Las Noticias de hoy 03 Mayo 2019

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    viernes, 03 de mayo de 2019   

Indice:

ROME REPORTS

Audiencia general: “Dios siempre nos acompaña y hace más ligero el peso de nuestra cruz”

El Papa pide colaboración para difundir la “solidaridad internacional”

Vídeo del Papa: Rezar por la Iglesia africana como “fermento de unidad”

El Papa lanzará la campaña “Nuns Healing Hearts”

SAN FELIPE Y SANTIAGO, APÓSTOLES*: Francisco Fernandez Carbajal

“María, maestra de caridad”: San Josemaria

La devoción a la Virgen María en el mes de mayo

Comprometidos con el agua, la salud y la educación en Costa de Marfil

Mayo, un gran mes para el mundo: Daniel Tirapu

Defensa de la familia en los escritos periodísticos de G.K. Chesterton: Cecilia Galatolo

El ateísmo juvenil y la educación cristiana: Silvia Döllerer y Jaime Nubiola

Comentario al Evangelio: Tú sabes que te quiero

TERCER DOMINGO DE PASCUA.: + Francisco Cerro Chaves. Obispo de Coria-Cáceres 

La auténtica alegría: Ángel Cabrero Ugarte

Biología  y feminismo.: Jose Luis Velayos

¿Qué hacer para que nuestros hijos no pierdan la capacidad de asombrarse?: Silvia del Valle Márquez

No somos átomos aislados girando en el espacio: Plinio Corrêa de Oliveira

Retrato de Cristo y del cristiano: Jaume Catalán Díaz

Elemento central de la actividad económica: Enric Barrull Casals

La visita del Papa a Marruecos: Juan García.

“Recién nacidos y camino del cementerio”: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

ROME REPORTS

 

 

 

Audiencia general: “Dios siempre nos acompaña y hace más ligero el peso de nuestra cruz”

Palabras del Papa en español

mayo 02, 2019 08:44Larissa I. LópezPapa y Santa Sede

(ZENIT – 2 mayo 2019).- En la audiencia general de este miércoles, 1 de mayo de 2019, el Papa Francisco recordó que “Dios siempre nos acompaña y hace más ligero el peso de nuestra cruz” después de pedir a Dios que “aleje de nosotros todo tipo de tentación y que sepamos percibir su presencia a nuestro lado en todo momento de nuestra vida”.

La audiencia se celebró en la plaza de San Pedro y el Santo Padre dedicó la catequesis a la penúltima invocación del Padre Nuestro: “No nos dejes caer en la tentación”.

La tentación del maligno

Durante sus palabras en español, el Papa señaló que dicha petición del Padre Nuestro se sitúa en ”el centro del drama entre nuestra libertad y las insidias del maligno”. También subrayó que está claro que es el diablo, y no el Señor, el que nos tienta, el que desea que caigamos cuando somos sometidos a pruebas. “De hecho, Jesús nos revela que Dios se pone junto a nosotros en la lucha contra el mal y, por eso, nos enseña a pedirle que nos ayude a evitarlo y a superarlo”, dijo el Pontífice.

Dios vela por nosotros

El Obispo de Roma se refirió a los momentos en los que Jesús, como nosotros, es sometido a pruebas y tentaciones. Supo superarlas en el desierto, cuando el demonio le tentó, y en Getsemaní, donde demostró su confianza en Dios Padre, a pesar de que sabía que le esperaba la Pasión.

Con respecto a Getsemaní, Francisco ha resaltado que, Jesús pidió a los apóstoles que velaran y oraran junto a Él, pero estos no lo hicieron. Sin embargo, nosotros nunca estamos solos ante las dificultades, Dios está presente: “cuando nosotros somos probados y tentados por el maligno, Él vela y está junto a nosotros”, recalcó el Papa.

Saludo a los hispanohablantes

Finalmente, el Santo Padre envió un saludo “a los peregrinos de lengua española venidos de España y de Latinoamérica, en modo particular a los sacerdotes de la Diócesis de Cartagena, acompañados por su obispo, Mons. José Manuel Lorca Planes”.

 

El Papa pide colaboración para difundir la “solidaridad internacional”

A los académicos de las Ciencias Sociales

mayo 02, 2019 17:52Larissa I. LópezPapa y Santa Sede

(ZENIT – 2 mayo 2019).- El Papa Francisco ha recibido hoy a las 12.00 en la Sala Clementina a los participantes en la plenaria de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales. Al final de la misma, les ha pedido colaboración en la difusión de la conciencia de la “solidaridad internacional”.

En primer lugar, el Santo Padre ha dado la bienvenida a todos los presentes y ha agradecido al profesor Stefano Zamagni sus palabras y el haber aceptado presidir la Academia Pontificia de Ciencias Sociales.

Desafíos actuales

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/05/20190502123120_0028-413x275.jpg

El Papa ha destacado que, desgraciadamente, “tenemos ante nuestros ojos situaciones en las que algunos Estados nacionales mantienen relaciones en un espíritu de oposición en lugar de cooperación”. Además, es necesario tener en cuenta que “las fronteras de los Estados no siempre coinciden con las demarcaciones de poblaciones homogéneas y que muchas tensiones provienen de una excesiva reivindicación de soberanía por parte de los Estados, a menudo precisamente en áreas donde ya no son capaces de actuar de manera efectiva para proteger el bien común”.

Con respecto a este tema, el Obispo de Roma ha recordado que tanto en la encíclica Laudato si como en el Discurso a los miembros del Cuerpo Diplomático, enumeró los retos universales que afronta la sociedad actual: “el desarrollo integral, la paz, el cuidado de la casa común, el  cambio climático, la pobreza, las guerras,  las migraciones, la trata de personas, el tráfico de órganos, la protección del bien común,las nuevas formas de esclavitud”.

Amor a la patria

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/05/cq5dam.web_.800.800-3-413x275.jpeg

Con respecto a la relación de las personas con sus respectivas naciones, Francisco ha destacado que la Iglesia “siempre ha exhortado al amor del propio pueblo, de la patria, a respetar el tesoro de las diversas expresiones culturales, de usos y costumbres, y del justo modo de vivir enraizados en los pueblos”. No obstante, ha subrayado que  también ha avisado “a las personas, a los pueblos y a los gobiernos de las desviaciones de este apego cuando deriva en exclusión y odio hacia los demás, cuando se convierte en un nacionalismo conflictual que levanta barreras, también de racismo o  antisemitismo”.

Cooperación internacional en compromiso

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/05/20190502120122_0001-413x275.jpg

Igualmente, el Papa asegura que la Iglesia se preocupa por el resurgimiento en el mundo de las “corrientes agresivas hacia los extranjeros”, sobre todo hacia los inmigrantes, así como los nacionalismos que no respetan el bien común.

Así, dijo “se corre el peligro de comprometer formas ya consolidadas de cooperación internacional, se socavan los objetivos de las organizaciones internacionales como espacio de diálogo y encuentro de  todos los países basado sobre el respeto mutuo, y  se obstaculiza el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por unanimidad en la Asamblea General de las Naciones Unidas el 25 de septiembre de 2015”.

El Pontífice ha recalcado que el Estado está al servicio de las personas. No obstante, es habitual que las naciones sirvan a grupos dominantes por motivos eminentemente económicos y perjudicando a las “minorías étnicas, lingüísticas o religiosas que se encuentran en su territorio”.

Acoger, proteger, promover e integrar

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/05/20190502120722_0044-413x275.jpg

De este modo, indica el Santo Padre “la forma en que una nación recibe a los migrantes revela su visión de la dignidad humana y de su relación con la humanidad”. Por eso, en reiteradas ocasiones nos ha comentado que nuestros deberes con los migrantes se resumen en cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar.

El migrante “no es una amenaza para la cultura, las costumbres y los valores de la nación de acogida. Él también tiene un deber,  el de integrarse en la nación que lo recibe. Integrar no significa asimilar, sino compartir el tipo de vida de su nueva patria, mientras sigue siendo, como persona, portador de su propia vivencia biográfica. De esta manera, el migrante puede presentarse y ser reconocido como una oportunidad para enriquecer al pueblo que lo integra”, expone el Papa.

Las autoridades, por tanto, para Francisco, deben proteger a los migrantes, regular los flujos migratorios precavidamente y promover la acogida para favorecer la integración.

Naciones de migrantes

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/05/cq5dam.web_.800.800-1-413x275.jpeg

El Obispo de Roma también invitó a reflexionar sobre la naturaleza de los estados y como todos son resultado de la llegada de personas migrantes y reflejo de la diversidad humana. En consecuencia, concluye que “Un Estado que suscitase los sentimientos nacionalistas de su pueblo contra otras naciones o grupos de personas fracasaría en su misión”.

El Papa Francisco espera, por ejemplo, que el continente europeo no abandone la actitud de acercamiento y armonía entre los países que surgió tras la Segunda Guerra Mundial. “Esta visión cooperativa entre las naciones puede mover la historia relanzando el multilateralismo, que se opone tanto a los nuevos enfoques nacionalistas como a una política hegemónica”, avanzó.

Globalización multifacética

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/05/cq5dam.web_.800.800-413x275.jpeg

A través de dicha cooperación, Francisco considera que se podría evitar la recurrencia a los conflictos violentos en las disputas entre países, o el peligro de una colonización económica e ideológica opresora por parte de las grandes potencias.

Además, el Pontífice considera que la globalización que beneficie a todos debe ser “’multifacética’, apoyando una saludable lucha para el reconocimiento mutuo entre la identidad colectiva de cada pueblo y la nación y la globalización en sí misma, según el principio de que el todo viene antes que las partes, para llegar a un estado general de paz y concordia”.

Continuar la búsqueda

Finalmente el Papa ha estimulado a los presentes a continuar buscando procesos que sirvan para superar las divisiones entre las naciones y proponer nuevas formas de cooperación “especialmente con respecto a los nuevos desafíos del cambio climático y de las nuevas esclavitudes, así como de ese excelso https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/05/cq5dam.web_.800.800-4-413x275.jpeg

bien social que es la paz”.

Francisco también pidió a los académicos que cooperasen con él en la citada concienciación sobre la solidaridad internacional, “con respeto por la dignidad humana, el bien común, el respeto por el planeta y  el supremo bien de la paz” y que no se olvidaran de orar por él.

 

Vídeo del Papa: Rezar por la Iglesia africana como “fermento de unidad”

Red Mundial de Oración del Papa

mayo 02, 2019 18:33Larissa I. LópezPapa y Santa Sede

(ZENIT – 2 mayo 2019).- En ‘El vídeo del Papa’ de este mes, el Pontífice habla sobre las divisiones, étnicas, lingüísticas y tribales existentes en África y como dichas diferencias se pueden salvar “promoviendo la unidad en la diversidad”.

Por ello, en este mes de mayo el Papa invita a rezar para que, por medio del compromiso de sus miembros, “la Iglesia en África sea un fermento de unidad entre todos los pueblos, sea un signo de esperanza para este continente”.

A lo largo del vídeo el Santo Padre agradece a las monjas, sacerdotes, misioneros y laicos su trabajo para favorecer el diálogo y la reconciliación en África.

‘El Video del Papa’ difunde cada mes las intenciones de oración del Santo Padre por los desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia, a través de la Red Mundial de Oración del Papa.

 

 

El Papa lanzará la campaña “Nuns Healing Hearts”

En la Asamblea Plenaria de la UISG

mayo 02, 2019 20:09Deborah Castellano LubovÓrdenes religiosas

(ZENIT – 2 mayo 2019).-  El Papa Francisco lanzará la campaña Nuns Healing Hearts en honor al décimo aniversario de Talitha Kum, la red internacional de religiosas contra la trata de personas.

Esto lo hará el Santo Padre al final de la 21ª Asamblea Plenaria de la UISG (Unión Internacional de Superioras Generales) -que tendrá lugar en Roma, del 6 al 10 de mayo, bajo el lema “Sembradoras de  esperanza profética”- en su último día, el 10 de mayo, cuando reciba a las superioras generales en audiencia privada.

Hoy, en la Sala de Prensa de la Santa Sede, ha tenido lugar un encuentro con la prensa para hablar sobre la asamblea.

El tema de la asamblea, “Sembradores de la esperanza profética”, se centrará en cómo las religiosas pueden ser signos de esperanza en medio de los conflictos y las guerras del mundo, especialmente para las mujeres y los niños que sufren, recordó la hermana Carmen Sammut, MSOLA, superiora general de las Misioneras de Nuestra Señora de África y presidenta de la UISG.

Compuesta por 1.900 miembros de más de 100 países, la UISG representa a 450.000 religiosas de todo el mundo.

Procedentes de 80 naciones diferentes, alrededor 850 superioras generales participarán en la asamblea, junto con cerca de 40 invitados, incluidos presentadores, representantes de conferencias continentales de religiosos y  religiosas y de Dicasterios del Vaticano, así como otros tantos que dirigen organizaciones asociadas con la UISG.

Se espera que temas como la interculturalidad, la visión futura de la vida religiosa, la integridad de la creación y el diálogo interreligioso sean considerados.

Según el Vaticano, por primera vez, será posible seguir las principales conferencias en directo, en su idioma original, a través de la plataforma https://zoom.us/join/622.095-529

 

SAN FELIPE Y SANTIAGO, APÓSTOLES*

Fiesta

— La llamada de estos Apóstoles.

— Jesús estuvo siempre cerca de sus discípulos, y está ahora junto a nosotros.

— Difundir el mismo mensaje que predicaron los Apóstoles. Contar siempre con los medios sobrenaturales en todo apostolado.

I. Entre aquellos galileos que tuvieron la inmensa dicha de ser elegidos por Jesús para formar parte de sus más íntimos se encuentran Felipe, hijo de Alfeo, y Santiago el Menor.

Santiago nació en Caná de Galilea, cerca de Nazareth, y era pariente del Señor. No nos narra el Evangelio el momento en que Jesús le llamó. La Sagrada Escritura pone de relieve que Santiago ocupaba un puesto preeminente en la Iglesia de Jerusalén1.

Santiago tuvo el privilegio de que el Señor se le apareciera a él personalmente, como leemos en la Primera lectura de la Misa2.

Felipe era natural de Betsaida, la patria de Pedro y de Andrés3; se trataba de una pequeña ciudad próxima al lago de Genesaret. Muy probablemente Felipe era ya amigo de estos dos hermanos. Un día, en la ribera del Jordán, Felipe encontró a Jesús que, en compañía de sus primeros discípulos, se encaminaba hacia Galilea. El Maestro le dijo: Sígueme4. Era el término que Jesús utilizaba para llamar a sus discípulos, de modo parecido al que los rabinos empleaban con sus seguidores. Felipe le siguió enseguida. Y pronto dio a conocer a Cristo, que acaba de convertirse en el centro de su vida, a sus amigos. Encontró Felipe a Natanael y le dijo: Hemos encontrado a aquel de quien escribieron Moisés en la Ley y los Profetas: Jesús de Nazareth, el hijo de José5. Y ante las dudas que manifiesta Natanael, Felipe le da el mayor argumento: Ven y verás. Y fue hasta Cristo y se quedó con Él para siempre.

Jesús nunca defrauda. El apostolado consistirá siempre en poner delante del Señor a nuestros parientes, amigos y conocidos, despejar el camino, quitar los obstáculos para que vean a Jesús, que nos llamó a nosotros y que sabe penetrar en el alma de quienes se le acercan, como ocurrió con Natanael, quien llegaría a ser también uno de los Doce, a pesar de la aparente incredulidad primera y de la falta de disposiciones para aceptar el mensaje de su amigo: ¿Acaso de Nazareth puede salir algo bueno?, había contestado ante la invitación de Felipe. Cuántas veces hemos dicho también nosotros a los que hemos querido acercar a Dios: ¡Ven y verás! Y ninguno que se acercó a Jesús quedó defraudado.

Hoy, Felipe y Santiago son nuestros intercesores ante Jesús. Les encomendamos especialmente el apostolado que estamos llevando a cabo con nuestros amigos y parientes.

II. En el Evangelio de la Misa6 leemos cómo Jesús enseña a sus discípulos, durante la Última Cena, que en el Cielo tienen un lugar preparado para ellos, para que estén por toda la eternidad con Él y que ya conocen el camino... La conversación se prolonga con preguntas de los discípulos y respuestas del Maestro. Es entonces cuando interviene Felipe, con una petición que a todos podría parecer insólita: Señor, muéstranos al Padre y esto nos basta. Y Jesús, con un reproche cariñoso, le contesta: Felipe, ¿tanto tiempo como llevo con vosotros y no me has conocido? El que me ha visto a Mí ha visto al Padre; ¿cómo dices tú: Muéstranos al Padre? ¡Cuántas veces, quizá, tendría que hacernos Jesús el mismo reproche que a Felipe! ¡Tantas veces como he estado junto a ti y no te has dado cuenta! Y nos podría enumerar el Señor una ocasión y otra, circunstancias difíciles en las que quizá nos encontramos solos y no estuvimos serenos porque nos faltó el sentido de nuestra filiación divina, la cercanía de Dios. ¡Cuánto bien nos hace hoy la respuesta de Jesús a este Apóstol!, porque en él estamos representados también nosotros.

Jesús revela al Padre; la Humanidad Santísima de Cristo es el camino para conocer y tratar a Dios Padre, a Dios Hijo y a Dios Espíritu Santo. Es la contemplación de Jesús el camino ordinario para llegar a la Trinidad Beatísima. En Cristo tenemos la suprema revelación de Dios a los hombres. «Él, con su presencia y manifestación, con sus palabras y obras, signos y milagros, sobre todo con su Muerte y gloriosa Resurrección, con el envío del Espíritu de la verdad, lleva a plenitud toda la Revelación y la confirma con testimonio divino, a saber, que Dios está con nosotros para librarnos de las tinieblas del pecado y la muerte, y para hacernos resucitar a una vida eterna»7. Él llena por completo nuestra vida. «Él es suficiente para ti –afirma San Agustín–; fuera de Él, ninguna cosa lo es. Bien lo sabía Felipe cuando le decía: Señor, muéstranos al Padre y nos basta»8. ¿Vivimos nosotros con esta convicción?

III. Leemos en la Primera lectura de la Misa de estos dos Apóstoles las palabras de San Pablo a los primeros cristianos de Corinto: Porque lo primero que yo os transmití, tal como lo había recibido, fue esto: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas...9. Pablo recibió de los Apóstoles un mensaje divino que a su vez él transmite. Fue herencia también de Felipe y de Santiago, que dieron su vida en testimonio de esta verdad. Ellos, como el Apóstol de las gentes, saben bien cuál debe ser el núcleo de su predicación: Jesucristo, Camino hacia el Padre. Es la Buena Nueva que se transmite de generación en generación: el día al día le pasa el mensaje, la noche a la noche se lo susurra10, leemos en el Salmo responsorial. Nosotros no tenemos cosas nuevas que dar a conocer. Es la misma Buena Nueva: que Cristo murió por nuestros pecados..., que resucitó...; que vive a nuestro lado..., que nos ama como nunca nadie será capaz de hacerlo..., que nos ha destinado a una eternidad felicísima junto a Él..., a quien veremos cara a cara.

Este es nuestro apostolado: proclamar a todos los vientos y de todas las formas posibles la misma doctrina que predicaban los Apóstoles: que Cristo vive y que solo Él puede calmar las ansias de la inteligencia y del corazón humano, que solo junto a Cristo se puede ser feliz, que Él revela al Padre... Los Apóstoles, como nosotros, encontraron dificultades y obstáculos en la extensión del reino de Cristo; y si hubieran esperado ocasiones oportunas, no nos habría llegado probablemente ese mensaje que da sentido a nuestra existencia. Es posible que ante la falta de medios y ante la resistencia de la gentes, los Apóstoles, y especialmente Felipe, recordaran aquel día en que se encontraron con el gran compromiso de dar de comer a una multitud, sin tener alimentos ni modo de adquirirlos11. Jesús vio a aquella gran muchedumbre que venía hacia Él y dijo a Felipe: ¿Dónde compraremos pan para que coman estos? Y Felipe hizo cálculos y contestó al Maestro: Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno coma un poco. Ha hecho las cuentas, y los medios que poseen están muy lejos de cubrir las necesidades.

Jesús se siente conmovido y se llena de misericordia una vez más ante aquella multitud tan necesitada de comprensión y de alivio. Pero, además, quiere que sus discípulos no olviden que Él siempre estará a su lado. Yo estaré con vosotros siempre12, les dirá al final de su vida aquí en la tierra. Felipe, ¿tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me habéis conocido? Dios es el sumando indispensable con el que hemos de contar para que salgan las cuentas. En nuestro apostolado personal con amigos, parientes, conocidos, clientes..., hemos de contar con los doscientos denarios, los medios humanos, siempre insuficientes, y no debemos olvidar que Jesús está siempre presente con su poder y su misericordia. Ahora también está a nuestro lado. Cuanto mayores sean la necesidad en el apostolado y las dificultades personales, mayor ayuda nos prestará Jesús. No dejemos de acudir a Él.

La Virgen, nuestra Madre, por su poderosa intercesión ante Dios, nos facilita siempre el camino.

1 Gal 1, 18-19; Hech 12, 17; Hech 21, 15-18; Gal 2, 9. — 2 2 Cor 15, 7. — 3 Jn 1, 44. — 4 Jn 1, 43. — 5 Jn 1, 45. — 6 Jn 14, 6-14. — 7 Conc. Vat. II. Const. Dei Verbum, 4. — 8 San Agustín, Sermón 334, 4. — 9 1 Cor 15, 3-5. — 10 Salmo responsorial. Sal 18, 3. — 11 Cfr. Jn 6, 4 ss. — 12 Cfr. Mt 28, 20.

Felipe era de Betsaida, como Pedro y Andrés. Fue primero discípulo del Bautista, y siguió después a Jesús, que le llamó para formar parte del grupo de los Doce. Fue este Apóstol el que anunció a Natanael que había encontrado al Mesías, Por San Juan sabemos que estuvo presente en las bodas de Caná donde Jesús realizó su primer milagro. Del relato de la multiplicación de los panes se puede desprender que Felipe era quien se encargaba de los víveres: es él quien con prontitud calcula el dinero necesario -unos 200 denarios- para paliar el hambre de la gente allí reunida. Interviene, junto a Andrés, en el episodio de los peregrinos griegos, gentiles piadosos, que deseaban ver a Jesús. Es también Felipe quien pide al Señor, en el Cenáculo, que le muestre al Padre. Es considerado por la tradición como evangelizador de Frigia (Asia Menor), donde sufrió martirio, siendo crucificado.

Santiago, pariente del Señor, es llamado el Menor, para distinguirlo del hermano de Juan. Fue el primer Obispo de Jerusalén y desarrolló una intensa actividad evangelizadora entre los judíos de esta ciudad. La tradición lo presenta como un hombre austero, exigente consigo mismo y lleno de bondad con los demás. Fue columna de la Iglesia primitiva, junto a Pedro y a Juan. Murió mártir en Jerusalén hacia el año 62. Es autor de una de las Epístolas Católicas.

 

“María, maestra de caridad”

A la hora del desprecio de la Cruz, la Virgen está allá, cerca de su Hijo, decidida a correr su misma suerte. –Perdamos el miedo a conducirnos como cristianos responsables, cuando no resulta cómodo en el ambiente donde nos desenvolvemos: Ella nos ayudará. (Surco, 977)

¡Cómo contrasta la esperanza de Nuestra Señora con nuestra impaciencia! Con frecuencia reclamamos a Dios que nos pague enseguida el poco bien que hemos efectuado. Apenas aflora la primera dificultad, nos quejamos. Somos, muchas veces, incapaces de sostener el esfuerzo, de mantener la esperanza. Porque nos falta fe: ¡bienaventurada tú, que has creído! Porque se cumplirán las cosas que se te han declarado de parte del Señor.
Maestra de caridad. Recordad aquella escena de la presentación de Jesús en el templo. El anciano Simeón aseguró a María, su Madre: mira, este niño está destinado para ruina y para resurrección de muchos en Israel y para ser el blanco de la contradicción; lo que será para ti misma una espada que traspasará tu alma, a fin de que sean descubiertos los pensamientos ocultos en los corazones de muchos. La inmensa caridad de María por la humanidad hace que se cumpla, también en Ella, la afirmación de Cristo: nadie tiene amor más grande que el que da su vida por sus amigos. (Amigos de Dios, 286)

 

La devoción a la Virgen María en el mes de mayo

Mayo es un mes dedicado a la Virgen. Y tratar a María es una buena forma de acercarse a su Hijo. En una de sus catequesis, el Papa Francisco afirmaba: «María es la madre que con paciencia y ternura nos lleva a Dios, para que desate los nudos de nuestra alma».

De la Iglesia y del Papa29/04/2019

Opus Dei - La devoción a la Virgen María en el mes de mayoNuestra Señora de Torreciudad, Reina de los Ángeles. Foto: Pablo Pérez-Tomé

Textos y audios

● “Por María hacia Jesús”: homilía de San Josemaría sobre la Madre de Dios.

 

● “Madre de Dios y Madre Nuestra”. Homilía de san Josemaría, pronunciada el 11 de octubre de 1964, fiesta de la Maternidad de la Santísima Virgen, publicada en Amigos de Dios.

 

10 piropos que los santos regalaron a la Virgen.

¿Qué es una Romería a la Virgen? ¿Cómo se hace? ¿Qué oraciones hay que rezar?

Santo Rosario, de San Josemaría Escrivá y Comentarios de San Josemaría a los misterios del Rosario (audio y texto)

● Álvaro del Portillo: Ir y volver a Jesús constantemente por María | María es el mejor camino para obtener una contrición que nos limpie.

● Mons. Fernando Ocáriz invita a acudir a la Madre de los sacerdotes y de todos los creyentes: Mensaje del Prelado (10 de mayo de 2018)

La Virgen de Torreciudad, por la explanada del Santuario.

La Virgen de Torreciudad, por la explanada del Santuario.

Más textos

Oraciones a la Virgen María (devocionario móvil)

San Josemaría en Sonsoles: Noticia sobre el bajorrelieve que recuerda la romería que realizó en los primeros años del Opus Dei.

Vida de María. Libro electrónico gratuito en el que se contempla la vida de María: una vida junto a Jesús.

Libro electrónico con la narración de la vida de la Virgen María en veinte escenas.

Libro electrónico con la narración de la vida de la Virgen María en veinte escenas.

Carta apostólica “El Rosario de la Virgen María” (San Juan Pablo II).

Devoción a la Santísima Virgen Este artículo explica el culto que los católicos ofrecen a la Madre de Dios, de origen muy remoto en la Iglesia y muy vivo en la actualidad. También narra cómo se vive la devoción a la Virgen en el Opus Dei.

Torreciudad, un hospital del corazón: reportaje multimedia sobre este santuario mariano.

El Santuario de Torreciudad, visto desde la Ermita.

El Santuario de Torreciudad, visto desde la Ermita.

Vídeos

● La Virgen María y el mes de mayo: El Fundador del Opus Dei explica cómo puede ser nuestro amor a la Virgen.

 

● La Virgen intercede por nosotros. En México, Mons. Álvaro del Portillo habló sobre el poder de intercesión de la Virgen María, “la Madrecita buena de Dios”.

 

● El Papa Francisco explica por qué la Virgen María es modelo para los católicos.

 

Comprometidos con el agua, la salud y la educación en Costa de Marfil

https://www.fomento.edu/miravalleselredin/sites/default/files/styles/noticia_interior/public/0_colegio_bilingue_miravalles_el_redin_accion_social_costa_de_marfil.jpg?itok=POc-PtmE

Abril 2019

Los alumnos del colegio han colaborando con diversas ONGD de Costa de Marfil y Fundación FABRE en una iniciativa solidaria que busca favorecer el acceso al agua potable en Costa de Marfil. Muchos padres y madres recordaréis los pozos que estas navidades adornaron los belenes de vuestras casas y con los que recaudamos, gracias a la generosidad de muchas personas, más de cinco mil euros para la construcción de  depósitos de agua en el poblado Meneké (al sur de Costa de Marfil), habitado por la tribu Kroume.

Esta contribución ha llegado a su destino de la mano de Thierry Lapierre, adjunto de Primaria y profesor de francés del colegio, que del 6 al 13 de abril ha viajado a Costa de Marfil, dentro de la participación del colegio en la Red de Escuelas Solidarias promovida por el Gobierno de Navarra. Este proyecto de Educación para el Desarrollo en este país africano de habla francesa lo impulsa la Fundación Fabre.

Durante su estancia en Costa de Marfil, Thierry ha dado clases a niños  de escuelas rurales y ha impartido formación e intercambiado de experiencias con profesores. Además, ha mantenido reuniones con autoridades locales, profesores universitarios y personal sanitario para conocer mejor el contexto y la realidad del país. Como regalo de nuestros alumnos para los alumnos de Costa de Marfil, Thierry llevó lápices con dos gotas de agua con el nombre de un alumno del colegio cada uno. A la vuelta, ha traído a cada alumno del colegio su gota de agua con el nombre de un niño de Costa de Marfil.

En los meses previos al viaje, los alumnos de Primaria han realizado diferentes actividades de sensibilización sobre los Objetivos del Desarrollo Sostenible y proyectos de investigación para conocer mejor las implicaciones de no disponer de agua potable, la ausencia de separación de aguas y de saneamientos adecuado, y, de este modo, valorar mejor el agua del que disponen y adquirir el hábito de no desperdiciarla.

Por ejemplo, los alumnos de 1º y 2º de Primaria realizaron talleres ofrecidos por la Mancomunidad, como “El viaje del agua”, para conocer el ciclo natural y urbano del agua. De este modo reflexionaron sobre el uso del agua y la necesidad de consumirla de forma responsable.

Los alumnos de 3º de Primaria realizaron una dinámica de trabajo ligada a la imagen y la comunicación oral: después de analizar e identificar un problema ligado al consumo responsable de agua, grabaron un pequeño vídeo en el que representaban el problema y aportaban la solución.

Los alumnos de 6º de Primaria han realizado un proyecto de investigación sobre salud, educación y agua potable en diferentes partes del mundo, comparando de modo particular las condiciones de nuestro país con las de Costa de Marfil. Después de realizar un taller con la Fundación Fabre, investigaron sobre los problemas asociados a la falta de agua potable, como la incidencia de enfermedades o los desplazamientos y abandono de la educación para acudir a diario a pozos lejanos. Después del análisis de la situación, cada equipo proponía una solución para afrontar el problema y cómo obtener en nuestro país los fondos necesarios para desarrollar su proyecto de cooperación. Las mejores ideas fueron expuestas a alumnos de otros cursos de Primaria.

Estas actividades, proyectos e iniciativas han ayudado a los alumnos ser más conscientes de cómo es la vida de otros niños en realidades más difíciles y han aprendido a ser más agradecidos y responsables con los recursos de los que disponen.

 

 

Mayo, un gran mes para el mundo

Daniel Tirapu

virgen peregrina

photo_camera virgen peregrina

Después del invierno oscuro y frío, llega mayo. Da gusto ver los campos verdes hidratados, acuíferos renovados. Mes de flores.

Mayo el mes de María, de la Virgen, de romerías grandes y pequeñas, llenas de amor, de intenciones, de peticiones, de acciones de gracias. De cánticos inocentes, pero más inteligentes que mil teologías frías. El Rosario, en mi experiencia, es una oración que gana con el tiempo. De joven parece repetitivo, de vieja, poco original. Con el tiempo gana; qué mejor que el padrenuestro, que el avemaría, que el gloria, que meditar la vida del Señor y de su Madre. Arma poderosa. Paz, se desliga uno de tiempo y espacio. Newman decía que quienes quitaron a la Virgen de su lugar eminente perdieron a Jesús, quienes la aman se acercan más a Él. El Papa Francisco nos pide rezarlo este mes.

Mes de primeras comuniones. De blancos marineros y de novias pequeñas; almas gratas a Dios, llenas de una inmensa inocencia.

La  Ascensión del Señor, me pareció en ocasiones fiesta triste, pero no hay fiesta triste. Dios que se hizo hombre, vuelve llevando su humanidad a la derecha del Padre; nos manda el Espíritu y nos deja la Eucaristía, y volverá glorioso para juzgar a vivos y muertos. Por eso los apóstoles volvieron contentos, gozosos.

Mayo, gran mes.

 

Defensa de la familia en los escritos periodísticos de G.K. Chesterton

Escrito por Cecilia Galatolo

Publicado: 03 Abril 2019

https://www.almudi.org/images/Chesterton7N.jpg

Quizás los "enemigos" de la familia detectados por Chesterton no son tan distantes de nosotros

"Podemos afirmar que la familia es la unidad del Estado; la célula que permite su formación (…) Si no somos de aquellos que pueden invocar una Trinidad divina, podemos por lo menos invocar una trinidad humana y ver ese triángulo repetido por todas partes en el mundo”.

Estas palabras de G. K. Chesterton, en su obra El hombre eterno, son emblemáticas de su visión sobre la familia.

La profunda convicción de que la familia es una institución natural, primordial, inmutable y sagrada, fue la base de la larguísima y prolífica actividad del escritor inglés, que vivió a caballo entre los siglos XIX y XX.

Sirviéndose de su pluma, con sus características ironía y perspicacia, luchó siempre en defensa de ese vínculo único y fecundo que hace de un hombre y una mujer un sujeto nuevo, y que en sí tiene el poder de engendrar la vida.

Pero ¿qué valor tienen hoy sus escritos?

Un autor intemporal, que parece hablar precisamente al nuestro

La doctora Alla Kovalenko, graduada en Comunicación Social en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, con su trabajo de investigación Defensa de la familia en los escritos periodísticos de G.K. Chesterton , ha estudiado la capacidad persuasiva de G. K. Chesterton y trata de comprender si su mensaje sigue siendo actual: “El objetivo principal del análisis de los artículos de G. K. Chesterton sobre 'matrimonio', 'familia', 'divorcio' −explica en la parte conclusiva de su trabajo− era entender qué medios y criterios de persuasión fueron utilizados por el autor en sus escritos periodísticos. […] En segundo lugar, nos parecía interesante estudiar y comprender la lógica de su argumentación, para encontrar, tomando como modelos algunos de sus artículos, las posibles 'claves de lectura’, intelectuales y retóricas, con las que poder defender la familia en los medios, protagonistas del espacio público en nuestro tiempo".

La investigadora ha comprobado que los argumentos, las similitudes, los ejemplos, las paradojas que el autor inglés usaba para salvaguardar la institución familiar contra el veneno del individualismo que invadía la sociedad de su tiempo, pueden ser atractivos y eficaces también en nuestros días, cuando la familia atraviesa una profunda crisis.

Las preocupaciones de Chesterton

Durante toda su vida, Chesterton refutó las ideas que percibía como nocivas para la familia.

Por ejemplo, en una época en que ya se empezaban a rechazar los vínculos −se veían como lazos que ahogaban la libertad−, Chesterton sostenía que el voto matrimonial no era un vínculo que debía mantener unido algo que corría el riesgo de dividirse: el juramento, más bien, hacía hincapié, ensalzaba y subrayaba el deseo de estar juntos.

En una época en la que se presionaba para liberalizar el divorcio cuando los sentimientos desapareciesen, el autor afirmaba que el matrimonio no se basa sólo en los sentimientos, sino sobre todo en la fidelidad y la responsabilidad de los cónyuges.

En un contexto donde se trataba de promover "el amor libre", entendido como "relación sin compromisos", Chesterton sostenía con fuerza que el amor verdadero no puede ser anárquico, pues por su misma naturaleza exige ciertas reglas.

Son solo algunos ejemplos, pero suficientes, para suscitar una reflexión: ¿cuántas críticas dirigidas a la familia de los tiempos de Chesterton están presentes también en nuestros días?

¿Cuántas veces percibimos desconfianza hacia el matrimonio, hacia la posibilidad concreta de aceptar un compromiso que dure toda la vida?

Quizás los "enemigos" de la familia detectados por el autor (por ejemplo, Capitalismo, Eugenesia, Industrialismo, Sentimentalismo, Incomprensión del sentido de la libertad, Ausencia de la dimensión sobrenatural, etc.) no son tan distantes de nosotros.

La singularidad del estilo de Chesterton

La tesis analiza sólo los escritos de tipo periodístico de Chesterton, un autor que cultivó muchos géneros a lo largo de su carrera.

La investigadora revela cómo el escritor, al abordar las diversas temáticas, poseía una rara habilidad para construir marcos ("frames") usando a su favor las convicciones de los adversarios: lo que a primera vista parecía un punto de fuerza de quien defendía una idea opuesta a la suya, se convertía en cambio en su principal argumentación. Por ejemplo, si los partidarios del divorcio decían que éste era inevitable en el caso de que “surgieran incompatibilidades”, el autor afirmaba que precisamente la incompatibilidad natural entre hombres y mujeres es la base de las relaciones duraderas.

Chesterton se distingue por el dominio de las figuras retóricas, que sin duda hacen que su discurso sea bello, atrayente y persuasivo. Además, era capaz de crear “imágenes” que pintaban en la mente del lector auténticos cuadros de la realidad.

El valor de este trabajo de investigación

Si nos preguntáramos dónde reside la fuerza comunicativa del autor, la respuesta de Kovalenko, sería: “La impresión general es que el autor supera los esquemas habituales gracias a su capacidad de combinar de un modo plenamente orgánico todos los elementos de persuasión. En sus argumentos no faltan nunca el ethos y el pathos. Este modo de exponer aporta a las estructuras lógicas un fuerte impacto comunicativo, uniéndolos coherentemente a los aspectos psicológicos y emocionales. No es posible reducir su argumentación a un único factor persuasivo: lo consigue mediante la unión, la yuxtaposición de diversos elementos que se refuerzan mutuamente. Cada uno recupera y compensa los puntos débiles o incompletos de los otros".

Para comprender mejor todo esto, recomendamos leer la tesis, que sin duda tendrá un gran valor formativo para quien trabaje en el ámbito de la comunicación y deba defender la familia de los numerosos ataques que recibe.

La investigación desentraña los argumentos de un autor que ha hecho historia en el panorama del debate público; ofrece innumerables ideas para dialogar eficazmente, en nuestros días, sobre un tema tan delicado e importante.

Cecilia Galatolo, en familyandmedia.eu/es.

 

 

El ateísmo juvenil y la educación cristiana

Escrito por Silvia Döllerer y Jaime Nubiola

El creciente ateísmo entre los jóvenes plantea una invitación urgente a seguir pensando en cómo mejorar la formación religiosa que se imparte en los centros educativos de inspiración cristiana

Pocas semanas después del cierre del Sínodo de los Obispos sobre la juventud y el discernimiento vocacional, asistí a misa un sábado a las 7 de la tarde en un conocido convento de franciscanos en Barcelona. Lo que más me impresionó fue que la abrumadora mayoría de los asistentes eran ancianos. No llegaba a la media docena el número de jóvenes o de niños que pude contar en aquella misa bastante concurrida. Quizás era la hora, el día o el lugar, pero la ausencia de gente joven trajo a mi memoria el testimonio de una alumna de segundo de carrera que, comentando un texto de Machado en su examen final, había escrito como explicación: “Es que yo soy atea”.

Llamó mi atención en especial porque había recibido supuestamente una buena formación cristiana en el colegio en el que había estudiado. ¿Cómo es que millares de jóvenes que han recibido una educación cristiana abandonan la práctica religiosa apenas a los dos años de haber terminado el colegio? Le pedí a Silvia que pusiera por escrito su testimonio y he aquí algunas de sus palabras:

“Yo creo que no se trata tanto de si crees en Dios o no, sino más bien de cómo lo haces. Fui a un colegio católico y hasta 3º de la ESO [educación secundaria] iba a misa todos los domingos; hasta llegué a recibir la confirmación. Ahora me considero atea; esta postura tiene muchísimas más causas de las que podría escribir aquí. En la universidad es un tema que sale en las conversaciones con mis compañeros cristianos. Mi amiga Ainhoa, por ejemplo, me comentó que ella es creyente, pero que no va a la iglesia porque vive su fe de otra manera más personal en su intimidad; describe su relación con Dios como más “privada” que la de otros que sí van a misa.

En ningún momento quiero decir qué está bien y qué está mal, pero uno de los motivos de mi deserción fue la incoherencia que veía. Se predicaba el amor, el respeto y la tolerancia, y yo no los veía en las personas que repetían ese discurso. Veía a veces malas caras e insultos hacia personas que no encajaban en el molde tradicional, vejaciones a las personas homosexuales y una aparente superioridad moral que estaba muy lejos de la humildad que orgullosamente exhibían como suya.

Me dolía también lo que sentía como autoritarismo, como imposición de que hay una manera establecida para relacionarte con Dios, y yo no lo veía así. Cada cual es persona y por ello, de alguna forma, única. Una relación tan importante como ha de ser la que tengas con quien consideras tu Creador, no puede ser rígida ni impuesta, igual que en cada familia es diferente la relación entre padres e hijos. [...]

La religión cristiana pone sus bases en valores que en teoría son moralmente buenos, pero no estoy segura de si se llevan bien a la práctica. Creo que una forma de vida cuyo Mesías dijo “Amad al prójimo como yo os he amado” tiene que estar presidida por el respeto, incluso a personas que no piensan lo mismo. Y me repito: no lo veo en ningún lado. Lo que sí percibo son desprecios, miradas por encima del hombro, empatía solo hacia los que piensan igual, y falta de comprensión y de ganas de comprender hacia los que difieren. [...] Creo que tiene que ser maravilloso tener algo que guíe tu vida, pero creo que debe estar guiado por el amor”.

El testimonio de Silvia −del que extraigo estas líneas− me ha parecido muy revelador. Lo que viene a decir es que ella dejó de creer, en primer lugar, porque no reconocía la vida y las enseñanzas de Jesús en quienes le explicaban la fe cristiana. Su comentario trajo a mi cabeza aquel célebre pasaje de la exhortación apostólica Evangelii nuntiandi en el que san Pablo VI afirmaba que “el hombre contemporáneo escucha más a gusto a los testigos que a los maestros o si escucha a los maestros es porque son testigos” (n. 41).

En mi corazón resonaban también las palabras fuertes del Papa Francisco en la Gaudete et Exsultate diciendo que “la Iglesia no necesita tantos burócratas y funcionarios, sino misioneros apasionados, devorados por el entusiasmo de comunicar la verdadera vida” (n. 138).

¿Qué pasa en tantos colegios católicos que no llegan en muchos casos a transmitir efectivamente la fe a las sucesivas generaciones de estudiantes? Sin duda es difícil la pregunta y es imposible dar aquí una respuesta completa, pues el problema no es solo de la escuela sino de toda la sociedad, en particular las familias. Sin embargo, tal como expresa esta alumna, resulta esencial el ejemplo de los profesores: si los jóvenes advierten que sus profesores aman a Jesús y reflejan en su vida el verdadero rostro de Dios, compasivo con todos, acogerán más abiertamente el mensaje evangélico. Como se ha dicho, “el cristianismo se contagia por envidia”. Que quien no es cristiano piense: “Me gustaría disfrutar así, estar así, rodeado por gente que me quiere”.

Finalmente, hay que destacar un segundo elemento en este proceso de entrega de la fe a las nuevas generaciones: el carácter totalmente libre con el que ha de impartirse siempre la formación religiosa, eliminando por completo cualquier imposición o apariencia de imposición en esta materia. Como enseñó san Josemaría, “la libertad es un medio de formación”. “Los jóvenes” −se dice en el Documento Final del reciente Sínodo− “tienen una inquietud que ante todo hay que valorar, respetar y acompañar, apostando con convicción por su libertad y su responsabilidad”. ¡Qué bonita esta expresión “apostar por la libertad”! Estoy persuadido de que el amor a la libertad, unido al ejemplo personal, es el mejor camino para la evangelización de las nuevas generaciones.

Silvia Döllerer y Jaime Nubiola

 

Comentario al Evangelio: Tú sabes que te quiero

Evangelio del Domingo Tercero de Pascua (Ciclo C) y comentario al evangelio.

Vida cristiana

Opus Dei - Comentario al Evangelio: Tú sabes que te quiero

Evangelio (Jn 21,1-19)

 

Después volvió a aparecerse Jesús a sus discípulos a orillas del mar de Tiberíades. Se apareció así: estaban juntos Simón Pedro y Tomás — el llamado Dídimo — , Natanael — que era de Caná de Galilea — , los hijos de Zebedeo y otros dos de sus discípulos. Les dijo Simón Pedro:

— Voy a pescar.

Le contestaron:

— Nosotros también vamos contigo.

Salieron y subieron a la barca. Pero aquella noche no pescaron nada.

Cuando ya amaneció, se presentó Jesús en la orilla, pero sus discípulos no se dieron cuenta de que era Jesús. Les dijo Jesús:

— Muchachos, ¿tenéis algo de comer?

— No — le contestaron.

Él les dijo:

— Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis.

La echaron, y casi no eran capaces de sacarla por la gran cantidad de peces. Aquel discípulo a quien amaba Jesús le dijo a Pedro:

— ¡Es el Señor!

Al oír Simón Pedro que era el Señor se ató la túnica, porque estaba desnudo, y se echó al mar. Los otros discípulos vinieron en la barca, pues no estaban lejos de tierra, sino a unos doscientos codos, arrastrando la red con los peces.

Cuando descendieron a tierra vieron unas brasas preparadas, un pez encima y pan. Jesús les dijo:

— Traed algunos de los peces que habéis pescado ahora.

Subió Simón Pedro y sacó a tierra la red llena de ciento cincuenta y tres peces grandes. Y a pesar de ser tantos no se rompió la red. Jesús les dijo:

— Venid a comer.

Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: «¿Tú quién eres?», pues sabían que era el Señor.

Vino Jesús, tomó el pan y lo distribuyó entre ellos, y lo mismo el pez. Ésta fue la tercera vez que Jesús se apareció a sus discípulos, después de resucitar de entre los muertos.

Cuando acabaron de comer, le dijo Jesús a Simón Pedro:

— Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?

Le respondió:

— Sí, Señor, tú sabes que te quiero.

Le dijo:

— Apacienta mis corderos.

Volvió a preguntarle por segunda vez:

— Simón, hijo de Juan, ¿me amas?

Le respondió:

— Sí, Señor, tú sabes que te quiero.

Le dijo:

— Pastorea mis ovejas.

Le preguntó por tercera vez:

— Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?

Pedro se entristeció porque le preguntó por tercera vez: «¿Me quieres?», y le respondió:

— Señor, tú lo sabes todo. Tú sabes que te quiero.

Le dijo Jesús:

— Apacienta mis ovejas. En verdad, en verdad te digo: cuando eras más joven te ceñías tú mismo y te ibas adonde querías; pero cuando envejezcas extenderás tus manos y otro te ceñirá y llevará adonde no quieras — esto lo dijo indicando con qué muerte había de glorificar a Dios.

Y dicho esto, añadió:

— Sígueme.


Comentario

La escena evoca aquella otra pesca milagrosa, tras la cual Jesús dijo a Pedro que habría de ser pescador de hombres (Lc 5,1-11). Este nuevo relato (21,1-14) prefigura la multitud de pueblos que el apostolado de la Iglesia ganará para Cristo; y en esta dimensión eclesiológica se inserta el pasaje siguiente, que narra la entrega del primado de la Iglesia a San Pedro (21,15-19).

Después de la resurrección de Jesús, los Apóstoles marchan a Galilea según les había indicado (cf. Mt 28,10), y Pedro retoma su trabajo profesional. “Antes de ser apóstol, pescador. Después de apóstol, pescador. La misma profesión que antes, después -observa San Josemaría-. ¿Qué cambia entonces? Cambia que en el alma -porque en ella ha entrado Cristo, como subió a la barca de Pedro- se presentan horizontes más amplios, más ambición de servicio”[1].

Mientras están bregando en el mar, sin conseguir nada, alguien, a quien los discípulos no reconocen en un principio, les dice desde la orilla que echen las redes a la derecha. Lo hacen y quedan asombrados de la cantidad y calidad de los peces que capturan. El primero que se da cuenta de que es el Señor es “el discípulo a quien amaba Jesús” (21,7), y esto es así, comentará San Gregorio de Nisa, porque “Dios se deja contemplar por los que tienen el corazón puro”[2].

La pesca fue muy abundante: “ciento cincuenta y tres peces grandes” (21,11). San Jerónimo dice que los zoólogos griegos habían clasificado 153 especies de peces en ese mar; al citar esta cifra, Juan aludiría simbólicamente a la totalidad y a la diversidad de la pesca de los discípulos, anticipando así los resultados de la misión cristiana, que habría de llegar a todo tipo de personas[3].

Al descender de la barca estaba Jesús allí y, junto a él, “vieron unas brasas preparadas, un pez encima y pan” (21,9). Además de en este episodio, la única vez que aparecen unas brasas en el evangelio de Juan, es en casa de Caifás, y junto a ellas tuvo lugar una negación de Pedro (Jn 18,18). Sin duda, cuando Jesús le pregunte poco después si lo ama, las brasas le traerían el recuerdo de sus infidelidades, pero también la confianza de comprobar que, a pesar de que Jesús conoce su debilidad, vuelve a confiar en él.

En contraste con aquellas tres negaciones de Pedro durante la pasión, Jesús, como Buen Pastor, cura sus heridas ofreciéndole tres nuevas oportunidades de decirle: “tú sabes que te quiero” (21,15.16.17).

Esta segunda escena cambia bruscamente el simbolismo de la primera cuando, se deja de hablar de peces, y Jesús le habla sobre las ovejas que ha de cuidar. De este modo se completa el retrato de la figura de Pedro: además de apóstol misionero (pescador), Pedro está llamado a ser también modelo y responsable del cuidado pastoral (cfr. 1 P 5,1-4; Hch 20,28). Jesús es el único pastor y la tarea de Pedro está en continuidad con la de Cristo: el pastoreo de Pedro nace de su amor por Jesús. El rebaño pertenece a Jesús, no a Pedro, por eso Cristo le pide: “apacienta mis corderos” (21,15), “pastorea mis ovejas” (21,16), “apacienta mis ovejas” (21,17), y Pedro acepta dar la vida por ellas.

Cuando Jesús le dice que “cuando envejezcas extenderás tus manos y otro te ceñirá y llevará adonde no quieras” (21,18) está aludiendo al martirio de San Pedro, que también moriría en la cruz como el Maestro.


[1] S. Josemaría, Amigos de Dios, nn. 264-265.

[2] S. Gregorio de Nisa, De beatitudinibus 6.

[3] S. Jerónimo, Comen­tario a Ez 47,6-12 (PL 25,474C).

 

 

TERCER DOMINGO DE PASCUA.

UN CORAZON EN BRASAS.

Jn 21, 1-19.

Aquella noche bregando no pescaron nada. Después del fracaso de la esterilidad aparece el Señor resucitado alentando la esperanza. Allí aunque todavía no lo habían conocido se acerca a la orilla de sus vidas. Tenéis pescado? Y desde su transparencia, se lanzan confiados “en tu nombre echaremos una vez más la red” de la confianza en tu Corazón.

Juan el místico le ve...”es el Señor”. Pedro el amor humillado se lanza al agua fría de abril porque no puede vivir sin el Señor. 

Cuando nos hemos mojado por Cristo como Pedro, el Señor se emplea a fondo para curar sus heridas. ¿Cómo lo hace? Con un desayuno, un seguir contando conmigo y la Eucaristía.

 Primero me fio totalmente de un Dios que al amanecer te prepara un desayuno. Las brasas con pez y pan expresan su Corazón alimentando la esperanza para curar sus heridas. Cuando le dice a Pedro traedme lo que habéis pescado le devuelve la autoestima y le cura volviendo a contar con El. En ti confío.

 Por último la operación a corazón abierto es eficaz para la curación de todas las heridas del alma. Solo la Eucaristía, Cristo Vivo y resucitado nos cura el mal del corazón, el egoísmo que nos cierra al Padre y a los hermanos. Este es el mal más arraigado en el corazón humano y más necesitado de vivir con el marcapaso de su Amor.

Es necesario un trasplante de corazón qué solo se realiza a través de la Eucaristía que contiene en si todo deleite. La sanación plena de todas las heridas las cura el Amor de los amores, con la Eucaristía. El pan partido y la sangre derramada nos hacen recordar que somos amados siempre, y que el Señor como aquel amanecer, nos espera en la comida y la fiesta que cura todas las heridas con el bálsamo de su Amor.

+ Francisco Cerro Chaves. Obispo de Coria-Cáceres 

 

La auténtica alegría

Ángel Cabrero Ugarte

Resurreción

photo_camera Resurreción

En realidad, la alegría del cristiano no necesita de la Pascua. Incluso podemos afirmar que la Pascua no devuelve la alegría a quien la ha perdido. Quizá lo más que podemos decir es que este tiempo de Pascua nos ayuda a hacer una reflexión. ¿Hay verdaderamente alegría en mi vida? ¿Depende mi alegría de acontecimientos externos o de circunstancias personales más o menos adversas?

La realidad es que la auténtica alegría cristiana es muy profunda, tiene raíces consistentes y no depende de si hace sol o si llueve. La alegría auténtica de cualquier persona depende de saber amar o no. El que es egoísta está, habitualmente, triste. El que está muy pegado a Dios, o sea, el que ama a Dios sobre todas las cosas, es una persona alegre. Aunque es evidente que ese amor a Dios se manifiesta en la entrega a los demás. No se puede dar uno sin el otro.

Aún así, a veces hace falta una reflexión sobre la propia alegría, ante todo un examen detenido sobre como afecta en los demás. Es decir, ¿se me nota que estoy alegre? Hay personas con quien estamos deseando estar, porque traslucen gozo. Hay personas tristes en apariencia, y uno se da cuenta, conociéndolos en la intimidad, que tienen una alegría muy profunda. Por lo tanto, a la persona que interiormente es feliz le pedimos que se mire al espejo, vea su rostro y piense: ¿influyo con mi alegría? ¿Mi alegría influye, es contagiosa?

Transcribo un párrafo de Jesús Montiel que me parece muy esclarecedor. “En el supermercado, en el pasillo de las bebidas, una señora ha chocado conmigo y yo le he sonreído. Ella ha sonreído a su vez y se ha llevado mi sonrisa, la suya, al estante de los lácteos. Allí, delante de los yogures, un muchacho que la miraba ha sonreído y ha caminado hasta el cajero. El anciano que había delante, en la cola, sonrió al verlo sonreír. Y así sucesivamente. Me he preguntado dónde acabará la sonrisa que he comenzado. La sonrisa es contagiosa, pandémica, por muy gris que sea el día. Se propaga de rostro en rostro como un fuego blanco. Creo en el ser humano. Aunque el mundo parezca injusto. Una sonrisa basta para devolverme la confianza”.

Nos hace pensar en si nuestra alegría es influyente. En este mundo con tantas preocupaciones, prisas y angustias, donde siempre hay gente que solo ve problemas en casi todo, nuestra alegría puede ser medicinal. Así que es bueno hacer esa reflexión. Como Sancho le animaba a hacerla a D. Quijote: “Sancho es quien aconseja ahora al caballero andante, mientras éste cabalga ensimismado por las desdichas del encantamiento de su Dulcinea, transformada en aldeana: -Señor, las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias: vuestra merced se reporte, y vuelva en sí, y coja las riendas de Rocinante, y avive y despierte, y muestre aquella gallardía que conviene que tenga los caballeros andantes. ¿Qué diablos es esto? ¿Qué decaimiento es este? ¿Estamos aquí o en Francia? (II parte, cap 11).

Pues eso, dónde estamos, que ven los demás en nuestra vida de cristianos, tenemos que preguntarnos con frecuencia.

 

 

Biología  y feminismo.

Dedicado a Blanca, Ane, Belén y Cristina.

Feminismo es el principio que aboga por la igualdad de derechos del hombre y la mujer, cosa razonable y legítima. También se ha propugnado un feminismo ligado a la llamada Ideología de género, según la que cada cual podría elegir su propio género, desligándose de su ser natural. La tentación del “seréis como dioses” del Paraíso sigue vigente: “La ideología de género es la última rebelión de la creatura contra su condición de creatura”, decía Benedicto XVI. 

Fue en los años sesenta del pasado siglo, coincidiendo con el llamado “mayo francés”, cuando se cuestionó el valor de la paternidad (entonces se hablaba de ”paternalismo”, autoritarismo, opresión) y posteriormente, en los años noventa, se hablaba del varón como intrínsecamente maltratador, perverso. Es un feminismo tipo “machismo con faldas”, expresión utilizada por el Papa Francisco.

  De aquella época era Simone de Beauvoir (compañera de Sartre), que  prevenía contra la “trampa de la maternidad”, utilizada egoístamente por el varón: una mujer moderna debería liberarse de las “ataduras de su naturaleza”. Las feministas radicales, en consonancia con Beauvoir, recomendaban relaciones lesbianas, el  aborto, el traspaso de la educación de los hijos a la sociedad. Se apoyaban en los postulados de los representantes de la “revolución sexual” como Wilhelm Reich y Herbert Marcuse (freudomarxistas), que invitaban a experimentar todo tipo de situaciones sexuales. Era una mezcla de marxismo y pansexualismo freudiano. Fue entonces cuando se empezó a utilizar la “píldora”, como fármaco anticonceptivo. Se comenzó a hablar, no ya de contracepción, sino de anticoncepción.

No se habla de lucha de clases (pues la economía ha igualado bastante la sociedad), sino de lucha de sexos. En este sentido, algunos dicen que las diferencias entre varón y mujer serían meros roles que la sociedad asigna a los sexos. Incluso se habla de varios géneros: heterosexual masculino, heterosexual femenino, homosexual, lesbiana, bisexual e indiferenciado. Cada cual podría optar por lo que le apetezca. De hecho, hay varones que buscan determinadas intervenciones quirúrgicas para tener experiencia de mujer; y hay mujeres que quieren experimentar el ser varón.

Consecuencia lógica de estas ideologías es, entre otras, el aborto, con el que se elimina un producto “molesto”, derivado de la relación sexual. “El embarazo es una atrocidad”, decía Shulamith Firestone.

Varón y mujer son igualmente de la especie humana (ambos son hijos de Dios), con igual dignidad. En el Génesis se dice que Dios creó al ser humano como hombre y mujer. En Dios se conjuga el 3; en la especie humana, que es sexuada, el 2.

Pero no hay que confundir igualdad con igualitarismo. En este sentido, hay diferencias esenciales entre el varón y la mujer: la masculinidad significa la posibilidad de ser padre, y la feminidad la de ser madre. Y todas las células corporales, desde el inicio de la vida, son cromosómicamente de uno u otro sexo. En la mayoría de las situaciones homosexuales las causas no son genéticas. Y neuralmente, son evidentes las diferencias. Algunas estructuras cerebrales (especialmente las del hipotálamo) son mayores en el varón que en la mujer, y a la inversa.

No es lo mismo identidad sexual (varón o mujer) que orientación sexual (heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad). La orientación, aun teniendo una base biológica, es configurada por la educación, la cultura, las experiencias propias, entre otros factores. Los números varían según las estadísticas, pero la mayoría de las personas son heterosexuales. Cosa distinta es la conducta sexual, relativa al modo en que el ser humano conduce su sexualidad

 Y el cerebro es sexuado, independientemente de las ideas, la conducta, las costumbres, los hábitos del ser humano concreto.

La sexualidad humana es como el sello del Dios del Amor en la estructura misma de la naturaleza del hombre. La buena práctica de la libertad es la de elegir el bien. No se puede elegir lo antinatural, lo que no supone falta de libertad. Por muy libre que sea el ser humano, no puede elegir ser varón o mujer (para siempre o temporalmente), o, por ejemplo, ser un escarabajo (es impresionante la obra de Kafka, “La metamorfosis”).

Fue con el cristianismo cuando se consideró a la mujer en su verdadera importancia. Es un feminismo auténtico. No en balde, la Virgen María, después del Hijo de Dios, es el ser humano más importante de la Historia. Y la Iglesia es Madre. Mujeres insignes, que influyeron grandemente en la Historia, entre otras, fueron Santa Hildegarda de Bingen, Isabel la Católica, Santa Isabel de Hungría, Santa Teresa de Jesús, Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein), Santa Teresa de Calcuta y un largo etcétera.

También se habla de la Madre Naturaleza. Muchas palabras castellanas, relativas a aspectos fundamentales, son femeninas, como vida, democracia, filosofía, libertad, belleza, caridad, ambición, etc.

 

¿Qué hacer para que nuestros hijos no pierdan la capacidad de asombrarse?

Silvia del Valle Márquez

Que nuestros hijos no pierdan su espíritu de ayuda y empatía con la sociedad por falta de asombro.

 

http://www.yoinfluyo.com/images/stories/hoy/may19/020519/hijos_asombro.png

El panorama para nuestros hijos es cada día más difícil porque la sociedad los estimula en demasía y les genera curiosidades que, en nuestros tiempos, los niños no teníamos.

Yo creo que es importante darnos cuenta que es mejor que nuestros niños y jóvenes no pierdan la inocencia tan pronto y tampoco la capacidad de asombrarse ya que de ella dependen la creatividad, la generosidad, el que puedan hacer empatía y ayudar a otras personas, etc.

Por eso aquí te dejo mis 5 tips para lograr que nuestros hijos no pierdan la capacidad de asombrarse.

Primero. Que aprendan a reconocer lo que sienten.
El saber ubicar los sentimientos y ponerles nombre hace que estemos atentos a todo y siempre dispuestos a recibir las novedades de cada momento.

Es importante educar a nuestros hijos porque la sociedad busca que nada nos mueva el alma, que nada nos cuestione o interpele, pero es importante que a nuestros hijos les demos la oportunidad de sentir y de asombrarse de lo que sienten a cada momento de su vida.

Recordemos que ellos están aprendiendo todo el tiempo, por eso debemos aprovechar este impulso natural para educarlos.

Segundo. Evita la costumbre.
Debemos tener cuidado en no confundir rutina con costumbre. La rutina solo les da la seguridad de saber qué sigue y de organizar su tiempo, pero la costumbre genera fastidio, desánimo, cansancio y mina la capacidad de asombro.

Para lograrlo es importante que busquemos actividades novedosas que no rompan con la rutina de nuestros hijos; pero que de pronto la hagan novedosa, interesante, ¡simplemente asombrosa!

Cualquier día podemos cambiar el lugar de comida y hacer un día de campo en el patio o jardín de la casa o dejar el coche en casa y caminar hasta la papelería para ir contando los pasos que damos para llegar allá.

Dependiendo de la edad de los hijos podemos pensar en actividades que les estimulen el asombro y la creatividad.

Tercero. Cuidado con el bombardeo de imágenes.
El exceso de imágenes al que están sometidos nuestros hijos en la actualidad es tremenda y esto generaba ceguera ya que se vuelven inmunes a los estímulos visuales, es por esto que de pronto ya no vemos cuando alguien necesita ayuda en la calle o ignoramos al indigente que nos estira la mano para solicitar ayuda.

¿Cómo evitarlo? Debemos hacer conciencia en nuestros hijos de esta situación; podemos ir preguntando cuando circulamos por la calle cuántos anuncios de bebidas ven o que nos digan los colores de los coches que pasan cerca de nosotros, esto genera que se mantengan alerta y con los sentidos abiertos para captar lo que está a su alrededor.

Esto estimula la capacidad de asombro y además educa los sentidos al hacer conciencia de lo que perciben a cada momento.

Cuarto. Usa tus cinco sentidos.
Es por esto que es de vital importancia que fomentemos el uso de los cinco sentidos en nuestros hijos desde pequeños.

Debemos estimularles desde pequeñitos, desde recién nacidos, los sentidos con música clásica, imágenes suaves, colores diversos y sobre todo que les platiquemos mucho sobre lo que pasa en el mundo y lo que eso nos genera en nuestros sentimientos y cómo debemos reaccionar ante tales estímulos.

Nuestros hijos nacen sin estas capacidades desarrolladas y es importante que les ayudemos a desarrollarlas al máximo.

Y quinto. Disfruta el aquí y ahora.
También es importante que les enseñemos, con el ejemplo, a disfrutar cada momento de la vida. Esto ayuda a que podamos asombrarnos de las maravillas que Dios nos regala y de tantas cosas lindas que nos suceden a lo largo del día y que el ritmo de vida que llevamos y las conductas impuestas por la sociedad nos impiden disfrutar.

Ojalá que todos tratemos de recuperar esa capacidad de asombro que hemos ido perdiendo con el paso de los años y que logremos que nuestros hijos no la pierdan. La inocencia es un gran tesoro que vale la pena defender.

 

 

No somos átomos aislados girando en el espacio

Familia Patriarcal y familia nuclear

Una sociedad, como también la familia, son un tejido de almas, con interacciones mutuas; del todo sobre cada una y de cada una sobre el todo.

la gobernanta tenía un gran papel en la formación de los hijos

Una sociedad es un tejido de almas, con interacciones mutuas

Cada hombre trae dentro de sí varias hereditariedades. Somos la resultante biológica de un sinnúmero de corrientes de vida que vinieron a tener en nosotros su punto de encuentro.

Así como en una laguna existen aguas de diversos ríos que en ella desembocan, así existen en nosotros esas hereditariedades.

Somos recipientes en los que se funden varias corrientes del pasado

Los historiadores concuerdan al afirmar la existencia de obras que necesitan ser llevadas a cabo por varias generaciones: la fundación de ciertos países, el desarrollo de cierta política, la creación de ciertas fuentes de prosperidad. La institución de derecho natural que asegura la realización de la obra histórica a través de las generaciones es la familia.

La naturaleza del hombre lo lleva a establecer nexos más directos con ciertas cosas, y relaciones más próximas con ciertas personas. Ser propietario, tener familia, son situaciones que le dan una justa sensación de plenitud, de personalidad. Vivir como átomo aislado, sin familia ni bienes, entre una multitud de personas extrañas, le da una sensación de vacío, de anonimato y aislamiento, que es para él profundamente antinatural.

La reforma social más urgente

Social… sociedad. ¿Habrá algo más santo y augustamente social que velar por la familia? Pues, ¿no es ésta la base de la sociedad?

Tanto se habla de reformas de base. ¿Quién entre los «arditi» del reformismo habla seriamente de reformar, de restaurar la base, esto es, la familia?

¿Qué espíritu social es éste, que no tiene ojos para ver la crisis de la familia y la insuficiencia de las medidas destinadas a reformar una sociedad en que la base está minada?

¿Pero que es la familia en la fuerza del término?

Familia para mí es equivalente a familia en su normalidad. Y por lo tanto familia patriarcal.

Por patriarcal debe entenderse no la pequeña familia nuclear -padre, madre e hijos- sino una familia numerosa, con muchos hijos. Y, además de eso, relacionada con un número muy grande de parientes de varios grados, de varios lados, que frecuentan la casa y la ponen en movimiento.

Con la familia patriarcal se constituye un todo con tres distancias.

La primera distancia es mi casa, enteramente afín conmigo.

Otra, son las casas de mi familia más apartada, algo parecida y algo diferente.

Una tercera distancia es la calle, punto de encuentro fortuito y casual de todas las semejanzas y de todas las diferencias.

Si estoy apoyado por estas tres distancias, si puedo expandirme en estas tres dimensiones, cuando llego a la calle tengo detrás de mí y a mi lado toda mi parentela que se presenta en los lugares públicos, en los lugares de diversión, pensando como yo, sintiendo como yo, imponiéndose.

Enfrento la popularidad o la impopularidad, porque tengo un cuadro en que apoyarme, tengo elementos para expandir mi personalidad.

Cuán diferente es la situación de la familia minúscula -padre, madre e hijos- viviendo una vida dentro del hogar que, por ser constituido por pocas personas, tiene poca variedad y que, por eso, se torna monótona.

Siendo así, se tiende a huir, y se huye, yendo hacia la calle o trayendo la calle dentro de la casa, bajo el aspecto de dos o tres televisores en varias salas, para intentar olvidar que se está dentro de casa y tener la sensación de que se está en la calle.

En la familia patriarcal se da un enriquecimiento de las personalidades

Por patriarcal debe entenderse no la pequeña familia nuclear -padre, madre e hijos- sino una familia numerosa, con muchos hijos.

Pero en la calle la persona se siente aislada. El niño llega al colegio aislado. El joven o la joven entran en la sociedad aislados.

No tienen apoyo en nadie.

Tienen un modo de ser, fabricado por la propaganda «ab extrínseco» y que es impuesto.

Si no quisieren adherir, se monta contra ellos la persecución del ridículo y del ostracismo.

Resultado: inseguridad interior, titubeo, duda, aislamiento, capitulación.

Al cabo de diez o veinte años de ese fenómeno, si la persona no tuviere una personalidad más o menos definida, esta habrá sido destruida.

No sabe ser amigo quien no sabe ser primo. Y no sabe ser primo quien no sabe ser hermano.

La familia nuclear y sus insuficiencias

Considero la expresión familia nuclear bien acertada, porque no es la familia-célula, sino que es una célula reducida a su núcleo, con todo lo que hay de irregular en que el núcleo viva sin su protoplasma. Es un exilio para el núcleo -si no fuere directamente la muerte- el hecho de estar privado del protoplasma.

La imaginación de las personas actualmente sólo alcanza la familia nuclear. No se sabe ya lo que fue la familia «árbol-frondoso».

Los psicólogos, en la comparación entre la familia nuclear y la familia patriarcal, llaman la atención sobre la importancia y la necesidad del grupo de parientes -primos, tíos, etc.- como factor de armonía en las relaciones de los hijos con los padres.

En la familia nuclear hay una confrontación directa entre los hijos y los padres, en aquel espacio delimitado que es el hogar; en la familia patriarcal, la confrontación se diluye entre los parientes, y el hijo puede recurrir a un tío, a un primo, a una tía, etc.

Es normal que el marido y la mujer tengan dificultades en el trato mutuo muy grandes. El modo de amortiguar estas dificultades es que estén envueltos por un ambiente de familia muy homogéneo, dentro del cual encuentren varios puntos comunes, engendrando afinidades que reducen la fricción proveniente de la diferencia de temperamentos y de caracteres individuales.

 Plinio Corrêa de Oliveira

 

Retrato de Cristo y del cristiano

En efecto, y lo ha observado Joseph Ratzinger, el ahora Papa emérito. Tras la experiencias de los regímenes totalitarios y del abuso del poder económico, no podemos menos que constatar y agradecer esta orientación de las bienaventuranzas, aunque encontremos ciertas resistencias en nosotros mismos, contagiados como estamos de la llamada conciencia moderna, con su modo autosuficiente de ver la vida.

Por eso, por nuestras resistencias, todos necesitamos de la conversión. Lo dice el Papa Francisco: “No se es bienaventurado si no se es convertido, capaz de apreciar y vivir los dones de Dios” (Angelus 29-I-2017). Las bienaventuranzas, explica, son “el carné de identidad del cristiano”. Y nos ha invitado a retomar esas páginas del Evangelio y releerlas más veces, para vivir hasta el final ese “programa de santidad” que va “contracorriente” respecto a la mentalidad del mundo. Un programa de vida sencillo y a la vez difícil, que se completa con el que Jesús propone en el capítulo 25 del evangelio de san Mateo, que a su vez se traduce en las obras de misericordia (cf. Homilía en Santa Marta, 9-VI-2014).

Las bienaventuranzas, ha señalado el Papa, son portadoras de una novedad revolucionaria. Proclaman vencedores a los que suelen considerarse “perdedores” (cf. Ibid.). Y por eso, conectando con el vocabulario actual, las bienaventuranzas son como “el navegador para nuestra vida cristiana” (Homilía en Santa Marta, 6-VI-2016).

Jaume Catalán Díaz

 

 

Elemento central de la actividad económica

San Juan Pablo II, hablando con relación al Día del Trabajo, afirmaba que mediante el trabajo, el hombre no solo transforma la naturaleza, para responder a sus necesidades, sino que se realiza a sí mismo como persona. El Papa Francisco ha dedicado al trabajo una particular atención en su encíclica “Laudato Sii”, y ha recordado que “donde hay un trabajador, ahí está el interés y la mirada de amor del Señor y de su Iglesia”.

La forma del trabajo cambia vertiginosamente, debido a las nuevas tecnologías, a la globalización y a las nuevas formas de gestión empresarial, pero, estoy convencido de ello, el trabajo sigue y seguirá siendo un elemento central de la actividad económica, de la justicia social y de la dignidad humana.

Enric Barrull Casals

 

La visita del Papa a Marruecos

Mucho se ha hablado y mucho se hablará sobre la visita del Papa a Marruecos. La visita se desarrollaba mientras se celebraba una “cumbre” árabe en el vecino Túnez, único país donde cuajó un cambio político y social que ha permitido la alianza del islamismo moderado y un liberalismo de cuño árabe que defiende los derechos humanos. Los jefes de Estado árabes acogieron con cierto entusiasmo el documento firmado por el Papa y el rey Mohamed VI sobre la necesidad de promover el carácter específico multirreligioso de Jerusalén. Precisamente el rey de Marruecos es el presidente del Comité Al Qods, nombre árabe de la Ciudad Santa y cuya obligación consiste en defender su identidad.

A propósito de este acuerdo el Papa ha señalado que “se trata de un llamamiento a la fraternidad religiosa, simbolizada en esta ciudad que es de todos nosotros”. Más aún, este acuerdo es considerado por el Papa como “un paso hacia delante dado, no por un rey y un papa, sino por dos hermanos creyentes que sufren al ver que esta ciudad de la esperanza no es todo lo universal que queremos todos”.

Juan García.

 

“Recién nacidos y camino del cementerio”

                                Nadie “se sulfure por mi titular, puesto que es verdad, el saber que desde que se nace se empieza a morir; y que desde que se llega a la edad de jubilación, ya se está bastante cercano del cementerio”; todo lo demás son subterfugios para no enfrentarse a las realidades humanas, cosa que por sus miedos, “el bicho humano” elude todo lo que puede y más. Opino así por cuanto leo y sonrío socarronamente por lo que copio a continuación y que no es otra cosa que, “una nueva huida más de quienes no sabiendo gobernar, cargan a otros lo que ellos no son capaces de solucionar, con tantísimo dinero como tiran y malgastan de mil formas diferentes”.

                                “El Gobierno ha aprobado un Decreto Ley para ampliar el permiso por paternidad de cinco a ocho semanas de forma inmediata y progresivamente hasta las 16 semanas en el año 2021. "La maternidad no puede ser un arma en contra del desarrollo de las mujeres, es una opción libre y todos tenemos que hacernos corresponsables", ha defendido la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, justo una semana antes de la celebración de la huelga feminista en España”.

                               Y como se debate el tema y puedo opinar, opino y digo lo que sigue y lo hago “a vuela tecla”: De pena ver como se tira el dinero del otro impunemente... lo que hay que hacer de una vez, es dotar al recién nacido de forma que su madre lo pueda atender sin dejar el trabajo; y si se tiene que quedar en casa con el bebé, que se quede, que EL TRABAJO DE MADRE DEBE SER ANTES QUE NADA; de acuerdo que hay que pagarlo CON LOS PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO, PERO HÁGASE SIN RODEOS Y SIN JODER A LOS EMPRESARIOS QUE BASTANTE TIENEN CON MANTENER LAS EMPRESAS”.

                        En España existe ya una enfermedad-plaga (también en otras naciones)  que es la falta de natalidad y el exceso de viejos; pero en España es que la juventud que se consigue, al final y en mayoría, ha de irse al extranjero a trabajar; o sea que aquí criamos y mantenemos una población que una vez formada, tiene que marchar al extranjero a enriquecer otros países y por tanto a otras economías. Aquí que tanto se ha hablado y gobernado en nombre de un “social, socialismo, incluso pro comunismo republicano”, aún no se sabe cuidar de “la mejor materia que produce el país”; o sea sus cerebros y cuerpos; excepción de las minorías denominadas deportivas o deportes de masas, que esas sí; “esas se llevan a los altares y como ejemplo a seguir por las masas de poco inteligentes, que creen (ilusos) que en eso está el tan cacareado progreso que predican los inútiles políticos demagogos de siempre, plaga que aquí es abundantísima”.

            JUBILADOS Y JUBILACIONES: Este es otro tema espinoso que no saben o no quieren tocarlo, cuando ha de solucionarse igualmente vía Presupuestos Generales del Estado, puesto que el jubilado llegada esa edad en que ya no puede o no debe trabajar, necesita un sustento decente  y que ha de recibir del Estado por el que trabajó toda su vida laboral; entiéndase que hablo del jubilado que ha trabajado, no de “la nube” de parásitos que por los mil subterfugios o vías de la asquerosa política que nos impusieron; se han enchufado a la paga del dinero público, y los que debieran ser revisados uno por uno; y suprimidos los que proceda, en especial el de los “altos políticos, empezando por los que fueron primeros ministros y sólo por ello cobran pagas abusivas”.

            Resumiendo, que lo que necesita España es una verdadera y lógica revisión de gastos nacionales y adecuar a ese gasto, lo necesario y eliminar lo superfluo e innecesario, para lo que igualmente hay que revisar “los gastos de la realeza y allegados”. España no funciona por la plaga de parásitos que siempre ha mantenido y sigue manteniendo; y como dijera el apóstol hace dos milenios a las primeras comunidades cristianas… “Que el que no trabaje que no coma”; es claro que nada dijo sobre aquellos que o no podían trabajar o ya no tenían ni dónde.

 

Antonio García Fuentes

                                                       (Escritor y filósofo)                      

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes