Las Noticias de hoy 12 Diciembre 2020

Enviado por adminideas el Sáb, 12/12/2020 - 13:15

San Juan Diego y la Virgen de Guadalupe | Visionary art, Sacred art, Virgin  of guadalupe

Ideas  Claras

DE INTERES PARA HOY    sábado, 12 de diciembre de 2020       

Indice:

ROME REPORTS

Adviento: Segunda predicación del cardenal Cantalamessa

Navidad: Audiencia del Papa con donantes del árbol y el pesebre

NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE: Francisco Fernandez Carbajal

Evangelio del sábado: Conversión del corazón

“Todo puede y debe llevarnos a Dios”: San Josemaria

Historia de la Virgen de Guadalupe

“Javier Echevarría fue un hombre de corazón grande”

«Dios responde siempre»

Fratelli tutti: una mirada al continente africano

Corazón de padre : Ramiro Pellitero

Intelectuales cristianos del siglo I y una buena historia: Daniel Tirapu

Cañizares convoca una vigilia de oración para que no se apruebe la eutanasia: Javier Arnal

 La supuesta "integración" en la Ley Celaá: Juan Moya

Meditación de Navidad: Irene Mercedes Aguirre, Buenas Aires, Argentta

Verdad y mentira. Aspectos neurobiológicos.: Jose Luis Velayos

Conferencia Episcopal Española: Nota sobre la Ley de la eutanasia

 Las diez mejores películas sobre la Navidad: Alfonso Mendiz

El contagio por coronavirus SARSCoV-2: Recapitulando daTOS: Justo Aznar y Julio Tudela

HALLAZGOS AL SUMERGIRSE EN LA LEY “CELAÁ”: Alberto García-Mina Freire.

 La Inmaculada Concepción: Jorge Hernández Mollar

Una persona designada por Trump:  Jesús D Mez Madrid

Sirviendo a los refugiados: Domingo Martínez Madrid

¿Conciertos para los colegios de enseñanza diferenciada?: Jaume Catalán Díaz

Navidad: “La cena de la decena”: Antonio García Fuentes

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

 

ROME REPORTS

 

 

 

Adviento: Segunda predicación del cardenal Cantalamessa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reflexión sobre la vida eterna

DICIEMBRE 11, 2020 12:37GABRIEL SALES TRIGUEROCIUDAD DEL VATICANO

WhatsAppFacebook MessengerFacebookTwitterCompartir

Share this Entry

(zenit – 11 dic. 2020).- El cardenal Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia, ha desarrollado hoy la segunda predicación de Adviento de este año 2020. Tal y como ha informado Vatican News, el sacerdote franciscano ha predicado sobre el tema del anuncio de la vida eterna, el “más consolador que nos ofrece la fe en Cristo”.

Pascua es “paso”

El punto de partida del nuevo purpurado ha sido la idea de la “precariedad y la transitoriedad de todas las cosas”, realidades que la pandemia ha mostrado con fuerza. Ha citado al Papa Francisco en su bendición “urbi et orbi” del 27 de marzo: “La tormenta desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja descubiertas esas seguridades falsas y superficiales con las que hemos construido nuestras agendas, nuestros proyectos, nuestras costumbres y prioridades”.

Ha continuado diciendo que “la crisis planetaria que estamos viviendo puede ser la ocasión para redescubrir con alivio que hay, a pesar de todo, un punto firme, un terreno sólido, más aún, una roca, sobre la que basar nuestra existencia terrena”.

El término Pascua, “Pesah” en hebrero” y “transitus” en latín, añade, tiene el significado de “paso”. En esta línea, ha recordado a san Agustín para señalar que hacer Pascua “significa, sí, pasar, pero ‘pasar hacia lo que no pasa’, significa ‘pasar desde el mundo, para no pasar con el mundo’, pasar con tu corazón antes de pasar con el cuerpo”. Lo que no pasa, culmina, “es la eternidad”.

Fe más allá de la vida

El hermano capuchino ha resaltado que “debemos redescubrir la fe en un más allá de la vida”, que es una de las “grandes contribuciones que las religiones pueden dar juntas al esfuerzo de crear un mundo mejor y más fraterno”.

Hace falta, agrega, entender que “todos somos compañeros de viaje, en camino hacia una patria común donde no hay distinciones de raza o nación”, y que “tenemos en común no sólo el camino, sino también la meta”.

“Para los cristianos”, indica, “la fe en la vida eterna no se basa en argumentos filosóficos discutibles sobre la inmortalidad del alma”, sino en “un hecho preciso, la resurrección de Cristo, y en su promesa: ‘En la casa de mi Padre hay muchas moradas (…) voy a prepararos un lugar’”.

Eclipse de fe

Reflexionando sobre “la verdad cristiana de la vida eterna”, el cardenal cita a filósofos como Hegel, Feuerbach y Marz, que “lucharon contra la creencia en una vida después de la muerte (…) La idea de una supervivencia personal en Dios es reemplazada por la idea de una supervivencia en la especie y en la sociedad del futuro”. Paso a paso, aclara, “con la sospecha sobre la palabra ‘eternidad’, cayeron el olvido y el silencio”.

Del mismo modo, declara que a este tipo de planteamiento filosófico se suma “la secularización”, para él “sinónimo de temporalismo, de reducir lo real a la sola dimensión terrenal” y “la eliminación radical del horizonte de la eternidad”.

Sobre la consecuencia práctica de este eclipse de la idea de eternidad, recupera las palabras de san Pablo sobre “el propósito de los que no creen en la resurrección de los muertos”, el tan repetido “comamos, bebamos, muramos mañana”.

Cantalamessa prosigue esclareciendo que el “deseo natural de vivir siempre, distorsionado, se convierte en deseo, o frenesí, de vivir bien, es decir, placenteramente, incluso a expensas de los demás, si es necesario. Una vez que el horizonte de la eternidad ha caído, el sufrimiento humano parece doble e irremediablemente absurdo. El mundo se parece a ‘un hormiguero que se desmorona’, y el hombre a ‘un diseño creado por la ola en la orilla del mar que la ola siguiente borra’”.

Eternidad y evangelización

Del mismo modo, arguye que “la fe en la vida eterna constituye una de las condiciones de posibilidad de la evangelización. ‘Pero si Cristo no ha resucitado, escribe el Apóstol, vana es nuestra predicación y vana también vuestra fe (…) por eso añade, el anuncio de la vida eterna constituye la fuerza y el mordiente de la predicación cristiana”.

“Veamos lo que sucedió en la primerísima evangelización cristiana”, exhorta: “Ante un mundo que pone todo el acento en el disfrute en esta vida, pensar en el más allá, en una vida más plena y brillante que la terrena nos muestra que, ‘somos seres finitos capaces de infinito’, seres mortales con un anhelo secreto de inmortalidad”.

El predicador cita a san Agustín: “’¿De qué sirve vivir bien, si no se da el vivir siempre?’”. Y concluye afirmando que “a los hombres de nuestro tiempo que cultivan lo profundo del corazón esta necesidad de eternidad, sin tal vez tener el valor de confesarlo incluso a sí mismos, les podemos repetir lo que Pablo decía a los atenienses: ‘Lo que veneráis sin conocerlo, yo os lo vengo a anunciar’”.

Fe, eternidad y evangelización

El padre franciscano reitera que “una fe renovada en la eternidad no nos sirve sólo para la evangelización, es decir, para que el anuncio que hay que hacer a los demás; nos sirve, antes todavía, para imprimir un nuevo impulso a nuestro camino de santificación. Su primer fruto es hacernos libres, no apegarnos a las cosas que pasan: aumentar el propio patrimonio o el propio prestigio”.

Sin embargo, advierte que “el enfriamiento de la idea de eternidad actúa sobre los creyentes, disminuyendo en ellos la capacidad de afrontar con valentía el sufrimiento y las pruebas de la vida. Debemos redescubrir parte de la fe de san Bernardo y de san Ignacio de Loyola. En toda situación y ante cada obstáculo, se decían a sí mismos: ‘Quid hoc ad aeternitatem?’, ¿qué es esto frente a la eternidad?”.

A lo anterior incluye el aviso de que “cuando perdemos la medida de todo lo que es la eternidad, las cosas y los sufrimientos terrenales arrojan fácilmente nuestra alma a tierra. Todo nos parece demasiado pesado, excesivo”. A esto incorpora la idea siguiente idea: “Muchos preguntan: ‘¿En qué consistirá la vida eterna y qué haremos todo el tiempo en el cielo?’. La respuesta está en las palabras apofáticas del apóstol que acabamos de oír: ‘Ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni el hombre puede pensar lo que Dios ha preparado para los que lo aman’”.

Eternidad, esperanza y presencia

El sacerdote italiano comenta que para el creyente, la eternidad no es solo una esperanza, sino también una presencia y una experiencia: En Cristo, “’la vida eterna que estaba junto al Padre se hizo visible’. Nosotros, dice Juan, ‘la hemos oído y visto con nuestros propios ojos, contemplado y tocado’”.

Esta presencia de la eternidad en el tiempo se llama Espíritu Santo, confirma el purpurado, se le define como “las arras de nuestra herencia”, y se nos ha dado porque, habiendo recibido las primicias, anhelamos la plenitud.

Refiriéndose a las acusaciones contra la vida eterna, según las cuales, la expectativa de la eternidad distrae del compromiso con la tierra y del cuidado de la creación, el Cardenal recuerda que “antes de que las sociedades modernas asumieran la tarea de promover la salud y la cultura, de mejorar el cultivo de la tierra y las condiciones de vida del pueblo, ¿quién ha llevado a cabo estas tareas más y mejor que ellos, los monjes en primera línea, que vivían de fe en la vida eterna?”.

Cantalamessa rememora el Cántico de las Criaturas de san Francisco de Asís, que lejos de alejar a los seres humanos de su acción y compromiso en el mundo, lo confirma y dice del santo fundador: “El pensamiento de la vida eterna no le había inspirado despreciar este mundo y las criaturas, sino un entusiasmo y gratitud aún mayores por ellos y había hecho que el dolor actual fuera más llevadero para él”.

El predicador de la Casa Pontificia concluye ilustrando que “nuestra meditación hoy sobre la eternidad ciertamente no nos exime de experimentar con todos los demás habitantes de la tierra la dureza de la prueba que estamos experimentando; sin embargo, al menos debería ayudarnos a los creyentes a no sentirnos abrumados por ella y a ser capaces de infundir valor y esperanza incluso en aquellos que no tienen el consuelo de la fe”.

[1] San Agustín, Tratados sobre Juan 55, 1: CCL 36, 463s.

[2] San Agustín, Tratados sobre el evangelio de Juan, 45, 2: PL 35,1720.

[3] Oración colecta del Domingo XXI del Tiempo Ordinario.

 

 

Navidad: Audiencia del Papa con donantes del árbol y el pesebre

Delegaciones de Italia y Eslovenia

DICIEMBRE 11, 2020 13:05REDACCIÓN ZENITPAPA FRANCISCO

WhatsAppFacebook MessengerFacebookTwitterCompartir

Share this Entry

(zenit – 11 dic. 2020).- Esta mañana, el Papa Francisco ha recibido en audiencia a las delegaciones procedentes de Castelli en Abruzzo, Italia, y del municipio de Kočevje, región sudoriental de Eslovenia, con motivo de la entrega árbol de Navidad y el pesebre montado en la plaza de San Pedro.

​A continuación, sigue el saludo del Santo Padre.

***

Saludo del Papa a las delegaciones.

¡Queridos hermanos y hermanas!

Habéis venido para la presentación oficial del árbol de Navidad y el pesebre colocado en la Plaza de San Pedro; os doy la bienvenida cordialmente y os agradezco vuestra presencia. Saludo a la delegación de la República de Eslovenia, encabezada por el ministro de Relaciones Exteriores, acompañada por el cardenal Rodé y el arzobispo de Maribor, e integrada por otros ministros, embajadores y distinguidas personalidades. Eslovenia donó el majestuoso abeto noruego, elegido de los bosques de Kočevje.

Y saludo a la delegación de la diócesis de Teramo-Atri, con el obispo Lorenzo Leuzzi y numerosas autoridades civiles: el monumental pesebre de cerámica viene de vuestra tierra, precisamente de Castelli. Esta tarde se inaugurarán estos dos “iconos” de la Navidad. Más que nunca, son un signo de esperanza para los romanos y para los peregrinos que tendrán la oportunidad de venir a admirarlos.

El árbol y el pesebre ayudan a crear una atmósfera navideña favorable para vivir con fe el misterio del nacimiento del Redentor. En el pesebre, todo habla de la pobreza “buena”, la pobreza evangélica, que nos hace bienaventurados: al contemplar la Sagrada Familia y los diversos personajes, nos atrae su desarmante humildad.

Nuestra Señora y san José vinieron desde Nazaret hasta Belén. No hay lugar para ellos, ni siquiera una pequeña habitación (cf. Lc 2,7); María escucha, observa y guarda todo en su corazón (cf. Lc 2,19.51). José busca un lugar para ella y el niño que está a punto de nacer.

​Los pastores son protagonistas en el pesebre, como en el Evangelio. Viven al aire libre. Ellos mantienen la vigilancia. El anuncio de los ángeles es para ellos, y van inmediatamente a buscar al Salvador que ha nacido (cf. Lc 2,8-16).

La fiesta de la Navidad nos recuerda que Jesús es nuestra paz, nuestra alegría, nuestra fuerza, nuestro consuelo. Pero, para acoger estos dones de gracia, necesitamos sentirnos pequeños, pobres y humildes como los personajes del pesebre.

​También esta Navidad, en medio del sufrimiento de la pandemia, Jesús, pequeño e indefenso, es el “Signo” que Dios da al mundo (cf. Lc 2,12). Admirable signo, como la carta del pesebre que firmé hace un año en Greccio. Nos hará bien volver a leerlo en estos días.

Queridos amigos, gracias a todos desde el fondo de mi corazón. También a los que no pudieron estar presentes hoy, así como a los que ayudaron con el transporte y el montaje del árbol y la cuna. Que el Señor le recompense por su disponibilidad y generosidad.

Les expreso mis deseos de una celebración navideña llena de esperanza, y les pido que los lleven a sus familias y a todos sus conciudadanos. Le aseguro mis oraciones y le bendigo. Y vosotros también, por favor no olvidéis rezar por mí. ¡Feliz Navidad! Gracias.

© Librería Editora Vaticana

NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE*

Memoria

— La aparición de la Virgen a Juan Diego.

— Nuestra Señora precede a todo apostolado y prepara las almas.

— La nueva evangelización. El Señor cuenta con nosotros. No desaprovechar las ocasiones.

I. La devoción a la Virgen de Guadalupe en México tiene su origen en los comienzos de su evangelización, cuando los creyentes eran aún muy pocos. Nuestra Señora se apareció en aquellos primeros años a un indio campesino, Juan Diego, y lo envió al Obispo del lugar para manifestarle el deseo de tener un templo dedicado a Ella en una colina próxima, llamada Tepeyac. Le dijo la Virgen en la primera aparición: «en este santuario le daré a las gentes todo mi amor personal, mi mirada compasiva, mi auxilio, mi salvación: porque Yo, en verdad, soy vuestra Madre compasiva, tuya y de todos los hombres... Allí les escucharé su llanto, su tristeza, para remediar, para curar todas sus diferentes penas, sus miserias, sus dolores»1.

El Obispo del lugar, antes de acceder a esta petición, pidió una señal. Y Juan Diego, por encargo de la Señora de los Cielos, fue a cortar un ramo de rosas, en el mes de diciembre, sobre la árida colina, a más de dos mil metros de altura. Habiendo encontrado, con la consiguiente sorpresa, las rosas, las llevó al Obispo. Juan Diego extendió su blanca tilma, en cuyo hueco había colocado las flores. Y cuando cayeron en el suelo «apareció de repente la Amada Imagen de la Virgen Santa María, Madre de Dios, en la forma y figura que ahora se encuentra»2. Esa imagen de Nuestra Señora de Guadalupe quedó impresa en la rústica tilma del indio, tejida con fibras vegetales. Representa a la Virgen como una joven mujer de rostro moreno, rodeada por una luz radiante.

María dijo a Juan Diego, y lo repite a todos los cristianos: «¿No estoy Yo aquí, que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No estás por ventura en mi regazo?». ¿Por qué hemos de temer, si Ella es Madre de Jesús y Madre de los hombres?

Con la aparición de María en el cerro del Tepeyac comenzó en todo el antiguo territorio azteca un movimiento excepcional de conversiones, que se extendió a toda América Centro-Meridional y llegó hasta el lejano archipiélago de Filipinas. «La Virgen de Guadalupe sigue siendo aún hoy el gran signo de la cercanía de Cristo, al invitar a todos los hombres a entrar en comunión con Él, para tener acceso al Padre. Al mismo tiempo, María es la voz que invita a los hombres a la comunión entre ellos...»3. La Virgen ha ido siempre por delante en la evangelización de los pueblos. No se entiende el apostolado sin María. Por eso, cuando el Papa, Vicario de Cristo en la tierra, pide a los fieles la recristianización de Europa y del mundo acudimos a Ella para que «indique a la Iglesia los caminos mejores que hay que recorrer para realizar una nueva evangelización, Le imploramos la gracia de servir a esta causa sublime con renovado espíritu misionero»4. Le suplicamos que nos señale a nosotros el modo de acercar a nuestros amigos a Dios y que Ella misma prepare sus almas para recibir la gracia.

II. «Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas... mira cuán grande es la mies, e intercede junto al Señor para que infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios...»5, que los fieles «caminen por los senderos de una intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas»6. Solo así –con una intensa vida cristiana, con amor y deseos de servir– podremos llevar a cabo esa nueva evangelización en todo el mundo, empezando por los más cercanos. ¡Cuánta mies sin brazos que la recojan!, gentes hambrientas de la verdad que no tienen quienes se la enseñen, personas de todo tipo y condición que desearían acercarse a Dios y no encuentran el camino. Cada uno de nosotros debe ser un indicador claro que señale, con el ejemplo y con la palabra, el camino derecho que, a través de María, termina en Cristo.

De Europa partió la primera llamarada que encendió la fe en el continente americano. ¡Cuántos hombres y mujeres, de razas tan diversas, han encontrado la puerta del Cielo, por la fe heroica y sacrificada de aquellos primeros evangelizadores! La Virgen les fue abriendo camino y, a pesar de las dificultades, con tesón, paciencia y sentido sobrenatural enseñaron por todas partes los misterios más profundos de la fe. «Ahora nos encontramos en una Europa en la que se hace cada vez más fuerte la tentación del ateísmo y del escepticismo; en la que arraiga una penosa incertidumbre moral con la disgregación de la familia y la degeneración de las costumbres; en la que domina un peligroso conflicto de ideas y movimientos»7. De estos países que fueron profundamente cristianos, algunos dan la impresión de estar en camino de volver al paganismo del que fueron sacados, muchas veces con la sangre del martirio y siempre con la ayuda eficaz de la Virgen. Toda una civilización cimentada sobre ideas cristianas parece encontrarse sin recursos para reaccionar. Y desde estas naciones, de donde salió en otros tiempos la luz de la fe para propalarse por todo el mundo, desgraciadamente «se envía al mundo entero la cizaña de un nuevo paganismo»8.

Los cristianos seguimos siendo fermento en medio del mundo. La fuerza de la levadura no ha perdido su vigor en estos veinte siglos, porque es sobrenatural y es siempre joven, nueva y eficaz. Por eso nosotros no nos quedaremos parados, como si nada pudiéramos hacer o como si las dimensiones del mal pudieran ahogar la pequeña simiente que somos cada uno de los que queremos seguir a Cristo. Si los primeros que llevaron la fe a tantos lugares se hubieran quedado paralizados ante la tarea ingente que se les presentaba, si solo hubieran confiado en sus fuerzas humanas, nada habrían llevado a cabo. El Señor nos alienta continuamente a no quedar rezagados en esta labor, que se presenta «fascinadora desde el punto sobrenatural y humano»9. Pensemos hoy ante Nuestra Señora de Guadalupe, una vez más, qué estamos haciendo a nuestro alrededor: el interés por acercar a Cristo a nuestros familiares y amigos, si aprovechamos todas las ocasiones, sin dejar ninguna, para hablar con valentía de la fe que llevamos en el corazón, si nos tomamos en serio nuestra propia formación, de la que depende la formación de otros, si prestamos nuestro tiempo, siempre escaso, en catequesis o en otras obras buenas, si colaboramos también económicamente en el sostenimiento de alguna tarea que tenga como fin la mejora sobrenatural y humana de las personas. No nos debe detener el pensar que en ocasiones es poco lo que tenemos a nuestro alcance, en medio de un trabajo profesional que llena el día y aún le faltan horas. Dios multiplica ese poco; y, además, muchos pocos cambian un país entero.

III. Id por todo el mundo; predicad el Evangelio a todas las criaturas10. Estas palabras del Señor son actuales en cada época y en todo tiempo, y no excluyen a ningún pueblo o civilización, a ninguna persona. Los Apóstoles recibieron este mandato de Jesucristo, y ahora lo recibimos nosotros. En un mundo que muchas veces se muestra como pagano en sus costumbres y modos de pensar, «se impone a los cristianos la dulcísima obligación de trabajar para que el mensaje divino de la revelación sea conocido por todos los hombres de cualquier lugar de la tierra»11. Contamos con la asistencia siempre eficaz del Señor: Yo estaré con vosotros hasta la consumación de los siglos12.

Dios actúa directamente en el alma de cada persona por medio de la gracia, pero es voluntad del Señor, afirmada en muchos pasajes del Evangelio, que los hombres sean instrumento o vehículo de salvación para los demás hombres. Id, pues, a los caminos, y a cuantos encontréis llamadlos a las bodas13. Y comenta San Juan Crisóstomo: «Son caminos también todos los conocimientos humanos, como los de la filosofía, los de la milicia, y otros por el estilo. Dijo, pues: id a la salida de todos los caminos, para que llamen a la fe a todos los hombres, cualquiera que sea su condición»14. Los mismos viajes, de negocios o de descanso, son ocasiones que Dios pone muchas veces a nuestro alcance para dar a conocer a Cristo15. También los lazos familiares, la enfermedad, una visita de cortesía a casa de unos amigos, una felicitación de Navidad, una carta a un periódico... «Son innumerables las ocasiones que tienen los seglares para ejercitar el apostolado de la evangelización y de la santificación»16. Nosotros, cada uno, tendríamos que decir con Santa Teresa de Lisieux: «No podré descansar hasta el fin del mundo mientras haya almas que salvar»17. ¿Y cómo vamos a descansar, si además esas almas están en el mismo hogar, en el mismo trabajo, en la misma Facultad, en el vecindario? Hemos de pedir a la Virgen el deseo vivo y eficaz de ser almas valientes, audaces, atrevidas para sembrar el bien, procurando, sin respetos humanos, que no haya rincones de la sociedad en los que no se conozca a Cristo18. Es preciso desterrar el pesimismo de pensar que no se puede hacer nada, como si hubiera una predeterminación hacia el mal. Con la gracia del Señor, seremos como la piedra caída en el lago, que produce una onda, y esta otra más grande19, y no para hasta el fin de los tiempos. El Señor da una eficacia sobrenatural a nuestras palabras y obras que nosotros desconocemos la mayor parte de las veces.

Hoy pedimos a Nuestra Señora la Virgen de Guadalupe que se muestre como Madre compasiva con nosotros, que nos haga anunciadores del Evangelio, que sepamos comprender a todos, participando de sus gozos y esperanzas, de todo lo que inquieta su vida, para que, siendo muy humanos, podamos elevar a nuestros amigos al plano sobrenatural de la fe. «¡Reina de los Apóstoles! Acepta nuestra prontitud para servir sin reserva a la causa de tu Hijo, la causa del Evangelio y la causa de la paz, basada sobre la justicia y el amor entre los hombres y entre los pueblos»20.

1 Nican Mopohua, según la traducción de M. Rojas, México 1981, nn. 28-32. — 2 Ibídem, nn. 181-183. — 3 Juan Pablo II, Ángelus 13-XII-1987. — 4 Ibídem. — 5 Cfr. ídem, Oración a la Virgen de Guadalupe, México 27-I-1979. — 6 Ibídem. — 7 ídem, Discurso 6-XI-1981. — 8 A. del Portillo, Carta pastoral 25-XII-1985. — 9 Ibídem. — 10 Mc 16, 1. — 11 Conc. Vat. II, Decr. Apostolicam actuositatem, 3. — 12 Mt 28, 18. — 13 Mt 22. 9. — 14 San Juan Crisóstomo, en Catena Aurea, vol. III, p. 63. — 15 Cfr. Conc. Vat. II, loc. cit., 14. — 16 Ibídem, 6. — 17 Santa Teresa de Lisieux, Novissima verba, en Obras completas, Monte Carmelo, 5ª ed., Burgos 1980. — 18 Cfr. San Josemaría Escrivá, Forja, n. 716. — 19 Cfr. ídem, Camino, n. 831. — 20 Juan Pablo II, Homilía en Guadalupe, 27-I-1979.

El día 9 de diciembre de 1531 se apareció la Virgen María a un indio llamado Juan Diego, en el cerro de Tepeyac, cerca de la ciudad de México, manifestándole sus deseos de que allí fuese erigido un templo. Después de sanar milagrosamente al indio Bernardino, tío de Juan Diego, el 12 de diciembre, cuando, por mandato de la Virgen, llevaba al Prelado unas flores, al dejarlas caer de su tilma, la imagen de la Señora apareció grabada en esa prenda, que se venera en la actualidad en el Santuario Basílica de Guadalupe, en México. Era la señal que había pedido el Obispo Juan de Zumárraga, que levantó una capilla en 1553.

Existen diversos documentos que testifican los hechos acaecidos. El más antiguo es el que recoge la declaración de un testigo presencial de la entrevista entre Zumárraga y Juan Diego, Se conserva en la Biblioteca Nacional de México.

 

Evangelio del sábado: Conversión del corazón

Comentario del sábado de la 2º semana de Adviento.

COMENTARIOS AL EVANGELIO

Evangelio (Mt 17, 10-13)

Sus discípulos le preguntaron:

–¿Por qué dicen los escribas que Elías debe venir primero?

Él les respondió:

– Elías ciertamente vendrá y restablecerá todas las cosas. Pero yo os digo que Elías ya ha venido y no lo han reconocido, sino que han hecho con él lo que han querido. Así también el Hijo del Hombre va a padecer en mano de ellos.

 

Entonces comprendieron los discípulos que les hablaba de Juan el Bautista.


Comentario

Las palabras del Señor que se recogen en el evangelio de la misa de hoy forman parte de un diálogo que Jesús tiene con sus discípulos al bajar del monte después de su transfiguración. Pedro, Santiago y Juan acaban de ser testigos de la gloria del Señor, lo vieron hablando con Moisés y Elías, y escucharon la voz del Padre que lo señala como su Hijo.

De acuerdo con una creencia de la época se esperaba que “Elías debía venir primero”. Se les acaba de revelar que Jesús es el Mesías; por tanto, la pregunta sobre Elías es muy lógica. Jesús les aclara que el Bautista es quien desempeñó la labor de Elías.

El cometido que lleva a cabo San Juan Bautista es el de preparación para la venida del Señor, él mismo afirmará: “vosotros mismos sois testigos de que dije: «Yo no soy el Cristo, sino que he sido enviado delante de Él».

En estos días de adviento la predicación y la figura del Bautista desempeñan nuevamente su misión: prepararnos a nosotros para la venida del Señor en Navidad. Pidamos la gracia de una nueva conversión que nos mueva e impulse a amar más al Señor; amor que muchas veces se manifestará en una preocupación auténtica y sincera por los pobres, los marginados y los enfermos, sabiendo reconocer en ellos al Niño Dios.

“Todo puede y debe llevarnos a Dios”

Urge difundir la luz de la doctrina de Cristo. Atesora formación, llénate de claridad de ideas, de plenitud del mensaje cristiano, para poder después transmitirlo a los demás. No esperes unas iluminaciones de Dios, que no tiene por qué darte, cuando dispones de medios humanos concretos: el estudio, el trabajo. (Forja, 841)

12 de diciembre

El cristiano ha de tener hambre de saber. Desde el cultivo de los saberes más abstractos hasta las habilidades artesanas, todo puede y debe conducir a Dios. Porque no hay tarea humana que no sea santificable, motivo para la propia santificación y ocasión para colaborar con Dios en la santificación de los que nos rodean. La luz de los seguidores de Jesucristo no ha de estar en el fondo del valle, sino en la cumbre de la montaña, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en el cielo.

Trabajar así es oración. Estudiar así es oración. Investigar así es oración. No salimos nunca de lo mismo: todo es oración, todo puede y debe llevarnos a Dios, alimentar ese trato continuo con El, de la mañana a la noche. Todo trabajo honrado puede ser oración; y todo trabajo, que es oración, es apostolado. De este modo el alma se enrecia en una unidad de vida sencilla y fuerte.

Hemos visto la realidad de la vocación cristiana; cómo el Señor ha confiado en nosotros para llevar almas a la santidad, para acercarlas a El, unirlas a la Iglesia, extender el reino de Dios en todos los corazones. El Señor nos quiere entregados, fieles, delicados, amorosos. Nos quiere santos, muy suyos. (Es Cristo que pasa, nn. 10-11)

 

Historia de la Virgen de Guadalupe

En la festividad de la Virgen de Guadalupe, recordamos la historia de las apariciones de la Santísima Virgen al indio Juan Diego, en el cerro de Tepeyac, del siglo XVI.

DE LA IGLESIA Y DEL PAPA11/12/2020

El relato más antiguo sobre las apariciones de la Santísima Virgen al indio Juan Diego, en el cerro de Tepeyac, es el llamado Nican Mopohua, compuesto en lengua náhuatl, a mediados del siglo XVI. El autor, contemporáneo a los hechos, reproduce los giros y tratamientos coloquiales típicos, reiterativos y candorosos, que Nuestra Señora sostiene con el vidente. Es la plática amorosa y confiada de un hombre sencillo con su madre.


Te puede interesar • San Josemaría ante la Virgen de Guadalupe • (Vídeo) Mons. Fernando Ocáriz habla de la oración de san Josemaría ante la Virgen de Guadalupe • Cinco frases del Papa Francisco sobre la Virgen de Guadalupe • El inmenso amor de Mons. Álvaro del Portillo por la Virgen de Guadalupe • Libro electrónico: “María, una vida junto a Jesús”

En este enlace, puedes ver en vivo a la Virgen de Guadalupe en la Villa. En el santuario se reza el Rosario de lunes a jueves a las 16.00 horas (de la Ciudad de México).


La historia comienza en el mes de diciembre de 1531. Por entonces, cuenta el Nican Mopohua, diez años después de conquistada la ciudad de México, se suspendió la guerra y hubo paz en los pueblos, y así comenzó a brotar la fe, el conocimiento del verdadero Dios, por quien se vive. La evangelización avanzaba a grandes pasos.

Parecían ya lejanos aquellos ritos macabros que para contentar a sus ídolos sedientos de sangre se veían obligados a soportar, como un yugo pesadísimo, los buenos nativos.

La liberación del mal y del error que traían los sacramentos y la doctrina de Jesucristo cayó como un bálsamo en el corazón de aquel pueblo, y la gracia obró el maravilloso milagro de la conversión. A tan sólo diez años de la llegada de la fe al antiguo reino azteca, quiso Dios mostrar que ponía bajo el manto de la Medianera de todas las gracias, su Santísima Madre, la evangelización del nuevo continente.

Un indito de nombre Juan Diego

Y sucedió, se lee en el Nican Mopohua, que había un indito, un pobre hombre del pueblo, de nombre Juan Diego, según se dice, natural de Cuauhtitlán. Un sábado, a hora muy temprana, se encaminó a la ciudad de México para recibir la instrucción en la doctrina cristiana. Al pasar junto a un pequeño cerro llamado Tepeyac, oyó cantar sobre el cerrito, como el canto de muchos pájaros preciosos. Maravillado, aquel hombre creía hallarse en el paraíso. Y cuando cesó de pronto el canto, cuando se hizo el silencio, oyó que le llamaban de arriba del cerrillo y le decían: "Juanito, Juan Dieguito". Muy contento se dirigió a donde la voz procedía y vio a una noble Señora que allí estaba de pie y lo llamó para que se acercara a Ella. Llegando a su presencia, se maravilló mucho de su sobrehumana grandeza: su vestidura era radiante como el sol; y la piedra, el risco en el que estaba de pie, lanzaba rayos resplandecientes.

Juan Diego se postró y escuchó su palabra, sumamente agradable, muy cortés, como de quien lo atraía y estimaba mucho. Ella le dijo: "Juanito, el más pequeño de mis hijos, ¿a dónde vas?". Él respondió: "Señora y Niña mía, tengo que llegar a tu casa de México Tlatelolco, a seguir las cosas divinas, que nos dan nuestros sacerdotes, delegados de Nuestro Señor".

Enseguida la Santísima Virgen comunicó a Juan Diego cuál era su voluntad: "Sabe y ten bien entendido, tú, el más pequeño de mis hijos, que yo soy la siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios por quien se vive; del Creador de los hombres, del que está próximo y cerca, el Dueño del cielo el Señor del mundo. Deseo vivamente que aquí me levanten un templo, para en él mostrar y dar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa; porque yo en verdad soy vuestra Madre compasiva, tuya y de todos vosotros que vivís unidos en esta tierra, y de las demás variadas estirpes de hombres, mis amadores, que me invoquen, me busquen y en mí confíen; allí escucharé su llanto, su tristeza, para remediar y curar todas sus penas, miserias y dolores".

Después, Nuestra Señora le ordenó que se presentara ante el obispo fray Juan de Zumárraga, para hacerle saber su deseo y concluyó: "Y ten por seguro que lo agradeceré bien y lo pagaré, porque te haré feliz y merecerás mucho que yo recompense el trabajo y fatiga con que vas a procurar lo que te encomiendo. Mira que has oído mi mandato, hijo mío el más pequeño; anda y pon todo tu esfuerzo".

Pero no fue creído el buen indio cuando reveló al prelado cuanto la Virgen le había dicho. Y muy compungido volvió al cerro de Tepeyac, para comunicar el fracaso de su embajada y pedir a la Santísima Virgen que enviara a alguien más digno: una persona principal y respetada a quien de seguro darían mayor crédito. Pero escuchó esta respuesta:

"Oye, hijo mío el más pequeño, ten entendido que son muchos mis servidores y mensajeros, a quienes puedo encargar que lleven mi mensaje y hagan mi voluntad; pero es de todo punto preciso que tú mismo solicites y ayudes y que con tu mediación se cumpla mi voluntad".

Confortado de este modo, reiteró Juan Diego su ofrecimiento de presentarse al obispo y así lo hizo al día siguiente. Después de ser interrogado, tampoco en esta ocasión fue creído. Fray Juan le pidió una señal inequívoca de que era la Reina del Cielo quien le enviaba. Juan Diego se presentó de nuevo a la Virgen en Tepeyac para dar sus explicaciones y la Señora le prometió entregarle una señal irrefutable al día siguiente.

¿Qué hay, hijo mío el más pequeño? ¿A dónde te diriges?

Pero Juan Diego no volvió porque, al regresar a su casa, encontró a su tío Juan Bernardino en trance de muerte. Buscó un médico, pero ya era inútil. Transcurrió esa jornada, y al llegar la noche, su tío le rogó que buscara a un sacerdote para confesarse y bien morir. El martes de madrugada, se puso Juan Diego en camino y, al llegar cerca del cerro de Tepeyac, decidió dar un rodeo para evitar encontrarse con la Señora. En su ingenuidad, pensaba que si se demoraba no llegaría a tiempo de que un sacerdote confortara a su tío.

Pero la Virgen le salió al encuentro y tuvo lugar ese encantador diálogo, que nos ha transmitido con toda su frescura el Nican Mopohua: le dijo: "¿qué hay, hijo mío el más pequeño? ¿A dónde te diriges?".

Juan Diego, confuso y temeroso, le devolvió el saludo: "Niña mía, la más pequeña de mis hijas, Señora, ojalá estés contenta. ¿Cómo has amanecido? ¿Estás bien de salud, oh mi Señora y Niña mía?”.

Y explicó humildemente por qué se había apartado de la misión recibida. Después de oír la plática de Juan Diego, respondió la piadosísima Virgen:

"Oye y ten bien entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige; no se turbe tu corazón; no temas esa enfermedad ni otra alguna enfermedad o angustia. ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre? ¿Acaso no estás bajo mi sombra y amparo? ¿No soy tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo y entre mis brazos? ¿Qué más has menester?".

Es bien conocido el desenlace de la historia: el prodigio de las rosas florecidas en la cumbre del cerro, que fueron depositadas en la tilma de Juan Diego por la Virgen, y llevadas a fray Juan de Zumárraga, como prueba de las apariciones; y como, al desplegar Juan Diego su tosca prenda, apareció la maravillosa imagen, no pintada por mano de hombre, que todavía hoy se conserva y venera.

El tío de Juan Diego sanó y vio a la Santísima Virgen, que le pidió fuera también él a ver al obispo para revelar lo que vio y de qué manera milagrosa le había Ella sanado; y como bien había de nombrarse su bendita imagen, la siempre Virgen Santa María de Guadalupe.

La devoción a la Virgen de Guadalupe

Vivió Juan Diego hasta los setenta y cuatro años de edad, después de haber habitado cerca de tres lustros junto a la primera ermita construida para rendir culto a Santa María de Guadalupe. Falleció en 1548, al igual que obispo fray Juan de Zumárraga. El 31 de julio de 2002 tuvo lugar su canonización.

En poco tiempo, la devoción a la Virgen de Guadalupe se extendió de manera prodigiosa. Su arraigo en el pueblo mexicano es un fenómeno que no tiene fácil comparación; puede verse su imagen por todas partes y se cuentan por millones los peregrinos que acuden con una fe maravillosa a poner sus intenciones a los pies de la milagrosa imagen en su Villa de México.

En toda América y en muchas otras naciones del mundo se invoca con fervor a la que por singular privilegio, en ningún otro caso otorgado, dejó su retrato como prenda de su amor.

 

“Javier Echevarría fue un hombre de corazón grande”

El vicario auxiliar y general del Opus Dei, Mons. Fernando Ocáriz, ha destacado durante la homilía del funeral por Mons. Javier Echevarría, el grado de su caridad. El amor a Cristo, a la Virgen, y al Papa, junto con la lección aprendida de san Josemaría de “amar al mundo apasionadamente”, especialmente a sus hijos en la Obra, han sido el eje de su predicación.

DEL OPUS DEI15/12/2016

Otras noticias y recursos en torno al fallecimiento de Mons. Javier Echevarría

Entierro de Mons. Echevarría en la iglesia prelaticia •Mons. Fernando Ocáriz relata el fallecimiento del prelado •Telegrama del Papa Francisco •Velatorio y misa de sufragio •Entrevista a Mons. Ocáriz en Radio Vaticano •Recursos sobre Mons. Javier Echevarría •Libros y cartas pastorales de Mons. Javier Echevarría •Biografía y fotos de Mons. Javier Echevarría •Fallece Mons. Javier Echevarría, prelado del Opus Dei


• Homilía de Mons. Fernando Ocáriz en el funeral del prelado del Opus Dei (Word y PDF)

Cardenales, arzobispos, obispos, superiores de órdenes religiosas, representantes de otras instituciones de la Iglesia, diplomáticos de la Santa Sede, autoridades civiles y numerosos romanos y familias de la capital italiana han participado en la celebración eucarística en sufragio del obispo y Prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría, fallecido el pasado 12 de diciembre, celebrada esta tarde en la Iglesia de San Eugenio, en Roma.

Las primeras filas del templo romano han estado ocupadas por familiares y amigos del prelado, y por los miembros de los dos organismos centrales que colaboraban con Mons. Echevarría en el gobierno de la prelatura.

Durante la homilía, Mons. Fernando Ocáriz, vicario auxiliar y general del Opus Dei, ha destacado que “Javier Echevarría fue un hombre de corazón grande”, que sabía querer a todos como fruto de su amor a Cristo, a la Virgen, al Papa. Subrayando la amplitud y la trascendencia de su virtud de la caridad, ha resaltado que “había aprendido del Fundador del Opus Dei a amar al mundo apasionadamente”.

MONS. OCÁRIZ HA QUERIDO REMARCAR LA NATURALIDAD CON LA QUE MONS. ECHEVARRÍA “PROCURABA ENSEÑARNOS A AMAR A CRISTO Y A LOS DEMÁS”, TAMBIÉN “EN MEDIO DE LA SENCILLEZ DE SU VIDA COTIDIANA”

Mons. Ocáriz ha querido remarcar la naturalidad con la que Mons. Echevarría “procuraba enseñarnos a amar a Cristo y a los demás”, también “en medio de la sencillez de su vida cotidiana. Así, en un mismo momento se ponía a rezar e invitaba a rezar a quienes le rodeaban: por un viaje del Papa, por la paz en Siria, por las víctimas de las calamidades naturales, por los refugiados, por los desempleados, y por los enfermos, por quienes ha tenido siempre una predilección particular, que aprendió de san Josemaría”.

Unidad y cariño

En la homilía, el vicario auxiliar y general de la prelatura ha dedicado unas palabras especialmente dirigidas a los fieles del Opus Dei, a los que ha recordado que Mons. Javier Echevarría “se nos ha marchado al Cielo rezando por la fidelidad de todos”. En concreto, Ocáriz ha señalado que “si estuviera aquí, entre nosotros, aquel al que hemos llamado Padre durante veintidós años, seguramente nos pediría que aprovecháramos estos días para intensificar nuestro amor por la Iglesia y por el Papa; que permaneciéramos muy unidos entre nosotros y con todos nuestros hermanos en Cristo. Y nos repetiría aquello que, especialmente durante sus últimos años en la tierra, había llegado a ser un estribillo en sus labios: ¡Que os queráis cada vez más!”.

MONS. OCÁRIZ HA RECORDADO QUE MONS. JAVIER ECHEVARRÍA “SE NOS HA MARCHADO AL CIELO REZANDO POR LA FIDELIDAD DE TODOS”

Mons. Ocáriz ha agradecido la asistencia a los presentes en el funeral, “y a tantos otros fieles que han querido unirse a nuestra oración por Mons. Echevarría, y dar gracias, junto a nosotros, por esta vida entregada al servicio a los demás”.

 

 

«Dios responde siempre»

 

En su catequesis, el Papa recordó que “el pedir, el suplicar es algo muy humano, ya que como creaturas no somos autónomos, sino que dependemos de la bondad del Señor”. Para Francisco, “nuestro consuelo es la seguridad de que Él escucha siempre nuestras súplicas y responde a nuestros ruegos como Padre amoroso”.

DE LA IGLESIA Y DEL PAPA09/12/2020

Queridos hermanos y hermanas:

Continuamos con nuestras reflexiones sobre la oración. La oración cristiana es plenamente humana —nosotros rezamos como personas humanas, como lo que somos—, incluye la alabanza y la súplica.

De hecho, cuando Jesús enseñó a sus discípulos a rezar, lo hizo con el “Padrenuestro”, para que nos pongamos con Dios en la relación de confianza filial y le dirijamos todas nuestras necesidades.

EN EL PADRENUESTRO SUPLICAMOS A DIOS POR LOS DONES MÁS SUBLIMES Y TAMBIÉN POR LOS DONES MÁS SENCILLOS

Suplicamos a Dios por los dones más sublimes: la santificación de su nombre entre los hombres, el advenimiento de su señoría, la realización de su voluntad de bien en relación con el mundo. El Catecismo recuerda: «Hay una jerarquía en las peticiones: primero el Reino, a continuación lo que es necesario para acogerlo y para cooperar a su venida» (n. 2632).

Pero en el “Padrenuestro” rezamos también por los dones más sencillos, por los dones más cotidianos, como el “pan de cada día” —que quiere decir también la salud, la casa, el trabajo, las cosas de todos los días; y también quiere decir por la Eucaristía, necesaria para la vida en Cristo—; así como rezamos por el perdón de los pecados —que es algo cotidiano; siempre necesitamos perdón—, y por tanto la paz en nuestras relaciones; y finalmente que nos ayude en las tentaciones y nos libre del mal.

Pedir, suplicar. Esto es muy humano. Escuchamos una vez más el Catecismo: «Mediante la oración de petición mostramos la conciencia de nuestra relación con Dios: por ser criaturas, no somos ni nuestro propio origen, ni dueños de nuestras adversidades, ni nuestro fin último; pero también, por ser pecadores, sabemos, como cristianos, que nos apartamos de nuestro Padre. La petición ya es un retorno hacia Él» (n. 2629).

PODEMOS CREER QUE NO NECESITAMOS NADA, QUE NOS BASTAMOS NOSOTROS MISMOS Y VIVIMOS EN LA AUTOSUFICIENCIA MÁS COMPLETA

Si uno se siente mal porque ha hecho cosas malas —es un pecador— cuando reza el Padrenuestro ya se está acercando al Señor. A veces podemos creer que no necesitamos nada, que nos bastamos nosotros mismos y vivimos en la autosuficiencia más completa. ¡A veces sucede esto! Pero antes o después esta ilusión se desvanece.

El ser humano es una invocación, que a veces se convierte en grito, a menudo contenido. El alma se parece a una tierra árida, sedienta, como dice el Salmo (cf. Sal 63,2). Todos experimentamos, en un momento u otro de nuestra existencia, el tiempo de la melancolía o de la soledad. La Biblia no se avergüenza de mostrar la condición humana marcada por la enfermedad, por las injusticias, la traición de los amigos, o la amenaza de los enemigos.

A veces parece que todo se derrumba, que la vida vivida hasta ahora ha sido vana. Y en estas situaciones aparentemente sin escapatoria hay una única salida: el grito, la oración: «¡Señor, ayúdame!». La oración abre destellos de luz en la más densa oscuridad. «¡Señor, ayúdame!». Esto abre el camino, abre la senda.

Nosotros los seres humanos compartimos esta invocación de ayuda con toda la creación. No somos los únicos que “rezamos” en este universo exterminado: cada fragmento de la creación lleva inscrito el deseo de Dios. Y San Pablo lo expresó de esta manera. Dice así: «Pues sabemos que la creación entera gime hasta el presente y sufre dolores de parto. Y no solo ella, también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, nosotros mismos gemimos en nuestro interior anhelando el rescate de nuestro cuerpo» (Rm 8,22-24).

NOSOTROS LOS SERES HUMANOS COMPARTIMOS ESTA INVOCACIÓN DE AYUDA CON TODA LA CREACIÓN

En nosotros resuena el gemido multiforme de las creaturas: de los árboles, de las rocas, de los animales… Todo anhela la realización. Escribió Tertuliano: «Ora toda la creación, oran los animales domésticos y los salvajes, y doblan las rodillas y, cuando salen de sus establos o guaridas, levantan la vista hacia el cielo y con la boca, a su manera, hacen vibrar el aire.También las aves, cuando despiertan, alzan el vuelo hacia el cielo y extienden las alas, en lugar de las manos, en forma de cruz y dicen algo que asemeja una oración» (De oratione, XXIX). Esta es una expresión poética para hacer un comentario a lo que San Pablo dice “que toda la creación gime, reza”. Pero nosotros, somos los únicos que rezamos conscientemente, que sabemos que nos dirigimos al Padre, y que entramos en diálogo con el Padre.

Por tanto, no tenemos que escandalizarnos si sentimos la necesidad de rezar, no tener vergüenza. Y sobre todo cuando estamos en la necesidad, pedir. Jesús hablando de un hombre deshonesto, que debe hacer cuentas con su patrón, dice esto: “Pedir, me avergüenzo”. Y muchos de nosotros tenemos este sentimiento: tenemos vergüenza de pedir; de pedir ayuda, de pedir a alguien que nos ayude a hacer algo, a llegar a esa meta, y también vergüenza de pedir a Dios. No hay que tener vergüenza de rezar y de decir: “Señor, necesito esto”, “Señor, estoy en esta dificultad”, “¡Ayúdame!”. Es el grito del corazón hacia Dios que es Padre.

LA ORACIÓN DE PETICIÓN VA A LA PAR QUE LA ACEPTACIÓN DE NUESTRO LÍMITE Y DE NUESTRA CREATURALIDAD

Y tenemos que aprender a hacerlo también en los tiempos felices; dar gracias a Dios por cada cosa que se nos da, y no dar nada por descontado o debido: todo es gracia. El Señor siempre nos da, siempre, y todo es gracia, todo. La gracia de Dios. Sin embargo, no reprimamos la súplica que surge espontánea en nosotros. La oración de petición va a la par que la aceptación de nuestro límite y de nuestra creaturalidad. Se puede incluso llegar a no creer en Dios, pero es difícil no creer en la oración: esta sencillamente existe; se presenta a nosotros como un grito; y todos tenemos que lidiar con esta voz interior que quizá puede callar durante mucho tiempo, pero un día se despierta y grita.

Hermanos y hermanas, sabemos que Dios responderá. No hay orante en el Libro de los Salmos que levante su lamento y no sea escuchado. Dios responde siempre: hoy, mañana, pero siempre responde, de una manera u otra. Siempre responde. La Biblia lo repite infinidad de veces: Dios escucha el grito de quien lo invoca.

También nuestras peticiones tartamudeadas, las que quedan en el fondo del corazón, que tenemos también vergüenza de expresar, el Padre las escucha y quiere donarnos el Espíritu Santo, que anima toda oración y lo transforma todo. Es cuestión de paciencia, siempre, de soportar la espera.

LA BIBLIA LO REPITE INFINIDAD DE VECES: DIOS ESCUCHA EL GRITO DE QUIEN LO INVOCA

Ahora estamos en tiempo de Adviento, un tiempo típicamente de espera para la Navidad. Nosotros estamos en espera. Esto se ve bien. Pero también toda nuestra vida está en espera. Y la oración está en espera siempre, porque sabemos que el Señor responderá. Incluso la muerte tiembla cuando un cristiano reza, porque sabe que todo orante tiene un aliado más fuerte que ella: el Señor Resucitado. La muerte ya ha sido derrotada en Cristo, y vendrá el día en el que todo será definitivo, y ella ya no se burlará más de nuestra vida y de nuestra felicidad.

Aprendamos a estar en la espera del Señor. El Señor viene a visitarnos, no solo en estas fiestas grandes —la Navidad, la Pascua—, sino que el Señor nos visita cada día en la intimidad de nuestro corazón si nosotros estamos a la espera. Y muchas veces no nos damos cuenta de que el Señor está cerca, que llama a nuestra puerta y lo dejamos pasar. “Tengo miedo de Dios cuando pasa; tengo miedo de que pase y yo no me dé cuenta”, decía san Agustín. Y el Señor pasa, el Señor viene, el Señor llama. Pero si tú tienes los oídos llenos de otros ruidos, no escucharás la llamada del Señor.

Hermanos y hermanas, estar en espera: ¡esta es la oración!

Saludos

Saludo cordialmente a los fieles de lengua española. Hoy conmemoramos a san Juan Diego, a quien Nuestra Señora de Guadalupe escogió como su enviado. Que a través de su intercesión presente a la Virgen los países de América Latina, damnificados por la pandemia y los desastres naturales, para que ella, como Madre, salga al encuentro de sus hijos y los cubra con su manto. Pidamos además al Señor que infunda en nosotros su Espíritu Santo para que vivifique nuestra oración y transforme nuestro corazón, abriéndolo al servicio de la caridad. Que el Señor los bendiga a todos.


Algunos recursos relacionados con la catequesis del papa Francisco sobre la oración

• Catequesis del Papa Francisco sobre el Padre nuestro.

• El arte de la oración.

• ¿Qué es la oración?, ¿cómo se hace?, ¿Dios escucha y responde? (de la serie Preguntas sobre la fe cristiana)

• «Dejé de rezar porque no se cumplía nada de lo que pedía» (Historia de “Regreso a Ítaca”, volver a creer a los 50)

• «Aquella primera oración de hijo de Dios» (de la serie Nuevos Mediterráneos)

• Serie Conocerle y conocerte sobre la oración.

• Meditación del prelado del Opus Dei sobre la oración (15 min.)

 

Fratelli tutti: una mirada al continente africano

Se ha celebrado una reunión en streaming sobre el significado y los objetivos de la última encíclica del Papa Francisco, con una reflexión dedicada al contexto africano. El encuentro fue promovido por Harambee Africa International y la Universidad Pontificia de la Santa Cruz.

INICIATIVAS

En la encíclica Fratelli tutti el Papa Francisco menciona, entre otros, al arzobispo sudafricano Desmond Tutu, principal partidario de Ubuntu, la filosofía humanista africana basada en "una cultura del compartir, la apertura, la dependencia mutua, el diálogo y el encuentro interpersonal", como explicó Antoine Tiabondou, de Burkina Faso, quien ilustró las diferentes declinaciones del concepto en la realidad local africana.

Alessandra Silvi, funcionaria del Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral, abrió la sesión ilustrando las iniciativas de la Santa Sede para fomentar "la participación y crear el cambio desde abajo" para que los grandes valores expresados en la Encíclica Fratelli tutti puedan encontrar aplicaciones concretas en la vida de las personas y en la sociedad.

A continuación, Sor Liliana Ugoletti, directora de la Fundación Canosiana, dijo que "la fraternidad y la amistad social de las que habla el Santo Padre animan la solidaridad hacia los más pobres de los pobres y nos confían una misión a cada uno de nosotros, para devolver a cada persona su plena dignidad e identidad", y recordó cómo santa Josefina Bakhita - hermana Canosiana- es un ejemplo y una fuente de inspiración "una referencia siempre actual para África y para quienes, hoy en día, luchan contra las nuevas formas de esclavitud".

Augustin Shako Yodum, sacerdote de la República Democrática del Congo se refirió a los desafíos actuales que enfrenta África para salvaguardar y promover "el derecho de todo ser humano a vivir con dignidad y a desarrollarse integralmente" (FT107); "No es posible hablar de hermandad universal", dijo el P. Augustin, "a menos que primero haya una hermandad nacional". Es necesario volver a empezar desde cada uno de nosotros, desde la contribución que cada uno de nosotros puede ofrecer; necesitamos un cambio de mentalidad en África, para superar las actitudes pasivas (en el continente siempre se espera la ayuda externa) y adoptando un comportamiento proactivo".

 

Un momento de la reunión sobre "Fratelli Tutti".

 

Nicolò Della Chiesa, ingeniero agrónomo profundo conocedor del África Sub sahariana, habló desde Italia. Él está comprometido con proyectos de desarrollo agrícola, y explicó la manera en la que el mundo rural africano puede proporcionar ejemplos interesantes de cómo la fraternidad puede encontrar una realización concreta en prácticas que reúnen a mundos diferentes como el africano, el mediterráneo y el europeo. "El mundo rural de África nos muestra oportunidades concretas para la gestión común de los recursos, que pueden dar sustancia a la fraternidad esperada por el Papa, en una perspectiva de uso responsable de los recursos que, juntos, nos comprometemos a explotar, pero también a preservar y mantener".

Emanuela Bonavolta, jefa del proyecto Dignidad en Mozambique, concluyó la reunión reflexionando sobre el significado de la labor de cooperación en contextos en desarrollo en los que "las relaciones humanas están siempre en primer lugar, buscando esa comunión y fraternidad que nos lleva a caminar juntos para lograr un objetivo común y sacar lo mejor de la vida de cada uno".

La reunión fue organizada por Harambee, una organización que nació en la canonización de san Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei. Haga click aquí para más información.

​ ​

Corazón de padre 

Posted: 11 Dec 2020 02:41 PM PST

En su carta sobre san José, Patris corde (8-XII-2020), con la que convoca un “Año de san José" hasta el 8 de diciembre de 2021, Francisco dice que su objetivo es “que crezca el amor a este gran santo, para ser impulsados a implorar su intercesión e imitar sus virtudes”. 

Para ello comienza el Papa explicando qué tipo de padre fue san José y la misión que Dios le confió. San José no fue lo que hoy llamaríamos “padre biológico” de Jesús, sino solo su “padre legal”. Sin embargo, él vivió la paternidad sobre Jesús y el ser esposo de María de manera eminente. Así lo han considerado muchos santos desde san Ireneo y san Agustín, pasando por diversos doctores de la Iglesia entre los que destaca el caso de santa Teresa de Ávila, hasta san Josemaría y san Juan Pablo II. 

Leyendo y meditando la carta de Francisco, se puede llegar a redescubrir cómo san José es no solo custodio de la Iglesia, sino también de la humanidad, particularmente de su parte más frágil, aquellos miembros más necesitados. En todo caso se trata de un santo importante. Más aún, como escribe Francisco, “después de María, Madre de Dios, ningún santo ocupa tanto espacio en el Magisterio pontificio como José, su esposo”. 

¿Por qué ahora esta carta? Francisco señala que, junto con la circunstancia del 150 aniversario de la declaración de san José como patrono de la Iglesia universal, hay una razón “personal”: hablar de aquello que llena su corazón (cf. Mt 12, 34). Además confiesa en la introducción: “Este deseo ha crecido durante estos meses de pandemia”. Así vamos conociendo algunos pensamientos y procesos espirituales que han tenido lugar en el corazón del Papa durante la pandemia (vid. más extensamente el libro Soñemos juntos: el camino a un futuro mejor. Conversaciones con Austen Ivereigh, Plaza & Janés, Madrid 2020). 

Concretamente el Papa, como ha hecho en diversas ocasiones, subraya y agradece el testimonio de tantas “personas comunes –corrientemente olvidadas– que (...) están escribiendo hoy los acontecimientos decisivos de nuestra historia”; porque trabajan, infunden esperanza y rezan, casi siempre de modo discreto, pero sujetándonos a todos. 

A todos ellos y a nosotros nos propone el ejemplo y la ayuda de san José: “Todos pueden encontrar en san José –el hombre que pasa desapercibido, el hombre de la presencia diaria, discreta y oculta– un intercesor, un apoyo y una guía en tiempos de dificultad. San José nos recuerda que todos los que están aparentemente ocultos o en 'segunda línea' tienen un protagonismo sin igual en la historia de la salvación. A todos ellos va dirigida una palabra de reconocimiento y de gratitud”. 

En su carta, Francisco le dedica a san José siete epígrafes en forma de “títulos”, que podrían equivaler a siete oraciones de una pequeña “letanía del padre”: Padre amado, en la ternura, en la obediencia, en la acogida, en la valentía creativa, en el trabajosiempre en la sombra

 

Junto a las “raíces” históricas y bíblicas de san José (cf. Gn 41, 55; 2 Sam 7, Mt 1, 16.20), padre amado, y los fundamentos de su identidad y de su veneración por parte nuestra (su vínculo con la encarnación del Hijo de Dios y su papel de padre legal de Jesús y esposo de María), en la carta van apareciendo grandes temas del magisterio de Francisco, con acentos y expresiones propias. 

Padre en la ternura, la obediencia y la acogida 

“Jesús vio la ternura de Dios en José” (n. 2), cosa que entra en lo que cabe esperar de todo buen padre (cf. Sal 110, 13). José enseñó a Jesús, mientras le protegía en su debilidad de niño, a “ver” a Dios y a dirigirse a Él en la oración. También para nosotros “es importante encontrarnos con la Misericordia de Dios, especialmente en el sacramento de la Reconciliación, teniendo una experiencia de verdad y ternura” (Ibid.). Ahí Dios nos acoge y nos abraza, nos sostiene y nos perdona. José también “nos enseña que, en medio de las tormentas de la vida, no debemos tener miedo de ceder a Dios el timón de nuestra barca” (Ibid.). 

De un modo parecido al de María, José también pronunció su “fiat” (hágase) al plan de Dios. Fue obediente a lo que Dios le pedía, aunque esto se manifestara en sueños. Y además, lo que parece asombroso, “enseñó” la obediencia a Jesús. “En la vida oculta de Nazaret, bajo la guía de José, Jesús aprendió a hacer la voluntad del Padre” (n. 3). Y ello, pasando por la pasión y la cruz (cf. Jn 4, 34; Flp 2, 8; Hb 5, 8). 

Como escribió san Juan Pablo II en su exhortación Redemptoris custos (1989), sobre san José, “José ha sido llamado por Dios para servir directamente a la persona y a la misión de Jesús mediante el ejercicio de su paternidad; de este modo él coopera en la plenitud de los tiempos en el gran misterio de la redención y es verdaderamente ‘ministro de la salvación’”. 

Todo ello pasó por la “acogida”, por parte de José, de María y del plan de Dios sobre ella. José asumió ese plan, para él misterioso, con responsabilidad personal, sin buscar soluciones fáciles. Y estos acontecimientos configuraron su vida interior. De modo que “la vida espiritual de José no nos muestra una vía que explica, sino una vía que acoge” (n. 4). 

Padre en su “valentía creativa” 

Aunque esos planes de Dios sobrepasan las expectativas de José, él no se resigna pasivamente, sino que actúa con fortaleza. Y así nos da ejemplo y nos apoya a la hora de acoger con “valentía creativa” nuestra vida tal como es, también con su parte contradictoria, inesperada e incluso decepcionante. Luego dirá san Pablo que “todo contribuye al bien de los que aman a Dios” (Rm 8, 28). 

Es fácil suponer que estos –los que aman verdaderamente a Dios– son los mismos que traducen ese amor en el interés por los demás. De hecho escribe Francisco, dando otro toque muy personal: “Deseo imaginar que Jesús tomó de las actitudes de José el ejemplo para la parábola del hijo pródigo y el padre misericordioso (cf. Lc 15,11-32)” (Ibid.). 

Señala el Papa que acoger lo que no hemos elegido en nuestra vida, y actuar con valentía creativa, son ocasiones de las que Dios se sirve para sacar “a relucir recursos en cada uno de nosotros que ni siquiera pensábamos tener” (n. 5). Concretamente, José “sabía transformar un problema en una oportunidad, anteponiendo siempre la confianza en la Providencia”. 

¿Cómo respondió Dios a esta confianza de José? Pues precisamente confiando a su vez en José –como puede suceder con nosotros–, en lo que él podía planear, inventar, encontrar. Así –cabría deducir por nuestra parte– es siempre la misión cristiana: una oferta de confianza de Dios que pide la nuestra para hacer cosas grandes. 

Y así como fue custodio de Jesús y de su madre María, "san José no puede dejar de ser el Custodio de la Iglesia, porque la Iglesia es la extensión del Cuerpo de Cristo en la historia, y al mismo tiempo en la maternidad de la Iglesia se manifiesta la maternidad de María” (cf. Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 963-970). En efecto, y esta carta podría haberse llamado “custodio de la Iglesia”. También Francisco, de manera original, nos anima a percibir que cuando cuidamos de la Iglesia, estamos cuidando de Jesús y de María. Recuérdese la función de custodiar y servir que el Papa atribuyó a san José en su homilía en la misa de inicio del ministerio petrino (19-III-2013)

Y no solo eso, sino que, coherentemente, los más necesitados son, por voluntad de Jesús (cf. Mt 25, 40), también ese “Niño” que José sigue cuidando: “Cada persona necesitada, cada pobre, cada persona que sufre, cada moribundo, cada extranjero, cada prisionero, cada enfermo son ‘el Niño’ que José sigue custodiando. Por eso se invoca a san José como protector de los indigentes, los necesitados, los exiliados, los afligidos, los pobres, los moribundos” (Patris corde, n. 5). 

Es bien interesante esta profundización en san José como custodio de la Iglesia en y a través (aunque no exclusivamente) de los más pobres, sugiriendo también nada menos que María se identifica con ellos. Esto no es extraño, cabe pensar, puesto que ella es madre de misericordia y esposa de Cristo que se identifica con todo lo que a él le afecta y le importa. “De José –propone el Papa– debemos aprender el mismo cuidado y responsabilidad: amar al Niño y a su madre; amar los sacramentos y la caridad; amar a la Iglesia y a los pobres. En cada una de estas realidades está siempre el Niño y su madre”. 

(seguiremos en una segunda parte)  

 

Intelectuales cristianos del siglo I y una buena historia

Daniel Tirapu

Los primeros catorce intelectuales cristianos estaban tan escondidos que ni ellos mismos se conocían y se habrían reído si alguien los hubiera llamado «intelectuales». Algunos de ellos se dedicaban al pésimo negocio de la pesca en Galilea. Uno —con más ojo para los negocios— se había hecho recaudador de impuestos. Otro era un ladrón que acabó ahorcándose. Mi preferido, san Matías, ganó el título y el carisma de «intelectual cristiano» en una suerte de lotería. Hubo uno —el último de todos— que dedicó no pocas de sus energías a intentar acabar con los demás hasta que una especie de luz lo dejó ciego. Sabemos poco de ellos y, hoy en día, la muerte de un futbolista genera más comentarios entre los intelectuales que, por ejemplo, la fiesta de de San Pedro y san Pablo. 

San Pedro, el primero de los catorce primeros intelectuales cristianos —a quien se suele suele presentar como a un cateto— fue quien dejó escrito para edificación y guía de los intelectuales de todos los tiempos: «estad dispuestos a dar razón de vuestra esperanza». 

San Pablo, el último de los catorce primeros intelectuales cristianos, ganó en Atenas una batalla de la que salió personalmente maltrecho. En su discurso hizo notar a los griegos que la piedad griega, tan razonable, había erigido un templo «al Dios desconocido» y que esa razonable piedad los había hecho merecedores de conocer a Cristo. 

Un niño subió solo en un avión para viajar a Nueva York. Llamando la atención de todos, boleto en mano, busca su asiento y se sentó al lado de la señora que lo cuenta.

Se veía un niño educado, seguro e inteligente. Después de mirarla, sonrió, sacó un libro y comenzó a dibujar, pintar y colorear. A pesar de su corta edad, acaso unos 8 años, no presentaba rasgos de ansiedad ni nerviosismo al despegar el avión.

El vuelo no fue muy bueno, hubo tormenta y mucha turbulencia. De momento una sacudida fuerte, y todos estaban muy nerviosos, pero el niño mantuvo su calma y serenidad en todo momento ¿Cómo lo hacía?, ¿Por qué su calma? Hasta que una mujer frenética le preguntó;- Niño: ¿no tienes miedo?- "No señora”, contestó el niño y mirando su libro de pintar le dice:- ”Mi padre es el piloto”...

Que cada uno se vea a sí mismo.

 

Cañizares convoca una vigilia de oración para que no se apruebe la eutanasia

Javier Arnal

El arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares, ha dirigido una breve carta a toda la diócesis, con fecha 11 de diciembre, convocando una vigilia de oración, el próximo miércoles 16 de diciembre, para que en todas las iglesias de la diócesis se pida que “en el último minuto, pueda suspenderse o no se apruebe esta ley cruel e inhumana”, refiriéndose a la ley de eutanasia, que está previsto que se debata en el Congreso de los Diputados el jueves 17 de diciembre.

En carta, Cañizares admite que “probablemente, por desgracia, se aprobará”, pero reitera un “NO a esta ley perversa e inicua” y un “SÍ a los cuidados paliativos”.

El cardenal alude a la Nota de la Conferencia Episcopal,  fecha 11 de diciembre titulada "La vida es un don, la eutanasia un fracaso", a la que se adhiere enteramente, y pide que sea leída este domingo, 13 de diciembre, en todas las iglesias, en todas las Misas al final de la poscomunión.

En la mencionada Nota de la Conferencia Episcopal se establece que el día 16 será día de oración y ayuno, es decir el día previo al debate en el Congreso de los Diputados.

Así mismo, Cañizares invita “también a los hermanos de otras confesiones cristianas y de otras tradiciones religiosas a la vigilia de oración que tendremos en el salón de actos de la Facultad de Teología, el día 16, a las 19 horas”.

Banderas a media asta en edificios eclesiásticos 

El arzobispo de Valencia establece que “el día  17, además,  ondearán las banderas  a media asta en los edificios eclesiásticos con un crespón negro y también en los balcones de los ciudadanos que lo  quisieran en señal de duelo y de rechazo a la  ley”. 

Cañizares afirma que “es un momento muy doloroso, pero nosotros,  fieles católicos,' tenemos puesta la esperanza en el Señor y en la Santísima Virgen María, Inmaculada, Patrona de España en la que fue vencido definitivamente el mal”.

Apela a la responsabilidad de los diputados

“La Ley de Dios y la enseñanza de la Iglesia son muy claras: Con el Señor de la Vida y la Madre de la vida, madre de todos singularmente de los más vulnerables estamos a favor de la vida y la defenderemos y protegeremos siempre. Sabed todos, os lo recuerdo, que los diputados, cooperadores necesarios, que voten a favor de la ley de la eutanasia se sitúan contra la Ley de Dios que está por encima de toda ley humana, y al margen de la enseñanza de la Iglesia y de su fe, y aún de la recta razón; pido por ellos que sean responsables ante Dios y ante los hombres”, expresa  en su carta Cañizares.

El arzobispo de Valencia acaba su carta con un “¡Estamos a tiempo, es tiempo de esperanza!”.

 

 La supuesta "integración" en la Ley Celaá

Juan Moya

Isabel Celaá.

¿Cuál es la verdadera intención?

 

En estas líneas me voy a limitar a comentar la supuesta "integración" de los alumnos discapacitados, para lo cual la ley pretende suprimir la educación especial e incorporarlos a la enseñanza normal.

Cuesta creer que esa intención sea el verdadero motivo de la supresión de esa enseñanza, porque es justamente ahí donde esos alumnos y alumnas se sienten verdaderamente integrados, con otros alumnos como ellos y con unos profesores dedicados exclusivamente a ellos.

Cuesta creerlo porque a nadie se le oculta que esos alumnos no podrán integrarse nunca en una enseñanza normal, por sus fuertes limitaciones psíquicas o intelectuales. Esto resulta obvio para cualquiera, y en especial para los padres, los profesores y los propios alumnos.  Jamás podrán seguir el ritmo de sus compañeros de curso, y no solo no se integrarán sino que inevitablemente se sentirán -en la medida en que sean capaces de sentir- desplazados, marginados, poco atendidos.

El profesor, aún con su mejor voluntad, no tendrá ni tiempo ni probablemente la capacidad pedagógica adecuada para atenderles como necesitan; y si lo intenta, desatenderá necesariamente a los demás alumnos. También es posible que los propios alumnos, al menos algunos, sin mala intención, no sintonicen con ellos y no les traten con todo el afecto y comprensión  que merecen y necesitan. La frustración y el desánimo serán inevitables para estos jóvenes, que probablemente no querrán volver al colegio.

El problema para los padres también será considerable, pues sufrirán viendo a sus hijos, y no entenderán porqué les han privado del ambiente adecuado en el que estaban contentos, tenían amigos, eran queridos y aunque lentamente iban adquiriendo algunos conocimientos y destrezas que les servirían -a no pocos- para desempeñar después algún trabajo manual o equivalente. ¿En qué otros países del mundo sucede algo semejante...?

Si todo esto es obvio para cualquiera -y lo es en verdad- el motivo real de la supresión de este tipo de enseñanza debe ser otro... Y teniendo en cuenta el daño cierto que se hará a esos alumnos -además de padres y profesores-, no parece que sea un motivo noble.

Deseo equivocarme, pero me parece inevitable pensar que unos gobernantes que son partidarios del aborto y de la eutanasia,  desearían que se apliquen a niños con síndrome de Down u otras alteraciones congénitas detectables antes de parto. Y si han llegado a nacer porque sus padres lo han querido, o porque no se han detectarse antes esas alteraciones,  o porque han aparecido después, siempre sería posible, en la mentalidad de los que gobiernan, aplicarles la eutanasia.

Para unos gobernantes con ese desprecio notable a la vida humana, con tan poca sensibilidad hacia los enfermos, y entre ellos personas con alteraciones importantes físicas o psíquicas, a la que no consideran "rentables", ¡que suponen un gasto al Estado...!, lo deseable sería que poco a poco esos alumnos vayan desapareciendo, no ya de una enseñanza especial, sino de cualquier colegio...

Da escalofríos pensarlo, pero ¿es irreal o es lamentablemente posible? ¿Está la eugenesia en los planes del gobierno? No lo sé, pero motivos para pensarlo no faltan. De momento, no me creo que pretendan integrar a estos chicos y chicas, merecedores de toda nuestro interés y cariño. ¿Se atreverán a decir la verdadera intención de esta torpe medida? Y mejor aún: ¿serán capaces de rectificar semejante despropósito?

 

 

 

Meditación de Navidad

Irene Mercedes Aguirre, Buenas Aires, Argentta

 

Hoy como nunca se descorre el velo

que Navidad nos brinda en su mensaje.

Promueve algún  insólito  viraje

hacia la entraña de nuestro desvelo.

 

Nace Jesús, la estrella marca el punto,

el mundo se ilumina, el ángel canta

¿Será anticipación que ya decana

que nuestro devenir siempre es conjunto?

 

El pesebre es lugar de convivencia,

entre  humanos, cereales y animales

¿No es un llamado clave  a la conciencia

 

para  atender las crisis ambientales?

¡El símbolo es indicio y evidencia

de nuestra identidad como mortales!

 

 

Verdad y mentira. Aspectos neurobiológicos.

Dedicado a Sebastián Velayos Clever

La verdad significa adecuación a la realidad. La mentira es lo contrario. Jesucristo se autodefine como el Camino, la Verdad y la Vida, y define al diablo como el padre de la mentira. También dijo: “La verdad os hará libres”.

El hombre es capaz, voluntariamente, de decir verdad o de mentir; no así los animales. Indudablemente, la verdad es beneficiosa psicológicamente;  por eso, la confesión sacramental, aparte de sus efectos sobrenaturales, es un potente “desaguadero”.

La Filosofía nació en Grecia en el siglo V antes de Cristo, como una búsqueda de la verdad. Supuso en cierto sentido un cambio “revolucionario”. Afirmaba Aristóteles: «La única verdad es la realidad».

San John Henry Newman, gran defensor de la Verdad, en su “Apologia pro vita sua”, distingue varios matices: la verdad material, la verdad formal, la verdad a medias (que puede ser mentira), la restricción mental,  las mentiras a niños y disminuidos mentales, etc.

Benedicto XVI hablaba de “la dictadura del relativismo”, según la cual, tal como decía Campoamor, “nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”.

Mente y cuerpo son dos realidades de la unidad del ser humano. Por eso,  es lógico pensar que la verdad y la mentira han de marcar de alguna manera el cerebro. Y naturalmente, en estos procesos es necesario que actúen los mecanismos funcionales de la consciencia. Una persona inconsciente, un sujeto en coma, un hombre durmiendo no puede mentir.

Si se consideran además las características individuales de cada sujeto, se hace complicado hablar de verdad y mentira en el plano neurobiológico. Cabe solo una aproximación al tema.

Las zonas cerebrales implicadas son los lóbulos frontales y temporales, así como el sistema límbico. En la mentira se activan intensamente tales estructuras, y sobre todo, el sistema límbico.

Neurológicamente, el proceso de mentir es bastante complejo, pues están implicados varios sucesos cognitivos (con su representación cerebral correspondiente), tales como la toma de decisiones, las emociones positivas y negativas, la memoria. En concreto, la corteza prefrontal del lóbulo frontal, muy desarrollada en el humano, es una zona ligada a la toma de decisiones, al pensamiento abstracto, a la regulación de las emociones; como para mentir se requieren más conexiones, en el mentiroso habitual hay mayor cantidad de sustancia blanca en esta corteza.

Que la corteza prefrontal es importante en estos procesos, lo demuestra en gran medida el clásico caso de Phineas Gage, capataz barrenador de la construcción ferroviaria, que en 1848 resultó herido por una barra de un metro de largo y tres centímetros de ancho que le atravesó el cráneo, afectándole  la zona prefrontal de los lóbulos frontales. Gage sobrevivió, su coeficiente intelectual no varió, pero se hizo amoral, incluso grosero.

Cuando el sujeto evidencia que sus razonamientos van con la “verdad”, el cerebro genera una recompensa, o estado de satisfacción, con activación de determinadas áreas cerebrales, relacionadas especialmente con el sistema límbico. Curiosamente, se ha observado que la amígdala cerebral, que es uno de los componentes del sistema límbico, del habituado a mentir es más pequeña que en los demás.

 

Conferencia Episcopal Española: Nota sobre la Ley de la eutanasia

Aprobada por mayoría en el Congreso

DICIEMBRE 11, 2020 11:15REDACCIÓN ZENITIGLESIA LOCAL

WhatsAppFacebook MessengerFacebookTwitterCompartir

Share this Entry

(zenit – 11 dic. 2020).- La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha publicado una nota ante la aprobación de la Comisión de Justicia del Congreso de la Ley orgánica de la eutanasia, que regulará la prestación del Sistema Nacional de Salud con ese fin.

A continuación, la nota del episcopado de España, titulada “La vida es un don, la eutanasia un fracaso”.

***

Nota de la Conferencia Episcopal Española ante la aprobación en el Congreso de los Diputados de la ley de la eutanasia.

1.- El Congreso de los Diputados está a punto de culminar la aprobación de la Ley Orgánica de regulación de la eutanasia. La tramitación se ha realizado de manera sospechosamente acelerada, en tiempo de pandemia y estado de alarma, sin escucha ni diálogo público.

El hecho es especialmente grave, pues instaura una ruptura moral; un cambio en los fines del Estado: de defender la vida a ser responsable de la muerte infringida; y también de la profesión médica, “llamada en lo posible a curar o al menos a aliviar, en cualquier caso a consolar, y nunca a provocar intencionadamente la muerte”. Es una propuesta que hace juego con la visión antropológica y cultural de los sistemas de poder dominantes en el mundo.

2.- La Congregación para la Doctrina de la Fe, con la aprobación expresa del papa Francisco publicó la Carta “Samaritanus bonus sobre el cuidado de las personas en las fases críticas y terminales de la vida”Este texto ilumina la reflexión y el juicio moral sobre este tipo de legislaciones. También la Conferencia Episcopal Española, con el documento “Sembradores de esperanza. Acoger, proteger y acompañar en la etapa final de esta vida”ofrece unas pautas clarificadoras sobre la cuestión.

3.- Urgimos a la promoción de los cuidados paliativos, que ayudan a vivir la enfermedad grave sin dolor y al acompañamiento integral, por tanto también espiritual, a los enfermos y a sus familias. Este cuidado integral alivia el dolor, consuela y ofrece la  esperanza que surge de la fe y da sentido a toda la vida humana, incluso en el sufrimiento y la vulnerabilidad.

4.- La pandemia ha puesto de manifiesto la fragilidad de la vida y ha suscitado solicitud por los cuidados, al mismo tiempo que indignación por el descarte en la atención a personas mayores. Ha crecido la conciencia  de que acabar con la vida no puede ser la solución para abordar un problema humano.

Hemos agradecido el trabajo de los sanitarios y el valor de nuestra sanidad pública, reclamando incluso su mejora y mayor atención presupuestaria. La muerte provocada no puede ser un atajo que nos permita ahorrar recursos humanos y económicos en los cuidados paliativos y el acompañamiento integral.

Por el contrario, frente a la muerte como solución, es preciso invertir en los cuidados y cercanía que todos necesitamos en la etapa final de esta vida. Esta es la verdadera compasión.

5.- La experiencia de los pocos países donde se ha legalizado nos dice que la eutanasia incita a la muerte a los más débiles. Al otorgar este supuesto derecho, la persona, que se experimenta como una carga para la familia y un peso social, se siente condicionada a pedir la muerte cuando una ley la presiona en esa dirección.

La falta de cuidados paliativos es también una expresión de desigualdad social. Muchas personas mueren sin poder recibir estos cuidados y sólo cuentan con ellos quienes pueden pagarlos.

6.- Con el Papa decimos: “La eutanasia y el suicidio asistido son una derrota para todos. La respuesta a la que estamos llamados es no abandonar nunca a los que sufren, no rendirse nunca, sino cuidar y amar para dar esperanza”.

Invitamos a responder a esta llamada con la oración, el cuidado y el testimonio público que favorezcan un compromiso personal e institucional a favor de la vida, los cuidados y una genuina buena muerte en compañía y esperanza.

7.- Pedimos a cuantos tienen responsabilidad en la toma de estas graves decisiones que actúen en conciencia, según verdad y justicia.

8.- Por ello, convocamos a los católicos españoles a una Jornada de ayuno y oración el próximo miércoles 16 de diciembre, para pedir al Señor que inspire leyes que respeten y promuevan el cuidado de la vida humana.  Invitamos a cuantas personas e instituciones quieran unirse a esta iniciativa.

Nos acogemos  a Santa María, Madre de la Vida y Salud de los enfermos y a la intercesión de San José, patrono de la buena muerte, en su año jubilar.

Madrid 11 de diciembre de 2020.

 

 Las diez mejores películas sobre la Navidad

Aunque falten dos semanas, para muchos la Navidad está ya a las puertas. Las calles están adornadas e iluminadas, y todos los comercios nos recuerdan que ya es tiempo de hacer regalos...

En este contexto, dentro de poco empezará a programarse en televisión un particular género televisivo que podríamos denominar películas navideñas. Estas cintas incorporan algunos de los valores más típicamente cristianos: el sentido de la Navidad, la conversión a lo "Scrooge" (el personaje de Dickens), los deseos de felicidad, el reencuentro familiar, o el anhelo de retornar a la inocencia y a la infancia.

Como sugerencia para ver en casa durante estas próximas semanas, incluyo mi personal lista de "las diez mejores películas sobre la Navidad": incluye filmes familiares, y cintas clásicas junto a películas más recientes. Todas ellas son fáciles de encontrar en las plataformas o en los videoclubs.

1. ¡Qué bello es vivir! (1946), de Frank Capra. La víspera de Navidad, George Bailey está con el agua al cuello. Toda su vida ha renunciado a proyectos personales para ayudar a su comunidad; pero ahora el banco que ha creado para socorrer a la gente está al borde la quiebra, y Bailey va a un puente dispuesto a arrojarse al agua, pensando que todos sus esfuerzos han sido en balde. La repentina aparición de Clarence, un ángel que todavía no se ha ganado las alas, le hará ver cómo hubiera sido la vida de su familia y sus amigos si él no hubiese existido. Número uno indiscutible del género, que sigue transmitiendo esperanza y optimismo a públicos de todas las culturas.

2. La Natividad (2006), de Catherine Hardwicke. Recrea con acierto los escenarios, costumbres y utillaje de la época en que nació Cristo. Bien ambientada y narrada, aunque falla un poco en el retrato de la Virgen, que aparece siempre tímida e introvertida. Con todo, una buena preparación para vivir el sentido religioso de la Navidad.

3. Las Crónicas de Narnia (2005), de Andrew Adamson. Todo un clásico de la literatura infantil, escrito por C. S. Lewis. Durante la II Guerra Mundial, cuatro hermanos ingleses son enviados a una casa de campo para huir de los bombardeos alemanes. Un día, mientras juegan al escondite, la pequeña Lucy se esconde en un armario y de repente aparece en Narnia, un mundo fantástico que vive un invierno perpetuo. Cuando vuelva al caserón, nadie creerá su increíble aventura. Pero Narnia lanzará más mensajes a los niños, porque necesita de su inocencia para ser redimido. Y en esa misión encontrarán al majestuoso león Aslan, una respetuosa analogía del personaje de Jesucristo. Filme brillante, con excelente dirección artística, que gustará a niños y adultos, y que aúna simbolismo cristiano junto a una gran aventura épica.

4. Maktub (2011), de Paco Arango. Manolo atraviesa una grave crisis en su matrimonio. Un día, cercano a la Navidad, conoce a Antonio, un chico con cáncer que tiene unas extraordinarias ganas de vivir, y eso le cambia la vida. Esta película familiar, con formato de cuento navideño, logra divertir y conmover, apelando a los buenos sentimientos. El director propone una fábula con enseñanzas claras sobre el sentido de la vida y la enfermedad, hablando sin complejos de la muerte, la trascendencia, el amor, la familia, la capacidad de perdonar, la fidelidad y las relaciones entre padres e hijos. Una gran opción para jóvenes y adultos.

5. De ilusión también se vive (1947), de George Seaton. Cercana la Navidad, la jefa de unos grandes almacenes contrata a un viejecito barbudo y simpático para que haga de Santa Claus. El anciano acapara pronto la atención de todos por su derroche de simpatía, y también porque afirma que es el verdadero Santa Claus. Aprovechando esa afirmación y su creciente popularidad, la jefa quiere devolver a todos los ciudadanos el auténtico sentido de la Navidad, incluyendo a su hija, muy reacia al optimismo navideño. Cinta entrañable, nominada a los Oscar, donde se hace una dura crítica al consumismo que, en ocasiones, se antepone en estas fechas al verdadero significado de la Navidad.

6. Family man (2000), de Brett Ratner. Entrañable fábula sobre un personaje que prefirió alcanzar el éxito en vez de casarse con la chica de sus sueños. En vísperas de Navidad, sólo y sin familia, tiene un extraño encuentro con su “Ángel de la guarda” que le hará ver lo que podría haber sido su vida si hubiera sido generoso: hubiera tenido un matrimonio feliz, un hogar y unos hijos que le hubieran llenado de esa felicidad que ahora echa en falta.

7. Cuento de Navidad (2009), de Robert Zemeckis. Scrooge es un comerciante avaro, malhumorado y gruñón que trata con desprecio a su fiel empleado Bob y a su alegre sobrino. El día de Nochevieja, enfadado porque la gente compra regalos para los demás en vez de ahorrar, recibe la visita la visita de 3 espíritus (las Navidades pasadas, las futuras y las presentes) que le llevan a un prodigioso viaje hacia su corazón en el que descubre las verdades que siempre se ha negado a ver. Su alma se convierte al fin, y se abre a los demás y al mensaje alegre de la Navidad. Adaptación del clásico de Charles Dickens en una fantástica versión animada. Ideal para ver en familia con los hijos.

Polar Express (2005), de Robert Zemeckis. Un niño que ha perdido la ilusión de la Navidad se ve metido en un tren rumbo al Polo Norte, para conocer a Santa Claus. A través del viaje, plagado de increíbles aventuras, misterios y canciones , el protagonista viajará a un lugar mucho más escondido e importante, el de su propio corazón. Excelente película de animación en 3 D.

9. Solo en casa (1990), de Chris Columbus. Kevin, un niño de ocho años de una familia numerosa, se queda accidentalmente abandonado en su casa cuando toda la familia se marcha a pasar las vacaciones a Francia. Kevin aprende a valerse por sí mismo e incluso a protegerse de dos ladrones que se proponen asaltar todas las casas vacías de su vecindario. En cuanto su madre lo echa en falta, regresa apresuradamente a Chicago para recuperar a su hijo. La Navidad –ese es el mensaje– es para vivirla en familia ,y en esa fecha nadie debería quedarse “solo en casa”.

10. Feliz Navidad (2005), de Christian Carion. Narra lo que sucedió el 24 de diciembre de 1914 en el frente de Ypres (Bélgica), durante la Primera Guerra Mundial. Se decretó una tregua para esa noche que implicaba permanecer en los puestos sin disparo alguno, pero las tropas alemanas iniciaron un villancico, y las tropas británicas respondieron con "Adeste fideles". Luego intercambiaron gritos de alegría y deseos de una feliz Navidad para todos. Al poco, hubo encuentros de unos y otros en la tierra de nadie, y allí se intercambiaron regalos y recuperaron a los caídos. Celebraron funerales con soldados de ambos bandos, llorando las pérdidas y ofreciéndose mutuamente el pésame. Una gran lección de solidaridad cristiana.

El contagio por coronavirus SARS-CoV-2: Recapitulando daTOS

 

 

La transmisión aérea del coronavirus en forma de aerosoles, microgotas de menos de 100 micras de tamaño, parece ser la vía fundamental de contagio de la Covid-19, tal como ya hemos documentado previamente desde nuestro Observatorio (ver AQUÍ). El consenso científico al respecto es cada vez mayor, con la escandalosa excepción de la OMS, que, a fecha de hoy, sigue sin recoger en su información oficial, la evidencia de la transmisión por aerosoles como la principal fuente de contagio de la enfermedad.

La falta de agilidad de este organismo para incorporar las evidencias científicas en los protocolos en informes relacionados con la Covid-19 resulta muy preocupante, máxime cuando se supone que sus decisiones y comunicados constituyen un referente para epidemiólogos y organismos reguladores a la hora de establecer criterios de prevención y abordaje de las cadenas de contagio.

Se hace urgente una rectificación de las posiciones mantenidas hasta ahora, que sostienen la transmisión por gotículas, con alcance de hasta 2 metros, junto al contacto, como las vías fundamentales de contagio. Fruto de esta posición, surgen errores incomprensibles en las estrategias de prevención adoptadas por las autoridades, como la limitación al acceso a jardines o parques públicos y la posibilidad de confluencia de grupos de personas en espacios cerrados sin la debida ventilación ni protección individual, como fiestas, banquetes o celebraciones de otro tipo.

La confirmación de la transmisión por aerosoles explica la alta transmisibilidad de este virus y las altas tasas de contagio entre personas que guardan la consabida distancia de seguridad, prácticamente inútil si el virus viaja en microgotas que quedan suspendidas en el aire durante horas, desplazándose mucho más de dos metros. La falsa sensación de seguridad que otorga situarse a 2 metros de otra persona ha propiciado la relajación en la adopción de otras medidas de protección, como el uso de mascarillas eficaces (no todas lo son) para evitar el contagio o la ventilación de los espacios cerrados.

Durante meses hemos contemplado colas de personas en las aceras esperando entrar en un supermercado, manteniendo escrupulosamente los dos metros de seguridad, cuando hoy sabemos que es en los espacios abiertos donde la probabilidad de contagio es menor, porque es allí donde los aerosoles se dispersan con rapidez. Lo mismo puede afirmarse de parques y jardines, que han sido rigurosamente clausurados en muchas ocasiones durante este tiempo para evitar que los niños o adultos pudieran contagiarse por tocar objetos contaminados o ser alcanzados por la gotículas de metro y medio de alcance. Nada más alejado de la evidencia. Son los espacios abiertos los lugares más seguros, y el contagio exclusivo por contacto con superficies contaminadas no ha podido ser demostrado hasta hoy ni en un solo caso en todo el mundo.

Por el contrario, los espacios cerrados con pobre ventilación son los sitios con mayor riesgo de contagio, porque es allí donde un supuesto contagiador va emitiendo sus aerosoles conteniendo el virus, mientras respira, habla, canta o grita. Estos aerosoles se irán concentrando más cuanto más tiempo se permanezca en este espacio cerrado, cuanto más reducido sea su volumen y cuanto menos se renueve su atmósfera. Por tanto, a mayor tamaño de la estancia, a menor tiempo de permanencia, y a mayor renovación del aire, menor riesgo de contagio.

En un reciente artículo publicado en Science, el pasado 23 de octubre (ver AQUÍ), se puntualizan algunos aspectos sobre cómo se difunde el virus y lo poco que aún se sabe sobre ello, especialmente en lo que hace referencia a las diversas rutas de transmisión, al papel que juegan los infectados asintomáticos o presintomáticos y a como se puede transmitir el virus en lugares específicos.

Entre las cosas que en él se comentan, a nuestro juicio, la de mayor de interés es lo que hace referencia a un amplio estudio, que incluye 59.000 casos, realizado en Corea del Sur, en el que se determina que los contagios que se producen en los hogares son seis veces mayores que los que se dan en cualquier otro sitio, pues en ese país los contagios en los hogares suponen el 57% de todos los casos.

Otro aspecto importante a destacar es la existencia de lo que los autores denominan «superdispersión (overdispersion)» en la transmisión del virus. La «superdispersión» indica que hay más variación de la que se creía en la homogeneidad de la transmisión del virus, y que, en los contagios, y esto nos parece importante, un pequeño número de contagiadores son responsables de la mayoría de las infecciones, sugiriéndose que menos del 10% de los contagiadores causan más del 80% de dichas infecciones.

Otro hecho a comentar, es que la «superdispersión» implica que la mayoría de los individuos infectados no son, o son poco contagiadores, por lo que en las pautas que se siguen para evitar o reducir las infecciones habrá que tener en consideración especialmente los dos aspectos referidos: la trasmisión en los hogares y la existencia de personas supercontagiadoras.

En otro trabajo, liderado por un equipo de la Universidad de Stanford, se comenta que los autores han puesto a punto un modelo informatizado para estudiar la propagación del virus en diez ciudades importantes de EEUU (ver más). En él, determinan que la mayoría de las infecciones ocurren en lugares cerrados, como pueden ser restaurantes, gimnasios y cafeterías, en los que las personas permanecen durante periodos prolongados de tiempo.

El estudio también afirma que los patrones de movilidad condicionan las tasas de infecciones y así mismo que éstas son mayores en los grupos poblacionales minoritarios y de menos ingresos económicos.

Por tanto, mientras que organismos internacionales de referencia en salud pública como la OMS, se muestren titubeantes a reconocer las evidencias científicas y a lamentar sus numerosos y repetidos errores en la gestión de la información sobre esta pandemia, no llegará información verazmente a la población mundial, lo que dificultará promover medidas preventivas eficaces como son: reunirse con otras personas en espacios abiertos, si es posible, ventilar adecuadamente si se hace en espacios cerrados, usar siempre una mascarilla eficaz, y restar importancia -aunque no pueda excluirse como vía de contagio- al contacto y a la obsesión por la desinfección de superficies, dada la escasa o nula evidencia de contagios por contacto.

Justo Aznar y Julio Tudela

Instituto de Ciencias de la Vida

HALLAZGOS AL SUMERGIRSE EN LA LEY “CELAÁ”

 

La ley “Celaá” o la LOMLOE (Ley Orgánica de modificación de la LOE) es la nueva ley de educación socialista-podemita. Con fecha 25 de noviembre, ha entrado en el Senado, tras ser aprobada por el Pleno del Congreso de los Diputados en la sesión celebrada el pasado 19 de noviembre. Ha levantado mucho revuelo. Muestra de ello son los nutridos y diversos artículos que han inundado los medios. Quiero sumarme a la discusión.

 

Mis aportaciones parten de sumergirme en la ley, en la LOE y en la LOMCE[1], y exponer los hallazgos de esa lectura directa comparada. Subrayaré algunos puntos que han cambiado con el PSOE de Pedro Sánchez, y comprometen seriamente el derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones y la libertad de educación. Exhibo las averiguaciones de cuatro inmersiones. Espero que traigan luz para el debate que esta ley plantea, aunque el Gobierno no tenga previsto que exista. Por eso es más necesaria y urgente nuestra participación, para abrir cauces y “despertar” a los más podamos. Es una responsabilidad obligada como ciudadanos, que se acentúa por ser cristianos. “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”[2]. Esta amenaza real contra la libertad nos llama a la oración y a la acción.

 

Tres consideraciones previas antes de sumergirnos en la LOMLOE

 

La primera es el grave problema que la caída demográfica[3] está generando a los colegios: faltan niños y sobran plazas escolares en 1º de Primaria. El número de nacimientos en el 2019 se redujo en un 26% frente al 2010 (de 486.575 a 359.770). Esta tendencia a la baja acumulada en la última década provoca que los colegios se disputen los alumnos para mantener abiertas las aulas de 1º de Primaria, produciendo en algunos casos un proceso que podemos calificar de “canibalismo”. “El número de nacimientos seguiría reduciéndose hasta 2027, continuando con la tendencia iniciada en 2009”[4]. La crisis será importante a lo largo de los próximos 10 años, con disminución progresiva de aulas desde edades tempranas y, en algunos casos, el cierre de colegios. Restructurar, o peor aún eliminar, un colegio público y redistribuir profesores y alumnos es una gestión incómoda y una mala noticia para cualquier Administración pública. ¿Qué efecto tendrá a la hora de distribuir los alumnos entre “sus” colegios públicos y los privados concertados de la zona? ¿Qué peso darán a la libre elección de los padres, a la llamada demanda social?

 

La segunda surge del artículo 27.3 de la Constitución: “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”. Desde 1985, el sistema de concertación del Gobierno socialista de Felipe González[5] ha sido el cauce para garantizar este derecho. ¿Qué pasa ahora? ¿Ha cambiado algo? Parece ser que sí. La ministra de educación del Gobierno socialista-podemita sembró la incertidumbre en la inauguración del XV Congreso de Escuelas Católicas (14.11.2019). Sus palabras fueron las siguientes: “De ninguna manera se puede decir que el derecho de los padres a elegir centro pueda ser parte de la libertad de enseñanza. Elegir centro forma parte de los derechos de los padres en las condiciones legales, pero no son emanación del artículo 27 de la Constitución. Una declaración que generó desconcierto en los 2.000 congresistas. Siguiendo la estrategia gubernamental, después de soltar el bombazo, Celaá administró la calma; señaló que el modelo de conciertos ha funcionado bien, y puso como ejemplo que las proporciones de alumnos en los dos tipos de escuela desde principios de los 90 hasta hoy se han mantenido[6].

 

El tercero nace de la declaración de la ministra en enero de 2020: “No podemos pensar de ninguna de las maneras que los hijos pertenecen a los padres”. Estamos de acuerdo. Ninguna persona pertenece a otra, no somos cosas, no somos propiedad de nadie… tampoco del Estado. Lo cierto es que los padres[7] son los primeros, pero no los únicos, educadores de sus hijos. Por el hecho de haber dado la vida a los hijos, corresponde a los padres ejercer con sentido de responsabilidad la labor educativa en estrecha y vigilante colaboración con la escuela. La declaración de Celaá parte de un a priori extendido entre políticos e intelectuales que consideran al conjunto de padres y madres “no aptos” para ejercer responsablemente la educación de sus hijos. Las razones son variadas, desde la dejación de este deber por no estar en casa, por comodidad, por la desestructuración familiar… a la insolvencia por falta del saber necesario y, una cargada de sesgo, por sus convicciones. Para ellos, la escuela ha de proteger y “liberar” al alumno de las convicciones de sus padres... cuando no son “culturalmente correctas” o no coinciden con lo que el Gobierno quiere. Así piensa Fernando Savater[8]: “Creo que uno de los más importantes objetivos de la educación es que los niños conozcan las alternativas que existen a los prejuicios de sus padres. Sobre todo en el campo de los valores cívicos: educamos para vivir en sociedad, no solo en familia. En democracia, las leyes liberan y las tradiciones y costumbres esclavizan”.

 

1ª inmersión: la Educación especial

 

En esta primera inmersión tropiezo con la redacción de la LOMLOE. En diversos temas introduce modificaciones en la LOE, texto del que parte, que dejan puertas abiertas para una aplicación de la ley, por parte de la Administración pública, lesiva a la libertad. Eso explica que las declaraciones de unos y otros sean contradictorias. Es lo que ocurre en la Educación especial. Pablo Echenique aseguró, en el programa de Joaquín Prat en Cuatro, que el Gobierno no cerraría los centros de Educación especial. Respondía a la preocupación de Bertín Osborne y su mujer, padres de Kike, un niño de 13 años con parálisis cerebral, 100% dependiente. Bertín agradeció de verás esas declaraciones en un video en su cuenta de Instagram. Aun así, sigue desconfiando del futuro: “Simplemente decirte que me gustaría que en otra comparecencia nos aseguraras también que las ayudas económicas que se les da a estos colegios, con los gastos ingentes que tienen, las vais a mantener, porque si no tendrán que cerrar”.

 

¿Qué texto de la ley lleva a dudar a muchas familias de los 37.500 alumnos de Educación especial? La Disposición adicional cuarta dice: “El Gobierno, en colaboración con las Administraciones educativas, desarrollará un plan para que, en el plazo de diez años, los centros ordinarios cuenten con los recursos necesarios para poder atender en las mejores condiciones al alumnado con discapacidad. A la vez, a continuación, dice: “Las Administraciones educativas continuarán prestando el apoyo necesario a los centros de educación especial para que estos, además de escolarizar a los alumnos y alumnas que requieran una atención muy especializada, desempeñen la función de centros de referencia y apoyo para los centros ordinarios”. Según centres tu atención, puedes pensar que la pretensión del Gobierno es cerrar o potenciar la Educación especial. ¿Qué pasará en el plazo de diez años? ¿Habrá dinero para gastar y voluntad política para cumplir ambos objetivos, sin que uno quede relegado?

 

Apuntar el modificado del artículo 74.2. Se refiere a la identificación y valoración de las necesidades educativas de este alumnado, para decidir en qué centro conviene que sea escolarizado. Los criterios que marca la ley, en continuidad con la LOE, responden a los principios de normalización e inclusión. La LOMLOE introduce que, antes de decidir, además de la valoración de los profesionales, se ha de informar y escuchar a los padres; un añadido apropiado. A continuación dice: “Las Administraciones educativas regularán los procedimientos que permitan resolver las discrepancias que puedan surgir, siempre teniendo en cuenta el interés superior del menor y la voluntad de las familias que muestren su preferencia por el régimen más inclusivo”. ¿Por qué escuchar a las familias solo cuando “prefieran” el régimen más inclusivo, los centros ordinarios? A juicio de Bertín Osborne, el problema es que mucha gente idealiza el concepto de inclusión sin ser consciente de que aquellos que pueden acudir a centros ordinarios ya lo hacen. “Los que no están es porque no pueden. Qué más quisiéramos nosotros y qué más quisiera cualquier padre que sus hijos fueran a colegios ordinarios. Eso sería lo ideal, todos estaríamos deseando hacerlo, pero eso choca con la realidad”.

 

2ª inmersión: la programación de la red de centros sostenidos con fondos públicos. El futuro de la Concertada

 

La red de centros sostenidos con fondos públicos está formada por escuelas de titularidad pública y escuelas privadas concertadas. Ambas son un servicio público. Es importante recordarlo[9]. Gente tan bien pensante como Savater no está acuerdo. “La libertad de los padres es tener a su alcance una escuela de la máxima calidad: pública y laica en la mayoría de los casos, confesional si quieren costeárselo”[10]. No les basta con pagar sus impuestos para acceder a un servicio esencial al que tienen derecho sin necesidad de soportar cargas extras, si eligen una escuela conforme a sus creencias y valores. Esta visión reduccionista e injusta rompería el principio de igualdad de oportunidades; las familias con recursos económicos insuficientes no ejercerían su derecho.

 

Se acusa a la Ley de buscar la extinción progresiva de la escuela concertada. A lo afirmado anteriormente, la ministra Celaá contestó: “Quiero tranquilizar. Hay una parte de la concertada que no ha sabido leer las ventajas de la ley, se ha sentido amenazada”[11]. Menos mal, podríamos pensar. Pero también leemos: “El representante de Unidas Podemos explicó en su comparecencia ante los medios que la enseñanza concertada es una <anomalía> que hay que superar y el instrumento elegido será la futura LOMLOE”[12], y revive la desconfianza. Como avisábamos, la redacción de la ley abre posibilidades, según el proyecto del que gobierne. La ministra no puede afirmar que las cosas serán como son hasta ahora, si se aplica la LOMLOE.

 

Comparemos el artículo 109, acerca de la programación de red de centros sostenidos con fondos públicos, en la ley “Wert” y en la ley “Celaá”. De 2 puntos de la LOMCE pasamos a 5. Es de suponer que esa ampliación trae cambios importantes, veamos cuáles. En el n.2 de la LOMCE, se decía que: “Las Administraciones educativas programarán la oferta educativa de las enseñanzas que en esta Ley se declaran gratuitas… tomando en consideración la oferta existente de centros públicos y privados concertados y la demanda social; en el n. 2 de la LOMLOE hay modificaciones sustantivas: teniendo en cuenta la oferta existente de centros públicos y la autorizada en los centros privados concertados. Desaparece del texto la demanda social, es decir, la voluntad de los padres es ninguneada, no importa, luego no ha lugar en la planificación de plazas. Y se añade que la oferta en los concertados es la autorizada. ¿Qué quieren decir con eso? ¿Aclarar que la oferta de plazas concertadas no crecerá en ningún caso, aunque exista demanda social; que su horizonte más halagüeño será mantener, o bien perder progresivamente aulas, a favor de la oferta estatal? Pero, continuemos. El n. 2 de la LOMCE acaba diciendo: “Asimismo, las Administraciones educativas garantizarán la existencia de plazas suficientes; en el n. 3 de la LOMLOE está redactado así: “el Estado debe garantizar el derecho de todos a la educación mediante una oferta suficiente de plazas públicas. Se añade “de plazas públicas”, sin mencionar “concertadas”. Y el n. 5, una adenda de Unidas podemos, dice: “Las Administraciones educativas promoverán un incremento progresivo de puestos escolares en la red de centros de titularidad pública ¿Qué futuro puede esperar un colegio concertado si incluso la Administración puede sumar un público más en la zona, sí o sí, aunque no exista necesidad ni lo demanden las familias, invocando que la ley le respalda?

 

Por eso, cuando la ministra Celaá declara que “en la ley se afirma la libertad de enseñanza y se define que la prestación del servicio público se realiza a través de los centros públicos y de los privados concertados, lo que es afirmar la libertad de las familias” (ref. nota 19) está diciendo “una verdad a medias”, que será tarde o temprano una mentira completa. Se repite el doble juego: sí, teóricamente; no, si el Gobierno de turno decide prescindir de la concertada en la práctica. Lo tendrá fácil… “En esencia, la nueva ley consagra una planificación unilateral por parte del Estado y canalizada prioritariamente a través de los colegios de titularidad pública, dejando a los concertados y a la voluntad de las familias una función subsidiaria y, de hecho, prescindible si así lo desea el ejecutivo”[13].

 

Otros descubrimientos de la 2ª inmersión: dos trabas nuevas para la concertada

 

¿Se abrirán nuevos colegios concertados? Podría ser… para atender la demanda de familias en áreas nuevas de desarrollo urbano. Pero la LOMLOE lo ha puesto “más difícil todavía” con la modificación del apartado 4 de la Disposición adicional decimoquinta de la ley de Zapatero, que dejaba una puerta abierta. Decía: “Los municipios cooperarán con las Administraciones educativas correspondientes en la obtención de los solares necesarios para la construcción de nuevos centros docentes. La LOMLOE añade: “para la construcción de nuevos centros docentes públicos. Con esta adición impide a los Ayuntamientos conceder administrativamente suelo para colegios concertados. Esto es lo que ocurrió en la Comunidad de Madrid del partido popular. Concedió conciertos a un buen número de colegios nuevos, de todo tipo de ideario, en zonas de expansión, que al disponer de suelo municipal en concesión se atrevieron al proyecto, al reducir la financiación a la construcción y el equipamiento, al no tener que comprar el terreno; a cambio evitaron una inversión y un gasto importante a la Comunidad que tenía que construir y dotar menos colegios públicos en la zona.

 

Los centros privados acogidos al concierto reciben la asignación de un módulo económico por cada una de las unidades escolares concertadas. Es admitido, también por el Gobierno, que el módulo es insuficiente; se cubre alrededor del 70% del gasto[14]. En esa línea, la LOMLOE modifica el apartado 2 de la disposición adicional vigésimo novena[15] de la LOE en un intento de ganar eficacia y adecuar la cuantía del módulo al gasto. Mientras no se consiga, los colegios concertados han de buscar otros ingresos para equilibrar los gastos y hacer frente a las inversiones para mejorar la calidad de la enseñanza. Es lógico que los cauces de financiación estén regulados para evitar la discriminación y los abusos. La LOE lo previa en el artículo 88, prohibiendo el cobro a las familias de cualquier cantidad por la enseñanza, que por ley debe ser gratuita, por la vía que fuera. A continuación, aclaraba que quedan excluidas de esta categoría las actividades extraescolares, las complementarias, y los servicios escolares, que, en todo caso, tendrán carácter voluntario”. ¿Qué modifica la LOMLOE? Pues varios detalles que engendran complicación e incertidumbre. Ahora dice: “quedan excluidas de esta categoría las actividades extraescolares y los servicios escolares. Las actividades complementarias[16] quedan fuera y crea un marco específico: “Las actividades complementarias que se consideren necesarias para el desarrollo del currículo deberán programarse y realizarse de forma que no supongan discriminación por motivos económicos. Las actividades complementarias que tengan carácter estable no podrán formar parte del horario escolar del centro”. ¿Qué razón hay para excluirlas del horario escolar, es decir, eliminar el intervalo de tiempo entre las sesiones de la mañana y de la tarde, si lo hubiere? También se modifica el apartado 2 del artículo 88: “establecerán medidas para que la situación socioeconómica del alumnado no suponga una barrera para el acceso a las actividades complementarias y los servicios escolares. Las Administraciones educativas supervisarán el cumplimiento por parte de los centros educativos del presente artículo”. Este añadido es innecesario, porque las Comunidades velaban por este correcto funcionamiento a través de normativas (decretos, órdenes o instrucciones) que desarrollaban el artículo 88: tanto en la autorización de la cuantía como en control del cumplimiento.

 

3ª inmersión: la admisión de alumnos y las áreas de escolarización

 

Comento dos modificaciones: una del artículo 84, La admisión de alumnos y otra del artículo 86, Igualdad en la aplicación de las normas de admisión. En el apartado 2 del artículo 84, cuando enumera los criterios para regular el proceso de admisión cuando las plazas sean insuficientes en un colegio, la LOMLOE añade al final: “Ninguno de estos criterios tendrá carácter excluyente ni podrá suponer más del 30 % del total de la puntuación máxima, salvo la proximidad al domicilio que podrá superar ese límite. Y en el apartado 1 del artículo 86, añade: “Las áreas de influencia se determinarán, oídas las administraciones locales, de modo que permitan garantizar la aplicación efectiva de los criterios prioritarios de proximidad al domicilio y cubran en lo posible una población socialmente heterogénea”. La combinación de ambas cuestiona la continuidad de la medida actual de la Comunidad de Madrid que establece la región como área de escolarización única; eso permite a los alumnos y las familias elegir cualquier centro público o concertado, independientemente de la cercanía a su domicilio.

 

El Gobierno justifica esta reforma invocando el avance en la equidad, y en particular acabar con las escuelas “guetos”, que reúnen a un alumnado mayoritariamente vulnerable por su bajo perfil económico, su condición de inmigrante, o las dos. Es un objetivo razonable y deseable, pero dar más peso a la proximidad al domicilio no parece que sea lo más efectivo, ya que entorpece la salida del alumno de su zona, más si vive en un distrito con un nivel socioeconómico más bajo. Los datos que ofrece la Comunidad de Madrid[17] lo confirma: el porcentaje de alumnos que han podido matricularse en el colegio que eligieron como primera opción ha crecido: ha pasado del 80,5% en el curso 2006/07 al 94% en este curso. Si se impide esta movilidad se verán perjudicados un porcentaje elevado de alumnos[18]. Esta dinámica facilita avanzar en equidad.

 

4ª inmersión: tres muestras de la ideologización de la LOMLOE

 

La primera es la supresión de los colegios concertados de educación diferenciada. En el apartado 3 del artículo 84, la ley “Wert” introdujo una puntualización aclaratoria acerca de la no-discriminación de la educación diferenciada basada en la legislación internacional y de su validez como opción pedagógica: No constituye discriminación la admisión de alumnos y alumnas o la organización de la enseñanza diferenciadas por sexos, siempre que la enseñanza que impartan se desarrolle conforme a lo dispuesto en el artículo 2 de la Convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza, aprobada por la Conferencia General de la UNESCO el 14 de diciembre de 1960. Por esa razón, a continuación señalaba: En ningún caso la elección de la educación diferenciada por sexos podrá implicar para las familias, alumnos y alumnas y centros correspondientes un trato menos favorable, ni una desventaja, a la hora de suscribir conciertos con las Administraciones educativas…”. Esta modificación de la LOMCE suprimía el trato discriminatorio que la LOE daba a la diferenciada en la Disposición adicional vigésimo quinta: “Con el fin de favorecer la igualdad de derechos y oportunidades y fomentar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, los centros que desarrollen el principio de coeducación en todas las etapas educativas, serán objeto de atención preferente y prioritaria…. La LOMLOE vuelve a la carga descaradamente: elimina la referencia citada del apartado 3 del artículo 84 de la LOMCE y modifica la Disposición adicional vigésimo quinta de la LOE cerrando la puerta: “los centros sostenidos parcial o totalmente con fondos públicos desarrollarán el principio de coeducación en todas las etapas educativas, de conformidad con lo dispuesto por la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, y no separarán al alumnado por su género. El Gobierno de Sánchez está dispuesto a todo en esta guerra, aunque exista una sentencia del Tribunal Constitucional (STC 31/2018, del 10 de abril) en contra.

 

La segunda se refiere a la asignatura de religión. Regresamos a la LOE y desaparece del currículo evaluable. No es una asignatura como las demás. Se tolera por los acuerdos entre la Santa Sede y el Estado Español, y por eso sigue como oferta obligatoria para los centros y de carácter voluntario para los alumnos. Extraña que se dé este trato discriminatorio a una asignatura que el 63% de los alumnos elige[19]. Veremos qué marco se da a la religión en el desarrollo de la ley. Hay una puerta abierta en el apartado 3, que no existía, de la Disposición adicional segunda de la LOMLOE, dice: “En el marco de la regulación de las enseñanzas de Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria, se podrá establecer la enseñanza no confesional de cultura de las religiones”.

 

Y la última muestra surge de la incorporación de la asignatura obligatoria “Valores cívicos y éticos”, y de referencias a diversos contenidos transversales que se deberán desarrollar en el currículum de las etapas. Estos son abundantes y pueden ser muy interesantes para lograr una educación integral. En ambos casos se debe respetar el artículo 27.2 de la Constitución: “la educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales”. Es cierto que la educación es algo más que instrucción, debe servir para la formación en principios y valores. Ahí surge el problema, ¿de qué principios y valores hablamos? Partimos de que el Estado español es aconfesional; lo que supone que no se determina en favor o en contra de las visiones filosóficas, religiosas o ideológicas de los ciudadanos más allá de lo dispuesto en la Constitución. La sociedad española es plural, ni laicista ni confesional, con la diversidad procedente de las opciones libres de los ciudadanos y de los valores con los que se identifican. Es el foro de la sociedad civil, y no el ámbito educativo, donde es necesario dialogar y debatir con rigor y respeto con los que no piensan igual. Lo contrario es adoctrinar.

 

Dentro de estos contenidos transversales que la ley propone, aparecen algunos en los que no hay consenso en la sociedad[20], que exceden el artículo 27.2. Lo señalaba Fernando Savater: “Lo malo es que este Gobierno agresivamente ideológico hace mirar con desconfianza los contenidos de la escuela pública: memoria democrática antifranquista pero tolerante con el separatismo, sustitución del catecismo tradicional por otros dogmas de género, ecolatría, animalismo… y postergación traicionera del castellano como lengua escolar”. Y concluye: “Hay padres laicos que no quieren cambiar las ocurrencias de los obispos por las de Irene Montero”[21]. Admitir que el Estado pueda imponer como obligatoria una determinada concepción moral sostenida por el partido en el poder es una “malísima noticia” contra la libertad, cuando eventualmente otros partidos que asuman el gobierno, con la misma legitimidad constitucional, pueden sostener e imponer otra concepción moral. Esto supondría someter a los menores a una educación arbitraria y esquizofrénica. Además, iría contra Derecho. El Tribunal Supremo ha establecido en numerosas sentencias, que ni la Administración educativa, ni los centros docentes, ni los concretos profesores, están autorizados “a imponer o inculcar ni siquiera de manera indirecta puntos de vista determinados sobre cuestiones morales que en la sociedad española son controvertidas” (pe. STS de 23 de septiembre de 2011 [RC 3783/2010], FD segundo).

 

A Dios rogando, y con el mazo dando

 

Toca concluir. Confío en que tengamos más claro qué nos jugamos con la aprobación de la LOMLOE. ¿Qué hacer? Lo primero es la oración. “Un sabio decía: dadme una palanca, un punto de apoyo, y levantaré el mundo. Lo que Arquímedes no pudo lograr, porque su petición no se dirigía a Dios y porque la hacía desde un punto de vista material, los santos lo lograron en toda su plenitud. El Todopoderoso les dio un punto de apoyo: Él mismo, Él solo. Y una palanca: la oración. Y así levantaron el mundo. Y así lo siguen levantando los santos que militan en la tierra. Y así lo seguirán levantando hasta el fin del mundo los santos que vendrán”[22]. Ante tanto desafío que afrontamos, ¿recurrimos con más fe e insistencia a la oración? Si no es así, anulamos nuestra arma más poderosa. Requerimos de Dios, de su amor benevolente, que todo lo puede; con la oración humilde y confiada, nos hacemos acreedores de esos dones divinos. El bien que vence todo mal, la Misericordia divina, estará en nuestra mano si acudimos a Cristo. “Un hombre desesperado no reza, porque no espera; un hombre seguro de su poder y de sí mismo no reza, porque confía únicamente en sí mismo. Quien reza espera en una bondad y un poder que van más allá de sus propias posibilidades”[23]. La oración concluye en el compromiso. “Porque la gracia de Dios cambia la vida: nos toma como somos, pero no nos deja nunca como somos”[24].

 

Circula una historia de un paisano cuya carreta quebró en un camino; tras el incidente se topó con San Bernardo. Al ver al monje, el labriego le suplicó que intercediera ante Dios para que arreglase el desperfecto; éste le contestó: “Yo rogaré a Dios, hermano, y tú entretanto da con el mazo”[25]. “Con el mazo dando” significa ese trabajo esforzado para “vencer el mal con el bien” (Romanos 12, 21), movidos por el amor que nos inunda en la oración y nos hace “cooperadores de Dios”. ¿Es así en esta crisis que padecemos? “Tarea del cristiano: ahogar el mal en abundancia de bien. No se trata de campañas negativas, ni de ser antinada. Al contrario: vivir de afirmación, llenos de optimismo, con juventud, alegría y paz; ver con comprensión a todos: a los que siguen a Cristo y a los que le abandonan o no le conocen. –Pero comprensión no significa abstencionismo, ni indiferencia, sino actividad”[26]. Nos alertaba el Papa en Fratelli Tutti: “No tenemos que esperar todo de los que nos gobiernan, sería infantil. Gozamos de un espacio de corresponsabilidad capaz de iniciar y generar nuevos procesos y transformaciones. Seamos parte activa en la rehabilitación y el auxilio de las sociedades heridas”[27]. Si se aprueba la LOMLOE previsiblemente sobrevendrán fracturas en la sociedad, en la libertad de padres e hijos, en especial, de las familias más

 


[1] La LOE es la ley socialista del Gobierno de Zapatero del 2006, modificada por la LOMCE o “la Ley Wert” del partido Popular, en 2013. Tanto LOMCE como LOMLOE parten del texto de la LOE y la modifican en diversos artículos.

[2] Del escritor uruguayo Eduardo Galeano fallecido en 2015; algunos expertos la atribuyen a san Juan Bautista de La Salle (XVIII).

[3] Consultar en https://datosmacro.expansion.com/demografia/natalidad/espana

[4] Según las proyecciones del INE (Instituto Nacional de Estadística): https://www.ine.es/prensa/pp_2020_2070.pdf

[5] Mediante la LODE (Ley Orgánica reguladora del Derecho a la Educación)

[6] Consultar en https://www.epdata.es/datos/alumnos-matriculados-profesores-otros-datos-estadisticas-curso-escolar-1990-2019/437

[7] El derecho preferente de los padres a decidir sobre el tipo de educación que quieren para sus hijos fue proclamado por la Asamblea General de la ONU (10.12.1948), recogido en el artículo 26.3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Fue refrendado por la Sentencia del Tribunal Constitucional 5/81, II.7. Ref. Compendio de la Doctrina social de la Iglesia n. 240

[8] Artículo “No, papá” El País (14.07.2018)

[9] Encuentras una aclaración de 2 minutos de este asunto en: https://twitter.com/i/status/1331013378836475905

[10] Artículo “Educadores” El País (28.11.2020)

[11] Entrevista a la ministra El País (20.11.20)

[12] Nota de Prensa de Patronales y Asociaciones de Padres de la Concertada, y sindicatos FEUSO y FSIE (30.09.20)

[13] Servicio de Aceprensa Cómo queda la “ley Celaá” (I) (23.11.20)

[14] Según los datos de la última “Encuesta de financiación y gastos de enseñanza privada en España (2014/15)” del INE 2017, los centros concertados incurrieron en un gasto por alumno de 3.843 € y recibieron subvenciones públicas por alumno de 2.726€. Es decir, el módulo del concierto cubría el 71% del total del gasto en el curso 2014/15.

[15] La LOE previa una comisión “para el estudio de la cuantía de los módulos de concierto que valore el coste total de la impartición de las enseñanzas en condiciones de gratuidad”. La LOMLOE añade: “Sus conclusiones deberán incorporarse en el plan de incremento del gasto público previsto” en diversos lugares de la ley.

[16] Las actividades complementarias responden al proyecto curricular del centro, no son lectivas pero refuerzan los objetivos educativos. Algunas son esporádicas: excursiones, salidas culturales… otras, estables: refuerzos académicos, talleres científicos o humanísticos, etc.

[17] Artículo “La ley Celaá dificultará elegir colegio en otro distrito al 17% de los madrileños” ABC (6.12.20)

[18] En el artículo citado en la nota 17, vienen los siguientes datos: en el distrito de Tetuán, el 43,39% se matricularon en un colegio público de un distrito diferente al suyo; en el de Salamanca, el 39,23%; en Centro, el 39,14%; Ciudad Lineal, el 30,41% y en Moncloa, el 25,4%. Y el impacto es aún mayor en la Concertada. En Tetuán, el 50,53%, Centro, el 48,77%, en Arganzuela, el 38,47%, en Moratalaz, el 31, 52%, en San Blas-Canillejas, el 30,3% y Ciudad Lineal, el 29,31%.

[19] En el curso 2019/20, fue elegida por el 91% de los alumnos de la Concertada, el 78% de la Privada y el 52% de la Estatal-pública; un total del 63%: https://www.epdata.es/datos/alumnos-matriculados-profesores-otros-datos-estadisticas-curso-escolar-1990-2019/437

[20] Ver artículos 19.2, 23.k…

[21] Artículo “Educadores” El País (28.11.2020)

[22] Santa Teresita del Niño Jesús, manuscritos n. 36

[23] Cardenal Ratzinger, Mirar a Cristo página 71

[24] Francisco Audiencia (2.12.20)

[25] Juan de Mal Lara, Philosofia vulgar (1568)

[26] San Josemaría Escrivá, Surco n. 864

[27] Francisco, Fratelli Tutti n. 77

 

 La Inmaculada Concepción

Uno de los más hermosos privilegios que tenemos los españoles es sentirnos bajo la protección, la mirada y el cariño materno de la Inmaculada Concepción, patrona de España y de algunas de sus instituciones y colectivos como el Arma de Infantería del Ejército, los Cuerpos Eclesiástico, Estado Mayor ,Cuerpo Jurídico y Farmacia Militar. También disfrutan de su patronazgo los Colegios Oficiales de Farmacéuticos y las Facultades de Farmacia.

La fiesta de la Inmaculada fue fiesta de guardar en todos los reinos de su Majestad Católica, es decir en todo el Imperio español, desde 1644 y en toda la Iglesia desde 1708 por orden del papa Clemente XI y declarada patrona de España en 1760 por Clemente XIII que la proclama mediante la Bula Quantum Ornamenti.

Este pasaje de la Biblia expresa toda la impresionante belleza que se le puede atribuir y reconocer a una mujer que, según la cristiandad, es madre y protectora de toda la humanidad: “Ella es la virgen que concebirá y dará a luz a un Hijo que se llamará Enmanuel (Is7,14);… Tú eres la exaltación de Jerusalén, la gran gloria de Israel, el gran honor de nuestra gente… Bendita seas tú parte del Señor todopoderoso por siempre jamás (Jdt 15,9-10)

¡Que nuestra madre y patrona nos proteja en estos momentos tan difíciles para España!

Jorge Hernández Mollar

 

Una persona designada por Trump

Un artículo reciente de The Guardian cuestionó si una persona designada por Trump respaldaría los intereses corporativos, lo que llevaría a más casos de empresas que violan las leyes de discriminación sexual en nombre de la religión. Emily Martin, vicepresidenta de educación y justicia en el lugar de trabajo del National Women’s Law Center, un grupo que aboga por el acceso irrestricto al aborto, dijo lo siguiente:

Las implicaciones podrían ser de gran alcance: mujeres solteras despedidas por quedar embarazadas o vivir fuera del matrimonio, mujeres que pierden sus trabajos después de usar fertilización in vitro. Una vida libre de discriminación en el trabajo y la escuela, o al comprar una propiedad, "todas esas preguntas realmente se verán afectadas directamente por este asiento de la corte", dijo Martin.

Y un artículo reciente de Associated Press cuestionó la participación de Barrett en un movimiento carismático cristiano, sugiriendo que se adhirió a la subordinación de las mujeres. 

La afiliación de Barrett con un grupo religioso conservador que eleva el papel de los hombres ha atraído un escrutinio particular dado que ella ocuparía el asiento del tribunal superior que ocupaba Ginsburg, un ícono feminista que pasó su carrera legal luchando por que las mujeres tengan plena igualdad.

Sin embargo, la imagen que Barrett le mostró al país al aceptar la nominación en el Rose Garden lo contradice directamente. Rodeada por su esposo y siete hijos, Barrett ofrece una imagen plenamente realizada de una mujer profesional, una que ha elegido el matrimonio, los hijos y el avance profesional, y que es acogida ampliamente por las madres jóvenes trabajadoras de todo el país.

Pero esta "elección" contrasta con la falsa narrativa en la que las feministas liberales han insistido durante mucho tiempo, de que el aborto legal irrestricto es necesario si las mujeres quieren navegar con éxito por el empoderamiento económico y los logros profesionales.

Jesús D Mez Madrid

 

 

Sirviendo a los refugiados

Hace aproximadamente un mes leía que los jesuitas han tejido durante los últimos cuarenta años una red internacional de centros desde los que asisten y buscan refugio para miles de niños, mujeres y hombres cuyas condiciones de vida les empujan a salir de sus países en busca de un lugar donde poder vivir en paz. 

La misión exige un impulso renovado para atender a las especificidades de los actuales desplazamientos forzados de personas, que también buscan de manera desesperada medios de transporte, por precarios y ruinosos que sean, que les permitan huir de la guerra, el hambre y la persecución.

El Servicio tiende su mano y genera condiciones que permitan acceder a la educación y a los recursos necesarios para que huir no signifique, necesariamente, verse abocado a la muerte o al subdesarrollo.

Este compromiso solidario es una manifestación de la preferencia de Dios por cada persona, especialmente por las que más sufren y mayores necesidades tienen. Es por tanto un testimonio encarnado de la fe que la Iglesia predica y que se manifiesta en la defensa y protección de los derechos humanos fundamentales.

Domingo Martínez Madrid

 

 

¿Conciertos para los colegios de enseñanza diferenciada?

El proyecto de nueva ley de educación ha empeorado en su paso por el Congreso por las enmiendas pactadas entre el PSOE, Podemos y ERC. Un ejemplo claro es el tratamiento de la escuela concertada. El proyecto inicial le ponía las cosas difíciles porque suprimía el criterio de la demanda social. Ahora Podemos ha forzado también que no pueda haber conciertos para los colegios de enseñanza diferenciada. Es una decisión que se basa en la pura ideología y que no respeta la libertad. Los socialistas no querían llegar hasta este extremo, porque saben que es inconstitucional, pero han cedido.

Por impulso de Podemos se suprime también el Distrito único, y los niños tendrán que ir al colegio del barrio. El distrito único supone que los padres pueden elegir entre muchos colegios el que más les guste. Podemos ha impuesto también la educación afectivo sexual desde primaria, como una forma de adoctrinamiento que no respeta las convicciones de las familias.

Jaume Catalán Díaz

 

 

Navidad: “La cena de la decena”

 

                                Está claro o lo suficientemente claro, que estos políticos, que se creen “los salvadores del mundo”; no tienen ni idea de cómo controlar esta nueva enfermedad; el “virus chino sigue campando por el ambiente y produciendo nuevos casos, que en realidad no son tan exterminadores como nos dan a entender esos políticos, que están usando “el virus”, para tenernos “como gallina en gallinero” y además embozados o enmascarillados como bandidos o salteadores de caminos.

                                A la vista está que todo lo que han querido controlar, al final ha sido inservible y con mascarillas o sin ellas, la plaga sigue. Han congelado y parado la circulación de la vida económica y social, y nos confinan en espacios o departamentos estancos, cerrando carreteras y no poniendo nada más que candados.

                                Debido a todo ello y ya el tiempo transcurrido (casi un año) innumerables personas ya han entrado en un estado de desesperación, que les da igual lo que digan estos inútiles políticos, pero lo que quieren y prefieren es una libertad que les permita poner en marcha sus negocios y vivir de ellos como antes han hecho; pero aquí no hay ni salida ni esperanza de ella; y nos han metido en un “interminable tubo obscuro y donde ni se intuye la salida”… Pienso en cuántos se habrán suicidado ya y cuántos lo van a hacer de ahora en adelante, puesto que estas situaciones límite, terminan en tragedias de todo tipo; y de ahí que desde las primeras etapas de esta epidemia y viendo las medidas “políticas” que tomaron los irrespondables que nos manejan, afirmara y sigo manteniendo que … “el remedio es peor que la enfermedad”; y la realidad me lo está demostrando.

                                Ahora nos imponen para la cena de nochebuena no navidad, incluso que en nuestras casas tengamos prohibido, el que seamos más de diez los que nos sentemos en la mesa; igual pudieron imponer, ocho, nueve, seis, once o quince; lo que es seguro es que al final cada cual haremos lo que queramos, puesto que estos inútiles no pueden controlar ello por cuanto no tienen medios seguros para el control.

                                Por otra parte los metropolitanos (metro) circulan en las ciudades que los tienen, completamente llenos a horas punta ¿por qué no los han cerrado? Días atrás (estoy escribiendo el nueve de diciembre) hemos visto muchedumbres en las calles llenando espacios públicos y comerciales, haciendo las compras navideñas, o simplemente “oxigenándose” de los venenos acumulados en los confinamientos; lo que demuestra que a la gente, ya le da igual, “ocho que ochenta”.

                                La realidad, triste o trágica es que esto es “una guerra donde el enemigo no se ve pero está en todas partes” y que en toda guerra tiene que haber víctimas, y hay que hacerse el cuerpo a esa realidad; la epidemia o pandemia, será como tantas otras en el pasado, que “vacunará a su paso”, a la mayoría de monos humanos, dejándolos inmunes, y al resto se los habrá llevado de forma “natural” o sea como siempre hicieron las plagas, que en  “la gran peste del medievo y principios del renacimiento”, se dijo que de cada tres vivos, uno se lo llevó muerto, dicho peste; cosa que no ha vuelto a ocurrir, puesto que ahora mismo, y analizando la población total de cualquier país o aún la mundial… ¿Cuántas víctimas hay en realidad? ¿No resultan insignificantes? ¿Cuántas mueren cada día por las infinitas otras enfermedades físicas o psicológicas que padecemos el mono humano? ¿Por qué se nos castiga ya cada minuto de cada día y a través de todos los informativos-desinformativos que nos bombardean sobre las víctimas del virus chino (es chino porque allí nació)? ¿Porqué no se nos dice paralelamente, las víctimas que mueren cada día, del cáncer, el alcohol, el tabaco, el suicidio, la diabetes, las enfermedades cardiacas, y las innumerables mortales que hay? El nacer y el morir es lo normal en el planeta, y lo mismo que mueren unos, nacen otros, pero con gran profusión nacen muchos más; recuerdo ahora mismo, el que hace sólo setenta años o quizá menos aún, en la escuela se nos decía que el planeta ya tenía… ¡Dos mil millones de habitantes! Y nos asombraban con esa noticia; hoy el planeta pasa de los… ¡¡¡Siete mil quinientos millones de habitantes!!! Y ello tras la infinidad de enfermedades que hemos padecido y padecemos, amén de las infinitas guerras de exterminio y que han asolado gran parte del mundo.

                                Entonces a qué tanto miedo y difundir el terror a un estado que es similar a otros o incluso más benigno; salvo que y como he dicho, esta situación se está empleando como una nueva arma de dominio, por los inútiles que dicen gobernarnos, pero que no se atreven a hacer declaraciones valientes y como ya requiere la situación en la que no podemos seguir viviendo, puesto que el exterminio será mayor.

                                Y lo dijo Montesquieu con las palabras siguientes…

MONESQUIEU Y EL VIRUS CHINO: Lo que están haciendo los políticos bajo “la cortina de la pandemia”, ya lo denunció Montesquieu, hace cientos  de años, con esta sentencia: “NO EXISTE TIRANÍA PEOR QUE LA EJERCIDA A LA SOMBRA DE LAS LEYES CON APARIENCIA DE JUSTICIA”… “Y es por lo que los españoles aún seguimos en la cárcel que nos impusieron, para “salvarnos la vida”; y aún siguen”. 15-05-2020.

                                Y finalmente, piense que la naturaleza nos dota con la mejor de las boticas o farmacias, son nuestras propias “defensas naturales”, que en todo el tiempo en que vivimos, están matando bichos o virus, que constantemente entran en nuestro organismo, simplemente cuando respiramos el imprescindible oxígeno que nos mantiene con vida.

 

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes