Las Noticias de hoy 26 Febrero 2020

Enviado por adminideas el Mié, 26/02/2020 - 12:40
c

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    miércoles, 26 de febrero de 2020       

Indice:

ROME REPORTS

Texto completo del mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma de 2020:

Homilía del Papa Francisco en Santa Marta

Francisco: “Ocuparse de la Economía con el espíritu de las Bienaventuranzas”

Inteligencia Artificial: La Pontificia Academia para la Vida buscará el “Buen Algoritmo”

CONVERSIÓN Y PENITENCIA: Francisco Fernandez Carbajal

“Cuaresma: tiempo de penitencia”: San Josemaria

¿Por qué 40 días de Cuaresma?

Los orígenes de la Cuaresma: primeroscristianos.com

La libertad religiosa y el valor social de la religión: Juan Moya

Símbolos que entrenan el alma: Maria Solano Altaba

La difícil integración del islam en la cultura occidental: Salvador Bernal

El amor de los jubilados: Ángel Cabrero Ugarte

"Granjas familiares", nueva campaña de Danone: Naturaleza, tradición y familia: Alfonso Mendiz

El tiempo se llama maternidad: Blanca Sevilla

La eutanasia que nos llega. Reflexión médica, jurídica y moral: Justo Aznar

Cuidado con tus hijos, son tu tesoro: Silvia del Valle Márquez

Los “Objetivos de Desarrollo Sostenible” ONU contra la familia:Norma Mendoza Alexandry

El cuerpo humano como materia disponible: Jesús Domingo Martínez

Un gobierno social-comunista: JD Mez Madrid

Buscar el pacto educativo: Juan García. 

Libre pensamiento o miserable libertad :  Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

ROME REPORTS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto completo del mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma de 2020:

«En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios» (2 Co 5,20)

Queridos hermanos y hermanas:

El Señor nos vuelve a conceder este año un tiempo propicio para prepararnos a celebrar con el corazón renovado el gran Misterio de la muerte y resurrección de Jesús, fundamento de la vida cristiana personal y comunitaria.

Debemos volver continuamente a este Misterio, con la mente y con el corazón. De hecho, este Misterio no deja de crecer en nosotros en la medida en que nos dejamos involucrar por su dinamismo espiritual y lo abrazamos, respondiendo de modo libre y generoso.

1. El Misterio pascual, fundamento de la conversión

La alegría del cristiano brota de la escucha y de la aceptación de la Buena Noticia de la muerte y resurrección de Jesús: el kerygma. En este se resume el Misterio de un amor «tan real, tan verdadero, tan concreto, que nos ofrece una relación llena de diálogo sincero y fecundo» (Exhort. ap. Christus vivit, 117).

Quien cree en este anuncio rechaza la mentira de pensar que somos nosotros quienes damos origen a nuestra vida, mientras que en realidad nace del amor de Dios Padre, de su voluntad de dar la vida en abundancia (cf. Jn 10,10).

En cambio, si preferimos escuchar la voz persuasiva del «padre de la mentira» (cf. Jn 8,45) corremos el riesgo de hundirnos en el abismo del sinsentido, experimentando el infierno ya aquí en la tierra, como lamentablemente nos testimonian muchos hechos dramáticos de la experiencia humana personal y colectiva.

Por eso, en esta Cuaresma 2020 quisiera dirigir a todos y cada uno de los cristianos lo que ya escribí a los jóvenes en la Exhortación apostólica Christus vivit: «Mira los brazos abiertos de Cristo crucificado, déjate salvar una y otra vez.

Y cuando te acerques a confesar tus pecados, cree firmemente en su misericordia que te libera de la culpa. Contempla su sangre derramada con tanto cariño y déjate purificar por ella. Así podrás renacer, una y otra vez» (n. 123).

La Pascua de Jesús no es un acontecimiento del pasado: por el poder del Espíritu Santo es siempre actual y nos permite mirar y tocar con fe la carne de Cristo en tantas personas que sufren.

2. Urgencia de conversión

Es saludable contemplar más a fondo el Misterio pascual, por el que hemos recibido la misericordia de Dios. La experiencia de la misericordia, efectivamente, es posible sólo en un «cara a cara» con el Señor crucificado y resucitado «que me amó y se entregó por mí» (Ga 2,20). Un diálogo de corazón a corazón, de amigo a amigo.

Por eso la oración es tan importante en el tiempo cuaresmal. Más que un deber, nos muestra la necesidad de corresponder al amor de Dios, que siempre nos precede y nos sostiene. De hecho, el cristiano reza con la conciencia de ser amado sin merecerlo. La oración puede asumir formas distintas, pero lo que verdaderamente cuenta a los ojos de Dios es que penetre dentro de nosotros, hasta llegar a tocar la dureza de nuestro corazón, para convertirlo cada vez más al Señor y a su voluntad.

Así pues, en este tiempo favorable, dejémonos guiar como Israel en el desierto (cf. Os 2,16), a fin de poder escuchar finalmente la voz de nuestro Esposo, para que resuene en nosotros con mayor profundidad y disponibilidad.

Cuanto más nos dejemos fascinar por su Palabra, más lograremos experimentar su misericordia gratuita hacia nosotros. No dejemos pasar en vano este tiempo de gracia, con la ilusión presuntuosa de que somos nosotros los que decidimos el tiempo y el modo de nuestra conversión a Él.

3. La apasionada voluntad de Dios de dialogar con sus hijos

El hecho de que el Señor nos ofrezca una vez más un tiempo favorable para nuestra conversión nunca debemos darlo por supuesto. Esta nueva oportunidad debería suscitar en nosotros un sentido de reconocimiento y sacudir nuestra modorra.

A pesar de la presencia —a veces dramática— del mal en nuestra vida, al igual que en la vida de la Iglesia y del mundo, este espacio que se nos ofrece para un cambio de rumbo manifiesta la voluntad tenaz de Dios de no interrumpir el diálogo de salvación con nosotros.

En Jesús crucificado, a quien «Dios hizo pecado en favor nuestro» (2 Co 5,21), ha llegado esta voluntad hasta el punto de hacer recaer sobre su Hijo todos nuestros pecados, hasta “poner a Dios contra Dios”, como dijo el papa Benedicto XVI (cf. Enc. Deus caritas est, 12). En efecto, Dios ama también a sus enemigos (cf. Mt 5,43-48).

El diálogo que Dios quiere entablar con todo hombre, mediante el Misterio pascual de su Hijo, no es como el que se atribuye a los atenienses, los cuales «no se ocupaban en otra cosa que en decir o en oír la última novedad» (Hch 17,21).

Este tipo de charlatanería, dictado por una curiosidad vacía y superficial, caracteriza la mundanidad de todos los tiempos, y en nuestros días puede insinuarse también en un uso engañoso de los medios de comunicación.

4. Una riqueza para compartir, no para acumular sólo para sí mismo

Poner el Misterio pascual en el centro de la vida significa sentir compasión por las llagas de Cristo crucificado presentes en las numerosas víctimas inocentes de las guerras, de los abusos contra la vida tanto del no nacido como del anciano, de las múltiples formas de violencia, de los desastres medioambientales, de la distribución injusta de los bienes de la tierra, de la trata de personas en todas sus formas y de la sed desenfrenada de ganancias, que es una forma de idolatría.

Hoy sigue siendo importante recordar a los hombres y mujeres de buena voluntad que deben compartir sus bienes con los más necesitados mediante la limosna, como forma de participación personal en la construcción de un mundo más justo.

Compartir con caridad hace al hombre más humano, mientras que acumular conlleva el riesgo de que se embrutezca, ya que se cierra en su propio egoísmo. Podemos y debemos ir incluso más allá, considerando las dimensiones estructurales de la economía.

Por este motivo, en la Cuaresma de 2020, del 26 al 28 de marzo, he convocado en Asís a los jóvenes economistas, empresarios y change-makers, con el objetivo de contribuir a diseñar una economía más justa e inclusiva que la actual. Como ha repetido muchas veces el magisterio de la Iglesia, la política es una forma eminente de caridad (cf. Pío XI, Discurso a la FUCI, 18 diciembre 1927). También lo será el ocuparse de la economía con este mismo espíritu evangélico, que es el espíritu de las Bienaventuranzas

Invoco la intercesión de la Bienaventurada Virgen María sobre la próxima Cuaresma, para que escuchemos el llamado a dejarnos reconciliar con Dios, fijemos la mirada del corazón en el Misterio pascual y nos convirtamos a un diálogo abierto y sincero con el Señor. De este modo podremos ser lo que Cristo dice de sus discípulos: sal de la tierra y luz del mundo (cf. Mt 5,13-14).

FRANCISCO

Roma, junto a San Juan de Letrán, 7 de octubre de 2019

Memoria de Nuestra Señora, la Virgen del Rosario

 

Homilía del Papa Francisco en Santa Marta


Martes, 25 de febrero de 2020

En el Evangelio de hoy (Mc 9,30-37) Jesús dice a los Doce que si uno quiere ser el primero está llamado a hacerse el último y servidor de todos. Jesús sabía que por el camino los discípulos habían discutido entre ellos sobre quién fuese el más grande, por ambición. Esa pelea, diciendo “yo debo ir delante, yo debo subir”, es el espíritu del mundo. También la Primera Lectura (St 4,1-10) recalca este aspecto, cuando el apóstol Santiago recuerda: «¿No sabéis que la amistad con el mundo es enemistad con Dios?». Es ansia de mundanidad, ansia de ser más importante que los demás y decir: “¡No! Yo me merezco eto, no lo merece ese otro”. Es el espíritu del mundo, y quien respira ese espíritu, respira la enemistad con Dios. Jesús, en otro pasaje, dice a los discípulos: “O estáis conmigo o estáis contra mí”. No hay “apaños” en el Evangelio. Y cuando uno quiere vivir el Evangelio haciendo “apaños”, al final se encuentra con el espíritu mundano, que siempre intenta hacer “apaños” para trepar más, para dominar, para ser más grande.
 
Tantas guerras y peleas vienen precisamente de los deseos mundanos, de las pasiones, como dice Santiago: «¿De dónde proceden los conflictos y las luchas que se dan entre vosotros?». Es verdad, hoy todo el mundo está sembrado de guerras. Como la de los apóstoles: ¿quién es el más importante? “Mirad la carrera que he hecho: ¡ahora no puedo ir para atrás!”. Ese es el espíritu del mundo y eso no es cristiano. “¡No! ¡Me toca a mí! Yo debo ganar más para tener más dinero y más poder”. Ese es el espíritu del mundo. Y luego, la maldad de la murmuración: el chismorreo. ¿De dónde viene? De la envidia. El gran envidioso es el diablo, lo sabemos, lo dice la Biblia. Por la envidia del diablo entró el mal en el mundo. La envidia es un gusano que te empuja a destruir, a criticar, a aplastar al otro.
 
En la discusión de los discípulos estaban todas esas pasiones y por eso Jesús les regaña y les anima a hacerse servidores de todos y a tomar el último puesto. ¿Quién es el más importante en la Iglesia: el Papa, los obispos, los monseñores, los cardenales, los párrocos de las iglesias más bonitas, los presidentes de las asociaciones laicales? ¡No! El más grande en la Iglesia es el que se hace siervo de todos, el que sirve a todos, no el que tienen más títulos. Y para que lo entendieran, tomó a un niño, lo puso en medio y, abrazándolo con ternura –porque Jesús hablaba con ternura, tenía tanta–, les dijo: «El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí», es decir, quien acoge al más humilde, al más servidor. Ese es el camino. La senda contra el espíritu del mundo es una sola: la humildad. Servir a los demás, escoger el último puesto, no encaramarse.
 
Así pues, no se puede negociar con el espíritu del mundo, no se puede decir: “Tengo derecho a este puesto, porque mirad la carrera que he hecho”. La mundanidad es enemiga de Dios. Por el contrario, hay que escuchar estas palabras tan sabias y animantes que Jesús dice en el Evangelio: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos».

 

 

Francisco: “Ocuparse de la Economía con el espíritu de las Bienaventuranzas”

Evento “Economía de Francisco” en marzo

FEBRERO 25, 2020 14:34CHRISTIAN VALLEJOECONOMÍA Y FINANZAPAPA Y SANTA SEDE

(zenit – 25 febrero 2020).- En su mensaje para la Cuaresma de 2020 el Papa Francisco ha relanzado su exhortación a “ocuparse de la Economía con el espíritu de las Bienaventuranzas”, recordando la próxima celebración de “Economía de Francisco” que tendrá lugar en Asís, del 26 al 28 de marzo de 2020.

Convocado por el Santo Padre, “Economía de Francisco” constituye un evento mundial de estudio, de encuentro y de investigación que reunirá a jóvenes economistas, empresarios y change-makers. En el consabido mensaje de Cuaresma, el Papa Francisco señala que esta iniciativa tiene el objetivo “de contribuir a diseñar una economía más justa e inclusiva que la actual”.

Del mismo modo, subrayó que, como ha repetido muchas veces el magisterio de la Iglesia, “la política es una forma eminente de caridad (cf. Pío XI, Discurso a la FUCI, 18 diciembre 1927)”, de manera que “también lo será el ocuparse de la economía con este mismo espíritu evangélico, que es el espíritu de las Bienaventuranzas“.

Reanimar la economía

Previamente, en su mensaje para esta cita mundial en Asís, el Obispo de Roma definió “Economía de Francisco” como “un evento que nos ayude a estar juntos y conocernos, que nos lleve a hacer un ‘pacto’ para cambiar la economía actual y dar un alma a la economía del mañana”. 

Francisco considera que es preciso “re-animar” la economía “en beneficio no solo de los más pobres, sino de toda la humanidad” y propone la ciudad de Asís como lugar de encuentro porque simboliza un “mensaje de un humanismo de fraternidad” que puede inspirar una nueva economía.

 

 

Inteligencia Artificial: La Pontificia Academia para la Vida buscará el “Buen Algoritmo”

Firma de un llamamiento por la ética

FEBRERO 25, 2020 14:39ROSA DIE ALCOLEACIENCIA Y TECNOLOGÍA

(zenit – 25 feb. 2020).- Del 26 al 28 de febrero, la Pontificia Academia de la Vida dedicará su Asamblea anual a la Inteligencia Artificial en tres ámbitos: ética, derecho y salud. El taller “El ‘Buen’ Algoritmo”, se ha presentado esta mañana en la Oficina de Prensa del Vaticano.

Han participado en la presentación del evento, este martes, 25 de febrero de 2020, Mons. Vincenzo Paglia, presidente de la Pontificia Academia para la Vida; el reverendo padre Paolo Benanti, terciario regular franciscano, académico de la institución vaticana; y la profesora Maria Chiara Carrozza, profesora ordinaria de Bioingeniería Industrial, Escuela Superior  de Santa Ana de Pisa.

Mons. Vincenzo Paglia, presidente de la Academia Pontificia para la Vida, ha señalado que es necesaria “una fuerte ambición moral para humanizar la técnica y no tecnologizar al humano”, ha anunciado de manera particular, el evento con el que clausurarán el encuentro, el viernes 28 de febrero, en el que se firmará el “Llamamiento de Roma” (Rome Call) por la Ética de la Inteligencia Artificial, que presentarán al Santo Padre.

“Llamamiento de Roma”

El “Llamamiento de Roma” por la Ética de la Inteligencia Artificial, ha descrito el obispo Paglia, no es un texto oficial de la Academia, sino un “documento de compromisos compartidos, propuesto por nosotros”, en el que, de forma resumida y sintética, “se formulan algunos compromisos, básicamente vinculados a tres capítulos: ética, derecho, educación”.

El presidente de la Academia ha aclarado que la innovación digital, “de hecho, toca todos los aspectos de la vida, tanto personal como social; afecta a la forma en que entendemos no sólo el mundo, pero también a nosotros mismos”.

Ponentes internacionales

En el evento, que tendrán lugar de miércoles a viernes en el Aula Nueva del Sínodo, participarán como interlocutores Brad Smith, presidente de Microsoft; John Kelly III, vicepresidente ejecutivo de International Business Machines Corporation (IBM); David Sassoli, presidente del Parlamenteo Europeo; y Dongyu Qu, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Además, está previsto que el Papa Francisco se conecte en streaming desde el Palacio Apostólico para dirigir unas palabras a los participantes.

Este evento se entiende como una continuidad del taller que la Academia organizó el año pasado sobre «Roboética, personas, máquinas y salud» que se celebró en febrero de 2019.

El Papa Francisco, ha indicado Mons. Paglia, pide a la Academia que “desarrolle una reflexión” sobre las “nuevas tecnologías emergentes y convergentes de objetos finitos”, tales como las tecnologías de la información y la comunicación, la biotecnología, nanotecnología, robótica.

Asimismo, el prelado italiano ha explicado que “Las decisiones, incluso las más importantes, como las de carácter médico, económico o social, son hoy en día el resultado de la voluntad humana y una serie de contribuciones algorítmicas”, ha señalado. “La vida humana está en el punto de convergencia entre la entrada humana y el cálculo automático, de modo que es cada vez más complejo comprender su objeto, prever sus efectos, definir su responsabilidad”.

Padre Paolo Benanti

“La Inteligencia Artificial no sirve para hacer una cosa específica; está destinada sobre todo a cambiar el modo con el que hacemos todas las cosas”, como sucedió con la electricidad, ha descrito el franciscano.

“Si queremos que la máquina apoye al hombre y al bien común, sin sustituir nunca al ser humano, entonces los algoritmos deben incluir valores éticos y no sólo numéricos”, ha indicando el académico. Básicamente, ha detallado, “necesitamos ser capaces de indicar los valores éticos a través de los valores numéricos que alimentan el algoritmo”.

El padre italiano ha ofrecido otra premisa: “La ética necesita contaminar la computación”, y ha asegurado que “necesitamos algoritmos, es decir, una forma de hacer computables las evaluaciones buenas y malas. Sólo así podemos crear máquinas que puedan convertirse en instrumentos de humanización del mundo”.

 

CONVERSIÓN Y PENITENCIA

— Fomentar la conversión del corazón, especialmente durante este tiempo.

— Obras de penitencia: Confesión frecuente, mortificación, limosna...

— La Cuaresma, un tiempo para acercarnos más al Señor.

I. Comienza la Cuaresma, tiempo de penitencia y de renovación interior para preparar la Pascua del Señor1. La liturgia de la Iglesia nos invita sin cesar a purificar nuestra alma y a recomenzar de nuevo.

Dice el Señor Todopoderoso: Convertíos a mí de todo corazón: con ayuno, con llanto, con luto. Rasgad los corazones, no las vestiduras, convertíos al Señor Dios nuestro, porque es compasivo y misericordioso...2, leemos en la Primera lectura de la Misa de hoy. Y, en el momento de la imposición de la ceniza sobre nuestras cabezas, el sacerdote nos recuerda las palabras del Génesis, después del pecado original: Memento homo, quia pulvis es... Acuérdate, hombre, de que eres polvo y en polvo te has de convertir3.

Memento homo... Acuérdate... Y, sin embargo, a veces olvidamos que sin el Señor no somos nada. «De la grandeza del hombre no queda, sin Dios, más que este montoncito de polvo, en un plato, a un extremo del altar, en este Miércoles de Ceniza, con el que la Iglesia nos marca en la frente como con nuestra propia substancia»4.

Quiere el Señor que nos despeguemos de las cosas de la tierra para volvernos a Él, y que dejemos el pecado, que envejece y mata, y retornemos a la Fuente de la Vida y de la alegría: «Jesucristo mismo es la gracia más sublime de toda la Cuaresma. Es Él mismo quien se presenta ante nosotros en la sencillez admirable del Evangelio»5.

Volver el corazón a Dios, convertirnos, significa estar dispuestos a poner todos los medios para vivir como Él espera que vivamos, ser sinceros con nosotros mismos, no intentar servir a dos señores6, amar a Dios con toda el alma y alejar de nuestra vida cualquier pecado deliberado. Y eso, en medio de las circunstancias de trabajo, salud, familia, etc., propias de cada cual.

Jesús busca en nosotros un corazón contrito conocedor de sus faltas y pecados y dispuesto a eliminarlos. Os acordaréis de vuestros malos caminos, de vuestros días que no fueron buenos...7. El Señor desea un dolor sincero de los pecados, que se manifestará ante todo en la Confesión sacramental, y también en pequeñas obras de mortificación y penitencia hechas por amor: «Convertirse quiere decir para nosotros buscar de nuevo el perdón y la fuerza de Dios en el Sacramento de la reconciliación y así volver a empezar siempre, avanzar cada día»8.

Para fomentar nuestra contrición la Iglesia nos propone, en la liturgia del día de hoy, el Salmo en que el Rey David expresó su arrepentimiento y con el que tantos santos han suplicado perdón al Señor. También nos ayuda a nosotros en estos momentos de oración: Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa, le decimos a Jesús.

Lava del todo mi delito, limpia mi pecado. Pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado. Contra ti, contra ti solo pequé.

Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme, no me arrojes lejos de tu rostro, no me quites tu santo espíritu.

Devuélveme la alegría de tu salvación, afiánzame con espíritu generoso. Señor, me abrirás los labios, y mi boca proclamará tu alabanza.

El Señor nos atenderá si en el día de hoy le repetimos de corazón, a modo de jaculatoria: Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme.

II. La verdadera conversión se manifiesta en la conducta. Los deseos de mejorar se han de expresar en nuestro trabajo o estudio, en el comportamiento con la familia, en las pequeñas mortificaciones ofrecidas al Señor, que hacen más grata la convivencia a nuestro alrededor y más eficaz el trabajo; y además en la preparación y cuidado de la Confesión frecuente.

El Señor también nos pide hoy una mortificación un poco más especial, que ofrecemos con alegría: la abstinencia y el ayuno, que «fortifica el espíritu, mortificando la carne y su sensualidad; eleva el alma a Dios; abate la concupiscencia, dando fuerzas para vencer y amortiguar sus pasiones, y dispone al corazón para que no busque otra cosa distinta de agradar a Dios en todo»9.

Durante la Cuaresma, nos pide la Iglesia esas muestras de penitencia (la abstinencia de carne a partir de los 14 años, y el ayuno entre los 18 y los 59 cumplidos), que nos acercan al Señor y dan al alma una especial alegría; también, la limosna que, ofrecida con corazón misericordioso, desea llevar un poco de consuelo al que está pasando una necesidad o contribuir según nuestros medios en una obra apostólica para bien de las almas. «Todos los cristianos pueden ejercitarse en la limosna, no solo los ricos y pudientes, sino incluso los de posición media y aun los pobres; de este modo, quienes son desiguales por su capacidad de hacer limosna son semejantes en el amor y afecto con que la hacen»10.

El desprendimiento de lo material, la mortificación y la abstinencia purifican nuestros pecados y nos ayudan a encontrar al Señor en nuestro quehacer diario. Porque «quien a Dios busca queriendo continuar con sus gustos, lo busca de noche y, de noche, no lo encontrará»11. La fuente de esta mortificación estará principalmente en la labor diaria: en el orden, en la puntualidad al comenzar el trabajo, en la intensidad con que lo realizamos, etc.; en la convivencia con los demás encontraremos ocasiones de mortificar nuestro egoísmo y de contribuir a crear un clima más grato en nuestro entorno. «Y la mejor mortificación es la que combate –en pequeños detalles, durante todo el día– la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida. Mortificaciones que no mortifiquen a los demás, que nos vuelvan más delicados, más comprensivos, más abiertos a todos. Tú no serás mortificado si eres susceptible, si estás pendiente solo de tus egoísmos, si avasallas a los otros, si no sabes privarte de lo superfluo y, a veces, de lo necesario; si te entristeces, cuando las cosas no salen según las habías previsto. En cambio, eres mortificado si sabes hacerte todo para todos, para ganar a todos (1 Cor 9, 22)»12. Cada uno debe hacerse un plan concreto de mortificaciones que ofrecer al Señor diariamente en esta Cuaresma.

III. No podemos dejar pasar este día sin fomentar en nuestra alma un deseo profundo y eficaz de volver una vez más, como el hijo pródigo, para estar más cerca del Señor. San Pablo, en la Segunda lectura de la Misa, nos dice que este es un tiempo excelente que debemos aprovechar para una conversión: Os exhortamos, dice, a no echar en saco roto la gracia de Dios (...). Mirad: ahora es el tiempo de la gracia; ahora es el día de la salvación13. Y el Señor nos repite a cada uno, en la intimidad del corazón: Convertíos. Volved a Mí de todo corazón.

Ahora se nos presenta un tiempo en el cual este recomenzar de nuevo en Cristo va a estar sostenido por una particular gracia de Dios, propia del tiempo litúrgico que hemos comenzado. Por eso, el mensaje de la Cuaresma está lleno de alegría y de esperanza, aunque sea un mensaje de penitencia y de mortificación.

«Cuando uno de nosotros reconoce que está triste, debe pensar: es que no estoy suficientemente cerca de Cristo. Cuando uno de nosotros reconoce en su vida, por ejemplo, la inclinación al mal humor, al mal genio, tiene que pensar eso; no echar la culpa a las cosas de alrededor, que es una manera de equivocarnos, es una manera de desorientar la búsqueda»14. A veces, cierta apatía o tristeza espiritual puede estar motivada por el cansancio, por la enfermedad..., pero más frecuentemente se fragua por la falta de generosidad en lo que el Señor nos pide, en la poca lucha por mortificar los sentidos, en no preocuparse por los demás. En definitiva, por un estado de tibieza.

Junto a Cristo encontramos siempre el remedio a una posible tibieza y las fuerzas para vencer en aquellos defectos que de otra manera nos resultarían insuperables. «Cuando alguien diga: “Yo tengo una pereza irremediable, yo no soy tenaz, yo no puedo terminar las cosas que emprendo”, debería pensar (hoy): “Yo no estoy lo suficientemente cerca de Cristo”.

»Por eso, aquello que cada uno de nosotros reconozca en su vida como defecto, como dolencia, debería ser inmediatamente referido a este examen íntimo y directo: “No tengo yo perseverancia, no estoy cerca de Cristo; no tengo alegría, no estoy cerca de Cristo”. Voy a dejar ya de pensar que la culpa es del trabajo, que la culpa es de la familia, de los padres o de los hijos... No. La culpa íntima es de que yo no estoy cerca de Cristo. Y Cristo me está diciendo: ¡Vuélvete! “Volveos a Mí de todo corazón!”.

»(...) Tiempo para que cada uno se sienta urgido por Jesucristo. Para que los que alguna vez nos sentimos inclinados a aplazar esta decisión sepamos que ha llegado el momento. Para que los que tengan pesimismo, pensando que sus defectos no tienen remedio, sepan que ha llegado el momento. Comienza la Cuaresma; mirémosla como un tiempo de cambio y de esperanza»15.

1 Cfr. Conc. Vat. II, Const. Sacrosanctum Concilium, 109. — 2 Joel 2, 12. — 3 Gen 3, 19. — 4 J. Leclerq, Siguiendo el año litúrgico, Madrid 1957, p. 117. — 5 Juan Pablo II, Homilía Miércoles de Ceniza, 28-II-1979. — 6 Cfr. Mt 6, 24. — 7 Ez 36, 31-32. — 8 Juan Pablo II, Carta, Novo incipiente. 8-lV-1979. — 9 San Francisco de Sales, Sermón sobre el ayuno. — 10 San León Magno, Liturgia de las Horas, Segunda lectura del Jueves después de Ceniza. — 11 San Juan de la Cruz, Cántico espiritual, 3, 3. — 12 San Josemaría Escrivá, Es Cristo que pasa, 9.  13 Segunda lectura de la Misa. 2 Cor 5, 20-6, 2. — 14 A. Mª García Dorronsoro, Tiempo para creer, p. 118. — 15 Ibídem.

 

 

“Cuaresma: tiempo de penitencia”

Acercarse un poco más a Dios quiere decir estar dispuesto a una nueva conversión, a una nueva rectificación, a escuchar atentamente sus inspiraciones –los santos deseos que hace brotar en nuestras almas–, y a ponerlos por obra. (Forja, 32)

26 de febrero

Hemos entrado en el tiempo de Cuaresma: tiempo de penitencia, de purificación, de conversión. No es tarea fácil. El cristianismo no es camino cómodo: no basta estar en la Iglesia y dejar que pasen los años. En la vida nuestra, en la vida de los cristianos, la conversión primera ‑ese momento único, que cada uno recuerda, en el que se advierte claramente todo lo que el Señor nos pide‑ es importante; pero más importantes aún, y más difíciles, son las sucesivas conversiones. Y para facilitar la labor de la gracia divina con estas conversiones sucesivas, hace falta mantener el alma joven, invocar al Señor, saber oír, haber descubierto lo que va mal, pedir perdón.

Invocabit me et ego exaudiam eum, leemos en la liturgia (...): si acudís a mí, yo os escucharé, dice el Señor. Considerad esta maravilla del cuidado de Dios con nosotros, dispuesto siempre a oírnos, pendiente en cada momento de la palabra del hombre. En todo tiempo ‑pero de un modo especial ahora, porque nuestro corazón está bien dispuesto, decidido a purificarse‑, El nos oye, y no desatenderá lo que pide un corazón contrito y humillado(Es Cristo que pasa, 57)

 

 

¿Por qué 40 días de Cuaresma?

¿Cuándo empieza y termina el tiempo de Cuaresma? ¿Qué es el miércoles de Ceniza? ¿Qué obligaciones tiene un católico en Cuaresma? respondemos a varias preguntas sobre este tiempo litúrgico.

PREGUNTAS SOBRE LA FE CRISTIANA06/03/2019

Sumario

1. ¿Qué es la Cuaresma? ¿Desde cuándo se vive la Cuaresma? ¿Cuál es el sentido de la Cuaresma?
2. ¿Cuándo empieza y termina el tiempo de Cuaresma? ¿Cuáles son los días y tiempos penitenciales? ¿Qué se debe vivir los viernes de cuaresma?
3. ¿Qué es el miércoles de Ceniza? ¿Cuándo empezó la práctica de la imposición de la ceniza? ¿Cuándo se bendice y se impone? ¿De dónde proviene la ceniza? ¿Qué simboliza la ceniza?
4. ¿A qué invita la Iglesia en Cuaresma?
5. ¿Qué es la penitencia? ¿De qué modos se expresa la penitencia en la vida cristiana?
6. ¿Qué es la conversión? ¿Por qué tienen que convertirse los cristianos ya bautizados?
7. ¿Cómo puedo concretar mi deseo de conversión?
8. ¿Qué obligaciones tiene un católico en Cuaresma? ¿En qué consiste el ayuno y la abstinencia? ¿A quién obligan? ¿Puede cambiarse la práctica del ayuno y de la abstinencia?
9. ¿Cuál es el sentido de practicar el ayuno y la abstinencia?


Te puede interesar • Explicación de los ritos de las ceremonias de la Semana Santa • Seis preguntas clave para entender la Semana Santa • 50 preguntas sobre Jesucristo y la Iglesia • ¿Cuáles son y en qué consisten las bienaventuranzas? • ¿Cuáles son las obras de misericordia? • Libro electrónico gratuito: el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica • Devocionario online • Versión digital gratuita de los Evangelios


1. ¿Qué es la Cuaresma? ¿Desde cuándo se vive la Cuaresma? ¿Cuál es el sentido de la Cuaresma?

Llamamos Cuaresma al período de cuarenta días (cuadragésima) reservado a la preparación de la Pascua. Desde el siglo IV se manifiesta la tendencia a constituirla en tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia.

"La Iglesia se une todos los años, durante los cuarenta días de la Gran Cuaresma, al Misterio de Jesús en el desierto" (Catecismo de la Iglesia Católica, 540). Proponiendo a sus fieles el ejemplo de Cristo en su retiro al desierto, se prepara para la celebración de las solemnidades pascuales, con la purificación del corazón, una práctica perfecta de la vida cristiana y una actitud penitencial.

Textos de san Josemaría para meditar

No podemos considerar esta Cuaresma como una época más, repetición cíclica del tiempo litúrgico. Este momento es único; es una ayuda divina que hay que acoger. Jesús pasa a nuestro lado y espera de nosotros —hoy, ahora— una gran mudanza. Es Cristo que pasa, 59

2. ¿Cuándo empieza y termina el tiempo de Cuaresma? ¿Cuáles son los días y tiempos penitenciales? ¿Qué se debe vivir los viernes de cuaresma?

La Cuaresma comienza el Miércoles de ceniza y concluye inmediatamente antes de la Misa Vespertina in Coena Domini. (jueves santo). "En la Iglesia universal, son días y tiempos penitenciales todos los viernes del año (en memoria de la muerte del Señor) y el tiempo de cuaresma". (Código de Derecho Canónico, cánon 1250). Estos tiempos son particularmente apropiados para los ejercicios espirituales, las liturgias penitenciales, las peregrinaciones como signo de penitencia, las privaciones voluntarias como el ayuno y la limosna, la comunicación cristiana de bienes (obras caritativas y misioneras). Catecismo de la Iglesia Católica, 1438

En recuerdo del día en que murió Jesucristo en la Santa Cruz, "todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo." (Código de Derecho Canónico, canon 1251).

Textos de san Josemaría para meditar

La llamada del buen Pastor llega hasta nosotros: ego vocavi te nomine tuo, te he llamado a ti, por tu nombre. Hay que contestar —amor con amor se paga— diciendo: ecce ego quia vocasti me, me has llamado y aquí estoy. Estoy decidido a que no pase este tiempo de Cuaresma como pasa el agua sobre las piedras, sin dejar rastro. Me dejaré empapar, transformar; me convertiré, me dirigiré de nuevo al Señor, queriéndole como El desea ser querido. Es Cristo que pasa, 59

3. ¿Qué es el miércoles de Ceniza? ¿Cuándo empezó la práctica de la imposición de la ceniza? ¿Cuándo se bendice y se impone? ¿De dónde proviene la ceniza? ¿Qué simboliza la ceniza?

El miércoles de Ceniza es el principio de la Cuaresma; un día especialmente penitencial, en el que los cristianos manifiestan el deseo personal de conversión a Dios. La imposición de la ceniza es una invitación a recorrer el tiempo de Cuaresma como una inmersión más consciente y más intensa en el misterio pascual de Jesús, en su muerte y resurrección, mediante la participación en la Eucaristía y en la vida de caridad.

El origen de la imposición de la ceniza pertenece a la estructura de la penitencia canónica. Empieza a ser obligatorio para toda la comunidad cristiana a partir del siglo X. La liturgia actual, conserva los elementos tradicionales: imposición de la ceniza y ayuno riguroso. La bendición e imposición de la ceniza tiene lugar dentro de la Misa, después de la homilía; aunque en circunstancias especiales, se puede hacer dentro de una celebración de la Palabra. Las fórmulas de imposición de la ceniza se inspiran en la Escritura: Gn, 3, 19 y Mc 1,15. La ceniza procede de los ramos bendecidos el Domingo de la Pasión del Señor, del año anterior, siguiendo una costumbre que se remonta al siglo XII. La fórmula de bendición hace relación a la condición pecadora de quienes la recibirán. Simboliza la condición débil y caduca del hombre, que camina hacia la muerte; su situación pecadora; la oración y súplica ardiente para que el Señor acuda en su ayuda; la Resurrección, ya que el hombre está destinado a participar en el triunfo de Cristo.

Textos de san Josemaría para meditar

Cuanto más seas de Cristo, mayor gracia tendrás para tu eficacia en la tierra y para la felicidad eterna. Pero has de decidirte a seguir el camino de la entrega: la Cruz a cuestas, con una sonrisa en tus labios, con una luz en tu alma. Via Crucis, II Estación: Jesús carga con la cruz.

4. ¿A qué invita la Iglesia en Cuaresma?

La Iglesia invita a sus fieles a hacer de este tiempo como un retiro espiritual en el que el esfuerzo de meditación y de oración debe estar sostenido por un esfuerzo de mortificación personal cuya medida, a partir de este mínimo, es dejada a la libertad y a la generosidad de cada uno. Bien vivida, la Cuaresma prepara para una auténtica y profunda conversión personal, para participar en la fiesta más grande del año: el Domingo de la Resurrección del Señor.

Textos de san Josemaría para meditar

Hay en el ambiente una especie de miedo a la Cruz, a la Cruz del Señor. Y es que han empezado a llamar cruces a todas las cosas desagradables que suceden en la vida, y no saben llevarlas con sentido de hijos de Dios, con visión sobrenatural. ¡Hasta quitan las cruces que plantaron nuestros abuelos en los caminos...! En la Pasión, la Cruz dejó de ser símbolo de castigo para convertirse en señal de victoria. La Cruz es el emblema del Redentor: in quo est salus, vita et resurrectio nostra: allí está nuestra salud, nuestra vida y nuestra resurrección. Via Crucis, II Estación: Jesús carga con la cruz

5. ¿Qué es la penitencia? ¿De qué modos se expresa la penitencia en la vida cristiana?

La penitencia, traducción latina de la palabra griega metanoia que en la Biblia significa la conversión (cambio espiritual) del pecador. Designa todo un conjunto de actos interiores y exteriores dirigidos a la reparación del pecado cometido, y el estado de cosas que resulta de ello para el pecador. Literalmente cambio de vida, se dice del acto del pecador que vuelve a Dios después de haber estado alejado de Él, o del incrédulo que alcanza la fe.

"La penitencia interior del cristiano puede tener expresiones muy variadas. La Escritura y los Padres insisten sobre todo en tres formas: el ayuno, la oración, la limosna, que expresan la conversión con relación a sí mismo, con relación a Dios y con relación a los demás. Junto a la purificación radical operada por el Bautismo o por el martirio, citan, como medio de obtener el perdón de los pecados, los esfuerzos realizados para reconciliarse con el prójimo, las lágrimas de penitencia, la preocupación por la salvación del prójimo, la intercesión de los santos y la práctica de la caridad "que cubre multitud de pecados" (1 Pedro, 4,8.)". Catecismo Iglesia Católica, n. 1434

Estas y otras muchas formas de penitencia pueden ser practicadas en la vida cotidiana del cristiano, en particular en tiempo de Cuaresma y el viernes, día penitencial. Compendio del Catecismo 301.

Textos de san Josemaría para meditar

La conversión es cosa de un instante; la santificación es tarea para toda la vida. La semilla divina de la caridad, que Dios ha puesto en nuestras almas, aspira a crecer, a manifestarse en obras, a dar frutos que respondan en cada momento a lo que es agradable al Señor. Es indispensable por eso estar dispuestos a recomenzar, a reencontrar —en las nuevas situaciones de nuestra vida— la luz, el impulso de la primera conversión. Y ésta es la razón por la que hemos de prepararnos con un examen hondo, pidiendo ayuda al Señor, para que podamos conocerle mejor y nos conozcamos mejor a nosotros mismos. No hay otro camino, si hemos de convertirnos de nuevo. Es Cristo que pasa, 58

6. ¿Qué es la conversión? ¿Por qué tienen que convertirse los cristianos ya bautizados?

Convertirse es reconciliarse con Dios, apartarse del mal, para establecer la amistad con el Creador. Supone dejar el arrepentimiento y la Confesión de todos y cada uno de nuestros pecados. Una vez en gracia (sin conciencia de pecado mortal), hemos de proponernos cambiar desde dentro (en actitudes) todo aquello que no agrada a Dios.

La llamada de Cristo a la conversión sigue resonando en la vida de los cristianos. Esta segunda conversión es una tarea ininterrumpida para toda la Iglesia que "recibe en su propio seno a los pecadores" y que siendo "santa al mismo tiempo que necesitada de purificación constante, busca sin cesar la penitencia y la renovación" (LG 8). Este esfuerzo de conversión no es sólo una obra humana. Es el movimiento del "corazón contrito" (Sal 51,19), atraído y movido por la gracia (cf Jn 6,44; 12,32) a responder al amor misericordioso de Dios que nos ha amado primero (cf 1 Jn 4,10). Catecismo de la Iglesia Católica, 1428

Textos de san Josemaría para meditar

Hemos entrado en el tiempo de Cuaresma: tiempo de penitencia, de purificación, de conversión. No es tarea fácil. El cristianismo no es camino cómodo: no basta estar en la Iglesia y dejar que pasen los años. En la vida nuestra, en la vida de los cristianos, la conversión primera —ese momento único, que cada uno recuerda, en el que se advierte claramente todo lo que el Señor nos pide— es importante; pero más importantes aún, y más difíciles, son las sucesivas conversiones. Y para facilitar la labor de la gracia divina con estas conversiones sucesivas, hace falta mantener el alma joven, invocar al Señor, saber oír, haber descubierto lo que va mal, pedir perdón. Es Cristo que pasa, 57.

Hay que estar persuadidos de que Dios nos oye, de que está pendiente de nosotros: así se llenará de paz nuestro corazón. Pero vivir con Dios es indudablemente correr un riesgo, porque el Señor no se contenta compartiendo: lo quiere todo. Y acercarse un poco más a El quiere decir estar dispuesto a una nueva conversión, a una nueva rectificación, a escuchar más atentamente sus inspiraciones, los santos deseos que hace brotar en nuestra alma, y a ponerlos por obra. Es Cristo que pasa, 58

7. ¿Cómo puedo concretar mi deseo de conversión?

De diversas maneras, pero siempre realizando obras de conversión, como son, por ejemplo: Acudir al Sacramento de la Reconciliación (Sacramento de la Penitencia o Confesión); superar las divisiones, perdonando y crecer en espíritu fraterno; practicando las Obras de Misericordia.

Textos de san Josemaría para meditar

Te aconsejo que intentes alguna vez volver... al comienzo de tu "primera conversión", cosa que, si no es hacerse como niños, se le parece mucho: en la vida espiritual, hay que dejarse llevar con entera confianza, sin miedos ni dobleces; hay que hablar con absoluta claridad de lo que se tiene en la cabeza y en el alma. Surco, 145

8. ¿Qué obligaciones tiene un católico en Cuaresma? ¿En qué consiste el ayuno y la abstinencia? ¿A quién obligan? ¿Puede cambiarse la práctica del ayuno y de la abstinencia?

Los católicos tienen que cumplir el precepto de la Iglesia del ayuno y la abstinencia de carne (Compendio del Catecismo 432: en los días establecidos por la Iglesia), así como con el de la confesión y Comunión anual. El ayuno consiste en hacer una sola comida al día, aunque se puede comer algo menos de lo acostumbrado por la mañana y la noche. Salvo caso de enfermedad. Obliga vivir la ley del ayuno, a todos los mayores de edad, hasta que tengan cumplido cincuenta y nueve años. (cfr. CIC, c. 1252). Se llama abstinencia a privarse de comer carne (roja o blanca y sus derivados). La ley de la abstinencia obliga a los que han cumplido catorce años.(cfr. CIC, c. 1252). "La Conferencia Episcopal de cada País puede determinar con más detalle el modo de observar el ayuno y la abstinencia, así como sustituirlos en todo o en parte por otras formas de penitencia, sobre todo por obras de caridad y prácticas de piedad". (Código de Derecho Canónico, cánon 1253).

Textos de san Josemaría para meditar

Hay que decidirse. No es lícito vivir manteniendo encendidas esas dos velas que, según el dicho popular, todo hombre se procura: una a San Miguel y otra al diablo. Hay que apagar la vela del diablo. Hemos de consumir nuestra vida haciendo que arda toda entera al servicio del Señor. Si nuestro afán de santidad es sincero, si tenemos la docilidad de ponernos en las manos de Dios, todo irá bien. Porque El está siempre dispuesto a darnos su gracia, y, especialmente en este tiempo, la gracia para una nueva conversión, para una mejora de nuestra vida de cristianos. Es Cristo que pasa, 59

9. ¿Cuál es el sentido de practicar el ayuno y la abstinencia?

Debe cuidarse el no vivir el ayuno o la abstinencia como unos mínimos, sino como una manera concreta con la que nuestra Santa Madre Iglesia nos ayuda a crecer en el verdadero espíritu de penitencia. Como ya en los profetas, la llamada de Jesús a la conversión y a la penitencia no mira, en primer lugar, a las obras exteriores "el saco y la ceniza", los ayunos y las mortificaciones, sino a la conversión del corazón, la penitencia interior. Sin ella, las obras de penitencia permanecen estériles y engañosas; por el contrario, la conversión interior impulsa a la expresión de esta actitud por medio de signos visibles, gestos y obras de penitencia (cf Jl 2,12-13; Is 1,16-17; Mt 6,1-6. 16-18). CEC, 1430.

En el Nuevo Testamento, Jesús indica la razón profunda del ayuno, estigmatizando la actitud de los fariseos, que observaban escrupulosamente las prescripciones que imponía la ley, pero su corazón estaba lejos de Dios. El verdadero ayuno, repite en otra ocasión el divino Maestro, consiste más bien en cumplir la voluntad del Padre celestial, que “ve en lo secreto y te recompensará” (Mt 6,18).

 

 

Los orígenes de la Cuaresma

¿Cómo vivían los Primeros Cristianos la Cuaresma?

¿CÓMO Y CUÁNDO EMPIEZA A VIVIRSE LA CUARESMA?

¿POR QUÉ 40 DÍAS? ¿POR QUÉ LA PENITENCIA Y EL AYUNO?

¿POR QUÉ LA IMPOSICIÓN DE LA CENIZA?

Habrá que esperar hasta el siglo IV para encontrar los primeros atisbos de una estructura orgánica de este tiempo litúrgico. A finales del siglo IV, Roma conocía ya la estructura cuaresmal de cuarenta días.

La celebración de la Pascua del Señor, constituye, sin duda, la fiesta primordial del año litúrgico. De aquí que, cuando en el siglo II, la Iglesia comenzó a celebrar anualmente el misterio pascual de Cristo, advirtió la necesidad de una preparación adecuada, por medio de la oración y del ayuno, según el modo prescrito por el Señor. Surgió así la piadosa costumbre del ayuno infrapascual del viernes y sábado santos, como preparación al Domingo de Resurrección.

Los primeros pasos

Paso a paso, mediante un proceso de sedimentación, este período de preparación pascual fue consolidándose hasta llegar a constituir la realidad litúrgica que hoy conocemos como Tiempo de Cuaresma. Influyeron también, sin duda, las exigencias del catecumenado y la disciplina penitencial para la reconciliación de los penitentes.

La primitiva celebración de la Pascua del Señor conoció la praxis de un ayuno preparatorio el viernes y sábado previos a dicha conmemoración.

A esta práctica podría aludir la Traditio Apostolicadocumento de comienzos del siglo III, cuando exige que los candidatos al bautismo ayunen el viernes y transcurran la noche del sábado en vela. Por otra parte, en el siglo III, la Iglesia de Alejandría, de hondas y mutuas relaciones con la sede romana, vivía una semana de ayuno previo a las fiestas pascuales.

En el siglo IV se consolida la estructura cuaresmal de cuarenta días

De todos modos, como en otros ámbitos de la vida de la Iglesia, habrá que esperar hasta el siglo IV para encontrar los primeros atisbos de una estructura orgánica de este tiempo litúrgico. Sin embargo, mientras en esta época aparece ya consolidada en casi todas las Iglesias la institución de la cuaresma de cuarenta días, el período de preparación pascual se circunscribía en  Roma a tres semanas de ayuno diario, excepto sábados y domingos. Este ayuno prepascual de tres semanas se mantuvo poco tiempo en vigor, pues a finales del siglo IV, la Urbe conocía ya la estructura cuaresmal de cuarenta días.

El período cuaresmal de seis semanas de duración nació probablemente vinculado a la práctica penitencial: los penitentes comenzaban su preparación más intensa el sexto domingo antes de Pascua y vivían un ayuno prolongado hasta el día de la reconciliación, que acaecía durante la asamblea eucarística del Jueves Santo. Como este período de penitencia duraba cuarenta días, recibió el nombre de Quadragesima o cuaresma.

Durante el primer estadio de organización cuaresmal se celebraban tan sólo las reuniones eucarísticas dominicales, si bien entre semana existían asambleas no eucarísticas: los miércoles y viernes.

Pero a finales del siglo VI las reuniones del lunes, miércoles y viernes celebraban ya la eucaristía. Más tarde, se añadieron nuevas asambleas eucarísticas los martes y sábados. Por último, el proceso se cerró bajo el pontificado de Gregorio II (715-731), con la asignación de un formulario eucarístico para los jueves de cuaresma.

¿Por qué la ceniza?

Hacia finales del siglo V, el miércoles y viernes previos al primer domingo de cuaresma comenzaron a celebrarse cómo si formaran parte del período penitencial, probablemente como medio de compensar los domingos y días en los que se rompía el ayuno.

Dicho miércoles, los penitentes por la imposición de la ceniza, ingresaban en el orden que regulaba la penitencia canónica. Cuando la institución penitencial desapareció, el rito se extendió a toda la comunidad cristiana: este es el origen del Miércoles de Ceniza o «Feria IV anerum».

El proceso de alargamiento del período penitencial continuó de forma irremediable. Esta anticipación del ayuno cuaresmal no es una práctica exclusivamente romana: se encuentra también en Oriente, y en diversas regiones de Occidente.

Probablemente se trata de una praxis originada en la ascesis monástica y más tarde propagada entre la comunidad cristiana, aunque resulte difícil conocer sus características.

¿Por qué los cuarenta días?

El significado teológico de la Cuaresma es muy rico. Su estructura de cuarentena conlleva un enfoque doctrinal peculiar.

En efecto, cuando el ayuno se limitaba a dos días —o una semana a lo sumo—, esta praxis litúrgica podía justificarse simplemente por la tristeza de la Iglesia ante la ausencia del Esposo, o por el cli­ma de ansiosa espera; mientras que el ayuno cuares­mal supone desde el principio unas connotaciones propias, impuestas por el significado simbólico del número cuarenta.

En primer lugar, no debe pasarse por alto que toda la tradición occidental inicia la Cuaresma con la lectura del evangelio de las tentaciones de Jesús en el desierto: el período cuaresmal constituye, pues, una experiencia de desierto, que al igual que en el caso del Señor, se prolonga durante cuarenta días.

En la Cuaresma, la Iglesia vive un combate espiritual intenso, como tiempo de ayuno y de prueba. Así lo manifiestan también los cuarenta años de peregrinación del pueblo de Israel por el Sinaí.

Otros simbolismos enriquecen el número cuarenta, como se advierte en el Antiguo y Nuevo Testamento. Así, la cuarentena evoca la idea de preparación: cuarenta días de Moisés y Elías previos al encuentro de Yahvehcuarenta días empleados por Jonás para alcanzar la penitencia y el perdóncuarenta días de ayuno de Jesús antes del comienzo de su ministerio público. La Cuaresma es un período de preparación para la celebración de las solemnidades pascuales: iniciación cristiana y reconciliación de los penitentes.

Por último, la tradición cristiana ha interpretado también el número cuarenta como expresión del tiempo de la vida presente, anticipo del mundo futuro. El Concilio Vaticano II(cfr. SC 109) ha señalado que la Cuaresma posee una doble dimensión, bautismal y penitencial, y ha subrayado su carácter de tiempo de preparación para la Pascua en un clima de atenta escucha a la Palabra de Dios y oración incesante.

El período cuaresmal concluye la mañana del Jueves Santo con la Misa crismal —Missa Chrismalis— que el obispo concelebra con sus presbíteros. Esta Misa manifiesta la comunión del obispo y sus presbíteros en el único e idéntico sacerdocio y ministerio de Cristo. Durante la celebración se bendicen, además, los santos óleos y se consagra el crisma.

El tiempo de Cuaresma se extiende desde el miércoles de Ceniza hasta la Misa de la cena del Señor exclusive. El miércoles de Ceniza es día de ayuno y abstinencia; los viernes de Cuaresma se observa la abstinencia de carne. El Viernes Santo también se viven elayuno y la abstinencia.

by primeroscristianos.com

 

 

La libertad religiosa y el valor social de la religión

Juan Moya

He asistido recientemente a una conferencia del catedrático y magistrado Andrés Ollero en la que ha hablado del valor de la religión, no solo en la vida de las personas sino también del derecho a estar presente en la sociedad de la que formamos parte. Su intervención me ha animado a hacer algunas consideraciones sobre estos temas.

Se debe distinguir la laicidad del laicismo. La laicidad es la actitud neutral hacia la religión,  pero respetando las manifestaciones legítimas de religiosidad tanto en la vida privada como en la vida pública, como un requisito necesario del derecho a la libertad religiosa de los ciudadanos, sin más límite que el orden público. Es lo propio de un Estado aconfesional.

Por el contrario, el laicismo es la negación práctica de este derecho y por tanto de la presencia de la religión en la vida pública. Es una actitud beligerante contra la religión, que niega un derecho fundamental de la persona por considerarla como algo negativo para la sociedad; de cualquier religión, aunque en la práctica es particularmente atacada la religión católica. Los modos de obstaculizar la religión pueden ser diversos - más beligerantes o menos-, según el grado de resistencia que pueda ofrecer la sociedad. 

Para ver el derecho a la libertad religiosa se podría recurrir a muchos documentos del Magisterio de la Iglesia, como por ejemplo la Declaración sobre la Libertad Religiosa del C. Vaticano II, donde se afirma que esta libertad consiste en que todos los hombres deben estar inmunes de coacción (...) y ello de tal manera que en materia religiosa ni se obligue a nadie a obrar contra su conciencia ni se le impida que actúe conforme a ella en privado y en público, solo o asociado con otros, dentro de los
límites debidos (n. 2).

También en este mismo documento se recuerda que los hombres, por razón de su dignidad y estar dotados de razón y libertad, se han sentir impulsados a buscar la verdad; es más ;tienen la obligación de buscarla, sobre todo la que se refiere a la religión (ibidem). Por otra parte, la propia perfección y el bien común de la sociedad requieren; el respeto de los derechos y deberes de la persona entre los que está el derecho a la libertad religiosa, y por eso la protección de este derecho;`pertenece esencialmente a la obligación de todo poder civil; (n. 6).

Pero el profesor Ollero, para hacer ver la importancia del hecho religioso en la vida de los pueblos, en la configuración de la sociedad, y los valores éticos y morales que aporta la religión, no ha necesitado citar estos textos. Ha recurrido a dos grandes pensadores no católicos, que precisamente por no serlo, sus afirmaciones sobre la religión tienen un valor especial.

El primero es Jhon Rawls,el filósofo de Estados Unidos profesor de Filosofía Política en la Universidad de Harvard (1921-2002). Entre las muchas ideas que expone en sus obras, habla del necesario equilibrio que debe haber entre las creencias del individuo (la religión) y las normas que desarrolla el Estado (el equilibrio reflexivo;); habla también del principio de igual libertad; es decir, que no puede tener menos libertad real un ciudadano por ser creyente; también afirma que sería malo ser escéptico ante la verdad.

Jürgen Habermas fue el otro gran personaje comentado por Ollero. Habermas, filósofo y sociólogo alemán, que nació en 1929, es reconocido en todo el mundo por sus trabajos de filosofía política, ética y teoría del derecho. Recogemos sintéticamente algunas enseñanzas suyas relacionadas con el tema de nuestro artículo.

Se puede distinguir la razón secular; y la razón religiosa, pero sin exagerar la separación entre ambas, porque deben estar relacionadas. Es importante valorar las tradiciones religiosas, sin considerarlas propias de sociedades premodernas, pues la religión aporta muchos valores a la sociedad.  Y no se debe pedir a los ciudadanos que se abstengan de las manifestaciones religiosas, porque se perderían valores que configuran al sentido ético de la vida: la religión contribuye al esclarecimiento de verdades fundamentales, y tiene mucho que aportar a la razón, pues la religión no es irracional.  Y no se debe confundir la neutralidad religiosa con prohibir las manifestación pública de la religión.  Los creyentes tienen los mismos derechos y deberes que los no creyentes.

La conferencia tuvo una segunda parte en la que el profesor Ollero, comentó el artículo 16 de la Constitución Española que dice así: 1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el
mantenimiento del orden público protegido por la ley. 2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias. 3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes
relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

Por este artículo vemos que la libertad religiosa y de culto está puesta al mismo nivel que la libertad ideológica, y no tiene más límite que el orden público. Por tanto sería anticonstitucional pretender que la religión fuera algo meramente privado, sin manifestaciones públicas.

Por otra parte, sería también anticonstitucional una actitud inquisitorial hacia la religión, pues nadie está obligado a declarar sus creencias. Además, todos tenemos y nos guiamos por convicciones, sean religiosas o ateas, y no pueden pretender tener más derechos unos que otros. Por eso la neutralidad es imposible: o estamos de un lado, o estamos del otro.

Ninguna religión es considerada como estatal; pero por la mayoría sociológica de la religión cristiana, es citada expresamente en la necesidad de establecer relaciones de cooperación con ella.
No está de más recordar estas ideas en nuestros días.

 

 

Símbolos que entrenan el alma

Maria Solano Altaba

María junto a la Cruz de Jesús

En mi casa ya la tenemos liada. Llega la cuaresma y los viernes toca pescado. El pequeño que protesta porque no le gusta el pescado (aunque protesta por todo), la otra, que “no es justo porque también han comido pescado en el colegio”, el de más allá que si somos los únicos de todos sus amigos que hacemos esto del pescado. Y es verdad, somos los únicos, o casi los únicos, de modo que aumenta la sensación de “injusticia” y el grado de protesta por esta elección libre y personal de no comer carne en los viernes de cuaresma.

Así que me remango y tomo aire para tratar de explicar del modo más comprensible posible por qué lo importante no es comer o no comer carne o pescado sino aprender a obedecer y entrenar el alma para que esté bien preparada y sepa decir que no cuando la tentación no sea una hipótesis sino una realidad muy apetecible y sugerente. 

Vivo en una calle con carril bici y me sorprende el volumen de personas que, a las horas más intempestivas, salen a correr. De verdad, cuando yo salgo de casa no hay aún ni coches y sin embargo ahí están mis runners con su equipación fluorescente desayunando kilómetros de asfalto en la helada que cae antes del amanecer. En mi barrio han aparecido en poco tiempo dos gimnasios, un sitio de boxeo y otro de pilates. Parece que la sociedad ha pasado de aquel compromiso incumplido de las uvas de practicar deporte que dormía el sueño de los justos desde mitad de enero en adelante a una percepción real de los beneficios del deporte.

Porque la mayoría de esos esforzados corredores que se ponen el despertador antes de que los pájaros se den cuenta de que arranca el día no lo hacen con el objetivo de triunfar en estas disciplinas en las próximas olimpiadas, sino que simplemente entrenan para sentirse más sanos, pata estar mejor preparados, para que, si un día vienen mal dadas, su cuerpo responda con más acierto. El ejercicio físico, el esfuerzo a veces desmesurado sin más fin que estar bien, es muy valorado en nuestra
sociedad líquida.

Entonces, ¿por qué nos parece tan complicado entender el ejercicio del alma? Puede ser el pequeño sacrificio de la cuaresma que, a través del menú de los viernes, supone un recordatorio constante del núcleo de nuestra fe, la muerte y resurrección de Jesús

Puede ser otro tipo de ayuno y abstinencia como uno que hacemos en casa desde hace algunos
años: el ayuno digital, mucho más costoso que el de la carne en esfuerzo y sacrificio y que nos ayuda a liberarnos de ataduras terrenas que nos alejan de lo que de verdad importa. 

Puede ser un compromiso personal, el que cada uno considere más adecuado –a mí mis hijos suelen recomendarme que no grite y aseguro que me cuesta más que comer piedras– qué nos ayude a limar esos pequeños defectos de nuestro carácter. Lo importante es que el ejercicio del alma, como el del cuerpo, nos hace mejores porque nos vuelve más resilientes, porque nos convence del valor del esfuerzo y porque nos prepara ante la adversidad. Cuaresma. Viernes. Pescado. La salud de nuestras almas. Se acerca la Pascua. Hay que prepararse.

Decana. Facultad de Humanidades y CC. Comunicación
Universidad CEU San Pablo

 

 

La difícil integración del islam en la cultura occidental

Salvador Bernal

Macron junto a su mujer y obispos franceses.

De nuevo se plantea en Francia la integración social y cultural del islam en un país democrático, definido constitucionalmente como República laica. Lo intentó en su día el presidente Jacques Chirac, que promovió un amplio estudio por parte de una comisión independiente, y llevó a la actualización de la ley de separación de 1905, con disposiciones más concretas sobre la presencia de signos religiosos en los servicios públicos, especialmente en la educación. Desde entonces, también como consecuencia del incremento del número de musulmanes y de su creciente presencia en la vida francesa, el sentido de lo laico no es en modo alguno una cuestión pacífica, menos aún, respecto de la religión musulmana, a consecuencia de la perpetración de diversos atentados de entidad desde 2015.

En su campaña electoral para la presidencia, Emmanuel Macron anunció su intención de replantear el problema, porque consideraba necesario avanzar en aspectos como la formación de los imanes, la financiación y gestión del culto en mezquitas y lugares de oración, la lucha contra el proceso de radicalización de gente joven o, en fin, la promoción social de barriadas periféricas de las grandes sociales que se convertían en escenario reiterado de conflictos violentos. Considera llegado el momento de impulsar esos objetivos, según expuso durante un viaje a la ciudad de Mulhouse, donde son notorios los barrios problemáticos. El 18 de febrero describió las grandes líneas de sus planes para el quinquenato. Según muchos observadores, la decisión no se debe solo a la proximidad de las elecciones municipales de marzo: quiere ir preparando ya su reelección presidencial en 2022.

El plan refleja una vez más la capacidad de Macron de plantearse objetivos de síntesis entre extremos difícilmente conciliables. Está dispuesto a encajar dentro del orden constitucional francés laico una inspiración religiosa que no admite la separación entre religión y política. Esto exige intervenir en cuestiones que pueden ser incompatibles con la ley de 1905, que prohíbe a los poderes públicos financiar la religión e injerirse en la organización de los cultos. Veremos.

El presidente francés abandona el llamado comunitarismo, que llevaría a la formación de guetos segregados, con leyes propias, ajenas a los valores republicanos, especialmente en materia de derecho de familia, como se observa ya en ciudades del Reino Unido. Lo sustituye por la lucha contra otro enemigo: el “separatismo islamista”, preludio de la radicalización y del terrorismo, aunque, desde algunas ópticas, como la de los llamados Hermanos Musulmanes, el deseo no es separar, sino islamizar la sociedad en que viven. Macron insiste en la idea, y subraya que “no se puede jamás aceptar que las leyes de una religión sean superiores a las leyes de la República. Es así de simple”.

Y así de complejo, porque no es fácil de entender desde una perspectiva laica la intervención estatal para financiar y organizar la formación autónoma de los imanes que predican en las mezquitas. Actualmente llegan cada año unos trescientos, procedentes sobre todo de Turquía, Marruecos y Argelia. El Estado asumiría la responsabilidad de su formación, con el apoyo del Consejo francés del culto musulmán.

Macron se propone también abolir en los centros confesionales la enseñanza de la lengua y la cultura de los países de origen. Se ocupan de esa tarea profesores designados y enviados por gobiernos extranjeros. Los programas actuales se sustituirían por otros de carácter internacional, integrados en los planes de estudio. Como era previsible, Turquía se opone radicalmente al proyecto.

Queda en el aire, en fin, el contenido de la posible ley sobre cuestiones económicas: así, la construcción y el mantenimiento de mezquitas, o la transparencia en los flujos financieros derivados de los productos halal y de la organización de las peregrinaciones a la Meca.

La cultura católica, especialmente desde el Concilio Vaticano II, fomenta la máxima comprensión y entendimiento con hebreos y musulmanes, “merecedores de admiración por todo lo que en su culto a Dios hay de verdadero y de bueno”, en expresión de Pablo VI. Ese espíritu permite apoyar también iniciativas en el campo de la libertad religiosa, de la hermandad humana, de la cultura, de la asistencia social. Forma parte de la fraternidad humana, objeto de la famosa declaración de Abu Dabi, firmada hace ahora un año

Pero, en el plano de la acción política, no parece posible la integración, mientras subsistan fuertes posiciones que consideran irrenunciables los elementos tomados de la sharía, la ley islámica, por encima de cualquier ordenamiento jurídico estatal.

 

 

El amor de los jubilados

Ángel Cabrero Ugarte

 

Personas mayores.

Recomiendo la lectura de una novela escrita por Bernard MacLaverty, irlandés de Belfast. El libro, publicado en España por Libros del Asteroide el año pasado, está editado originalmente en el 2017, y con esto quiero hacer hincapié en que es una historia de nuestros días. Quizá con decir que en un momento dado se menciona al papa Francisco, queda todo dicho. Y eso, la actualidad del relato, tiene especial interés cuando se trata de una historia de dos recién jubilados, vamos, “dos jóvenes”, con más de cuarenta años de casados y un nieto.

Lo que se plantea en esta historia, en el fondo, es la calidad del amor. En los tiempos que corren, cuando vemos tantos matrimonios que se rompen en muy poco tiempo, somos conscientes de que un número muy alto, una proporción tremenda, de los contrayentes no saben lo que es el amor y, por lo tanto, no saben lo que es el matrimonio. Por otra parte, la facilidad del divorcio crea, casi sin que se den cuenta, una puerta abierta al matrimonio de prueba. Algunos conscientemente. Pienso que cuando él o ella, en torno a los 30 -antes pocos tienen valor para casarse- han considerado que, si las cosas no van, siempre está el divorcio como salida, la realidad es que construyen algo poco duradero.El amor de los jubiladosEl amor de los jubilados

Pero el caso de Stella y Gerry es un poco distinto. Son irlandeses, aunque vivan en Glasgow. Hace cuarenta y tantos, cuando se casaron, el ambiente católico en Irlanda era indiscutible y, por lo tanto, nuestros protagonistas no se han planteado en ningún momento el divorcio. Y eso, aunque Gerry haya perdido la fe y vive en esos momentos como un ateo.

Por eso la problemática es distinta. Se trata de comprobar los problemas reales que puede haber para que dos personas de más de 60 sigan conviviendo, porque el amor, si no se aviva, se enfría. Y porque hay problemas que se pueden mantener en segundo plano cuando uno está cuidando a los hijos o cuando se está especialmente pendiente del trabajo, pero que afloran cuando esos aspectos han desaparecido.

Gerry, en esta historia, ha adquirido un vicio notable con la bebida. Piensa que ella no se da cuenta, pero eso no es más que una inmensa ingenuidad, ya que Stella se da cuenta por muchas señales externas, como el olor, la actitud de él cuando está medio borracho -él piensa que no se nota-, pero sobre todo lo que significa en la vida de una persona ir a lo suyo, sin compartir. Son los problemas que pueden surgir a cierta edad y creo que en esta novela están dibujados muy atinadamente.

¿Qué es lo que pasa entre los dos? Aparentemente nada. Es más normal que, a esas alturas de la vida, sea el hombre quien se monta sus modos de vida al margen, sin pensar para nada que eso le separa de su mujer. Si no ha habido un hábito de diálogo a lo largo de los otros años, ahora eso produce separación. No separación traumática como para irse cada uno por su parte, pero sí la tristeza de la desunión en detalles, que a veces son cuestiones de fondo que no habían surgido.

Además, en este caso, el ateísmo sobrevenido en él, que no estaba presente en el noviazgo ni en los primeros años del matrimonio, llega a ser doloroso porque ella está más bien en un proceso de afianzarse en su fe, también por ver que la vida se acorta. Y él no tiene una actitud de comprensión. Son divisiones. Es falta de diálogo. En realidad es falta de amor. Y es importante poner los medios para arreglarlo.

Bernard MacLaverty, Unas vacaciones en invierno, Libros del Asteroide 2019

 

 

"Granjas familiares", nueva campaña de Danone: Naturaleza, tradición y familia

 

  

Con la campaña “Granjas familiares”, Danone quiere acercar su marca a las familias. Al mismo tiempo, quiere rendir un sentido homenaje a las familias de ganaderos que colaboran con la marca desde hace años.

A través de historias reales de familias que cuidan y ordeñan vacas en el medio rural, la empresa de productos lácteos busca reflejar que “el secreto de cuidar una granja es el mismo que el de cuidar una familia”. Con creatividad de Wunderman Thompson y planificación de medios de Mediacom, la campaña busca visibilizar el origen de la leche con la que se producen sus yogures y la importancia de estas familias ganaderas en el proceso de fabricación. De este modo, Danone quiere reforzar su imagen de cercanía, calidad y naturaleza.

  

Tras la celebración del centenario de la empresa, queríamos recuperar la historia de amor entre un padre y un hijo, y trasladarla también a los ganaderos con los que colaboramos. Reflejar la apuesta permanente de Danone por la naturaleza y la leche de proximidad”, señala Cristina Kenz, vicepresidenta de marketing de productos lácteos de Danone.

Este primer spot de la campaña está protagonizado por la familia Ruiz, que lleva más de 80 años colaborando con la compañía. El anuncio refleja un paralelismo entre el cuidado de una granja y el cuidado de la familia; con este relato familiar, busca establecer una conexión emocional con los padres y madres que compran estos productos para sus hijos.

Naturaleza, tradición y familia se funden en este spot, que es un canto a la infancia y a la vida sana. Un ejemplo más de que la “publicidad con valores” logra conectar con la audiencia y sigue siendo eficaz.

 

 

 

 

El tiempo se llama maternidad

Blanca Sevilla

La alegría de ver que la semilla germinada llegó a su término después de nueve meses se entrelaza con la renuncia voluntaria.

Aquello que llamábamos pomposamente “nuestro tiempo” hoy se llama maternidad. La vida se vislumbra de otra manera, tal vez imaginada, pero jamás experimentada.

El sueño se torna vigilia; los sueños que hicieron volar a la mente tienen que esperar en aras de esa vida, que le dará continuidad a la nuestra.

Se abre un compás de espera que es surco, que es huella sobre la que caminará esta misma en el futuro, esta que es individuo, que desea enriquecerse en la entrega a los demás, pero también en su propia persona.

La maternidad es de tiempo completo, termina con la muerte. No es cursilería, como se apreciaba de lejos en aquellas frases de las tarjetas. Las mujeres ancianas aún lloran por sus hijos que les adornan la cabeza de canas. El sello indeleble se fragua en el amor.

Hay momentos para todo. La mano materna va soltando a la otra mano, la que en un principio apretaba como con una garra.

Los cinco dedos dicen adiós en aras de su propio círculo. En el intermedio hubo llanto, desesperación, frustración, noches en vela para obtener un título profesional, sin descuidar al otro. Se cansaba el cuerpo y se alimentaba el espíritu.

La renuncia y el coraje, la valentía de nutrir al mundo con otra mirada, tuvo un precio, pero también tiene recompensa.

Ya estamos acompañadas y solas. Aquel o aquellos con su propio reloj, en su espacio; nosotros, en el nuestro. El tiempo de la independencia se hizo hoy. La vigilia en el sueño quedó en el olvido. Los sueños profesionales se fraguaron poco a poco hasta hacerse posibilidad.

Valió la pena. Valdrá la pena hasta la última respiración, porque la soledad creativa está acompañada, se enriquece de otros pensamientos que de alguna manera fueron nuestros y penetraron en otras mentes hasta volverse otros, sin dejar de ser los mismos.

Entre tantas voces que la denigran, la maternidad necesita el coraje.

Hoy, también, feliz día; felices días de tiempo completo.

 

 

La eutanasia que nos llega. Reflexión médica, jurídica y moral

 

 

 

Con la constitución del nuevo Gobierno en España, es previsible que se active la legalización de la eutanasia, por lo que nos parece muy necesario promover algunas iniciativas para tratar de paliar, en la medida de lo posible, tan grave asunto.

Recientemente la Conferencia Episcopal Española difundió un amplio documento sobre la eutanasia (Sembradores de Esperanza), que cumple sobradamente esta necesidad, pues, sin duda, se trata de un magnífico texto.

Sin embargo, es posible que en este momento sea útil un escrito en el que en pocas líneas se aborde el problema que ahora se nos plantea en España, haciendo específica referencia a las leyes que se han presentado en el Parlamento español..

​Varios investigadores del Observatorio de Bioética de la UCV, han preparado un documento en el que se trata de presentar el problema de forma sintética: “La eutanasia que nos llega. Reflexión médica, jurídica y moral”.

1. Proposiciones de ley presentadas ante el Congreso de los Diputados

En el momento actual hay dos proposiciones de ley sometidas a trámite en el Parlamento español, promovidas por Unidas Podemos (UP) y por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Existe una tercera proposición del partido Ciudadanos, que hace referencia esencialmente a los Cuidados Paliativos, por lo que no vamos a considerarla aquí. Finalmente hay una cuarta proposición de ley presentada en el Parlamento Catalán, en 2006, propuesta por el Comité Consultivo de Bioética de Cataluña. A esta última tampoco nos referiremos por afectar solamente a una Comunidad Autónoma española.

2. Regulación actual de la eutanasia

Tanto la eutanasia como el suicidio asistido están tipificados como delito, en el artículo 143 del Código Penal español.

3. Terminología

Un problema objetivo que se plantea al hablar de la eutanasia y el suicidio asistido es la confusión terminológica que existe. Definimos los principales conceptos:

Eutanasia: Acto deliberado de poner fin a la vida de un paciente, bien administrándole una sustancia letal o bien dejando de proporcionarle los cuidados ordinarios necesarios para vivir, aunque sea por voluntad propia o a petición de sus familiares.

Suicidio asistido: Actuación mediante la que se proporciona, a petición expresa de una persona capaz, los medios necesarios para que consume el suicidio

Obstinación terapéutica: Aplicación de medios terapéuticos fútiles o desproporcionados que, no contribuyendo a la recuperación del paciente ni al alivio de los síntomas que padece, pretenden prolongar la fase terminal de una enfermedad incrementando el sufrimiento que conlleva.

Sedación paliativa: Administración de fármacos en dosis y combinaciones requeridas para reducir la consciencia lo necesario para aliviar uno o más síntomas refractarios.

Sedación terminal: Sedación paliativa administrada en la fase terminal (agónica) de una enfermedad, con pérdida irreversible de la consciencia.

4. Proposición de ley propuesta por Unidas Podemos (UP)

Objeto de la ley

El objeto de la ley es “regular el derecho que asiste a las personas a solicitar y recibir ayuda médica para poner fin a su vida si se cumplen determinados requisitos”.

¿Quién puede solicitarla y bajo qué condiciones?

Pueden solicitarla personas mayores de edad, con capacidad suficiente para saber lo que hacen, haciéndolo voluntariamente y por escrito, realizando la petición al menos en dos ocasiones, con una separación entre ellas de quince días.

Para poder realizar la petición, la muerte o la pérdida de capacidad para tomar decisiones debe ser inminente o acompañarse de sufrimientos físicos o psíquicos insufribles.

Finalmente, el paciente debe recibir información de todos los posibles tratamientos y ayudas socio-sanitarias existentes para tratar su enfermedad.

¿Quién debe llevar a cabo la eutanasia?

El médico responsable, previa consulta con el resto de los profesionales que participan en el caso, incluidos los de enfermería.

Procedimiento de solicitud

La solicitud deberá hacerse por escrito, por el propio paciente o por su representante legal, en presencia del médico responsable, teniendo el paciente derecho a revocar la solicitud en cualquier momento.

5. Proposición de ley promovida por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE)

Objeto de la ley

El objeto de esta ley es dar respuesta a una demanda de la sociedad que solicita la eutanasia como un derecho.

¿Quién puede solicitarla y bajo qué condiciones?

Puede solicitarla cualquier persona que padezca una enfermedad grave, incurable o con un pronóstico de vida limitado, o que este afectada por sufrimientos psíquicos o físicos constantes e insoportables, sin posibilidad de alivio. También personas con discapacidad grave, sin que existan posibilidades fundadas de curación.

Los solicitantes deben tener la nacionalidad española o residencia legal en nuestro país, ser capaces y conscientes en el momento de hacer la solicitud y disponer de información suficiente sobre todo el proceso. Hacer la solicitud sin presiones externas formulándola por escrito dos veces, con un intervalo de, al menos quince días naturales entre ellos y con el previo consentimiento informado del paciente, en presencia de un profesional sanitario, que debe rubricarla. El solicitante podrá revocar su solicitud en cualquier momento o pedir el aplazamiento de la misma.

Procedimiento de la petición

El médico responsable deberá asegurarse que el paciente comprende su situación clínica y solicitar consulta a un médico que no sea de su equipo.

La prestación eutanásica se incluirá en la Cartera de Servicios Comunes del Sistema Nacional de Salud y será de financiación pública.

Razones que se esgrimen para defender esta proposición de ley

Para dar satisfacción al derecho de los pacientes a solicitar y recibir ayuda para morir si así lo desean. También porque la sociedad lo demanda y por asemejarnos a otros países de nuestro entorno en donde está legalizada. Finalmente, para transformar la eutanasia en un derecho.

6. Análisis crítico de las dos proposiciones de ley

Ciertamente es un deber moral tratar de aliviar los sufrimientos de los pacientes crónicos e incurables, pero no eliminar a dichos pacientes para acabar con sus sufrimientos.

Tampoco parece justificado el argumento del dolor intolerable, pues existen hoy en día remedios terapéuticos suficientes para eliminarlos, especialmente a través de los Cuidados Paliativos.

La demanda de eutanasia no aparece como uno de los problemas prioritarios de los españoles en las encuestas del CIS, y en la web del INE, ni siquiera se encuentra referida esa palabra.

Por lo que se puede decir que no existen datos objetivos para afirmar que la eutanasia sea hoy día una demanda social.

Por otro lado, instituciones profesionales especializadas en el tema, como el Colegio General de Médicos, manifiesta que el médico nunca provocará intencionadamente la muerte de ningún paciente, ni siquiera en caso de petición expresa de éste” (Cod Deontológico, Art. 36, apartado 3).

Igualmente se afirma que es necesario legalizar la eutanasia porque lo está en los países de nuestro entorno, afirmación infundada pues de los 29 países que constituyen la Unión Europea, la eutanasia y el suicidio asistido, solamente están legalizados en tres: Holanda, Bélgica y Luxemburgo, y el suicidio asistido en Suiza.

Por otra parte, de los 51 estados norteamericanos, el suicidio asistido solamente está legalizado en tres de ellos y la eutanasia en seis, siendo en todos los restantes ilegal. También está legalizada en Canadá.

En la ley propuesta por Unidas Podemos, se hace hincapié en que en la solicitud de la eutanasia debe prevalecer la autonomía de los pacientes sobre el valor de la vida humana. Conviene tener presente que el ejercicio de la autonomía solamente es lícito éticamente si al ejercerla se persiguen fines lícitos, es decir, orientados hacia el bien del sujeto (beneficiencia) y no a provocarle un daño (maleficiencia).

7. Conclusión

La legalización de prácticas como la eutanasia y el suicidio asistido pretende mostrar como un bien un proceder del todo inaceptable, tanto médicamente como desde una perspectiva bioética, basada en el respeto a la dignidad humana y su defensa en toda circunstancia. Abordar el sufrimiento humano pretendiendo eliminar a las personas que lo padecen es, ante todo, un fracaso del sistema asistencial, pero también de la sociedad moderna que, lejos de suprimir a los débiles y sufrientes, debería dedicarles los mejores esfuerzos y recursos disponibles, precisamente porque son los que más los necesitan. En el estado actual de la medicina y la práctica clínica, estos recursos existen, son eficaces para aliviar el sufrimiento de los enfermos crónicos o terminales y constituyen, a través de los cuidados paliativos de calidad, la herramienta que procura el trato digno que toda persona merece en atención a su inviolable dignidad, máxime cuando padece un estado de dependencia absoluta.

La eutanasia que nos llega. Reflexión médica, jurídica y moral

 

 

Cuidado con tus hijos, son tu tesoro

Silvia del Valle Márquez

 Si nuestros hijos aprenden a observar lo que los rodea, será más fácil que se den cuenta cuando alguien los observa, cuando alguien lo sigue, o si alguna persona que está su alrededor tiene malas intenciones.

En estos días, nos hemos enterado de una noticia que nos indigna y nos deja helados.
El secuestro de una niña pequeña, de siete años, que después de varios días fue encontrada muerta y con signos de tortura y con falta de órganos.

Es increíble que aún en nuestros días, sigan pasando estas cosas. El gobierno debería meter orden en la sociedad, pero cuando el gobierno no es capaz de hacerlo, nosotros como papás debemos implementar medidas de seguridad familiares para procurar que nuestros hijos estén bien y seguros.

Es necesario no entrar en pánico, no actuar exageradamente y tener la cabeza fría para pensar con claridad y realizar acciones concretas que nos ayuden a proteger a nuestros pequeños, por eso aquí te dejo mis 5Tips para lograrlo.

Primero. Platica con tus hijos sobre estos temas, aunque parezca descabellado.

Aunque nuestros hijos sean pequeños, las condiciones actuales, nos obligan a platicar con ellos de estos temas. Es necesario que estén conscientes de que hay peligro, aunque deben ver que están seguros porque nosotros los cuidamos.

No se trata de causar pánico, se trata de hacer conciencia para que aprendan a cuidarse y así evitemos situaciones complicadas o que pongan en riesgo su vida.

Debemos platicar con nuestros hijos en un ambiente tranquilo, familiar, que fortalezca el diálogo y que nos permita explicarles con claridad la importancia de cuidarse.

Cuando nuestros hijos son pequeños, es necesario usar muchos ejemplos, y si ya son más grandes, debemos explicarles las razones por las que deben cuidarse. Actualmente salen en las noticias todos estos temas, por lo que seguramente nuestros jóvenes y adolescentes ya están enterados de ellos.

Segundo. Enséñales a tus hijos que no hablen con extraños y procuren no estar solos.

Este tema es polémico, pero cada papá o cada familia, tiene el derecho a tratarlo como mejor convenga.

No hablar con extraños, garantiza el que personas que tienen malas intenciones, puedan acercarse a nuestros hijos y hacerles preguntas incómodas o que pongan en riesgo la seguridad la seguridad familiar y que nuestros hijos contestarán de manera inocente.

También es una forma de evitar que algún extraño con malas intenciones se acerque a nuestros hijos y pueda sus traerlo de la escuela, el partido de fútbol, la biblioteca o de cualquier lugar donde puedan encontrarse sin nuestra compañía.

En cuanto a no estar solo, es importante que comprendan que no deben ir al baño solos en lugares públicos, que no deben ir a comprar algún caramelo sin nuestra supervisión si se encuentran en lugares muy concurridos.

Para muchos puede sonar esto exagerado, pero es necesario tomar medidas ya que los accidentes, los secuestros, y los malos momentos suceden en un instante.

Por eso, en los lugares públicos los niños pequeños deben ir siempre de la mano de mamá o de papá, o de algún adulto de nuestra confianza.

Tercero. Enséñales a observar su entorno y a platicar contigo de lo que les pasa.

Si nuestros hijos aprenden a observar lo que los rodea, será más fácil que se den cuenta cuando alguien los observa, cuando alguien los sigue, o si alguna persona que está su alrededor tiene malas intenciones.

No se trata de hacer los inseguros; por el contrario, se trata de que pongan atención en lo que sucede a su alrededor para que puedan tomar las medidas necesarias y que todo salga muy bien.

Por otro lado, es importante que tengan la confianza de platicarnos todo lo que le sucede, así podremos ayudarles en cualquier circunstancia. En muchas ocasiones ellos no pueden notar cuando hay algo extraño, pero si nosotros estamos al pendiente y les escuchamos con atención podremos detectar algún foco rojo o alguna señal de alerta.

Cuarto. Revisa los protocolos de seguridad de la escuela de tus hijos.

En el caso de la niña que fue secuestrada, todo sucedió al ir a recogerla de la escuela, por eso es muy importante que conozcamos los protocolos de seguridad de la escuela; cuál es la seguridad para recogerlos, cuál es la seguridad para entregarlos, qué sucede si algún extraño entra a la escuela, etc.

Últimamente hemos escuchado cosas impensables, por lo que también es necesario saber qué plan tiene la escuela si algún alumno lleva un arma en la mochila.

Lo primordial es la seguridad de nuestros hijos, por eso que no te dé pena preguntar por estos temas en la escuela.

Y quinto. Arma una estrategia de seguridad familiar.

Conociendo todo lo anterior, es el momento de hacer una estrategia familiar para casos de emergencias y contingencias.

En ella debemos tener contemplado que debemos hacer nosotros como papás, que deben hacer nuestros hijos, cuáles son los contactos de seguridad, los contactos de emergencia, los números telefónicos del médico, hospital más cercano, seguridad pública, etc. y nuestros hijos deben conocer los también.

El número 911 debe ser aprendido por nuestros hijos y deben comprender que pueden llamar si tienen alguna emergencia, dentro y fuera de la casa, con o sin nosotros sus papás. Pero debemos hacerles conciencia de que es sólo para casos de emergencia.

Darte consejos más concretos, es difícil ya que cada familia tiene características particulares tanto en el lugar de residencia, como en las costumbres y en las actividades; lo que sí es constante es que debemos procurar la seguridad y la integridad de nuestros hijos.

Por último, quiero compartirles que ante los casos tan difíciles que estamos viendo, no nos queda más que confiar en Dios y poner manos a la obra, porque cuando las cosas se salen de nuestro control, hay que voltear los ojos al cielo y pedirle a Dios su protección, confiando en que Él siempre nos cuida.

 

 

Los “Objetivos de Desarrollo Sostenible” ONU contra la familia

Norma Mendoza Alexandry

 La protección a la familia y su reconocimiento fueron dejados fuera de las negociaciones de la Agenda 2030, a pesar del apoyo que mostraron muchos países por la familia, entre los cuales México no se incluyó.

 

Si alguna vez nos preguntamos cómo afecta el ámbito internacional a nuestra familia, deberemos saber que mucho de lo erróneo que nos llega, comienza en la sede de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York, y las políticas que emergen de allí, se esparcen sobre los países miembros de la ONU, muchos de ellos que, como el nuestro, aceptan y aplican tratados y recomendaciones provenientes de ese organismo, sin anteponer reserva alguna.

Agencias de la ONU, tales como ONU-Mujeres, Fondo de Población ONU (UNFPA), Programa de Desarrollo ONU (UNDP), UNESCO, UNICEF, Alto Comisionado para Derechos Humanos (OHCHR), en cooperación con algunos Estados Miembro ONU, son cómplices en la promoción de una agenda radical de derechos sexuales que, basándose en sus propios reveladores documentos, interpretan intencionalmente ambiguos términos, metas e indicadores en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG, por sus siglas en inglés) para avanzar en controvertidos derechos.

Unos de los más preocupantes son los términos finales de la Agenda 2030, los cuales pueden ser fácilmente usados para avanzar en la peligrosa “comprehensive sexuality education, CSE” traducida como “educación sexual integral” que está ya siendo incluida en libros de texto S.E.P. en México, la cual ‘sexualiza’ a los menores y los adoctrina con radicales ideologías sexuales y de género.

La Agenda 2030, ONU es no-vinculante para Estados Miembro y, sin embargo, se espera que tenga un profundo efecto en leyes y políticas de todo el mundo. Ciertamente un número de metas invitan a cambios legales y políticos en la legislación nacional. Los términos controvertidos fueron negociados, tales como “aborto”, “orientación sexual”, “identidad de género”, “derechos sexuales”, “derechos” relativos a la “salud sexual y reproductiva” y la “educación sexual integral”. Además, referencias ocultas que avanzan en estos conceptos, inundan la Agenda 2030.

Por otra parte, disposiciones que recomiendan la “protección a la familia”, reconociendo el papel de la familia en el desarrollo, reforzando el papel de los padres con respecto a sus hijos y disposiciones para el respeto por valores religiosos y culturales, fueron rechazados durante las negociaciones ONU, a pesar de los insistentes llamados de algunos países, entre los cuales no estuvo México. Como aclaración, cuando un país no hace las apropiadas reservas a un documento como éste, no adquiere la apropiada protección ante los potenciales elementos dañinos de la agenda. Debido a que activistas antifamilia no pudieron incluir todas sus propuestas, ahora se encuentran trabajando para manipular los indicadores y lograr sus mismos propósitos.

Algunas de las secciones que destacan los elásticos y vagos términos estratégicamente colocados en la Agenda 2030 ONU, muestran cómo serán utilizados para avanzar en programas y prácticas que impactan negativamente en la familia, incluyendo falsos derechos LGBT, derechos de aborto y educación sexual integral (CSE).

Estos múltiples términos incluyen, por ejemplo:
Objetivo # 5.- “Adquirir igualdad de género y empoderar a mujeres y niñas”.
El término “género” es usado para promover el reconocimiento de diversos géneros, “derechos transgénero” y otros ‘géneros’ diferentes, tales como los 50 géneros reconocidos en Facebook.

Objetivo # 4.-Término “Inclusivo”/”Inclusión”. “Asegurar educación de calidad inclusiva y equitativa y promover aportación de aprendizaje de por vida para todos”.
Estos términos se repiten en objetivos # 8 y #16.

Ambos términos aparecen 40 veces en la Agenda 2030 y 5 veces en metas y objetivos específicos. Mientras que la mayoría entendemos el término “inclusivo” como algo positivo, ésta es una palabra clave usada para promover derechos LGBT.

Existen varios más, tales como “libertades fundamentales” o problemáticas disposiciones sobre “discriminación” sin especificar cuáles, que incluyen los mismos controvertidos derechos LGBT.

Con respecto al aborto: SDG, Objetivo # 5.6, envía un claro mensaje para que el Fondo de Población ONU (UNFPA) utilice el término “derechos reproductivos” para presionar a los países a cambiar cualquier ley “restrictiva” del aborto. Esto abre la caja de Pandora para batallas legales y políticas relativas a la reproducción en países como el nuestro, en el cual como todos sabemos, ya estamos viviendo algunas de estas batallas.

Durante las negociaciones del documento SDG, un numeroso grupo de países apoyados por agencias ONU y activistas de derechos sexuales (las ONG) elaboraron una declaración colectiva haciendo un llamado sobre un objetivo de educación para el “acceso universal a la educación sexual integral” (CSE). Esta es el hilo conductor principal para la introducción de derechos LGBT y el aborto.

Este documento declarativo fue apoyado y firmado por México y otros países más (//iglhrc.org/content/joint-statement-open-working-group-sustainable-development-goals-sdgs).

La “educación sexual integral” (CSE) constituye uno de los más agresivos ataques a la salud e inocencia de los menores, debido a que contrariamente a una educación sexual tradicional, CSE utiliza materiales explícitos para promoción de la promiscuidad y comportamientos sexuales de alto riesgo, mostrándolos a los menores como ‘saludables’ y ‘normales’.

Programas CSE usados en los países con varios nombres, tienen un enfoque obsesivo en enseñar a los niños menores cómo obtener placer sexual, tales como la masturbación, el sexo anal y oral y relaciones homosexuales. El fin principal de la CSE es cambiar las normas de género y sexuales de la sociedad, de tal modo que esta “educación sexual integral” podría ser llamada “educación de derecho al aborto, a la promiscuidad y derechos LGBT”.

Esto es confirmado de varios modos, tanto por un Relator Especial ONU, como por el Comité ONU sobre Derechos del Niño, que citan: “Los Estados Miembro deben proveer a los adolescentes, acceso a la información sexual y reproductiva… independientemente de su estado marital y antes de recibir el consentimiento de los padres” (Art. 3, 17 y 24 Convención de Derechos del Niño, CRC). Esto declara falsamente que los menores tienen derecho a “información de salud sexual y reproductiva” sin el consentimiento de sus padres.

La protección a la familia y su reconocimiento fueron dejados fuera de las negociaciones de la Agenda 2030, a pesar del apoyo que mostraron muchos países por la familia, entre los cuales México no se incluyó. Quienes no apoyaron la inclusión de la familia, fueron países partidarios de derechos LGBT para que se incluyeran “varias formas de familia”. De esta manera, una referencia a la protección de “la familia” siendo esta parte importante de contribución al desarrollo sostenible, finalmente fue removida del documento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ONU (SDG).

Aquí tenemos una idea solamente, de cómo es conducido nuestro país y hacia dónde nos dirigimos en el ámbito internacional con respecto a nuestra “familia”, que ya está afectando en libros de texto, a nuestros hijos.

 

 

El cuerpo humano como materia disponible

De la mano de la alianza cada vez más poderosa entre las biotecnologías y los sistemas de almacenamiento y procesamiento de datos, se expande la idea de que el cuerpo humano (como todo el fenómeno de la vida) es simple materia disponible, que puede ser modificada por los más diversos motivos. En esta década, estos debates fueron acompañados por el surgimiento de corrientes de pensamiento llamadas “transhumanistas” o “poshumanistas”, que se proponen la superación de los límites del cuerpo humano en la búsqueda de la maximización de las utilidades o del placer o bien de una visión absoluta de la autonomía.

Si bien muchos de estos planteamientos todavía permanecen en el terreno de la ciencia ficción, existen crecientes y cada vez más sofisticadas técnicas que permiten incidir en el cuerpo humano, tanto antes de su formación, como una vez que está formado. Estas visiones son, además, funcionales a nuevas formas de eugenesia, mucho más sutiles, que se han ido consolidando en estos años y que se traducen en la creciente búsqueda de elegir las características de la descendencia y el aborto sistemático de personas con discapacidad luego de diagnósticos prenatales cada vez más precisos y tempranos.

Jesús Domingo Martínez

 

 

Un gobierno social-comunista

Como dijo la flamante ministra de Sanidad, hay que empezar a llamar a las cosas por su nombre: el gobierno que ha formado Pedro Sánchez es, pura y simplemente, un  gobierno social-comunista.

Se le puede denominar como se quiera o como quiera Sánchez: de progreso, feminista, europeísta, de coalición, dialogante, populista y hasta amante de los animales, pero lo cierto es que España, en pleno S.XXI y siendo una de los países más punteros e históricos de la Europa libre y occidental, tiene un gobierno social-comunista.

Ya pasaron las convulsiones de la investidura en la que cada partido se supone que votó con arreglo a sus convicciones y teniendo en cuenta el mandato de sus votantes. Ahora  -lejos de las falacias, de las mentiras, las simulaciones y de los engaños- llega la hora de la verdad y la realidad es que tenemos un gobierno social-comunista y, de lo que eso supone, nos vamos a enterar –en el sentido más coloquial del término- en cuanto empiecen a llegar a la imprenta del B.O.E las primeras disposiciones.

Evidentemente, se trata de un gobierno en precario que va a salir a extorsión o a chantaje diario, lo estamos viviendo con los casos Venezuela y Cataluña, ya que está en manos de los separatistas y de una pléyade de arribistas políticos. Pero con todo, eso no es lo más grave.

JD Mez Madrid

 

 

Buscar el pacto educativo

Al finalizar los trabajos de la Comisión Permanente del Episcopado Español, el secretario general ofrecía a los medios algunos apuntes sobre la respuesta de la Iglesia a los principales temas de la actualidad social en España.

Se refirió a la necesidad de un pacto educativo articulado en torno a un consenso sobre las cuestiones básicas, que tenga en cuenta que toda propuesta educativa tiene una concepción antropológica y un horizonte hacia el que orientar la educación de los jóvenes. Monseñor Argüello reiteraba la necesidad de reconocer y valorar el derecho de los padres a que sus hijos reciban una educación moral y religiosa acorde a sus convicciones. Existe el derecho de la sociedad, a través de las administraciones públicas, a organizar el sistema educativo, pero este derecho debe tener en cuenta el acuerdo previo del común de la ciudadanía y respetar la libertad de conciencia, especialmente en aquellas cuestiones antropológicas sobre las que no existe consenso.

Juan García. 

 

 

 

Libre pensamiento o miserable libertad 

 

            Hoy que tantos “partidos y partidarios hay”; no encuentro a ninguno que aborde este para mí, “crucial” tema, del nada menos que… “el ser o no ser, puesto que esta es la médula principal de ese género de monos al que pertenezco”; y donde de verdad lo que en realidad, “puede ser cada uno”; cosa por otra parte dificilísima o imposible, puesto que el plantearse tan cruel realidad, suelen dar miedos; algunos de ellos insuperables. Pero como yo sigo en mis afirmaciones de que, “el individuo es superior a la masa”; y lo que sigue imperando en este minúsculo planeta, es el masificar, el anular la individualidad, en definitiva; convertirnos en rebaños, “con pocos pastores”; hoy discutiendo la postura de “un comunista camuflado”, le respondo lo que sigue en un foro abierto en la red.

            “Este como tantos otros no se atreven a denominarse COMUNISTAS, por cuanto el comunismo ha fracasado mundialmente, y para seguir viviendo de la política, se cambian de nombre y se unen al que les asegure “panza y bolsillo” (que por otra parte, es la técnica que practican todos los demás políticos); y en cuanto a Cuba, a que se refiere, presentándola como un triunfo comunista; simplemente recordarles que, “la mitad de la población de la isla huyó tan pronto entraron “los Fideles”; los que en realidad fueron y son, los nuevos capitalistas y viven de lo que produce Cuba; o sea, lo mismo que en Corea del norte, Venezuela, China y “otros”; puesto que la realidad es que hoy, se han convertido todos los antes comunistas, en simples y vulgares capitalistas; y es que como dijo Quevedo… “Poderoso caballero es don dinero”; y esa es la realidad. En cuanto a “la mentira de izquierdas derechas”, ya lo sentenció el más destacado intelectual de la España de su tiempo… “IZQUIERDAS DERECHAS:"Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil J. Ortega y Gasset”.

            Lo que ocurre es lo del dicho popular… “En esta vida, de algo hay que comer”. Y como el principal motor del mono humano, sigue siendo “la panza y el bolsillo”; ante tan tremendos “tiranos o amos”; en general casi todos “los monos”, sucumben.

            Y por la misma contundente razón, todas las políticas fracasan, puesto que la principal enseñanza, que reitero, es; “saber ser individuo y convencido de ello, saber que es mucho más importante ser que tener”, puesto que una vez convencido de ello, desaparecen infinidad da ambiciones, que en realidad son como “luces de bengala”, que si bien dan mucha luz, pero en realidad no alumbran nada; puesto que la fugacidad del momento en que lucen, sólo producen un deslumbramiento y la consiguiente ceguera.

            Pero “vaya usted” a explicarle esto, a las masas, y sobre todo a los políticos, cuya principal misión, sería el formarlas y educarlas; y la primera prueba de lo que siempre ha sido el comportamiento de la generalidad de los gobernantes, lo tenemos en la Biblia “cristiana”; con el proceso al “Galileo”; donde la realidad no fue que lo crucificaran los romanos o los judíos; “la realidad es que fue crucificado por aquella masa de “monos humanos”, que en un momento y previo lavado de cerebro, eligieron al bandido Barrabás, en vez del “Maestro Jesús”, cosa que le vino de perlas al gobernador romano”; y mucho mejor a los dirigentes religiosos, que en realidad fueron los culpables más directos de aquel execrable crimen, al que como sabemos, se repetiría a lo largo de la historia “del mono”, en infinitas ocasiones, como hoy mismo se sigue repitiendo. Así pues, de progreso nada o apenas nada… “sí, indudablemente, la masa sigue progresando en el tener cada vez más juguetes”; y los que “apacientan o controlan a las masas mucho más, de lo que de material producen los rebaños de siempre” ¿Hasta cuándo? Visto lo que conocemos de la Historia y de cómo transcurre el presente y como intuimos el futuro, vete tú a saber la cantidad de siglos que esperan, al pobre “mono humano”, al que sólo le puede quedar un consuelo, o sea el máximo que yo he encontrado, al considérame, simplemente… “efecto y no causa, puesto que ningún mono puede atribuirse la creación de sí mismo; y menos de los de su especie”;  “gran misterio vive Dios”. Amén.

 

Antonio García Fuentes

                                                       (Escritor y filósofo)                     

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes