Las Noticias de hoy 04 Febrero 2019

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    lunes, 04 de febrero de 2019      

Indice:

ROME REPORTS

Ángelus: Jesús enviado a cumplir su misión

Vida consagrada: obediencia a la ley y apertura al Espíritu

Yemen: la oración del Papa Francisco por los niños “en peligro de muerte”

DESPRENDIMIENTO Y VIDA CRISTIANA: Francisco Fernandez Carbajal

“Orar es hablar con Dios. Pero, ¿de qué?”: San Josemaria

Dolores y gozos de san José

Orad sin interrupción: M. Belda.

Alejandro Magno: Javier López

San José

DICTADURA DE OCURRENCIAS: René Mondragón

Sensibilidad ante los sentimientos ajenos: Alfonso Aguiló

Suicidio asistido: Enrique García-Máiquez

TRASCENDENTAL MEGA COMPLEJO PORTUARIO DE CHANCAY: Alfredo Palacios Dongo

¿LA IRRUPCIÓN DE LOS CHALECOS AMARILLA EN LA HISTORIA SOCIAL FRANCESA Y ALGUNAS REFLEXIONES FUTURISTAS?: Guy CREQUIE

El bien que hace la amistad: Jesús D Mez Madrid

Muy viajero: Jesús Martínez Madrid

La misión: Suso do Madrid

Los intereses “comen” a España y los españoles: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

 

ROME REPORTS

 

 

 

Ángelus: Jesús enviado a cumplir su misión

Palabras del Papa antes del Ángelus

febrero 03, 2019 13:05Raquel AnilloAngelus y Regina Caeli

(ZENIT – 3 febrero 2019).- A las 12 del mediodía de hoy, IV domingo del tiempo ordinario, el Santo Padre Francisco se asoma a la ventana del estudio en el Palacio Apostólico Vaticano para recitar el Ángelus con losles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro para la cita habitual del domingo antes de partir hacia su 27º Viaje Apostólico Internacional, esta vez con destino a los Emiratos Árabes Unidos.

***

Palabras del Papa antes del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El domingo pasado, la liturgia nos propuso el episodio de la sinagoga de Nazaret, donde Jesús lee un pasaje del profeta Isaías y finalmente revela que esas palabras se cumplen “hoy” en él. Jesús se presenta como aquel en quien se ha depositó el Espíritu del Señor, que lo consagró y lo envió a cumplir la misión de salvación en favor de la humanidad.

El Evangelio de hoy (cf. Lc 4, 211) es la continuación de esa historia y nos muestra el asombro de sus conciudadanos al ver que uno de sus compatriotas, “el hijo de José” (v. 22), afirma ser el Cristo, el enviado del Padre. Jesús, con su capacidad de penetrar en las mentes y los corazones, entiende inmediatamente lo que piensan sus conciudadanos. Creen que, dado que él es uno de ellos, debe demostrar esta extraña “pretensión” haciendo milagros allí, en Nazaret, como lo hizo en los pueblos vecinos (v. 23). Pero Jesús no quiere y no puede aceptar esta lógica, porque no se corresponde con el plan de Dios: Dios quiere la fe, ellos quieren milagros, Dios quiere salvar a todos, y ellos quieren un Mesías para su propio beneficio. Y para explicar la lógica de Dios, Jesús trae el ejemplo de dos grandes profetas antiguos: Elías y Eliseo, a quienes Dios envió para sanar y salvar a personas no judías, de otros pueblos, pero que habían confiado en su palabra. Ante esta invitación a abrir sus corazones a la gratuidad y universalidad de la salvación, los ciudadanos de Nazaret se rebelan, e incluso adoptan una actitud agresiva, que degenera hasta el punto de que “se levantaron, lo sacaron de la ciudad y lo condujeron a un lugar escarpado  […], con intención de despeñarlo “(v. 29). La emoción del primer instante se convirtió en una rebelión en contra en contra de él.

Este Evangelio nos muestra que el ministerio público de Jesús comienza con un rechazo y con una amenaza de muerte, paradójicamente precisamente por parte de sus conciudadanos. Jesús, al vivir la misión que el Padre le confió, sabe bien que debe enfrentar la fatiga, el rechazo, la persecución y la derrota. Un precio que, ayer como hoy, la auténtica profecía está llamada a pagar. El duro rechazo, sin embargo, no desanima a Jesús, ni detiene el camino y la fecundidad de su acción profética. Sigue su camino (v. 30), confiando en el amor del Padre.

Incluso hoy, el mundo necesita ver en los discípulos del Señor profetas, es decir, de las personas valientes y perseverantes en responder a la vocación cristiana. Personas que siguen el “empuje” del Espíritu Santo, que los envía para proclamar esperanza y salvación a los pobres y excluidos; personas que siguen la lógica de la fe y no de lo milagroso; personas dedicadas al servicio de todos, sin privilegios ni exclusiones. En resumen: personas que están abiertas a acoger en sí mismas la voluntad del Padre y se comprometan a dar testimonio fiel a los demás.Oremos a María Santísima, para que podamos crecer y caminar en el mismo celo apostólico por el Reino de Dios que animó la misión de Jesús.

 

 

Vida consagrada: obediencia a la ley y apertura al Espíritu

Homilía del Papa Francisco para la fiesta de la presentación (texto completo)

febrero 03, 2019 11:54Raquel AnilloPapa y Santa Sede

(ZENIT – 3 febrero 2019).- “La vida consagrada no es supervivencia, es una vida nueva. Es el encuentro vivo con el Señor en su pueblo. Es una llamada a la obediencia fiel todos los días y a las sorpresas inéditas del Espíritu. Es una visión de lo que supone estrecharse en sus brazos para tener la alegría: Jesús “: el Papa Francisco concluyó con estos términos su homilía para la fiesta de la presentación de Jesús en el Templo de Jerusalén, que corresponde, desde Juan Pablo II. a la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, este 2 de febrero de 2019.

El Papa presidió la misa a las 17:30 h en la Basílica de San Pedro, en vísperas de su viaje a los Emiratos Árabes Unidos (3-5 de febrero), en presencia de sacerdotes y consagrados presentes en Roma, incluido el General Jesuita , p. Arturo Sosa.

 

El Papa invitó a los consagrados a una vida obediente a la ley en lo concreto y la fidelidad de la vida cotidiana, como María y José, y al mismo tiempo abiertos a las sorpresas del Espíritu, como Simeón y Ana: “Cuando es así florece y se convierte en un recordatorio para todos contra la mediocridad: : contra el descenso de altitud en la vida espiritual, contra la tentación de jugar con Dios, contra la adaptación a una vida cómoda y mundana, contra el lamento, la insatisfacción y el hecho de llorar sobre su suerte, contra la costumbre del «se hace lo que se puede» y el «siempre se ha hecho así».

Aquí está la traducción oficial al español de la homilía del Papa Francisco.

AB

Homilía del Papa Francisco

La liturgia de hoy nos muestra a Jesús que va al encuentro de su pueblo. Es la fiesta del encuentro: la novedad del Niño se encuentra con la tradición del templo; la promesa halla su cumplimiento; María y José, jóvenes, encuentran a Simeón y Ana, ancianos. Todo se encuentra, en definitiva, cuando llega Jesús.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/02/vida-consagrada2-413x275.jpeg

¿Qué nos enseña esto? En primer lugar, que también nosotros estamos llamados a recibir a Jesús que viene a nuestro encuentro. Encontrarlo: al Dios de la vida hay que encontrarlo cada día de nuestra existencia; no de vez en cuando, sino todos los días. Seguir a Jesús no es una decisión que se toma de una vez por todas, es una elección cotidiana. Y al Señor no se le encuentra virtualmente, sino directamente, descubriéndolo en la vida. De lo contrario, Jesús se convierte en un hermoso recuerdo del pasado. Pero cuando lo acogemos como el Señor de la vida, el centro de todo, el corazón palpitante de todas las cosas, entonces él vive y revive en nosotros. Y nos sucede lo mismo que pasó en el templo: alrededor de él todo se encuentra, la vida se vuelve armoniosa. Con Jesús hallamos el ánimo para seguir adelante y la fuerza para estar firmes. El encuentro con el Señor es la fuente. Por tanto, es importante volver a las fuentes: retornar con la memoria a los encuentros decisivos que hemos tenido con él, reavivar el primer amor, tal vez escribir nuestra historia de amor con el Señor. Le hará bien a nuestra vida consagrada, para que no se convierta en un tiempo que pasa, sino que sea tiempo de encuentro.https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/02/vida-consagrada1-413x275.jpeg

Si recordamos nuestro encuentro decisivo con el Señor, nos damos cuenta de que no surgió como un asunto privado entre Dios y nosotros. No, germinó en el pueblo creyente, en medio de tantos hermanos y hermanas, en tiempos y lugares precisos. El Evangelio nos lo dice, mostrando cómo el encuentro tiene lugar en el pueblo de Dios, en su historia concreta, en sus tradiciones vivas: en el templo, según la Ley, en clima de profecía, con los jóvenes y los ancianos juntos (cf. Lc 2,25-28.34). Lo mismo en la vida consagrada: germina y florece en la Iglesia; si se aísla, se marchita. Madura cuando los jóvenes y los ancianos caminan juntos, cuando los jóvenes encuentran las raíces y los ancianos reciben los frutos. En cambio, se estanca cuando se camina solo, cuando se queda fijo en el pasado o se precipita hacia adelante para intentar sobrevivir. Hoy, fiesta del encuentro, pidamos la gracia de redescubrir al Señor vivo en el pueblo creyente, y de hacer que el carisma recibido se encuentre con la gracia de hoy.

El Evangelio también nos dice que el encuentro de Dios con su pueblo tiene un principio y una meta. Se parte de la llamada al templo y se llega a la visión en el templo. La llamada es doble. Hay una primera llamada «según la Ley» (v. 22). Es la de José y María, que van al templo para cumplir lo que la ley prescribe. El texto lo subraya casi como un estribillo, cuatro veces (cf. vv. 22.23.24.27). No es una constricción: los padres de Jesús no van a la fuerza o para realizar un mero cumplimiento externo; van para responder a la llamada de Dios. Luego hay una segunda llamada, según el Espíritu. Es la de Simeón y Ana. También esta está resaltada con insistencia: tres veces, refiriéndose a Simeón, se habla del Espíritu Santo (cf. vv. 25.26.27) y concluye con la profetisa Ana que, inspirada, alaba a Dios (cf. v. 38). Dos jóvenes van presurosos al templo llamados por la Ley; dos ancianos movidos por el Espíritu. Esta doble llamada, de la Ley y del Espíritu, ¿qué nos enseña para nuestra vida espiritual y nuestra vida consagrada? Que todos estamos llamados a una doble obediencia: a la ley —en el sentido de lo que da orden bueno a la vida—, y al Espíritu, que hace todo nuevo en la vida. Así es como nace el encuentro con el Señor: el Espíritu revela al Señor, pero para recibirlo es necesaria la constancia fiel de cada día. Sin una vida ordenada, incluso los carismas más grandes no dan fruto. Por otro lado, las mejores reglas no son suficientes sin la novedad del Espíritu: la ley y el Espíritu van juntos.

 

Para comprender mejor esta llamada que vemos hoy en el templo, en los primeros días de la vida de Jesús, podemos ir al comienzo de su ministerio público, a Caná, donde convierte el agua en vino. También hay allí una llamada a la obediencia, cuando María dice: «Haced lo que él os diga» (Jn 2,5). Lo que él diga. Y Jesús pide una cosa particular; no hace una cosa nueva de inmediato, no saca de la nada el vino que falta, sino que pide algo concreto y exigente. Pide llenar seis grandes ánforas de piedra para la purificación ritual, que recuerdan la Ley. Significaba verter unos seiscientos litros de agua del pozo: tiempo y esfuerzo, que parecían inútiles, porque lo que faltaba no era agua, sino vino. Y, sin embargo, precisamente de esas ánforas bien llenas, «hasta el borde» (v. 7), Jesús saca el vino nuevo. Lo mismo para nosotros, Dios nos llama a que lo encontremos a través de la fidelidad en las cosas concretas: oración diaria, la misa, la confesión, una caridad verdadera, la Palabra de Dios de cada día. Cosas concretas, como en la vida consagrada la obediencia al Superior y a las Reglas. Si esta ley se practica con amor, el Espíritu viene y trae la sorpresa de Dios, como en el templo y en Caná. El agua de la vida cotidiana se transforma entonces en el vino de la novedad y la vida, que pareciendo más condicionada, en realidad se vuelve más libre.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/02/vidaconsagrada5-413x275.jpegEl encuentro, que nace de la llamada, culmina en la visión. Simeón dice: «Mis ojos han visto a tu Salvador» (Lc 2,30). Ve al Niño y ve la salvación. No ve al Mesías haciendo milagros, sino a un niño pequeño. No ve nada de extraordinario, sino a Jesús con sus padres, que llevan al templo dos pichones o dos palomas, es decir, la ofrenda más humilde (cf. v. 24). Simeón ve la sencillez de Dios y acoge su presencia. No busca nada más, pide y no quiere nada más, le basta con ver al Niño y tomarlo en brazos: «Nunc dimittis, ahora puedes dejarme ir» (cf. v. 29). Le basta Dios así como es. En él encuentra el sentido último de la vida. Es la visión de la vida consagrada, una visión sencilla y profética, donde al Señor se le tiene ante los ojos y entre las manos, y no se necesita nada más. La vida es él, la esperanza es él, el futuro es él. La vida consagrada es esta visión profética en la Iglesia: es mirada que ve a Dios presente en el mundo, aunque muchos no se den cuenta; es voz que dice: «Dios basta, lo demás pasa»; es alabanza que brota a pesar de todo, como lo muestra la profetisa Ana. Era una mujer muy anciana, que había vivido muchos años como viuda, pero no era una persona sombría, nostálgica o encerrada en sí misma; al contrario, llega, alaba a Dios y habla solo de él (cf. v. 38).

Esto es la vida consagrada: alabanza que da alegría al pueblo de Dios, visión profética que revela lo que importa. Cuando es así, florece y se convierte en un reclamo para todos contra la mediocridad: contra el descenso de altitud en la vida espiritual, contra la tentación de jugar con Dios, contra la adaptación a una vida cómoda y mundana, contra el lamento, la insatisfacción y el llanto, contra la costumbre del «se hace lo que se puede» y el «siempre se ha hecho así». La vida consagrada no es supervivencia, es vida nueva. Es un encuentro vivo con el Señor en su pueblo. Es llamada a la obediencia fiel de cada día y a las sorpresas inéditas del Espíritu. Es visión de lo que importa abrazar para tener la alegría: Jesús.

 

 

Yemen: la oración del Papa Francisco por los niños “en peligro de muerte”

Miles de personas oran por el fin de la crisis humanitaria

febrero 03, 2019 17:52Anita BourdinAngelus y Regina Caeli

(ZENIT – 3 febrero 2019).- Miles de personas oraron con el Papa Francisco por el fin de la crisis humanitaria en Yemen, después del Ángelus de este domingo 3 de febrero de 2019, en la Plaza San Pedro.

El Papa expresó su profunda preocupación “por la crisis humanitaria en Yemen. Donde “la población está agotada por el largo conflicto y donde muchos niños pasan hambre, pero sin acceso a los depósitos de alimentos”.

“Hermanos y hermanas”, insistió el Papa, “el clamor de estos niños y sus padres se eleva ante Dios”.

Hizo un llamamiento a las partes y a la comunidad internacional para que “urgentemente” promuevan “el respeto por los acuerdos alcanzados”, a fin de “garantizar la distribución de alimentos y el trabajo por el bien de “la población”.

“Los invito a todos a orar por nuestros hermanos en Yemen”, pidió al Papa que oró con la multitud un “Ave María”.

Luego el Papa les pidió a todos que se llevaran a casa esta intención de oración: “Oremos fuerte, por estos niños hambrientos, sedientos, que no tienen medicinas y están en peligro de muerte”.

El Vaticano una vez deploró la muerte de 80.000 niños, y su observador en la ONU, el obispo Bernardito Auza, transmitió las llamadas del Papa Francisco.

A una pregunta de la prensa sobre Yemen Alessandro Gisotti recordó el 31 de enero: “El Papa ha hablado a menudo de Yemen”, como el 25 de diciembre, en su mensaje de Navidad Urbi et Orbi, donde el Papa ha “alentado al diálogo “:” No sé si el Papa abordará el tema, en público o en privado, lo que es seguro es que lo mencionó en diferentes ocasiones, … por el respeto de los derechos humanos, especialmente de la población y los niños. Siempre habló con claridad … Tomen lo que dijo el 7 de enero al cuerpo diplomático”.

De hecho, el Papa dijo: “El compromiso unánime de la comunidad internacional es más valioso y necesario que nunca para lograr este objetivo, así como para promover la paz en toda la región, especialmente en Yemen e Irak. y permitir, al mismo tiempo, proporcionar la ayuda humanitaria necesaria a las poblaciones necesitadas”.

“Allí”, dijo Alessandro Gisotti, “habló sobre los cristianos en el Oriente Medio, y deseó su protección … Luego habló de inmediato sobre el viaje, citó el hecho de que a menudo, en la historia, una enemistad de ha desarrollado entre cristianos y musulmanes”.

Esto es lo que el Papa Francisco dijo, citando a Francisco de Asís: “Desafortunadamente, en esos años, Siria y en general todo el Oriente Medio se encontraron en la escena de conflictos de múltiples intereses opuestos. Además de los intereses preeminentes de carácter político y militar, el intento de interponer la enemistad entre musulmanes y cristianos no debe descuidarse. Aunque “a lo largo de los siglos, muchas disensiones y enemistades se han manifestado entre cristianos y musulmanes” en diferentes lugares del Oriente Medio, han podido vivir juntos en paz durante mucho tiempo. Pronto, tendré la oportunidad de visitar a estos dos países con mayoría musulmana, Marruecos y los Emiratos Árabes Unidos; Serán dos oportunidades importantes para desarrollar aún más el diálogo interreligioso y el entendimiento mutuo entre los seguidores de ambas religiones en el 8 º aniversario del histórico encuentro entre San Francisco de Asís y el sultán al-Malik al-Kamil.”

 

 

DESPRENDIMIENTO Y VIDA CRISTIANA

— La presencia de Jesús en nuestra vida puede significar, alguna vez, perder algo temporal. Jesús vale más.

— Todas las cosas deben ser medios que nos acerquen a Cristo.

— Desprendimiento. Algunos detalles.

I. Nos dice San Marcos en el Evangelio de la Misa1 que llegó Jesús a la región de los gerasenos, una tierra de gentiles, al otro lado del lago de Genesaret. Allí, nada más dejar la barca, le salió al encuentro un endemoniado que, postrado ante Él, gritaba: ¿Qué tienes que ver conmigo, Jesús, hijo de Dios Altísimo? Te pido por Dios que no me atormentes. Porque Jesús le estaba diciendo: Espíritu inmundo, sal de este hombre. Jesús le preguntó por su nombre, y él respondió: Me llamo Legión, porque somos muchos. Y le rogaba con insistencia que no los expulsara de aquella región. Cerca del lugar donde ellos se encontraban pacía una gran piara de cerdos.

La aparición del Mesías lleva consigo la derrota del reino de Satanás, que por eso muestra su resistencia de modo tan acentuado en numerosos pasajes del Evangelio. Como en los demás milagros, cuando Jesús expulsa a los demonios pone de relieve su poder redentor. El Señor se presenta siempre en la vida de los hombres librándolos de los males que les oprimen: Pasó haciendo el bien y sanando a todos los que habían caído bajo el poder del diablo2, dirá San Pedro en el discurso ante Cornelio y su familia, resumiendo esta y otras muchas expulsiones de demonios que hizo el Señor.

Aquí los demonios hablan por boca de este hombre y se quejan de que Jesús haya venido a destruir su reino en la tierra. Y le piden quedarse en aquel lugar. Por eso quieren entrar en los cerdos. Era también, quizá, una manera de perjudicar y de vengarse de aquellas gentes, y de alborotarlas contra Jesús. El Señor accede, con todo, a la petición de los demonios. Entonces, la piara corrió con ímpetu por la pendiente hacia el mar y pereció en el agua. Los porqueros huyeron y dieron la noticia en la ciudad y en el campo. Y la gente fue a ver lo que había pasado.

San Marcos nos indica expresamente que eran alrededor de dos mil los cerdos que se ahogaron. Debió de significar una gran pérdida para aquellos gentiles. Quizá sea el rescate pedido a este pueblo por librar a uno de los suyos del poder del demonio: han perdido unos cerdos, pero han recuperado a un hombre. Y este endemoniado, este hombre «rebelde y dividido, con dominio miserable de una multitud de espíritus impuros, ¿no ofrece por ventura algún parecido con un tipo humano que no es ajeno a nuestro tiempo? En todo caso, el alto costo pagado por la liberación de aquel hombre, la hecatombe de la piara de los dos mil cerdos ahogados en las aguas del mar de Galilea, tal vez sea el índice del elevado precio que tiene el rescate del hombre pagano contemporáneo. Un costo valorable también en riquezas que se pierden; un rescate cuyo precio es la pobreza del que generosamente intenta redimirle. La pobreza real de los cristianos quizá sea el valor que Dios haya fijado por el rescate del hombre de hoy. Y vale la pena pagarlo (...); un solo hombre vale mucho más que dos mil cerdos»3, vale más que todo el mundo creado con sus riquezas y sus maravillas.

Sin embargo, sobre estas gentes pesa más el daño temporal que la liberación del endemoniado. En el cambio de un hombre por unos cerdos se inclinan por estos, por los cerdos. Ellos, al ver lo que había pasado, rogaron a Jesús que se marchara de su país. Cosa que el Señor hizo enseguida.

La presencia de Jesús en nuestras vidas puede significar, alguna vez, perder la ocasión de un buen negocio, porque no era del todo limpio, o por no poder competir con los mismos medios ilícitos que nuestros colegas..., o, sencillamente, porque quiere que ganemos su corazón con nuestra pobreza. Y siempre nos pedirá el Señor, para permanecer junto a Él, un desprendimiento efectivo de los bienes, una pobreza cristiana real, que señale con claridad la primacía de lo espiritual sobre lo material, y del fin último –la salvación, la nuestra y la del prójimo– sobre los fines temporales del bienestar humano.

II. Le pidieron a Jesús que se alejase de su región. No incurramos nosotros jamás en la aberración de decir a Jesús que se aleje de nuestra vida, porque por manifestarnos como cristianos perdamos en alguna circunstancia un cargo público, un puesto de trabajo, o debamos sufrir un perjuicio material de cualquier clase. Al contrario, hemos de decirle muchas veces al Señor, con las palabras que el sacerdote pronuncia en secreto antes de la Comunión en la Santa Misa: fac me tuis semper inhaerere mandatis, et a te numquam separari permittas: haz que cumpla siempre tus mandatos y no permitas que me separe nunca de Ti. Es preferible estar con Cristo sin nada, que estar sin Él y tener todos los tesoros del mundo juntos. «Bien sabe la Iglesia que solo Dios, al que ella sirve, responde a las aspiraciones más profundas del corazón humano, el cual nunca se sacia plenamente con solo los elementos humanos»4.

Todas las cosas de la tierra son medios para acercarnos a Dios. Si no sirven para eso, no sirven ya para nada. Más vale Jesús que cualquier negocio, más que la vida misma. «Si destierras de ti a Jesús y lo pierdes, ¿a dónde irás?, ¿a quién buscarás por amigo? Sin amigo no puedes vivir mucho; y si no fuere Jesús tu especialísimo amigo, estarás triste y desconsolado»5. Perderás mucho en esta vida, y todo en la otra.

Los primeros cristianos, y muchos hombres y mujeres a lo largo de los siglos, han preferido el martirio antes que perder a Cristo. «Durante las persecuciones de los primeros siglos, las penas habituales eran la muerte, la deportación y el exilio.

»Hoy, a la prisión, a los campos de concentración o de trabajos forzados, a la expulsión de la propia patria, se han unido otras penas menos llamativas pero más sutiles: no es ya una muerte sangrienta, sino una especie de muerte civil; no solo la segregación en una prisión o en un campo, sino la restricción permanente de la libertad personal o la discriminación social (...)»6. ¿Seremos nosotros capaces de perder, si fuera necesario, la honra o la fortuna, a cambio de permanecer con Dios?

Seguir a Jesús no es compatible con todo. Hay que elegir, y renunciar a todo lo que sea un impedimento para estar con Él. Para eso, debemos tener muy enraizada en el alma una clara disposición de horror al pecado, pidiendo al Señor y a su Madre que aparten de nosotros todo lo que nos separe de Él: «Madre, líbranos a tus hijos –a cada una, a cada uno– de toda mancha, de todo lo que nos aparte de Dios, aunque tengamos que sufrir, aunque nos cueste la vida»7. ¿Para qué queremos el mundo entero si perdiéramos a Jesús?

III. «Y que entre los moradores de aquella región había gentes necias –comenta San Juan Crisóstomo– bien claro se ve por el desenlace de todo este episodio. Porque cuando debían haberse postrado en adoración y admirar su poder, le mandaron recado suplicándole que se marchara de sus términos»8. Jesús fue a visitarles y no supieron comprender quién estaba allí, a pesar de los prodigios que había hecho. Esta fue la mayor necedad de estas gentes: no reconocer a Jesús.

El Señor pasa cerca de nuestra vida todos los días. Si tenemos el corazón apegado a las cosas materiales no le reconoceremos; y hay muchas formas, algunas muy sutiles, de decirle que se vaya de nuestros dominios, de nuestra vida, ya que nadie puede servir a dos señores, porque o tendrá aversión al uno y amor al otro, o prestará su adhesión al primero y menospreciará al segundo: no podéis servir a Dios y a las riquezas9.

Conocemos por propia experiencia el peligro que corremos de servir a los bienes terrenos, en sus múltiples manifestaciones de deseo desordenado de mayores bienes, aburguesamiento, comodidad, lujo, caprichos, gastos innecesarios, etc.; y vemos también lo que ocurre a nuestro alrededor: «Muchos hombres parecen guiarse por la economía, de tal manera que casi toda su vida personal y social está como teñida de cierto espíritu materialista»10. Piensan que su felicidad está en los bienes materiales y se llenan de ansiedad por conseguirlos.

Nosotros debemos estar desprendidos de todo cuanto tenemos. De este modo, sabremos utilizar todos los bienes de la tierra según lo dispuesto por Dios, y tendremos el corazón en Él y en los bienes que nunca se agotan. El desasimiento hace de la vida un sabroso camino de austeridad y eficacia. El cristiano ha de examinar con frecuencia si se mantiene vigilante para no caer en la comodidad, o en un aburguesamiento que no se compagina de ninguna forma con ser discípulo de Cristo; si procura no crearse necesidades superfluas; si las cosas de la tierra le acercan o le separan de Dios. Siempre podemos y debemos ser parcos en las necesidades personales, frenando los gastos superfluos, no cediendo a los caprichos, venciendo la tendencia a crearse falsas necesidades, siendo generosos en la limosna.

También podemos considerar hoy en nuestra oración si estamos dispuestos a tirar lejos de nosotros lo que nos estorbe para acercarnos a Cristo, como hizo Bartimeo, aquel ciego que pedía limosna en las afueras de Jericó11.

El Señor vale infinitamente más que todos los bienes creados. No ocurrirá en nuestra vida como en la de aquellos gerasenos: toda la ciudad salió al encuentro de Jesús y, al verle, le rogaron que se alejara de su región12. Nosotros, por el contrario, digámosle, con las palabras de la oración de San Buenaventura para después de la Comunión: que Tú seas siempre (...) mi herencia, mi posesión, mi tesoro, en el cual esté siempre fija y firme e inconmoviblemente arraigada mi alma y mi corazón13. Señor, ¿a dónde iría yo sin Ti?

1 Mc 5, 1-20. — 2 Hech 10, 38. — 3 J. Orlandis, La vocación cristiana del hombre de hoy, Rialp, 2ª ed., Madrid 1964, p. 186. — 4 Conc. Vat. II, Const. Gaudium et spes, 41. — 5 T. Kempis, Imitación de Cristo, II, 8, 3. — 6 Juan Pablo II, Meditación-plegaria, Lourdes, 14-VIII-1983. — 7 A. del Portillo, Carta 31-V-1987, n. 5. — 8 San Juan Crisóstomo, Homilías sobre San Mateo, 28, 3. — 9 Mt 6, 24. — 10 Conc. Vat. II, loc. cit., 63. — 11 Cfr. Mc 10, 50. — 12 Mt 8, 34. — 13 Misal Romano, Oración para la acción de gracias de la Comunión.

 

 

“Orar es hablar con Dios. Pero, ¿de qué?”

Me has escrito: "orar es hablar con Dios. Pero, ¿de qué?" -¿De qué? De El, de ti: alegrías, tristezas, éxitos y fracasos, ambiciones nobles, preocupaciones diarias..., ¡flaquezas!: y hacimientos de gracias y peticiones: y Amor y desagravio. En dos palabras: conocerle y conocerte: "¡tratarse!" (Camino, 91)

Una oración al Dios de mi vida (Ps XLI, 9.). Si Dios es para nosotros vida, no debe extrañarnos que nuestra existencia de cristianos haya de estar entretejida en oración. Pero no penséis que la oración es un acto que se cumple y luego se abandona. El justo encuentra en la ley de Yavé su complacencia y a acomodarse a esa ley tiende, durante el día y durante la noche (Ps I, 2.). Por la mañana pienso en ti (Cfr. Ps LXII, 7.); y, por la tarde, se dirige hacia ti mi oración como el incienso (Cfr. Ps CXL, 2.). Toda la jornada puede ser tiempo de oración: de la noche a la mañana y de la mañana a la noche. Más aún: como nos recuerda la Escritura Santa, también el sueño debe ser oración (Cfr. Dt VI, 6 y 7.).
(...) La vida de oración ha de fundamentarse además en algunos ratos diarios, dedicados exclusivamente al trato con Dios; momentos de coloquio sin ruido de palabras, junto al Sagrario siempre que sea posible, para agradecer al Señor esa espera –¡tan solo!– desde hace veinte siglos. Oración mental es ese diálogo con Dios, de corazón a corazón, en el que interviene toda el alma: la inteligencia y la imaginación, la memoria y la voluntad. Una meditación que contribuye a dar valor sobrenatural a nuestra pobre vida humana, nuestra vida diaria corriente.
Gracias a esos ratos de meditación, a las oraciones vocales, a las jaculatorias, sabremos convertir nuestra jornada, con naturalidad y sin espectáculo, en una alabanza continua a Dios. Nos mantendremos en su presencia, como los enamorados dirigen continuamente su pensamiento a la persona que aman, y todas nuestras acciones –aun las más pequeñas– se llenarán de eficacia espiritual.
Por eso, cuando un cristiano se mete por este camino del trato ininterrumpido con el Señor –y es un camino para todos, no una senda para privilegiados–, la vida interior crece, segura y firme; y se afianza en el hombre esa lucha, amable y exigente a la vez, por realizar hasta el fondo la voluntad de Dios. (Es Cristo que pasa, 119)

 

 

Dolores y gozos de san José

Hoy han comenzado los siete domingos de San José. Para preparar la fiesta del 19 de marzo, la meditación de los “dolores y gozos de san José” ayuda a conocer mejor al santo Patriarca y a recordar que también él afrontó alegrías y dificultades.

Textos para orar03/02/2019

Opus Dei - Dolores y gozos de san JoséDurante los siete domingos anteriores a la fiesta de San José se contemplan los principales gozos y dolores de la vida del santo Patriarca.

Descarga en formato PDF los dolores y gozos de san José, con ilustraciones del santuario de Torreciudad.


La Iglesia, siguiendo una antigua costumbre, prepara la fiesta de San José, el día 19 de marzo, dedicando al Santo Patriarca los siete domingos anteriores a esa fiesta en recuerdo de los principales gozos y dolores de la vida de San José. En concreto, fue el Papa Gregorio XVI quien fomentó la devoción de los siete domingos de San José, concediéndole muchas indulgencias; pero S.S. Pío IX les dio actualidad perenne con su deseo de que se acudiera a San José, para aliviar la entonces aflictiva situación de la Iglesia universal.

Dolores y gozos de san José

Primer dolor: Estando desposada su madre María con José, antes de vivir juntos se halló que había concebido en su seno por obra del Espíritu Santo (Mt 1,18).

Primer gozo: El ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, pues lo concebido en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús (Mt 1, 20-21).

Segundo dolor: Vino a los suyos, y los suyos no le recibieron (Jn 1,11).

Segundo gozo: Fueron deprisa y encontraron a María, a José y al niño reclinado en el pesebre (Lc 2,16).

Tercer dolor: Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle, le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de que fuera concebido en el seno materno (Lc 2,21).

Tercer gozo: Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados (Mt 1, 21).

Cuarto dolor: Simeón los bendijo, y dijo a María, su madre: Mira, éste ha sido puesto como signo de contradicción para que se descubran los pensamientos de muchos corazones (Lc 2, 34-35).

Cuarto gozo: Porque han visto mis ojos tu salvación, la que preparaste ante todos los pueblos; luz para iluminar a las naciones (Lc 2, 30-31).

Quinto dolor: El ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y estate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo (Mt 2,13).

Quinto gozo: Y estuvo allí hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que dice el Señor por el profeta: "De Egipto llamé a mi hijo" (Mt 2,15).

Sexto dolor: El se levantó, tomó al niño y a su madre y regresó a la tierra de Israel. Pero al oír que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre Herodes, temió ir allá (Mt 2, 21-22).

Sexto gozo: Y fue a vivir a una ciudad llamada Nazaret, para que se cumpliera lo dicho por los profetas: será llamado Nazareno (Mt 2,23).

Séptimo dolor: Le estuvieron buscando entre los parientes y conocidos, y al no hallarle, volvieron a Jerusalén en su busca (Lc 2, 44-45).

Séptimo gozo: Al cabo de tres días lo hallaron en el Templo, sentado en medio de los doctores, escuchándoles y haciéndoles preguntas (Lc 2,46).

¿Cómo imaginaba san Josemaría a san José?

“Yo me lo imagino joven, fuerte, quizá con algunos años más que Nuestra Señora, pero en la plenitud de la edad y de la energía humana. Sabemos que no era una persona rica: era un trabajador, como millones de otros hombres en todo el mundo; ejercía el oficio fatigoso y humilde que Dios había escogido para sí, al tomar nuestra carne y al querer vivir treinta años como uno más entre nosotros.

La Sagrada Escritura dice que José era artesano. Varios Padres añaden que fue carpintero. De las narraciones evangélicas se desprende la gran personalidad humana de José: en ningún momento se nos aparece como un hombre apocado o asustado ante la vida; al contrario, sabe enfrentarse con los problemas, salir adelante en las situaciones difíciles, asumir con responsabilidad e iniciativa las tareas que se le encomiendan”. (Es Cristo que pasa, n. 40).


Textos y audios del fundador del Opus Dei sobre San José

Homilía de san Josemaría: En el taller de José

San José en la vida cristiana y en las enseñanzas de san Josemaría: editorial publicado en el nº 59 de Romana, sobre la devoción de san Josemaría a san José.

Relato sobre un episodio de la vida de San Josemaría que acrecentó su devoción al Santo Patriarca (marzo de 1935).

En la fiesta de San José: San Josemaría habla en este vídeo sobre la devoción al Santo Patriarca. El Fundador del Opus Dei tenía una gran devoción a San José, y se conmovía ante las muestras populares de ese cariño al padre adoptivo de Jesús, tan extendido en todo el pueblo cristiano.

 

Orad sin interrupción

Como cristianos corrientes, que quieren seguir de cerca a Jesús en las encrucijadas del mundo, hemos de vivir continuamente unidos a Dios, por medio de una oración constante. Editorial sobre la oración, ahora también disponible en audio.

Otros12/09/2018

Opus Dei - Orad sin interrupción

San Lucas es el evangelista que más subraya el sentido de la oración en el ministerio de Cristo [1]. Solo él nos ha transmitido tres parábolas de Jesús sobre la oración.

La segunda de ellas es ésta: había en una ciudad un juez que no temía a Dios ni respetaba a los hombres. También había en aquella ciudad una viuda, que acudía a él diciendo: “Hazme justicia ante mi adversario”. Y durante mucho tiempo no quiso.

Sin embargo, al final se dijo a sí mismo: “Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, como esta viuda está molestándome, le haré justicia, para que no siga viniendo a importunarme”.

Concluyó el Señor: prestad atención a lo que dice el juez injusto. ¿Acaso Dios no hará justicia a sus elegidos que claman a Él día y noche, y les hará esperar? [2].

Al presentar la parábola, San Lucas escribe: les proponía una parábola sobre la necesidad de orar siempre y no desfallecer [3]. Y, poco después, refiere otras palabras de Jesús sobre la necesidad de la vigilancia: vigilad orando en todo tiempo, a fin de que podáis evitar todos estos males que van a suceder, y estar en pie delante del Hijo del Hombre [4].

Como se puede observar, el tercer evangelista se ha fijado en que Jesús otorga mucha importancia a la constancia en la oración, pues manda a sus discípulos que permanezcan continuamente en ella: “día y noche”, “en todo tiempo”. Resulta claro además, por el tono que el Señor usa en sus palabras, que la oración continua es algo preceptuado por Jesús: se trata de un mandato y no sólo de un consejo.

Es necesario rezar sin interrupción para seguir de cerca al Señor, porque Él mismo nos da ejemplo y ora continuamente a su Padre Dios

Es necesario rezar sin interrupción para seguir de cerca al Señor, porque Él mismo nos da ejemplo y ora continuamente a su Padre Dios. Así nos lo muestra San Lucas: Él se retiraba a lugares apartados y hacía oración [5], y también: estaba haciendo oración en cierto lugar. Y cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos: Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos [6].

En el tercer Evangelio se recogen numerosas escenas donde vemos que Jesús ora antes de los momentos decisivos de su misión, entre otros: su Bautismo; su Transfiguración; antes de elegir y llamar a los Doce; antes de dar cumplimiento con su Pasión al designio de amor del Padre [7].

Sobre el ejemplo oración del Señor, comenta san Josemaría: ¡Cómo enamoró a los primeros discípulos la figura de Cristo orante! Después de contemplar esa constante actitud del Maestro, le preguntaron: Domine, doce nos orare, Señor enséñanos a orar así [8].

En los Hechos de los Apóstoles, San Lucas retrata, con tres pinceladas, la manera de rezar de los primeros fieles: todos ellos perseveraban unánimes en la oración, junto con algunas mujeres y con María, la madre de Jesús [9], y poco después: perseveraban asiduamente en la doctrina de los apóstoles y en la comunión, en la fracción del pan y en las oraciones [10]. Y cuando Pedro es apresado por predicar audazmente la verdad, la Iglesia rogaba incesantemente por él a Dios [11].

Después de San Lucas, es San Pablo quien más se hace eco del precepto de Jesús sobre la oración continua, pues exhorta a menudo a los fieles a ponerlo en práctica; por ejemplo, a los de Tesalónica: orad sin interrupción [12], y a los de Éfeso: orando en todo tiempo movidos por el Espíritu [13]. El mismo San Pablo nos da ejemplo, cuando dice que reza constantemente por los suyos noche y día, sin cesar [14].

Siguiendo las enseñanzas bíblicas, algunos Padres de la Iglesia y escritores eclesiásticos antiguos también exhortan a los cristianos a llevar una vida de oración incesante. Uno de ellos, por ejemplo, escribe: «Si bien algunos asignan a la oración determinadas horas, por ejemplo, la tercera, la sexta y la nona, el cristiano perfecto reza durante su vida entera esforzándose en vivir con Dios por medio de la oración» [15].

Vida de oración constante

Como cristianos corrientes, que quieren seguir de cerca a Jesús en las encrucijadas del mundo, hemos de vivir continuamente unidos a Dios, por medio de una oración constante: siempre que sentimos en nuestro corazón deseos demejorar, de responder más generosamente al Señor, y buscamos una guía, un norte claro para nuestra existencia cristiana, el Espíritu Santo trae a nuestra memoria las palabras del Evangelio: conviene orar perseverantemente y no desfallecer (…).

Quisiera que hoy, en nuestra meditación, nos persuadiésemos definitivamente de la necesidad de disponernos a ser almas contemplativas, en medio de la calle, del trabajo, con una conversación continua con nuestro Dios, que no debe decaer a lo largo del día. Si pretendemos seguir lealmente los pasos del Maestro, ése es el único camino [16].

El amor es ingenioso: (...) todos debemos prever en nuestra jornada algunas normas de siempre, prácticas de piedad que no se circunscriben a un momento concreto

El cristiano que quiere ser coherente con su fe tiene ganas de esforzarse por convertir la jornada en una constante e íntima conversación con Dios, de tal modo que la oración no sea un acto aislado que se cumple y luego se abandona: por la mañana pienso en ti; y, por la tarde, se dirige hacia ti mi oración como el incienso. Toda la jornada puede ser tiempo de oración: de la noche a la mañana y de la mañana a la noche. Más aún: como nos recuerda la Escritura Santa, también el sueño debe ser oración [17].

Esto último había sido afirmado por algunos Padres de la Iglesia, por ejemplo, San Jerónimo: «el apóstol nos manda orar siempre, y para los santos también el sueño mismo es oración» [18].

La oración continua es ciertamente un don divino, que Dios no niega a quien corresponde con generosidad a su gracia. Algunas prácticas de piedad cristiana manifiestan de modo especial ese diálogo ininterrumpido con el Señor que llena el alma.

Tales prácticas son, al mismo tiempo, consecuencia del amor y medio para crecer en él. Y ese carácter de medio hace que, si el cristiano quiere alcanzar una vida de oración continua, no pueda adoptar una actitud pasiva respecto a la lucha interior: debe buscar y poner en práctica industrias humanas, recordatorios, que pueden avivar en cualquier momento el diálogo divino y la presencia de Dios.

Estos despertadores de la vida interior son personalísimos, porque el amor es ingenioso: serán diversos según las distintas circunstancias de cada uno, pero todos hemos de ver qué medios ponemos para rezar constantemente: todos debemos prever en nuestra jornada algunas normas de siempre, prácticas de piedad que no se circunscriben a un momento concreto.

Lo central en el trato del cristiano con el Señor es «que la relación con Dios permanezca en el fondo de nuestra alma», y para ello «hay que avivar continuamente esta relación y referir siempre a ella los asuntos de la vida cotidiana» [19]. Y esto lo logramos proponiéndonos, por ejemplo, buscar la presencia de Dios habitualmente, o considerando que somos hijos de Dios antes de empezar un trabajo, o dando gracias al Señor por un favor que nos han hecho, aprovechando que se lo agradecemos también a la persona a quien se lo debemos.

Estas normas de siempre están profundamente entrelazadas entre sí, porque en el fondo no son más que la «orientación que impregna toda nuestra conciencia, a la presencia de Dios en el fondo de nuestro pensar, meditar y ser» [20]. De ese de modo, por ejemplo, la presencia de Dios ayuda a percibir las cosas buenas que Él nos da y mostrarle nuestra gratitud.

Quien se propone agradecer al Señor los bienes que recibe –también la misma existencia, la fe, la vocación cristiana– aprovechando algunas circunstancias del día, acaba descubriendo otras ocasiones para alabarle durante la jornada. Y esto es la “oración continua” [21].

San Pablo nos dio ejemplo de llevar una vida de acción de gracias constante: doy continuamente gracias a mi Dios por vosotros, a causa de la gracia de Dios que os ha sido concedida en Cristo Jesús [22].

En esta misma línea, san Josemaría exhorta a convertir la vida entera del cristiano en una continua acción de gracias: ¿cómo es posible darnos cuenta de eso, advertir que Dios nos ama, y no volvernos también nosotros locos de amor? (…). Nuestra vida se convierte así en una continua oración, en un buen humor y en una paz que nunca se acaban, en un acto de acción de gracias desgranado a través de las horas [23].

La Virgen Santísima permaneció siempre en oración continua, porque alcanzó la cima más alta de la contemplación. ¡Cómo la miraría Jesús y cómo correspondería Ella a la mirada de su Hijo! No debe extrañarnos que una realidad tan inefable haya quedado en silencio, apenas insinuada: eran las cosas que María conservaba en su corazón [24].

M. Belda.

Editorial publicado originalmente en mayo de 2012. Incluido el audio en septiembre de 2018.


[1] . Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2600.

[2] . Lc 18, 2-7.

[3] . Lc 18, 1.

[4] . Lc 21, 36.

[5] . Lc 5, 16.

[6] . Lc 11, 1.

[7] . Cfr. Lc 3, 21; 9, 28; 6, 12; 22, 41-44.

[8] . Es Cristo que pasa, n. 119.

[9] . Hch 1, 14.

[10] . Hch 2, 42.

[11] . Hch 12, 5.

[12] . 1 Ts 5, 17.

[13] . Ef 6, 18.

[14] . 1 Ts 3, 10; cfr. 2 Ts 1, 11; Rm 1, 10; 1 Co 1, 4; Flp 1, 4; 1 Ts 1, 3; Flm 4.

[15] . Clemente deAlejandría, Stromata, 7, 7, 40, 3.

[16] . Amigos de Dios, n. 238.

[17] . Es Cristo que pasa, 119.

[18] . San Jerónimo, Epistola 22, 37.

[19] . J. Ratzinger - BenedictoXVI, Jesús de Nazaret, p. 163.

[20] . Ibid.

[21] . Cfr. Ibid.

[22] . 1 Co 1, 4; cfr. Ef 1, 16.

[23] . Es Cristo que pasa, n. 144.

[24] . Cfr. Lc 2, 51.

 

 

Alejandro Magno

Alejandro Magno

Alejandro III de Macedonia, llamado el Grande (Alejandro Magno) fue rey de Macedonia desde 336 a. C. hasta su muerte. Es considerado uno de los líderes militares más importantes de la Historia, por su conquista del Imperio Aqueménida.

Tras la unificación de múltiples ciudades-estado de la antigua Grecia bajo el dominio de su padre, Filipo II de Macedonia, Alejandro conquistó el Imperio Persa, incluyendo Anatolia, Siria, Fenicia, Judea, Gaza, Egipto, Bactriana y Mesopotamia, y amplió las fronteras de su propio imperio hasta la región del Punjab.

Encontrándose al borde de la muerte, Alejandro convocó a sus generales y les comunicó sus tres últimos deseos:

1 - Que su ataúd fuese llevado en hombros y transportado por los propios médicos de la época.

2 - Que los tesoros que había conquistado (plata, oro, piedras preciosas... ), fueran esparcidos por el camino hasta su tumba, y...

3 - Que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataúd, y a la vista de todos.

Uno de sus generales, asombrado por tan insólitos deseos, le preguntó a Alejandro cuáles eran sus razones.

Alejandro le explicó:

1 - Quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd para así mostrar que ellos NO tienen, ante la muerte, el poder de curar.

2 - Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí permanecen.

3 - Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que vinimos con las manos vacías, y con las manos vacías partimos.

 

 

San José

Introducción

San JoséSan José es el patrono Universal de la Iglesia, patrono de la buena muerte y patrono de los seminarios. Fue escogido por Dios como fidelísimo guardián de los tesoros celestiales, que eran Jesús y María. Con fe acogió al Niño que había comenzado a vivir en el seno de María, y a ellos, a Jesús y María, les entregó su vida sin escatimar sacrificios.

San José no llegó a ver a Jesús en su vida pública (predicación, milagros, etc.).

No ha habido en el mundo santo más feliz ni padre más afortunado. ¡Qué felicidad la suya al ver a su lado al Hijo de Dios!

 

Oración a San José para pedirle un favor

Amadísimo Padre mío San José: confiando en el valioso poder que tenéis ante el trono de la Santísima Trinidad y de María vuestra Esposa y nuestra Madre, os suplico intercedáis por mí y me alcancéis la gracia… (hágase aquí la petición).

José, con Jesús y María, viva siempre en el alma mía.

José, con Jesús y María, asistidme en mi última agonía.

José, con Jesús y María, llevad al cielo el alma mía.

 

Oración a San José por la familia

San José, queremos poner bajo tu protección a nuestra familia, para que cada uno de nosotros viva en la fidelidad al Espíritu, en la escucha y cumplimiento de la Palabra de Dios. Sé para nosotros el modelo del amor desinteresado, que busca en primer lugar la felicidad de mi familia. Amén.

Oración a San José del Papa León XIII

Suele rezarse esta oración en los meses de Marzo y Octubre, al final del Santo Rosario:

A Vos, bienaventurado San José, acudimos en nuestra tribulación; y, después de invocar el auxilio de vuestra Santísima Esposa, solicitamos también confiadamente vuestro patrocinio. Por aquella caridad que con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, os tuvo unido, y por el paterno amor con que abrazasteis al Niño Jesús, humildemente os suplicamos volváis benigno los ojos a la herencia que con su Sangre adquirió Jesucristo, y con vuestro poder y auxilio socorráis nuestras necesidades.

Proteged, oh providentísimo Custodio de la Sagrada Familia, la escogida descendencia de Jesucristo; apartad de nosotros toda mancha de error y corrupción; asistidnos propicio, desde el Cielo, fortísimo libertador nuestro en esta lucha con el poder de las tinieblas; y, como en otro tiempo librásteis al Niño Jesús del inminente peligro de su vida, así, ahora, defended la Iglesia Santa de Dios de las asechanzas de sus enemigos y de toda adversidad, y a cada uno de nosotros protegednos con perpetuo patrocinio, para que, a ejemplo vuestro y sostenidos por vuestro auxilio, podamos santamente vivir y piadosamente morir y alcanzar en el Cielo la eterna felicidad. Amén

 

Oración a San José

¡Oh San José, custodio y padre de vírgenes, a cuya guarda fue encomendada la misma inocencia Cristo Jesús y María, Virgen de las Vírgenes: os suplico y ruego, por estas dos riquísimas prendas Jesús y María, que, preservándome de toda inmundicia, hagáis que siempre sirva a Jesús y María con puro corazón, con cuerpo casto y con el alma libre de toda mancha de pecado. Amén.

 

Oración a San José para pedir una buena muerte

San José, de carpinteroPoderoso patrón del linaje humano, amparo de pecadores, seguro refugio de las almas, eficaz auxilio de los afligidos, agradable consuelo de los desamparados, glorioso San José, el último instante de mi vida ha de llegar sin remedio; mi alma quizás agonizará terriblemente acongojada con la representación de mi mala vida y de mis muchas culpas; el paso a la eternidad será sumamente duro; el demonio, mi enemigo, intentará combatirme terriblemente con todo el poder del infierno, a fin de que pierda a Dios eternamente; mis fuerzas en lo natural han de ser nulas: yo no tendré en lo humano quien me ayude; desde ahora, para entonces, te invoco, padre mío; a tu patrocinio me acojo; asísteme en aquel trance para que no falte en la fe, la esperanza y en la caridad; cuando tú moriste, tu Hijo y mi Dios, tu esposa y mi Señora, ahuyentaron a los demonios para que no se atreviesen a combatir tu espíritu. Por estos favores y por los que en vida te hicieron, te pido ahuyentes a estos enemigos, para que yo acabe la vida en paz, amando a Jesús, a María y a ti, San José. Así sea.

Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía.

Jesús, José y María, asistidme en la útima agonía.

Jesús, José y María, recibid cuando muera, el alma mía.

 

Ejercicio de los siete domingos en honor de los dolores y gozos de San José

Introducción

Toda la vida de San José fue un acto continuo de fe y obediencia en las circunstancias más difíciles y oscuras en que le puso Dios. Él es al pie de la letra "el administrador fiel y solícito a quien el Señor ha puesto al frente de su familia" (Lc 12, 42). Desde tiempo inmemorial, la Iglesia lo ha venido venerando e invocando como continuador en ella de la misión que un día tuviera para con su Fundador y Madre. En los momentos de noche oscura, el ejemplo de José es un estímulo inquebrantable para la aceptación, sin reservas, de la voluntad de Dios. Para propiciar esa veneración e imitación y para solicitar su ayuda, disponen a continuación del siempre actual Ejercicio de los siete Dolores y Gozos en honor a San José.

 

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

-Acto de contrición: ¡Señor mío, Jesucristo! Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén.

Ofrecimiento

Glorioso Patriarca San José, eficaz consuelo de los afligidos y seguro refugio de los moribundos; dignaos aceptar el obsequio de este Ejercicio que voy a rezar en memoria de vuestros siete dolores y gozos. Y así como en vuestra feliz muerte, Jesucristo y su madre María os asistieron y consolaron tan amorosamente, así también Vos, asistidme en aquel trance, para que, no faltando yo a la fe, a la esperanza y a la caridad, me haga digno, por los méritos de la sangre de Nuestro Señor Jesucristo y vuestro patrocinio, de la consecución de la vida eterna, y por tanto de vuestra compañía en el Cielo,

Amén.

Primer dolor y gozo

Esposo de María, glorioso San José, ¡qué aflicción y angustia la de vuestro corazón en la perplejidad en que estábais sin saber si debíais abandonar o no a vuestra esposa! ¡Pero cuál no fue también vuestra alegría cuando el ángel os reveló el gran misterio de la Encarnación!

Por este dolor y este gozo os pedimos consoléis nuestro corazón ahora y en nuestros últimos dolores, con la alegría de una vida justa y de una santa muerte, semejante a la vuestra asistidos de Jesús y de María.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

Segundo dolor y gozo

Bienaventurado patriarca glorioso S. José, escogido para ser padre adoptivo del Hijo de Dios hecho hombre, el dolor que sentisteis viendo nacer al Niño Jesús en tan gran pobreza, se cambió de pronto en alegría celestial al oír el armonioso concierto de los ángeles y al contemplar las maravillas de aquella noche tan resplandeciente.

Por este dolor y gozo alcanzadnos que después del camino de esta vida vayamos a escuchar las alabanzas de los ángeles y a gozar de la gloria celestial.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

Tercer dolor y gozo

Ejecutor obediente de las leyes divinas, glorioso San José, la sangre preciosísima que el Redentor Niño derramó en su circuncisión os traspasó el corazón, pero el nombre de Jesús que entonces se le impuso, os confortó llenándoos de alegría,

Por este dolor y por este gozo alcanzadnos el vivir alejados de todo pecado, a fin de expirar gozosos con el nombre de Jesús en el corazón y en los labios,

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

Cuarto dolor y gozo

Santo fiel, que tuvísteis parte en los misterios de nuestra redención, glorioso San José, aunque la profecía de Simeón acerca de los sufrimientos que debían pasar Jesús y María, os causó dolor, sin embargo os llenó también de alegría, anunciándoos al mismo tiempo la salvación y resurrección gloriosa que de ahí se seguiría para un gran número de almas.

Por este dolor y por este gozo, conseguidnos ser del número de los que por los méritos de Jesús y por la intercesión de la Virgen María han de resucitar gloriosamente.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria,

 

Quinto dolor y gozo

Custodio vigilante del Hijo de Dios hecho hombre, glorioso San José, ¡cuánto sufrísteis teniendo que alimentar y servir al Hijo de Dios, particularmente en vuestra huida a Egipto!, ¡pero cuán grande fue vuestra alegría teniendo siempre con vos al mismo Dios y viendo derribados los ídolos de Egipto.

Por este dolor y por este gozo, alcanzadnos alejar para siempre de nosotros al demonio, sobre todo huyendo de las ocasiones peligrosas, y derribar de nuestro corazón todo ídolo de afecto terreno, para que ocupados en servir a Jesús y María, vivamos tan sólo para ellos y muramos gozosos en su amor.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria,

 

Sexto dolor y gozo

Ángel de la tierra, glorioso San José, que pudísteis admirar al Rey de los cielos, sometido a vuestros más mínimos mandatos, aunque la alegría al traerle de Egipto se turbó por temor a Arquelao, sin embargo, tranquilizado luego por el Ángel vivísteis dichoso en Nazaret con Jesús y María.

Por este dolor y gozo, alcanzadnos la gracia de desterrar de nuestro corazon todo temor nocivo, de poseer la paz de la conciencia, de vivir seguros con Jesús y María y de morir también asistidos de ellos.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria,

 

Séptimo dolor y gozo

Modelo de toda santidad, glorioso San José, que habiendo perdido sin culpa vuestra al Niño Jesús, le buscasteis durante tres días con profundo dolor, hasta que lleno de gozo, le encontrasteis en el templo, en medio de los doctores.

Por este dolor y este gozo, os suplicamos con palabras salidas del corazón, intercedáis en nuestro favor para que no nos suceda jamás perder a Jesús por algún pecado grave. Mas si por desgracia le perdemos, haced que le busquemos con tal dolor que no nos deje reposar hasta encontrarle favorable, sobre todo en nuestra muerte, a fin de ir a gozarle en el cielo y a cantar eternamente con Vos sus divinas misericordias.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Antífona

Jesús mismo era tenido por hijo de José, cuando empezaba a tener como unos treinta años. Rogad por nosotros, San José, para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Oración Final

Oh Dios, que con inefable providencia, os dignásteis elegir al bienaventurado José por esposo de vuestra Santísima Madre, os rogamos nos concedáis tener como intercesor en los cielos al que en la tierra veneramos como protector. Vos que vivís y reináis por los siglos de los siglos. Amén.

 

Letanía a San José

Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad. Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos. Cristo, óyenos.
Cristo escúchanos, Cristo escúchanos,
Dios Padre Celestial. Ten piedad de nosotros.
Dios Hijo Redentor del mundo. Ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo. Ten piedad de nosotros.
Santa Trinidad, un solo Dios. Ten piedad de nosotros.
Santa María. Ruega por nosotros.
San José, Ruega por nosotros.
Ínclito descendiente de David, Ruega por nosotros.
Lumbrera de los Patriarcas, Ruega por nosotros.
Esposo de la Madre de Dios, Ruega por nosotros.
Custodio casto de la Virgen, Ruega por nosotros.
Padre nutricio del Hijo de Dios, Ruega por nosotros.
Solícito defensor de Cristo, Ruega por nosotros.
Jefe de la Sagrada Familia, Ruega por nosotros.
José justísimo, Ruega por nosotros.
José castísimo, Ruega por nosotros.
José prudentísimo, Ruega por nosotros.
José fortísimo, Ruega por nosotros.
José obedientísimo, Ruega por nosotros.
José fidelísimo, Ruega por nosotros.
Espejo de paciencia, Ruega por nosotros.
Amador de la pobreza, Ruega por nosotros.
Modelo de los obreros, Ruega por nosotros.
Honra de la vida doméstica, Ruega por nosotros.
Custodio de Vírgenes, Ruega por nosotros.
Amparo de las familias, Ruega por nosotros.
Consuelo de los desgraciados, Ruega por nosotros.
Esperanza de los enfermos, Ruega por nosotros.
Abogado de los moribundos, Ruega por nosotros.
Terror de los demonios, Ruega por nosotros.
Protector de la Santa Iglesia, Ruega por nosotros.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo. Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo. Escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo. Ten misericordia de nosotros.

Le constituyó señor de su casa, y jefe de todo cuanto poseía.

Oremos: Oh Dios, que con inefable providencia te dignaste elegir a San José para esposo de tu Madre Santísima: te rogamos nos concedas que, pues le veneramos como protector en la tierra, merezcamos tenerle por intercesor en el Cielo. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Invocación: San José, haz que vivamos una vida inocente, asegurada siempre bajo tu patrocinio.

 


Oración de la humildad a San José

Enséñanos José

        Cómo se es “no protagonista”.
        Cómo se avanza sin pisotear.
        Cómo se colabora sin imponerse.
        Cómo se ama sin reclamar.
    Dinos; José
        Cómo se vive siendo ‘número dos’.
        Cómo se hacen cosas fenomenales desde
        un segundo puesto.
    Explícanos
        Cómo se es grande sin exhibirse.
        Cómo se lucha sin aplauso.
        Cómo se avanza sin publicidad.
        Cómo se persevera y se muere uno
sin esperanza de que le hagan un homenaje.

¿Difícil? Sí, pero por lo menos habría que intentarlo... con la ayuda del Señor y mirándonos en el espejo de San José.

 

Consagración a San José

Oh Glorioso Patriarca San José, heme aquí, postrado de rodillas ante vuestra presencia, para pediros vuestra protección.

Desde ya os elijo como a mi padre, protector y guía. Bajo vuestro amparo pongo mi cuerpo y mi alma, propiedad, vida y salud. Aceptadme como hijo vuestro. Preservadme de todos los peligros, asechanzas y lazos del enemigo. Asistidme en todo momento y ante todo en la hora de mi muerte. Amén.

 

Oración a San José del Papa San Juan XXIII

San José, guardián de Jesús y casto esposo de María: tú empleaste toda tu vida en el perfecto cumplimiento de tu deber. Tú mantuviste a la Sagrada Familia de Nazaret con el trabajo de tus manos. Protege bondadosamente a los que se vuelven confiadamente a ti. Tú conoces sus aspiraciones y sus esperanzas. Ellos se dirigen a ti porque saben que tú los comprendes y proteges. Tú también supiste de pruebas, cansancio y trabajo. Pero, aun dentro de las preocupaciones materiales de la vida, tu alma estaba llena de profunda paz y cantó llena de verdadera alegría debido al íntimo trato que gozaste con el Hijo de Dios que te fue confiado a ti, a la vez que a María, su tierna Madre. Amén.

 

DICTADURA DE OCURRENCIAS

Por René Mondragón

 

RECONOCIMIENTO

 

La genialidad y el cuño de la frase obedecen a la palabra de Juan Carlos Romero Hicks,  ex gobernador de Guanajuato y hoy, coordinador de bancada del PAN en San Lázaro. Nada más certero porque la puntería es brillante cuando se trata de describir lo que sucede y se sufre en México desde el uno de julio, aunque muchos observadores sostienen que desde antes.

 

LA LISTA

 

Como señala el columnista Aurelio Ramos Méndez –Crónica, 02-02-2019- son  las “gansadas” de la fallida estrategia contra el robo de combustibles o la cada vez más costosa opción de transportarlos en pipas; la  compra de estos vehículos en el extranjero –haciendo de lado a productores nacionales altamente competentes y competitivos-; la feroz y contraproducente idea de “ajustar” las plazas, los sueldos, las prestaciones a los niveles medios de la burocracia, amén de lo que muchos ciudadanos vimos en el tema de Texcoco y la depredación improvisada que estamos viendo en el asunto de Dos Bocas y su desbocada refinería; o un tren Maya que no acaba por tener estudios mínimos de transporte de personas y carga.

 

Es decir, sí hay gasolina, pero hay desabasto, adicional a la declaración unilateral y temeraria de que la guerra contra el narco  ya se acabó. Ya todo está resuelto, porque a invitación del mandatario, “todos debemos portarnos bien”.

 

CIERTO

 

El llamado huachicoleo ha existido desde hace muchos años en puebla, Hidalgo y Guanajuato, creciendo  al parejo de la incompetencia, corrupción e impunidad de las mismas estructuras y poderío del gobierno en sus tres órdenes constitucionalesl. Por esa razón suena a una crónica de excusas anunciadas, cuando se argumenta que con Fox y Calderón también se presentaban esos delitos para escandalizar en  este sexenio.

 

Lo que equivale a argumentar que como Caín mató a Abel, la Guardia Nacional no se responsabiliza de los homicidios dolosos.

 

LA OTRA PARTE

 

Sin embargo, y coincidiendo con el análisis de los reporteros Elia Castillo, Jorge Almazán y Alejandro Reyes de Milenio, los datos son escalofriantes:

 

  • Sólo 42 sentenciados por huachicoleo, en 13 meses, lo que significa que la justicia pronta y expedita alcanzó a solo 3.2 malandros por mes. Los demás, con el consabido –en expresión de Gómez Leyva- “seguimos investigando”. Al momento, se ha detenido a 2 mil 344 personas en el trayecto del mes de enero 2019. ¿Sería que antes nadie se había dado cuenta?

 

  • PEMEX ha presentado ante la PGR, 13,560 denuncias también en este año. Pero, como sostiene el Monje Loco: “nadie sabe y nadie supo”

 

  • Del 27 de diciembre del 2018 al  23 de enero del 2019, se presentaron mil 126 denuncias. Suena bien. Pero, si como señala la periodista Isabel González (https://www.excelsior.com.mx/nacional 02-02-2019) PEMEX ha ubicado más de 32 mil tomas clandestinas en los últimos 37 meses, entonces podemos darnos una idea de la velocidad de respuesta y la agilidad jurisdiccional para resolver estos temas. ¿Resultado? Los presuntos huachicoleros de cuello blanco, negro, percudido o simplemente mugroso, pueden dormir tranquilos.

 

  • De aquí que este escribano puede entender y coincidir con la inquietud y desesperación exasperada de Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), condenó la “omisión” y la "pasividad" del Gobierno Federal (https://politico.mx/minuta-politica), no solo para el tema del robo de combustibles, sino igualmente para resolver –el tiempo de “atender” y “escuchar” ha fenecido muchas lunas atrás- el bloqueo a las vías del ferrocarril que tiene para a la industria nacional, esa sí, productiva.

 

 

Sensibilidad ante los sentimientos ajenos

    Hay personas que sufren de una especial falta de intuición ante los sentimientos de los demás.

    Pueden, por ejemplo, hablar animadamente durante tiempo y tiempo, sin darse cuenta de que están resultando pesados, o que su interlocutor tiene prisa y lleva diez minutos haciendo ademán de querer concluir la conversación, o dando a entender discretamente que el tema no le interesa en absoluto.

    A lo mejor intentan dirigir unas palabras que les parecen de amigable y cordial crítica constructiva –a su cónyuge, a un hijo, a un amigo–, y no se dan cuenta de que, por la situación de su interlocutor en ese momento concreto, sólo están logrando herirle.

    O irrumpen sin consideración en las conversaciones de los demás, cambian de tema sin pensar en el interés de los otros, hacen bromas inoportunas, o se toman confianzas que molestan o causan desconcierto.

    O quizá intentan animar a una persona que se encuentra abatida después de un disgusto o un enfado, y le dirigen unas palabras que quieren ser de acercamiento pero, por lo que dicen o por el tono que emplean, su intento resulta contraproducente.

    O hablan en un tono imperioso y dominante, pensando que así quedan como personas decididas y enérgicas, y no se dan cuenta de que cada vez que con su actitud cierran a uno la boca suelen hacer que cierre también su corazón.

    —¿Y por qué crees que esas personas son así? ¿Por qué parecen entrar en la vida de los demás como un caballo en una cacharrería?

    No suele ser por mala voluntad. Lo más habitual es que, como decíamos, les falte sensibilidad ante los sentimientos ajenos.

    Como ha señalado Daniel Goleman, las personas no expresamos verbalmente la mayoría de nuestros sentimientos, sino que emitimos continuos mensajes emocionales no verbales, mediante gestos, expresiones de la cara o de las manos, el tono de voz, la postura corporal, o incluso los silencios, tantas veces tan elocuentes. Cada persona es un continuo emisor de mensajes afectivos del más diverso género (de aprecio, desagrado, cordialidad, hostilidad, etc.) y, al tiempo, cada persona es también un continuo receptor de los mensajes que irradian los demás.

    Esas personas de las que hablábamos, tan inoportunas, son así porque apenas han desarrollado su capacidad de captar esos mensajes de los demás: se han quedado –por decirlo así– un poco sordas ante esas emisiones no verbales que todos irradiamos de modo continuo.

    Es un fenómeno que notamos también en nosotros mismos cuando quizá a posteriori advertimos que nos ha faltado intuición al tratar con determinada persona; o que no nos hemos percatado de que estaba queriendo darnos a entender algo; o caemos después en la cuenta de que, sin querer, la hemos ofendido, o hemos sido poco considerados ante sus sentimientos.

    Es entonces cuando advertimos nuestra falta de empatía, nuestra sordera ante las notas y acordes emocionales que todas las personas emiten, unas veces de modo más directo, y otras más sutilmente, más entre líneas.

    —Pero caer en la cuenta de que hemos cometido esos errores es ya un avance.

    Sin duda, pues nos proporciona una posibilidad de mejorar. A medida que aumente nuestro nivel de discernimiento ante esos mensajes no verbales que emiten los demás, seremos personas más sociables, de mayor facilidad para la amistad, emocionalmente más estables, etc.

    Se trata de una capacidad que resulta decisiva para la vida de cualquier persona, pues afecta a un espectro muy amplio de necesidades vitales del hombre: es fundamental para la buena marcha de un matrimonio, para la educación de los hijos, para hacer equipo en cualquier tarea profesional, para ejercer la autoridad, para tener amigos…, en fin, para casi todo.

    Desde la primera infancia

    La capacidad de reconocer los sentimientos ajenos, ese discernimiento que tanto facilita establecer una buena comunicación con los demás, tiene unas raíces que se retrotraen hasta la primera infancia. Ya en los primeros años, algunos niños se muestran agudamente conscientes de los sentimientos de los demás, y otros, por el contrario, parecen ignorarlos por completo. Y esas diferencias se deben, en gran parte, a la educación.

    —¿Y cómo se aprende?

    Es importante, por ejemplo, que al niño se le haga tomar conciencia de lo que su conducta supone para otras personas.

Hacerle caer en la cuenta
de las repercusiones
que sus palabras
o sus hechos tienen
en los sentimientos
de los demás.

    Para lograrlo, hay que prestar atención a la reacción del niño ante el sufrimiento o la satisfacción ajena, y hacérselo notar, con la correspondiente enseñanza, en tono cordial y sereno. Por ejemplo (y aunque también podría aplicarse, mutatis mutandis, a adolescentes o adultos), en vez de referirse simplemente a que ha hecho una travesura o una cosa buena, será mejor decirle: «Has hecho mal, y mira que triste has puesto a tu hermana»; o bien: «Papá está muy contento de lo bien que te has portado». De ese modo se fijará en los sentimientos que los demás tendrán en ese momento como consecuencia de lo que él ha hecho.

    —¿Y por qué a veces son tan distintos los sentimientos de dos hermanos que han sido educados casi igual?

    Además de la educación hay en juego muchos otros factores, y por esa razón hay que dejar siempre un amplio margen a causas relacionadas con el temperamento con que se nace, decisiones personales que cada persona toma a lo largo de su vida, etc. De todas formas, la educación es un factor de gran peso, y por eso lo más frecuente (sobre todo durante los primeros años) es que los hermanos se parezcan bastante en cuanto a su educación sentimental.

Además, aunque la educación
no sea el único factor,
es sobre el que los padres
más pueden actuar.

    Alfonso Aguiló

 

Suicidio asistido

Escrito por Enrique García-Máiquez

Como las encuestas dan miedo, miramos hacia otro lado, sin querer entender que el invierno demográfico es un suicidio en cómodos plazos

No hay dos sin tres ni siquiera para la cultura de la muerte. Teníamos a un lado el aborto y al otro extremo la eutanasia; en medio, como a los votantes no los van a matar, se ha instalado una sociedad infecunda, cada vez con menos hijos. Como las encuestas dan miedo, miramos hacia otro lado, sin querer entender que el invierno demográfico es un suicidio en cómodos plazos.

Alejandro Macarrón, máximo experto, se pregunta: «¿Por qué no se hace apenas caso al problema de baja natalidad y al llamado invierno/suicidio demográfico que genera?»; y se responde: «La explicación principal, por mi experiencia como divulgador del tema, es que el problema de la baja natalidad es un asunto incómodo para una gran parte de la gente que no tiene o no quiere tener (apenas) hijos […]. Aproximadamente la mitad de los españoles acaba teniendo uno o ningún hijo. Y claro, a los políticos, que saben que, para que les voten, hay que agradar al votante potencial, les da miedo hablar de que España se está labrando la ruina por falta de niños […]. Temen que muchos de los numerosísimos votantes sin hijos o sin ganas de tenerlos se sientan “reñidos”».

Tiene razón. A pesar de nuestra vocación de familia numerosa y tras haberlo intentado con todas mis ganas (ejem), sólo he tenido dos hijos, y yo me siento culpable cuando se habla del asunto. Pero hay que hacerlo, seguir hablando. Quizá no sea tan egoísta como me lo parece a veces escribir de lo graciosos que son mis niños y del precioso privilegio que es la paternidad, para que se anime alguien.

Al argumento de Alejandro Macarrón se le puede sumar su viceversa, porque, cada vez que se plantea el problema demográfico, la gente acusa a los políticos de no dar ayudas suficientes o de no crear un entorno socioeconómico que favorezca la paternidad. Estamos, pues, ante un círculo vicioso: los políticos riñen o quisieran reñir a la gente y la gente recrimina a los políticos. En realidad, todos tienen razón: hay sociedades más pobres y en peores condiciones donde se tienen muchos más hijos y hay países que ayudan incomparablemente más a las familias. Pero para romper el círculo vicioso de esa culpabilidad en bucle sería necesario que cada cual tomase las decisiones que están a su alcance y sólo después pidiese cuentas a los otros. Hay sólo una cosa aprovechable en la palabra "suicidio demográfico": parece avisarnos de que la decisión está en cada uno.

Enrique García-Máiquez

 

TRASCENDENTAL MEGA COMPLEJO PORTUARIO DE CHANCAY

Escribe: Alfredo Palacios Dongo

En medio de un ambiente enrarecido en nuestro país por luchas políticas y corrupción, nos sorprendió una excelente noticia para el desarrollo del sistema portuario nacional, el pasado 23 de enero en la ciudad de Davos (Suiza), en el marco del Foro Económico Mundial, fueron suscritos los acuerdos societarios entre la empresa peruana Volcan Compañía Minera S.A.A. y la empresa China Cosco Shipping Ports Limited, lo cual permitirá llevar a cabo la construcción del Mega Complejo Portuario de Chancay a través de la empresa Terminales Portuarios Chancay S.A. con una importante inversión de US$ 3,000 millones (en una primera etapa US$ 1,300 millones). El esfuerzo e iniciativa privada ha logrado esta asociación con la empresa China Cosco, la transnacional más grande del mundo en el negocio integrado portuario y naviero propietaria de la naviera que integra la Ocean Alliance junto con las navieras Evergreen, CMA-CMG y OOCL que operan unos 50 puertos en Asia, América, Europa y Medio Oriente.   

Esta asociación e inversión representa una excepcional oportunidad para el desarrollo económico del Perú que permitirá dinamizar nuestra economía e incrementar nuestra competitividad, asimismo, constituye una importante decisión estratégica y comercial, pues el Terminal Portuario de Chancay, que podrá recibir los barcos portacontenedores más grandes del mundo (Triple E), está llamado a ser, conjuntamente con el Callao (que podrá descongestionarse) el Hub concentrador y distribuidor de carga de trasbordo desde Asia para los países de la costa oeste de Sudamérica y punto neurálgico de conexión comercial de China con el Perú. Además, este acuerdo se inserta en la iniciativa “Una Franja, Una Ruta”que impulsa China con la finalidad de construir una red de conectividad a nivel mundial compuesta por corredores económicos marítimos y terrestres uniendo continentes, océanos, regiones, países y ciudades, así como de organizaciones e instituciones internacionales que priorizan el comercio marítimo mundial, la inversión y construcción de grandes redes de infraestructura portuaria.

Bajo este panorama este trascendental proyecto logrado por iniciativa y perseverancia de la empresa peruana Volcan  tendrá un especial significado para el desarrollo, diversificación del comercio e industrialización de nuestro país, potenciando las oportunidades que nos brindan los tratados de libre comercio suscritos con diversos países de América, Asia, Europa y Oceanía, además, nos permite recuperar la confianza para desarrollar los proyectos que requerimos para crecer y nos posiciona a nivel mundial y regional como un potencial eje del comercio y tráfico marítimo.

 

Ver mi Blog:  http://www.planteamientosperu.com

 

¿LA IRRUPCIÓN DE LOS CHALECOS AMARILLA EN LA HISTORIA SOCIAL FRANCESA Y ALGUNAS REFLEXIONES FUTURISTAS?

 

El movimiento de los chalecos amarillo en curso dista mucho de suministrar todas sus incidencias; es un riego y nueva construcción, inédita, enfrentada a nuestra historia social y política.

Por consiguiente, no puedo ni suministrar un análisis exhaustivo, ni suministrarme a un contexto de nuestra historia social desde la existencia transitoria coordinaciones. Sin embargo, el observador social no puede seguir siendo indiferente a lo que pasa.

 

- En primer lugar, ciertamente, el movimiento de los chalecos amarillo comenzó de manera espontánea, y fue llevado por la existencia de las redes sociales. La realidad de éstos permitió una dimensión de la malla nacional en el territorio con ciertamente desigualdades vinculadas a criterios históricos, sociológicos, territoriales, culturales, ideológicos, a la experiencia de los mundos urbano y rurales.

¡Sin embargo, no era completamente imprevisible!

 

- Aún estamos superados por las tecnologías aplicadas bajo el ángulo que sus incidencias en su utilización no son muy previsibles o buscadas. La necesidad del mercado y la rentabilidad rápida son amortiguadores de su alcance real.

- A pesar de todo ya la existencia de Facebook había permitido constatar la organización por llamadas a aperitivos populares, luego con el desarrollo de las redes sociales con el malestar social creciente a la realidad de la aparición de las Noches de pie ......

A las y los: quiénes hacen actualmente constatar que al apogeo de su potencia el movimiento movilizó a más de a 300.000 personas o sea menos que las grandes manifestaciones sindicales unitarias sobre palabras d ` orden compartidas no es necesario comparar erróneamente la comparación. Las luchas sindicales desde hace más de un siglo se articulan a ir o en la empresa, los chalecos amarillo nacieron sobre glorietas, su composición es más heteróclita que el único asalariado y la elaboración de sus cuadernos reivindicativos inicialmente se inspiraban en más los de 1789, que de la tradición sindical.

Su aparición fue favorecida por el acta actual del funcionamiento económico y las relaciones sociales presentes en Francia. Esto debido a:

 

A)    La universalización y la existencia de la UE (Unión Europea) se alejan a los asalariados que producen bienes y a servicios de los centros de decisión. El impacto de las directivas europea, de las leyes de la competencia del mercado el rey, hacen que la reciente existencia a escala de la historia de los Comités centrales de grupo y coordinaciones inter confederales por el CES (Confederación Europea de Sindicatos) conducen a tanteos dificultades de funcionamiento, falta de medios, alejamiento.

Los resultados reivindicativos son obstaculizados por este despliegue de estructuras supranacionales y nacionales.

Es bien más difícil obtener acervos reivindicativos habla relación de fuerza y en Francia la dispersión sindical acentuada estos últimos años añade a la dificultad.

 

B)    En Francia, estos últimos años los cuerpos intermedios sindicales fueron ignorados o sido utilizados tactiquement por los distintos Gobiernos esto: no para la riqueza del diálogo social y lo que lleva por las luchas sociales sino como medio preventivo o de buena conciencia. Nicolas Sarkozy, buscaba el diálogo para conocer y evitar los conflictos. François Hollande lo llamaba de sus deseos, no se cerraba al diálogo, sino en la práctica, impulsaba una política favorable a los grandes grupos industriales y financieros. Emmanuel MACRON ignoró los sindicatos; actualmente, indica querer oírlos pero resto convencido de que tiene sobre todo que explicar más pedagógicamente su política más que debe entenderse y admitir que muchas inflexiones o cambios de cabo son necesarios = una política especialmente dañina para los pensionistas.

 

 

 

C)    El CFDT puede agradar debido al pragmatismo de las propuestas de sus dirigentes. Posiciones moderadas que aparecen de sentido común, reflexionadas, pero que son más a menudo interpelaciones que deben discutirse que un verdadero programa reivindicativo que puede incitar luchas sociales y que se inscriben en la tradición moderniste actualizado. Con Reconstrucción en el CFTC antes de la creación del CFDT en 1964 sus teóricos, en particular, profesores fueron recogidos por la definición del socialismo democrático hecho por el SPD a BAD Godesberg en 1959. ¡Edmond MAIRE aportó un impulso autogestionario, luego hizo un recentrado adaptado al capitalismo moderno al final de los años 70, en particular, en el congreso de Annecy! Sin embargo, prosiguió esencialmente la práctica de los acuerdos de unidad de acción concluido en 1966 con el CGT por Eugène DESCAMPS y al cual se adjuntaba a menudo el FEN = el nombre entonces del sindicalismo de los profesores. Sin embargo, en los años 75 aún, una mayoría de los miembros de la comisión ejecutiva del CFDT eran miembros o que se compadecían del PS.

 

Nicole Notat inscribió el CFDT en una modernidad de acompañamiento del liberalismo menos ideológico, inspirada por el rocardisme pero procurando dar a la confederación su sector específico de interlocutor social inevitable del diálogo social dice que exige.

Sus dos sucesores François Chérèque y Laurent BERGER con su historia específica perpetuaron esta concepción. Laurent BERGER está muy atento a las esperas de los sindicatos básicos y tiene una sensibilidad particular a las organizaciones de la sociedad civil como las ONG y asociaciones.

 

D) Se caricaturizó el CGT a menudo. No había vínculo de subordinación del CGT al PCF al tiempo del tamaño de este último el cual obtenía de 20 al 25% de los sufragios en elecciones del final de la segunda Guerra Mundial al final de los años 70.

 

Simplemente de hecho: el ideal político de transformación revolucionaria por el partido, y la concepción de la socialización de los grandes medios de producción e intercambio por el Sindicato = conducían de hecho a una concepción que el sindicalismo de luchas y clase constituía el nivel elemental del informe de clase por las luchas sociales antes del de la toma del poder por la acción política.

Hoy día, el PCF no tiene ya actualmente el papel dirigente y dominador en la izquierda política, es un nuevo aprendizaje para el CGT saber que la salida política no es ya cierto y sistemático. Quiere seguir siendo un sindicato insuperable en la defensa de los intereses de los trabajadores y del la más precaria, pero sin la esperanza política posterior determinada.

 

Los chalecos amarillo que se declaraban apolítico e indiferentes u hostiles al sindicalismo de hecho = quieren reinventar una historia social moderna pero ignorando la historia. Declaran su independencia de juicio, pero a medida: combinan acción social y política. El movimiento empezó contra los impuestos sobre el combustible, la vida costosa, el empobrecimiento del poder adquisitivo, luego se ejercitan conjuntamente de las pretensiones político a ciudadanas como el CIR (referéndum de iniciativa ciudadana), y manteniendo varias listas se anuncian en constitución para las elecciones europea ......

 

Se dan cuenta, que el cuerpo intermedios que ignoran, o de hecho quieren substituirse son necesario para un determinado reglamento social = la prueba: comienzan por indicar el curso de sus manifestaciones y organizar un servicio de orden. Perciben: que es necesario interlocutores designados para ir a discutir con los representantes del Gobierno. Se les determina indiscutiblemente, valiente, creativo, y la esfera de influencia impulsada por Eric DROUET, me parece de manera moderna inspirada por las corrientes anarquistasindicalista del principio del Siglo XX siglo: naturaleza de las consignas, llamada a la huelga general el 5 de febrero, confrontación con las fuerzas del orden en caso necesario.

 

E) todo esto, me refuerza en mi valoración formulada desde una decena de años que habría sido necesario hacer obligatorio la sindicalización. Las nuevas tecnologías que permiten encontrar formas de adhesión al sindicato de su elección sin pasar por la exacción sobre la hoja de sueldo por el patrono que respeta así la independencia sindical indispensable. Pero actualmente, con lo que pasa, no es de actualidad prioritaria.

 

F)     ¿Entonces qué futuro para tipos de movimiento modelo chalecos amarillo?

 

¡Personalmente, con las redes sociales, no se volverá de nuevo detrás! Se continuará de las formas espontáneas de movilización: ¡clases de lanzadores de alerta sociales que indican el sentido antes de retransmitirse por las confederaciones sindicales!

Cierta y, en particular, si un día el sindicalismo fuera obligatorio sería necesario reforzar el control de los sindicados sobre l ` dinero recogido y la decisión de las orientaciones.

Ya en 1972, Georges SEGUY y Henri KRASUCKI habían tenido esta anticipación democrática con respecto al CGT. En el CCN (Comité confederal nacional) a la isla de re; las sindicalistas habían discutido del peso de la opinión pública, de la necesidad de buscar movimientos mayoritarios por la práctica permanente de la democracia trabajadora (el conjunto de los asalariados), luego de la democracia sindical (con los miembros.)

 

Los acontecimientos que siguieron no permitieron concretar esta aspiración visionaria. Hablé anteriormente de las evoluciones del CFDT y mi objetivo, este día, no es el de hacer un repaso general para cada central sindical.

 

FO (Fuerza trabajadora) con el hundimiento del sistema comunista al Este, perdió una de las razones de su constitución.

Esta confederación permanece adjunta a la carta de Amiens y al contrato (la política contractual) así representada por el antiguo Secretario General de la central André BERGERON. FO permanece adjunto a la defensa de los acervos sociales y estatutos particulares y a la protección social en la raza de la corriente mutualista.

 

 

Entonces: ¿qué futuro para el movimiento social en Francia? ¡No leo en el marc!

 

Si no hay nunca un sindicalismo obligatorio con un mayor papel de los sindicados, creo al papel de lanzadores de alertas sociales espontáneas reanudaciones por los cuerpos intermedios, esto, ya que desgraciadamente el liberalismo intransigente no conoce ni misericordia, ni justicia social

A continuación, permanece la elección política de las electoras y electores y desde esta opinión: hay ciertamente que inventar nuevas formas de expresión y participación ciudadana.

 

Copyright Guy CREQUIE

Antiguo dirigente sindical interprofesional - escritor con reflexiones personales como observador social

 

Autor “del itinerario de un antiguo dirigente sindical que se ha convertido en mensajero de la paz” Ediciones Edilivre París enero de 2019

 

 

 

El bien que hace la amistad

Cuanto bien hace la amistad. Pues para que se produzca hace falta generosidad mutua. Normalmente hacen falta ilusiones comunes, pero, de no existir, se pueden inventar. Mejor si ya están ahí patentes. Entonces es muy fácil. Entre dos personas que leen mucho, por ejemplo, la amistad es facilísima, porque no hay cosa más atrayente que poner en común las lecturas. ¡Cuánto se aprende confrontando percepciones lectoras! A veces la única amistad del solitario son los libros. Algo es algo, pero si puede contárselo a alguien…

La amistad, como todo lo que tiene que ver con la caridad, con el amor, precisa de una buena dosis de generosidad. En cambio, no necesita para nada de ningún sentimentalismo. Generosidad para escuchar, para dedicar un poco de ese tiempo que todos sentimos escaso en nuestra sociedad acelerada. A veces el tiempo sobra, sobre todo entre jubilados, pero aun así es necesaria una actitud de pensar en el que está al lado -los amantes están uno frente al otro, los amigos uno al lado del otro- para ocuparnos de él, de sus problemas, de sus gustos.

La amistad nos lleva a no quedarnos al margen de la soledad. Y no olvidarnos de ese tesoro de la amistad, que quizá esté un tanto escondido por nuestra desidia.

Jesús D Mez Madrid

 

 

Muy viajero

Bulgaria y Macedonia, dos países de mayoría ortodoxa, son los últimos destinos confirmados en la lista de viajes del Papa para 2019. Salvo Panamá, donde Francisco participará en la Jornada Mundial de la Juventud, estos viajes están marcados por el diálogo. Resulta evidente en el caso de su visita en febrero a Emiratos Árabes Unidos, y la de unas semanas después a Marruecos, otro país de mayoría musulmana.

El Papa ha expresado también su deseo de visitar Mozambique, añadiendo a la gira seguramente Madagascar. Y quiere ir a Japón, el país al que, siendo un joven jesuita, sus superiores no accedieron a enviarle por motivos de salud. Se especula, a la vez, con otros posibles destinos en 2019, ninguno de ellos precisamente cómodo para un hombre que, justo hace un mes, cumplía los 82 años y que, ironías de la vida, asegura que nunca le gustó viajar.

Jesús Martínez Madrid

 

 

La misión

La misión es una de las señas características de su pontificado. Francisco habla continuamente de “periferias” y de “Iglesia en salida”, animando a todos los bautizados a no tener miedo a abandonar su zona de confort para salir al encuentro de quien no conoce a Jesucristo o de quien, sencillamente, por dificultades del tipo que sea, necesita especialmente sentirse querido y arropado. El Papa entiende la misión desde el diálogo y la cercanía, como una forma de dar testimonio con naturalidad del Evangelio hasta en los confines de la tierra, allanando el terreno para que el Espíritu Santo haga su trabajo.

Suso do Madrid

 

 

Los intereses “comen” a España y los españoles

 

                                “Eso no se le ocurre ni al que asó la manteca”; dicho popular español y el que se dedica al disparate máximo que alguien hace por lo que sea y que nuestros inútiles y nefastos parlamentarios hicieron el 23 de Agosto del 2011, según se desprende del siguiente texto publicado en prensa diaria (VivaJaén 10-12-2018) y firmado por Antonio Capedello que nos recuerda, “uno más de los disparates nacionales y debido a una más de las actuaciones de la nefasta casta política que nos mangonea”. Entre otras muchas cosas el texto dice y asegura que…

                                “El 23 de agosto de 2011, cuando el Congreso de los Diputados se reunió a traición, un día fuera de su período habitual de sesiones, para reformar el artículo 135 de la Constitución, sin que casi nadie se enterara y en contra de nuestra voluntad, ya que recibimos una auténtica “puñalada” con engaño y alevosía. Esta fraudulenta y delictiva decisión se carga por completo nuestra ley más importante, porque establece que el pago de la deuda pública a entidades financieras privadas, como los bancos o los fondos “piratas” de inversiones, tienen prioridad sobre cualquier otro gasto o inversión de la Administración Pública, aunque sea la curación de los enfermos, la educación de los niños, las pensiones de los mayores o las ayudas  de los más necesitados. – Sólo el año pasado los intereses que por este concepto paga España, supusieron un desembolso de 33.000 (TREINTA Y TRES MIL) millones de euros de las arcas públicas y que es la mayor partida de los Presupuestos Generales de 2017”.

                                Se deduce de todo ello, que “el dinero nacional e internacional”, ha presionado a la “mercenaria clase política española”, para que en conjunto aprobasen una medida, nada menos que constitucional, de tal índole o previsible miseria de las clases más desfavorecidas de toda España… ¿Esto es progreso? Ya lo digo arriba con la metáfora de “asar la manteca”; y estos idiotas culpables de ello, siguen tan campantes cobrando muchos de ellos, mensualidades que no merecen. Nosotros los indefensos sólo nos queda aguantar y “el recurso del pataleo”.

                                Si esto no hace “revolverse las tripas” al súbdito (que no ciudadano) español, o es que es “de piedra o idiota total”; pues no hay que irse al mañana, visto que estos inútiles políticos “de la casta”, siguen endeudando a España y los españoles de forma ininterrumpida hasta el día de hoy; y ya nos acumulan una deuda inmensa y considerada por eruditos como “impagable” (en 1975 no teníamos deuda alguna y si alguna había se compensaba con los recursos del Banco de España y deudas a favor de España, resultando de todo ello también a favor también de España); por lo que hoy mismo, muchas de las medicinas de la tan “pomposamente propagada, Seguridad Social Española, la tenemos que pagar por cuanto esa “seguridad social”, dice que no entran en sus obligaciones, salvo lo que dedican a la invasión de extranjeros ilegales, que sí que los atienden mucho mejor que “al hijo pródigo” de que nos habla La Biblia”. Vean y oigan el vídeo que les envío y el que protagoniza un médico de esa “Seguridad Social”, que valientemente nos dice la situación de la misma, en relación a las capas más necesitadas de españoles ya en la pobreza en que han de vivir; y añadan lo que estimen oportuno difundiéndolo para mayor conocimiento de una realidad palpable.

            VÍDEO QUE SE CITA: CRUDA REALIDAD DICHA POR UN MÉDICO DE AMBULATORIO: IMG_8006(1).MPA4

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes