Las Noticias de hoy 16 Abril 2019

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    martes, 16 de abril de 2019   

Indice:

ROME REPORTS

Francisco felicita la Pascua a Benedicto XVI en la víspera de su 92 cumpleaños

Roma: El Congreso UNIV reune a más de 2.000 estudiantes en Semana Santa

Liga Nacional italiana de Diletantes: “Procurad introducir un espíritu de solidaridad y atención a las personas”

Irán: Ayuda del Papa a las poblaciones afectadas por los aluviones

ANTE PILATO: JESUCRISTO REY: Francisco Fernandez Carbajal

Martes santo: “La Cruz a cuestas, con una sonrisa”: San Josemaria

María, modelo y maestra de fe: Francisco Suárez – Javier Yániz

Martes santo: ¿Cómo es nuestra fe?: Mons. Javier Echevarría.

Dios, Cristo y la Iglesia: Ramiro Pellitero

El futuro de la Iglesia en Asia y África: Salvador Bernal

Mi vecino el suicida: Ángel Cabrero Ugarte

Última hora sobre el incendio de Notre-Dame en París | El fuego está extinguido

¿Sabe usted comportarse en la iglesia?: Wilfredo Pérez Ruiz

Semana Santa: cómo explicarla a los más pequeños: LaFamilia.info

Jerome Lejeune un hombre de bien no suficientemente valorado: Ana Teresa López de Llergo

Dentro del contexto de la familia: Enric Barrull Casals

¿Formación profesional sin 'los aspectos humanos?: José Morales Martín

Trabajo y desarrollo personal: Xus D Madrid

Pensamientos y reflexiones 215: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

ROME REPORTS

 

 

Francisco felicita la Pascua a Benedicto XVI en la víspera de su 92 cumpleaños

En el Monasterio Mater Ecclesiae

abril 15, 2019 18:56Rosa Die AlcoleaBenedicto XVI, Papa y Santa Sede

(ZENIT – 15 abril 2019).- Iniciando la Semana Santa, esta tarde, 15 de abril de 2109, el Papa Francisco se ha dirigido al Monasterio Mater Ecclesiae, para saludar a Benedicto XVI por Pascua, en vísperas de su 92 cumpleaños.

Este encuentro también “ha permitido al Santo Padre expresar con especial afecto” su saludo al Papa emérito, que mañana cumplirá 92 años, detalla la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Nacido el 16 de abril de 1927 en Marktl, Alemania, Joseph Ratzinger fue elegido a la Sede de Pedro, el 19 de abril de 2005. El 11 de febrero de 2013, hizo historia con el anuncio de renuncia a sus funciones, renuncia que se hizo efectiva el 28 de febrero siguiente.

Para su 90º cumpleaños, el 17 de abril de 2017, se celebró una fiesta bávara en su residencia en el Vaticano. Cinco años antes, durante la Misa celebrada el 16 de abril de 2012, el Papa Benedicto XVI enfatizó que estaba “en la última parte” de su vida. “No sé lo que me espera”, confió. Sé, sin embargo, que la luz de Dios está ahí, que Él ha resucitado, que Su luz es más fuerte que todas las tinieblas; que la bondad de Dios es más fuerte que todos los males de este mundo. Y eso me ayuda a avanzar con confianza”.

Mater Ecclesiae

El monasterio, nombrado en honor a María, se encuentra en la Colina Vaticana en el interior de los jardines del Vaticano y cerca de la fuente Aquilone. El edificio fue construido entre 1992 y 1994 en el lugar de un edificio administrativo de la gendarmería de la Ciudad del Vaticano y consta de cuatro pisos, con ambientes en común y doce celdas monásticas, un ala de alrededor de 450 metros cuadrados, una capilla, el coro para las claustrales, la biblioteca, un pequeño jardín y un robusto muro que delimita la zona de clausura. Hay además un huerto en el que se cultivan frutas y verduras.

Mater Ecclesiae fue fundada por san Juan Pablo II a fin de contar con un grupo monástico de monjas dentro de la Ciudad del Vaticano para rezar por el papa y la Iglesia. Esta tarea fue el inicio de la competencia de las monjas de la Orden de las hermanas pobres de Santa Clara. Esta asignación se desplazó, sin embargo, cada cinco años a otra orden religiosa femenina.

 

 

Roma: El Congreso UNIV reune a más de 2.000 estudiantes en Semana Santa

Promovido por el fundador del Opus Dei desde 1968

abril 15, 2019 17:13RedacciónEducación y jóvenes, Roma

(ZENIT- 15 abril 2019).- Como otros años durante la Semana Santa en Roma, estudiantes provenientes de más de un centenar de universidades de todo el mundo se reúnen en Roma para el UNIV2019, un encuentro internacional de universitarios que desean vivir junto al Papa y en Roma la Semana Santa y la Pascua.

Este año, el comité organizador del UNIV, les ha propuesto reflexionar sobre el tema “Getting down to business: The transformative power of work”. Los jóvenes que participan en el encuentro Univ afrontan problemáticas sociales, políticas, económicas y culturales de actualidad en la búsqueda de soluciones válidas que respeten la dignidad humana y los derechos fundamentales de la persona.

El miércoles 17 de abril los jóvenes participarán en la audiencia general con el Santo Padre.

Refiriéndose al tema propuesto este año para la reflexión de los jóvenes, el Presidente del UNIV 2019, Casimir Kouassieconomista de Costa de Marfil,  explica: “La tecnología de la información, la evolución de la demografía social y la globalización son algunos de los factores que están configurando el futuro del trabajo, en el que las carreras profesionales de una sola vía están siendo sustituidas por trayectorias profesionales polifacéticas, y donde las capacidades y aptitudes personales, como el pensamiento crítico, la resiliencia, la resolución de problemas y la adopción de decisiones, se valoran cada vez más por encima de los conocimientos técnicos”.

Y continúa, describiendo los desafíos que se van a afrontar durante el congreso: “Hay que ponerse manos a la obra. El profesional del siglo XXI es serio, dedicado, diligente, creativo, transformador… ¿Qué tipo de desarrollo personal necesita un profesional hoy en día para convertir las necesidades en oportunidades y las vulnerabilidades en fortalezas? ¿Cómo se convierte la profesión en un auténtico servicio a la sociedad? ¿Qué puede aportar una persona que no puede aportar un robot? Los retos son muchos… pero nuestras manos están abiertas a infinitas posibilidades.”

El Univ 2019 prevé manifestaciones culturales en varios lugares de Roma: conferencias, coloquios, muestras, mesas redondas con ponentes como Olivia Darby, co-fundadora de Wonder Foundation; Luis Felipe Martí Borbolla, Doctor en Derecho Constitucional y especialista en Historia de las Ideas Políticas por Queen´s College (Oxford) y en Estrategia Política por la London School of Economics; Carla de Vanegas, creadora del proyecto “JOVEN360” que ha sido presentado en el Foro Económico Juvenil Mundial para que se replicara en otros países; Kevin Majeres, profesor de la Facultad de Medicina de Harvard, cofundador del sitio OptimalWork; Paloma Cantero, CEO en YouthProAktiv, experta en relaciones internacionales y una de las personalidades destacadas de Europa en Derecho y Política, según la revista Forbes en 2017; y Sharif Younes, cofundador de OptimalWork, que trabajó como ingeniero de software y data scientist en varias startups tecnológicas del área de Boston.

Otra de las actividades es el Forum Incontro Romano, que tiene como tema “lo cotidiano deslumbra” y el Proyecto Innovadores Sociales, un espacio dedicado a la presentación de proyectos de voluntariado y solidaridad de los cuales son protagonistas los estudiantes universitarios.

Los encuentros UNIV nacieron en 1968 bajo la inspiración e impulso de San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei. En estos 51 años más de 100.000 estudiantes universitarios han participado en el encuentro. Cada año los estudiantes participan en la audiencia con el Papa, siendo este año particularmente significativo, teniendo en cuenta la recién publicada exhortación apostólica del Papa Francisco “Christus Vivit”, fruto del Sínodo sobre los jóvenes celebrado en el pasado mes de octubre.

La Prelatura del Opus Dei organiza actividades de formación cristiana que acompañan el programa del encuentro. Se trata de una oportunidad para conocer la ciudad de Roma, participar en visitas guiadas a museos, exposiciones de arte, así como visitas a los lugares donde se pueden seguir las huellas de la historia de la Iglesia desde los primeros siglos.

 

 

Liga Nacional italiana de Diletantes: “Procurad introducir un espíritu de solidaridad y atención a las personas”

Discurso del Santo Padre

abril 15, 2019 15:05Rosa Die AlcoleaDeporte y tiempo libre, Papa y Santa Sede

(ZENIT – 15 abril 2019).- “Tener espíritu de solidaridad significa tender la mano al que se ha caído o ha tenido una falta… no denigrar al que no destaca, sino tratarlo de igual a igual…”, animó el Papa a los representantes de la Liga Nacional italiana de Diletantes, esta mañana en el Palacio Apostólico Vaticano.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/04/L6-407x275.jpg

La Liga Nacional italiana de Diletantes (LND), que agrupa a más de 12.000 sociedades de fútbol y cuenta con un millón de abonados, celebra este año su 60 aniversario. Por este motivo, los representantes de la organización han sido recibidos por el Papa Francisco esta mañana, 15 de abril 2019, en audiencia, entre ellos muchos jóvenes.

En su discurso, Francisco les ha recordado las repercusiones que tienen en sus vidas las rápidas transformaciones y los retos del contexto cultural y social contemporáneo que “nos llevan a correr sin parar, con una sucesión de estímulos, que bajo una satisfacción aparente, dejan vacíos en el alma y hacen del tiempo una carrera sin un objetivo claro, –una carrera a la que, como diríamos en inglés– falta un goal”.

Liga Amateur Nacional

La Liga “Amateur” Nacional está asociada de forma privada, sin fines de lucro, a las empresas y asociaciones deportivas afiliadas a la Federación Italiana de Fútbol que participan en los campeonatos nacionales, regionales y provinciales de fútbol amateur que utilizan exclusivamente los servicios de jugadores no profesionales.

La LND coordina, dirige y muestra la actividad deportiva de fútbol de los clubes y asociaciones deportivas asociadas con ella y promueve los eventos competitivos organizados u organizados directamente por ella.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/04/L3-413x275.jpg

Atención a las personas

“Pensad además –añadió-  que el estilo con el que os enfrentáis al deporte es un modelo para vuestros compañeros y puede influir, positivamente o no, en su forma de actuar. Por eso procurad introducir en el tejido social, a través de vuestras múltiples relaciones en el ámbito de la actividad deportiva, un espíritu de solidaridad y atención a las personas”.

Tener espíritu de solidaridad significa “tender la mano al que se ha caído o ha tenido una falta… no denigrar al que no destaca, sino tratarlo de igual a igual… comprender que el campeonato no empieza si uno está solo y que también en nuestra sociedad nos podemos salvar solamente juntos, mientras nos perdemos si dejamos que el más débil se quede en la cuneta y se sienta un descarte”.

A dónde nos llevan nuestros esfuerzos

“Siempre debemos esforzarnos por aclarar los objetivos que nos impulsan a levantarnos y trabajar todos los días… No significa que siempre podamos ganar (no sería realista), sino que debemos tener claro a dónde vamos y hacia dónde nos llevan nuestros esfuerzos”, aclaró el Papa.

En este sentido, indicó que el deporte al que dedican tanto tiempo y energía “es una escuela formidable en este camino ya que requiere no solo habilidad técnica, sino también entrenamiento y determinación, gran paciencia y aceptación de las derrotas, espíritu de equipo y disposición para colaborar con los demás, además de la capacidad de ser alegre y positivo”.

“Hay muchas cualidades que debe tener un buen jugador, porque de poco le valdría saber darle bien al balón, o superar a los adversarios, si luego no puede discutir con calma con el árbitro… o no aceptase que se ha equivocado tirando un penalti”, describió.

Juego duro

La Liga Nacional de Diletantes, como recordó el Santo Padre, tiene como valores la lealtad deportiva y el respeto de las reglas y del adversario, es decir un juego duro, pero correcto que requiere “un gran dominio de sí, que se logra con el entrenamiento interior y el cuidado de la vida espiritual , además de la física, porque cada uno de nosotros está hecho de una unidad de cuerpo y de mente, y una no puede estar bien si se descuidan las exigencias de la otra”.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/04/L1-413x275.jpg

“Diletante” –explicó– significa, el que se deleita, el que se divierte, y vosotros, los diletantes tenéis que recordar siempre, también si más adelante os convertís en profesionales, que la alegría es el alma del juego y si dentro de ti la alegría sucumbe al deseo del éxito o al desprecio de los adversarios, significa que has dejado de jugar y has abandonado el sano espíritu competitivo, que es el más auténtico de toda confrontación deportiva… Conservad  la alegría de jugar y difundidla entre los que os observan o animan”.

“Vosotros también podréis ‘predicar’ –sugirió– que el juego no es solamente en el estadio, durante el partido, sino que abarca mucho más, abarca a las familias… Como en este ejemplo del Libro de los Proverbios donde se  dice poéticamente che en la creación del mundo ‘la sabiduría jugaba ante Dios’. Tenedlo en cuenta”.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/04/L2-413x275.jpg

Enseñanza evangélica 

“Es lo que nos enseña en Evangelio cuando recoge la frase tantas veces repetida por Jesús, de que los últimos serán los primeros –dijo el Santo Padre– Jesús no quiere decir, desde luego, que se intente perder, sino sencillamente que se debe amar y hacer todo con una mirada de bondad a las personas y a las situaciones”.

“Esa mentalidad solidaria que queremos que crezca en nosotros, en nuestros círculos y en nuestro mundo –concluyó el Papa– contribuirá a la revolución en el cambio cultural que esperamos, y que intentáis conseguir cuando promovéis la sostenibilidad ambiental, o la creación de campos sin barreras, esforzándoos por  superar todos los muros que injustamente dividen a las personas y promoviendo la participación y la valorización de todos según un espíritu de equipo que es la verdadera esperanza de la humanidad”.

 

Irán: Ayuda del Papa a las poblaciones afectadas por los aluviones

El Santo Padre envía 100.000 €

abril 15, 2019 13:19RedacciónMundo, Papa y Santa Sede

(ZENIT- 15 abril 2019).- El pasado 12 de abril de 2019, el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral  informó en un comunicado que el Papa Francisco, a través de ese organismo, ha enviado una ayuda de 100.000 euros a  las poblaciones afectadas por los aluviones que se han abatido en las pasadas semanas sobre las regiones nororientales y meridionales de Irán, algunas de las cuales ya estaban sometidas a duras pruebas a causa del terremoto del pasado año. Más de 10 millones de personas han sufrido daños en sus  viviendas y propiedades y otros dos  millones necesitan ayuda urgente. Los muertos, hasta la fecha, son 77, los heridos más de un millar,  mientras 200.000 personas han sido evacuadas de sus hogares. Ingentes también los daños a las infraestructuras y a la agricultura.

Muchos países están contribuyendo a las ayudas coordinadas por la Media Luna Roja de Irán y la Oficina de las Naciones Unidas en Teherán. Caritas Irán, junto con otros organismos ha visitado las  zonas inundadas y está haciendo todo lo posible para brindar ayuda a la población.

La  suma ofrecida por el Papa, que quiere ser una expresión inmediata de su cercanía espiritual con las personas y los  territorios afectados, se repartirá, en colaboración con la Nunciatura Apostólica, entre las áreas más afectadas por la catástrofe y se utilizará en tareas de socorro y asistencia a personas y territorios.

Como se recordará el Santo Padre, apenas recibida la noticia de la catástrofe, envió un telegrama, expresando a través del cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, su dolor por lo ocurrido y confiando el pueblo iraní a la Providencia divina.

 

 

ANTE PILATO: JESUCRISTO REY

— Jesús condenado a muerte.

— El Rey de los judíos. Un reino de santidad y de gracia.

— El Señor quiere reinar en nuestras almas.

I. El Señor, atado, es conducido a la residencia del Procurador Poncio Pilato. Tienen prisa por acabar. Jesús, en silencio, y con esa dignidad suya que se refleja en su porte, pasa por algunas callejuelas camino de la residencia de Pilato. «Era ya de día, los habitantes de la ciudad se habían despertado y salían a sus puertas y ventanas para ver a un preso tan conocido y admirado por su santidad y sus obras. El Señor iba con la manos atadas, y la cuerda que ataba sus manos se unía al cuello: esta es la pena que se daba a quienes habían usado mal de su libertad en contra de su pueblo. Tendría frío en aquella madrugada, y sueño; la cara, desfigurada de golpes y salivazos; despeinado de los últimos tirones que le dieron; cardenales en la mejillas, y la sangre coagulada y seca. Así apareció en público el Señor por las calles, y todos le miraban espantados y sobrecogidos. Estaba claro para todos que, tal como le habían tratado y le llevaban, no era sino para condenarle»1.

Jesús pasa de la jurisdicción del Sanedrín a la romana, porque las autoridades judías podían condenar a muerte, pero no ejecutar la sentencia. Por eso acuden cuanto antes –a primeras horas de la mañana– a la autoridad romana, con el fin de obtener, por todos los medios, que dé muerte a Jesús. Quieren acabar con Él antes de las fiestas. Se empieza a cumplir al pie de la letra lo que Él ya había anunciado: el Hijo del hombre será entregado a los gentiles, y se burlarán de él, será insultado y escupido, y después de azotarlo, lo matarán, y al tercer día resucitará2.

Se está produciendo una situación insólita. El que días antes hablaba libremente en el Templo con tanta majestad –nadie ha hablado jamás como este hombre–, el que había entrado en Jerusalén aclamado por todo el pueblo, iba ahora preso y maltratado por las autoridades judías. Quien había realizado tantos milagros y era seguido por una muchedumbre de discípulos, es tratado como un malhechor. La gente estaría admirada y no se hablaría de otra cosa en la ciudad. Se llamarían unos a otros para ver un acontecimiento tan sorprendente: ¡Jesús de Nazaret había sido apresado!

Condujeron a Jesús a la plaza del pretorio. Pero los que le acusaban no entraron en el pretorio para no contaminarse y poder comer la Pascua3, pues los judíos quedaban legalmente impuros si entraban en casa de extranjeros. «¡Oh ceguera impía! –exclama San Agustín–. Les parece que van a contaminarse con una casa extraña, y no temen quedar impuros con un crimen propio»4. Se cumplen, una vez más, las palabras fortísimas que el Señor les había dicho tiempo atrás: ¡Guías ciegos!, que coláis un mosquito y os tragáis un camello5.

Pilato salió fuera donde estaban ellos6, Jesús se encuentra de pie ante Pilato7; este puede comprobar la paz y serenidad del acusado, en contraste con la agitación y la prisa de los que querían su muerte.

Pilato le dijo: ¿Eres tú el Rey de los judíos?8. Jesús respondió: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores lucharían para que no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. Pilato le dijo: ¿Luego, tú eres rey? Jesús contestó: Tú lo dices: yo soy Rey9. Esta será la última declaración ante sus acusadores que haga el Señor; después callará como oveja muda ante el que la esquila10.

El Maestro se encuentra solo; sus discípulos ya no oyen sus lecciones: le han abandonado ahora que tanto podían aprender. Nosotros queremos acompañarle en su dolor y aprender de Él a tener paciencia ante las pequeñas contrariedades de cada día, a ofrecerlas con amor.

II. Pilato, pensando quizá que con esto se aplacaría el odio de los judíos, tomó a Jesús y mandó que lo azotaran11. Es la escena que contemplamos en el segundo misterio doloroso del Rosario: «Atado a la columna. Lleno de llagas.

»Suena el golpear de las correas sobre su carne rota, sobre su carne sin mancilla, que padece por tu carne pecadora. —Más golpes. Más saña. Más aún... Es el colmo de la humana crueldad.

»Al cabo, rendidos, desatan a Jesús. —Y el cuerpo de Cristo se rinde también al dolor y cae, como un gusano, tronchado y medio muerto.

»Tú y yo no podemos hablar. —No hacen falta palabras. —Míralo, míralo... despacio.

»Después... ¿serás capaz de tener miedo a la expiación?»12.

Y a continuación, los soldados, tejiendo una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y lo vistieron con un manto de púrpura. Y se acercaban a él y le decían: Salve, Rey de los judíos. Y le daban bofetadas13. Hoy, al contemplar a Jesús que proclama su realeza ante Pilato, conviene que meditemos también esta escena recogida en el tercer misterio doloroso del Rosario: «La corona de espinas, hincada a martillazos, le hace Rey de burlas... (...). Y, a golpes, hieren su cabeza. Y le abofetean... y le escupen (...).

»—Tú y yo, ¿no le habremos vuelto a coronar de espinas, y a abofetear, y a escupir?

»Ya no más, Jesús, ya no más...»14.

Pilato salió de nuevo fuera y les dijo: He aquí que os lo saco fuera para que sepáis que no encuentro en él culpa alguna. Jesús, pues, salió fuera llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Y Pilato les dijo: «Ecce homo». He aquí al hombre15.

El Señor, vestido en son de burla con las insignias reales, oculta y hace vislumbrar al mismo tiempo, bajo aquella trágica apariencia, la grandeza del Rey de reyes. La creación entera depende de un gesto de sus manos. Cuando más débil se le ve, no duda en afirmar ese título que tiene por derecho propio. Su reino es el reino de la Verdad y la Vida, el reino de la Santidad y la Gracia, el reino de la Justicia, el Amor y la Paz16. Mientras contemplamos estas escenas de la Pasión, los cristianos no podemos olvidar que Jesucristo es «un Rey con corazón de carne, como el nuestro»17. Tampoco podemos olvidar que son muchos los que lo ignoran y rechazan.

«Ante ese triste espectáculo, me siento inclinado a desagraviar al Señor. Al escuchar ese clamor que no cesa y que, más que de voces, está hecho de obras poco nobles, experimento la necesidad de gritar alto: oportet illum regnare! (1 Cor 15, 25), conviene que Él reine»18.

Muchos ignoran que Cristo es el único Salvador, el que da sentido a los acontecimientos humanos, a nuestra vida; Aquel que constituye la alegría y la plenitud de los deseos de todos los corazones, el verdadero modelo, el hermano de todos, el Amigo insustituible, el único digno de toda confianza.

Al contemplar al Rey con corona de espinas le decimos que queremos que Cristo reine en nuestra vida; en nuestros corazones, en nuestras obras, en nuestros pensamientos, en nuestras palabras, en todo lo nuestro.

III. Jesucristo es rey de todos los seres, pues todas las cosas han sido hechas por Él19, y de los hombres en particular, que hemos sido comprados a gran precio20. A María ya le dijo el Ángel: Darás a luz un hijo... al cual dará Dios el trono de David... y su reino no tendrá fin21. Pero su reino no es como los de la tierra. Durante su ministerio público no cede nunca al entusiasmo de las multitudes, demasiado humano y mezclado con esperanzas meramente temporales: sabiendo que le buscaban para proclamarlo rey, huyó22. Sin embargo, acepta el acto de fe mesiánica de Natanael: tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel23. Es más, el Señor evoca una antigua profecía24 para confirmar y dar profundidad a sus palabras: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar en torno al Hijo del Hombre25.

Jesús afirmó su condición de Mesías y de Hijo de Dios26. Las autoridades judías, en la ceguera de su incredulidad, llegan a reconocer al César romano un poder político exclusivo con tal de rechazar la realeza de Jesús y acabar con Él. A pesar de todo, en el madero de la Cruz estará para siempre escrito: Jesús nazareno, Rey de los judíos.

A Pilato le ha dicho que su Reino no es de este mundo. A nosotros nos dice que su reinado es de paz, de justicia, de amor; Dios Padre ha arrancado (a los hombres) del dominio de las tinieblas para trasladarlos al Reino de su Hijo, en quien tienen la redención27.

Sin embargo, ahora son también muchos quienes lo rechazan. Parece oírse en muchos ambientes aquel grito pavoroso: no queremos que reine sobre nosotros. Con gran pena debió el Señor comentar aquella parábola que refleja la actitud de muchos hombres: Sus ciudadanos le odiaban –dice Jesús en la parábola– y enviaron una embajada tras él para decirle: no queremos que éste reine sobre nosotros28. ¡Qué misterio de iniquidad tan grande es el pecado! ¡Rechazar a Jesús!

El reino del pecado –donde el pecado habita– es un reino de tinieblas, de tristeza, de soledad, de engaño, de mentira. Todas las tragedias y calamidades del mundo, y nuestras miserias, tienen su origen en estas palabras: Nolumus hunc regnare super nos, no queremos que éste (Cristo) reine sobre nosotros. Nosotros, ahora, acabamos nuestra oración diciéndole a Jesús otra vez que: «Él es Rey de mi corazón. Rey de ese mundo íntimo dentro de mí mismo donde nadie penetra y donde únicamente yo soy señor. Jesús es Rey ahí en mi corazón. Tú lo sabes bien, Señor»29.

1 L. de la Palma, La Pasión del Señor, p. 90. — 2 Lc 18, 32. — 3 Jn 18, 28. — 4 San Agustín, Coment. al Evangelio de San Juan, 114, 2. — 5 Mt 23, 24. — 6 Jn 18, 29. — 7 Mt 27, 11. — 8 Jn 18, 33. — 9 Jn 18, 36-37. — 10 Is 53, 7. — 11 Jn 19, 1. — 12 San Josemaría Escrivá, Santo Rosario, segundo misterio doloroso. — 13 Jn 19, 2-3. — 14 San Josemaría Escrivá, Santo Rosario, tercer misterio doloroso. — 15 Jn 19, 4-5. — 16 Prefacio de la Misa de Cristo Rey. — 17 San Josemaría Escrivá, Es Cristo que pasa, 179. — 18 Ibídem. — 19 Jn 1, 3. — 20 1 Cor 6, 20. — 21 Lc 1, 32-33. — 22 Jn 6, 15. — 23 Jn 1, 49. — 24 Dan 7, 13. — 25 Jn 1, 51. — 26 Mt 27, 64. — 27 Col 1, 13. — 28 Lc 19, 14. — 29 J. Leclerq, Siguiendo el año litúrgico, Rialp, Madrid 1957, p. 357.

 

 

Martes santo: “La Cruz a cuestas, con una sonrisa”

Cuanto más seas de Cristo, mayor gracia tendrás para tu eficacia en la tierra y para la felicidad eterna. Pero has de decidirte a seguir el camino de la entrega: la Cruz a cuestas, con una sonrisa en tus labios, con una luz en tu alma. (Via Crucis, IIª Estación. n. 3)

Oyes dentro de ti: "¡cómo pesa ese yugo que tomaste libremente!"... Es la voz del diablo; el fardo... de tu soberbia.
Pide al Señor humildad, y entenderás tú también aquellas palabras de Jesús: iugum enim meum suave est et onus meum leve (Mt XI,3O), que a mí me gusta traducir libremente así: mi yugo es la libertad, mi yugo es el amor, mi yugo es la unidad, mi yugo es la vida, mi yugo es la eficacia. (Via Crucis, IIª Estación. n. 4)
Hay en el ambiente una especie de miedo a la Cruz, a la Cruz del Señor. Y es que han empezado a llamar cruces a todas las cosas desagradables que suceden en la vida, y no saben llevarlas con sentido de hijos de Dios, con visión sobrenatural. ¡Hasta quitan las cruces que plantaron nuestros abuelos en los caminos...!
En la Pasión, la Cruz dejó de ser símbolo de castigo para convertirse en señal de victoria. La Cruz es el emblema del Redentor: in quo est salus, vita et resurrectio nostra allí está nuestra salud, nuestra vida y nuestra resurrección. (Via Crucis, IIª Estación. n. 5)

 

 

María, modelo y maestra de fe

Nuestra Madre nos enseña a estar totalmente abiertos al querer divino, incluso si es misterioso. Por eso, es maestra de fe.

Virtudes20/11/2014

Opus Dei - Ejemplos de fe (V): María, modelo y maestra de fe

Tras meditar sobre diversos aspectos de la fe a través de la contemplación de la vida de algunas de las grandes figuras del Antiguo Testamento —Abraham, Moisés, David y Elías—, seguimos recorriendo esta historia de nuestra fe también de la mano de los personajes del Nuevo Testamento, donde, con Cristo, la Revelación llega a su plenitud y cumplimiento: «En diversos momentos y de muchos modos habló Dios en el pasado a nuestros padres por medio de los profetas. En estos últimos días nos ha hablado por medio de su Hijo»[1].

Icono perfecto de la fe

«Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley»[2]. En la actitud de fe de la Santísima Virgen se ha concentrado toda la esperanza del Antiguo Testamento en la llegada del Salvador: «en María (…) se cumple la larga historia de fe del Antiguo Testamento, que incluye la historia de tantas mujeres fieles, comenzando por Sara, mujeres que, junto a los patriarcas, fueron testigos del cumplimiento de las promesas de Dios y del surgimiento de la vida nueva»[3]. Al igual que Abraham —«nuestro padre en la fe»[4]—, que dejó su tierra confiado en la promesa de Dios, María se abandona con total confianza en la palabra que le anuncia el Ángel, convirtiéndose así en modelo y madre de los creyentes. La Virgen, «icono perfecto de la fe»[5], creyó que nada es imposible para Dios, e hizo posible que el Verbo habitase entre los hombres.

Nuestra Madre es modelo de fe. «Por la fe, María acogió la palabra del Ángel y creyó en el anuncio de que sería la Madre de Dios en la obediencia de su entrega (cfr. Lc 1, 38). En la visita a Isabel entonó su canto de alabanza al Omnipotente por las maravillas que hace en quienes se encomiendan a Él (cfr. Lc 1, 46-55). Con gozo y temblor dio a luz a su único hijo, manteniendo intacta su virginidad (cfr. Lc 2, 6-7). Confiada en su esposo José, llevó a Jesús a Egipto para salvarlo de la persecución de Herodes (cfr. Mt 2, 13-15). Con la misma fe siguió al Señor en su predicación y permaneció con él hasta el Calvario (cfr. Jn 19, 25-27). Con fe, María saboreó los frutos de la resurrección de Jesús y, guardando todos los recuerdos en su corazón (cfr. Lc 2, 19.51), los transmitió a los Doce, reunidos con ella en el Cenáculo para recibir el Espíritu Santo (cfr. Hch 1, 14; 2, 1-4)»[6].

La Virgen Santísima vivió la fe en una existencia plenamente humana, la de una mujer corriente. «Durante su vida terrena no le fueron ahorrados a María ni la experiencia del dolor, ni el cansancio del trabajo, ni el claroscuro de la fe. A aquella mujer del pueblo, que un día prorrumpió en alabanzas a Jesús exclamando: "bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te alimentaron", el Señor responde: "bienaventurados más bien los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica" (Lc 11, 27-28). Era el elogio de su Madre, de su fiat (Lc 1, 38), del hágase sincero, entregado, cumplido hasta las últimas consecuencias, que no se manifestó en acciones aparatosas, sino en el sacrificio escondido y silencioso de cada jornada»[7].

La Santísima Virgen «vive totalmente de la y en relación con el Señor; está en actitud de escucha, atenta a captar los signos de Dios en el camino de su pueblo; está inserta en una historia de fe y de esperanza en las promesas de Dios, que constituye el tejido de su existencia»[8].

Maestra de fe

Por la fe, María penetró en el Misterio de Dios Uno y Trino como no le ha sido dado a ninguna criatura, y, como «madre de nuestra fe»[9], nos ha hecho partícipes de ese conocimiento. «Nunca profundizaremos bastante en este misterio inefable; nunca podremos agradecer suficientemente a Nuestra Madre esta familiaridad que nos ha dado con la Trinidad Beatísima»[10].

La Virgen es maestra de fe. Todo el despliegue de la fe en la existencia tiene su prototipo en Santa María: el compromiso con Dios y el conformar las circunstancias de la vida ordinaria a la luz de la fe, también en los momentos de oscuridad. Nuestra Madre nos enseña a estar totalmente abiertos al querer divino «incluso si es misterioso, también si a menudo no corresponde al propio querer y es una espada que traspasa el alma, como dirá proféticamente el anciano Simeón a María, en el momento de la presentación de Jesús en el Templo (cfr. Lc 2, 35)»[11]. Su plena confianza en el Dios fiel y en sus promesas no disminuye, aunque las palabras del Señor sean difíciles o aparentemente imposibles de acoger.

https://odnmedia.s3.amazonaws.com/image/opus-dei-7883725ca8496264957da41393fed617.jpg

Por eso, «si nuestra fe es débil, acudamos a María»[12]. En la oscuridad de la Cruz, la fe y la docilidad de la Virgen dan un fruto inesperado. «En Juan, Cristo confía a su Madre todos los hombres y especialmente sus discípulos: los que habían de creer en Él»[13]. Su maternidad se extiende a todo el Cuerpo Místico del Señor. Jesús nos da como madre a su Madre, nos pone bajo su cuidado, nos ofrece su intercesión. Por ese motivo la Iglesia invita constantemente a los fieles a dirigirse con particular devoción a María.

Nuestra fragilidad no es obstáculo para la gracia. Dios cuenta con ella, y por eso nos ha dado una madre. «En esta lucha que los discípulos de Jesús han de sostener —todos nosotros, todos los discípulos de Jesús debemos sostener esta lucha—, María no les deja solos; la Madre de Cristo y de la Iglesia está siempre con nosotros. Siempre camina con nosotros, está con nosotros (...), nos acompaña, lucha con nosotros, sostiene a los cristianos en el combate contra las fuerzas del mal»[14].

De la escuela de la fe, la Virgen es la mejor maestra, pues siempre se mantuvo en una actitud de confianza, de apertura, de visión sobrenatural, ante todo lo que sucedía a su alrededor. Así nos la presenta el Evangelio: «"María guardaba todas estas cosas ponderándolas en su corazón"[15]. Procuremos nosotros imitarla, tratando con el Señor, en un diálogo enamorado, de todo lo que nos pasa, hasta de los acontecimientos más menudos. No olvidemos que hemos de pesarlos, valorarlos, verlos con ojos de fe, para descubrir la Voluntad de Dios»[16]. Su camino de fe, aunque en modo diverso, es parecido al de cada uno de nosotros: hay momentos de luz, pero también momentos de cierta oscuridad respecto a la Voluntad divina: cuando encontraron a Jesús en el Templo, María y José «no comprendieron lo que les dijo»[17]. Si, como la Virgen, acogemos el don de la fe y ponemos en el Señor toda nuestra confianza, viviremos cada situación cum gaudio et pace —con el gozo y la paz de los hijos de Dios—.

Imitar la fe de María

«Así, en María, el camino de fe del Antiguo Testamento es asumido en el seguimiento de Jesús y se deja transformar por él, entrando a formar parte de la mirada única del Hijo de Dios encarnado»[18]. En la Anunciación, la respuesta de la Virgen resume su fe como compromiso, como entrega, como vocación: «he aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra»[19]. Como Santa María, los cristianos debemos vivir «de cara a Dios, pronunciando ese fiat mihi secundum verbum tuum (...) del que depende la fidelidad a la personal vocación, única e intransferible en cada caso, que nos hará ser cooperadores de la obra de salvación que Dios realiza en nosotros y en el mundo entero»[20].

Pero, ¿cómo responder siempre con una fe tan firme como María, sin perder la confianza en Dios? Imitándola, tratando de que en nuestra vida esté presente esa actitud suya de fondo ante la cercanía de Dios: no experimenta miedo o desconfianza, sino que «entra en íntimo diálogo con la Palabra de Dios que se le ha anunciado; no la considera superficialmente, sino que se detiene, la deja penetrar en su mente y en su corazón para comprender lo que el Señor quiere de ella, el sentido del anuncio»[21]. Al igual que la Virgen, procuremos reunir en nuestro corazón todos los acontecimientos que nos suceden, reconociendo que todo proviene de la Voluntad de Dios. María mira en profundidad, reflexiona, pondera, y así entiende los diferentes acontecimientos desde la comprensión que solo la fe puede dar. Ojalá fuera esa —con la ayuda de nuestra Madre— nuestra respuesta.

Imitar a María, dejar que nos lleve de la mano, contemplar su vida nos conduce también a suscitar en quienes tenemos alrededor —familiares y amigos— esa mayor apertura a la luz de la fe: con el ejemplo de una vida coherente, con conversaciones personales, de amistad y confidencia, con la necesaria doctrina, para facilitarles el encuentro personal con Cristo a través de los sacramentos y las prácticas de piedad, en el trabajo y en el descanso. «Si nos identificamos con María, si imitamos sus virtudes, podremos lograr que Cristo nazca, por la gracia, en el alma de muchos que se identificarán con El por la acción del Espíritu Santo. Si imitamos a María, de alguna manera participaremos en su maternidad espiritual. En silencio, como Nuestra Señora; sin que se note, casi sin palabras, con el testimonio íntegro y coherente de una conducta cristiana, con la generosidad de repetir sin cesar un fiat que se renueva como algo íntimo entre nosotros y Dios»[22].

***

Mirando a María, pidámosle que nos ayude a vivir de fe y reconocer a Jesús presente en nuestras vidas: fe en que nada es comparable con el Amor de Dios que nos ha sido donado; fe en que no hay imposibles para el que trabaja por Cristo y con Él en su Iglesia; fe en que todos los hombres pueden convertirse a Dios; fe en que pese a las propias miserias y derrotas podemos rehacernos totalmente con su ayuda y la de los demás; fe en los medios de santidad que Dios ha puesto en su Obra, en el valor sobrenatural del trabajo y de las cosas pequeñas; fe en que podemos reconducir este mundo a Dios si vamos siempre de su mano. En definitiva, fe en que Dios pone a cada uno en las mejores circunstancias —de salud o de enfermedad, de situación personal, de ámbito laboral, etc.— para que lleguemos a ser santos, si correspondemos con nuestra lucha diaria.

«Jesucristo pone esta condición: que vivamos de la fe, porque después seremos capaces de remover los montes. Y hay tantas cosas que remover... en el mundo y, primero, en nuestro corazón. ¡Tantos obstáculos a la gracia! Fe, pues; fe con obras, fe con sacrificio, fe con humildad. Porque la fe nos convierte en criaturas omnipotentes: y todo cuanto pidiereis en la oración, como tengáis fe, lo alcanzaréis (Mt 21, 22)»[23]. Impulsados por la fuerza de la fe, decimos a Jesús: «¡Señor, creo! ¡Pero ayúdame, para creer más y mejor! Y dirigimos también esta plegaria a Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra, Maestra de fe: ¡bienaventurada tú, que has creído!, porque se cumplirán las cosas que se te han anunciado de parte del Señor (Lc 1, 45)»[24]. «¡Madre, ayuda nuestra fe!»[25].

Francisco Suárez – Javier Yániz (julio 2013)


[1] Hb 1, 1-2.

[2] Gal 4, 4.

[3] Francisco, Carta enc. Lumen fidei, 29-VI-2013, n. 58.

[4] Misal Romano, Plegaria eucarística I.

[5] Francisco, Carta enc. Lumen fidei, 29-VI-2013, n. 58.

[6] Benedicto XVI, Motu proprio Porta fidei, 11-X-2011, n. 13.

[7] San Josemaría, Es Cristo que pasa, n. 172.

[8] Benedicto XVI, Audiencia general, 19-XII-2012.

[9] Francisco, Carta enc. Lumen fidei, 29-VI-2013, n. 60.

[10] San Josemaría, Amigos de Dios, n. 276.

[11] Benedicto XVI, Audiencia general, 19-XII-2012.

[12] San Josemaría, Amigos de Dios, n. 285.

[13] San Josemaría, Amigos de Dios, n. 288.

[14] Francisco, Homilía, 15-VIII-2013.

[15] Lc 2, 19.

[16] San Josemaría, Amigos de Dios, n. 285.

[17] Lc 2, 50.

[18] Francisco, Carta enc. Lumen fidei, 29-VI-2013, n. 58.

[19] Lc 1, 38.

[20] San Josemaría, Conversaciones, n. 112.

[21] Benedicto XVI, Audiencia general, 19-XII-2012.

[22] San Josemaría, Amigos de Dios, n. 281.

[23] San Josemaría, Amigos de Dios, n. 203.

[24] San Josemaría, Amigos de Dios, n. 204.

[25] Francisco, Carta enc. Lumen fidei, 29-VI-2013, n. 60.

 

 

Martes santo: ¿Cómo es nuestra fe?

"Ocurrió el día siguiente a la entrada triunfal en Jerusalén. Jesús y los Apóstoles habían salido muy temprano de Betania y, con la prisa, quizá no tomaron ni un refrigerio...". Palabras de Mons. Javier Echevarría emitidas por la cadena de Estados Unidos EWTN.

Conferencias22/03/2016

Martes santo: palabras de Mons. Javier Echevarría (2004).

El Evangelio de la Misa termina con el anuncio de que los Apóstoles dejarían solo a Cristo durante la Pasión. A Simón Pedro que, lleno de presunción, afirmaba: yo daré mi vida por ti, el Señor respondió: ¿conque tú darás tu vida por mí? Yo te aseguro que no cantará el gallo, antes de que me hayas negado tres veces.

A los pocos días se cumplió la predicción. Sin embargo, pocas horas antes, el Maestro les había dado una lección clara, como preparándoles para los momentos de oscuridad que se avecinaban.

Ocurrió el día siguiente a la entrada triunfal en Jerusalén. Jesús y los Apóstoles habían salido muy temprano de Betania y, con la prisa, quizá no tomaron ni un refrigerio. El caso es que, como relata San Marcos, el Señor sintió hambre. Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, se acercó por si encontraba algo en ella; pero cuando llegó no encontró nada más que hojas, porque no era tiempo de higos. Y la increpó: "¡que nunca jamás coma nadie fruto de ti!". Sus discípulos lo estaban escuchando.

Al atardecer regresaron a la aldea. Debía de ser una hora avanzada y no repararon en la higuera maldecida. Pero al día siguiente, martes, al volver de nuevo a Jerusalén, todos contemplaron aquel árbol, antes frondoso, que mostraba las ramas desnudas y secas. Pedro se lo hizo notar a Jesús: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado. Jesús les contestó: "Tengan fe en Dios. En verdad les digo que cualquiera que diga a este monte: arráncate y échate al mar, sin dudar en su corazón, sino creyendo que se hará lo que dice, le será concedido".

Durante su vida pública, para realizar milagros, Jesús pedía una sola cosa: fe. A dos ciegos que le suplicaban la curación, les había preguntado: ¿creéis que puedo hacer eso? —Sí, Señor, le respondieron. Entonces les tocó los ojos diciendo: que se haga en vosotros conforme a vuestra fe. Y se les abrieron los ojos. Y cuentan los Evangelios que, en muchos lugares, apenas realizó prodigios, porque a las gentes les faltaba fe.

También nosotros hemos de interrogarnos: ¿cómo es nuestra fe? ¿Confiamos plenamente en la palabra de Dios? ¿Pedimos en la oración lo que necesitamos, seguros de obtenerlo si es para nuestro bien? ¿Insistimos en las súplicas lo que sea preciso, sin descorazonarnos?

San Josemaría Escrivá comentaba esta escena del Evangelio. «Jesús —escribe— se acerca a la higuera: se acerca a ti y se acerca a mí. Jesús, con hambre y sed de almas. Desde la Cruz ha clamado: sitio! (Jn 19, 28), tengo sed. Sed de nosotros, de nuestro amor, de nuestras almas y de todas las almas que debemos llevar hasta Él, por el camino de la Cruz, que es el camino de la inmortalidad y de la gloria del Cielo».

Se llegó a la higuera, no hallando sino solamente hojas (Mt 21, 19). Es lamentable esto. ¿Ocurre así en nuestra vida? ¿Ocurre que tristemente falta fe, vibración de humildad, que no aparecen sacrificios ni obras?

Los discípulos se maravillaron ante el milagro, pero de nada les sirvió: pocos días después negarían a su Maestro. Y es que la fe debe informar la vida entera. «Jesucristo pone esta condición», prosigue San Josemaría: «que vivamos de la fe, porque después seremos capaces de remover los montes. Y hay tantas cosas que remover... en el mundo y, primero, en nuestro corazón. ¡Tantos obstáculos a la gracia! Fe, pues; fe con obras, fe con sacrificio, fe con humildad».

María, con su fe, ha hecho posible la obra de la Redención. Juan Pablo II afirma que en el centro de este misterio, en lo más vivo de este asombro de la fe, se halla María, Madre soberana del Redentor (Redemptoris Mater, 51). Ella acompaña constantemente a todos los hombres por los senderos que conducen a la vida eterna. La Iglesia, escribe el Papa, contempla a María profundamente arraigada en la historia de la humanidad, en la eterna vocación del hombre según el designio providencial que Dios ha predispuesto eternamente para él; la ve maternalmente presente y partícipe en los múltiples y complejos problemas que acompañan hoy la vida de los individuos, de las familias y de las naciones; la ve socorriendo al pueblo cristiano en la lucha incesante entre el bien y el mal, para que "no caiga" o, si cae, "se levante" (Redemptoris Mater, 52).

María, Madre nuestra: alcánzanos con tu intercesión poderosa una fe sincera, una esperanza segura, un amor encendido.

Mons. Javier Echevarría.

 

Dios, Cristo y la Iglesia

Posted: 15 Apr 2019 04:08 AM PD

 

https://3.bp.blogspot.com/-AEAPqrXuwDc/XLRYcJ4VwFI/AAAAAAAACkY/Cg2E7O2aCTMhtgHFTAAOwIhNgK80quNbwCLcBGAs/s320/Jesus-dormido-en-la-barca-durante-la-tormenta-Catedral-de-San-Vicente-Borgo%25C3%25B1a-Francia.jpg

Jesús dormido en la barca durante la tormenta

Catedral de San Vicente (ss. XI-XVI),

Borgoña (Francia)


Como ha informado Vatican News, se ha hecho público un artículo del papa emérito, Benedicto XVI, con sus reflexiones sobre el tema de “la Iglesia y los abusos sexuales”.

Después de interpretar el contexto sociológico de lo que ocurrió a partir de los años 60 del pasado siglo –sobre todo en relación con la moralidad– y sus implicaciones para la Iglesia y la formación de los sacerdotes, ofrece tres conclusiones que coinciden con los tres temas principales de su libro de 1968, “Introducción al cristianismo”: Dios, Cristo y la Iglesia.

Dios

1. Dios, en primer lugar. La fe cristiana nos da la certeza de que la vida humana solo puede tener un sentido pleno si Dios existe. “Un mundo sin Dios solo puede ser un mundo sin significado. Si no, ¿de dónde viene todo? En todo caso, no tendría ninguna razón espiritual. Solo está ahí, y no tiene ningún sentido”. En efecto, de otra manera falta el fundamento último del bien y del mal: “No hay normas de bien o mal, solo la ley del más fuerte. El poder es el único principio. La verdad no cuenta, ni existe. Por eso, solo cuando las cosas tienen una razón espiritual, se desean y se piensan, solo cuando hay un Dios creador, que es bueno y quiere el bien, la vida humana también puede tener sentido”.

Ahora bien, ¿cómo saber que Dios existe, que es creador, y que por tanto es la medida de todas las cosas? Si Dios no hubiera hablado, si no se hubiera expresado y comunicado con nosotros, todo podría ser una conjetura, y por tanto no podría determinar la forma de nuestras vidas.

Pero Dios se ha revelado a partir de la historia de Abraham no solo como un ser que es conocimiento, sino que también crea y es amor. Por eso cuando en una sociedad como en nuestra sociedad occidental Dios “muere” –se decreta su ausencia en el ámbito público–, entones desaparece la brújula que nos orienta para distinguir el bien del mal, y entonces peligra la humanidad. Por eso, propone Benedicto XVI, “tenemos que aprender una vez más a reconocer a Dios como la base de nuestra vida (...). No dejándolo atrás en segundo plano, sino reconociéndolo como el centro de nuestros pensamientos, palabras y acciones”.

Jesucristo

2. Jesucristo. En Él, “Dios se hizo hombre por nosotros”. “El hombre como su criatura es tan cercano a su corazón que Dios se unió al hombre y así entró en la historia humana de una forma muy práctica: habla con nosotros, vive con nosotros, sufre con nosotros y asumió la muerte por nosotros”.

De ahí que debemos volver a centrar la vida cristiana y la existencia de la Iglesia en la Eucaristía –“sacramento de la presencia del Cuerpo y la Sangre de Cristo, de la presencia de su persona, de su Pasión, Muerte y Resurrección”–, como quiso el Concilio Vaticano II. Hemos de “valorar la grandeza del don que existe en su presencia real”, sin reducirlo a un gesto ceremonial con ocasión de las bodas y funerales. Necesitamos la “renovación de la fe en la realidad de Jesucristo que se nos ha dado en la Santa Cena”.

La Iglesia

3. La Iglesia. Respecto al “misterio de la Iglesia” –realidad que pertenece a la fe, y por tanto nos sobrepasa, aunque a la vez somos capaces de empañar su rostro con nuestros pecados–, vale la pena transcribir este entero párrafo del texto del papa emérito:

“Inolvidable sigue siendo la frase con la que, hace casi 100 años, Romano Guardini expresó la alegre esperanza que se le impuso a él y a muchos otros en ese momento: Un evento de importancia incalculable ha comenzado, la Iglesia está despertando en las almas. Quería decir que la Iglesia ya no era meramente experimentada y sentida como un sistema externo, como una especie de autoridad, sino que empezaba a sentirse en los corazones como algo presente, como algo no solo externo, sino también interno”.

Es una pena, escribe a continuación, que hoy parezca lo contrario, que "la Iglesia está muriendo en las almas”, que se la considere exclusivamente en categorías políticas, o que se la vea “como algo malo que ahora debemos reparar y reformar a fondo”. Pues, entiende Benedicto XVI, “una Iglesia hecha por nosotros mismos no puede ser esperanza”.

Ciertamente –observa– que su red de pesca contiene peces buenos y malos; que en ella crece el grano bueno que Dios ha sembrado, junto con la “mala hierba” que un enemigo ha sembrado a escondidas. Y que ahora las malezas de ese campo de Dios, la Iglesia, como también los peces malos se han hecho fuertes.

“Pero aún así –replica–, el campo es el campo de Dios y la red es la red de pesca de Dios. Y no solo están las malas hierbas y los peces malos en todos los tiempos, sino también las semillas de Dios y los peces buenos. Proclamar ambos con igual énfasis no es una falsa apologética sino un servicio necesario a la verdad”.

En este contexto, el papa emérito se refiere a algunos pasajes del Apocalipsis (Ap 12, 10) y también del libro de Job (Jb 1, y 2, 10; 42, 7-16, donde el demonio es identificado como el delator, como el acusador de Dios ante la humanidad.

El demonio –al que el papa Francisco se ha referido en varias ocasiones, diciendo que no es un mito, sino que existe realmente– parece decirle a la humanidad: “Mira lo que este Dios ha hecho. Supuestamente una buena creación. En realidad, en su totalidad, está llena de miseria y disgusto”. Y de esta manera, señala el papa emérito, “el desaliento de la creación es en realidad el menosprecio de Dios”. El demonio “quiere probar que ni siquiera Dios es bueno y alejarnos de Él”.

Benedicto XVI entiende que eso es muy actual: “La principal acusación contra Dios hoy es hacer de su Iglesia como un mal total y así desviarnos de ella. La idea de una Iglesia mejor, hecha por nosotros mismos, es de hecho una propuesta del demonio, con la que nos quiere alejar del Dios vivo usando una lógica mentirosa en la que fácilmente podemos caer”.

Pero el papa emérito reacciona con fuerza: “¡No!, ni siquiera hoy la Iglesia está hecha solo de malos peces y mala hierba. La Iglesia de Dios también existe hoy, y hoy es ese mismo instrumento a través del cual Dios nos salva”.

Y propone: “Es muy importante contrarrestar las mentiras y las medias verdades del diablo con toda la verdad: sí, hay pecado y mal en la Iglesia. Pero también existe hoy la santa Iglesia, que es indestructible. Hay muchas personas humildes que creen, sufren y aman hoy, en las que el verdadero Dios, el Dios amoroso, se muestra ante nosotros. Dios también tiene sus testigos (mártires) en el mundo de hoy. Solo tenemos que estar despiertos para verlos y escucharlos”.

El mártir es el testigo. Y en el juicio contra el demonio, Jesucristo es el primer y verdadero testigo de Dios, el primer mártir, al que deben seguir innumerables gentes. Hoy, señala Benedicto, “la Iglesia es más que nunca una Iglesia de mártires, testigo del Dios vivo”.

Y concreta, para concluir: “Cuando miramos a nuestro alrededor y escuchamos con nuestros corazones y nuestras mentes, en todas partes hoy, no solo entre la gente común, sino también en los altos cargos de la Iglesia, podemos encontrar testigos que dan su vida y sufrimiento por Dios. Es una inercia del corazón lo que nos lleva a no desear reconocerlos. Una de las grandes y esenciales tareas de nuestra evangelización es, en la medida de lo posible, crear lugares de fe y, por encima de todo, encontrar y reconocerlos”.

Eso es lo que él descubre cada día. Y termina agradeciendo al papa Francisco “por todo lo que hace para mostrarnos una y otra vez la luz de Dios que aún no se ha apagado. ¡Gracias, Santo padre!”. http://feeds.feedburner.com/~r/IglesiaYNuevaEvangelizacin/~4/Y3gWI-nDdsM?utm_source=feedburner&utm_medium=email

 

El futuro de la Iglesia en Asia y África

Salvador Bernal

Seminaristas de China.

photo_camera Seminaristas de China.

Me ha impresionado positivamente la noticia de que en Hong Kong habrá más de 2.800 bautismos en la noche de Pascua.  La antigua colonia británica cuenta con unos 580.000 católicos de una población de 7,3 millones. Y me ha alegrado particularmente porque la mayor parte de las informaciones sobre esa isla se refieren a la progresiva represión de Pekín contra la independencia y libertad.

Como sucede de hecho en el continente, los catecúmenos que se incorporarán a la Iglesia provienen de toda la sociedad, sin distinción, pero muchos son profesionales de alto nivel cultural, que buscan sentido para sus vidas. Según la información difundida a través de Asia News, se trata sobre todo de adultos, que culminan un período de preparación de más de un año y medio. Los neófitos no suelen provenir de experiencias religiosas ligadas al budismo, aun dentro del respeto al culto tradicional de los antepasados. Pero no encontraban ahí sentido para sus vidas. Y comenzaron una búsqueda personal que los ha conducido a la fe católica. Unos han sido presentados por amigos o parientes; otros se han acercado a través de Internet: con frecuencia se sentían atraídos por la doctrina en temas como los derechos humanos.

No tengo datos recientes sobre China continental. Las últimas noticias suelen referirse a manifestaciones de represión de la libertad, especialmente subrayadas por quienes dudan de la eficacia de los acuerdos provisionales entre Roma y Pekín del año pasado. Aunque se han difundido también informaciones sobre la positiva aplicación de ese pacto respecto de nombramientos recientes de obispos.

 

Lo importante es que en estas fechas se incorporan formalmente a la Iglesia católica y a diversas confesiones cristianas miles de personas. Así, como escribí en su día en estas páginas, en la Vigilia de Pascua de 2016 recibieron el bautismo unas veinte mil. El Study Center of Faith de Estados Unidos estimaba en 2012 un promedio anual de cien mil cristianos más.

Esas cifras son alentadoras sobre el futuro del cristianismo en Asia y en el mundo. Una de las autoridades mundiales en este campo, el sociólogo estadounidense Rodney Stark –no católico-, afirma que China continental se convertirá, numéricamente, en la primera nación cristiana del mundo. Las estadísticas oficiales de Pekín sólo incluyen a los fieles de la llamada iglesia patriótica: 16 millones. Para Stark, con datos muy contrastados, vivirían ya en China más de 70 millones de cristianos.

De otra parte, ha cambiado radicalmente la imagen, también cinematográfica, que tenemos en algunos países de Occidente sobre misiones relacionadas con la asistencia –no exenta de heroísmo-, a personas desfavorecidas. En Asia, aparte del peculiar fenómeno de Filipinas, se acercan a Cristo personas con estudios, profesionales diversos, profesores universitarios, gentes de la cultura y la comunicación: en definitiva, ciudadanos que, aun siendo minoría, forman parte de la élite de la nación. A pesar del evidente crecimiento del bienestar económico en China, esas personas comprueban que el comunismo no da respuesta válida a las grandes preguntas humanas sobre el sentido de la vida y de la muerte, del dolor y la felicidad.

Por otra parte, África es un continente cada vez más cristiano. Actualmente, acoge a la cuarta parte de los discípulos de Cristo en el mundo, con 173 millones de católicos. Y, con las previsiones demográficas, según un estudio del Pew research center, en 2060, serán africanos seis de los diez países con más cristianos. Nigeria conservará su actual liderazgo, seguida por Tanzania, Uganda y Kenia. Aunque serán mayoría los católicos en la República del Congo y en Angola.

Lo profetizó el papa Pablo VI en Uganda el año 1969: “África es la nueva patria de Cristo” (Nova Patria Christi Africa). Benedicto XVI la consideró en diversas ocasiones el “continente de la esperanza”, especialmente en el contexto de su viaje a Benín en 2011, donde entregó a los fieles la exhortación apostólica postsinodal Africae Munus. En fin, el papa Francisco no deja de manifestar su dolor ante los riesgos de colonización ideológica que sufren tantos países del Tercer Mundo, contrarios a las tradiciones religiosas de los pueblos africanos. Pero prevalece la esperanza.

 

 

Mi vecino el suicida

Ángel Cabrero Ugarte

Eutanasia

photo_camera Eutanasia

Lo encontré el otro día paseando por nuestra calle, que tiene unos árboles muy bonitos en estos días de primavera. Con su bastón, despacio, porque está muy gordo y debe tener una cadera algo mal. Cara de bonachón y aire tranquilo. Dicen que ha tenido varios intentos de suicidio. Una vez se asomó a su ventana del octavo a la calle, con la suerte de que lo vio algún viandante que adivinó sus intenciones. Llamaron al 112 y rápidamente hubo quien le volvió a casa. Y uno piensa, menuda depresión debía tener en ese momento el pobre.

En su último intento cayó en el patio junto a mi ventana. Sonó un ruido sordo y descubrimos su cuerpo inmovilizado. Llamamos de inmediato a los servicios sociales. Con una rapidez sorprendente, se presentó la policía que comprobó la gravedad de la situación y llamó a Samur. De inmediato se personaron médicos y enfermeras que procedieron con rapidez a reconocer a aquella persona. Vieron que estaba vivo y en pocos minutos le estaban administrando oxígeno, le pusieron una vía para los medicamentos y al rato vieron que se estabilizaba.

Tuvo suerte mi vecino porque pegó, en la caída, en un aparato de aire acondicionado que le hizo rebotar hacia la pared contraria donde rompió una mampara, y el suelo donde cayó es flotante. Todo eso hizo que el golpe, siendo terrible, no acabara con su vida. Pero, si no le hubieran atendido de inmediato, hubiera muerto.

El despliegue fue muy espectacular porque estaba la policía y enseguida llegaron los bomberos que se percataron de que el aire acondicionado del vecino del quinto podría caerse y, abajo, además del vecino, estaban un montón de personas atendiéndole. Además, llegaron también los del Summa, por si eran necesarios. Total, que, en el patio, que es pequeño, había más de diez personas, y en mi casa, por donde habían entrado todos, otros tantos, esperando para echar una mano. De hecho, entre unos y otros, un buen rato después, se llevaron a mi vecino en una camilla, con dificultad, porque son espacios estrechos y ascensores no muy grandes, y porque él es muy gordo.

Le salvaron la vida, y ahora, mejorado de su depresión y del bofetón, ahí lo tenemos paseando despacito y pensativo.

La versión probable de los hechos dentro de unos meses, si llegan ciertos partidos al poder dispuestos a aprobar la una ley de eutanasia, sería esta:

Percatados de la caída de un hombre al patio, se avisa de inmediato a la policía. Llegan con gran rapidez al lugar de los hechos y advierten que aquel hombre no ha muerto. Avisan a los servicios de urgencia que llegan poco después. Una médico y unos enfermeros con una camilla. Comprueban que, a pesar del tremendo golpe, el hombre está vivo. Conversan unos instantes entre ellos y deciden que, si aquel hombre ha querido matarse, como parece evidente, tenemos que ayudarle. Pobre, no le vamos a prolongar esta terrible vida. Y, no solo no le administran oxígeno ni otra ayuda intravenosa. Únicamente le hacen respirar, con un algodón en la nariz, una sustancia que le deja sin las pocas fuerzas vitales que tenía.

¿Puede pasar esto? ¿Pueden pasar cosas peores? ¿Alguien sabe hasta qué límite se puede llegar desde el momento en que se permite matar? Porque lo propio, lo que se hace desde siempre, y lo que llevan en la sangre los médicos y enfermeras, es salvar las vidas. Pero si eso ya no importa tanto…

 

 

Última hora sobre el incendio de Notre-Dame en París | El fuego está extinguido

Emmanuel Macron ha prometido que la catedral será "reconstruida entre todos" y ha destacado que "lo peor ya ha pasado". La estructura se ha salvado aunque se ignora cómo resistirá

Foto: Foto: Reuters.

Foto: Reuters.

Tiempo de lectura9'

16/04/2019 09:56 - Actualizado: 16/04/2019 09:57

"El fuego está extinguido". Así lo ha confirmado el portavoz de los bomberos de París, Gabriel Plus, que ha remarcado que los daños son "dramáticos" después de que este lunes por la tarde un incendio de graves proporciones devastara la Catedral de Notre-Dame de París, que se ha llevado por delante el gran órgano, tres rosetones (de 10 metros de diámetro) y cuantiosas pinturas.

El fuego, que se inició sobre las 18:50 horas, ha afectado a todo el armazón que sustenta el tejado y la aguja central del templo, añadida en el siglo XIX al templo medieval, y dos tercios del tejado se han derrumbado. "Todo el tejado se ha hundido, la armadura está destruida, una parte de la bóveda se derrumbó... y la aguja ya no existe".

Según ha confirmado el ministro francés de Cultura, Franck Riester, dos tercios de la techumbre de la catedral se han quemado, aunque los daños serían cuantiosos, ya que hasta que no desaparezca el humo y se asegure la zona no se podrán valorar realmente.

En declaraciones a 'Le Figaro', el monseñor Philippe Marsset, ha confirmado que el interior "está todo calcinado". "El exterior está en pie pero por dentro todo es negro (...) Lo único que vi fue la cruz de oro todavía en pie. Con Notre Dame se ha quemado todo el mundo", ha lamentado.

 

Interior de Notre Dame. (Reuters)

Las dos torres se han salvado

Pasadas las tres de la madrugada, el Cuerpo de Bomberos de la capital francesa ha confirmado que las llamas se encuentran bajo control, y que los más de 400 efectivos desplegados en la zona seguirán trabajando en la zona para garantizar la seguridad del templo. "El fuego se ha extinguido, pero seguiremos supervisando las llamas residuales y enfriando algunas partes que siguen muy calientes", ha explicado Gabriel Plus.

Los bomberos de París también han asegurado que la estructura "está a salvo y preservada de la destrucción total". El responsable del cuerpo ha comunicado que las dos torres se han salvado.

Ante las insinuaciones de Donald Trump en Twitter de que se deberían estar usando aviones cisternas para que las labores de extinción fueran más rápidas, el secretario de Estado francés del Interior, Laurent Nunez, ha explicado que el "lanzamiento de agua desde el aire hubiera sido extremadamente peligroso".

Al mismo tiempo, el jefe del dispositivo de bomberos, Jean-Claude Gallet, señaló que han tratado de poner a salvo el mayor número de obras de arte de la catedral, aunque ha resultado muy complicado por el humo y por que no dejan de desprenderse fragmentos desde la cubierta. Al menos uno de los bomberos ha resultado herido, según 'Le Figaro'.

 

"Lo peor ya ha pasado"

El presidente de la República, Emmanuel Macron, ha dado un discurso sobre las 23:30 horas a los pies del edificio en el que ha afirmado que "lo que ha sucedido es una tragedia terrible". Agradeciendo el "extremo valor" de los "casi 500 bomberos" movilizados contra las llamas, el presidente ha asegurado que las siguientes horas serían "difíciles".

"Lo peor ya ha pasado, pero la batalla no se ha ganado por completo", ha sentenciado. Además, Macron ha aprovechado su intervención para anunciar que este martes se lanzará una suscripción nacional "para reconstruirla entre todos".

El incendio en la catedral, uno de los monumentos más emblemáticos de París y el más visitado de Europa, estaría "potencialmente relacionado" con las obras de renovación del edificio, según han apuntado fuentes de los bomberos citadas por la televisión francesa BFMTV. También añadían que, poco después de comenzar el fuego, se estaba quemando todo el material de madera (unas 500 toneladas) de la catedral y fue rápidamente evacuada.

El fuego se avistó por primera vez en la parte de la cubierta de la cabecera, sobre el deambulatorio, en torno a las 18:50 horas de la tarde de este lunes. Los bomberos tuvieron dificultades para acceder a la catedral, lo que hizo que las llamas se extendieran por todo el armazón que sujeta el techo, que poco a poco fue pasto de las llamas, que también afectaron a algunos arbotantes.

En el momento del incendio la catedral ya había cerrado a los turistas, pero las autoridades evacuaron todo el perímetro, así como parte de las viviendas adyacentes.

El alcalde del distrito 4 de la ciudad, Ariel Weil, ha asegurado que todos los bomberos disponibles en la ciudad se trasladaron al lugar de los hechos mientras miles de personas, turistas y locales, han observado la escena en directo con espanto y muchos no pudieron reprimir un grito o las lágrimas.

Previamente, Macron, había acudido por la tarde a los alrededores del templo para seguir el trabajo de los bomberos acompañado por el primer ministro, Édouard Philippe. Otros miembros de su Gobierno, entre ellos la ministra de Defensa, Florence Parly, el titular de Cultura, Franck Riester, y el secretario de Estado de Interior, se trasladaron igualmente al puesto de mando desde donde se supervisan las operaciones.

La Fiscalía de París ya ha abierto una investigación para determinar las circunstancias del incendio. La Policía Judicial ha sido la encargada de investigar los motivos del incendio y agentes han comenzado los interrogatorios para esclarecer el origen del fuego, que comenzó en uno de los andamios de las obras de renovación.

Los objetos salvados

El rector-arcipreste de Notre Dame, Patrick Chauvet, ha anunciado que se han salvado dos de los objetos religiosos más importantes que albergaba la catedral: la Corona de Espinas y la Túnica de San Luis.

La reliquia de la Corona de Espinas corresponde a la corona que los soldados romanos colocaron a Jesús de Nazaret en la cabeza durante su crucifixión para burlarse de que se hubiera proclamado rey de los judíos.

El otro objeto rescatado es la Túnica de San Luis, un jubón que supuestamente perteneció al rey Luix IX (1214-1270), último monarca europeo que se embarcó en una cruzada para recuperar Jerusalén.

Corona de Espinas de Jesús. (Reuters)

Corona de Espinas de Jesús. (Reuters)

Sin embargo, el fuego ha arrasado con el gran órgano, tres rosetones (de 10 metros de diámetro) y cuantiosas pinturas.

Ciudadanos y turistas, entre lágrimas

Kaissia Rouan, que se encontraba en el parque adyacente al templo, ha asegurado a Efe que "cuando llegaron los bomberos ya había muchas llamas que salían del tejado" de la catedral. "Hemos visto mucho humo, pensábamos que era por las obras que están haciendo. Cada vez había más, nos hemos ido a la parte delantera y nos han desalojado para evitar que nos afectara el humo. Hemos visto las llamas salir de la catedral. Es muy triste", ha explicado la turista visiblemente afectada.

Mientras los bomberos han seguido con sus labores de extinción, los ciudadanos y turistas de París se han ido reuniendo en las calles aledañas a la catedral de Notre-Dame para hacer su particular homenaje y esperar juntos al desenlace del incendio de este símbolo europeo. Al tiempo que varios edificios religiosos en Francia han tocado sus campanas en apoyo y conmemoración, algunos de los edificios públicos del Gobierno han proyectado la bandera en sus fachadas.

Además, los ciudadanos se han arrancado de manera espontánea y entre lágrimas a entonar varias oraciones como el Ave María en las calles de la capital parisina sin quitar la vista del edificio en llamas. También han querido hacer partícipes a los bomberos de dicho homenaje y no han dudado en ponerse a aplaudir mientras pasaban los camiones del cuerpo.

Apoyo internacional y del Vaticano

Un gran número de dirigentes políticos y culturales han mostrado su horror en las redes. La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, ha expresado su "inmensa emoción" por el incendio, al tiempo que ha ofrecido el apoyo de su institución para su restauración. "La Unesco sigue de cerca la situación y está al lado de Francia para salvaguardar y rehabilitar este patrimonio inestimable", ha escrito en su cuenta de Twitter la antigua ministra francesa de Cultura.

El Vaticano ha recibido con "incredulidad y tristeza" la noticia del "terrible" fuego que ha devastado buena parte de la cubierta de la catedral, "símbolo de la cristiandad en Francia y en el mundo". El portavoz interino de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, ha lamentado en un comunicado el incendio y ha manifestado la "cercanía" del Vaticano a los católicos franceses y a los parisinos y ha prometido oraciones por los bomberos y todos aquellos que se esfuercen en "hacer lo posible para afrontar esta dramática situación".

https://www.ecestaticos.com/imagestatic/clipping/41d/112/41d1125cf67bb05bd5563afdae3dd3e7/imagen-sin-titulo.jpg?mtime=1555352718

Cómo un incendio puede destruir un edificio de piedra como Notre-Dame

Antonio Villarreal

Las sobrecogedoras imágenes del incendio y el derrumbamiento de la espiga principal de la catedral recuerdan que, desgraciadamente, la piedra no es sinónimo de protección contra el fuego

El incendio supone una catástrofe nacional. Macron ha anulado el discurso televisado que tenía previsto hacer este lunes, debido al incendio en la catedral. En su intervención, Macron iba a desgranar las principales medidas adoptadas tras haber consultado al pueblo como respuesta a las manifestaciones de los llamados "chalecos amarillos".

"Toda la nación siente emoción. Pienso en todos los católicos y en todos los franceses. Como todos nuestros compatriotas, estoy triste de ver quemarse una parte de nosotros mismos", escribió Macron en su cuenta de Twitter.

 

La catedral de Notre-Dame es el monumento más visitado de Francia, con 13 millones de personas al año, y símbolo de la historia del país en momentos clave. Notre-Dame es, junto a la torre Eiffel, uno de los grandes atractivos de la ciudad y una de las obras maestras del arte gótico con más de 800 años de historia.

https://www.ecestaticos.com/imagestatic/clipping/2e7/ba7/2e7ba73f580e6a21910bce63ca4c9950/imagen-sin-titulo.jpg?mtime=1555353668

Notre-Dame, cómo para salvar la joya del gótico francés acabaron por precipitar su fin

Daniel Arjona

Una catedral legendaria cuya primera piedra se erigió hace casi un millar de años ha acabado por arder debido a las obras iniciadas para salvarla paradójicamente de su derrumbe

El obispo de la ciudad Maurice de Sully decidió en 1160 construir una catedral en el estilo de la época y, respaldado por el rey Luis VII, por los notables y por múltiples corporaciones profesionales, las obras comenzaron tres años después, pero tardaron en finalizar algo más de un siglo, en 1272. Durante un tiempo fue el edificio cristiano más grande del mundo occidental y símbolo de la riqueza y de la potencia de la capital.

 

 

¿Sabe usted comportarse en la iglesia?

  Por: Wilfredo Pérez Ruiz (*)

Este es uno de los temas que, por mi formación como integrante de la Iglesia Católica, he deseado desarrollar desde hace algún tiempo. Simultáneamente, creo oportuno tratarlo en vísperas de la celebración de uno de los acontecimientos más importantes en la historia del cristianismo: la Semana Santa, que nos recuerda el sacrificio de Jesús por la salvación de todos nosotros.

Por definición el pueblo católico debería comprender que el templo es un lugar de oración, recogimiento y acercamiento a nuestra devoción cristiana. Es un espacio para relacionarnos con Dios y en el que, las formas expresan nuestra obediencia hacia la Casa del Señor. No obstante, compruebo -cuando concurro a una celebración religiosa- la conducta incorrecta de la inmensa mayoría de fieles que acuden por “vocación” u “ocasión”.

En este sentido, deseo compartir las palabras del R.P. argentino Eduardo Volpacchio (ordenado por Juan Pablo II en 1987), cuando afirma: "…’Las formas forman’ si se les pone contenido -es amor, no mera formalidad- y si se entiende la razón de ser de cada una. Todo pretende ser expresión de respeto y amor a Dios. Jesús resume toda la ley de Dios en un solo mandamiento: ‘Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu mente, con todas tus fuerzas, con toda tu alma’. Amar a Dios con todo nuestro ser y nuestra vida. Obviamente incluye nuestros gestos. El amor se nota. En la iglesia hay unas normas litúrgicas que garantizan el cuidado del culto a Dios. Una especie de ‘protocolo’ para lo sagrado: modos cómo debemos tratar a Dios y las cosas de Dios…”

No dejo de quedar sorprendido e indignado ante el ordinario proceder de los que van al templo y asumen una conducta que podría ser válida en un teatro o auditorio público. La falta de solemnidad es evidente en nuestros días. Sin mencionar la vestimenta cada vez más inoportuna que, especialmente, lucen en verano damas y caballeros. El respeto se muestra también en la apariencia e higiene que empleamos. Hace unos días asistí a la misa de año por el deceso de un tío muy querido y sus hijos estaban vestidos como para ir al estadio nacional y, por cierto, no pudieron decir correctamente las lecturas y peticiones. Al cruzar el altar lo hacían, en sucesivas ocasiones, como quien pasa por la platea de un cine. No tuvieron el más mínimo de los miramientos al lugar en donde estábamos.

Para empezar a la Casa del Señor se ingresa y permanece en silencio antes y durante la liturgia. Es incorrecto saludar a creyentes conocidos, hablar por teléfono, ver sus mensajes de texto, voltear a mirar el coro, conversar mientras llegan los concurrentes, cruzar las piernas, masticar chicle, asumir una actitud con poca observancia, entre otros “habituales” e indecorosos gestos.

Si se incorpora mientras se está en las lecturas espere en la entrada. Puede buscar asiento durante el salmo responsorial cantado o la aclamación del evangelio. Los pasillos laterales serán utilizados en estos momentos para no distraer. Los menores siempre se sentarán con sus padres o adultos a fin de aprender cómo participar. Los coches de niños deben permanecer afuera para no obstaculizar los caminos. Si no tiene con quien dejar a sus hijos en casa, no acuda al templo. Su presencia será un estorbo a los que desean orar, usted no podrá concentrarse y su familiar generará distracción y ruidos impertinentes. Tenga sentido común y no vaya acompañado de quienes causen malestar en una ceremonia religiosa.

Cuando entra a la iglesia evite tener las manos en los bolsillos. Hágalo con una actitud considerada y realice una reverencia al altar antes de sentarse en la banca. Si, por alguna razón, atraviesa el sagrario efectúe una genuflexión. Mantenga los reclinatarios arriba, a menos que necesite arrodillarse. Así evitará que se ensucien y dañen. Para recitar la Oración del Padre Nuestro, numerosos tienen la tradición de agarrarse las manos. Esta “costumbre” no ha sido recomendada en las Instrucciones Generales del Misal Romano y se ha convertido en una práctica para mucha gente. Usted no está obligado a hacerlo.

Amigo lector, el Signo de Paz es, únicamente, un saludo simbólico. Lo correcto es ofrecerlo al semejante que está a su derecha e izquierda, nada más. No haga de este instante un desorden y, por lo tanto, una distribución de besos y abrazos a amigos y allegados. Reitero, es un saludo de nuestro deseo por la paz de Cristo en nuestras vidas y en el mundo. Si está acompañado de menores, enséñeles a actuar con corrección en cada acto de la homilía.

Cuando se realice la comunión permanezca callado si no comulga. Con frecuencia observo prójimos -de todas las edades y estatus- que creen que, al no recibir la eucaristía, pueden aprovechar para charlar, mirar el celular, el reloj y establecer un breve diálogo con sus compañeros de banca. Si va a la iglesia hágalo para orar y muestre su nivel de educación en una esfera sagrada para los católicos.

Un par de comentarios finales. Evada retirarse antes que el sacerdote, al salir de su banca haga una inclinación con la pierna derecha. Evada saludar (solo hará una venía) y conversar durante su salida de la iglesia. Tenga presente que está en Casa de Dios, no en un evento social o recreacional. Sea sobrio, cortés y exhiba genuina circunspección en este recinto. Como decía el filósofo francés Blaise Pascal: “Esforcémonos en obrar bien: he aquí el principio de la moral”.

(*) Docente, consultor en organización de eventos, protocolo, imagen profesional y etiqueta social. http://wperezruiz.blogspot.com/

 

Semana Santa: cómo explicarla a los más pequeños

LaFamilia.info

20161703fe

La familia es la principal fuente de transmisión de los valores religiosos y espirituales; es ella la encargada de acercar los hijos a Dios y enseñarles la fe. Y esta labor comienza desde las primeras edades, es por eso que los padres deben invitar a sus hijos a celebrar la Semana Santa y Pascua en familia. ¿Cómo hacer entonces para que vivan el verdadero sentido de esta celebración sin que pase como una semana más de vacaciones? Estas son nuestras recomendaciones.

1. Dar ejemplo

Lo primero y más importante, es que los padres demuestren con su ejemplo lo que realmente significa este tiempo, es decir, que los hijos vean una actitud y un modo de actuar diferente al habitual.

2. Explicarles el significado

Es necesario explicarles el significado de cada celebración, pero en el lenguaje apropiado para su edad y nivel de comprensión. Los padres pueden valerse de diversos recursos como videos, dibujos y cuentos que han sido adecuados para los más pequeños, algunos son:

Semana Santa en familia

3. Participar en las actividades de Semana Santa

Es muy valioso cuando se participa en familia de las diferentes actividades características de la época, como por ejemplo la visita a los monumentos, las procesiones, la elaboración de los huevos de Pascua, entre otros, conociendo previamente su significado e historia. Habrán otras celebraciones dirigidas al público adulto, y en este caso, resulta más conveniente buscar opciones especiales para los chicos. Asimismo, la creatividad de los padres será clave en esta importante misión.

 

4. Llevar las enseñanzas a las acciones

Debido a que la Cuaresma, Semana Santa y Pascua deben ser una vivencia personal y un camino de desarrollo espiritual, eso mismo se les debe transmitir a los hijos. Regalar juguetes y ropa que ya no se usen, compartir un día con niños de escasos recursos, hacer propósitos de mejora personal (orden, disciplina, obediencia, relación con los hermanos, etc.). Lo importante es acercar a los hijos desde pequeños a la vivencia del amor de Jesús.

 

Jerome Lejeune un hombre de bien no suficientemente valorado

Ana Teresa López de Llergo

A Jerome Leujene se le considera el padre y experto de la genética moderna, y nos deja una herencia benéfica a toda la humanidad. A los cercanos, a los de su familia de sangre les hereda el orgullo de tener un padre “de una sola pieza”, honesto y capaz de ser fiel a sus convicciones y a sus descubrimientos.

 Jerome Leucome

El 3 de abril se cumplieron 25 años de la muerte de Jerome Leujene. Amó la verdad y la buscó. Fue un investigador preocupado por descubrir causas para tratar de ayudar a la mejora de la vida humana. 

Sabemos que la verdad nos hace libres, él desde hace 25 años goza plenamente de esta realidad. Aquí en la tierra, vivió las paradojas de sus contemporáneos que trataron de aplicar sus hallazgos para fines retorcidos. Él no lo permitió y eso le acarreó hostilidades y marginación. Con el paso de los años, la perspectiva nos confirma que la verdad triunfa. 

Se le considera el padre y experto de la genética moderna, y nos deja una herencia benéfica a toda la humanidad. A los cercanos, a los de su familia de sangre les hereda el orgullo de tener un padre “de una sola pieza”, honesto y capaz de ser fiel a sus convicciones y a sus descubrimientos. Así lo plasma la biografía de su hija Clara, titulada “Doctor Lejeune: el amor a la vida”, publicada en el año de 1999.

Nació en Montrouge el 13 de junio de 1926 y murió en París el 3 de abril de 1994. Contrajo matrimonio con Birthe y tuvieron cinco hijos.

En 1952 concluye la carrera de medicina, se dedicó a la genética, fue catedrático e investigador. Llegó a ser experto internacional en radiaciones atómicas. En 1958, a la edad de 32 años, descubrió la primera anomalía cromosómica: la trisomía 21 o Síndrome de Down. Más tarde, descubrió otras patologías cromosómicas. 

En 1964 es el primer Profesor de Genética Fundamental en la Facultad de Medicina de la Universidad de París. Al año siguiente es nombrado jefe del servicio de la misma especialidad en el hospital Necker-Enfants Malades, allí trabajó hasta su muerte. Contribuyó a la mejora de la vida de las personas con Síndrome de Down y planteó una nueva atención médica para ellas.

Hasta entonces, el Síndrome de Down se consideraba una enfermedad vergonzosa atribuida a la sífilis y se pensaba incluso que podía ser contagiosa. Los enfermos eran escondidos por sus padres y la gente los rechazaba. En Lejeune despertaron ternura y los vio como “niños más niños que los demás”. La medicina es algo sumamente sencillo que se parece muchísimo al Catecismo, decía Lejeune, “así como hay que odiar al pecado, pero amar al pecador; hay que odiar a la enfermedad, pero amar al enfermo”.

En noviembre de 1962 recibió el premio Kennedy. La Sociedad Norteamericana de Genética le concede el “William Allen Memorial Award”, en 1969. En 1974 fue nombrado miembro de la Academia Pontificia de las Ciencias. En 1981 ingresó a la Academia de Ciencias Morales y Políticas; en 1983 a la Academia Nacional de Medicina.

Recibió numerosos premios científicos como el Doctorado Honoris Causa en la Universidad de Navarra. Fue miembro de numerosas academias como la de Ciencias de Suecia, la norteamericana de Humanidades y Ciencias de Boston, y la Real Sociedad de Medicina de Londres. En 1994, le dieron el nombramiento de primer Presidente vitalicio de la Academia Pontificia para la Vida, de la que fue gran impulsor.

Fue también consejero científico y uno de los promotores de la asociación «Laissez-les vivre», una de las primeras organizaciones provida de Francia. Fue presidente de «Secours aux futures mères», organización dedicada a ayudar a embarazadas que se encuentran en situaciones difíciles.

Lejeune recibió alabanzas por su trabajo e investigaciones durante la década de los años 60, del siglo XX. Pero en la siguiente década, cuando se inician los debates sobre el aborto, y él comienza su defensa provida y presenta con vigor la verdad científica que se quería silenciar, sufre la agresión injusta de los adversarios. Tanto, que se le negó el premio nóbel. Sus palabras no daban lugar a la duda y señalaban el crimen: “Digan que ese pequeño hombrecito les molesta y prefieren matarlo, pero digan la verdad. Es un hombrecito, ni una amalgama de células, ni un pequeño chimpancé, ni un ser humano en potencia”.

Manifestó la innegable verdad de la ciencia. Por eso experimentó afrentas y humillaciones, el abandono de los amigos, el rechazo de los colegas y los apuros económicos. Nada lo detuvo, por el contrario, templó su carácter y remató muchos de sus discursos con un firme: “No los abandonaremos jamás”.

A su muerte dijo el Papa Juan Pablo II: “El profesor Lejeune se convirtió en uno de los defensores más ardientes de la vida, especialmente de la vida de los niños por nacer (…) asumió plenamente la responsabilidad particular del sabio, dispuesto a convertirse en un signo de contradicción, sin tener en cuenta las presiones externas ejercidas por la sociedad permisiva ni el ostracismo al que lo habían condenado”.

El 28 de junio de 2007, se inició la causa de beatificación y canonización del profesor Lejeune. El proceso diocesano se concluyó el 11 de abril de 2012 en la catedral de Notre Dame de París. 

La Asamblea General de la Academia Pontificia para la Vida, recibió de pie y con una ovación la noticia de la propuesta de apertura del proceso de beatificación de su primer presidente de labios del Cardenal Fiorenzo Angelini, presidente emérito del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud.

 

Dentro del contexto de la familia

Como saben los minoristas, la mayoría de las compras impulsivas se producen cuando las personas ya están en las tiendas, y pueden seguirle los remordimientos del comprador. Pero a diferencia de los alimentos o un artículo de ropa, la inserción de un anticonceptivo reversible de acción prolongada (o LARC) es una decisión médica importante que conlleva riesgos y efectos secundarios. Los investigadores descubrieron que cuatro de cada diez mujeres que dejaron de usar anticonceptivos de acción prolongada lo hicieron por motivos de salud. Sin embargo, Upstream se enfoca en promover tal anticoncepción sobre otros métodos debido a sus bajos índices de fracaso. Una portavoz del Instituto Nacional para la Salud Reproductiva pro-aborto expresó preocupación ante el New York Times de que el enfoque de Upstream puede estar "inclinando la escala" a favor de estos métodos.

Algunas mujeres que actualmente buscan evitar el embarazo pueden querer volver a la fertilidad en un futuro cercano. Como señala Lyman Stone en The Federalist, las mujeres que aceptan anticonceptivos de acción prolongada pueden no darse cuenta de que los efectos pueden durar hasta un año después de la extracción.

Ya sea en Delaware o en el África subsahariana, las decisiones sobre procreación se toman mejor dentro del contexto de la familia. La campaña para el suministro de anticonceptivos de acción prolongada en la misma visita elimina la oportunidad para que las mujeres consulten a sus parejas, o padres, en el caso de las adolescentes, antes de tomar una decisión.

En cuanto a la esperanza de reducir la pobreza, los datos son mixtos. La becaria de la Institución Brookings, Isabel Sawhill, le dijo al New York Times: "Es muy costoso y muy difícil reducir la pobreza. Reducir los nacimientos no planificados es fácil en comparación".

Enric Barrull Casals

 

¿Formación profesional sin 'los aspectos humanos?

Un claro contraste con la mentalidad 'utilitarista’ que domina hoy los sectores estudiantiles y laborales lo tenemos en el pensamiento de Benedicto XVI, animando a los universitarios a adquirir una formación completa:

"Se dice que lo único que se debe privilegiar en la presente coyuntura es la mera capacitación técnica. Ciertamente, cunde en la actualidad esa visión utilitarista de la educación. Sin embargo, vosotros sentís el anhelo de algo más elevado que corresponda a todas las dimensiones que constituyen al hombre. La genuina idea de Universidad es precisamente lo que nos preserva de esa visión reduccionista y sesgada de lo humano”.

Muchos estudiantes de ahora valoran sólo las calificaciones en sí mismas. No aspiran a saber. Tienen objetivos académicos, pero carecen de ideales. Este enfoque es un serio obstáculo para descubrir y amar la verdad.

Juan Pablo II previno a los padres y profesores de una educación que ofrece sólo conocimientos útiles: “No basta especializar a los jóvenes para un oficio; no basta preparar técnicos, sino que, además, hay que formar personalidades. Se trata de formar hombres completos y de presentar el estudio y el trabajo profesional como medios para encontrarse a sí mismo y para realizar la vocación que corresponde a cada vida”

José Morales Martín

 

Trabajo y desarrollo personal

Vivimos en una sociedad impregnada de pragmatismo. Como consecuencia, se suele valorar excesivamente la dimensión técnica del trabajo, en detrimento de su dimensión humana y de su significado ético. La formación profesional se limita así muchas veces a preparar para el trabajo como un recurso de supervivencia relacionado con el beneficio económico, olvidando que es un importante medio para el desarrollo, personal.

Necesitamos trabajar para algo más que ganar dinero. Cuando hacemos un trabajo que nos pide dar lo mejor de nosotros mismos, es cuando conseguimos la autorrealización y los momentos de felicidad. Para Carl Rogers, eminente psicólogo humanista, a las personas nos motivan dos grandes necesidades: ser parte de un equipo y el autodesarrollo personal; con el buen trabajo se consiguen ambos objetivos. En su obra "El buen trabajo", E. F. Schumacher señala que el fin principal del trabajo humano es usar y perfeccionar nuestros talentos y habilidades naturales y servir a los demás, para así liberarnos de nuestro innato egocentrismo.

De los educadores (padres y profesores) se espera que promuevan esa oportunidad en la familia y en la escuela; un trabajo realizado con libertad y responsabilidad, con motivos elevados, con competencia y actitud de servicio hacia los destinatarios de ese trabajo.

Pero eso es irrealizable desde una mentalidad pragmática o utilitarista, porque ahoga los  más nobles y genera reduccionismos educativos

Xus D Madrid

 

 

Pensamientos y reflexiones 215

 

LA ASQUEROSA POLITICA Y LOS INDESEABLES QUE DICEN RESPRESENTAR AL PUEBLO SOBERANO: Viendo y oyendo los “horrendos desinformativos”, que nos hacen tragar todos o casi todos los que se autotitulan “informadores, tertulianos, comentaristas y demás yerbas”… Y viendo como nos arruinan y arruinan a España, un ejército enorme, de inútiles a los que… “Nos han obligado a mantener, mediante leyes del embudo” y de las que no podemos librarnos; cada vez tengo menos ganas de escribir, puesto que a lo largo de los últimos más de cuarenta años, “considero que lo que tenía que escribir lo he escrito con creces”; por tanto me dedicaré a revisar mis grandes archivos y sacaré de ellos lo que considero aún de actualidad o utilidad; y lo seguiré publicando, con el absoluto entendimiento de que no servirá para nada; y que “las sanguijuelas que nos han ido chupando, lo seguirán haciendo y cada vez más, puesto que como las malas yerbas, no son extinguibles y brotan como las mismas, constantemente”; pero aun así, por si sirve para algo la opinión de alguien que ya no cree en política alguna.

                                También y como hoy hago; difundiré “cosas y sentencias de otros inquietos y rebeldes como yo”, las que pueden difundir, si así lo estiman y si no, pues allá cada cual con sus sentires o sentimientos conformistas o rebeldes. (De mi artículo de igual titular – Septiembre del 2018)

 

Políticos de… “Compra y venta”: No me vale esa excusa que como gran mentira se dice para taparse sus propias miserias, y es la frase de que… “En política se hace lo que se puede y no lo que se quiere”. No, eso es cobardía; si no se hace lo que se quiere y lo que se quiere es noble y bueno para el común del pueblo; entonces lo que debe hacer el político es declarar lo que corresponda, e irse de la política de inmediato; eso es simplemente honradez, decencia y valentía positiva, que el pueblo reconocería y lo votaría de nuevo a ciegas; pero como sólo emplean la mentira “y todo lo demás”; de ahí que los despreciemos al máximo… “Y sálvese el que pueda si es que de verdad, existen políticos que así se puedan considerar”.

                                Viene este preámbulo por cuanto ocurrió y ocurre, con la elección chapucera y falsa (en verdadera democracia) del actual inquilino de la Moncloa, Pedro Sánchez; el que para ello, prometió “a todos sus cómplices”, que les daría “lo que le pidieran”; sabiendo de antemano que mucho de ello, no se lo podría dar; pero este ambicioso y como mercenario, lo que iba era a asegurarse la paga principesca y vitalicia, que en España, y gracias a otro sinvergüenza cual es un tal Felipe González Márquez, el que como tal, y abusando del poder transitorio que ostentaba; se impuso asimismo esa paga, con lo que la dejó institucionalizada para todos los que a ella llegan y que la recogen sin escrúpulo alguno, lo que ya los califica como tales.

                                Entonces y como dijera un torero famoso… “Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible” (Atribuida a “El Guerra”); los ya citados cómplices de Pedro Sánchez; ya le han negado el voto en el propio parlamento y lo han dejado “como al gallo de Morón” (“sin plumas y cacareando”); pero éste despreciable irresponsable, quiere “pagar con dinero público”, a los que “traguen ello” y así ir tapando compromisos, puesto que como dejara dicho Onassis (Aristóteles Sócrates) “En este mundo todo se compra con dinero… y si no se compra con dinero… se compra con más dinero”; esta es la solución para quién no es otra cosa que un inútil y pésimo gobernante, “que da a unos lo que corresponde a otros y a todos nos endeuda un poco más, en la ya monstruosa deuda pública que pesa sobre todos los españoles”. (De mi artículo de igual titular – agosto 2018)

 

Lo que hizo construir Franco y lo que han destruido después sus herederos: La verdad “absoluta” no existe, pero sí que existe en una aproximación enorme y que es la que en realidad “aceptamos como verdad real”; por ella sabemos de algunas cosas ocurridas hace milenios, y que fueron escritas y guardadas en “los archivos de Mesopotamia o en los jeroglíficos egipcios; y pese a lo que algunos dirigentes o gobernantes de aquellas épocas, ordenaran con las tiránicas órdenes de que… “sean borrados sus nombres y en su lugar escriban lo que yo ordeno y mando”; que es lo que ha pasado con Franco: Veamos… “Pues la verdad es la verdad, lo diga Agamenón o su porquero”. Y esto último es de nada menos que de Antonio Machado; venerado escritor y poeta republicano-socialista y por tanto contrario a Franco y al “Franquismo”, el que lo escribió en su obra…  “Juan Mairena”. Y quiere decir que, “la verdad no depende de quien la diga. Y mucho menos depende de que la diga una persona de gran categoría social o intelectual, o una persona de clase humilde”. “Indica claramente que el «ser» de la verdad y la «fuerza» de la verdad, no tienen nada que ver con el «decir» de la verdad; que la verdad es independiente de quién la diga, y, sobre todo, independiente de las diferencias entre los hombres. Como escribe el mismo Machado: “La verdad es lo que es, y sigue siendo verdad aunque se piense al revés”.

            Pero lo que ocurre es que cada cual, “quiere imponer su verdad”, que generalmente es “de panza y bolsillo” y lo demás no cuenta; así en España hoy, predominan “los crímenes de Franco y no se cuentan los de la República socialista-comunista, que igualmente fueron horrendos”; por los mismos intereses “de panza y bolsillo”, los que mandan hoy, no quieren hablar de “la gran obra social y económica que realizara Franco, puesto que ello sería horrible para las miserias que nos han traído después, los que dicen haber gobernado España, que hoy está en la ruina”; prefieren “quitar nombres, estatuas, relieves y demás absurdos, como ya hicieran aquellos tiranos que al principio cito, de Mesopotamia o el antiguo Egipto”; lo que sólo risa nos da a los que pensamos mucho y hemos leído bastante, sobre los latrocinios humanos de todos los tiempos.

            Pero como al final prevalecerá la verdad “cruda y dura”; ya hace tiempo que vengo escribiendo “algo sobre ella”; pero hoy lo hace D. Roberto Centeno en su ya famoso “Disparate Económico” y lo pueden leer en el de fecha 24-09-2018 o verlo aquí

https://blogs.elconfidencial.com/economia/el-disparate-economico/2018-09-24/legado-economico-franco-hechos-cifras_1619919/   (De mi artículo de igual titular-Sep.2018)

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes