Las Noticias de hoy 19 Septiembre 2019

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    jueves, 19 de septiembre de 2019       

Indice:

ROME REPORTS

Adquirir “el hábito del discernimiento” – Catequesis completa

Francisco anima a seguir a Jesús con la prontitud de san Mateo

“Dios no quiere la separación entre hermanos”: Oración por la paz en Madrid

Día Mundial del Alzheimer: El Papa invita a orar por los enfermos, sus familias y cuidadores

RECIBIR BIEN A JESÚS: Francisco Fernandez Carbajal

“Ser cada uno otro Cristo”: San Josemaria

"Mamá, estoy triste. Me voy a hacer oración": Alfonso Méndiz y Juan Ángel Brage

Hombres y mujeres de oración

«San Josemaría bendice con las dos manos nuestro matrimonio»

Mi familia y la clínica dental: Abing Chan

Atentados contra la conciencia: Ana Teresa López de Llergo

La viudez: Lucía Legorreta

“La Patria depende de todos”: + Felipe Arizmendi Esquivel. Obispo Emérito de San Cristóbal de Las Casas

10 consejos para hacer feliz a tu cónyuge en el día a día: Qriswell JQ

Se revisan los datos de las experiencias de los bebés chinos genéticamente modificados: Lucía Gómez Tatay

Después de Biarritz: Domingo Martínez Madrid

La educación en España: José Morales Martín

Al fin, una noticia para la alegría mundo: Jesús Martínez Madrid

Pensamientos y reflexiones 227: Antonio García Fuentes

 

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

ROME REPORTS

 

Adquirir “el hábito del discernimiento” – Catequesis completa

Ciclo de los Hechos de los Apóstoles

septiembre 18, 2019 13:32Larissa I. LópezAudiencia General

(ZENIT – 18 sept. 2019).- El Papa Francisco ha pedido al Espíritu Santo “que actúe en nosotros para que, tanto personal como comunitariamente, podamos adquirir el hábito del discernimiento” y “que nos haga ver siempre la unidad de la historia de la salvación a través de los signos del paso de Dios en nuestro tiempo y en los rostros de los que nos rodean (…)”.

A300471091819-413x275

Hoy, 18 de septiembre de 2019, el Santo Padre ha retomado el ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles a partir del pasaje “No sea que os encontréis luchando contra Dios (Hechos 5, 39). Los criterios de discernimiento del sabio Gamaliel (Hechos, 5-34-35.38-39)”.

Se trata de un fragmento en el que los apóstoles son llevados ante el Sanedrín para ser juzgados y el fariseo Gamaliel decide contener los deseos de condena de muerte para aquellos. Para ello, enseña a sus compañeros a ejercer “el arte del discernimiento ante situaciones que van más allá de los esquemas habituales”, describió el Papa.

“’Megáfonos’ del Espíritu Santo”

CC300659091819-413x275

En primer lugar, el Pontífice destacó que este fragmento demuestra cómo, tras Pentecostés, el Espíritu Santo acompaña a los doce apóstoles y cómo, “de cobardes” durante la pasión y muerte de Jesús, se “volvieron valientes”.

En ese momento los discípulos constituyen auténticos “testigos de Jesús Resucitado” a los que no les atemoriza nada. Este ejemplo es ofrecido por los mártires de todos los tiempos, como es el caso de los cristianos coptos ortodoxos que hace cuatro años fueron asesinados en Libia.

También señaló que, dado que los discípulos de Cristo se convierten en “’megáfonos’ del Espíritu Santo’” al difundir la salvación, el sistema religioso judío de la época se vio amenazado y reaccionó con violencia y ajusticiamientos.

Los proyectos de Dios no se derrumban

or190918092700_00697-413x275

No obstante, relató el Santo Padre, entre los jueces se encontraba Gamaliel, que exhortó a liberar a los apóstoles, apuntando que si su trabajo era meramente humano, naufragaría, pero si “lleva la ‘firma’ de Dios está destinado a perdurar”.

Y agregó que, efectivamente, “los proyectos humanos siempre fracasan; tienen un tiempo, como nosotros”, mientras que en “la historia de los cristianos, también en la historia de la Iglesia, con tantos pecados, con tantos escándalos, con tantas cosas malas en estos dos milenios” no ha existido el derrumbamiento porque estaba Dios detrás.

Aprender a esperar

CU300543091819-413x275

En consecuencia, Francisco considera que las palabras de Galamiel presentan una sabiduría profética porque incitan “a no ceder a la tentación de la prisa y a aprender a esperar el desarrollo de los procesos a lo largo del tiempo”.

“Son palabras serenas y clarividentes que nos permiten ver el evento cristiano desde una nueva perspectiva y nos ofrecen criterios que ‘saben a Evangelio’, porque nos invitan a reconocer el árbol por sus frutos (cf. Mt 7,16)”, remarcó el Pontífice.

A continuación, reproducimos la catequesis completa del Papa Francisco.

***

Catequesis del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

cq5dam

Continuemos nuestra catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles. Frente a la prohibición de los judíos de enseñar en nombre de Cristo, Pedro y los Apóstoles responden con valentía que no pueden obedecer a los que quieren detener el camino del Evangelio en el mundo.

Los Doce muestran así que poseen esa “obediencia de la fe” que luego querrán suscitar en todos los hombres (cf. Rm 1,5). Efectivamente, desde Pentecostés, ya no son hombres “solos”. Experimentan esa especial sinergia que les hace descentrarse de sí mismos y les hace decir: “nosotros y el Espíritu Santo” (Hch 5,32) o “el Espíritu Santo y nosotros”. Sienten que no pueden decir “yo”, solo, con hombres descentrados de sí mismos. (Hch. 15,28). Fortalecidos por esta alianza, los Apóstoles no se dejan atemorizar por nadie. ¡Tenían un valor impresionante! Pensemos que eran unos cobardes: todos escaparon, huyeron cuando Jesús fue arrestado. Pero, de cobardes se volvieron valientes. ¿Por qué?

cq5dam

Porque el Espíritu Santo estaba con ellos. Lo mismo nos pasa a nosotros: si tenemos el Espíritu Santo dentro de nosotros, tendremos el valor de seguir adelante, el valor de ganar tantas luchas, no para nosotros mismos sino para el Espíritu que está con nosotros. No retroceden en su marcha de intrépidos testigos de Jesús Resucitado, como los mártires de todos los tiempos, incluidos los nuestros. Los mártires, dan la vida, no ocultan que son cristianos. Pensemos, hace unos años -también hoy hay muchos-, pero pensemos que hace cuatro años, esos cristianos coptos ortodoxos, verdaderos trabajadores, en la playa de Libia: todos fueron degollados. Pero la última palabra que dijeron fue “Jesús, Jesús”. No habían vendido la fe, porque había el Espíritu Santo con ellos. ¡Estos son los mártires de hoy!

cq5dam

Los Apóstoles son los “megáfonos” del Espíritu Santo, enviados por el Resucitado para difundir con prontitud y sin vacilación la Palabra que da la salvación.

Y realmente esta determinación hace temblar el “sistema religioso” judío, que se siente amenazado y responde con violencia y condenas a muerte. La persecución de los cristianos es siempre la misma: las personas que no quieren el cristianismo se sienten amenazadas y así dan muerte a los cristianos, Pero, en medio del Sanedrín, se alza  la voz diferente de un fariseo que decide contener la reacción de los suyos: se llamaba Gamaliel, hombre prudente, “doctor de la Ley, estimado por todo el pueblo”. En su escuela, san Pablo aprendió a observar “la ley de los padres” (cf. Hch 22,3). Gamaliel toma la palabra y enseña a sus hermanos a practicar el arte del discernimiento ante situaciones que van más allá de los esquemas habituales.

cq5dam

Demuestra, citando a algunos personajes que se habían hecho pasar por el Mesías, que todo proyecto humano primero puede despertar consenso y naufragar después, mientras que todo lo que viene de lo alto y lleva la “firma” de Dios está destinado a perdurar. Los proyectos humanos siempre fracasan; tienen un tiempo, como nosotros. Pensad en tantos proyectos políticos, y en cómo cambian de un lado a otro, en todos los países. Pensad en los grandes imperios, pensad en las dictaduras del siglo pasado: se sentían muy poderosos, creían que  dominaban el mundo. Y luego todos se derrumbaron. Pensad también hoy en los imperios de hoy: se derrumbarán, si Dios no está con ellos, porque la fuerza que los hombres tienen en sí mismos no es duradera. Sólo la fuerza de Dios perdura. Pensemos en la historia de los cristianos, también en la historia de la Iglesia, con tantos pecados, con tantos escándalos, con tantas cosas malas en estos dos milenios. ¿Y por qué no se ha derrumbado? Porque Dios está ahí. Somos pecadores, y a menudo también damos lugar a escándalos. Pero Dios está con nosotros. Y Dios primero nos salva a nosotros, y luego a ellos; pero siempre salva, el Señor. La fuerza es “Dios con nosotros”. Gamaliel demuestra citando a algunos personajes que se habían hecho pasar por el Mesías, que todo proyecto humano primero puede despertar consenso y naufragar después. Por eso Gamaliel concluye que, si los discípulos de Jesús de Nazaret han creído a un impostor, están destinados a desvanecerse; pero si siguen a alguien que viene de Dios, es mejor renunciar a combatirles; y advierte: “¡ No sea que os encontréis luchando contra Dios! (Hechos 5:39).

cq5dam

Este hombre libre e inspirado se da cuenta de que los seguidores de Cristo son diferentes de cualquier secta, y se muestra lleno de temor de Dios al querer defender la vida de aquellos que, según sus hermanos, merecerían la muerte. Gamaliel demuestra, además, que está dotado de sabiduría profética, porque invita a los demás a no ceder a la tentación de la prisa y a aprender a esperar el desarrollo de los procesos a lo largo del tiempo. De hecho, Dios habla y se manifiesta también a través del tiempo, manifestando la “duración” o no de cada cosa.

Son palabras serenas y clarividentes que nos permiten ver el evento cristiano desde una nueva perspectiva y nos ofrecen criterios que “saben a Evangelio”, porque nos invitan a reconocer el árbol por sus frutos (cf. Mt 7,16). Llegan al corazón y logran el efecto deseado: los demás miembros del Sanedrín siguen su consejo y renuncian a las intenciones de la muerte, es decir de matar a los Apóstoles.

cq5dam

Pidamos al Espíritu Santo que actúe en nosotros para que, tanto personal como comunitariamente, podamos adquirir el hábito del discernimiento. Pidámosle que nos haga ver siempre la unidad de la historia de la salvación a través de los signos del paso de Dios en nuestro tiempo y en los rostros de los que nos rodean, para que aprendemos que el tiempo y los rostros humanos son mensajeros del Dios vivo.

© Librería Editorial Vaticana

 

 

Francisco anima a seguir a Jesús con la prontitud de san Mateo

Ante su fiesta, el 21 de septiembre

septiembre 18, 2019 16:17Larissa I. LópezAudiencia General

(ZENIT – 18 sept. 2019).- Dado que el próximo sábado, 21 de septiembre, se celebra la festividad de san Mateo, el Papa Francisco invitó a imitar la “voluntad de seguir a Jesús” de este evangelista.

Hoy, 18 de septiembre de 2019, el Santo Padre, como acostumbra a hacer en la audiencia general que celebra los miércoles, dirigió un pensamiento especial a los ancianos, los jóvenes, los enfermos y los recién casados, tras el que aludió a la figura del citado santo.

Así, Francisco señaló que san Mateo “estaba apegado al dinero y vendía su misma patria por dinero. No obstante, ante la llamada del Señor, “dejó todo el dinero para seguir a Jesús”.

Y, finalmente, deseó “que su conversión sea un ejemplo para todos, para que como él vivamos como verdaderos discípulos del Señor, capaces de abandonar los cálculos del mundo”.

La catequesis que el Papa ofreció esta mañana a los fieles y visitantes en el Vaticano versó sobre el Libro de los Hechos de los apóstoles. En ella, el Pontífice reflexionó sobre la importancia de practicar el “hábito del discernimiento”, a partir de los criterios expuestos por el sabio Gamaliel en el Evangelio.

 

 

“Dios no quiere la separación entre hermanos”: Oración por la paz en Madrid

Fin del Encuentro “Paz sin fronteras”

septiembre 18, 2019 14:19Rosa Die AlcoleaEcumenismo y diálogo interreligioso

(ZENIT – 17 sept. 2019).- “¡No nos escondamos detrás de un muro de indiferencia! Dios no quiere la separación entre hermanos. Dios no quiere las guerras”, son algunas de las palabras recogidas en el llamamiento de paz firmado por los líderes religiosos de las principales religiones del mundo en la clausura del Encuentro Paz sin fronteras, celebrado en Madrid del 15 al 17 de septiembre.

Más de 300 líderes de religiones mundiales se han manifestado en la capital de España a favor de la paz en el mundo, y han trabajado para dar respuestas concretas a la paz y al diálogo, en el 30 aniversario de la caída del muro de Berlín.

IMG_8079-413x275

Continuando con el Espíritu de Asís, que marcó el encuentro del papa polaco Juan Pablo II en Asís con varios líderes religiosos, la Comunidad de San Egidio, celebra cada año este encuentro internacional con el objetivo de “extender la red de diálogo en los rincones del mundo”.

Este año, Madrid ha acogido mesas de debate y encuentros de diálogo en torno al tema “Paz sin fronteras”, congregando a personalidades civiles y religiosas como el presidente del Comité Económico y Social Europeo, Luca Jahier; los ministros Josep Borrell y Teresa Ribera; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida; el patriarca de Babilonia de los Caldeos, cardenal Louis Raphaël Sako; el presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, cardenal electo Miguel Ángel Ayuso; el secretario de la Pontificia Comisión para América Latina, Guzmán Carriquiry, o el arzobispo de Bolonia, cardenal electo Matteo María Zuppi.

IMG_8059-413x275

Roma 2020

Ya hay fecha para el próximo encuentro internacional en el espíritu de Asís que organiza cada año la Comunidad de San Egidio en diferentes ciudades del mundo: el 34º encuentro interreligioso por la paz tendrá lugar en octubre de 2020 en Roma, como ya se hizo en el año 2013.

Fue Marco Impagliazzo, presidente de la Comunidad de San Egidio, quien lo anunció en la plaza de la Almudena, ante los participantes de este encuentro celebrado en Madrid, al finalizar la oración de la paz y la lectura del llamamiento de paz, firmado por todos los representantes.

Madrid_Preghiera_per_la_Pace_in_luoghi_diversi_secondo_le_differenti_tradizioni_religiose_13-413x275

Oración por la paz

De manera simultánea, en la tarde del martes 17, los cinco grandes grupos religiosos se reunieron para orar por la paz, cada uno en un lugar diferentes, según su tradición, para unirse finalmente todos juntos en la plaza de la Almudena, llegando en procesión, agarrados de la mano, formando un solo cuerpo en representación de la “Paz sin fronteras”.

A su llegada a la plaza, dio inicio la ceremonia final, en la que el cardenal Osoro, arzobispo de Madrid, y Marco Impagliazzo, presidente de la Comunidad de San Egidio, pronunciaron unas palabras para clausurar el evento internacional.

IMG_8025-413x275

El cardenal Osoro, en su discurso, agradeció la oportunidad vivida estos días, el “regalo” de haber podido “ser protagonistas de una lucha activa desde el diálogo y el encuentro, evitando y luchando contra la división”.

Así, el arzobispo de Madrid, anfitrión del encuentro internacional, afirmó que la humanidad “lleva inscrita la vocación a la fraternidad”, e hizo el llamamiento a ser “sembradores de paz” allá donde estemos, en las tareas y responsabilidades que tengamos, asegurando que “Todos nosotros, deseamos comprometernos y buscar por todos los medios, hacer comprender que la fraternidad es el fundamento y el camino para la paz”.

IMG_8079-1-413x275

“Dios nunca nos divide, sino que nos une”

Por su parte, Marco Impagliazzo, pidió “que los hombres y las mujeres de religión asuman la tarea histórica y profética de romper las barreras y unir el mundo” valiéndose de “la fuerza débil de la oración, del diálogo y del encuentro”.

“Dios nunca nos divide, sino que nos une”, indicó el presidente de la Comunidad de San Egidio, antes de anunciar que la próxima edición del Encuentro de Oración por la Paz en el Espíritu de Asís se celebrará en Roma.

abrazo-1-413x275

Minuto de silencio

Durante la ceremonia, los obispos, pastores, rabinos, imanes, y demás personalidades religiosas intercambiaron un gesto de paz y fraternidad, como símbolo de unidad y respeto.

Asimismo, se dedicó un minuto de silencio por todas las personas que sufren las guerras, la violencia y el terrorismo, y para ponerles rostro, el padre Alejandro Solalinde ofreció su testimonio de  trabajo con los migrantes en la frontera de México: “Nos avisan que algo del mundo ya se destruyó en los lugares de origen y que hay que buscar condiciones de vida integral, igualitaria e incluyente”.

También en la oración de los cristianos, celebrada en el interior de la Catedral, se rezó por las víctimas de la violencia, especialmente de países como Siria, Venezuela, Ucrania, Estados Unidos, Argelia, y otros lugares donde hay sufrimiento o guerra.

Firma-413x275

Llamamiento por la paz

Los líderes y representantes religiosos, entre ellos los cristianos, hebreos, musulmanes, budistas, y religiones indias y Tenrikyo, firmaron un llamamiento por la paz, en el que se comprometen a “trabajar para la unificación espiritual que le ha faltado a la globalización únicamente económica”, sin dejarse “utilizar por quienes sacralizan las fronteras y los conflictos”, y ante todo, según han adelantado, seguirán rezando.

oracion-413x275

Una de las medidas concretas que proponer a todos, especialmente a los responsables políticos y a los más ricos del mundo es proporcionar “los recursos necesarios para evitar que millones de niños mueran cada año por falta de atención médica y para poder mandar a la escuela a millones de niños que hoy no pueden ir”.

“Le pedimos a Dios la fuerza paciente del diálogo, la capacidad de un lenguaje sabio y humilde que habla a los corazones y disuelve separaciones, concluye el texto firmado por los líderes a la vez que encendían velas de la paz”, concluyeron los líderes religiosos.

* Fotografías: Archimadrid / José Luis Bonaño / Comunidad de San Egidio

 

 

Día Mundial del Alzheimer: El Papa invita a orar por los enfermos, sus familias y cuidadores

Su jornada particular es el 21 de septiembre

septiembre 18, 2019 11:08Larissa I. LópezAudiencia General

(ZENIT – 18 sept. 2019).- “Oremos por la conversión de los corazones y por los afectados por el Alzheimer, por sus familias y por quienes los cuidan con amor”, pidió el Papa Francisco.

Con estas palabras, durante la audiencia general en la plaza de San Pedro, el Santo Padre hizo un llamamiento hoy, 18 de septiembre de 2019, recordando que el próximo sábado 21 es el Día Mundial del Alzheimer.

Francisco indicó que se trata de una enfermedad que afecta a “muchos hombres y mujeres” que, debido a ella, “son a menudo víctimas de violencia, abusos y maltratos que atropellan su dignidad”.

Enfermos de cáncer

Igualmente, el Obispo de Roma ha querido asociar esta oración a “los afectados por patologías tumorales para que ellos también puedan ser sostenidos cada vez más, tanto en la prevención como en el tratamiento de esta enfermedad”.

En la catequesis de la audiencia general de hoy, el Papa ha retomado el ciclo de catequesis en torno al Libro de los Hechos de los Apóstoles, invitando a seguir el ejemplo del sabio discernimiento de Gamaliel, que exigió la liberación los discípulos argumentando que si su actividad apostólica era de Dios “es mejor no luchar contra ellos pues de lo contrario se expondrían a luchar contra Él”.

 

 

RECIBIR BIEN A JESÚS

— Jesús es invitado a comer por un fariseo.

— El Señor viene a nuestra alma.

— Preparación de la Comunión.

I. El Evangelio de la Misa relata la invitación hecha a Jesús por un fariseo rico llamado Simón1. Comenzado ya el banquete, y de modo inesperado para todos, se presentó una mujer pecadora que había en la ciudad. Es una ocasión más para que Jesús muestre la grandeza de su Corazón y de su misericordia; desde el primer momento esta mujer se sintió, a pesar de su mala vida, comprendida, acogida y perdonada. Quizá ya había escuchado antes a Jesús, y los propósitos de un cambio de vida que surgieron entonces llegan ahora a su culminación. El amor a Cristo le ha dado la audacia para presentarse en medio de esta comida, hecho más sorprendente si se tienen en cuenta las costumbres judías de aquella época, Los comensales se debieron de sentir confusos y asombrados. La pecadora pública es el centro de sus miradas y pensamientos. Quizá por esto no repararon en el descuido de las normas tradicionales de hospitalidad.

Jesús sí es consciente de estos olvidos de Simón. Las palabras del Señor dejan entrever que los echa de menos, como echó en falta el agradecimiento de aquellos leprosos que después de curados ya no volvieron más. La tosquedad de Simón se pone particularmente de manifiesto en contraste con las muestras de amor de la mujer, que llevó un vaso de alabastro con perfume, se situó detrás, a los pies de Jesús, se puso a bañarlos con sus lágrimas y los ungía con el perfume. La delicadeza de esta mujer con el Señor es como el espejo donde se reflejan con más claridad las faltas de hospitalidad y de atención que se debían tener con Él, como huésped de honor.

Ante los juicios negativos y mezquinos de los comensales para con la mujer, Jesús no tiene ningún reparo en mostrar la verdadera realidad –la realidad ante Dios, que es la que cuenta– de las personas allí presentes. Vuelto hacia la mujer, dijo a Simón: ¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y no me diste agua para los pies; ella en cambio ha bañado mis pies con sus lágrimas y los ha enjugado con sus cabellos. No me diste el beso; pero ella, desde que entró no ha dejado de besar mis pies. No has ungido mi cabeza con óleo; ella en cambio ha ungido mis pies con perfume. Y, enseguida, la recompensa más grande que puede recibir un alma: Por eso te digo: le son perdonados sus muchos pecados, porque ha amado mucho. Después, unas palabras inmensamente consoladoras para los pecadores –para nosotros– de todos los tiempos: aquel a quien menos se le perdona menos ama. Las flaquezas diarias –las mismas caídas, si el Señor las permitiera– nos deben llevar a amar más, a unirnos más a Cristo mediante la contrición y el arrepentimiento.

Entonces le dijo a ella: Tus pecados te son perdonados. Y la mujer se marchó con una gran alegría, con el alma limpia y una vida nueva por estrenar.

II. En las palabras de Jesús a Simón se nota –como cuando preguntó por los leprosos curados2– un cierto acento de tristeza: entré en tu casa y no me has dado agua con que lavar mis pies. El Señor, que cuando se trata de padecer por la salvación de las almas no pone límites a sus sufrimientos, echa de menos ahora esas manifestaciones de cariño, esa cortesía en el trato. ¿No tendrá que reprocharnos hoy algo a nosotros por el modo como le recibimos?

El ejemplo sencillo de un catequista a unos niños que se preparaban para recibir al Señor por vez primera nos puede ayudar a nosotros hoy. Les decía que donde habitó un personaje ilustre, para que no se borre la memoria del acontecimiento, se coloca una placa con una inscripción: «Aquí habitó Cervantes»; «En esta casa se alojó el Papa X.»; «En este hotel se hospedó el emperador Z.»... Sobre el pecho del cristiano que ha recibido la Santa Comunión podría escribirse: «Aquí se hospedó Jesucristo»3.

Si queremos, cada día el Señor viene a nuestra casa, a nuestra alma. Te adoro con devoción, Dios escondido4, le diremos en la intimidad de nuestro corazón. Y procuraremos hacerle un recibimiento mejor que a cualquier persona importante de la tierra, de tal manera que nunca tenga que decirnos: Entré en tu casa y no me diste agua para los pies... No has tenido demasiados miramientos conmigo, has estado con la mente puesta en otras cosas, no me has atendido... «Hernos de recibir al Señor, en la Eucaristía, como a los grandes de la tierra, ¡mejor!: con adornos, luces, trajes nuevos...

»—Y si me preguntas qué limpieza, qué adornos y qué luces has de tener, te contestaré: limpieza en tus sentidos, uno por uno; adorno en tus potencias, una por una; luz en toda tu alma»5. Hagamos hoy el propósito de acogerlo bien, lo mejor que podamos. «¿Hemos pensado alguna vez en cómo nos conduciríamos, si solo se pudiera comulgar una vez en la vida?

»Cuando yo era niño –recordaba San Josemaría Escrivá–, no estaba aún extendida la práctica de la comunión frecuente. Recuerdo cómo se disponían para comulgar: había esmero en arreglar bien el alma y el cuerpo. El mejor traje, la cabeza bien peinada, limpio también físicamente el cuerpo, y quizá hasta con un poco de perfume... Eran delicadezas propias de enamorados, de almas finas y recias, que saben pagar con amor el Amor»6. Y enseguida, recomendaba vivamente: «comulgad con hambre, aunque estéis helados, aunque la emotividad no responda: comulgad con fe, con esperanza, con encendida caridad». Así lo procuramos hacer, alegrándonos con inmenso gozo porque Jesús nos visita y se pone a nuestra disposición.

III. En un sermón sobre la preparación para recibir al Señor, exclama San Juan de Ávila: «¡Qué alegre se iría un hombre de este sermón si le dijesen: “El rey ha de venir mañana a tu casa a hacerte grandes mercedes”! Creo que no comería de gozo y de cuidado, ni dormiría en toda la noche, pensando: “El rey ha de venir a mi casa, ¿cómo le aparejaré posada?”. Hermanos, os digo de parte del Señor que Dios quiere venir a vosotros y que trae un reino de paz»7. ¡Es una realidad muy grande! ¡Es una noticia para estar llenos de alegría!

Cristo mismo, el que está glorioso en el Cielo, viene sacramentalmente al alma. «Con amor viene, recíbelo con amor»8. El amor supone deseos de purificación –acudiendo a la Confesión sacramental cuando sea necesario o incluso conveniente–, aspirando a estar el mayor tiempo posible con Él.

Jesús desea estar con nosotros, y repite para cada uno aquellas memorables palabras de la Última Cena: Ardientemente he deseado comer esta Pascua con vosotros...9. «La posada que Él quiere es el ánima de cada uno; ahí quiere Él ser aposentado, y que la posada esté muy aderezada, muy limpia, desasida de todo lo de acá. No hay relicario, no hay custodia, por más rica que sea, por más piedras preciosas que tenga, que se iguale a esta posada para Jesucristo. Con amor viene a aposentarse en tu ánima, con amor quiere ser recibido»10, no con tibieza o distraído. ¡Es el acontecimiento más grande del día y de la vida misma! Los ángeles se llenan de admiración cuando nos acercamos a comulgar. Cuanto más próximo esté ese momento, más vivo ha de ser nuestro deseo de recibirlo.

Junto a las disposiciones del alma, las del cuerpo: el ayuno que la Iglesia ha dispuesto en señal de respeto y reverencia, las posturas, el vestir, que nos llevan a presentarnos como dignos hijos al banquete que el Padre ha preparado con tanto amor. Y cuando esté en nuestro corazón le diremos: Señor Jesús, bondadoso pelícano, límpiame a mí, inmundo, con tu Sangre, de la que una sola gota puede liberar de todos los crímenes al mundo entero.

Jesús, a quien ahora veo escondido, te ruego que se cumpla lo que tanto ansío: que al mirar tu rostro ya no oculto, sea yo feliz viendo tu gloria11.

La Virgen Nuestra Señora nos enseñará a darle buena acogida a su Hijo en esos momentos en que le tenemos con nosotros. Ninguna criatura ha sabido tratarle mejor que Ella.

1 Lc 7, 36-50. — 2 Cfr. Lc 17, 17-18. — 3 Cfr. C. Ortúzar, El Catecismo explicado con ejemplos. — 4 Himno Adoro te devote. — 5 San Josemaría Escrivá, Forja, n. 834. — 6 Ídem, Es Cristo que pasa, 91. — 7 San Juan de Ávila, Sermón 2 para el III Domingo de Adviento, vol. II, p. 59. — 8 ídem, Sermón 41, en la infraoctava del Corpus, vol. II. p. 654. — 9 Lc 22, 15. — 10 San Juan de Ávila, loc. cit. — 11 Himno Adoro te devote.

 

 

“Ser cada uno otro Cristo”

Te ha costado mucho ir apartando y olvidando las preocupacioncillas tuyas, tus ilusiones personales: pobres y pocas, pero arraigadas. –A cambio, ahora estás bien seguro de que tu ilusión y tu ocupación son tus hermanos, y sólo ellos, porque en el prójimo has aprendido a descubrir a Jesucristo. (Surco, 765)

Si no queremos malgastar el tiempo inútilmente –tampoco con las falsas excusas de las dificultades exteriores del ambiente, que nunca han faltado desde los inicios del cristianismo–, hemos de tener muy presente que Jesucristo ha vinculado, de manera ordinaria, a la vida interior la eficacia de nuestra acción para arrastrar a los que nos rodean. Cristo ha puesto como condición, para el influjo de la actividad apostólica, la santidad; me corrijo, el esfuerzo de nuestra fidelidad, porque santos en la tierra no lo seremos nunca. Parece increíble, pero Dios y los hombres necesitan, de nuestra parte, una fidelidad sin paliativos, sin eufemismos, que llegue hasta sus últimas consecuencias, sin medianías ni componendas, en plenitud de vocación cristiana asumida y practicada con esmero.
Quizá alguno de vosotros piense que me estoy refiriendo exclusivamente a un sector de personas selectas. No os engañéis tan fácilmente, movidos por la cobardía o por la comodidad. Sentid, en cambio, la urgencia divina de ser cada uno otro Cristo, ipse Christus, el mismo Cristo; en pocas palabras, la urgencia de que nuestra conducta discurra coherente con las normas de la fe, pues no es la nuestra –ésa que hemos de pretender– una santidad de segunda categoría, que no existe. (Amigos de Dios, 6)

 

 

"Mamá, estoy triste. Me voy a hacer oración"

"Mi hija recuerda que, de joven, le regalamos 'Camino', para que poco a poco fuese aprendiendo a hacer oración personal con Dios. Un día, nos sorprendió una de sus respuestas al volver de clase: 'Mamá, hoy estoy un poco triste; así que voy a hacer un rato de oración'". El amor por Cristo es una inquietud que puede 'contagiarse' en una familia, como lo prueba este testimonio extraído del libro 'Un amor siempre joven'.

En primera persona24/03/2004

"Cuando papá nos enseñó a montar en bicicleta, nos cantaba una letrilla para inspirarnos seguridad, y que repetíamos invariablemente antes de llegar al suelo: ‘Nunca me caeré, jamás me caeré’. Años después, en momentos de inseguridad, me siguen sirviendo estas mismas expresiones, al llevarlas al plano sobrenatural". Con este recuerdo, la hija de José Antonio Mochón muestra que el ejemplo de sus padres sirvió para plantar la semilla del cristianismo en su familia.

José Antonio Monchón, abogado de Granada, relata en el libro 'Un amor siempre joven' cómo las enseñanzas del Evangelio aprendidas en la Iglesia y, en especial, de labios de san Josemaría Escrivá, le han ayudado a formar una familia unida y alegre. Ofrecemos su testimonio:

"La influencia del espíritu del Opus Dei en nuestra familia es grande. Aunque ahora la mayor parte de mi familia pertenece al Opus Dei, yo fui el que antes conoció la Obra. Estaba entonces en primer curso de Derecho. Al oír en clase hablar del Opus Dei, eché mano de mi bachillerato de letras y pensé: “Opus-operis y Deus-Dei, de la segunda declinación”; y con rígida tendencia gramatical, lo traduje como “Trabajo de Dios”.

Poco después, un compañero de curso me invitó a una tertulia en una residencia de estudiantes de Granada. La impresión que recibí al entrar en la casa fue la del orden y serenidad que allí se respiraba; y, en relación con las personas, la de naturalidad y confianza. Eran universitarios que charlaban alegremente en el patio, o que se centraban en el estudio, ajenos a los visitantes, o que rezaban con recogimiento ante el sagrario del pequeño oratorio. Después entendí que ese clima, que encontré en la residencia en mi primera visita, era el fruto de llevar a la vida ordinaria las enseñanzas de un sacerdote que había recibido de Dios el encargo de hacer la Obra de Dios (así supe cuál era la traducción apropiada de aquellos dos vocablos latinos). Por diversas razones dejé de frecuentar la residencia y me olvidé de aquel ambiente tan sobrenatural.

Años después, casado y con una hija, mis suegros me llevaron a un nuevo y definitivo contacto con el Opus Dei, al invitarme a una tertulia con Monseñor Escrivá en Pozoalbero (Jerez de la Frontera). A pesar de mi resistencia inicial, acudí a ese encuentro con el Padre y pude apreciar en la fuerza de sus palabras la hondura de su vida interior. A partir de ese día volví a acudir los medios de formación que me ofrecía la Obra y pronto, tanto mi mujer como yo, solicitamos la admisión en el Opus Dei.

Después, mis hijos frecuentaron algunos Centros de la Prelatura y dos de ellos pidieron también la admisión en la Obra. De este modo, han participado en numerosas convivencias, campos de trabajo, y todo tipo de actividades solidarias.

La familia de Nazaret, modelo de las familias cristianas.

La familia de Nazaret, modelo de las familias cristianas.

Indudablemente, el ámbito familiar es un marco muy adecuado para transmitir la fe y para revitalizar la práctica religiosa. Pero eso supone que, en lo humano, haya base de entrega y generosidad a los demás sobre la que poder edificar.

Desde el principio, enseñamos a rezar a los niños. María José recuerda que, de joven, le regalamos Camino, para que poco a poco fuese aprendiendo a hacer oración personal con Dios. Años más tarde, nos sorprendió una de sus respuestas al volver de clase: “Mamá, hoy estoy un poco triste; así que voy a hacer un rato de oración”. Era, exactamente, lo que San Josemaría decía en el punto 663 de aquel libro.

Nuestra hija mayor, Marian, periodista que trabaja en informativos de televisión, recuerda también lo siguiente: “Todos los hermanos aprendimos a montar en bicicleta guiados por la mano segura de papá, que nos enseñó además una letrilla para inspirarnos seguridad, y que repetíamos invariablemente antes de llegar al suelo: ‘Nunca me caeré, jamás me caeré’. Recibíamos estas clases en la placeta próxima a nuestra casa, mientras mamá nos miraba desde el balcón de la sala de estar. Años después, en momentos de inseguridad, me siguen sirviendo estas mismas expresiones, al llevarlas al plano sobrenatural: ‘Nunca me caeré, jamás me caeré’ me lleva a sentirme protegida por un Padre Omnipotente y por una Madre Vigilante”.

Pero no todo sale bien, o no lo vemos bien en primera instancia. Es preciso envolver algunos sucesos en un clima sobrenatural para advertir toda la belleza y toda la riqueza que encierran. Eso fue lo que nos pasó a María Angustias, mi mujer, y a mí cuando nació Cristina, hace ahora veinticuatro años, con una grave limitación psíquica. Al principio nos pareció un golpe durísimo. Sólo después de que un sacerdote de la Obra nos consolara y nos hiciera ver que la principal misión de los padres es llevar a los hijos al cielo, empezamos a entender aquel duro imprevisto como una caricia de Dios para todos nosotros.

Termino agradeciendo a Dios y a nuestro Padre esta familia tan estupenda que tenemos, y aprovecho para pedir oraciones al lector para todos sus miembros, especialmente para que los hijos sepan constituir también una familia cristiana.

Datos del libro: 'Un amor siempre joven'. Alfonso Méndiz y Juan Ángel Brage. Ed. Palabra. Madrid, 2003.

 

 

Hombres y mujeres de oración

"La fundación del Opus Dei". Libro escrito por John F. Coverdale, en el que narra la historia del Opus Dei hasta 1943.

Como director espiritual, Escrivá procuraba ayudar a los miembros de la Obra y a los demás a convertirse en hombres y mujeres de oración y sacrificio, que mantuvieran una profunda relación personal con Jesucristo. Quería que se dieran cuenta de que también estaban llamados a ayudar a sus amigos y colegas a vivir vida de oración. El 14 de noviembre de 1931 escribió: “La Obra de Dios va a hacer hombres de Dios, hombres de vida interior, hombres de oración y de sacrificio. El apostolado de los socios será una superabundancia de su vida ‘para adentro’” [1] .

Escrivá animaba a practicar oración mental a todos aquellos que acudían a él en busca de dirección espiritual, sin importar lo difícil o aparentemente infructuoso que pudiera parecer. El tono de este consejo lo refleja una carta a Zorzano: “Ten absoluta confianza con Jesús. Cuéntale tus cosas. (...) Si alguna vez (o muchas veces) estás seco y árido, ante el Sagrario, sin saber qué decirle a Jesús..., hazle la guardia: persevera, como de costumbre, sin quitar un minuto: fiel, como un perrillo a los pies de su amo. Y esto, aunque vengan pensamientos inoportunos y hasta malos. Aquel día, es seguro, habrás merecido más con tu perseverancia y habrás consolado más a Dios” [2] .

A finales de 1932 Escrivá imprimió en un primitivo velógrafo 246 breves puntos de meditación, sacados principalmente de sus notas personales y basados en su propia experiencia y en la de aquellos que acudían a él para la dirección espiritual. Distribuyó el texto a la gente con la que tenía contacto personal. En 1934 revisaría y expandiría esta colección de puntos de meditación y los prepararía para ser publicados privadamente con el título de “Consideraciones Espirituales”. Inmediatamente después de la Guerra Civil Española publicaría una versión corregida y aumentada con el título de “Camino”. El libro se convertiría en un “best seller”, con cerca de cinco millones de ejemplares vendidos en más de 40 idiomas.

Escrivá aconsejaba a los que acudían a él que abrazaran la Cruz de Jesucristo y vivieran una vida de sacrificio. Pero no les sugería que imitaran la rigurosa penitencia que él practicaba personalmente. En primer lugar subrayaba la amable y animosa aceptación de las dificultades del día y los sacrificios que exigía el cumplimiento de sus obligaciones. “A menudo”, les decía, “una sonrisa es la mejor mortificación”. Cuando hablaba de hacer alguna mortificación corporal, las prácticas que sugería eran moderadas.

El ascetismo que Escrivá aconsejaba era lo que llamaba “ascetismo sonriente”, reflejo de su propia experiencia. La severa penitencia que practicaba personalmente no le volvía triste o malhumorado. Al contrario, la gente que le conocía se sorprendía de su alegría y buen humor. Un atento observador podría conjeturar que el sufrimiento era parte de su vida, pero nunca habló a nadie más que a su director espiritual de las penitencias que realizaba o de las dificultades que pasaban él y su familia. Tenía pronta la sonrisa y un calido y contagioso sentido del humor.

Decía a los miembros de la Obra que debían ser alegres y estar contentos, no a pesar de los problemas y sufrimientos que tuvieran que soportar y de las penitencias que realizaran, sino a causa de ellos. Su fe le llevaba a ver la mano amorosa de Dios detrás de todo y a encontrar en todo la Cruz de Cristo, que era, escribió en una ocasión, “identificarse con Cristo, es ser Cristo, y, por eso, ser hijo de Dios” [3] . E identificarse con Cristo y ser hijo de Dios era la fuente de una profunda felicidad sin importar lo grande que fuera el sufrimiento. “La aceptación rendida de la Voluntad de Dios trae necesariamente el gozo y la paz: la felicidad en la Cruz. -Entonces se ve que el yugo de Cristo es suave y que su carga no es pesada” [4] .

[1] Amadeo de Fuenmayor, Valentín Gómez–Iglesias, José Luis Illanes. Ob. cit. p. 57, nota 16

[2] José Miguel Pero-Sanz. Ob. cit. p. 134

[3] Lucas F. Mateo-Seco, Rafael Rodríguez-Ocaña. Ob. cit. p. 30

[4] Josemaría Escrivá de Balaguer. Ob. cit. n. 758

 

«San Josemaría bendice con las dos manos nuestro matrimonio»

Natalia Molleda y Manuel López es un matrimonio peruano. Se conocieron hace once años. El 26 de junio pasado tuvieron su cuarto hijo, a quien bautizaron con el nombre de Josemaría.

En primera persona08/09/2019

Opus Dei - «San Josemaría bendice con las dos manos nuestro matrimonio»

Natalia y Manuel con tres de sus cuatro hijos.

Cuando se presentó en Perú el libro para niños “Blanco y los viajes a Barbastro”, que ilustra la vida de san Josemaría, diversos medios de comunicación manifestaron interés por entrevistar a personas del Opus Dei o con devoción al santo. Fue así, detrás de las cámaras, donde nos conocimos.

Mientras nos preparábamos para las entrevistas empezaron las miradas, cortesías e invitaciones a salir. Desde el primer día que nos conocimos tuvimos claro que san Josemaría nos veía con especial cariño desde el cielo acompañándonos en cada set de televisión o estudio de radio y después en cada uno de los días de enamorados.

Natalia y Manuel juntos en una entrevista de televisión para hablar de "Blanco y los viajes a Barbastro".Natalia y Manuel juntos en una entrevista de televisión para hablar de "Blanco y los viajes a Barbastro".

San Josemaría decía que bendecía el matrimonio con las dos manos y lo hacía con dos porque no tenía cuatro. Fue así que llegó el día de nuestro matrimonio casi a los dos años de conocernos.

En 2011 llegó nuestra primera hija, Loreta. Así, la familia fue creciendo, con los ajetreos, dificultades y pruebas propias de cualquier familia, una vida que también está llena de alegrías, entusiasmo, e ilusión con cada hijo que viene al mundo. Llegaron después Agustina y Mariano.

Nuestro cuarto hijo nació el 26 de junio, aniversario del nacimiento del fundador del Opus Dei, así que también él se llama Josemaría. Este último embarazo no estuvo exento de dificultades. Cuando nos enteramos que Natalia estaba embarazada, dos médicos nos dijeron que no daban ni un treinta por ciento de probabilidad de que lleguase a buen término. Sin embargo, Natalia –después de 38 semanas- dio a luz a Josemaría. Era el sétimo embarazo, pues habíamos perdido a tres niños antes.

Natalia y Manuel acompañados de Loretta y Agustina. Chía, Colombia. (Febrero 2013)Natalia y Manuel acompañados de Loretta y Agustina. Chía, Colombia. (Febrero 2013)

En el 2014, cuando ya habían nacido Loretta y Agustina, se nos presentó la oportunidad de mudarnos a Colombia donde vivimos dos años. Tomar una decisión así no fue fácil, pero el desafío profesional valía la pena.

Llegamos a Bogotá sin conocer a nadie pero fue entonces que nos sentimos que el Opus Dei es una familia en todo el mundo: muy pronto hicimos un grupo de amigos que nos hicieron sentir como si estuviéramos en el Perú. Nos llamaba la atención cómo la gente que compartía el mismo deseo de santidad en la vida ordinaria se volcase con nosotros para facilitarnos la vida. Aquello tenía el sabor del trato que debía de haber entre los primeros cristianos, allá por los primeros siglos. Allí también nos tocó vivir uno de los momentos más difíciles en la historia familiar, esperábamos a nuestro tercer bebé pero Dios, que siempre sabe más, lo llamó a su lado antes que viera la luz.

En navidad de 2018 en San Francisco. (California)En navidad de 2018 en San Francisco. (California)

Y llegó el momento de volver a Perú. En Colombia nació Mariano: con él ya éramos cinco en la familia y nos vinimos a Piura. Aquí seguimos nuestro desarrollo profesional.

Lo que más agradecemos de nuestra vocación a la Obra son esas pequeñas grandes enseñanzas que san Josemaría nos dejó para saber llevar las pequeñas cosas del día a día con mucho amor a Dios y a los demás: los minutos de oración, vivir la santa Misa con especial recogimiento cada día, y tantas otras normas de piedad. Son ayudas para construir una familia luminosa y alegre.

 

 

 

 

 

Mi familia y la clínica dental

Abing Chan y su marido viven en Kaohsiung, Taiwan. Ambos trabajan como dentistas. En este artículo, Abing comparte algunas reflexiones e historias acerca de su trabajo como madre y dentista.

En primera persona11/09/2019

Opus Dei - Mi familia y la clínica dental

El marido de Abing Chan trabajando en su clínica dental en Kaohsiung, Taiwan.

El año pasado, mi esposo y yo celebramos nuestro duodécimo aniversario de bodas, en la fiesta de la Sagrada Familia. Ese día, además de sentirme agradecida a Dios por nuestro matrimonio y nuestros cinco hijos, comprendí por fin por qué Dios quería comenzar la obra de la salvación “en familia”, como ha señalado el Papa Francisco en numerosas ocasiones.

Mi hija mayor tiene once años y el menor dos. Al acompañar a mis hijos en su camino de crecimiento, pienso en Jesús, que también recorrió un camino de crecimiento y madurez, como todos los demás. Aprendió de Nuestra Señora y de san José a hablar, a trabajar y a vivir. El ejemplo de José y María se puede ver en la vida pública de Jesús, en las parábolas que usa y en la forma en que cuida de los demás. “El vino nuevo no puede ser vertido en odres viejos...”. ¿No se habría inspirado Jesús en la Virgen, cuando, siendo niño, la veía coser? Jesús utiliza también la levadura como metáfora... Quizá esta imagen nacería después de ver a su Madre en la cocina, levantando la masa. Y qué decir de la actitud de la Virgen en Caná, cuando, durante la fiesta, es la única que cae en la cuenta de que el vino se está acabando.

Me alegré mucho al ver cómo la Virgen le ayudaba a superar sus malos hábitos

El Evangelio nos ilumina en la tarea que tenemos como padres. Esto me recuerda una historia personal que tiene que ver con mi hijo. Cuando estaba en tercer grado, adquirió la mala costumbre de decir pequeñas mentiras. Nunca admitía sus errores a menos que alguien encontrara pruebas irrefutables de su mal comportamiento. Un día, cuando rezábamos juntos el rosario en familia, se ofreció voluntario para dirigir la decena, y comentó: “Este misterio es para rezar por mi hábito de mentir”. Todos nos alegramos mucho por él, porque finalmente reconocía su defecto. Un día, vi que en la pared de la sala de estudio había unas pintadas hechas a lápiz. Les pregunté a mis hijos quién lo había hecho y él rápidamente dijo: “Mamá, fui yo”. Le pedí que limpiara la pared. Aunque la pared no se pudo limpiar completamente, no lo castigué. Me alegré mucho al ver cómo la Virgen le ayudaba a superar sus malos hábitos.

Por supuesto, mantener a una familia con cinco hijos no es tarea fácil

Por supuesto, mantener a una familia con cinco hijos no es tarea fácil

 

A menudo rezamos el rosario junto con nuestros hijos. Los misterios del rosario ofrecen un resumen de toda la historia de la salvación, y a través de esta costumbre, nuestros hijos se han iniciado en este misterio y han experimentado la fuerza de la oración.

Por supuesto, mantener a una familia con cinco hijos no es tarea fácil. Hace ya más de cinco años, mi esposo y yo decidimos abrir una clínica dental. Sabíamos desde el principio que habría riesgos y desafíos, pero nos animamos a dar el salto. Y, a pesar de las dificultades, la clínica se ha convertido en una ocasión fantástica para ayudar a los demás.

Una lección que he aprendido en estos años es que cada paciente es diferente, como ocurre también con los hijos

Una lección que he aprendido en estos años trabajando en la clínica es que cada paciente es diferente, como ocurre también con los hijos. Tuve que aprender a tratarlos de manera personalizada, teniendo en cuenta sus peculiaridades. Ahora procuro vivir la empatía con cada uno, escuchando sus quejas y lamentos con una sonrisa. Además de la cuestión del trato personal, veía también que necesitaba mejorar mis habilidades profesionales, para poder santificar mi trabajo y ser una dentista competente.

En la clínica, tenemos varios asistentes dentales trabajando para nosotros. Pasamos mucho tiempo formándoles, hablando con ellos y pensando en cómo ayudarlos a mejorar como profesionales. En cierto modo, se podría decir que los adoptamos como hijos nuestros, teniendo en cuenta sus circunstancias familiares, enseñándoles pacientemente a prestar atención a las pequeñas cosas, a tratar a los pacientes con alegría y a evitar levantar la voz mientras trabajan.

Una lección que he aprendido en estos años trabajando en la clínica es que cada paciente es diferente, como ocurre también con los hijos

Una lección que he aprendido en estos años trabajando en la clínica es que cada paciente es diferente, como ocurre también con los hijos

 

Algunos clientes han empezado a notar que el ambiente en nuestra clínica es un poco diferente. Uno de los que viene le dijo a mi esposo: “Me he dado cuenta de que su forma de hablar es suave, y también la de su asistente. Esto me gusta mucho porque me hace sentir tranquilo. En mi lugar de trabajo no tengo algo así”.

La clínica tiene dos pisos y los dibujos de nuestros hijos están colgados en la pared que recorre la escalera. Son dibujos de colores vivos y de vez en cuando los vamos cambiando. Esto ha llamado la atención de algunas madres jóvenes que empezaron a hacer lo mismo en sus hogares para fomentar la creatividad y la imaginación de sus hijos.

No esperábamos que surgiera una atmósfera cultural tan maravillosa

En la sala de espera de la clínica, decidimos colocar buenos libros para niños y adultos en lugar de televisores, periódicos o revistas. Tiempo después, la sala de espera se convirtió en una pequeña biblioteca. A menudo he visto a padres leyendo libros infantiles para sus hijos, o a adultos leyendo atentamente. Más de una vez, después del tratamiento dental, los niños piden a sus padres que les sigan leyendo el cuento. Algunos pacientes incluso han donado libros a nuestra clínica, mientras que otros piden prestado libros para leer en casa. No esperábamos que surgiera una atmósfera cultural tan maravillosa simplemente por tener buenos libros disponibles.

Abing lleva a sus hijos a visitar a personas ancianas.

Abing lleva a sus hijos a visitar a personas ancianas.

 

En torno a la Navidad, sustituimos los productos dentales de la vitrina por un Belén. Un día, escuché cómo una madre hablaba a sus hijos de los personajes de la escena, lo cual me impresionó, porque la mayoría de la gente en Taiwán ni siquiera sabe de ellos. En otra ocasión, oímos a un niño preguntarle a su abuelo acerca de la exposición, y él respondió: “No sé, deben ser antigüedades que colecciona el dentista”.

Más de una vez, después del tratamiento dental, los niños piden a sus padres que les sigan leyendo el cuento

Más de una vez, después del tratamiento dental, los niños piden a sus padres que les sigan leyendo el cuento

Estoy muy contenta de que nuestra clínica pueda ser ocasión para santificar nuestro trabajo, santificarnos a nosotros mismos a través de nuestro trabajo y santificar a los demás a través de nuestro trabajo, como decía san Josemaría. Con la ayuda de la gracia, espero que podamos acercar a muchas personas a Dios a través de nuestra clínica.

Abing Chan

 

 

Atentados contra la conciencia

Ana Teresa López de Llergo

Probablemente la primera reacción de los que se quiere ayudar sea de rechazo, pero si se espera el momento oportuno y se insiste, los corazones se derriten y cambian para bien.

Conciencia

La conciencia es el reducto más profundo de cada persona en donde se integran todos los aspectos de la personalidad. La conciencia en una persona madura armoniza sensibilidad con convicciones, experiencia, proyectos y creencias. Esta es la tarjeta de presentación de una persona sólida. Tanto es así que incluso la misma ley se arrodilla ante la conciencia. Aquí está la fuerza de la objeción de conciencia.

Por eso, un trofeo para algunos es debilitar y adueñarse de la conciencia de los demás. Así conseguir seguidores incondicionales, totalmente manipulables. Esto se consigue eliminando la educación o haciéndola ambigua y desestructurada.

Alguien con nula o con deficiente educación tiene convicciones muy débiles y es fácilmente sobornable y capaz de entregar su libertad. Se deslumbra con toda facilidad ante lo llamativo sin darse cuenta que falta estructura y solidez en la argumentación.

El deseo de atrofiar el desarrollo es un crimen porque anula a las personas desde lo más profundo, es una manera de esclavitud encubierta donde se desconoce a la ética porque sofoca el ejercicio de la libertad, que es la base de las elecciones buenas y de los razonamientos sanos.

Anular el ejercicio de la conciencia tiene diferentes grados, pero aunque sean pequeños siempre se trata de materia grave. Dentro de la familia puede darse cuando la madre no permite que el hijo se aleje de ella, lo ve como el báculo de su vejez. Cuando crece y decide hacer su propio hogar, la madre le hace la vida imposible a su nuera, de modo que muchas veces propicia el divorcio.

En el ámbito nacional, se atrofia la conciencia cuando se presentan argumentos deslumbrantes y regalos atractivos para conseguir votos. O se desprestigia a personas de otros partidos para desacreditarlos y quitarles colaboradores.

También se anestesia la conciencia cuando se reparte dinero. Esto es una especie de canje: con el dinero se compra la fidelidad de alguien a cambio de que esa persona desacredite a quienes disienten o estén con un grupo opuesto. Este modo de proceder debilita a la sociedad, que más adelante será dependiente, imposibilitada para la toma de decisiones y para realizar trabajos productivos si no se los pide “su dueño”.

De la familia y de la escuela se esperan acciones para impedir estos modos de proceder. En el núcleo familiar debe haber planteamientos honestos que se han de discutir en la intimidad, para solidificar los ideales. Por ejemplo: discutir casos sobre la práctica de la justicia, o de la honestidad, o de la colaboración desinteresada. Y antes de terminar ese ejercicio, concretar el modo como cada persona puede vivir esas virtudes. Además, es natural que los hermanos piensen diferente e incluso, con la espontaneidad de la confianza, surjan pleitos que tarde o temprano se superan gracias al hecho de convivir en el mismo hogar: la casa de todos.

En la escuela también se esperan acciones. Pueden ser muy variadas, pero se puede estudiar vidas de compatriotas o hechos históricos ejemplares para mostrar que es posible hacer el bien. Así se pueden lograr cambios de mentalidad y formar personas con ideales.

Para lograr personas fuertes: capaces de resistir a los sobornos, capaces de defender sus ideales, capaces de compartir lo suyo sin discriminar a nadie y capaces de perdonar los agravios, se pueden plantear cuatro vías: evitar la avaricia, adquirir una conciencia recta, cultivar la generosidad y practicar la solidaridad.

Resistir a los sobornos evitando la avaricia. Desde el ámbito familiar enseñar a dar la justa medida a los bienes económicos. Éstos se adquieren mediante un trabajo honesto. Por lo tanto, no aceptar gratificaciones que no vengan al caso, para evitar contraer compromisos deshonestos. No divinizar el dinero ni poner los ideales en los bienes materias. Sí buscar una equilibrada satisfacción de las necesidades.

Cuando la meta principal es la prosperidad económica, se cimbra la convivencia familiar y social, es fácil envidiar lo que otros tienen. Esto provoca divisiones.

La capacidad de defender los ideales con una conciencia recta. Desde la etapa de la adolescencia es posible descubrir ideales y defenderlos. Además, cuando se forma una conciencia recta: aquella que sabe aplicar una equilibrada jerarquía de valores ante las distintas circunstancias, podrá vivir sus ideales con seguridad. Este modo de proceder ejercerá un magnetismo especial que puede fomentar en los demás el afán de seguir ese ejemplo.

El binomio defensa de los ideales y conciencia recta necesariamente forja una sociedad honesta, justa, íntegra y veraz. Unos ciudadanos así son capaces de forjar un país verdaderamente democrático. La capacidad de compartir sin discriminar requiere cultivar la generosidad.

La capacidad de compartir es una consecuencia de evitar la avaricia. El dinero y otros bienes se disfrutan más en compañía. La generosidad da la capacidad de apoyarse en el sano razonamiento de considerar que los bienes particulares aumentan su potencial cuando se hacen bienes comunes.

La libertad de disfrutar lo propio con los demás, sin discriminar, logra una alegría muy profunda, propia de quien disfruta viendo a otros disfrutar con bienes no imaginados. Estos hechos propician cambios de mentalidad y fomentan la gratitud, el aprecio por quienes tienen más y favorecen la paz.

La capacidad de perdonar los agravios se facilita con la práctica de la solidaridad. Quien ha trabajado bien y ganado honestamente unos bienes que le permiten satisfacer sus necesidades en forma desahogada, generalmente destaca, y eso puede provocar en personas pusilánimes la envidia, la calumnia, la injusticia. Estos hechos causan heridas que muchas veces pueden amargar la vida. Este es precisamente el momento de la práctica de la virtud, y de aplicar el principio de la solidaridad para hacer el bien a quien más lo necesita. Y los más necesitados son precisamente los envidiosos, los injustos, los amargados al contemplar el bien ajeno.

Este es el momento del perdón y de la ayuda con un comportamiento virtuoso. Probablemente la primera reacción de los que se quiere ayudar sea de rechazo, pero si se espera el momento oportuno y se insiste, los corazones se derriten y cambian para bien. Sin embargo, no idealizar porque en la vida humana lo común es la combinación de éxitos y fracasos.

 

 

La viudez

Lucía Legorreta

Tomar decisiones apresuradas o definitivas en momentos de crisis, como un cambio de casa, de ciudad o la búsqueda de un trabajo son cosas que no se deben hacer ante la viudez.

Viudez

“Soy la única que estoy viviendo este duelo, perdí a mi esposo y me quedo sin mi compañero”, me dijo una persona muy querida hace años al quedar viuda.

Y tenía razón, existen duelos compartidos cuando muere un hijo, un hermano, un amigo o alguno de los padres. El duelo de perder a tu cónyuge se vive en solitario, sólo hay una viuda.

Enfrentar la muerte de un ser querido y especialmente del cónyuge es uno de los duelos más difíciles de superar, y existen factores que pueden agravar o hacer menos doloroso el proceso de recuperación: si la pareja es joven, si el matrimonio era muy unido, algo esperado o la muerte fue repentina.

De acuerdo con diferentes investigaciones se ha visto que existen por llamarlo de alguna manera niveles de duelo. La muerte de los hijos ocupa el primer lugar en términos del nivel de estrés y desajuste emocional.

Después de esta pérdida sigue en nivel, la de los padres o la pareja. Esto se relaciona normalmente con nuestras expectativas o creencias, las cuales nos llevan a considerar que una persona joven morirá después. No pensamos que un hijo parta antes que sus padres.

Aunque todos sabemos que moriremos, la forma en que la muerte se produce también tiene un impacto importante. La pérdida de una persona que fallece por un proceso de envejecimiento puede resultarnos dolorosa, pero hemos tenido la oportunidad de formar en nuestra mente y emociones una expectativa de que tarde o temprano, sucederá.

Cuando la persona pierde a su pareja experimenta un tumulto de emociones, se mezclan la pena, el dolor profundo, incredulidad, rabia, el shock y el no comprender que pasa.

El proyecto de vida construido en pareja deja de tener sentido, de un día para otro, se termina, hay una parte de ti, que compartías con tu cónyuge que se debe abandonar: desde compartir la cama, la casa, actividades, hasta los hijos y nietos en común y un futuro por vivir.

Me gustaría comentar contigo algunas sugerencias de especialistas en este campo que pueden ayudarte si has vivido o estás viviendo esta experiencia:

- Sufrir y llorar la pérdida de un ser querido, particularmente el cónyuge, no es signo de debilidad, sino algo natural en el ser humano, es importante desahogarse.

- Compartir la pérdida con nuestros seres más queridos: padres, hermanos, hijos, amigos, manifestando nuestros sentimientos abiertamente.

- Realizar un proyecto de vida propio de acuerdo con la nueva realidad y no pretender tomar el sitio de la persona ausente, sobre todo con los hijos. Es común que se trate de llenar ese lugar, compensando a los hijos la pérdida de una u otra manera. También aceptar, que habrás de actuar como papá cuando la situación así lo amerita.

- Busca mediar entre la vida familiar y la personal, tomando muy en cuenta la calidad de tiempo dedicada a ti misma y a tus seres queridos.

- No tomar decisiones apresuradas ni definitivas en momentos de crisis, como un cambio de casa, de ciudad o la búsqueda de un trabajo. Permite que el tiempo suavice las heridas para continuar con la vida diaria.

- Recordar a la persona ausente con alegría, conscientes de que el término de una vida no tiene que acabar con la persona. Hacer propios aquellos principios y valores que fueron importantes para ambos.

- No encerrarte en ti misma impidiendo que los demás se acerquen a tu interior. No rehúses ninguna invitación.

- Solicitar asesoría y apoyo legal, financiero, psicológico o moral cuando sea necesario.

- Apoyarte en las propias creencias religiosas, cualquiera que estas sean, el caminar de la mano de Dios siempre ayuda.

Ahora bien, si tú no estás pasando por esta situación, te preguntarás: ¿Cuál es la mejor manera de ayudar a un familiar o amigo que está pasando por un duelo de pareja?

- Acompáñala sin darle consejos de cómo debe comportarse.

- Estar ahí, a su lado.

- Evitar los comentarios como “échale ganas”, o “lo vas a superar”, que hieren profundamente a las personas que han perdido a un ser querido.

- Respeta su llanto y también sus silencios.

- Sé comprensivo y solidario con su sentir.

Recuerda: la muerte es parte de la vida. Si tu compañero se fue antes que tú, es porque todavía tienes mucho que hacer en este mundo.

 

 

“La Patria depende de todos”

Educar en el respeto a los demás

+ Felipe Arizmendi Esquivel. Obispo Emérito de San Cristóbal de Las Casas

VER

Un miembro de nuestro equipo de traductores al idioma indígena otomí (ñhätho, ñhañhú) tuvo que ir una temporada, por razones de trabajo, a una ciudad de nuestra frontera norte, y me escribe: “Las cosas no andan bien por acá; está re feo todo lo que está pasando. Del departamento (su habitación) al trabajo y del trabajo al departamento. No puede uno andar libre por las calles; tal parece que uno es extranjero en su propio país, escondiéndose del mismo paisano. No puedo creer lo que realmente estoy viendo y viviendo en mi México. Y esto es por el pan de cada día para la familia y por las cosas que uno necesita”.

Unos familiares me comentan que desistieron de ir a la fiesta de una población vecina, porque vieron por allí a un grupo de adolescentes armados, al parecer de un grupo que no se sabe quién comanda, pero que han sembrado miedo e inseguridad en la región, pues están tomando control de las fiestas y de los comercios, sin que los policías locales aparezcan por allí. Pareciera que éstos les tienen miedo, o que hay algún acuerdo secreto para dejarlos “trabajar”.

Vecinos de mi pueblo natal ya no quieren visitar la comunidad, precisamente por lo mismo; por no exponerse a que esos grupos armados, que no son de la región, les causen algún problema. Y esto que sucede entre nosotros, con más violencia sucede en otras regiones del país. ¿Nada se puede hacer? ¿El gobierno actual puede controlar esto y lograr que regrese la paz social?

PENSAR

El episcopado mexicano, en el Proyecto Global de Pastoral 2031+2033, dice al respecto:

“Hoy vivimos situaciones que nos han rebasado en mucho y que son un verdadero calvario para personas, familias y comunidades enteras, en una espiral de dolor a la que por el momento no se le ve fin. Muchos pueblos en nuestro país experimentan constantemente la inseguridad, el miedo, el abandono de sus hogares y una completa orfandad por parte de quienes tienen la obligación de proteger sus vidas y cuidar sus bienes. Tal parece que esta situación de violencia ha rebasado a las autoridades en muchas partes del país, los grupos delincuenciales se han establecido como verdaderos dueños y señores de espacios y cotos de poder y, debido a la furia y a la capacidad de terror de muchos de ellos, han puesto a prueba la fuerza de la ley y del orden. Son muchos los sufrimientos que a causa de la violencia a lo largo de estos últimos años se han ido acumulando en las familias del pueblo mexicano” (No. 56).

“El panorama social se ha ido ensombreciendo paulatinamente por el fortalecimiento alarmante del crimen organizado que tiene múltiples ramificaciones y un entorno internacional que lo alimenta y fortalece, corrompiendo la mente y el corazón de personas y autoridades. La introducción de una narco-cultura en nuestra sociedad mexicana, de conseguir dinero rápido, fácil y de cualquier forma, ha venido a dañar profundamente la mente de muchas personas, a quienes no les importa matar, robar, extorsionar, secuestrar o hacer cualquier cosa con tal de conseguir sus objetivos. Hechos tristemente exaltados cada día como material mediático por los medios de comunicación. Son muchas las causas que alimentan esta hoguera y que mantienen encendida esta llama de dolor: la pérdida de valores, la desintegración familiar, la falta de oportunidades, los trabajos mal remunerados, la corrupción galopante en todos los niveles, la ingobernabilidad, la impunidad, etc. Esta sociedad que tendría que ofrecer a todos los ciudadanos las condiciones necesarias para vivir con dignidad, está dañada y es necesario que todos como miembros de ella tomemos conciencia de esta realidad y nos hagamos responsables, para que pueda cumplir como un espacio de vida digna para todos sus miembros” (No. 57).

ACTUAR

Oremos al Espíritu Santo, para que ilumine a nuestras autoridades y hagan lo que les corresponde. Pero también que los padres de familia eduquen a sus hijos en el respeto a los demás, en el compartir fraterno, en el valor del trabajo, en la aceptación del sacrificio y que no se encaprichen con sus gustos. Y, sobre todo, conservar la unidad familiar, que es el mejor cimiento para la paz social.

 

 

10 consejos para hacer feliz a tu cónyuge en el día a día

Por Qriswell JQ - abogadosdelamor.com / 06.09.2019

Foto: Freepik

Las encuestas normalmente arrojan que una persona es feliz en su matrimonio si la pareja le demuestra de manera cotidiana su amor, cosas sencillas que se hagan en el vivir diario que muestren al ser amado que se le eligió con la perspectiva de estar juntos por siempre; valen incluso más que unas vacaciones o regalos costosos.

En este artículo se darán ideas prácticas y efectivas para lograr que tu pareja sea feliz, con poco.

1. Presentar a tu cónyuge, dando un cumplido sincero

Pocas cosas enamoran tanto como el que la pareja reconozca ante todos y de manera pública que es el compañero de vida que desea tener a su lado para siempre, que se le valora en gran manera. Por eso decir: «Te presento a mi hermosa esposa», te hará ganar unos tantos al momento de hacer feliz a tu pareja.

2. Darle un abrazo al saludar

Nada más relajante y que demuestre cariño, que un abrazo después de una larga jornada en el trabajo. Abrazar a tu pareja demuestra que sientes alegría al verla, y que el tiempo se te hizo eterno estando lejos de ella. Si le sumas un beso al abrazo, será el broche de oro que logrará hacer feliz a tu pareja.

3. Ten consideración, y ofrécete a ayudar

Normalmente las cargas si se llevan entre dos, son más fáciles de soportar. De vez en cuando un gesto de solidaridad en el matrimonio hacia tu pareja, puede demostrarle que tienes la voluntad de querer ayudarla y aligerar sus cargas.

Hacer feliz a tu pareja implica tener consideración de sus sentimientos, emociones, esto creará un ambiente de confianza y felicidad.

4. Si la ocasión lo permite, déjala escoger

A veces, la pareja necesita saber que es un complemento, que su opinión cuenta, si existe la posibilidad a la hora del entretenimiento, déjala escoger eso te permitirá hacer feliz a tu pareja. Y a la hora de tomar decisiones importantes, no dudes en tomar en cuenta su opinión, porque le demostrarás que la amas y no es un cero a la izquierda.

5. Perdonar a la pareja en el matrimonio

Todos somos imperfectos y nos equivocamos, quizás accidentalmente tu pareja cometió un error como olvidar una cosa importante, o estropear algo, perdonarla podrá hacer feliz a tu pareja, y le demostrarás que eres razonable y justo. Los pequeños errores se pueden pasar por alto, sobre todo tomando en cuenta que tú también puedes equivocarte.

6. Darle la mano en lugares públicos

Si la cultura lo permite, es apropiado y además a tu pareja le gusta, toma su mano, demostrándoles a todos que estás orgulloso de tenerla a tu lado. Si quieres hacer feliz a tu pareja, las demostraciones de cariño público son una de las tácticas más efectivas.

7. Las cartas de amor no están pasadas de moda

Si tu intención es buena, no hace falta que seas un poeta, escribe con tus palabras cosas sencillas y específicas que amas de él/ella, eso demostrará que pones atención y que lo/la tienes en cuenta.

Puedes jugar con esta táctica tan romántica, como esconderla en algún lugar que ella pueda encontrarla y sorprenderse, eso alegrará su día y podrás hacer feliz a tu pareja.

8. Para los maridos: sé caballero y abre la puerta

Lo de ser caballero las mata de amor, portarse de manera galante en tu matrimonio al cuidar de tu pareja, al abrir la puerta, la derretirá, sé el príncipe que ella desea siempre y en todo momento.

Con el tiempo, debes darle un trato cada vez mejor, recuerda que el matrimonio debe alimentarse con pequeños gestos.

9. Reservar un día a la semana para los dos

El horario exigente de un trabajo, y las responsabilidades del día a día, pueden ahogar el romanticismo, por eso te recomendamos está táctica para hacer feliz a tu pareja.

Una noche a solas, especial y dedicada única y exclusivamente a ambos, hará sentirla que la llama del amor aún sigue viva. No te desgastes en comidas o salidas costosas, algo sencillo que tan solo evidencia que deseas cortejarla basta y estará feliz.

10. Darle alas para volar juntos

El matrimonio convierte a la pareja en una sola, pero sin restar que son seres individuales con sueños y aspiraciones que llenar.

Lograrás hacer feliz a tu pareja si compartes sus sueños y te colocas en la mejor disposición a acompañarla a lograrlos.

Estos son sólo 10 tácticas infalibles para lograr hacer feliz a tu cónyuge en el matrimonio, sin costo alguno, seguro hay muchos más, pero comienza por estas y tendrás garantizada tu felicidad

 

 

Se revisan los datos de las experiencias de los bebés chinos genéticamente modificados

Se revisan los datos de las experiencias de los bebés chinos genéticamente modificados

En noviembre de 2018 Jiankui He anunció que, fruto de sus experimentaciones, habían nacido en China las primeras bebés modificadas genéticamente (ver AQUÍ). Aunque los detalles de tales experimentos no han sido publicados, y seguramente nunca lo serán, pues no cuentan con la necesaria aprobación de un comité bioético, Jiankui participó con una presentación sobre estas experiencias en la segunda Cumbre Mundial sobre Edición Genética en Humanos (ver más AQUÍ). Un artículo publicado en Plos Biology analiza los datos presentados por Jiankui en este congreso, concluyendo que “el diseño experimental y los datos presentados en la cumbre, revelaron una mala conducta grave tanto a nivel científico como ético”.

En primer lugar, se critica el razonamiento general, basado en la edición del gen CCR5 para prevenir la infección por VIH en los bebés, cuyo padre es portador de virus. Los investigadores observan la futilidad del tratamiento, ya comentada por diversos expertos con anterioridad, puesto que la edición de genes en embriones es completamente innecesaria para prevenir la transmisión del VIH paterno al feto[1], pues “es posible que un padre VIH positivo genere bebés sanos utilizando la Tecnología de Reproducción Asistida (ART), con un índice de éxito extraordinariamente alto”. Además, incluso aunque la modificación fuera perfecta, no las inmunizaría con un 100% de seguridad frente al VIH[2]. De esta manera, una primera consideración es que en este caso la modificación no proporciona apenas beneficios para los bebés.

Por otro lado, se observa que la modificación llevada a cabo presenta, en cambio, riesgos potencialmente graves en múltiples frentes. La modificación consistía en cambiar el alelo del gen CCR5 de los embriones por el alelo CCR5Δ32, que está presente de forma natural en ciertas poblaciones europeas. Aunque las personas que tienen este están en general sanas, los investigadores apuntan que su presencia en poblaciones no europeas es muy rara, y que no se ha identificado ningún mutante homocigoto en las poblaciones chinas[3], lo que dificulta la predicción sobre el riesgo de introducir el alelo CCR5Δ32 en individuos con un fondo genético chino. Además, recientemente se ha asociado esta variante genética con una disminución de la esperanza de vida[4], entre otros posibles efectos negativos[5].

A continuación, y aquí radica la principal novedad del informe, los autores analizan los datos presentados por Jankui en el congreso mencionado, encontrando que para varios datos faltaron detalles importantes y observando diversas deficiencias en el enfoque experimental, entre las que destacan las siguientes:

1) La evaluación de las posibles consecuencias genéticas, fisiológicas o de comportamiento indeseables se llevó a cabo mediante la inactivación del gen CCR5 en ratones (ratones knockout, KO), pero los críticos, exponen que se realizaron escasas pruebas y que en números de muestras más elevados serían necesarios para obtener resultados significativos, añadiendo que se omitió la literatura disponible, que avala que los ratones CCR5 KO tienen mayores riesgos de contraer diversas infecciones virales[6],[7],[8].

2) Jiankui y su equipo diseñaron múltiples ARN guía y probaron su eficacia en líneas celulares humanas y embriones de mono. El sistema de edición genética CRISPR consta de dos componentes el ARN guía, que señala el punto del genoma que se quiere modificar, y la enzima Cas, que corta el ADN en ese punto para producir la modificación. Idealmente, el corte se repararía por la ruta de reparación dirigida por homología (HDR), de manera que se introduciría la secuencia genética deseada en el hueco. No obstante, frecuentemente el corte se repara por la ruta de unión de extremos no homólogos (NHEJ), que inactiva el gen pero genera cambios impredecibles en la secuencia (alelos indel). Según comentan los críticos, en su presentación He “mostró solo la caracterización de las tasas de mutación mediante la reparación NHEJ; no se mostró ningún experimento diseñado para introducir el alelo CCR5Δ32 a través de la reparación HDR, lo que sugiere que no tenía la intención de generar el alelo CCR5Δ32. Por lo que sabemos, los alelos indel CCR5 distintos del alelo CCR5Δ32 no existen en las poblaciones humanas con una alta frecuencia. […] otros alelos nulos CCR5 no pueden simplemente equipararse al alelo CCR5Δ32 cuando se consideran los beneficios y riesgos potenciales. Además, las mutaciones indel podrían potencialmente generar mutaciones de ganancia de función, cuyos riesgos son aún más difíciles de predecir”.

3) Las cuestiones sobre mosaicismo (distintas células en el embrión presentan modificaciones genéticas diferentes) no se resolvieron en sus pruebas con embriones de mono.

4) Para evaluar las mutaciones fuera del objetivo (off-target), solo se estableció una línea de células madre embrionarias humanas (hESC) a partir de uno de los embriones modificados, cuyo genoma se secuenció. No obstante, los críticos argumentan que para detectar posibles mutaciones fuera del objetivo se deben establecer múltiples líneas hESC a partir de distintos embriones editados y no editados.

El informe concluye que “sobre la base de la información actualmente disponible, creemos que no existe una razón científica sólida para realizar este tipo de edición de genes en la línea germinal humana, y que el comportamiento de He y su equipo representa una grave violación tanto de las regulaciones chinas, como del consenso alcanzado por la comunidad científica internacional. Condenamos enérgicamente sus acciones por ser extremadamente irresponsables, tanto científica como éticamente”.

A nuestro juicio, este informe aporta solo algún dato sobre las experiencias realizadas por Jankui He y su equipo. De publicarse los detalles podrían analizarse más profundamente las deficiencias científicas señaladas por los autores, pero no se prevé que esto suceda y, ciertamente, no puede aprobarse desde el punto de vista ético la publicación de resultados de investigaciones que carecen de autorización. Por lo tanto, solo queda trabajar por un refuerzo legislativo que impida que este tipo de experimentos vuelvan a llevarse a cabo, urgencia que se reafirma tras el reciente anuncio del investigador ruso Denis Rebrikov de que pretende producir más bebés modificados genéticamente (ver AQUÍ).

*Ver más sobre las implicaciones éticas de estos experimentos AQUÍ.

 

Lucía Gómez Tatay

Observatorio de Bioética

Universidad Católica de Valencia

 

 

 

Después de Biarritz

A partir de ahora, después de Biarritz se entiende, se abre un tiempo de espera prudencial. Irán ya ha hecho saber que no se sentará con Estados Unidos si no se levantan antes las sanciones que le han sido impuestas. La presencia de Rusia en el G7 sigue en el aire, la cuestión de Ucrania sigue latente, los acuerdos sobre comercio internacional son de mínimos, el pacto medioambiental no acaba de cuajar y la cuestión migratoria, más allá de lo hablado sobre Libia, ni siquiera se contempla.

No era de esperar que las tensiones previas a Biarritz se desvanecieran en un abrir y cerrar de ojos. Pero, es innegable, que de esta Cumbre se pueden obtener resultados buenos para el orden internacional. El primero, la cumbre inmediata que sobre Ucrania celebrarán Francia y Alemania. Después vendrán las reuniones con Irán. Quizás, si no es mucho desear, Trump comience a vislumbrar que el aislacionismo no beneficia a su país

Domingo Martínez Madrid

 

 

La educación en España

Dentro de los más acreditados informes sobre la educación en el mundo está el realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, que acaba de hacer público su último trabajo con interesantes apuntes sobre la paradójica situación de la educación en España. Los estudiantes españoles de secundaria pasan más horas en clase que la media de los países estudiados en el informe, pero sus resultados no son los mejores. Aunque es cierto que se ha dado un avance en los índices de alumnos graduados en la secundaria, lo que facilita su acceso al mercado laboral, aún estamos lejos de los países más desarrollados de nuestro entorno.

José Morales Martín

 

 

Al fin, una noticia para la alegría mundo

Aquel documento, el documento sobre la Fraternidad Humana para la paz mundial y la convivencia, de permanente actualidad, contiene un acuerdo para combatir el extremismo religioso que amenaza la paz tanto en Oriente como el Occidente y que surge de un cúmulo de interpretaciones erróneas de los textos religiosos y de su manipulación con fines políticos. Igualmente, sus firmantes invitaban a los líderes mundiales a adoptar la cultura del diálogo y la colaboración común, como conducta para redescubrir y difundir los valores de la paz, la justicia, la bondad, la belleza y la hermandad humana. Y afirmaban a este propósito que entre las causas de las crisis en el mundo moderno “hay una conciencia humana anestesiada” así como el alejamiento de los valores religiosos, con el predominio de ideologías materialistas. Nada de esto, por cierto, ha sido objeto de la menor atención en la reciente “cumbre” de esos líderes mundiales que se han reunido estos días en Biarritz. Y sin duda por eso las noticias generadas no hayan sido, precisamente, una fuente de satisfacción como la que nos llega ahora de Abu Dhabi y que tanto ha alegrado al Papa.

Jesús Martínez Madrid

 

 

Pensamientos y reflexiones 227

 

Cataluña como “sanguijuela”: “La Generalidad de Cataluña presentó una demanda ante el Tribunal Supremo y consecuencia de ella, Jaén, Soria y Teruel pierden los beneficios del “Plan Reindus” (Diario “VivaJaén” del 06-11-2018). Ante tan miserable demanda y no menos miserable sentencia de “tan alto tribunal, que se supone está para nivelar intereses nacionales y no para favorecer la ampliación de abismos ya existentes”; me manifiesto y digo.

            Primero, que no me atrae en absoluto, vivir en “hormigueros humanos”, como ya lo son Barcelona y otros municipios catalanes, o no catalanes; y en los que no viviría, ni pagándome bien por ello; prefiero mi lugar de nacimiento por causas obvias y que ya expliqué en muchos artículos, señalando… “Los infiernos de las grandes ciudades”.

            Pero haciendo historia de “la sanguijuelidad catalana” (sálvese el que pueda) digo: Ocurrió sobre 1815 y ya derrotado Napoleón, en lo que intervino “toda España” (Cataluña incluida); los ingleses agradecidos (fueron los mayores beneficiarios de la derrota) ofrecieron al indeseable Fernando VII (canalla conocido como “el rey felón”); una gigantesca obra para que el sur de España (principalmente Andalucía) se desarrollase grandemente. Esta obra consistía en hacer navegable el río Guadalquivir hasta la ciudad de Córdoba en principio y luego a cotas superiores, puesto que hasta la confluencia de éste con el río Guadalimar y hasta las que hoy son ruinas de Cástulo, en el centro de la provincia de Jaén (Linares); ya lo fue antes de Cristo y así lo atestiguan los historiadores de aquellas épocas y lo recuerda en uno de sus libros D. José Manuel Cuenca Toribio, historiador de la Universidad de Córdoba (aún vivo; ver resumen biográfico en nota final)[i]

            Pues ejerciendo “esa sanguijuelidad catalana”, aquellos dirigentes catalanes, se impusieron y obligaron al canalla rey citado,  por cuanto alegaron que lo que los ingleses querían; era por ese medio, “introducir sus tejidos o paños en España y que ello, perjudicaría grandemente a sus industrias”; así aquel canalla rey, impuso un empobrecimiento a toda Andalucía (y de hecho a España) de un desarrollo inimaginable si aquella nueva vía de navegación hubiese llegado a Córdoba y luego hubiese seguido subiendo aguas arriba, hasta lo que fue puerto fluvial ya en el centro de la provincia de Jaén y datado en la Historia como ya indico.

            Debido a que en diferentes provincias de Andalucía se da bien el algodón, aquí surgió una industria potente y que se denominó “HITASA”; que fue otra gran obra de los gobiernos de Franco (ver en Internet)… Pero “se la cargó Cataluña”. (De mi artículo de igual titular 09-11-2018)

 

LAS IDEOLOGÍAS Y LOS PARTIDOS HAN MUERTO: Visto la marcha de los últimos tiempos, visto la real y cruda verdad materialista de unas plagas de  políticos "de panza y bolsillo"; hay que rendirse a la evidencia y esta es cruda y dura… y lo sintetizo en mi titular de hoy. Todo lo que de verdadero cambio y progreso efectivo para el hombre, que alguna vez tuvieran "los gérmenes" de todas las ideologías políticas,  ha muerto; y han muerto matados por sus propios propagadores, que mintiendo más que hablando y haciendo lo que en cada momento ha convenido a las camarillas dominantes; han terminado por enterrar todo tipo de ideología que sostuviera a, unos sistemas que después de corromperse, han sido muertos y no enterrados. Es por lo que aún soportamos unos hedores que contaminan todo el ambiente y que pudren todo cuanto rozan o tocan.

            Todo el arco político está fracasado  y por ello; todo se ha convertido en una especie de bodrio en que todo es o sabe lo mismo, si bien nos lo quieren presentar como diferente; pero la ideología que impera es la vieja técnica o táctica del… "quítate tú que me ponga yo"; lo que importa es el bolsillo y la panza del aspirante y el que éste se sitúe bien o magníficamente bien, para lo que le reste de vida.

            La situación que estamos viviendo lo demuestra,  puesto que han sido tan inútiles que partiendo de un mundo próspero y sin grandes complicaciones (1970/1980) y contando con la mayor tecnología de toda la historia del "pobre hombre (dicen que sapiens)"; han propiciado la mayor catástrofe social y económica que registra la historia… "la tan cacareada globalización ha resultado una globalidad miserable y que llena de miseria a la mayor parte del globo terráqueo". Y en vez de establecer unos tribunales especiales para hallar culpables y que estos sean juzgados como merecen; todos estos inútiles van de reunión en reunión, itinerantes por el mundo, produciendo enormes gastos, y dándose  una vida de lujos y apariencias que nada resuelve, puesto que se ve claro que el asunto es de tal envergadura, que ni saben cómo afrontarlo y como siempre; y en las grandes catástrofes o cataclismos… "la naturaleza y sus bichos obrará por sí misma y con su ley natural resolverá todo, en el tiempo y el espacio, pero con la crudeza en que obran siempre las fuerzas naturales". (Escrito y publicado en el año 2009 en artículo de igual titular)

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (Aquí más)

 


Nacido en una familia oriunda de Higuera de Calatrava (Jaén), licenciado en Geografía e Historia en octubre de 1961 por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Sevilla, con la calificación de "Premio Extraordinario". En mayo de 1964 obtiene el doctorado en la misma facultad, con igual calificación. Profesor contratado de la Universidad de Sevilla en el curso 1962-63. Casado con la profesora Soledad Miranda García, son padres de tres hijos. Profesor adjunto de Historia Moderna de la Universidad de Navarra entre 1964 y 1967, profesor agregado de la Universidad de Barcelona entre 1967 y 1971, fue nombrado catedrático de Historia Universal Contemporánea y de España de la Universidad de Valencia en 1971. Vicedecano de la facultad de Filosofía y Letras de Valencia en 1972, fue Decano entre los cursos 1972 y 75. Catedrático de Historia de España y Universal Contemporánea en la Universidad de Córdoba desde 1975 hasta 2009 y Decano de la misma entre 1975 y 1987. Catedrático emérito de la misma Universidad desde 2009. Profesor emérito de la Universidad CEU SaMn Pablo.