Las Noticias de hoy 24 Enero 2019

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    jueves, 24 de enero de 2019    

Indice:

ROME REPORTS

Llegada a Panamá: Francisco detiene el papamóvil para bendecir a un niño

Aeropuerto de Tocumen, Panamá: Francisco rompe el protocolo y se acerca a los fieles

SAN FRANCISCO DE SALES*: Francisco Fernandez Carbajal

Santa María de la Paz: iglesia prelaticia del Opus Dei

“María, reina de la paz”: San Josemaria

Clericalismo y teología de la libertad: Ángel Rodríguez Luño

La "revolución del servicio" desde la JMJ de Panamá: Ramiro Pellitero

Jornada Mundial de la Juventud JMJ Panamá 2019: Javier López

A propósito de la “abusos”: Ernesto Juliá

Ante la desgracia ajena seamos misericordiosos: Mónica Muñoz Jiménez

La intuición: Lucia Legorreta

Los jóvenes y la educación: Silvia del Valle Márquez

Algunas claves de la crisis familiar hoy: Pedro Beteta López

Los viejos de otrora inspiraban confianza y respeto: Plinio Corrêa de Oliveira

Las 4 patas de la vida: Aníbal Cuevas

 Brexit or not  Brexit, esa es la cuestión.: José Manuel Belmonte

A la excelencia por la autoexigencia: Domingo Martínez Madrid

Rescatar la persecución religiosa del olvido: Jesús Martínez Madrid

40.000 personas que carecen de un hogar.: Xus D Madrid

¿LIBERTAD... PARA QUÉ? (y II): Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

ROME REPORTS

 

 

 

Llegada a Panamá: Francisco detiene el papamóvil para bendecir a un niño

En el recorrido hasta la Nunciatura apostólica

enero 24, 2019 04:18Rosa Die AlcoleaJornada Mundial de la Juventud

(ZENIT – 23 enero 2019).- A su llegada a la Nunciatura apostólica en Panamá, minutos antes de las 19 horas (en Panamá) del miércoles 23 de enero de 2019, el Santo Padre fue recibido por un grupo de jóvenes en la entrada de la residencia, y por las personas religiosas y laicas de la delegación pontificia.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/MPOR_20190123_58-413x275.jpgAunque estaba previsto que el Santo Padre llegara a la Nunciatura en coche blindado, Su Santidad quiso continuar en papamóvil hasta allí, como gesto de cercanía con los peregrinos y visitantes, que participan en esta Jornada Mundial de la Juventud 2019.

En un momento concreto del tramo entre la sede de la Policía Nacional y la Nunciatura apostólica, el Papa Francisco pidió que el papamóvil se detuviera, delante de un niño en brazos de sus padres, al que quiso bendecir más cercana.

Finalmente llegó a la Nunciatura Apostólica, acompañado del Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, el Nuncio Apostólico en Panamá, Mons. Adamczyk Miroslaw, el Cardenal José Luis Lacunza, de la Diócesis de David, en Panamá y el arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa, entre otros.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/unnamed-2-2-413x275.jpg

Pequeños santos

A la llegada del Santo Padre a la Nunciatura, varios “santos” han salido a su encuentro para recibirlo. Se trata de una iniciativa de Monseñor José Ulloa, Arzobispo de Panamá, junto con el ministerio “Amigos de Jesús y de María”. Un grupo de niños vestidos de santos han brindado así una cálida bienvenida que se convierte en un “llamado a la santidad”, indican los organizadores de la JMJ 2019.

Entre el grupo de niños se encuentran: José Cruz Dodero Dolega de 10 años, José Miguel Spiegel de 8 años, André Philippe Leignaider de 7 años y Nicole Spiegel de 9 años, quienes expresaron su alegría por encontrarse con el Papa Francisco. “Ellos esperan que el Santo Padre bendiga a sus familias, a los pobres y a Panamá”, señalan del Comité Organizador.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/MPOR_20190123_59-413x275.jpgJosé Cruz eligió representar a San Cura Brochero porque ambos son argentinos; Miguel, por su parte, es San Juan Diego, el santo mexicano al que se le apareció la Virgen de Guadalupe porque es uno de los santos patronos de la JMJ; André no tuvo dificultad para inclinarse por San Andrés, Apóstol; mientras que Nicole eligió a Santa Rosa de Lima porque es de Perú, la primera santa de América, y porque es también patrona de la JMJ.

 

 

Aeropuerto de Tocumen, Panamá: Francisco rompe el protocolo y se acerca a los fieles

El avión papal ha aterrizado a las 16:15 horas

enero 23, 2019 23:42Rosa Die AlcoleaJornada Mundial de la Juventud

 

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/MPOR_20190123_40-413x275.jpg(ZENIT – 23 enero 2019).- El Papa Francisco, Vicario de Cristo en la tierra, pisa por primera vez suelo panameño, convirtiéndose en el segundo pontífice que visita el istmo de Centroamérica. El avión Alitalia A330 ha aterrizado en el Aeropuerto Internacional de Tocumen a las 16:15 hora local (22:15 horas en Roma).

Como es normal en el Pontífice argentino, tras saludar a las autoridades civiles y al Arzobispo de Ciudad de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa, Francisco ha roto el protocolo y se ha dirigido a saludar personalmente a los fieles agolpados detrás de la valla, presentes en el aeropuerto para no perder detalle de la histórica visita.

 

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/MPOR_20190123_31-413x275.jpgEn representación del pueblo panameño, el Pontífice es recibido por el Presidente de la República de Panamá, Juan Carlos Varela Rodríguez y la Primera Dama, Lorena Castillo García, al bajar del avión, y han sonado la Marcha Pontificia y el himno nacional de la República panameña.

A continuación, los representantes diplomáticos de diferentes países americanos, islas caribeñas y España han saludado al Santo Padre, así como los cardenales y acompañantes del Papa han saludado al presidente panameño y a su esposa.

El Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, Paolo Ruffini, prefecto del Dicasterio de Comunicación del Vaticano y el padre jesuita Antonio Spadaro, son algunos de las personas que van en la delegación papal.

En este marco, bellas parejas de panameños han bailado al son de la música tradicional del país, las chicas con trajes de polleras, y los chicos con camisola y sombrero pintao.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2019/01/2-413x275.pngRecorrido del Papa Francisco

El Papa va del aeropuerto internacional Tocumen por Vía Tocumen y Vía Domingo Díaz hacia Vía España y al llegar al hospital de San Fernando, y cambiará al papamóvil. Allí continuará por la Avenida Óscar Torrijos, y luego continuará de nuevo en automóvil a la Nunciatura Apostólica, donde le recibirán los fieles y los peregrinos, así como a lo largo del recorrido por las calles de la capital panameña.

 

 

SAN FRANCISCO DE SALES*
Obispo y Doctor de la Iglesia

Memoria

— La afabilidad.

— Las virtudes de convivencia, esenciales para el apostolado.

— El respeto hacia las personas y el cuidado de las cosas.

I. San Francisco de Sales trabajó intensamente, primero como presbítero, por la fidelidad a la Sede Romana de todos los cristianos de su patria; luego, como Obispo, fue un ejemplo de Buen Pastor con los sacerdotes y los demás fieles, adoctrinándolos incesantemente con su palabra y con sus escritos.

La liturgia de la Misa nos mueve a pedir al Señor imitar la mansedumbre y el amor de San Francisco de Sales para que también podamos alcanzar la gloria del Cielo1. Por esta razón, vamos a meditar sobre las virtudes de la afabilidad y de la mansedumbre, en las que, permaneciendo firme en la verdad, sobresalió el santo Obispo de Ginebra, de manera particular en el trato con todas las personas, también con quienes pensaban y actuaban de modo bien diverso al suyo.

De estas virtudes que hacen posible o facilitan la convivencia, y que tan necesarias nos son a todos, decía el Santo que «es preciso tener gran provisión y muy a mano, pues se han de estar usando casi de continuo»2. Para el apostolado, la vida en familia, la amistad..., son indispensables.

Todos los días nos encontramos con personas muy diferentes en el trabajo, en la calle, entre los mismos parientes más próximos..., con caracteres y modos de ser muy diversos, y es muy grato al Señor que nos ejercitemos en la convivencia con todos. Santo Tomás de Aquino señala que se requiere una virtud particular -que encierra en sí otras muchas que parecen pequeñas que «cuide de ordenar las relaciones de los hombres con sus semejantes, tanto en los hechos como en las palabras»3. Estas virtudes nos llevan a esforzarnos en toda situación para hacer la vida más grata a quienes nos rodean. Ellas hacen amables las relaciones entre los hombres, y son una verdadera ayuda mutua en nuestro camino hacia el Cielo, que es a donde queremos ir; no causan quizá una gran admiración, pero cuando faltan se echan mucho de menos y las relaciones entre los hombres se vuelven tirantes y difíciles. Son virtudes opuestas, por su misma naturaleza, al egoísmo, al gesto destemplado, al malhumor, a las faltas de educación, al desorden, a los gritos e impaciencias, a vivir sin tener en cuenta a quienes están cerca. La conversación agradable, el trato lleno siempre de respeto, se ha de ejercitar en el trabajo, en el tráfico..., y de un modo particular con los que habitualmente convivimos, «a lo cual faltan grandemente los que en la calle parecen ángeles, y en la propia casa, diablos»4, señalaba el Santo. Examinemos hoy nosotros cómo es el trato, la conversación..., principalmente con aquellos que el Señor ha puesto a nuestro lado, con quienes convivimos o trabajamos codo a codo. La afabilidad abre las puertas de la amistad y, por tanto, del apostolado.

II. Formando parte de la virtud de la afabilidad, de la que nos ha dejado tantos ejemplos y consejos San Francisco de Sales, se encuentran muchas virtudes que quizá no son muy llamativas, pero que constituyen el entramado de la caridad y del trato apostólico: la benignidad, por la que se trata y juzga a los demás y a sus actuaciones con delicadeza; la indulgencia ante los defectos y errores de los demás; la educación y la urbanidad en palabras y modales; la simpatía, que en determinadas ocasiones será necesario cultivar con particular esmero; la cordialidad; la gratitud; el respeto; el elogio oportuno ante las cosas buenas que hacen los demás... El cristiano sabrá convertir los múltiples detalles de estas virtudes humanas en otros actos de la virtud de la caridad, al hacerlos también por amor a Dios. La caridad hace de estas mismas virtudes hábitos más firmes, más ricos en posibilidades, y les da un horizonte más elevado. Además, el cristiano sabrá ver en sus hermanos, con la ayuda de la gracia, a hijos de Dios, que siempre merecen las mejores muestras de consideración.

Para estar abiertos a todos, para convivir con personas tan diferentes (por la edad, religión, formación cultural, temperamento...), nos enseña San Francisco que en primer lugar hemos de ser humildes, pues «la humildad no es solamente caritativa, sino también dulce. La caridad es la humildad que aparece al exterior y la humildad es la caridad escondida»5; ambas virtudes están estrechísimamente unidas. Si luchamos por ser humildes, sabremos «venerar la imagen de Dios que hay en cada hombre»6, mirándolo con hondo respeto.

Respetar es valorar, mirar a los demás descubriendo lo que valen. La palabra respeto viene del latín respectus, consideración, miramiento7. Saber convivir exige respetar a las personas, y también a las cosas, porque son bienes de Dios y están al servicio del hombre. Se ha dicho con verdad que las cosas muestran su secreto solo al que las respeta y ama. Respetar la naturaleza tiene su más hondo sentido en que forma parte de la creación y, a través de ella, se da gloria a Dios. El respeto es condición para contribuir a la mejora de los demás. Cuando se avasalla a otro, se hace ineficaz el consejo, la corrección o la advertencia.

En el Evangelio sorprende gozosamente comprobar cómo los Evangelistas se refieren con cierta frecuencia a las miradas del Señor, como si tuviesen algo muy particular. Nos dicen que Jesús miró con cariño a aquel muchacho que se le acercó con deseos de ser mejor; miró con ternura a la viuda pobre que tan generosa se mostró con las cosas de Dios, echando en el cepillo del Templo lo poco que tenía para su sustento; y miró con simpatía a Zaqueo, subido en el árbol... Jesús miraba a todos con un inmenso respeto: a los sanos y a los enfermos, a niños y mayores, a mendigos, a pecadores... Es siempre el ejemplo que hemos de imitar en nuestra convivencia diaria. Ver a las gentes, a todos, con simpatía, con aprecio y cordialidad. Si mirásemos a las gentes como las ve el Señor, no nos atreveríamos a juzgarlas negativamente. «En aquellos que naturalmente no nos resultan simpáticos veríamos almas rescatadas por la Sangre de Cristo, que forman parte de su Cuerpo Místico y que quizá estén más cerca que la nuestra de su divino Corazón. No pocas veces nos acaece pasar largos años al lado de almas bellísimas sin que echemos de ver su hermosura»8. Miremos a nuestro alrededor y tratemos de ver a quienes cada día encontramos en la propia casa, en la oficina, en medio del tráfico de la ciudad, a quienes esperan su turno junto a nosotros en el dentista o en la farmacia. Examinemos junto a Jesús si los vemos con ojos amables y misericordiosos, como los mira Él.

III. Enseñaba San Francisco que «hay que sentir indignación contra el mal y estar resuelto a no transigir con él; sin embargo, hay que convivir dulcemente con el prójimo»9. El Santo hubo de llevar muchas veces a la práctica este espíritu de comprensión con las personas que estaban en el error y de firmeza ante el error mismo, pues una buena parte de su vida estuvo dedicada a procurar que muchos calvinistas volvieran al catolicismo. Y esto en unos momentos en que las heridas de la separación eran particularmente profundas. Cuando, por indicación del Papa, fue a visitar a un famoso pensador calvinista ya octogenario, el Santo comenzó el coloquio con amabilidad y cordialidad, preguntando: «¿Se puede uno salvar en la Iglesia católica?». Después de un tiempo de reflexión, el calvinista respondió afirmativamente. Aquello abrió una puerta que parecía definitivamente cerrada10.

La comprensión, virtud fundamental de la convivencia y del apostolado, nos inclina a vivir amablemente abiertos a los demás; a mirarlos con una mirada de simpatía que nos lleva a aceptar con optimismo la trama de virtudes y defectos que existen en la vida de todo hombre y de toda mujer. Es una mirada que alcanza las profundidades del corazón y sabe encontrar la parte de bondad que existe siempre en él. De la comprensión nace una comunidad de sentimientos y de vida. Por el contrario, de los juicios negativos, frecuentemente precipitados e injustos, se origina siempre la distancia y la separación.

El Señor, que conoce las raíces más profundas del actuar humano, comprende y perdona. Cuando se comprende a los demás es posible ayudarlos. La samaritana, el buen ladrón, la mujer adúltera, Pedro que reniega, Tomás Apóstol que no cree..., y tantos otros en aquellos tres años de vida pública y a lo largo de los siglos se sintieron comprendidos por el Señor y dejaron que la gracia de Dios les penetrara el alma. Una persona comprendida abre su corazón y se deja ayudar.

Casi al final de su vida, San Francisco escribía al Papa acerca de la misión que se le había encomendado: «Cuando llegamos a esta región, apenas si se podía encontrar un centenar de católicos. Hoy, apenas quedan un centenar de herejes»11. Nosotros le pedimos, en su festividad, que nos enseñe a vivir ese entramado de las virtudes de la convivencia, que sepamos ejercitarlas diariamente en las situaciones más comunes, y que sean una firme ayuda para el apostolado que, con la gracia de Dios, debemos llevar a cabo. Señor, Dios nuestro, Tú has querido que el Santo obispo Francisco de Sales se entregara a todos generosamente para la salvación de los hombres; concédenos, a ejemplo suyo, manifestar la dulzura de tu amor en el servicio a nuestros hermanos12.

1 Misal Romano, Oración después de la comunión de la Misa del día — 2 Cfr. San Francisco de Sales, Introducción a la vida devota, III, 1. — 3 Santo Tomás, Suma Teológico, 2-2. q. 114, a. 1. — 4 San Francisco de Sales, o.c., III, 8. — 5 ídem. Conversaciones espirituales, 11, 2. — 6 San Josemaría Escrivá, Amigos de Dios, 230. — 7 Cfr. J. Corominas, Diccionario crítico etimológico, Gredos, Madrid 1987, voz Respeto. — 8 R. Garrigou-Lagrange, Las tres edades de la vida interior, Palabra, Madrid 1982, II, p. 734. — 9 San Francisco de Sales, Epistolario, fragm. 110, en Obras completas, BAC, Madrid 1954, vol. II, p. 744. — 10 Cfr. ídem, Meditaciones sobre la Iglesia, BAC, Madrid 1985, Introducción, p. 8. — 11 Cfr. ibídem, citado en Introducción, p. 10. — 12 Misal Romano, Oración colecta de la Misa del día.

Nació en Saboya el año 1567. Una vez ordenado sacerdote, trabajó intensamente por la restauración católica de su patria. Nombrado Obispo de Ginebra, estuvo lleno de santo celo para sostener en la piedad y en la doctrina a sacerdotes y fieles. A ellos dedicó numerosos escritos. Falleció en Lyón el 28 de diciembre de 1622. Su fiesta se celebra el 24 de enero porque en este día, al año siguiente de su muerte, se trasladaron sus restos mortales a su sepultura definitiva en Annecy. Fue beatificado en el año 1661 y canonizado cuatro años más tarde. Pío IX lo declaró Doctor de la Iglesia y Pío XI lo proclamó Patrono de los periodistas y escritores católicos.

 

 

Santa María de la Paz: iglesia prelaticia del Opus Dei

Santa María de la Paz: esa es la advocación mariana a la que está dedicada la iglesia prelaticia del Opus Dei en Roma. Breve descripción del lugar en el que reposan los sagrados restos de san Josemaría Escrivá de Balaguer.

Santa María de la Paz01/05/2018

 

Tras cruzar la puerta de Viale Bruno Buozzi 75 y bajar un tramo de escaleras, se accede a un vestíbulo en el que se encuentra una imagen de la Virgen María, Madre del Amor Hermoso.

En el atrio de la iglesia se conserva la pila bautismal donde fue bautizado san Josemaría, el 13 de enero de 1902. Fue donada por el obispo y el capítulo de la catedral de Barbastro, su ciudad natal.

El altar del templo está situado bajo un pequeño baldaquino, siguiendo la costumbre de muchas iglesias romanas. La iglesia está presidida por una imagen de la Virgen, obra de Manuel Caballero, que se colocó el 18 de diciembre de 1959. Los fieles pueden rezar ante la tumba de san Josemaría, dispuesta bajo el altar.

<br>

Foto panorámica desde la nave

Foto panorámica desde el coro

Reina de la paz, ¡ruega por nosotros!

El 31 de diciembre de 1959, san Josemaría celebró la primera misa en Santa María de la Paz que, desde la erección del Opus Dei como prelatura personal, pasó a ser la iglesia prelaticia. La devoción de san Josemaría a la Virgen es la razón del título de la iglesia y de la imagen que la preside.

En palabras de san Josemaría: "Santa María es —así la invoca la Iglesia— la Reina de la paz. Por eso, cuando se alborota tu alma, el ambiente familiar o el profesional, la convivencia en la sociedad o entre los pueblos, no ceses de aclamarla con ese título: “Regina pacis, ora pro nobis!” —Reina de la paz, ¡ruega por nosotros! ¿Has probado, al menos, cuando pierdes la tranquilidad?... —Te sorprenderás de su inmediata eficacia".

En la cripta de la iglesia prelaticia

En una pequeña cripta bajo la iglesia prelaticia, a la que se accede a través de unas escaleras, están enterrados los obispos Álvaro del Portillo, beatificado en 2014, y Javier Echevarría, primer y segundo sucesor de san Josemaría al frente del Opus Dei, respectivamente.

Inicialmente, san Josemaría fue enterrado en esta cripta el 27 de junio de 1975. Sobre la losa de mármol se colocó, bajo el sello del Opus Dei, la inscripción: EL PADRE, que aún perdura. Tras la beatificación, en 1992, el cuerpo del fundador se trasladó a la iglesia prelaticia y se colocó debajo del altar, en donde se encuentra en la actualidad.

Personas de todo el mundo acuden al fundador del Opus Dei para solicitar a Dios nuestro Señor gracias de toda clase. Y son muchos quienes se acercan hasta la iglesia prelaticia para seguir pidiendo o para agradecer las gracias recibidas por su intercesión.

En la misma cripta están enterradas Carmen Escrivá —hermana de san Josemaría— y Dora del Hoyo —la primera mujer que pidió la admisión en el Opus Dei como numeraria auxiliar—, cuya causa de beatificación inició en junio de 2012.

A un costado de la cripta se encuentran la capilla del Santísimo y los confesonarios. San Josemaría predicó con incansable celo la necesidad de frecuentar los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía, dones de Dios a sus hijos los hombres, fuente de paz y de alegría imperecedera.

Datos útiles

Dirección:

Viale Bruno Buozzi, 75 — 00197 Roma, Italia

Hacer clic para ver la ubicación de la iglesia en Google Maps

Hacer clic para ver la ubicación de la iglesia en Google Maps

Teléfono:

(+39) 06 808 961

Horarios:

— Abierto de 8:30 a 20:30 hrs.

—Misas: todos los días a las 8:30, a las 12:00 y a las 19:30 hrs. (durante julio y agosto no se celebra la misa de 19:30 hrs.).

—El 24 de diciembre no se celebrará la misa de las 19:30, y tampoco el 25 la de 08:30.

—El 31 de diciembre no se celebrará la misa de las 19:30, y tampoco el 1 de enero la de 08:30.

— Confesiones: durante el horario de apertura de la iglesia (hay posibilidad de confesarse en italiano, inglés, español, francés, alemán y portugués).

Si un grupo quiere avisar su llegada con antelación o si un sacerdote desea celebrar la misa, puede llamar por teléfono.

Folleto con información práctica sobre la iglesia prelaticia del Opus Dei, Santa María de la Paz (PDF).

 

“María, reina de la paz”

María, Regina pacis, reina de la paz, porque tuviste fe y creíste que se cumpliría el anuncio del Angel, ayúdanos a crecer en la fe, a ser firmes en la esperanza, a profundizar en el Amor. Porque eso es lo que quiere hoy de nosotros tu Hijo, al mostrarnos su Sacratísimo Corazón (Es Cristo que pasa, 170).Característica evidente de un hombre de Dios, de una mujer de Dios, es la paz en su alma: tiene "la paz" y da "la paz" a las personas que trata (Forja, 649).


No cabe escudarse en razones aparentemente piadosas, para expoliar a los otros de aquello que les pertenece: si alguno dice: sí, yo amo a Dios, al paso que aborrece a su hermano, es un mentiroso. Pero también se engaña el que regatea al Señor el amor y la reverencia -la adoración- que le son debidos como Creador y Padre Nuestro; y el que se niega a obedecer a sus mandamientos, con la falsa excusa de que alguno resulta incompatible con el servicio a los hombres, pues claramente advierte San Juan que en esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, si amamos a Dios y guardamos sus mandamientos. Porque el amor de Dios consiste en que observemos sus mandatos; y sus mandatos no son pesados. (Amigos de Dios, n. 166)

 

Clericalismo y teología de la libertad

Escrito por Ángel Rodríguez Luño

Dejar espacio a la conciencia de los fieles, sin pretender sustituirla, y ayudarles al mismo tiempo en la formación de la conciencia, es una tarea apasionante y posible

Esta reflexión nace de la crítica que el Papa Francisco ha dirigido al clericalismo, una mentalidad y una actitud viciada que es causa de no pocos males. Francisco se ha referido a esa mentalidad deformada en varias ocasiones y en diferentes contextos, algunos de ellos bien tristes, como es el de la Carta al Pueblo de Dios del 20 de agosto de 2018. No se tratará aquí de estos problemas, ni se pretende hacer una exégesis de las palabras del Papa. Estas han sido solo la ocasión para reflexionar sobre un problema más amplio del que el clericalismo es solo una parte. A mi modo de ver, la raíz más profunda del clericalismo −y de otros fenómenos relacionados o asemejables a él− es la incomprensión del valor de la libertad o, quizá, la subordinación de su valor a otros que parecen más importantes o más urgentes, como pueden ser, por ejemplo, la seguridad y la igualdad. El fenómeno no se da solamente, y tal vez ni siquiera principalmente, en ámbito eclesiástico, sino que tiene múltiples manifestaciones en la esfera civil.

La libertad es una realidad difícil de comprender, que tiene no pocos aspectos de misterio. Dos cuestiones de importancia fundamental son particularmente complejas: la libertad de la creación y la creación de la libertad; es decir, que el acto creador de Dios sea enteramente libre y que sea posible crear una verdadera libertad. Aquí voy a ocuparme solo de la segunda cuestión.

Dios creó libre al ser humano

No es fácil comprender de qué modo Dios puede crear una auténtica libertad. La Iglesia lo ha enseñado incansablemente. Así, por ejemplo, la Constitución Gaudium et spes, del Concilio Vaticano II, afirma que “la verdadera libertad es signo eminente de la imagen divina en el hombre. Dios ha querido dejar al hombre en manos de su propia decisión para que así busque espontáneamente a su Creador y, adhiriéndose libremente a éste, alcance la plena y bienaventurada perfección” (n. 17).

Sin embargo, muchos piensan que, enmarcada en los planes generales de la providencia y del gobierno divinos, son muy pocas las cosas que realmente dependen de la libertad humana. A fin de cuentas, como se suele decir, Dios es capaz de escribir derecho con renglones torcidos. Esto es, aunque los hombres obren mal, Dios consigue arreglarlo todo y que el resultado sea bueno. Por otra parte, desde el punto de vista teórico no es fácil concebir como definitivo un poder de elección y de acción que es causado o donado por otro. Los debates sobre el concurso divino y la predestinación, así como la famosa controversia de auxiliis, son un suficiente botón de muestra. Desde una perspectiva filosófica diferente, esa misma dificultad hizo pensar a Kant que la autonomía humana es incompatible con cualquier tipo de presencia de Dios y de su ley en el comportamiento moral humano. En mi opinión, la teología cristiana de la creación debería llevar a ver las cosas de otra manera. Al crear al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza, Dios realiza el designio de poner frente a sí verdaderos interlocutores, capaces de participar de la bondad y de la plenitud divinas. Para eso era necesario que fueran realmente libres, esto es, capaces de reconocer y afirmar de modo autónomo el bien porque es bueno (lo cual comporta inevitablemente la posibilidad de negar lo bueno y afirmar lo malo). Para obedecer forzosamente y con toda exactitud las leyes cósmicas que manifiestan la grandeza y la potencia de Dios ya están los astros del cielo; solo con la libertad aparecen la imagen y semejanza divinas, cuyo valor es muy superior al de las fuerzas del universo.

En efecto, la libre adhesión del hombre a Dios vale más que el cielo estrellado. Hasta tal punto es así, que Dios prefiere aceptar el riesgo de que el hombre use mal la libertad, antes que privarle de ella. Ciertamente, la supresión de la libertad evitaría la posibilidad del mal (y, con él, todo sufrimiento); sin embargo, también haría imposible el bien más valioso, el único que refleja de verdad la bondad divina. Por eso, Dios asume la libertad humana con todos sus riesgos. La literatura sapiencial del Antiguo Testamento lo expresó con gran belleza: “Él fue quien al principio hizo al hombre, y le dejó en manos de su propio albedrío. Si tú quieres, guardarás los mandamientos, para permanecer fiel a su beneplácito. Él te ha puesto delante fuego y agua, a donde quieras puedes llevar tu mano. Ante los hombres está la vida y la muerte, lo que prefiera cada cual, se le dará” (Eclesiástico 15, 14-17). El hombre es libre de preferir la vida o la muerte, pero lo que prefiera se le dará.

Libres, con todas las consecuencias

Porque Dios crea una verdadera libertad y asume sus riesgos, no consta que haya querido dar al hombre una red de seguridad −como la que protege a los equilibristas en el circo− para neutralizar las graves consecuencias de su posible mal uso. Es cierto que Dios nos cuida con su providencia, pero lo hace concediéndonos una participación activa en ella. Con nuestra inteligencia somos capaces de conocer cada vez mejor la realidad en que vivimos y de distinguir lo que nos hace bien de lo que nos hace mal. A la libertad está unida la capacidad y la obligación para cada uno de proveer por sí mismo, y nuestra provisión es respetada.

Para ser más exactos −y por lo que se refiere sobre todo a la culpa moral y no tanto a las penalidades que tienen su origen en ella−, la misericordia de Dios nos ha dado una cierta red de seguridad: la Redención. De hecho, la modalidad dolorosísima en que se llevó a cabo, mediante la sangre de Cristo (cfr. Efesios 1, 7-8), deja bien claro que no es sencillamente un “borrón y cuenta nueva”. Al contrario, el Creador se toma radicalmente en serio la libertad del hombre. No se trata de un juego, y por ello Dios no impide el despliegue de las consecuencias que tienen nuestras acciones en su conexión con las de los demás y con las leyes que rigen el mundo material, el equilibrio psíquico y moral, y el orden social y económico. Es verdad que la benevolencia y la gracia de Dios nos ayudan, pero presuponen la libre decisión humana de colaborar con ellas. Como se lee en la Carta a los Romanos: “Todas las cosas cooperan para el bien de los que aman a Dios” (Romanos 8, 28).

Por más que desde el punto de vista teórico sea difícil comprenderlo, la libertad humana representa un punto verdaderamente absoluto, enmarcado en un contexto relativo y dependiente de Dios. A mi libertad se debe que no existan algunas cosas, que podrían haber existido si yo hubiera tomado otra decisión. Y a mi libertad se debe también que existan algunas cosas que podrían no haber existido, si mi decisión hubiese sido diferente.

Tampoco la natural sociabilidad del hombre puede servir como coartada para oscurecer el valor de la libertad. La sociedad humana es sociedad de seres libres. Por lo que se refiere a la solidaridad, la teología de la creación subraya que todos los hombres son iguales ante Dios. Son igualmente hijos suyos, y por eso hermanos entre sí. De modo particular en el Nuevo Testamento, la solidaridad es reforzada y sobrepasada por la caridad, que constituye el núcleo del mensaje moral de Cristo. Ahora bien, es preciso hacer dos observaciones para mostrar que la interpretación de la solidaridad y de la caridad no puede ir en detrimento de la libertad y de la responsabilidad, que comporta la obligación de proveer por sí mismo a no ser que circunstancias como la enfermedad, la vejez, etc. lo impidan. La primera es que la caridad hacia los que padecen necesidad no se puede entender como licencia para que, voluntariamente, unos vivan a costa de otros. San Pablo lo dice en términos inequívocos: “Pues también cuando estábamos con vosotros os dábamos esta norma: si alguno no quiere trabajar, que no coma. […] Ordenamos y exhortamos en el Señor Jesucristo a que coman su propio pan trabajando con sosiego” (2 Tesalonicenses 3, 10.12).

La segunda es que la caridad cristiana presupone las enseñanzas de Cristo sobre la distinción entre el orden político y el orden religioso: dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios (cfr. Mateo 22, 21). Una con- fusión en este campo impediría la existencia de la caridad que, por su misma esencia, es un acto libre. La parábola del rico Epulón y del pobre Lázaro contiene una dura condena de quienes hacen un uso egoísta e insolidario de sus bienes, incumpliendo su grave obligación de ayudar a quien padece necesidad. Sin embargo, no dice −ni sugiere− que se deba emplear la fuerza coercitiva del Estado para privar de sus bienes a los afortunados, de modo que después la pública autoridad pueda redistribuirlos. Cristo enseña, en definitiva, que debemos querer ayudar voluntariamente a quien lo necesita. En ningún pasaje del Nuevo Testamento se autoriza la supresión violenta de la legítima libertad en orden a la solidaridad o a la caridad.

El clericalismo

Llegamos así a la cuestión que abría estas páginas. El diccionario de la Real Academia Española conoce tres acepciones de la palabra “clericalismo”: 1) influencia excesiva del clero en los asuntos políticos; 2) intervención excesiva del clero en la vida de la Iglesia, que impide el ejercicio de los derechos a los demás miembros del pueblo de Dios; 3) marcada afección y sumisión al clero y a sus directrices. Estas acepciones dan una idea suficiente del fenómeno, pero necesitarían una actualización. No parece que hoy en día el clero pueda influir excesivamente en los asuntos políticos. Ni siquiera lo desea, entre otras cosas porque esos asuntos han asumido una complejidad demasiado grande y pesada para los que no son políticos de profesión.

Más significativa es, en cambio, la palabra con la que se califica la intervención clerical: se trata de intervenciones “excesivas”. Y el exceso no es esencialmente cuestión de cantidad o amplitud, sino de dirección. El clericalismo es excesivo porque es iliberal: invade y anula la legítima libertad de otras personas o instituciones, en la esfera civil o en la eclesiástica. Así, en lugar de hacer posible el ejercicio de la libertad personal, pretende dirigirla de modo casi forzado hacia lo que se considera -quizá por buenos motivos- mejor, más verdadero y deseable. Por eso he dicho al principio que, a mi juicio, el clericalismo presupone una comprensión deficiente de la teología de la libertad (de su valor a los ojos de Dios), y por consiguiente de la teología de la creación.

Si he de ser justo, debo aclarar que en mis más de 40 años de sacerdocio he visto pocas veces la mentalidad clerical entre los sacerdotes que, a causa de sus encargos pastorales, están en estrecho contacto con los fieles. Más fácil es encontrarla entre los que por una razón o por otra viven entre libros o entre papeles, y tienen pocas ocasiones de apreciar la competencia humana y la sabiduría cristiana de la que muchas veces dan muestra los fieles laicos. A continuación voy a referirme a unos pocos aspectos del clericalismo; un tratamiento completo del tema requeriría, como es lógico, mucho más espacio.

Algunas expresiones de clericalismo

La primera expresión, que ha aparecido ya en estas páginas, es la escasa valoración de la libertad humana. Puede que se considere un bien, un don de Dios, pero desde luego no sería el más importante. En su relación al bien, la libertad contiene una paradoja: sin bien, la libertad es vacía o incluso nociva; sin libertad no es posible un bien humano. La mentalidad clerical siempre inclina la balanza en favor del bien, y en casos extremos se muestra disponible a sacrificar la libertad sobre el altar del bien. De este modo parece olvidar que la lógica de Dios es diferente, pues Él no ha querido suprimir nuestra libertad para evitar su mal uso. Se tiende a ver la libertad como un problema, cuando en realidad es el presupuesto que permite resolver bien cualquier conflicto.

A la infravaloración de la libertad sigue una subestimación del pecado. Y esto, no a causa de la creencia en la compasión divina (que gracias a Dios es muy grande, y a ella se acoge quien escribe estas páginas), sino porque no se advierte que el respeto que Dios nos tiene no le permite tratarnos como a chiquillos inconscientes. Si así fuera, los hombres ofenderían, matarían, destruirían… pero luego vendría el padre a arreglar lo destruido, y el juego terminaría bien para todos, tanto para las víctimas como para los criminales. El Nuevo Testamento no nos permite pensar así. Basta leer el pasaje del capítulo 25 de san Mateo sobre el juicio final. Precisamente porque nos ha creado verdaderamente libres, Dios no nos trata ni como a niños, ni como a marionetas irresponsables. La actitud que criticamos nada tiene que ver con el “camino de infancia espiritual” del que hablan santos como Teresa de Lisieux o Josemaría Escrivá, y que se coloca en el contexto muy diferente de la teología espiritual. Este “camino” nada tiene de blandenguería ni de superficial irresponsabilidad, y es perfectamente compatible −como demuestra la vida de estos dos santos− con una afirmación radical de la libertad humana.

En tercer lugar, la infravaloración de la libertad se da también en la esfera civil. Para algunos, los ciudadanos serían pobres incapaces a los que el Estado habría de dar una protección universal, lo más amplia posible, sin preguntarles siquiera si la necesitan o la desean. Con esa protección, aparentemente se da gratuitamente algo, pero en realidad tiene unos altísimos costes, tanto económicos como, sobre todo, antropológicos. Al Estado omnipresente e invasivo lo describe Tocqueville como “un poder inmenso y tutelar que se encarga sólo de asegurar los goces de los ciudadanos y vigilar su suerte. Absoluto, minucioso, regular, advertido y benigno, se asemejaría al poder paterno, si como él tuviese por objeto preparar a los hombres para la edad viril; pero, al contrario, no trata sino de fijarlos irrevocablemente en la infancia y quiere que los ciudadanos gocen, con tal de que no piensen sino en gozar […]. De este modo, hace cada día menos útil y más raro el uso del libre albedrío, encierra la acción de la libertad en un espacio más estrecho, y quita poco a poco a cada ciudadano hasta el uso de sí mismo” (La democracia en América, III, IV, 6). No es una imagen del pasado. Incluso hoy es muy frecuente que los partidos pretendan realizar los propios ideales políticos pisoteando la libertad de los que piensan de modo diferente, a los que a veces se llega incluso a querer eliminar. El respeto de la libertad del adversario político es una piedra preciosa que raramente encontramos en el panorama actual.

El último punto que voy a tratar se refiere a la idea de que, en virtud de nuestras buenas intenciones, Dios va a detener las consecuencias de los procesos naturales que libremente ponemos en marcha. Algo así como si la caridad pudiera ahorrarnos el conocimiento de las leyes y valores de las cosas creadas −y, en particular, de la sociedad humana−, a los que el Concilio Vaticano II se refirió con la expresión “justa autonomía de las realidades terrenas”. Según Gaudium et spes: “Por la propia naturaleza de la creación, todas las cosas están dotadas de consistencia, verdad y bondad propias y de un propio orden regulado, que el hombre debe respetar con el reconocimiento de la metodología particular de cada ciencia o arte” (n. 36). La mentalidad clerical, en cambio, habla de las cosas terrenas sin conocer bien su génesis, su consistencia y su desarrollo; aplica a esas realidades unos principios que corresponden a otros ámbitos de la realidad y, así, propone medidas que acaban produciendo lo contrario de lo que se pretendía. Un ejemplo de esto último se observa cuando se pasa del plano religioso al plano político −y de este a aquel− con una facilidad asombrosa. Problemas políticos o económicos se intentan resolver sin tener en cuenta principios básicos del quehacer político o de la realidad económica, violentando así la realidad de las cosas.

A esto se añade la tendencia a explicar todo solo por sus causas últimas. Si se abre un libro de historia universal, veremos que han existido numerosas guerras. Afirmando que todas ellas tienen su causa en la malicia humana o en el pecado original, se dice algo verdadero, pero que, por explicar todo, acaba no explicando nada (al menos, si tenemos interés por comprender lo que sucedió y por prevenir conflictos futuros). Por una razón semejante se incurre en un lenguaje hecho de palabras de significado vago, como por ejemplo “la dignidad humana”, que establecen consensos vacíos. Por seguir con el ejemplo de la dignidad, se da el caso de que todos la defienden, pero los distintos sujetos (o grupos) lo hacen para defender comportamientos que resultan contradictorios entre sí. De este modo se puede llegar a un acuerdo nominal sobre la dignidad, pero se trata en definitiva de un falso consenso entre personas que, en realidad, no están de acuerdo en casi nada. El resultado de esto es que, al final, el discurso público queda reducido a pura retórica.

No he querido señalar más que algunas consecuencias del clericalismo. Las suficientes para comprender que es precisa una seria reflexión sobre estos problemas. Esta redundará en bien de todos, y en primer lugar de la Iglesia. En efecto, la reivindicación de la libertad, en la que se refleja la imagen de Dios en el hombre, no puede significar sino un empuje para el Pueblo de Dios y para todos los que formamos parte de él. Afortunadamente, se dan ahora un conjunto de circunstancias que nos permiten esperar que una reflexión de ese tipo se va a llevar a cabo.

Ángel Rodríguez Luño. Profesor ordinario de Teología Moral Fundamental. Vicerrector de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (Roma)

 

 

La "revolución del servicio" desde la JMJ de Panamá

Posted: 22 Jan 2019 11:09 AM PST

https://1.bp.blogspot.com/-HohiM9DK3nQ/XEdj9IC3DaI/AAAAAAAACgc/iatsIpi4JHgHgqr-m0iMZOPPCPknKWyVgCLcBGAs/s320/panamaaaa.jpg

Panamá es un lugar clave para la nueva evangelización en y desde Centroamérica. Su papel de comunicación, gracias al canal, entre los dos océanos Atlántico y Pacífico y su liderazgo en el crecimiento económico de Latinoamérica hacen de este país un lugar estratégico, para que llegue el mensaje de Francisco a los jóvenes del mundo.

La JMJ de Panamá cuenta con el primer papa americano, más precisamente latinoamericano y de habla española. Sin duda este hecho –que el papa comparta el habla hispana con las gentes que lo acogen– hará especialmente significativo este encuentro con los jóvenes. La cultura de estos países posee una gran riqueza de valores, también desde el punto de vista cristiano.

Una inmensa mayoría de sus gentes se reconocen católicos y la religiosidad popular tiene ahí fuentes profundas. Su carácter propio y su amor a la vida conectan plenamente con la sensibilidad de Francisco. Recordemos que la vida es el tema principal del Documento de Aparecida (2007), que recoge la última reunión del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano) y cuya redacción fue coordinada por el que hoy es papa.

Francisco confía en los jóvenes y en su capacidad para impulsar grandes transformaciones. Y ello, a pesar de que en muchos sitios son víctimas de la “cultura del descarte” y de la “globalización de la indiferencia”. Para transformar el mundo en que habitan y disponerlo a servir a la persona y no a someterla al servicio del que quiere y puede aprovecharse de ellas, los jóvenes necesitan ser acompañados y promovidos humana y espiritualmente. 

Recorrer el istmo de los jóvenes

Durante su visita a Colombia el año pasado, con referencia a la JMJ de 2019 y utlizando la metáfora del istmo, el papa declaró:

“Estoy seguro que en todos los jóvenes se esconde un istmo; en el corazón de todos nuestros chicos hay un pequeño y alargado pedazo de terreno que se puede recorrer para conducirlos a un futuro que solo Dios conoce, y a Él le pertenece. […] Nos toca a nosotros presentarles nuevas propuestas para despertar en ellos el coraje de arriesgarse, junto a Dios, y hacerlos, como la Virgen, disponibles”.

En Madrid (2011), el lema fue “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe”. En Río de Janeiro (2013), “Id y haced discípulos a todos los pueblos”. En Cracovia (2016), “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”. Cabe preguntarse por el papel que va a jugar el lema de este año y cómo debe interpretarse.

En su videomensaje a los jóvenes para la Jornada de Panamá, el papa pone como ejemplo a María, por su diálogo con Dios y su actitud de escucha. El lema de la JMJ de 2019 es la respuesta de la Virgen María: “He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra”. Esto quiere decir que su “sí” valiente y generoso es ejemplo para “salir de uno mismo” y “ponerse al servicio de los demás”.

La fuerza de los jóvenes es su generosidad

Francisco subraya que el deseo de muchos jóvenes de “ayudar a otros”, de “hacer algo por los que sufren”, es la “fuerza de los jóvenes”, capaz de cambiar las cosas y “desbaratar los grandes poderes de este mundo: la revolución del servicio”.

De esta manera se fortalece la propia identidad de cristianos y se puede descubrir la vocación, la propuesta que Dios tiene para cada uno. Siempre hay que considerar que “las propuestas de Dios son para hacer que nuestra vida fructifique y haga brotar muchas sonrisas y alegre muchos corazones”.

Por otra parte, es la primera vez que se organiza una pre-Jornada de la JMJ, específicamente para jóvenes de los pueblos indígenas a nivel mundial. En otro videomensaje posterior de Francisco a los jóvenes indígenas (18-I-2019) explica que la finalidad de esta reunión es “reflexionar y celebrar su fe en Jesucristo desde la riqueza milenaria de sus propias culturas originarias”.

Se trata de que los jóvenes puedan fortalecer algunas importantes actitudes: el agradecimiento por la historia de sus pueblos; la valentía para afrontar los desafíos que supone mejorar el mundo que nos rodea, hacerlo más equitativo y humano; el compromiso de proteger la Tierra, nuestra Casa Común.

De esta forma, el papa confía en que los jóvenes puedan reaccionar contra la cultura del descarte y del olvido de las raíces, llevando esas raíces al futuro. Y por eso les propone: “Volver a las culturas del origen. Hacerse cargo de las raíces, porque de las raíces viene la fuerza que los va a hacer crecer, florecer y fructificar”.

Así, en continuidad con las JMJ anteriores, la de Panamá proyecta a los jóvenes hacia la construcción de una humanidad con futuro. “Donde está Dios hay futuro”, ha dicho el papa hoy emérito Benedicto XVI. Pero no solo deben movilizarse los jóvenes, sino también todos nosotros –particularmente en el campo educativo–, para suscitar y acompañar su compromiso.

 

 

Jornada Mundial de la Juventud JMJ Panamá 2019

Agenda del Papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá

Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019

Todas las horas citadas a continuación corresponden a la hora local de Panamá, cuya diferencia horaria con Madrid es de 6 horas.

Miércoles, 23 enero 2019

ROMA-PANAMÁ

•9:35 horas: Salida en avión de Roma/Fiumicino a Panamá

•16:30 horas: Llegada al aeropuerto internacional Tocumen de Panamá

Acogida oficial

•16:50 horas: Traslado a la Nunciatura Apostólica

Jueves 24 enero 2019

PANAMÁ

•9:45 h. Ceremonia de bienvenida en la entrada principal de la Presidencia de la República, Palacio de las Garzas.

Visita de cortesía al presidente de la República en el Palacio de las Garzas

•10:40 h. Encuentro con la autoridad, con el Cuerpo Diplomático y con representantes de la Sociedad en Palacio Bolívar – Ministerio de Asuntos Exteriores. Discurso del Santo Padre

•11:15 h. Encuentro con los Obispos Centroamericanos en la Iglesia de San Francisco de Asís Discurso del Santo Padre

•17:30 h. Ceremonia de acogida y apertura de la Jornada Mundial de la Juventud en el Campo Santa María la Antigua – Cinta Costera. Discurso del Santo Padre

 

Viernes, 25 enero 2019

PANAMÁ

•10:30 h. Liturgia penitencial con los jóvenes privados de libertad en el Centro de Cumplimiento de Menores Las Garzas de Pacora. Homilía del Santo Padre

•11:50 h. Traslado en helicóptero a la Nunciatura Apostólica

•17:30 h. Via Crucis con los jóvenes en el Campo Santa María la Antigua – Cinta Costera Discurso del Santo Padre

 

Sábado, 26 enero 2019

PANAMÁ

•9:15 h. Santa Misa con la dedicación del altar de la Catedral Basílica de Santa María la Antigua con los sacerdotes, consagrados y movimientos laicales. Homilía del Santo Padre

•12:15 h. Comida con los jóvenes en el Seminario Mayor San José

•18:30 h. Vigilia con los jóvenes en el Campo San Juan Pablo II – Metro Park. Discurso del Santo Padre

 

Domingo, 27 enero 2019

PANAMÁ -ROMA

•8 h. Santa Misa para la Jornada Mundial de la Juventud en el Campo San Juan Pablo II – Metro Park. Homilía del Santo Padre

•10:45 h. Visita a la Casa Hogar del Buen Samaritano. Discurso del Santo Padre Ángelus del Santo Padre

•16:30 h. Encuentro con los voluntarios de la JMJ en el Estadio Rommel Fernández Discurso del Santo Padre

•18 h. Ceremonia de Salida al Aeropuerto Internacional de Panamá

•18:15 h. Salida en avión a Roma

 

Lunes, 28 enero 2019

ROMA

•11:50 h. Llegada al Aeropuerto de Roma/Ciampino

 

Explicación del logo de la JMJ 2019

Logo de la jornada mundial de la juventud Panamá 2019El pasado mes de mayo se presentó el logo oficial de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Panamá 2019, que se realizará del 22 al 27 de enero de 2019. La Oficina de Comunicación y de Prensa de la Arquidiócesis de Panamá informó que la autora del logo es Ambar Calvo, una joven de 20 años y estudiante de arquitectura en la Universidad de Panamá.

El logo fue escogido entre 103 propuestas que fueron evaluadas por un jurado integrado por especialistas en diseño gráfico, marketing y otras profesiones afines que seleccionó las 3 mejores propuestas, que luego fueron evaluadas por el Comité Ejecutivo de la JMJ, junto con el nuevo Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida en el Vaticano.

Mons. Ulloa Mendieta comentó que el diseño de Ambar Calvo “pudo captar el mensaje que deseamos enviar a los jóvenes del mundo, la pequeñez de nuestro país, pero la grandeza de nuestro corazón, abierto a todos y todas sin exclusión de nadie, de la mano de la Virgen María, un modelo de joven valiente, comprometida y generosa que supo de decir SÍ ante el llamado de Dios”.

“Los jóvenes son la reserva moral y humana de nuestras sociedades y de la misma Iglesia, ellos son capaces de transformarlo todo, positivamente, arriesgándose como lo hizo la adolescente María de Nazaret, si somos capaces de enseñarles a amar como Jesús lo hizo con nosotros”, señaló el Arzobispo.

La joven, por su parte, indicó que desde los 12 años siente una afinidad por el arte como medio de expresión, y lo que quiso mostrar con el logo propuesto fue “la ternura y la entrega de María en su mejor escena: el Hágase”.

En el logo destacan el Canal de Panamá, que simboliza el camino del peregrino que descubre en María el medio para encontrarse con Jesús; la silueta del Istmo panameño, como lugar de acogida; la Cruz Peregrina de color rojo; la silueta de la Virgen en su “Hágase” y los pequeños puntos blancos como signo de la corona de María y los peregrinos de cada uno de los cinco continentes.

Otro aspecto simbólico del logo ganador es la vinculación de la letra “M” que se insinúa en la forma del corazón, que si bien alude al lema “Puente del Mundo, Corazón del Universo”, también sugiere el nombre de María.

En la Cita Eucarística en Panamá, Mons. Ulloa señaló que “los jóvenes están en el mundo para que nazca un nuevo país, una nueva Panamá y una nueva Iglesia”.

“La JMJ es una bocanada de aire fresco para esta juventud que tanto lo necesita. ¡Sociedad, Iglesia, despertemos! Nuestra juventud muere sin que hagamos nada. Pasemos del discurso a la acción”.

“Los jóvenes –resaltó el Prelado– son los verdaderos protagonistas de esta JMJ”. “Esta es nuestra Jornada, tenemos que prepararla con los jóvenes y para los jóvenes”, agregó.

Los patronos de la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá 2019

Los patronos de la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá son los siguientes:

San Juan Bosco

Beata María Romero Meneses

San Juan Pablo II

San José Sánchez del Río, conocido como el Niño Cristero o San Joselito.

Santa Rosa de Lima

San Martín de Porres

San Óscar Romero

San Juan Diego

"He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra”.

Este es el lema que el Papa Francisco eligió para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Panamá de 2019. "El camino espiritual indicado por el Papa Francisco continúa coherentemente la reflexión iniciada con las últimas Jornadas Mundiales de la Juventud centradas en las Bienaventuranzas”, explica el Vaticano.

En la Misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud 2016 en Cracovia, Polonia, el Papa Francisco anunció que la próxima Jornada Mundial de la Juventud se celebraría en Panamá en 2019

Panamá es un país ubicado en el sureste de América Central. Su nombre oficial es República de Panamá y su capital es la ciudad de Panamá. Limita al Norte con el mar Caribe, al Sur con el océano Pacífico, al Este con Colombia y al Oeste con Costa Rica.

Está localizado en el istmo de Panamá, el istmo que une a América del Sur con América Central, por lo que la ubicación de Panamá es ideal para la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud.

El Presidente de Panamá y su esposa manifestaron su enorme alegría al poder acoger Panamá la próxima Jornada Mundial de la Juventud en 2019

¡Felicidades al pueblo panameño por tener el honor de albergar la próxima JMJ de 2019!

Javier López
Web católico de Javier

 

 

A propósito de la “abusos”

Ernesto Juliá

Papa Francisco con cardenales.

photo_camera Papa Francisco con cardenales.

Cada día se alza una voz en torno a la reunión del Papa con los Presidentes de las Conferencias episcopales de todo el mundo, para afrontar el tema de los abusos.

Desde la Salta de prensa del Vaticano han anunciado las preparaciones de la reunión y lo han hecho con estas palabras:

“El Encuentro de febrero sobre la protección de los menores tiene un objetivo concreto: la finalidad es que todos los obispos tengan absolutamente claro lo que se necesita hacer para prevenir y combatir el drama mundial de los abusos a menores.

El Papa Francisco sabe que un problema global se puede enfrentar solamente con una respuesta global.

Sobre las grandes expectativas que se han creado alrededor del Encuentro es importante subrayar que la Iglesia no está en el punto inicial en la lucha contra los abusos.

El Encuentro es la etapa de un camino doloroso pero sin pausa que, con decisión, la Iglesia está recorriendo desde hace más de quince años”.

Algunas personas han visto esta penosa situación que está viviendo la Iglesia muy especialmente en Estados Unidos, Chile e Irlanda, y con serias salpicaduras en otros países, como una consecuencia de elitismo y clericalismo vivido por eclesiásticos que, además, manifestaban incapacidad para acercarse al pueblo. De los abusos provocados por esa situación, dicen, que el abuso sexual no es el primero ni más importante. Están antes los abusos de poder y de conciencia.

¿Tienen razón? Tengo mis dudas

La gran mayoría de los sacerdotes no son elitistas y mucho menos clericales. Saben que, como tales, no tienen ningún poder en la sociedad, y los que se echan en su corazón la responsabilidad de guiar conciencias, saben muy bien que tienen delante hombres y mujeres muy amantes de la libertad, y lo que esperan de ellos es que les ayuden a encauzar ese caminar en conciencia hacia la verdadera luz de la Verdad: hacía Cristo Nuestro Señor. Saben que con Dios no se juega, y que el infierno existe.

No sé. Solo puedo rezar para que los que participen en esa reunión se dejen guiar por la Verdad, por el Espíritu Santo, y no por un “discernimiento” que se base en su propio juicio y acaben convencidos –falsamente y fatalmente convencidos- de que su voluntad es también la del Espíritu Santo.       

Hace ya un buen número de años, el entonces card. Ratzinger, entre otras causas de la situación de falta de fe en la Iglesia señaló dos que me parece que explican bastante bien la situación de estos abusos y escándalos.

La primera, el olvido en la predicación de la realidad de la Vida Eterna, el olvido de los novísimos: Muerte, juicio, Infierno y Gloria.

La segunda, la aceptación social y moral de la práctica de la homosexualidad.

Las dos suponen, previamente, el dejar de hablar del “pecado”, del “arrepentimiento”, de la “confesión del pecado”, para que se pueda recibir y vivir la Misericordia de Dios.

En una conversación de Messori con Benedicto XVI, ya emérito- en el año 2015, al sugerirle que escribiera un De Senectute al estilo de Cicerón, y exponer una perspectiva católica ante la muerte; tema, le dijo, que ha sido eliminado por una Iglesia preocupada solamente en el bienestar para todos en esta vida, más que en la salvación eterna”.

El Papa anterior respondió: “Sería algo precioso, varias veces he denunciado este olvido de la muerte, esta eliminación del más allá con lo que nos espera después”.

Y a propósito de la homosexualidad recordó –como ya había hecho a Peter Seewald en el libro-entrevista “Luz del Mundo”, (2010)-  que la Congregación para la Educación Católica emitió hace algunos años -durante su pontificado- una disposición  en el sentido de que los candidatos homosexuales no pueden ser sacerdotes porque su orientación sexual  los distancia de la recta paternidad, de la realidad interior de la condición de sacerdote. Por eso la selección de los candidatos al sacerdocio debe ser muy cuidadosa. 

Y poco antes, hablando de la prueba que puede suponer la presencia de ciertas inclinaciones homosexuales para vivir la vida cristiana, y que esas personas merecen respeto y no deben ser postergados por ese motivo-, señaló: “Pero eso no significa que, por eso, la homosexualidad sea correcta, sino que sigue siendo algo que está contra la esencia de lo que Dios ha querido originalmente”.

Las declaraciones recientes de algunos cardenales -y ante el hecho consumado de que más del 80% de los sacerdotes que han practicado la pederastia son, o eran si ya se ha muerto, personas que mantenían relaciones homosexuales- han subrayado con toda claridad que si no se ve con esta perspectiva el problema, y se sigue pensando en “clericalismo”, “elitismo”, etc., se habrá perdido lamentablemente el tiempo; y el mal, el pecado, el escándalo, seguirá corroyendo el corazón y la mente de muchos fieles.

ernesto.julia@gmail.com

 

Ante la desgracia ajena seamos misericordiosos

Ante la desgracia ajena seamos misericordiosos

Por Mónica Muñoz Jiménez

Enterarnos de una desgracia siempre será impactante, sin importar en dónde ocurra, sin embargo, cuando los acontecimientos son en territorio nacional, nos sentimos más afectados porque, entre las víctimas, podría haber alguien conocido.

Eso ocurrió el pasado viernes 18 de enero, cuando nos enteramos de una terrible tragedia. Los medios nos informaron que, tras la ruptura de un ducto, los pobladores de Tlahuelilpan, en el estado de Hidalgo, observaron la expulsión de una gran cantidad de gasolina que salía en chorro, como si se tratara de una fuente. Al parecer, la comunidad tenía una semana sin combustible, por lo que cientos de personas llegaron al lugar donde hubo una antigua toma clandestina con contenedores de todo tipo para abastecerse del preciado hidrocarburo. Por los comentarios de algunos testigos, se supo que aquello parecía una fiesta, porque había plática, gritos alegres y hasta risas, pues libremente iban y venían con el producto sin que nadie hiciera algo para impedirlo.

Y es que al lugar llegó un pequeño grupo de soldados que instaban a la gente a retirarse del lugar por tratarse de una situación de peligro, pero al ser superados en número, optaron por no insistir para evitar una confrontación. Hay que decir en su favor que actuaron bien, debido a las circunstancias,  porque de haberse desatado la violencia la tragedia hubiera sido peor.

Las redes sociales se han encargado de ilustrar la magnitud de la explosión  y el incendio que se desató poco después.  Gente que tenía la ropa empapada de gasolina se prendió de inmediato, sin haber nada que pudiera hacerse para ayudarlos.  Fueron  numerosos los muertos, más de ochenta, según contabilizaban el domingo  y muchos heridos.

El lamentable suceso se ha ido transformando con el paso de los días.  De primer golpe de compasión ha pasado a la crítica y hasta a la burla, que viene por supuesto, de personas que no piensan lo que escriben, porque han perdido el respeto por el valor de la vida humana.  Ante los hechos expuestos, consideremos lo ocurrido:

El robo siempre será un delito.  Quienes acudieron por la gasolina incurrieron en robo, sin embargo es inhumano hacer burla de la desgracia ajena.  La palabra de Dios es muy clara cuando dice “con la vara que mides serás medido” (Mt 7, 2).  No podemos condenar a los hermanos por ceder a la tentación, sólo Dios sabe lo que hay en el corazón de cada uno, a nosotros no nos toca juzgar porque en el intento podemos salir perjudicados, mejor oremos por los que perdieron la vida, los que están hospitalizados y por sus familiares, para que puedan superar pronto su desgracia.

Por favor, el mundo cambiará de acuerdo a lo que nosotros hagamos para transformarlo, las buenas obras son la prueba del verdadero amor y no hay otra manera de demostrarlo, por eso expresó san Pablo: “No se cansen de hacer el bien” (2 Tes 3, 13) Y por si fuera poco, recordemos que es lo que quiere Cristo, que seamos misericordiosos, como el Padre es misericordioso (Lc 6, 36), porque es una promesa suya: el que es misericordioso, alcanzará misericordia (Mt 5, 7).

Hagamos la diferencia en este mundo cada día más torcido.

 

La intuición

Lucia Legorreta

La intuición no es un don que solo algunos tengan; es una capacidad que todos podemos desarrollar con ayuda de experiencias y sabiduría.

 

La capacidad de la intuición

Se habla mucho de la intuición, de ese sexto sentido, pero realmente ¿qué es la intuición? Una definición sencilla y clara de la escritora Shakti Gawain nos dice “es la sabiduría que habita en todos nosotros”, “es la brújula que todos llevamos dentro”.

En efecto, la intuición, dado que está relacionada directamente con nuestra sabiduría básica y profunda, es como un práctico instrumento que nos orienta cuando debemos afrontar decisiones, problemas y retos en nuestra vida diaria.

Seguramente tú la has experimentado en forma de corazonada, impulso visceral, algo que no te gusta o parece, y estarás de acuerdo en que esta fuerza nunca se equivoca.

Esta fuerza visceral vive dentro de cada uno de nosotros en forma de sabiduría profunda y conocimiento interno. Nosotros podemos tener acceso a esta maravillosa fuente de conocimiento por medio de nuestra intuición, un sentido interno que nos dice lo que siente que es bueno y verdadero para nosotros.

Hay una necesidad de ejercitar la intuición. Te preguntarás ¿por qué?
La intuición es una habilidad que a medida que nos civilizamos y educamos, la vamos dejando atrás porque llega un momento en el que ponemos más atención a lo que nos dicen que a lo que nosotros realmente queremos.

Por esta razón, es necesario reconocerla y alimentarla, no para que nos diga lo que queremos oír, sino para que en verdad nos transmita esa sabiduría profunda que elige lo mejor.

Podemos desarrollar la intuición: así como podemos aprender a pensar de manera lógica y deliberada, también podemos aprender a hacer mejores juicios instantáneos.

El poder de saber en los primeros segundos una respuesta, no es un don otorgado a unos cuantos afortunados: es una capacidad que todos podemos cultivar a nuestro favor.

Y en la medida que más escuchamos a nuestra intuición, mejores decisiones podremos tomar. Pero recuerda, aun cuando todos tenemos ese don, es necesario hacer esfuerzos para entrar en contacto con él.

Es importante permitir que, en un determinado momento, esa guía interna tome el timón y nos dirija, puesto que así llegaremos con seguridad al destino correcto.

No debemos preocuparnos, la intuición siempre está a la mano para señalarnos el camino que debemos seguir, y sólo necesita que nosotros se los pidamos.

Desde luego, escuchar esa voz requiere de confianza, atención y práctica. No ignoremos nuestras corazonadas, seamos capaces de obedecer sus sabios dictados.

Aunque no comprendamos las razones que emplea la intuición, es importante escucharla y hacerle caso, confiar en ella.

Si nosotros logramos abandonarnos y confiar en este poder interno, en vez de perder energía tratando de entender las razones, entonces utilizaremos nuestras fuerzas y creatividad para avanzar en la dirección que marca nuestro crecimiento.

La intuición no razona, sólo siente y pulsa si vamos bien o no, nada más, pero eso es suficiente para ver las cosas de otra manera, porque nos brinda un conocimiento distinto y nuevo.

Si aprendemos a sintonizarnos con nuestra intuición, sabremos tomar desde pequeñas decisiones de la vida diaria como decidir que se nos antoja más: salir o quedarnos en casa; ir a un lugar o a otro, estar a solas o en compañía de alguien; hasta tomar decisiones importantes y trascendentales como: ¿Valdrá la pena que después de todos estos años, me arriesgue a cambiar de trabajo o profesión? ¿Debo pasar el resto de mi vida atendiendo sólo las necesidades de mis hijos adultos, o padres y madres enfermos? ¿Voy por buen camino? ¿Estoy satisfecho con el curso que lleva mi vida? ¿Qué quisiera cambiar?

No es que la intuición te revele todo en tu vida, el camino del principio al fin, sino que nos irá mostrando, paso a paso, el trayecto que debemos seguir.

Es importante reflexionar acerca de la necesidad de ir madurando las soluciones. Si todas las respuestas nos brincaran completas, muy probablemente nos sentiríamos sobrepasados.

Te invito a que practiques lo anterior, a que permites que la intuición te guíe en tu vida, no la escondas y confía en ella.

 

 

Los jóvenes y la educación

Silvia del Valle Márquez

Hoy en día los jóvenes pueden desviarse de su educación debido a imitación o por situaciones adversas que pueden perjudicarlos. Aquí te dejo 5 tips para que puedas evitar estas situaciones.

Jóvenes y la educación

El campo de la educación está muy desvirtuado y sobre todo en el ámbito de los jóvenes. Ahora tenemos muchos chicos que ya no quieren estudiar, pero que tampoco quieren trabajar, son los llamados “ninis”.

Y nuestros hijos jóvenes están expuestos a caer en este tipo de conductas, a veces, por imitación y otras veces porque las circunstancias cada vez son más adversas para ellos; por eso aquí les dejo mis 5 tips para ayudar a que nuestros hijos busquen aprender en cualquier momento.

Primero. Que su educación no dependa de los demás.
Es importante que nuestros hijos se vuelvan autodidactas, es decir, que aprendan sin que nadie les diga, que busquen ellos mismos el aprendizaje y que lleven las riendas de su educación.
Claro que esto debe ser proporcional a su edad, pero es muy bueno que los encaucemos desde pequeños a que lo logren.
Nunca es tarde para esto y no cuesta tanto, solo es cuestión de que le dediquen un tiempo y que se organicen en cuanto al estudio y educación se refiere.

Segundo. Que aprendan a aprender.
Es necesario que sepan distinguir entre educación y aprendizaje.
La educación es mucho más amplia que el simple aprendizaje, pero este es una parte importante de la educación.
Debemos enseñar a nuestros hijos que busquen aprender en todo momento, de todas las vivencias y en cualquier circunstancia.
Así lograremos que aprendan por gusto y no por obligación y entonces jamás dejarían de adquirir conocimientos, porque aprenderán en todo momento.

Tercero. La lectura es básica.
Si logramos que le tomen gusto a la lectura estaremos armándolos para la vida ya que, aunque no pudieran asistir a la escuela o a la universidad, con la simple lectura sería suficiente para tener cultura general y para especializarse en cualquier campo.
Media hora de lectura al día crea el hábito en ellos.

Cuarto. La investigación es indispensable.
En la actualidad es cada vez más fácil investigar cualquier cosa, ya que el internet nos acerca a los libros, imágenes, historias y tutoriales de casi cualquier cosa.
Es así que ya no hay pretextos para no saber, todo está a un clic de distancia y debemos crear en nuestros hijos, y sobre todo en los jóvenes, la cultura de la investigación.
Para eso podemos abordar algún tema a la semana o al mes y pedirles a nuestros hijos que investiguen sobre él para que después pongamos en común lo que cada uno encontró.

Y quinto. La práctica también es necesaria.
Para adquirir un conocimiento son necesarias veinte horas, pero hacerse experto en algo requiere diez mil horas de práctica, por eso es necesario que nuestros hijos se enseñen a llevar a la práctica lo que van aprendiendo.
Y me refiero a cualquier ámbito de la vida, sean valores, oficios, arte o conocimientos.

Es importante que despertemos el interés de nuestros hijos por conocer y saber cada día más cosas nuevas para que así estén vacunados contra la ociosidad y la flojera que la sociedad actual promueve y que son motivos para aquellos que abandonan los estudios por cualquier pretexto haciendo un drama personal y una crisis social con este “sin sentido”.

Que nuestros hijos aprendan a aprender y después que lo lleven a la práctica. Colaboraremos así a reorientar el rumbo de nuestra juventud.

 

 

Algunas claves de la crisis familiar hoy

Como reza el título de estas líneas exponemos algunos enfoques filosóficos claves que enmarcan la crisis de la familia. No se pretende hacer nada exhaustivo en tan poco espacio de papel. Se trata de algo parcial –“algunas claves”– y más bien con una finalidad enunciativa.

La primera de ellas es el rechazo del realismo.

Una de las causas que a simple vista no se ven por la lejanía de varios siglos, en el horizonte filosófico pero con vigencia actual es el rechazo del realismo. Descartes dio un giro copernicano, incoado siglos antes por el nominalista Ockam, conduciendo la filosofía hacia el idealismo. En esas seguimos estando. Permanecen activos esos cráteres inmanentistas de querer crear la realidad con nuestro pensamiento. Es lo del principio, es lo de siempre: ser como dioses. Permanece la soberbia de superar al Creador haciendo buenas las cosas con mi voluntad; yo hago buenas las cosas. No aceptamos que Dios no elige lo bueno, hace bueno lo que elige. Nosotros queremos ser igual. ¿Desde cuándo el Creador se identifica con la criatura?, ¿el árbol con su sombra? A lo más… trasmite un pálido parecido y si hay luz.

La desconexión entre la realidad y el pensamiento conduce a la inseguridad de poder alcanzar la verdad. Esta falta de seguridad en la verdad de las cosas desemboca inexorablemente en el relativismo. Es el para mi no es malo. Yo te respeto. Si tú piensas así no lo hagas, pero respeta mis ideas. De este modo “justifica” el idealismo la postura subjetiva y hace de su pensamiento un dogma personal irrebatible para cobijar el “divorcio”.

Es el desprecio a la naturaleza de las cosas. Las cosas son como son al margen de cómo yo las vea o quiera que sean. Se ha perdido el respeto metafísico del ser de las cosas y en consecuencia de su obrar. El obrar sigue al ser, no al revés. Primero las cosas son y son de una manera, y después, de acuerdo a esa manera de ser, actúan. Un ejemplo: ¿la hierba es buena o mala? ¿Es buena para comer o no? Depende de la naturaleza de quien la coma. Para un rumiante, la vaca por ejemplo, es algo bueno pero para el hombre que las cuida es muy indigesta. Las cosas son buenas, por tanto, en relación con la naturaleza de las cosas.

El positivismo jurídico.

Otra de las causas de la crisis actual familia se encuentra en el positivismo jurídico. Las leyes para ser justas han de ser racionales; es decir, conforme a la recta razón. Las leyes han de defender la vida y no al revés. La realidad vital no debe acomodarse a la ley humana. No fuerza el sastre a que su cliente vaya encorvado para que le “caiga bien el traje”, debe el sastre corregir la hechura para que se adecúe al cliente. Pues igual. Si no es así el legislador pierde las referencias estables sobre el hombre y la objetividad de lo que es bueno. Entra en juego el sociologismo, la mano alzada, las estadísticas, etc., pero no se tiene el modelo delante: el hombre. Por ejemplo si el Estado ve igual el matrimonio que la cohabitación de una pareja del mismo sexo no atiende a lo que las cosas son sino que se ampara en una aparente cuestión formal. “Hay quien lo ve de otra manera y no puedo imponer un modelo porque todo es relativo”, dicen.

Esta altivez de querer ser “como dioses” homologando las leyes humanas a las divinas –en realidad dejan de ser leyes para ser leguleyas–, hace que dichas “legislaciones” no solamente dejen de obligar sino que han de ser combatidas con la desobediencia.

El relativismo moral

Junto a esto aparece otra causa más en la situación crítica familiar de hoy: el relativismo moral. Como consecuencia de dudar sobre la capacidad de alcanzar la verdad y dar la espalda a la Verdad que nos revela con certeza quienes somos, de dónde venimos, adónde vamos, etc., se abre paso un relativismo moral y el individuo se muestra como absoluto. El hombre es ciertamente un absoluto por su dignidad, pero un absoluto-relativo; en cambio Dios es el Absoluto-absoluto, como lo llama Cardona. El relativismo permisivo suele desembocar en el totalitarismo con facilidad. La opción relativista escamotea el fundamento objetivo de la realidad entera y, por tanto, también de la persona humana y del sentido de la diferenciación sexual.

La libertad como pura indeterminación

Por último queremos destacar, entre otras más causas de la crisis en la familia, ésta: entender la libertad como pura opción. Es decir como pura indeterminación. A más indeterminación más libertad, lo cual es una falacia y, por tanto, una falsedad encubierta. Es verdad que la libertad hace referencia a una cierta indeterminación, puesto que es capacidad de autodeterminarse para obrar o no y en el caso primero, para hacerlo de una manera o de otra entre varias posibles. Pero la libertad no es esencialmente eso, indeterminación. No puede ser la libertad sólo y exclusivamente indeterminación.

No es más libre, mejor escritor quien no sabe qué palabra escribir y tacha a cada dos por tres. No es más libre el ciego que posee una gran indeterminación para caminar hacia cualquier sitio que el que ve y elige la dirección adecuada hacia la puerta que le de acceso a su destino. Es libre el que ante la indeterminación posee capacidad para decidir y determinarse por lo correcto. Es más libre el escritor que escribe de corrido con perfección y el vidente que conoce los destinos de los caminos merced a su conocimiento de ellos o al mapa por el que se orienta. La libertad como escribió Ruíz Retegui es “una síntesis singular de determinada indeterminación”. Para optar correctamente es necesario formarse bien la conciencia y ésta, al ser norma subjetiva de la Ley, enjuiciará a su caso particular la norma general. La naturaleza de las cosas no sufrira merma así.

La realidad muestra que el hombre es un ser inacabado. Hombre desde que nace pero no lo es en plenitud. Debe desarrollarse en un dinamismo de actos que le hagan ser cada vez más hombre, mejor persona, etc., mediante el uso correcto de su voluntad eligiendo el bien y haciéndolo. Dios respeta la libertad de su criatura, que al ser creada “a su imagen y semejanza” participa de la Libertad divina. Dios es libertad absoluta, el hombre participa en un pequeño grado de ella y acertará siempre que respete la verdad que ilumina su naturaleza. Cada vida es una biografía escrita con actos creadores de libertad pero será una novela de amor divino si se hace a la luz de la verdad de Dios sino será una tragedia. Hay quien como Santa Teresa de Jesús, Patrona de las Misiones y Doctora de la Iglesia morirá a los 23 años tuberculosa en la soledad de un convento, sufriendo por amor a Dios y hay quien lo también morirá a la misma edad en el ensordecedor bullicio de una discoteca por… sobredosis de heroína.

Pedro Beteta López

Teólogo y escritor

 

 

Los viejos de otrora inspiraban confianza y respeto

Los abuelos son un vínculo con nuestros mayores y nos hacen vivir tiempos antiguos

El abuelo narra un cuento o quizá recuerdos de familia

Cómo se engaña el mundo moderno, cuando ve en la vejez sólo una decadencia física.

En realidad vista con más espíritu, la vejez puede y debe ser un apogeo.

Eran los entrenimientos de los niños de antaño. Hoy ya no existen abuelos así

Los niños encantados escuchan los relatos del abuelo. ¡Pobres niños de hoy que sólo tienen aparatos electrónicos para entretenerse!

¡Cómo eran simpáticos, cuanta confianza, cuanto respeto inspiraban aquellos viejos de otrora!, que no ocultaban su decrepitud física, ni de ella se avergonzaban, pues sabían que a través de las exterioridades de la decadencia orgánica relucía el apogeo moral de un alma llegada a la plenitud de sus valores.

¡Oh, los afables, los solícitos, los sabios consejeros que eran en cada familia el abuelo y la abuela de los antiguos tiempos, no teniendo placeres sino los del hogar, ni otra preocupación sino meditar sobre la vida y prepararse para la muerte!

Los abuelos antiguos eran afables, solícitos y sabios consejeros para cada familia

Los abuelos son un punto de referencia para los nietos

Plinio Corrêa de Oliveira

 

Las 4 patas de la vida

Posted: 23 Jan 2019 02:15 AM PST

Mientras preparo una charla para jóvenes: “Pisa fuerte. Anda tu camino”, quisiera compartir algunas consideraciones en mi blog en el que por cierto hace bastante tiempo que no escribo.

Se trata de una serie de ideas que muchas personas, sobre todo jóvenes, llevan grabados a fuego y que lejos de ayudarnos a ser más felices creo que impiden crecer y desarrollarse como personas.

Una de ellas tiene que ver con el paso del tiempo. ¿Cuantas veces habremos oído aquello de “ya tendrás tiempo”, “disfruta mientras puedas” …. La idea de que el tiempo no existe, que es infinito, o que es pronto para comprometerse ha derivado de la falsa idea de que tomar decisiones cierra el futuro y que por tanto no eligiendo el futuro aparece más abierto. La verdad es que cuanto más se tarda en tomar decisiones, más estrecho es el margen.

Tomar decisiones no supone entrar en un callejón sin salida sino asumir responsabilidades, aprender y aceptar el fracaso si llega; es decir, madurar tanto en la vida personal como profesional. Esta idea lleva a muchas personas a vivir en una eterna adolescencia.

El mundo está cambiando a velocidades de vértigo: si no vas a esa velocidad pierdes el tren.Las tecnologías que tanto nos facilitan la vida, también pueden hacer olvidar al hombre algo fundamental para su equilibrio: hay realidades que son lentas. El amor, el desarrollo personal, la carrera profesional, la amistad, la naturaleza …. son realidades lentas, requieren tiempo, dedicación y práctica. Hay realidades que van muy rápido, pero hay otras que no pueden ser forzadas.

Una tercera idea es que lo más importante es la carrera y la realización profesional. Es un hecho que el orden de prioridades afecta a los resultados y que el trabajo es una dimensión fundamental de la persona, pero una cosa es que este ocupe el primer lugar en las prioridades en cuanto a dedicación y de manera temporal y otra muy distinta que ocupe el primer lugar en el corazón.

Me explico: en las cuatro patas que considero fundamentales para una vida plena: trabajo, familia, amigos, fe; es importante tener grabado a fuego en el corazón el orden de prioridades de manera inamovible, no es igual un orden que otro. Lo que no excluye que en determinadas situaciones y de manera temporal una de las patas pase a ocupar un lugar primero.

Un ejemplo: la realidad en que vivimos nos hace situar el trabajo y la realización profesional en primer lugar. Si esto es así coyunturalmente me parece correcto. Puede ser necesario robar tiempo en determinadas circunstancias a la vida de familia para dedicarselo al trabajo. El error sería que al tener que elegir entre familia y trabajo, o entre el cónyuge y el trabajo eligiéramos el trabajo porque es nuestro principio vital.

Fe, familia, trabajo, amigos me parece un orden correcto en el corazón, aunque como ya he dicho puede ser adaptado a las realidades temporales concretas.

Las tres ideas que hoy quería compartir son:

  • tomar decisiones no sólo no cierra el futuro sino que nos ayuda a madurar y crecer
  • dejar que lo lento entre en nuestra vida y aprender a disfrutar en la espera y la contemplación nos hace más humanos
  • tener un orden de prioridades en el corazón, con la flexibilidad teniendo en cuenta las circunstancias, ayuda a que la vida sea más plena y madura y ayuda a tomar decisiones

 

 Brexit or not  Brexit, esa es la cuestión.

        “Ser o no ser, ésa es la cuestión” es la frase más famosa de Shakespeare en el monólogo de Hamlet (1603). Pero David Cameron, primer ministro Británico, lo cambió por un órdago a la ciudadanía: "estar o no estar en Europa". El Referéndum sobre el Brexit fue convocado el 23 de junio de 2016.

         Aún no se había producido la consulta y la sola amenaza económica del Brexit había desatado el pánico en los mercados financieros. Las Bolsas europeas habían perdido 400.000 millones en 3 días. El índice bursátil español, Ibex, había perdido 37.600 millones en 3 sesiones.

      Así que 5 días antes de que se celebrara el Referéndum, el 18 de junio de 2016, escribí y está publicado un artículo: El  Brexit: órdago europeo a la grande.

       Copio textualmente: El «premier» británico, ha jugado para ganar como un irresponsable perdedor si sus conciudadanos no le apoyan. No comprendió que los eurófobos (como los independentistas en España) nunca se dan por satisfechos porque sus demandas son imposibles, y en 2013 se comprometió a convocar un referéndum para aplacar a los ukiperos.

        En 2015, en plena campaña electoral, cuando iba por detrás de los laboristas en intención de voto, se marcó el farol del referéndum sobre Europa para movilizar al electorado y aferrarse al poder. Aquella absurda e innecesaria promesa, tal vez haya sido el principio del fin de su carrera.

https://youtu.be/RQ8NiJP4VfU

     Lo fue. Jugar con fuego independentista nunca es neutral, ni comienza y acaba el día del referéndum. Fue obligado a irse  el mismo año 2016.

http://belmontajo.blogspot.com.es/2016/06/el-brexit-ordago-europeo-la-gr...
http://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=30871  

        Lo peor no es haber metido miedo exagerado a la población y haber entrado él mismo en "estado de pánico" ante la previsible derrota (según las encuestas), lo peor es que hoy, 16 de enero de 2019, después de la mayor derrota parlamentaria de la historia de su partido, con Theresa May, sigue diciendo que "no se arrepiente de haber convocado el Referéndum" malhadado. Lo único que lamenta es "haber perdido el referéndum. Lo lamento profundamente. Yo lideré la campaña para permanecer en la Unión Europea y, obviamente, lamento las dificultades y los problemas que hemos tenido para tratar de implementar el resultado de ese referéndum".  Antes y ahora, los ingleses saben lo que quieren: "estar en la Unión Europea para lo que les conviene, pero no para lo que les molesta".

           Cámeron, sin argumentos para convencer en la campaña, ni arrestos para rectificar, mostró ciertas reservas respecto a la UE y pretendió ponerla entre la espada y la pared cuando pidió la mayor autonomía de su país dentro del marco europeo. Estar sin estar. Tras la aplastante derrota de May, no es capaz de rectificar. Se ha convertido en el perfecto ejemplo de político que, en lugar de pensar en el bien común, crea problemas y división donde no existían (incluso en su propio partido) y, son incapaces de reconocerlo.

        Este político, como otros, parece haber perdido la conciencia de la responsabilidad de sus actos y decisiones.  "¡Qué triste resulta!, murmuró Dorian Gray" (escribió Oscar Wilde 1890 en  El  retrato de Dorian Gray). El Reino unido y la EU siguen padeciendo las consecuencia de aquella decisión de Cámeron.

        Si algo tiene de positivo, el órdago en la jugada del Brexit, es que puede ser un aviso para navegantes, dentro y fuera de la Gran Bretaña, (suponiendo que algún político lo entienda).

        Lo de Cámeron y el Brexit era solo el primer acto.  El segundo acto, tuvo lugar en octubre del año pasado. La opinión pública iba por caminos distintos del gobierno. Lo analicé para los lectores, porque, entonces el pueblo salió a la calle y opinó libremente. El 31 de octubre de 2018 lo dejé en un interrogante:

        ¿Llega el BREXIT o la nueva consulta?

       Dije en octubre: "Dos años y medio después, todo ha ido a peor. Los políticos no han sabido leer el resultado ni en el plano político,-porque pensaban que la salida de la UE  les dotaba de "plena autonomía y acuerdos ventajosos-, ni en el económico, -porque pensaban  que su economía iría mejor fuera de la UE al no tener que acudir al rescate de otras naciones".

http://belmontajo.blogspot.com/2018/10/llega-el-brexit-o-la-nueva-consul...

https://www.elheraldodelhenares.com/op/llega-el-brexit-o-la-nueva-consulta/

         Aunque no han querido escuchar al pueblo al que manipularon, el pueblo se ha hecho oír.  Se ha echado a la calle y ha exigido su rol de actor protagonista. "Si el Referéndum fue un error táctico-político de manipulación a los ciudadanos, usado para obtener ventajas de la UE...¿Por qué seguir en el camino equivocado?".

        La Primera ministra May, repetía:  “No habrá segundo referéndum. La gente votó y vamos a llevar a cabo lo que pidieron”,  el Brexit. ¿Seguro? "Si los hechos no te dan la razón,  seguirán pensando que los políticos tienen razón si la mayoría les apoya".  ¿Y si la gente no estuviera dispuesta a seguir la lógica política?  El gobierno siguió el mandato del pueblo manipulando  las urnas.   Pero el pueblo volvió a hablar en una manifestación multitudinaria.

         People's Vote, (integrado por representantes de todos los partidos que defienden la necesidad de una nueva consulta, por lo menos el 47% de los británicos) organizadores de la manifestación aseguraron que medio millón de británicos,  acudieron a la convocatoria en la mayor concentración popular en la última década. La sociedad está harta y se siente engañada por unos políticos irresponsables

       Había un mar de banderas azules y cantos pro europeos encabezaban la marcha, mostrando inequívocamente su intención de revertir el Brexit. "Im marching for my future", decía una pancarta; mientras en otra podía leerse "el brexit me robó el futuro".

        Miya Coltman, de 16 años resumía el malestar y la esperanza juvenil: "Quienes vamos a sufrir las consecuencias somos precisamente los que aún no hemos podido votar... Yo, como la mayoría de los jóvenes, quiero quedarme en la UE porque eso nos da más oportunidades".

     Aunque había mayoría de jóvenes, los discursos más contundentes fueron de gente adulta conocida y,  con peso en la sociedad. El director de cine Paul Warner fue muy claro: "El Brexit se ganó con mentiras, con la influencia de Rusia y haciendo una campaña ilegal". Y añadía:  "Los británicos no sabíamos realmente a lo que nos enfrentábamos, y es ahora cuando empezamos a saberlo, después de estos dos años de negociaciones infructuosas. Las circunstancias cambian, y mucha gente ha cambiado seguramente de opinión. Creo que aún se puede parar el Brexit: un nuevo referéndum es totalmente necesario".

           El alcalde de Londres y abogado Sadiq Khan reclamaba lo mismo: "Reclamamos un voto popular sobre el acuerdo del Brexit".  Y añadía: "Nadie votó dejar la UE para hacernos más pobres, o para hacer la vida más dura a nuestros hijos y nietos, o para dañar a nuestra sanidad público. Nadie votó por el caos que este Gobierno ha creado".

         Por su parte el eurodiputado conservador, Sajad Haider Karim fue más allá al decir:"Esta situación sólo tiene dos posibles salidas: "Elecciones anticipadas o un segundo referéndum sobre la permanencia en la UE".

         Por si fuera poco, más de 50 líderes empresariales de Reino Unido pidieron un segundo referéndum sobre el Brexit.  Luego, ¡ya no son únicamente los jóvenes y el pueblo! Las empresas también están en peligro y con ellas la creación o mantenimiento del empleo.

         Claro que en la UE las reglas no son de quita y pon,  hay que cumplirlas.  Ni los separatistas ni los gobiernos se pueden envolver en el victimismo incompetente o irresponsable, cuando las cosas van mal.

     Después de múltiples negociaciones con la UE, el tiempo corre y el acuerdo no estaba cerrado, ni a corto plazo parece posible. May  aseguraba a los suyos que el 95% del acuerdo del Brexit ya está cerrado aunque faltaban flecos. Si el acuerdo final no gustaba al país o a los políticos, podría llevar al Reino Unido a una crisis de consecuencias imprevisibles, políticas, sociales y económicas.

       Su propio partido, piensa que el proyecto negociado con la UE es desfavorable para los intereses de Reino Unido. Ahí se juega el futuro del Brexit y el suyo como política.

       Y, no se olvide que después de Cámeron primer responsable, May también se ha ganado a pulso su actual vía crucis por haber adelantado las elecciones a 2017 y perder la mayoría que tenía, quedando a merced de un Parlamento cojo. Desde entonces, temía lo que finalmente ha ocurrido.

              Martes negro en la Cámara de los Comunes, el 15 de enero 2019.

               El día D en el Parlamento. Sabía lo que se jugaba e hizo un llamamiento extremo a la responsabilidad de los diputados antes de la votación: "Tenemos el deber de cumplir el resultado del referéndum". "Esta noche tenemos una clara elección entre la certidumbre y la inseguridad, entre la unidad y la división". "Esta noche podemos elegir entre cumplir la promesa o romper el compromiso con el pueblo británico y quebrar la fe en la democracia".

 

        https://youtu.be/tuTLqFhNXYE

    Los diputados eran conscientes y sabían lo que se jugaban. Como ejemplo humano y dramático el de la diputada laborista Tulip Siddiqque decidió posponer su parto por cesárea para poder votar contra el acuerdo de Theresa May: "Es la votación más importante de vida y no me la podía perder (...) Espero que cuando mi hijo venga al mundo tengamos una mejor oportunidad para una estrecha relación entre el Reino Unido y la UE, que es por lo que estoy luchando".

          El resultado: Theresa May, la premier, encajó el mayor voto de castigo contra un Gobierno en el último siglo en Westminster, con un rechazo frontal a su acuerdo con Bruselas por 432 votos contra  202 a favor,  con la fuga de 118 diputados conservadores.

          Además, la votación  dejó a May en una situación de extrema fragilidad, pues era obligada a presentar en tres días hábiles un plan B. ¿Qué se puede cambiar en ese tiempo, de una negociación que ha llevado años? De todos modos se comprometió a presentar el próximo lunes una nueva hoja de ruta para la salida de Reino Unido de la UE.

          Por si era poco, la oposición anunció la presentación de una votación de confianza para el día siguiente. Supero la moción, por escasos 19 votos, que la dejaron muy debilitada, porque muchos de los suyos no le dieron su apoyo. A ello se añade la presión de las fechas. El 29 de marzo, fecha límite para culminar el Brexit, está muy cerca para renegociar y menos para anunciar una nueva consulta, que Downing Street calcula que sería necesario al menos un año.

         Y en este laberinto del Brexit, tanto May como el jefe de la oposición, deberían buscar unas ideas comunes, para afrontar el futuro y permitir una salida del Reino Unido. Es lo que Kenneth Clarke, el más eurófilo en las filas de los conservadores, propuso en el arranque del debate en el Parlamento: "Revoquemos el artículo 50 hasta que encontremos un compromiso... Y volvamos a invocarlo cuando nos hayamos puesto de acuerdo entre nosotros".

         Los países miembros de la UE quedaron asombrados y tocados, por la votación.  Hasta ahora había una cohesión y ahora se enfrentan al dilema de defender la unión, los acuerdos  y la negociación, comprender la soledad de May y no obligar a la salida sin acuerdo muto.

       El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha sugerido de manera indirecta la posibilidad de cancelar definitivamente el Brexit. "Si el acuerdo es imposible y nadie quiere salir sin acuerdo, ¿quién tendrá finalmente el valor de decir cuál es la única solución que es posible?".

           ¿Qué va a suceder?

           Nadie lo sabe. Todo y nada es posible. Opciones: 'no deal', no hay acuerdo; pues "ningún acuerdo". Nuevas elecciones. Parar el reloj y extender el plazo del artículo 50. Nuevas conversaciones y nuevo acuerdo.

           Hay ingleses como Dominic Raab que piensan que un Brexit sin ningún acuerdo con la UE, es preferible para el Reino Unido, que el acuerdo propuesto por Theresa May.

          La ley de períodos parlamentarios impulsada en su día por David Cámeron concede 14 días al Gobierno para presentar una contrapropuesta e intentar ganar el apoyo de la mayoría parlamentaria antes de convocar elecciones anticipadas.

         El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, no ha cerrado la puerta... "es necesario que se celebren nuevas conversaciones entre Reino Unido y la Unión Europea".

         Según fuentes comunitarias, la UE está dispuesta a conceder una extensión "técnica" del  Artículo 50 del Tratado de Lisboa, para aplazar el Brexit cuatro meses (hasta fin de julio). "El Gobierno de May necesitaría ganar tiempo y la UE estaría dispuesta a facilitarlo para evitar de nuevo la situación de estar ante el precipicio".

        No hay tiempo para nuevas elecciones, ni para un nuevo Referéndum.

        Este problema, estos políticos y este caos, afectan a los británicos y a todos los europeos.

         José Manuel Belmonte

 

A la excelencia por la autoexigencia

El viejo imperativo de Píndaro “llega a ser el que eres” es una perenne invitación a todo hombre y a toda mujer para que busque la excelencia. Se trata de vivir de forma coherente con la propia naturaleza, lo que exige esfuerzo y sacrificio, tal como lo expresaba el adagio latino: “Ad astra per aspera” (a las estrellas por el camino difícil).

Decía Ortega y Gasset que el hombre excelente se distingue del hombre vulgar en que el primero se exige mucho a sí mismo, mientras que el segundo no se exige nada.

Una primera forma de entender la excelencia es verla como un impulso interior de la persona que le lleva a buscar con esfuerzo lo mejor en todo. No conlleva necesariamente poseer una gran capacidad. Una segunda forma es la que se atribuye a personas que tienen una alta capacidad que, unida al esfuerzo, les permitirá sobresalir en una especialización determinada, en la que serán profesionales excelentes.

La educación que favorece aprender aspirando a la excelencia no conlleva marginar a quienes tienen menos capacidad. Ese es el criterio de Javier Touron, fundador y director del primer centro español para la atención educativa de alumnos de alta capacidad. Lo dice en un artículo publicado en su blog, en el que invoca el principio de atención a la diversidad:

“Garantizar la excelencia es una consecuencia inmediata del respeto a la diversidad y de la consideración de que cada persona tiene no sólo un ritmo, un tempo, distinto, sino unas competencias y capacidades diversas (..) El sistema educativo debe lograr, a través de una educación tan personalizada como sea posible, la promoción del óptimo resultado posible para cada persona. A mi juicio, esto garantiza una apuesta seria por la promoción de la excelencia, que será diversa para cada persona, ciertamente, pero que provocará una transformación tal en las escuelas que impedirá todo igualitarismo”.

Domingo Martínez Madrid

 

 

Rescatar la persecución religiosa del olvido

Uno de cada cinco cristianos vive en países donde son perseguidos o sometidos a severas discriminaciones. Esta es una de las principales conclusiones del informe bianual que la fundación vaticana Ayuda a la Iglesia Necesitada presentó, coincidiendo con gestos como la iluminación en rojo, una noche de noviembre, de la basílica de la Sagrada Familia en Barcelona y de otros templos emblemáticos de todo el mundo. Se trataba de concienciar a la opinión pública sobre un problema ampliamente ignorado en Occidente, pese al empeoramiento de la situación global, debido sobre todo a los grupos nacionalistas en la India y a la ofensiva lanzada por Xi Jinping en China, camino de emular los peores tiempos de la revolución cultural de Mao.

Jesús Martínez Madrid

 

 

40.000 personas que carecen de un hogar.

No tener una casa en la que vivir es mucho más que no tener un techo, es quedarse sin protección, sin el espacio de satisfacción de las necesidades fisiológicas más elementales y ver mermado el acceso a los derechos fundamentales.

El último domingo de noviembre se celebraba el Día de las Personas sin Hogar. Las campañas de Caritas o de la Fundación Rais, punteras en la denuncia de este fenómeno y en su solución, demostraban con cifras que es posible que cada día, si se adoptan las medidas oportunas, se reduzca el número de personas sin hogar. La ciudadanía, pero muy especialmente las Administraciones Públicas, tienen el deber de escuchar y ponerse a trabajar. Pongámonos, estos días de intensos fríos, en la piel de las personas, 40.000, que duermen donde pueden

Xus D Madrid

 

 

¿LIBERTAD... PARA QUÉ? (y II)

 

            Aún cuando la libertad (“terrible libertad”) nos la proporciona el propio Dios, o como queramos denominar a esa Fuerza Universal que otorga el ser; y la que partiendo de la más burda materia que conocemos (cuyos orígenes tampoco sabemos a ciencia cierta) va formando una cadena de vida, la que culmina en el animal denominado “homo sapiens-sapiens” y que nos da la sensación (no me atrevo a asegurarlo) de que somos “los reyes de la Creación”... esa libertad, también nos la limita, el mismo origen, puesto que al darnos igualmente un sentido de responsabilidad-irresponsabilidad, siempre podemos optar por diferentes formas del empleo de esa hipotética libertad, que no lo es tal, si meditamos y analizamos a fondo, esa dádiva divina.

            De todo ello se desprende el inmenso miedo que a muchos produce, el emplear su libertad individual y por ello, en inmensa mayoría (las masas totalmente) esperan y aguardan de forma estática (cómoda en demasía) el que sea otro, el que les abra el camino o que les diga lo que tienen que hacer, por aquello que se atribuye a los jesuitas y que tajantemente afirma... “El que obedece no se equivoca”.

            Lo que antes afirmo, es válido desde para lo que hay que comer o vestir, pasando por lo que hay que ver ú oír... hasta llegar a lo que hay que adorar como Ser Superior, ó “delegaciones del mismo”. Y el que dude de lo que digo, que simplemente examine su alrededor y si no es muy tonto, seguro que encuentra ejemplos a miles.

            Quizá por ello; a uno de los más terribles gobernantes del pasado siglo (hubo muchos equiparables al mismo o mucho peores aún) le es atribuida la terrible y perversa frase que contundente por demás, afirma: ¡¿Libertad... para qué!?. Frase atribuida a Vladimir Ilich Ulianov, más conocido en la terrible Historia del siglo veinte, como “Lenin”; santón venerado hasta “hoy mismo” en la Plaza Roja de Moscú, y cuya momia, conservada como procede para que las masas la adorasen... ahora ni saben cómo quitársela de encima, los nuevos dueños de la inmensa Rusia; que de la noche a la mañana, pasó del capitalismo-comunista, al “otro del campo opuesto”; y no olvidemos (al paso de lo que digo) el que las masas rusas, puede que hoy estén bastante peor aún, de cómo lo estaban cuando sus dueños, eran los zares y príncipes rusos, amén de la omnipotente religión ortodoxa que dice seguir a Cristo...?

Y por fín, voy a llegar al motivo que me inspira lo antes escrito y que (seguro) podría seguir ampliando, por cien folios más... pero ya estoy cansado de escribir libros, que tengo –luego- que editar yo mismo y a mi expensas totalmente.

            El 21 de enero de 2001; en el suplemento dominical del diario Ideal (“El Semanal”)  viene una entrevista, al que se denomina, como uno de los mejores periodistas del mundo actual y el que crítico por demás (dicen) es el actual director de “Le Monde diplomatique” (París) Ignacio Ramonet. Y digo lo de “dicen”, por cuanto si mal no recuerdo “Le Monde”, era (o sigue siendo) el mejor periódico comunista (“o de izquierdas” (es un decir) de todo Occidente: y algo así, como la avanzada en lugar estratégico, del ya fenecido Imperio Comunista denominado “URSS” (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas).

            El periodista entrevistador (mujer: Gloria Otero) destaca en su titular la frase siguiente “Nos han convencido de que el mercado es la gran felicidad”; frase dicha por el Sr. Ramonet, al que igualmente le es atribuida la de: “pensamiento único” y el que ha escrito, infinidad de artículos y libros, denunciando todo lo denunciable, pero el que imagino, que vive “al estilo París, que no creo sea nada proletario ni nada que se le parezca”... puedo estar equivocado, pero tendría que verlo con mis propios ojos, para rectificar lo que digo.

            No voy a copiar toda la entrevista, pero si, algunas preguntas y respuestas, por cuanto son de interés, “viniendo de donde vienen”: veamos.

Preguntado sobre la prensa actual y su poder; responde: “El papel del cuarto poder ya no funciona porque la prensa se ha convertido en un poder opresor, íntimamente ligado al poder económico. Es un protagonista más de la globalización, y su objetivo no es vender información a unos ciudadanos para crear civismo y mejorar la democracia, es vender una audiencia a unos anunciantes, éste es el verdadero negocio. El sentido elevado de la información ha desaparecido porque lo que trae dinero es otra cosa”.

            Preguntado así: “¿nos han convertido en eso que alguien llamó “idiotas especializados”, gente que sólo sabe de un pequeño fragmento de asuntos y absolutamente nada del resto?”: Responde cuanto sigue: “Saber cada vez más de cada vez menos es una característica de nuestra sociedad. Ya no hay especialistas de lo general, gente que ve todo. Estamos en un momento en que las grandes filosofías  éticas, como las religiones, se apagan lentamente. O persisten como grupos intolerantes y fanáticos. No queda ya un proyecto de solidaridad de tipo político o filosófico en pie. Pero en cambio, las tres personas más ricas del mundo tienen un patrimonio superior al de dos mil quinientos millones de personas. El señor Bill Gates, por ejemplo, tiene un patrimonio equivalente al de ciento veinte millones de americanos, que son los ciudadanos más ricos del mundo. Para medir el escándalo que esto supone, hay que decir que hace cinco mil años, el faraón no era tantas veces más rico que el último de sus esclavos. Hay más desigualdad que entonces. ¿Dónde está el progreso?

            Otras frases sacadas del texto general (que recomiendo, busquen y lean): “Las máquinas de comunicar no nos hacen más libres, nos muestran más, nuestra inmensa soledad” – “Aún no hemos dejado de ser humanos. Es posible que dejemos de serlo. Sobre todo con la ingeniería genética y las transformaciones que puede producir a escala del ADN etc.” – “A lo largo de los siglos, y en todas las civilizaciones, lo que ha movido a los seres humanos son esencialmente dos cosas: el deseo de justicia y el de igualdad. Son dos rasgos casi genéticos del pensamiento humano”.

            Meditemos sobre la frase que dedica a lo que él denomina “máquinas de comunicar”; efectivamente, la soledad está tras el teléfono, el televisor, la radio; más aún en el “tan cacareado Internet”, donde los que dicen comunicarse y querer comunicación, generalmente ocultan sus nombres y apellidos, no hablemos de sus domicilios: tienen miedo y se esconden, no se fían unos de otros; por tanto si ello es progreso, que me lo expliquen convincentemente... El Internet, puede llegar a ser (como los otros medios) un medio de comunicación e intercambio humano y verdadero, pero siempre que lo sepan emplear, personas humanas y verdaderas, preparadas para ello, pues si nó... será lo que yo detecto que ya es, en gran medida... un simple juguete para seres inmaduros, mal formados, o cosa peor aún y que cada cual saque sus conclusiones.

           He recogido esas frases, sacadas de contexto, por lo expresivo de las mismas

y terminado con una, que para mí es la principal, por cuanto significa de fe y esperanza, que por lo que sea, debe servirnos para algo; al menos para saberse... “palillo mondadientes o brizna de paja flotando sobre las aguas de un inmenso río, imaginario”... ¿O real?

            En la prensa (también entra la radio y la televisión) ya lo dice quien es un “experto” (se supone) lo que ocurre en la actualidad y salvo excepciones que indudablemente las hay, pero siempre en minoría extrema. Yo recuerdo, cuando en 1.976 inicié mis colaboraciones en una emisora con cobertura provincial (Jaén) y la que mantuve durante diecinueve años, sin cobrar ningún emolumento y teniéndome que ir, por cuanto, “fuerzas ocultas me expulsaron”... Sin embargo, cuando entré,  el director decía (y mantenía) con cierta satisfacción, que: las bases de la radio eran tres principales: FORMACIÓN, ENTRETENIMIENTO E INFORMACIÓN y es claro que en base a las mismas, obtener un negocio rentable para la propiedad.  Aquello y al poco tiempo, había pasado “a la historia”, lo interesante era ganar dinero... “ofreciendo al oyente lo que fuese y siempre que fuese pagado generosamente”. Veamos y observemos con detenimiento, lo que hoy hay en esos medios y deduzcamos por nosotros mismos, lo que ofrecen, que dicho con toda la caridad posible, aparte de  horrible y deleznable... es de pena y de lástima. Dejemos aparte las excepciones por cuanto antes he afirmado, pero siempre, esas excepciones, las encontraremos en espacios o lugares, de poca audiencia y horas... “no comerciales”.

            Pero a pesar de todo, yo me reitero en mis propias convicciones, puesto que a pesar de lo que dijera el profeta: “hay que seguir predicando en el desierto” y tener fe y confianza, en que todo edificio, por grande que sea... empieza, en... “una primera piedra, que alguien inteligente, coloca o dice donde hay que colocar”.

            Confiemos en que los “buenos constructores”, no hayan desaparecido y que simplemente estén ocultos, pero que aparecerán antes o después y con la profusión que está necesitando, ésta humanidad, débil en demasía... “y que se cae a pedazos”.

 

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (Aquí más)

 

Jaén: 25 Enero 2001