Las Noticias de hoy 28 Enero 2019

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    lunes, 28 de enero de 2019       

Indice:

ROME REPORTS

Papa Francisco: “No son el futuro ustedes, jóvenes, son el ahora de Dios”

Casa ‘El Buen Samaritano’: Regalos para el Papa inspirados en el Cuidado la Casa Común

Panamá: El “rostro silencioso y maternal de la Iglesia”, en la Casa ‘El Buen Samaritano’

JMJ 2019: Encuentro del Papa con los voluntarios nacionales e internacionales

Misa de Envío: La juventud del Papa, comprometida a decir ‘sí’

Lisboa será la sede de la Jornada Mundial de la Juventud 2022

SANTO TOMÁS DE AQUINO*: Francisco Fernandez Carbajal

“Servir al Señor y a los hombres”: San Josemaria

Dejarse sorprender por un Padre bueno: Fernando Ocáriz Braña, Prelado del Opus Dei

El Prelado: «La amistad misma ya es apostolado»

Un sueño llamado Jesucristo: Ramiro Pellitero

LA INJUSTICIA ES LA RAÍZ PERVERSA DE LA POBREZA: Tomás de Híjar Ornelas

Las lecciones sociales de la JMJ de Panamá: Luis FernandoValdés

Déjate querer, porque el amor bonito no duele: Gema Sánchez Cuevas

LOS IMPUESTOS,: Dr. Hugo SALINAS

La naranja y el ateo: Javier López

EN TORNO A JULEN.: Amparo Tos Boix, Valencia.

El padre que no reza: Acción Familia

Un comportamiento que merece un reproche: Jesús D Mez Madrid

El clamor de los Mártires: JD Mez Madrid

Cajas, bancos, dinero y avaricia: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

 

ROME REPORTS

 

Papa Francisco: “No son el futuro ustedes, jóvenes, son el ahora de Dios”

Homilía en la Misa de Envío

ENERO 27, 2019 16:41ROSA DIE ALCOLEAJORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

(ZENIT – 27 enero 2019).- “Ustedes, queridos jóvenes, ustedes son el presente. No son el futuro, ustedes, jóvenes son el ahora de Dios”.

Es una exhortación la que hace Francisco a los jóvenes en esta Jornada Mundial  de la Juventud (JMJ) en Panamá: “Ustedes jóvenes, deben pelear por su espacio hoy, porque la vida es hoy, nadie te puede prometer un día del mañana, tu vida hoy es hoy, tu jugarte es hoy, tu espacio es hoy. ¿Cómo estás respondiendo a esto?”.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Misa-1-413x275.jpg“Dios es real porque el amor es real, Dios es concreto porque el amor es concreto”, el lenguaje de Francisco es conciso y directo.

En la mañana del domingo, 27 de enero de 2019, la homilía de la Misa de Envío de los jóvenes del mundo ha estado marcada por un fuerte llamamiento a dejarnos “que el Señor nos enamore y nos lleve hasta el mañana”. “No mañana, ahora, porque allí, ahora, donde esté su tesoro, está también su corazón”, ha remarcado el Santo Padre.

“Dios los convoca, los llama en sus comunidades, los llama en sus ciudades para ir en búsqueda de sus abuelos, de sus mayores; a ponerse de pie y junto a ellos tomar la palabra y poner en acto el sueño con el que el Señor los soñó”, les ha dicho.

“No mañana, ahora”, –ha continuado el Papa–, “porque allí, ahora, donde esté su tesoro, está también su corazón (cf. Mt 6,21); y aquello que los enamore conquistará no solo vuestra imaginación, sino que lo afectará todo”.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Misa-2-413x275.jpgSerá lo que los haga levantarse por la mañana –los ha inspirado– y los impulse en las horas de cansancio, lo que les rompa el corazón y lo que les haga llenarse de asombro, alegría y gratitud. Sientan que tienen una misión y enamórense, que eso lo decidirá todo (cf. PEDRO ARRUPE, S.J., Nada es más práctico).

“Podremos tener todo, pero queridos jóvenes, si falta la pasión del amor, faltará todo. La pasión del amor hoy, y dejemos que el Señor nos enamore y nos lleve hasta el mañana”.

“Ustedes, jóvenes, pueden pensar que su misión, su vocación, que hasta su vida es una promesa pero solo para el futuro y nada tiene que ver con vuestro presente. Como si ser joven fuera sinónimo de sala de espera de quien aguarda el turno de su hora”, ha advertido el Pontífice.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Misa-3-413x275.jpg“Y en el ‘mientras tanto’ de esa hora, les inventamos o se inventan un futuro higiénicamente bien empaquetado y sin consecuencias, bien armado y garantizado con todo ‘bien asegurado'”, ha explicado.

“No queremos ofrecerles a ustedes un futuro de laboratorio. Es la “ficción” de alegría, no la alegría del hoy, del concreto, del amor. Y así, con esta ficción de la alegría los “tranquilizamos” y adormecemos para que no hagan ruido, para que no molesten mucho, para que no se pregunten ni pregunten, para que no se cuestionen ni cuestionen; y en ese “mientras tanto” sus sueños pierden vuelo, se vuelven rastreros, comienzan a dormirse, son “ensoñamientos” pequeños y tristes”, ha observado el Papa.

***

Homilía del Santo Padre

«Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él. Entonces comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír» (Lc 4,20-21).

Así el evangelio nos presenta el comienzo de la misión pública de Jesús. Lo hace en la sinagoga que lo vio crecer, rodeado de conocidos y vecinos y hasta quizá de alguna de sus “catequistas” de la infancia que le enseñó la ley. Momento importante en la vida del Maestro por el cual, el niño que se formó y creció en el seno de esa comunidad, se ponía de pie y tomaba la palabra para anunciar y poner en acto el sueño de Dios. Una palabra proclamada hasta entonces solo como promesa de futuro, pero que en boca de Jesús solo podía decirse en presente, haciéndose realidad: «Hoy se ha cumplido».

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Misa-Virgen-413x275.jpgJesús revela el ahora de Dios que sale a nuestro encuentro para convocarnos también a tomar parte en su ahora de «llevar la Buena Noticia a los pobres, la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, dar libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia en el Señor» (cf. Lc 4,18-19). Es el ahora de Dios que con Jesús se hace presente, se hace rostro, carne, amor de misericordia que no espera situaciones ideales o perfectas para su manifestación, ni acepta excusas para su realización. Él es el tiempo de Dios que hace justa y oportuna cada situación y espacio. En Jesús se inicia y se hace vida el futuro prometido.

¿Cuándo? Ahora. Pero no todos los que allí lo escucharon se sentían invitados o convocados. No todos los vecinos de Nazaret estaban preparados para creer en alguien que conocían y habían visto crecer y que los invitaba a poner en acto un sueño tan esperado. Es más, «decían: “¿No es este el hijo de José?”» (Lc 4,22).

También a nosotros nos puede pasar lo mismo. No siempre creemos que Dios pueda ser tan concreto y cotidiano, tan cercano y real, y menos aún que se haga tan presente y actúe a través de alguien conocido como puede ser un vecino, un amigo, un familiar. No siempre creemos que el Señor nos pueda invitar a trabajar y a embarrarnos las manos junto a Él en su Reino de forma tan simple pero contundente. Cuesta aceptar que «el amor divino se haga concreto y casi experimentable en la historia con todas sus vicisitudes dolorosas y gloriosas» (BENEDICTO XVI, Audiencia general, 28 septiembre 2005).

No son pocas las veces que actuamos como los vecinos de Nazaret, que preferimos un Dios a la distancia: lindo, bueno, generoso, bien dibujadito, pero distante y sobre todo, un Dios que no incomode, un Dios domesticado. Porque un Dios cercano y cotidiano, un Dios amigo y hermano nos pide aprender de cercanías, de cotidianeidad y sobre todo de fraternidad. Él no quiso tener una manifestación angelical o espectacular, sí nos quiso regalarnos un rostro hermano y amigo, concreto, familiar. Dios es real porque el amor es real, Dios es concreto porque el amor es concreto. Y es precisamente esta «concreción del amor lo que constituye uno de los elementos esenciales de la vida de los cristianos» (cf. BENEDICTO XVI, Homilía, 1 marzo 2006).

Nosotros también podemos correr los mismos riesgos que los vecinos de Nazaret, cuando en nuestras comunidades el Evangelio se quiere hacer vida concreta y comenzamos a decir: “pero estos chicos, no son hijos de María, José, y no son hermanos de… Estos no son los jovencitos que nosotros ayudamos a crecer… que se callen la boca, ¿cómo los vamos a creer? Ese de allá, no era el que rompía siempre los vidrios con su pelota”. Y lo que nació para ser profecía y anuncio del Reino de Dios termina domesticado y empobrecido. Querer domesticar la Palabra de Dios es tentación de todos los días.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Misa-4-413x275.jpgE incluso a ustedes, queridos jóvenes, les puede pasar lo mismo cada vez que piensan que su misión, su vocación, que hasta su vida es una promesa pero solo para el futuro y nada tiene que ver con vuestro presente. Como si ser joven fuera sinónimo de sala de espera de quien aguarda el turno de su hora. Y en el “mientras tanto” de esa hora, les inventamos o se inventan un futuro higiénicamente bien empaquetado y sin consecuencias, bien armado y garantizado con todo “bien asegurado”.

No queremos ofrecerles a ustedes un futuro de laboratorio. Es la “ficción” de alegría, no la alegría del hoy, del concreto, del amor. Y así, con esta ficción de la alegría los “tranquilizamos” y adormecemos para que no hagan ruido, para que no molesten mucho, para que no se pregunten ni pregunten, para que no se cuestionen ni cuestionen; y en ese “mientras tanto” sus sueños pierden vuelo, se vuelven rastreros, comienzan a dormirse, son “ensoñamientos” pequeños y tristes (cf. Homilía del Domingo de Ramos, 25 marzo 2018), tan solo porque consideramos o consideran que todavía no es su ahora; que son demasiado jóvenes para involucrarse en soñar y trabajar el mañana, y así los seguimos procrastinando, y saben una cosa, que a muchos jóvenes esto les gusta. Por favor, ayudémosle a que no les gusten, a que se revelen, a que quieran vivir el ahora de Dios.

Uno de los frutos del pasado Sínodo fue la riqueza de poder encontrarnos y, sobre todo, escucharnos. La riqueza de la escucha entre generaciones, la riqueza del intercambio y el valor de reconocer que nos necesitamos, que tenemos que esforzarnos en propiciar canales y espacios en los que involucrarse en soñar y trabajar el mañana ya desde hoy. Pero no aisladamente, sino juntos, creando un espacio en común. Un espacio que no se regala ni lo ganamos en la lotería, sino un espacio por el que también ustedes deben pelear. Ustedes jóvenes deben pelear por su espacio hoy, porque la vida es hoy, nadie te puede prometer un día del mañana, tu vida hoy es hoy, tu jugarte es hoy, tu espacio es hoy. ¿Cómo estás respondiendo esto?

Ustedes, queridos jóvenes, ustedes son el presente.. no son el futuro, ustedes, jóvenes son el ahora de Dios. Él los convoca, los llama en sus comunidades, los llama en sus ciudades para ir en búsqueda de sus abuelos, de sus mayores; a ponerse de pie y junto a ellos tomar la palabra y poner en acto el sueño con el que el Señor los soñó.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Misa-6-413x275.jpgNo mañana, ahora, porque allí, ahora, donde esté su tesoro, está también su corazón (cf. Mt 6,21); y aquello que los enamore conquistará no solo vuestra imaginación, sino que lo afectará todo. Será lo que los haga levantarse por la mañana y los impulse en las horas de cansancio, lo que les rompa el corazón y lo que les haga llenarse de asombro, alegría y gratitud. Sientan que tienen una misión y enamórense, que eso lo decidirá todo (cf. PEDRO ARRUPE, S.J., Nada es más práctico). Podremos tener todo, pero queridos jóvenes, si falta la pasión del amor, faltará todo. La pasión del amor hoy, y dejemos que el Señor nos enamore y nos lleve hasta el mañana.

Para Jesús no hay un “mientras tanto” sino amor de misericordia que quiere anidar y conquistar el corazón. Él quiere ser nuestro tesoro, porque no es un “mientras tanto” en la vida o moda pasajera, es amor de entrega que invita a entregarse.

Es amor concreto, cercano, real; es alegría festiva que nace al optar y participar en la pesca milagrosa de la esperanza y la caridad, la solidaridad y la fraternidad frente a tanta mirada paralizada y paralizante por los miedos y la exclusión, la especulación y la manipulación.

Hermanos: El Señor y su misión no son un “mientras tanto” en nuestra vida, algo pasajero, no son solo una Jornada Mundial de la Juventud, ¡son nuestra vida! de hoy y caminando.

Todos estos días de forma especial ha susurrado como música de fondo el “hágase” de María. Ella no solo creyó en Dios y en sus promesas como algo posible, le creyó a Dios, se animó a decir “sí” para participar en este ahora del Señor. Sintió que tenía una misión, se enamoró y eso lo decidió todo.

Ustedes sientan que tienen una misión, se dejen enamorar, y el Señor decidirá todo.

Y como sucedió en la sinagoga de Nazaret, el Señor, en medio nuestro, sus amigos y conocidos, vuelve a ponerse de pie, a tomar el libro y decirnos: «Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír» (Lc 4,21).

Queridos jóvenes, ¿quieren vivir la concreción de su amor? Que vuestro “sí” siga siendo la puerta de ingreso para que el Espíritu Santo nos regale un nuevo Pentecostés a la Iglesia y al mundo. Que así sea.

 

Casa ‘El Buen Samaritano’: Regalos para el Papa inspirados en el Cuidado la Casa Común

4 instituciones han participado en el encuentro

ENERO 27, 2019 21:05ROSA DIE ALCOLEAJORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

(ZENIT – 27 enero 2019).- El Santo Padre ha llegado a la 10:45 horas a la Casa Hogar ‘El Buen Samaritano’ este domingo 27 de enero de 2019, última jornada de la JMJ 2019 en Panamá, donde se ha encontrado con jóvenes que padecen las causas de diversas situaciones de enfermedad y dependencia.

La obra es mixta (hombres y mujeres), y se ubica en un espacio físico que da acogida a 10 varones y 5 mujeres, y se les acoge sin distinción de sexo, religión u orientación sexual, procedencia geográfica, carentes de recursos para vivir y afrontar la condición de VIH-Sida, y a quienes se da un acompañamiento integral, por un espacio de tiempo determinado según la condición física y anímica de cada individuo.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Coreano-412x275.jpgEs una obra social cristiana que tiene como orientación espiritual la parábola del Buen Samaritano, del Evangelio de san Lucas 15,25. El centro cuenta con una casa temporal para alojar personas que necesiten de cuidados especiales que le permitan su recuperación y regreso a sus hogares, y apoyan a personas externas de escasos recursos con VIH/sida.

A su llegada a la Casa, han recibido al Papa Francisco los directores de cuatro instituciones que brindan asistencia a los jóvenes: el Padre Domingo Escobar, de la Casa Hogar del Buen Samaritano; sor Lourdes Reiss, del Orfanato San José de Malambo; el Sr. Ariel López, Director del Centro Juan Pablo II; y el Director de Kkottonngae Panamá.

Vivir dignamente

Amor de Dios y solidaridad para vivir dignamente es el lema de la Casa Hogar, fundada en el año 2004, gracias a la donación de unos locales.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/cq5dam.web_.800.800-413x275.jpgLa Casa Hogar ‘El Buen Samaritano’, situada en el barrio Juan Díaz de Ciudad de Panamá, es un hogar para personas que viven con el VIH/sida y no cuentan con apoyo familiar, ni recurso económico para poder hacerle frente a la vida.

La Casa Hogar ‘El Buen Samaritano’ fue el lugar seleccionado para que el Pontífice rezara hoy, domingo, la oración del Ángelus. “Les agradezco lo que están haciendo aquí. Es grande, muy bello” les ha dicho a todos los presentes.

El Director del centro, el Presbítero Domingo Escobar, ha dado la bienvenida al Pontífice, en nombre de todas las personas presentes en el encuentro: “Sin merecerlo, el Señor se ha valido de estos indignos siervos para mostrar su rostro amoroso a los enfermos víctimas del VIH, a quienes batallan contra la drogadicción, a los que no tienen hogar, y a quienes sufren abandono extremo”.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Casa-6-413x275.jpg“Han entendido que Dios les ama”

Los enfermos de SIDA “han entendido que Dios les ama intensamente”, ha expresado el Presbítero Escobar, director de la Casa Hogar. “Gracias a la Divina Providencia, y a la buena voluntad de personas amigas, la ternura del Señor se manifiesta cada día en estas obras, y se muestra a estos prójimos nuestros que ve aquí”, ha dicho.

“Gracias Santo Padre, porque su visita está cargada de mucho significado”, ha concluido. “Para ellos y para nosotros, su presencia nos revela que Dios escucha nuestros gritos” ha confesado.

Canción del pequeño Abraham

Posteriormente se ha proyectado un video con imágenes de estos centros y testimonios gráficos de las distintas iniciativas.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/chica-413x275.jpgAsimismo, el joven Abraham, de 13 años, le ha cantado al Santo Padre una tierna canción de alabanza a Dios, ‘Hazme intrumento de tu paz’, inspirada en San Francisco de Asís. El pequeño es residente en la Casa Juan Pablo II, una de las 4 casas que alberga la Casa del Buen Samaritano.

Acto seguido el Sucesor de Pedro ha dirigido un mensaje a los 60 jóvenes presentes, representando a todos los jóvenes que son atendidos por estos centros juveniles y junto a ellos ha rezado la oración del Ángelus.

Cuidado de la Casa Común

El Papa ha recibido varios regalos de representantes de las diferentes fundaciones de caridad: Dos chicas con síndrome de down, de las escuelitas de Santa Teresa de Calcuta, le han regalado al Papa un cuadro con materiales recicables, llamado ‘El cuidado de la Casa Común’, inspirados por la Encíclica Laudato Si’.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Casa-7-413x275.jpgLos hermanos de Kkottonngae, naturales de Corea, han saludado al Papa con un gesto coreano, que Francisco ha respondido de manera espontánea, y le han agradecido a su oración y apoyo por la unidad y la paz de las dos Coreas.

Antes de su partida, el Santo Padre ha bendecido las primeras piedras de cuatro centros que los Hermanos de Jesús de Kkottonngae inagurarán en Jamaica, Paraguay, Argentina y Panamá próximamente.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/ciao-413x275.jpgEstatua El Buen Pastor

El Santo Padre ha regalado a la Casa Hogar ‘El Buen Samaritano’ una estatua del buen pastor, cuya iconografía está directamente inspirada en una estatua famosa, expuesta en el Museo Pio Cristiano de los Museos Vaticanos.

Se trata del “hallazgo paleocristiano más famoso entre los que se encuentran en los Museos del Papa”, así como es igualmente cierto que es “la Obra más simbólica del cristianismo primitivo”, indica la Santa Sede, en un comunicado. Proviene de las Catacumbas de San Calisto, que se remonta al siglo II dC. y que se encontró alrededor de 1760.

 

 

Panamá: El “rostro silencioso y maternal de la Iglesia”, en la Casa ‘El Buen Samaritano’

Palabras del Papa Francisco

ENERO 27, 2019 17:43ROSA DIE ALCOLEAJORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

(ZENIT– 27 enero 2019).- “Es fácil confirmar la fe de unos hermanos cuando se la ve actuar ungiendo heridas, sanando esperanza y animando a creer”, son las palabras de agradecimiento al Papa Francisco a los trabajadores de la Casa ‘El Buen Samaritano’, en Panamá.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Casa-1-413x275.jpgEl Papa ha visitado esta mañana, último día de su viaje apostólico a Panamá, la Casa Hogar ‘El Buen Samaritano’, donde también estaban presentes algunas personas del Centro Juan Pablo II, del Hogar San José de las Hermanas de la Caridad y de la “Casa del Amor”, de la Congregación Hermanos de Jesús Kkottonngae.

El buen Samaritano, así como todas vuestras casas, nos muestran que el prójimo es “en primer lugar una persona, alguien con rostro concreto, real y no algo a saltear o ignorar, sea cual sea su situación. Es rostro que revela nuestra humanidad tantas veces sufriente e ignorada”.

“Estar aquí es tocar el rostro silencioso y maternal de la Iglesia que es capaz de profetizar y crear hogar, crear comunidad”, ha anunciado el Papa. “El rostro de la Iglesia que normalmente no se ve y pasa desapercibido, pero es signo de la concreta misericordia y ternura de Dios, signo vivo de la buena nueva de la resurrección que actúa hoy en nuestras vidas”.

“Acá no nacen de nuevo solo los que podríamos llamar ‘beneficiarios primeros’ de vuestros hogares; aquí la Iglesia y la fe nacen y se recrean continuamente por medio de la caridad”.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Casa-3-413x275.jpgEl Papa ha alentado a los trabajadores de la caridad, en Ciudad de Panamá, con la Sagrada Escritura: “El Evangelio nos dice que una vez le preguntaron a Jesús: ‘¿Quién es mi prójimo?’ Él no respondió con teorías, ni hizo un discurso bonito o elevado, sino que utilizó una parábola ―la del Buen Samaritano―, un ejemplo concreto de la vida real que todos ustedes conocen y viven muy bien”.

“El prójimo es sobre todo un rostro que encontramos en el camino, –ha recordado– y por el cual nos dejamos mover y conmover: mover de nuestros esquemas y prioridades y conmover entrañablemente por lo que esa persona vive para darle lugar y espacio en nuestro andar”.

Este domingo, 27 de enero de 2019, el Santo Padre ha celebrado a las 8 horas la Misa de Envío con los jóvenes venidos de todo el mundo participar en la JMJ, y a las 18 horas regresará a Roma, tras celebrar el encuentro con todos los voluntarios que han trabajado en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Panamá.

***

Palabras del Papa Francisco

Estimados directores, colaboradores y agentes de pastoral, Amigas y amigos:

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Casa-4-413x275.jpgGracias padre Domingo por las palabras que, en nombre de todos, me ha dirigido. He deseado mucho este encuentro con ustedes, que están aquí en el hogar El Buen Samaritano, y también con los demás jóvenes presentes del Centro Juan Pablo II, del Hogar San José de las Hermanas de la Caridad y de la “Casa del Amor”, de la Congregación Hermanos de Jesús Kkottonngae. Estar hoy con ustedes es para mí un motivo para renovar la esperanza. Gracias por permitirlo.

Preparando este encuentro pude leer el testimonio de un miembro de este hogar que me tocó el corazón porque decía: «aquí yo nací de nuevo». Este hogar, y todos los centros que ustedes representan, son signo de esa vida nueva que el Señor nos quiere regalar. Es fácil confirmar la fe de unos hermanos cuando se la ve actuar ungiendo heridas, sanando esperanza y animando a creer. Acá no nacen de nuevo solo los que podríamos llamar “beneficiarios primeros” de vuestros hogares; aquí la Iglesia y la fe nacen y se recrean continuamente por medio de la caridad.

Comenzamos a nacer de nuevo cuando el Espíritu Santo nos regala los ojos para ver a los demás, como nos decía el P. Domingo, no solo como nuestros vecinos ―que eso es ya decir mucho― sino como nuestros prójimos.

El Evangelio nos dice que una vez le preguntaron a Jesús: ¿Quién es mi prójimo? (cf. Lc 10,29). Él no respondió con teorías, ni hizo un discurso bonito o elevado, sino que utilizó una parábola ―la del Buen Samaritano―, un ejemplo concreto de la vida real que todos ustedes conocen y viven muy bien. El prójimo es sobre todo un rostro que encontramos en el camino, y por el cual nos dejamos mover y conmover: mover de nuestros esquemas y prioridades y conmover entrañablemente por lo que esa persona vive para darle lugar y espacio en nuestro andar. Así lo entendió el buen Samaritano ante el hombre que había quedado medio muerto al borde del camino no solo por unos bandidos sino también https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Casa-5-413x275.jpgpor la indiferencia de un sacerdote y de un levita que no se animaron a ayudar, porque la indiferencia también hiere y mata. Unos por unas míseras monedas, los otros por miedo a contaminarse, por desprecio o disgusto social no tenían problema en dejar tirado en la calle a ese hombre. El buen Samaritano, así como todas vuestras casas, nos muestran que el prójimo es en primer lugar una persona, alguien con rostro concreto, real y no algo a saltear o ignorar, sea cual sea su situación. Es rostro que revela nuestra humanidad tantas veces sufriente e ignorada.

Es rostro que incomoda hermosamente la vida porque nos recuerda y pone en el camino de lo verdaderamente importante y nos libra de banalizar y volver superfluo nuestro seguimiento del Señor.

Estar aquí es tocar el rostro silencioso y maternal de la Iglesia que es capaz de profetizar y crear hogar, crear comunidad. El rostro de la Iglesia que normalmente no se ve y pasa desapercibido, pero es signo de la concreta misericordia y ternura de Dios, signo vivo de la buena nueva de la resurrección que actúa hoy en nuestras vidas.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Casa-7-413x275.jpgCrear “hogar” es crear familia; es aprender a sentirse unidos a los otros más allá de vínculos utilitarios o funcionales que nos hagan sentir la vida un poco más humana.

Crear hogar es permitir que la profecía tome cuerpo y haga nuestras horas y días menos inhóspitos, indiferentes y anónimos. Es crear lazos que se construyen con gestos sencillos, cotidianos y que todos podemos realizar. Un hogar, y lo sabemos todos muy bien, necesita de la colaboración de todos. Nadie puede ser indiferente o ajeno, ya que cada uno es piedra necesaria en su construcción. Y eso implica pedirle al Señor que nos regale la gracia de aprender a tenernos paciencia, a perdonarse; aprender todos los días a volver a empezar. Y, ¿cuántas veces perdonar o volver a empezar? Setenta veces siete, todas las necesarias. Crear lazos fuertes exige de la confianza que se alimenta todos los días de la paciencia y el perdón.

Así se produce el milagro de experimentar que aquí se nace de nuevo, aquí todos nacemos de nuevo porque sentimos actuante la caricia de Dios que nos posibilita soñar el mundo más humano y, por tanto, más divino.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/4-492x275.pngGracias a todos ustedes por el ejemplo y generosidad; gracias a sus Instituciones, a los voluntarios y a los bienhechores. Gracias a cuantos hacen posible que el amor de Dios se haga cada vez más concreto y real, mirando a los ojos de los que están a nuestro alrededor y reconociéndonos como prójimos.

Ahora que vamos a rezar el Ángelus, los confío a nuestra Madre la Virgen. Le pedimos a Ella, que como buena Madre sabe de ternura y de projimidad, nos enseñe a estar atentos para descubrir cada día quién es nuestro prójimo y nos anime a salir con rapidez a su encuentro, y poder darle un hogar, un abrazo donde encuentre cobijo y amor de hermanos. Una misión en la que todos estamos involucrados.

Los invito ahora a poner bajo su manto todas sus inquietudes y necesidades, aquellos dolores que llevan, las heridas que padecen, para que, como Buena Samaritana, venga a nosotros y nos auxilie con su maternidad, con su ternura, con su sonrisa de Madre.

Oración del Ángelus

 

 

JMJ 2019: Encuentro del Papa con los voluntarios nacionales e internacionales

En el Estadio Rommel Fernández, Panamá

ENERO 28, 2019 01:21ROSA DIE ALCOLEAJORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

(ZENIT – 27 enero 2019).- Antes de regresar a Roma, el Papa Francisco, sin perder la sonrisa a pesar del calor y del cansancio, se ha encontrado con los voluntarios Voluntarios nacionales e internacionales que han trabajado en la organización y desarrollo de la Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019, en el Estadio Rommel Fernández Juan Díaz.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/V2-413x275.jpg19.500 voluntarios de corto y largo plazo se han inscrito para la Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019. De ellos, 2.445 son voluntarios internacionales. Los países con mayor número de voluntarios son Colombia, Brasil, Costa Rica, México y Polonia.

El Santo Padre ha llegado a las 16:10 hora local al gran estadio, ha sido recibido por el Arzobispo, monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, y juntos han recorrido el recinto en un pequeño carro eléctrico.

Cristianos, musulmanes, budistas y judíos

El Coordinador General de la Jornada Mundial de la Juventud 2019, padre Rómulo Aguilar, ha presentado a los voluntarios, de orígenes diversos: cristianos, musulmanes, budistas y judíos. “Incluso algunos llenaron el formulario de participación sin convicción de fe alguna, movidos por la generosidad humana y nada más”, ha señalado.

“Trabajaron duro, Santo Padre. Algunos de ellos tienen dos años tras bambalinas, construyendo esta realidad de la JMJ. Un grupo de ellos dejó sus países, sus carreras, sus familias y sus planes personales”, ha valorado el sacerdote panameño.

Asimismo, tres jóvenes han dado su testimonio al Pontífice, entre ellos el polaco Bartosz Placak, la panameña Stella Maris del Carmen Deville y una voluntaria procedente de Lisboa, la nueva sede de la JMJ, Maria Margarida.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/V5-413x275.jpgMusical de la Anunciación

Un grupo de artistas panameños y centroamericanos han representado la Anunciación del ángel Gabriel a la Virgen María, con un animado musical, en el que no ha faltado la música caribeña, rap y ritmos latinos como banda sonora de una marchosa coreografía.

El Arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa Mendieta, ha agradecido a los chicos su esfuerzo: “Cada uno de ustedes, sostuvo con su entrega el desarrollo de esta Jornada Mundial de la Juventud. Son la prueba visible que hay esperanza entre nuestros jóvenes, que es posible encontrar personas dispuestas a sacrificarse por los demás. Este es un testimonio muy fuerte y creíble”.

Finalmente, el Papa Francisco ha pronunciado un mensaje a los jóvenes voluntarios, que ha terminado con un momento de oración, y la bendición apostólica.

“Vayan adelante, Dios sabe perdonar”

Francisco ha dado a las gracias a tantos voluntarios internacionales y nacionales: “Han preparado cada detalle con alegría, creatividad y compromiso, y con mucha oración. Porque las cosas rezadas se sienten y se viven con hondura. La oración le da espesura, le da vitalidad a todo lo que hacemos”.

Asimismo, el Santo Padre ha animado a los jóvenes: “No se asusten si ven sus pecados, no se asusten si ven sus debilidades. Vayan adelante con lo que tenga encima, vayan adelante, que Dios sabe perdonar todas las cosas”.

Contribuir con su país

Para los miles de panameños que han estado preparando el evento durante muchos meses, el voluntariado es una oportunidad para reflexionar sobre el fruto de su trabajo en su país.

“Es realmente conmovedor saber que parte de lo que he hecho ha contribuido a este gran acontecimiento, y saber que en este pequeño país de Panamá miles de jóvenes se están reuniendo para compartir sus creencias y su gratitud”, dice la voluntaria Carolina Tapia, de 22 años, de Panamá. “Para muchos de nosotros, será la única oportunidad que tendremos de ver al Papa porque muchos de los voluntarios hemos estado trabajando en sitios alejados de los actos principales”.

 

 

Misa de Envío: La juventud del Papa, comprometida a decir ‘sí’

Lisboa, sede de la JMJ 2022

ENERO 28, 2019 03:22ROSA DIE ALCOLEAJORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

(ZENIT – 27 enero 2019).- La Misa de Envío de la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá, presidida por el Papa Francisco, ha sido una fiesta de alegría, testimonio y color, que ha supuesto la clausura de la JMJ 2019, pero a la vez punto de partida para los miles de jóvenes que regresarán a sus países como misioneros.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/M1-413x275.jpgSerá el ‘sí’ lo que estos miles de jóvenes de los cinco continentes lleven a sus países, el ‘sí’ valiente, sin miedo, que como María, deja el camino abierto a la voluntad de Dios. “Dios es real porque el amor es real, Dios es concreto porque el amor es concreto”, es el mensaje que ha dejado el Papa a los muchachos de todos los países.

“Ustedes jóvenes, deben pelear por su espacio hoy, porque la vida es hoy, nadie te puede prometer un día del mañana, tu vida hoy es hoy, tu jugarte es hoy, tu espacio es hoy. ¿Cómo estás respondiendo a esto?”, una vez más, el Pontífice los apela en su misión.

El grito de “¡¡Esta es la juventud del Papa!!” ha acompañado al Papa hasta el último momento de esta JMJ, en la que han participado más de 100.000 peregrinos de otros países, y otros miles se han sumado de Panamá.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/Papa-3-413x275.jpg5 jóvenes de diferentes países han leído las peticiones en la plegaria, en inglés, francés, portugués, italiano y español, en el Campo de San Juan Pablo II, en Metro Park, Ciudad de Panamá.

Del mismo modo, para entregar las ofrendas al Santo Padre, han subido al altar varios chichos y chicas de Latinoamérica envueltos en sus coloridas banderas.

JMJ Lisboa 2022

Al final de la Misa, el Cardenal Kevil Joseph Farrel, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, ha anunciado que Lisboa será la sede para la próxima Jornada Mundial de los Jóvenes, en el verano de 2022.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/39935715983_69881d6d78_k-412x275.jpgEl Presidente Juan Carlos Varela y su mujer han estado presentes en esta Eucaristía, que el Papa ha dado por concluida rezando a la Virgen, representada en la imagen de Santa María la Antigua, Patrona de Panamá.

Al final de la celebración, el Santo Padre ha dado gracias a Dios por habernos dado la posibilidad de compartir estos días y vivir nuevamente esta Jornada Mundial de la Juventud, y ha agradecido la acogida al Presidente de la República de Panamá, así como al Arzobispo Mons. José Domingo Ulloa.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/M2-413x275.jpg“Estamos en camino”

Como hemos escuchado tantas veces durante estos días en el Himno de esta JMJ: “Somos peregrinos que venimos hoy aquí desde continentes y ciudades”. Estamos en camino, sigan caminando, sigan viviendo la fe y compartiendo la fe. Y No se olviden que no son el mañana, no son el “mientras tanto” sino el ahora de Dios.

“Vuelvan a su parroquias y comunidades, a sus familias y a sus amigos, y transmitan esta experiencia, para que otros puedan vibrar con esa fuerza e ilusión que ustedes tienen. Y con María sigan diciendo “sí” al sueño que Dios sembró en ustedes”, ha invitado Francisco a los jóvenes.

 

 

Lisboa será la sede de la Jornada Mundial de la Juventud 2022

Anunciado en la Misa de Envío de la JMJ Panamá 2019

ENERO 27, 2019 16:12ROSA DIE ALCOLEAJORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

(ZENIT – 27 enero 2019).- Portugal será el país anfitrión de la próxima Jornada Mundial de la Juventud, que tendrá lugar en 2022, ha anunciado el Cardenal Kevin Joseph Farrell, Prefecto para los Laicos, la Familia y la Vida, al término de la Misa de Envío de la JMJ Panamá 2019, el domingo, 27 de enero de 2019.

El encuentro internacional de los jóvenes católicos será en Lisboa, tras haberse celebrado en Ciudad de Panamá del 22 al 27 de enero de 2019.

La Jornada Mundial de la Juventud ha tenido las siguientes sedes internacionales:  Roma 1984-85, Buenos Aires 1987, Santiago de Compostela 1989, Czestochowa 1991, Denver 1993, Manila 1995, París 1997, Roma 2000, Toronto 2002, Alemania 2005, Sidney 2008, Madrid 2011, Rio de Janeiro 2013, Cracovia 2016 y Panamá 2019.

 

 

SANTO TOMÁS DE AQUINO*
Doctor de la Iglesia

Memoria

— El camino hacia Dios: piedad y doctrina.

— Autoridad de Santo Tomás. Necesidad de formación.

— La doctrina, alimento de la piedad.

I. En la asamblea le da la palabra, el Señor lo llena de espíritu de sabiduría e inteligencia, lo viste con un traje de honor1.

Cuando Santo Tomás tenía aún pocos años solía preguntar reiteradamente a su maestro de Montecassino: «¿Quién es Dios?», «explicadme qué cosa es Dios». Y pronto comprendió que para conocer al Señor no bastan los maestros y los libros. Se necesita además que el alma le busque de verdad y se entregue con corazón puro, humilde, y con una intensa oración. En él se dio una gran unión entre doctrina y piedad. Nunca comenzó a escribir o a enseñar sin haberse encomendado antes al Espíritu Santo. Cuando trabajaba en el estudio y exposición del Sacramento de la Eucaristía solía bajar a la capilla y pasar largas horas delante del Sagrario.

Dotado de un talento prodigioso, Santo Tomás llevó a cabo la síntesis teológica más admirable de todos los tiempos. Su vida, relativamente corta, fue una búsqueda profunda y apasionada del conocimiento de Dios, del hombre y del mundo a la luz de la Revelación divina. El saber antiguo de los autores paganos y de los Santos Padres le proporcionó elementos para llevar a cabo una síntesis armoniosa de razón y fe que ha sido propuesta repetidamente por el Magisterio de la Iglesia como modelo de fidelidad a la Iglesia y a las exigencias de un sano razonamiento.

Santo Tomás es ejemplo de humildad y de rectitud de intención en el trabajo. Un día, estando en oración, oyó la voz de Jesús crucificado que le decía: «Has escrito bien de Mí, Tomás: ¿qué recompensa quieres por tu trabajo?». Y él respondió: «Señor, no quiero ninguna cosa, sino a Ti»2. También en este momento se manifestaron la sabiduría y la santidad de Tomás, y nos enseña lo que hemos de pedir y desear nosotros sobre cualquier otra cosa.

Con su enorme talento y sabiduría, siempre tuvo conciencia de la pequeñez de su obra ante la inmensidad de su Dios. Un día en que había celebrado la Santa Misa con especial recogimiento, decidió no volver a escribir más: dejó inconclusa su obra magna, la Suma Teológica. Y ante las preguntas insistentes de sus colaboradores acerca de la interrupción de su trabajo, contestó el Santo: «Después de lo que Dios se dignó revelarme el día de San Nicolás, me parece paja todo cuanto he escrito en mi vida, y por eso no puedo escribir más»3. Dios es siempre más de lo que puede pensar la inteligencia más poderosa, de lo que desea el corazón más sediento.

El Doctor Angélico nos enseña cómo hemos de buscar a Dios: con la inteligencia, con una honda formación, adecuada a las peculiares circunstancias de cada uno, y con una vida de amor y de oración4.

II. El Magisterio de la Iglesia ha recomendado frecuentemente a Santo Tomás como guía de los estudios y de la investigación teológica. La Iglesia ha hecho suya esta doctrina, por ser la más conforme con las verdades reveladas, las enseñanzas de los Santos Padres y la razón natural5. Y el Concilio Vaticano II recomienda profundizar en los misterios de la fe y descubrir su mutua conexión «bajo el magisterio de Santo Tomás»6. Los principios de Santo Tomás son faros que arrojan luz sobre los problemas más importantes de la filosofía y hacen posible entender mejor la fe en nuestro tiempo7.

La fiesta de Santo Tomás trae a nuestra meditación de hoy la necesidad de una sólida formación doctrinal religiosa, soporte indispensable de nuestra fe y de una vida plenamente cristiana en toda ocasión. Solo así, meditando y estudiando los puntos capitales de la doctrina católica, enriqueceremos nuestro vivir cristiano y podremos contrarrestar mejor esa ola de ignorancia religiosa que, a todos los niveles, recorre el mundo. Si tenemos buena doctrina en nuestra inteligencia no estaremos a merced de los estados de ánimo y del solo sentimiento, que puede ser frágil y cambiante. En ocasiones esta formación comienza por el repaso del Catecismo de la doctrina cristiana y por la constancia en la lectura espiritual que nos indica quién aconseja a nuestra alma.

La formación adecuada, profunda, es imprescindible en una época en que la confusión y los errores doctrinales se multiplican y los medios a través de los cuales pueden difundirse son más abundantes y poderosos (lecturas, televisión, radio, etc.). Es necesario decir «creo todo lo que Dios ha revelado», pero esta fe entraña el compromiso de no desentenderse de lograr una mejor y más profunda comprensión de los misterios de la fe, según las propias circunstancias, pues en caso contrario no daríamos importancia a aquello que Dios, en su infinito amor, ha querido revelarnos para que crecieran la fe, la esperanza y la caridad. Santa Teresa de Jesús decía que «quien más conoce a Dios, más fácil se le hacen las obras»8, interpreta con una visión más aguda los acontecimientos, santifica mejor su quehacer y encuentra sentido al dolor que toda vida lleva consigo. «No sé cuántas veces me han dicho –escribe un autor de nuestros días– que un anciano irlandés que solo sepa rezar el Rosario puede ser más santo que yo, con todos mis estudios. Es muy posible que así sea; y por su propio bien, espero que así sea. No obstante, si el único motivo para hacer tal afirmación es el de que sabe menos teología que yo, ese motivo no me convence; ni a mí ni a él. No le convencería a él, porque todos los ancianos irlandeses con devoción al Santo Rosario y al Santísimo que he conocido (y muchos de mis antepasados lo han sido) estaban deseosos de conocer más a fondo su fe. No me convencería a mí, porque si bien es evidente que un hombre ignorante puede ser virtuoso, es igualmente evidente que la ignorancia no es una virtud. Ha habido mártires que no hubieran sido capaces de enunciar correctamente la doctrina de la Iglesia, siendo el martirio la máxima prueba del amor. Sin embargo, si hubieran conocido más a Dios, su amor habría sido mayor»9. Y nosotros sabremos amar más a Jesús si ponemos empeño en conocerle a Él y en conocer su doctrina, que se nos transmite en la Iglesia. Por esto, hoy, que celebramos a este Santo Doctor de la Iglesia, es oportuno que nos preguntemos si ponemos verdadero interés en aprovechar aquellos medios de formación que tenemos a nuestro alcance, y si sentimos la urgencia de una adecuada formación doctrinal que contrarreste esa enorme ola de ignorancia y de error que se abate sobre tantos fieles indefensos.

III. Considerando la vida y la obra de Santo Tomás, advertimos cómo la piedad exige doctrina; por eso, la formación nos lleva a una piedad profunda, manifestada casi siempre de modo sencillo. En el autógrafo de la Suma contra Gentiles se encuentran, por ejemplo, las palabras del Ave María repartidas por los márgenes, como jaculatorias que ayudaban al Santo a mantener el corazón encendido. Y cuando quería probar la pluma, lo hacía escribiendo estas y otras jaculatorias10. Todos sus escritos y sus enseñanzas orales llevan a amar más a Dios, con más profundidad, con más ternura. De él es esta sentencia: de la misma manera que quien poseyese un libro en el que estuviera contenida toda la ciencia solo buscaría saber este libro, así nosotros no debemos sino buscar solo a Cristo, porque en Él, como dice San Pablo, están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia11. Toda la doctrina que aprendemos nos ha de llevar a amar a Jesús, a desear servirle con más prontitud y alegría.

«Piedad de niños y doctrina de teólogos», solía inculcar San Josemaría Escrivá, porque la fe firme, cimentada sobre sólidos principios doctrinales, se manifiesta frecuentemente en una vida de infancia en la que nos sentimos pequeños ante Dios y nos atrevemos a manifestarle el amor a través de cosas muy pequeñas, que Él bendice y acoge con una sonrisa, como hace un padre con su hijo. El amor -enseñó Santo Tomás lleva al conocimiento de la verdad12, y todo el conocimiento está ordenado a la caridad como a su fin13. El conocimiento de Dios debe llevar a realizar frecuentes actos de amor, a una disposición firme de trato amable, sin miedos, con Él. Mientras la mente atiende al pequeño deber de cada momento, el corazón está fijo en Dios, recibiendo el suave impulso de la gracia, que la hace tender hacia el Padre, en el Hijo y por el Espíritu Santo.

Una formación doctrinal más profunda lleva a tratar mejor a la Humanidad Santísima del Señor, a la Virgen, Madre de Dios y Madre nuestra, a San José, «nuestro Padre y Señor», a los ángeles custodios, a las benditas almas del Purgatorio... Examinemos hoy cómo es nuestro empeño por adquirir esa formación sólida y cómo la difundimos a nuestro alrededor -con naturalidad y como quien da un tesoro en la propia familia, entre los amigos... y siempre que tenemos la menor oportunidad.

1 Antífona de entrada. Eclo 15, 5. — 2 Cfr. Fontes vitae Sancti Tomae, p. 108. — 3 Bartolomé de Capua, en el Proceso napolitano de canonización, n. 79: Fontes vitae Sancti Tomae, p. 3777. — 4 Cfr. Juan Pablo II, Discurso en la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino, 17-XI-1979. — 5 Cfr. Juan XXIII, Alocución 28-IX-1960. — 6 Conc. Vat. II, Decr. Optatam totius, 16. — 7 Cfr. Pablo VI, Carta Apost. Lumen Ecclesiae, 20-XI-1974, 29. — 8 Santa Teresa, Fundaciones, 3, 5. — 9 F. J. Sheed, Teología para todos, Palabra, 4ª ed., Madrid 1982, pp. 15-16. — 10 Cfr. Santo Tomás, Suma contra Gentiles, ed. Leonina, vol. 13, Pref. p. VIII b. — 11 Cfr. ídem, Comentario sobre la Epístola a los Tesalonicenses, 2, 3, 1 — 12 Cfr. ídem, Comentario al Evangelio de San Juan, 5, 6. — 13 Cfr. ibídem, 15, 2.

Nació hacia el año 1225 en el castillo de Roccaseca, de Aquino, cerca de Montecassino (Italia). Estudió primero en la abadía benedictina de este lugar y luego en Nápoles; a los veinte años ingresó en la Orden de Predicadores, a pesar de la fuerte oposición familiar. Fue maestro de Filosofía y Teología en Roma, Nápoles, Viterbo y, principalmente, en Colonia y París. Elaboró la primera síntesis teológica, partiendo de la filosofía de Aristóteles, de la teología de San Agustín y de la Sagrada Escritura. Su gran piedad se trasluce de modo especial en sus sermones y en el Oficio que compuso para la fiesta del Corpus Christi. El Magisterio de la Iglesia, desde su muerte, ha hecho suya su doctrina «por estar más conforme que ninguna otra con las verdades reveladas, las enseñanzas de los Santos Padres y la recta razón» (Juan XXIII). Su autoridad doctrinal es universalmente reconocida.

Murió cerca de Terracina el 7 de marzo de 1274, cuando se dirigía al Concilio de Lyón. Su fiesta se celebra hoy, 28 de enero, día en que su cuerpo fue trasladado a Toulouse, en el año 1639. Fue canonizado y declarado Doctor de la Iglesia en el año 1323.

 

“Servir al Señor y a los hombres”

Cualquier actividad –sea o no humanamente muy importante– ha de convertirse para ti en un medio de servir al Señor y a los hombres: ahí está la verdadera dimensión de su importancia. (Forja, 684)

No me aparto de la verdad más rigurosa, si os digo que Jesús sigue buscando ahora posada en nuestro corazón. Hemos de pedirle perdón por nuestra ceguera personal, por nuestra ingratitud. Hemos de pedirle la gracia de no cerrarle nunca más la puerta de nuestras almas.
No nos oculta el Señor que esa obediencia rendida a la voluntad de Dios exige renuncia y entrega, porque el Amor no pide derechos: quiere servir. El ha recorrido primero el camino. Jesús, ¿cómo obedeciste tú? Usque ad mortem, mortem autem crucis, hasta la muerte y muerte de la cruz. Hay que salir de uno mismo, complicarse la vida, perderla por amor de Dios y de las almas. He aquí que tú querías vivir, y no querías que nada te sucediera; pero Dios quiso otra cosa. Existen dos voluntades: tu voluntad debe ser corregida, para identificarse con la voluntad de Dios; y no la de Dios torcida, para acomodarse a la tuya.
Yo he visto con gozo a muchas almas que se han jugado la vida ‑como tú, Señor, usque ad mortem‑, al cumplir lo que la voluntad de Dios les pedía: han dedicado sus afanes y su trabajo profesional al servicio de la Iglesia, por el bien de todos los hombres.
Aprendamos a obedecer, aprendamos a servir: no hay mejor señorío que querer entregarse voluntariamente a ser útil a los demás. Cuando sentimos el orgullo que barbota dentro de nosotros, la soberbia que nos hace pensar que somos superhombres, es el momento de decir que no, de decir que nuestro único triunfo ha de ser el de la humildad. Así nos identificaremos con Cristo en la Cruz, no molestos o inquietos o con mala gracia, sino alegres: porque esa alegría, en el olvido de sí mismo, es la mejor prueba de amor. (Es Cristo que pasa, 19)

 

 

Dejarse sorprender por un Padre bueno

Artículo de Monseñor Fernando Ocáriz, prelado del Opus Dei, publicado el 26 de enero de 2019 en el periódico La Razón, en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud 2019.

Artículos27/01/2019

Opus Dei - Dejarse sorprender por un Padre buenoEl Papa Francisco saluda al prelado del Opus Dei, Fernando Ocáriz, en marzo de 2017.

La Razón Dejarse sorprender por un Padre bueno (Descarga en PDF)

Al ver el cielo, obra de tus manos, la luna y las estrellas que has creado: ¿qué es el hombre para que pienses en él, el ser humano para que lo cuides? (Sal 8, 4-5). Estas palabras del salmista reflejan la profundidad del asombro que se despierta en el alma cuando una persona contempla la inmensidad del universo, y al mismo tiempo descubre que, a pesar de su propia pequeñez, es amada incondicionalmente por Dios como es, por sí misma.

Sin embargo, a veces quizás tengamos la sensación de que esta experiencia de plenitud es admirable, bonita, pero inalcanzable. Tenemos la impresión, de la que nos prevenía san Josemaría, de que Dios se encuentra allá lejos, donde brillan las estrellas, y no realmente cerca de nosotros, que nos vemos sumergidos en la vorágine de la vida, repleta de ocupaciones, proyectos, cosas para hacer. De vez en cuando surgen dudas en nuestro interior: ¿Todo esto para qué? ¿Qué sentido tiene que haga esto o aquello? ¿A dónde quiero llegar? ¿Qué busco realmente? Son reclamos que se despiertan en nuestra alma, que anhela algo más, y con la asistencia del Espíritu Santo nos abren a grandes horizontes.

La juventud es un momento especialmente oportuno para plantearse esos interrogantes, pues esta etapa se despliega llena de posibilidades, grandes retos y decisiones que marcarán el rumbo de la existencia. Late en ella el deseo de exprimir a fondo el tiempo y de acertar con el propio proyecto de vida. Es necesario, por tanto, tener espacios y tiempos de reflexión, de maduración, de considerar lo vivido hasta el momento, para redescubrir el presente –lo que cada uno es– y proyectar el futuro.

Ninguno de nosotros está aquí por accidente; Dios nos ha puesto en esta tierra para tomar parte en algo grande, para colaborar con Él en la historia de la humanidad. Nadie le es indiferente. Para cada uno tiene un plan.

Pero esto puede dar un poco de miedo, porque implica salir de lo inmediato y de lo que parece seguro. En su mensaje para la preparación de la Jornada Mundial de la Juventud, que tiene lugar en Panamá, el Papa Francisco decía a los jóvenes: Os invito a mirar dentro de vosotros y «dar un nombre» a vuestros miedos. (...) Preguntaos: hoy, en mi situación concreta, ¿qué es lo que me angustia, qué es lo que más temo? ¿Por qué no tengo el valor para tomar las decisiones importantes que debo tomar? Y luego animaba: El miedo nunca debe tener la última palabra, sino que nos da la ocasión para realizar un acto de fe en Dios… y también en la vida. Esto significa creer en la bondad fundamental de la existencia que Dios nos ha dado, confiar en que él nos lleva a un buen final a través también de las circunstancias y vicisitudes que a menudo son misteriosas para nosotros.

Detrás de los grandes interrogantes, Dios quiere abrirnos un panorama de grandeza y de belleza, que se oculta quizás a nuestros ojos. Es necesario confiar en Él y dar un paso hacia su encuentro, y quitarnos el miedo de pensar que, si lo hacemos, perderemos muchas cosas buenas de la vida. La capacidad que tiene de sorprendernos es mucho mayor que cualquiera de nuestras expectativas.

Las propuestas de Dios para nosotros, como la que le hizo a María, no son para apagar sueños, sino para encender deseos, para hacer que nuestra vida fructifique y haga brotar muchas sonrisas y alegre muchos corazones, afirmaba también el Papa en el video-mensaje sobre la Jornada Mundial de la Juventud, considerando el ejemplo de la Virgen María, que con su "sí" generoso a Dios, cambió para siempre el curso de la historia.

Fernando Ocáriz Braña, Prelado del Opus Dei

 

 

El Prelado: «La amistad misma ya es apostolado»

Catequesis de Mons. Fernando Ocáriz en Panamá con universitarios y bachilleres, en el marco de la JMJ.

Del Prelado27/01/2019

Opus Dei - El Prelado: «La amistad misma ya es apostolado»

25 de enero de 2019

El prelado acudió al Centro Universitario Entremares, centro del Opus Dei muy cercano al Campo Santa María La Antigua, epicentro de algunas de las principales reuniones de la Jornada Mundial de la Juventud.

En Entremares celebró la Santa Misa. En la breve homilía hizo alusión a la festividad de la Conversión de san Pablo. Animó a los presentes a pedir al apóstol de las gentes por la conversión de cada uno de los asistentes a los actos con el Santo Padre: “No solo por conversiones de gente que no tiene la fe sino también para que cada uno de nosotros dé pasos adelante hacia el Señor”.

Tenemos que desear “la conversión permanente”, señaló. “Como san Pablo, nos encontramos continuamente con el Señor, que nos dice: ‘¿A qué esperas? ¿Por qué te retrasas? ’ Pidamos al Señor que nos haga reaccionar”. Solicitó también oraciones por los cristianos perseguidos o que encuentran especiales dificultades.

‘¿A qué esperas? ¿Por qué te retrasas? ’

Mons. Ocáriz se trasladó luego al Centro de Convenciones Vasco Núñez de Balboa, donde tuvo su primera tertulia de catequesis en el marco de la JMJ. Al comienzo, se entretuvo unos minutos con un grupo de jóvenes que habían acudido desde Venezuela. A la primera catequesis asistieron más de 1.500 chicas procedentes de diversos países: desde Panamá hasta Filipinas. Las jóvenes le recibieron haciendo una “ola especial”, en alusión a los dos mares (Atlántico y Pacífico) en los que se encuentra Panamá.

https://odnmedia.s3.amazonaws.com/image/opus-dei-265f986820e820249a1b2587482696cf.jpgNada más comenzar, el prelado pidió oraciones por el Papa Francisco. También habló sobre la alegría, diciendo que “nuestra finalidad es querer cada día más al Señor” y que estando cada una en su sitio es donde le espera la felicidad. Zugeilys, de Panamá, hizo la primera pregunta. Después continuaron María José (Colombia), Natalia (Brasil), Guadalupe (Uruguay), Sofía (El Salvador), Karin (Chile), Regina (México), Tita (Guatemala) y María Gabriela (Brasil).

“Es posible sufrir, es posible llorar, pero ¿estar tristes?, no", dijo el prelado. También habló sobre la vocación que Dios tiene para cada una y cada uno. “Hay que tener valentía para querer, no solo para ver. Cuando decimos sí al Señor, es por una gracia interior. No hay que temer porque la vocación, cualquier vocación, es un don que Él nos hace”.

Por eso, “hemos de poner de nuestra parte ese ‘sí quiero’. Luego, hay que dejarse aconsejar, hacer oración y acudir con toda la frecuencia que se pueda a la Eucaristía”. También habló ampliamente de la libertad: “Porque para comprometerse hay que hacerlo libremente. El compromiso es un modo de ejercer la libertad”, recordó.

Finalmente, mencionó la importancia de la amistad. “Cuando hay verdadera amistad, hay interés por la otra persona. Si es verdaderamente amiga –dijo a una de las participantes-, ella se interesará por tus cosas y tú por las suyas. Ése es un punto de partida y, poco a poco, la amistad se convierte en apostolado; y juntas os acercaréis al Señor”.

Tras recibir a algunas familias, el prelado celebró por la tarde otro encuentro de catequesis con universitarios. Unos 900 jóvenes, la mayoría de Centroamérica, llenaban la sala. Al entrar, se detuvo a saludar a Gerardo, un muchacho en silla de ruedas que recibe formación cristiana en un centro del Opus Dei. Gerardo le regaló al prelado una estampa de san Óscar Romero.

En esa catequesis, Mons. Ocáriz señaló que “san Josemaría nos ha recordado que podemos encontrar al Señor en los momentos de la vida ordinaria. La santidad está al alcance de todos: en el trabajo, en el deporte, en la familia… en todo”. Y añadió: “A veces no entendemos eventos que nos ocurren o que ocurren en el mundo. Para eso, ayuda tener fe”.

https://odnmedia.s3.amazonaws.com/image/opus-dei-e4a4cdb7615d1ea183463cf0ab4496ec.jpg

Clemente, de Chile, tiene 22 años de edad y pidió al prelado una reflexión para los jóvenes que están considerando la vocación al celibato apostólico. . “Si una persona ve que es el camino que Dios le señala –por las circunstancias, por los signos y por los consejos de quienes les conocen-, que se lance a ello", le respondió. "No hace un favor a Dios con el celibato apostólico. Es Él quien nos está haciendo un don. Recuerda lo que Jesús dijo a la Samaritana: ‘Si conociérais el don de Dios, y quién es el que te lo da...’”.

Francisco, de México, contó que hace dos años estaba muy alejado de Dios y que hoy vive en un Centro de la Obra. “¿Cómo hacer para no abandonar la oración diaria?”, preguntó. El prelado confirmó que ser fieles a un rato de conversación diaria con Dios cuesta. “El catecismo habla de ‘combate’ al hablar de la oración. Requiere esfuerzo. Pero siempre, aunque haya salido mal, ha valido la pena hacerla. Hay muchos métodos para hacer oración. Uno es leer el Evangelio, meterse en las escenas, tratar en ellas al Señor”.

Un joven nicaragüense mencionó las dificultades que atraviesa su país. “No hay que perder la esperanza –respondió el prelado-. Rezad, porque rezando ya hacemos mucho. La Cruz es un misterio, no la entendemos. Es cuestión de fe”.

Otro le preguntó sobre qué hacer cuando se toma una decisión equivocada: “Nadie escoge el mal por el mal. Algo bueno vemos en el mal para escogerlo”. Lo importante es “ser muy sinceros con nosotros mismos para saber que lo que nos hace felices es el bien, el amor, el Amor más grande que es Dios”.

El prelado concluyó con una llamada al optimismo: “No hemos de desanimarnos; san Josemaría nos enseñó a comenzar y recomenzar. Recomenzar siempre acudiendo en primer lugar a donde está la fuerza: en la confesión y en la Eucaristía; en las buenas amistades; en el consejo…”.

 

Al concluir, los participantes le regalaron un sombrero típico de Guatemala, bandas de mano de la JMJ y una imagen de la Virgen.

24 de enero de 2019

Mons. Fernando Ocáriz aterrizó el jueves a las 6.45 de la tarde en el aeropuerto de Tocumen (Panamá). Algunos fieles del Opus Dei y voluntarios de la JMJ le acompañaron a la capilla, donde pocos días antes se había inaugurado una placa que recuerda el paso por aquel lugar de diversos santos, entre los cuales está san Josemaría. El prelado rezó ante una imagen de la patrona de Panamá, santa María la Antigua.

A continuación, fue al centro de convivencias Cerro Azul, situado en unas montañas cercanas a Tocumen.

Al llegar, saludó a las fieles de la Obra que le esperaban en el Centro de Capacitación Tagua, un centro que promueve proyectos educativos en beneficio de la mujer panameña.

En Cerro Azul, quienes le acompañaban le contaron anécdotas de la JMJ, del Papa, y le transmitieron el ambiente que había entre las personas jóvenes que se han dado cita en Panamá.

21 de enero de 2019

El arzobispo metropolitano de Panamá, José Domingo Ulloa, inauguró el pasado 21 de enero en el Aeropuerto Internacional de Tocumen (Panamá) una placa que recuerda los santos y beatos que llegaron al país a través de este aeropuerto.

Resumen del viaje pastoral que emprenderá el prelado tras la JMJ.Resumen del viaje pastoral que emprenderá el prelado tras la JMJ.

El texto dice: “En recuerdo del paso por este Aeropuerto Internacional de Tocumen - Panamá, de: San Juan Pablo II, Papa; San Óscar Arnulfo Romero, arzobispo; San Josemaría Escrivá de Balaguer, Fundador; Santa Madre Teresa de Calcuta, Fundadora; Beata María Romero Meneses, religiosa; Beato Álvaro del Portillo, obispo y de otras insignes personas que hicieron de su vida un servicio a la Humanidad”.

“Así queda para la historia que grandes personajes han pasado por este aeropuerto”, señaló el arzobispo.

La placa continúa: "Siendo Arzobispo de Panamá S.E.R. Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, se devela esta placa en conmemoración de la visita de Su Santidad el Papa Francisco, del 23 al 27 de enero de 2019, y de la primera imagen peregrina de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, en ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud"

San Josemaría pasó por Panamá camino a Guatemala en 1975. Viajaba desde Venezuela en un viaje de Catequesis.

 

Monseñor Ulloa lee la placa.Monseñor Ulloa lee la placa.

La visita de san Josemaría

En febrero de 1975, a pocos meses de su marcha al cielo, san Josemaría se dirigía de Venezuela a Guatemala y el avión en el que volaba aterrizó en Panamá, en el Aeropuerto Internacional de Tocumen. La labor de la Obra en Panamá no había iniciado (lo hizo en 1996). Con san Josemaría viajaba también el beato Álvaro del Portillo.

Mons. Echevarría —siendo ya Prelado del Opus Dei— viajó a Panamá en el año 2000 y en una reunión con fieles de la Obra recordó aquella breve estancia en tierras canaleras: «Uno mi oración –dijo Mons. Echevarría- a la que hizo aquí, hace 25 años, san Josemaría. Era un sacerdote que el corazón no le cabía en el cuerpo. No pudimos estar más que una hora en el aeropuerto porque era un lugar de tránsito, pero os aseguro que su oración se concentraba sobre esta tierra estupenda, sobre los que estaban entonces, los que nos habían precedido y por los que vendrán».https://odnmedia.s3.amazonaws.com/image/opus-dei-d258acf3f47b51412b455e5550142ba0.jpg

 

 

Un sueño llamado Jesucristo

Posted: 27 Jan 2019 05:01 AM PST

 

https://1.bp.blogspot.com/-Ms7Y2Qb6t0A/XE2q337GOuI/AAAAAAAACgo/Tr6vmn3pKNQJOOrnoDCCBy6ekh1y5JmKgCLcBGAs/s320/Panama%2B19.jpg

Francisco se ha encontrado con los jóvenes (cf. Discurso de apertura de la JMJ de Panamá, 24-I-2019) y les ha animado a ir adelante. “Ir adelante no para crear una Iglesia paralela un poco más ‘divertida’ o ‘cool’ en un evento para jóvenes, con algún que otro elemento decorativo, como si a ustedes eso los dejara felices. Pensar así sería no respetarlos y no respetar todo lo que el Espíritu a través de ustedes nos está diciendo”.

Al contrario: ir adelante para encontrar y despertar juntos “la continua novedad y juventud de la Iglesiaabriéndonos siempre a esa gracia del Espíritu Santo que hace tantas veces un nuevo Pentecostés” (cfr. Sínodo sobre los Jóvenes, Doc. final, 60). Y eso solo es posible, como se ha vivido en el Sínodo, “si nos animamos a caminar escuchándonos y a escuchar complementándonos, si nos animamos a testimoniar anunciando al Señor en el servicio a nuestros hermanos; que siempre es un servicio concreto”

El papa sabe, y lo dice, que para muchos llegar hasta aquí no fue fácil. “ Venimos de culturas y pueblos diferentes (...), pero nada de eso impidió poder encontrarnos (...) y estar juntos, divertirnos juntos, celebrar juntos, confesar a Jesucristo juntos”.

 
Un sueño grande: Cristo

Esto es así porque “el amor verdadero no anula las legítimas diferencias, sino que las armoniza en una unidad superior” (Benedicto XVI, Homilía, 25-I-2006). He ahí –apunta el papa argentino– un criterio: saber distinguir “los constructores de puentes y los constructores de muros, esos constructores de muros que sembrando miedos buscan dividir y broquelear a la gente”.

Encontrarse –lo enseñan los jóvenes– no significa mimetizarse, ni que todos piensen lo mismo o vivir todos iguales haciendo y repitiendo las mismas cosas:. “Encontrarse es animarse a otra cosa, es entrar en esa cultura del encuentro, es un llamado y una invitación a atreverse a mantener vivo y juntos un sueño en común”.

Es este un sueño que no nos anula, sino que nos enriquece. “Un sueño grande y un sueño capaz de cobijar a todos. Ese sueño por el que Jesús dio la vida en la cruz y el Espíritu Santo se desparramó y tatuó a fuego el día de Pentecostés en el corazón de cada hombre y cada mujer, en el corazón de cada uno, en el tuyo, en el tuyo, en el tuyo, en el mío, también en el tuyo, lo tatuó a la espera de que encuentre espacio para crecer y para desarrollarse”.

Brevemente: “Un sueño, un sueño llamado Jesús, sembrado por el Padre, Dios como Él –como el Padre–, enviado por el Padre con la confianza que crecerá y vivirá en cada corazón”. Esta es la propuesta de Jesús: «Que os améis unos a otros Como yo os he amado, amaos también unos a otros En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os tenéis amor unos a otros” (Jn 13, 34).

Así lo expresó Oscar Romero –uno de los santos patronos de esta Jornada, junto con Martín de Porres, Juan Diego, Rosa de Lima, José Sánchez del Río, María Romero Meneses, Juan Bosco y Juan Pablo II–: “El cristianismo es una Persona que me amó tanto, que reclama y pide mi amor. El cristianismo es Cristo» (Homilía, 6-XI-1977).

Y lo confirma Francisco: “Es Cristo, es desarrollar el sueño por el que dio la vida: amar con el mismo amor con que Él nos amó. No nos amó hasta la mitad, no nos amó un cachito, nos amó totalmente, nos llenó de ternura, de amor, dio su vida”.

La seguridad de que somos amados
 
Eso es lo que nos mantiene unidos: “la seguridad de saber que fuimos amados, que hemos sido amados con un amor entrañable que no queremos y no podemos callar, un amor que nos desafía a responder de la misma manera: con amor, que es el amor de Cristo que nos apremia (cf. 2 Co 5,14)”.

El de Cristo es una amor “que no aplasta, es un amor que no margina, que no se calla, un amor que no humilla ni avasalla. Es el amor del Señor, un amor de todos los días, discreto y respetuoso, amor de libertad y para la libertad, amor que cura y que levanta”.

Y sobre esa base, que sabe al “himno a la caridad” (cf. 1 Co 13, 1-13), les propone lo mismo que Pablo, y sobre todo lo mismo que Cristo, con palabras que ellos entienden bien: “No tengan miedo de amar, no tengan miedo de ese amor concreto, de ese amor que tiene ternura, de ese amor que es servicio, de ese amor que gasta la vida”.

Invitados a hacer posibles los sueños de Dios

Ese sueño –la vida de Cristo en nosotros y en el mundo– es el que centra y resume los sueños de Dios. (Sueños que se hicieron posibles por la fidelidad de Maria y José).

El ángel invitó a María a participar de ese sueño, más aún, a hacerlo posible. Y ella respondió con el lema de estas Jornadas de Panamá: «He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38).

María –constata Francisco– se animó a decir “sí”. Se animó a darle vida al sueño de Dios. Y esto es lo que hoy nos pregunta, a los jóvenes –y a todos los demás que querríamos ser siempre jóvenes, y quién no– con las palabras y el acento del papa porteño:

“¿Querés darle carne con tus manos, con tus pies, con tu mirada, con tu corazón al sueño de Dios? ¿Querés que sea el amor del Padre el que te abra nuevos horizontes y te lleve por caminos jamás imaginados, jamás pensados, soñados o esperados que alegren y hagan cantar y bailar tu corazón?”

 

LA INJUSTICIA ES LA RAÍZ PERVERSA DE LA POBREZA

La injusticia es la raíz perversa de la pobreza

El grito de los pobres es cada día más fuerte pero también menos escuchado, sofocado por el estruendo de unos pocos ricos, que son cada vez menos pero más ricos

Papa Francisco

Por Tomás de Híjar Ornelas, Pbro.

Se escribe esta columna el día en que se cumplen 500 años del nacimiento en Valladolid, España, del siervo de Dios Francisco Gómez de Mendiola, que vino al mundo el 15 de enero de 1519 y arribó a la ciudad de México en 1540 al lado de su familia y cursó estudios de leyes al crearse la Real y Pontificia Universidad de México, ejerciendo la profesión de abogado en la capital de la Nueva Galicia, con tan sólidos principios que, siendo la autoridad civil de más rango en ese reino, Alcalde Mayor y Oidor de la Real Audiencia, fue presentado por el rey Felipe II al Papa san Pío V cinco meses antes de la batalla de Lepanto, para ceñir la mitra de Guadalajara siendo laico.

▶Su conducta misericordiosa y caritativa fue absoluta, de modo que siempre dispuso de sus ingresos para remediar las necesidades ajenas. Y si bien su gestión episcopal fue corta, pues falleció en Zacatecas el 23 de abril de 1576, mientras practicaba la visita pastoral en esa parroquia, su fama de santidad fue mucha, y creció más cuando 30 años después, al exhumarse su cadáver, se le encontró incorrupto.

La reliquia se trasladó a Guadalajara en 1714, para iniciar la causa de canonización de quien como otro siervo de Dios coetáneo suyo, don Vasco de Quiroga, se dedicó a servir a los más vulnerables en la medida de sus fuerzas.

▶Que dos fieles laicos fueran electos por acá obispos y ahora se encuentren en vías de ser canonizados es una señal elocuente para afrontar el grave problema del clericalismo en México, que margina a los fieles laicos de su papel de actores y protagonistas insustituibles en el proceso de la evangelización.

▶Hoy las cosas han cambiado mucho pero no las esencias. El cristianismo produjo en América las instituciones en las que descansan los derechos humanos, la dignidad de la persona y el estado de derecho, apelando a las cuales, el juez Primero de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México, Gabriel Regis López, acaba de otorgar, el 11 de enero de este 2019, una respuesta positiva a la demanda de amparo que solicitó Javier Mijangos y González contra de actos del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y de otras autoridades, que en el marco del denominado «Plan Conjunto del Gobierno de México para Combatir el Robo de Hidrocarburos de Pemex» implementado para combatir el robo de hidrocarburos en el país, «se procedió al cierre de diversos ductos a lo largo del territorio nacional, lo que ha ocasionado la escasez de combustibles en
diversas entidades».

Una resolución de esta naturaleza no pudo ejecutarse sin el aval de la Suprema Corte de Justicia, que se reivindica así del vapuleo del que ha sido objeto dada la endeble división tripartita de poderes entre nosotros y la exhibición dolorosa de las corruptelas en las que el Poder Judicial ciertamente está inmerso.

Pero también, de la oportunidad de conferir al principio democrático la categoría que no ha terminado de cuajar en México y en el que los católicos podrán ser pieza clave siempre y cuando puedan emanciparse del protagonismo desmedido que el clero sigue detentando.

Celebrar el aniversario 500 de la presencia cristiana en lo que hoy es México, reconociendo a los fieles laicos su categoría adulta, es un desafío improrrogable para alcanzar, contra el autoritarismo y la corrupción, la paz en la justicia.

 

 

Las lecciones sociales de la JMJ de Panamá

Luis FernandoValdés
25 enero 2019

El Papa Francisco reunió a los jóvenes de los cinco continentes en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en la Ciudad de Panamá. Rezó con ellos y también dio unas excelentes lecciones sobre la dimensión social del cristianismo. Veamos.

  1. Sociedad y religión. Todas las religiones tienen una dimensión social, porque sus fieles son las mismas personas que componen las familias, los barrios, las escuelas, las fábricas y los gobiernos.

Por eso, las religiones –y en este caso el cristianismo– tienen mucho que aportar a sus fieles para que aprendan a compartir su vida y sus talentos con el resto de los ciudadanos, que son sus iguales.

Y así, hombro con hombro, los creyentes participan de las mismas inquietudes y problemas de su país y, con las luces que el cristianismo les aporta, pueden contribuir con soluciones a los conflictos sociales, laborales, etc., poniendo siempre por delante el respeto a la dignidad humana.

  1. La preocupación social y la política. En las sociedades modernas, la laicidad del Estado es importante para garantizar que cualquier ciudadano pueda confesar la fe religiosa que desee, sin ser coaccionado ni reprimido.

Pero la historia de América Latina ha tenido episodios complicados, en los que esa laicidad estatal se confundió con un prohibir las manifestaciones sociales de las religiones, y más en concreto del Catolicismo.

Todo eso ha producido un prejuicio, el de confundir las cuestiones sociales con la política. No pocas personas consideran una intromisión en política, cuando la Iglesia católica habla de temas de migración, justicia, etc. Pero no es así, porque las cuestiones sociales no se resuelven únicamente desde la política.

  1. San Óscar Romero y las cuestiones sociales. También durante la JMJ, el Papa Francisco se reunió con los obispos de Centro América y les habló de la Iglesia como Pueblo de Dios, basando su discurso en la figura del obispo mártir salvadoreño.

La primera lección del Papa fue que las preocupaciones sociales de Mons. Romero no fueron fruto de una mentalidad política, sino brotaron de su amor a la Iglesia y del estudio del Magisterio del Concilio Vaticano II.

Francisco explicó que San Óscar “no fue ideólogo ni ideológico; su actuar nació de una compenetración con los documentos conciliares”, que le ayudaron a contemplar la Iglesia como Pueblo de Dios, y por eso supo “escuchar los latidos de su pueblo, percibir ‘el olor’ de los hombres y mujeres de hoy hasta quedar impregnado de sus alegrías y esperanzas, de sus tristezas y angustias”. (Discurso, 24 ene 2019)

  1. La cultura del encuentro. En su primer reunión con los jóvenes, Francisco les explicó que las diferencias culturales, de lenguas y de vestimenta no impidieron que se pudieran encontrar y confesar juntos a Jesucristo, y que por eso se convirtieron en “maestros y artesanos de la cultura del encuentro”.

Y explicó el Papa que la “cultura del encuentro” es la que nos hace “caminar juntos desde nuestras diferencias” pero con un amor. Esta cultura se opone a todos los que se empeñan en excluir o expulsar a los que “no son como nosotros”.

El encuentro se funda en que “el amor verdadero no anula las legítimas diferencias, sino que las armoniza en una unidad superior” (Benedicto XVI, Homilía, 25 enero 2006). Por eso, Francisco invitó a los jóvenes a ser “constructores de puentes” y no ser “constructores de muros”. (Discurso, 24 ene 2019)

Epílogo. A pesar de la crisis producida por los escándalos de pedofilia en la Iglesia, la doctrina social católica tiene mucho que aportar a las naciones, porque la semilla del Evangelio contiene tanto un poderoso mensaje de unidad entre los pueblos, como el principio unificador de todas las diferencias sociales e históricas: Jesucristo.

 

 

Déjate querer, porque el amor bonito no duele

Dejatequerer,-porquelemaorbonitonoduele.encuentra.com.int
Déjate querer, porque el amor que es bonito y auténtico no duele ni traiciona
, ni tampoco entiende de lágrimas. El amor que vale la alegría es aquel que se ofrece con los ojos abiertos y el corazón encendido, es una relación madura y consciente donde no se llenan vacíos ni se alivian egoístas soledades.

Si pensamos en ello durante un momento, nos daremos cuenta de lo arraigado que está en nuestra cultura popular la clásica idea del “quien bien te quiere te hará sufrir”. Es algo erróneo. El dolor y el amor son dos cosas muy distintas. Porque la relación sincera basada en la reciprocidad, jamás tendrá en su composición un aditivo tóxico ni venenoso.

Deja que te quiera bonito, permite que te quiera como mereces, porque mi querer no duele, y el amor que es real siempre vale la alegría, nunca las penas

John Gottman es uno de los máximos especialistas en relaciones de pareja. En uno de sus libros, “¿Cómo hacer que la pareja dure?” nos explica que el secreto para que una relación sea duradera y feliz está en saber obsequiarse. Con ello, el profesor emérito de psicología de la Universidad de Washington, ensalza la necesidad de atenderse mutuamente, de demostrar interés sincero el uno por el otro y, ante todo, de crear significados y valores compartidos.

El dolor, por tanto no tiene cabida ni sentido en estas relaciones. Te invitamos a reflexionar sobre ello.

El desamor y su huella en nuestro cerebro

Una de las características más notables de esas personas que logran establecer una relación de pareja basada en el respeto, la alegría y el crecimiento es que son capaces de amar como si nunca antes hubiesen sido heridas, sin volcar jamás en la nueva pareja el posible dolor de relaciones anteriores. No hay desconfianza ni rezuman amargura.

Ahora bien, a su vez, encontramos esos otros perfiles convencidos de que el sí amor duele, y duele porque sus experiencias pasadas así se lo han confirmado. Hablamos claro está, del desamor. De hecho, según un estudio publicado en la revista “Journal of Neurophysiologyante una ruptura o una decepción afectiva nuestro cerebro reacciona de igual modo que ante el dolor físico.

Para hacer frente a estas situaciones tan delicadas, está surgiendo en la actualidad un interesante enfoque basado en la neurobiología relacional. Esta teoría tiene como principal punto de partida la idea de que nuestro cerebro, gracias a la neuroplasticidad, es capaz de curar “estas heridas”, estas improntas de dolor.

Si fuéramos capaces de reconstruir nuevos tejidos y fortalecer más aún esos enlaces neuronales afectados por el dolor del trauma emocional, lograríamos sin duda un equilibrio interno más saludable.

La teoría de la “Neurobiología interpersonal” (IPNB) fue desarrollada por el psiquiatra Dan Siegel. Según el propio autor, el mejor modo de sanar esos circuitos neuronales afectados por la indefensión o el desconsuelo tras un fracaso sentimental es practicar la meditación.

El hecho de favorecer un estado de calma donde volvamos a conectar de nuevo con nosotros mismos, es una forma muy adecuada de encontrar ese punto de equilibrio donde entender que lo que duele no es amor en sí, sino más bien nuestras acciones y reacciones. Nuestra incapacidad de saber “obsequiarnos” mutuamente como nos indica John Gottman.

El amor bonito, el que no duele ni sabe a lágrimas

Lo que duele es el desamor nunca el AMOR en mayúsculas. Lo que apaga y desconsuela es la batalla perdida, el cansancio de un corazón yermo, hueco de esperanzas. Ahí donde ya no se confía en el “te prometo que voy a cambiar” o “estoy seguro de que las cosas van a ser diferentes ahora”.

Quiero un amor así, de miradas cómplices, de palabras llenas, de corazón humilde y caminos compartidos

Hemos de negarnos en rotundo a que nos vendan un amor con sabor a lágrimas. A que nos convenzan de que el auténtico aprendizaje de la vida llega con el sufrimiento, y que todos, de algún modo, hemos de experimentarlo para poder así nacer de nuevo, nacer de verdad.
pareja abrazada

Ahora bien, la felicidad también enseña y mucho. Porque en el amor con letras mayúsculas no hay acentos hirientes, ni minúsculas cargadas de egos, miedos y desconfianzas. El cariño que es bonito no duele ni busca herir y si en algún momento aparece la sonrisa apagada y la mirada baja, la otra persona buscará la razón de esa nube pasajera y la escampará al instante.

Tal y como nos recordaba Erich Fromm, el amor es por encima de todo un acto de fe. Podríamos verlo también como un salto al vacío, donde a pesar de que nadie nos asegure que todo vaya a salir bien, no dudamos en arriesgarnos, en ofrecer siempre lo mejor de nosotros mismos para obsequiar y ser obsequiados.

Para dar felicidad, nunca amarguras.

Por Gema Sánchez Cuevas

 

 

LOS IMPUESTOS,

 UNA FALSA SOLUCIÓN A LAS

DESIGUALDADES SOCIO-ECONÓMICAS

Dr. Hugo SALINAS

salinas_hugo@yahoo.com

En Francia, el movimiento de los “gilets jaunes” (chalecos amarillos) está dirigiendo sus dardos al corazón mismo del Capitalismo, en su exigencia por la creación de una nueva sociedad y de una nueva economía.

De hecho, es un “movimiento horizontal”, con lo cual ha tirado por la borda a la lucha sindical, a la de los partidos políticos, y a la elección de “representantes”, elementos claves de una Democracia Representativa que no solamente no cuestiona sino que, al contrario, apoya la existencia de las desigualdades socio-económicas.

Los “gilets jaunes” están señalando, con toda claridad, que la creación de un nuevo mundo pasa por el cambio de modelo socio-económico. De lo que se trata es de sentar una nueva base socio-económica que permita, precisamente, instalar una sociedad con organizaciones horizontales que remplacen a las actuales organizaciones centralizadas, verticales y, por consiguiente, corruptas y lejos de los intereses de las grandes mayorías. En suma, es un enfrentamiento frontal a la Democracia Representativa, baluarte del Capitalismo.  

Como respuesta al movimiento de los gilets jaunes, los poderes fácticos, a través de los “representantes del pueblo”, de los medios de comunicación, y del mismo Presidente de la República, tratan de orientar el accionar de los chalecos amarillos hacia una discusión alrededor de los impuestos. ¿Por qué pretenden imponer a los gilets jaunes que los problemas serán resueltos a través de nuevos y mejores impuestos, o de un nuevo sistema de imposición tributaria?

Para comprender esta nueva forma de engatusar a la gente, y de desviar el objetivo central de la lucha de los chalecos amarillos, es necesario comprender, primero, qué significa “desigualdad socio-económica” y, segundo, cuál es el origen y cuáles son los límites de la imposición tributaria con relación a las desigualdades socio-económicas.

La pobreza de muchos y la riqueza de muy pocos es una de las manifestaciones de la desigualdad socio-económica. Ella es el resultado de una forma bien precisa de organización socio-económica, en donde la Repartición Individualista es la pieza clave, la misma que perdura en el tiempo a través de la propiedad privada y de la herencia.

La Repartición Individualista es un mecanismo instalado en el corazón de la actividad socio-económica, mediante la cual, quien detiene el control del acto económico se apodera del 100% del resultado neto (ganancias) de la actividad económica.

De donde, la desigualdad socio-económica no es el fruto de un esfuerzo, físico o intelectual, de las personas. Es el resultado de una decisión de sociedad mediante la cual, de buen grado o a la fuerza, la sociedad acepta que la totalidad del esfuerzo de un pueblo, presente y pasado, sea apropiado por quien maneja el acto económico; es decir, por un puñado de personas.

El ejemplo más claro y reciente lo tenemos en el año 1532, en donde los invasores españoles se apropiaron, sin que les cueste un solo centavo, la totalidad de la riqueza de los pueblos originarios del Tawantinsuyo. Y, desde entonces, son sus descendientes y los nuevos millonarios, quienes tienen la casi totalidad no solamente del valor agregado por los pueblos presentes y pasados del Tawantinsuyo, sino también la casi totalidad de los activos generados en el correr del tiempo, y los recursos naturales que albergan los predios invadidos.

Como se podrá apreciar, la riqueza de algunos y la pobreza de muchos es producto de una decisión socio-económica tomada por todo un pueblo, mientras que el salario más elevado de un trabajador con respecto a otro, es la expresión de una diferencia socio-profesional, del mayor o menor número de horas trabajadas, o de las diferentes habilidades y competencias de cada uno de ellos.

Y el campo de acción de los sindicatos es solamente ese, el de mejorar los salarios y las condiciones de trabajo de los asalariados. No tiene por objetivo la eliminación de las desigualdades socio-económicas, como la pobreza y el desempleo. De facto, la lucha sindical se convierte en un buen defensor del statu quo; es decir, sin manifestarlo, la lucha sindical es reformista. Dicho más claramente, acepta sin discusión la existencia del Capitalismo, expresión de la Repartición Individualista en una economía de mercado..

Y este no es el sentir de los gilets jaunes. Y es por ello que no aceptan tener “representantes” ni que los sindicatos o partidos políticos se conviertan en sus “defensores”. El sentir profundo del movimiento de los gillets jaunes es el de la eliminación de las desigualdades socio-económicas. Ellos luchan por instalar un nuevo modelo socio-económico que apunte a eliminar, en primera instancia, la pobreza y el desempleo. Buscan una sociedad en igualdad de oportunidades.

Eh ahí por qué, tanto los sindicatos como los partidos políticos, los medios de comunicación, y el propio Presidente de la República, realizan esfuerzos por orientar a los chalecos amarillos hacia la discusión y solución de sus exigencias a través de un manejo tributario. Y para entender este juego malsano comencemos por comprender el espíritu de la tributación y hasta dónde pueden llegar sus efectos benéficos.

Recordemos que el Capitalismo, en términos precisos, es la Repartición Individualista en una economía de mercado. Y la Repartición Individualista facilita que la totalidad del resultado de la actividad económica sea apropiada por quien maneja el acto económico. Es decir, en el Capitalismo, incluso los salarios de los trabajadores le pertenecen. Y si los salarios se pagan a los trabajadores-asalariados es simplemente porque el patrón no tendría al día siguiente quien maneje sus máquinas, ya que todos los asalariados estarán muertos de hambre.

Y es por ello justamente que los patronos realizan toda clase de triquiñuelas para que la masa salarial sea la más baja posible, a fin de que la masa de ganancias sea la máxima posible. Una prueba, la más reciente, la tenemos en la decisión de Emmanuel Macrón, “elegido por el pueblo francés” que, no bien instalado como Presidente de la República decide eliminar el impuesto a la fortuna; es decir, se olvidó de quienes lo eligieron para dar más dinero a los que ya tienen de sobra.

En esta disputa sindical, o simplemente reformista, entre la supervivencia del trabajador y el enriquecimiento sin límites de quien detenta el poder económico, y siempre conservando intacta la Repartición Individualista, los pobres como los ricos han encontrado una solución de compromiso. Tanto los unos como los otros acuerdan constituir una masa de dinero que permita ir en socorro de las familias sin ingresos monetarios, de personas sin trabajo, enfermos y, por qué no, de los que tienen salarios tan bajos que no les alcanza para cubrir sus gastos vitales de la semana o del mes.

A esta masa de dinero, fundamentalmente constituida a partir de impuestos aplicados a los unos y a los otros, se ha convenido en llamarla Presupuesto Público de la Nación. Una masa de dinero manejada directamente por el Presidente de la Republica y los “representantes del pueblo” que no son otros que los representantes de las grandes empresas multinacionales; es decir, los representantes de quienes financiaron sus millonarias campañas electorales. En corto, el Presupuesto Público está administrado por los representantes del Capitalismo.

En estas condiciones, ¿cómo esperar que las desigualdades socio-económicas sean resueltas por los que viven y disfrutan de las desigualdades socio-económicas? Más aún, ¿cómo pretender  resolver las desigualdades socio-económicas a partir de impuestos, si ellos no cuestionan en ningún momento la Repartición Individualista, generadora de las desigualdades socio-económicas? Al contrario, la pretendida solución de los problemas a partir de impuestos es, simplemente, aceptar y consolidar la existencia y perduración de las desigualdades socio-económicas, generadas por la Repartición Individualista.

A lo sumo, y es esto lo que ha venido ocurriendo desde el inicio del Capitalismo, se lograrán algunos aumentos salariales y mejoras en el cuadro de vida, pero el mecanismo que origina la dicotomía pobreza / riqueza, así como el desempleo, quedará indemne.

En definitiva, el aumento o la disminución de una tasa impositiva no cuestionan, en lo más mínimo, al mecanismo de la Repartición Individualista, generadora de las grandes desigualdades socio-económicas.

Saint-Nazaire, Francia, 26 de enero del 2019

 

 

La naranja y el ateo

La naranja y el ateo

Un ateo dictaba una conferencia ante un gran auditorio defendiendo la inexistencia de Dios. Después de haber finalizado su discurso, desafió a cualquiera que tuviese preguntas a que subiera a la plataforma.

Un hombre que había sido bien conocido en la localidad por su adicción a las bebidas alcohólicas, pero que había encontrado recientemente liberación y esperanza en Cristo Jesús aceptó la invitación y sacando una naranja del bolsillo comenzó a pelarla lentamente.

El conferencista le pidió que hiciera la pregunta; el hombre, continuó imperturbable pelando la naranja en silencio, al termino de lo cual, se la comió.

Se volvió al conferencista y le preguntó : "¿Estaba dulce o amarga?"

"No me pregunte tonterías", respondió el orador con señales evidentes de enojo; "¿Cómo puedo saber el gusto si no la he probado?"

Y aquel hombre regenerado por el amor de Dios respondió entonces:

"¿Y cómo puede usted saber algo de Cristo, si nunca lo ha probado?"

 

EN TORNO A JULEN.

La solidaridad que, desde el mismo momento en que se tuvo noticia de la caída de Julen a un pozo, requiere una acción rápida para evitar nuevos accidentes como este.

Se ha anunciado hace pocos días que se va a realizar una inspección en determinadas zonas del territorio nacional -utilizando incluso drones- para sacar a a la luz edificaciones realizadas sin la previa autorización.

Es claro que el fin es claramente lucrativo, porque las obras sin licencia cargarán con la correspondiente multa, y el consiguiente impuesto de bienes inmuebles, lo cual me parece muy bien.

Me pregunto si el Gobierno español se va a quedar cruzado de brazos esperando a que los propietarios de pozos ilegales los sellen, como ha solicitado el Delegado del Gobierno en Andalucía.

Que todos cumplamos las leyes y paguemos lo que corresponda está bien, pero el Gobierno le debe a Julen el aplicar la misma celeridad y medios respecto de la detección y sellado de tales pozos para evitar nuevas muertes.

Amparo Tos Boix, Valencia.

 

El padre que no reza

Los niños poseen una lógica que el relativismo de los mayores no entiende

El pequeño Paul, que tiene sólo cuatro años y medio, está arrodillado al lado de su cama diciendo sus oraciones de la noche; parece que toma mucho tiempo.

“¿No has terminado tus oraciones?”, le pregunta su sirvienta.

“Sí”, responde el niño, un poco avergonzado.

“Bien, entonces, ¿qué están haciendo ahora?”.

El niño enrojece y murmura tímidamente, “yo rezo cada noche dos veces, por mí y por mi papá. Le escuché que objetó a mi mamá cuando ella le pidió que hiciera sus oraciones; así que ahora estoy haciéndolas por él”.

El mal ejemplo de los padres son percibidos por los niños pequeños

¿Precoz, diría usted? Quizá. ¿Pero no nos sorprenden a menudo los niños con sus percepciones?

¡Qué necios son los padres que creen que pueden descuidar la lógica con sus hijos!

¡Qué poco saben los padres sobre el funcionamiento de esas jóvenes mentes y corazones!

¡Qué poco saben los padres sobre cómo pueden utilizar lo que escuchan esos pequeños!

Lady Baker, una conversa, escribe en “La Casa de la Luz” que cuando tenía 11 años de edad, ella escuchó una conversación entre su padre y su madre sobre religión.

El padre estaba diciendo, “escuché un buen sermón hoy; señalaba cómo la Reforma fue un gran error y que Inglaterra hubiera sido mucho mejor sin ella”…

“Ten cuidado”, interrumpió su esposa en un tono escandalizado, “ten cuidado con los niños”.

Esa misma noche, cuando fui a dar un paseo con la sirvienta, ella me invitó a visitar una Iglesia Católica.

Desde esa fecha, dice, nació en ella un deseo de estudiar los inicios de la pretendida Reforma y de cambiar su religión si más tarde este estudio demostraba que lo que su padre había dicho era verdadero.

“Fui mandada a estudiar”, continúa la Señora Baker “y no escuché más de la conversación; pero comencé a pensar sobre estas palabras extrañas”.

No basta que los padres sean piadosos: es necesario que sus hijos los vean rezando

Puede ser que los padres no hayan perdido el hábito de la oración, por la gracia de Dios, pero podría ser que no hagan que sus hijos los vean rezando a menudo.

Orar y dejar que los hijos vean que uno reza, son dos cosas diferentes. No basta con rezar individualmente. Su deber como cabeza de familia es orar en nombre de la familia, a la vista de la familia y con la familia.

Los niños deben saber que su padre honra a Dios. Deben ver que él mismo se comporta respetuosamente ante El. Deben aprender de su ejemplo el gran deber de la adoración y del culto.

La oración, al menos por la noche, debe decirse en común.

En muchas familias donde todos se reúnen al final del día para honrar a Dios, es la madre quien dirige la oración hasta que llegue el momento en que cada niño sea capaz de tomar su turno.

Sería mucho mejor que el padre tomara la iniciativa. Es la función que le cabe, una función que es de un carácter casi sacerdotal.

Siempre debo ver quién escucha. Los niños no pierden nada…

 

 

Un comportamiento que merece un reproche

Las dos activistas del colectivo FEMEN que en 2014 se encadenaron con el torso desnudo al Altar Mayor de la Catedral de la Almudena, han sido absueltas hoy por el Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid, al considerar que no hubo delito de odio ni contra los sentimientos religiosos. Puede ser, y es mucho suponer, que las activistas no tuvieran intención de vejar a los creyentes y que no exista delito de odio contra los católicos. Lo que cuesta entender es que un comportamiento de este tipo no merezca ningún tipo de reproche ni sanción.

Jesús D Mez Madrid

 

 

El clamor de los Mártires

 “Nunca había habido, desde la época de las catacumbas, un intento tan masivo, organizado e impune de acabar con comunidades cristianes enteras, y lo más grave es que los represores están consiguiendo un éxito preocupante. Lo dijo el mismo papa Francisco en una entrevista concedida a La Vanguardia en verano de 2014: “Estoy convencido de que la persecución contra los cristianos hoy es más fuerte que en los primeros siglos de la Iglesia…”. Y los hechos corroboran la convicción del Santo Padre”

Recuerdo que los mártires cristianos dan la propia vida en testimonio de su Fe; saben que de nada sirve al hombre conseguir lo que sea en esta tierra “si pierde su alma”. Y como acogen en su corazón el infinito Amor de Dios, llegan a perdonar a quienes les matan, aunque los que decretan su muerte rechacen su perdón.

El clamor de los mártires llega el Cielo. Por desgracia no siempre llega a los oídos de los Herodes de turno, de los legisladores que decretan su muerte; y firman la suya propia al cerrar su corazón al clamor de los Mártires.

JD Mez Madrid

 

 

Cajas, bancos, dinero y avaricia

 

                                Nací y vivo en una provincia tan rica que a pesar de ello, no genera nada más que miseria; y me explico. La riqueza aquí sigue siendo primaria y a pesar de ello “desde tiempo inmemorial”, sus “tablas input-output[i]” han arrojado “montañas de dinero contante y sonante”, pero que no se han invertido aquí; y por ello, “aquí vinieron enjambres de bancos y cajas a por ese dinero pero para invertirlo fuera”; lo que acarreó el estancamiento y pobreza general; de las que “algo, muy poco, palió una Caja Rural Provincial que aún existe; y fue fundada una Caja Provincial de Ahorros que estuvo funcionando florecientemente unos lustros, pero que los idiotas políticos del momento (PSOE) la regalaron a otra mayor (Caja de Ronda, luego Unicaja; y ahora convertida en Banco y explotada por los que se la han apropiado)… En resumidas cuentas, todo un desastre económico y que aquí no han sabido paliar, corrigiendo los mil fallos de tan desastrosa administración, de unos bienes cuantiosos que siempre lo fueron.

                                O sea y en palabras más entendibles para la masa… “que aquí se exporta mucho más que se importa y el sobrante es dinero líquido, que ni se supo ni se sabe emplear; lo que motiva la brutal colonización de intereses foráneos que exprime a la provincia y la controla brutalmente… “los políticos y como siempre siguen subidos en la higuera” (dicho despreciable) y sólo se preocupan y preocuparon de sus intereses de panza y bolsillo; y así siguen… “Jaén no existe nada más que de nombre”; y este territorio equivale a la mitad de Holanda, por ejemplo.

                                En el ámbito nacional, la herencia económica del General Franco era cuantiosa y los bienes nacionales eran inmensos; entre ellos el capital español era controlado por la gran cantidad de Cajas de Ahorros “Benéficas” (más del 50 %), bancos estatales, que controlaban otro importante porcentaje y el resto; es lo que quedaba bajo el control de la banca privada, pero todo ello, controlado férreamente por el gobierno dictatorial de la dictadura franquista, la que obligaba a cierto tipo de inversiones, que en general, beneficiaron al español de a pie, desde para adquirir su propia vivienda, hasta la creación de infinidad de industrias, comerciales, industriales, agropecuarias y de pesca, que junto a las remesas que produjo la emigración y el Turismo (con mayúscula); fueron los soportes para que la ancestral pobreza de los españoles en masa, pasase a grados ni soñados y donde se formó una enorme cantidad de “clases medias” y que son los verdaderos soportes para que una nación prospere de forma continua… todo eso hoy ha sido segado cual maldita guadaña que todo lo positivo lo siega.

                                Todo ese capital social y estatal de la anterior época y por las artimañas de los malos gobernantes que hemos soportado y soportamos, han pasado a manos privadas y como avaros insaciables, las han explotado y explotan, en detrimento de todos los demás. Esto requeriría muchas explicaciones que se las dejo “a otros”.

                                He escrito lo que antecede, por cuanto ahora se está juzgando a una camarilla “o banda”, que creadores y administradores de “ese monstruo que se denomina “BANKIA” y que encabezó en su tiempo, el que fuera ministro del PP, Rodrigo Rato, se dice y publica que sólo ese engendro (absorbió un conglomerado de cajas de ahorros y no sé cuántas entidades más) debe al Estado Español, más de veinte mil millones de euros… aparte a lo estafado a muchos miles de españoles;  “y quede claro que este es uno solo de los grandes y profundos casos de corrupción que hay y se han dado en España y que no han sido juzgados aún muchos de ellos; y otros quizá por ya prescritos, van a pasar de lo que en los cuentos se dice con la frase de… “érase una vez”.

                                En cuanto a las “obras culturales y benéficas de esas cajas y que antes mantenían”; sólo en la pequeña capital en que nací y habito, había un club de jubilados muy bien dotado y donde “vegetaban distrayéndose” los mismos; varias salas de exposiciones y auditorios, donde podían exponer sus obras y reuniones, artistas que hoy no pueden por falta de sitios, premios literarios de varias categorías, un premio nacional de artesanía artística e infinidad de cosas más, y que pese “a los chanchullos que hubiese y que yo no discuto o dudo existieran en las entrañas de las entidades”; hoy han desparecido y todo lo que generan esos enormes capitales, a mi entender sólo queda para “los bolsillos de los buitres que las administran y que se asignan bonus como hacen los bancos y a cara de perro; “y salga el sol por Antequera”… y de ahí mi titular donde figura la palabra AVARICIA.

                                Termino dejando una reflexión de uno de los más importantes emprendedores capitalistas del mundo, el que dijo lo siguiente… “Está claro que la gente no entiende el sistema monetario y bancario, porque si lo entendiese creo que habría una revolución mañana por la mañana”. (Henry Ford lo dijo en 1922).

                                Yo por mi parte reitero lo que he dicho muchas veces: “El dinero es un medio… nunca un fin: más claro que el dinero es un medio para crear bienestar y que éste llegue a cuantos más mejor; ya que como fin “individual”, es esclavizarse al dinero y ese es uno de los mayores castigos a que se puede llegar; puesto que se termina siendo esclavo del dinero… “y no su dueño como se dice”.

                                Finalmente, disfruten de la inteligencia del pueblo andaluz y su forma de juerguearse a costa de los que se dicen “poderosos”; son un grupo de gitanos que le cantan y le bailan… BULERÍAS A LA ESTAFA DE BANKIA: http://www.youtube.com/watch_popup?v=iop2b3oq1O0  ¡¡Disfrútenlo y difúndanlo, puesto que hay que reírse de los avaros… aunque nada podamos hacer por eliminar tan terrible plaga; eso es cosa de los políticos, “que siguen en la higuera”.

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

 


[i] Las tablas input-output: El economista americano de origen ruso Wassily Leontief obtuvo en 1973 el premio Nobel de Economía por haber ideado las tablas Input-Output (TIO). Este instrumento estadístico desglosa la Producción Nacional entre los sectores que la han originado y los sectores que la han absorbido; por ello reciben el nombre de "Tablas Intersectoriales". La palabra inglesa output designa el producto que sale de una empresa o  industria mientras que inputs son los factores o recursos que se requieren para realizar esa producción. Las TIO muestran la producción total de cada sector productivo y cuál es el destino de esa producción: cuánto de lo producido lo adquiere el consumidor y cuánto es adquirido por cada uno de los demás sectores.