Las Noticias de hoy 13 Agosto 2018

Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    lunes, 13 de agosto de 2018    

Indice:

ROME REPORTS

Ángelus: El Papa Francisco invita a los jóvenes a renunciar al mal

Ángelus: “Dad testimonio de todo lo que habéis vivido estos días”

EL TRIBUTO DEL TEMPLO: Francisco Fernández-Carvajal

“Si somos humildes, Dios no nos abandonará nunca”: San Josemaria

El prelado del Opus Dei, en Bolivia

El Pan de Vida: Salvador Canals

La Asunción de la Virgen María

LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA: Javier López

«Los derechos humanos necesitan sensibilización»: Eloísa Ramos Gutiérrez

¿Derechos humanos? Un fraile 500 años adelantado: Sergio  Ibarra

EL PAQUETE DE GALLETAS: Javier López

¿De dónde nace la fuerza para afrontar el martirio?: primeros cristianos

Una visión espiritual del universo material: Diana R. García B.

DE LA MUERTE AL CIELO.: Leo J. Mart.

NOTICIAS FALSAS Y MAS: Ing. José Joaquín Camacho                                              

Pesca en veleros artesanales: Patrimonio Cultural: ALFREDO PALACIOS DONGO

Es justo y conveniente: Pedro García

Eutanasia universal y gratuita: Jaume Catalán Díaz

¿Hablamos de Castidad?: Jesús D Mez Madrid

De valores éticos y cívicos: Juan García.

VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (y 8):  Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

Con el mayor afecto. Félix Fernández

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

 

ROME REPORTS

 

 

 

Ángelus: El Papa Francisco invita a los jóvenes a renunciar al mal

Ángelus ante 90.000 personas

agosto 12, 2018 16:36RedacciónAngelus y Regina Caeli

 

(ZENIT – 12 agosto 2018).- Al final de la Misa celebrada en la explanada de la basílica vaticana por Su Eminencia Card. Gualtiero Bassetti, Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, para el encuentro y la oración del Santo Padre con los jóvenes italianos, el Papa Francisco dirigió el recitación del Ángelus con los jóvenes, los fieles y los peregrinos presentes.

Palabras del Papa Francisco antes del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas y queridos jóvenes italianos, ¡buenos días!

En la segunda lectura de hoy, San Pablo nos invita con urgencia: “No entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con quien fuisteis sellados para el día de la redención” (Efesios 4:30). Pero yo me pregunto: ¿cómo  entristeces al Espíritu Santo? Todos lo hemos recibimos en el bautismo y en la confirmación, entonces, para no entristecer al Espíritu Santo es necesario vivir de manera coherente con las promesas del bautismo, renovadas en la confirmación de manera coherente, no con hipocresía, no olvidéis esto, el cristiano no puede ser hipócrita tiene que vivir de manera coherente: las promesas del bautismo tienen dos aspectos: la renuncia al mal y la adhesión al bien. Renunciar al mal significa decir “no” a las tentaciones, al pecado, a Satanás. Más concretamente  significa decir “no” a una cultura de la muerte, que se manifiesta en la huida de la realidad a una falsa felicidad expresada en el engaño, en el fraude, en la injusticia y el desprecio del otro, a todo esto “no”, ¿qué cosa se dice a todo esto?, todos los jóvenes dicen “no”, gracias. La vida nueva que se nos ha dado en el Bautismo, y que tiene al Espíritu como su fuente, rechaza un comportamiento dominado por sentimientos de división y discordia. Por esto el apóstol Pablo nos exhorta a quitar de nuestros corazones, “Toda dureza, indignación, cólera, gritos y calumnias con toda clase de malignidades” (v. 31), es así como dice Pablo. Estos seis elementos o vicios, dureza, indignación, cólera, gritos y calumnias y malignidades perturban la alegría del Espíritu, envenenan el corazón y conducen a imprecaciones contra Dios y el prójimo.

Pero no es suficiente no hacer el mal para ser un buen cristiano; es necesario adherirse a lo bueno y hacer el bien. Aquí, entonces, continúa San Pablo: “En cambio, sed misericordiosos unos con otros, sed misericordiosos, perdonándoos los unos a los otros como Dios os ha perdonado en Cristo” (v. 32). Muchas veces oímos decir: “Yo no hago daño a nadie” y se cree que es un santo, ¡no!. De acuerdo, pero ¿el bien lo haces? Cuántas personas no hacen daño, pero ni siquiera hacen el bien, y sus vidas fluyen hacia la indiferencia, la apatía, la tibieza. Esta actitud es contraria al Evangelio, y también es contraria a la naturaleza de los jóvenes, que por naturaleza son dinámicos, apasionados y valientes.

¡Recordad esto! Si lo recordáis podemos repetirlo juntos, es bueno no hacer el mal, pero es malo, no hacer el bien, repetid conmigo, es bueno no hacer el mal, pero es malo, no hacer el bien, esto les decía San Alberto Hurtado.   Hoy os exhorto a ser protagonistas en el bien! No te sientas bien cuando no haces el mal; no es suficiente, cada uno es culpable del bien que podía hacer y no lo ha hecho. No es suficiente no odiar, es necesario perdonar; no es suficiente no guardar rencor, debemos orar por los enemigos; no es suficiente no ser causa de división, debemos traer paz donde no existe; no es suficiente no hablar mal de los demás, debemos interrumpir cuando oímos hablar mal a alguien, detener el chisme, esto es hacer bien. Si no nos oponemos al mal, lo alimentamos tácitamente. Es necesario intervenir donde el mal se propaga; porque el mal se extiende donde no hay cristianos atrevidos que se oponen con el bien, “caminando en la caridad” (véase 5: 2), según la advertencia de San Pablo. Queridos jóvenes, ¡habéis caminado mucho estos días! Por lo tanto, estáis entrenados y puedo deciros: Caminad en la caridad, caminad en el amor, caminemos juntos hacía el próximo Sínodo de los Obispos sobre el tema: “Juventud, fe y discernimiento vocacional”. Que la Virgen María nos apoye con su intercesión materna, para que cada uno de nosotros, todos los días, con hechos, podamos decir “no” al mal y “sí” al bien.

 

 

Ángelus: “Dad testimonio de todo lo que habéis vivido estos días”

Agradecimiento del Papa en este encuentro

agosto 12, 2018 17:17RedacciónAngelus y Regina Caeli

(ZENIT – 12 agosto 2018).- Después del Ángelus el Papa dedicó unas palabras a los jóvenes, sacerdotes y religiosas que han participado en este encuentro, animándoles a dar testimonio de todo lo que han vivido estos días cuando regresen a sus lugares de origen.

Palabras del Papa después del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas: Les saludo a todos, romanos y peregrinos de muchas partes del mundo. En particular, saludo a los jóvenes de las diócesis italianas, acompañados de sus respectivos obispos, sus sacerdotes y educadores. En estos días, habéis vertido vuestro entusiasmo y vuestra fe por las calles de Roma. ¡Os agradezco por vuestra presencia y por vuestro testimonio cristiano!.

Ayer al agradecer, olvidé decir una palabra a los sacerdotes que son los que os están más cercanos, gracias por ese trabajo que día trás día con esa paciencia, porque se necesita paciencia para trabajar por vosotros, la paciencia de los sacerdotes, ¿se lo agradezco tanto!!. También he visto muchas religiosas que trabajan con vosotros, también a ellas,¡muchas gracias!.

Mi gratitud se extiende a la Conferencia Episcopal Italiana – representada aquí por el Presidente cardenal  Gualtiero Bassetti – quien promovió este encuentro de los jóvenes para el próximo Sínodo de los Obispos. Queridos jóvenes, volviendo a vuestra comunidad, que deis testimonio a vuestros compañeros, y a todos los que conocéis, la alegría de la fraternidad y la comunión eclesial que habéis experimentado en estos días de peregrinación y oración. Os deseo a todos un buen domingo. Un buen regreso a casa. Y por favor, no os olvidéis de rezar por mí, ¡buen provecho y adiós!.

 

EL TRIBUTO DEL TEMPLO

— Para ser buenos cristianos hemos de ser ciudadanos ejemplares.

— Los primeros cristianos, ejemplo para nuestra vida en medio del mundo.

— Estar presentes allí donde se decide la vida de la sociedad.

I. Acababan de llegar de nuevo a Cafarnaún –leemos en el Evangelio de la Misa1–, y los recaudadores del tributo del Templo se acercaron a Pedro para preguntarle: ¿No va a pagar vuestro Maestro la didracma? La contribución anual de dos dracmas para el sostenimiento del culto era obligatoria para todo judío que hubiera cumplido los veinte años, aunque viviera fuera de Palestina. La respuesta afirmativa de Pedro a los recaudadores sin contar con Jesús nos muestra que, efectivamente, el Señor acostumbraba a pagar el impuesto. La escena debe ocurrir fuera de la casa y en ausencia del Maestro, y, al entrar, Jesús, que se encontraba dentro, se anticipó con esta pregunta: ¿Qué te parece, Simón? ¿De quién reciben tributo o censo los reyes de la tierra, de sus hijos o de los extraños?

Bajo las monarquías antiguas, el tributo del censo era considerado como una contribución especial en beneficio de la familia real. De aquí la pregunta de Jesús a Pedro: los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran tributos o censos? La respuesta era bien fácil: de los súbditos, de los extraños, había respondido Pedro. Luego los hijos -concluye el Señor- están libres. Ante este tributo del Templo, Jesús se encuentra en el mismo caso que los hijos del rey respecto al censo debido al soberano. Y al declararse exento, enseña que es el propio Hijo de Dios y que habita en la casa del Padre2, en casa propia. Es el Hijo del Rey, y no está obligado a pagar tributo.

Pero el Señor quiso cumplir con toda exactitud sus deberes de ciudadano, como los demás, aunque mostró su condición divina en la forma de obtener la suma que se le pedía. Este pasaje del Evangelio, que solo ha recogido San Mateo, nos muestra también la pobreza de Jesús, que no posee ni dos dracmas, una cantidad pequeña; también, la distinción que el Señor hace con Pedro al pagar por los dos: para no escandalizarlos -dice Jesús a Simón-, ve al mar, echa el anzuelo y el primer pez que pique sujétalo, ábrele la boca y encontrarás un estater; tómalo y dalo por Mí y por ti. El estater equivalía a cuatro dracmas3.

Y comenta San Ambrosio: es una gran lección, «que enseña a los cristianos la sumisión al poder soberano, a fin de que nadie se permita desobedecer los edictos de un rey de la tierra. Si el Hijo de Dios ha pagado el tributo, ¿crees que tú eres mayor para dejar de pagarlo? Aun Él, que nada poseía, ha pagado el tributo; y tú, que buscas los bienes de este mundo, ¿por qué no reconoces las cargas del mismo?, ¿por qué te consideras por encima del mundo...?»4.

De este y de otros pasajes del Evangelio podemos aprender que, si queremos imitar al Maestro, hemos de ser buenos ciudadanos que cumplen sus deberes en el trabajo, en la familia, en la sociedad: pago de impuestos justos, voto en conciencia, participación en las tareas públicas... «Ama y respeta las normas de una convivencia honrada, y no dudes de que tu sumisión leal al deber será, también, vehículo para que otros descubran la honradez cristiana, fruto del amor divino, y encuentren a Dios»5.

II. Después de la venida del Espíritu Santo en Pentecostés, los Apóstoles tuvieron más clara conciencia de ser enviados por el Señor para estar presentes en la entraña misma de la sociedad. Como el Maestro, no eran del mundo6, y el mundo en muchas ocasiones les rechazaría y no tendría con ellos la sonrisa de benevolencia que se reserva para lo que es propio. Sin ser del mundo, sin ser mundanos, los primeros cristianos rechazaron costumbres y modos de conducta incompatibles con la fe que habían recibido, pero jamás se sintieron extraños a la sociedad a la que por derecho propio pertenecían. Los Apóstoles recordarían en su predicación con particular firmeza aquellas parábolas que les vinculaban al propio corazón de la sociedad humana, porque solo allí podían alcanzar su pleno cumplimiento: la sal, que tiene que sazonar y preservar de la corrupción la vida de los hombres; la levadura, que se mezcla y se confunde con la harina para fermentar toda la masa; la luz, que ha de brillar ante las gentes, para que convencidos por las obras glorifiquen al Padre que está en los cielos.

Los primeros cristianos no buscaron el aislamiento, ni colocaron barreras defensivas que garantizaran su subsistencia en momentos en que la incomprensión arreciaba. Su actitud en las mismas épocas de persecución no fue ni agresiva ni medrosa, sino de serena presencia; la levadura opera confundida entre la masa. La presencia cristiana en el mundo fue radicalmente afirmativa, y toda la injusticia de los perseguidos se reveló incapaz de turbar la actitud serena y constructiva de los cristianos, que se mostraron siempre como ciudadanos ejemplares. La violencia de las persecuciones no hizo de ellos personas inadaptadas o antisociales, ni logró deshacer su solidaridad esencial con el resto de los hombres, sus iguales. «Se nos echa en cara que nos separamos de la masa popular del Estado» –arguye Tertuliano–, y eso es falso, porque el cristiano se sabe embarcado en la misma nave que los demás ciudadanos y participa con ellos de un común destino terreno, «porque si el Imperio es sacudido con violencia, el mal alcanza también a los súbditos y en consecuencia a nosotros»7. Calumniado e incomprendido a veces, el cristiano se mantuvo fiel a su vocación divina y a su vocación humana, ocupando en el mundo el lugar que le correspondía, ejerciendo sus derechos y cumpliendo acabadamente sus deberes8.

Los primeros cristianos no solo fueron buenos cristianos, sino ciudadanos ejemplares, pues estos deberes eran para ellos obligaciones de una conciencia rectamente formada, a través de las cuales se santificaban. Obedecían a las leyes civiles justas no solo por temor al castigo, sino también a causa de la conciencia9, escribía San Pablo a los primeros cristianos de Roma. Y añade: por esta razón -en conciencia- les pagáis también los tributos10. «Como hemos aprendido de Él (de Cristo) –escribe San Justino Mártir a mediados del siglo ii–, nosotros procuramos pagar los tributos y contribuciones, íntegros y con rapidez, a vuestros encargados (...). De aquí que adoramos solo a Dios, pero os obedecemos gustosamente a vosotros en todo lo demás, reconociendo abiertamente que sois los reyes y los gobernadores de los hombres, y pidiendo en la oración que, junto con el poder imperial, tengáis también un arte de gobernar lleno de sabiduría»11.

Nosotros podemos preguntarnos hoy en la oración si se nos conoce por ser buenos ciudadanos que cumplen puntualmente sus deberes, si somos buenos vecinos, buenos compañeros de trabajo...

III. La Iglesia ha exhortado siempre a los cristianos, «ciudadanos de la ciudad temporal y de la ciudad eterna, a cumplir con fidelidad sus deberes temporales, guiados siempre por el espíritu evangélico»12. Los demás han de ver en nosotros esa luz de Cristo reflejada en un trabajo honesto, en el que se cumplen con fidelidad las obligaciones de justicia con la empresa, con quienes trabajan a nuestro cargo, con la sociedad en el pago de los impuestos que sean justos; el estudiante, formándose a conciencia en su futura profesión; el profesor, preparando cada día sus clases, mejorando su explicación año tras año, sin caer en la rutina y en la mediocridad; la madre de familia, cuidando del hogar, de los hijos, del marido, pagando lo justo a quien le ayuda en las tareas de la casa...

No pueden ser buenos cristianos quienes no son buenos ciudadanos; se equivocan quienes «bajo pretexto de que no tenemos aquí ciudad permanente, pues buscamos la futura (cfr. Heb 13, 14), consideran que pueden descuidar las tareas temporales, sin darse cuenta de que la propia fe es un motivo que les obliga al más perfecto cumplimiento de todas ellas, según la vocación personal de cada uno»13.

El cristiano no puede quedar contento si solo cumple sus deberes familiares y religiosos; ha de estar presente, según sus posibilidades, allí donde se decide la vida del barrio, del pueblo o de la ciudad; su vida tiene una dimensión social y aun política que nace de la fe y afecta al ejercicio de las virtudes, a la esencia de la vida cristiana. «Desde esta perspectiva adquiere toda su nobleza y dignidad la dimensión social y política de la caridad. Se trata del amor eficaz a las personas, que se actualiza en la prosecución del bien común de la sociedad»14. Como cristianos que se han de santificar en medio del mundo, hemos de tener siempre muy en cuenta «la nobleza y dignidad moral del compromiso social y político y las grandes posibilidades que ofrece para crecer en la fe y en la caridad, en la esperanza y en la fortaleza, en el desprendimiento y en la generosidad». Y «cuando el compromiso social y político es vivido con verdadero espíritu cristiano, se convierte en una dura escuela de perfección y en un exigente ejercicio de las virtudes»15.

Si somos ciudadanos que cumplen ejemplarmente sus deberes todos, podremos iluminar para muchos el camino que lleva a seguir a Cristo. En nuestros días, «una masa nueva y sin informar ha surgido en las viejas tierras cristianas, mientras el mundo, en toda su anchura, es el campo de una acción apostólica que ha de alcanzar a todos los hombres y en la cual estamos comprometidos todos los cristianos. Hoy la Iglesia y cada uno de sus hijos se hallan de nuevo en estado de misión, y a la levadura se le pide que ponga en acto la plenitud de su fuerza renovadora»16; esto es posible cuando nos sentimos, ¡porque lo somos!, ciudadanos de pleno derecho que cumplen sus deberes y ejercitan sus derechos, y no se esconden ante las obligaciones y vicisitudes de la vida pública.

1 Mt 17, 21-26. — 2 Cfr. Jn 16, 15. — 3 Cfr. F. Spadafora, Diccionario bíblico, E. L. E., Barcelona 1968, p. 160. — 4 San Ambrosio, Comentario al Evangelio de San Lucas, IV, 73. — 5 San Josemaría Escrivá, Surco, n. 322. — 6 Cfr. Jn 17, 16. — 7 Tertuliano, Apologeticum, 28. — 8 Cfr. D. Ramos, El testimonio de los primeros cristianos, Rialp, Madrid 1969, p. 170 ss. — 9 Rom 13, 5. — 10 Rom 13, 6. — 11 San Justino, Apología, 1, 17. — 12 Conc. Vat. II, Const. Gaudium et spes, 42. — 13 Ibídem. — 14 Conferencia Episcopal Española, Instr. Past. Los católicos en la vida pública, 22-1V-1986, 60 y 63. — 15 Ibídem. — 16 J. Orlandis, La vocación cristiana del hombre de hoy, Rialp, 3ª ed., Madrid 1973, pp. 74-75.

 

“Si somos humildes, Dios no nos abandonará nunca”

Esas depresiones, porque ves o porque descubren tus defectos, no tienen fundamento... –Pide la verdadera humildad. (Surco, 262)

Cuanto más grande seas, humíllate más y hallarás gracia ante el Señor. Si somos humildes, Dios no nos abandonará nunca. El humilla la altivez del soberbio, pero salva a los humildes. El libera al inocente, que por la pureza de sus manos será rescatado. La infinita misericordia del Señor no tarda en acudir en socorro del que lo llama desde la humildad. Y entonces actúa como quien es: como Dios Omnipotente. Aunque haya muchos peligros, aunque el alma parezca acosada, aunque se encuentre cercada por todas partes por los enemigos de su salvación, no perecerá. Y esto no es sólo tradición de otros tiempos: sigue sucediendo ahora.
(…) Nosotros, sin portentos espectaculares, con normalidad de ordinaria vida cristiana, con una siembra de paz y de alegría, hemos de destruir también muchos ídolos: el de la incomprensión, el de la injusticia, el de la ignorancia, el de la pretendida suficiencia humana que vuelve arrogante la espalda a Dios.
No os asustéis, ni temáis ningún daño, aunque las circunstancias en que trabajéis sean tremendas, peores que las de Daniel en la fosa con aquellos animales voraces. Las manos de Dios son igualmente poderosas y, si fuera necesario, harían maravillas. (Amigos de Dios, 104)

 

El prelado del Opus Dei, en Bolivia

Del 8 al 13 de agosto, Mons. Fernando Ocáriz está realizando su primer viaje pastoral como prelado a Bolivia. En esta noticia te contamos los detalles de cada día de su visita.

Del Prelado 12/08/2018

Opus Dei - El prelado del Opus Dei, en Bolivia

Mons. Fernando Ocáriz saluda a un grupo de familias bolivianas.

10 de agosto | 9 de agosto |


10 de agosto

Tras una mañana de conversaciones personales, el prelado se reunió con un grupo de mujeres en La Casita, la casa de convivencias cercana a La Paz. Lo recibieron cantando “Píntame Bolivia”, que describe las distintas zonas geográficas del país.

En un rato de tertulia, Lidia le contó las circunstancias de la muerte reciente de dos hermanos y la enfermedad grave de otro. El padre le animó a hacerse fuerte con la esperanza y la oración, a la vez que nos pidió que en ese momento encomendáramos a toda la familia. Por su parte, Carmen, psicóloga y madre de tres hijos, le contó que hace 21 años Mons. Echevarría, el anterior prelado del Opus Dei, había bendecido a su bebé cuando ella estaba aún embarazada. Ahora, ya en una nueva etapa de la vida, abrió las puertas de su casa para organizar reuniones con cooperadoras de la Obra, la catequesis del Niño Jesús y una biblioteca circulante.

Al terminar la charla, Mons. Ocáriz plantó una acacia en el jardín y saludó a la familia de Santiago y Leticia, caseros de Río Abajo; a Alfredo, Gladys y Janet.

https://odnmedia.s3.amazonaws.com/image/opus-dei-d2fda90f8c77ca15d24733c371f83b7d.jpeg

Por la tarde, acudió a saludar al arzobispo de La Paz, Mons. Edmundo Abastoflor; al obispo auxiliar y secretario de la Conferencia Episcopal, Mons. Aurelio Pesoa; y el obispo castrense, Mons. Fernando Bascopé. Fue una reunión muy amena y cordial, en la que comentaron sobre los desafíos de la Iglesia en Bolivia y el mundo. Al finalizar, se tomaron una fotografía, prometieron oraciones recíprocas y rezaron juntos un avemaría.

De nuevo en Río Abajo, el prelado charló con un grupo de estudiantes de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. Nicolás, Jorge y Joaquín danzaron un Tinku que, como Diego explicó, es una danza guerrera preincaica de Potosí, y se llevaron aplausos y un abrazo de agradecimiento.

https://odnmedia.s3.amazonaws.com/image/opus-dei-9c54af92bb5d6bd5969da8fcbbeb2ec7.jpg

Luego, en el living contaron anécdotas e hicieron varias preguntas: relación entre ciencia y fe, compromiso por sacar adelante el país, sinceridad para aprovechar el tiempo a la hora de ver películas y series, sugerencias para combatir la flojera, generosidad para ayudar a los demás…

Lucas, después de interpretar en órgano el tango “Por una cabeza”, dijo que le gustan mucho las redes sociales. Nicolás le consultó cómo distinguir entre caridad y soberbia cuando debía corregir a alguno de sus hermanos menores. El prelado le propuso un “sistema”: la alegría. “Si vas a decir algo enfadado o con disgusto, ahí está la soberbia. En cambio, si actúas contento ya puede ser signo de la caridad”. Y agregó: “Que no sea como una reacción porque algo te ha molestado a ti, sino que sea siempre algo que le pueda ayudar al otro”.

Respondiendo a Juani, que le entregó en representación del Huayna un “lluchu” —gorro andino típico de Bolivia—, destacó la virtud cristiana del patriotismo: “El país donde nos hemos criado nos ha dado mucho… y tenemos un deber de correspondencia”. Ver la necesidad de desarrollo que hay el país, nos lleva la generosidad de “movernos por el bien común y no solo el bien propio: somos responsables del conjunto, no solo de lo nuestro”.

https://odnmedia.s3.amazonaws.com/image/opus-dei-4f60fc55604cd3a59e7e0b72c2838825.jpg

Cuando empezaba a anochecer la casa tomó otro tono, mientras se llenaba de las 24 familias que venían a saludar al prelado. Daniel y Carla, ambos con doctorado en Física, le propusieron a Mons. Ocáriz un acertijo de colegas, algo que ver con Newton y Pascal, que distendió el ambiente para que le presentaran a sus siete hijos.

María Eugenia le mostró una foto de su hijo Mauricio, que falleció a los 39 años, al caer del techo de una Iglesia que estaba ayudando a restaurar.

El día concluyó con una sesión de fotos, algunas actuales y otras antiguas, por ejemplo, las que recordaban los 40 años del inicio de la labor apostólica de la Obra en Bolivia, en la que aparecían el padre Danilo, que había conocido el Opus Dei en Estados Unidos, el padre Gabriel y Alberto: los tres que un 7 de junio de 1978 desembarcaron en La Paz para comenzar. El álbum incluía, también, imágenes del viaje de don Javier en 1997, y el Padre identificó con cariño a Nancy, la pequeña niña cholita que se sentó junto a él en el sofá del escenario.


8 y 9 de agosto

El prelado pisó tierra boliviana, procedente de Buenos Aires el pasado 8 de agosto por la tarde. El avión hizo una escala en Santa Cruz de la Sierra. Mons. Ocáriz pudo conversar en el aeropuerto con un grupo de fieles del Opus Dei que viven en esa ciudad, mientras esperaba el vuelo hacia La Paz. Animó a los presentes a seguir trabajando con optimismo, alegría y esperanza. Lo despidieron cantándole la canción tradicional “Camba tierra encantada”, que recuerda el verde, los ríos, los aromas, la selva y la dulzura de caña madura.

Llegó al aeropuerto de El Alto, a 4000 metros de altura, a última hora del día, y pudo saludar al padre Marcelo, vicario de la Obra en Bolivia y algunos fieles del Opus Dei bolivianos: Sergio, Diego y Santiago. La familia Medina le entregó de regalo una barquita de cerámica, típica del país. Luego viajó a Río Abajo (3050 metros de altura), una casa de convivencias en la que se alojará hasta el lunes. El jueves fue un día sereno, necesario para aclimatarse a la altura.

Diego contó algunas anécdotas sobre la red de teleféricos de La Paz, la más grande del mundo; Sebastián, sobre un nuevo proyecto educativo en Santa Cruz de la Sierra. Excursiones de montaña, anécdotas del trabajo y de la familia: las pequeñas historias que hilvanan el día a día de la labor de la Obra en estas tierras.

https://odnmedia.s3.amazonaws.com/image/opus-dei-eab28ef58771609d5ffc77d3db0f0fb5.jpeg

Por la tarde, en La Casita de Río Abajo, se encontró con un grupo de mujeres de la Obra de Bolivia y Perú. Lo recibieron con un típico saludo aymara, muy cordial y acogedor: “¡Jallalla, Padre!”, que en su significado une los conceptos de esperanza, festejo y bienaventuranza.

Loli le dio una enorme llave que le mandaban las socias del club juvenil Hontanar para invitarlo a ir a conocer la nueva sede que se acaba de inaugurar. Basi le contó que habían organizado una kermesse para juntar fondos para el oratorio de Illawa, otro de los centros de La Paz, y le dio un burrito de madera. El prelado agradeció especialmente el trabajo de las personas que atienden los servicios de la casa de convivencias y las animó a todas a promover el trato con Dios, sin pensar en las dificultades.

Alejandra, que perdió a su marido en un accidente hace once años cuando su hija tenía cinco días de nacida, contó que, a partir de un favor recibido, el beato Álvaro se convirtió en el aliado principal para sacar adelante una labor social con chicos en situación de calle. Después cantaron una canción a la Virgen de Copacabana, compuesta por Susana, que fue una de las primeras fieles de la Obra que llegó a Bolivia en 1979.

Fernando y Clemente, sacerdotes, tomaron el té con Mons. Ocáriz y le regalaron unos productos típicos de la zona de Juli, una chuspa y un lluchu. Por la noche, Carlos entregó al prelado unos pins con forma de burrito, regalo de Marcelo y Akemi, destinados -luego de ser bendecidos- a personas que compartan la “teología del burrito” de san Josemaría: trabajo esforzado, día a día, que produce mucho fruto.

 

El Pan de Vida

Por: Salvador Canals

No os acostumbréis nunca a celebrar o a asistir al Santo Sacrificio: hacedlo, por el contrario, con tanta devoción como si se tratase de la única Misa de vuestra vida: sabiendo que allí está siempre presente Cristo, Dios y Hombre, Cabeza y Cuerpo, y, por tanto, junto con Nuestro Señor, toda su Iglesia. San Josemaría Escrivá, 28-III-1955.

Un sentido agradecimiento de partida

Tú sabes de sobra, amigo mío, que Eucaristía: quiere decir acción de gracias. Y éste es precisamente el primer impulso espontáneo del alma que se detiene a considerar, a meditar este misterio de fe que es el Sacramento del Amor. Las palabras que brotan del corazón, ante la presencia de Jesucristo en la Eucaristía, son palabras de gratitud: Gracias, Señor, por haber querido quedarte en el tabernáculo. Gracias, Señor, por haber pensado en mí y en todos los hombres ˆaun en aquellos que habrían de entregarte y que te traicionanˆ en la hora de la persecución y del abandono, en la vigilia de la Pasión. Gracias, Señor, porque has querido ser médico para mis achaques, fuerza para mis debilidades y blanco pan para mi alma hambrienta, pan que da la vida.

Un santo contagio

Tú y yo sabemos por experiencia cuánto bien puede hacer a una persona una buena amistad: le ayuda a comportarse mejor, le acerca a Dios, le mantiene lejos del mal. Y si una buena amistad nos liga, no ya a una persona buena, sino a un santo, los buenos efectos de ese género de vida se multiplican: el trato mutuo y el intercambio de elevados sentimientos con un santo dejarán en nuestro propio fondo algo de su santidad: cum sanctis, sanctus eris!, si tratas con los santos, serás santo.

Es una intimidad con Jesucristo

¡Pues piensa ahora, amigo mío, lo que podrá ser la amistad y la confianza con Jesucristo en la Eucaristía, y qué huella dejará en nuestra alma! Tendrás a Jesús como Amigo, Jesús será tu Amigo. ¡El ˆperfecto Dios y Hombre perfectoˆ, que nació, que trabajó y que lloró, que se ha quedado en la Eucaristía, que padeció y que murió por nosotros! Y... ¡qué amistad, qué intimidad! Nos nutre con su cuerpo, nos quita la sed con su sangre: Caro mea vere est cibus, sanguis meus vere est potus. Mi carne es verdadero alimento, mi sangre es verdadera bebida. Jesucristo se ofrece a nosotros en el misterio de la Eucaristía, completamente, totalmente, en cuerpo, sangre, alma y divinidad. Y el alma, en aquel momento de donación y de abandono, siente que le puede repetir las palabras de la parábola evangélica: Omnia mea tua sunt, todo lo que es mío es tuyo.

Para que viva en nosotros

El camino de la Comunión ˆy de la Comunión frecuenteˆ es verdaderamente el camino más fácil y breve para llegar a la transformación en Cristo, al vivit vero in me Christus, verdaderamente Cristo vive en mí, de San Pablo. Tu alma tiene necesidad de Jesús, porque sin E1 no puedes ˆno podemosˆ hacer nada: Sine Me nihil potestis facere, sin Mí no podéis hacer nada. El desea venir todos los días a tu alma: te lo dijo y te lo dice con la parábola del gran banquete ˆvocavit multos, llamó a muchosˆ y te lo repitió y te lo repite en el momento solemne de instituir la Eucaristía: Desiderio desideravi haec pascha manducare vobiscum, he deseado con toda el alma comer esta Pascua con vosotros.

Para crecer

Tu alma y la mía tienen necesidad del Pan de la Eucaristía, porque tienen necesidad de nutrirse, como el cuerpo, para perseverar con fidelidad y buen espíritu en el trabajo cotidiano, en su esfuerzo para santificarse y para adelantar, cada día más, en el conocimiento de Dios y en la práctica generosa de las virtudes.

Lo que el alma merece

Deja que te diga, en confianza, que tu alma no puede nutrirse y saciarse de otra cosa que de Dios. ¡Tanta es la grandeza y la noleza del alma en gracia! Si pudiéramos hacernos una idea de ella, no tendríamos ojos para ninguna otra cosa en el mundo. Piensa que la Fe ˆnuestra fe cristiana, que da luz a la inteligencia y serenidad al corazónˆ enseña que el alma ha sido creada a imagen y semejanza de Dios, que ha sido redimida por la sangre de Jesucristo, y que debemos alimentarla de su cuerpo y sangre redentores.

Una necesidad y un deseo

No te dejes seducir por falsas ideas y por falsas humildades: estado de gracia, rectitud de intención... y, después de haber escuchado el consejo prudente del sacerdote, acércate, incluso todos los días, a la Santísima Eucaristía.

Me agrada repetirte, a propósito de la Eucaristía, aquellas palabras de Marta a María, cuando Jesús ˆdespués de la muerte de Lázaroˆ se acerca a la casa amiga de Betania: Magister adest et vocat te!, ¡el Maestro ha llegado y te llama! Escucha su llamada, y aproxímate: acércate a este misterio de fe con una fe muy grande, acércate con la fe de la madre cananea y de la hemorroísa, o, por lo menos, con el deseo humilde de los apóstoles: Adauge nobis fidem!, auméntanos la fe!
Con esperanza y contrición

Acércate con la esperanza firme del leproso, y repite a Jesús sus palabras, humildes y confiadas: "Señor si quieres puedes volverme puro" Y si en ese momento te entristece el recuerdo de tus miserias, puedes volverte a Jesús con las palabras del centurión: Domine, non sum dignus... Señor, yo no soy digno -pero añade en seguida lo que supo añadir aquel hombre sencillo y saborea la confiada esperanza que se esconde en la continuación de su discurso: pero di una sola palabra y mi alma será sana.

¡Que nos gocemos con razón!

Acércate con la caridad de Magdalena, en la casa de Simón el leproso. Sepárate, como ella; de todo lo que está a tu alrededor, y quédate solo con Jesús y rodéalo con tus cuidados y ofrécele el fuego de tu alma y el fervor de tu voluntad. Y no te cuides de respetos humanos, ni de falsas humildades. El está contigo, y te ama. Aprovecha bien los momentos de tu acción de gracias: que tu acción de gracias sea como el himno que entonaron los apóstoles, en el cenáculo, después de la institución de la Eucaristía, mientras iban saliendo al aire libre. Y sal de la iglesia con el corazón rebosante de alegría y el alma llena de optimismo. Y renueva muchas veces durante la jornada tu respuesta al desiderio desideravi de Cristo, tu deseo de recibirlo. La comunión espiritual es alimento fuerte y letificante para las almas eucarísticas.

Nuestra Madre

La Virgen es madre del Amor hermoso y de la Fe y de la santa Esperanza: pídele a Ella progresar en estas virtudes para acercarte con disposiciones interiores cada vez mejores al Santísimo Sacramento de la Eucaristía.

 

 

La Asunción de la Virgen María

El 15 de agosto la Iglesia celebra que Cristo se llevó al Cielo a su Madre.

De la Iglesia y del Papa 12/08/2018

Opus Dei - La Asunción de la Virgen María

“La Virgen Santa, causa de nuestra alegría”. Homilía de san Josemaría en la fiesta de la Asunción.

Audio de San Josemaría sobre el 4º misterio del Rosario, la Asunción de la Virgen María.

Vida de María: Dormición y Asunción de la Virgen. Texto sobre este suceso y explicación del Magisterio, de algunos escritores, santos y Padres de la Iglesia.

Palabras del Papa Francisco durante el Ángelus en la Solemnidad de la Asunción (2016).

Homilía del Papa emérito Benedicto XVI sobre la Asunción de la Virgen y la vida cotidiana.

“Volvamos ininterrumpi­damente los ojos a nuestra Madre”. Mons. Álvaro del Portillo escribe con motivo de la fiesta de la Asunción de la Virgen María: "Pidamos que, como Ella, aspiremos sólo al premio eterno: el que Dios nos otorgará si nos mantenemos fieles en su servicio".

Portada del libro “María, una vida junto a Jesús”, que narra la vida de la Virgen María en veinte escenas, a partir de los Evangelios y de la tradición de la Iglesia.

Portada del libro “María, una vida junto a Jesús”, que narra la vida de la Virgen María en veinte escenas, a partir de los Evangelios y de la tradición de la Iglesia.

Libro: “María, una vida junto a Jesús”: con ocasión de la festividad de la Asunción, ofrecemos un libro electrónico en el que se contempla la vida de María: una vida junto a Jesús.

 

LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

Se celebra el 15 de Agosto

Asunción de la Virgen María

El Papa Pío XII definió solemnemente el dogma de la Asunción de María el 1 de noviembre de 1950. Este dogma fue promulgado en la Constitución "Munificentissimus Deus":

Las razones fundamentales para la definición del dogma presentadas por Pío XII fueron:

1-La inmunidad de María de todo pecado: La descomposición del cuerpo es consecuencia del pecado, y como María, careció de todo pecado, entonces Ella estaba libre de la ley universal de la corrupción, pudiendo entonces, entrar prontamente, en cuerpo y alma, en la gloria del cielo.

2-Su Maternidad Divina: Como el cuerpo de Cristo se había formado del cuerpo de María, era conveniente que el cuerpo de María participara de la suerte del cuerpo de Cristo. Ella concibió a Jesús, le dio a luz, le nutrió, le cuidó, le estrechó contra su pecho. No podemos imaginar que Jesús permitiría que el cuerpo, que le dio vida, llegase a la corrupción.

3-Su Virginidad Perpetua: como su cuerpo fue preservado en integridad virginal, (toda para Jesús y siendo un tabernáculo viviente) era conveniente que después de la muerte no sufriera la corrupción.

4-Su participación en la obra redentora de Cristo: María, la Madre del Redentor, por su íntima participación en la obra redentora de su Hijo, después de consumado el curso de su vida sobre la tierra, recibió el fruto pleno de la redención, que es la glorificación del cuerpo y del alma.

La Asunción es la victoria de Dios confirmada en María y asegurada para nosotros. La Asunción es una señal y promesa de la gloria que nos espera cuando en el fin del mundo nuestros cuerpos resuciten y sean reunidos con nuestras almas.

La Asunción es un mensaje de esperanza que nos hace pensar en la dicha de alcanzar el Cielo, la gloria de Dios y en la alegría de tener una madre que ha alcanzado la meta a la que nosotros caminamos.

Este día, recordamos que María es una obra maravillosa de Dios. Concebida sin pecado original, el cuerpo de María estuvo siempre libre de pecado. Era totalmente pura. Su alma nunca se corrompió. Su cuerpo nunca fue manchado por el pecado, fue siempre un templo santo e inmaculado.

También, tenemos presente a Cristo por todas las gracias que derramó sobre su Madre María y cómo ella supo responder a éstas. Ella alcanzó la Gloria de Dios por la vivencia de las virtudes. Se coronó con estas virtudes.

La maternidad divina de María fue el mayor milagro y la fuente de su grandeza, pero Dios no coronó a María por su maternidad, sino por sus virtudes: su caridad, su humildad, su pureza, su paciencia, su mansedumbre, su perfecto homenaje de adoración, amor, alabanza y agradecimiento.

María cumplió perfectamente con la voluntad de Dios en su vida y eso es lo que la llevó a llegar a la gloria de Dios.

En la Tierra todos queremos llegar a Dios y en esto trabajamos todos los días. Esta es nuestra esperanza. María ya ha alcanzado esto. Lo que ella ha alcanzado nos anima a nosotros. Lo que ella posee nos sirve de esperanza.

María tuvo una enorme confianza en Dios, su corazón lo tenía lleno de Dios. Vivió con una inmensa paz porque vivía en Dios, porque cumplió a la perfección con la voluntad de Dios durante toda su vida. Y esto es lo que la llevó a gozar en la gloria de Dios. Desde su Asunción al Cielo, Ella es nuestra Madre del Cielo.

La fiesta de la Asunción es la fiesta de María, la más solemne de las fiestas que la Iglesia celebra en su honor. Este día festejamos todos los misterios de su vida.

 

Es la celebración de su grandeza, de todos sus privilegios y virtudes, que también se celebran por separado en otras fechas.

María es una obra maravillosa de Dios: mujer sencilla y humilde, concebida sin pecado original y, por tanto, creatura purísima. Su alma nunca se corrompió. Su cuerpo nunca fue manchado por el pecado, fue siempre un templo santo e inmaculado de Dios.

En la Tierra todos queremos llegar a Dios y por este fin trabajamos todos los días, ya que ésa es nuestra esperanza. María ya lo ha alcanzado. Lo que ella ya posee nos anima a nosotros a alcanzarlo también.

El dogma de la Asunción

Se refiere a que la Madre de Dios, luego de su vida terrena fue elevada en cuerpo y alma a la gloria celestial.

Este Dogma fue proclamado por el Papa Pío XII, el 1º de noviembre de 1950, en la Constitución Munificentisimus Deus, con las siguientes palabras:

"Después de elevar a Dios muchas y reiteradas preces y de invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia; para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para aumentar la gloria de la misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que La Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrenal, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo".

Ahora bien, ¿por qué es importante que los católicos recordemos y profundicemos en el Dogma de la Asunción de la Santísima Virgen María al Cielo? El Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica responde a este interrogante:

"La Asunción de la Santísima Virgen constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos" (#966).

La importancia de la Asunción para nosotros, hombres y mujeres de comienzos del Tercer Milenio de la Era Cristiana, radica en la relación que hay entre la Resurrección de Cristo y la nuestra. La presencia de María, mujer de nuestra raza, ser humano como nosotros, quien se halla en cuerpo y alma ya glorificada en el Cielo, es eso: una anticipación de nuestra propia resurrección.

Más aún, la Asunción de María en cuerpo y alma al cielo es un Dogma de nuestra fe católica, expresamente definido por el Papa Pío XII hablando "ex-cathedra". Y ... ¿qué es un Dogma? Puesto en los términos más sencillos, Dogma es una verdad de Fe, revelada por Dios (en la Sagrada Escritura o contenida en la Tradición), y que además es propuesta por la Iglesia como realmente revelada por Dios.

En este caso se dice que el Papa habla "ex-cathedra", es decir, que habla y determina algo en virtud de la autoridad suprema que tiene como Vicario de Cristo y Cabeza Visible de la Iglesia, Maestro Supremo de la Fe, con intención de proponer un asunto como creencia obligatoria de los fieles Católicos.

El Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica (#966) nos lo explica así, citando a Lumen Gentium 59, que a la vez cita la Bula de la Proclamación del Dogma: "Finalmente, la Virgen Inmaculada, preservada libre de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue llevada a la gloria del Cielo y elevada al Trono del Señor como Reina del Universo, para ser conformada más plenamente a su Hijo, Señor de los señores y vencedor del pecado y de la muerte".

Y el Papa Juan Pablo II, en una de sus Catequesis sobre la Asunción, explica esto mismo en los siguientes términos:

"El dogma de la Asunción afirma que el cuerpo de María fue glorificado después de su muerte. En efecto, mientras para los demás hombres la resurrección de los cuerpos tendrá lugar al fin del mundo, para María la glorificación de su cuerpo se anticipó por singular privilegio" (JP II, 2-julio-97).

"Contemplando el misterio de la Asunción de la Virgen, es posible comprender el plan de la Providencia Divina con respecto a la humanidad: después de Cristo, Verbo encarnado, María es la primera criatura humana que realiza el ideal escatológico, anticipando la plenitud de la felicidad, prometida a los elegidos mediante la resurrección de los cuerpos" (JP II , Audiencia General del 9-julio-97).

Continúa el Papa: "María Santísima nos muestra el destino final de quienes `oyen la Palabra de Dios y la cumplen' (Lc. 11, 28). Nos estimula a elevar nuestra mirada a las alturas, donde se encuentra Cristo, sentado a la derecha del Padre, y donde está también la humilde esclava de Nazaret, ya en la gloria celestial" (JP II, 15-agosto-97)

Los hombres y mujeres de hoy vivimos pendientes del enigma de la muerte. Aunque lo enfoquemos de diversas formas, según la cultura y las creencias que tengamos, aunque lo evadamos en nuestro pensamiento, aunque tratemos de prolongar por todos los medios a nuestro alcance nuestros días en la tierra, todos tenemos una necesidad grande de esa esperanza cierta de inmortalidad contenida en la promesa de Cristo sobre nuestra futura resurrección.

Mucho bien haría a muchos cristianos oír y leer más sobre este misterio de la Asunción de María, el cual nos atañe tan directamente. ¿Por qué se ha logrado colar la creencia en el mito pagano de la re-encarnación entre nosotros? Si pensamos bien, estas ideas extrañas a nuestra fe cristiana se han ido metiendo en la medida que hemos dejado de pensar, de predicar y de recordar los misterios, que como el de la Asunción, tienen que ver con la otra vida, con la escatología, con las realidades últimas del ser humano.

El misterio de la Asunción de la Santísima Virgen María al Cielo nos invita a hacer una pausa en la agitada vida que llevamos para reflexionar sobre el sentido de nuestra vida aquí en la tierra, sobre nuestro fin último: la Vida Eterna, junto con la Santísima Trinidad, la Santísima Virgen María y los Angeles y Santos del Cielo. El saber que María ya está en el Cielo gloriosa en cuerpo y alma, como se nos ha prometido a aquéllos que hagamos la Voluntad de Dios, nos renueva la esperanza en nuestra futura inmortalidad y felicidad perfecta para siempre.

 

 

«Los derechos humanos necesitan sensibilización»

 

«Los derechos humanos necesitan sensibilización»

Así lo expone Eloísa Ramos Gutiérrez, una joven queretana defensora de los derechos humanos en México. Es abogada en materia penal, apasionada de la justicia social, docente y emprendedora. De 35 años de edad, ha trabajado en España, Chile y Perú. Actualmente es coordinadora de la Procuración de Justicia y Derechos humanos de COPARMEX,  en Querétaro. Se trata de una joven que observa los derechos humanos como un tema que busca la sensibilización en México, pero, sobre todo, el respeto y la dignidad de la persona humana. El Observador de la Actualidad conversó con ella.

Por Mary Velázquez Dorantes

¿Cómo vive México el tema de los Derechos Humanos?

Al momento me parece que lo vive un poco mal; como ciudadanos mexicanos nos está costando bastante entender y sensibilizarse al respecto: saber que los derechos humanos nacen y existen para poner un límite a la arbitrariedad de la autoridad, inclusive para el respeto mutuo entre seres; no así para liberar criminales y mucho menos para generar impunidad en México o en el mundo.

Por ello, mi labor principal como especialista en el tema, es su difusión: transmitir y sensibilizar en la idea de que los derechos humanos son prerrogativas a favor de la ciudadanía; empero, también son deberes. Los ciudadanos debemos cumplir con el granito que nos toca, respetar el estado de Derecho, predicar con el ejemplo.

¿Cuáles son los Derechos Humanos más vulnerables?

De acuerdo con cifras oficiales, entre 2012 y 2017 se han presentado más de 5 mil quejas relacionadas con presuntas violaciones a derechos humanos, siendo más vulnerados la seguridad y la salud. Las autoridades señaladas con mayor frecuencia por violaciones a derechos humanos en 2017 fueron el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con 2 mil 634 quejas; el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), con 1,078 quejas, y la Secretaría de Educación Pública (SEP), con 656. En México, tras años de reflexión en temas de derechos humanos, se ha reconocido la existencia de sectores de la sociedad que, debido a determinadas condiciones o características, son más vulnerables a que sus derechos humanos sean violentados.  Se considera como vulnerables a diversos grupos de la población entre los que se encuentran las niñas, los niños y jóvenes en situación de calle, los migrantes, las personas con discapacidad, los adultos mayores y la población indígena, que, más allá de su pobreza, viven en situaciones de riesgo.

¿Es México un país con crisis de cara a los Derechos Humanos?

La Real Academia Española define «crisis» como «un cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación». En esta tesitura afirmaría que sí, México actualmente es un país con crisis de cara a los derechos humanos; pues si bien los derechos humanos no son novedad en nuestro sistema jurídico, el ser humano tiene derechos por el simple hecho de ser un humano; y que el Estado Mexicano tiene una serie de obligaciones para hacerlos valer, para garantizarlos.

Así que, en mi opinión, esta crisis de derechos humanos es fructífera y llegará a buen puerto siempre y cuando el proceso esté lleno de sensibilización y respeto por la persona humana.

¿Cuál es una de las tareas más importantes que debemos hacer frente a los Derechos Humanos?

Sensibilizarnos en el tema, acercarnos a los expertos para escuchar las opiniones que ellos tienen sobre por qué y para qué los derechos humanos. Evitar cerrarnos a la idea de que los derechos humanos son generadores de impunidad por sí mismos. Ser conscientes de que, como todo cambio, necesita un proceso de adaptación. Ser críticos de los derechos humanos, pero con una crítica constructiva y predicando con el ejemplo.

El buen juez por su casa empieza; los derechos humanos se salvaguardan desde lo íntimo del hogar respetándonos entre seres humanos, y respetando las normas jurídicas que fortalecen el estado de Derecho.

El tema de los derechos humanos no se termina con recitarlos de memoria; gobierno y sociedad tenemos que generar lazos de trabajo común en pro del respeto de los derechos humanos de todas y todos. Si el ciudadano y el servidor público cumplen con su parte, los derechos humanos pueden servir de catalizador para el proceso de transformación social, nunca para su destrucción, nunca para la impunidad.

 

 

¿Derechos humanos? Un fraile 500 años adelantado

Ago 12, 2018

¿Derechos humanos? Un fraile 500 años adelantado

 

Por  Sergio  Ibarra

«Todas estas universas e infinitas gentes a todo genero crió Dios los más simples, sin maldades ni dobleces, obedientísimas, fidelísimas a sus señores naturales e a los cristianos a quien sirven; más humildes, más pacientes, más pacíficas e quietas, sin rencillas ni bollicios, no rijosos, no querulosos, sin rancores, sin odios, sin desear venganzas, que hay en el mundo»  Fray Bartolomé de las Casas

Llega a las Indias en 1502. Bajo la orden de Diego Velázquez combate contra los indios. Ordenado sacerdote en 1506 y en 1538 como dominico, de donde surge el concepto que el mismo promueve de «fraile», de ahí que los dominicos hasta la fecha suelan autodenominarse «fray». Obispo en la Nueva España de 1544 a 1547 en Chiapas, en 1552 publicó la obra que sintetiza su sabiduría y su jornada en este mundo, analizada y referencia para cientos de católicos y no católicos hasta la fecha: Brevísima Relación de la Destrucción de las Indias.

Es muy probable que a fray Bartolomé le haya sucedido algo semejante a lo que le pasó a san Pablo, que de cobrador de impuestos el uno y de comendador el otro, se convirtieron en evangelizadores ejemplares, ejemplos vitales, no como un señor que pretende escribir una nueva historia con su solo ejemplo (si lo fuera, ya le hubiese notado). Para ponerlo en términos coloquiales, en algún momento «les cayó el veinte». Al fraile  la fe le alumbró el camino y dedicó su vida a denunciar los abusos incontables en número y en agravio que los conquistadores cometieron. Lo grave es que los que lo siguieron no lo leyeron o no lo tomaron en serio o lo consideraron y consideran un amarillista.

Fue un pionero en lo que se refiere a los derechos humanos, un asunto que 500 años después de la lucha que encarnó este fraile en contra de quienes conquistaron y encabezaron los primeros gobiernos sobre las Indias, seguimos sin resolver, con actos como los que suceden en USA contra migrantes paisanos. Lejos de haberlo resuelto, observamos cómo se satura de comisiones y de comités a los gobiernos federales, estatales y municipales, en lo que se refiere a la justicia y a la seguridad, que a la mera hora de poco o nada sirven, cuando de veras se trata de defender la vida, la dignidad y el alma de quienes viven en condiciones de marginación.

De estas palabras citadas de fray Bartolomé sobresale «sin desear venganzas». ¿Cuánto de lo que inspira a la Comisión Nacional de Derechos Humanos tiene más que ver con venganzas, que con justicia? Durante los 11 años y medio que lleva la guerra contra la delincuencia organizada la institución más demandada por esta Comisión es la de las fuerzas armadas.

No se necesitan comités, ni comisiones, se necesitan líderes comprometidos, que se la partan, que inspiren no con discursitos sino con hechos, las transformaciones; que con leyes y sin ellas hagan de esta Patria nuestra un lugar en donde la dignidad deje de ser un lujo.

Tema de la semana: El protector de los naturales podría ser santo

 

 

EL PAQUETE DE GALLETAS

 

caja de galletasCuando aquella tarde llegó a la vieja estación, le informaron que el tren en el que ella viajaría se retrasaría aproximadamente una hora. La elegante señora, un poco fastidiada, compró una revista, un paquete de galletas y una botella de agua. Para pasar el tiempo buscó un banco en el andén central y se sentó preparada para la espera.

Mientras hojeaba su revista, un joven se sentó a su lado y comenzó a leer un diario. Imprevistamente la señora observó como aquel muchacho sin decir una sola palabra estiraba la mano agarraba el paquete de galletas lo abría y comenzaba a comerlas una a una despreocupadamente.

La mujer se molestó por esto, no quería ser grosera pero tampoco dejar pasar aquella situación, así que con un gesto exagerado sacó una galleta, la exhibió frente al joven y se la comió mirándolo fijamente a los ojos.

Como respuesta el joven tomó otra galleta y mirándola la puso en su boca y sonrió.

La señora, ya enojada, tomó una nueva galleta y con ostensibles señales de fastidio volvió a comer otra manteniendo de nuevo la mirada en el muchacho.

El diálogo de miradas y sonrisas continuó entre galleta y galleta. La señora cada vez más irritada y el muchacho cada vez más sonriente.

Finalmente la señora se dio cuenta de que en el paquete sólo quedaba la última galleta. "No podrá ser tan descarado", pensó mientras miraba alternativamente al joven y al paquete de galletas.

Con calma el joven alargó la mano tomó la última galleta y con mucha suavidad la partió exactamente por la mitad. Así con un gesto amoroso ofreció la mitad de la última galleta a su compañera de banco.

- Gracias, dijo la mujer tomando con rudeza aquella mitad.
- De nada, contestó el joven sonriendo suavemente mientras comía su mitad.

Entonces el tren anunció su partida. La señora se levantó furiosa del banco y subió a su vagón. Al arrancar desde la ventanilla de su asiento vio al muchacho todavía sentado en el anden y pensó: "¡Qué insolente, qué mal educado ser de nuestro mundo!"

Sin dejar de mirar con resentimiento al joven sintió la boca reseca por el disgusto que aquella situación le había provocado. Abrió su bolso para sacar la botella de agua y se quedó totalmente sorprendida cuando encontró dentro de su cartera su paquete de galletas intacto.

 

 

 

¿De dónde nace la fuerza para afrontar el martirio?

“El martirio, forma de amor total a Dios”

Ofrecemos a continuación la catequesis pronunciada el 11 de agosto de 2010, por el Papa Benedicto XVI en el patio interior del palacio apostólico de Castel Gandolfo:

Queridos hermanos y hermanas,

hoy, en la Liturgia recordamos a santa Clara de Asís, fundadora de las Clarisas, luminosa figura de la cual hablaré en una de las próximas Catequesis. Pero esta semana -como ya había indicado en el Ángelus del domingo pasado- hacemos memoria también de algunos Santos mártires, tanto de los primeros siglos de la Iglesia, como san Lorenzo, Diácono, san Ponciano, Papa, y san Hipólito,Sacerdote; como de un tiempo más cercano a nosotros, como santa Teresa Benedicta de la Cruz, Edith Stein, patrona de Europa, y san Maximiliano María Kolbe. Querría entonces hablar brevemente sobre el martirio, forma de amor total a Dios.

¿En qué se basa el martirio? La respuesta es simple: en la muerte de Jesús, en su sacrificio supremo de amor, consumado en la Cruz para que pudiéramos tener la vida (cf Jn 10,10). Cristo es el siervo sufridor del que habla el profeta Isaías (cf Is 52, 13-15), que se ha dado a sí mismo en rescate por muchos (cf Mt 20,28). Él exhorta a sus discípulos, a cada uno de nosotros, a tomar cada día la propia cruz y seguirle en el camino del amor total a Dios Padre y a la humanidad: “el que no toma su cruz y me sigue detrás no es digno de mí. El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará (Mt 10,38-39). Es la lógica del grano de trigo que muere para germinar y llevar vida (cf Jn 12,24).

Jesús mismo “es el grano de trigo venido de Dios, el grano de trigo divino, que se deja caer en la tierra, que se deja quebrar, romper en la muerte y, precisamente a través de ello, se abre y puede llevar fruto a la inmensidad del mundo” (Benedicto XVI, Visita a la Iglesia luterana de Roma [14 de marzo de 2010]. El mártir sigue al Señor hasta el fondo, aceptando libremente morir por la salvación del mundo, en una prueba suprema de fe y de amor (cf Lumen Gentium, 42).

     
   
       

Una vez más, ¿de dónde nace la fuerza para afrontar el martirio? De la profunda e íntima unión con Cristo, porque el martirio y la vocación al martirio no son el resultado de un esfuerzo humano, sino la respuesta a una iniciativa y a una llamada de Dios, son un don de Su gracia, que hace capaces de ofrecer la propia vida por amor a Cristo y a la Iglesia, y así al mundo. Si leemos las vidas de los mártires, quedamos estupefactos por la serenidad y el coraje al afrontar el sufrimiento y la muerte: el poder de Dios se manifiesta plenamente en la debilidad, en la pobreza de quien se confía a Él y pone sólo en Él la propia esperanza (cf 2Cor 12,9).

Pero es importante destacar que la gracia de Dios no suprime o sofoca la libertad de quien afronta el martirio, sino que al contrario la mejora y la exalta: el mártir es una persona sumamente libre, libre frente al poder, al mundo; una persona libre, que en un único acto definitivo da a Dios toda su vida, y en un supremo acto de fe, de esperanza y de caridad, se abandona en las manos de su Creador y Redentor; sacrifica su propia vida para ser asociado totalmente al Sacrificio de Cristo en la Cruz. En una palabra, el martirio es un gran acto de amor en respuesta al inmenso amor de Dios.

Queridos hermanos y hermanas, como decía el miércoles pasado, probablemente nosotros no estamos llamados al martirio, pero ninguno de nosotros estáexcluido de la llamada divina a la santidad, a vivir de una manera elevada la existencia cristiana y esto implica tomar la cruz de cada día sobre uno mismo. Todos, sobre todo en nuestro tiempo en que parecen prevalecer egoísmo e individualismo, debemos asumir como primer y fundamental compromiso el de crecer cada día en un amor más grande a Dios y a los hermanos para transformar nuestra vida y transformar así también nuestro mundo. Por intercesión de los Santos y de los Mártires pidamos al Señor que inflame nuestro corazón para ser capaces de amar como Él nos ha amado a cada uno de nosotros.

 

 

Una visión espiritual del universo material

 

Una visión espiritual del universo material

 

Por Diana R. García B.

Desde el inicio de la humanidad el Sol, la Luna y las estrellas han sido más que una herramienta humana para medir el tiempo y las estaciones,  jugando un papel en el plano espiritual.

En la Iglesia primitiva los Padres de la Iglesia veían en el Sol y la Luna las figuras de Cristo y de su Iglesia. En palabras de san Ambrosio:

«De hecho la Iglesia no refulge con luz propia, sino con la luz de Cristo. Obtiene su esplendor del Sol de la Justicia, para poder decir después: vivo, pero ya no vivo yo, sino que vive en mí Cristo».

La grandeza del sol y demás astros no puede sino enseñar al hombre su insignificancia, pero al mismo tiempo el amor inmenso y gratuito que Dios le tiene, tal como escribió el salmista: «Cuando veo los cielos, obra de tus manos, la luna y la estrellas que has creado, digo: ¿qué es el hombre para que Te acuerdes de él, el ser humano para que lo cuides? » (Sal 8, 4-5).

Qué bueno que el hombre sienta asombro, respeto y hasta amor por lo que hay en el universo, puesto que todo eso es creación de Dios, y Dios no crea nada digno de ser odiado o despreciado. En el relato de la creación, cada vez que el Señor lleva a la existencia un nuevo elemento —el Sol, las estrellas, etcétera—, el autor sagrado anota estas palabras: «Y vio Dios que era bueno» (cfr. Gn 1, 1-25). Y si Dios es el único y legítimo dueño del universo, es obligación del hombre tratarlo con respeto.

Sin embargo, las desviaciones no han faltado; casi todas las culturas antiguas acabaron divinizando a simples criaturas, por lo que idolatraron al Sol, a la Luna y a los planetas (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno y Urano son nombres de los paganos dioses).

Por ejemplo, el Sol fue considerado un dios por los egipcios (Amón), los zapotecas (Pijetao), los asirios (Assur),  los mayas (Hu­nab-ku), los incas (Atacuju Huiracocha), los griegos (Helios), los hindúes (Surya), los japoneses (Amaterasu), los romanos (Apolo), los aztecas (Tonatiuh), los celtas (Lugh), etcétera.

Así, Dios explica en las Sagradas Escrituras por qué en tiempos del Antiguo Testamento no quería que se hicieran imágenes que lo representaran: «Tengan cuidado de ustedes mismos. Cuando el Señor les habló desde el fuego, en el Horeb, ustedes no vieron ninguna figura. No vayan a pervertirse, entonces, haciéndose ídolos de cualquier clase (…). Y cuando levantes los ojos hacia el cielo y veas el Sol, la Luna, las estrellas y todo el Ejército de los cielos, no te dejes seducir ni te postres para rendirles culto» (Dt 4, 15-19).

Y, justo lo contrario de lo que creían las primitivas culturas paganas, no es el ser humano el que depende del destino del Sol y demás cuerpos celestes, sino que en realidad son los cuerpos celestes—y  el universo entero— quienes dependen del destino del hombre.

Así lo revela la Palabra de Dios a través de san Pablo en su Carta a los Romanos cuando se refiere a la gloria futura:

«Toda la creación espera ansiosamente esta revelación de los hijos de Dios. Ella quedó sujeta a la vanidad, no voluntariamente, sino por causa de quien la sometió, pero conservando una esperanza. Porque también la creación será liberada de la esclavitud de la corrupción para participar de la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Sabemos que la creación entera, hasta el presente, gime y sufre dolores de parto»

(Rm 8, 19-22).

De esto habla santa Hildegarda, Doctora de la Iglesia. Explica que el Pecado Original no sólo afectó al resto de la especie humana, sino que, al fracturar el orden creado por Dios,  de hecho  se desequilibró todo el universo. El hombre y el cosmos se influyen recíprocamente; así todas las acciones humanas, tanto las buenas como las pecaminosas, condicionan el funcionamiento del universo.

 

 

DE LA MUERTE AL CIELO.

Leo J. Mart.

¿Por qué te da temor la muerte si te espera el cielo? Cuando la enfermedad nos amenaza con la muerte, o el desaliento nos invita a dar pie atrás para dejar de luchar, es bueno considerar un mucho en las maravillas que nos esperan en el reino de los cielos.

En el cielo, para los que han hecho méritos en esta tierra, hay dos clases de gloria: la Gloria esencial y la gloria accidental. Nos extenderemos en la maravillosa gloria accidental, que es la única que medio podemos imaginar, aunque nos quedaremos cortos.

Gloria esencial:

La gloria esencial, gozar de Dios, es tan grande esta gloria que no alcanzamos a imaginarla, lo único que sabemos es lo que nos cuenta Pablo de lo que él vio, y no nos dijo nada, pero nos dejó con ganas: < Ni ojo vio, no oído oyó, ni cabe en la imaginación del hombre las cosas que Dios tiene preparadas (para aquellos que son fieles)> 1 Corintios 2,9

La gloria esencial es gozar del amor de nuestro Padre celestial y de su Hijo Jesucristo. Confrontar Juan 17,3 En el cielo tendrás un gozo y paz que hace arder el corazón, como aquellos de Emaús ante la presencia de Jesús. Confrontar Lucas 24,32 y como la dicha que sintió Pedro en el Tabor ante la presencia celestial de Jesús, que dijo: < ¡Qué bueno es estar aquí¡ > Mateo 17,4 Es tan grande el gozo permanente que se siente en el cielo que Dios tiene que ponerte una escafandra especial para que no reviente el corazón: el llamado lumen glorie.

Gloria accidental:

Jesús nos dijo que en la casa de su Padre hay muchos palacios y que Él se iría a prepararnos el  palacio para nosotros poder vivir allá por siempre. Confrontar Juan 14,2 El Padre Dios ya nos había contado acerca de lo que nos tiene preparado: < Te he construido una casa majestuosa, un lugar donde vivas para siempre> 2 Crónicas 6,2 En el libro del Nuevo Testamento, Hechos de los apóstoles se nos dice que: <nos espera una Ciudad cuyo arquitecto y constructor es Dios> Hechos 11,10

Dios es buen arquitecto paisajista, hizo en esta tierra los amaneceres, los atardeceres, los lagos, los ríos, las montañas, las flores, el fondo del mar con variedad de peces, y no tiene nombre los paisajes del Reino de los cielos.

La gloria accidental es gozar de lo que quisiste gozar aquí en la tierra pero no pudiste o te privaste voluntariamente. En el cielo tendrás todas las riquezas que no alcanzaron a tener los ricos de la tierra. En el cielo tendrás todos los honores que no alcanzaron a tener los honorables de la tierra. En el cielo tendrás todos los poderes que no alcanzaron a tener  los poderosos de la tierra. En el cielo tendrás la figura alta y hermosa que no alcanzaron a tener los hermosos de la tierra. Y te deleitarás viendo rostros angelicales que nunca imaginaste. En el cielo tendrás juventud perenne, sin asomos de arrugas ni vejez. En el cielo tendrás hermosas vestiduras que no se conocen en la tierra y cada día podrás cambiar tus vestimentas sin que estas se acaben ni se agoten. En el cielo podrás lucir joyas preciosas y coronas de oro puro. < Al vencedor se le dará la corona de la vida> Apocalipsis 3,21 En el cielo podrás comer en la mesa celestial ricos manjares que no se conocen en la tierra y beber vinos añejos al lado de Jesús. < Ya no beberé más de este vino, hasta que lo beba con vosotros en el reino de mi Padre> Mateo 26,29 En el cielo podrás tener todos los dones y talentos que quisiste tener en esta tierra, tendrás hermosa voz para cantar, tendrás aptitud para tocar todos los instrumentos musicales, tendrás aptitud para pintar obras de arte. Tendrás aptitud para manejar con precisión todos los instrumentos electrónicos. En el cielo escucharás lindas canciones entonadas por el coro de los ángeles. En el cielo escucharás la música celeste. Tendrás aptitud para todos los movimientos de gimnasia, todos los bailes y todos los deportes. En el cielo podrás conocer todas las ciencias y todos los conocimientos que quisieron tener los científicos de la tierra. En el cielo podrás conocer todos los misterios ocultos del cielo y de la tierra.

En el cielo podrás construir las grandes construcciones que quisiste construir en esta tierra. En el cielo le dirás al monte que se arroje al mar y te obedecerá. En el cielo le dirás al mar que se abra en dos y en dos se partirá. En el cielo podrás caminar sobre las aguas del mar y ya no te hundirás. En el cielo podrás volar como las aves, nadar como los peces y correr como los animales más veloces.

En el cielo el sistema de comunicación y de trasporte es el pensamiento. En menos de un segundo podrás darle la vuelta al mundo y a todas las estrellas. En cielo podrás sumergirte en el fondo del mar para contemplar todos los peces sin necesidad de tanques de oxígeno. En el cielo podrás penetrar el fondo de la tierra y el centro del sol sin que te quemes, porque el vestido de la carne ya no existe. En el cielo podrás viajar a Marte y a la luna, y a los otros planetas desconocidos por los hombres de la tierra. En el cielo podrás viajar sentado entre las nubes.

En el cielo podrás estar rodeado de tus amigos entrañables y de tus seres más queridos, porque en la patria celestial todos son amigos entrañables y seres muy queridos.

En el cielo podrás tener un palacio servido por muchos sirvientes, los ángeles del cielo, y decorado con muebles y obras de arte que no se conocen en la tierra. El área del terreno celestial es muy grande y allí podrás sembrar todos los árboles frutales, y las flores que había en el paraíso terrenal, y podrás tener todos los animales que te gusten, advirtiendo que las fieras serán como perrillos mansos y todos estarán a tu servicio. Los caballos del reino de los cielos ya está domados y todos son de paso fino y a la vez dan salto alto, tan alto que se elevan hasta el cielo. Los carruajes del reino de los cielos no se conocen en la tierra. Los coches de lujo y los aviones que tienen las almas en el cielo no tienen comparación con los de los poderosos de la tierra.

Las noches en el cielo donde ya no hay noche oscura, están adornadas de luces artificiales que ningún polvorero de la tierra imaginó.

En el cielo podrás dormir un sueño eterno, porque allá todo es un sueño que nunca soñaste en esta tierra. La más rica imaginación no alcanza de vislumbrar lo que en el cielo nos espera. Un detalle para tenerlo muy presente: esta felicidad y gozo y paz y dicha, no terminará nunca jamás...

 Pero tenlo muy presente:

< Es necesario pasar por muchas tribulaciones para entrar en el reino de los cielos > Hechos de los apóstoles 14,22 ¡Vale la pena sufrir un poco aquí para gozar eternamente allá¡ <Solamente al que es fiel (en medio de las grandes pruebas) se le dará la corona de la vida> Apocalipsis 2,11 Lo bueno no se consigue fácilmente y la excelencia se logra con una gran exigencia.

Recuerda: al cielo solamente podrás entrar si te comprometes seriamente en esta corta vida con el seguimiento de Jesús: < El que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí> Mateo 10, 38  < El que no está conmigo está contra mí> Mateo 12,30

Pero: < El que da pie atrás no es digno de entrar en el reino de los cielos> Lucas 9,26

Y no te engañes:

<¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.…> 1Corintios 6,9

leojmart@gmail.com

 

 

NOTICIAS FALSAS Y MAS
Ing. José Joaquín Camacho                                              

Siglo 21, sábado 11 agosto 2018

    Hace unos días se vivió el proceso completo de cómo como corren las noticias falsas por las redes y sus consecuencias en la calle. El pasado jueves, un vendedor ambulante en Madrid, sufrió un ataque de epilepsia. Dos policías municipales acuden a atenderle tras el aviso de su acompañante, y llaman a los servicios médicos de urgencia. Sin embargo, pese a las labores de reanimación, el hombre muere de un paro cardíaco.
Al poco tiempo, comienza a correr en las redes sociales una versión de los hechos que aseguraba que el hombre había fallecido por causa de una persecución policial. Algunos
grupos protagonizan disturbios: se enfrentan a la policía, lanzan adoquines, queman contenedores, saquean algunas sucursales bancarias… La noche acaba con una veintena de heridos. Al día siguiente, la información contrastada comienza a surgir: todos los disturbios se han originado por una noticia falsa. Y muchos allá se plantean: como responder a la  pregunta: ¿cómo podemos crear una cultura de la información que valore y promueva la verdad?
    Aunque surge un tema más amplio y conexo: es la necesidad de que en los medios de comunicación se publiquen y defiendan los valores fundamentales que consolidan la sociedad.
    Centrándonos en esto, un punto si es claro: sin principios éticos, la sociedad queda sin fundamento. Son principios innegociables. Puede uno vivirlos o no en su  vida privada, pero no maltratarlos en la vida social. Hay que cambiar de mentalidad: una persona que interviene en la vida social -un político, un publicista…- afecta a la sociedad en que se desenvuelve. Y, además, a todos, nos corresponde la defensa de esos valores.  por eso, cuando detectamos saqueadores de  nuestros valores morales y culturales, la respuesta debe ser–siempre- la reacción positiva de los ciudadanos.
    En el fondo estamos hablando de algo que con más frecuencia usamos, y está llamado a inspirar las leyes. Es la ley natural que recoge criterios éticos que preceden incluso a nuestras diferencias de credo, cultura. Su vigencia, podríamos decir que la ley natural la llevamos puesta, por el solo hecho de ser humanos, y la ley natural es más democrática que la misma democracia, y constituye incluso la base para un auténtico "diálogo de civilizaciones". Es como una gramática común, que permite entendernos –poder entendernos- a todos los seres humanos.
Hay que defender la verdad, cuando en los medios de comunicación –también en la publicidad-se difunden valores que pervierten a las personas, por ejemplo cuando se oscurece la verdad sobre la familia, fundada sobre el matrimonio,  o seguir defendiendo la vida, los derechos del no nacido y el derecho de los padres a educar a sus hijos, por todos los medios al alcance. No olvidemos que estamos ante un ataque impulsado por algunos organismos internacionales, cuya meta es lograr una deformación de la sociedad, desintegrando nuestros valores. Esto es asunto de cada uno de nosotros: salirse del rebaño.
Hay que ser optimistas: la verdad acaba por imponerse, porque está  inserta en la naturaleza humana: por eso podemos..,

 

 

Pesca en veleros artesanales: Patrimonio Cultural

Escribe: ALFREDO PALACIOS DONGO

Ver mi blog  www.planteamientosperu.com

El pasado día 3 se oficializó en el diario El Peruano (Resolución 117-2018-VMPCIC-MC) la declaración de Patrimonio Cultural de la Nación a los conocimientos, saberes y prácticas asociadas a la navegación y pesca tradicional con veleros artesanales en las caletas de Cabo Blanco y El Ñuro, en Talara, región Piura, donde botes y balsas a velas operan tradicionalmente, pero además esta práctica se extiende a zonas de fuerte viento, en Los Órganos, Lobitos, Máncora, Sechura, Punta Sal y Zorritos, que se encuentran dentro del ámbito del mar tropical peruano.

Estas embarcaciones a velas, conocidas desde épocas prehispánicas eran usadas por la civilización andina en botes construidos de madera balsa con velas de algodón (o totora en balsas del mismo material del altiplano) han perdurado durante siglos y generaciones a través de transmisiones de conocimiento, como herencia cultural, de familiares y antiguos pescadores artesanales, sobre técnicas de pesca, manejo de velas en el mar para, sin uso de motor y solo con remos, dominar con habilidad los secretos de los fuertes vientos y corrientes, y también, para la construcción de embarcaciones y velas, la que actualmente se nutre de nuevos implementos y materiales.

El 27 de junio pasado, como acto simbólico entre tradición y modernidad en uso de velas, pescadores artesanales de Cabo Blanco con botes de pesca a vela, saludaron y escoltaron una milla a nuestro buque escuela a vela BAP Unión (embajador itinerante del Perú en el mundo) durante su navegación rumbo a Guayaquil, Ecuador en su travesía en viaje de instrucción VIEX-2018. Asimismo, el 29 de junio, por el día del pescador, se realizó en Cabo Blanco la tercera edición de la “Regata del siglo 2018” donde participaron 30 veleros artesanales de Lobitos, El Ñuro, Talara y Los órganos.

Bajo este panorama, la importancia de esta declaración de Patrimonio Cultural de la Nación de la navegación con veleros artesanales, es que pone en valor este tipo de pesca que, a diferencia de la pesca masiva, preserva una tradición ancestral y opera en armonía con la naturaleza y su entorno marítimo, y además, impulsa la creación de la primera área protegida del Perú, la Reserva Nacional Mar Tropical de Grau (115,000 hectáreas), la zona marítima más productiva del país que concentra 72% de especies del litoral, presenta alta productividad, abastece 40% de producción pesquera, y brinda 50% de recursos para exportación y especies de consumo humano directo.

 

 

Es justo y conveniente

Es justo y conveniente que los beneficios de la recuperación económica lleguen al bolsillo de los trabajadores, después de los sacrificios asumidos en materia salarial durante la crisis. Para facilitarlo es importante que el Gobierno no caiga en una apresurada voracidad fiscal dirigida a las empresas, que ponga en peligro la creación de empleo de calidad y el incremento de los salarios.

Parece que al gobierno de Sánchez no le salen las cuentas debido a los nuevos compromisos que incrementan el gasto público. Pienso que sería un profundo error que tratase de cuadrarlas a costa de la productividad, las nuevas inversiones y la competencia empresarial.

Pedro García

 

 

Eutanasia universal y gratuita

La Proposición de ley de la eutanasia universal y gratuita habla de administración directa de una sustancia a una persona que lo haya requerido, y que cause su muerte, o dársela para que se autoadministre su propia muerte.

Como dicen los expertos para los cuidados paliativos, la ley de la eutanasia es la peor solución pues elimina personas que no la desean, y es una amenaza para los más enfermos mayores o jóvenes. El caso reciente de una doctora del Gosport War Memorial del sur de Inglaterra que aplicó la eutanasia a más de cuatrocientos pacientes, directamente o dando instrucciones para que “se sientan cómodos”, más otras doscientas muertes todavía no aclaradas. Y casos semejantes se han dado en Bélgica y Holanda durante años, en una atmósfera de solución terminal aplicada al amparo de una ley de eutanasia. ¿Es esa la muerte que nos espera?

Jaume Catalán Díaz

 

 

¿Hablamos de Castidad?

En el documento que recoge las propuestas de la reunión con jóvenes en preparación del Sínodo sobre “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, y en el epígrafe “La búsqueda del sentido de la existencia”, se puede leer ente otros el siguiente párrafo:

“Suele haber bastante desacuerdo entre los jóvenes, tanto dentro como fuera de la Iglesia, sobre algunas de sus enseñanzas que hoy en día son especialmente polémicas. Ejemplos de éstas son la contracepción, el aborto, la homosexualidad, el concubinato, el matrimonio y cómo el sacerdocio es percibido en diferentes realidades en la Iglesia. Es importante hacer notar que, independientemente del nivel de compresión que se tenga sobre la enseñanza de la Iglesia, sigue habiendo desacuerdo y discusión entre los jóvenes acerca de éstos temas polémicos. Como resultado, muchos jóvenes quisieran que la Iglesia cambie su enseñanza o, al menos, desearían tener acceso a una mejor explicación y formación en estas cuestiones”. Después de leer la nota cabe preguntarse ¿Hablamos de castidad?

 

 

De valores éticos y cívicos

El gobierno creará una asignatura obligatoria de valores éticos y cívicos, un espejo de la educación para la ciudadanía. Es una materia que puede deslizarse por la pendiente de la imposición de una Ética de Estado. Respecto a la educación concertada, Celáa se ha mostrado contraria a los colegios que apuestan por el sistema de educación diferenciada y ha añadido una peligrosa propuesta que puede traer consecuencias negativas para la concertada: el Ejecutivo modificará el artículo 109 de la Lomce que fija la previsión de plazas de la concertada “por demanda social”. En definitiva se posterga el derecho a la libre elección de centro por parte de las familias, frente a la planificación ideológica de las administraciones. Los madrugadores anuncios del gobierno de Sánchez hacen aún más difícil un pacto de Estado por la educación, mientras se agudizan los errores de anteriores gobiernos socialistas.

Juan García.

 

 

VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (y 8)

 

            Hemos llegado a nuestro hotel ya bien entrada la tarde y antes de bajar del autocar, se nos indica una hora para reunirnos todos en el hall del mismo, vestidos con traje cómodo (se nos dice) pues marcharemos a un lugar, dónde se celebra una fiesta típicamente alemana y en la que se nos promete, lo pasaremos muy bien, ya que para nosotros, será una despedida cordial y en ella seremos agasajados y así será, pues.

            Llegada la hora se nos recoge y somos llevados a un lugar, que se nos dice es típico en Frankfurt. Se trata de una gran cervecería, dotada con unos enormes salones y dónde hay grandes y abundantes mesas realizadas en fuerte madera, en la que existen bancos de igual material y en ellos, el público se sienta para beber en grandes jarras típicas alemanas, que son de una cerámica blanca y que sirven llenas de cerveza. El salón debe datar del pasado siglo y sin embargo, tiene un “algo” que atrae, pues tiene un calor humano que se nota y el ambiente que allí existe, invita a participar, pues todo el mundo (hay gran afluencia) está alegre y contento y ya algunas parejas bailan, en la pista existente en lugar central. Baile que es amenizado por una orquesta compuesta por media docena de músicos, uno de los cuales interpreta con un acordeón y logran un ambiente musical muy agradable y muy lejano de lo que se denomina “música moderna” que para mí resulta muchas veces, insufrible por su estruendo o estridencia. Aquí vamos a pasar unas horas muy agradables, celebrando una abundante cena fiambre, dónde abundan los “productos del cerdo”[1] en diferentes formas y preparaciones, todo ello y es claro, regado con la cerveza que cada cual puede beber, pues no hay cortapisa. Aquí la cerveza está al alcance de todo el mundo... el vino no, en absoluto.

            Bebiendo, comiendo, cantando incluso y bailando todo el que quiere... pues se come y se bebe más, ya que el continuo ejercicio invita a ello y la verdad, terminamos la fiesta y nada sentimos de embriaguez, ninguno de los que vamos en el grupo, los que eso sí... cansados, llegamos al hotel y dormiremos como “unos benditos”. Estos alemanes saben divertirse sanamente y bien, al menos es la sensación que me da la experiencia vivida aquí, puesto que ya alegre la concurrencia, unos confraternizan con otros y cantan y bailan en grupo y todo ello en muy buena armonía... que verdad aquella de nuestro acervo cultural... “en barriga llena no hay pena”. Y al ser éstas zonas frías y brumosas y de abundantes lluvias, pues es claro que estos ágapes y confraternizaciones, tienen que ser necesarios y abundantes la mayor parte del año.

            En el hotel encontraremos un lote de productos de cosmética, el que es un obsequio de la marca y que llevaremos a casa como tal, mi esposa agradecerá ello, pues es una marca acreditada y de cierto precio.[2]

            Al día siguiente es el regreso a España y de nuevo volaremos desde Frankfurt a Barcelona y desde allí, suponíamos que a Granada; pero al llegar a la ciudad condal, e intentar cerrar el vuelo (que imprevisoramente no cerramos al partir, por si nos apetecía quedarnos en Barcelona) no hay billete, por tanto y cómo ni mi padrastro ni yo, queremos demorar más el viaje, subimos en un vuelo de los denominados, “puente aéreo” y que unen Barcelona y Madrid y llegamos a la capital de España, con la intención de coger un tren y regresar a Granada, puesto que en aquel aeropuerto dejamos mi automóvil... tendremos que vivir una pequeña odisea, pues no hay trenes hasta el correo de la noche y en él subimos... pasando una noche... “inolvidable por lo incómoda” y en la que incluso, hay una avería en el trayecto que va desde Linares-Baeza a Granada, por lo que quedamos parados en medio de la vía, un par de horas; y menos mal que se soluciona ello, pero aun así, cuándo y por fin llegamos a Granada, es ya muy avanzado el día, subimos a un taxi y marchamos al aeropuerto, dónde afortunadamente en la explanada del mismo, dónde hay un aparcamiento y sin vigilancia alguna, ha permanecido el automóvil y nadie lo ha tocado[3] en éstos seis o siete días en que hemos estado ausentes.

            Felizmente realizamos el viaje de regreso, desde aquel punto (aeropuerto) que se encuentra en el municipio de Santafé (a unos 10 Km. de Granada) hasta nuestra ciudad; Jaén y a la que añorábamos llegar cuanto antes... pues es verdad aquello de que... “cómo en la casa de uno... en ningún lugar”. Fue mi primer viaje al extranjero y un viaje muy interesante, por cuanto en el mismo aprendí, que es a mi entender, el principal aliciente que debemos buscar en cualquier viaje a lugares desconocidos... o incluso conocidos de antemano, puesto que siempre se aprende algo nuevo e interesante, si se va, predispuesto a ello.

 

            Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (Aquí más temas)

Jaén: 11 de Agosto del 2018

 


[1]  En la alimentación o cocina alemana, entra con profusión la carne de cerdo, la patata, la col y otras verduras, así como la mantequilla, leche de una excelente calidad y variedad de quesos; así como el embutido con dicha carne y que lo realizan de múltiples maneras, destacando sus famosas salchichas, que igualmente son muy bien fabricadas y con múltiples preparaciones y sabores. Igualmente el pan es excelente y lo fabrican de infinidad de variedades y colorido que va desde el blanco al negro, todo lo indicado y saboreado por mí, es bastante agradable y bueno de comer y paladear, si bien, entiendo, que... degustarlo años y años, debe ser monótono. Una vez más hay que destacar nuestra cocina de España (toda España) que es lo mejor que yo he degustado en mi vida y cuando esto escribo, ya he viajado por bastantes lugares del mundo, en estos 26 años transcurridos desde este viaje.

[2] La marca, creo recordar que es o era entonces la denominada: “Ellen Betrik” (más o menos, pues cito de memoria”) y la que por su precio, no era vendida en todos los comercios de perfumería.

[3] Sí... hoy,  más de 26 años después (escribo en enero del 2003) no se concibe ello, pero fue verdad. Aquel automóvil, que ciertamente era singular, pues se trataba de un “Dodge Dart 3700”, nuevo, puesto que fue “estrenado” en enero del año anterior (1976); estaba incólume, cosa que hoy no comprendería quién no hubiese vivido esa experiencia. Lo que tristemente nos dice, el deterioro del denominado “orden público”, pues el año 2002 y sólo en la ciudad de Linares (Jaén) han sido quemados en la vía pública... “con nocturnidad y alevosía”, varias decenas de automóviles y más cantidad aún, de contenedores de basuras... por simple capricho de gentuza incalificable y que campa por sus respetos, en esos actos vandálicos y delictivos, pero que no controlan las denominadas “autoridades”, lo que ya preocupa enormemente al español de... “toda España”: A.G.F.