Las Noticias de hoy 14 Marzo 2020

Enviado por adminideas el Sáb, 14/03/2020 - 13:42
o

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    sábado, 14 de marzo de 2020       

Indice:

ROME REPORTS

Homilía del Papa Francisco en Santa Marta

El Papa encara su octavo año de pontificado con esperanza

El Rosario, la mejor medicina contra el coronavirus

Andrea Tornielli: “El aniversario de un Papa que nos guía acompañándonos”

TODOS SOMOS EL HIJO PRÓDIGO: Francisco Fernandez Carbajal

“Los frutos sabrosos del alma mortificada”: San Josemaria

Algunos consejos para afrontar la cuarentena

Santa Misa en directo desde el Santuario de Torreciudad

Orientaciones de la Iglesia española

Amigos que se sostienen ante el coronavirus

Comentario al Evangelio: Dame de beber

Tercer domingo de Cuaresma.: + Francisco Cerro Chaves. Arzobispo de Toledo Primado de España

Septimo Dolor y Gozo de San José – Siete Domingos

Santuario de Torreciudad; confesionarios: Daniel Tirapu

La obediencia: Silvia del Valle Márquez

La Santa Misa: Enrique García-Máiquez

La marcha del 8M: Ana Teresa López de Llergo

Lancôme: ¿Sabemos ser felices?: Alfonso Mendiz

No hacer nada es estar de acuerdo: Lucía Legorreta

Se puede prevenir: Enric Barrull Casals

La triple preparación al matrimonio: Jesús D Mez Madrid

El adolescente forja su identidad: Pedro García

Contra la trata: Juan García. 

Comentando la prensa diaria: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

ROME REPORTS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Homilía del Papa Francisco en Santa Marta


Viernes, 13 de marzo de 2020
https://youtu.be/8rZc0RZ4jUI
 
Monición de entrada

En estos días nos unimos a los enfermos y a las familias que sufren esta pandemia. Y quería también rezar hoy por los pastores, que deben acompañar al pueblo de Dios en esta crisis: que el Señor les dé la fuerza y además la capacidad de elegir los mejores medios para ayudar. Las medidas drásticas no siempre son buenas, por eso rezamos: para que el Espíritu Santo dé a los pastores la capacidad y el discernimiento pastoral a fin de que adopten medidas que no dejen solo al santo pueblo fiel de Dios. Que el pueblo de Dios se sienta acompañado por sus pastores y por el consuelo de la Palabra de Dios, de los sacramentos y de la oración.

 Homilía

Ambas lecturas (Gn 37,3ss  y Mt 21,33ss) son una profecía de la Pasión del Señor. José vendido como esclavo por 20 siclos de plata, entregado a paganos. Y la parábola de Jesús, que con claridad habla simbólicamente de la muerte del Hijo. La historia de “un propietario que plantó una viña –el cuidado con que lo hizo–, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó una torre –lo hizo bien–, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje”.
 
Ese es el pueblo de Dios. El Señor eligió ese pueblo, hay una elección de esa gente. Es el pueblo de la elección. Además hay una promesa: “Adelante. Tú eres mi pueblo”, una promesa hecha a Abraham. Y también hay una alianza hecha con el pueblo en el Sinaí. El pueblo debe conservar siempre en la memoria que es un pueblo elegido, la promesa para mirar adelante con esperanza y la alianza para vivir cada día con fidelidad. Pero en esta parábola sucede que, cuando llegó el tiempo para recoger los frutos, aquella gente había olvidado que no eran los dueños: “Los labradores, agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon. Envió de nuevo otros criados, más que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo”. Ciertamente Jesús hace ver aquí –está hablando a los doctores de la ley– cómo los doctores de la ley han tratado a los profetas. “Por último les mandó a su hijo”, pensando que tendrían respeto de su propio hijo. “Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: Este es el heredero: venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia”.
 
Le robaron la herencia, que era otra. Una historia de infidelidad, de infidelidad a la elección, de infidelidad a la promesa, de infidelidad a la alianza, que es un don. La elección, la promesa y la alianza son un don de Dios. ¡Infidelidad al don de Dios! No entender que era un don y tomarlo como propiedad. Esa gente se apropió del don y olvidaron que era un don para transformarlo en propiedad “mía”. Y el don, que es riqueza, es apertura, es bendición, se encerró, enjaulado en una doctrina de leyes, muchas. Fue ideologizado. Y así el don perdió su naturaleza de don, y acabó en una ideología. Sobre todo en una ideología moralista llena de preceptos, incluso ridícula porque cae en la casuística por cualquier cosa. ¡Se apropiaron del don!
 
Ese es el gran pecado. Es el pecado de olvidar que Dios se hizo don Él mismo por nosotros, que Dios nos lo dio como don y, al olvidarlo, nos convertimos en dueños. Y la promesa ya no es promesa, la elección ya no es elección: “La alianza debe interpretarse según mi parecer, ideologizada”. Aquí, en esta actitud, veo quizá el inicio, en el Evangelio, del clericalismo, que es una perversión, que reniega siempre la elección gratuita de Dios, la alianza gratuita de Dios, la promesa gratuita de Dios. Olvida la gratuidad de la revelación, olvida que Dios se manifestó como don, se hizo don por nosotros y debemos darlo, mostrarlo a los demás como don, no como posesión nuestra.
 
El clericalismo no es una cosa solo de estos días, la rigidez no es algo de estos días; ya había en el tiempo de Jesús. Y luego Jesús seguirá adelante con la explicación de las parábolas –este es el capítulo 21–, continuará hasta llegar al capítulo 23 con la condena, donde se ve la ira de Dios contra los que toman el don como propiedad y reducen su riqueza a los caprichos ideológicos de su mente. Pidamos hoy al Señor la gracia de recibir el don como dono, y trasmitir el don como don, no como propiedad, no de un modo sectario, de un modo rígido, de un modo clerical.

 

 

El Papa encara su octavo año de pontificado con esperanza

En medio de la crisis sanitaria del coronavirus

MARZO 13, 2020 15:22ROSA DIE ALCOLEAPAPA Y SANTA SEDE

(zenit – 13 marzo 2020).- “Ayúdanos, Madre del Amor Divino, a conformarnos a la voluntad del Padre y hacer lo que Jesús nos dirá”: Siempre con la vista dirigida a la Virgen, el Papa Francisco encara a partir de hoy su octavo año de pontificado, en una situación difícil para la humanidad, en medio de la crisis sanitaria del covid-19, para lo que, a propósito, ha enviado una contribución de 100.000 euros a Cáritas Italia.

“Hermanos y hermanas, buenas tardes”: Con estas palabras de cercanía, el cardenal Bergoglio, se dirigió al comenzar su pontificado a los miles de fieles que abarrotaban la plaza de San Pedro, en el Vaticano, aquel 13 de marzo de 2013.

El primer Papa americano, el jesuita argentino Jorge Mario Bergoglio, fue elegido pontífice a los 76 años, arzobispo de Buenos Aires. Se trataba de una figura destacada de todo el continente y un pastor sencillo y muy querido en su diócesis, que había visitado a lo ancho y a lo largo, incluso trasladándose en medios de transporte público, en los quince años de ministerio episcopal.

Este año, el Santo Padre, por motivos de salud, no celebrará de manera especial la efeméride, debido a la delicada situación que se vive en Italia, en el Vaticano y en más de 114 países, a causa del coronavirus.

De hecho, Francisco no ha podido participar este año de manera presencial en los ejercicios espirituales de Cuaresma que se celebran en la Casa del Divino Maestro, en Ariccia, para los sacerdotes de la Curia Romana. Una “leve indisposición”, según anunció la Santa Sede, le obligó a cancelar las audiencias y visitas fuera del Vaticano durante varios días. Asimismo, el Vaticano desmintió que Francisco se había contagiado de coronavirus.

Querida Amazonía

El año reciente del ministerio petrino de Francisco ha dejado grandes e importantes frutos para la Iglesia y para el mundo: la exhortación apostólica postsinodal “Querida Amazonia”, publicada el 12 de febrero de 2020, es uno de ellos.

Se trata del documento elaborado tras la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica “Amazonía: Nuevos Caminos para la Iglesia y para una ecología integral” celebrado en el Vaticano del 6 al 27 de octubre de 2019, relevante convocatoria del Santo Padre en este año.

7 proyectos para proteger a los menores

Hay que recordar que el Papa que comienza hoy su octavo año de pontificado continúa su lucha contra la plaga de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia. El pasado 26 de febrero se cumplió un año del encuentro en el Vaticano convocado por el Pontífice para los presidentes de todas las Conferencias Episcopales y otros representantes religiosos, para abordar el tema de la protección de menores en la Iglesia.

El pasado 28 de febrero de 2020 se presentó la Santa Sede el grupo que coordinará la elaboración de las líneas guía, para lo que Francisco ha dispuesto siete nuevas condiciones, un año después de la reunión en el Vaticano.

Además, la Iglesia cuenta con siete son los proyectos emprendidos por la Iglesia Católica para la erradicación de abusos a menores y acompañamiento a víctimas, un año después del encuentro celebrado en la Santa Sede del 21 al 24 de febrero de 2019.

Asimismo, recientemente se conmemoró el primer aniversario de la firma del Documento sobre la Fraternidad Humana, en Abu Dhabi, por parte del Papa Francisco y el gran imán de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayyeb, que tuvo lugar el 4 de febrero de 2019, otro gran mérito de Francisco, en su empeño por el diálogo interreligioso, un “gran evento humanitario, con la esperanza de un futuro mejor para la humanidad, un futuro libre de odio, rencor, extremismo y terrorismo, en el que prevalezcan los valores de paz, amor y fraternidad”.

Creación de cardenales

Otro momento destacable del 6 año de papado de Francisco fue la creación de 13 nuevos cardenales, en el consistorio ordinario público del 5 de octubre de 2019: 10 de ellos electores y 3 no electores, arzobispos y obispos jubilados. De este modo, la Iglesia católica cuenta con 225 cardenales de los 5 continentes. De ellos, 128 tienen menos de 80 años y serían electores en el cónclave.

Efectivamente, entre todos ellos se encuentran dos españoles, Mons. Miguel Ángel Ayuso Guixot, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso y Mons. Cristóbal López Romero, arzobispo de Rabat, así como un cubano, Mons. Juan de la Caridad García Rodríguez, arzobispo de La Habana y un guatemalteco, Mons. Álvaro L. Ramazzini Imeri, obispo de Huehuetenango.

Igualmente, Francisco creó cardenales al portugués Mons. José Tolentino Medonça, archivero y bibliotecario de la Santa Romana Iglesia; Mons. Ignatius Suharyo Hardjoatmodjo, arzobispo de Yakarta; Mons. Fridolin Ambongo Besungu, arzobispo de Kinshasa; Mons. Jean-Claude Höllerich, arzobispo de Luxemburgo; Mons. Álvaro L. Ramazzini Imeri, obispo de Huehuetenango; Mons. Matteo Zuppi, arzobispo de Bolonia; y al padre Michael Czerny, subsecretario de la Sección de Migrantes en el Departamento para el Servicio de Desarrollo Humano Integral.

También a los “dos arzobispos y un obispo que se han distinguido por su servicio a la Iglesia” los creó cardenales no electores: Mons. Michael Louis Fitzgerald, arzobispo emérito de Nepte; Mons. Sigitas Tamkevicius, arzobispo emérito de Kaunas; y Mons. Eugenio Dal Corso, obispo emérito de Benguela.

 

 

El Rosario, la mejor medicina contra el coronavirus

Convocatorias para rezarlo juntos

MARZO 13, 2020 20:23ROSA DIE ALCOLEAESPIRITUALIDAD Y ORACIÓN

(zenit – 13 marzo 2020).- “El Santo Rosario es arma poderosa. Empléala con confianza y te maravillarás del resultado”, decía san Josemaría en Camino, 558. La oración mariana es la mejor vacuna contra el coronavirus, y se convoca a la velocidade del rayo vía WhatsappInstagramFacebookTwitter, email…

Ante la ansiedad, preocupación y pánico desatado por la crisis del coronavirus, que ya afecta a más de 115 países, la parroquia de Santa María en Greenwich, Connecticut, Estados Unidos, rezará el Rosario el próximo sábado, 14 de marzo de 2020, a las 7pm (hora de EEUU), con invocación Nuestra Señora de Fátima.

Después del rezo de la oración mariana, celebrará la Misa el padre Miguel Bernal, español. Esta es la celebración eucarística en español más importante en el área. Se transmitirá online también a través de TheRosaryNetwork.org

El lunes, 9 de marzo de 2020, comenzó la primera serie del Santo Rosario a nivel nacional e internacional para pedir a la Madre Santísima el fin del Coronavirus. “Rezaremos por las víctimas del Coronavirus y por todos los que sufren miedo y ansiedad por la enfermedad”, indicó el promotor.

Convocatoria del Opus Dei

Asimismo, el Opus Dei ha convocado a todos los fieles a rezar el Rosario el sábado, 14 de marzo, a las 7pm hora española, a través de la cuenta de Instagram de la prelatura, dirigido a todos los hispanohablantes en el mundo.

El Rosario es una oración tradicional católica que busca honrar a la Virgen. En un inicio constaba de quince “misterios” que recordaban momentos (gozosos, dolorosos y gloriosos) de la vida de Jesús y de María. En el año 2002 san Juan Pablo II añadió los misterios luminosos que permiten meditar sobre la vida pública de Jesús.

¿Cómo rezar el Rosario?

El Rosario se inicia con la señal de la Cruz. Posteriormente se anuncian cada uno de los cinco misterios que se contemplan ese día. Los lunes y sábados se contemplan los misterios gozosos; los martes y viernes, los dolorosos; los jueves, los luminosos; y los miércoles y domingos, los gloriosos. Cada misterio se compone de un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Cuando se han rezado los cinco misterios, se rezan las letanías de la Virgen, oraciones de alabanza a nuestra Madre. Según las tradiciones de distintos lugares, a esta estructura básica para rezar el Rosario se añaden algunas jaculatorias y oraciones que expresan la riqueza de la piedad popular. Aquí tienes una guía para rezarlo.

MARZO 13, 2020 20:23ESPIRITUALIDAD Y ORACIÓN

 

 

Andrea Tornielli: “El aniversario de un Papa que nos guía acompañándonos”

Editorial de Andrea Tornielli

MARZO 13, 2020 14:00REDACCIÓNPAPA Y SANTA SEDE

(ZENIT – 9 enero 2020).- Andrea Tornielli, director editorial del Dicasterio de Comunicación del Vaticano, ha publicado un editorial en la edición española de Vatican News del 12 de marzo de 2020, sobre el aniversario del Papa Francisco y el comienzo de su octavo año de ministerio petrino.

A continuación, ofrecemos el artículo íntegro:

***

Editorial

El comienzo del octavo año del pontificado del Papa Francisco cae en un momento dramático para toda la humanidad, llamada a enfrentar la pandemia de COVID-19. El llamado, fuerte y para todos, a mantener nuestra mirada fija en lo esencial requiere que este aniversario se celebre de una manera diferente a la de años anteriores. En estos días difíciles, mientras cada uno de nosotros se enfrenta dramáticamente con la precariedad de la existencia, el Papa Francisco ha elegido acompañarnos con la oración, encomendando a María y con la celebración diaria de la Eucaristía en la Misa en la Casa Santa Marta, excepcionalmente transmitida en directa streaming todas las mañanas para todo el mundo.

Después de todo, precisamente estas Misas, las celebraciones diarias del Papa «párroco» que predica a pequeños grupos de fieles diciéndoles lo que despertó en él la meditación sobre la Palabra de Dios proclamada ese día, representan una de las innovaciones más significativas del pontificado. Un acompañamiento diario, que se ha convertido en una cita reconfortante para muchas personas que en estos siete años han buscado y leído el resumen de la homilía de Santa Marta ofrecida por los medios de comunicación del Vaticano. Ahora, este sencillo y concreto acompañamiento del Papa que celebra la misa en la capilla de su residencia ofreciendo el sacrificio eucarístico por los que sufren, por los enfermos, por sus familiares, por los médicos, enfermeras, voluntarios, los ancianos solos, los presos, las autoridades, se ha vuelto aún más evidente y reconfortante.

El Miércoles de Ceniza, cuando la emergencia del Coronavirus aún no se percibía tan claramente, el Sucesor de Pedro dijo: «Comenzamos la Cuaresma recibiendo las cenizas: ‘Recuerda que eres polvo y en polvo volverás’. El polvo en la cabeza nos trae de vuelta a la tierra, nos recuerda que venimos de la tierra y que volveremos a la tierra. Es decir, somos débiles, frágiles, mortales. A través de los siglos y milenios que estamos atravesando, frente a la inmensidad de galaxias y el espacio, somos pequeños. Somos polvo en el universo. Pero somos el polvo amado por Dios. Al Señor le encantaba recoger nuestro polvo en nuestras manos y soplar su aliento de vida. Entonces somos polvo precioso, destinados a vivir para siempre. Somos la tierra en la que Dios ha derramado su cielo, el polvo que contiene sus sueños. Somos la esperanza de Dios, su tesoro, su gloria». El Papa concluyó su homilía con estas palabras: “Permitámonos reconciliarnos para vivir como hijos amados, como pecadores perdonados, como enfermos curados, como viajeros acompañados. Dejémonos amar para amar. Permitámonos levantarnos, caminar hacia la meta, la Pascua. Tendremos la alegría de descubrir que Dios nos resucita de nuestras cenizas”.

Propio para dar testimonio de esta mirada de esperanza y este abrazo para todos, el Papa que nos guía acompañándonos, el martes 10 de marzo, al comienzo de la Misa en Santa Marta, quiso rezar en particular por los sacerdotes, para que en este momento tengan la fuerza para acompañar, consolar y estar cerca de quienes sufren. Y, mientras toman todas las precauciones posibles, tienen «el coraje de salir e ir a los enfermos, aportando la fuerza de la Palabra de Dios y la Eucaristía y acompañando a los trabajadores de la salud, voluntarios» en el extraordinario servicio que llevan a cabo.

 

 

TODOS SOMOS EL HIJO PRÓDIGO

— El pecado, la mayor tragedia del hombre. Consecuencias del pecado en el alma. Fuera de Dios es imposible la felicidad.

— La vuelta a Dios. Sinceridad y examen de conciencia.

— El encuentro con nuestro Padre Dios en la Confesión sincera y contrita. La alegría en la casa paterna.

I. El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad; el Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas1, rezamos en la Antífona de entrada de la Misa. En el Evangelio, narra San Lucas2 cómo cierto día en que se acercaban a Jesús muchos publicanos y pecadores, los fariseos comenzaron a murmurar porque Él los acogía a todos. Entonces el Señor les propuso esta parábola: Un hombre tenía dos hijos, y dijo el más joven al padre: Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde.

Todos somos hijos de Dios y, siendo hijos, somos también herederos3. La herencia es un conjunto de bienes incalculables y de felicidad sin límites, que solo en el Cielo alcanzará su plenitud y la seguridad completa. Hasta entonces tenemos la posibilidad de hacer con esa herencia lo mismo que el hijo menor de la parábola: pasados pocos días, el más joven, reuniéndolo todo, partió a una tierra lejana, y allí disipó toda su herencia viviendo disolutamente: «¡Cuántos hombres en el curso de los siglos, cuántos de los de nuestro tiempo pueden encontrar en esta parábola los rasgos fundamentales de su propia historia personal!»4. Tenemos la posibilidad de marcharnos lejos de la casa paterna y malbaratar los bienes de modo indigno de nuestra condición de hijos de Dios.

Cuando el hombre peca gravemente, se pierde para Dios y también para sí mismo, pues el pecado desorienta su camino hacia el Cielo; es la mayor tragedia que puede sucederle a un cristiano. Su vida honrada, las esperanzas que Dios había puesto en él; su vocación a la santidad, su pasado y su futuro se han venido abajo. Se aparta radicalmente del principio de vida, que es Dios, por la pérdida de la gracia santificante; pierde los méritos adquiridos a lo largo de toda su vida y se incapacita para adquirir otros nuevos, quedando sujeto de algún modo a la esclavitud del demonio. Por lo que respecta al pecado venial, Juan Pablo II nos recuerda que, aunque no cause la muerte del alma, el hombre que lo comete se detiene y distancia en el camino que le lleva al conocimiento y amor de Dios, por lo que no debe ser considerado como algo secundario ni como un pecado de poca importancia5.

«El alejamiento del Padre lleva siempre consigo una gran destrucción en quien lo realiza, en quien quebranta su voluntad y disipa en sí mismo la herencia: la dignidad de la propia persona humana, la herencia de la gracia»6. Aquel que un día, al salir de casa, se las prometía muy felices fuera de los límites de la finca, pronto comenzó a sentir necesidad. La satisfacción se acaba pronto, y el pecado no produce verdadera felicidad, porque el demonio carece de ella. Viene luego la soledad y «el drama de la dignidad perdida, la conciencia de la filiación divina echada a perder»7: se tuvo que poner a guardar cerdos, lo más infamante para un judío. Pasmaos, cielos, de esto y horrorizaos sobremanera, dice Yahvé. Un doble crimen ha cometido mi pueblo: dejarme a mí, fuente de agua viva, para ir a excavarse cisternas agrietadas, incapaces de retener el agua8. Fuera de Dios es imposible la felicidad, incluso aunque durante un tiempo pueda parecer otra cosa.

II. El hijo, lejos de la casa paterna, siente hambre. Entonces, volviendo en sí, recapacitando, se decidió a iniciar el camino de retorno. Así comienza también toda conversión, todo arrepentimiento: volviendo en sí, haciendo un parón, reflexionando el hombre y considerando a dónde le ha llevado su mala aventura; haciendo, en definitiva, un examen de conciencia, que abarca desde que salió de la casa paterna hasta la lamentable situación en que ahora se encuentra. «No bastan (...) los análisis sociológicos para traer la justicia y la paz. La raíz del mal está en el interior del hombre. Por eso, el remedio parte también del corazón»9.

Cuando se justifica el pecado, o se ignora, se hacen imposibles el arrepentimiento y la conversión, que tienen su origen en lo más profundo de la persona. Para hacer examen de la propia vida es necesario ponerse frente a las propias acciones con valentía y sinceridad, sin intentar falsas justificaciones: «Aprended a llamar blanco a lo blanco y negro a lo negro; mal al mal, y bien al bien. Aprended a llamar pecado al pecado»10, nos pide el Papa Juan Pablo II.

En el examen de conciencia se confronta nuestra vida con lo que Dios esperaba, y espera, de ella. Muchos autores espirituales han comparado el alma a una habitación cerrada. En la medida en que se abra la ventana y entre la luz se distinguen todos los desperfectos, la suciedad, todo lo feo y roto allí acumulado. En el examen, con la ayuda de la luz de la gracia, nos conocemos como en realidad somos (es decir, como somos delante de Dios). Los santos se han reconocido siempre pecadores porque, por su correspondencia a la gracia, han abierto las ventanas de par en par a la luz de Dios, y han podido conocer bien toda la estancia, su alma. En el examen descubriremos también las omisiones en el cumplimiento de nuestro compromiso de amor a Dios y a los hombres, y nos preguntaremos: ¿a qué se deben tantos descuidos? Cuando no hallamos de qué arrepentirnos, no suele ser por carecer de faltas y pecados sino por cerrarnos a esa luz de Dios, que nos indica en todo momento la verdadera situación de nuestra alma. Si se cierra la ventana, la habitación queda a oscuras y no se ve entonces el polvo, la silla mal colocada, el cuadro torcido y otros desperfectos y descuidos... quizá graves.

La soberbia también tratará de impedir que nos veamos tal como somos: han cerrado sus oídos y tapado sus ojos, a fin de no ver con ellos11. Los fariseos, a quienes el Señor aplica estas palabras, se hicieron sordos y ciegos voluntarios, porque en el fondo no estaban dispuestos a cambiar.

III. Se levantó y fue a su padre.

Desandar lo andado. Volver. El hombre continúa añorando, y poco a poco cobran fuerza otros sentimientos: el calor del hogar, el recuerdo insistente del rostro de su padre, el cariño filial. El dolor se vuelve más noble, y más sincera aquella frase preparada: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo; trátame como a uno de tus jornaleros.

Todos nosotros, llamados a la santidad, somos también el hijo pródigo. «La vida humana es, en cierto modo, un constante volver hacia la casa de nuestro Padre. Volver mediante la contrición, esa conversión del corazón que supone el deseo de cambiar, la decisión firme de mejorar nuestra vida, y que –por tanto– se manifiesta en obras de sacrificio y de entrega. Volver hacia la casa del Padre, por medio de ese sacramento del perdón en el que, al confesar nuestros pecados, nos revestimos de Cristo y nos hacemos así hermanos suyos, miembros de la familia de Dios»12.

Hemos de acercarnos a este sacramento con el deseo de confesar la falta, sin desfigurarla, sin justificaciones: pequé contra el Cielo y contra ti. Con humildad y sencillez, sin rodeos. En la sinceridad se manifiesta el arrepentimiento de las faltas cometidas.

El hijo llega hambriento, sucio y lleno de andrajos. Cuando aún estaba lejos, lo vio su padre y se compadeció; corriendo a su encuentro, se le echó al cuello y lo cubrió de besos.

El padre corrió... Mientras el arrepentimiento anda con frecuencia lentamente, la misericordia de nuestro Padre corre hacia nosotros en cuanto atisba en la lejanía nuestro más pequeño deseo de volver. Por eso la Confesión está impregnada de alegría y de esperanza. «Es la alegría del perdón de Dios, mediante sus sacerdotes, cuando por desgracia se ha ofendido su infinito amor y arrepentidos se retorna a sus brazos de Padre»13.

Las palabras de Dios, que ha recuperado a su hijo perdido y envilecido, también desbordan alegría. Pronto, traed la túnica más rica y vestídsela, poned un anillo en su mano y unas sandalias en sus pies, y traed un becerro bien cebado y matadlo, y comamos y alegrémonos, porque este mi hijo, que había muerto, ha vuelto a la vida; se había perdido y ha sido hallado. Y se pusieron a celebrar la fiesta.

La túnica más rica lo constituye en huésped de honor; con el anillo le es devuelto el poder de sellar, la autoridad, todos los derechos; las sandalias le declararon hombre libre. «En el Sacramento de la Penitencia es donde tú y yo nos revestimos de Jesucristo y de sus merecimientos»14.

El Señor nos devuelve en la Confesión lo que culpablemente perdimos por el pecado: la gracia y la dignidad de hijos de Dios. Ha establecido este sacramento de Su misericordia para que podamos volver siempre al hogar paterno. Y la vuelta acaba siempre en una fiesta llena de alegría. Tal es, os digo, la alegría entre los ángeles de Dios por un pecador que haga penitencia15.

Después de recibir la absolución y cumplir con la penitencia impuesta por el confesor, «el penitente, olvidándose de lo que queda atrás16, se injerta de nuevo en el misterio de la salvación y se encamina hacia los bienes futuros»17.

1 Antífona de entrada. Sal 144, 8-9.  2 Lc 15, 1-3; 11-32. — 3 Rom 8, 17. — 4 Juan Pablo II, Homilía 16-III-1980. — 5 Cfr. Juan Pablo II, Exhor. Apost. Reconciliatio et Paenitentia, 17. — 6 Conc. Vat. II, loc. cit. — 7 Juan Pablo II, Enc. Dives in misericordia, 5. — 8 Jer 2, 12-13. — 9 Juan Pablo II, Discurso a UNIV, Roma 11-IV-1979. — 10 Juan Pablo II, Hom. Universitarios, Roma 26-III-1981. — 11 Mt 13, 15. — 12 San Josemaría Escrivá, Es Cristo que pasa, 64. — 13 Juan Pablo II, Alocución a peregrinos napolitanos, Roma 24-III-1979. — 14 San Josemaría. Escrivá, Camino, n. 310. — 15 Lc 15, 10. — 16 Fil 3, 13. — 17 Ritual de la Penitencia, 2ª ed., Madrid 1980, Praenotanda, n. 6.

 

 

“Los frutos sabrosos del alma mortificada”

Estos son los frutos sabrosos del alma mortificada: comprensión y transigencia para las miserias ajenas; intransigencia para las propias. (Camino 198)

14 de marzo

Penitencia es tratar siempre con la máxima caridad a los otros, empezando por los tuyos. Es atender con la mayor delicadeza a los que sufren, a los enfermos, a los que padecen. Es contestar con paciencia a los cargantes e inoportunos. Es interrumpir o modificar nuestros programas, cuando las circunstancias –los intereses buenos y justos de los demás, sobre todo– así lo requieran.

La penitencia consiste en soportar con buen humor las mil pequeñas contrariedades de la jornada; en no abandonar la ocupación, aunque de momento se te haya pasado la ilusión con que la comenzaste; en comer con agradecimiento lo que nos sirven, sin importunar con caprichos. (Amigos de Dios, 138)

 

 

Algunos consejos para afrontar la cuarentena

Ante la alerta sanitaria de las últimas semanas, las autoridades de algunas ciudades piden que reduzcamos al máximo la actividad social e intentemos estar en casa. Este artículo recoge recursos para afrontar la nueva situación a nivel espiritual y humano.

ÚLTIMAS NOTICIAS12/03/2020

En los últimas semanas el avance del COVID-19 o coronavirus ha llevado a muchas regiones del mundo a tomar medidas para intentar frenar el número de contagios y no saturar los sistemas sanitarios. En España, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han puesto en marcha un plan de contingencia que llevará a muchas personas a limitar considerablemente sus salidas y relaciones, al menos durante las próximas semanas.

Desde la cama de un hospital, el aislamiento en casa por cuarentena o prevención, el teletrabajo o el “telecolegio”, el cuidado de los hijos o nietos y la incertidumbre económica, existe el peligro de caer en el pesimismo, el miedo, o el activismo internauta a la búsqueda del dato de última hora.

Pero este tiempo de aparente inacción también es una oportunidad para vivir los deberes cívicos con responsabilidad, aprovechar el tiempo y estar unidos a los que lo pasan peor con nuestra oración solidaria, también por el personal sanitario y el resto de personas e instituciones que, con su esfuerzo y dedicación, están trabajando para revertir la situación.

El Opus Dei busca ayudar a las personas corrientes a encontrarse con Dios en medio de sus circunstancias habituales: el trabajo, la familia, la amistad… Esta situación que vivimos no es precisamente habitual ni ordinaria pero San Josemaría nos enseñó a ver en todo la mano amorosa de Dios, que aun de los males puede sacar bienes.


Infografía: Algunos consejos para afrontar la cuarentena

Descarga en PDF la infografía con los consejos para estas semanas Descarga la infografía, con mayor calidad (PNG)


Aprendiendo de la historia

En abril de 1937, san Josemaría vivió una situación similar de aislamiento, aunque mucho más dramática. Por la guerra civil española se vio obligado a refugiarse en la Legación de Honduras, en Madrid. En aquella casa permaneció, junto con cuatro jóvenes del Opus Dei y su hermano Santiago, cuatro largos meses, compartiendo un solo baño y varias colchonetas distribuidas en pocos metros cuadrados con casi un centenar de personas.

Eduardo Alastrué, uno de los presentes, describía el ambiente: “Algunos pasaban el tiempo rumiando en silencio su desaliento y su desdicha; otros se desahogaban comentando con amargura las desventuras presentes y pasadas; otros lamentaban sin descanso sus desventuras familiares, su carrera o su negocio perdidos, o su futuro incierto y amenazado. A estos sentimientos se mezclaba el miedo despertado por los sufrimientos y persecuciones pasadas, miedo que hacía considerar el mundo exterior a nuestro asilo como un ambiente inhabitable. En algunos casos, se asociaba a este miedo el odio hacia los adversarios, odio impotente por el momento, pero que esperaba satisfacerse algún día en la revancha”. (relato completo)

En cambio, el clima que San Josemaría creó en torno a sí fue positivo y esperanzador. Para tener bien ocupado el día, estableció un horario, en el que había lugar para el trato con Dios, el estudio, el aprendizaje de idiomas y la convivencia familiar.

“¡Mi vida es ahora tan monótona!, decía a los que le acompañaban en una meditación de julio. ¿Cómo conseguiré que fructifiquen los dones de Dios en este forzoso descanso? No olvides que puedes ser como los volcanes cubiertos de nieve (...). Por fuera, sí, te podrá cubrir el hielo de la monotonía, de la obscuridad; parecerás exteriormente como atado. Pero, por dentro, no cesará de abrasarte el fuego, ni te cansarás de compensar la carencia de acción externa, con una actividad interior muy intensa (...)”.

Y en una carta escrita un año después a los del Opus Dei que estaban dispersos por el conflicto, sugería el modo de hacerlo: cuidando la vida interior.

En el punto 294 de Camino recogió esta experiencia en un punto:

“No se veían las plantas cubiertas por la nieve. _Y comentó, gozoso, el labriego dueño del campo: “ahora crecen para adentro”.

—Pensé en ti: en tu forzosa inactividad…

—Dime: ¿creces también para adentro?”.


 


Para meditar estos días

Selección de textos y audios para dedicar estos días un tiempo a la lectura espiritual y la oración:

∙ Videomensaje del Santo Padre con ocasión de la Jornada de oración y ayuno, en el que reza por los enfermos del coronavirus.

 

 

∙ Mensaje del Prelado (11 de marzo), en el que, además de hablar de san José, se refiere a la situación del coronavirus.

​Unidos al Papa Francisco, pidamos a san José por tantas personas que han fallecido o están sufriendo las consecuencias del coronavirus #COIVD19

 

 

∙ El coronavirus, desde la providencia: llamada al amor creativo. Texto de José Granados, Superior General de los Discípulos de los Corazones de Jesús y María.

∙ ¿No puedes ir a misa estos días? Este texto explica el valor de la comunión espiritual.

​Comunión espiritual que rezaba san Josemaría

 

∙ Además, cada día, a las 19 h. (hora peninsular española) se puede seguir en directo la celebración de la Eucaristía a través del canal de YouTube de la diócesis de Madrid. Y a las 11:00, 13:15 y 18:00 en el canal de YouTube del Santuario de Torreciudad.

∙ También puedes rezar cada día en directo desde el santuario de Torreciudad el Ángelus (12 h.) y el rosario (17 h.).

∙ Ideas del Papa Francisco para el cuidado de los enfermos.

∙ Fortaleza: Ser fuertes de ánimo ayuda a sobrellevar las dificultades y superar nuestros límites.

∙ Caldear el corazón con la Sagrada Escritura: La oración de Jesús estaba profundamente radicada en la Palabra de Dios. Así está llamado también a ser nuestro diálogo con Dios, en plena calle.

∙ La vida de Jesús en audio, contada por los cuatro evangelistas.

∙ Alegría y esperanza: la esperanza nos abre un mundo, porque se basa en lo que Dios quiere hacer en nosotros.

∙ Puntos de san Josemaría sobre el buen humor.

∙ Novena al Beato Álvaro para tener serenidad.


Ideas para los que van a pasar muchas horas en casa

Aunque seguirá habiendo ocupaciones rutinarias en nuestro día, es probable que el ritmo de vida se vea disminuido. En estos momentos hay que pensar bien cómo entretener a los más pequeños y también en el descanso de los mayores.

Si necesitas recomendaciones, aquí tienes algunas:

∙ ¿Qué hacer con los niños en casa? (Hacer Familia)

∙ Novelas para estos días.

∙ Ensayos.

∙ Algunas películas (40 títulos de 2019, en Aceprensa).

 

 

Santa Misa en directo desde el Santuario de Torreciudad

El Santuario de Torreciudad diariamente emitirá en directo la Santa Misa, además del Ángelus y el rezo del Rosario.

ÚLTIMAS NOTICIAS13/03/2020

​Santuario de Torreciudad. Foto: Álvaro García Fuentes

Ante las circunstancias sanitarias, el Santuario de Torreciudad ha ampliado el número de Eucaristías retransmitidas en directo: todos los días a las 11:00, 13:15 y 18:00 (hora peninsular española). Los domingos también a las 12:00 h.

 

 

Asimismo emitirá en directo el rezo del Ángelus todos los días a las 12:00 h. De lunes a sábado se leen, a continuación, peticiones dirigidas a la Virgen de Torreciudad, que son recibidas a través de este formulario.

El Rosario se retransmitirá todos los días a las 17:00 h. Los sábados, junto al Rosario, se celebra la Bendición con el Santísimo Sacramento.

 

 

Orientaciones de la Iglesia española

Tanto la Conferencia Episcopal Española como algunas diócesis están publicando orientaciones para estas semanas. Actualizaremos la información, especialmente de los lugares con mayor incidencia del virus.

DE LA IGLESIA Y DEL PAPA13/03/202

∙ Indicaciones de la CEE ante el coronavirus.

Madrid

∙ Carta del Arzobispo de Madrid.

∙ Diócesis de Getafe (Madrid).

∙ Diócesis de Alcalá de Henares.

Cataluña

∙ Archidiócesis de Barcelona.

∙ Arzobispado de Tarragona.

∙ Obispado Tortosa.

∙ Diócesis de Lleida.

∙ Obispado de Urgell.

∙ Obispado de Solsona.

∙ Obispado de Girona.

∙ Obispado de Terrasa.

País Vasco

∙ Diócesis de Bilbao.

∙ Diócesis de San Sebastián.

∙ Diócesis de Vitoria.

La Rioja Diócesis de Calahorra y la Calzada-Logroño

Castilla y León

∙ Diócesis de León.

∙ Archidiócesis de Valladolid.

∙ Diócesis de Palencia.

 

∙ Diócesis de Burgos.

∙ Diócesis de Salamanca.

∙ Diócesis de Ávila.

∙ Diócesis de Segovia.

 

∙ Diócesis de Osma-Soria.

Castilla-La Mancha

∙ Nota de las diócesis que integran la Provincia Eclesiástica de Toledo: Toledo, Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Sigüenza-Guadalajara.

Aragón

∙ Archidiócesis de Zaragoza, diócesis de Tarazona, Huesca, Barbastro-Monzón, Teruel y Albarracín.

Odisur

Diócesis del Sur: Sevilla, Córdoba, Huelva, Cádiz-Ceuta, Asidonia-Jerez, Canarias y Tenerife, que componen la provincia Eclesiástica de Sevilla; Granada, Guadix, Jaén, Málaga, Almería y Cartagena, que forman la Provincia Eclesiástica de Granada.

∙ Nota del Arzobispo Castrense.

Comunidad Valenciana

∙ Archidiócesis de Valencia.

∙ Diócesis de Orihuela-Alicante.

∙ Diócesis de Segorbe-Castellón.

∙ Galicia Nota de los obispos gallegos.

∙ Navarra Arzobispado de Pamplona y Tudela.

∙ Asturias Arzobispado de Oviedo.

∙ Murcia Diócesis de Cartagena.

∙ Canarias Diócesis de Canarias.

Islas Baleares

∙ Obispado de Menorca.

∙ Obispado de Mallorca.

Cantabria Diócesis de Santander.

∙ Diócesis de Ceuta y Cádiz.

 

Amigos que se sostienen ante el coronavirus

En Italia, el coronavirus ha causado muchos daños. Aunque no es el más grave, el aburrimiento es uno de ellos. Por eso, algunos jóvenes se están poniendo de acuerdo a distancia para ayudarse mutuamente en estas circunstancias excepcionales.

INICIATIVAS

C’è una emozione che si ripete molto in questi giorni: la noia... Un sentimiento nos invade estos días a todos: el aburrimiento, un aburrimiento absurdo, morimos de aburrimiento...”. Así empieza un audio que Lorenzo, un joven de Roma, envió hace dos días a sus amigos.

Desde que las autoridades nacionales lo aconsejaron, miles de jóvenes italianos se han quedado en sus casas, sin ir al colegio o a la universidad, y sin salir a la calle, para evitar contagiarse y difundir el COVID-19, también conocido como coronavirus.

Junto a tantos daños a la salud, este virus tiene otros efectos: perder el ritmo de estudio, interrumpir el contacto con los amigos, abandonarse más fácilmente a la pereza.

LOS JÓVENES REZAN JUNTOS POR LOS AFECTADOS POR EL CORONAVIRUS

“Tenemos tanto tiempo en nuestras manos y no sabemos cómo llenar nuestro día –seguía Lorenzo–. ¿Por qué no hacemos todas esas actividades que siempre hemos soñado hacer?: aprender a tocar la guitarra, atreverse con un nuevo idioma, leer ese maldito libro, el que hemos estado diciendo durante años que leeremos, pero nunca leemos…”.

“El problema, como siempre, es la falta de voluntad –admite Lorenzo–. No podemos hacerlo solos. Necesitamos a alguien que nos apoye y nos anime...”. Así ha surgido la iniciativa Proyecto Rey Midas, gracias a la que los jóvenes que frecuentan un centro de formación cristiana del Opus Dei de Roma se ayudan mutuamente por Whatsapp para lograr sus objetivos.

Así funciona el "Proyecto Rey Midas".

 

El funcionamiento es sencillo. Cada uno decide qué actividades quiere hacer: acabar un libro, aprender una canción con el piano, hacer una serie de ejercicios físicos o comenzar un blog, son algunos ejemplos. Luego, cada chico escoge a otro amigo para que se convierta en su entrenador, y por internet le siga a diario, le ayude a fijarse los objetivos del día, le dé algún consejo y valore su esfuerzo con una puntuación.

“Marco –explica Giacomo– me ha sugerido distribuir mejor el tiempo de estudio y el tiempo de ocio, porque de lo contrario me canso. Cambiando con frecuencia de actividad, uno se aburre menos. Por eso, además del estudio, he decidido escribir una obra de teatro”.

“Cuando sabes que no estás solo, que hay otras personas que esperan que des lo mejor de ti, es más fácil no abandonarse, no dejarse llevar”, afirma Filippo.

En Génova, Band of brothers

También en Génova, otro grupo de jóvenes que frecuenta un centro del Opus Dei se ha puesto de acuerdo para no tirar estos días por la ventana. Por Whatsapp, han elaborado juntos un horario, para que cada uno lo pueda seguir al mismo tiempo desde su casa.

"NO ABANDONAMOS A NADIE: QUEREMOS VIVIR LA COMUNIÓN DE LOS SANTOS EN LA DISTANCIA"

El horario sugiere levantarse a las 8, desayunar, arreglarse y dedicar unos minutos a la oración; luego se estudia; a mitad de mañana, quien quiere puede hacer unas flexiones o llamar a algún amigo; después de comer, se lee un libro… y así va adelante el día. Por la noche, hacen una video llamada todos juntos para comentar la jornada

A este plan le han llamado Band of Brothers, usando la famosa expresión de Shakespeare que dio nombre a una famosa serie de televisión: “Porque no abandonamos a nadie: queremos vivir la comunión de los santos en la distancia”, propone Pietro.

Cuidar la vida espiritual

“¿Estáis ya conectados? ¿Empezamos?”. Luca se sienta estos días delante del ordenador a las 15.15 puntualmente. Pero no lo hace para navegar o jugar al Fornite, sino para realizar una actividad: rezar el rosario junto con otros amigos.

“Estamos seguros de que la oración a la Virgen nos ayuda a nosotros, pero también nos ayuda a rezar por tantas personas que están sufriendo la enfermedad del coronavirus, que experimentan la soledad de la cuarentena o que tienen miedo. No queremos dejarles solos”, explica Luca.

 

Don Armando anima a los jóvenes a rezar por las personas afectadas por la enfermedad.

 

En Milán, en cambio, el jueves por la tarde tuvieron una meditación que podía seguirse telemáticamente. La Conferencia Episcopal Italiana ha suprimido las misas y no es sencillo ir a orar a las iglesias, pero siempre es posible rezar desde casa, y con más motivo en estas circunstancias excepcionales.

“Comenzamos nuestra oración de hoy”, señala don Armando. Con un ordenador, registra su predicación en el oratorio, y veinte jóvenes siguen sus palabras desde sus casas. Rezan juntos por los afectados por el coronavirus. Luego, por su cuenta, leerán un libro espiritual y meditarán sobre lo escuchado y leído.

Es una situación totalmente inusual que requiere medidas excepcionales. El aburrimiento es un virus que es necesario combatir. Hacerlo con los amigos es, sin duda, mucho más fácil.

 

 

Comentario al Evangelio: Dame de beber

Evangelio del 3º domingo de Cuaresma (Ciclo A) y comentario al evangelio.

VIDA CRISTIANA

Evangelio (Jn 4,5-42)

Llegó entonces a una ciudad de Samaría, llamada Sicar, junto al campo que le dio Jacob a su hijo José. Estaba allí el pozo de Jacob. Jesús, fatigado del viaje, se había sentado en el pozo. Era más o menos la hora sexta.

Vino una mujer de Samaría a sacar agua. Jesús le dijo:

—Dame de beber —sus discípulos se habían marchado a la ciudad a comprar alimentos.

Entonces le dijo la mujer samaritana:

—¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana? —porque los judíos no se tratan con los samaritanos.

Jesús le respondió:

—Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: «Dame de beber», tú le habrías pedido a él y él te habría dado agua viva.

La mujer le dijo:

—Señor, no tienes nada con qué sacar agua, y el pozo es hondo, ¿de dónde vas a sacar el agua viva? ¿O es que eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados?

—Todo el que bebe de esta agua tendrá sed de nuevo —respondió Jesús—, pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed nunca más, sino que el agua que yo le daré se hará en él fuente de agua que salta hasta la vida eterna.

—Señor, dame de esa agua, para que no tenga sed ni tenga que venir hasta aquí a sacarla —le dijo la mujer.

Él le contestó:

—Anda, llama a tu marido y vuelve aquí.

—No tengo marido —le respondió la mujer.

Jesús le contestó:

—Bien has dicho: «No tengo marido», porque has tenido cinco y el que tienes ahora no es tu marido; en esto has dicho la verdad.

—Señor, veo que tú eres un profeta —le dijo la mujer—. Nuestros padres adoraron a Dios en este monte, y vosotros decís que el lugar donde se debe adorar está en Jerusalén.

Le respondió Jesús:

—Créeme, mujer, llega la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Vosotros adoráis lo que no conocéis, nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación procede de los judíos. Pero llega la hora, y es ésta, en la que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad. Porque así son los adoradores que el Padre busca. Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorar en espíritu y en verdad.

—Sé que el Mesías, el llamado Cristo, va a venir —le dijo la mujer—. Cuando él venga nos anunciará todas las cosas.

Le respondió Jesús:

—Yo soy, el que habla contigo.

A continuación llegaron sus discípulos, y se sorprendieron de que estuviera hablando con una mujer. Pero ninguno le preguntó: «¿Qué buscas?, o ¿de qué hablas con ella?» La mujer dejó su cántaro, fue a la ciudad y le dijo a la gente:

—Venid a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿No será él el Cristo?

Salieron de la ciudad y fueron a donde él estaba.

Entretanto los discípulos le rogaban diciendo:

—Rabbí, come.

Pero él les dijo:

—Para comer yo tengo un alimento que vosotros no conocéis.

Decían los discípulos entre sí:

—¿Pero es que le ha traído alguien de comer?

Jesús les dijo:

—Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra. ¿No decís vosotros que faltan cuatro meses para la siega? Pues yo os digo: Levantad los ojos y mirad los campos que están dorados para la siega; el segador recibe ya su jornal y recoge el fruto para la vida eterna, para que se gocen juntos el que siembra y el que siega. Pues en esto es verdadero el refrán de que uno es el que siembra y otro el que siega. Yo os envié a segar lo que vosotros no habéis trabajado; otros trabajaron y vosotros os habéis aprovechado de su esfuerzo.

Muchos samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por la palabra de la mujer que atestiguaba: «Me ha dicho todo lo que he hecho». Así que, cuando los samaritanos llegaron a donde él estaba, le pidieron que se quedara con ellos. Y se quedó allí dos días. Entonces creyeron en él muchos más por su predicación. Y le decían a la mujer:

—Ya no creemos por tu palabra; nosotros mismos hemos oído y sabemos que éste es en verdad el Salvador del mundo.


Comentario

En su viaje hacia Galilea, Jesús se detiene al pie del monte Ebal, junto a Sicar, donde estaba el famoso pozo del patriarca Jacob, que era el orgullo de los samaritanos. Esta región formó parte del Reino del Norte de Israel. Tras caer en manos de los asirios (722 a. C.), la población terminó mezclándose con los paganos llevados allí. Tiempo después, el rey judío Juan Hircano destruyó el templo samaritano erigido en el Monte Garizim. Por eso, a pesar de su pasado común, la enemistad entre judíos y samaritanos era centenaria (cfr. 2 R 17,34-40).

Pero Jesús no tiene reparo en detenerse en Sicar. Cansado del camino y a la hora de comer, el Maestro envía a sus discípulos a buscar alimentos y se sienta junto al pozo a esperar. Es entonces cuando llega con su cántaro una samaritana, y se inicia un diálogo y un encuentro entre dos anhelos, simbolizados en el agua, y que se verán colmados: el anhelo divino de salvar a los hombres y la sed de Dios que hay en ellos.

“Recoged los ojos del alma y revivid despacio la escena –sugería san Josemaría−: (…) Es conmovedor observar al Maestro agotado. Además, tiene hambre: los discípulos han ido al pueblo vecino, para buscar algo de comer. Y tiene sed. Pero más que la fatiga del cuerpo, le consume la sed de almas. Por esto, al llegar la samaritana, aquella mujer pecadora, el corazón sacerdotal de Cristo se vuelca, diligente, para recuperar la oveja perdida: olvidando el cansancio, el hambre y la sed”[1].

“Dame de beber”: el antiguo recelo judío hacia los samaritanos, que les retraía incluso de hablarles y emplear sus utensilios[2], es quebrado por Jesús al pedir ayuda con modestia a la sorprendida samaritana que llega con su cántaro. Pero en realidad, era ella quien debería romper los prejuicios centenarios para pedir lo que Jesús da: un agua mejor que la del famoso pozo de Jacob, aunque ésta fuera muy abundante, pues sirvió para sus hijos e incluso sus ganados. La mujer entiende la insinuación de Jesús: que Él es mayor que Jacob y su pozo, y el agua que ofrece es maravillosa. La samaritana queda entonces prendada de la idea que se forja de esa agua y pasa a pedirla, para no tener nunca sed.

En el Antiguo Testamento, “el agua viva” simboliza la acción de Dios (cfr. Jr 2,13; Za 14,8; Ez 47,9). Y en realidad, Jesús es “el don de Dios” que la mujer ignora y el agua viva que se hará en ella “fuente que salta hasta la vida eterna” es la gracia espiritual. Por eso, Jesús prepara a la mujer para recibirla, haciendo que reconozca su situación de pecado, con cinco maridos distintos. La samaritana se interesa entonces por su relación con Dios y dónde adorarlo; y tras la instrucción del Maestro, intuye la auténtica sed de su alma; menciona ya al Mesías, descubre que lo tiene delante y va a anunciarlo a los suyos.

Este célebre pasaje del evangelio de san Juan narra un itinerario de conversión precioso provocado por Jesús. En cierto sentido, tiene un carácter universal y todos podemos vernos reflejados en él. El papa Francisco comenta que “Jesús tenía necesidad de encontrar a la samaritana para abrirle el corazón: le pide de beber para poner en evidencia la sed que había en ella misma. La mujer queda tocada por este encuentro: dirige a Jesús esos interrogantes profundos que todos tenemos dentro, pero que a menudo ignoramos. También nosotros tenemos muchas preguntas que hacer, ¡pero no encontramos el valor de dirigirlas a Jesús! La cuaresma, queridos hermanos y hermanas, es el tiempo oportuno para mirarnos dentro, para hacer emerger nuestras necesidades espirituales más auténticas, y pedir la ayuda del Señor en la oración. El ejemplo de la samaritana nos invita a expresarnos así: ‘Jesús, dame de esa agua que saciará mi sed eternamente’”[3].


[1] San Josemaría, Amigos de Dios, n. 176.

[2] Cfr. San Agustín, In Ioannem tract., 13.

[3] Papa Francisco, Ángelus, 23 de marzo de 2014.

 

Tercer domingo de Cuaresma.

Jn 4,5-42.

 Tengo sed.

 

Seguimos con las catequesis que durante la cuaresma se preparaban para recibir el bautismo. Es el primer catecumenado que tiene la Iglesia. Siempre el encuentro de Jesús con la Samaritana lo vivió la Iglesia primitiva para explicar el Bautismo, como el agua viva que brota de la fuente del pozo, del manantial de su Corazón.

1.     La samaritana se acerca al pozo de Jacob, pero a la hora sexta, cuando estaba convencida de que no había nadie. Jesús tenía que pasar por Samaria para encontrarse con aquella mujer pecadora y cerrada a la acción de Dios. Es curioso que al final se da el encuentro porque Jesús tiene siempre sed, concretamente de nuestro amor. La iniciativa es de Jesús que le pide de beber, que le dice a aquella mujer, tengo sed. El Señor que es la fuente de la vida y del amor se hace el sediento, la Fuente de la vida y del amor, tiene sed de que nosotros tengamos sed del Amor de los amores.

2.     Hay una enseñanza que es clave en nuestra vida cristiana y que Jesús nos recuerda. Todo corazón humano no puede saciar su sed de amor sino es en el Corazón de Cristo, la fuente de agua viva. Hasta que no tengamos un encuentro personal con Jesús, no cambiara de raíz nuestra vida.  Jesús le descubre a la samaritana que podemos construir desde nuestra pobreza. Partiendo desde la verdad de que somos pecadores, podemos construir una vida nueva que se llama santidad.

3.     Cuando nos fiamos de Jesús y no nos reservamos nada y sencillamente le presentamos nuestras limitaciones y meteduras de pata, entonces es cuando al Señor le robamos el Corazón y nos revela sus grandes secretos. El secreto de su identidad, el Mesías de Dios, el que tenía que venir al mundo. También el verdadero culto en espíritu y verdad, que es la Eucaristía, celebrada desde donde sale el sol hasta su ocaso. Es necesario descubrir en el encuentro de Cristo con la samaritana, que el Señor nos espera y nos busca junto al brocal del pozo de su Corazón abierto.

 

+ Francisco Cerro Chaves. Arzobispo de Toledo Primado de España

 

 

Septimo Dolor y Gozo de San José – Siete Domingos

Septimo dolor y gozo de San José

Bienaventurado Patriarca san José, modelo de santidad, que habiendo perdido al Niño Jesús sin tu culpa, le buscaste durante tres días con inmenso dolor hasta que, con gozo indecible, le encontraste en el templo en medio de los doctores.

Por este dolor y gozo, y ya que estás tan cerca de Dios, te pedimos nos ayudes a no perder nunca a Jesús por el pecado mortal, y si por desgracia lo perdiéramos, haz que lo busquemos con profundo dolor hasta que lo encontremos y podamos vivir en su amistad para gozar de Él contigo eternamente en el Cielo.

(Padrenuestro, Avemaría y Gloria)

 

Septimo Dolor

Le estuvieron buscando entre los parientes y conocidos, y al no hallarle, volvieron a Jerusalén en su busca (Lc 2, 44-45).

Cuánto dolor embargaba a José y a María aquellos días. Tantos desvelos, tantos cuidados, tantas alegrías…, y ahora no tenían al Niño. Además Dios les había dado el encargo de custodiar a su Hijo, ¡y lo habían perdido!

José y María preguntaron a unos y a otros. Nadie sabía nada. Tres días que se hacían larguísimos. A otros este suceso les dejaba indiferentes, a sus padres no. Sufrían sobremanera porque valoraban Quién era Jesús: Dios con nosotros.

¡Qué pena si no nos dolieran los pecados, pues nos separan de Dios! ¡Qué pena si no los valorásemos como lo peor que puede suceder en el mundo! Ojalá tengamos aquellos sentimientos que tuvieron sus padres para que se nos rompa el corazón -de dolor de amor- al ver el pecado en nosotros o en los demás.

 

Septimo Gozo

Al cabo de tres días lo hallaron en el Templo, sentado en medio de los doctores, escuchándoles y haciéndoles preguntas (Lc 2,46).

 

¿Cómo expresar la alegría de María y de José al encontrar al Niño? ¿No era alegría desbordante la que sentían los apóstoles y las santas mujeres después de encontrarse con el Resucitado? ¿No es alegría lo que hay en el cielo cuando un pecador se convierte y hace penitencia? Porque no hay felicidad como la de estar con Jesús.

¿Y dónde estaba el Niño? Estaba en el Templo. Jesús esperaba que sus padres le buscaran allí, como también hoy espera de nosotros que vayamos a la casa de Dios, le encontremos en su Palabra, nos alimentemos con la Eucaristía y nos unamos a Él por el amor en el sacramento de la Penitencia.

Si tenemos tristeza es porque nos apartamos de Dios. Si queremos ser felices, muy felices, ya sabemos el camino: estar con Jesús. Que estemos siempre con los Tres: con Jesús, con María y con José.

 

REFLEXIÓN

 

¿Puedo decir en verdad que estoy contento, o hay algo que me quita la alegría? ¿Sé distinguir el cansancio de lo que me aparta de Dios?

¿Considero como algo verdaderamente vital el vivir siempre en gracia?

¿Valoro el pecado venial o cualquier otra falta de correspondencia como algo que me aleja de Dios?

¿Comprendo que la castidad es una virtud necesaria para poder ver y amar a Dios, y para que Dios me pueda mirar y amar mejor?

¿Recurro a la oración en todas mis necesidades y tribulaciones, o ando perdido en mis pensamientos?

¿Pido a Dios la perseverancia en las buenas obras hasta el fin de mi vida?

 

PROPÓSITO

Acudir antes de la fiesta de san José al sacramento de la Penitencia, sabiendo que le daré una alegría a Dios.

ORACIÓN

Oh varón justo y fiel, esposo castísimo de María Santísima, haz que aprendamos a vivir como Dios espera de nosotros. Enséñanos a confiar en Él, a santificarnos en nuestro trabajo, a ser alegres y a servir. Ayúdanos a ser fieles a nuestra vocación, llena de fecundidad a la Iglesia y extiende el ambiente de tu Sagrada Familia en todas las familias de la tierra. Así sea.

Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía.
Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.
Jesús, José y María, con vos descanse en paz el alma mía.

+info : SIETE DOMINGOS DE SAN JOSÉ

 

 

 

Santuario de Torreciudad; confesionarios

Daniel Tirapu

Llegada de la carrera de los 500 Kilómetros Tajamar-Torreciudad. foto: Borja Elejalde

Mucha gente que viene a conocer este santuario trae ideas peregrinas: preguntan si aquí está enterrado San Josemaría Escrivá, si es verdad que aquí está el refugio antiatómico de los del Opus o si en el pantano hay algún submarino (sic). 

Este santuario se hizo con el esfuerzo de mucha gente para dar culto a la Virgen, para que las familias encontraran la fuerza de Dios y de su Madre y para que hubiese mucho milagros interiores: conversiones, confesiones después de muchos años. De hecho hay una cripta con confesonarios, unos cuarenta (modernos y cómodos) que en días señalados no dan a basto.

Mucha gente piensa que basta arrepentirse directamente con Dios y ya está. Por supuesto que Dios puede perdonar los pecados directamente, pero también dijo a los apóstoles: a quienes perdonareis los pecados yo se los perdono. Cuando confiesas, no hay porque contar batallitas, el sacerdote te orienta y te da la absolución, si no sabes confesarte dile al sacerdote que te ayude a hacerlo.

El sacerdote dice : ego te absolvo, Yo te perdono y lo oyes con tus oídos. Perdonar es cosa de Dios, cuántas veces pensamos no me puedo perdonar esto y lo otro y lo de más allá...tú no pero Dios sí. Por eso este Santuario es muy alegre, el perdón de los pecados, da alegría, serenidad,paz.

Yo ya me he confesado y espero hacerlo más veces en estos días. Ojo, para confesarse hay que estar arrepentido, dolor de amor (que no es algo sensible) de la voluntad y Jesús se muere de alegría por el arrepentimiento de un pecador. Hay más alegría en el reino de los cielos por un pecador arrepentido, que por 99 justos. En los juicios humanos la confesión puede atenuar la pena, en el tribunal de Dios la
confesión absuelve siempre. Gracias, perdón, ayúdame más.

 

 

La obediencia

Silvia del Valle Márquez

En estos tiempos en los que cada quien quiere hacer lo que más le plazca y en el momento en que se le antoja, debemos educar a nuestros hijos para que sepan obedecer.

 

La obediencia es la virtud que nos puede salvar la vida y también a nuestros hijos.

Además, es un tema tabú pues la mayoría de las mamás y papás, en algún momento de la vida, padecemos pues nuestros hijos se vuelven retadores y nos cuestionan por todo.

Es importante comenzar a educar a nuestros hijos en esta virtud lo más temprano posible.

Primero. Educar en virtud es un proceso personal.

Es importante comprender que cada persona es diferente y por lo mismo es necesario pensar en estrategias personales para cada hijo.

Algunos son más emotivos y requieren de palmadas para seguir intentando, otros más bien requieren disciplina para adquirir la virtud.

Lo importante es comprender que es un proceso y que no siempre va a funcionar todo lo que implementamos, pero todo es formativo y ayuda a nuestros hijos.

Es de sabios cambiar de estrategia si se ve que no está funcionando la que estamos implementando y también es muy bueno revisar constantemente el proceso de cada hijo para ver si es necesario dar un paso más en su formación.

Cuando nuestros hijos son más grandes, podríamos platicar con ellos para que lo comprendan también y se esfuercen por alcanzar la virtud.

Segundo. Comienza por dar instrucciones concretas.

Cuando nuestros hijos son pequeños, es muy común que no comprendan completamente lo que les decimos por lo que es importante saber darles las instrucciones concretas y objetivas.

Esto requiere un poco más de esfuerzo de nuestra parte, pero vale la pena para que nuestros hijos puedan comprender lo que les decimos.

Esto nos ayuda con nuestros hijos en todas las etapas ya que también pasa lo mismo con los adolescentes.

Tercero. Asegúrate de que haya quedado claro.

Al terminar, es necesario asegurarnos de que nuestros hijos comprendan lo que les dijimos.

Pedirles que nos repitan lo que les dijimos puede ser un buen recurso cuando nuestros hijos ya tengan la capacidad adecuada de retención.

Cuando son pequeños, es bueno hacerles algunas preguntas que les ayuden a asimilar lo que les hemos dicho.

Para los pequeños deben ser instrucciones cortas y más concretas.

Cuarto. Estimúlalos para que obedezcan.

Es necesario revisar el proceso y que ellos se den cuenta que vemos sus avances.

Los estímulos pueden ser desde palabras de aliento hasta algún premio.

No es bueno que los premios sean muy constantes porque entonces nuestros hijos se acostumbrarán a hacer las cosas por conveniencia.

Otra forma de estimularlos es que aprendan a ofrecer sus esfuerzos y sus logros a Dios, eso le da un sentido trascendente a lo que hacen.

Y quinto. Que comprendan que el que obedece no se equivoca.

Cuando en el intento de obedecer, les da la tentación de hacer lo que ellos quieren porque piensan que es mejor o es más fácil, es muy probable que las cosas no salgan bien.

Es entonces cuando debemos hablar con ellos para explicarles que, en lo que tienen el criterio mejor formado y adquieren experiencia para discernir lo que es bueno de lo que es malo, es mejor obedecer.

Nosotros como papás nunca les pediremos que hagan algo que vaya en contra de su bienestar.

Esto aplica para toda la vida.

Sólo es necesario que estén conscientes de que lo único que no deben obedecer es lo que va en contra de la moral, las buenas costumbres y la fe.

Y recuerda que el ejemplo arrastra, así que procura ser congruente.

 

 

La Santa Misa

por Enrique García-Máiquez

Contra mis hábitos, voy a dedicar un tercer artículo consecutivo a un mismo tema. Aunque no quisiera hablar del coronavirus, no hay nada más trascendente que la suspensión en Italia de la Santa Misa cum populo durante un mes. Es una decisión inédita en dos mil años de cristianismo en los que han llovido pestes, cóleras, lepra, catástrofes, hambrunas, guerras y revoluciones; pero siempre hubo misas para consuelo y esperanza de las gentes.

El contraste con mi artículo sobre las manifestaciones feministas lo hace más doloroso. Porque sostenía que el hecho de que no desconvocasen se debía a un implícito sentido sacro del feminismo, nuevo dogma de la posmodernidad, dotado, por lo visto, de la infalibilidad y la inmunidad.

La conferencia episcopal italiana parece tener más prudencia con sus creencias (que son, ay, las mías) que los movimientos feministas con las suyas. Entiendo perfectamente que, desde fuera, se equipare la asistencia a la Santa Misa a cualquier otro evento más o menos multitudinario; pero, desde dentro, ¿olvidamos el valor infinito del Santo Sacrificio? Me parece lógico que el Gobierno italiano, que está dando el combate al coronavirus con envidiable beligerancia, exija la supresión de las reuniones públicas, incluyendo las religiosas, pero sorprende la inmediata docilidad de los obispos, que han obedecido al poder civil sin rechistar.

El tono del comunicado era frío como un trámite burocrático y se echa de menos, al menos, el dolor por tener que tomar una medida así, y pedir a los sacerdotes que celebren sus misas privadas por todos; y la recomendación a los fieles de que hagan comuniones espirituales y recen el rosario en familia; y hasta la organización de rogativas a San Roque, santo antipestífero por antonomasia, aunque se riese el mundo. Quizá lo hagan a partir de ahora y se adapten a la emergencia sanitaria sin privar a los fieles ni de las gracias infinitas que nacen de la Misa ni de su significado hondísimo de memorial de la Redención. Por ejemplo, ojalá arbitren muchas más misas, de forma que puedan celebrarse con límites de asistencia y manteniendo la distancia entre los fieles. O hagan exposiciones permanentes del Santísimo en cada templo.

Italia nos lleva dos semanas de adelanto en la epidemia. Tal vez nuestros obispos pueden beneficiarse de esa experiencia. Mientras, por si acaso, voy a vivir la Santa Misa con una devoción más intensa.

 

 

La marcha del 8M

Ana Teresa López de Llergo

 Gracias a la participación de personas con posturas equilibradas la marcha dejó muy claro que este tema no puede esperar más tiempo.

 

No cabe duda de que la marcha que se llevó a cabo en la Ciudad de México el día internacional de la mujer, 8 de marzo, deja ver un malestar que ya no se puede soslayar. Como antecedentes tenemos la fuerza del movimiento sufragista, con otras demandas que poco a poco se fueron adoptando hasta lograr la participación jurídica de la mujer en la vida pública.

Muchos pasos se han dado aunque todavía no hay el reconocimiento pleno de igualdad respecto a las mujeres en el trabajo de la mujer fuera del hogar. Por ejemplo, los salarios laborales para puestos idénticos, en horarios y jerarquía de responsabilidad, aún son más bajos cuando los desempeña una mujer. A veces quieren compensar con la prestación de los períodos que les conceden ante el nacimiento de un hijo y la etapa de lactancia. Aunque en bastantes países esto ya se ha equilibrado con el período de acompañamiento del padre para apoyar en ese lapso tan importante.

Políticamente, en nuestro país, se habla de que ha sido una marcha que aprovecharon los conservadores para desestabilizar al gobierno. Este comentario muestra una insensibilidad verdaderamente escandalosa, pues no son capaces de ver que ahora sí estamos frente a los últimos eventos que concretan el ya iniciado cambio de época.

Probablemente las feministas –muchas de ellas vestidas o desvestidas– con el rostro cubierto, fueron las convocantes, pero allí está el fenómeno, a esta marcha se unieron muchísimas más personas con un comportamiento equilibrado, incluso diría respetuoso. Si todas hubieran sido feministas no habría quedado ni el recuerdo de la Ciudad de México. Porque, desgraciadamente las encapuchadas si agredieron y ocasionaron desmanes.

Esas mujeres agresoras son el desprestigio del movimiento pues afectaron el servicio de las estaciones del Metrobús y también ante Palacio Nacional, consecuencias que pagaremos todos los ciudadanos. Aunque a quienes afectaron más es a las personas de escasos recursos y con largos recorridos de su casa al sitio donde trabajan. Esas mujeres ¿tienen capacidad para ver a quienes afectan? O ya están en tan alto nivel de enajenación que las insensibiliza.

Pero eso es lo que provocaron. Esas mujeres merecían un inmediato castigo, pero no cabe duda que la justicia deja mucho que desear. A los contribuyentes nos cargarán con impuestos mientras ellas quedan impunes. A pesar de tantos grupos que ofrecían otras opciones las violentas dejaron su huella. Así pasa, lo escandaloso es noticia.

Sin embargo hubo otras mujeres que elevaron el tono de la marcha, iban a pedir justicia para castigar a los violadores y feminicidas, petición más que urgente. El grito NO A LA VIOLENCIA contra la mujer, y ni una menos, fueron las palabras mágicas que desencadenaron tal manifestación y llamaron a tantas y tan variadas mujeres. Mujeres que saben combatir la violencia siendo violentas es un contrasentido, y que la más grave violencia se da en quienes hacen de su vientre un cementerio.

No, el gobierno no se puede salir por la tangente, ni responder con chascarrillos desafortunados. Una inmensa mayoría iba a apoyar a todas las que han sufrido vejaciones, torturas y asesinatos. Además, la inmensa mayoría fue congruente con la no violencia, porque su conducta lo demostró. Una vez más hay que insistir: la violencia no se acaba con más violencia, que les quede claro a las violentas, muchas veces acarreadas para promover la desestabilización, son mercenarias que destruyen lo que está a su paso y provocan el malestar de los ciudadanos de a pie. ¿Hay mayor injusticia?

Hay comentarios profundamente corrosivos e injustos como el de quienes atacan a grupos distintos a los suyos y se atreven a decir que ese movimiento busca desenmascarar la intolerancia del pensamiento conservador. No aquí hay algo más profundo que une a todos, es el respeto a la mujer. Vi rostros de indígenas, de campesinas que ya están cansadas del machismo propio de quienes ejercen a diestra y siniestra los malos tratos.

Y, no todos los varones son golpeadores, también estaban algunos en la marcha apoyando las demandas de trato respetuoso a las mujeres. Además, allí vimos a las encapuchadas haciendo lo que piden que no hagan otros. En fin, para muestra un botón del nivel de incongruencia en el que podemos caer, o de intenciones ocultas sumamente deterioradas.

Es indudable que los varones se tendrán que replantear el respeto a toda mujer, pero también se tienen que abrir vías para ejercer la justicia y evitar la ancestral imposición de hombres prepotentes.

No son todos ni la violencia es exclusiva hacia las mujeres, también ellos la sufren, se trata de igualar las oportunidades de unas y otros.

Gracias a la participación de personas con posturas equilibradas la marcha dejó muy claro que este tema no puede esperar más tiempo, porque no es producto de un contagio, ni de grupos conservadores, se trata de un tema largamente sufrido en todos los estratos sociales.

Para terminar, no puedo dejar de felicitar al grupo de mujeres que con valor lucharon contra los desmanes. Fue una idea magistral hacer que la seguridad dependiera de un contingente femenino. También es de admirar la profesionalidad para impedir las consecuencias nefastas de los ataques perversos.

Desgraciadamente llegan noticias de marchas en otros estados, tal vez con menos recursos para afrontar desmanes, especialmente los perpetrados por quienes odian a la Iglesia.

 

Lancôme: ¿Sabemos ser felices?

 

La casa de perfumes Lancôme, en su primer trabajo con la agencia creativa Havas, acaba de lanzar un precioso anuncio en torno al concepto de felicidad (siguiendo en esto la consolidada propuesta de Coca-cola). La campaña invita a los espectadores a preguntarse si sabemos ser felices y en qué cosas ponemos la felicidad. El spot se ha lanzado en las redes sociales de la marca antes de dar el salto a la televisión y de completar la campaña con otras piezas gráficas.

​La idea creativa parte de un encuesta reciente: una de cada tres mujeres declara no sentirse feliz. A partir de ahí, el spot apela a la capacidad que tenemos para encontrar la felicidad en las pequeñas cosas y hace que el espectador se pregunte: ¿Si viera mi vida desde fuera, me daría cuenta de lo feliz que soy? ¿Sé descubrir la felicidad en lo ordinario: en la familia, en el trabajo, en la amistad…? La conclusión es que cualquiera de nosotros puede poner en marcha el motor de la felicidad, pero primero ha de mirar hacia dentro de sí mismo y preguntarse: ¿realmente soy feliz?

Según el estudio realizado por Lancôme a principios de 2019, el concepto de felicidad en la mujer española se ha transformado. En vez de “salud, dinero y amor”, lo que ahora queremos es “micro-momentos de felicidad”. Y, sobre todo, deseamos compartir la dicha con los demás para, de esa forma, multiplicarla.

Por eso, el anuncio concluye con una bonita afirmación: La vida está hecha de micro-momentos que nos hacen felices si sabemos disfrutarlos. Instantes que transcurren mientras pasamos tiempo con los demás: cuando viajamos, cuando compartimos cosas, cuando hacemos algo por los demás.

Me ha encantado descubrir este anuncio, gracias a la sugerencia de unas alumnas mías de 2º de Comunicación Audiovisual en UIC BarcelonaLaura Castro, Berta Aliaga, David Cañete y Valeria Gálvez. Como trabajo para clase, tenían que comentar una campaña reciente que aportara valores e ideas nuevas, y ellas han escogido este spot de Lancôme, que tiene –además– una música muy sugestiva.

El relato es sencillo (¡de nuevo el storytelling!), y rebosa emoción y ternura. ¡Bravo por esta publicidad con valores!

 

 

 

No hacer nada es estar de acuerdo

Lucía Legorreta

He reflexionado mucho sobre el tema de la violencia hacia las mujeres, y la iniciativa de empresas, organizaciones de la sociedad civil, hombres y mujeres: un día sin nosotras.

 

Estoy convencida de que la violencia hacia las mujeres debe terminar cuanto antes. Según datos del Inegi durante el segundo semestre del año pasado el 27.2 de las mujeres de 18 años y más que viven en zonas urbanas fue víctima de al menos un tipo de acoso personal y/o violencia sexual en lugares públicos. ¡Más de la cuarta parte de las mujeres!

Esto se refiere a situaciones tales como: le dijeron piropos groseros u ofensivos de tipo sexual o sobre su cuerpo que a usted le molestaron u ofendieron; alguien intentó obligarle o forzarle usando la fuerza física, engaños o chantajes a tener relaciones sexuales sin su consentimiento, o en contra de su voluntad; le ofrecieron dinero, regalos u otro tipo de bienes a cambio de algún intercambio de tipo sexual; le enviaron mensajes o publicaron comentarios sobre usted, insinuaciones sexuales, insultos u ofensas sexuales, a través del celular, correo electrónico o redes sociales, entre otras muchas.

Lugar público se refiere a la calle, transporte público, parque, lugar recreativo (cine, antro, etc.), o en otro lugar público como iglesia, centro comercial, mercado o plaza pública.

Tristemente los números suben considerablemente si nos vamos al ámbito de los matrimonios o uniones libres: 47 de cada 100 mujeres de 15 años o más que viven con su pareja sufren algún tipo de violencia: física, psicológica, económica o sexual. Únicamente un 19.1% de estas mujeres se atreve a denunciar.

Esto nos tiene que llevar a reflexionar sobre los diversos patrones sociales y culturales que durante años hemos aceptado como normales en nuestro país.

La dinámica familiar ha cambiado. Hace solo unas décadas el hombre era el proveedor económico de la familia, y la mujer quien educaba a los hijos y cuidaba del hogar. Actualmente, la mayoría de los hogares mexicanos dependen de dos salarios: papá y mamá.

Sin embargo, si analizamos la economía formal, encontramos que la participación laboral femenina es muy baja. Entre los 36 países miembros de la OCDE, México es el segundo con menos participación de la mujer en el ámbito laboral, solo superado por Turquía. Esto fomenta que las mujeres dependan económicamente de sus padres o parejas, condición que las mantiene vulnerables a una situación de abuso.

Sé que no es fácil cambiar esto de un día para otro. Me parecieron muy acertadas las sugerencias publicadas por Jorge Suárez-Vélez en su artículo del periódico Reforma: cambiar la unidad de fiscalización de familia a individuo, para evitar que se eleve la tasa marginal de impuesto cuando la mujer trabaja; incrementar el acceso a guarderías y estancias infantiles, mejorar su calidad, subsidiarlas y hacer deducible su costo; hacer extensivo el pago de semanas de maternidad a hombres, y obligar a que la tomen.

Promover que mujeres estudien carreras técnicas y de ciencia; fomentar la permanencia de las mujeres en las empresas, para que puedan realizar carreras gratificantes, ofreciendo flexibilidad de horarios y condiciones que permitan trabajar desde casa. Incluir a mujeres en puestos directivos y en consejos de administración, así como ofrecer el pago de remuneraciones iguales para ambos.

Estoy convencida de que un cambio de conducta es trabajo de todos, hombres y mujeres. Terminar con el abuso y la violencia hacia la mujer es obligación de todos nosotros.

Hombres y mujeres tenemos la misma dignidad como personas, somos dos caras de la misma moneda.

Debemos respetarnos unos a otros, para convivir como iguales y tener una sociedad sana y fuerte.

¡Unámonos para lograr un México mejor!

 

 

Se puede prevenir

La adicción de los adolescentes a las drogas se puede prevenir. Sugiero lo siguiente:

-Informar. Los padres no tenemos por qué esperar a que los adolescentes reciban información acerca de las drogas desde el exterior; nosotros mismos podemos informarnos bien y transmitir esa información, puesto que el hecho de que sea alguien cercano y de confianza quien la transmita también puede resultar positivo.

-Acostumbrarles a decir “no” desde el principio a las ofertas de droga. Ello forma parte de la educación de la voluntad.

-Fomentar el desarrollo de una autoestima positiva que les aporte seguridad en sí mismos. Para ello es aconsejable subrayar y alabar los puntos fuertes de cada hijo, sin polarizarse en sus limitaciones.

 -Desarrollar el sentido crítico. Que juzguen a las drogas tal y como son, sin idealizarlas, con su daño para la integridad física,  psicológica y social. Los drogadictos rehabilitados les pueden ayudar contando sus dolorosas experiencias.

-Favorecer el diálogo. Intentar hablar con los adolescentes, mostrar interés por sus preocupaciones,  y ganar su confianza, ayudará a que se sientan cómodos y nos cuenten sus problemas. De esta manera, nos será mucho más fácil ayudarlos a que los resuelvan positivamente y no tengan que recurrir a las drogas como una vía de escape.

La elevada correlación entre la psicología del  adolescente y la función de las drogas no significa que los adolescentes estén abocados necesariamente a la drogadicción; sí significa que cada vez son más los adolescentes que ven en la droga la solución para los problemas típicos de la edad: inseguridad, miedos, baja autoestima, rebeldías transgresivas, etc.

Para los adolescentes que ya han caído en la droga, no basta el tratamiento médico. Es necesario, además, un tratamiento de rehabilitación psicológica. Hay que ayudar a que la persona redescubra su valor y su identidad más profunda. Este tratamiento no será posible sin la participación del individuo, sin su voluntad de cambiar. El apoyo de la familia y una adecuada asistencia espiritual son también fundamentales para la rehabilitación.

Enric Barrull Casals

 

 

La triple preparación al matrimonio

La Conferencia Episcopal Española (CEE) “-Juntos en Camino, + Q2-“ ha preparado un nuevo itinerario de formación y acompañamiento para novios, no es una ampliación de los cursillos prematrimoniales, sino que sale al encuentro de las parejas un paso antes: en el camino del noviazgo, donde los jóvenes deben discernir si su vocación es al matrimonio y si la persona con la que están saliendo puede ser su cónyuge.

La iniciativa es "fruto de una necesidad y una petición", afirmó en la presentación Mons. Mario lceta, obispo de Bilbao y presidente de la Subcomisión episcopal para la familia y la defensa de la vida. La necesidad es la de acompañar a los jóvenes qué quieren casarse; y la petición estaba ya presente en la exhortación apostólica Familiaris Consortio y subrayada de nuevo en Amoris Laetitia, ya que ambas tratan de la importancia de la triple preparación al matrimonio (remota, próxima e inmediata).

El nuevo itinerario quiere mejorar el ámbito de la preparación próxima. Lo que exige tiempo de calidad para reflexionar sobre los diferentes aspectos de la vocación al matrimonio y para mantener conversaciones que permitan el conocimiento mutuo.

Jesús D Mez Madrid

 

 

El adolescente forja su identidad

La identidad personal es un conjunto de rasgos propios que diferencian a una persona de otras. El niño la suele descubrir a través de sus padres; los estrechos lazos afectivos y la convivencia continuada existente entre padres e hijos explica por qué el factor principal en el desarrollo de la identidad infantil es su familia; en cambio, el adolescente construye su nueva identidad de forma más autónoma, en las relaciones extra familiares, sobre todo con el grupo de amigos.

El adolescente que padece confusión o crisis de identidad desea salir de ese estado cuanto antes, para saber quién es realmente; solo así podrá sentirse seguro, respetado y amado. Para lograrlo necesita buenos referentes y concederse un tiempo que se conoce como moratoria de la identidad. Pero no todos están dispuestos a esa espera.

Algunos adolescentes se evaden de su realidad personal ante una crisis de identidad no resuelta en su momento. Al no ser capaces de tolerar su frustración, ven en el consumo de sexo y/o de drogas una vía de escape. Las drogas serían un remedio para su vacío existencial.

Muchos psicólogos consideran que el adolescente forja su identidad no de forma aislada, sino con referencia a otras personas. Bandura, por ejemplo, sostiene que el adolescente adquiere su tipo de conducta y sus expectativas sobre la conducta de los demás, mediante el modelado.

Pedro García

 

 

Contra la trata

Durante estos días se ha hablado mucho de machismo de feminismo de los derechos de la mujeres, etc., por ello me parece conveniente recordar que hace aproximadamente un mes se celebró el día de Oración contra la trata de personas. Y es que, lejos de ser un fenómeno lejano, en España decenas de miles de personas son explotadas sexualmente. Es difícil hacer estimaciones, pero según algunos cálculos hay 40.000 mujeres que en España son víctimas de la trata. Es un fenómeno que exige una reflexión serena y seria sobre la prostitución. La prostitución no es una historia, como algunos quieren contar, de personas libres que libremente venden su cuerpo. La prostitución es casi siempre una historia de esclavitud en pleno siglo XXI. Detrás de las puertas de los clubs nocturnos, whiskerías y supuestos salones de masaje de nuestras ciudades no hay mujeres que libremente han decidido vender su cuerpo. Hay esclavas. El que paga sexo no tiene derecho a hacer lo que quiere con una persona aunque las mafias hayan querido convertirla en una cosa. Esa persona tiene un valor infinito. Lástima que con motivo del 8M de esto, de los derechos de estas mujeres no se ha hablado.

Juan García. 

 

 

Comentando la prensa diaria

 

González y Zapatero: “Metiendo sus cucharas en la destruida Venezuela” (Periodista Digital 25-01-2020): Estos “más que sinvergüenzas”, cobrando del exprimido y explotado contribuyente español, sueldos principescos y prebendas que no merecen, están siempre “metiendo su cuchara en ollas extranjeras” y que al común de los españoles nos importan “dos cojones”, en vez de estar dedicados en cuerpo y alma a solucionarnos los ya infinitos problemas que asolan a España; por tanto son dignos de desprecio más que de consideración alguna que indudablemente no merecen.

El rey huido, su hijo el reinante y sus problemas familiares. Leo un trabajo sobre tales temas en Periodista Digital del 25-01-2020; y no tengo por menos de sonreírme y comprender aún más, lo que ya he comentado algunas veces; “estas familias encumbradas simplemente por nacimiento o circunstancias favorables, pues nunca arriesgaron nada para llegar donde llegaron”; son simplemente de carne y hueso como usted que me lee, “o yo que me leo constantemente a mí mismo”. Quiero decir, que sufren los mismos problemas “familiares” que otro cualquier ser humano que los tenga; lo grave para ellos, es que sus problemas son de “mucha más altura” y ello conlleva las consecuencias que “tales alturas arrastran”.  El rey huido (“dimitió por qué quiso o vete a saber el por qué lo hizo”) debió de inmediato, salir de España y fijar su residencia familiar en otro país, como ya hicieran algunos de sus antepasados Borbones; pero ha querido permanecer aquí, pensando o queriendo seguir siendo el “rey bis”; y es claro que ello no cabe, por tanto que no se queje y aguante, “lo que le echen”; ya que otra solución no tiene; y “ya quisieran muchos jubilados tener la centésima parte de lo que él disfruta como jubilado y además voluntario”; en fin, ya digo, sonriamos compasivos; son simples seres humanos, que el destino los puso en lugares que… “muchos no merecieron ni merecen”; vean la historia y lo comprenderán mejor. Ver aquí la noticia que me inspira este comentario: https://www.periodistadigital.com/politica/casa-real/20200124/dramatica-filtracion-casa-real-don-felipe-expulsa-zarzuela-enfermo-rey-juan-carlos-noticia-689404247166/

LA ENSEÑANZA O FORMACIÓN Y “EL LIBRO DE LA VIDA”: He comentado bastantes veces, que el mejor libro con que cuenta “el hombre”, es el que Dios o La Naturaleza (que para mí es lo mismo para designar “la fuerza creadora de todo”) es el que escrito sobre la corteza terrestre, desarrolla toda la vida y la inteligencia natural en todas sus especies; y demuestra que la misma sabe hacer las “cosas” de forma tan admirable, que es la admiración de, “la inteligencia del mono humano privilegiado y que llega a profundizar en la misma”; puesto que encuentra en ella, todas las soluciones de cuido y progreso de todas las especies, que subsisten cada cual en su lugar y en ellas se eternizan o viven en períodos tan largos que asombran. Pues bien, ¿qué quiero decir con este preámbulo? Pues sencillo, que en todas ellas, son los padres o sus propias semillas cada vez más fuertes y actualizadas, las que permiten a sus descendientes, el vivir y progresar aguantando “todas las fuerzas contrarias” que indudablemente van a encontrar a lo largo de sus vidas. Entonces y para mí, “es ese libro”, el verdadero consejero para la vida del “mono humano”, sabiendo coger del mismo, todo lo positivo que contiene y eludiendo lo que no lo es. Pero lo que sí es seguro, es que son las propias familias o individuos, los que preparan a sus sucesores de la mejor forma para que sean autosuficientes en la vida que han de continuar. Por tanto y resumiendo, “el mono humano se equivoca cuando trata de meterse en camisa de once varas”; puesto que lo único que puede hacer, es “predicar con el ejemplo, cosa que los políticos nunca hicieron y hoy menos que nunca, “mejor que se miren en el espejo y vean sus pobres realidades”; el pueblo lo que necesita es ejemplos dignos de ser copiados, que es lo que “borreguilmente hace y por ello muestra el estado en que se encuentra, sencillamente porque no encuentra ejemplos que le estimulen”… “y a palo limpio no entra nada”.

GRANDES SUPERFICIES: La realidad a mi entender, es que, en "esos monstruos modernos del tipo que sean", el infeliz cliente o comprador, termina comprando mucho más de lo que necesita, por cuanto se deja "deslumbrar por las luces de bengala de lotes ofertas y demás señuelos"; e inteligentemente, está volviendo al mercado ancestral, tienda de barrio, o pequeño supermercado cercano, que le resulta mucho más barato por lo manejable y en el que compra estrictamente lo que necesita y además es atendido por verdaderos profesionales que lo orientan mucho mejor. Sencillamente se impone lo lógico: LO HUMANO.

 

Antonio García Fuentes

                                                       (Escritor y filósofo)                   

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes