Las Noticias de hoy 13 Julio 2019

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    sábado, 13 de julio de 2019      

Indice:

ROME REPORTS

Venezuela: Los obispos piden la elección de un nuevo Presidente de la República

Proyecto “Tía María” en Perú: El episcopado llama al diálogo para evitar un nuevo conflicto social

Irak: El cardenal Sako invita al clero caldeo a cultivar la oración “personal y colectiva”

AMOR A LA VERDAD: Francisco Fernandez Carbajal

“La castidad es una virtud”: San Josemaria

Mensaje del Prelado (12 julio 2019)

Nuevos Mediterráneos (II): «Jesús es mi amigo entrañable»: Lucas Buch

Virgen del Carmen, devoción de mar abierto

Comentario al Evangelio: El buen samaritano

La Esperanza: Naria Chinchilla

Cabreos y doctrina moral sexual: Daniel Tirapu

Vicent Lambert no estaba al final de la vida ni vegetativo. Suspender la nutrición le ha matado”, afirma médico y sacerdote francés: Bruno Cazin

Valoración médica y ética de los avances científicos: Justo Aznar y Lucía Gómez-Tatay

La música también educa: Silvia del Valle Márquez

El caminar de la ideología: Norma Mendoza Alexandry

Las razones por las que es inviolable el secreto de confesión – editorial Ecclesia

Desconexión de Vincent Lambert: Jesús Ortiz López

¿Nos interesa la Unión Europea a los europeos?: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

ROME REPORTS

 

 

 

Venezuela: Los obispos piden la elección de un nuevo Presidente de la República

“Ante la realidad de un gobierno ilegítimo y fallido”

julio 12, 2019 14:35Rosa Die AlcoleaConferencias Episcopales

(ZENIT – 12 julio 2019).- “La renovación ética y espiritual del país es tarea de todos”, exhortan los obispos venezolanos al término de la CXII Asamblea Ordinaria de la Conferencia Episcopal, celebrada del 7 al 12 julio, coincidiendo con la reunión en Bridgetown, Barbados, de las delegaciones del Gobierno y de la oposición, negociaciones impulsadas por Noruega.

“Ante la realidad de un gobierno ilegítimo y fallido, Venezuela clama a gritos un cambio de rumbo, una vuelta a la Constitución”. Ese cambio “exige la salida de quien ejerce el poder de forma ilegítima y la elección en el menor tiempo posible de un nuevo Presidente de la República”.

Condiciones indispensables

Para que sea realmente libre y responda a la voluntad del pueblo soberano, dicha elección postula algunas condiciones indispensables tales como: un nuevo Consejo Nacional Electoral imparcial, la actualización del registro electoral, el voto de los venezolanos en el exterior y una supervisión de organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea, entre otras; igualmente el cese de la Asamblea Nacional Constituyente, denuncian los obispos.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/07/obispos-Venezuela-367x275.jpg

Los obispos llaman a “favorecer la educación en principios y valores”, a desterrar de la vida social “la mentira como instrumento de manipulación”, y a “erradicar la corrupción administrativa y el aprovechamiento de los bienes públicos”, al tiempo que agradecen al Papa y a todas las comunidades católicas y políticas su apoyo, y piden oraciones por el reestablecimiento del orden social y el bien común, sin olvidar a los hermanos indígenas, de cara al próximo Sínodo de los Obispos sobre la Región Panamazónica.

De igual forma, piden que se construyan “adecuados mecanismos para superar la violencia familiar y social” y convocan a todos los sectores e instituciones a la realización de un “proyecto de reconstrucción democrática” del país en la justicia, la libertad y la paz, guiado por metas claras y tareas concretas.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/05/DSC1905053-e1557334596289-552x533.jpg

Futuro de esperanza

Con las negociaciones en Barbados –finalizadas el pasado 10 de julio de 2019 en un clima de discreción por las dos partes– “se busca una salida pacífica, electoral y condicional”.

La Iglesia “es mediadora y pacificadora” en este proceso de búsqueda de soluciones, “es la que piensa en la población, piensa en la gente, piensa fuera de sí”, –dijo el cardenal Baltazar Porras Cardozo, arzobispo de Mérida, administrador apostólico de la arquidiócesis de Caracas– y “no en los intereses de cada uno de los grupos, que son los que obstaculizan que haya una solución real y  efectiva, para beneficio de todos los venezolanos”.

Muerte de Acosta Arévalo

Los pastores hacen referencia al reciente Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, con fecha del 4 de julio de 2019, poniendo en evidencia que existen abundantes casos de detenciones arbitrarias, torturas y malos tratos por parte de organismos del Estado (n°. 41-46) y sobre el uso excesivo de la fuerza y muertes causadas en el contexto de operativos de seguridad (n° 47-52).

Aseguran que ejemplo de estas violaciones al estado de derecho son las recientes actuaciones de órganos del Estado que condujeron a la muerte del Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo y la pérdida de la visión del joven Rufo Chacón.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Venezuela-413x275.jpg

Éxodo de más de 12% de la población

Más de un 12% de la población venezolana, anotan los prelados, salen del país, otro rasgo “muy significativo”. “Una generación de niños y niñas no han visto a sus padres durante meses”, advierten. Si la situación económica y social continua en deterioro, “el país puede perder en los próximos meses parte importante de su población”, advierten.

En esta crisis, “van ganando terreno el deterioro moral de la sociedad con sus secuelas de violencia, mentira, corrupción e irresponsabilidad, y la desesperanza y el miedo de la ciudadanía”, situación que rechaza “la inmensa mayoría de los habitantes del país”.

Decisiones urgentes 

Ante la “emergencia humanitaria” en la que el sistema económico y político vigente ha sumido a toda la población, “es urgente que se permita la entrada masiva y distribución de la ayuda de alimentos y medicinas, con participación y supervisión internacional, y deslastrada de las diatribas partidistas y del flagelo de la corrupción”.

La Iglesia Católica, a través de sus instituciones, y particularmente las Caritas parroquiales, diocesanas y nacional,renueva su compromiso de participar, junto a otras organizaciones, en la recepción y distribución de esta ayuda humanitaria.

Los miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, los órganos policiales y el Ministerio Público, en el cumplimiento de sus deberes constitucionales, deben obrar “conforme a la justicia y la verdad, y no al servicio de una parcialidad política”.

El Papa saluda a mujeres indígenas © Vatican Media

Sínodo sobre la Amazonía

Los prelados piden la oración de todos ante la próxima Asamblea especial del Sínodo de los Obispos sobre la Región Panamazónica, que tiene como tema “Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para la ecología integral”, y que se realizará en Roma del 6 al 27 de octubre, pedimos la oración de todos.

“Que esta Asamblea sea una ocasión para impulsar la evangelización y atención pastoral, reflexionar y evaluar la protección y cuidado de los pueblos indígenas y del ambiente en una ecología integral, que garantice las fuentes de agua y de otras riquezas naturales que son necesarias para nuestro país”, ruegan.

En este contexto, los obispos también denuncian que “los pueblos indígenas venezolanos son objeto de graves violaciones de sus derechos individuales y colectivos”.

Apoyo del Papa y de la Iglesia

Los obispos han expresado el apoyo brindado por el Papa Francisco, así como la Iglesia y los gobiernos de otros países, y, especialmente de sus vecinos, y agradecen y felicita a los sacerdotes, diáconos, religiosas y laicos, el esfuerzo que realizan cada día para “mantener viva la esperanza y profundizar la evangelización del pueblo venezolano”.

Los obispos aseguran su oración en todas las comunidades. En varias ocasiones, además, han apoyado y promovido también múltiples iniciativas de oración y ayuno para implorar a Dios por las necesidades de nuestro país y para que podamos resolver en paz los problemas que hoy nos aquejan.

 

Proyecto “Tía María” en Perú: El episcopado llama al diálogo para evitar un nuevo conflicto social

Aprueban la construcción de la mina de cobre

julio 12, 2019 17:17Rosa Die AlcoleaConferencias Episcopales

(ZENIT – 12 julio 2019).- Ante las reacciones suscitadas por el “Proyecto Tía María”, la Presidencia de la Conferencia Episcopal Peruana expresa su preocupación ante el posible crecimiento de esta situación y espera que “un diálogo oportuno pueda evitar un nuevo conflicto social”.

Esta semana se otorgó la licencia de construcción de la mina de cobre “Tía María” en una zona agrícola del sur del país a la empresa Southern Peru Copper Corporation, del Grupo México, provocando un fuerte rechazo de congresistas, autoridades locales y regionales, organizaciones de agricultores, así como un llamamiento al presidente Martín Vizcarra para que “imponga el diálogo” ante un posible conflicto social y un paro indefinido, convocado contra el proyecto.

Un organismo de Naciones Unidas contratado por el Ministerio de Energía y Minas para revisar el estudio de impacto ambiental hizo más de 130 observaciones al proyecto, lo que llevó finalmente a la empresa a desecharlo.

Posteriormente, en 2011 y 2015, siete personas murieron disparadas en las manifestaciones ciudadanas contra el proyecto fueron enfrentadas por la Policía Nacional, en la provincia de Islay (Arequipa).

Nueva aprobación 

El Ministerio de Energía y Minas aprobó de nuevo el proyecto en 2014, con vigencia hasta agosto de 2019, para que en ese lapso la empresa cumpliera otro requisito: que los afectados locales aprobasen el proyecto minero, una licencia social que no consiguió.

En este contexto, el pasado lunes, 8 de julio de 2019, algunas fuentes de la empresa filtraron la noticia de que Southern obtenía la autorización para la construcción de Tía María, pero el Ministerio de Energía y Minas se negó a confirmar a la prensa dicha versión.

Alerta por conflicto 

Al día siguiente, la empresa difundió un comunicado en el que afirmaba que “Southern Peru reitera su compromiso de no iniciar la construcción del proyecto sin antes generar, en coordinación con el Ejecutivo, espacios de diálogo en los que se absuelvan las inquietudes y se den las garantías que la población necesita, a fin de lograr un contexto social más favorable”.

Los medios de comunicación alertan de que en la capital de la región, Arequipa, y en la provincia de Islay se multiplican las asambleas para organizar las movilizaciones a partir del próximo lunes, lo que ha hecho que el sistema de salud haya decretado una alerta amarilla para atender a los posibles afectados por un conflicto social y se evalúa la suspensión de las clases en 178 escuelas de Islay.

Garantizar la paz social

En este contexto, los obispos peruanos saludan los pronunciamientos de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales y otros sectores sociales, quienes han pedido que se imponga el diálogo en “Tía María”, antes de que se desarrolle cualquier acción de la mina.

“El diálogo es el mejor medio para alcanzar y garantizar la paz social, con equidad, honestidad y justicia”, escriben los prelados. El Papa Francisco recordaba que el diálogo “es un intercambio recíproco de confianza…que desea el bien de las partes y estrecha vínculos de fraternidad y amistad para avanzar por caminos de justicia y de paz”.

“Invocamos a todos los actores vinculados a esta controversia a establecer mecanismos de diálogo que permitan superar cualquier diferencia o interés personal para buscar siempre el bien común, el bien del Perú”.

 

Irak: El cardenal Sako invita al clero caldeo a cultivar la oración “personal y colectiva”

Con motivo del retiro espiritual anual

julio 12, 2019 12:36Larissa I. LópezIglesia oriental

(ZENIT – 12 julio 2019).- El cardenal Louis Rafael Sako ha pedido a los sacerdotes que celebren la Eucaristía “en su dimensión universal” y que cultiven “la oración personal y colectiva”, según informó ayer, 11 de julio de 2019, Vatican News.

La invitación a la oración del purpurado está relacionada con la observación realizada por el Papa Francisco en la que subrayaba que “sin oración nadie puede ser discípulo del Señor” y se ha producido a través de una carta difundida con motivo del retiro anual al que asisten los sacerdotes y obispos de la Iglesia Caldea.

Estos ejercicios espirituales se están celebrando esta semana en Ankawa, del 8 al 12 de julio.

En los extractos de la carta publicados por el medio vaticano, el cardenal Sako explica a los miembros del clero que “es necesario trabajar según el amor, el servicio y el don” y pide un relanzamiento del compromiso misionero a nivel “espiritual, social y eclesiástico”.

Igualmente, recuerda que el episcopado es “una vocación especial”, no “un honor, un mérito o un premio”. Y añade que “como sacerdotes no adquiriréis dignidad y prestigio convirtiéndoos en obispos o patriarcas, porque la verdadera dignidad se gana con el amor, el servicio y el don, así como con la tarea de iluminar”. Por todo ello, insiste en la relevancia de que cada uno de ellos establezca un vínculo con el pueblo basado primero en la relación personal con Cristo.

Por otra parte, en el escrito, el cardenal hace hincapié en conservar la “espiritualidad” de la devoción”, pues “parece estar en declive y que ha afectado negativamente al número de vocaciones” y porque considera “una grave pérdida ver, a veces, a personas consagradas que no tienen ningún testimonio que compartir”.

Asimismo, describe que los pastores deben mantener el espíritu, sin que el camino mine la confianza y la armonía: “Nuestros fieles buscan pastores alegres y devotos, conscientes de su realidad. Ciertamente no de sacerdotes pesimistas y de obispos oscuros”.

