Las Noticias de hoy 13 Diciembre 2018

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    jueves, 13 de diciembre de 2018      

Indice:

ROME REPORTS

Misa Guadalupana: “Hijo latinoamericano, sin miedo, canta y camina como lo hizo tu Madre”

Audiencia general, 12 de diciembre de 2018 – Catequesis del Papa

El ‘Padre Nuestro’ hunde sus raíces “en la realidad concreta del hombre”

COMENZAR DE NUEVO: Francisco Fernandez Carbajal

“El valor divino del matrimonio”: San Josemaria

El misterio del matrimonio

La Virgen de Guadalupe

Regalos de Jesús: Javier López

Mons. Felipe Arzimendi: ¿Por culpa del neoliberalismo?

Peligra la maternidad: Ángel Cabrero Ugarte

BelieveInChristmas: la Navidad saca lo mejor de nosotros: Alfonso Mendiz

NUESTRO PATRIMONIO CULTURAL MAL RESGUARDADO: Alfredo Palacios Dongo

La educación en la familia actual: Ana Teresa López de Llergo

Donde florece la virtud, se desarrolla la nobleza y la cortesía: Plinio Corrêa de Oliveira

LA SOCIEDAD HORIZONTAL: Dr. Hugo SALINAS

La España rural reivindica su contribución decisiva al progreso y la democracia en el 40 aniversario de la Constitución: Jesús Domingo

La complementariedad del amor paterno y materno, base del buen orden en la familia: Plinio Corrêa de Oliveira

El Consejo y la seguridad alimentaria mundial: Juan García.

Modificar el sistema: Jesús Domingo Martínez

El Dormitorio: JD Mez Madrid

Lo que hizo construir Franco y lo que han destruido después sus herederos: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

 

ROME REPORTS

 

Francisco recibe las ofrendas de una pareja de mexicanos © Vatican Media

Francisco recibe las ofrendas de una pareja de mexicanos © Vatican Media

Misa Guadalupana: “Hijo latinoamericano, sin miedo, canta y camina como lo hizo tu Madre”

Misa en honor a la Virgen Morenita en el Vaticano

diciembre 12, 2018 19:55Rosa Die AlcoleaPapa y Santa Sede

(ZENIT – 12 dic. 2018).- “Hijo y hermano latinoamericano, sin miedo, canta y camina como lo hizo tu Madre” ha exhortado el Papa Francisco en la Santa Misa, celebrada en la Basílica de San Pedro en honor a la “Virgen Morenita”, María Santísima de Guadalupe, este 12 de diciembre, día en que se conmemora el 487 aniversario de las apariciones en el cerro del Tepeyac al indio Juan Diego.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/Virgen-1-414x275.jpgMaría, “pedagoga del evangelio”, caminó y cantó “nuestro Continente” –ha relatado el Pontífice argentino– y así, la Guadalupana no es solamente recordada como indígena, española, hispana o afroamericana, ha matizado Francisco.

“Simplemente es latinoamericana”, ha señalado: “Madre de una tierra fecunda y generosa en la que todos, de una u otra manera, nos podemos encontrar desempeñando un papel protagónico en la construcción del Templo santo de la familia de Dios”.

A continuación, ofrecemos la homilía completa del Santo Padre en la Santa Misa dedicada a la Virgen de Guadalupe, este 12 de diciembre de 2018, en el Vaticano.

***

Homilía del Papa Francisco

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/Papa-Misa-1-413x275.jpg«Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi salvador, porque él miró con bondad la pequeñez de su servidora» (Lc 1,46-48). Así comienza el canto del Magníficat y, a través de él, María se vuelve la primera «pedagoga del evangelio» (CELAM, Puebla, 290): nos recuerda las promesas hechas a nuestros padres y nos invita a cantar la misericordia del Señor.

María nos enseña que, en el arte de la misión y de la esperanza, no son necesarias tantas palabras ni programas, su método es muy simple: caminó y cantó.

María caminó

Así nos la presenta el evangelio después del anuncio del Ángel. Presurosa —pero no ansiosa— caminó hacia la casa de Isabel para acompañarla en la última etapa del embarazo; presurosa caminó hacia Jesús cuando faltó vino en la boda; y ya con los cabellos grises por el pasar de los años, caminó hasta el Gólgota para estar al pie de la cruz: en ese umbral de oscuridad y dolor, no se borró ni se fue, caminó para estar allí.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/Virgen-2-413x275.jpgCaminó al Tepeyac para acompañar a Juan Diego y sigue caminando el Continente cuando, por medio de una imagen o estampita, de una vela o de una medalla, de un rosario o Ave María, entra en una casa, en la celda de una cárcel, en la sala de un hospital, en un asilo de ancianos, en una escuela, en una clínica de rehabilitación … para decir: «¿No estoy aquí yo, que soy tu madre?» (Nican Mopohua, 119). Ella más que nadie sabía de cercanías. Es mujer que camina con delicadeza y ternura de madre, se hace hospedar en la vida familiar, desata uno que otro nudo de los tantos entuertos que logramos generar, y nos enseña a permanecer de pie en medio de las tormentas.

En la escuela de María aprendemos a estar en camino para llegar allí donde tenemos que estar: al pie y de pie entre tantas vidas que han perdido o le han robado la esperanza.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/Panameñas-413x275.jpgEn la escuela de María aprendemos a caminar el barrio y la ciudad no con zapatillas de soluciones mágicas, respuestas instantáneas y efectos inmediatos; no a fuerza de promesas fantásticas de un seudo-progreso que, poco a poco, lo único que logra es usurpar identidades culturales y familiares, y vaciar de ese tejido vital que ha sostenido a nuestros pueblos, y esto con la intención pretenciosa de establecer un pensamiento único y uniforme.

En la escuela de María aprendemos a caminar la ciudad y nos nutrimos el corazón con la riqueza multicultural que habita el Continente; cuando somos capaces de escuchar ese corazón recóndito que palpita en nuestros pueblos y que custodia —como un fueguito bajo aparentes cenizas— el sentido de Dios y su trascendencia, la sacralidad de la vida, el respeto por la creación, los lazos de solidaridad, la alegría del arte del buen vivir y la capacidad de ser feliz y hacer fiesta sin condiciones, ahí llegamos a entender lo que es la América profunda (cf. Encuentro con el Comité Directivo del CELAM, Colombia, 7 septiembre 2017).

María caminó y María cantó

María camina llevando la alegría de quien canta las maravillas que Dios ha hecho con la pequeñez de su servidora. A su paso, como buena Madre, suscita el canto dando voz a tantos que de una u otra forma sentían que no podían cantar. Le da la palabra a Juan —que salta en el seno de su madre—, le da la palabra a Isabel —que comienza a bendecir —, al anciano Simeón —y lo hace profetizar y soñar —, enseña al Verbo a balbucear sus primeras palabras.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/Basilica-413x275.jpgEn la escuela de María aprendemos que su vida está marcada no por el protagonismo sino por la capacidad de hacer que los otros sean protagonistas. Brinda coraje, enseña a hablar y sobre todo anima a vivir la audacia de la fe y la esperanza. De esta manera ella se vuelve trasparencia del rostro del Señor que muestra su poder invitando a participar y convoca en la construcción de su templo vivo. Así lo hizo con el indiecito Juan Diego y con tantos otros a quienes, sacando del anonimato, les dio voz, les hizo conocer su rostro e historia y los hizo protagonistas de esta, nuestra historia de salvación. El Señor no busca el aplauso egoísta o la admiración mundana. Su gloria está en hacer a sus hijos protagonistas de la creación. Con corazón de madre, ella busca levantar y dignificar a todos aquellos que, por distintas razones y circunstancias, fueron inmersos en el abandono y el olvido.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/Familia-413x275.jpgEn la escuela de María aprendemos el protagonismo que no necesita humillar, maltratar, desprestigiar o burlarse de los otros para sentirse valioso o importante; que no recurre a la violencia física o psicológica para sentirse seguro o protegido. Es el protagonismo que no le tiene miedo a la ternura y la caricia, y que sabe que su mejor rostro es el servicio. En su escuela aprendemos auténtico protagonismo, dignificar a todo el que está caído y hacerlo con la fuerza omnipotente del amor divino, que es la fuerza irresistible de su promesa de misericordia.

En María, el Señor desmiente la tentación de dar protagonismo a la fuerza de la intimidación y del poder, al grito del más fuerte o del hacerse valer en base a la mentira y a la manipulación. Con María, el Señor custodia a los creyentes para que no se les endurezca el corazón y puedan conocer constantemente la renovada y renovadora fuerza de la solidaridad, capaz de escuchar el latir de Dios en el corazón de los hombres y mujeres de nuestros pueblos.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/Incienso-413x275.jpgMaría, «pedagoga del evangelio», caminó y cantó nuestro Continente y, así, la Guadalupana no es solamente recordada como indígena, española, hispana o afroamericana. Simplemente es latinoamericana: Madre de una tierra fecunda y generosa en la que todos, de una u otra manera, nos podemos encontrar desempeñando un papel protagónico en la construcción del Templo santo de la familia de Dios.

Hijo y hermano latinoamericano, sin miedo, canta y camina como lo hizo tu Madre.

© Librería Editorial Vaticano

 

 

Una mujer abraza al Papa en la audiencia general, 12 dic. 2018 © Vatican Media

Una mujer abraza al Papa en la audiencia general, 12 dic. 2018 © Vatican Media

Audiencia general, 12 de diciembre de 2018 – Catequesis del Papa

Segunda catequesis del ‘Padre Nuestro’

diciembre 12, 2018 20:38RedacciónAudiencia General

(ZENIT – 12 dic. 2018).- La oración –nos enseña Jesús– se anida donde quiera que haya un hombre, cualquier hombre que tenga hambre, que llore, que luche, que sufra y se pregunte “por qué”, ha explicado el Papa Francisco, en la catequesis de hoy, la segunda sobre el ‘Padre Nuestro’.

La audiencia general ha tenido lugar este miércoles, 12 de diciembre de 2018, a las 9:20 horas en el Aula Pablo VI donde el Santo Padre ha encontrado grupos de peregrinos y fieles de Italia y de todo el mundo.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/82-cumple-Papa-413x275.jpgEl Pontífice, continuando el ciclo de catequesis dedicado al ‘Padre nuestro’, ha hablado hoy del tema Una oración que pide con confianza (Pasaje bíblico: del Evangelio según Lucas 11, 9-13).

Asimismo, Francisco ha indicado que la oración “no solo precede a la salvación, sino que de alguna manera ya la contiene”, porque “nos libera de la desesperación de quien no cree” que haya una salida para tantas situaciones insoportables.

Tras resumir su discurso en diversas lenguas, el Papa ha saludado en particular a los grupos de fieles presentes procedentes de todo el mundo.

La audiencia general ha terminado con el canto del Pater Noster y la bendición apostólica.

***

Catequesis del Papa Francisco

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/1-1-413x275.jpgContinuamos el camino de catequesis sobre el “Padre nuestro” que comenzó la semana pasada. Jesús pone en los labios de sus discípulos una oración breve, audaz, compuesta de siete peticiones: un número que en la Biblia no es accidental, indica plenitud. Digo audazmente porque, si Cristo no lo hubiera sugerido, probablemente ninguno de nosotros – todavía más, ninguno de los teólogos más famosos-  se atrevería a rezar a Dios de esta manera.

En efecto, Jesús invita a sus discípulos a acercarse a Dios y a dirigirle con confianza algunas peticiones: En primer lugar para Él y luego para nosotros. No hay preámbulos en el “Padre Nuestro”. Jesús no enseña fórmulas para “congraciarse” con el Señor; por el contrario, invita a rezarle, derrumbando  las barreras de la sujeción y el temor. No dice que hay que dirigirse a Dios llamándole “Todopoderoso”, “Altísimo”. “Tú que estás tan lejos de nosotros, yo soy un mísero”: no, no dice así” sino simplemente “Padre”, con toda simplicidad, como los niños hablan al papá. Y esta palabra, “Padre”, expresa la confianza y la seguridad filial.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/3-3-413x275.jpgLa oración del “Padre Nuestro” hunde sus raíces en la realidad concreta del hombre. Por ejemplo, nos hace pedir pan, el pan de cada día: solicitud simple pero esencial, que dice que la fe no es una cuestión “decorativa”, separada de la vida, que interviene cuando todas las demás necesidades están satisfechas. Si acaso, la oración comienza con la vida misma. La oración – nos enseña Jesús – no empieza en la existencia humana después de que el estómago esté lleno: más bien, se anida donde quiera que haya un hombre, cualquier hombre que tenga hambre, que llore, que luche, que sufra y se pregunte “por qué”. Nuestra primera oración, en cierto sentido, fue el vagido que acompañó el primer aliento. En ese llanto de recién nacido, se anunciaba el destino de toda nuestra vida: nuestra hambre continua, nuestra sed constante, nuestra búsqueda de la felicidad.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/6-413x275.jpgJesús, en la oración, no quiere extinguir lo humano, no quiere anestesiarlo. No quiere que moderemos las solicitudes y las peticiones aprendiendo a soportar todo. En cambio, quiere que todo sufrimiento, toda inquietud, se eleve hacia el cielo y se convierta en diálogo.

Tener fe, decía una persona, es acostumbrarse al grito.

Todos tendríamos que ser como el Bartimeo del Evangelio (cf. Mc 10, 46-52), -recordemos ese pasaje del Evangelio, Bartimeo, el hijo de Timeo- ese ciego que mendigaba en Jericó. A su alrededor había tanta gente educada que le decían que se callara: “¡Pero, cállate! Pasa el Señor. Cállate. No molestes, El Maestro tiene tanto que hacer; no le molestes. Molestas con tus gritos. No molestes”. Pero él,  no escuchaba esos consejos: con santa insistencia,  pretendía  que su condición miserable pudiera encontrarse finalmente con Jesús. ¡Y gritaba más fuerte!. Y la gente educada: “Pero no, es el Maestro ¡por favor!. ¡Qué mal estas quedando!”. Y él gritaba porque quería ver, quería que le https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/5-1-413x275.jpgcurase: “Jesús, ten piedad de mí!” (V. 47). Jesús le devuelve la vista y le dice: “Tu fe te ha salvado” (v.52), casi como para explicar que lo decisivo para su recuperación había sido la oración, esa invocación gritada con fe, más fuerte que “el sentido común” de tantas personas que querían que se callara. La oración no solo precede a la salvación, sino que de alguna manera ya la contiene, porque nos libera de la desesperación de quien no cree que haya una salida para tantas situaciones insoportables.

Por supuesto, los creyentes también sienten la necesidad de alabar a Dios. Los Evangelios recogen la exclamación de alegría que brota del corazón de Jesús, lleno de asombro agradecido por el Padre (cf. Mt 11, 25-27). Los primeros cristianos sentían incluso la necesidad de agregar al texto del “Padre nuestro”  una doxología: “Porque tuyo es el poder y la gloria por los siglos de los siglos” (Didache, 8, 2).

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/arbol-413x275.jpgPero ninguno de nosotros tiene por qué abrazar la teoría propuesta en el pasado por algunos, es decir que la oración de petición sea una forma débil de fe, mientras que la oración más auténtica sería la de alabanza pura, la que busca a Dios sin el peso de petición alguna. No, eso no es verdad. La oración de petición es auténtica, espontánea, es un acto de fe en  Dios que es el Padre, que es bueno, que es todopoderoso. Es un acto de fe en mí, que soy pequeño, pecador, necesitado. Y por eso la oración para pedir algo es muy noble. Dios es el Padre que tiene una compasión inmensa por nosotros y quiere que sus hijos le hablen sin miedo, llamándole directamente “Padre”; o en medio de las dificultades diciendo: “Pero, Señor, ¿qué me has hecho?”. Por eso podemos contarle todo, incluso las cosas que en nuestra vida siguen estando torcidas e incomprensibles. Y nos ha prometido  que estará con nosotros para siempre, hasta el último día que pasemos en esta tierra. Recemos el Padre nuestro empezando así, simplemente: “Padre” o “Papá”. Y Él nos entiende y nos ama tanto.

© Librería Editorial Vaticano

 

 

El Papa bendice a un anciano en la audiencia general, 12 dic. 2018 © Vatican Media

El Papa bendice a un anciano en la audiencia general, 12 dic. 2018 © Vatican Media

El ‘Padre Nuestro’ hunde sus raíces “en la realidad concreta del hombre”

Palabras del Papa en español

diciembre 12, 2018 12:12Rosa Die AlcoleaAudiencia General

(ZENIT – 12 dic. 2018).- Continuando el nuevo ciclo de catequesis dedicado al ‘Padre Nuestro’, el Papa Francisco ha anunciado a los peregrinos y visitantes en la audiencia general que “Jesús no quiere que nuestra oración sea una evasión, sino un presentarle al Padre cada sufrimiento e inquietud. Que tengamos la osadía de convertirla en una invocación gritada con fe“.

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/7-413x275.jpgEsta mañana, 12 de diciembre de 2018, el Santo Padre ha ofrecido la segunda catequesis sobre el ‘Padre Nuestro’, en la audiencia general, y ha felicitado la gran fiesta mariana de la Virgen de Guadalupe a los numerosos fieles mexicanos y latinoamericanos desde el Aula Pablo VI, en el Vaticano.

El ‘Padre Nuestro’ hunde sus raíces “en la realidad concreta del hombre”. Nos hace pedir lo que es esencial, como el “pan de cada día”, ha indicado el Papa, porque “como nos enseña Jesús”, la oración “no es algo separado de la vida”, sino que “comienza con el primer llanto de nuestra existencia humana”.

La oración “no solo precede la salvación, sino que ya la contiene” –ha aclarado Francisco– porque libra de la desesperación de creer que las situaciones insoportables no se pueden resolver.

Confianza filial

https://es.zenit.org/wp-content/uploads/2018/12/3-2-413x275.jpgAsimismo, el Pontífice ha apuntado que Jesús invita a sus discípulos con esta “oración audaz” a dejar atrás el miedo y a acercarse a Dios con confianza filial, llamándolo familiarmente “Padre”.

Jesús enseña esta oración a sus discípulos, es una oración breve, con siete peticiones, “número que en la Biblia significa plenitud”, ha aclarado Francisco.

La oración está presente donde quiera que haya un hombre “que tiene hambre, que llora, que lucha, que sufre y anhela una respuesta que le explique su destino”, ha explicado el Pontífice en la audiencia general.

A ejemplo del ciego Bartimeo que gracias a su llamado perseverante, “Jesús, ten compasión de mí” (Mc 10, 47), obtuvo del Señor el milagro de recobrar la vista, ha expuesto el Santo Padre.

 

 

COMENZAR DE NUEVO

— Hemos de luchar contra los propios defectos y pasiones hasta el final de nuestros días. La vida cristiana no es compatible con el aburguesamiento.

— Contar con las derrotas. Recomenzar muchas veces.

— El Señor desea que comencemos de nuevo después de cada fracaso: ese es el fundamento de nuestra esperanza.

I. En estos días de Adviento se nos presenta la figura de Juan el Bautista como modelo para imitar en muchas virtudes, y como figura dispuesta por Dios para preparar la llegada del Mesías. Con él se cierra el Antiguo Testamento y se llega al umbral del Nuevo.

El Señor nos anuncia en el Evangelio de la Misa de hoy que desde los días de Juan hasta ahora el Reino de los Cielos padece violencia, y quienes se esfuerzan lo conquistan1. Padece violencia la Iglesia por parte de los poderes del mal, y padece violencia el alma de cada hombre, inclinada al mal como consecuencia del pecado original. Será necesario luchar hasta el final de nuestros días para seguir al Señor en esta vida y contemplarle eternamente en el Cielo. La vida del cristiano no es compatible con el aburguesamiento, la comodidad y la tibieza. «Hay quien no es capaz ni siquiera de cambiarse de sitio por Dios. Quisieran sentir gustos y consuelos de Dios sin hacer más esfuerzos que tragar lo que Él les echa en la boca, y gozar lo que les pone en el corazón sin mortificarse ellos en nada; sin dejar sus gustos y veleidades. Pero esperan en vano. Porque mientras ellos no salgan a buscar a Dios, por mucho que le llamen, no le encontrarán»2.

Ahora es un momento especialmente propicio para que examinemos cómo luchamos contra las propias pasiones, los defectos, el pecado, el mal carácter... Esa lucha «es fortaleza para combatir las propias debilidades y miserias, valentía para no enmascarar las infidelidades personales, audacia para confesar la fe también cuando el ambiente es contrario.

»Hoy, como ayer, del cristiano se espera heroísmo. Heroísmo en grandes contiendas, si es preciso. Heroísmo –y será lo normal– en las pequeñas pendencias de cada jornada»3.

Esta lucha que nos pide el Señor a lo largo de toda nuestra vida, y especialmente en estos tiempos litúrgicos en que se nos manifiesta de modo más cercano en su Santísima Humanidad, se concretará muchas veces en fortaleza para cumplir delicadamente nuestros actos de piedad con el Señor, sin abandonarlos por cualquier otra cosa que se nos presente, sin dejarnos llevar por el estado de ánimo de ese día o de ese momento; se concretará en el modo de vivir la caridad, corrigiendo formas destempladas del carácter (del mal carácter), esforzándonos por tener detalles de cordialidad, de buen humor, de delicadeza con los demás; en realizar bien el trabajo, que hemos ofrecido a Dios; en hacer un apostolado eficaz a nuestro alrededor; en poner los medios oportunos para que nuestra formación no se estanque... Ordinariamente será una lucha en lo pequeño. «Oigamos al Señor, que nos dice: quien es fiel en lo poco, también lo es en lo mucho, y quien es injusto en lo poco, también lo es en lo mucho (Lc 16,10). Que es como si nos recordara: lucha cada instante en esos detalles en apariencia menudos, pero grandes a mis ojos; vive con puntualidad el cumplimiento del deber; sonríe a quien lo necesite, aunque tú tengas el alma dolorida; dedica, sin regateo, el tiempo necesario a la oración; acude en ayuda de quien te busca; practica la justicia, ampliándola con la gracia de la caridad»4.

Nuestro amor al Señor se expresará en recomenzar muchas veces en este esfuerzo diario para no dejarnos vencer por la comodidad y la pereza, siempre al acecho. «El diablo no duerme, ni es aún la carne muerta, por eso no ceses de prepararte para la batalla. A la diestra y a la siniestra están los enemigos, que nunca descansan»5. No descansemos tampoco nosotros en una lucha alegre y con metas concretas. El Señor está de nuestro lado y ha puesto un Ángel Custodio que nos prestará inestimables ayudas, si acudimos a él.

II. En nuestro andar hacia el Señor no siempre venceremos. Muchas derrotas serán de escaso relieve; otras sí tendrán importancia, pero el desagravio y la contrición nos acercarán más a Dios. Y comenzaremos de nuevo, con la ayuda del Señor, sin desánimos ni pesimismo, que son fruto de la soberbia, sino con paciencia y humildad para empezar una vez más aunque no veamos fruto alguno.

En muchísimas ocasiones oiremos al Espíritu Santo: Vuelve a empezar..., sé constante, no importa el reciente fracaso, no importan todas las experiencias negativas anteriores juntas..., vuelve a empezar con más humildad, pidiendo más ayuda a tu Señor.

En lo humano, la genialidad es fruto, normalmente, de una prolongada paciencia, de un esfuerzo repetido incesantemente y mejorado sin cesar. «El sabio repite sus cálculos y renueva sus experiencias, modificándolas hasta dar con el objeto de sus investigaciones. El escritor retoca veinte veces su obra. El escultor rompe uno después de otro sus intentos hasta que expresan su creación interior... Todas las creaciones humanas son fruto de una perpetua vuelta a empezar»6. En lo sobrenatural, nuestro amor al Señor no se manifiesta tanto en los éxitos que creemos haber alcanzado como en la capacidad de comenzar de nuevo, de renovar la lucha interior. La mediocridad espiritual, la tibieza, es, por el contrario, el abandono y la dejadez en nuestros propósitos y metas de vida interior. En el camino que conduce a Dios, «dormir es morir»7. El desánimo, que lleva siempre en sí mismo un punto de soberbia y de excesiva confianza en uno mismo, induce al abandono de los propósitos y metas que el Espíritu Santo sugirió un día en la intimidad del corazón.

Con frecuencia, el progreso de la vida interior viene después de fracasos, quizá inesperados, ante los que reaccionamos con humildad y deseos más firmes de seguir al Señor. Se ha dicho con razón que la perseverancia no consiste en no caer nunca, sino en levantarse siempre. «Cuando un soldado que está combatiendo recibe alguna herida o retrocede un poco, nadie es tan exigente o tan ignorante de las cosas de la guerra que piense que eso es un crimen. Los únicos que no reciben heridas son los que no combaten; quienes se lanzan con más ardor contra el enemigo son quienes reciben los golpes»8.

Pidámosle a la Virgen la gracia de no abandonar jamás nuestra lucha interior, aunque sea triste y catastrófica nuestra experiencia anterior, y la gracia y la humildad de recomenzar siempre.

Pidámosle también hoy a Nuestra Señora ser constantes en nuestro apostolado, aunque aparentemente no se vea fruto alguno. Un día, quizá cuando ya estemos en su presencia, el Señor nos hará contemplar los frutos de un apostolado que en ocasiones nos parecía estéril, y que fue siempre eficaz. La semilla que se siembra da siempre su fruto: una, cien; otra sesenta; otra, treinta...9. Mucho fruto para una sola semilla.

III. Levantaos, alzad la cabeza. Se acerca vuestra liberación10.

Se nos narra en los Hechos de los Apóstoles que un día Pedro y Juan subían al Templo para orar y se encontraron con un cojo de nacimiento que pedía limosna. Entonces Pedro le dijo: No tengo plata ni oro; pero lo que tengo, eso te doy: en el nombre de Jesucristo Nazareno levántate y anda11.

En el nombre de Jesucristo... Así hemos de recomenzar nosotros en el apostolado y en nuestra lucha contra todo lo que intenta separarnos de Dios. Esa es nuestra fuerza. No comenzamos de nuevo por un empeño personal, como si tratáramos de afirmar que nosotros podemos sacar adelante las cosas. Nosotros no podemos nada. Precisamente, cuando nos sentimos débiles, la fuerza de Cristo habita en nosotros12. ¡Y es una fuerza poderosa!

Como San Pedro que, después de aquella noche perdida en la que no había pescado nada, echa de nuevo las redes al mar solo porque el Señor se lo manda: Maestro, le dice, toda la noche hemos estado fatigándonos y no hemos cogido nada; pero porque Tú lo dices echaré la red13. A pesar del cansancio, a pesar de que no es hora para pescar, aquellos hombres volverán a tomar las redes, que ya estaban lavando para otro día. Los elementos humanos que hacían aconsejable la pesca han quedado atrás. El motivo de iniciar de nuevo la tarea es la confianza de Pedro en su Señor. Pedro obedece sin más razonamientos.

El fundamento de nuestra esperanza está en que el Señor desea que recomencemos de nuevo cada vez que hemos tenido un fracaso, quizá aparente, en nuestra vida interior o en nuestro apostolado. «Porque Tú me lo dices, Señor, comenzaré de nuevo». Si vivimos así, eliminaremos para siempre en nuestra vida el fantasma del desaliento, que a tantas almas ha sumido en la mediocridad espiritual y en la tristeza.

Recomienza de nuevo... Nos lo dice Jesús con especial intimidad en estos días en que la Navidad se acerca. «Cuando tu corazón caiga, levántalo, humillándote profundamente ante Dios con reconocimiento de tu miseria, sin maravillarte de haber caído, pues no tiene nada de admirable que la enfermedad sea enferma, la debilidad débil, y la miseria mezquina. Sin embargo, detesta con todas tus fuerzas la ofensa que has hecho a Dios y, con valor y confianza en su misericordia, prosigue el camino de la virtud que habías abandonado»14.

1 Mt 11, 12. — 2 San Juan de la Cruz, Cántico espiritual, 3, 2. — 3 San Josemaría Escrivá, Es Cristo que pasa, 82. — 4 Ibídem, 77. — 5 T. Kempis, Imitación de Cristo, II, 9, 8. — 6 G. Chevrot, Simón Pedro, Madrid 1980, p. 34. — 7 San Gregorio Magno, Hom. 12 sobre los Evangelios. — 8 San Juan Crisóstomo, Exhort. II a Teodoro 5. 9 Mt 13, 8. — 10 Cfr. Is 35, 4. — 11 Hech 3, 6. — 12 2 Cor 11-12. — 13 Lc 5, 5. — 14 San Francisco de Sales, Introd. a la vida devota, 3, 9.

 

 

“El valor divino del matrimonio”

En medio del júbilo de la fiesta, en Caná, sólo María advierte la falta del vino... Hasta los detalles más pequeños de servicio llega el alma si, como Ella, se vive apasionadamente pendiente del prójimo, por Dios. (Surco, 631)

El amor puro y limpio de los esposos es una realidad santa que yo, como sacerdote, bendigo con las dos manos. La tradición cristiana ha visto frecuentemente, en la presencia de Jesucristo en las bodas de Caná, una confirmación del valor divino del matrimonio: fue nuestro Salvador a las bodas ‑escribe San Cirilo de Alejandría‑ para santificar el principio de la generación humana.
El matrimonio es un sacramento que hace de dos cuerpos una sola carne; como dice con expresión fuerte la teología, son los cuerpos mismos de los contrayentes su materia. El Señor santifica y bendice el amor del marido hacia la mujer y el de la mujer hacia el marido: ha dispuesto no sólo la fusión de sus almas, sino la de sus cuerpos. Ningún cristiano, esté o no llamado a la vida matrimonial, puede desestimarla.
Nos ha dado el Creador la inteligencia, que es como un chispazo del entendimiento divino, que nos permite ‑con la libre voluntad, otro don de Dios‑ conocer y amar; y ha puesto en nuestro cuerpo la posibilidad de engendrar, que es como una participación de su poder creador. Dios ha querido servirse del amor conyugal, para traer nuevas criaturas al mundo y aumentar el cuerpo de su Iglesia. El sexo no es una realidad vergonzosa, sino una dádiva divina que se ordena limpiamente a la vida, al amor, a la fecundidad. (Es Cristo que pasa, 24)

 

 

El misterio del matrimonio

En el año mariano por la familia que se está viviendo en el Opus Dei, iniciamos una serie de editoriales sobre el amor humano. El primer texto se centra en el matrimonio.

Amor humano26/05/2015

Opus Dei - El misterio del matrimonio

La realidad humana del matrimonio

El matrimonio es una realidad natural, que responde al modo de ser persona, varón y mujer. En ese sentido enseña la Iglesia que “el mismo Dios es el autor del matrimonio (GS 48, 1). La vocación al matrimonio se inscribe en la naturaleza misma del hombre y de la mujer, según salieron de la mano del Creador"[1].

En lo fundamental, no se trata de una creación cultural, pues sólo el matrimonio refleja plenamente la dignidad de la unión entre varón y mujer. Sus características no han sido establecidas por ninguna religión, sociedad, legislación o autoridad humana; ni han sido seleccionadas para configurar distintos modelos matrimoniales y familiares según las preferencias del momento.

En los designios de Dios, el matrimonio sigue a la naturaleza humana, sus propiedades son reflejo de ella.

La relación específicamente matrimonial

El matrimonio tampoco nace de un cierto tipo de acuerdo entre dos personas que quieren estar juntas más o menos establemente. Nace de un pacto conyugal: del acto libre por el que una mujer y un varón se dan y reciben mutuamente para ser matrimonio, fundamento y origen de una familia.

La totalidad de esa donación mutua es la clave de aquello en lo que consiste el matrimonio, porque de ella derivan sus cualidades esenciales y sus fines propios.

Por eso, es entrega irrevocable. Los cónyuges dejan de ser dueños exclusivos de sí en los aspectos conyugales, y pasan a pertenecer cada uno al otro tanto como a sí mismos. Uno se debe al otro: no sólo están casados, sino que son esposos. Su identidad personal ha quedado modificada por la relación con el otro, que los vincula “hasta que la muerte los separe". Esta unidad de los dos, es la más íntima que existe en la tierra. Ya no está en su poder dejar de ser esposo o esposa, porque se han hecho “una sola carne"[2].

Una vez nacido, el vínculo entre los esposos ya no depende de su voluntad, sino de la naturaleza –en definitiva de Dios Creador–, que los ha unido. Su libertad ya no se refiere a la posibilidad de ser o no ser esposos, sino a la de procurar o no vivir conforme a la verdad de lo que son.

https://odnmedia.s3.amazonaws.com/image/opus-dei-f72beaa1af8723924e179e920bb658a9.jpgLa "totalidad" natural de la entrega propiamente matrimonial

En realidad, sólo una entrega que sea don total de sí y una aceptación también total responden a las exigencias de la dignidad de la persona.

Esta totalidad no puede ser más que exclusiva: es imposible si se da un cambio simultáneo o alternativo en la pareja, mientras vivan los dos cónyuges.

Implica también la entrega y aceptación de cada uno con su futuro: la persona crece en el tiempo, no se agota en un episodio. Sólo es posible entregarse totalmente para siempre. Esta entrega total es una afirmación de libertad de ambos cónyuges.

Totalidad significa, además, que cada esposo entrega su persona y recibe la del otro, no de modo selectivo, sino en todas sus dimensiones con significado conyugal.

Concretamente, el matrimonio es la unión de varón y mujer basada en la diferencia y complementariedad sexual, que –no casualmente– es el camino natural de la transmisión de la vida (aspecto necesario para que se dé la totalidad). El matrimonio es potencialmente fecundo por naturaleza: ese es el fundamento natural de la familia.

Entrega mutua, exclusiva, perpetua y fecunda son las características propias del amor entre varón y mujer en su plenitud humana de significado.

La reflexión cristiana los ha llamado desde antiguo propiedades esenciales (unidad e indisolubilidad) y fines (el bien de los esposos y el de los hijos) no para imponer arbitrariamente un modelo de matrimonio, sino para tratar de expresar a fondo la verdad “del principio"[3].

La sacralidad del matrimonio

La íntima comunidad de vida y amor que se funda sobre la alianza matrimonial de un varón y una mujer refleja la dignidad de la persona humana y su vocación radical al amor, y como consecuencia, a la felicidad. El matrimonio, ya en su dimensión natural, posee un cierto carácter sagrado. Por esta razón la Iglesia habla del misterio del matrimonio[4].

Dios mismo, en la Sagrada Escritura, se sirve de la imagen del matrimonio para darse a conocer y expresar su amor por los hombres[5].La unidad de los dos, creados a imagen de Dios, contiene en cierto modo la semejanza divina, y nos ayuda a vislumbrar el misterio del amor de Dios, que escapa a nuestro conocimiento inmediato[6].

Pero, la criatura humana quedó hondamente afectada por las heridas del pecado. Y también el matrimonio se vio oscurecido y perturbado[7]. Esto explica los errores, teóricos y prácticos, que se dan respecto a su verdad.

Pese a ello, la verdad de la creación subsiste arraigada en la naturaleza humana[8], de modo que las personas de buena voluntad se sienten inclinadas a no conformarse con una versión rebajada de la unión entre varón y mujer. Ese verdadero sentido del amor –aun con las dificultades que experimenta– permite a Dios, entre otros modos, el darse a conocer y realizar gradualmente su plan de salvación, que culmina en Cristo.

https://odnmedia.s3.amazonaws.com/image/opus-dei-56b9bdfe67c44f235297fede0c9131b8.jpgEl matrimonio, redimido por Jesucristo

Jesús enseña en su predicación, de un modo nuevo y definitivo, la verdad originaria del matrimonio[9]. La “dureza de corazón", consecuencia de la caída, incapacitaba para comprender íntegramente las exigencias de la entrega conyugal, y para considerarlas realizables.

Pero llegada la plenitud de los tiempos, el Hijo de Dios “revela la verdad originaria del matrimonio, la verdad del 'principio', y, liberando al hombre de la dureza del corazón, lo hace capaz de realizarla plenamente"[10], porque “siguiendo a Cristo, renunciando a sí mismos, tomando sobre sí sus cruces, los esposos podrán 'comprender' el sentido original del matrimonio y vivirlo con la ayuda de Cristo"[11].

El matrimonio, sacramento de la Nueva Ley

Al constituir el matrimonio entre bautizados en sacramento[12], Jesús lleva a una plenitud nueva, sobrenatural, su significado en la creación y bajo la Ley Antigua, plenitud a la que ya estaba ordenado interiormente[13].

El matrimonio sacramental se convierte en cauce por el que los cónyuges reciben la acción santificadora de Cristo, no solo individualmente como bautizados, sino por la participación de la unidad de los dos en la Nueva Alianza con que Cristo se ha unido a la Iglesia[14]. Así, el Concilio Vaticano II lo llama “imagen y participación de la alianza de amor entre Cristo y la Iglesia"[15].

Esto significa, entre otras cosas, que esa unión de los esposos con Cristo no es extrínseca (es decir, como si el matrimonio fuera una circunstancia más de la vida), sino intrínseca: se da a través de la eficacia sacramental, santificadora, de la misma realidad matrimonial[16]. Dios sale al encuentro de los esposos, y permanece con ellos como garante de su amor conyugal y de la eficacia de su unión para hacer presente entre los hombres Su Amor.

Pues, el sacramento no es principalmente la boda, sino el matrimonio, es decir, la “unidad de los dos", que es “signo permanente" (por su unidad indisoluble) de la unión de Cristo con su Iglesia. De ahí que la gracia del sacramento acompañe a los cónyuges a lo largo de su existencia[17].

De ese modo, “el contenido de la participación en la vida de Cristo es también específico: el amor conyugal comporta una totalidad en la que entran todos los elementos integrantes de la persona (...). En una palabra, tiene las características normales de todo amor conyugal natural, pero con un significado nuevo que no solo las purifica y consolida, sino que las eleva, hasta el punto de hacer de ellas expresión de valores propiamente cristianos"[18].

Desde muy pronto, la consideración de este significado pleno del matrimonio, a la luz de la fe y con las gracias que el Señor le concedía para comprender el valor de la vida ordinaria en los planes de Dios, llevó a san Josemaría a entenderlo como verdadera y propia vocación cristiana: “Los casados están llamados a santificar su matrimonio y a santificarse en esa unión; cometerían por eso un grave error, si edificaran su conducta espiritual a espaldas y al margen de su hogar"[19].


[1]Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1603.

[2]Mt 19,6.

 

[3]Cfr. Mt 19,4.8.

[4]Cfr. Ef 5,22-23.

[5]Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1602.

[6] Cfr. Benedicto XVI, Deus Caritas Est, n. 11.

[7]Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1608.

[8]Cfr. ibid.

[9]Cfr. Mt 19,3-4.

[10]San Juan Pablo II, Familiaris consortio, n. 13.

[11]Catecismo de la Iglesia Católica, 1615.

[12]Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1617.

[13]Cfr. San Juan Pablo II, Familiaris consortio, n. 13.

[14]Cfr. Ef 5,25-27.

[15]Gaudium et Spes, n. 48.

[16]Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 1638 ss.

[17]Cfr. San Juan Pablo II, Familiaris consortio, n. 56.

[18]San Juan Pablo II, Familiaris consortio, n. 13.

[19]San Josemaría, Es Cristo que pasa, n. 23.

 

 

La Virgen de Guadalupe

Patrona de México. Su fiesta se celebra el 12 de Diciembre. Bandera de México

Virgen de Guadalupe

El milagro de la Virgen de Guadalupe

La aparición se inició el 9 de diciembre de 1531 en las cercanías de la Ciudad de México, entonces ciudad capital del imperio Azteca: la Virgen se aparece al indio Juan Diego, y le pide que transmita al obispo del lugar su voluntad de que se construya un templo dedicado a Ella en el cerro Tepeyac. El obispo, al escuchar el relato del indio, le pide una prueba de la Presencia de la Madre de Dios allí. María hace crecer entonces un jardín de rosas en un cerro inhóspito y semidesértico, y se las hace recoger en su tilma (especie de poncho o manta) a Juan Diego. Luego le pide se las presente como prueba de Su Presencia al obispo. Cuando el indio abre su tilma frente al obispo, caen las flores al piso y aparece milagrosamente retratada la imagen de la Virgen María en la rústica tela. El templo dedicado a la Virgen de Guadalupe fue construido en el cerro Tepeyac, lugar de las apariciones, donde se exhibe la tilma original de Juan Diego, impresa con la mundialmente conocida imagen de la Virgen de Guadalupe.

Pío X proclamó a Nuestra Señora de Guadalupe "Patrona de toda América Latina". Pío XI, de "todas las Américas"; Pío XII la llamó "Emperatriz de las Américas"; y Juan XXIII, "La misionera celeste del Nuevo Mundo" y "la Madre de las Américas". En la maravillosa gran basílica de Guadalupe, Juan Pablo II beatificó al indio Juan Diego el 6 de mayo de 1990. Además, en sus cuatro visitas a México, Juan Pablo II visitó el Tepeyac y honró con profundo amor filial a la Virgen de Guadalupe, a quien   encomendó el continente Americano y su nueva evangelización.

Curiosidades sorprendentes sobre la tilma de Guadalupe

Tilma de la Virgen de GuadalupeEstudios oftalmológicos realizados a los ojos de María han detectado que al acercarles luz, la pupila se contrae, y al retirar la luz, se vuelve a dilatar, tal cual como ocurre en un ojo vivo. ¡Los ojos de María están vivos en la tilma!. También se descubre que los ojos poseen los tres efectos de refracción de la imagen que un ojo humano normalmente posee. Lograr estos efectos a pincel es absolutamente imposible, aún en la actualidad.

La fibra de magüey que constituye la tela de la imagen, no puede en condiciones normales perdurar más que 20 ó 30 años. De hecho, hace varios siglos se pintó una réplica de la imagen en una tela de fibra de maguey similar, y la misma se desintegró después de varias décadas. Mientras tanto, a casi quinientos años del milagro, la imagen de María sigue tan firme como el primer día. Se han hecho estudios científicos a este hecho, sin poder descubrirse el origen de la incorruptibilidad de la tela.

No se ha descubierto ningún rastro de pintura en la tela. De hecho, al acercarse uno a menos de 10 centímetros de la imagen, sólo se ve la tela de maguey en crudo. Los colores desaparecen. Estudios científicos de diverso tipo no logran descubrir el origen de la coloración que forma la imagen, ni la forma en que la misma fue pintada. No se detectan rastros de pinceladas ni de otra técnica de pintura conocida. El Dr. Phillip S. Callaghan, del equipo científico de la NASA americana, biofísico de la Universidad de Kansas (EE.UU.), investigador, científico y técnico en pintura, y el Profesor Jody Brant Smith, «Master of Arts», de la Universidad de Miami, Catedrático de Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Pensacolla, afirmaron que el material que origina los colores no es ninguno de los elementos conocidos en la tierra. En su libro «La tilma de Juan Diego» exponen el estudio realizado por ellos a nivel particular.

Varias veces, a lo largo de los siglos, los hombres han pintado agregados a la tela. Milagrosamente estos agregados han desaparecido, quedando nuevamente el diseño original, con sus colores vivos.

En el año 1791 se vuelca accidentalmente ácido muriático en el lado superior derecho de la tela. En un lapso de 30 días, sin tratamiento alguno, se reconstituye milagrosamente el tejido dañado. Actualmente apenas se advierte este hecho como una breve decoloración en ese lugar, que testimonia lo ocurrido.

Las estrellas visibles en el Manto de María responden a la exacta configuración y posición que el cielo de México presentaba en el día en que se produjo el milagro, según revelan estudios astronómicos realizados sobre la imagen.

El 14 de noviembre de 1921, Luciano Pérez, un anarquista español, depositó un arreglo floral al lado de la Tilma de Juan Diego que contenía una bomba de alto poder. La explosión destruyó todo alrededor, menos la tilma, que permaneció en perfecto estado de conservación. Una Cruz de pesado metal que se encontraba en las proximidades fue totalmente doblada por la explosión, y se guarda como testimonio en el templo. Sin embargo, el cristal que protegía la Tilma no se rompió, teniendo en cuenta que en aquella época no había cristales antibala.

El Dr. Enrique Graue, oftalmólogo de fama internacional, director de un hospital oftalmológico en México, afirma: «Examiné los ojos con oftalmoscopio de alta potencia, y pude apreciar en ellos profundidad de ojo como al estar viendo un ojo vivo».

En estos ojos aparece el efecto Púrkinje-Sánsom: se triplica la imagen en la córnea y en las dos caras del cristalino. Este efecto fue estudiado por el Dr. Púrkinje de Breslau y Sánsom de París, y en oftalmología se conoce por el fenómeno Púrkinje-Sánsom. Este fenómeno, exclusivo del ojo vivo, fue observado también en el ojo de la Virgen de Guadalupe, por el Dr. Rafael Torija con la ayuda de un oftalmoscopio. Él lo certifica con estas palabras: «Los ojos de la Virgen de Guadalupe dan la impresión de vitalidad».

Lo mismo afirman los doctores Guillermo Silva Ribera, Ismael Ugalde, Jaime Palacio, etc. Desde el año 1950, los ojos de la Virgen de Guadalupe han sido examinados por una veintena de oftalmólogos.

 

Conclusiones de un estudio basado en tecnología digital

Los ojos de la Virgen de GuadalupeLa tecnología digital da nueva luz a uno de los fenómenos que es todavía una incógnita para la ciencia: el misterio de los ojos de la Virgen de Guadalupe. Los resultados de esta investigación fueron revelados por el ingeniero José Aste Tonsman, del Centro de Estudios Guadalupanos de México, en el Ateneo pontificio "Regina Apostolorum", de Roma.

El doctor Aste, graduado en ingeniería en sistemas ambientales por la Universidad de Cornell, ha estudiado durante más de veinte años la imagen impresa de la Virgen en el burdo tejido hecho con fibras de maguey -una especie de cactus- de la tilma del beato Juan Diego, el indígena que recibió las apariciones que cambiaron decisivamente la historia de México. Se trata de una tela que no dura más de veinte años, pero la imagen se mantiene intacta como el primer día desde hace casi cinco siglos, después de haber permanecido más de un siglo sobre una pared húmeda, entre el humo de miles de velas, y manoseada por muchedumbres de indios.

En su conferencia, el doctor Aste insistió en que nos encontramos ante una imagen "que no ha sido pintada por mano de hombre". Ya en el siglo XVIII varios científicos realizaron pruebas científicas que mostraban cómo era imposible pintar una imagen así en un tejido de tal textura. Richard Jun, premio Nobel de Química -recordó el doctor Aste Tonsman-, hizo análisis químicos en los que se pudo constatar que la imagen no tiene colorantes naturales, ni animales, ni mucho menos minerales. Dado que en aquella época no existían los colorantes sintéticos, la imagen, en este aspecto, es inexplicable.

En 1979 los estadounidenses Philip Callahan y Jody B. Smith estudiaron la imagen con rayos infrarrojos y descubrieron con sorpresa que no había huella de pintura y que el tejido no había sido tratado con ningún tipo de técnica.

Aste se pregunta: "¿Cómo es posible explicar esta imagen y su consistencia en el tiempo sin colores y con un tejido que no ha sido tratado? Es más, ¿cómo es posible que, a pesar de que no haya pintura, los colores mantengan su luminosidad y brillantez?".

El ingeniero peruano añadió que "Callahan y Smith han mostrado cómo la imagen cambia ligeramente de color según el ángulo de visión, un fenómeno que se conoce con el término de iridiscencia, una técnica que no se puede reproducir con manos humanas".

Pero, en particular, este prestigioso científico investigó el enigma de los ojos. El reflejo transmitido por los ojos de la Virgen de Guadalupe, es la escena en la que Juan Diego mostraba al obispo fray Juan de Zumárraga y a los presentes en la estancia, el manto con la misteriosa imagen  el 9 de diciembre de 1531.  Comenzó a desarrollar su estudio en 1979. Aumentó los iris de los ojos de la Virgen hasta alcanzar una escala 2.500 veces superior al tamaño real y, a través de procedimientos matemáticos y ópticos, logró identificar doce personajes impresos en los ojos de la Virgen.

En los ojos de la Virgen -revela- se encuentran reflejados los testigos del milagro guadalupano, el momento en que Juan Diego mostraba el ayate al obispo. Los ojos de la Virgen tienen así el reflejo que hubiera quedado impreso en los ojos de cualquier persona en esa posición.

Se puede distinguir un indio sentado, que mira hacia lo alto; el perfil de un hombre anciano, con la barba blanca y la cabeza con calvicie avanzada, como el retrato de Juan de Zumárraga realizado por Miguel Cabrera para representar el milagro; un hombre más joven, con toda probabilidad el intérprete Juan González; un indio de rasgos marcados, con barba y bigote, que abre su propio manto ante el obispo, sin duda Juan Diego; una mujer de rostro oscuro, una sierva negra que estaba al servicio del obispo; un hombre de rasgos españoles que mira pensativo acariciándose la barba con la mano. En definitiva, en los ojos de la imagen de la Virgen de Guadalupe está impresa una especie de instantánea de lo que sucedió en el momento en que tuvo lugar el milagro.

En el centro de las pupilas, además, a escala mucho más reducida, se puede ver otra escena, totalmente independiente a la primera. Se trata de una familia indígena compuesta por una mujer, un hombre y  algunos niños. En el ojo derecho, aparecen otras personas de pie detrás de la mujer.

Hasta aquí llega la ciencia, fue la conclusión de Aste Tönsmann. El cómo se ha realizado algo tan maravilloso no es posible descifrarlo con métodos científicos. El investigador peruano, sin embargo, se aventura a ofrecer un por qué: considera que en los ojos de la Virgen hay un mensaje "escondido" reservado para nuestro tiempo en el que la tecnología es apta para descubrirlo, y cuando este mensaje es más necesario. "Este puede ser el caso de la imagen de la familia en el centro del ojo de la Virgen, en una época en que la familia está bajo un serio ataque en nuestro mundo moderno" . Un mensaje, además, universal y antirracista, pues varias etnias se encuentran reflejadas.

El texto del estudio procede de la revista Ave María, nº 667

La película

La película GuadalupeEn México, se estrenó el 30 de noviembre de 2006 la película "Guadalupe". El Cardenal y Arzobispo Primado de México, Norberto Rivera Carrera, recomendó la película pues "pone al alcance de todo el público el conocimiento de múltiples y desconocidos aspectos de Santa María de Guadalupe, en el marco del 475 Aniversario de sus apariciones"

La trama se sitúa en la época actual, cuando José María y su hermana Mercedes, dos científicos que han dedicado su vida a la arqueología y la historia, deciden investigar la leyenda de la Virgen de Guadalupe, impulsados por su curiosidad y por la situación que viven, sin saber que eso cambiará su existencia de manera radical. Todo, porque hace 5 siglos, en plena conquista de América, apareció una pintura estampada en el manto de un indígena llamado Juan Diego.

El director, Santiago Parra, cineasta de origen ecuatoriano, filmó la película en escenarios de Europa y América bajo la producción de la empresa «Dos corazones». Según declaraciones del propio Parra, la película intenta captar toda la riqueza del fervor guadalupano de México por un cineasta que viene de fuera y que es capaz de ver a fondo lo que muchos mexicanos no ven. Todo el equipo de Santiago Parra así como los miembros del reparto, fueron asesorados por el Instituto Superior de Estudios Guadalupanos.

La película se estrenó también en EE.UU. el 8 de Diciembre de 2006. En España, el estreno tuvo lugar el 12 de diciembre de 2008.

Para ver la ficha de la película, puede acceder a http://webcatolicodejavier.org/Guadalupe.html

 

Oración del Vaticano a la Virgen de Guadalupe por los pueblos de América

(Compuesta por la Comisión Pontificia para América Latina)

Virgen María de Guadalupe,
Madre del verdadero Dios por quien se vive.

En San Juan Diego, el más pequeño de tus hijos,
Tú dices hoy a los pueblos de América Latina:
‘¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?
¿No estás bajo mi sombra?
¿No estás por ventura en mi regazo?’
Por eso nosotros con profundo agradecimiento
reconocemos a través de los siglos
todas las muestras de tu amor maternal,
tu constante auxilio, compasión y defensa
de los moradores de nuestras tierras,
de los pobres y sencillos de corazón.
Con esta certeza filial,
acudimos a ti, para pedirte,
que así como ayer vuelvas a darnos a tu Divino Hijo,
porque sólo en el encuentro con Él
se renueva la existencia personal
y se abre el camino para la edificación de una
sociedad justa y fraterna.
A ti, ‘Misionera Celeste del Nuevo Mundo’,
que eres el rostro mestizo de América
y luminosamente manifiestas su identidad, unidad y originalidad,
confiamos el destino de nuestros Pueblos.
A ti, Pedagoga del Evangelio de Cristo,
Estrella de la Nueva Evangelización,
consagramos la labor misionera
del Pueblo de Dios peregrino en América Latina.
¡Oh Dulce Señora!,
¡Oh Madre Nuestra!,
¡Oh siempre Virgen María!
¡Tu presencia nos hace hermanos!
Acoge con amor esta súplica de tus hijos
y bendice esta amada tierra tuya
con los dones de la reconciliación y la paz.
Amén.

 

 

Regalos de Jesús

regalo

Te regalo a mi Santísima Madre, para que sea tu Madre.
Te regalo mi alegría para que tengas una fuente inagotable de paz.
Te regalo mis fuerzas para que te sostengas en tu cansancio cuando sirvas a los demás.
Te regalo la quietud de la noche bendita de mi nacimiento para que llenes tu alma de paz.
Te regalo mis ojos para que con ellos puedas dar una nueva mirada a este universo que puse a tu servicio.
Te regalo mi caridad para que sientas el anhelo de trabajar por los desposeídos y de compartir tu pan con los hambrientos.
Te regalo mi amor para que lleno tu corazón de él, puedas prodigarte a los demás.
Te regalo mi paz para que con tu buena voluntad des gloria a Dios.
Te regalo mi humildad para que desde tu condición de hombre, estés dispuesto a crecer y superarte.
Te regalo la mula del establo para que calientes con tu fervor.
Te regalo mi sencillez para que puedas llegar al Reino de los Cielos.
Te regalo la serenidad para aceptar las cosas que no puedes cambiar y mi valentía para cambiar las que puedas.
Te regalo mis ángeles para que te enseñen a ser mensajero de paz.
Te regalo las caricias de mis manos para que te consuelen y alienten.
Te regalo las lágrimas de mi madre como bálsamo de tus penas.
Te regalo la miel que llevaron los pastores para que endulces la vida de los tuyos con cariño y generosidad.
Te regalo mi humildad para engrandecerte.
Te regalo mi estrella para que te muestre el camino que a mí conduce.
Te regalo la música para que como ella alegra, tú también logres dar gozo a los demás.
Te regalo mis lágrimas para que laves con ellas tus pecados.
Te regalo la luz de mi mirada para que guíe tus pasos.
Te regalo mi misericordia para que con ella juzgues a tus hermanos.
Te regalo mi alegría para que con ella contagies al mundo.
Te regalo mi ternura para que con ella sirvas a los pequeños y a los necesitados.
Te regalo mis manos para que con ellas construyas mi Reino.
Te regalo mi amistad para que en ella te apoyes.
Te regalo mi paz para que la contagies a todos los que crucen en tu camino.
Te regalo mi hombro que sostuvo la cruz del pecado de la humanidad para que te ayude a cargar tu cruz.
Te regalo mi pesebre para que en él repose tu corazón.
Te regalo mi amor para que sea la prenda de tu felicidad.
Te regalo el sol para que así como él alumbra al mundo, alumbres tú la vida de tu familia y tus amigos.
Te regalo mis pies para que te guíen por el camino de la verdad.
Te regalo mi amor para que sea la prenda de tu felicidad.
Te regalo mi boca para que con ella denuncies la injusticia.
Te regalo mis llagas para que te conforten en tu dolor y crezca en ti la esperanza.
Te regalo el perdón para que como un bálsamo sane el rencor y cada ofensa que guardes en tu corazón y así, en paz contigo mismo, me ofrezcas lo mejor de ti.

 

 

Andrés Manuel López Obrador © lopezobrador.org.mx/

Andrés Manuel López Obrador © lopezobrador.org.mx/

Mons. Felipe Arzimendi: ¿Por culpa del neoliberalismo?

“Que no sea el dinero el que mande en nuestra vida personal”

diciembre 12, 2018 22:38Felipe Arizmendi EsquivelPolitica

+ Felipe Arizmendi Esquivel
Obispo Emérito de San Cristóbal de Las Casas

VER

En su discurso inaugural, el nuevo Presidente de México arremetió insistentemente contra el neoliberalismo, culpándolo de todos los males del país. En gran parte tiene razón, pero hay que matizar muchas cosas. No somos una nación en quiebra, a pesar de la enorme deuda externa, del fracaso de la política petrolera, de la pobreza extrema en algunos sectores, de la vergonzosa corrupción, la violencia, la inseguridad y la impunidad. Eso es totalmente cierto, pero no todo es por el sistema económico vigente. En muchos aspectos, el país ha avanzado; no se vive ahora como hace unos años. Es demagógico decir lo contrario. Estuve en Chiapas 27 años, y sostengo que ya no es la misma pobreza que hace pocos años, sino que ha habido mejorías, aunque no se niega su rezago en comparación con otras regiones del país.

Por neoliberalismo se entiende el sistema económico en que el dinero manda, lo que prevalece es ganar más y más, sin importar las personas ni el medio ambiente. Los que rigen son el libre mercado, lo que más se vende, las empresas transnacionales, donde los gobiernos poco pueden intervenir. Es un sistema esencialmente injusto e inhumano; sin embargo, muchos países le han puesto contrapesos para una política social en favor de las mayorías, límites a su voracidad financiera, regulaciones a sus desmedidos ingresos. De esta forma, han evitado algunos de sus excesos y han logrado un bienestar generalizado. Es el caso de países europeos, de Canadá y del mismo Estados Unidos. China y Rusia, incluso Cuba, que en un tiempo intentaron otro sistema, un socialismo totalitario, han asumido varios factores del neoliberalismo, y están progresando. En Chiapas, en 1994, se levantó una opción, al principio armada, después sólo política, para rebelarse contra este sistema, e intentar demostrar que se puede vivir de otra forma. Han logrado éxitos sociales y políticos en sus autonomías, pero varias de sus regiones denotan un empobrecimiento que no es el común.

No es posible salirse de este sistema por decreto presidencial, pues la economía depende de muchos factores internacionales, pero sí es posible acotarlo, ponerle límites, obligarlo a una dimensión social en beneficio de las mayorías. Lo ideal es cambiar el sistema, pero lo real es que estamos dentro del mismo. Hay que encontrar mecanismos políticos y económicos, para que no dañe más al pueblo inerme y al cosmos.

PENSAR

Los obispos mexicanos, en nuestro Proyecto Global de Pastoral 2031+2033, afirmamos:“La economía crece continuamente y muchas familias y comunidades en el mundo, han disfrutado y experimentado la llegada de importantes beneficios para ellas. Sabemos, por otro lado, que siendo la economía, uno de los pilares más visibles de este proceso globalizador, es también la que más hondos sufrimientos ha traído a muchas personas. Las cifras que arrojan cada día los mercados no son sólo números o gráficas; son muchas historias humanas de dolor y desesperación que se viven a diario en el mundo por falta de salud, educación, viviendas dignas y los más elementales derechos para una vida decorosa. Este modelo neoliberal es un capataz cruel, generador de inequidades e injusticias que marcan tristemente la vida de muchos países pobres, provocando una concentración de poder y riqueza en pocas manos y manteniendo en la pobreza a un gran número de personas. La crisis financiera que atravesamos nos hace olvidar que en su origen hay una profunda crisis antropológica… Hemos creado nuevos ídolos. La adoración del antiguo becerro de oro” (No. 31).

“En este esfuerzo de consolidación por tener una patria generosa y justa para todos sus habitantes, vemos que nos falta un largo camino aún por recorrer. Advertimos cómo el fruto de toda esta riqueza se ha concentrado en pocas manos, dejando en desamparo a una gran multitud de hermanos nuestros que, teniendo derecho a ella, se encuentran a la espera de lo necesario para vivir dignamente. Reprobamos este sistema neoliberal agotado, que privilegia lo económico sobre el valor de la persona y que ha lanzado a la calle a tantos hermanos. Hacemos nuestra la voz del Papa Francisco: queremos un cambio, un cambio real, un cambio de estructuras. Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los pueblos. Y tampoco lo aguanta la Tierra, la hermana Madre Tierra como decía San Francisco”(No. 47).

“Nuestro país ha ido experimentando un crecimiento y un estado de bienestar en campos como la salud, el trabajo, la educación, la infraestructura de bienes y servicios, y un importante número de personas disfrutan ya de ellos. Consideramos por otro lado, que hay un empobrecimiento de un importante número de familias y que a través de muchos años no hemos podido avanzar lo suficiente en el combate de este azote que consume la vida de innumerables personas, que pasan hambre, frío, enfermedades y que no encuentran la oportunidad para salir de un estado de pobreza que se hereda por generaciones. Nuestro país está catalogado como uno de los campeones de la desigualdad social a nivel mundial. Aquí residen personas de las más ricas y poderosas del mundo y, junto a ellos, un gran número de personas en la indigencia. Esta situación nos duele y nos escandaliza, ya que somos hermanos que vivimos en un país con tantos recursos” (No. 48).

ACTUAR

Que no sea el dinero el que mande en nuestra vida personal, familiar, social, política, económica y eclesial, sino las personas, los derechos humanos, el justo salario, el trabajo digno, la solidaridad, el respeto a la ecología, el merecido descanso y, ante todo, Dios.

 

Peligra la maternidad

Ángel Cabrero Ugarte

El Papa Francisco, con una madre con dos niños.

El Papa Francisco, con una madre con dos niños.

Los cambios sociales en los que nos sentimos inmersos, que encierran tantas maravillas y descubrimientos, son también la causa de algunos problemas en lo que se refiere al ámbito familiar. En la educación de los hijos hay que tener presentes una serie de fenómenos, inimaginables hace solo veinte o treinta años, y que, precisamente por eso, nos han cogido con paso cambiado y no sabemos, muchos padres no saben, como reaccionar.

Pero el problema no está solo en la educación de los hijos. Antes está en la adecuación a la modernidad de nuestros modelos familiares. Hay una diferencia importantísima en la estructura de la sociedad familiar que es la incorporación de la mujer a ambiente laboral. En el libro que ha escrito Mariolina Ceriottí, “Erótica y materna”, nos recuerda una serie de ideas bien conocidas en general, pero sobre las que es necesario hacer una reflexión.

La mujer incorporada al trabajo, con más o menos las mismas horas de dedicación que los hombres, tienen fácilmente la cabeza y el corazón más lejos de la familia, pues tienen muchas otras cosas que les ocupan. Dice la autora de este libro que “no todas las mujeres son conscientes de esta riqueza potencia latente en ellas. Por el contrario, muchas tienen miedo de aplicarse a sí mismas la palabra “madre”, como si se tratara de un término sustractor, encarcelador y peligroso” (p. 55). Un peligro evidente que puede llevar a una situación antinatural para lo que es la esencia de la mujer.

 

Erótica y materna. La autora advierte de estas dos facetas esenciales en las mujeres, pero también de hasta qué punto la sociedad occidental actual ha desnaturalizado su esencia erótica. Hace referencia a algún programa en la televisión -son muchos- en los que se degrada el cuerpo de la mujer, de manera que su erotismo sano y natural se convierte en servilismo y exhibicionismo impúdico. “Esta es la representación de la mujer que se hace en el medio televisivo, y hemos terminado por aceptarla o padecerla casi sin ni darnos cuenta. Son imágenes de degradación y humillación del cuerpo femenino, que se presenta como puro objeto erótico” (p 44).

Entre ese peligro del erotismo mal entendido y el miedo a ser madre, la situación de la mujer, y por tanto de la familia, corre un serio peligro y precisa una reflexión urgente.  “La progresiva desaparición de lo maternal lleva consigo la desaparición de la actitud concreta hacia la realidad humana que comporta la buena cultura materna. Es una actitud de acogida, compasión, de atención a la necesidad, de protección y cuidado. Su desaparición arrastra aquella dramática disminución del valor de la vida y de la persona, que está a la vista de todos nosotros” (p. 56).

Actitud de acogida propia del corazón materno, como algo natural, tan necesario en el ambiente de hogar, que precisa tiempo, dedicación, y que peligra por la sensación, que casi no se advierte, de urgencia, de muchas cosas que hacer, porque el trabajo absorbe horas, porque la casa lleva tiempo, porque las obligaciones sociales son inevitables, porque… No hay tiempo para los niños. De ahí la tendencia a “hijos, los mínimos imprescindibles” y, por otra parte, a los que hay los cuida otra persona. Necesitamos pensar un poco en estas cosas.

 

 

#BelieveInChristmas: la Navidad saca lo mejor de nosotros

 

https://2.bp.blogspot.com/-_c202RcZi6I/XA1X8thoFEI/AAAAAAAAKd4/jHcM48Z3pVgqSKv2QCQvR8mMwYGQqHHFgCLcBGAs/s320/Erste.PNG

Como todos los años, la Navidad nos ofrece lo mejor de la publicidad: los mejores anuncios, los más emotivos. Se diría que en estas fechas todas las empresas pugnan por encontrar la creatividad más selecta y lograr un mensaje que cale en la gente y toque la fibra más sensible. Hemos publicado ya algunos anuncios preciosos que han aparecido en estos días, pero el que he seleccionado hoy me parece especialmente hermoso y sensible. Lo más sorprendente es que viene… ¡de una empresa de servicios financieros!

La campaña de Erste Group Bank está conquistando los corazones de todo el mundo porque alude a dos de los temas más preocupantes en el ámbito de la infancia: la aceptación de los diferentes y el acoso escolar. En realidad, una misma situación vivida no pocas veces por los menores extranjeros. De ahí que nos lo cuente desde la imaginación de un niño.

https://4.bp.blogspot.com/-fsy6yTCAEaE/XA1ZTL5OTzI/AAAAAAAAKeA/FfDTNgE9tFUkbRBdXkyP6hV7BBGcEDUIwCLcBGAs/s320/erste%2B2.PNGEl anuncio animado tiene como protagonista a un pequeño erizo que llega a un nuevo colegio. Desde el principio, se da cuenta de que es “diferente” al resto: sus púas no son bien recibidas por sus compañeros, y nadie quiere compartir con él juegos ni asiento. Su forma de ser, que en absoluto pretende ser áspera ni hiriente, es percibida así por los demás. Y aquí entra en juego el segundo tema: el bullying, que se cierne sobre él de forma clara, aislándole de todos y acentuando la diferencia con los demás: una velada alusión a la discriminación étnica.

https://4.bp.blogspot.com/-ZPDLP361mVU/XA1ZZnPLPXI/AAAAAAAAKeE/ivAiQiIs1rsztcfGPBljqVYFcdmAwabhACLcBGAs/s320/erste%2B3.PNGSin embargo, ésta no es la última palabra. El espíritu de la Navidad se hace presente en esos mismos compañeros que antes le arrinconaban. Y ese amor lleno de comprensión es capaz de encontrar la solución al problema: de forma ingeniosa, encuentran el modo de suavizar su aspecto áspero y de hacer posible la convivencia.

#BelieveInChristmas: eso es lo que nos propone la campaña. Una propuesta que tiene como correlato la pregunta que nos lanza en su cabal de You Tube: “¿Qué sería de la Navidad sin amor?”. Realmente, un mensaje inspirador en estos días que reclaman nuestro afecto.

Ojalá todo el año tuviéramos una publicidad como ésta. Una publicidad con valores.

 

 

 

 

NUESTRO PATRIMONIO CULTURAL MAL RESGUARDADO

Escribe: Alfredo Palacios Dongo
El pasado 29 de noviembre, mediante un comunicado y conferencia de prensa, Luisa María Vetter, jefa institucional del Archivo General de la Nación AGN– (adscrito al Ministerio de Cultura) informó la desaparición en el Archivo Colonial (Sede Ex Correo cerca al Palacio de Gobierno) de un histórico e invalorable manuscrito del Libertador José de San Martín de fecha 13 octubre 1821 concediendo libertad a la esclava Juana Mazo por haber apoyado en el Hospital del Ejército a soldados peruanos que combatieron por la independencia. Este documento (que en el mercado negro puede cotizarse en cifras millonarias) estaba en el repositorio como folio 556 del protocolo del escribano Gaspar Salas, y al ser requerido para un reportaje “Sucedió en el Perú”, advirtieron que había sido arrancado.

EL AGN tiene 4 sedes, la pérdida sucedió en la sede Ex Correo (archivo colonial y republicano) donde se custodia el documento histórico más antiguo en el país “Protocolo ambulante de los Conquistadores” año 1533, primer documento escrito sobre el proceso de instalación institucional europea en América Latina y contiene documentos con firmas de Francisco Pizarro, Diego de Almagro y otros escritos originales de Túpac Amaru II y Micaela Bastidas, sin embargo, esta sede se ubica en un pasaje cerca a restaurantes y una pollería con chimenea, si ocurriera un incendio sería muy dificultoso combatirlo por falta de agua e inaccesibilidad a los bomberos, la misma jefa de AGN, en una entrevista anterior a la pérdida manifestó “rezamos para que el incendio jamás ocurra”. La segunda Sede ubicada en el sótano del Palacio de Justicia desde 1943 (archivos públicos notariales y judiciales) actualmente está en peligro de desalojo por el Poder Judicial que interpuso demanda en 2014 por requerimiento de oficinas, lo cual es inaudito. Las otras 2 sedes están en Pueblo Libre y Lince para las direcciones de archivo intermedio y políticas archivísticas.

Bajo este panorama, el AGN es responsable de la conservación, organización y servicio de nuestro histórico patrimonio documental compuesto por documentos únicos e irremplazables que describen la memoria colectiva de nuestra nación, nuestra historia e identidad nacional. Estamos ad portas del Bicentenario y corresponde al Estado tomar acciones integrales como la construcción de un local propio y adecuado provisto de modernos sistemas y equipos de última tecnología para la conservación, digitalización, archivo, protección, control y seguridad de nuestro patrimonio documental indispensable para instituir nación y ciudadanía.

 

La educación en la familia actual

Ana Teresa López de Llergo

Afrontar la educación de los hijos, beneficia a los padres porque se unen en un objetivo común: buscar el beneficio de sus hijos y apoyarse mutuamente.

http://www.yoinfluyo.com/images/stories/hoy/dic18/121218/educacion_padres.jpg

Además de la conquista diaria del cónyuge, la educación de los hijos es una responsabilidad inigualable. Al cónyuge se le escogió, de alguna manera cada uno midió la capacidad de amarle, de convivir íntimamente. Los hijos son un don, son propios para guiarles a que en su momento forjen su futuro. Tienen la herencia de los padres, pero hay que descubrirlos, conocer lo que les tocó recibir y ayudares a vivir muy bien su camino específico.

Cuando la convivencia en el hogar ocupaba la mayoría del tiempo de todos, la educación provenía del sentido común de los padres. Ellos transmitían lo que habían recibido y el ejemplo fluía espontáneo. El mismo hecho de superar las desavenencias entre los progenitores también resultaban lecciones para los hijos. Los centros educativos tenían claro que colaboraban en la tarea propia de los padres.

Ahora nos encontramos con intromisiones educativas que desplazan a los padres. Aparecen en las escuelas como resultado de políticas mal fundamentadas, de contenidos desafortunados y desvinculados de los principios morales más elementales. Tal vez una de las causas sea la excesiva confianza de los padres en la actividad de las escuelas, y por eso, se desentendieron de la relación y la supervisión que debieron cultivar.

Entonces, ahora, es indispensable afinar en dos vertientes educativas desde la familia: la interna y la externa. La primera se refiere a la actividad del padre y la madre en el hogar. La segunda trata de las relaciones con el centro educativo, con otros sitios que frecuentan los hijos y con el derecho que tienen de pedir políticas públicas benéficas para la familia.

La educación en el hogar

Padre y madre son educadores, hacen falta los dos. Como ahora se ha generalizado el trabajo de cada uno fuera del hogar, es importante que aprovechen esa circunstancia para escuchar lo que sucede, cuáles son los enfoques que benefician o dificultan la educación, qué problemas aparecen, como los resuelven otras personas, o qué efectos nocivos ocurren cuando no se afrontan a tiempo.

Buena parte del tiempo que ambos comparten debe dedicarse a comentar esos sucesos, qué piensan y qué harían si a ellos les sucediera. Quiénes les pudieran orientar, de quiénes hay que cuidarse. Muy mal planteamiento es el de pensar que a ellos eso no les acontecerá. Uno de los propósitos puede ser el de comentar esos acontecimientos con los hijos que ya tienen edad, para entender tal problema y vislumbrar el modo de encauzarlo.

De esta manera se crea un ambiente de confianza, de seguridad porque los padres muestran su comprensión, y los hijos no dudarán en acudir a ellos para encontrar apoyo y consejo, hayan hecho lo que hayan hecho.

Estos diálogos en primer lugar fortalecen la unidad y el cariño por la tarea en común que tienen los padres. En segundo lugar los capacita para estar a la altura de los problemas que pueden sufrir los hijos, y desde la visión femenina y la masculina se complementan en las orientaciones, aspecto importantísimo para dar seguridad en el modo de afrontarlas.

Tanto la madre como el padre han de ser profundamente sinceros, y reconocer algunos peligros que pueden aparecer. Por ejemplo, querer sobresalir para ganar más estima de los hijos, e incluso desautorizar al otro cónyuge para evitar que acudan a él o a ella. Ante estos hechos la solución es desterrar esos celos tan mal colocados.

Enfoques injustos y peligrosos pueden ser cuando, con un hijo más afín pensar que se debe a que tienen poca herencia del otro cónyuge, y de modo contrario, con los que tienen problemas concluir que han heredado los defectos del otro. Muchas veces los rechazos pueden deberse a que en el hijo o la hija se ven defectos que uno tiene y no se quieren reconocer.

La unidad del padre y la madre en la educación de los hijos es muy importante porque si los hijos descubren diferencias adoptarán lo que más les guste, en detrimento de lo que dice el otro, y acabarán saliéndose con la suya o prefiriendo a alguno de los progenitores.

El conocimiento de los hijos, que todas estas actividades consigue, capacitará para ser más certeros en los consejos sobre la elección de los estudios que deseen seguir, de los trabajos que vayan a desempeñar, e incluso de la vocación que creen tener.

La educación fuera del hogar

La elección de la escuela es muy importante porque debe ser acorde con los principios familiares, de otro modo se causa un conflicto interior muy serio en los pequeños que están en proceso de formar su criterio. Si hay desacuerdo acabarán desacreditando o a sus padres o a sus maestros. La fractura interna es muy seria y les causará conflictos más adelante, sobre todo en aspectos morales.

Pero no basta que la escuela sea confiable, también han de conocer a los amigos que van teniendo, cómo es la familia de ellos, sus costumbres y los temas de sus conversaciones.

Los contenidos educativos y el modo de enfocarlos pueden descubrirlos si fomentan los ratos de conversación con los pequeños. Estas conversaciones darán pie más adelante a participar de la elección de amistades más profundas o del posible cónyuge.

Actualmente la educación sexual tiene enfoques desfasados. Es aconsejable que los padres conozcan los textos, que didácticamente están muy bien hechos, y hagan con sus hijos los ejercicios que allí se proponen, para darles la orientación adecuada y, los padres se enriquecerán con el conocimiento de técnicas didácticas. También pueden sugerir a la escuela el uso de otros libros mejor orientados.

Así como es importante la elección de la escuela, no es menos importante la selección de otras instituciones a donde los hijos van a hacer deporte o a tomar cursos complementarios.

Afrontar la educación de los hijos beneficia a los padres porque se unen en un objetivo común: buscar el beneficio de sus hijos y apoyarse mutuamente. Viven una aventura llena de sorpresas; pero con la gratificación de haber colaborado en el proceso de maduración de la prole.

 

 

Donde florece la virtud, se desarrolla la nobleza y la cortesía

Imagen de Nuestra Señora de Guadalupe estampada en la manta del indio Juan DiegoHoy es la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de América. En el libro de Edesia Aducci, “María y sus títulos gloriosos”, puede leerse el siguiente diálogo entre Nuestra Señora y el vidente Juan Diego:

“En la primera aparición, Nuestra Señora, hablando en el idioma mexicano, se dirige a Juan Diego:

“Hijo mío, a quien amo tiernamente, como a un hijo pequeñito y delicado, ¿adónde vas?”

Respuesta de él:

“Voy, noble Señora mía, a la ciudad, al barrio de Tlaltelolco, a oír la Santa Misa que nos celebra el ministro de Dios y súbdito suyo”.

Ella:

“Sabe, hijo muy querido, que yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios, y es mi deseo que me erijan un templo en este lugar, de donde, como Madre piadosa tuya y de tus semejantes, mostraré mi clemencia amorosa y la compasión que tengo de los naturales y de aquellos que me aman y procuran; oiré sus ruegos y súplicas, para darles consuelo y alivio; y, para que se realice mi voluntad, has de ir a la ciudad de México, dirigiéndote al palacio del Obispo que allí reside, al cual dirás que yo te envío y que es voluntad mía que me edifique un templo en este lugar; referirás cuanto viste y oíste; yo te agradeceré lo que por mí hicieres a este respecto, te daré prestigio y te exaltaré”.

Respuesta de él:

“Ya voy, nobilísima Señora mía, a ejecutar tus órdenes, como humilde siervo tuyo”.

Segunda aparición: Juan Diego vuelve del palacio del obispo, el mismo día por la tarde. La Santísima Virgen lo esperaba.

“Mi muy querida Reina y altísima Señora, hice lo que me mandaste, y aunque no pudiese entrar a hablar con el señor obispo sino después de mucho tiempo, le comuniqué tu mensaje, conforme me ordenaste; me oyó afablemente y con atención; pero, por su modo y por las preguntas que me hizo, entendí que no me había dado crédito; por tanto, te pido que encargues de eso a una persona (…) digna de respeto, y en quien se pueda acreditar, porque bien sabes, mi Señora, (…) que no es para mí este negocio al que me envías; perdona, mi Reina, mi atrevimiento, si me aparté del respeto debido a tu grandeza; que yo no haya merecido tu indignación, ni te haya desagradado mi respuesta”.

Retrato de San Juan Diego realizado por un contemporáneo

Fiel retrato de San Juan Diego, hecho por Miguel Cabrera

La Santísima Virgen insiste con Juan Diego. Este vuelve al obispo y el prelado exige una señal de la aparición. Vuelve el buen indio [al Tepeyac] y Nuestra Señora manda que regrese al día siguiente, al mismo lugar, que Ella satisfaría el deseo del obispo; pero Juan Diego, necesitando llamar un sacerdote para asistir a su tío, que enfermara gravemente, se desvía del camino combinado, seguro de que la Santísima Virgen no lo vería. Pero he aquí que Nuestra Señora le aparece en otro local.

“¿A dónde vas, hijo mío, y por qué tomaste este camino?”

Juan Diego:

“Mi muy amada Señora, ¡Dios te guarde! ¿Cómo amaneciste? ¿Estás con salud?… No te fastidies con lo que te voy a decir: está enfermo un siervo tuyo, mi tío, y yo voy de prisa a la iglesia de Tlaltelolco, para traer un sacerdote para confesarlo y ungirlo, y después de hecha esta diligencia volveré a este lugar, para obedecer tu orden. Perdóname, te pido Señora mía, y ten un poco de paciencia, que mañana volveré sin falta”.

Respuesta de ella:

“Oye hijo mío, lo que te voy a decir: no te aflija cosa alguna, ni temas enfermedad ni otro accidente penoso. ¿No estoy aquí yo, que soy tu Madre? ¿No estás debajo de mi protección y amparo? ¿No soy yo vida y salud? ¿No estás en mi regazo y no andas por mi cuenta? ¿Tienes necesidad de otra cosa?… No tengas cuidado alguno con la dolencia de tu tío, que no morirá de esta vez, y ten certeza de que ya está curado”.

Acerca de este acontecimiento pueden hacerse varios comentarios. De ellos, creo que el más interesante es aquel en que se ha hecho menos insistencia, sobre la actitud de Juan Diego delante de Nuestra Señora, y el lenguaje que él tiene con Ella.

Digo esto porque los otros aspectos de la cuestión —a saber: que Nuestra Señora se complace en aparecer a los humildes, que Ella procura las personas simples para mandar recados a las grandes, que busca las almas castas para que sean Sus portavoces— se han resaltado en tantas apariciones, que me parece que no hay una razón especial para que insistamos sobre eso en la noche de hoy.

Pero el lenguaje y la actitud del indio para con Nuestra Señora tiene un sabor extraordinario. Ella lo trata como a un hijo de una nación que está en decadencia, de un pueblo que está desapareciendo, pero es un alma pura, un alma simple. Ella lo trata, entonces, con un cariño extraordinario, casi como se hace con un niño. Vemos, de un lado, la predilección que Nuestra Señora tiene no sólo por las almas grandes, heroicas, que realizan hechos históricos sino, por otro lado, cómo Ella ama todas las formas de belleza, todas las formas de virtud, el amor que también tiene por las almas simples, pequeñas, que le son enteramente dedicadas y que ignoran su propia virtud, cómo Ella habla a esas almas con una ternura completamente particular.

Después, tenemos la actitud de Juan Diego para con Nuestra Señora: él le dirige la palabra como un verdadero cortesano, saluda a Nuestra Señora, le pregunta cómo Ella se encuentra, si está bien… y después de haber descrito el fracaso de la misión que tuvo, se porta como un verdadero diplomático y le explica la razón humana de su revés. Al mismo tiempo, manifiesta su deseo de no aparecer, de no brillar. Ustedes están viendo todas las cualidades de alma que entran en eso.

Resultado: La Virgen aprecia su actitud, sonríe para el consejo diplomático, pero no lo acepta. Al contrario, exige que él vuelva. Juan Diego, obediente, retorna, pues no tiene pereza, no le hace resistencia, es hijo de la obediencia. ¿Recibió orden? ¿La Virgen lo quiere? ¡Él vuelve de nuevo!…

Escena en que se ve la imagen de la Virgen estampada en el manto del indio Juan Diego ante el obispo

Nuestra Señora reprodujo su imagen en el manto de Juan Diego

Aquí ustedes tienen un principio que deseo resaltar: donde existe la verdadera virtud, aparecen la delicadeza, la cortesía, las maneras nobles. Por el contrario, donde la virtud muere, las maneras nobles, la delicadeza y la cortesía van desapareciendo…

Juan Diego, como tiene delicadeza de alma, sabe tener delicadeza de maneras, y sabe tratar a Nuestra Señora con respeto, con una verdadera hidalguía. Al contrario, si no tuviese delicadeza de alma, él podría ser un hidalgo, pero no trataría a Nuestra Señora con verdadera hidalguía.

Lo que, a su vez, prueba lo siguiente: si la civilización occidental desarrolló las buenas maneras, la hidalguía de trato, el señorío, el garbo, el tono aristocrático hasta un punto donde nunca ninguna civilización llegó, eso se debe a que hubo una Edad Media, donde esas cosas nacieron y continuaron a desarrollarse incluso después del fin de esa época. Hubo un momento de alta virtud, de alta piedad, donde las almas estuvieron ávidas de nobleza de trato, de delicadeza, de grandeza. Y como las costumbres nacen de la avidez de las almas buenas o malas, de ahí germinó, en el suelo sagrado de la Europa Cristiana, toda a cortesía occidental, hija precisamente de esa piedad y virtud.

Cuando estalla la Revolución, que quebró la vida espiritual de Europa, cuando entraron los principios igualitarios en el espíritu del europeo, comenzó inmediatamente la decadencia. ¿Por qué? Porque bajo este punto de vista, Revolución, igualitarismo, falta de delicadeza de sentimientos y falta de nobleza de maneras son cosas completamente relacionadas. Y no puede tener nobleza de maneras, ni delicadeza de sentimientos, quien es igualitario. Quien es igualitario tiene dentro de sí lo contrario: es egoísta, brutal, tiende para el régimen de masas, no quiere reconocer los méritos y las cualidades de los demás sino, al contrario, quiere sujetar toda la vida social y toda convivencia humana —y por lo tanto, todo el trato de las almas— a una dura, fría y ruda igualdad.

Entonces ustedes tienen la baja del tono aristocrático de Europa y la aparición de esa cosa monstruosa que es el estilo hollywoodiano, que es exactamente el igualitarismo y la falta de elevación de trato. Pero ustedes tienen, más allá de eso, como etapa posterior de la Revolución, el igualitarismo total soviético, la crueldad soviética, la brutalidad soviética que es el extremo opuesto de aquella delicadeza que germinaba en el alma virginal, sobrenatural y tan delicada de nuestro buen Juan Diego.

Así, ustedes comprenden bien hasta qué punto la cortesía y el tono aristocrático son hijos de la Iglesia Católica, Apostólica, Romana. Y, por el contrario, las maneras triviales, bajas, igualitarias, brutas son – precisamente – el fruto de la Revolución y del demonio.

Plinio Corrêa de Oliveira

 

LA SOCIEDAD HORIZONTAL

Dr. Hugo SALINAS

salinas_hugo@yahoo.com

El movimiento de los “guilets jaunes” ha evidenciado una característica esencial en la construcción de la nueva sociedad. Se trata de la horizontalidad en las decisiones de las organizaciones sociales, sean éstas políticas, judiciales, educativas, sindicales, etc.

 Karl Marx supo intuir la interrelación entre la economía y la organización social. Él señala que las condiciones materiales de existencia determinan la superestructura. Utilizando nuestro lenguaje diremos: toda base socio-económica requiere de sus propias instituciones.

Y la base socio-económica que presentamos, como alternativa al Capitalismo, se apoya en la economía de mercado, la Repartición más o menos igualitaria, la propiedad colectiva (o comunitaria), y el financiamiento ilimitado para la creación y desarrollo de empresas-país. Estos cuatro elementos condicionan los dos parámetros de las nuevas instituciones.

En estas condiciones, las personas ya no requieren de “representantes” para manejar sus vidas y su economía. Ellos mismos pueden actuar en forma directa en la solución de sus problemas. Y es esta nueva base socio-económica que permitirá configurar los dos parámetros de las nuevas instituciones. El primer parámetro, las instituciones serán horizontales y, el segundo, ellas serán organizaciones simples dentro de un mundo complejo.

Para visualizar los dos parámetros de las nuevas instituciones que responden a esta nueva base socio-económica, utilicemos tres ejemplos. El primero será el nuevo sistema financiero; el segundo, la gestión de una obra pública y; el tercero, el Juicio por Jurados.

El nuevo sistema financiero

El sistema actual de financiamiento de obras y servicios públicos está supeditado directamente a la decisión del Presidente de la República, vía el ministro de economía y finanzas, por más pequeña que sea la obra o por más alejado del centro de poder que se encuentre el servicio.

Es un sistema financiero totalmente vertical y, en corto, diríamos que es de un solo caño de financiamiento. Sin embargo, son miles y miles de obras y servicios que quedan por hacer mientras que, por otro lado, existen millones de personas desocupadas. Por ello, es necesario y urgente que existan mil caños de financiamiento.

El nuevo sistema financiero facilitará la apertura de una Agencia Bancaria en cada lugar que se proyecte una inversión. Y esta agencia tendrá el pleno mandato de realizar la emisión monetaria correspondiente sin tener que esperar el visto bueno de una jerarquía superior. Los niveles jerárquicos existirán, pero la decisión será tomada por la Agencia Bancaria que sigue de cerca el desarrollo en la decisión de una nueva obra o servicio.

Entonces, el nuevo sistema financiero, en sus decisiones, será horizontal. La nueva base socio-económica garantizará la horizontalidad en las decisiones. Y las organizaciones serán simples dentro de un mundo complejo.

La gestión de una obra pública

Tomemos el caso de una nueva escuela, como podría ser el de construir un nuevo puente, una carretera o un espacio público.  Una cierta localidad crece en número de habitantes y los vecinos sienten la necesidad de contar con un local escolar. Ellos, grandes y chicos, se reúnen y deciden su construcción. Los estudios de factibilidad demuestran que existirá un equilibrio entre los ingresos y los egresos.

A lo largo de este proceso, los vecinos estuvieron acompañados de un servidor de la Agencia Bancaria, de tal forma que, tan pronto la decisión final fue tomada, el maestro de obra encargado de realizar la construcción del local, tendrá el financiamiento requerido.

Una vez terminada la obra, constituido el plantel docente y administrativo, la escuela pudo acoger a los alumnos, y los padres de familia se encargaron, mes a mes, de pagar el costo integral del servicio formación profesional que ellos demandaron para sus hijos.

En esta descripción resumida del ejemplo, se pueden observar tres particularidades. Uno, el financiamiento de la obra y de la formación profesional se encuentra garantizado a través de la emisión monetaria. Dos, son los vecinos que pagan mensualmente el costo integral, tanto de la obra como del servicio formación profesional. Tres, el funcionamiento del centro de formación profesional, tanto en su parte administrativa como formativa, es decidida en el mismo centro de formación profesional, en donde participan tano los padres de familia como los educandos.

En este ejemplo se puede observar los dos parámetros de las nuevas instituciones. Primero, las decisiones son tomadas en forma directa, horizontal. Segundo, el centro de formación profesional tiene la forma de una organización simple dentro de un mundo complejo.

La organización y las decisiones verticales dejan de existir. ¿Y esto por qué? Simplemente porque todas las personas tienen en sus bolsillos, en partes más o menos iguales, la totalidad del Producto Bruto Interno del país. Además, cuentan con un financiamiento ilimitado y gratuito, lo que indica que el local pertenecerá al país.

El Juicio por Jurados

En la actualidad, la administración de justicia es uno de los mejores ejemplos de centralismo, totalitarismo, demora en la decisión final y corrupción. Al interior del país, las decisiones judiciales son motivo de apelaciones a instancias superiores, por lo menos tres, para que al final sea el Presidente de la República quien trance.

Pero ello, en varios de los casos, el asunto no termina ahí; porque las decisiones del Tribunal Constitucional, de la Corte Suprema o del Presidente de la República son pasibles de apelaciones a nivel regional o mundial. De esta forma, un contencioso judicial dura decenios e incuso siglos, antes de que se obtenga la decisión final.

Todo esto deberá terminar con el Juicio por Jurados. Una administración de justicia cuyo ámbito territorial será definido por la misma población a fin de que tenga una talla humana. Sus decisiones serán a un solo nivel; es decir, sin derecho a apelación. Esto no impide las instancias superiores que tendrán únicamente un rol de coordinación.

El cuerpo central de un Juicio por Jurados son precisamente los Jurados, quienes decidirán la responsabilidad o inocencia del inculpado. Los Jurados, que podrían ser doce, serán elegidos al azar y entre todos los habitantes mayores de edad, del ámbito territorial del Juicio por Jurados. La única condición para ser designado como Jurado, y por una sola vez durante un año, es el de saber leer y escribir.

Esta institución cobrará toda su validez una vez que la base socio-económica del país sea desarrollada en Repartición Igualitaria y todo lo que sigue. Bajo esta condición, los Jurados serán menos fáciles a ser persuadidos por el medio ambiente, y capaces de exprimir su opinión en plena independencia de criterio.

En guisa de conclusión

Con la descripción somera de estos tres ejemplos podremos tener una idea de lo que serán las instituciones respondiendo a una base socio-económica en economía de mercado, con Repartición más o menos igualitaria, propiedad colectiva y financiamiento ilimitado y gratuito.

A partir de ello es mucho más fácil comprender la nueva naturaleza de Gobierno, uno de Democracia Directa Moderna.

Nos resta solamente responder a la pregunta: la actividad socio-económica no solamente se  dedica a repartir. Es importante igualmente producir para satisfacer las necesidades de una población creciente. Y esta inquietud se hace aún más importante en los países del Tercer Mundo, en donde las formas de trabajar y la productividad que resulta de su esfuerzo físico y mental es bastante inferior a la de los países del Norte.

Este es el tema que desarrollaremos en el artículo siguiente, y último por cierto, en esta serie que nos está permitiendo describir los elementos del modelo alternativo al Capitalismo.

Paris, 11 de diciembre del 2018

 

La España rural reivindica su contribución decisiva al progreso y la democracia en el 40 aniversario de la Constitución

El compromiso de los agricultores y ganaderos, y del mundo rural en su conjunto, fue decisivo para impulsar la movilización social que condujo a España a recuperar la democracia tras la dictadura franquista, hasta conseguir la Constitución democrática que ahora cumple su 40 aniversario. Así lo reivindican los agricultores y ganaderos desde UPA, la organización agraria que representa a la agricultura familiar, cuyos orígenes se remontan a esa misma etapa de nuestra historia en este aniversario de la Constitución.

“Las movilizaciones en los pueblos para exigir precios justos, las famosas tractoradas de los últimos años 70 fueron el germen del sindicalismo agrario democrático y la primera ocasión en que nos hicimos visibles para la sociedad, con reivindicaciones que se mantienen hasta el presente”.

La sociedad rural ha demostrado en este aniversario de la Constitución su firme compromiso con los valores democráticos

Recuerdan ahora, cuarenta años después, que el mundo rural español había conocido en las dos últimas décadas de la dictadura el mayor proceso de migración interior de la historia de España, con millones de hombres y mujeres que poblaron los barrios periféricos de las ciudades españolas –y otras muchas en Europa-, “contribuyendo con su trabajo en la industria a los primeros progresos económicos tras el desastre de las guerras, civil y mundial, y la postguerra”.

“Todos y todas, los que migraron a las ciudades y los que se quedaron en los pueblos, -señalan desde UPA- fueron decisivos para impulsar el mayor periodo de estabilidad y progreso que ha conocido España”, con una convivencia democrática que “también nos ha exigido muchos sacrificios y una gran capacidad de adaptación a los cambios”, recordando por ejemplo que en apenas unos años “pasamos del monopolio estatal en la compra de trigo a integrarnos en el gran mercado abierto de la Unión Europea”.

La sociedad rural española ha demostrado sobradamente en aniversario de la Constitución su firme compromiso con los valores democráticos, participando masivamente en todas las convocatorias electorales, “siendo como el resto de la sociedad un reflejo cambiante de la diversidad y la pluralidad de opciones de voto que hemos tenido en cada momento”.

“Con nuestro trabajo –afirman- hemos conseguido tener ahora uno de los sistemas agroalimentarios más eficientes, sostenibles y seguros del mundo”, que se enfrenta sin embargo a dos grandes retos históricos que se condicionan entre sí: “garantizar precios justos y rentas dignas para los y las profesionales que trabajamos en el campo”, y con ello evitar el despoblamiento progresivo de las zonas rurales, porque solo con expectativas de futuro “mantendremos a los y las jóvenes en los pueblos”.

En la citada organización se muestran convencidos, en todo caso, de que estos y el resto de problemas del mundo rural sólo pueden “abordarse con una democracia fuerte, arropada en el empuje colectivo y solidario de toda la sociedad española, como refleja el espíritu de la Constitución”.

Jesús Domingo

 

 

La complementariedad del amor paterno y materno, base del buen orden en la familia

Familia popular

La complementariedad del amor paterno y materno son la base del buen orden en la familia.

En la familia, el padre representaría más la Providencia ‒vamos a dejar, por lo tanto, el lado castigo, el lado sombra‒ el padre representa más la previdencia; representa más la vigilancia contra el enemigo externo; representa más la amplia visión, el espíritu arquitectónico; mientras la madre representa más el cariño, el afecto, el bienestar del individuo en la situación creada por el padre.

Sin embargo, la civilización cristiana engendró un tipo de cortesía en el que la mujer pasa siempre delante del hombre.

Esto se debe a que la mujer es el símbolo de unos tantos valores muy elevados, que fácilmente la brutalidad masculina masacra. Y que, por otro, lado fácilmente deslumbran al hombre. De manera que ella debe tener una precedencia con relación al hombre, como el individuo coloca ante sí el símbolo de valores que admira; así como el hombre coloca una bandera delante de sí.

Aquí hay una cosa muy delicada.

Por ejemplo, la Emperatriz María Teresa era una mujer en su esplendor. Porque ella era enteramente una mujer, pero tenía ciertos lados de alma varoniles. Era la mujer fuerte del Evangelio.

María Teresa era más mamá con los hijos que con las hijas. Ella era madre con los hijos, y era más padre con las hijas. Lo que por cierto es correcto, porque le competía dar una educación a las hijas con una cierta firmeza.

También, cuando murió Santa Teresa de Jesús, alguien dijo: murió un gran hombre, la monja Teresa de Jesús.

Un hombre, que en su esplendor es un gran hombre, tiene algunos rasgos maternos. Sin que la mujer quede hombruna, lo que es monstruoso; y sin que el hombre quede un afeminado.

Comprendemos así cómo el orden creado por Dios es a la vez sumamente rectilíneo y sumamente en zigzag. Y esas atribuciones como que se intercambian, de manera que la madre es el padre de las hijas y el padre es madre de las hijas, cada uno a su modo es padre y madre.

https://www.accionfamilia.org/images/2018/mujer_valores.jpg

La mujer es el símbolo de unos tantos valores muy elevados, que fácilmente la brutalidad masculina masacra.

El primogénito por ejemplo es de algún modo completamente hermano de sus hermanos, es el hermano por excelencia. Pero por un lado él es un poco padre.

Y la hermana mayor tiene que ser medio padre de las otras.

El proceso de complementación, que es uno de los elementos indispensables para todo el buen orden, viene de las contingencias, de la incapacidad de alguien ser todo. Ese proceso de complementación rellena el orden con una realidad y con una perfección, con una plenitud, que no limita al padre o a la madre tan sólo en sus características distintivas.

Un extremo armónico sostiene en el ser al otro extremo también armónico. Porque, por ejemplo, una canción que tiene una nota aguda, supone otra nota del otro extremo.

Entonces el varón por excelencia, tan varón, que tuvo la varonilidad suma, la más alta que el hombre pueda tener, Nuestro Señor Jesucristo, fue el varón de dolores. Él es como el sol que nació de las aguas de la Virgen, completamente femenina. Entonces también esta armonía hombre-mujer necesitaba ser vista allí, sin lo que no podría ser adecuadamente vista. Los Evangelios nos relatan varias ocasiones en las que Nuestro Señor muestra una ternura casi materna. “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como la gallina reúne bajo sus alas a los polluelos, y tú no quisiste!” (San Lucas,13, 34-35)

En el orden del universo no todo podría reducirse a una maternidad. Porque hay algo, cualquier forma súper excelente de perfección moral inherente a la paternidad y que debería dar su colorido también al orden del universo.

Plinio Corrêa de Oliveira

 

El Consejo y la seguridad alimentaria mundial

El Consejo Europeo adoptó unas conclusiones sobre la seguridad alimentaria y nutricional a nivel mundial, lo que constituye un desafío  importante en la lucha contra la pobreza y la creciente desigualdad en el mundo. El Consejo está sumamente preocupado de que, después de décadas de disminución del hambre mundial, éste haya aumentado durante los últimos tres años, con 821 millones de personas que padecen hambre y malnutrición. El Consejo recuerda el firme compromiso de la Unión Europea (UE) y sus estados miembros para acabar con el hambre y todas las formas de malnutrición.

El Consejo también toma nota de las preocupantes tendencias alimentarias mundiales y, en este contexto, el problema del empeoramiento del sobrepeso y la obesidad. En muchos países con inseguridad alimentaria, el sobrepeso y la obesidad coexisten con la desnutrición y otras formas de malnutrición. El Consejo reconoce la necesidad de acompañar la transición hacia sistemas agroalimentarios sostenibles que salvaguarden la salud de las personas.

Juan García.

 

Modificar el sistema

El Parlamento es soberano para modificar el sistema, hasta la misma Constitución, también el régimen fiscal de la Iglesia que es el que se aplica a “cualquier fundación de un partido político u ONG”, pero, se supone que, los cambios afectarían igualmente al resto de organizaciones sin ánimo de lucro, por lo que resulta incomprensible la insistencia obsesiva en la comunidad católica.

Todas esas entidades gozan por igual de algunas exenciones para facilitar su labor. Una labor que, en el caso de la Iglesia, tiene una evidente dimensión social y solidaria, sin olvidar la atención espiritual, que constituye un derecho básico de los ciudadanos reconocido por las autoridades públicas en cualquier democracia. Un derecho que en España regulan los Acuerdos, pero que, incluso sin ellos, el Gobierno estaría obligado a tutelar y facilitar.

Jesús Domingo Martínez

 

El Dormitorio

En nuestra sociedad quedan muchos signos cristianos, por mucho que se empeñen algunos en suprimirlos. Es un vano intento testimonial de laicismo político-cultural, porque los personajes y las ideologías tienen fecha de caducidad, y no les daría tiempo a eliminar tantos signos, imágenes y edificios cristianos, con más de quince siglos en España.

El término cementerio deriva, según dicen, de koimeterion, dormitorio, pues desde el Evangelio de Jesucristo la muerte ha sido vista como un sueño del que todos despertarán. Jesucristo comparó la muerte al sueño en la hija de Jairo o de su amigo Lázaro, si bien les hizo volver milagrosamente a esta vida terrena. Sin embargo, también dijo a las hermanas Marta y María aquello de “Yo soy la Resurrección y la Vida; el que cree en mí, aunque hubiera muerto, vivirá, y todo el que vive y cree en mi no morirá para siempre” (Juan 11,25).

JD Mez Madrid

 

Lo que hizo construir Franco y lo que han destruido después sus herederos

            La verdad “absoluta” no existe, pero sí que existe en una aproximación enorme y que es la que en realidad “aceptamos como verdad real”; por ella sabemos de algunas cosas ocurridas hace milenios, y que fueron escritas y guardadas en “los archivos de Mesopotamia o en los jeroglíficos egipcios; y pese a lo que algunos dirigentes o gobernantes de aquellas épocas, ordenaran con las tiránicas órdenes de que… “sean borrados sus nombres y en su lugar escriban lo que yo ordeno y mando”; que es lo que ha pasado con Franco: Veamos… “Pues la verdad es la verdad, lo diga Agamenón o su porquero”. Y esto último es de nada menos que de Antonio Machado; venerado escritor y poeta republicano-socialista y por tanto contrario a Franco y al “Franquismo”, el que lo escribió en su obra…  “Juan Mairena”. Y quiere decir que, “la verdad no depende de quien la diga. Y mucho menos depende de que la diga una persona de gran categoría social o intelectual, o una persona de clase humilde”. “Indica claramente que el «ser» de la verdad y la «fuerza» de la verdad, no tienen nada que ver con el «decir» de la verdad; que la verdad es independiente de quién la diga, y, sobre todo, independiente de las diferencias entre los hombres. Como escribe el mismo Machado: “La verdad es lo que es, y sigue siendo verdad aunque se piense al revés”.

            Pero lo que ocurre es que cada cual, “quiere imponer su verdad”, que generalmente es “de panza y bolsillo” y lo demás no cuenta; así en España hoy, predominan “los crímenes de Franco y no se cuentan los de la República socialista-comunista, que igualmente fueron horrendos”; por los mismos intereses “de panza y bolsillo”, los que mandan hoy, no quieren hablar de “la gran obra social y económica que realizara Franco, puesto que ello sería horrible para las miserias que nos han traído después, los que dicen haber gobernado España, que hoy está en la ruina”; prefieren “quitar nombres, estatuas, relieves y demás absurdos, como ya hicieran aquellos tiranos que al principio cito, de Mesopotamia o el antiguo Egipto”; lo que sólo risa nos da a los que pensamos mucho y hemos leído bastante, sobre los latrocinios humanos de todos los tiempos.

            Pero como al final prevalecerá la verdad “cruda y dura”; ya hace tiempo que vengo escribiendo “algo sobre ella”;pero hoy lo hace D. Roberto Centeno en su ya famoso “Disparate Económico” y lo pueden leer en el de fecha 24-09-2018 o verlo aquí

https://blogs.elconfidencial.com/economia/el-disparate-economico/2018-09-24/legado-economico-franco-hechos-cifras_1619919/

            Copio solo un párrafo y que es una mínima parte “del todo”… “Pero si en lo económico y en la eficacia de la gestión se degrada todo lo realizado, llamando 'desarrollismo' a crecer al 7,5% anual acumulativo durante 15 años, con un sectarismo y una miseria moral inéditas en Europa, o 'tecnocracia' al conocimiento y la excelencia en la gestión pública, frente a la ignorancia y la incompetencia, en lo social el engaño alcanza proporciones oceánicas: la Seguridad Social la crea Felipe González, a cientos de miles de viviendas sociales para la clase obrera se les arrancan las chapas para ocultar su origen... realmente alucinante. No hay espacio para los detalles, pero este es el resumen de lo creado durante el mandato de Franco.

- Creación de la sanidad pública universal (todos los grandes hospitales públicos estaban construidos en 1975, y Franco murió en uno de ellos).

- Creación de la pensión de jubilación, y también de la de viudedad. Establecimiento de la edad obligatoria de jubilación.

- Establecimiento del salario mínimo interprofesional.

- Creación del Auxilio Social, sembrando España de comedores gratuitos para los más necesitados.

- Creación de escuelas de Formación Profesional.

- Construcción de todos los pantanos posibles de España, etc”.

 

            Y ustedes los políticos “electos y actuales”… “sigan discutiendo en esos gallineros denominados parlamentos”, “del sexo de los ángeles”; como hicieron los bizantinos, mientras a las puertas, tenían a… “los turcos, sedientos de sangre y botín”; nosotros pobres indefensos, esperamos… “la bienvenida de los cigarrones a ver que nos traen”.

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes