Las Noticias de hoy 17 Octubre 2016

 

                    Ideas Claras

DEINTERES PARA HOY    lunes, 17 de octubre de 2016   

Indice:

Newsletter Diario

Papa en el Ángelus: "Que el ejemplo de los nuevos santos sostenga el empeño de cada uno en los ámbitos de trabajo y servicio"

Papa: los nuevos Santos vencieron la paz con la oración siguiendo a Jesús

Nuevos Santos canonizados por el Papa Francisco

Martes de la semana 29 de tiempo ordinario; año par: Llucià Pou Sabaté

“La escondida maravilla de la vida interior”: San Josemaria

El Prelado, en Estonia y Finlandia

La misión educativa de la familia (I): M. Díez

Amoris laetitia en cuatro palabras: Ramiro Pellitero

La verdad no sabe mentir: Pedro Beteta

A vueltas con la ideología de género: Ernesto Juliá

SINCERO RECONOCIMIENTO DESDE ECUADOR: Isidro García Robles

La importancia del español: Alejo Fernández Pérez

En el Día Mundial de la Mujer Rural: Jesús Domingo Martínez

RECONOCER DERECHO Y ACEPTARLO: José Joaquín Camacho                                             

Nuestra desalentada Biblioteca Nacional: ALFREDO PALACIOS DONGO

Lograr metas exitosas y duraderas con sufrimiento.: Jesús Martínez Madrid

Los musulmanes deben gozar de plena libertad religiosa: Pedro García

“Permiso, gracias, perdón”,: Domingo Martínez Madrid

Pensamientos y reflexiones 128: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

Con el mayor afecto. Félix Fernández

 

 

Newsletter Diario

 

 

 

 

 

 

Papa en el Ángelus: "Que el ejemplo de los nuevos santos sostenga el empeño de cada uno en los ámbitos de trabajo y servicio"

Angelus de Papa Francisco durante las canonizaciones - RV

16/10/2016 11:46

SHARE:

 

 Después de haber canonizado a los 7 nuevos Santos, Papa Francisco a la hora del Ángelus del tercer domingo de octubre, se dirigió a los fieles presentes en la plaza de San Pedro y saludó a los peregrinos llegados desde diferentes países, “Al terminar esta celebración -dijo el Obispo de Roma- deseo saludar cordialmente a todos vosotros, que desde diferentes países habéis venido para rendir homenaje a los nuevos Santos. Un saludo especial va para las delegaciones de Argentina, España, Francia, Italia y México. Que el ejemplo y la intercesión de estos luminosos testimonios sostenga el compromiso de cada uno en los respectivos ámbitos de trabajo y de servicio, por el bien de la Iglesia y de la comunidad civil”.

Francisco recordó que este lunes se celebra la Jornada Mundial contra la pobreza, “Unamos nuestra fuerzas, morales y económicas, para luchar juntos contra la pobreza que degrada, ofende y asesina tantos hermanos y hermanas, poniendo en acto políticas serias para la familia y el trabajo”.

Finalmente pidió afiar a la Virgen María cada una de nuestras intenciones, "sobre todo la paz".

 

 

Papa: los nuevos Santos vencieron la paz con la oración siguiendo a Jesús

Las reliquias de los nuevos Santos proclamados por el Papa Francisco - RV

16/10/2016 10:58

SHARE:

 

José Sánchez del Río, Manuel González García, José Gabriel del Rosario – ‘el cura Brochero’- , Salomón Leclerq, Alfonso María Fusco, Luis Pavoni e Isabel de la Santísima Trinidad alcanzaron la meta de la santidad afianzados «en la promesa de Jesús en el Evangelio: Dios hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche» (cfr. Lc 18,7). Lo dijo el Papa Francisco en su homilía, en la Santa Misa con el rito de canonización de los siete nuevos Santos de la Iglesia universal.

Con las lecturas del XXIX Domingo del Tiempo Ordinario, centradas en la oración, el Obispo de Roma hizo hincapié en que «ellos han alcanzado la meta, han adquirido un corazón generoso fiel, gracias a la oración: han orado con todas sus fuerzas, han luchado y han vencido».

«Es el estilo de vida espiritual que nos pide la Iglesia: no para vencer la guerra sino para vencer la paz», destacó el Papa, recordando que «hay que orar siempre sin desanimarse», (Lc, 18,1) «como Jesús nos enseña también en el Evangelio de hoy».  Ante el cansancio que todos podemos sentir, el Santo Padre recordó que «no estamos solos».

«Somos miembros del Cuerpo de Cristo, la Iglesia, cuyos brazos se levantan al cielo día y noche gracias a la presencia de Cristo resucitado y de su Espíritu Santo. Y sólo en la Iglesia y gracias a la oración de la Iglesia podemos permanecer firmes en la fe y en el testimonio», volvió a reiterar el Santo Padre, poniendo de relieve que «orar no es refugiarse en un mundo ideal, no es evadir a una falsa quietud».

Recordando a los nuevos santos, que «combatieron con la oración la buena batalla de la fe y del amor» y «por ello han permanecido firmes en la fe con el corazón generoso y fiel», el Papa Francisco concluyó su homilía con el anhelo de que, «con su ejemplo y su intercesión, Dios nos conceda también a nosotros ser hombres y mujeres de oración; gritar día y noche a Dios, sin cansarnos; dejar que el Espíritu Santo ore en nosotros, y orar sosteniéndonos unos a otros para permanecer con los brazos levantados, hasta que triunfe la Misericordia Divina».

(CdM – RV)

Voz y texto de la homilía completa del Papa Francisco:

Al inicio de la celebración eucarística de hoy hemos dirigido al Señor esta oración: «Crea en nosotros un corazón generoso y fiel, para que te sirvamos siempre con fidelidad y pureza de espíritu» (Oración Colecta).

Nosotros solos no somos capaces de alcanzar un corazón así, sólo Dios puede hacerlo, y por eso lo pedimos en la oración, lo imploramos a él como don, como «creación» suya. De este modo, hemos sido introducidos en el tema de la oración, que está en el centro de las Lecturas bíblicas de este domingo y que nos interpela también a nosotros, reunidos aquí para la canonización de algunos nuevos Santos y Santas. Ellos han alcanzado la meta, han adquirido un corazón generoso y fiel, gracias a la oración: han orado con todas las fuerzas, han luchado y han vencido.

Orar, por tanto, como Moisés, que fue sobre todo hombre de Dios, hombre de oración. Lo contemplamos hoy en el episodio de la batalla contra Amalec, de pie en la cima del monte con los brazos levantados; pero, en ocasiones, dejaba caer los brazos por el peso, y en esos momentos al pueblo le iba mal; entonces Aarón y Jur hicieron sentar a Moisés en una piedra y mantenían sus brazos levantados, hasta la victoria final.

Este es el estilo de vida espiritual que nos pide la Iglesia: no para vencer la guerra, sino para vencer la paz.

En el episodio de Moisés hay un mensaje importante: el compromiso de la oración necesita del apoyo de otro. El cansancio es inevitable, y en ocasiones ya no podemos más, pero con la ayuda de los hermanos nuestra oración puede continuar, hasta que el Señor concluya su obra.

San Pablo, escribiendo a su discípulo y colaborador Timoteo le recomienda que permanezca firme en lo que ha aprendido y creído con convicción (cf. 2 Tm 3,14). Pero tampoco Timoteo no podía hacerlo solo: no se vence la «batalla» de la perseverancia sin la oración. Pero no una oración esporádica e inestable, sino hecha como Jesús enseña en el Evangelio de hoy: «Orar siempre sin desanimarse» (Lc 18,1). Este es el modo del obrar cristiano: estar firmes en la oración para permanecer firmes en la fe y en el testimonio. Y de nuevo surge una voz dentro de nosotros: «Pero Señor, ¿cómo es posible no cansarse? Somos seres humanos, incluso Moisés se cansó». Es cierto, cada uno de nosotros se cansa. Pero no estamos solos, hacemos parte de un Cuerpo. Somos miembros del Cuerpo de Cristo, la Iglesia, cuyos brazos se levantan al cielo día y noche gracias a la presencia de Cristo resucitado y de su Espíritu Santo. Y sólo en la Iglesia y gracias a la oración de la Iglesia podemos permanecer firmes en la fe y en el testimonio.

Hemos escuchado la promesa de Jesús en el Evangelio: Dios hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche (cf. Lc 18,7). Este es el misterio de la oración: gritar, no cansarse y, si te cansas, pide ayuda para mantener las manos levantadas. Esta es la oración que Jesús nos ha revelado y nos ha dado a través del Espíritu Santo. Orar no es refugiarse en un mundo ideal, no es evadir a una falsa quietud. Por el contrario, orar y luchar, y dejar que también el Espíritu Santo ore en nosotros. Es el Espíritu Santo quien nos enseña a rezar, quien nos guía en la oración y nos hace orar como hijos.

Los santos son hombres y mujeres que entran hasta el fondo del misterio de la oración. Hombres y mujeres que luchan con la oración, dejando al Espíritu Santo orar y luchar en ellos; luchan hasta el extremo, con todas sus fuerzas, y vencen, pero no solos: el Señor vence a través de ellos y con ellos. También estos siete testigos que hoy han sido canonizados, han combatido con la oración la buena batalla de la fe y del amor. Por ello han permanecido firmes en la fe con el corazón generoso y fiel. Que, con su ejemplo y su intercesión, Dios nos conceda también a nosotros ser hombres y mujeres de oración; gritar día y noche a Dios, sin cansarnos; dejar que el Espíritu Santo ore en nosotros, y orar sosteniéndonos unos a otros para permanecer con los brazos levantados, hasta que triunfe la Misericordia Divina.

 

Nuevos Santos canonizados por el Papa Francisco

José Sánchez del Río, Manuel González García y el cura Brochero entre los nuevos santos proclamados por el Papa - RV

16/10/2016 09:38

SHARE:

 

El Papa Francisco pronunció la tradicional fórmula en latín y proclamó siete nuevos Santos para  Iglesia universal: José Sánchez del Río; Manuel González García, José Gabriel del Rosario – ‘el cura Brochero’- ; Salomón Leclerq; Alfonso María Fusco; Luis Pavoni e Isabel de la Santísima Trinidad.

Una abarrotada Plaza de San Pedro vivió con intensa emoción el momento solemne, escuchando las palabras del Papa y respondiendo con un ferviente Amén, sellado por un gran aplauso y aclamando al Señor con el canto del Jubilate Deo:

«En honor de la Santísima e Indivisible Trinidad, para exaltación de la Fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, y la Nuestra, después de la debida reflexión y la oración frecuente implorando la asistencia divina, y después de haber oído el parecer de muchos de nuestros hermanos en el episcopado, declaramos y definimos Santos a los Beatos

Salomón Leclerq

José Sánchez del Río

Manuel González García

Luis Pavoni

Alfonso María Fusco

José Gabriel del Rosario Brochero

e Isabel de la Santísima Trinidad

y los inscribimos en el Libro de los Santos, decretando que en toda la Iglesia ellos  sean venerados entre los Santos. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo».

 

 

Martes de la semana 29 de tiempo ordinario; año par

Jesús nos pide vigilancia, llena de confianza: vivir de esperanza, estar en vela, en fidelidad, edificando su cuerpo que es la Iglesia.

“En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo. Y, si llega entrada la noche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos»” (Lucas 12,35-38).

1. Jesús, quiero aprender lo que nos dirás estos días sobre la vigilancia, esa actitud de espera activa y despierta que nos pides:

-“Jesús decía: "Poneos el traje de trabajo" -"llevad ceñida la cintura"- y "mantened las lámparas encendidas". Llevar puesto el delantal es estar presto para el trabajo: es el "uniforme" de servicio; también el atuendo del viajero el que llevaban los judíos para celebrar la Pascua: el viaje del éxodo. Dispuestos a salir de viaje ("con las maletas preparadas").

Tener la lámpara encendida, es estar siempre a punto, incluso durante la noche, como las cinco muchachas prudentes que esperaban al novio. Con el aceite de la fe, de la esperanza y del amor. Mirar hacia delante. Ayer se nos decía que no nos dejáramos apegar a las riquezas, porque nos estorbarán en el momento decisivo. Hoy, que vigilemos. Es sabio el que vive despierto y sabe mirar al futuro. No porque no sepa gozar de la vida y cumplir sus tareas del "hoy", pero sí porque sabe que es peregrino en esta vida y lo importante es asegurarse su continuidad en la vida eterna. Y vive con una meta y una esperanza. En las cosas de aquí abajo afinamos mucho los cálculos: para que nos llegue el presupuesto, para conseguir éxitos comerciales o deportivos, para aprobar el curso. Pero ¿somos igualmente espabilados en las cosas del espíritu? "Dichosos ellos, si el amo los encuentra así". Y escucharemos las palabras que serán el colmo de la felicidad: "muy bien, siervo fiel, entra en el gozo de tu Señor". Y nos sentará a su mesa y nos irá sirviendo uno a uno (J. Aldazábal).

Señor, quieres que estemos en alerta constante, siempre prestos a la acción y preparados para servir día y noche. ¿Estoy yo preparado para servir en todo instante, en todo momento?

-“Pareceos a los que aguardan a que su amo vuelva de la boda para, cuando llegue, abrirle en cuanto llame”. Nos hablas de una llegada de "improviso", oculta... ¿Estoy siempre a punto de recibir a Jesús? "Vienes" de muchas maneras:

- en tu Palabra, propuesta cada día, esta allí... ¿Soy fiel a la oración?

- estás en todo hombre que necesita de mí... "he tenido hambre, estaba solo..."

- en la Iglesia y lo que me propone, estas allí... "quien a vosotros escucha, a mí me escucha..."

- en los acontecimientos, "signos de los tiempos", que es preciso descifrar, estas allí...

- en mis alegrías y mis penas, en mi muerte y en mi vida estas allí. Los hijos vuelven de la escuela: es Jesús quien viene y espera mi disponibilidad. Un colega viene a pedirme que le eche una mano: es Jesús quien viene. Se me invita a una reunión importante para participar en la vida de la escuela, de la empresa, de la colectividad, de la Iglesia... ¿me quedaré tranquilo en mi rincón? Estoy preparando la comida... Trabajo en mi oficina, en mi despacho, en mi taller... Acepto una responsabilidad que se me confía... Es Jesús que viene y al que hay que recibir.

-“Dichosos esos criados si el Amo al llegar los encuentra "en vela"”. Velar, en sentido estricto, es renunciar al sueño de la noche, para terminar un trabajo urgente, o para no ser sorprendido por un enemigo... En un sentido más simbólico, es luchar contra el entorpecimiento, la negligencia, para estar siempre en estado de disponibilidad. ¡Dichosos! ¡Dichosos ellos! (Noel Quesson)

-“Os aseguro que el Amo se ceñirá el delantal, los hará recostarse y les servirá uno a uno”. Es cosa inaudita que el amo haga eso con sus siervos. Tanto en los momentos grandes como el momento de nuestra propia muerte –en hora imprevista- como para la venida cotidiana del Señor a nuestras vidas, en su palabra, en los sacramentos, en los acontecimientos, en las personas. Si estamos despiertos, podremos aprovechar su presencia. Si estamos adormilados, ni nos daremos cuenta.

2. San Pablo nos habla de la reunión de paganos y judíos y la única Iglesia de Dios. Cristo es "paz". Inaugura una nueva humanidad en la que todos somos iguales, y reconciliados con Dios. Cristo es la piedra angular del edificio:

-“Hermanos, recordad como en otro tiempo, estabais lejos del Mesías, excluidos de la comunidad de Israel y extraños a las alianzas, sin esperanza y sin Dios en el mundo”. En otro tiempo existían los "privilegiados" y los no «privilegiados». Y estaba prohibido a los «goyims» -naciones paganas- atravesar el recinto del Templo que les estaba reservado... bajo pena de muerte. Este desprecio de los «paganos» había suscitado a su vez un anti-judaísmo muy generalizado. Perdón, Señor, por nuestras estrecheces y por nuestras exclusiones…

-“Es El, Cristo, nuestra «paz». De los dos, Israel y «gentiles» ha hecho un solo pueblo”. Por su carne resucitada derribó el muro que los separaba, el odio, suprimiendo las prescripciones jurídicas de la ley... El japonés que en el sótano del hospital murió cuando el tsunami arreglando la electricidad, dando la vida para la salvación de muchos, pudo encontrar a Jesús ahí, sin conocerle, como también podemos nosotros que lo conocemos.

Uno de los frutos esenciales de la redención es la unidad, la paz, la supresión de los racismos, la destrucción de los «muros que separaban a los hombres entre sí». Y esto es simbolizado por Pablo por la coexistencia en el seno de la misma Iglesia de cristianos procedentes de Israel y cristianos venidos del paganismo. Hoy, en nuestro mundo actual, en nuestra Iglesia actual ¿cuáles son los riesgos y los puntos de ruptura, los puntos por los que el odio se infiltra?

-“Cristo quería reunir a unos y otros en la paz y crear en El «un solo hombre nuevo»”. Unos y otros, reunidos en un «solo cuerpo» quería reconciliarlos con Dios por la cruz. Estamos invitados por ti, Jesús, a tener un mismo Padre, en fraternidad con los demás… Haz que comulgue con tu voluntad, Señor. Entrar en la aventura del amor que «agrupa» que «hace la paz», que «reconcilia», que «reúne»... esto cuesta la sangre de la cruz. No es una empresa fácil. ¡Señor! ¡Haznos constructores de paz, constructores de amor!

-“En su persona dio muerte a la enemistad”. Señor, que trate yo contigo de dar muerte a la enemistad.

-“Por El, unos y otros tenemos libre acceso al Padre en un mismo Espíritu. Ya no sois «transeúntes» ni «forasteros» sino conciudadanos de los santos y familiares de Dios...” Estáis siendo juntamente edificados hasta ser «morada de Dios» en el Espíritu. El verdadero Templo de Dios no está hecho de piedras, sino de personas vivas: Dios habita en la humanidad... Esto confiere una preeminente dignidad a todo ser humano (Noel Quesson).

La imagen de la casa lleva consigo la imagen de la edificación. Israel es la construcción por excelencia de Dios, que la ha "edificado" a lo largo de una obra secular, preservándola de sus enemigos, asegurándole su fidelidad, santificándola con una atención continuada. Pero los judíos rechazaron a Cristo, la piedra angular, y han descartado piedras vivas, las naciones paganas, a las que Dios contaba con incorporar en la construcción (Jer 12,16). Cristo debía haber sido la piedra cumbre del edificio. Pero los judíos la rechazaron y el edificio se ha derrumbado, y la destrucción del templo reveló la ruina del edificio-Israel (Mt 23,37-38; 24,2).

Sin embargo, Dios continúa edificando su pueblo: reemplaza el equipo de edificadores con Cristo y sus apóstoles. Hay que hacer notar el carácter personalista de esta construcción: se trata de una acción personal de Jesús, confiada a otras personas: por una parte, los apóstoles; por otra, los cristianos venidos del paganismo. Pablo habla por vez primera de la participación de todos los fieles en la obra de la edificación: hasta ahora había reservado este privilegio a los apóstoles. Además, la edificación no termina nunca, debido a la diversidad y perennidad de los ministerios, pero siempre bajo el único impulso de Cristo (Maertens-Frisque).

3. Igual que Cristo hizo caer el muro divisorio entre Israel y el resto de la humanidad, igual que en Berlín cayó felizmente el muro que separaba el Este del Oeste, tal vez tendrán que desaparecer más muros en nuestra vida personal o comunitaria, para que puedan cumplirse estas perspectivas tan optimistas de Pablo y lo que ya el salmo cantaba: "Dios anuncia la paz a su pueblo".

Llucià Pou Sabaté

 

 

“La escondida maravilla de la vida interior”

Hasta ahora no habías comprendido el mensaje que los cristianos traemos a los demás hombres: la escondida maravilla de la vida interior. ¡Qué mundo nuevo les estás poniendo delante! (Surco, 654)
¡Cuántas cosas nuevas has descubierto! –Sin embargo, a veces eres un ingenuo, y piensas que has visto todo, que estás ya enterado de todo... Luego, tocas con tus manos la riqueza única e insondable de los tesoros del Señor, que siempre te mostrará "cosas nuevas", si tú respondes con amor y delicadeza: y entonces comprendes que estás al principio del camino, porque la santidad consiste en la identificación con Dios, con ese Dios nuestro, que es infinito, inagotable. (Surco, 655)

Vamos a no engañarnos... –Dios no es una sombra, un ser lejano, que nos crea y luego nos abandona; no es un amo que se va y ya no vuelve. Aunque no lo percibamos con nuestros sentidos, su existencia es mucho más verdadera que la de todas las realidades que tocamos y vemos. Dios está aquí, con nosotros, presente, vivo: nos ve, nos oye, nos dirige, y contempla nuestras menores acciones, nuestras intenciones más escondidas.

Creemos esto..., pero ¡vivimos como si Dios no existiera! Porque no tenemos para El ni un pensamiento, ni una palabra; porque no le obedecemos, ni tratamos de dominar nuestras pasiones; porque no le expresamos amor, ni le desagraviamos...

–¿Vamos a seguir viviendo con una fe muerta? (Surco, 658)

 

 

El Prelado, en Estonia y Finlandia

Mons. Javier Echevarría ha realizado un viaje pastoral a Estonia y Finlandia. Recogemos aquí algunos apuntes de esta breve visita.

Del Prelado 16 de Octubre de 2016

El Prelado con el director de teatro Lembit Peterson.

En el primer día de su visita pastoral a Finlandia y Estonia, el Prelado saludó a algunos fieles del Opus Dei de esas dos naciones en el aeropuerto internacional de Vantaa, situado en Helsinki (Finlandia). Desde allí se trasladó a Tallin (Estonia) en un trasbordador que recorre los 80 kilómetros que separan las capitales ugrofínicas (Finlandia y Estonia).

Durante el recorrido, las personas del Opus Dei que le acompañaban aprovecharon para explicarle algunas costumbres estonias, como la gran tradición de canto polifónico.

En Tallinn se reunió con varios centenares de personas en distintos lugares. A todos animó a desarrollar, con su vida y ejemplo, un intenso apostolado evangelizador, especialmente entre aquellas personas que no han tenido la oportunidad de oír hablar de Jesucristo.

Durante el viaje en el transbordador que condujo al Prelado a Tallinn.

Especialmente emotivo fue su encuentro con el director de teatro Lembit Peterson, que estuvo con el beato Álvaro del Portillo cuando visitó Estonia en 1993. En aquel momento, los católicos estonios no superaban la decena.

A las varias docenas de participantes que acudieron a una reunión celebrada en un polideportivo, Mons. Echevarría habló de volver a las raíces de una tierra declarada por el Papa Inocencio III “de María”. También en esta sede, animó a los estonios a hacer, de la mano de la Virgen, mucho apostolado, sin respetos humanos.

 

 

La misión educativa de la familia (I)

El amor entre los padres genera en la familia un ambiente que facilita la educación y el servicio a los demás. Este es el tema de un editorial sobre la misión educativa de la familia, del que publicamos la primera parte.

Familia 4 de Mayo de 2016

El hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, «única criatura que Dios ha querido por sí misma»[1], cuando nace –y durante un largo período de tiempo–, depende mucho del cuidado de sus padres. Aunque desde el momento de la concepción goza de toda la dignidad de la persona humana, que debe ser reconocida y custodiada, también es un hecho que necesita tiempo y ayuda para alcanzar toda su perfección. Este desarrollo –que no es automático ni autónomo, sino libre y en relación con los demás– es el objeto de la educación.

La misma etimología del término subraya la necesidad que el ser humano tiene de la educación como parte esencial de su perfeccionamiento. Educar viene del latín “ducere”, que significa “guiar”. El hombre necesita ser guiado por otros para perfeccionar sus facultades. También proviene de “educere”, que significa “extraer”. Precisamente, lo propio de la educación es “extraer el mejor yo” de cada uno, desarrollar todas las capacidades de la persona. Las dos facetas –guiar y desarrollar– constituyen como el fundamento de la tarea educativa.

Los padres, primeros y principales educadores

No resulta muy difícil entender que –como tantas veces ha afirmado el Magisterio de la Iglesia–, «los padres son los primeros y principales educadores de sus hijos»[2]. Es un derecho–deber que tiene su raíz en la ley natural y, por eso, todos comprenden, aunque en algún caso sea sólo de una manera intuitiva, que existe una continuidad necesaria entre la transmisión de la vida humana y la responsabilidad educadora.

Produce un rechazo espontáneo pensar que los padres se pudieran desentender de sus hijos una vez que los han traído al mundo, o que su función se podría limitar a atender las necesidades físicas de los hijos, despreocupándose de las intelectuales, morales, etc. Y la raíz de este rechazo natural es que la razón humana entiende que el ámbito primario para la acogida y el desarrollo de la vida del hombre es la comunidad conyugal y familiar.

La Revelación y el Magisterio asumen y profundizan los motivos racionales por los que los padres son los primeros educadores. «Habiéndolos creado Dios hombre y mujer, el amor mutuo entre ellos se convierte en imagen del amor absoluto e indefectible con que Dios ama al hombre»[3].

En el designio divino, la familia, «es una comunión de personas, reflejo e imagen de la comunión del Padre y del Hijo en el Espíritu Santo. Su actividad procreadora y educativa es reflejo de la obra creadora de Dios»[4]. La transmisión de la vida es un misterio que supone la cooperación de los padres con el Creador para traer a la existencia un nuevo ser humano, imagen de Dios y llamado a vivir como hijo suyo. Y la educación participa plenamente de este misterio. Este es el motivo de fondo por el que la Iglesia ha afirmado siempre que «por su naturaleza misma, la institución misma del matrimonio y el amor conyugal están ordenados a la procreación y a la educación de la prole y con ellas son coronados como su culminación»[5].

Pertenece a la esencia del matrimonio la apertura a la vida, que no se reduce a la sola procreación de los hijos, sino que incluye la obligación de ayudarles a vivir una vida plenamente humana y en relación con Dios.

El misterio de la Redención ofrece luces sobre la misión educativa de los padres en el designio de Dios. Jesucristo, que con sus palabras y con sus hechos «manifiesta plenamente el hombre al propio hombre, y le descubre la sublimidad de su vocación»[6], quiso encarnarse y ser educado en una familia. Además, quiso elevar el matrimonio a la condición de sacramento, llevándolo a su plenitud en el plan salvífico de la Providencia.

A ejemplo de la Sagrada Familia, los padres son cooperadores de la providencia amorosa de Dios para dirigir a su madurez a la persona que se les ha confiado, acompañando y favoreciendo, desde la infancia hasta la edad adulta, su crecimiento en sabiduría, en edad y en gracia, ante Dios y ante los hombres[7].

Juan Pablo II sintetizaba toda esta doctrina, explicando que eran tres las características del derecho-deber educativo de los padres[8]:

- es esencial, por estar vinculado con la transmisión de la vida humana;

- es original y primario, respecto al papel de otros agentes educativos –derivado y secundario–, porque la relación de amor que se da entre padres e hijos es única y constituye el alma del proceso educativo;

- y es insustituible e inalienable: no puede ser usurpado ni delegado completamente. Consciente de esta realidad, la Iglesia ha enseñado siempre que el papel de los padres en la educación «tiene tanto peso que, cuando falta, difícilmente puede suplirse»[9]. De hecho, el oscurecimiento de estas verdades ha llevado a muchos padres al descuido, e incluso al abandono, de su papel insustituible, hasta el punto que Benedicto XVI ha hablado de una situación de «emergencia educativa»[10], que es tarea de todos afrontar.

El fin y el alma de la tarea educativa

«Dios que ha creado al hombre por amor lo ha llamado también al amor, vocación fundamental e innata de todo ser humano»[11]. Puesto que el amor es la vocación fundamental e innata del hombre, el fin de la misión educativa de los padres no puede ser otro que enseñar a amar. Este fin queda reforzado por el hecho de que la familia es el único lugar donde las personas son amadas no por lo que tienen, lo que saben o lo que producen, sino por su condición de miembros de la familia: esposos, padres, hijos, hermanos.

Son muy significativas las palabras de Juan Pablo II: «En una perspectiva que además llega a las raíces mismas de la realidad, hay que decir que la esencia y el cometido de la familia son definidos en última instancia por el amor (...) Todo cometido particular de la familia es la expresión y la actuación concreta de tal misión fundamental»[12].

Pero, ¿cómo llevar a cabo esta misión? La respuesta es siempre la misma: con amor. El amor no es sólo el fin, sino también el alma de la educación. Juan Pablo II, después de describir las tres características esenciales del derecho-deber educativo de los padres, concluía que, «por encima de estas características, no puede olvidarse que el elemento más radical, que determina el deber educativo de los padres, es el amor paterno y materno que encuentra en la acción educativa su realización, al hacer pleno y perfecto el servicio a la vida.

El amor de los padres se transforma de fuente en alma, y por consiguiente, en norma, que inspira y guía toda la acción educativa concreta, enriqueciéndola con los valores de dulzura, constancia, bondad, servicio, desinterés, espíritu de sacrificio, que son el fruto más precioso del amor»[13].

En consecuencia, ante la “emergencia educativa” de la que habla Benedicto XVI, el primer paso es volver a recordar que la meta y el motor interno de la educación es el amor. Y que, frente a las imágenes deformadas del auténtico rostro del amor, los padres, partícipes y colaboradores del amor Dios, tienen la capacidad y la gozosa misión de transmitir, de manera viva, su verdadero significado.

La educación de los hijos es proyección y continuación del mismo amor conyugal y, por eso, el hogar familiar que nace como desarrollo natural del amor de los esposos es el ambiente adecuado para la educación humana y cristiana de los hijos. Para éstos, la primera escuela es el amor que se tienen sus padres. A través de su ejemplo reciben, desde pequeños, una auténtica capacitación para el amor verdadero.

Por este motivo, el primer consejo que San Josemaría daba a los esposos era que custodiaran y reconquistaran cada día su amor, porque es la fuente de energía, lo que realmente da cohesión a toda la familia.

Si hay amor entre los padres, el ambiente que respirarán los hijos será de entrega, de generosidad. El clima del hogar lo ponen los esposos con el cariño con que se tratan: palabras, gestos y mil detalles de amor sacrificado.

 

La caridad lo llenará así todo, y llevará a compartir las alegrías y los posibles sinsabores; a saber sonreír, olvidándose de las propias preocupaciones para atender a los demás: a escuchar al otros cónyuge, o a los hijos, mostrándoles que de verdad se les quiere y comprende; a pasar por alto menudos roces sin importancia que el egoísmo podría convertir en montañas; a poner un gran amor en los pequeños servicios de que está compuesta la convivencia diaria[14].

Cosas pequeñas, casi siempre, que un corazón enamorado sabe ver como grandes y que, desde luego, tienen una enorme repercusión en la formación de los hijos, aun en los de más corta edad.

Puesto que la educación es continuación necesaria de la paternidad y maternidad, la participación común de los dos esposos se extiende también a la educación. La misión educativa reside en los padres precisamente en cuanto matrimonio; cada esposo participa solidariamente de la paternidad o maternidad del otro. No hay que olvidar que el resto de agentes educativos –colegio, parroquia, club juvenil, etc.– son colabores de los padres: su ayuda es prolongación –nunca sustitución– del hogar. En definitiva, para la misión de construir el hogar son necesarios los dos cónyuges. Dios da su gracia para suplir la forzosa ausencia de uno, pero lo que no cabe es la inhibición o renuncia voluntaria.

Es claro que el mundo ha sufrido enormes cambios sociales y laborales que tienen su repercusión también en la familia. Entre otros fenómenos, ha crecido el número de hogares en los que tanto el marido como la esposa tienen un trabajo profesional fuera del hogar, no pocas veces muy absorbente. Cada generación tiene sus problemas y sus recursos y no es forzosamente peor lo uno que lo otro, ni se puede caer en casuísticas.

En cualquier caso, el amor sabe anteponer la familia al trabajo, y es imaginativo para suplir horas de dedicación con una mayor intensidad de trato. Además, no se puede olvidar que los dos esposos han de estar implicados en la construcción del hogar, sin caer en la idea equivocada de que el trabajo fundamental del varón es ganar dinero, dejando en manos de la mujer las labores de la casa y la educación de los hijos. A María y José, que vieron crecer a Jesús en sabiduría, en edad y en gracia[15], confiamos la misión de los padres, cooperadores de Dios en una labor de gran trascendencia y de suma belleza.

M. Díez

[1] Conc. Vaticano II, Const. past. Gaudium et spes, n. 24.

[2] Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1653.

[3] Ibidem, n. 1604.

[4] Ibidem, n. 2205.

[5] Conc. Vaticano II, Const. past. Gaudium et spes, n. 48.

[6] Ibidem, n. 22.

[7] Lc 2, 52.

[8] Cfr. Juan Pablo II, Exhort. apost. Familiaris consortio, 22-XI-1981, n. 36.

[9] Conc. Vaticano II, Decl. Gravissimum educationis, 28-X-1965, n.3.

[10] Benedicto XVI, Mensaje a la diócesis de Roma sobre la tarea urgente de la educación, 21-I-2008.

[11] Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1604.

[12] Juan Pablo II, Exhort. apost. Familiaris consortio, 22-XI-1981, n. 17.

[13] Ibidem, n. 36.

[14] Es Cristo que pasa, n. 23.

[15] Cfr. Lc 2, 52.

 

 

Amoris laetitia en cuatro palabras

Posted: 16 Oct 2016 07:43 AM PDT

Austen Ivereigh, biógrafo del Papa Francisco y cofundador de "Catholic voices", ha explicado la exhortación Amoris laetitia por medio de cuatro claves. Las recojo con muchos de sus argumentos, considerándolas como dimensiones, flashes o miradas complementarias, y las desarrollo a mi manera: descentralización, discernimiento, integración y acompañamiento.

Descentralización (colegialidad)

1. Descentralización (colegialidad). La Iglesia se gobierna colegialmente, y esto se traduce en los sínodos. Son organismos de carácter consultivo pero necesario. No tienen por fin definir o cambiar doctrinas, sino cambiar mentalidades y lenguaje para servir al bien de todos. Vienen de los primeros siglos, si bien su funcionamiento actual se debe básicamente al Concilio Vaticano II. En los sínodos de 2014 y 2015 el Papa Francisco quiso que se debatiera (con valentía, humildad y oración) sobre cómo ayudar a las familias. Luego, como es tradición después del Concilio, los trabajos del sínodo suelen desembocar en un documento del tipo de Amoris laetitia, que el Papa hace suyo. Se trata de un proceso largo que implica a toda la Iglesia, y que se ofrece finalmente con la autoridad de su cabeza.

Por otra parte, en la cuestión de la familia entran temas que afectan a la moral. Pues bien, el Concilio Vaticano II pidió que se renovase la Teología moral desde la perspectiva del amor y de la gracia manifestados en Cristo, y no para empezar desde la perspectiva del puro deber y la obligación. De hecho en los últimos siglos la moral se ha enseñado con frecuencia de una forma legalista y voluntarista, lejos de los sólidos principios que estableció sobre todo Santo Tomás de Aquino.

En los debates sinodales se advirtieron tendencias extremas: “Desde un deseo desenfrenado de cambiar todo sin suficiente reflexión o fundamentación, a la actitud de pretender resolver todo aplicando normativas generales o derivando conclusiones excesivas de algunas reflexiones teológicas” (Amoris laetitia, n. 2). Sin embargo, como todo cuerpo vivo y como toda persona, la Iglesia vive renovándose dentro de su propia identidad, no por pura conservación ni por puro cambio, sino por una “reforma en la continuidad” (cf. Benedicto XVI, Discurso a la curia romana, 22-XII-2005).

A este propósito dice señala Amoris laetitia en su introducción: “En la Iglesia es necesaria una unidad de doctrina y de praxis, pero ello no impide que subsistan diferentes maneras de interpretar algunos aspectos de la doctrina o algunas consecuencias que se derivan de ella” (AL, n. 3), según las necesidades de los distintos tiempos y lugares. Se trata de un principio enunciado por san Juan XXIII en el discurso de apertura del Concilio: la distinción entre el “depósito de la fe” (que es sustancialmente inmutable) y los modos diversos de expresarlo.

Acoger todo esto significa a la vez una sana descentralización, tanto a nivel universal como local, sin querer decir que la Iglesia sea una federación, pero volviendo a prácticas de participación que se habían abandonado en los últimos siglos.

Discernimiento

2. Discernimiento. Esta palabra expresa el método propio de los sínodos. El discernimiento es lo propio de la virtud de la prudencia, método que los cristianos han tomado para la dirección espiritual y para el gobierno de las comunidades cristianas. Se trata de leer la realidad desde la fe, valorarla con una conciencia bien formada y tomar las decisiones convenientes para mejorar lo que debe hacerse.

La revelación bíblica nos presenta el bello proyecto de Dios para la familia como vocación a la santidad que se enraíza en el matrimonio (confirmado por Jesús, cf. AL, caps 1 y 3), como lo predicó San Josemaría.

La realidad de nuestro contexto sociocultural (cf. AL cap. 2) nos presenta amuchas familias en crisis, que requieren apoyo en todas sus etapas (cf. cap. 6). Esa realidad implica darse cuenta del ambiente de relativismo y de “cultura de la sospecha” en la que estamos inmersos, y que va convirtiendo nuestra sociedad en un “hospital de campaña”, en palabras del Papa Francisco.

Para valorar la situación también hemos de comprender la realidad interior de las personas: aunque solo fuera por el contexto sociocultural, su capacidad de conocer está en nuestros días muy oscurecida, y su voluntad –capacidad de querer– también está debilitada, por lo que su libertad está con frecuencia limitada.

El discernimiento nos ayuda a no juzgar apresuradamente a las personas de modo rígido e inflexible, aplicando unas leyes que los dividen en buenos y malos, justos y pecadores, gente que está dentro de lo que pensamos o vivimos nosotros, y gente que está fuera. Nos invita a ser misericordiosos, que no quiere decir permisivos, sino justos con la justicia de Dios, que se identifica con la verdad y con el amor. Nos pide, insiste Francisco, no mirar según la ley de “blanco o negro”, sino valorar los “grises” de la vida, y caminar con las personas para ayudarlas a crecer. Así por ejemplo, los divorciados y vueltos a casar no son sin más una categoría de personas, sino gente real con sus historias que hay que escuchar, si queremos ayudarles.

El discernimiento implica asimismo tener en cuenta la conciencia de las personas y la necesidad de ayudarles a formar su conciencia. Dice el Papa que “estamos llamados a formar las conciencias, pero no a pretender sustituirlas” (AL 37). Esto pide escuchar, integrar y acompañar.

Integración

3. Integración. La misericordia lleva a cuidar el lenguaje para no rechazar de entrada a los matrimonios en dificultades, llamándoles “irregulares”, lo que puede denotar ya una actitud de exclusión y resultar hiriente. El Papa dice que la “inclusión” y la integración son características de la “lógica de Dios” (cf. n. 299), para crear su “nueva familia” que es la familia de los hijos de Dios.

Acompañamiento

4. Acompañamiento pastoral. La actitud pastoral aparece fuertemente contrapuesta por el Papa respecto a un lenguaje abstracto, idealista o incluso ideológico (esto último significa un sistema cerrado de ideas al servicio de intereses particulares), que estaría entre las causas del por qué no ha penetrado en mucha gente el mensaje cristiano sobre la belleza del amor matrimonial.

El acompañamiento requiere abandonar una actitud meramente defensiva por otra positiva que muestre los caminos de la felicidad verdadera, a la vez que nos haga cercanos y compasivos con los frágiles, como hacía Jesús (cf. AL 38). No basta insistir en las cuestiones doctrinales, bioéticas y morales, sino que hay que motivar a la apertura a la gracia. Francisco observa que “tenemos dificultad para presentar al matrimonio más como un camino dinámico de desarrollo y realización que como un peso a soportar toda la vida” (AL 37)

Acompañamiento significa seguir un camino de “gradualidad” (un plano inclinado, como se hace con los niños, los enfermos, los débiles), estando con las personas en sus realidades y curando sus heridas (cf. para todo ello el cap. 8). De ninguna manera significa diluir o vender baratas las exigencias del Evangelio, lo que sería una falta de fidelidad al Evangelio y de amor a las personas. “Hoy, más importante que una pastoral de los fracasos es el esfuerzo pastoral para consolidar los matrimonios y así prevenir las rupturas” (AL 307).

Acompañamiento significa misericordia y compasión: evitar, como enseña Jesús (cf. Mt 7, 1; Lc 6, 37), los juicios duros o apresurados sobre la culpabilidad moral de las personas. Hay que tener en cuenta que, como enseñan los catecismos (por ejemplo, el de San Pío X), para que exista un pecado mortal se requiere, además de la materia grave, la plena advertencia y un suficiente consentimiento; alguno de estos dos últimos elementos pueden faltar en circunstancias que atenúan la responsabilidad moral (ignorancia, violencia, miedo, factores psíquicos y sociales).

Además los juicios apresurados e imprudentes de cristianos que se cruzan con matrimonios en dificultades, con frecuencia funcionan como mecanismos de defensa para proteger la propia comodidad. (cf. AL 308). El Papa observa que algunos prefieren lo que denominan “claridad” a expensas de suprimir la verdad de la misericordia divina. Así es, porque, como enseña el Nuevo Testamento, y han recordado suficientemente Juan Pablo II y Benedicto XVI, la verdad es inseparable del amor.

También por eso el acompañamiento pastoral es inseparable de la cruz. Porque todo esto conjuntamente no es fácil, siguiendo las enseñanzas del Evangelio, el énfasis real del documento está en ayudar a los esposos a vivir sus compromisos de amor fecundo (cf. caps. 4 y 5) y fiel (cf. n. 246), de educación humana y cristiana de los hijos (cf. AL, cap. 7) y el carácter que tiene la familia de ser célula vital para la sociedad.

En el acompañamiento el Papa dice que es central la figura del confesor, que debe tener en cuenta la tradición doctrinal de la Iglesia, los criterios del Obispo y atender a las conciencias y su formación, para determinar los modos y medios, incluidos prudentemente los sacramentos cuando y como convenga, para que cada uno vaya avanzando de modo que pueda ir identificándose con la voluntad de Dios en cada momento.

Todo ello requiere que los matrimonios y las familias cultiven una adecuada vida espiritual, por medio de la oración, de los sacramentos (especialmente el sacramento de la Reconciliación y el de la Eucaristía) y de la caridad (que pide la entrega mutua, el amor exclusivo y libre, el cuidado, el consuelo y el estímulo, la apertura a los otros especialmente a los más necesitados, cf. cap. 9). Así la familia puede convertirse en una "Iglesia doméstica" y en una escuela de solidaridad.

Concluyendo

Concluyendo, la Amoris laetitia se inscribe en la misión evangelizadora de la Iglesia respecto a la familia. No cambia la doctrina. Cambia en cierto sentido las actitudes pastorales o formativas, para acompañar mejor a las familias e invitar a acercarse e integrar más en la Iglesia a los matrimonios y familias con dificultades. No se trata en absoluto de ceder a un subjetivismo moral o a una ética de situación (denunciados por la encíclica de Juan Pablo II, Veritatis splendor).

El documento invita a un cambio en el “tono” con que nos dirigimos a esas personas, que debe estar presidido por la atención y la confianza; un cambio de lenguaje (el lenguaje es el “arte de hablar a los otros”), sin juzgarles, clasificarles o herirles; un cambio, por tanto, hacia un horizonte más esperanzador y positivo, que se cierra cuando la perspectiva doctrinal se empequeñece en una línea legalista o esencialista.

Algunos han dicho que se trata simplemente de una diversa sensibilidad de este Papa en este u otros temas. Pero no. No se trata solamente de “diversas sensibilidades” que tendrían los Papas (pensar así tiene el riesgo de quedarse en lo sociológico). Se trata más bien de conocer los contenidos y secundar las prioridades que la Iglesia va señalando para la evangelización.

 

 

La verdad no sabe mentir

 

El esplendor de la verdad brilla en todas las obras del Creador y, de modo particular, en el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, y esa verdad ilumina la inteligencia y marca los límites para que el hombre consiga libremente su destino: conocer y amar al Señor[1].

A nadie se le oculta la preocupación que ocupó a Ratzinger y sigue ocupando hoy a Benedicto XVI, ante el creciente avance del relativismo como evidente manifestación de una cultura en decadencia. Cuando a lo largo de la historia se abrían épocas de una sincera búsqueda de la verdad esos períodos han mostrado como el mejor síntoma de un progreso cierto al que han acompañado grandes beneficios humanos. Por el contrario, la actitud intelectual de escepticismo, de duda acerca de la existencia de la verdad o de que ésta pueda ser encontrada y conocida, han sido síntomas de una cultura que se tambaleaba para caer y convertirse en ruinas decadentes.

Sócrates, mediante la mayéutica, inició el proceso de sacar del hoyo de la falacia al pensamiento escéptico y decadente en que se encontraba inmerso el mundo helénico de su época. Era tal el relativismo existente que hasta mover un dedo suponía una toma de decisión y eso era “filosóficamente” incorrecto. Su esfuerzo valió la pena. Al indagar sobre la verdad, la cultura helénica progresó y alcanzó cumbres insospechadas con Platón primero y Aristóteles después. La civilización helénica alcanza con ellos su cenit siendo la razón el arma que emplearon los filósofos griegos para emerger de aquella fosa y construir una cultura próspera en el pensamiento. Al pensamiento helénico se le debe el galardón de convertir en ruinas la religión mitológica.

Ya sólo esta aportación merece un lugar preponderante en la Historia de la Filosofía. Muchos años antes del nacimiento de Cristo esta crítica de los mitos religiosos por parte de la filosofía griega hizo una labor intelectual de tal magnitud que el cristianismo, al defender al hombre –cuerpo y alma– encontró en ella un gran aliado. Se acepta pacíficamente la influencia que supuso al desarrollo de la filosofía cristiana la aportación de estos genios griegos. Platón y su idealismo se extiende por el occidente de cuyas fuentes beberá San Agustín y Aristóteles también llegará a occidente pero después de un largo periplo por oriente donde su pensamiento es “contaminado” de muchas corruptelas a su paso por Asia y África. Finalmente, será a través de Avicenas, Averroes y la Escuela de Toledo como llegará hasta Santo Tomás y la Escolástica.

La defensa racional que hace la filosofía griega ayuda a dar un paso importante si observamos la convergencia entre el mensaje bíblico y el pensamiento filosófico griego. No es un producto de la casualidad que se establezca esta conexión sino que se debe a la relación intrínseca que se da entre revelación y racionalidad. Por este motivo tuvo tanta fuerza de penetración el cristianismo en el mundo greco-romano[2]. La verdad no sabe mentir. Parece obvio que la postmodernidad de nuestra época, la filosofía de hoy, se arrastra desde hace varios siglos por un precipicio, en una decadencia casi imparable. El tercer milenio que ha comenzado se ha encontrado con una Europa en crisis. El continente donde la filosofía griega supuso un soporte para avanzar en la verdad está sumergido en las turbias aguas del relativismo. Se cuestiona hasta si existe la verdad.

¿Existe la verdad? La pregunta sobre la existencia de la verdad lleva implícita la respuesta afirmativa. Si se afirma: la “verdad no existe” y es así, acabamos de escribir la primera verdad; por otra parte, si la afirmación es falsa, entonces “la verdad existe”. De ahí que la misma pregunta sobre la existencia de la verdad sea una reafirmación de su existencia. ¿Podemos acceder a ella, descubrirla, encontrarla? Si. Está a la vista. La realidad de la Creación nos conduce a la verdad absoluta de la que las cosas creadas son una participación. Supongamos que la verdad quizá existe –dicen–pero nosotros no podemos alcanzarla o, tal vez lo que se alcance… no sea la verdad. Más aún –dicen otros– la verdad está siempre escondida y además sólo es verdad lo que se puede tocar, lo calculable. Incluso hay quien afirma que la verdad es algo que se crea “a mano alzada”, por votación.

Tertuliano decía: “Cristo ha afirmado ser la verdad, no la costumbre” y el Papa acude a esta cita con frecuencia[3]. Se trata de ampliar los espacios de la racionalidad, dice el Papa, para no limitar la razón a lo que es experimentable, a lo útil, a lo que abarca un aparente inmenso campo pero que no lo es: el de las ciencias naturales. Si la única realidad es la experimentable y calculable, el hombre acaba siendo reducido a un producto de la naturaleza carente de libertad como cualquier otro animal. Que las ciencias estén en constante avance y se desarrollen cada día más no hace que tengan marchamo de universalidad, que sea absoluta y autosuficiente. Ver las cosas así aboca en una situación insostenible, deshumana y al final contradictoria.

El orden de las cosas creadas, su pluralidad, sus leyes, proclaman la existencia de una dirección, de un sentido. Es dramática la postura de quienes no quieren buscar el sentido de las cosas. “Y, lo que es aún más dramático, en medio de esa barahúnda de datos y de hechos entre los que se vive y que parecen formar la trama de la existencia, muchos se preguntan si todavía tiene sentido plantearse la cuestión del sentido. Una filosofía carente de la cuestión sobre el sentido de la existencia incurriría en el grave peligro de degradar la razón a funciones meramente instrumentales, sin ninguna auténtica pasión por la búsqueda de la verdad”[4]. Si sólo es racionalmente válido lo que es experimentable y calculable, análogamente sólo un comportamiento práctico vital de tolerancia se convertirá en valor fundamental al que ninguno debe o puede considerar sus convicciones o sus propias opciones como preferibles a las de los otros. Éste es el triste sendero por el camina la sociedad actual, en el que queda desdibujada o diluida la conciencia moral.

Con el radical giro que da al conocimiento el inmanentismo, Kant no considerará a la razón humana con el nivel adecuado para alcanzar la realidad en sí misma y, mucho menos la realidad trascendente. Ratzinger ve que con esta postura, la alternativa que se avala hoy, parece ser el cientificismo y no la afirmación de Dios. La verdad parece estar escondida, especialmente ésta, permaneciendo inaccesible e incognoscible. Con ello, las diferentes religiones ofrecerán solamente imágenes de Dios en sus diversos contextos culturales y, por tanto, todas igualmente verdaderas o falsas.

Si se niega la existencia de verdad se niega la esencia de la grandeza del hombre. Suprimirla es abolir la inspiración, el arte, e incluso el ejercicio de la libertad. La verdad es algo demasiado grande como para verla sólo como algo puramente intelectual. No. La verdad es, por así decir, un elemento constitutivo de la vida humana. Para Platón la verdad es el deseo de engendrar en la belleza. Con este pensamiento apunta Platón en la dirección correcta. La verdad es bella y despierta el deseo no sólo de darse a conocer sino también de engendrar otras verdades, otras realidades igualmente bellas mediante la razón.

 

Pedro Beteta

Teólogo y escritor

[1] Cfr. Veritatis splendor. Intr.

[2] Cfr. J. Ratzinger - Benedicto XVI, Introducción al cristianismo, pp. 173-180

[3] J. Ratzinger - Benedicto XVI, Introducción al cristianismo, p. 102

[4] Fides et ratio, 81

 

 

A vueltas con la ideología de género

Ernesto Juliá

La cuestión se ha vuelto a abrir con toda claridad, si es que alguna vez ha estado cerrada.

La llamada “ideología de género” que tantos gobiernos europeos y tantas autonomías de nuestro país, pretenden imponer por la “dictadura de la ley” -que en no pocas ocasiones es la peor dictadura que puede existir- ha vuelto a las primeras páginas de no pocos periódicos. Y ha vuelto a aparecer aunque alguna prensa haya soslayado lo sucedido.

Aparte del arrebato “legal” de la Comunidad de Madrid contra un colegio católico, están las palabras del Papa Francisco que ha vuelto con claridad sobre la cuestión.

Ya en la tantas veces comentada “Amoris laetitia” señaló que uno de los grandes desafíos contra el amor y la familia, era precisamente la ideología de género:

“Otro desafío surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender, que “niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencia de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer” (Amoris laetitia, n. 56).

“Una cosa es comprender la fragilidad humana o la complejidad de la vida, y otra cosa es aceptar ideologías que pretenden partir en dos los aspectos inseparables de la realidad. No caigamos en el pecado de pretender sustituir al Creador. Somos creaturas, no somos omnipotentes. Lo creado nos precede y debe ser recibido como don. Al mismo tiempo somos llamados a custodiar nuestra humanidad, y eso significa ante todo aceptarla y respetarla como ha sido creada” (Ibid).

“Algo huele a podrido en Dinamarca” leemos en el Hamlet. No parece difícil ni exagerado añadir que “hoy huele a podrido en muchos países de Europa, y en no pocas Comunidades autónomas de nuestro país”.

¿Por qué esa insistencia en desplazar al Creador? ¿Por qué esa insistencia para tratar de convencer al hombre de que “no es hombre” y a la mujer, de que no es “mujer”?

El Papa no cesa de querer poner al Creador en su sitio, y al hombre en el lugar que le corresponde en la creación. Al hombre y a la mujer, y que después cada uno desarrolle todas las facultades, cualidades, biológicas, intelectuales, afectivas, etc., en servicio de los demás, y para el bien de todos, que es el mejor camino para ser verdaderamente feliz.

“Hay muchas colonizaciones ideológicas –recordó a los obispos de Polonia-. Una de ella, y lo digo con nombre y apellido, es la “ideología de género”. Hoy a los niños -¡a los niños!- se enseña en las escuelas que el sexo lo puede escoger cada uno. Son las colonizaciones ideológicas, sostenidas también por países muy influyentes. Y esto es terrible. Hablando con Papa Benedicto, que está bien y tiene una buena claridad de pensamiento, me decía: “Santidad, ésta la época del pecado contra Dios Creador”.

Es inteligente. Dios ha creado al hombre y a la mujer. Dios ha creado el mundo así, así, así..., y nosotros estamos haciendo lo contrario”.

Y el último toque de atención, la noticia que ha hecho saltar la chispa, no proviene del mismo Papa, sino de la ministra de educación francesa, que ha acusado al Papa de decir palabras “ligeras e infundadas”, y de que lo que se trata con esas imposiciones escolares es no “jerarquizar” entre un “género y otro”; porque al menos es consciente de que los “géneros” pueden tender al infinito.

Y acaba su declaración señalando que no esperaba que el Papa se dejase “embarcar” por los “integristas”.

El Papa ha hablado muy claro quejándose una y otra vez de esos “manuales” que pretenden desorientar y deshacer la mente natural de los niños.

Europa se está jugando mucho más de lo pueda pensarse. Sobre una “ideología de género” no se construye ninguna civilización, ni cultura.

ernesto.julia@gmail.com

 

SINCERO RECONOCIMIENTO DESDE ECUADOR

ESPAÑA LA GRAN MAESTRA

España la gran Maestra, acuñada en la capital de los Shirys (Quito) sembró en los surcos vírgenes del criollismo quiteño, su semilla de ciencia, arte, religión y cultura, cuatro aladas ruedas del carruaje civilizador. A España le debemos todo lo que somos y lo que hemos heredado. A pesar de lo que digan sus grandes detractores y los vociferantes enemigos, sentimos que el alma de España inmersa en nuestras almas, seguirá guiándonos por las rutas de la vida, sin que la promiscuidad de razas, idiomas y religiones sean amenazadas de profanación de su recuerdo y de su vivencia imperial y eterna como Madre y Señora que fue y lo será de la América hispana.

Cuando llego la hora de la emancipación, grávida de zozobras e incertidumbres, el pueblo llano y sincero lo tomó, no como una revancha contra su Madre, sino como el desprenderse de un gajo maduro que cae del árbol materno, llevando su sabia y sus virtudes genéticas para esparcirlas por el mundo con calor de juventud.  

No reconocer lo mismo los peruanos, es una ingratitud que como droga que es el mal luego transciende a no ser agradecidos con el mismo Dios, y por ello no recibir las bendiciones para ser una nación prospera, dado los recursos naturales que Dios les ha dado. Incluso alegan que debiéramos haber sido sometidos por los Ingleses en vez por los españoles, para ser como EEUU ahora, ignorando que los Ingleses mataron a todos los nativos para evitar mezclas, y no los españoles que por orden de los Reyes Católicos, en cada pueblo o aldea, lo primero que hacían era una escuela y una iglesia y con los mismos derechos de los españoles, y con terribles penas a quien no tratasen como hermanos a los nativos

 

La importancia del español

 

por Alejo Fernández Pérez

 

El español, además sus aspectos culturales y literarios es un factor económico de primer orden, como demuestra la importancia creciente de una población hispanohablante cada vez con mayor poder adquisitivo en EEUU, y la implantación de su enseñanza obligatoria en el gigante brasileño. 

¿Cuántos españoles hablan y escriben correctamente el español? ¿En cuáles y en cuántos centros educativos se enseña aceptablemente? ¿Tenemos idea de su importancia? ¿Cuántos universitarios la estudian como carrera? ¿Cuántos centros existen en nuestras ciudades donde se enseñe exclusivamente el español?

 

Tras 35 años como catedrático de Instituto puedo asegurar que no existe ninguna asignatura tan importante, ni tan básica como la lengua española. Sin su dominio es imposible comprender la Física, la Historia, las Matemáticas, ni nada. Observen a los chicos inmigrantes, hasta que no aprenden el español, el resto de las asignaturas no existe. La lengua es como la savia de los árboles, sin ella se secan todas las ramas.

 

En la década de los años 40 dos faltas de ortografía de chicos con 9 años suspendían el ingreso al Instituto. Hoy alumnos de enseñanzas medias y universitarios que no es tengan faltas de ortografía, que sería escribir mal, sino que no escriben ni bien ni mal, lo hacen como los niños de 5 años. Hace algunos meses en una reunión de Decanos universitarios se alertó sobre un considerable número de profesores de Universidad que no daban la talla.

 

Todo el mundo empieza a estudiar inglés, muy pocos lo terminan hablando y escribiendo aceptablemente. Los traductores olvidan que para traducirlo correctamente al español, lo primero que hay que saber es el español, y saberlo mejor que el inglés; si no, terminamos con folletos, artículos y propaganda que no hay quien entienda. Lo grave estriba en que, hasta hoy, raramente se enseña a escribirlo y hablarlo bien, repito bien, ni el español ni ninguna lengua extranjera. Parecen asignaturas malditas, envilecidas por políticos, periodistas, la TV y la radio con palabras extranjeras, de moda, sin sentido y lenguajes tabernarios.

 

El español como negocio

 

Ingleses y norteamericanos han creado un gran negocio formando profesores universitarios de inglés a centenares, y repartiéndolos por todo el mundo en Centros de enseñanza especializados y bien dotados. Gran negocio económico de múltiples facetas: cultural, científico, musical y de prestigio nacional. Afortunadamente el Instituto Cervantes de la Lengua Española está siguiendo el ejemplo.

 

El idioma de Cervantes hablado por 400 millones de personas, genera sólo en EE.UU. una facturación de 300.000 millones de dólares. Sus cerca de 35 millones de habitantes de origen hispano en Estados Unidos presentan un norme potencial económico y cultural

 

.Las previsiones del director académico del Instituto Cervantes, Francisco Marcos Martín, profetizan para dentro de varios años que el 80% de los alumnos de Estados Unidos de todos los niveles educativos estudiarán el español como segunda lengua. Sin embargo, en la red las páginas web en español no llegan al 10%, pero con un potencial enorme en cuanto empiecen a entrar en masa los hispanoamericanos.

 

Los 126 millones de japoneses, que hablan un idioma de similares características fonéticas al español, se han dado cuenta de la importancia del idioma de Quevedo y Larra. En Japón ya cuentan con 50.000 alumnos, especialmente universitarios, repartidos por todo el archipiélago. Se prevé una gran expansión

 

El español en Brasil

 

Puede asegurarse que la demanda supera con creces a la oferta y el problema principal es la falta de profesores. Esta carencia se agudizará con la implantación de la enseñanza obligatoria del español para los 6 millones de niños de la enseñanza primaria a los que afectará la medida. Para atenderlos se calcula que será necesario formar alrededor de 200 mil profesores. También será necesario constituir toda una gran infraestructura editorial para atender a las necesidades de material de enseñanza.

 

Lo más notable, según un corresponsal español, es que la clase trabajadora está empezando a comprender la importancia del español para el futuro de sus hijos. Y no es extraño que así sea puesto que los brasileños se han dado cuenta de que España, el capital español, ha puesto sus ojos en Brasil. Ahora no se busca el español sólo por el interés que antes suscitaban los países hispanos del Mercosur. El conglomerado empresarial español también está en el punto de mira. Además, hay una serie de profesiones para las que será indispensable saber el español: comunicación, publicidad, secretariado, hostelería, relaciones internacionales, medicina y, sobre todo, para las actividades empresariales.

 

El Instituto Cervantes, sólido galeón hispánico que recorre todos los mares en su misión de extender el español por el orbe terráqueo, tiene bien localizados sus objetivos principales para la consolidación internacional de la lengua. Según sus autoridades, los destinatarios principales de su actuación institucional son los Estados Unidos y los países iberoamericanos, Brasil incluido. Con ellos está dispuesto a ganar la batalla de la lengua situándose por delante del francés y del alemán y ocupando por derecho propio uno de esos tres lugares del podio, compartido con el inglés y el chino, como una de las tres lenguas más habladas del mundo.

 

Brasil con sus 167 millones de habitantes, de los cuales 50 millones son estudiantes, con su amplia red universitaria, con una importante industria editorial, cinematográfica y musical, este país va a servir como trampolín para conseguir una buena parte de los planes de expansión del español.

 

El español en EE.UU.

 

USA Today, el periódico de mayor difusión redactado en español, afirma que, si se quiere progresar en Estados Unidos, hay que hablar español. Sin temor a simplificar, es indiscutible que la importancia del español en este país es económica. Nos referimos a más de treinta millones de hispanos que aumentan cada día su capacidad de consumo y que cada vez ocupan puestos de mayor relevancia en todos los ámbitos.

 

La importancia creciente de lo hispánico tiene claras repercusiones políticas, como se ha visto en la última campaña electoral y en la mayor presencia de hispanos en las dos cámaras y en los diferentes departamentos de la administración en todos sus niveles. El voto hispano es un valor en alza y lo que genéricamente podemos llamar moda latinaes también un hecho que va desde la cocina hasta la música. El momento es clave para el Instituto Cervantes en este país.

 

Otro aspecto es la necesidad de una mayor presencia de contenidos en Internet. Se destaca asimismo la necesidad de fomentar las traducciones al inglés de obras en lengua española . En la traducción de obras científicas y en la normalización de su terminología, se encuentra una de las claves más importantes del futuro del idioma.

 

Es reconfortante pisar ciudades como Nueva York o Los Ángeles y comprobar como en la mayoría de los centros comerciales hay alguien que nos atiende en español.

 

El español en otras naciones

 

Además de Brasil, USA y Japón están Marruecos, Francia, Italia, Inglaterra y todos aquellos países con negocios en España e Hispanoamérica han emprendido el conocimiento del español como lengua indispensable para el comercio. Y el comercio arrastra tras si al conjunto de la cultura. Una cuestión está clara: La mayor parte de las naciones del primer mundo sienten la necesidad de aprender español. El Instituto Cervantes aparece en todas parte como el buque insignia que va abriendo brechas. Algunas preguntas surgen: ¿Son conscientes nuestros gobernantes de las oportunidades que se nos ofrecen? ¿Están alertados nuestros diplomáticos sobre lo que deben exigir y ofrecer? ¿Se ha dotado al Instituto Cervantes de los medios y personal suficiente para esta inmensa tarea? ¿Tenemos o estamos formando los profesores necesarios? ¿Estamos haciendo los españoles lo suficiente para rentabilizar nuestra cultura y nuestra economía?

 

En España, en el campo de la educación, y en especial en el de la enseñanza del español, los presidentes de las Comunidades Autonómicas también tienen, en la parte que les toca, un subyugante campo de acción, que sería muy peligroso malversar. ¿Para que servirían tantos ordenadores en tantos puestos de trabajo si no se sabe escribir?

 

¿Cómo enseñar la ortografía? Como siempre: repitiendo, repitiendo, repitiendo, y repitiendo dictados y ejercicios, hasta que se termina escribiendo automáticamente. Igual que se aprende a jugar al fútbol o a prepararse para la guerra. Así se ha enseñado durante siglos, hasta que llegaron algunos pedagogos progres, a los que el Señor acoja pronto en su gloria.

 

En 1999 la editorial Espasa publicó la "Ortografía de la Lengua Española", librito en cuya redacción intervinieron miembros de 22 naciones de habla española. Si la ortografía es uno de los peldaños fundamentales de la lengua, dicho librito debería estar en todos los hogares, pero ¿alguno de Vds ha visto este librito en el escaparate de algún librero o en las manos de algún estudiante o profesor?

 

PIO MOA, historiador y escritor, destaca el amor por el español de extranjeros como el futbolista húngaro Puskas, nacionalizado en España. "En una entrevista en la televisión alemana, el locutor le preguntaba en alemán, o en inglés, idiomas conocidos por Puskas, pero él prefería responder en español, que era "su idioma". Me gustaría saber cuántos españoles de ahora, entre quienes es tan común la mezquindad y el servilismo, habrían hecho otro tanto. Lo más probable es que mostraran su orgullo de papanatas parloteando en inglés. Carlos I, o V, tampoco era español de origen, y quizá no llegó a dominar plenamente el castellano, pero en este idioma se expresó ante el papa y los embajadores franceses, uno de ellos obispo. Al pedirle los embajadores que hablase en una lengua más inteligible contestó: "Señor obispo, entiéndame si quiere; y no espere de mí otras palabras que de mi lengua española, la cual es tan noble que merece ser sabida y entendida de toda la gente cristiana". Pero ante el ambiente de majadera ruindad hoy tan común entre nosotros, viene a cuento y reconforta recordar estas actitudes".

 

España e Hispanoamérica disponen de un inmenso e inapreciable tesoro: El idioma español, del que podemos y debemos estar orgullosos. Muchos extranjeros así lo han reconocido y obran en consecuencia. ¿Y nosotros?

Alejo Fernández Pérez

 

En el Día Mundial de la Mujer Rural

Con motivo de la celebración el día 15 del Día Mundial de la Mujer Rura, la Ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha destacado la importancia del Plan para la Promoción de las Mujeres del Medio Rural para favorecer su visibilidad y participación en los órganos de decisión

 

La ministra, Isabel García Tejerina, ha puesto en valor la presencia de la mujer en el campo, su capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias y su creatividad. Por eso, desde el Gobierno han tenido entre sus objetivos prioritarios incorporar el talento femenino, “imprescindible para el futuro del mundo rural”.

 

Ha señalado también que el sector agroalimentario, que representa el 10% del valor de los bienes y servicios que produce España, sigue siendo la columna vertebral del medio rural. Según ha subrayado, este sector “no para de ganar crédito en el mundo”, y hace de España un referente por la calidad de su alimentación. Cierto, este aspecto está siendo una realidad.

 

PARTICIPACIÓN DE LA MUJER

Según comentaba la Ministra, en la base del sector agroalimentario español está “el buen hacer de hombres y mujeres produciendo alimentos de alta calidad”. En este sentido, la mujer contribuye de manera decisiva al mantenimiento y la conservación de los pueblos y los modos de vida tradicionales, así como a la incorporación de fórmulas de progreso que sirven para mejorarlos y darles futuro.

 

En este contexto, García Tejerina apuntaba que una de las grandes prioridades de la Unión Europea ha sido garantizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Este principio ha tenido su reflejo en la política de desarrollo rural en España, cuyas normas de aplicación reconocen que la plena participación de las mujeres es fundamental para lograr el mejor aprovechamiento de las capacidades de quienes viven en el medio rural, mantener la vida de los pueblos y dar mayor impulso a las economías locales.

 

Pienso que es conveniente que desde las entidades públicas se siga trabajando para que el medio rural sea un lugar de oportunidades para el desarrollo profesional de la mujer, con actuaciones muy diversas como programas de formación y promoción de la mujer o premios como el de “Excelencia a la Innovación para mujeres rurales”.

 

De cara al futuro, es un hecho que aún queda trabajo por hacer para garantizar la imprescindible presencia de las mujeres, tanto en las tareas del campo y del mar, como en el desarrollo de proyectos con los que diversificar las actividades agrarias o pesqueras.

 

Para ello se ha contado con los fondos destinados al desarrollo rural (FEADER) y al sector pesquero (Fondo Europeo Marítimo y de la Pesca), cofinanciados con fondos nacionales del Estado y de las comunidades autónomas. Fruto de ello, ha añadía García Tejerina, es la aprobación, hace ahora un año, del Plan para la Promoción de las Mujeres del Medio Rural 2015-2018, el primero que se elabora expresamente para las mujeres del medio rural y que agrupa las actuaciones de seis Ministerios.

 

Recordar que este Plan contiene más de 80 medidas para favorecer la visibilidad, la participación en los órganos de decisión y el emprendimiento, así como el apoyo a las asociaciones de mujeres del medio rural.

 

Fuente: Magrama

Jesús Domingo Martínez

 

RECONOCER DERECHO Y ACEPTARLO

José Joaquín Camacho                                              

Siglo 21, sábado 15 de octubre de 2016

    Los 47 jueces, de los 47 países del Consejo de Europa, que integran el pleno del Tribunal de Estrasburgo (el tribunal de Derechos Humanos más importante del mundo), ha dictado una sentencia de enorme relevancia (aceprensa 15 jul 2016).
    Por unanimidad, estableció textualmente que “no existe el derecho al matrimonio homosexual”. En la histórica, e inexplicablemente poco difundida resolución, también ha dicho el Tribunal que la noción de familia no sólo contempla “el concepto tradicional del matrimonio, a saber, la unión de un hombre y de una mujer” y consiguientemente no se debe imponer a los gobiernos la “obligación de abrir el matrimonio a las personas de mismo sexo”.
    Hay muchas más arzones de pura ley natural que explica el gozo con que esta decisión ha sido acogida. Se comentaba con esta oportunidad lo sucedido a a un padre de familia francés, que al preguntar a su hijo qué quería llegar a ser, este le contestó: “Ser una niña”. Y que entonces el padre se dio cuenta que en los libros de texto se enseñaba la teoría de género, y como va contra la naturaleza de las cosas. Porque una cosa es tener tendencias homosexuales y otra que se haga en las escuelas una enseñanza en esta línea. Se ve que existe una voluntad de cambiar las mentalidades, lo que ahora se califica como una colonización ideológica.
Ciertamente como se ha recordado recientemente el matrimonio, parte de la naturaleza humana, está programado para procrear: y para ello se necesita hombre y mujer: personas humanas pero distintos y complementarios, psicológica y morfológicamente. A los homosexuales hay que respetarles y en lo posible ayudarles. En este aspecto, si dos o más homosexuales quieren convivir y asociar bienes, hay leyes a las que puede apelar cualquier persona, sin necesidad de instituir un nuevo matrimonio. Para el matrimonio como institución social, hay que partir de lo programado por la naturaleza para que funcione bien la sociedad. El llamar matrimonio a la unión homosexual confunde sobre el significado verdadero del matrimonio.
Y por ello la ideología de género disgrega la familia, al romper un lazo del hombre con su propia naturaleza, pues según esa filosofía, el sexo no es un dato originario de la naturaleza que el hombre al aceptarlo y darle personalmente llena de sentido a la familia y  a la entera sociedad.
Y siempre no está de más recordar que la única definición de “género” que obliga a los gobiernos es la contenida en el Estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional, que declara que “el término 'género' se refiere a los dos sexos, masculino y femenino, dentro del contexto de la sociedad”.
Y consiguientemente recordar que no hablamos de defender “lo tradicional”, algo simpático que deba conservarse.  Nos encontramos ante algo que afecta al corazón de nuestra cultura, a la paz: que está afectada de modo trágico por el desmontaje de la familia operado desde los años sesenta del pasado siglo por esta ideología. No podemos dejarnos…

 

 

Nuestra desalentada Biblioteca Nacional
 
Escribe: ALFREDO PALACIOS DONGO
Ver mi blog  www.planteamientosperu.com
 
La Biblioteca Nacional del Perú (BNP) estará siempre ligada a nuestra historia como primera institución cultural de la república. Durante la guerra con Chile (1879-1883) fueron sustraídas por las tropas chilenas las principales colecciones históricas que 127 años después fueron solo en parte restituidas. En mayo de 1943 la BNP se incendió destruyéndose 104,000 volúmenes y 40,000 manuscritos. Esta trágica historia continúa con un sistemático robo de libros y joyas bibliográficas desde hace 25 años. Ya en la actual BNP (inaugurada en marzo 2006) se detectó en 2009 un mercado negro que ofrecía por “delivery” libros editados los siglos XVI al XIX; en 2011 se descubrió el robo de obras de gran valor, disponiendo el director, Ramón Mujica, un inventario que arrojó la pérdida preliminar de 932 ejemplares históricos de valor incalculable (además de gran cantidad de ejemplares nunca codificados) y según la investigación, la mayoría de robos involucran a personal nombrado, habiendo interpuesto la BNP 14 denuncias ante la fiscalía. Los últimos 6 años solo se recuperó un 10% de libros robados.
El pasado día 3 con Resolución Ministerial 357-2016-MC el ministro de Cultura, Jorge Nieto, creó una Comisión que evaluará y analizará la estructura, funcionamiento y estado situacional de la BNP. Dentro de la Comisión de cinco integrantes, uno era el Director, Ramón Mujica, quien renunció irrevocablemente el día 5 con carta al presidente Kuczynski señalando que en medio de una controversia por el archivamiento del caso del robo de 4,000 folios del Archivo Presidencial Cáceres y en plena campaña de lucha contra la corrupción su gestión no goza de la confianza del ministro de Cultura.
Bajo este panorama, el acervo bibliográfico de la BNP es parte de nuestra historia e identidad nacional por lo que la actual Comisión Evaluadora debería considerar: 1) La dirección de la BNP por un profesional de Bibliotecología y Ciencias de la Información cuya preparación coadyuvaría a fortalecer la institución; 2) Efectuarse auditoría bibliográfica y financiera; 3) Mejorar sistemas de seguridad; 4) Recuperación de libros robados y que sus autores no queden impunes; 5) Preparación de profesionales en gestión bibliotecaria; 6) Con miras al Bicentenario, digitalización para acceso de usuarios al catálogo bibliográfico y colecciones; y 7) Verificar el cumplimiento de funciones de la BNP como ente rector del Sistema Nacional de Bibliotecas, de acuerdo a Ley 30034 fecha 5 junio 2013.

 

 

Lograr metas exitosas y duraderas con sufrimiento.
 
Nadie logra metas exitosas y duraderas sin un poco de sufrimiento. ¿Alguien imagina a un campeón de atletismo que no sufra para lograr sus marcas? Eso se aplica a todo tipo de campeón y a todo tipo de actividad. Siempre hay que pensar que, en parte, no queremos que ellos, los hijos, sufran para no sufrir nosotros, pero les hacemos un daño con miras al futuro.
 
Hay que enseñarles, a los niños y a los jóvenes, a hacer esfuerzos suplementarios. Que sepan que siempre se puede un poquito más. Recuerda que nadie recoge su cosecha sin sembrar muchas semillas y abonar mucha tierra.
 
Es muy importante enseñarles a carecer, es decir a “sentir la falta de” y arreglárselas por sí mismos. Hay chicos que no juegan su deporte si no tienen zapatillas de “marca”. Si no aprendes a carecer no aprendes a arreglártelas.
 
Aunque tengamos para darles el 100%, los chicos deben saber el valor de las cosas. Si no lo hacen de chicos, les será muy difícil de adultos y allí sí que van a sufrir y nosotros también con ellos.
 
Jesús Martínez Madrid

 

 

Los musulmanes deben gozar de plena libertad religiosa
 

Se está planteando introducir asignaturas directamente relacionadas con el Islam en las clases con mayoría musulmana. Dadas las mil y una interpretaciones que se ofrecen del Corán, el asunto requiere especial cuidado. El problema no estará necesariamente en el texto de las asignaturas, sino en la forma de explicarlas y en el tipo de profesorado que se contratará y su procedencia.
 
En Francia, Alemania y Gran Bretaña han empezado a aplicarse drásticas medidas para vigilar e incluso expulsar, a profesores e imanes que predican un Islam radical, inspirado en el wahabismo o en el salafismo. Los musulmanes deben gozar de plena libertad religiosa como el resto de los ciudadanos, en el marco del Estado de Derecho, en diálogo y respeto al resto de identidades presentes en una sociedad abierta y plural, que lo es, entre otras cosas, por su larga tradición cristiana.  
 
Pedro García

 

 

“Permiso, gracias, perdón”,

Sobre los posibles problemas en el matrimonio, además de las peleas domésticas en las que se pueda pelear, e incluso puedan “volar platos”, hay situaciones más complejas, precisó el Santo Padre, “en la que el diablo entra”, cuando se mete una mujer que parece más bonita de la propia o un hombre que parece más válido del propio. En ese caso “pidan ayuda enseguida”, exhortó el Papa.

Por ello les solicitó a todos los creyentes, recibir, acompañar, discernir e integrar porque en la comunidad católica hay que ayudar a salvar los matrimonios.

A un matrimonio si le preguntaramos, ¿se quieren? dirían que ‘Sí’. Y añadió: ¿Y cuando alguien hace algo por el otro saben decir gracias? ¿Y si alguno de los dos se porta mal, sabe pedir disculpas? ¿Y si tienen algún programa, saben pedir la opinión del otro? “Permiso, gracias, perdón”, subrayó que son tres palabras que le permiten a un matrimonio ir bien y adelante.

Respondiendo a otra pregunta recordó que la Iglesia tiene que ser abierta, porque es como una madre, esposa de Jesús y nuestra madre. Y que cuando hay turbulencias espirituales hay que ponerse bajo el manto de María.

Domingo Martínez Madrid

 

 

Pensamientos y reflexiones 128

SOBRE LA CORROMPIDA ESPAÑA DE HOY: Triste realidad y sin visos de solución; no hay que ver nada más que lo que ha declarado Correa ayer y hoy y la repelente explicación de la vice presidenta del "desgobierno", diciendo tan tranquila que "eso son cosas del pasado y que ahora ellos van a trabajar por el futuro"; donde lo que podemos esperar es más de lo mismo... "y vengan días y vengan ollas", por ni sabemos cuántos años, lustros, o décadas más... "el barco navega por la inercia de una España que sigue siendo rica y aún la podrán explotar por muchos años más", y siguen presumiendo de democracia, justicia, igualdad, etc. etc. (Respondiendo ayer 14-10-2016 en un foro a alguien preocupado por la situación y que expone sin pelos en la lengua “lo que hay)

DEDICADO A UN INCANSABLE COMO YO (FRANCISCO RUBIALES): Usted como yo y unas minorías muy minorías... descansamos cuando trabajamos; usted no va a descansar en esa vacaciones, va a vivir "reprimido por usted mismo"; reitero EL TRABAJO VOCACIONAL ES EL DESCANSO DEL ALMA QUE ES LA QUE SOSTIENE AL CUERPO... le deseo salud y fuerza para continuar en esta labor imposible, cual es cambiar un país de borregos y otras especie mucho peores. http://www.jaen-ciudad.es  Insertado en su página el 01-08-2016

         Condones y jolgorios o el nuevo pan y circo: Hace ya muchos años que afirmé en mis escritos que, los gobernantes prefieren al pueblo cuanto más tonto mejor, puesto que así lo dominarán mucho mejor, que es a lo que van todos o casi todos los políticos. Por ello nunca aprueban verdaderos planes nacionales de educación y formación integral; fomentan el que el “súbdito” no piense, que le transformen sus inquietudes en banalidades y entretenimientos (de ahí el enorme fomento que se le da a ese engendro que llaman deportes) para que se olviden o deriven sus inquietudes en cosas no peligrosas para la política de depredación y explotación máxima que hoy como siempre, se sigue empleando, para ello puede llegar incluso que vuelvan “los gladiadores y las fieras a las arenas de los nuevos circos”.

                                PODEMOS REGALÓ CONDONES COMO PROPAGANDA: No es el primer partido que los utiliza, aunque sí, quizá, el primero en esa cantidad. La formación de Pablo Iglesias utilizó 50.000 preservativos para pedir el voto en la campaña de las elecciones del 20 de diciembre, y los ha incluido como gasto electoral para justificar la subvención electoral correspondiente a esos comicios, según publica el diario ABC en su edición de este miércoles. Se los compró a la firma catalana Condonia por 14.753,75 euros (impuestos incluidos), y se le entregaron a razón de 50 envíos de 1.000 unidades cada uno, con un coste de transporte de 453,75 euros. Izquierda Unida y Podemos regalaron condones como propaganda electoral en pasadas elecciones: http://vozpopuli.com/actualidad/87388-podemos-cargo-50-000-preservativos...

(De mi artículo de igual titular: Agosto 2016)

¿PERO ESTO ES LA DEMOCRACIA QUE LOS POLÍTICOS DEFIENDEN?:

Tristemente sé con plena seguridad, de que todo “esto de hoy”, es más o menos como “echar perlas a los cerdos”; que aseverara Cristo en sus magníficas enseñanzas, pero siguiendo las mismas y recordando su parábola de “la siembra”; hay que confiar en la buena semilla y que esta llegue a buenas tierras, donde arraigue, fructifique y se extienda; lo último es perder la esperanza, puesto que si Dios nos la dio como última medicina para continuar la vida, debe ser porque algo de bueno contiene.

                                Aguantemos como podamos y defendiéndonos igualmente, de “la terrible plaga política que en todos los ámbitos (local, regional, nacional e internacional) nos ha caído encima en los tiempos que nos hacen vivir y que no son de progreso, pese a lo que estos “de panza y bolsillo” nos quieren hacer ver; y esperemos mejores tiempos ya que los estadistas dignos de dirigir a los hombres, ya deben haber nacido y entrarán en su tiempo, puesto que pedir regeneración a tanta degeneración es hoy imposible. (De mi artículo de igual titular: Agosto 2016)

 

ESPAÑA COMO ROMA MORIRÁ POR EL CÁNCER DE LA BURROCRACIA:

                                A Roma y su imperio “no se lo cargaron los bárbaros del norte”; esa fue la hipócrita (que no piadosa mentira) que nos quisieron colocar los que hicieron la historia después, auspiciados por el Cristianismo, que fue en realidad el que heredó y explotó la mayor parte de aquel grandioso y próspero imperio. Mucho más tarde (muchos siglos) los investigadores y exhaustivamente, llegaron a la cruda realidad y partiendo de las declaraciones de un emperador sensato que clamando dijo públicamente lo siguiente… “Ya somos más los contribuidos que los contribuyentes”: Este emperador fue Caracalla[i]. Para ello hizo nombrar a todos los habitantes libres del imperio, para que pagaran impuestos todos, pero aun así la decadencia romana siguió adelante y “la terrible burrocracia” siempre creciendo, acabó con aquella que fuera magnífica administración política… “O sea y reitero que el imperio romano fue comido por la infinidad de parásitos que vivían de los impuestos y sin producir nada”; más o menos lo que ocurre hoy en España y muchos otros países de lo que ya es claro que es… la incivilización de Occidente”; que lo primero que necesita es ser limpiada de parásitos y entre ellos infinidad de políticos que inexplicablemente cobran sueldo de patricios”.

                                Mientras escribo hoy siete de agosto y a través de la cadena de radio “esRadio”, oigo que mi comunidad (Andalucía) tiene más de 270.000 nóminas que pagar cada mes, o sea que tienen en conjunto más empleados que tiene la cadena de grandes almacenes El Corte Inglés; que la otra cadena de grandes supermercados Mercadona, o incluso que el mayor fabricante de automóviles norteamericano “General Motors”; pero la política y como ocurriera en Roma, se ha convertido en “una inmensa esponja que absorbe todo tipo de recursos, para en definitiva pagar con ellos a ejércitos de parásitos y de los que se puede y se debe prescindir”; pero de ello ni lo quieren tocar los que dicen gobernarnos, que lo hacen en beneficio propio y de los de su cuerda y nepotes infinitos. (De mi artículo de igual titular: Agosto 2016)

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

[i] Caracalla, nacido como Lucio Septimio Basiano (Lucius Septimius Bassianus; Lugdunum, actual Lyon, 188 – inmediaciones de Edesa, 217), fue un emperador romano (211–217) de la dinastía de los Severos, con el nombre oficial de Marco Aurelio Severo Antonino Augusto (Marcus Aurelius Severus Antoninus Augustus). El sobrenombre de «Caracalla» hace referencia auna capa larga de origen galo cuyo uso introdujo en Roma; aunque dicho sobrenombre nunca se utilizó oficialmente, es por el que se le conoce en toda la historiografía. El legado más importante de su mandato fue el llamado Edicto de Caracalla o Constitutio Antoniniana (212), por el cual se extendía la ciudadanía romana a todos los habitantes libres de las provincias. Dicha medida, aconsejada por el deseo de acrecentar la unidad política del Imperio y de elevar los ingresos fiscales, dio un gran impulso a la romanización, al dejar al margen de la ciudadanía sólo a las poblaciones rurales y a los bárbaros instalados en las fronteras.