La carta concluye indicando que la eficacia de la vocación “requiere preparación psicológica, espiritual, pastoral y social” y también “mayor educación, liderazgo y espíritu paterno, predisposición al sacrificio y al trabajo en equipo”.

Posible visita del Papa a Irak

Aunque aún no existe confirmación oficial por parte de la Santa Sede, en Irak ya se han iniciado los preparativos para una posible visita del Papa en 2020.

Según difundió la agencia Fides, el gobierno iraquí ha liberado parte de los fondos destinados a preparar la futurible llegada del Santo Padre al país el próximo año y estos se dedicarán a la puesta en marcha de obras de desarrollo urbano en las ciudades del itinerario de viaje del Papa.

 

 

AMOR A LA VERDAD

— Hablar de Dios y de su doctrina con claridad y firmeza, sin miedos.

— Actuar según la conciencia. Sinceridad con uno mismo.

— Decir siempre la verdad: en lo importante y en lo que parece pequeño.

I. El Evangelio de la Misa1 es una nueva invitación del Señor a llevar una vida veraz, resultado de la fe que llevamos en el corazón, sin miedo a los contratiempos y a las murmuraciones que en ocasiones llevará consigo el seguir de cerca a Cristo. Le basta al discípulo llegar a ser como su maestro y al siervo como su señor. Si al amo de la casa le han llamado Beelzebul, cuánto más a los de su casa. No les tengáis miedo...

Puede ocurrir que en algunas situaciones tengamos que sufrir la calumnia o la difamación –o sencillamente una contrariedad– por ser veraces, por ser fieles a la verdad; en otras, serán quizá mal interpretadas nuestras palabras o nuestras actuaciones. Y el Señor quiere de sus discípulos, de nosotros, que hablemos siempre con claridad, abiertamente: Lo que os digo en la oscuridad, decidlo a plena luz; y lo que escuchasteis al oído, pregonadlo desde los terrados. Con una pedagogía divina, Jesús había hablado a las muchedumbres en parábolas y les había descubierto poco a poco su verdadera personalidad y las verdades del Reino. Jamás disfrazó su doctrina. Después de la venida del Espíritu Santo, quienes le sigan han de proclamar la verdad a plena luz, desde los terrados, sin temor a que la doctrina que enseñan sea opuesta a las que están de moda o imperan en el ambiente. ¿De qué otra forma vamos a convertir el mundo en el que estamos inmersos?

Algunos piensan, por táctica o por cobardía, que la vida de los cristianos y su concepción del mundo, del hombre y de la sociedad, deberían pasar inadvertidas cuando las circunstancias son adversas o comprometidas; estos cristianos quedarían entonces como «emboscados» en medio de una sociedad que parece haber orientado sus objetivos en otro sentido radicalmente distinto; no tendría entonces ninguna resonancia el hecho de ser hombres y mujeres que miran a Cristo como el ideal supremo. No es esa la doctrina del Señor. «“Ego palam locutus sum mundo”: Yo he predicado públicamente delante de todo el mundo, responde Jesús a Caifás, cuando se acerca el momento de dar su vida por nosotros.

»—Y, sin embargo, hay cristianos que se avergüenzan de manifestar “palam” –patentemente– veneración al Señor»2.

En la sociedad en la que vivimos habremos de hablar con seguridad, con la firmeza que da siempre la verdad, de muchos temas de gran trascendencia para la familia, la sociedad y la dignidad de la persona: indisolubilidad del matrimonio, libertad de enseñanza, doctrina de la Iglesia sobre la transmisión de la vida humana, dignidad y belleza de la pureza, sentido grandioso de la virginidad y del celibato por amor a Cristo, consecuencias de la justicia social en relación a gastos inconsiderados, a salarios injustos... Quizá en alguna ocasión, por prudencia o por caridad, deberemos callar. Pero ni la prudencia ni la caridad nacen de la cobardía o de la comodidad. Nunca será prudente callar cuando se da lugar al escándalo o al desconcierto, o cuando esa postura debilita la fe de otros.

Lo que os digo en la oscuridad, decidlo a plena luz... El Señor se está dirigiendo a nosotros, pues son muchos los enemigos de Dios y de la verdad, que desearían, y ponen los medios para conseguirlo, que los cristianos no seamos ni sal ni luz en medio de las tareas seculares.

II. Hay un episodio en el Evangelio3 que nos presenta la manera de actuar de unos fariseos que no se caracterizaban por su amor a la verdad. Mientras pasaba Jesús por los atrios del Templo, se le acercaron los príncipes de los sacerdotes, los escribas y los ancianos para preguntarle: ¿Con qué potestad haces esas cosas? ¿Quién te ha dado poder? El Señor está dispuesto a contestar a su pregunta si ellos muestran sinceridad de corazón. Les pide su opinión acerca del bautismo de Juan: si era del Cielo, y por tanto gozaba de la aprobación divina, o si solo era de los hombres, y como tal no merecía mayor consideración. Pero ellos no le dan su opinión auténtica, su opinión en conciencia. No se preguntan la verdad sobre esta cuestión, el juicio que merece en su corazón. Analizan más bien las consecuencias de sus posibles respuestas, procurando la que más convenga a la situación presente: «Si decimos del Cielo –piensan– dirá: ¿por qué no habéis creído en él? Pero si decimos que el bautismo del Precursor era de los hombres, la muchedumbre se nos echaría encima», porque todos tenían a Juan por un verdadero profeta.

A pesar de ser líderes religiosos, no son hombres de principios firmes capaces de informar sus palabras y sus obras. «Son hombres “prácticos”, se dedican a hacer “política”. En lo que atañe a su interés o comodidad, su razonamiento es inteligente. Pero no están dispuestos a ir más allá en su razonar: son hombres en quienes la comodidad ha sustituido a la conciencia»4. Su norma de conducta era seguir lo más oportuno y lo más conveniente en cada ocasión. No actúan según verdad. Por eso dicen: No lo sabemos. No les interesaba saberlo y mucho menos decirlo. La reacción de Jesús es muy significativa: Entonces tampoco Yo os digo con qué autoridad hago estas cosas. Es como si les dijera: si no estáis dispuestos a ser sinceros, a mirar en vuestros corazones y enfrentaros con la verdad, es inútil el diálogo. Yo no puedo hablar con vosotros ni vosotros conmigo. No nos entenderíamos. Lo mismo ocurre cada día. «La persona cuya vida no esté regida por la sinceridad, por una disposición habitual de enfrentarse con la verdad o con las exigencias de la conciencia –por incómodas o duras que sean–, se aparta rotundamente de toda posibilidad de comunicación divina. El que tiene miedo a enfrentarse a su conciencia tiene miedo de enfrentarse a Dios, y solo los que afrontan el estar cara a cara con Dios pueden tener verdadero trato con Él»5. No es posible encontrar a Dios sin este amor radical a la verdad. Tampoco es posible entenderse con los hombres en una auténtica convivencia.

El amor a la verdad nos llevará a ser sinceros en primer lugar con nosotros mismos, a mantener una conciencia clara, sin engaños, a no permitir que se empañe con errores admitidos, con ignorancias culpables, con miedos a profundizar en las exigencias personales que la verdad lleva consigo. Si, con la ayuda de la gracia, somos sinceros con nosotros mismos, lo seremos con Dios, y nuestra vida se llena de claridad, de paz y de fortaleza. «Leías en aquel diccionario los sinónimos de insincero: “ambiguo, ladino, disimulado, taimado, astuto”... —Cerraste el libro, mientras pedías al Señor que nunca pudiesen aplicarte esos calificativos, y te propusiste afinar aún más en esta virtud sobrenatural y humana de la sinceridad»6.

III. En un mundo en que tantas veces la mentira y el disimulo es el modo de comportamiento habitual de muchos, debemos los cristianos ser hombres veraces, que huyen siempre hasta de la mentira más pequeña. Así nos han de conocer quienes nos tratan: hombres y mujeres que no mienten jamás, ni en asuntos de poca importancia, que rechazan de sus vidas lo que tiene sabor de disimulo, de hipocresía, de falsedad, que saben rectificar cuando se han equivocado. Nuestra vida será entonces de una gran fecundidad apostólica, pues se confía siempre en la persona íntegra, que sabe decir la verdad con caridad, sin herir, con comprensión hacia todos.

«¡Cuántas debilidades, cuánto oportunismo, cuánto conformismo, cuánta vileza!»7, decía el Papa Pablo VI refiriéndose «a esas buenas personas, que olvidan la belleza y la gravedad de los compromisos que les unen a la Iglesia». Esta misma situación, que quizá en estos años se ha puesto más de manifiesto, nos llevará a aborrecer la falsedad, por pequeña que nos pueda parecer, porque «la mentira se opone a la verdad como la luz se opone a las tinieblas, la piedad a la impiedad, la justicia a la iniquidad, la bondad al pecado, la salud a la enfermedad y la vida a la muerte. Por tanto, cuanto más amemos la verdad, tanto más debemos aborrecer la mentira»8. No se trata de saber hasta qué punto se pueden decir cosas falsas sin incurrir en falta grave. Se trata de aborrecer la mentira en todas sus formas, de decir la verdad entera; y cuando por prudencia o caridad no se pueda, entonces callaremos, pero no inventaremos recursos formalistas que tranquilicen falsamente la conciencia9. Debemos amar la verdad en sí misma y por sí misma, y no solo en cuanto afecta al daño o al provecho propio o del prójimo. Debemos aborrecer la mentira como algo torpe e innoble, cualquiera que sea el fin con que se la emplee. Debemos aborrecerla porque es una ofensa a Dios, suma Verdad.

Fácilmente se cree lo que se desea. Y así, por ejemplo, muchos enemigos de la Iglesia se encuentran siempre inclinados a tener por ciertos todos los rumores injuriosos, juzgando sin indicios suficientes, informando incluso a la opinión pública sobre esa base. Lo que, en definitiva, se equipara a la mentira, por su origen y por sus consecuencias. Contra la mentira, fríamente empleada tantas veces, nosotros tenemos la verdad, la claridad, la sinceridad sin equívocos ni ambigüedades: la práctica firme de una veracidad en las relaciones personales diarias, en los negocios, en la familia, en los estudios y en los órganos de la opinión pública cuando tengamos acceso a ellos. No sabemos responder a una mentira con otra mentira.

La oración litúrgica nos invita a clamar: que nuestra voz, Señor, nuestro espíritu y toda nuestra vida sean una continua alabanza en tu honor...10. Que nuestra conversación sea siempre veraz, propia de un hijo de Dios.

1 Mt 10, 24-33. — 2 San Josemaría Escrivá, Surco, n. 50. — 3 Mc 11, 27-33. — 4 C. Burke, Conciencia y libertad, Rialp, Madrid 1976, p. 51, nota 7. — 5 Ibídem. — 6 San Josemaría Escrivá, o. c., n. 337.— 7 Pablo VI, Alocución 17-II-1965. — 8 San Agustín, Contra la mentira, 3, 4. — 9 Cfr. San Francisco de Sales, Introducción a la vida devota, III, 30. — 10 Liturgia de las horas, Oración de Laudes de la 2ª. Semana.

 

 

 

“La castidad es una virtud”

Me escribías, médico apóstol: “todos sabemos por experiencia que podemos ser castos viviendo vigilantes, frecuentando los Sacramentos y apagando los primeros chispazos de la pasión sin dejar que tome cuerpo la hoguera. Y precisamente entre los castos se cuentan los hombres más íntegros, por todos los aspectos. Y entre los lujuriosos dominan los tímidos, egoístas, falsarios y crueles, que son características de poca virilidad”. (Camino, 124)

Tu comportamiento no ha de limitarse a esquivar la caída, la ocasión. No ha de reducirse de ninguna manera a una negación fría y matemática. ¿Te has convencido de que la castidad es una virtud y de que, como tal, debe crecer y perfeccionarse? No basta, insisto, ser continente, cada uno según su estado: hemos de vivir castamente, con virtud heroica. Esta postura comporta un acto positivo, con el que aceptamos de buena gana el requerimiento divino: praebe, fili mi, cor tuum mihi et oculi tui vias meas custodiant, entrégame, hijo mío, tu corazón, y extiende tu mirada por mis campos de paz.
Y te pregunto ahora: ¿cómo afrontas esta pelea? Bien conoces que la lucha, si la mantienes desde el principio, ya está vencida. Apártate inmediatamente del peligro, en cuanto percibas los primeros chispazos de la pasión, y aun previamente. Habla además enseguida con quien dirija tu alma; mejor antes, si es posible, porque, si abrís el corazón de par en par, no seréis derrotados. Un acto y otro forman un hábito, una inclinación, una facilidad. Por eso hay que batallar para alcanzar el hábito de la virtud, el hábito de la mortificación para no rechazar al Amor de los Amores.
Meditad el consejo de San Pablo a Timoteo: te ipsum castum custodi, para que también estemos siempre vigilantes, decididos a custodiar ese tesoro que Dios nos ha entregado. A lo largo de mi vida, a cuántas personas he oído exclamar: ¡ay, si hubiera roto al principio! Y lo decían llenas de aflicción y de vergüenza. (Amigos de Dios, 182)

 

 

Mensaje del Prelado (12 julio 2019)

Durante su viaje pastoral por Estados Unidos y Canadá, Mons. Ocáriz recuerda la fuerza que tiene la Comunión de los santos y cómo nos podemos ayudar y sostener estemos donde estemos.

Cartas pastorales y mensajes12/07/2019

Opus Dei - Mensaje del Prelado (12 julio 2019)

Queridísimos, ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

 

En estos días, desde que salí de Roma, he agradecido especialmente al Señor la maravilla de la Comunión de los santos. Con la certeza de la fe, nos sabemos incluso más cercanos unos a otros de lo que conllevaría la proximidad física.

Cuando llego a un lugar, parece como si los que nos encontramos allí hubiésemos estado siempre juntos. Y lo mismo sucede al dejar un sitio: las despedidas simplemente generan otra manera de acompañarnos. Siempre estamos en casa y siempre podemos hacer la Obra y servir a la Iglesia, desde cualquier lugar en el que estemos.

También en momentos difíciles, encontramos fuerza en esa realidad que nos une íntimamente y que es consecuencia de nuestra personal unión con Jesucristo.

Recuerdo unas palabras escritas por san Josemaría en la Legación de Honduras, en unos momentos en los que prácticamente no podía moverse: “Estoy siempre a cien leguas del lugar físico donde me encuentro” (30-IV-1937). Lo podía decir porque se sabía muy unido también con quienes no estaban cerca.

Sé que cuento con el apoyo de vuestra oración y de vuestra alegría durante este viaje por Estados Unidos y Canadá. Yo también os acompaño a todos: especialmente nos encontramos cada día en la Santa Misa.

Con todo cariño, os bendice

vuestro Padre

New York, 12 de julio de 2019

 

 

Nuevos Mediterráneos (II): «Jesús es mi amigo entrañable»

San Josemaría se supo siempre acompañado por Jesús, el «Gran Amigo» que comprende nuestras preocupaciones y zozobras, porque Él «es hombre también».

Vida espiritual06/09/2017

Opus Dei - Nuevos Mediterráneos (II): «Jesús es mi amigo entrañable»

Escucha el artículo Nuevos Mediterráneos (II): «Jesús es mi amigo entrañable»

 

Descarga el libro electrónico: «Nuevos mediterráneos» (Disponible en PDF, ePub y Mobi)


Los Evangelios muestran a Jesús en constante relación con personas muy distintas: enfermos que buscan curación, pecadores que ansían el perdón, curiosos, incluso espías… Pero en torno al Maestro se mueven, sobre todo, sus amigos. Así llama Jesús a sus discípulos: «amigos míos» (Lc 12,4). Es emocionante contemplar al Señor ante la tumba de Lázaro; su llanto conmovido hace comentar a los judíos: «Mirad cuánto le amaba» (Jn 11,36). Más adelante, durante la Última Cena, explicará a los apóstoles el sentido de su muerte en la Cruz: «Nadie tiene amor más grande que el de dar uno la vida por sus amigos» (Jn 15,13). Y, quizá ante su sorpresa, insiste: «Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; a vosotros, en cambio, os he llamado amigos, porque todo lo que oí de mi Padre os lo he hecho conocer» (Jn 15,15).

"Jesús es mi Amigo entrañable, (otro mediterráneo), que me quiere con toda la divina locura de su Corazón. Jesús..., mi Dios, ... que es hombre también" (San Josemaría)

Por el Amor que nos tiene, Jesús nos hace amigos suyos. El don del Espíritu Santo nos sitúa en una relación nueva con Dios. Recibimos el mismo Espíritu de Cristo, que nos hace hijos del Padre y nos introduce también en una especial intimidad con Jesús: en realidad, nos identifica con Él. Sin embargo, al hacerlo no disuelve nuestra individualidad, ni elimina nuestra personalidad. Por eso, la identificación con Cristo se vive de la mano de la amistad con Él. La vida de la gracia inaugura una relación de tú a Tú con Dios: le conocemos en su misterio, y podemos actuar como Él. Esa unidad profunda de conocimiento y de intenciones hace posible que, siendo unas pobres criaturas, experimentemos a Dios, como decía san Agustín, en lo más íntimo de nosotros mismos; y que podamos querer y procurar lo mismo que Él. En eso –idem velle, idem nolle, amar y rechazar lo mismo– consiste precisamente la amistad.

«Otro mediterráneo»

Desde muy joven, san Josemaría aprendió que Jesús era amigo, y un amigo muy especial. Volcó esa antigua experiencia en un punto de Camino: «Buscas la compañía de amigos que con su conversación y su afecto, con su trato, te hacen más llevadero el destierro de este mundo..., aunque los amigos a veces traicionan. ‒No me parece mal. Pero... ¿cómo no frecuentas cada día con mayor intensidad la compañía, la conversación con el Gran Amigo, que nunca traiciona?»[1]

Era algo que había aprendido tiempo atrás, y que sus biógrafos ponen en relación con un consejo que recibió en la dirección espiritual durante el Seminario[2]. Con los años, iría profundizando en ese descubrimiento de la amistad de Cristo. Posiblemente un momento importante de ese desarrollo tuviera lugar en la temporada en que se abrió ante sus ojos el panorama inmenso de su filiación divina. Mientras se encontraba en Segovia, haciendo un retiro espiritual, escribía: «Día primero. Dios es mi Padre. ‒Y no salgo de esta consideración. ‒Jesús es mi Amigo entrañable, (otro mediterráneo), que me quiere con toda la divina locura de su Corazón. Jesús..., mi Dios, ... que es hombre también»[3].

Lo describe como «otro mediterráneo» ‒el primero era la paternidad de Dios‒, esto es, como algo que ya conocía y que, sin embargo, se abría ante su mirada de modo nuevo. Este descubrimiento fue para san Josemaría, en primer lugar, una fuente de consuelo. En aquellos primeros años treinta tenía por delante la tarea inmensa de realizar la voluntad que Dios le había manifestado el 2 de octubre de 1928. Tenía un mensaje que transmitir a todos los hombres, y que realizar en la Iglesia. Pero debía hacerlo «con una carencia absoluta de medios materiales: veintiséis años, la gracia de Dios y buen humor. Y basta»[4]. El panorama abierto por este nuevo horizonte le confirmaba que en aquella misión no estaba solo. Le acompañaba Jesús, su Amigo, que comprendía perfectamente todas sus preocupaciones y zozobras, porque Él «es hombre también».

El Corazón de Jesús fue para san Josemaría una doble revelación: de «la caridad inmensa del Señor», por una parte, puesto que «el Corazón de Jesús es el Corazón de Dios encarnado»[5]; y, por otra parte, de la comprensión y la ternura de Jesús ante las propias limitaciones, dificultades y caídas. En sus momentos de oración experimentó tal vez lo que volcaría en un punto de Camino: «Jesús es tu amigo. ‒El Amigo. ‒Con corazón de carne, como el tuyo. ‒Con ojos, de mirar amabilísimo, que lloraron por Lázaro... Y tanto como a Lázaro, te quiere a ti»[6]. Ese Amor, divino y humano al mismo tiempo, infinito y cercano, era un apoyo firme que le permitiría ir adelante en toda circunstancia. Además, daba un realismo y una urgencia nueva a toda su vida interior[7].

Un camino abierto para todos

San Josemaría animaba a las personas que se acercaban a él a transitar el camino de la amistad con Cristo. Les explicaba que el trato con el Maestro no necesita de excesivas formalidades ni de complejos métodos. Basta acercarse a él con sencillez, como a cualquier otro amigo. A fin de cuentas, ese es el modo en que le trataron quienes más le querían, mientras vivió entre ellos: «¿Has visto con qué cariño, con qué confianza trataban sus amigos a Cristo? Con toda naturalidad le echan en cara las hermanas de Lázaro su ausencia: ¡te hemos avisado! ¡Si Tú hubieras estado aquí!... ‒Confíale despacio: enséñame a tratarte con aquel amor de amistad de Marta, de María y de Lázaro; como te trataban también los primeros Doce, aunque al principio te seguían quizá por motivos no muy sobrenaturales»[8].

Se trata de acercarse al Evangelio sin prisa, detenidamente. Comenzando por un pasaje, podemos detenernos y pensar: «¿Cómo sería aquello?»

Los jóvenes que se acercaban a san Josemaría quedaban maravillados ante la naturalidad con que se dirigía al Señor y animaba a los demás a tratarle. A lo largo de toda su vida propuso sin cansancio este camino. Uno de los primeros que glosaría sus enseñanzas lo expresaba así: «Para llegar a esta amistad hace falta que tú y yo nos acerquemos a Él, lo conozcamos y lo amemos»[9]. La amistad requiere trato, y eso es lo primero a lo que nos invita el descubrimiento de Jesús como amigo. «Me has escrito: “orar es hablar con Dios. Pero, ¿de qué?” ‒¿De qué? De Él, de ti: alegrías, tristezas, éxitos y fracasos, ambiciones nobles, preocupaciones diarias... ¡flaquezas!: y hacimientos de gracias y peticiones: y Amor y desagravio. En dos palabras: conocerle y conocerte: “¡tratarse!”»[10].

Resuena en estas palabras aquel noverim Te, noverim me del que hablaba san Agustín: Señor, que te conozca y que me conozca[11]; y aquel «tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama»[12], de santa Teresa. En definitiva, el trato personal con Jesucristo es el nervio de la vida interior. Y eso, para quienes buscan la santidad en medio del mundo, consiste en aprender a encontrarle en todas las circunstancias del día a día, para entablar con él un diálogo continuo.

No se trata de un ideal irrealizable, sino de algo que muchas personas han sabido poner por obra en su propia vida. En el trabajo cotidiano, en la vida familiar, en las calles de la ciudad y en los campos, en los senderos de montaña y en el mar… en todas partes podemos reconocer a Cristo que nos espera y nos acompaña como un amigo. Innumerables veces repitió san Josemaría que «los hijos de Dios hemos de ser contemplativos: personas que, en medio del fragor de la muchedumbre, sabemos encontrar el silencio del alma en coloquio permanente con el Señor: y mirarle como se mira a un Padre, como se mira a un Amigo, al que se quiere con locura»[13]. Toda nuestra vida cabe en nuestra oración, como sucede en las conversaciones entre amigos, en las que se habla de todo. «Los Hechos de los Apóstoles nos dicen que, después de la Resurrección, el Señor reunía a sus discípulos y se entretenían in multis argumentis. Hablaban de muchas cosas, de todo lo que le preguntaban: tenían una tertulia»[14].

Junto a este trato continuo, que hace de la propia vida tema de conversación con Dios, podemos también procurar conocerle cada vez más, buscándole en algunos lugares en que ha querido permanecer de modo más explícito. Vamos a repasar ahora tres de ellos.

Los relatos de los amigos del Señor

Los evangelistas recogieron, inspirados por el Espíritu Santo, los principales recuerdos del Maestro. San Josemaría era un enamorado de Jesús, y por eso «la Sagrada Biblia, especialmente los Evangelios, no fue sólo en sus manos un buen libro de lectura donde encontrar abundante instrucción provechosa, sino un lugar de encuentro con Cristo»[15].

Desde el principio, quienes se acercaban a la labor de la Obra comprendían enseguida que aquel joven sacerdote era un alma que vivía en íntima unión con Dios. Esa intimidad se evidenciaba en su predicación: «“se dirigía al Sagrario, para hablar con Dios, con el mismo realismo con que nos hablaba a nosotros”, “y se sentía luego uno metido entre los apóstoles y discípulos del Señor, como uno de ellos”»[16]. Ese modo de acercarse a la Escritura es el mismo que recomendaba después. Muchas veces lo habremos considerado: «Te aconsejo que, en tu oración, intervengas en los pasajes del Evangelio, como un personaje más. Primero te imaginas la escena o el misterio, que te servirá para recogerte y meditar. Después aplicas el entendimiento, para considerar aquel rasgo de la vida del Maestro: su Corazón enternecido, su humildad, su pureza, su cumplimiento de la Voluntad del Padre. Luego cuéntale lo que a ti en estas cosas te suele suceder, lo que te pasa, lo que te está ocurriendo. Permanece atento, porque quizá El querrá indicarte algo: y surgirán esas mociones interiores, ese caer en la cuenta, esas reconvenciones»[17].

Con este consejo, nos estaba abriendo un secreto de su alma. Comentando este modo de acercarse a la Escritura, señalaba el beato Álvaro del Portillo: «La familiaridad con Nuestro Señor, con su Madre, Santa María, con San José, con los primeros doce Apóstoles, con Marta, María y Lázaro, con José de Arimatea y Nicodemo, con los discípulos de Emaús, con las Santas Mujeres, es algo vivo, consecuencia y resultado de un ininterrumpido conversar, de ese meterse en las escenas del Santo Evangelio para ser un personaje más»[18].

La validez de este modo de orar queda refrendada por la vida y la enseñanza de muchos santos. Es el mismo que han recomendado los últimos pontífices al señalar la importancia de acercarnos al Evangelio con una actitud de oración, sugiriendo la práctica de la lectio divina. Se trata de acercarse al Evangelio sin prisa, detenidamente. Comenzando por un pasaje, podemos detenernos y pensar: «¿Cómo sería aquello?», e introducirnos en la escena «como un personaje más», imaginando la cara de la gente, el rostro de Jesús. Procuraremos entonces comprender el sentido de sus palabras, sabiendo que en muchos casos pueden requerir una cierta explicación, pues se trata de un texto antiguo, que pertenece a una cultura en parte distinta a la nuestra. De ahí la importancia de contar con una versión del texto que tenga suficientes anotaciones, y de apoyarse también en buenos libros sobre el Evangelio y sobre la Escritura.

“Hijos míos, ¿sabéis por qué os quiero tanto?” Se hacía el silencio y añadía el Padre: “porque veo bullir en vosotros la Sangre de Cristo”

Después, leemos de nuevo el texto y nos preguntamos: «“Señor, ¿qué me dice a mí este texto? ¿Qué quieres cambiar de mi vida con este mensaje? ¿Qué me molesta en este texto? ¿Por qué esto no me interesa?”, o bien: “¿Qué me agrada? ¿Qué me estimula de esta Palabra? ¿Qué me atrae? ¿Por qué me atrae?”»[19]. Quizá nos venga a la cabeza alguna persona necesitada que tenemos cerca, tal vez nos acordemos de que hemos de pedir perdón a alguien… Finalmente, consideramos: ¿Cómo puedo responder, con mi vida, a lo que me propone Jesús en este texto? «Permanece atento, porque quizá El querrá indicarte algo: y surgirán esas mociones interiores, ese caer en la cuenta, esas reconvenciones»[20]. Tal vez nos arrancará un poco de amor, un deseo de entrega, y, siempre, la seguridad de que Él nos acompaña. Esta contemplación de la vida del Señor es fundamental para el cristiano, pues «tiende a crear en nosotros una visión sapiencial, según Dios, de la realidad y a formar en nosotros "la mente de Cristo" (1 Co 2,16)»[21].

Sin duda, existen muchas vías para tratar a Jesús a través de la Escritura. Por eso, san Josemaría no pretendía ofrecer un método, sino solo dar algunos consejos prácticos que pudieran servir para la meditación y contemplación, hasta llegar a «prorrumpir en afectos: actos de amor o de dolor, acciones de gracias, peticiones, propósitos..., que constituyen el fruto en sazón de la oración verdadera»[22].

El Señor nos espera en el Sagrario

«Cuando te acercas al Sagrario piensa que ¡Él!... te espera desde hace veinte siglos»[23]. La Eucaristía es sin duda un lugar privilegiado para encontrar a Jesucristo y entablar amistad con Él. Ese es también el camino que siguió san Josemaría. Su fe en la presencia viva de Cristo se manifestaba en todos sus gestos ante el Santísimo. Encarnita Ortega, que le conoció en los años cuarenta, recordaba así la primera meditación que le oyó predicar, a la que asistió con cierta curiosidad: «Su recogimiento, lleno de naturalidad, su genuflexión ante el Sagrario y el modo de desentrañarnos la oración preparatoria de la meditación, animándonos a ser conscientes de que el Señor estaba allí, y nos miraba y nos escuchaba, me hizo olvidar inmediatamente mi deseo de escuchar a un gran orador»; se abrió paso en su interior, en cambio, una viva percepción de «la necesidad de escuchar a Dios y de ser generosa con Él»[24].

Lo mismo recuerdan quienes le vieron celebrar la Santa Misa: «El modo de celebrar el Padre la Santa Misa, el tono sincero y lleno de atención con que rezaba las distintas oraciones, sin la menor afectación, sus genuflexiones y demás rúbricas litúrgicas, me impresionaron muy vivamente: Dios estaba allí, realmente presente»[25]. No se trataba de cosas especiales, sino del modo de estar y de moverse, la intensidad de las oraciones, el recogimiento. También nosotros podemos tratar así a Dios, si vivimos con la seguridad de que Cristo, el «Amigo entrañable», está verdaderamente presente en la Eucaristía. A los que vivían en la primera Residencia de la Obra, cuando fue posible por fin reservar al Señor en el Sagrario, el Padre les recordaba que Dios «era un residente más ‒el primero‒, por lo que animaba a cada uno a que estuviese un rato haciéndole compañía, a que le “saludara” con una genuflexión al entrar y al salir de DYA, o a que acudiera al sagrario con el pensamiento, desde su dormitorio»[26].

Son esos detalles pequeños, cuando ponemos el corazón en ellos, los que expresan y al mismo tiempo alimentan nuestra fe: dirigir nuestro pensamiento a Dios cuando veamos una iglesia, hacerle alguna breve visita durante el día, procurar vivir la Misa con intensidad y recogimiento, trasladarnos con la imaginación frente al Sagrario para saludar al Señor o para ofrecerle nuestro trabajo… Pequeños detalles, los mismos que vivimos con nuestros amigos, cuando nos acercamos a verles o les enviamos un mensaje durante el día.

Cristo presente en quienes nos rodean

El Mandamiento del Amor es el signo distintivo de los que siguen a Cristo. Y no es solo un modo de vida, sino algo que nace de la fe en que el mismo Jesucristo está presente en las personas que nos rodean. Se trata de algo profundamente radicado en la enseñanza del Señor: en distintas ocasiones nos recuerda que, al cuidar a quienes lo necesitan ‒y todos, cada uno a su modo, tienen necesidad de nosotros‒, en realidad es a Él mismo a quien cuidamos[27]. Por eso es tan importante «reconocer a Cristo, que nos sale al encuentro, en nuestros hermanos los hombres»[28].

San Josemaría procuró encontrar a Cristo, en primer lugar, entre la gente más necesitada. En los primeros años treinta, dedicó muchas horas a visitar familias necesitadas en los arrabales de Madrid, a cuidar enfermos en los hospitales de la capital, y a dar catequesis entre niños pobres. Más tarde, supo transmitir la urgencia de ese cuidado a los jóvenes que se acercaban a la Obra. Además, esos mismos jóvenes experimentaban el cariño ‒humano y divino‒ que el Padre les tenía. Francisco Botella, por ejemplo, recordaba que, al conocerle, le acogió «como si me conociera de siempre; aún tengo en mi memoria su mirada profunda que se metió en el alma y su alegría que me removió llenándome de gozo y de paz. Me pareció que me conocía por dentro y al mismo tiempo, todo con una naturalidad y sencillez que me hacían estar como con mi familia»[29]. Otro de aquellos jóvenes, no especialmente sentimental, reconocía: «tiene un cuidado de nosotros, como no tendrían nuestras madres»[30].

En aquellos jóvenes, como en los pobres y enfermos, san Josemaría había encontrado a su Amigo. Años más tarde, «pensativo, con sus hijos en derredor, les preguntaba: “hijos míos, ¿sabéis por qué os quiero tanto?” Se hacía el silencio y añadía el Padre: “porque veo bullir en vosotros la Sangre de Cristo”»[31]. Jesús, su Amigo, le había llevado a encontrarle en la gente que le rodeaba, y particularmente en los más necesitados. También nosotros, junto al Evangelio y la Eucaristía, «estamos llamados a servir a Jesús crucificado en toda persona marginada, a tocar su carne bendita en quien está excluido, tiene hambre o sed, está desnudo, preso, enfermo, desempleado, perseguido, refugiado, emigrante. Allí encontramos a nuestro Dios, allí tocamos al Señor»[32].

Lucas Buch


[1] San Josemaría, Camino, n. 88.

[2] Camino, edición crítico-histórica de P. Rodríguez, 3ª ed., Rialp, Madrid 2004, comentario al n. 88. Cfr. R. Herrando, Los años de seminario de Josemaría Escrivá en Zaragoza (1920-1925), Rialp, Madrid 2002, 197-201.

[3] San Josemaría, Apuntes íntimos, n. 1637 (citado en Camino, edición crítico-histórica, comentario al n. 422). El día primero del retiro fue el 4 de octubre del 32. El texto sirvió de base para Forja, n. 2.

[4] Carta 29-XII-1947/14-II-1966, n. 11, citado en A. Vázquez de Prada, El Fundador del Opus Dei, vol. 1, Rialp, Madrid 1997, 308.

[5] San Josemaría, Es Cristo que pasa, n. 169.

[6] Camino, n. 422.

[7] Cfr. ibíd., nn. 244, 436.

[8] San Josemaría, Forja, n. 495.

[9] S. Canals, Ascética meditada, Rialp, Madrid 2011, cap. ­“Jesús, como amigo”.

[10] Camino, n. 91.

[11] San Agustín, Soliloquios II, 1.1.

[12] Santa Teresa de Jesús, Libro de la vida, c. 8, n. 5.

[13] Forja, n. 738.

[14] San Josemaría, citado en Dos meses de catequesis, vol. II, 651 (AGP, Biblioteca P04).

[15] S. Hahn, “San Josemaría Escrivá, lector de la Sagrada Escritura”, en Romana, 40 (2005), disponible aquí.

[16] Recuerdo de F. Botella, en J.L. González Gullón, DYA. La Academia y Residencia en la historia del Opus Dei (1933-1939), Madrid, Rialp 2016, 3ª ed., 429.

[17] San Josemaría, Amigos de Dios, n. 253.

[18] Beato Álvaro del Portillo, “Presentación” de Es Cristo que Pasa.

[19] Francisco, Ex. Ap. Evangelii gaudium (24-XI-2013), n. 153.

[20] Amigos de Dios, n. 253.

[21] Benedicto XVI, Ex. Ap. Verbum Domini, (30-X-2010), n. 87.

[22] Javier Echevarría, “San Josemaría Escrivá, maestro de oración en la vida ordinaria”, Magnificat 2006, disponible aquí.

[23] Camino, n. 537.

[24] Recuerdo citado en A. Vázquez de Prada, El Fundador del Opus Dei, vol. II, Rialp, Madrid 2002, 555.

[25] Recuerdo de Francisco Ponz, en A. Vázquez de Prada, El Fundador del Opus Dei, vol. II, 407.

[26] DYA. La Academia y Residencia..., 342.

[27] Cfr. Mt 10,40; 25,40; Lc 10,16.

[28] Es Cristo que pasa, n. 111.

[29] Recuerdo de F. Botella, en DYA. La Academia y Residencia..., 433.

[30] Recuerdo de J. Jiménez Vargas, en DYA. La Academia y Residencia..., 443.

[31] Citado en A. Vázquez de Prada, El Fundador del Opus Dei, vol. III, Rialp, Madrid 2003, 405.

[32] Francisco, Via Crucis con los jóvenes durante la Jornada Mundial de la Juventud, 29-VII-2016.

 

Virgen del Carmen, devoción de mar abierto

Patrona del mar y de casi 100 pueblos de España. María del Carmen y Carmen son el primer y el tercer nombre de mujer más común en España. La Virgen del Carmen es una advocación con devotos sin orillas. Este 16 de julio se cumple un nuevo aniversario de la aparición a san Simón Stock y de la entrega de un regalo mariano al mundo, a través de los carmelitas: el escapulario.

De la Iglesia y del Papa12/07/2019

Opus Dei - Virgen del Carmen, devoción de mar abierto

Foto: melillamirada (Flickr CC)

Recursos para la fiesta de la Virgen del Carmen | Rezar con San Josemaría El escapulario de la Virgen del Carmen


98 pueblos de España tienen como patrona a la Virgen del Carmen. De 14 comunidades autónomas diferentes. Son datos que demuestran que la patrona del Mar y de la Armada Española tiene arraigo y su devoción se extiende sin fronteras.

En Europa, la Virgen del Carmen también tiene su foco de piedad, especialmente en Italia. Y en América Latina, la devoción a esta advocación de la Virgen es un mar con orilla, pero sin límites: es Reina y Patrona de Chile, Patrona de Colombia, Alcaldesa Perpetua de Lima (Perú), Patrona del Ejército de Venezuela, y referencia mariana constante en Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, México, Panamá, Puerto Rico…

La Virgen del Carmen es la reina de los pueblos costeros en este mes de julio. Foto: Flickr (archivalladolid CC)

La Virgen del Carmen es la reina de los pueblos costeros en este mes de julio. Foto: Flickr (archivalladolid CC)

Esta devoción no es una tradición en marea baja. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística de España, en 2015 "Mari Carmen" era el nombre de mujer más extendido en el país. Además, "Carmen", a secas, es el tercer nombre propio más común entre las españolas. Son datos elocuentes.

Origen del culto

Según la tradición, el 16 de julio de 1251 la Virgen del Carmen se le apareció a san Simón Stock, superior carmelita, al que le entregó sus hábitos y el escapulario, principal signo del culto mariano de la orden. Los anales de la época y la tradición extendida en estos 765 años cuentan que ese mismo día la Virgen del Carmen prometió liberar del purgatorio a todas las almas de las personas que vistieran el escapulario durante su vida dirigiéndolas al cielo el sábado siguiente a su muerte. Desde 1587, esta revelación en forma de regalo ha sido respaldada por los Papas.

Un "obsequio del cielo"

Aquel 16 de julio de 1251, la tradición cuenta que la Virgen le dijo a san Simón: "El que muera vestido de este escapulario no sufrirá las penas del fuego eterno", y el santo interpretó desde entonces el escapulario como un "obsequio del cielo". Las narraciones de la época destacan que la promesa de la Virgen incluía estas palabras: "Perseverad llevando puesto devotamente el santo escapulario, porque es mi hábito. El hecho de andar vestido de este hábito mío, significa que estáis continuamente pensando en mí; y que yo, en turno, siempre estoy pensando en vosotros, y ayudándoos en asegurar la vida eterna".

La patrona del mar es guía para pescadores y marineros. Foto: Flickr (archivalladolid CC)

La patrona del mar es guía para pescadores y marineros. Foto: Flickr (archivalladolid CC)

Sor Lucia, una de las videntes de Fátima, recuerda que, en la última aparición de la Virgen en octubre de 1917 "María apareció con el hábito carmelita y el escapulario en la mano, y recordó que sus verdaderos hijos lo llevaran con reverencia".

¿Qué es el escapulario?

El escapulario está reconocido por la Iglesia como un sacramental: un signo que ayuda a vivir cristianamente. Ni es un amuleto que asegura la salvación, ni comunica las gracias propias de los sacramentos, pero dispone al amor de Dios. Tiene tres significados: amor y protección maternal de la Virgen, la pertenencia a María y el suave yugo de Cristo que la Virgen ayuda a llevar.

Este regalo de la Virgen empezó siendo sólo para los religiosos, y poco a poco se fue extendiendo también entre los laicos. Según san Alfonso María de Ligorio, "así como los hombres se enorgullecen de que otros usen su uniforme, así Nuestra Señora Madre María está satisfecha cuando sus servidores usan su escapulario como prueba de que se han dedicado a su servicio y son miembros de la familia de la Madre de Dios".

Las manifestaciones de piedad popular se extienden por 100 pueblos de España. Foto: Flickr (Costa Insider CC)

Las manifestaciones de piedad popular se extienden por 100 pueblos de España. Foto: Flickr (Costa Insider CC)

El primer escapulario debe ser bendecido por un sacerdote e impuesto sobre el devoto con la siguiente oración: "Recibe este escapulario bendito y pide a la Virgen Santísima que por sus méritos, lo lleves sin ninguna mancha de pecado y que te proteja de todo mal y te lleve a la vida eterna". Puede ser impuesto también a los no católicos.

El escapulario y los santos

El beato Papa Gregorio X, coetáneo a las apariciones de aquel 16 de julio de hace 765 años, fue enterrado con su escapulario y 600 años después, cuando abrieron su tumba, el objeto de devoción mariana estaba intacto. Algo similar le sucedió a san Alfonso María de Ligorio. San Juan Bosco, San Pedro Claver y San Juan Pablo II son otros santos que asumieron públicamente la tradición del escapulario de Nuestra Señora del Carmen en vida y hoy están en los altares.

Foto: Flickr (archivalladolid CC)

Foto: Flickr (archivalladolid CC)

El punto 500 de Camino resume esta tradición cristiana consolidada: "Lleva sobre tu pecho el santo escapulario del Carmen. —Pocas devociones —hay muchas y muy buenas devociones marianas— tienen tanto arraigo entre los fieles, y tantas bendiciones de los Pontífices". En este sencillo consejo que se encuentra justo en el ecuador del libro más difundido de san Josemaría, se recoge la experiencia propia del fundador del Opus Dei, que llevó el escapulario toda su vida y habló de él, como una expresión de su particular amor por la Virgen María.

*****

Para fomentar la devoción a la Virgen del Carmen

El escapulario de la Virgen del Carmen (Rezar con san Josemaría)

Audios y textos de san Josemaría sobre la Virgen del Carmen.

Novena a la Virgen del Carmen (EWTN)

Súplica a la Virgen del Carmen para los momentos difíciles (EWTN)

Oración de San Simón Stock (EWTN)

 

 

Comentario al Evangelio: El buen samaritano

Evangelio del 15º domingo del Tiempo ordinario (Ciclo C) y comentario al evangelio.

Vida cristiana

Opus Dei - Comentario al Evangelio: El buen samaritano

Evangelio (Lc 10,25-37)

Entonces un doctor de la Ley se levantó y dijo para tentarle:

—Maestro, ¿qué puedo hacer para heredar la vida eterna?

Él le contestó:

—¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees tú?

Y éste le respondió:

—Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo.

Y le dijo:

—Has respondido bien: haz esto y vivirás.

Pero él, queriendo justificarse, le dijo a Jesús:

—¿Y quién es mi prójimo?

Entonces Jesús, tomando la palabra, dijo:

—Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos salteadores que, después de haberle despojado, le cubrieron de heridas y se marcharon, dejándolo medio muerto. Bajaba casualmente por el mismo camino un sacerdote y, al verlo, pasó de largo. Igualmente, un levita llegó cerca de aquel lugar y, al verlo, también pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje se llegó hasta él y, al verlo, se llenó de compasión. Se acercó y le vendó las heridas echando en ellas aceite y vino. Lo montó en su propia cabalgadura, lo condujo a la posada y él mismo lo cuidó. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y le dijo: «Cuida de él, y lo que gastes de más te lo daré a mi vuelta». ¿Cuál de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los salteadores?

Él le dijo:

—El que tuvo misericordia con él.

—Pues anda —le dijo Jesús—, y haz tú lo mismo.


Comentario

La conversación entre Jesús y este doctor de la ley encaja bien en el tipo de diálogos habituales entre los maestros de Israel. Jesús no responde directamente a la cuestión que le plantea, sino que le pregunta qué respuesta daría él mismo acerca de qué hacer para heredar la vida eterna. Él contesta, muy acertadamente, uniendo un texto del Deuteronomio acerca de la primacía del amor a Dios (cf. Dt 6,5), con otro del Levítico sobre el amor al prójimo (cf. Lv 19,18). Sabía perfectamente cuál era la respuesta teórica de aquello sobre lo que había preguntado a Jesús, pero, su pregunta no fue superflua. Muchas veces sucede que no basta con conocer la doctrina, las dificultades se plantean acerca del modo de llevarla a la práctica. En este caso, la cuestión que no estaba clara es a quién habría que considerar como “prójimo”, y, por tanto, objeto del amor.

Jesús le responde ahora con una parábola en la que habla de un sacerdote y un levita que habían pasado de largo ante un viajero al que unos salteadores le habían robado todo y lo habían dejado malherido, “pero un samaritano que iba de viaje se llegó hasta él y, al verlo, se llenó de compasión” (v. 33). Ese hombre samaritano, enternecido, reacciona: “se acercó y le vendó las heridas echando en ellas aceite y vino. Lo montó en su propia cabalgadura, lo condujo a la posada y él mismo lo cuidó. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y le dijo: ‘Cuida de él, y lo que gastes de más te lo daré a mi vuelta’” (vv. 34-35).

El amor ha de ser visible y tangible. Reclama hechos concretos que ayuden a remediar las necesidades específicas del prójimo. Por eso, después de plantear la parábola, Jesús pregunta a su interlocutor: “¿Cuál de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los salteadores? Él le dijo: ‘El que tuvo misericordia con él’” (vv. 36-37).

La pregunta de Jesús no es "inocente". En el lenguaje del Antiguo Testamento, el “prójimo” (en hebreo, “re‘a”) no es cualquier ser humano, sino el que pertenece al propio pueblo. Ciertamente el sacerdote y el levita pertenecían. Pero ninguno de sus contemporáneos habría dicho que un samaritano fuera su “prójimo”. Jesús pone en un compromiso a su interlocutor al preguntarle por “cuál de estos tres” (el sacerdote, el levita o el samaritano) era el “prójimo” de aquel hombre malherido. El doctor de la ley, para no decir lo que parecía obvio, pero era impensable para él –“el samaritano”–, recurre a un circunloquio: “El que tuvo misericordia con él”.

“La actualidad de la parábola resulta evidente -comenta Benedicto XVI- (…) ¿No encontramos también a nuestro alrededor personas explotadas y maltratadas? Las víctimas de la droga, del tráfico de personas, del turismo sexual; personas destrozadas interiormente, vacías en medio de la riqueza material. Todo esto nos afecta y nos llama a tener los ojos y el corazón de quien es prójimo, y también el valor de amar al prójimo”[1]

La parábola de Jesús es provocativa: En la práctica, ¿quién fue “el que tuvo misericordia con él”? Ciertamente, el samaritano fue verdadero prójimo de aquel hombre, pero, también lo fue el posadero. Él fue quien se encargó durante muchos días de curarle las heridas hasta que sanaran, de atenderlo cuando fuera necesario, o de prepararle alimentos que le resultasen apetitosos y le ayudasen a recuperar sus fuerzas. Todo eso sin protagonismo, sirviendo oculto. Como señala el Papa Francisco, “el amor, después de todo, nunca podrá ser una palabra abstracta. Por su misma naturaleza es vida concreta: intenciones, actitudes, comportamientos que se verifican en el vivir cotidiano”[2].


[1] Joseph Ratzinger-Benedicto XVI, Jesús de Nazaret I. Desde el Bautismo a la Transfiguración (Madrid: La esfera de los libros, 2000), p. 239-240.

[2] Papa Francisco, Misericordiae vultus, n. 9.

 

 

 

La Esperanza

La Virgen de la Esperanza, en su ubicación definitiva del jardín del Campus Norte del IESE Barcelona

Os ofrezco hoy un nuevo capítulo de la maravillosa historia de la Virgen de la Esperanza, llevada al Amazonas con motivo del tercer aniversario del fallecimiento de mi amiga Maruja Moragas, profesora del IESE. Aquí podéis leer los capítulos anteriores.

La Virgen del IESE

Es tradición en el oratorio del IESE colocar una imagen de la Virgen durante la Vigilia de la Inmaculada y el mes de mayo, de manera que esté más cerca de los fieles. El oratorio del Campus Norte, más nuevo, no contaba aún con esta estatua y el capellán, don Hanjo Kollmann, colocó sobre una columna una imagen pequeña de la Virgen de la Esperanza, de poco más de palmo y medio. Una persona estaba rezando y se sintió movido por la pequeña imagen pero, cada vez que quería levantar los ojos hacia ella, tenía que levantarse del banco para ver la cara con detalle. De este modo empezó un nuevo crowdfunding para poder encargar una estatua de mayor tamaño, apropiada.

Una vez conseguido, e instalada en el oratorio, tuvo lugar la solemne bendición de la imagen en la fiesta de San Josemaría, 26 de junio de 2018, como podéis ver en este vídeo:

 

Actualmente, la imagen está situada en el jardín del Campus Norte de IESE Barcelona y ya hay muchos que la llaman «la Virgen del IESE«.

Muchas personas están adquiriendo la imagen pequeña de la Virgen para sus casas, o como regalo para novios, bautizos, comuniones… Si estáis interesados, encontraréis más información aquí.

Don Fernando Ocáriz en IESE

https://blog.iese.edu/nuriachinchilla/files/2019/07/Don-Fdo-en-IESE.jpg

Don Fernando Ocáriz, Gran Canciller de la Universidad de Navarra con Franz Heukamp, Director General del IESE

Con motivo de los actos conmemorativos del 60 aniversario del IESE, el 5 y 6 de julio visitó el IESE el Gran Canciller de la Universidad de Navarra, que impartió la sesión EL IESE Y LA FUNCIÓN DE LA EMPRESA EN LA SOCIEDAD, que podéis leer íntegra aquí.

Toda empresa es una importante red de relaciones: relaciones, en primer lugar, orientadas hacia adentro, hacia la intimidad de la organización, y luego volcadas hacia el exterior, hacia los clientes, proveedores, inversores y la sociedad en general. La empresa es una comunidad de personas que sirve a otras personas dentro de una sociedad de personas; solo después de considerar esto tienen cabida los capitales, las instalaciones, la tecnología y las realidades jurídicas.

Los componentes de la función social de las empresas son las personas, el propósito u objetivo que las mueve, la dirección del proyecto, y la inserción en el amplio ámbito de la sociedad en la que participan, a la que sirven, de cuyos recursos se nutren y a cuya prosperidad contribuyen.

https://blog.iese.edu/nuriachinchilla/files/2019/07/Dean-regala-Virgen-a-don-Fdo.jpg

Franz Heukamp, Director General del IESE, obsequió a don Fernando con una imagen de la Virgen de la Esperanza que, a partir de ahora, estará también en Roma, además de en el Amazonas, en el IESE, y en las casas de muchos.

 

 

Cabreos y doctrina moral sexual

Daniel Tirapu

Familia numerosa.

photo_camera Familia numerosa.

Es una experiencia, que simplemente constato y comento. En mis clases, con colegas, amigos, sale el tema de la doctrina de la Iglesia sobre moral sexual dentro y fuera del matrimonio. La expongo con sencillez, sólo el matrimonio de hombre y mujer, monógamo e indisoluble asegura las condiciones de dignidad para la entrega sexual plena, encaminada a la vida de la prole; el sexo así es santo.

Fuera de esas condiciones es incompleto, un poco mentiroso, egoísta. El personal se rebota mucho; ¿ qué pasa, entonces hay que tener todos los hijos que vengan, por qué? ¿ entonces no puedo hacer nada si no me caso?

Constato que, con otros temas, como el hambre, injusticia, calumnia, etc., la gente no se apura tan fuerte ni de inmediato. Algo debe tener de valor moral personal, cuando se constata que la doctrina enfada tanto, se percibe como más personal, que
interpela a la propia conciencia. Esta es la doctrina, difícil, excelsa, labor de toda la vida, con la gracia para vivirla.

Matrimonio es una comunidad de vida y amor, puso de relieve el Vaticano II, pero de vida, apertura a la prole, respeto de la naturaleza de los actos sexuales y de amor, de entrega, compromiso, y para eso hace falta sacrificio, paciencia, ternura,
inteligencia y donación.

 

Vicent Lambert no estaba al final de la vida ni vegetativo. Suspender la nutrición le ha matado”, afirma médico y sacerdote francés

Bruno Cazin, vicario general de la diócesis de Lille explica que Lambert padecía una lesión cerebral severa y tenía derecho a ser hidratado

El francés Vincent Lambert.

photo_cameraEl francés Vincent Lambert.

Ayer jueves,11 de julio, el enfermero francés Vincent Lambert falleció nueve días después de que la Justicia francesa decidiera retirarle la hidratación y nutrición, tras una dura batalla que enfrentó a su mujer y hermanos, contra sus padres. Sus progenitores consideraban que su hijo de 42 años, tras sufrir un accidente de tráfico, padecía graves lesiones cerebrales pero no estaba en coma ni en fase terminal. 

El Papa Francisco y la Academia Pontificia para la Vida han calificado este hecho como una derrota para la humanidad y el Santo Padre, en un tweet,  ha pedido oraciones "por los enfermos que son abandonados hasta dejarlos morir. Una sociedad es humana si protege la vida, toda vida, desde el inicio hasta su fin natural, sin decidir quién es digno o no de vivir.  ¡Que los médicos ayuden la vida, no la quiten!”

Confusión sobre los términos  

Por su parte, Bruno Cazin, sacerdote y médico, vicario general de la diócesis de Lille y autor del libro Dios me dio una cita en el hospital (Bayard) ha explicado al detalle todo lo acontecido sobre Lambert en los últimos meses.  

Cazin considera que desde el accidente de Vincent Lambert "la cobertura mediática ha ocasionado abusos institucionales y ha generado una instrumentalización por parte de los partidarios o de los oponentes". El vicario afirma que ante una situación tan dolorosa, la meta de todos debe ser traer paz. 

En su opinión, la historia de Lambert "singular y compleja" ha generado mucha confusión sobre los términos utilizados. "Se ha dicho que Vincent Lambert estaba al final de su vida,  algo que es falso. Estaba en una situación de desventaja extrema: su conciencia era mínima, sus manifestaciones musculares y neurológicas, sus automatismos. Las personas que tienen estos síntomas se llaman personas con lesiones cerebrales". 

El tratamiento era alimentarle e hidratarle 

El experto explica también qué significa la noción de "tratamiento", utilizada para designar la nutrición y la hidratación. "En el caso de Vincent Lambert, este término se justificó desde un punto de vista médico porque este alimento administrado por sonda siempre necesita receta médica". 

Bruno Cazin argumenta que la interrupción de estos tratamientos está justificada como parte de un final de la vida, o en una situación de "obstinación irrazonable", debido al "sufrimiento insoportable".

"En mi opinión,  - dice el médico y sacerdote - ninguna de estas tres condiciones se cumplió para Vincent Lambert. Primero, no estaba al final de su vida. En segundo lugar, la hidratación y la nutrición fueron tratamientos simples que tenían por objeto la vida del paciente. Finalmente, Vincent Lambert no podía demostrar que estaba sufriendo. Por lo tanto, el cese de la alimentación aprobado por la Justicia se ha enmarcado en una zona gris de la ley Leonetti-Claeys". 

Respecto si al final, el hospital le ha aplicado la eutanasia, explica que Lambert no ha sido "sacrificado", puesto que la sedación se le administró de acuerdo con las leyes vigentes y no estaba destinada a matarle sino a aliviar el sufrimiento causado por la interrupción del tratamiento. 

Cuándo interrumpir el tratamiento 

Este médico y sacerdote se ha enfrentado a procedimientos de interrumpir el tratamiento en muchas ocasiones. 

"En el departamento de hematología del Hospital Universitario de Lille, donde trabajé durante 30 años, los procedimientos para interrumpir el tratamiento nunca han supuesto un problema ético. Mejor aún, han puesto fin a muchos excesos. Las personas afectadas estaban al final de su vida y en general, estaban conscientes de expresar su voluntad. He visto muchos momentos hermosos en medicina, acompañando a las personas que sufren. Una vez más, el caso de Vincent Lambert es único. Espero que Francia resista a una decisión liberal en favor de la eutanasia. Esto pondría en tela de juicio el mandato de cuidado y acompañamiento del médico", expone. 

Proceso médico supervisado 

Bruno Cazín asegura que el proceso médico en Francia está muy bien supervisado y también considera que la justicia es competente para regular casos particularmente delicados y que en el caso conflictivo de Vincent Lambert no se han cumplido las condiciones para tomar una decisión calmada. 

Asimismo, ha agradecido también las vigilas de oración para apoyar a Lambert y a su familia. "Apoyar espiritualmente a Vincent Lambert, a su familia, a sus seres queridos y cuidadores ha sido algo hermoso. La Iglesia ha sido muy cautelosa en sus declaraciones debido a la complejidad de la situación y al conflicto familiar. Los obispos evitaron el uso de términos que podrían usarse para otros propósitos de los que significaban. Al mismo tiempo, querían reiterar la necesidad de proteger a todas las personas vulnerables. Hicieron la siguiente pregunta en Francia, ¿alguien es capaz de proteger una vida débil durante años sin detenerla?" 

Para el médico y sacerdote, la actitud ética para atender a personas con lesiones cerebrales es, primero, considerarles como personas únicas en el mundo. "Tienen un pasado, una historia, una interioridad y una familia. Su dignidad no debe medirse en términos de su tasa de desempeño en la sociedad, sino porque pertenecen a la humanidad. Finalmente, respetarles es también preservar la dignidad de toda vida humana". 

 

Valoración médica y ética de los avances científicos

Valoración médica y ética de los avances científicos

Cuando se producen avances técnicos en el campo de la biomedicina, éstos siempre van encaminados a la consecución de fines positivos, tanto experimentales como biomédicos, pero muchas veces también pueden plantear problemas adversos, tanto éticos como médicos.

Esta diatriba entre ventajas y desventajas de los avances científicos está planteada desde hace tiempo, pero, sin duda se hizo más visible de una forma objetiva en 1973, con la primera reunión de Asilomar (California), promovida por Paul Berg, y suscitada con motivo de las experiencias del grupo de Robert Pollack, que proponían injertar ADN de un virus animal en una bacteria humana, la Escherichia coli. Con posterioridad a esta primera reunión, se celebraron algunas más en los años 1973 y 1974, hasta que se constituyó un Comité de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, que propuso una moratoria para estas investigaciones hasta que los efectos adversos de las mismas estuvieran bien controlados.

En el momento actual los avances biomédicos son indudables, y referirnos aquí a ellos en general no es posible, por lo que centraremos nuestra atención sobre algunos concretos.

Edición genética germinal

La edición genética ha avanzado en los últimos años espectacularmente, pero la edición genética germinal, es decir la posibilidad de modificar el ADN de gametos (óvulos y espermatozoides) o embriones, lo ha hecho de forma particular con la

Edición genética de la línea germinal. Los riesgos son impredecibles y los cambios producidos se podrían transmitir a la descendencia.

puesta a punto de la técnica denominada CRISPR-Cas 9 (Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats), que permite modificar el genoma humano de una forma sencilla y económicamente accesible. Esta técnica puede servir para fines diversos, como puede ser corregir enfermedades genéticas (ver AQUÍ), o mejorar determinados rasgos genéticos en individuos concretos, aunque presenta dificultades biomédicas, de las cuales no es la menor el que la seguridad de la técnica actualmente no esté garantizada para su aplicación en la línea germinal humana, lo que puede condicionar la producción de embriones mosaico u otros problemas en los genomas modificados. Por ello, existe un consenso en la comunidad científica para no utilizar la edición genética, y concretamente el CRISPR, en la producción de niños, pues el balance riesgo-beneficio en el momento actual es muy desfavorable. No obstante, sí existe una fuerte tendencia a aprobar su uso sobre embriones humanos para investigación, embriones que posteriormente son destruidos (ver AQUÍ). La primera edición genética germinal del genoma humano se comunicó en 2015. Posteriormente se han realizado otras experiencias utilizando embriones humanos no viables, pero casi de inmediato se empezaron a utilizar embriones viables, hasta que en noviembre de 2018, el genetista chino Jiankui He, anunció en un video que había conseguido el nacimiento de los primeros bebés modificados genéticamente, con la finalidad de generar unos embriones resistentes a la infección por el virus del sida (ver AQUÍ). Aunque dichas experiencias, en la medida en la que nuestro conocimiento alcanza, no han sido publicadas en ninguna revista científica solvente.

Al margen de los problemas médicos, anteriormente comentados, también estas técnicas plantean problemas éticos relacionadas con la destrucción de embriones humanos y la posibilidad de favorecer el “enhancement” de individuos concretos, que pueden ser la base de un transhumanismo y posthumanismo éticamente muy problemáticos.

Transferencia mitocondrial

Las mitocondrias, pequeños pero fundamentales orgánulos celulares encargados de la producción de la energía celular, contienen aproximadamente el 0,1% del ADN celular. Cuando dicho ADN es defectuoso puede dar lugar al desarrollo de las denominadas enfermedades mitocondriales, las cuales pueden ser muy graves, incluso mortales. Por el momento no existe un

Reemplazo mitocondrial, la Human Fertilisation and Embryology Authority aprueba el uso de estas técnicas en clínicas FIV de Inglaterra.

tratamiento eficaz de estas enfermedades. Para prevenir la transmisión de ADN mitocondrial alterado de madres a hijos, se propuso la trasferencia mitocondrial, que esencialmente consiste en enuclear los ovocitos de una mujer sana a los que se transfiere el núcleo de los ovocitos de la mujer enferma, por lo que en el ovocito producido ya no existiría la alteración mitocondrial.

Esta práctica médica trasciende los aspectos clínicos, pues suscita problemas sociales y éticos. El primer país que ha regulado estas prácticas es el Reino Unido, pues en diciembre de 2016 se dio luz verde a las mismas en clínicas debidamente legalizadas (ver AQUÍ).

Dado que la transferencia mitocondrial puede afectar a las líneas germinales, su uso solo está aprobado en Reino Unido y, al parecer, en Grecia y Ucrania, hasta que se lleven a cabo ensayos clínicos que garanticen que dicha técnica no tiene peligro para los pacientes.

Resumiendo, parece que la trasferencia mitocondrial, a pesar de haber sido ya legalizada en el Reino Unido, es una técnica que todavía debe ser evaluada en profundidad antes de su utilización en la clínica humana, a la vez que adicionalmente tendrán que evaluarse los problemas éticos y sociales que plantea. No obstante, ya han nacido niños fruto de estas técnicas, no solo aplicadas con el objetivo de evitar la herencia de una enfermedad mitocondrial (ver AQUÍ), sino también para mejorar los óvulos de mujeres con problemas de fertilidad (ver AQUÍ). Las incertidumbres respecto a los posibles efectos secundarios a corto, medio y largo plazo son elevadas.

Obtención de embriones humanos a partir de gametos artificiales

Otra técnica dentro de este polémico campo es la obtención de embriones humanos a partir de gametos artificiales, lo que ya se ha conseguido en ratones, al haberse logrado producir in vitro tanto espermatozoides como ovocitos, que fecundados han producido ratones vivos (ver AQUÍ). La técnica en si misma ofrece prometedoras posibilidades para estudiar el desarrollo embrionario, así como para tratar algunas causas de infertilidad y otras patologías radicadas en las células germinales. Sin embargo, antes de aplicarla en humanos hay que garantizar su seguridad, hoy día aún no conseguida. Además, también ofrecen dificultades éticas, de las cuales no es la menor la destrucción de embriones que este tipo de experimentaciones implica, su posibilidad de uso en el “enhancement humano” y el que se pueden obtener gametos a partir de células somáticas, lo que podría propiciar paternidades involuntarias (ver más).

Producción de «cuerpos embrioides»

También, un campo médica y éticamente polémico es el relacionado con la producción de los denominados “cuerpos embrioides” (modelos in vitro de regiones embrionarias obtenidos a partir de células madre).

Estos modelos teóricamente podrían ser utilizados para diversos fines, pero la producción de los «cuerpos embrioides» aún presenta indudables dificultades técnicas, que deberán ser resueltas para realizar todo su potencial. A su vez, su uso no está exento de problemas éticos, pues puede llegar un momento en que no sea fácil determinar si los productos generados son o no son, seres humanos vivos de nuestra especie.

Producción de híbridos humano-animal

También la producción de híbridos humano-animal, es otro avance médico técnico con vertientes médicas y éticas contradictorias. La técnica esencialmente consiste en la introducción de células madre humanas en embriones animales

https://www.observatoriobioetica.org/wp-content/uploads/2016/09/cerdos-2-e1474529483848-300x146.jpeg

tempranos, de modo que a partir del individuo producido se puedan crear tejidos u órganos “humanizados”. Desde un punto de vista médico, esta práctica podría facilitar la producción de órganos, tan necesarios en el campo de los trasplantes de órganos, pero también presenta dificultades médicas, de las que no es la menor la posibilidad de trasferir a humanos agentes patógenos que se puedan encontrar en el animal utilizado, especialmente cerdos. Desde un punto de vista ético, se plantean objeciones importantes, entre las que cabe destacar la posibilidad de que las células humanas trasferidas puedan colonizar gónadas o cerebros de los animales, con la incertidumbre ética que plantea la posible humanización de los productos conseguidos.

Trasplante de órganos

Igualmente, en el campo del trasplante de órganos se plantea esta controversia entre aspectos positivos y negativos, tanto médicos como éticos. Indudablemente, desde un punto de vista global no se puede dudar de la bondad de estas prácticas, siempre y cuando se consiga un adecuado equilibrio entre riesgos y beneficios. En relación con ello, nos parece de interés reseñar las declaraciones de la actual directora de la Organización Española de Trasplantes, en relación con el trasplante de útero, la cual comenta “los enormes cuestionamientos éticos que esta técnica implica tanto para la receptora como para su bebé, no solamente por el propio procedimiento médico-quirúrgico, sino por los efectos secundarios que los fármacos inmunosupresores pueden ejercer sobre la madre y el niño nacido” (ver más AQUÍ).

Medicina reproductiva

También en el campo de la medicina reproductiva se plantean problemas similares. En relación con ello, no nos parece necesario señalar la bondad que significa que unos padres puedan conseguir su deseado hijo; pero también esas prácticas tienen aspectos negativos, de los cuales no es el menor, el elevado número de embriones que se pierden con el uso de la fecundación in vitro

https://www.observatoriobioetica.org/wp-content/uploads/2019/01/cuadrada2.jpg

y los efectos secundarios de esta técnica en el niño (ver AQUÍ), además de la posibilidad de que estas técnicas se utilicen para fines cuya etnicidad no está bien definida, como puede ser la maternidad subrogada, práctica sobre la que planean objetivas dudas éticas y sociales, especialmente en lo que hace referencia a la cosificación de la mujer y del niño nacido.

Sin duda, son muchos más los problemas que se podrían plantear en relación con los avances biomédicos y la valoración de sus aspectos positivos y negativos, tanto médicos como éticos, pero nos parece que los aquí comentados pueden ser una punta del iceberg que esas técnicas suscitan.

 

Bioética Press, una publicación que cumple 500 números. Entrevista a su fundador Justo Aznar, Director del Observatorio de Bioética de la UCV.   https://www.observatoriobioetica.org/wp-content/uploads/2018/07/Luciaweb-232x300.jpg

Justo Aznar y Lucía Gómez-Tatay

Observatorio de Bioética

Instituto de Ciencias de la Vida

Universidad Católica de Valencia

 

La música también educa

Silvia del Valle Márquez

Como papás, debemos aprovechar los beneficios de la música en la educación de nuestros hijos.

Música

“La música tranquiliza a las fieras” dice un dicho y tiene su base en algo real ya que la música tiene la virtud de modificar el estado de ánimo de las personas.

Una música tranquila puede suavizar cualquier enojo, pero una música estruendosa puede intranquilizar el ambiente y provocar pleitos y malos momentos.

Por otro lado, la música activa terminales en el cerebro y hace propicio el aprendizaje.

Es por esto que, como papás, debemos aprovechar los beneficios de la música en la educación de nuestros hijos, así que aquí te dejo mis 5 Tips para lograrlo:

Primero: Que nuestros hijos escuchen música clásica. La música clásica proporciona grandes ventajas en el desarrollo intelectual y físico de los niños ya que estimula el cerebro y ayuda al aprendizaje y al desarrollo de capacidades.

Si se escucha desde el embarazo será mas fácil que nuestros hijos la acepten y sea de su agrado, pero si no lo hicimos, no te preocupes, nunca es tarde para comenzar a escuchar música clásica.

Segundo: Que conozcan diferentes géneros. La música tiene muchos géneros y cada uno tiene sus cosas positivas y negativas, así que es necesario que nuestros hijos deben conocerlos para que después puedan escoger sus favoritos. Con esto estamos dándoles cultura general y además, se estarán estimulando diferentes partes del cerebro para la adquisición de deferentes capacidades.

Tercero: Que la música acompañe su día. Es interesante tratar de acompañar el quehacer cotidiano de nuestros hijos con diferentes géneros de música, de forma que sean estimulados o tranquilizados, según sea el caso y la necesidad.

Por ejemplo, por la mañana, para comenzar a trabajar, podemos ponerles música dinámica y hasta explosiva, al ir en el coche puede ser música con letra ya que cuando vamos de camino podemos cantar juntos y sacar el estrés que el tráfico puede generar y por la noche debemos poner música instrumental y suave para que vaya tranquilizando a nuestros hijos y logren conciliar el sueño de manera natural.

Si nuestros hijos están pequeños, podemos ayudarles a aprender haciendo canciones con lo que deben estudiar. Y si son más pequeños los podemos entretener cantando y bailando. Eso es muy divertido.

Cuarto: Que aprendan a cantar Si queremos dar un paso más, es muy bueno que nuestros hijos aprendan a cantar, que aprendan lo que es el ritmo y la armonía, que puedan ubicar su voz con las notas, etcétera. Esto les dará mayor capacidad de aprendizaje, les enseñará a escuchar e imitar los sonidos.

Que sepan cantar no es sinónimo de lo hagan súper bien, es importante que hagamos conciencia de que algunos niños tienen mayor capacidad para cantar bien que otros, de lo que se trata es que disfruten lo que hacen y que desarrollen sus capacidades al máximo.

Quinto: Que aprendan a tocar algún instrumento. Otro avance será que aprendan a tocar un instrumento ya que les da coordinación motriz, estimula el cerebro al tener que ubicar las notas con los sonidos y por eso el desarrollo psicomotriz se acelera por lo que podrán adquirir mayores capacidades a una edad más pronta, además de que los mantiene ocupados en algo muy productivo y que puede dar frutos muy pronto.

Es importante que les demos oportunidad de practicar en casa y de inventar nuevos ritmos, nunca sabemos si tenemos un compositor en potencia. Así me ha pasado con dos de mis hijas, que ahora componen letras juntas y una de ellas les pone música. Al final de cuentas, la música hace la vida mas linda y nos ayuda a ser felices.

 

 

El caminar de la ideología

Norma Mendoza Alexandry

Hemos de tener muy presente que si apreciamos a nuestra familia, tenemos que profundizar en que padre y madre han de tener presencia en la vida de los menores al mismo nivel, y ambos padres necesitarán reflexionar en principio sobre algunas cuestiones básicas para el bien de su familia.

ONU Feminismo

Cuando Simone de Beauvoir pensó en “El Segundo Sexo”, libro considerado como su obra maestra, hace exactamente setenta años, convirtió la reflexión feminista en un asunto social para lo cual aun no existían palabras en su época. Todo comenzó y terminó en poner énfasis en el “cuerpo”, en el cuerpo de mujer y del varón, pero especialmente en el cuerpo de la mujer sometido a ‘estereotipos’ para justificar discriminaciones según lo que ella percibía: “la mujer como el hombre, es su cuerpo”. Quiso dar un giro a la visión cartesiana de la separación del sujeto que “piensa, luego existe”, así, Beauvoir reclama el cuerpo y lo que la politóloga Seyla Benhabib describió como “la aparición del cuerpo en la esfera pública”.

Si nos detenemos un momento aquí, vemos que el principio conceptual de Descartes según la filosofía se funda en la conciencia propia (“cogito, ergo sum”), principio que ha marcado la suerte del pensamiento moderno. Sin embargo, Joseph Ratzinger explica que, leyendo a Baader, nos dice que éste cambió el ‘pienso, luego existo’ en ‘cogito ergo sum’ o –soy pensado, luego existo--, porque el conocimiento del hombre y su propio ser sólo pueden ser comprendidos en su ser-conocidos. Es decir, el hombre es un ser que vive orientado hacia el futuro, que en su preocupación supera el momento presente, y que no podría existir si de repente se viera privado de ese futuro. De esta manera, no existe el puro individuo, el hombre del Renacimiento, sino que el ser humano lo es en la trama de la historia, que penetra en cada uno por el lenguaje y las relaciones sociales.

El cristianismo y la Iglesia, nos dice Ratzinger, tratan de un hombre que es ser-con, que es un conjunto de interdependencias colectivas que fluyen del principio de la corporeidad. La Iglesia y el cristianismo existen por razones históricas, todos vivimos en medio de unos lazos que forman parte de nuestra existencia, así, el ser cristiano, no es un carisma individual sino social. Pero, lo que ni las demás religiones ni el hombre moderno aciertan a comprender es que en el cristianismo todo depende en definitiva del ‘Individuo’, de Jesús de Nazaret, que fue crucificado por la gente –la opinión pública—pero que en la Cruz aniquiló el poder de esa gente, el poder del anonimato que aprisiona a los seres humanos.

De esta manera entendemos que, lo que hizo el feminismo del Segundo Sexo, fue simplemente dirigir la ‘opinión pública’ hacia el cuerpo para introducirlo en un ámbito político, y pone en cuestionamiento temas sensibles tales como la biología, la vida amorosa de las personas, la iniciación sexual, las implicaciones del matrimonio o incluso de la vejez, hasta llegar a la conclusión de que “lo personal es político”.

Tratemos así entender qué pasó en estos años en que evolucionaron los conceptos de “igualdad” y sexo, hasta convertirse en un nuevo término denominado “género” que rompe las barreras no sólo de la dualidad hombre / mujer, sino las barreras sexuales para convertirlo en “ideología” sobre la sexualidad humana.

Una experta en temas de familia (S. Slater, Directora FWI) nos da la siguiente orientación: La “Ideología de género” no es como se piensa sobre la ‘igualdad’ de hombres y mujeres. “Esta ideología se refiere a la agenda transgénero, que es una construcción social en la cual un varón puede cambiar-se a ser mujer o viceversa y cada uno puede ‘escoger’ su género. Al convertirse en una cuestión “política”, todo el sistema tanto educativo como gubernamental debe cambiar para nombrar a la persona de acuerdo con su ‘género’ de preferencia. De esta manera, se suprime la anatomía natural de la persona, para convertirse en el cuerpo escogido del género preferido”.

Se ha llegado al punto en que la Congregación para la Educación Católica que preparó el texto “Varón y Mujer los creó. Para una Vía de Diálogo sobre la Cuestión del Gender en la Educación” ha denominado como “una crisis educacional” los temas sobre la afectividad y la sexualidad a la luz de “retos que emergen de varias formas de una ideología cuyo nombre en general es la ‘teoría de género” que niega la diferencia y reciprocidad en naturaleza, de varón y mujer”, y los considera como “meramente el producto del condicionamiento histórico y cultural”. Así, la identidad se “convierte en la preferencia del individuo, la cual también puede cambiar en el tiempo”.

El texto de la Congregación también habla sobre una desorientación antropológica que caracteriza el clima cultural de nuestro tiempo, contribuyendo a la “desestabilización de la familia”. Y en Amoris Laetitia asimismo dice que, entre otras cosas, esta ideología “conduce a programas educativos y promulgaciones legislativas que promueven una identidad personal e intimidad emocional radicalmente separada de la diferencia biológica entre varón y mujer”.

Si nos trasladamos a vista de pájaro, a los comienzos de la teoría de género, en los años 1990’s y siguiendo el documento citado, en esos años se sugirió que se podría sostener la teoría de una separación radical entre género y sexo, con el primero teniendo prioridad sobre el segundo. Tal meta fue vista como una importante etapa en la evolución de la humanidad, en la cual podría entreverse una sociedad ‘sin’ diferencias sexuales. Yendo más allá y para contraponer ideológicamente la naturaleza y la cultura, las propuestas de la teoría de género convergen en el concepto de “queer” que se refiere a dimensiones de sexualidad que son extremadamente fluidas y flexibles, como si fueran errantes. Por tanto, se llega a pensar en la completa emancipación del individuo de cualquier definición sexual dada a priori, y la desaparición de clasificaciones consideradas “rígidas”. Todo esto es considerado en el documento de la Congregación para la Educación Católica que hace un llamado al diálogo a través de “escuchar, razonar y proponer”.

De esta manera se ha llegado hasta las más altas esferas internacionales que asimismo hacen presión para el cambio radical del pensamiento y como consecuencia, haciendo caso omiso de la “base de la sociedad” que es la familia. Son múltiples las actividades logradas y no-logradas por este tipo de ideología. Mencionaremos algunas como ejemplificación.

La Campaña Global de las Naciones Unidas en Contra de la Homofobia y la Transfobia es una campaña muy bien financiada que busca socializar el matrimonio del mismo sexo, penalizar el llamado “lenguaje de odio” y normalizar la ideología transgénero, aun a sabiendas que los términos ‘orientación sexual’ e ‘identidad de género’ no están en el texto de ningún tratado de la ONU. ¿Quién paga por este acercamiento burocrático? La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos provee fondos, liderazgo y un papel de coordinación en estas políticas.

El último reporte de ONU Mujeres considera que el divorcio, la cohabitación, el matrimonio del mismo sexo, el nacimiento de bebés fuera del matrimonio y las relaciones sexuales entre adolescentes es ‘bueno’ para las mujeres y los considera como “una reflexión positiva del empoderamiento de la mujer” (“Families in a Changing World”, UN Women 2019-2020). Menciona además el “lado obscuro” de las familias y reconoce a las familias como “un espacio ambivalente para mujeres y niñas”. Al mismo tiempo, es notable en el reporte por su pragmático acercamiento a derechos, en especial la ‘poligamia’, y que cuando la ley sobre derechos humanos la denigra es malo para las mujeres.

Apenas el mes pasado, la Comisión Legal Internacional acordó abandonar la definición tradicional de ‘género’ consagrada en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, 1998, elaborando un borrador de tratado sobre crímenes contra la humanidad.

El Estatuto de Roma definía “genero” en referencia a “los dos sexos, masculino y femenino en el contexto de la sociedad”. El debate sobre el significado de ‘género’ fue tan controvertido cuando fue negociado el tratado, que los Estados expresamente excluyeron “cualquier significado diferente del anterior”.

Hoy, los activistas LGBT están clamando victoria debido a que la Comisión ha decidido abandonar esa definición en un nuevo tratado, aunque aun prematuramente, ya que debe pasar primero por la revisión de la Asamblea General ONU sobre el trabajo de la Comisión, que será durante el verano de este año.

Cuando se comenzó a trabajar en el tratado en 2015, la Comisión decidió no cambiar la definición del Estatuto de Roma, ahora, sin embargo, la misma Comisión se encuentra diciendo que el ‘género’ debe ser una excepción debido a que el significado de este concepto ha “evolucionado” en la ley internacional de derechos humanos.

La Comisión hizo notar cómo ahora el fiscal de la Corte Penal Internacional interpreta la definición del Estatuto de Roma comprendiendo no sólo a hombres y mujeres, sino a la “orientación sexual” y la “identidad de género”. La moneda está echada al aire, falta la opinión de la Asamblea General ONU, que revisará el trabajo de la Comisión Internacional y decidirá si usar el trabajo de la Comisión como base de negociaciones entre Estados en un nuevo tratado sobre crímenes contra la humanidad en otoño de este año.

Para terminar, me permito hacer referencia a la antropología cristiana en el verso del Génesis “Varón y mujer Él los creó”. El significado en la naturaleza humana debe ser entendido a la luz de la unidad de cuerpo y alma en la que la “dimensión horizontal” de la “comunión interpersonal” es integrada con la “dimensión vertical” de la comunión con Dios.

Finalmente, el documento de la Congregación para la Educación Católica nos anima a considerar que es necesario siempre y en todo momento que “niños y niñas tienen derecho a un padre y una madre, y es dentro de la familia en donde los menores pueden aprender a reconocer la belleza de la diferencia sexual”.

Hemos de tener muy presente que si apreciamos a nuestra familia, tenemos que profundizar en que padre y madre han de tener presencia en la vida de los menores al mismo nivel, y ambos padres necesitarán reflexionar en principio sobre algunas cuestiones básicas para el bien de su familia: El tiempo (dedicado a los hijos), la apertura hacia ellos, la sobriedad (el corazón debe estar libre para amar), y el trato con Dios.

 

 

Las razones por las que es inviolable el secreto de confesión – editorial Ecclesia

https://www.revistaecclesia.com/wp-content/uploads/2012/11/iglesia-china-confesionario_big.jpg

 

Las razones por las que es inviolable el secreto de confesión – editorial Ecclesia

            El sacramento de la confesión ha estado protegido en toda la historia de la Iglesia con el precepto incuestionable y sagrado de la inviolabilidad del sigilo sacramental. Y no han faltado ocasiones en esta misma historia, en la que los poderes civiles hayan pretendido debilitar e incluso cercenar esta indispensable inviolabilidad. Algo similar acontece ahora en Australia, Chile, Costa Rica y California. Amparados en la loable necesidad de combatir los abusos a menores, pero quizás también por otras razones espurias…, se ha abierto un debate injusto y altamente peligroso para las libertades religiosa y de conciencia, cuyas expectativas, además, son amplificadas y manipuladas por algunos medios de comunicación, que buscan, a su vez, erosionar, ridiculizar y hasta cancelar la praxis de la confesión sacramental.

Las razones de la inviolabilidad absoluta del secreto de confesión son fundamentalmente dos. En primer lugar, porque la confesión sacramental constituye un singular tribunal de misericordia, en el que, por voluntad de Jesucristo, su ministro válido, el sacerdote, es más que nunca solo mediador —instrumental, aunque necesario— entre el penitente y la gracia de Dios. Y en el que el sacerdote sabe perfectamente la gravísima obligación, hasta el martirio si fuera preciso, que contrae de guardar en secreto absoluto los contenidos recibidos en la administración de este sacramento. No es el sacerdote quien perdona, sino que es Dios mismo quien lo hace a través de la absolución sacramental sacerdotal, siempre y cuando se haya guardado en la confesión toda la normativa exigida, como por ejemplo, el dolor de los pecados, el propósito de la enmienda y el compromiso firme de cumplir la penitencia (esto es, la satisfacción por los pecados cometidos). El hecho de que el verdadero destinatario de la confesión sacramental y a la par el juez único de ella sea Dios mismo obliga que el sigilo sacramental no admita excepción alguna. Y de ahí que no sea comparable, aunque este también es importante, al secreto profesional, que en casos extremos sí admite excepciones.

En segundo lugar, la inviolabilidad absoluta del secreto de confesión, que garantiza al penitente el principio jurídico universal según el cual nadie está obligado a reconocer civilmente su culpabilidad, visibiliza que el ámbito de la confesión sacramental está destinado a la conversión y a la reconciliación entre Dios y el penitente. Y este, como afirma, con palabras de Francisco (ECCLESIA 3.984, páginas 22 y 23), la reciente nota vaticana de la que informamos en este mismo número y da origen a este comentario Editorial, «debe estar seguro en todo momento de que el coloquio sacramental permanecerá en el secreto de confesión, entre la propia conciencia que se abre a la gracia de Dios y la mediación necesaria del sacerdote».

El Papa, quien se ha referido a este tema en otras ocasiones y que ahora ha autorizado expresamente y ordenado la publicación de la citada nota de la Penitenciaría Apostólica, recordó también el pasado 29 de marzo que «la reconciliación, en sí misma, es un bien que la sabiduría de la Iglesia ha salvaguardado siempre con toda su fuerza moral y jurídica con el sello sacramental». Y que, «aunque este hecho no sea siempre entendido por la mentalidad moderna», el sigilo sacramental es y debe ser siempre «indispensable y ningún poder humano tiene jurisdicción, ni puede reclamarla, sobre él».

¡Claro que se deben poner todos los medios para combatir la pederastia! Y el confesor debe instruir, advertir e iluminar sobre ello y sobre su gravedad. Pero el respeto sagrado a las libertades religiosa y de conciencia, tanto suya como del penitente, han de sellar y sepultar en él cualquier comunicación.

 

 

Desconexión de Vincent Lambert

Jesús Ortiz López

El francés Vincent Lambert.

photo_camera El francés Vincent Lambert.

Se ha cumplido la sentencia del Tribunal de Casación francés sobre el paciente tetrapléjico Vincent Lambert. Los médicos se han encargado de cumplirla le han retirado la alimentación parenteral y el paciente ha muerto. Aunque la eutanasia es ilegal en Francia, la reciente legislación permite a los médicos poner a los pacientes en estado terminal con sedación profunda y continuada hasta su muerte. Parece una eutanasia de guante blanco.

Ciertamente la familia estaba dividida acerca de aplicar o no la eutanasia, pero los jueces están para aplicar la ley en beneficio del inocente, y sin dejarse presionar por la emotividad del ambiente o por el poder político. Sin embargo, parece que las leyes y la opinión pública ha olvidado la función educativa de la ley, algo que está en la entraña de la ley para hacer justicia justa y no solo formal, y por eso hay que tener mucho cuidado.

Justicias defectuosas

El común de los ciudadanos asimila lo legal con lo moral: si lo dice la ley eso se puede hacer porque estará bien. De este modo se aceptan nuevas leyes que favorecen la eutanasia y el suicidio, el aborto hasta poco antes de nacer, o el divorcio exprés. El resultado está a la vista pues se extienden estos males en la sociedad, caminando deprisa y cuesta abajo. Todo con perjuicio irreparable para muchos enfermos, y en grave detrimento de muchos matrimonios, pues quedan sin entorno familiar y educativo muchos niños y jóvenes, ayunos de valores y de confianza en los mayores.

Y entre nosotros algunos escenifican la presentación un millón de firmas para despenalizar la eutanasia, quizá para aparecer como más progresistas que nadie, en tiempo de confusión y sin gobierno.

Son leyes defectuosas que cambiarán de orientación algún día, porque no se puede ir contra la vida sin graves consecuencias. Peo esa riada perjudicará seriamente a las próximas generaciones. Menos mal que la historia de los hombres cuenta con personas que encarnan valores supremos y pueden dar un giro en poco tiempo, como hacen algunos héroes y santos. Sin olvidar que existe y actúa la providencia de Dios.

El Papa Francisco reza por Vincent Lambert y rechaza que construyamos una civilización que elimina a las personas, cuando considera su vida como no digna de ser vivida. Asistimos a un nuevo caso de eutanasia que significa una derrota de la humanidad. 

 

 

¿Nos interesa la Unión Europea a los europeos?

 

                                Como a los niños a una feria o verbena, “nos llevan a votar”; pero sabemos acaso que nuestro voto no sirve para nada; que el mismo y en manos de las camarillas que mueven la política, será empleado para los verdaderos intereses que estas representan. ¿Qué hemos logrado de verdadero avances sociales y económicos, desde que muriera Franco y “nos metieran en ese monstruo”, cuál es la denominada “UE”; nada?; hemos retrocedido ostensiblemente en todo, cada vez nos reducen más lo que logramos en un pasado no muy lejano y además, sólo nos anuncian “restricciones”; que las camarillas que nos manejan y explotan no las emplean en ellos mismos y con la ejemplaridad que tenían que hacerlo y demostrárnoslo.

                                EL DINERO: Que como sentenciara “Onassis” (que fuera aparte de pirata, el más rico del mundo de su tiempo) es “el que mueve al mundo puesto que con el vil metal, se compra todo”; organizado en la mal llamada “Unión Europea”, logró establecerse como “rey y señor feudal con todos los derechos reservados a su mando”; y por ello, no podremos movernos, salvo al ritmo que tan “inhumano poder nos marque”.

¿Qué es ese inmenso engaño denominado “Banco Europeo”, que presta dinero sólo a los bancos y a cero intereses, para que éstos lo presten a los propios Estados Europeos y al interés que marquen los que en la sombra “mandan en el dinero”? ¿Cómo ese poder oculto, nos explota de la forma que lo hace y hasta ya nos cobra intereses por el dinero que le entregamos para su guarda y custodia? Aparte que ya nos ha convertido en sus empleados gratuitos, al obligarnos “a servirnos nosotros solos mediante sus aparatos” (cajeros, trámites de caja, impresos y otros movimientos y cada vez más); mientras elimina a miles y miles de empleados, que “como máquinas viejas”, los tira a la cuneta y les importan dos cojones, lo que pueda pasar a esos individuos y sus familias.

                                ¿Por qué vamos a votar un lote de individuos, que en total suman la enorme cantidad de 750 en ese descomunal parlamento que no nos sirve para nada? Y no nos sirve para nada, puesto que las leyes que nos van a obligar, surgen y se imponen de “camarillas”, ya situadas para imponer lo que convenga, a las minorías que en realidad nos van a seguir exprimiendo.

                                Los políticos, todos los políticos, nos hablarán bien del “engendro”; puesto que la realidad, es que todos los político que llegan al mismo, van a vivir opíparamente de los impuestos que nos sacan; incluso los que quedan en los países que lo nutren, vivirán de similar forma; puesto que ya “todo es un uno”; y con ramificaciones tan bien enlazadas, que, “todos se sostienen en el conglomerado”: y el resto; sólo les servimos para producir bienes que son reales y que les servirán a ellos como a nadie. ¿Qué en ese infernal tornillo sucumben miles o millones? A ellos eso no les importó ni les va a importar en el futuro. Por tanto o la política cambia de rumbo y se vuelve mucho más justa y equitativa, o al final, ocurrirá lo de siempre… “sangre sudor y lágrimas y llegado al extremo, guillotinas y horcas a la calle”. Es lo que me dice la Historia del mono humano, que no cambia a pesar de los siglos o milenios.

                                Como vaticinio anterior y pronunciado nada menos que por el que fuera, tercer presidente de los hoy, “poderosos Estados Unidos”; sirvan sus palabras que debieran ser enseñadas, en todas las escuelas del mundo.

            "Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecerán en torno a los bancos, privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron". THOMAS JEFFERSON, 1802.

                                A la visto de “esta sentencia”; vean quién y quienes provocan las denominadas “crisis mundiales”: hoy y afortunadamente, se puede producir todo y de todo, para las necesidades y equilibrios del ser humano y que este pueda vivir bien, sólo falta saber distribuirlo y paralelamente; “educar y formar a ese hombre, para que de verdad llegue a serlo y no seguir como mono humano que es lo que sigue siendo”.

*********************

Thomas Jefferson ; fue el tercer presidente de los Estados Unidos de América, ocupando el cargo entre 1801 y 1809. Se le considera uno de los padres fundadores de la nación. Su eminencia viene dada porque fue el principal autor de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de 1776. Jefferson fue uno de los Padres Fundadores más influyentes, conocido por su promoción de los ideales del republicanismo en los Estados Unidos. Anticipó la visión de Estados Unidos de América como el respaldo de un gran «imperio de la libertad» que promoviera la democracia y la lucha contra el imperialismo británico.

 

Antonio García Fuentes

                                                       (Escritor y filósofo)                      

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes