Las Noticias de hoy 14 Marzo 2018

 Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    miércoles, 14 de marzo de 2018    

Indice:

ROME REPORTS

5 años de pontificado: Francisco, símbolo de una “renovación radical”

Tráiler de la película ‘Papa Francisco. Un hombre de palabra’

UNIDAD DE VIDA: Francisco Fernández-Carvajal

“Los frutos sabrosos del alma mortificada”: San Josemaria

En la fiesta de San José

“Somos responsables de nuestra fidelidad”

La Ciencia Teológica sobre María: Juan Gustavo Ruiz Ruiz

Jesucristo da sentido a la muerte: Pedro Beteta López

Busquemos la unidad sobre las cosas: Sheila Morataya

Felicidad y salvación: Ramiro Pellitero

Europeísmo: un valor supranacional:Nuria Chinchilla

La Alegría del hijo pródigo: Ernesto Juliá

Sobre el pequeño Gabriel: la madre, un ejemplo a seguir y el acompañamiento de la Iglesia Católica

FRANCISCO: 265: René Mondragón

Ideología: ¿la podemos explicar?: Ana Teresa López de Llergo

“Febrero el loco, un día malo y otro peor”: Jesús Domingo

Se ha hecho una gran labor, pero no basta.: Jaume Catalán Díaz

Unitivo y procreador: Juan García.

La Cuaresma cristiana no es algo externo: Jesús Domingo Martínez

“OTRO AÑO MÁS Y EL MEOLLO SIGUE OCULTO”: LA MASACRE DE MADRID 2004: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

Con el mayor afecto. Félix Fernández

 

 

ROME REPORTS

 

 

5 años de pontificado: Francisco, símbolo de una “renovación radical”

Un pontífice que pide todos los días que recen por él

13 marzo 2018Rosa Die AlcoleaPapa y Santa Sede

© Vatican Media

(ZENIT – 13 de marzo 2018).- “Hermanos y hermanas, buenas tardes”: Con estas palabras se dirigió Francisco al comenzar su pontificado a los miles de fieles que abarrotaban la plaza de San Pedro, en el Vaticano.

Hoy, 13 de marzo de 2018, se cumplen cinco años desde que los cardenales reunidos en cónclave en la Capilla Sixtina, eligieron al cardenal Jorge Mario Bergoglio, jesuita y arzobispo de Buenos Aires, como sucesor de Pedro. (Ver vídeo de Vatican Media)

De la chimenea de la Capilla Sixtina salió humo blanco a las 19:05 horas. Las campanas de la basílica de San Pedro seguían repicando al vuelo, anunciando la gran alegría. ¡Habemus Papam!

El Cónclave comenzó el 12 de marzo, con la participación de 115 cardenales. Francisco fue elegido al menos con el voto de 77 de los 105 cardenales.

Al tener el resultado de la votación, el cardenal Giovanni Battista Re interrogó al Card. Bergoglio, en nombre de todo el colegio de los electores: “¿Aceptas tu elección canónica para sumo pontífice?”. Una vez recibido el consentimiento, le preguntó: “¿Con qué nombre quieres ser llamado?”.

El nuevo pontífice de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana tomó un nombre “imprevisto e inesperado”, símbolo de una “renovación radical”, un nombre que “recuerda al Santo de Asís y su radicalidad en la imitación de Cristo”, apunta el periódico L´Osservatore Romano en su editorial “La fuerza de un nombre”, publicado el 13 de marzo de 2018, con ocasión de la efeméride.

Nombre que evoca la figura de San Francisco por tres razones: la atención y la cercanía con los pobres –recomendada al nuevo pontífice por “un gran amigo” (el Cardenal brasileño Cláudio Hummes que estaba a su lado en la Capilla Sixtina)–, la predicación de la paz y la protección de la creación, escribe el diario del Vaticano.

Tres componentes del mensaje cristiano que caracterizan los días del primer Papa americano, el primero que es no europeo durante casi trece siglos y el primer jesuita.

Periferias “reales y metafóricas”

El diario del Vaticano subraya cómo Francisco indicó “la necesidad de que la Iglesia surja en las periferias reales y metafóricas del mundo para anunciar el Evangelio”, líneas con tinte misionero que Francisco ya dibujó antes del Cónclave, siendo Arzobispo de Buenos Aires, y que en unos pocos meses se desarrollaron en el largo documento programático Evangelii gaudium.

“Alegría, sí, a pesar de las persecuciones y el martirio de muchos cristianos, a pesar del desequilibrio que crece entre el norte y el sur del mundo, a pesar de la guerra mundial `en capítulos´ tantas veces denunciada, a pesar de la devastación del planeta, en detrimento de los pobres, descrita en Laudato Si’, una encíclica recibida con interés y esperanza también por muchas personas que parecen no reconocerse en la Iglesia”, señala L´Osservatore Romano.

“Cómo, más allá de los límites visibles de la Iglesia, viene la palabra simple y apasionada de un cristiano que, llevando un gran peso, pide todos los días que recemos por él”, concluye el editorial dedicado a Francisco, 5 años después de su elección como Pontífice.

 

 

Tráiler de la película ‘Papa Francisco. Un hombre de palabra’

La película, de Will Wenders, se entrenará en mayo de 2018

13 marzo 2018RedaccionMedios de comunicación y media, Papa y Santa Sede

Fotograma del trailer. Captura de pantalla Youtube Vatican News

(ZENIT – 13 marzo 2018).- La película ‘Papa Francisco, Un Hombre de Palabra’, escrita y dirigida por el tres veces premiado por los Oscars, Wim Wenders, trata de seguir una jornada personal del Papa Francisco, en vez de hacer  un documentario biográfico sobre él.

El tráiler de la película se ha estrenado este martes, 13 de marzo de 2018, en ‘Vatican News’, portal de información online del Vaticano, coincidiendo con el 5º aniversario de la elección de Francisco como Sucesor de Pedro.

El proyecto partió de la idea del Prefecto de la Secretaria para la Comunicación, Mons. Dario Viganó, para hacer una película con el Papa Francisco y no sobre el Papa Francisco, señala la Santa Sede en un comunicado.

Cara a cara

Una particular co-producción con el Vaticano, la idea del Papa y su mensaje son la parte central de esta película, que presenta su trabajo de reforma y las respuestas a las preguntas globales sobre la muerte, justicia, inmigración, ecología, desigualdad de riqueza, materialismo y el papel de la familia.

La película está hecha con una cámara directa que visualiza y narra momentos de una audiencia cara a cara con el Papa, creando un diálogo entre él y, literalmente con el mundo.

Respondiendo preguntas de personas de todos los ámbitos de la vida, el Papa Francisco responde a granjeros y trabajadores, refugiados, niños y ancianos, presos y aquellos que viven en favelas y campamentos de migrantes. Todas estas voces y caras son una muestra representativa de la humanidad que se une a una conversación con el Papa Francisco.

A los presos y a los refugiados 

Si bien esta “sinfonía de preguntas” es la columna vertebral de la película, también muestra al Papa en sus muchos viajes alrededor del mundo, con imágenes de él hablando en las Naciones Unidas, dirigiéndose al Congreso de los Estados Unidos, de luto con los reunidos en ‘Ground Zero’ y en Yad Vashem, el Centro Mundial de la Memoria del Holocausto en Jerusalén. Habla a los presos en las correccionales y a los refugiados en los campamentos del Mediterráneo. Lo vemos viajar a Tierra Santa (Palestina e Israel), así como a África, América del Sur y Asia.

A lo largo de la película, el Papa Francisco comparte su visión de la Iglesia y su profunda preocupación por los pobres, su participación en asuntos ambientales y justicia social, y su llamado a la paz en áreas de conflicto y entre las religiones del mundo.

Una persona que vive lo que predica

También hay una presencia de San Francisco en la película, que se conecta con su tocayo, el Papa,  a través de relatos de momentos legendarios en la propia vida del Santo como reformador y ecologista.

En una era de profunda desconfianza hacia los políticos y las personas en el poder, cuando las mentiras, la corrupción y los hechos alternativos están a la orden del día, el ‘Papa Francisco, Un hombre de Palabra’ nos muestra a una persona que vive lo que predica y se ha ganado la confianza de personas de todas las tradiciones y culturas de fe de todo el mundo.

‘Papa Francisco. Un hombre de palabra’ es producida por el Sr. Wenders con Samanta Gandolfi Branca, Alessandro Lo Monaco (El ejército más pequeño del mundo), Andrea ámbito Gambetta y David Rosier (La sal de la tierra). La película es una producción de Célestes Images, Vatican Media, Solares Fondazione delle Arti, PTS Art’s Factory, Neue Road Movies, Fondazione Solares Suisse y Decia Films.

 

UNIDAD DE VIDA

— Los cristianos, luz del mundo y sal de la tierra.

— Consecuencias en el mundo del pecado original. La Redención. Reconducir a Cristo todas las realidades terrenas.

— La vida de piedad y el trabajo. La santidad en medio del mundo.

I. Dios no mandó a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él1. Vino al mundo para que los hombres tuvieran luz y dejaran de debatirse en las tinieblas2, y, al tener luz, pudieran hacer del mundo un lugar donde todas las cosas sirvieran para dar gloria a Dios y ayudaran al hombre a conseguir su último fin. Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la recibieron3. Son palabras actuales para una buena parte del mundo, que sigue en la oscuridad más completa, pues fuera de Cristo los hombres no alcanzarán jamás la paz, ni la felicidad, ni la salvación. Fuera de Cristo solo existen las tinieblas y el pecado. Quien rechaza a Cristo se queda sin luz y ya no sabe por dónde va el camino. Queda desorientado en lo más íntimo de su ser.

Durante siglos, muchos hombres separaron su vida (trabajo, estudio, negocios, investigaciones, aficiones...) de la fe; y, como consecuencia de esa separación, las realidades temporales quedaron desvirtuadas, como al margen de la luz de la Revelación. Al faltar esta luz, muchos han llegado a considerar el mundo como fin de sí mismo, sin ninguna referencia a Dios, para lo cual han tergiversado incluso las verdades más elementales y básicas. De modo particular, en los países occidentales es preciso corregir esa separación, «porque son muchas las generaciones que se están perdiendo para Cristo y para la Iglesia en estos años, y porque desgraciadamente desde estos lugares se envía al mundo entero la cizaña de un nuevo paganismo. Este paganismo contemporáneo se caracteriza por la búsqueda del bienestar material a cualquier coste, y por el correspondiente olvido –mejor sería decir miedo, auténtico pavor– de todo lo que pueda causar sufrimiento. Con esta perspectiva, palabras como Dios, pecado, cruz, mortificación, vida eterna..., resultan incomprensibles para gran cantidad de personas, que desconocen su significado y su contenido. Habéis contemplado esa pasmosa realidad de que muchos quizá comenzaron por poner a Dios entre paréntesis, en algunos detalles de su vida personal, familiar y profesional; pero, como Dios exige, ama, pide, terminan por arrojarle –como a un intruso– de las leyes civiles y de la vida de los pueblos. Con una soberbia ridícula y presuntuosa, quieren alzar en su puesto a la pobre criatura, perdida su dignidad sobrenatural y su dignidad humana, y reducida –no es exageración: está a la vista en todas partes– al vientre, al sexo, al dinero»4.

El mundo se queda en tinieblas si los cristianos, por falta de unidad de vida, no iluminan y dan sentido a las realidades concretas de la vida. Sabemos que la actitud ante el mundo de los verdaderos discípulos de Cristo, y de modo específico de los seglares, no es de separación, sino la de estar metidos en sus entrañas, como la levadura dentro de la masa, para transformarlo. El cristiano coherente con su fe es sal que da sabor y preserva de corrupción. Y para esto cuenta, sobre todo, con su testimonio en medio de las tareas ordinarias, realizadas ejemplarmente. «Si los cristianos viviéramos de veras conforme a nuestra fe, se produciría la más grande revolución de todos los tiempos... ¡La eficacia de la corredención depende también de cada uno de nosotros! —Medítalo»5. ¿Vivo la unidad de vida en cada momento de mi existencia: trabajo, descanso...?

II. Todas las criaturas fueron puestas al servicio del hombre, dentro del orden establecido por el Creador. Adán, con su soberbia, introdujo el pecado en el mundo, rompiendo la armonía de todo lo creado y del mismo hombre. En adelante, la inteligencia quedó oscurecida y con posibilidad de caer en el error; la voluntad, debilitada; enferma –no corrompida– la libertad para amar el bien con prontitud. El hombre quedó profundamente herido, con dificultad para saber y conseguir su bien verdadero. «Rompió la Alianza con Dios, sacando como consecuencia de ello por una parte la desintegración interior y, por otra, la incapacidad de construir la comunión con los otros»6. El desorden introducido por el pecado llegó más allá del hombre, afectando también a la naturaleza. El mundo es bueno, pues fue hecho por Dios para contribuir a que el hombre alcanzara su último fin. Pero después del pecado original, las cosas materiales, el talento, la técnica, las leyes..., pueden ser desviadas de su ordenación recta y convertirse en males para el hombre, oscureciéndose su fin último, separándole de Dios en vez de acercarle a Él. Nacen así muchos desequilibrios, injusticias, opresiones, que tienen su origen en el pecado. «El pecado del hombre, es decir, su ruptura con Dios, es la causa radical de las tragedias que marcan la historia de la libertad. Para comprender esto, muchos de nuestros contemporáneos deben descubrir nuevamente el sentido del pecado»7.

Dios, en su misericordia infinita, se compadeció de este estado en el que había caído la criatura y nos redimió en Jesucristo: nos ha vuelto a su amistad, y lo que es más, nos ha reconciliado con Él hasta el extremo de podernos llamar hijos de Dios y que lo seamos8; nos ha destinado a la vida eterna, a morar con Él para siempre en el Cielo.

Nos toca a los cristianos, principalmente a través de nuestro trabajo convertido en oración, hacer que todas las realidades terrestres se vuelvan medio de salvación, porque solo así servirán verdaderamente al hombre. «Hemos de impregnar de espíritu cristiano todos los ambientes de la sociedad. No os quedéis solamente en el deseo: cada una, cada uno, allá donde trabaje, ha de dar contenido de Dios a su tarea, y ha de preocuparse –con su oración, con su mortificación, con su trabajo profesional bien acabado– de formarse y de formar a otras almas en la Verdad de Cristo, para que sea proclamado Señor de todos los quehaceres terrenos»9. ¿Estoy haciendo todo lo que puedo para llevar esto a la práctica? ¿Me doy cuenta de que para esto necesito tener cada vez más una honda unidad de vida?

III. La misión que el Señor nos ha encomendado es la de infundir un sentido cristiano a la sociedad, porque solo entonces las estructuras, las instituciones, las leyes, el descanso, tendrán un espíritu cristiano y estarán verdaderamente al servicio del hombre. «Los discípulos de Jesucristo hemos de ser sembradores de fraternidad en todo momento y en todas las circunstancias de la vida. Cuando un hombre o una mujer viven intensamente el espíritu cristiano, todas sus actividades y relaciones reflejan y comunican la caridad de Dios y los bienes del Reino. Es preciso que los cristianos sepamos poner en nuestras relaciones cotidianas de familia, amistad, vecindad, trabajo y esparcimiento, el sello del amor cristiano, que es sencillez, veracidad, fidelidad, mansedumbre, generosidad, solidaridad y alegría»10.

Las prácticas personales de piedad no han de estar aisladas del resto de nuestros quehaceres, sino que deben ser momentos en los que la referencia continua a Dios se hace más intensa y profunda, de modo que después sea más alto el tono de las actividades diarias. Es claro que buscar la santidad en medio del mundo no consiste simplemente en hacer o en multiplicar las devociones o las prácticas de piedad, sino en la unidad efectiva con el Señor que esos actos promueven y a que están ordenados. Y cuando hay una unión efectiva con el Señor eso influye en toda la actuación de una persona. «Esas prácticas te llevarán, casi sin darte cuenta, a la oración contemplativa. Brotarán de tu alma más actos de amor, jaculatorias, acciones de gracias, actos de desagravio, comuniones espirituales. Y esto, mientras atiendes tus obligaciones: al descolgar el teléfono, al subir a un medio de transporte, al cerrar o abrir una puerta, al pasar ante una iglesia, al comenzar una nueva tarea, al realizarla y al concluirla (...)»11.

Procuremos vivir así, con Cristo y en Cristo, todos y cada uno de los instantes de nuestra existencia: en el trabajo, en la familia, en la calle, con los amigos... Eso es la unidad de vida. Entonces, la piedad personal se orienta a la acción, dándole impulso y contenido, hasta convertir al quehacer en un acto más de amor a Dios. Y, a su vez, el trabajo y las tareas de cada día facilitan el trato con Dios y son el campo donde se ejercitan todas las virtudes. Si procuramos trabajar bien y poner en nuestros quehaceres la dimensión trascendente que da el amor de Dios, nuestras tareas servirán para la salvación de los hombres, y haremos un mundo más humano, pues no es posible que se respete al hombre –y mucho menos que se le ame– si se niega a Dios o se le combate, pues el hombre solo es hombre cuando es verdaderamente imagen de Dios. Por el contrario, «la presencia de Satanás en la historia de la humanidad aumenta en la misma medida en que el hombre y la sociedad se alejan de Dios»12.

En esta tarea de santificar las realidades terrenas, los cristianos no estamos solos. Restablecer el orden querido por Dios y conducir a su plenitud el mundo entero es principalmente fruto de la acción del Espíritu Santo, verdadero Señor de la historia: «Non est abbreviata manus Domini, no se ha hecho más corta la mano de Dios (Is 59, 1): no es menos poderoso Dios hoy que en otras épocas, ni menos verdadero su amor por los hombres. Nuestra fe nos enseña que la creación entera, el movimiento de la tierra y el de los astros, las acciones rectas de las criaturas y cuanto hay de positivo en el sucederse de la historia, todo, en una palabra, ha venido de Dios y a Dios se ordena»13.

Le pedimos al Espíritu Santo que remueva las almas de muchas personas –hombres y mujeres, mayores y jóvenes, sanos y enfermos...– para que sean sal y luz en las realidades terrenas.

1 Antífona de comunión. Jn 3, 17. — 2 Cfr. Jn 8, 12. — 3 Jn 1, 5. — 4 A. del Portillo, Carta Pastoral, 25-XII-1985, n. 4. — 5 San Josemaría Escrivá, Surco, n. 945. — 6 Juan Pablo II, Audiencia general, 6-VIII-1983. — 7 S. C. para la Doctrina de la Fe, Instr. Libertatis contientiae, 22-III-1986, 37. — 8 Cfr. 1 Jn 3, 1. — 9 A. del Portillo, loc. cit., n. 10. — 10 Conferencia Episcopal Española, Instr. pastoral Los católicos en la vida pública, 22-lV-1986, III. — 11 San Josemaría Escrivá, Amigos de Dios, 149. — 12 Juan Pablo II, Audiencia general, 20-VIII-1986. — 13 San Josemaría Escrivá, Es Cristo que pasa, 130.

 

 

“Los frutos sabrosos del alma mortificada”

Estos son los frutos sabrosos del alma mortificada: comprensión y transigencia para las miserias ajenas; intransigencia para las propias. (Camino 198)

Penitencia es tratar siempre con la máxima caridad a los otros, empezando por los tuyos. Es atender con la mayor delicadeza a los que sufren, a los enfermos, a los que padecen. Es contestar con paciencia a los cargantes e inoportunos. Es interrumpir o modificar nuestros programas, cuando las circunstancias –los intereses buenos y justos de los demás, sobre todo– así lo requieran.
La penitencia consiste en soportar con buen humor las mil pequeñas contrariedades de la jornada; en no abandonar la ocupación, aunque de momento se te haya pasado la ilusión con que la comenzaste; en comer con agradecimiento lo que nos sirven, sin importunar con caprichos. (Amigos de Dios, 138)

 

 

En la fiesta de San José

El 19 de marzo la Iglesia celebra la fiesta del Santo Patriarca, patrono de la Iglesia y de la Obra, fecha en la que en el Opus Dei renovamos el compromiso de amor que nos une al Señor.

Año Litúrgico 13 de marzo de 2018

“San José es realmente Padre y Señor -afirma el fundador del Opus Dei-, que protege y acompaña en su camino terreno a quienes le veneran, como protegió y acompañó a Jesús mientras crecía y se hacía hombre”.

El San José Durmiente del Papa Francisco en la Casa de Santa Marta, con los papeles escritos por el propio Papa con sus peticiones.

Textos y audios sobre San José

Homilía de san Josemaría: En el taller de José

Rezar con Álvaro del Portillo: en la fiesta de san José.

Beato Álvaro del Portillo: Responder con alegría al querer de Dios.

Mons. Javier Echevarría: “Somos responsables de nuestra fidelidad”. En un aniversario del fallecimiento de Mons. del Portillo, habló de la lealtad al camino que cada uno haya emprendido.

Palabras del Papa Francisco en la consagración del Estado de la Ciudad del Vaticano también a san José y a san Miguel Arcángel. (5 de julio de 2013)

Una fidelidad que se renueva: La fiesta de San José pone ante nuestra mirada la belleza de una vida fiel. José se fiaba de Dios: por eso pudo ser su hombre de confianza en la tierra para cuidar de María y de Jesús, y es desde el cielo un padre bueno que cuida de nuestra fidelidad.

San José en la vida cristiana y en las enseñanzas de san Josemaría: editorial publicado en el nº 59 de Romana, sobre la devoción de san Josemaría a san José.

Aprender a ser fiel: La fidelidad a una persona, a un amor, a una vocación, es un camino en el que se alternan momentos de felicidad con periodos de oscuridad y duda.

Vida de María (IV): Los desposorios con José.

Exhortación Redemptoris Custos, sobre la figura y la misión de San José en la vida de Cristo y de la Iglesia. (San Juan Pablo II, 15 de agosto de 1989)

Relato sobre un episodio de la vida de San Josemaría que acrecentó su devoción al Santo Patriarca (marzo de 1935).

Dolores y gozos de San José: en formato PDF, con ilustraciones que representan los principales momentos de la vida del Santo Patriarca y de la Sagrada Familia.

¿Estuvo casado San José por segunda vez? (Preguntas sobre Jesucristo y la Iglesia).

Imagen de la Sagrada Familia, del retablo del Santuario de Torreciudad (Huesca, España).

Vídeos sobre San José

En la fiesta de San José: San Josemaría habla en este vídeo sobre la devoción al Santo Patriarca. El Fundador del Opus Dei tenía una gran devoción a San José, y se conmovía ante las muestras populares de ese cariño al padre adoptivo de Jesús, tan extendido en todo el pueblo cristiano.

 

 

Devoción del Papa Francisco a San José: “Yo quisiera también decirles una cosa muy personal. Yo quiero mucho a san José. Porque es un hombre fuerte y de silencio. Y tengo en mi escritorio tengo una imagen de san José durmiendo. Y durmiendo cuida a la Iglesia. Sí, puede hacerlo. Nosotros no. Y cuando tengo un problema, una dificultad, yo escribo un papelito y lo pongo debajo de san José para que lo sueñe. Esto significa para que rece por ese problema".

 

 

“Somos responsables de nuestra fidelidad”

En el aniversario del fallecimiento de Mons. del Portillo, el Prelado del Opus Dei ha hablado de lealtad al camino que cada uno haya emprendido, con las palabras y con los hechos.

Del Prelado 3 de abril de 2010

Mons. Javier Echevarría ha celebrado en Roma una Misa de sufragio por don Álvaro del Portillo , obispo y sucesor de san Josemaría al frente del Opus Dei, que falleció en 1994.

Con motivo del Año Sacerdotal que vive la Iglesia, el Prelado del Opus Dei ha centrado su homilía en la fidelidad, una virtud en la que sobresalió Mons. del Portillo: “ Don Álvaro demostró con su vida que era una persona fiel, fuerte como una roca, capaz de resistir a todas las adversidades”.

Mons. Echevarría contó un recuerdo personal: “Un día que don Álvaro no estaba presente, San Josemaría nos habló de él con estas palabras: ‘Posee la fidelidad que tenéis que tener vosotros en todo momento. Ha sabido sacrificarse en todas sus cosas personales con una sonrisa, como vosotros. Él no cree ser una excepción, ni yo tampoco creo que lo sea, ni que lo será nunca: vosotros tenéis que hacer como él, con la gracia de Dios. Y si me preguntáis: ¿ha sido heroico alguna vez? Os responderé: sí, muchas veces ha sido heroico, muchas; con un heroismo que parece una cosa ordinaria’”

Con palabras del Papa Benedicto XVI, el Prelado del Opus Dei ha recordado que “en realidad la vida es siempre una elección: entre honradez e injusticia, entre fidelidad e infidelidad, entre egoísmo y altruismo, entre bien y mal”. “Sobre nosotros –ha proseguido el Prelado– recae la alegre responsabilidad de ser fieles a nuestra vocación cristiana y de ofrecer a los demás el testimonio de nuestra lealtad. Aunque muchas personas se muestren reacias a mantener los compromisos asumidos libremente, estamos llamados a demostrar la fidelidad con las palabras y los hechos en los diversos campos de nuestra vida: en la relación con Dios y en las relaciones sociales, profesionales y familiares”.

También ha reconocido que “permanecer leales siempre y en todos los aspectos no es fácil y exige sacrificio”, porque, con palabras del Papa, “la escuela de la fe no es una marcha triunfal, sino un camino salpicado de sufrimientos y de amor, de pruebas y de fidelidad que hay que renovar todos los días”.

Pero, ha continuado, “añadiría que [la fidelidad] es un camino de felicidad y de paz, porque el Señor nos quiere felices. La Cuaresma es una llamada a la lealtad de los hijos de Dios, a la conversión de los corazones con el firme propósito de vivir todos los compromisos del bautismo: de este modo participaremos, en toda ocasión, de la felicidad del Cielo”. “Quiera Dios –ha concluido– que, por intercesión de la Virgen, pueda decirse de cada uno de nosotros que hemos sido fideles usque ad mortem [fieles hasta la muerte], fieles a la vocación cristiana, con una fidelidad concreta, alegre, indiscutible, renovada día a día en las cosas grandes y pequeñas de la vida ordinaria”.

 

La Ciencia Teológica sobre María

Juan Gustavo Ruiz Ruiz
12 marzo 2018

DEFINICIÓN DE LA MARIOLOGÍA

La ciencia que trata de Santa María Virgen ha sido designada, en el transcurso del tiempo, con diversos nombres. Algunos, como San Alberto Magno, la llamaron Mariale; otros prefirieron el nombre de Theología Mariana; otros la designaron como Theotokología, que significa, tratado sobre la Madre de Dios; otros simplemente la llaman Mariología, título más común y que ha prevalecido hasta nuestros días.

Definición etimológica

El término Mariología está formado por las palabras griegas MIRIAM (María) y LOGOS (tratado o ciencia), por lo que, etimológicamente, significa *`tratado o ciencia sobre la Virgen María”.

Definición real

Mariología es aquella parte de la Teología que estudia a María como Madre de Dios y Madre de los hombres, según los principios de la Revelación divina.

Decimos: “aquella parte de la Teología”, pues entre la Mariología y la Teología media una relación como de la parte al todo. Lo cual significa que se estudia a la Santísima Virgen María -dentro de la Teología- de manera sistemática, en virtud del papel único y singular que le corresponde en la realización y consumación de la Obra redent6ra de su Hijo.

El centro de la Teología lo constituye Cristo -la Redención del género humano hecha por Nuestro Señor Jesucristo-, Segunda Persona de la Santísima Trinidad, encarnado en el seno virginal de María. Por éste motivo Ella queda vinculada al centro mismo de la Teología, dando lugar a la Mariología, donde se estudia a María y la función específica que desempeña en la Obra de la Redención.

Decimos también “que estudia a María como Madre de Dios y Madre de los hombres”, para expresar con ello el objeto mismo de la Mariología; es decir, estudia a la Virgen como criatura singular y privilegiada, asociada íntimamente a la persona y a la Obra de su Hijo y, a la vez, por la relación espiritual que tiene con todos los hombres.

Finalmente decimos “según los principios de la divina Revelación”. Con esto se indica el método de estudio. La Mariología, como parte de la ciencia teológica, toma también sus principios de la Fuente de la Revelación; es decir, de la Sagrada Escritura y la Sagrada Tradición, las cuales han sido entregadas y confiadas para su custodia y auténtica interpretación al Magisterio de la Iglesia.

Se llama método al camino o modo de proceder que tiene una ciencia para alcanzar su objeto. El método de la Mariología es el mismo de la Teología; esto es, el modo de proceder propio de la investigación y comprensión de la verdad revelada. Este modo de proceder es triple: inductivo, deductivo y apologético.

IMPORTANCIA DEL ESTUDIO TEOLÓGICO SOBRE MARÍA

Tres son los motivos principales de la importancia del estudio teológico sobre María: a) Por la excelencia del objeto que estudia; b) por los efectos que produce y, c) por su relación con otros tratados de la Teología.

La excelencia del objeto de la Mariología

La excelencia de una ciencia radica en la dignidad del objeto que estudia. Ahora bien, si la Mariología estudia a María -que es la criatura más noble, más digna y más santa-, es lógico que la ciencia que la estudia tenga igualmente esa nobleza y esa dignidad.

María Santísima es, en efecto, la cumbre de la creación, el vértice de las maravillas de Dios, la obra maestra de la sabiduría, del poder y de la bondad de Dios: una obra maestra “sólo sobrepasada por su Artífice” (San Epifanio, Oratio de laudibus S. Mariae Deiparae, PG. 43,478).

En nuestros días, acorde con el sentir unánime de la Iglesia, el Venerable Josemaría Escrivá de Balaguer escribió: -Canta ante la Virgen Inmaculada, recordándole: Dios te salve, María, hija de Dios Padre: Dios te salve, María, Madre de Dios Hijo: Dios te salve, María, Esposa de Dios Espíritu Santo… ¡Más que tú, sólo Dios!” (Camino n.496).

Los efectos que produce

Si la Mariología es excelente por su objeto, no lo es menos por los efectos que produce. Estos efectos son principalmente tres: lo) Conduce al conocimiento y al amor de Dios; 2o) al de Cristo y, 3o) al de María.

lo) La Mariología conduce y facilita el conocimiento y el amor de Dios. En efecto, la escala para subir a Dios, para conocerlo y amarlo, son las criaturas. San Pablo dice: “Lo invisible de Dios, su eterno poder y divinidad, son conocidos mediante sus obras (las criaturas)” (Rom. 1,20; cfr. también Sab. 3,20). María es una criatura perfectísima en la que resplandecen de modo singular la bondad, la gracia y el amor divinos, pues en Ella se complació el Todopoderoso (cfr. Lc. 1,49). Por tanto, conociendo y amando a María conoceremos y amaremos más a Dios.

2o) La Virgen Santísima nos configura con su Hijo y nos conduce a El. Tengamos presente que Ella sostuvo la fe vacilante de los Apóstoles antes de Pentecostés; Ella nos fue entregada, por su Hijo, como Madre; Ella señaló en las bodas de Caná: “Haced lo que El os diga” (Jn. 2,5). Por todo ello, María es ayuda valiosísima para el cristiano en su camino hacia Jesucristo. La Iglesia expresa la verdad de esta afirmación con esta pequeña jaculatoria: “Ad Iesum per Mariam”.

3o) Por último, sabiendo que no hay criatura más excelsa que María, ni quien más íntimamente esté unida a Dios, la Iglesia le aplica estas palabras de la Escritura: “Quien me hallare, hallará la vida y obtendrá el favor del Señor” (Prov. 8,35).

Relación de la Mariología con otros tratados de la Teología

La ciencia mariológica tiene ya un lugar propio en la Teología. Este lugar propio no significa autonomía, puesto que está siempre estrechamente relacionada con los restantes tratados teológicos. Así, por ejemplo, con relación al Tratado de la Santísima Trinidad basta decir que Santa María es hija predilecta de Dios Padre, Madre verdadera de Dios Hijo, Esposa de Dios Espíritu Santo.

Con la Cristología y la Soteriología guarda una especialísima relación por cuanto la Encarnación se llevó a cabo en sus entrañas purísimas; María refuerza la verdad de la Humanidad de Cristo; fortalece las relaciones Padre-hijo por cuanto Jesús estuvo sujeto a María y José (cfr, Lc. 2, 51); colabora con su Hijo como Corredentora, Mediadora y Dispensadora universal de todas las gracias.

Se relaciona con la Eclesiología en tanto que Ella es tipo y figura de la Iglesia; en María la Iglesia ha alcanzado su perfección, es Madre de la misma Iglesia y colabora activamente en su origen y en su crecimiento (cfr. Const. dogm. Lumen gentium, cap.8).

También se relaciona con la Escatología o tratado de las postrimerías, porque su Asunción a los cielos es anticipo y prenda cierta de la resurrección de los cuerpos de todos los hombres (cfr. Pablo VI, Credo del Pueblo de Dios, n.15).

El estudio de la Mariología ha servido además, para profundizar en el método teológico y ahondar en las relaciones que hay entre la Sagrada Escritura y la Tradición. Por ejemplo, el Dogma de la Inmaculada Concepción fue precedido por la fe del pueblo cristiano, y el Dogma de la Asunción de María asentado firmemente, también, principalmente en argumentos de la Tradición. En otras Palabras, el “sentido de la fe” de todos los fieles ha impulsado a los teólogos a profundizar en sus argumentos.

Como puede verse, el estudio teológico sobre la Virgen María está lleno de virtualidades y consecuencias. Estas se manifiestan no sólo en los Tratados de la Teología, sino también en el interés creciente y universal de los fieles que han sabido descubrir en la Santísima Virgen el camino hacedero y fácil para llegar a Jesucristo y, prenda segura de ortodoxia en la doctrina y para la propia salvación.

 

Jesucristo da sentido a la muerte

         

En este mes en que la Iglesia conmemora la Solemnidad de Todos los Santos y se pasma ante la misericordia de Dios suplicando, que los que estamos aún de camino, viatores, lucremos cuantas indulgencias podamos por las almas del Purgatorio, parece oportuno hacer una pequeña reflexión sobre el sentido de la muerte.

¡Que hecho tan misterioso y desconcertante es el de la muerte! Es algo que conocemos todos bien, pero que quizá tratamos de apartar del horizonte de nuestra conciencia como un pensamiento molesto e inoportuno, creyendo que así se lleva una vida más serena.

El fallecimiento de seres queridos o sólo conocidos, bien de modo repentino o en poco tiempo o tras una dolorosa y larga enfermedad, nos plantea una andanada de preguntas a las que difícilmente hayamos respuesta sino es acudiendo a Dios. ¿Por qué ha de ser así? Porque las cosas hay que verlas como son y las cosas son como las ve Dios, no como las vemos nosotros. El que las llamó a la existencia las llama a su presencia. Nosotros elegimos lo bueno, Dios hace bueno lo que elige. Nos eligió y nos amó, nos amó y nos llamó al ser.

El hombre ha sido creado por Dios para la inmortalidad; por tanto, la muerte es el salto a la Casa del Padre y no se puede ver como un trágico salto al vacío, a la nada. ¡El hombre tiene necesidad de la presencia de Dios en su historia cotidiana! ¡Sólo así puede encontrar sentido a la vida! Jesús hace presente que el verdadero significado de nuestro existir terreno está en la eternidad, y que toda la historia humana con sus dramas y alegrías debe ser contemplada en esa perspectiva eterna.

Miremos a Cristo en la Cruz. ¿Quién es Cristo? Es el Hijo de Dios que ha asumido la vida humana en su orientación temporal hacia la muerte. Cristo es Quien ha aceptado toda la realidad del morir humano. Y, precisamente por eso, Él es quien ha realizado una inversión fundamental en el modo de entender la vida. Ha dado un vuelco a la muerte con su muerte. Ha mostrado que la vida es sólo un tránsitar, un sendero que no termina en la muerte sino que tiene por meta el Cielo. Así la Cruz se ha convertido en la suprema Cátedra de la verdad de Dios y de los hombres.

Jesús, con su muerte revela que al final de la vida el hombre no está destinado a sumergirse en la oscuridad, en el vacío existencial, en la vorágine de la nada, sino que está invitado al encuentro con su Padre Dios, hacia el que se ha movido en el camino de la fe y del amor durante toda la vida, y en cuyos brazos se ha arrojado con santo abandono en la hora de la muerte. Así pasó con Angelina, cayó en su regazo y junto a ti.

Aceptando cristianamente la muerte vencemos para siempre la muerte. Aquí abajo nuestra liberación comienza con la liberación del pecado, que es lo fundamental y condición para todo lo demás. Queda el sufrimiento como medio de expiación y rescate. Porque si morimos en gracia de Dios, sabemos con certeza que entraremos por entero en la vida eterna; la persona –alma y cuerpo ya resucitado– irá a gozar y participar de la visión de Dios.

El cristianismo es un programa lleno de vida. Ante la experiencia cotidiana de la muerte, nuestra humanidad, repite incansable: “Creo en la vida eterna”. La resurrección de la carne es un dogma de fe y en esta dimensión vital se encuentra la realización definitiva del hombre en Dios mismo: Sabemos que... seremos semejantes a Él, porque le veremos tal cual es. El Señor da en la tierra, vistas las cosas así –como las ve Él– paz y serenidad. Pero esta paz y esta serenidad no se deriva de una especie de insensibilidad o de resignación apática ante la muerte, sino de la convicción de que ésta no tiene la última palabra en el destino humano, contrariamente a lo que parece.

La paz y la serenidad nacen de la esperanza cierta del Cielo. La muerte puede y debe ser vencida desde la vida.      ¿Puede haber mayor alegría que la de contemplar a Cristo en su gloria? Carísimos, ahora somos hijos de Dios, aunque aún no se ha manifestado lo que hemos de ser. Sabemos que, cuando se manifieste, seremos semejantes a Él, porque le veremos tal cual es[1]. El Cielo será la plenitud de la filiación, de nuestro vivir en Dios; una plenitud inefable que tiene su comienzo en este vivir, introducidos en su Vida, mediante la gracia santificante.

En el Cielo veremos a nuestro Padre Dios, cara a cara, y gozaremos en Él con un gozo infinito, según la santidad y los méritos adquiridos aquí en la tierra. Pero la misericordia de Dios es tan grande, que ha querido que sus hijos encuentren también un nuevo motivo de felicidad: la compañía de Jesucristo, a quien veremos glorioso, al que reconoceremos después de tantos ratos de conversación con Él..., la compañía de la Virgen, de San José, de los Ángeles, en particular del propio Ángel Custodio, y de todos los santos.

Especial alegría nos producirá encontrarnos con los que más amamos en la tierra: con nuestros hermanos, parientes, amigos..., personas que influyeron de una manera decisiva en nuestra salvación... Serán grandes motivos de gozo la llegada de nuevas almas al Cielo, el progreso espiritual de las personas queridas que quedaron en la tierra, el fruto del apostolado a lo largo del tiempo.

Pedro Beteta López

Teólogo y escritor

 


    [1] 1 Jn 3, 2.

 

Busquemos la unidad sobre las cosas

Sheila Morataya
12 marzo 2018

Busquemos la unidad como lo hacía Jesús en nuestras relaciones

El tema de la unidad es fundamental. Es un tema al que Jesús s refirió en los últimos días en la tierra. En el capítulo 17 de San Juan dice:” Como Tú Padre estás en Mí y yo en ti, que ellos sean uno en nosotros”. Ser cristiano es ante todo, buscar la unidad entre las personas. Evitar el conflicto, la separación, la murmuración, la crítica y la envidia. La unidad es siempre un bien mayor pues es la que permite que podamos vivir en paz y armonía y tener esa experiencia de estabilidad profunda.

Al escribir estas líneas reflexiono en torno al drama de desunión que se vive en una familia cercana que conozco. Son dos mujeres. Cada una con sus propias ideas y formas de ver la vida. Cada una de generaciones diferentes y que a causa de un desacuerdo entre ellas, ahora tienen sufriendo a sus respectivas familias. Esto es muy triste pues me toca muy de cerca. Habiendo hecho hasta la imposible y agotado todos los recursos, estas dos mujeres ha elegido su postura. Ambas son mujeres que oran y van a la iglesia. ¿De qué forma se manifiesta Jesús verdaderamente aquí? ¿es la edad de una persona importante para hacer lo imposible para cultivar la unión? Es un gran reto….

Ser bautizado es haber recibido una gracia especial para poder ser luz en el mundo, ser uno con todos. Que el sufrimiento del afligido sea mío.

La humildad permite que entre las personas no existan separaciones.

Aquél que es humilde, es generoso en el corazón. Cede, reconcilia, se convierte en un lecho de rosas para que el otro camine sobre “lo blandito”, una expresión que utilizaba mucho San José María Escrivá de Balaguer. Pero, ¿qué es estar ordenado por dentro? Es estar libre de imaginaciones absurdas, rivalidades entre hermanos de sangre y de comunidad, celos, aspectos de la conducta que no sirven sino para separar a las personas.

Por ello hay que procurar ser alma de oración y más importante alma de comunión ya que en la comunión Cristo nos transforma en todo lo que somos mente, corazón, cuerpo. Su vida divina pasa a formar parte de la nuestra y vamos muriendo a nuestro yo egoísta y gigante para que su vida divina me unifique.

En la situación familiar que explico arriba, ambas mujeres aparentemente oran. ¿Comulgan de forma diaria? ¿todos los domingos? No lo sé. Lo que sí sé es que mujeres o personas orantes, nunca permitirán, cuando esta es una oración auténtica, que a causa de sus propios intereses la unión en la familia se rompa.

Debemos tú y yo cuidar nuestra alma, para que cuando Dios venga, la encuentre limpia, lo más preparada posible. Debemos procurar que nuestra oración será sincera. Los frutos de la oración siempre serán la paz, la armonía, el servicio entre las personas, el crecimiento en el amor. La generosidad.

No podemos vivir sin comer, tampoco podemos vivir sin el silencio y los momentos de oración. Ambos son necesarios e importantes para hacer limpieza profunda de todo eso que se nos pega cuando salimos al mundo, tenemos interacciones con las personas, especialmente con las de nuestra familia pues el “león rugiente anda buscando a quien devorar”.

Hay que tratar de volver la mirada a San José, el padre adoptivo de Dios y seguir su ejemplo de hombre en la tierra que renunció a sus propios sueños para seguir con fidelidad y humildad el plan de Dios. Le he encomendado a él a estas dos maravillosas mujeres.

A mayor vida interior y vida de comunión, mayor consciencia del llamado a ser agentes de unidad como lo son El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo.

Dios te bendiga!

Sheila Morataya

 

 

Felicidad y salvación

Escrito por Ramiro Pellitero

Precisamente porque el hombre no se perfecciona ni se salva de modo individualista ni desencarnado, Cristo quiso la salvación por la mediación de la Iglesia y en comunión con ella

¿Quién diría que no le interesa la felicidad? La religión afronta la cuestión de la felicidad al hablar de la salvación. Un nuevo documento de la Congregación para la doctrina de la fe (Carta ‘Placui Deo’, fechada el 22-II-2018) toca algunos aspectos del mensaje cristiano sobre la salvación en referencia a las enseñanzas del Papa Francisco. Si bien es un documento de tipo doctrinal, manifiesta una notable sensibilidad evangelizadora y pastoral. Sus observaciones tienen especial interés en el campo de la educación cristiana.

Comienza por una mirada a la situación de nuestra cultura: ¿dónde pone la felicidad? ¿Siente la necesidad de “salvación”?

La tentación de la auto-salvación

En la cultura occidental y fuera del cristianismo se plantea que el hombre y el mundo puedan ser “salvados”, con una idea de la salvación reducida muchas veces al logro del bienestar material y del placer sobre todo para uno mismo.

Este logro se ve alcanzable por la ciencia y la tecnología. De este modo los que plantean esa idea reduccionista de la salvación sustituyen la fe en Dios o en los dioses por la fe en el desarrollo científico y tecnológico.

Pero la experiencia histórica hasta nuestros días y la situación del mundo actual −la permanencia e incremento de las guerras y revoluciones, las desigualdades sociales y los problemas ambientales, los intereses políticos y económicos enfrentados, etc.− hacen que muchos duden de esta auto-salvación o salvación intrahumana.

El nombre Jesús significa precisamente salvador. Salvación quiere decir que el hombre puede alcanzar una vida plena, y, para eso, librarse no solo de la muerte y del sufrimiento, sino también del mal que comporta el pecado: la pérdida de la unión con Dios, la falta de paz interior, las fracturas en las relaciones con los demás y el maltrato de los seres creados.

En una perspectiva creyente, la salvación se concibe en relación con Dios, con lo que llamamos vida eterna, y también con los demás y con la Tierra, pues no cabe una felicidad individualista ni egoísta.

Persona, felicidad y salvación

“Cada persona a su modo busca la felicidad”, dice el documento. Y así es. Podemos observar que, aunque uno no se lo plantee de esta manera, la búsqueda de la felicidad depende de la idea que se tenga de lo que es “ser persona”. Como la persona es un ser a la vez corporal, espiritual y social, y abierto desde su interior a Dios, cualquier intento de ser feliz que no tenga en cuenta a la vez estas dimensiones, está abocado al fracaso.

Así sucede, por ejemplo, con el voluntarismo, y también con los espiritualismos de diverso tipo. En este marco se sitúan los dos errores que desea señalar el documento. Se corresponden respectivamente con dos modos de buscar la salvación que se equivocan al interpretar el cristianismo: el pelagianismo (de Pelagio, siglo V), que defiende que el hombre se puede salvar por sus propios esfuerzos; y el gnosticismo (de gnosis: conocimiento esotérico), que desde los primeros siglos promueve una salvación basada en liberarse de la materia y unirse con la divinidad de un modo puramente “espiritual” o intelectual.

La salvación cristiana

Frente a estas tendencias el documento señala que, según el mensaje cristiano, “la salvación consiste en nuestra unión con Cristo, quien, con su Encarnación, vida, muerte y resurrección, ha generado un nuevo orden de relaciones con el Padre y entre los hombres, y nos ha introducido en este orden gracias al don de su Espíritu, para que podamos unirnos al Padre como hijos en el Hijo, y convertirnos en un solo cuerpo en el ‘primogénito entre muchos hermanos’ (Rm 8, 20). Así pues, nuestra felicidad tiene que ver con sabernos y sentirnos hijos de Dios y hermanos entre nosotros y de todos los hombres.

La revelación cristiana nos asegura que −tal como Jesús mostró− a Dios le interesa todo lo nuestro: nuestros cuerpos, nuestras familias, nuestros trabajos y esfuerzos para mejorarnos a nosotros mismos y al mundo. Pero no nos salvaremos solamente por nuestros esfuerzos de voluntad ni por nuestros logros intelectuales, científicos o técnicos. Jesucristo es el único camino para la salvación plena: “Yo soy el camino” (Jn 14, 6).

“Además −observa el documento− este camino no es un camino meramente interno, al margen de nuestras relaciones con los demás y con el mundo creado. Por el contrario, Jesús nos ha dado un ‘camino nuevo y viviente que él nos abrió a través del velo del Templo, que es su carne’ (Hb 10, 20)”.

“En resumen −señala−, Cristo es Salvador porque ha asumido nuestra humanidad integral y vivió una vida humana plena, en comunión con el Padre y con los hermanos. La salvación consiste en incorporarnos a nosotros mismos en su vida, recibiendo su Espíritu (cf. 1 Jn 4, 13)”. Por eso Jesús es al mismo tiempo el Salvador y la Salvación. Dicho brevemente, la salvación plena consiste en nuestra incorporación a la Iglesia como misterio y sacramento de comunión.

Precisamente porque el hombre no se perfecciona ni se salva de modo individualista ni desencarnado, Cristo quiso la salvación por la mediación de la Iglesia y en comunión con ella. Y la Iglesia no es una comunidad de vínculos únicamente espirituales, sino también una comunidad visible.

La Iglesia, signo e instrumento de salvación

De hecho, toda visión individualista o meramente interior de la salvación contradice el modo en que se da la salvación en la Iglesia: a través de los sacramentos, cuya puerta es el Bautismo y cuya fuente y cumbre es la Eucaristía: “Gracias a los sacramentos, los cristianos pueden vivir en fidelidad a la carne de Cristo y, en consecuencia, en fidelidad al orden concreto de relaciones que Él nos ha dado. Este orden de relaciones requiere, de manera especial, el cuidado de la humanidad sufriente de todos los hombres, a través de las obras de misericordia corporales y espirituales”.

¿Y no es posible la salvación fuera de la Iglesia? Como enseña el Concilio Vaticano II, es posible la salvación fuera de los márgenes visibles de la Iglesia, para todos los que no la conozcan y busquen la verdad junto con el amor. Por eso los cristianos estamos llamados a “establecer un diálogo sincero y constructivo con creyentes de otras religiones, en la confianza de que Dios puede conducir a la salvación en Cristo a todos los hombres de buena voluntad, en cuyo corazón obra la gracia” (Gaudium et spes, 22).

También por eso y al mismo tiempo, los cristianos tenemos una gran responsabilidad para anunciar, viviéndolo, el mensaje del Evangelio. Y todos, en la medida en que aceptamos y vivimos el mensaje cristiano podemos colaborar −con la oración y con nuestras obras, también con los trabajos que lleva consigo la vida ordinaria y familiar− en nuestra propia salvación y en la salvación de los otros.

¿Pero no cabe la felicidad y la preocupación por los demás, y encontrar el sentido de la vida y la salvación al margen de Cristo? Podría decirse que la respuesta del mensaje cristiano a esta pregunta es: cabe intentarlo. Y de hecho muchas personas lo hacen. Pero no podríamos lograrlo plenamente si Dios no se hubiera revelado en Cristo y nos hubiera ofrecido la salvación en unión con Él por el Espíritu Santo. Por eso hablamos de “vida plena” y de “salvación integral” del alma y del cuerpo, lo cual implica la fe en la vida ultraterrena y el Reino de Dios definitivo, al que nos abriremos después de la segunda venida de Cristo.

Respecto a los que han muerto sin haber conocido a Jesucristo y a la Iglesia, creemos que Dios es infinito amor y misericordia, y que también premiará con creces la correspondencia de cada uno a las luces y a los dones que haya recibido.

Ramiro Pellitero

 

 

Europeísmo: un valor supranacional

El sábado pasado tuve el honor de recibir la cruz de oro de la Fundación Fomento Europeo, otorgada a personas “que en su trayectoria han destacado en pro de los Valores Universales y los Derechos Humanos en la unión de los pueblos y las personas”. La Fundación AEFE tiene como objetivos contribuir a un mayor acercamiento e integración de todos los pueblos, culturas y etnias de Europa; fomentar el intercambio y el conocimiento mutuo entre estos, y sus culturas y costumbres; promover en España y en todos los pueblos de Europa la idea de europeísmo como valor supranacional. El acto comenzó con los himnos nacionales de los países representados, entre ellos el de Europa, el Himno a la Alegría de la Novena Sinfonía de Beethoven, y contó con la presencia de diplomáticos como el cónsul de Japón o el de Sierra Leona. Al final del post podéis ver el vídeo del acto de entrega.

Los otros galardonados fueron: Augusto Anguita Mateu (co-fundador del Sistema de Emergencias Médicas SEM y ex-jefe del Servicio de Urgencias del hospital Clínico de Barcelona); Alejandro Blanco Bravo (Presidente del Comité Olímpico Español); Sofía Cabruja Casas y Carles Lama Niebla (matrimonio concertista de piano); Juan María Tintoré Turull (Presidente Honorario del Real Club de Tenis Barcelona 1899) y Olga Viza López (Escritora, periodista y presentadora de TV). Y dos instituciones, Grupo Damm (recogido por su Consejero-secretario, Ramón Asenjo Bosch) y Grupo Agbar (Aguas de Barcelona), en el 150 aniversario de la entidad;

Tras la entrega y cena de gala, Sofía Cabruja y Carles Lama nos deleitaron con piezas de Schubert, ejecutadas con maestría a cuatro manos.

Os dejo con el vídeo de la entrega del premio y el discurso de aceptación, que también transcribo aquí:

“Muchísimas gracias a la Fundación de Fomento Europeo por otorgarme está preciosa distinción en forma de cruz que nos recuerda las raíces cristianas de Europa. Estuve el jueves pasado impartiendo unas sesiones del IESE en Santiago de Compostela y mi marido, Felipe, y yo aprovechamos para ir a darle un abrazo al apóstol. Junto a sus restos está la placa conmemorativa de la peregrinación de Juan Pablo II en 1982. Todos recordamos cómo, siendo pastor de la Iglesia universal exhortaba así a los europeos: “desde Santiago, vieja Europa, te lanzo un grito de amor: ¡vuelve a encontrarte! ¡Sé tú misma!”

Ese mismo año iniciaba yo mis estudios del MBA en el IESE, desde donde he podido desarrollar una trayectoria profesional como docente e investigadora, que me ha llevado a poder influir en directivos, empresarios y gobiernos de más de 20 países en cuatro continentes, para ir conformando empresas y sociedades cada vez más humanas y sostenibles, a la medida del hombre y de la mujer de hoy, donde se puedan integrar la maternidad y la paternidad. También tuve ocasión de hablar ante el Parlamento europeo sobre cómo ayudar desde la legislación a la reconciliación de la vida laboral y familiar como base para superar el invierno demográfico en que está inmersa toda Europa y, específicamente, España. Hace tres años fui miembro del Consejo Asesor de Vivian Redding, directora de Derechos Humanos de la Comisión Europea, con el fin de ayudar a avanzar a las mujeres en los Consejos de Administración.

Tengo que reconocer que fue un hombre, mi padre, quien me sacó de mi zona de confort, y despertó en mí una sana ambición para contribuir profesionalmente según mis capacidades y llegar a ser catedrática, cuando yo decía que quería ser profesora de idiomas. Fue también un hombre, Juan Antonio Pérez López, decano del IESE, quien me animó a adentrarme en la investigación sobre las diferencias y complementariedad entre hombre y mujer, y sobre su sinérgica contribución como líderes en el gobierno de las empresas con o sin ánimo de lucro. El tercer hombre en mi trayectoria vital es, por supuesto, mi esposo, quien, al igual que mi madre, mi mejor e incondicional amiga, ha estado siempre a mi lado apoyando todos mis proyectos.En 2012 fui candidata de España para el CEDAW (comité antidiscriminación de la Mujer) en la ONU. Mi propuesta para salir de una sociedad líquida y frágil y construir una sociedad cohesionada y sostenible quedó recogida en un programa que compartí con casi 100 embajadores ante Naciones Unidas y que se resume en 3 Fs: Feminidad (abrir el ojo femenino para enfocar con mayor nitidez los problemas y su solución), Familia (nadie es una isla en el océano) y Flexibilidad (en dirigir a las personas en tiempo y espacio según sus  necesidades cambiantes en diferentes etapas familiares y personales).

Otra característica de esta medalla es el noble metal. Que sea de oro me ha recordado las conversaciones con mi colega y amiga Maruja Moragas, cuando decíamos que este podría ser el siglo de oro de las Mujeres. Nunca antes tuvimos mujeres tan preparadas y con tantos recursos para poder llevar adelante los cambios necesarios para un progreso equilibrado, sostenible y en femenino… de la mano de los hombres, ¡por supuesto!

Como dice Ward, “el pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie, y el realista ajusta las velas.” Como me recordaba Inma Simó hace pocos días, “la gran mayoría de mujeres estamos ajustando las velas para ceñirnos a unos vientos que pueden ser muy favorables para todos.”

Tras recibir la distinción que hoy se me otorga, voy a seguir impulsando desde la cátedra del IESE Carmina Roca y Rafael Pich de Mujer y Liderazgo, con mayor empeño e ilusión si cabe, estudios que profundicen en  diagnósticos realistas de la situación actual y del tipo de liderazgo necesario para seguir avanzando con las 3 Fs (feminidad, familia y flexibilidad) hacia las 6 Cs (complementariedad hombre-mujer, cuidado de la casa común sin olvidar a sus habitantes, competencias, corresponsabilidad, compromiso y confianza), 6 Cs indispensables para construir una sociedad más justa, más eficiente y más humana.”

 

 

La Alegría del hijo pródigo

Ernesto Juliá

En el medio del tiempo de Cuaresma, la Iglesia nos invita a todos a Alegrarnos.

De qué me voy a alegrar yo, se preguntará más de una persona: los hijos enfermos, me acaban de despedir del trabajo, la familia está muy resquebrajada, no me entiendo con mis amigas. Todas son desgracias, podrían señalar los más pesimistas después de una serie de graves contradicciones en su vida.

Alégrate, sigue siendo la voz de la Iglesia.

Dentro de la batalla del lenguaje, la palabra alegría ha perdido su significado más hondo, que la vincula a una paz de conciencia, a una serenidad de carácter, a un gozo ante el bien propio y el ajeno. Hoy, un buen número de personas entienden por alegría unas horas de exultación fisiológica, temperamental, sentimental, como un ligero estado de ánimo que deja efectos agradables, aunque puedan desaparecer en pocas horas o incluso inmediatamente.

La alegría a la que nos invita la Iglesia, tiene tres facetas: salir de las tinieblas y ver la Luz: la Fe. Arrepentirnos de nuestros pecados y pedir perdón de todo corazón, la Esperanza; y vivir después la alegría de perdonar y de pedir perdón: la Caridad.

Es la alegría profundamente humana y divina del hijo pródigo.

El hambre que padece por no poder siquiera comer las algarrobas destinadas a los cerdos, le hace entender la profunda soledad del hombre que malgasta la herencia de su padre y se enfanga en el pecado.  Una imagen que se puede aplicar muy bien a tantos europeos de nuestro tiempo, que han dejado de ser cristianos. Hemos malgastado la herencia de vida, de familia, de amor fraterno que Dios nos ha regalado en Cristo Nuestro Señor, y tenemos hambre.

El hijo pródigo se arrepiente, llora y pide perdón. El hombre europeo no se arrepiente. Se enfada consigo mismo por lo mal que le han ido las cosas, pero no baja la cabeza, no se arrepiente, no llora, y muy lejos de él pedir perdón.

El hijo pródigo vuelve a la casa de su padre. El hombre europeo que ha dejado de ser cristiano se obstina en comer las algarrobas de los cerdos, quema sus raíces cristianas, y quiere reconstruir la herencia a base de abortos, transexualismos, de destrucción de la familia, y toda clase de ideologías de género tratando de “construirse a sí mismo”. Y se encuentra con un vacío absoluto. Y persiste en no arrepentirse. Parece que quiere seguir los pasos de Kirilov en Los Demonios de Dostoyesky: planea su suicidio porque piensa que solo puede llegar a ser él mismo si domina su propia muerte.

El hijo pródigo encuentra a su padre que le espera ansioso para darle un abrazo; y se maravilla al ver la fiesta que su padre dispone para celebrar su retorno. El hombre europeo que ha dejado de ser cristiano tiene el corazón duro, enfangado en el sexo más egoísta y menos humano, no tiene a nadie con quien celebrar ninguna fiesta. Solo sabe celebrar su propio “orgullo”. Y en su orgullo, pretende encontrar su “sentido” quitando cruces, manchando las paredes de las iglesias, tratando de mofarse de las imágenes de Cristo y de María. Escribe su propio suicidio, a lo Judas.

La Iglesia anuncia la Alegría del perdón. Anuncia la Misericordia de Dios a todos los que se alejan de Él y arrepentidos le piden perdón.

Todos los Apóstoles huyen del Señor en el momento solemne de la Cruz y de la Muerte. Después, arrepentidos, humillados se alegran, gozan de su compañía y viven con Él la Resurrección.

El hijo pródigo gozó profundamente en su espíritu de la alegría de su padre al abrazar al “hijo perdido que ha regresado”. Es la alegría de Dios Padre al abrir las puertas del Cielo a un hijo suyo.

El hombre europeo que ha dejado de ser cristiano no se humilla y no se arrepiente. No goza nunca de la Alegría de saberse perdonado por Dios; y no goza tampoco de la Alegría de Dios al perdonarle. La oscuridad llena el vacío de su alma y se ahoga, diciéndose ateo, insultando a Dios porque lo ha creado. No oye nunca el llanto de Cristo sobre Jerusalén.

ernesto.julia@gmail.com

 

 

Sobre el pequeño Gabriel: la madre, un ejemplo a seguir y el acompañamiento de la Iglesia Católica

14/03/2018 01:00

RC

Por las informaciones que me llegan, los padres del pequeño Gabriel no son especialmente gente de iglesia. Pero nos están dando, sobre todo la madre, un ejemplo de verdadero espíritu cristiano a toda España.

¿Cuántas mujeres, madres, arroparían así a su ex marido después de saber que su pareja ha matado a su hijo? (o al revés).

El testimonio de Patricia es digno de admiración. Que cese la rabia, no a la violencia….

Sí Patricia, has conmovido a toda España. Te damos las gracias por ello.

Y mi segunda reflexión. En estos últimos años, en los que se alzan voces pidiendo un laicismo salvaje, incluso partidos menos beligerantes también se plantean sacar la religión fuera del espacio público, resulta que la Iglesia Católica tiene mucho que decir, mucho que acompañar y mucho que celebrar. Y eso es muy bueno.  

El obispado de Almería se ofreció a la familia para oficiar el funeral, y los padres de Gabriel que, como digo, no son muy de iglesia, dijo que sí. Y lo agradecieron. 

Y ese párroco, el de Níjar, cumpliendo la primera de sus funciones: acompañar, estar al lado de los que sufren, escuchar. Ha sido capaz de convocar unas jornadas de oración a las que se han unido cientos de personas y de la mano de la alcaldesa del PSOE.

La Iglesia es el pueblo, es del pueblo y está con el pueblo.

Por eso, el movimiento de paz y de no violencia que ha generado la muerte del pequeño Gabriel Cruz nos ha unido a todos, a los de derechas y a los de izquierdas, a los ateos y a los cristianos.

Y así es como debemos vivir en una sociedad democrática. Respetando el derecho de cada uno, de su espacio, sin excluir a nadie.

Por todo esto que has conseguido, pequeño Gabriel, tu muerte no caerá en saco roto. Espero que traiga muchos frutos. #TodosSomosGabriel.

Zenón de Elea.

 

FRANCISCO: 265

Por René Mondragón

RENUNTIATIO PONTIFICALIS

Apenas unos días atrás el mundo se sacudió ante la renuncia –es incorrecto decir “dimisión”- al Papado de SS Benedicto XVI. El hecho resultaba inédito, en particular porque en 598 años ningún Pontífice lo había realizado. El Papa Gregorio XII en 1415 era el antecedente más cercano.

Como siempre, en todas las comunidades secularizadas, las “apuestas” se cruzaron: Que si el nuevo Pontífice debería ser italiano o se volvería al modelo implantado por San Juan Pablo II. Algunas otras voces aseguraban también que el planeta vería al primer Papa negro, faltó y no faltó quién sostuviera que sería del continente asiático.

Mis adorables lectoras y brillantes lectores le recuerdan al escribano una conversación de Andrés Oppenheimer en la radio, cuando contestó a su entrevistador que él, como periodista y hombre de análisis internacional, había visto muchas sucesiones papales, y que –en todas- los momios resultaron un fracaso.

Para quienes tenemos el privilegio de la Fe, la explicación es más sencilla que los variados análisis políticos de los comentócratas: el Espíritu Santo tiene sus propios planes, que no necesariamente coinciden con el punto de vista de los hombres.

UNA FOTOGRAFÍA

Una imagen difundida por todo el mundo llevaba por título, “Adiós”. En un primer plano se veía la silla pontificia y unos pasos adelante, dando la espalda a la  lente, la ya encorvada figura de Benedicto XVI.

Nadie imaginó en la Plaza de San Pedro y en las pantallas de televisores y móviles, que aquella fumata blanca anunciaría el arribo al trono de Pedro de un jesuita argentino; de un hombre de congruencia a toda prueba; de un primado pampero lleno de energía, combatividad, amor a la Iglesia y fiel a ella y a Jesucristo, que –desde el inicio- dio nota.

EMPEZANDO POR SUS ZAPATOS

El tradicional “Habemus Papam” se aderezó con varios matices periodísticos: De inicio, escoger el nombre de “Francisco”, en honor a la filosofía y la norma de vida del santo de Asís, fue el primer indicativo.

La indumentaria distinta; los mismos zapatos desgastados y la misma súplica: “Recen por mí”. Más tarde nos enteraríamos de que él mismo habría acudido a pagar su hospedaje y dar las gracias a quienes le prestaron algún servicio durante su participación en el Cónclave. Francisco se convertiría en el Papa 265 de la cristiandad.

UNA IGLESIA EN POSICIÓN DE SALIDA

Indudablemente, el camino se trazó para el Pontificado de Francisco: Una Iglesia en posición de salida, al lado de los más pobres y los débiles. Un papado que una y otra vez ha reclamado a los jóvenes que no tengan miedo de “hacer lío”, porque la humanidad de hoy necesita santos que usen jeans, tenis y beban Coca Cola, y que acepten el compromiso de ir al rescate de la espiritualidad de Cristo en otros jóvenes de todo el mundo.

Por ello adquiere un enorme e intenso significado la canonización de san José Sánchez del Río que hace recordar a toda la catolicidad que, el martirio no se pide…se gana. Y vaya que José lo ganó a pulso, porque el Cielo se había puesto “en barata”; y arribó a él, contento, lleno de alegría por el testimonio que Cristo Rey le había solicitado.

En opinión del escribano, SS Francisco no se considera a sí mismo un “reformista”, sino un Pontífice que ha puesto al día a la Iglesia Universal, tal y como lo hicieron San Juan XXIII o Paulo VI, con la misma intensidad de Juan Pablo I y el santo Wojtila, al tiempo de darle profundidad y dirección teológica al mismo estilo de Benedicto XVI, Newman o Chesterton.

A 5 AÑOS DE DISTANCIA

Sin duda, la postura de SS Francisco ha incomodado a más de uno. En él adquiere características especiales la acción de ser “Signo de Contradicción”; de estar en el mundo, pero no pertenecer a él.

A cinco años de aquel “Habemus Papam”, vale la pena estar alegres.

Ad majorem Dei gloriam.

 

Ideología: ¿la podemos explicar?

Ana Teresa López de Llergo

Última actualización: 13 Marzo 2018

Hay tres ideologías que prácticamente en todos los campos de la actividad humana, en nuestro tiempo, subyacen con sus planteamientos. Muchas veces se combinan y las secundamos sin darnos cuenta, tal vez porque ni siquiera somos conscientes: todos hablan de ellas y, para no quedarnos fuera del discurso contemporáneo, también las asumimos. Son la ideología de género, el marxismo y el feminismo

Para entendernos mejor, conviene definir lo que es una ideología. Una ideología se fundamenta en una idea desvinculada de la realidad que se impone para explicar algún aspecto de la vida. Es una construcción mental, propuesta por alguna persona o un grupo, que entiende algunos aspectos de la vida de un modo inédito, original y articulado con total independencia de cualquier evidencia. Con esa idea se busca organizar un nuevo estilo de vida.

De allí que nos encontramos ante dos mundos: el que todos conocemos y experimentamos, y el mundo que se explica desde la personal manera de interpretar el mundo que todos conocemos. El primero es connatural a todos y nos une. El segundo no es connatural, se busca imponer por quienes lo inventan y por eso, divide a quienes lo adoptan de los que no lo adoptan. La ideología tiende a generalizarse y para lograrlo desacredita toda postura que le es contraria.

La ideología de género rechaza el modo de ser que cada uno ha recibido, llámese biología, naturaleza o esencia, y privilegia la interpretación que cada quién hace de sí mismo. Hay rechazo al orden de la vida humana, evidente y presente a lo largo de la historia. En el fondo, cada uno se siente descontento de ser quien es. Para tener más peso y lograr seguidores se hace un auténtico proselitismo muy bien planeado, con el descrédito de quienes no asumen su manera de pensar. Va contra la persona humana.

La ideología de género en primer lugar va contra el ser masculino y femenino, en segundo contra la familia como institución natural, buscan desacreditarla e intentan verla como una estructura de explotación. Por eso, las relaciones de los progenitores ya no necesariamente han de ser entre mujer y hombre, y las relaciones de los padres con los hijos también se desvinculan, así se elimina cualquier relación de autoridad.

El marxismo da a la sociedad un nuevo orden basado en la lucha de clases. En vez de la solidaridad, de la caridad, de la justicia que es tratar a cada uno según su dignidad, se impone el odio: la lucha entre dos grandes colectivos: los capitalistas y el proletariado. Urgen a la desaparición del grupo que califican como patriarcal, explotador, neoliberal, capitalista. Cualquier medio es válido con tal de desaparecer este grupo tan nocivo. Va contra la dimensión social de la persona.

El marxismo sospecha de las relaciones sociales, este es el motivo del esfuerzo por desaparecer a la familia y a cualquier sociedad intermedia. La meta es que los individuos dependan directamente del Estado, pues ven a la familia como la lucha entre hombre y mujer y entre padres e hijos. Ven a las instituciones laborales como lucha entre directivos –explotadores- y trabajadores –explotados-.

El feminismo es la postura que aplica la lucha de clases en la familia. El punto de partida está en la afirmación de que los hombres explotan a la mujer. Por eso, toda mujer ha de liberarse del yugo masculino y seguir ganando terreno. Ya consiguió el derecho al voto y el derecho a una educación superior para asumir empleos extra domésticos. Pero aún tiene que seguir en la lucha para conseguir los mismos puestos que los de los varones, el mismo salario, e incluso los mismos desenfrenos.

El feminismo desdibuja las características típicamente femeninas, de modo que actualmente se rechazan los aspectos que tipifican el modo de ser femenino del modo de ser masculino. Presentan un igualitarismo ideologizado. En este aspecto hay una contradicción de raíz pues si tan nefasto es el varón por qué se busca ser como él.

La meta es desaparecer la sociedad patriarcal, el modelo social y económico masculino que califican de capitalista, racista y machista. Buscan saltar fronteras e internacionalizar sus metas.

Respecto a la procreación proponen adueñarse de sus cuerpos y de su vida, como mujeres, lesbianas y trans: asumir la orientación sexual que deseen, liberarse del opresor trabajo doméstico y postular nuevos derechos como por ejemplo: el aborto. Explican sus ideales con una serie de calificativos demagógicos para desvincularse de cualquier rastro patriarcal. Es un discurso de odio, de allí la vinculación con el marxismo.

 

“Febrero el loco, un día malo y otro peor”

Febrero fue el tercer mes más frío del siglo y registró un 40% más de lluvia

“Febrero el loco, un día malo y otro peor” decía mi abuelo, este año se ha presentado como loco. En su conjunto ha mostrado un carácter muy frío, con una temperatura media de 6,9 grados centígrados, el tercer mes de febrero más frío de lo que llevamos de siglo, y fue húmedo o muy húmedo, con un 38 por ciento más de precipitación de lo normal para ese mes.

Así, la temperatura se quedó 1,6 grados centígrados por debajo de la media de febrero -para el periodo de referencia 1981-2010- y acumuló una precipitación de 73 litros por metro cuadrado, lo que le convierte en húmedo, próximo a muy húmedo, en todo el territorio, informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Según las fuentes, las temperaturas máximas quedaron 1,7 grados por debajo del valor normal del mes, mientras que las mínimas registraron 1,5 grados menos, con una oscilación térmica diurna 0,2 grados menor que la normal de febrero.

Los valores más bajos se observaron en Molina de Aragón, con 12,8 grados negativos; Teruel, con -11,0 grados, Puerto de Navacerrada, con -10,5 grados, y Ávila, con -9,1.

Además, en febrero fueron frecuentes las heladas en ambas mesetas y en zonas de montaña, hasta 25 días, de 28, en el Puerto de Navacerrada, 24 en Izaña y 22 en Valladolid/aeropuerto, Burgos/aeropuerto y León/Virgen del Camino.

En cuanto a las precipitaciones, febrero fue muy húmedo desde Asturias hasta el noroeste de Navarra, interior peninsular, un área que abarca la mitad oriental de Aragón y gran parte de Cataluña, Baleares y zonas de Canarias, y extremadamente húmedo en extensas áreas de Asturias, norte del País Vasco e interior de Lleida.

El porcentaje de precipitación acumulada fue el doble de lo normal en las regiones cantábricas, Cataluña, centro de Castilla-La Mancha, sur de Madrid, Baleares y áreas de Canarias y del noreste de Andalucía y el triple en gran parte de Barcelona y Lleida, este de Mallorca e Ibiza y puntos de Gran Canaria y Tenerife.

Cabe destacar el episodio de lluvias registrado entre los días 1 y 5, que afectó principalmente a las regiones cantábricas, Cataluña, interior peninsular, vertiente mediterránea y Baleares, en muchas ocasiones en forma de nieve.

Y en los dos últimos días del mes, la entrada de la borrasca Emma por el suroeste inició un episodio de precipitaciones en el cuadrante suroeste peninsular y Canarias, que posteriormente afectó a toda España.

En dicho episodio, destacaron las precipitaciones acumuladas en zonas del Sistema Central y sierra de Grazalema, así como la presencia de nevadas en extensas áreas de la mitad norte peninsular. No obstante, hay que tener en cuenta que: “el tiempo que hace a su tiempo nunca es mal tiempo”, también recuerdo habérselo oído al abuelo.

Jesús Domingo

 

 

Se ha hecho una gran labor, pero no basta.

Manos Unidas recuerda que 815 millones de personas carecen de alimentos suficientes. Tras dos años de intensa labor de concienciación, recordando el impacto social y ambiental del desperdicio de alimentos, Manos Unidas cierra el Trienio de lucha contra el hambre con el lema “Comparte lo que importa”. En una sociedad en la que se comparten todo tipo de contenidos a través del móvil, Manos Unidas anima a generar debate sobre cómo nuestros estilos de vida repercuten en los demás. Se trata de sumarnos a todas esas manos que quieren mejorar el mundo.

Jaume Catalán Díaz

 

 

Unitivo y procreador

“Salvaguardando ambos aspectos esenciales, unitivo y procreador, el acto conyugal conserva íntegro el sentido de amor mutuo y verdadero y su ordenación a la altísima vocación del hombre a la paternidad” (n. 12).

En el gran deseo de santificar la sexualidad humana y verla también como cauce para la transmisión del amor de Dios en el matrimonio, Pablo VI subraya:

“Hay que excluir igualmente, como el Magisterio de la Iglesia ha declarado muchas veces, la esterilización directa, perpetua o temporal, tanto del hombre como de la mujer; queda además excluida toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación” (n. 14).

“Al defender la moral conyugal en su integridad, la Iglesia sabe que contribuye a la instauración de una civilización verdaderamente humana (…) defiende con esto mismo la dignidad de los cónyuges. Fiel a las enseñanzas y al ejemplo del Salvador, ella se demuestra amiga sincera y desinteresada de los hombres (y mujeres) a quienes quiere ayudar, ya desde su camino terreno, “a participar como hijos a la vida del Dios vivo, Padre de todos los hombres” (n. 18)

Juan García.

 

 

La Cuaresma cristiana no es algo externo

No es fácil añadir nada sobre este tiempo litúrgico fuerte en la vida de la Iglesia, que enlaza, como es sabido, con los cuarenta días de Jesús, de oración y ayuno en el desierto, antes de comenzar la vida pública. La Cuaresma cristiana no es algo externo, como el Ramadán, sino intensificación de vivencias interiores y de sacrificio por los demás: tiempo de metanoia, de conversión, arranque de toda acción apostólica, desde las mismas páginas de los Evangelios.

Desde hace mucho tiempo, los pontífices romanos acuden a una cita anual con los cristianos a través del mensaje para la Cuaresma. Al recordar criterios tradicionales, actualizan el espíritu con aplicaciones concretas para cada momento histórico.

El papa Francisco ha mostrado la rara y brillante habilidad de combinar sinónimos de alegría para titular los más importantes documentos de su pontificado. Pero este año ha elegido como tema un texto aparentemente distinto, aun con el deseo de “ayudar a toda la Iglesia a vivir con gozo y con verdad este tiempo de gracia”: una expresión de Jesús en san Mateo: “Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría” (24,12).

Jesús Domingo Martínez

 

 

“OTRO AÑO MÁS Y EL MEOLLO SIGUE OCULTO”: LA MASACRE DE MADRID 2004

            “El muerto al hoyo y el vivo al bollo”… Los 200 muertos y los dos mil heridos, más los miles de familiares y allegados, quedan un año más ayunos de la justicia que multitudes han pedido en forma de reabrir el caso; pero aquí en España, ni se supo quién o quienes asesinaron al general Prim (1870) ni tampoco, se sabe lo que se denominó “Golpe de Tejero”(1981) (QUIENES FUERON LOS QUE LO TRAMARON U ORDENARON), ni cómo estamos comprobando, quienes ORDENARON LA MASACRE DE MADRID (2004); ayer, se formó la gran fanfarria “de dolores fingidos” y como digo al principio, “el muerto al hoyo y los vivos al bollo”. Por mi parte sigo en mi convicción de que para saber la verdad de este asesinato en masa, se debió y se debe reabrir el caso y ser juzgado de nuevo y cuanto antes; pero a la vista está que a los que gobernaron después, no les interesa… ¿Por qué? Misterio. “Uno más para la muy sucia historia de España”.

12 de Marzo del 2018   AGF

 

LA MASACRE DE MADRID: RELATO DE AQUELLOS DÍAS

 

            Se cumplen CATORCE largos años de aquella masacre y aún hoy se desconoce quienes organizaron el mayor atentado terrorista de toda Europa y el que dejara 200 muertos y más de dos mil heridos. Los políticos (todos o en mayoría) han guardado y siguen guardando un silencio cómplice, de algo que por dignidad nacional hay que aclarar. He escrito diferentes escritos y publicado los mismos; hoy reflejo alguno de ellos ESCRITO Y PUBLICADO EN AQUELLOS DÍAS y al final, dejo una dirección que deben leer el texto completo, todos los interesados en este incalificable hecho ocurrido en España y que aún sigue impune. NO DEBEMOS ACEPTAR ESA IMPUNIDAD QUE NOS IMPLICA A TODOS SI NO EXIGIMOS QUE TODO SEA ACLARADO Y CAIGA QUIÉN CAIGA. Entre tantas cosas como ahora se publican; reparen en la que sigue y que se produce “en caliente y en aquellos momentos angustiosos”: “En un informe remitido del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), al Presidente Aznar dos días después del atentado por su entonces director, Jorge Dezcállar, después premiado por Rodríguez Zapatero con la embajada del Vaticano, se afirmaba textualmente que, “no estamos en condiciones de respaldar o rechazar ninguna de las dos grandes alternativas [ETA o terrorismo islamista] en presencia (…) Ni antes ni después del atentado se ha detectado absolutamente nada, ni dentro ni fuera de España, que pudiera indicar una preparación por lo que ha ocurrido”. (Diario “Vozpópuli” 09-03-2014)

DECLARACIONES DE UNO DE LOS CONDENADOS A PRISIÓN: El exconfidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier, que esta semana cumple la pena de 10 años que le fue impuesta por los atentados del 11M, ha escrito una carta en la que confía en que algún día se sepa "la verdadera verdad" de la tragedia terrorista. En la misiva, a la que ha tenido acceso Efe a través de su abogado Antonio Alberca, Zouhier dice que quiere "dejar claro a la sociedad española" que sale "de la injusta condena con la conciencia superlimpia de no haber hecho daño a nadie y menos a un pueblo que me ha tratado bien", informa Efe. "Sé que es difícil creer a un moro -añade Zohuier-, pero os aseguro que los peligrosos son los que ordenaban cada paso, aquellos que nos han mentido, engañado y finalmente sentenciado lo ocurrido para que no se sepa la verdad". El marroquí Rafá Zouhier abandonaría el 16 de marzo de 2016 la cárcel de Puerto de Santa María I (Cádiz), donde contrajo matrimonio con una mujer española, lo que podría evitar su expulsión a Marruecos, tal y como propuso la Audiencia Nacional a la Policía Nacional al dictar su licenciamiento definitivo”. http://vozpopuli.com/actualidad/40108-zouhier-insiste-en-la-teoria-de-la-conspiracion-del-11m-nos-han-mentido-y-enganado

Y REFRESCANDO LA MEMORIA:

 

UN PUEBLO DESORIENTADO Y MANIPULADO    

            El terrible atentado criminal, perpetrado por terroristas no identificados  al día en que escribo y realizado en Madrid el 11 de Marzo de 2004,[i] tres días antes de unas elecciones generales, coincidentes con las autonómicas de Andalucía, es algo que aparte de conmocionarnos a todos, menos a los canallas que lo han realizado e igualmente a quienes en la sombra los han dirigido, ha producido unos hechos que hay que vivirlos para contarlos o ser un buen observador para hacer un relato que diga algo, sobre lo que no tiene explicación en sus consecuencias finales; o sea, en el repudio de un gobierno que es considerado (yo así lo considero) como el mejor de todos cuantos ha tenido España, desde la muerte del dictador Franco... y es que, a consecuencia de esa tragedia, que deja más de doscientos muertos en Madrid, otros varios cientos hospitalizados, donde desde la situación crítica, grave en varios grados, hasta los que serán dados de alta en breve, han sido mil quinientos más; muchos de los cuales van a quedar con secuelas para toda su vida... no hablemos de sus familiares y allegados.

            Pues bien, ese estado de cosas, ha sido empleado por los demagogos y sin escrúpulos, para mover y dirigir a grandes masas de  españoles, para que voten al contrario, pues y qué duda cabe, era la ocasión para derribar un gobierno[ii] y eso es lo que se ha hecho... aún...  “mojando las papeletas del voto con la sangre de todos esos inocentes muertos o heridos en tres de las estaciones ferroviarias y de cercanías, de Madrid”... cuesta creerlo, pero esas cosas ocurren en esta insólita España, que protagonizara igualmente aquel  incalificable hecho, del grito de... ¡Vivan “las caenas”![iii]. Una vez más  una multitud de  no preparados españoles, han sido manipulados a favor de otras minorías que se estarán frotando las manos, viendo al alcance de su codicia lo que los antecesores dejan bien administrado y con amplísimas reservas de fondos contantes y sonantes.

           Secuelas de todo ello, considero es principalmente, el de una enseñanza mezquina y una preparación insuficiente en todo tipo de escuelas españolas, que no han enseñado a los españoles a ser hombres libres, responsables y amantes de sus decisiones, meditadas y sopesadas hasta llegar a grados óptimos de equidad. De ello el español apenas sabe... y lo peor de todo, es que no quiere saber... sigue obrando visceralmente en la mayoría de sus actuaciones.

            Pues aunque los dos gobiernos (8 años en total) de José María Aznar López, no hayan sido perfectos, pero sí infinitamente mejores que sus antecesores y las cuentas del Estado, quedan limpias y con unas reservas económicas, de trabajo, prosperidad y proyectos para proseguir en ello, que ya veremos cómo los asimilan  los “invictos ganadores”, los que hace sólo unos días, las encuestas más favorables, les daban una representación que poco variaría de la  que han tenido, desde la nefasta administración del anterior regidor Felipe González Márquez y sus 14 años gobernando España.   Por lo que todos esperábamos una continuidad de tan equilibrados gobiernos, que tan bien han administrado los intereses de España, en general.

            Para comprender todo ello, hay que ir a los datos oficiales y del propio Estado y ver en los números oficiales, la situación económica, de trabajo, inflación, terrorismo (que controlan y reducen a grados insospechados) etc. de unos períodos y otros y nos asombraremos de lo conseguido en esos años de los dos gobiernos del Sr. Aznar.

           Pero los demagogos y “sedientos de poder”... han sabido mezclar en el último momento, el triple atentado terrorista (que no es otro que el ya planeado por los terroristas de ETA y que quedó descubierto, puesto que en dos ocasiones recientes, las fuerzas policiales españolas, les han detenido a hombres y las cargas de metralla, en tránsito hacia sus destinos finales)...  pero que tras las explosiones y consiguientes catástrofes, aparecen una furgoneta, un video con suras del Corán, algún tipo de metralla o detonadores, que dicen no emplea ETA y todo ello “avalado” por un escrito publicado en Inglaterra, por alguien que dice representar a un grupo de terroristas islámicos... los demagogos activan su nefasta labor... y las masas les creen, dicen que el Gobierno de Aznar, ha atraído a ese terrorismo, sobre la base de la alianza que han contraído con los EE.UU. y el traslado de tropas al por otra parte atormentado Irak o Afganistán... todo ello manipulado sin escrúpulo alguno y aireado por las ondas, al servicio de vete tú a saber qué intereses (que indudablemente pasarán factura en su momento)  ha propiciado y conseguido, que un partido, el denominado “Socialista Obrero Español”, encabezado por el Sr. Zapatero, salga de ese lugar ignoto en que se encontraba, hace sólo unos días... y pase a ser llevado al máximo de las votaciones y por tanto a la jefatura del próximo Gobierno de España, en el que si bien, no tendrá mayoría absoluta, pero sí que cuenta con “voluntarios de partidos afines”, que andan locos por entrar en el Gobierno y es claro que para llevarse cada cual la parte más grande que puedan; caso de lo ocurrido en las recientes elecciones autonómicas de Cataluña, donde un insignificante dirigente, y un minoritario grupo político, consiguen  con una unión “a presión”, lo que con su insignificante fuerza representativa, nunca hubieran conseguido. Para entender todo ello, habría que leer e informarse bien, de todo lo ocurrido en los últimos seis meses en España, puesto que en la Autonomía de Madrid, también hubo incidentes que forzaron a suspender las elecciones y convocar nuevas, para aclarar ciertas irregularidades y chanchullos, todo ello buscando lo de siempre... el dinero y cuanto más mejor, no sólo para “los que encabezan”, sino igualmente para la infinidad de acompañantes y por tanto, aspirantes a enormes cantidades de prebendas y sinecuras de las que tan abundantes son hoy y aquí... “entran todos los partidos políticos como una nefasta plaga nacional”.

           En Andalucía, que es feudo del PSOE desde que muriera Franco, han conseguido una mayoría absoluta, sobre la base de todo cuanto antes he comentado de ámbito nacional, pero que aquí además, cuentan con “unos incondicionales numerosísimos” y son la inmensidad de gente que cobra pagas denominadas “sociales”, muchos de ellos que ni han trabajado ni van a trabajar en su vida, pero es claro que con esas pagas, que si bien son mínimas, pero si lo suficientemente apetitosas para esas pobres gentes, que con ello se sienten pagadas y es claro que pagan con su voto incondicional... pero de esta forma, no progresarán y seguirá siendo Andalucía junto a Extremadura (que en política van paralelas) las dos regiones más atrasadas de España y de toda Europa...  “en fin, no es algo nuevo en la historia de la política, recordemos el pan y circo y a la plebe de Roma... donde igualmente los tribunos compraban el voto”.

            Es claro que este artículo no es publicable aquí en España y pese a que digan que hay libertad de expresión y de prensa, pero ello es mentira, por cuanto los medios, están controlados en mayoría por el citado Polanco y el resto por otros grupos, que “no quieren complicaciones”... por tanto tendré que guardarlo en mis archivos, como un testimonio, quizá, pero más aún, cómo un desahogo individual de mí mismo, puesto que no entiendo nada de nada, tras todo lo ocurrido y que me temo, no son otra cosa, que preludios de cosas peores que habrán de venir tras de ello y por cuanto de experiencias tenemos, de los 14 años de lo que vino en denominarse “El Felipismo”[iv]. El mundo sigue siendo gobernado por la mentira, como bien afirma en uno de sus libros, François Revel (libro: El conocimiento inútil).

            No me extiendo más, hoy siento (una vez más) vergüenza de ser español, pues veo y observo que la masa de españoles, siguen “envenenados”[v] con el pan y circo que les facilitan los demagogos de turno y un pueblo que sólo se preocupa de “su panza, su bolsillo y su aparato sexual” (amén del poder que pueda obtener y de la forma que sea) poco se puede esperar a corto plazo... quizá sea igual en cualquier otro país, de los mal denominados “desarrollados”, pero todo ello en realidad me crea tristeza, desazón y la pregunta que cada vez me va, “quemando más”... escribiendo y hablado, desde que se hablar y escribir, tratando de crear inquietudes, al final y ya lo dije... soy un simple mondadientes, flotando en el río Amazonas y ya en su delta y próximo a ser tragado por el inmenso Océano... tal es mi soledad hoy. Espero y ruego a Dios que me ayude a proseguir... pero cada vez tengo más dudas.

            Afortunadamente y de vez en cuando, recibo correos de gentes que con sinceridad valoran mi quehacer cotidiano y en esos escritos, encuentro el nuevo alimento para obtener fuerzas y continuar... espero que no me falten mientras viva.

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más)

 


[i]  Sorprendentemente y convocados por el Gobierno Aznar, se producen al día siguiente, manifestaciones enormes en toda España, calculándose un total de más de once millones y medio de manifestantes, que apoyan las consignas de ese Gobierno, al que luego van a abandonar retirándole su confianza... ¡Inexplicable!

[ii]  Por ello los políticos de la oposición, organizaron grandes manifestaciones (con vocerío insultante incluido) en la calle y ante la sede central (y otras periféricas) del partido en el poder y todo ello arropado, por declaraciones continuas difamando y vertiendo infundios y mentiras, que eran transmitidas por los grandes medios de prensa, radio y TV. que controla el “patrón” del Partido Socialista Obrero Español, o sea, Jesús de Polanco y “asociados”, los que ya venían haciendo la clásica anti-campaña para ensombrecer lo realizado por el Gobierno en estos ocho años en que ha mantenido de principio a fin, las dos legislaturas. Seguro que “el patrón” sacará grandes beneficios de ello, como ya los sacara en las legislaturas presididas por Felipe González Márquez, donde seguro que duplicó o triplicó su poder económico. Todo ello se puede averiguar consultando minuciosamente las hemerotecas y leyendo uno de los varios libros que fueron editados, yo sólo cito el titulado  El negocio de la libertad, escrito por Jesús Cacho  y editado en Madrid por, Foca Ediciones y del que se hicieron docenas de ediciones y fue ampliamente difundido, pero todo siguió igual y no procesaron al autor, pese a la cantidad de cosas que allí denuncia, no sólo de Polanco, sino de otros muchos y que alcanzan al mismo Rey Juan Carlos.

[iii] El grito fue... ¡¡Vivan las cadenas!! Y se dice que la chusma o plebe de Madrid, lo gritó, cuando regresando a Madrid, tras su huida a Francia, el nefasto rey Fernando VII  (denominado “el rey felón”) aquella chusma, influenciada por los demagogos de siempre, fue incitada para desenganchar los caballos del carruaje del nefasto rey, y ellos mismos se engancharon al tiro como pobres bestias... qué es lo que en realidad eran aquellos pobre diablos que gritaban vitoreando a aquel tirano, que cercenó los incipientes movimientos liberales de aquella España, que volvió con ello a igual o peor situación, que existía antes de la invasión napoleónica... tuvieron la desgracia de derrotar a Napoleón y con la derrota, se fueron... “los buenos efluvios que de la más avanzada Europa entraron en la Península Ibérica, Sobre la base de aquel estadista que luego la Historia, reconocería como a tal, pero al que igualmente terminaran por deportar a una aislada isla y allí murió de pena o desesperación”.

[iv] Son los 14 años de Gobierno de Felipe González Márquez y en los que se desarrolla todo tipo de corrupciones y de las que sólo con las que se pudieron airear, hay para llenar una biblioteca de libros, relatando los hechos.  Fueron publicados muchos libros y hay muchos procesos en los juzgados y que llegaron a ser sentencias carcelarias, incluso de ministros, gobernador del Banco de España y otros altos empleados estatales.

[v] Compruebo con tristeza, que la gente sigue hablando de fútbol (“veneno nacional”) y de otras cosas intrascendentes y ya la inmensa mayoría, se ha olvidado de lo ocurrido el domingo y si recuerdan lo de la masacre terrorista, es por cuanto se están pasando programas por televisión (amén de radio y prensa e incluso los clérigos en sus iglesias) de forma masiva, para resaltar la sangre, las lágrimas y el dolor de esas pobres gentes, a las que incluso se emplea en programas de índole morbosa para que con ellos, la gente se sumerja en ese dolor... pero que no hable nunca nada de los motivos que lo provocaron, en análisis profundos y tratando de llegar a conclusiones fáciles de conseguir... o sea, QUE EL TERRORISMO ES UN NEGOCIO MÁS Y QUE LOS TERRORISTAS VIVEN Y VIVEN BIEN DE LO QUE OBTIENEN DE SUS CRIMINALES ACTUACIONES, pues tras todo ello no hay otra cosa que EL DINERO, que en grandes cantidades cobran esos criminales actores.