Judá su santuario de Israel su imperio”. Director: “Viole venir el mar y huyó, el Jordán se echó para atrás”. Todos: “Saltaron los montes como carneros y los collados como corderos”. Director: “¿Qué tienes oh mar que huyes? ¿Y tú Jordán que te echas para atrás?”

Todos: “Vosotros montes, que saltáis como carneros y vosotros collados como corderos”. Director: “A la venida de Yavé, tiembla oh tierra, a la venida del Dios de Jacob”. Todos: “Que hace de la piedra lago de aguas, de la roca fuente de aguas vivas. Aleluya: alabanza a Tí, Señor”.

5. Solemne bendición de la comida. Todos sentados.

(Comentario: Aquí son bendecidos el pan ázimo y las hierbas amargas, símbolo de la esclavitud en Egipto, de la cual Dios libró a los judíos).

Director: Levanta su copa en la mano y dice: “Bendito eres Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del Universo, que nos has redimido a nosotros y a nuestros padres de Egipto, y permitiste que alcanzáramos esta noche para comer los panes ázimos y las hierbas amargas. Así, Señor nuestro Dios y Dios de nuestros padres, haznos llegar a otras fiestas y días solemnes. Que tu voluntad se haga a través de Jacob, tu siervo escogido, para que tu nombre sea santificado en toda la tierra y que todas las gentes sean movidas a adorarte al unísono. Y nosotros cantaremos nuevas canciones de alabanza a Ti, por nuestra redención y la salvación de nuestras almas Bendito seas Tú, oh Señor, que redimiste a Israel”. Todos: “Bendito seas Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del Universo, que creaste el fruto de la vid”. Después todos beben una segunda copa de vino. Director: Levanta la matzá superior y la bendice con la siguiente oración: “Bendito seas Tú oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que sacas de la tierra el pan”.

(Comentario: Como en el caso del vino compartido de una vasija común, la partición y distribución de un mismo pedazo de matzá a todos los presentes significa unidad. “Porque el pan es uno, somos muchos un solo cuerpo, pues todos participamos de ese único pan”, dice San Pablo, (1Cor 10,17). El dueño de la casa, durante la comida de Pascua, sumergía el pedazo de pan en jaroses y se lo daba a uno de los invitados en señal de afecto. Esto hace especialmente conmovedor el hecho de que Cristo sumergió un pedazo de pan y se lo dió a Judas. Este fue el último llamamiento de amor de Cristo, pero como el Evangelio nos dice: “El tomando el bocado, se salió luego” (Jn 13,30).

Director: Rompe la matzá superior en pequeños pedazos y distribuye un pedazo a cada uno de los presentes. Todos: Sosteniendo cada quien el pedazo de matzá en sus manos dicen: “Bendito eres Tú oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que nos has santificado con tus preceptos y nos ordenaste comer el pan ázimo”. Todos se comen el matzá. Director: “Combinemos el pan ázimo y las hierbas amargas y comámoslas juntos, como está escrito: Con pan ázimo y hierbas amargas, ellos lo comerán”. Cada persona pone un pedazo de hierba amarga y algo de jaroses entre dos pedazos de matzá, y todos dicen juntos: “Bendito eres Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que nos has santificado, con tus preceptos y nos ordenaste comer hierbas amargas”.

6. La cena se lleva a cabo.

 

.

 

7. Bebida de la tercera copa de vino: la copa de la bendición.

Ya al término de la cena.

El director toma la mitad grande de la matzá de en medio del plato, lo parte y distribuye a todos los presentes.

(Comentario: Se trae el segundo matzá. Era costumbre concluír la comida de Pascua con esta pieza de pan ázimo. Es lo más probable que Cristo tomó el pan en esta parte de la cena, lo bendijo y partió dándoles a los apóstoles diciendo: “Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros”. (Lc 22,19).).

Todos: sostienen el pedazo de matzá en sus manos, mientras el Director dice: “Bendigamos al Señor”. Todos: “El nombre del Señor, sea bendito por toda la eternidad”. Director : “Bendito eres Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que alimentas en tu gran bondad al mundo entero. Con tu favor, benevolencia y misericordia, nutres a todos tus creaturas, porque tu clemencia es infinita. Tu gran bondad jamás nos ha fallado. No nos falte nunca el aliento que necesitamos, por amor de tu sublime nombre. Dios es el que nutre y sostiene a todos, favorece a todos y prepara el sustento a todos los seres que creó”. Todos: “Bendito eres Tú, oh Señor, que provees de alimento a todas tus creaturas”. Después todos comen el pedazo de matzá. En seguida se sirve la tercera copa de vino, la llamada “copa de bendición”.

(Comentario:  San Pablo se refiere a esta copa de bendición cuando pregunta: “¿El cáliz de bendición que bendecimos, no es la comunión de la sangre de Cristo” (1Cor 10,16). Y San Lucas nos dice que después que El hubo cenado, Cristo tomó una copa, dió gracias y se las entregó, diciendo: “Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros”. (Lc 22,20). Parte del Salmo 115, que sigue es recitado por el sacerdote, antes de tomar el cáliz de la Misa. El cáliz de salvación es la Sangre de Cristo; Dios ha roto nuestros lazos a través de su sacrificio. El es el Santo cuya muerte es preciosa a la vista del Señor, junto con El, nosotros ofrecemos el sacrificio perfecto de alabanza en la Misa).

Todos se ponen de pié. Director: “¿Qué retribuiré al Señor por todo lo que me ha dado? Tomaré el cáliz de la salvación e invocaré el nombre del Señor”. Director: “Cumpliré los votos que he hecho al Señor en presencia de todo el pueblo”. Todos: “Tu rompiste mis cadenas. Te ofreceré sacrificio de alabanza e invocaré el nombre del Señor”. Director: Cumpliré mis votos hechos al Señor en la presencia de todo el pueblo; en los atrios de la casa del Señor, en medio de Tí, Jerusalén”. Todos: “Bendito eres Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que creas el fruto de la vid”. Aquí todos toman la copa de bendición.(Comentario: La lectura del último discurso de nuestro Señor a sus apóstoles según San Juan se habría podido hacer en este momento: (Jn 13,31-38; 14,1-31; 15,1-27; 17,1-26)).

8. Bendición final.

Las copas se llenan por cuarta vez. Es la llamada “copa de Melquisedec”. Todos levantan las copas y dicen: “Alabado seas Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que has creado el fruto de la vid”. Después beben la copa de vino.

(Comentador: El Director concluye la ceremonia con la antigua bendición del libro de los Números 6, 24-26).

Director: “El Señor te bendiga y te guarde. Que haga resplandecer su Faz sobre ti y te otorgue su gracia. ¡Que vuelva a tí su Rostro y te dé la paz!”. Todos: “¡Así sea! ¡Así sea! ¡Así sea!”.

Celebración de la Cena Pascual“, de Mons. Mario De Gasperín

 

 

Las ideas del Papa Francisco para afrontar el coronavirus – Audacia, Esperanza y Coraje

  • Durante la pandemia, el Papa se está concentrando en ofrecer aliento al mundo y recordar a los olvidados

Su primera medida fue un padrenuestro con cristianos de todas las denominaciones. Luego, una bendición Urbi et Orbi extraordinaria. Ha acompañado sus gestos de fuertes palabras para mantener viva la esperanza y alimentar el coraje.

ESPERANZA

El Papa Francisco está recordando a las personas de fe qué significa ser cristiano. Insiste en que Dios no cambia, ni siquiera en esta época.

FRANCISCO
Misa del Domingo de Ramos – 5 de abril de 2020
Cuando nos sintamos entre la espada y la pared, cuando nos encontremos en un callejón sin salida, sin luz y sin escapatoria, cuando parezca que ni siquiera Dios responde, recordemos que no estamos solos. Jesús experimentó el abandono total, la situación más ajena a Él, para ser solidario con nosotros en todo. Lo hizo por mí, por ti, por todos nosotros, lo ha hecho para decirnos: ‘No temas, no estás solo’.

FRANCISCO
Santa Marta – 2 de abril de 2020
“Somos cristianos porque hemos sido elegidos. En esta elección, hay una promesa. Hay una promesa de esperanza. La señal es la fecundidad”.

La cuarentena ha coincidido con la Cuaresma y la Pascua, la muerte de Jesús a su Resurrección. Por eso, Cristo sigue siendo la esperanza de los cristianos.

FRANCISCO
Bendición de Urbi et Orbi – 27 de marzo de 2020
El Señor nos invita desde su Cruz a reencontrar la vida que nos espera, a mirar a quienes nos buscan, a potenciar, reconocer e incentivar la gracia que nos habita. No apaguemos la pequeña llama que nunca enferma y dejemos que ella reavive la esperanza.

FRANCISCO
Urbi et Orbi – 12 de abril de 2020
Es otro “contagio”, que se transmite de corazón a corazón, porque todo corazón humano espera esta Buena Noticia. Es el contagio de la esperanza: ‘¡Resucitó de verdad mi amor y mi esperanza!’. No se trata de una fórmula mágica que hace desaparecer los problemas. No, no es eso la resurrección de Cristo. Es la victoria del amor sobre la raíz del mal, una victoria que no “pasa por encima” del sufrimiento y la muerte, sino que los atraviesa.

Francisco no minimiza las dificultades y el sufrimiento, pero dice que, para afrontarlos, también se necesita valor.

CORAJE

El Papa pide a las personas que no se rindan. Dice que recuerden que Dios es más grande que cualquier problema.

FRANCISCO
Vigilia Pascual – 11 de abril de 2020
Hermana, hermano, aunque en el corazón hayas sepultado la esperanza, no te rindas: Dios es más grande. La oscuridad y la muerte no tienen la última palabra. Ánimo, con Dios nada está perdido.

FRANCISCO
Vigilia Pascual – 11 de abril de 2020
Si en el camino eres débil y frágil, si caes, no temas, Dios te tiende la mano y te dice: Ánimo”.
No te puedes dar ánimo tú solo, pero lo puedes recibir como don. Basta abrir el corazón en la oración, basta levantar un poco esa piedra puesta en la entrada de tu corazón para dejar entrar la luz de Jesús. Basta invitarlo: ‘Ven, Jesús, en medio de mis miedos, y dime también: Ánimo’.

Cada mañana, durante su misa, el Papa está dando mensajes como estos. Sus palabras viajan por todo el mundo, pues sus intervenciones públicas se retransmiten por televisión. Es otra forma de vivir su vocación de pastor de la Iglesia católica y líder espiritual en un mundo con un futuro incierto.

RomeReports

 

 

La reivindicación de lo cotidiano

Margarita Zav ala 

Lo cotidiano nos hizo tocar la vida diaria, nos dio la muestra de lo que es la corresponsabilidad y la solidaridad entre nosotros y con la salud de nuestro país.

Para todo el personal de salud.

“La mascarilla de Job” es un artículo que leí con mi familia. Es un escrito hermoso, breve y sencillo de la religiosa Dolores Aleixandre. Inicia con una cita del libro de Job: “Me taparé la boca con la mano. Me siento pequeño, ¿qué replicaré?”.

En un mundo que exige planeación, que coloca nuestras seguridades en la tecnología, que estudia la postverdad, en un mundo en el que el consumismo parece una carrera al infinito, de pronto apareció una verdad: el coronavirus se contagia a toda velocidad, ha detenido al planeta y, sin haberlo planeado, volvimos a mirar lo básico. Dice la religiosa Aleixandre que, cuando nadie pudo explicar de dónde venía el virus, nos preguntamos despavoridos: “¿y qué podemos hacer?” La respuesta fue más simple de lo que creíamos: lávense las manos, al toser o al estornudar, ¡ah! y tápense la boca con un kleenex y tírenlo. Estornuden dirigiéndose al antebrazo y, por favor, usen cubrebocas. “Lo mismo que hizo Job”.

Así fue como entramos de nuevo a la cotidianidad, a nuestra vida diaria, para darnos cuenta de todo lo que habíamos olvidado, para que viéramos con humildad nuestra pequeñez y para caer en la cuenta que, a veces, cumplir con el deber se convierte en la acción indispensable.

Aristóteles cuenta que Heráclito estaba en su casa, a un lado del fogón para calentarse del frío. Llegaron unos visitantes para conocerle. Cuando vieron la escena, se decepcionaron porque esperaban ver algo más apegado a la grandeza que a la normalidad. Heráclito se dio cuenta de la reacción y les tuvo que decir “pasen, pasen, que aquí también viven los dioses”. Esta historia es, ¡la reivindicación de la cotidianidad!, dice Josep María Esquirol.

Si algo hemos aprendido en este aislamiento que estamos obligados a llevar a cabo (los que podemos), es a encontrar en lo cotidiano razones para nuestra vida. No paso por alto la sufrida realidad de “casas” en las que se agudiza la violencia intrafamiliar, a la que también debe prestar atención el Estado en estos momentos, por eso, la prevención y atención a la violencia contra las mujeres sigue siendo primordial. Pero seguiremos hablando de las bondades.

En el aislamiento obligatorio, hemos regresado a lo cotidiano, a descubrir la vida diaria con nosotros mismos o con nuestra familia, a darnos cuenta de que nuestro prójimo —más próximo — comparte preocupaciones, nuestras pláticas responden a algo más que narrar lo hecho en el día (porque nadie se ha movido), es con ellos con quienes compartimos el dolor de quien no debió morir. Hoy valoramos más a la abuela que no podemos ver, a los amigos de siempre que no eran los de la oficina, al buen vecino, a nuestros estudiantes que toman clase a través de una plataforma que los maestros apenas empezamos a conocer. Lo cotidiano nos hizo tocar la vida diaria, nos dio la muestra de lo que es la corresponsabilidad y la solidaridad entre nosotros y con la salud de nuestro país.

Lo cotidiano también nos trajo una nueva mirada hacia quienes cuentan y que no veíamos: enfermeras, personal de limpieza de hospitales y clínicas, médicos, doctoras, farmacéuticos, camilleros, tantos y tantos que dan la vida todos los días por nosotros y cuya vocación de servicio los ha llevado al límite.

Descubrimos también nuestra espiritualidad. Este virus nos hizo mirar al cielo. Quizás entenderemos que la fe no nos quitará el dolor, ni nos ahorrará el sufrimiento, pero nos sostendrá en la Esperanza para poder vencer el dolor que nos ocasiona uno de los seres más pequeños del planeta, uno que ni se ve. Pero la Esperanza no debe servirnos para escondernos sino para abrir los ojos, recuperar las fuerzas, para darle al futuro un nuevo sentido, más humano, más espiritual, más solidario.

 

 

La repugnancia del mal

Ángel Cabrero Ugarte

Satán

Los libros sobre el poder del mal, sobre el odio, el egoísmo, el rechazo consciente y reiterado de Dios. O sea, sobre el demonio. El primero es de espiritualidad, con un recurso a la ficción, donde el relator es el mismo Judas. “Amigo Judas, ¿a qué has venido?”, es el libro de Ernesto Juliá donde el apóstol traidor intenta explicar cómo fue posible la traición.

El segundo es una magnífica novela de Graham Greene, donde se cuenta hasta qué punto, a pesar de las evidencias notorias, el personaje principal, el relator, no quiere saber nada sobre cómo encontrarse con Dios. “El final del affaire” es el título y me parece un ejercicio literario de una profundidad admirable y donde el protagonista se manifiesta como un ejemplo perfecto de lo que es egoísmo. Ejemplo de la conformidad con la maldad.

Toda una historia en la que, aparentemente, el protagonista es el amor, y donde se pone de manifiesto que aquello de que se habla no tiene nada que ver el auténtico amor. Más bien se trata de ese desorden sexual tan presente en muchas parejas que solo buscan placer. 

En algunos momentos de la narración el lector puede ponerse de parte del personaje que habla en primera persona. Es más, habrá muchos que desde el principio al final estén con él. Pero con un poco de imparcialidad se descubre cual es la intención del guion de Greene. En realidad, nos muestra a un degenerado totalmente poseído por el egoísmo carnal. Manifiesta constantemente el amor por Sarah pero en cuanto le falla ella busca cualquier otra mujer con quien “hacer el amor”. Esto es realmente lo suyo.

A lo largo del relato se puede intuir -ahí está la maestría de Greene- que en Sarah hay dudas y algunos pasos lentos hacia algo distinto. Sentirse objeto de sexo le había parecido, desde mucho tiempo atrás, lo más grande. Pero después de pasar por diversas manos se da cuenta que a Maurice lo ama. Y por eso mismo busca como cambiar los planteamientos en su relación. Pero él, ante el acercamiento de Sarah a Dios, en pequeños detalles, no está dispuesto a cambia

“No tengo paz ni tengo amor, excepto el amor que siento por ti. Y le dije: soy un hombre que odia; aunque la verdad es que apenas sentía odio. También acusaba a la gente de ser histérica, cuando yo mismo hablaba con un exceso de vehemencia. Hasta que yo me daba cuenta de mi falta de sinceridad. Y lo que sentía no era odio, sino miedo. Porque si ese Dios existe, pensaba, y si incluso tú -con tu lujuria y tus adulterios y las tímidas mentiras que solías contarme- pudiste cambiar tanto, todos podríamos volvernos santos solo con dar el mismo salto que diste tú, cerrando los ojos y dando el paso definitivo: y si tú eres una santa, entonces no es tan difícil ser santo. Y eso es algo que Él puede pedirnos, que demos el salto, solo que yo no lo daré” (p.
298).

Sorprende hasta qué punto se parecen los planteamientos de quien solo sabe de placer carnal y apenas atisba el verdadero amor, con los razonamientos de Judas, que está junto a Dios, junto a Jesucristo, que ha hecho milagros con Jesús, pero al final no puede entender a un Dios misericordioso y prefiere, voluntariamente, distanciarse de él, ir al vacío eterno, por pura soberbia.

Leyendo estos dos libros se da uno cuenta hasta qué punto se puede llegar a la negación explícita y consciente del Bien, del Amor, de la eternidad con Dios.

Graham Greene, El final del affaire, Libros del Asteroide 2019
Ernesto Juliá, Amigo, ¿a qué has venido?, Ideas y libros 2019

 

Disforia de género en menores

El número de menores que ha recibído tratamiento por disforia de género para inhibir la pubertad ha aumentado mucho en la última década. Pero ese rápido incremento contrasta con la incertidumbre del diagnóstico a esas edades.

Según los datos del NHS (la sanidad pública británica), 2.590 menores recibieron tratamiento durante 2019 en GIDS, el hospital especializado en este tipo de trastornos en el Reino Unido. A muchos de ellos se les prescribieron bloqueadores hormonales, una práctica que, pese al riesgo que comporta, es frecuente para tratar la disforia y que precede al tratamiento con testosterona o estrógenos, así como a la cirugía.

Los inhibidores se suelen administrar a menores de 9 a 14 años con el fin de frenar la aparición de los rasgos sexuales y hacer menos complicado, desde un punto de vista médico, el posterior cambio de sexo.

Pero algunos estudios han mostrado que los problemas de identidad sexual en esa etapa son temporales. Así, el 85% de los menores en edad prepuberal diagnosticados con disforia de género que no han recibido tratamiento, superan el trastorno gracias a terapia psicológica y desarrollan con normalidad su vida adulta como personas de su sexo biológico.

Pero también los numerosos casos de "detransición de género" –el proceso por el que personas que se habían sometido a tratamiento hormonal o quirúrgico para cambiar de sexo se arrepienten y deciden volver a su condición de nacimiento- muestra la dificultad de diagnosticar la disforia en edades tan tempranas.

El semanario británico recomienda, por estas razones, extremar la cautela cuando los niños presentan problemas de identidad sexual, e informa de los diversos proyectos de ley que se debaten en seis estados norteamericanos para prohibir esa práctica cuando no se ha alcanzado aún la mayoría de edad.

Por otro lado, constata que "en la actualidad ni los niños ni los padres reciben toda la información sobre las consecuencias potencialmente graves del tratamiento con los inhibidores de la pubertad". Se trata de fármacos que pueden, por ejemplo, afectar a la larga a la densidad ósea y, a pesar de que muchas de sus secuelas son reversibles, las que resultan de la combinación con las hormonas que se administran en los procesos de reasignación de sexo, pueden no serlo: según algunas investigaciones, pueden provocar infertilidad.

Ante la falta de pruebas científicas que permitan diferenciar a quienes realmente sufren disforia de los que padecen crisis de identidad pasajeras, The Economist invita a tener en cuenta los datos de los estudios y mejorar la información que reciben las familias. Cree, en este sentido, que es necesario un debate público menos ideologizado y centrado sobre todo en el interés del menor.

Domingo Martínez Madrid

 

 

Desvalorización social de la vida

La cuestión de la eutanasia tiene un componente sociopolítico muy importante. (...) Su perspectiva ética a la hora de tomar decisiones, no solo mira a un bien individual o al que surge de una relación profesional, sino que atiende al conjunto de todas las personas que constituyen la sociedad. Permitir que en una sociedad uno de sus miembros pueda matar a otro bajo cierta excepcionalidad supone una ruptura importante del tejido social. "Si en alguna circunstancia se admite que alguien pueda disponer la vida de una persona, implícitamente se está afirmando que la vida humana no es inviolable o incondicional y por lo tanto se acepta que hay vidas humanas que merecen no ser vividas." ( ... )

Legitimar legalmente la anticipación de la muerte para algunos puede ser considerado un avance en su libertad individual, pero no es menos cierto que esa pretendida libertad de elección para ellos, se convertiría para otros en una fuerte presión. Socialmente, el paradigma del respeto de la vida humana habría cambiado y, de ser considerada siempre la vida de la persona como algo inviolable, se pasaría a que cada uno tendría que justificar ante los demás su decisión de seguir viviendo hasta su fin natural. Dudas, que son habituales en estas situaciones, como considerar que uno puede ser un peso psicológico, moral o un gasto para los familiares o la sociedad, se agravarían, en cuanto que la responsabilidad de seguir viviendo caería solo en manos de los pacientes.

Jesús Domingo Martínez

 

 

Es lo que toca

Pero ocurre que para algunos el dolor es algo pasado de moda. Tenemos de todo y vivimos bien. Y pocas veces nos paramos a pensar que no es cierto, que no todos vivimos bien, que hay muchas personas que pasan hambre, enfermedades, dificultades económicas, en todas las partes del mundo. Con la diferencia de que, en muchos lugares de África, por ejemplo, lo normal son las dificultades. Viven con ellas. La pandemia es otra cosa.

Y ante la situación actual aparece la humanidad de tantas gentes volcándose con los más necesitados. Es verdad que, en este caso, únicamente los sanitarios de todo tipo, porque a los demás no nos dejan salir de casa. Pero hay una sensibilidad, un descubrimiento. La gente sufre, también en Occidente, también la gente rica. Y por eso los periodistas nos ponen en primera fila las caras de las celebridades fallecidas o gravemente infectadas: parecía como que esas personas de otro nivel estaban a salvo de todo: políticos, empresarios, artistas,…

Y la realidad es que estos “desastres” nos sirven a todos para estar en lo esencial.  Cambian un poco las cosas, en general para bien, porque vemos con más claridad el sentido de la vida.

Juan García. 

 

 

Escuchar a los adolescentes

Es cierto, adolescentes ha habido siempre, pero nunca lo han tenido tan difícil; lo que no significa que algunos sean una causa perdida. En todos los tiempos, los adolescentes quisimos saber cómo somos, quiénes somos. Los de hoy también. Quieren que se les hable de las características de su generación, y sobre todo que se les escuche lo que ellos tienen que decir sobre sí mismos, sobre el cambio climático sobre la vida misma. Se ha dicho de esas generaciones que no quieren oír teorías, y menos aún teorías "moralizantes". Para dialogar es preciso sintonizar con sus formas de vivir, sentir y pensar.

Quieren que se les faciliten experiencias reales, de vidas reales, más que argumentos. Les ayuda, dicen, escuchar testimonios de otros, que, tras una desorientación total y una vida destrozada en conductas arriesgadas, han salido adelante al cambiar de estilo de vivir. Bibliografías breves de gente valiente en condiciones difíciles, que es otra forma de testimonio.

Son vulnerables, como siempre, pero además están heridos de soledad. Entender esa peculiar vulnerabilidad requiere curar las heridas a tiempo, de forma que puedan confiar en alguien. Y que ese alguien pueda ayudarles a poseer la esperanza de que también para él o ella es posible encontrar sentido a la vida.

En muchos está el anhelo de "encontrar a su padre", de redescubrir los valores paternos que le sirvan de guía y pongan jerarquías en su interior.

Valentín Abelenda Carrillo

 

 

Investigar a China, la iniciativa privada y más cosas

 

EEUU, Reino Unido y Francia cuestionan a China sobre la pandemia y el origen del virus: Cada vez más líderes mundiales se muestran escépticos sobre la gestión china de la pandemia y critican su falta de transparencia sobre la situación real de la enfermedad en el país asiático. Estados Unidos, Francia y Reino Unido acusan a China de no ser transparente con los datos que ha ofrecido sobre su gestión de la pandemia, que está vendiendo como una victoria política. Las críticas y desconfianza internacional son tales, que los líderes políticos han llegado a cuestionar la teoría oficial sobre el origen natural del virus. Estados Unidos, Francia y Reino Unido acusan a China de no ser transparente con los datos que ha ofrecido sobre su gestión de la pandemia, que está vendiendo como una victoria política. Las críticas y desconfianza internacional son tales, que los líderes políticos han llegado a cuestionar la teoría oficial sobre el origen natural del virus. (Vozpópuli 18-04-2020)

            Es bueno que a China la sometan a esas investigaciones que necesitamos el resto del mundo, para saber si es o no cierto, que el virus es chino y no por casualidad; sino que es fruto de investigaciones y ensayos de técnicos chinos, que crearon ese virus, como fueron creados otras mortíferas armas de guerra y que no creo necesario enumerar (son muchas). Y como se ha demostrado a lo largo de la historia “del mono humano”; arma que éste ha inventado o logrado, siempre la ha empleado en el momento en que el que manda “allí”; lo ha creído oportuno… ¿Es entonces este virus chino un arma de guerra más y que ha sido empleada ya como tal… o es “la casualidad” la que la puso en marcha. No son ya una mínima parte de la Humanidad la que les reclama, lo aclaren exhaustivamente, sino: TODA LA HUMANIDAD QUE HEMOS SIDO ATACADOS CON ESA NUEVA ENFERMEDAD QUE MORTÍFERA O NÓ A TODOS AFECTA.

“CONTROL DE MEDIOS CRÍTICOS CON EL GOBIERNO O SILENCIAR A LA OPOSICIÓN, ENTRE LAS ACCIONES MÁS FRECUENTES: ¿Abuso de poder? Los líderes europeos que se aprovechan de la crisis del coronavirus para implantar el terror. El Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil ha reconocido que entre las distintas misiones de la Benemérita, se encuentra la de "minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno". Ha acabado la democracia con la crisis del coronavirus en Europa? ¿Hay abuso de poder por parte de las instituciones? Algunos dirigentes europeos están siendo cuestionados por la forma en la que están respondiendo contra la pandemia. A muchos, incluso, se les acusa de estar reforzándose a base de instaurar el miedo contra aquellos que son críticos”. (Periodista Digital 20-04-2020)

            Concuerda todo ello con lo que he venido comentando “sobre los abusos de poder en España”; puesto que la epidemia, les ha venido “de perlas” a los que dicen gobernarnos, para someternos a las tiranías que ya soportamos; no era necesaria “tanta cárcel como nos tienen impuesta”; puesto que la realidad del “virus chino”, como la de todos los demás, es que atacan a los que faltos “de defensas naturales” los invaden, pero a la inmensa mayoría no; y a la vista están LOS MUERTOS Y CONTAMINADOS: ¿Qué representan lo que en realidad son ínfimas cantidades con arreglo a las poblaciones nacionales o mundiales? EL TABACO POR EJEMPLO SIGUE MATANDO MUCHOS MÁS Y LOS ESTANCOS SIGUEN ABIERTOS.

 

EL FUNDADOR DE INDITEX DEMUESTRA UNA MAYOR EFICIENCIA QUE LOS SOCIALISTAS Y COMUNISTAS EN LA DOTACIÓN DE MASCARILLAS Y EQUIPOS INDIVIDUALES DE PROTECCIÓN: “Amancio Ortega hunde al PSOE y Podemos: logra en 48 horas el material sanitario que el gobierno aún está buscando”. (Periodista Digital 20-04-2020)

Lo que nos demuestra una vez más, que la INICIATIVA PRIVADA Y SUS EMPRESAS, funcionan de una forma mucho más efectiva y práctica, que LAS OFICIALES Y POLÍTICAS; Aumentemos a ello, que la iniciativa privada se vale sólo de su inteligencia y su dinero; por el contrario el político tiene acceso  CAPITALES INMENSOS. Sencillamente, “las empresas privadas,  las rigen las personas idóneas, que en política, suelen ser los inútiles, parásitos y ambiciosos en extremo”.

 

ECUADOR: Me lo cuenta un nativo que teniendo allí mucha familia, está en contacto con ella y por tanto está “al tanto” de lo que allí ocurre. Me dice que allí la sanidad es que apenas funciona, o no funciona (salvo la de pago) y que debido a los muertos y contaminados por el “virus chino”; aquello es un desastre por el abandono, que incluso permite “tirar los muertos al mar para que el mismo se los trague”. Que el presidente de la república; nada más empezar la epidemia, “desapareció de la escena y anda desaparecido”, lo que ha creado tal estado de indignación, que me dice, que mucha de la población, si lo agarra lo linchan”… Reitero, lo cuento tal y como me lo cuenta… ¿Es verdad? Espero que algún ecuatoriano más, se manifieste.

 

Antonio García Fuentes

                                                       (Escritor y filósofo)                   

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes