Las Noticias de hoy 02 Diciembre 2017

                              Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    sábado, 02 de diciembre de 2017     

Indice:

ROME REPORTS

Mensaje del Papa a los participantes del Encuentro Internacional de Pastoral Vocacional

Video mensaje del Papa al encuentro sobre laicos católicos en política

 Papa: que los líderes religiosos unan su voz contra el terrorismo

“La presencia de Dios, hoy, también se llama ‘Rohingya'”

 HACIA LA CASA DEL PADRE: Francisco Fernández-Carvajal

“La vida matrimonial, un andar divino en la tierra”: San Josemaria

 Tercer Día de la Novena a la Inmaculada Concepción

 PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO: + Francisco Cerro Chaves. Obispo de Coria-Cáceres 

El Adviento: ¿cómo y cuando empieza a vivirse? : Primeros Cristianos

¡He aquí valientes sin complejos!: Remedios Falaguera 

Mantener la casa en orden y sin estrés.: Silvia del Valle

El valor de la vida: Ana Teresa López de Llergo

La familia no es para la sociedad, la sociedad es para la familia: Acción Familia 

¡VOLVER HACER SONREÍR A LOS NIÑOS!: César Orrego Calderón

¿DÓNDE ESTÁ LA PAZ?: María de los Ángeles Albornoz

 QUIEN MANDA EN EL MUNDO: Alejo Fernández Pérez 

HAIKU DE INVIERNO: GERMAIN DROOGENBROODT

 El Papa en tierra de misión. Pero para hablar de Jesús esta solamente ella, una budista: Settimo Cielo

 Control del consumo de antibióticos por el ganado: Domingo Martínez Madrid

Maduro no perdona ni a quien no se ha de perdonar: Xus D Madrid

 El colectivo que más aporta a un futuro de cotizantes.: Enric Barrull Casals

 Pensamientos y reflexiones 172: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

Con el mayor afecto. Félix Fernández

 

 

ROME REPORTS

 

Mensaje del Papa a los participantes del Encuentro Internacional de Pastoral Vocacional

El tema del encuentro es «Pastoral Vocacional y la Vida Consagrada. Horizontes y esperanzas». - REUTERS

01/12/2017 16:01

SHARE:

El Papa ha enviado un mensaje a los participantes del Encuentro Internacional promovido por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, que este año lleva como tema «Pastoral Vocacional y la Vida Consagrada. Horizontes y esperanzas».

Se trata de una iniciativa que quiere ser la aportación de dicho Dicasterio al próximo Sínodo de los Obispos, que se celebrará en octubre de 2018 dedicado al tema de: «Los Jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional».

Alrededor de 800 consagrados, entre ellos coordinadores y animadores de pastoral vocacional provenientes de todo el mundo, se dieron cita el 1 de diciembre a partir de las 8:30 de la mañana, en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, con el fin de escuchar, compartir y confrotar el importante tema de las vocaciones. En su mensaje el Santo Padre pone de manifiesto tres convicciones sobre pastoral vocacional ligadas a tres desafíos a los que debe hacer frente la Iglesia de hoy.

Convicciones de la Pastoral Vocacional en la Iglesia actual

La primera convicción que sugiere Francisco es que hablar de pastoral vocacional es afirmar que toda acción pastoral de la Iglesia está orientada, por su propia naturaleza, al discernimiento vocacional, "en cuanto su objetivo último es ayudar al creyente a descubrir el camino concreto para realizar el proyecto de vida al que Dios lo llama; por tanto esta no puede quedar reducida a la mera puesta en práctica de actividades encerradas en sí mismas ya que así existe el riesgo de caer en proselitismo". En consecuencia, afirma el Papa, "la pastoral vocacional ha de colocarse en estrecha relación con la evangelización, la educación en la fe, de forma que la pastoral vocacional sea un verdadero itinerario de fe y lleve al encuentro personal con Cristo".

La segunda convicción, explica el Obispo de Roma, “es que la pastoral vocacional tiene su humus, es decir su nutriente fundamental, en la pastoral juvenil y que por consiguiente ambas deben caminar siempre de la mano". En este sentido, el Papa hace hincapié en que la dimensión vocacional de la pastoral juvenil "no es algo que se debe plantear solamente al final de todo el proceso o a un grupo particularmente sensible a una llamada vocacional específica, sino que ha de plantearse constantemente a lo largo de todo el proceso de evangelización y de educación en la fe de los adolescentes y de los jóvenes, que ante todo debe ser dinámico, completo, eficaz y verdaderamente formativo".

Finalmente, el Sucesor de Pedro propone una tercera convicción: la oración. Esta ha de ocupar un lugar muy importante en la pastoral vocacional, "ya que constituye el primer e insustituible servicio que podemos ofrecer a la causa de las vocaciones". Así lo dice claramente Jesús: «Orad al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies» (Mt 9, 38), recuerda el Papa añadiendo que no por ello, "la oración debe verse como un fácil recurso para desentendernos del trabajar en la evangelización de los jóvenes para que se abran a la llamada del Señor”.

Desafíos de la Pastoral Vocacional en el mundo de hoy

Las convicciones desarrolladas anteriormente en la carta, plantean algunos desafíos que el Santo Padre considera importante destacar:

El desafío de la confianza: "Hay que vencer la fácil tentación que nos lleva a pensar que en algunos ambientes ya no es posible suscitar vocaciones, tengamos pues confianza en los jóvenes y en el Señor", escribe el Papa.

El desafío de la lucidez: "Es necesario tener una mirada aguda y, al mismo tiempo, una mirada de fe sobre el mundo y en particular sobre el mundo de los jóvenes".

El desafío de de la convicción en su propia esencia: "que la pastoral vocacional sea una narración de lo que uno mismo vive y de lo que llena de sentido la propia vida", ya que, añade el Sucesor de Pedro, “para proponer hoy a un joven el «ven y sígueme» (Jn1, 39) se requiere audacia evangélica; la convicción de que el seguimiento de Cristo es auténtico".

El Santo Padre concluye su mensaje escrito, citandos dos puntos claves en cuanto al tema de pastoral vocacional y vida consagrada: el primero es tener presente que no hay respuestas mágicas para ninguna cuestión y el segundo, es que a la vida consagrada, como del resto a toda la Iglesia, se le está pidiendo una verdadera conversión pastoral, no solo de lenguaje, sino también de estilo de vida, si quiere conectar con los jóvenes y ofrecerles un camino de fe como propuesta vocacional.

"Qué nadie les robe la alegría de seguir a Jesucristo y la valentía de proponerlo a los demás como camino, verdad y vida" (Jn 14,6), se despide el Papa invitando a cada uno, incluido él mismo, "a romper sus propios miedos".

 

 

Video mensaje del Papa al encuentro sobre laicos católicos en política

Video mensaje del Papa al encuentro sobre laicos católicos organizado por el Celam y la CAL - AP

01/12/2017 12:18

SHARE:

De Griselda Mutual

Se lleva a cabo del 1º al 3 de diciembre, en Bogotá, Colombia, el “Encuentro de católicos con responsabilidades políticas al servicio de los pueblos Latinoamericanos”, organizado por la Pontificia Comisión para América Latina junto al Consejo Episcopal Latinoamericano.

A diez años del documento de Aparecida la Iglesia en América Latina, cerca de setenta políticos, y veinte entre obispos y cardenales de los distintos países latinoamericanos, a partir del intercambio de experiencias, reflexionan sobre el papel de los laicos en la política, y sobre el aporte de la Iglesia católica a la misma.

En este contexto, el Santo Padre se hizo presente en el encuentro con un extenso video mensaje en el que recordó, en primer lugar, el concepto expresado ya por Papa Pio XII y retomado por los sucesivos pontífices, de que “la política una de las formas más elevadas de caridad”.

La política es ante todo servicio, reiteró Francisco, “no es sierva de ambiciones individuales”, “tampoco patrona, que pretende regir todas las dimensiones de la vida de las personas, incluso recayendo en formas de autocracia y totalitarismo”.  La referencia –dice el Papa - de este servicio es el bien común, concebido ya por el Concilio Vaticano II, como “el conjunto de aquellas condiciones de vida social con las cuales los hombres, las familias y las asociaciones pueden lograr con mayor plenitud y facilidad su propia perfección”, o bien, dicho en otras palabras, como atmósfera de crecimiento de la persona, de la familia y de los grupos intermedios.

Citando aún el Concilio, el Papa señala asimismo la mejor manera de llegar a una política auténticamente humana, es decir, aquella de «fomentar el sentido interior de la justicia, de la benevolencia y del servicio al bien común».

Tras re- proponer el fin más profundo de la política el Santo Padre alude a la necesidad de una rehabilitación de la misma, haciendo despliegue de algunas de las problemáticas hodiernas en ese ámbito en América Latina, como la ausencia de debates políticos de altura que vayan más allá de las así llamadas políticas de cabotaje, como las ráfagas de acusaciones recíprocas que sustituyen el diálogo abierto y respetuoso, o la falta de formación y recambio generacional; todo esto sin dejar de reconocer la existencia de políticos de orientaciones distintas, que se acercan a la figura ideal de la dirigencia política, y que son capaces de movilizar sectores populares en pos de grandes objetivos nacionales y latinoamericanos.   

También los grandes desafíos que debe atender la política fueron puestos en evidencia por el pontífice, a partir de la custodia de la vida en todas sus etapas y manifestaciones, pasando por el crecimiento industrial, tecnológico, auto sostenido y sustentable, la pobreza, “la escandalosa desigualdad social”, la exclusión, la necesidad de fortificar el tejido familiar y social, y la de deshacerse de “la lacra de la corrupción”, entre muchos otros.

No faltó la observación del Papa en relación a la ausencia de voces e iniciativas de laicos católicos que abran camino al Evangelio en la vida política de las naciones, laicos que tengan la capacidad de ordenar, gestionar y transformar la sociedad según los criterios evangélicos, ni tampoco el recordatorio a los pastores de comprometerse con el pueblo, trabajar con él, soñar, reflexionar y sobre todo rezar junto al pueblo, sin caer en el clericalismo que a menudo induce a la tentación de pensar que el así llamado “laico comprometido”, es el que trabaja en obras de la Iglesia o en parroquias, descuidando, en consecuencia, al creyente que “muchas veces quema su esperanza en la lucha cotidiana por vivir su fe”.  

Por lo tanto, añade el Papa en el video mensaje, es necesario por parte de los laicos católicos, que no queden indiferentes a la cosa pública, ni relegados a los templos ni en espera de directivas eclesiásticas, y por parte de los pastores, que escuchen con mucha atención la experiencia, reflexiones e inquietudes que pueden compartir los laicos que viven su fe en los distintos ámbitos de la vida social y política.

“Vuestro diálogo sincero en este Encuentro es muy importante”, concluye el pontífice, “hablen con libertad”. “De vuestro diálogo se podrán ir sacando factores iluminantes, factores orientadores para la misión de la Iglesia en la actualidad”.

 

 

Papa: que los líderes religiosos unan su voz contra el terrorismo

Encuentro del Santo Padre con los Obispos de Bangladés. - REUTERS

01/12/2017 15:27

SHARE:

De María Fernanda Bernasconi, SpC

“Queridos hermanos obispos, agradezco al Señor estos momentos de conversación y de intercambio fraterno. También me siento contento de que este Viaje Apostólico, que me ha traído a Bangladés, me haya permitido ser testigo de la vitalidad y el fervor misionero de la Iglesia en esta nación”. Lo dijo el Santo Padre durante su encuentro con los Obispos de este país, celebrado a primeras horas de la tarde del 1º de diciembre, en el arzobispado de Daca. Tras el saludo de su Arzobispo Metropolitano, el Cardenal Patrick  D’Rozario, Presidente de la Conferencia Episcopal Bangladesí, Francisco comenzó diciendo:

¡Qué bueno es para nosotros estar juntos!

¡Qué bueno es para nosotros estar juntos! Agradezco al cardenal Patrick sus palabras introductorias, con las que ha presentado las múltiples actividades espirituales y pastorales de la Iglesia en Bangladés. He apreciado particularmente su referencia al previsor Plan Pastoral de 1985, que pone de manifiesto los principios y las prioridades evangélicas que han guiado la vida y la misión de la comunidad eclesial en esta joven nación. Mi propia experiencia en Aparecida, que lanzó la misión continental en América Latina, me ha convencido de la fecundidad de tales planes, que implican a todo el Pueblo de Dios en un proceso continuo de discernimiento y de acción.

Espíritu de afecto y colegialidad

Tras recordarles que la realidad de la comunión sigue inspirando el celo misionero que distingue a la Iglesia en este país, el Papa les dijo que su mismo ministerio episcopal ha estado tradicionalmente marcado por un espíritu de colegialidad y apoyo mutuo. Espíritu de afecto y colegialidad que comparten también sus sacerdotes y, a través de ellos, se ha extendido a las parroquias, las comunidades y los múltiples apostolados de sus Iglesias locales. Todo esto – añadió el Pontífice – se manifiesta en la seriedad con la que se preocupan por el bien concreto de su gente. Por esta razón les pidió que perseveren en este ministerio de presencia, que es fundamental para fortalecer los vínculos de comunión que los unen a sus sacerdotes, que son sus hermanos, hijos y colaboradores en la viña del Señor, y a los religiosos y religiosas que contribuyen decisivamente a la vida católica en este país.

Reconozcan y valoren los carismas de los laicos y laicas

Al mismo tiempo, el Obispo de Roma les hizo otra petición: Yo les pediría que muestren una cercanía pastoral cada vez mayor hacia los fieles laicos. Es necesario promover su participación efectiva en la vida de sus Iglesias particulares, a través de las estructuras canónicas que permiten escuchar sus voces y apreciar sus experiencias. Reconozcan y valoren los carismas de los laicos y laicas, y anímenlos a poner sus dones al servicio de la Iglesia y de la sociedad en su conjunto.

Tras dirigir su pensamiento a los numerosos y entregados catequistas de este país, cuyo apostolado es esencial para el crecimiento de la fe y para la formación cristiana de las nuevas generaciones; Francisco les sugirió que estén atentos a las necesidades espirituales de estos verdaderos misioneros y guías de oración, especialmente de los que se encuentran en las zonas más remotas.

Bangladés ha sido bendecido con vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa

Aludiendo a los meses de preparación para la próxima Asamblea del Sínodo de los Obispos, el Papa Bergoglio les recordó que todos están invitados a pensar cuál es la mejor manera de hacer que sus jóvenes compartan la alegría, la verdad y la belleza de nuestra fe. Y añadió que si bien Bangladés ha sido bendecido con vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa; es importante asegurar que los candidatos estén bien formados para comunicar a los demás, y en especial a sus propios coetáneos, la riqueza de la fe.

El Santo Padre también se refirió a la valiosa acción social de la Iglesia en esta nación, orientada a la asistencia de las familias y, de manera específica, al compromiso por la promoción de la mujer, sin olvidar su sentido de la hospitalidad, el respeto que muestran hacia los padres y abuelos, y la atención que le dan a los ancianos, enfermos y desamparados. Estos valores – les dijo el Papa – son confirmados y elevados por el Evangelio de Jesucristo. Una palabra especial de gratitud merecen todos los que trabajan silenciosamente para apoyar a las familias cristianas en su misión de dar cada día testimonio del amor reconciliador del Señor y de dar a conocer su poder redentor. Como señala la Exhortación Post-sinodal Ecclesia in Asia, la familia “no es simplemente objeto del cuidado pastoral de la Iglesia, sino también uno de los agentes más eficaces de evangelización” (n. 46).

El Pontífice no olvidó referirse a la opción por los pobres que forma parte del objetivo de su Plan Pastoral y que se ha demostrado profético, razón por la cual la comunidad católica puede sentirse orgullosa de su historia de servicio a los pobres, especialmente en las zonas más remotas y en las comunidades tribales.

Trabajar para crear una ‘cultura de la misericordia’

Y a la luz de la actual crisis en el ámbito de los refugiados, además de decirles que queda aún mucho por hacer, el Papa agregó: La inspiración para sus obras de asistencia a los necesitados debe ser siempre esa caridad pastoral que sabe reconocer enseguida las heridas humanas y que responde con generosidad a cada uno personalmente. Al trabajar para crear una ‘cultura de la misericordia’ (cf. Misericordia et Misera, 20), sus Iglesias locales demuestran su opción por los pobres, refuerzan la proclamación de la infinita misericordia del Padre y contribuyen en gran medida al desarrollo integral de su patria.

Trabajar tenazmente en construir puentes y fomentar el diálogo

En cuanto a la diversidad étnica en la que viven y que se refleja en una variedad de tradiciones religiosas con todos sus aspectos interreligiosos y ecuménicos, Francisco les recordó el compromiso de la Iglesia de llevar adelante la comprensión interreligiosa a través de seminarios y programas educativos, así como por medio de contactos personales e invitaciones a fin de contribuir a la difusión de la buena voluntad y la armonía. Por eso deben trabajar tenazmente en construir puentes y en fomentar el diálogo, ya que estos esfuerzos no sólo facilitan la comunicación entre los diferentes grupos religiosos, sino que también despiertan las energías espirituales necesarias para la construcción de una nación unida, justa y en paz.

Y añadió que cuando los líderes religiosos se pronuncian con una sola voz contra la violencia, que pretende hacerse pasar por religión, y tratan de reemplazar la cultura del conflicto con la cultura del encuentro, acuden a las raíces espirituales más profundas de sus diversas tradiciones. También brindan un servicio inestimable al futuro de sus países y de nuestro mundo al educar a los jóvenes en el camino de la justicia: “Es necesario acompañar y ayudar a madurar a las nuevas generaciones para que, ante la lógica incendiaria del mal, respondan con el paciente crecimiento del bien” (Discurso en la Conferencia Internacional por la Paz, Al-Azhar, El Cairo, 28 abril 2017).

Por último, el Papa Francisco se despidió de sus queridos hermanos obispos con su deseo de que los sacerdotes, religiosos, consagrados, consagradas y fieles confiados a su cuidado pastoral, encuentren siempre una renovada energía en sus esfuerzos por ser evangelizadores que anuncien la Buena Noticia no sólo con palabras sino sobre todo con una vida que se ha transfigurado en la presencia de Dios. Tras impartirles con gran afecto su Bendición Apostólica, el Santo Padre les pidió que por favor, no se olviden de rezar por él.

 

 

“La presencia de Dios, hoy, también se llama ‘Rohingya'”

12 hombres, 4 mujeres y 2 niños

1 diciembre 2017Rosa Die AlcoleaViajes pontificios

El Papa saluda a refugiados 'rohingya' © L'Osservatore Romano

(ZENIT – 1 Dic. 2017).- “No cerremos los corazones, no miremos para otro lado. La presencia de Dios, hoy, también se llama ‘Rohingya'”. Que cada uno de su propia respuesta”, ha dicho el Papa tras su encuentro con los refugiados musulmanes en Bangladesh.

El Papa Francisco ha recibido a 18 refugiados “Rohingya”, procedentes del Bazar de ‘Cox’, al final del Encuentro interreligioso y ecuménico por la paz celebrado en el jardín del Arzobispado de Dhaka, capital de Bangladesh, en la tarde del quinto día del viaje apostólico.

Francisco ha mirado, acariciado y escuchado a los refugiados musulmanes, acogidos en Bangladesh tras su expulsión del país vecino Myanmar.

El Santo Padre lo ha hecho como muestra de solidaridad y “construcción de puentes” para la paz, “encuentro” con los pobres y vulnerables, y viaje a las “periferias”, tres pilares clave en su mensaje al mundo.

Los 16 refugiados ‘rohingya’ que han saludado al Santo Padre Francisco, 12 hombres, 4 mujeres y 2 niños, han estado acompañados por intérpretes de Cáritas, organización católica que, junto a otras ong´s católicas y aconfesionales ayudan a combatir la crisis humanitaria que sufre este grupo étnico actualmente.

Palabras del Papa a los ‘Rohingya’

“Queridos hermanos y hermanas, todos estamos cerca de vosotros. Es poco lo que podemos hacer porque vuestra tragedia es muy grande. Pero hay espacio en nuestro corazón para vosotros. En el nombre de todos, de aquellos que os persiguen, aquellos que han hecho el mal, especialmente por la indiferencia del mundo, os pido perdón. Perdón. Muchos de vosotros me han hablado del gran corazón de Bangladesh que los ha acogido. Ahora apelo a vuestro gran corazón para que podáis darnos el perdón que pedimos.

Queridos hermanos y hermanas, el relato judeocristiano de la creación dice que el Señor que es Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Todos nosotros estamos hechos a esta imagen. También estos hermanos y hermanas. Ellos también son una imagen del Dios viviente. Una tradición de vuestra religión dice que Dios, al principio, tomó un poco de sal y la arrojó al agua, que era el alma de todos los hombres; y cada uno de nosotros trae algo de la sal divina. Estos hermanos y hermanas llevan dentro la sal de Dios”.

Queridos hermanos y hermanas, solo mostramos al mundo lo que el egoísmo del mundo hace con la imagen de Dios. Continuemos haciéndolo bien, para ayudarlos; sigamos avanzando para que sus derechos sean reconocidos. No cerremos los corazones, no miremos para otro lado. La presencia de Dios, hoy, también se llama ‘Rohingya’. Que cada uno de su propia respuesta”.

Comunidad católica

No obstante, el Pontífice explicó en Myanmar que el principal motivo de este viaje apostólico a Myanmar y Bangladesh es “rezar con la pequeña pero ferviente comunidad católica” de la nación, “para confirmarla en la fe y alentarla a seguir contribuyendo al bien del país”. Así lo expresó en el discurso que ofreció a las autoridades civiles y diplomáticas en el salón del palacio presidencial: Pero también –añadió– para “llegar a toda la población de Myanmar y ofrecer una palabra de aliento a todos aquellos que están trabajando para construir un orden social justo, reconciliado e inclusivo”.

Durante su visita a Myanmar, el Papa no utilizó el término ‘Rohingya’ debido a la prohibición de su uso que el gobierno birmano ha impuesto a las autoridades diplomáticas, utilizando así el término de “refugiados de Kachin”, estado al norte de Myanmar.

Regalo de los ‘Rohingya’

El Papa Francisco llevó durante su visita apostólica a Myanmar un báculo pastoral de madera realizado artesanalmente por los refugiados del estado de Kachin, los ‘rohingya’, quienes ofrecieron el Santo Padre este regalo como agradecimiento del viaje.

Como informa la agencia ‘Fides’, los refugiados Kachin han donado el pastoral al Papa “como muestra del deseo de que se restaure la paz en el estado Kachin, ya que no será posible para ellos asistir a la misa en Yangon, debido al estado de pobreza en que viven”.

Más de 607.000 desplazados

Los ‘Rohingyas’ forman una minoría étnica musulmana que el gobierno de Yangon –liderado políticamente por la Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi– no reconoce como ciudadanos. Ya son más de 607.000 los refugiados ‘rohingyas’ que han llegado a Bangladesh buscando un lugar seguro, informa ACNUR.

Según la agencia pontificia ‘Fides’, los ‘rohingya’ se encuentran ahora en el campamento de refugiados de Winemaw debido a la guerra civil entre el ejército birmano y los grupos armados ‘Kachin’ en uno de los varios conflictos de origen étnico en el país, compuesto, a nivel social, por una mayoría bamar (birmanos) y por 135 minorías étnicas lingüísticas. (Leer en Zenit)

La Iglesia Católica local los está apoyando–apunta la agencia ‘Fides’–. En la Diócesis de Myitkyina hay más de 8 mil personas desplazadas que no pueden regresar a sus aldeas por la violencia continua. Cáritas los ayuda, también tratando de darles la posibilidad de cultivar la tierra, para que ellos mismos puedan contribuir a su sustento.

 

 

HACIA LA CASA DEL PADRE

— Anhelo del Cielo.

— La «divinización» del alma, de sus potencias y del cuerpo glorioso.

— La gloria accidental. Estar vigilantes.

I. Me mostró el río del agua de la vida claro como un cristal, procedente del trono de Dios y del Cordero. En medio de su plaza, y en una y otra orilla del río, está el árbol de la vida, que produce frutos doce veces (...). En ella estará el trono de Dios y del Cordero, y sus siervos le darán culto, verán su rostro y llevarán su nombre grabado en sus frentes1. La Sagrada Escritura acaba donde comenzó: en el Paraíso. Y las lecturas de este último día del año litúrgico nos señalan el fin de nuestro caminar aquí en la tierra: la Casa del Padre, nuestra morada definitiva,

El Apocalipsis nos enseña, mediante símbolos, la realidad de la vida eterna, donde se verá cumplido el anhelo del hombre: la visión de Dios y la felicidad sin término y sin fin. San Juan nos presenta en esta lectura el encuentro de quienes fueron fieles en esta vida: el agua es el símbolo del Espíritu Santo, que procede del Padre y del Hijo, representado por el río que surge del trono de Dios y del Cordero. El nombre de Dios sobre las frentes de los elegidos expresa su pertenencia al Señor2. En el Cielo ya no habrá noche: no será necesaria luz ni lámparas ni el sol, porque el Señor Dios alumbrará sobre ellos y reinará por los siglos de los Siglos3.

La muerte de los hijos de Dios será solo el paso previo, la condición indispensable, para reunirse con su Padre Dios y permanecer con Él por toda la eternidad. Junto a Él ya no habrá noche. En la medida en que vamos creciendo en el sentido de la filiación divina, perdemos el miedo a la muerte, porque sentimos con más fuerza el anhelo de encontrarnos con nuestro Padre, que nos espera. Esta vida es solo el camino hasta Él; «por eso es necesario vivir y trabajar en el tiempo llevando en el corazón la nostalgia del Cielo»4.

Muchos hombres, sin embargo, no tienen en su corazón esta «nostalgia del Cielo» porque se encuentran aquí satisfechos de su prosperidad y confort material y se sienten como si estuvieran en casa propia y definitiva, olvidando que no tenemos aquí morada permanente5 y que nuestro corazón está hecho para los bienes eternos. Han empequeñecido su corazón y lo han llenado de cosas que poco o nada valen, y que dejarán para siempre dentro de un tiempo no demasiado largo.

Los cristianos amamos la vida y todo lo que en ella encontramos de noble: amistad, trabajo, alegría, amor humano..., y no debe extrañarnos que a la hora de dejar este mundo experimentemos cierto temor y desazón, pues el cuerpo y el alma fueron creados por Dios para estar unidos y solo tenemos experiencia de este mundo. Sin embargo, la fe nos dará el consuelo inefable de saber que la vida se transforma, no se pierde; y al deshacerse la casa de nuestra habitación terrena, se nos prepara en el Cielo una eterna morada6. Después nos espera la Vida.

Los hijos de Dios quedarán maravillados en la gloria al ver todas las perfecciones de su Padre, de las que solo tuvieron un anticipo en la tierra. Y se sentirán plenamente en su casa, en su morada ya definitiva, en el seno de la Trinidad Beatísima7.

Por eso, podemos exclamar: «¡Si no nos morimos!: cambiamos de casa y nada más. Con la fe y el amor, los cristianos tenemos esta esperanza; una esperanza cierta. No es más que un hasta luego. Nos debíamos morir despidiéndonos así: ¡hasta luego!»8.

II. Los santos del Altísimo recibirán el reino y lo poseerán por los siglos de los siglos9.

En el Cielo todo nos parecerá enteramente joven y nuevo. Y esta novedad será tan impresionante que el viejo universo habrá desaparecido como un volumen enrollado10; y, sin embargo, el Cielo no será extraño a nuestros ojos. Será la morada que aun el corazón más depravado siempre anheló en el fondo de su ser. Será la nueva comunidad de los hijos de Dios, que habrán alcanzado allí la plenitud de su adopción. Estaremos con nuevos corazones y voluntades nuevas, con nuestros propios cuerpos transfigurados después de la resurrección. Y esta felicidad en Dios no excluirá las genuinas relaciones personales. «Ahí entran todos los amores humanos verdaderos, auténticamente personales: El amor de los esposos, aquel entre padre e hijos, la amistad, el parentesco, la limpia camaradería...

»Vamos todos caminando por la vida y, según pasan los años, son cada vez más numerosos los seres queridos que nos aguardan al otro lado de la barrera de la muerte. Esta se convierte en algo menos temeroso, incluso en algo alegre, cuando vamos siendo capaces de advertir que es la puerta de nuestro verdadero hogar en el que nos aguardan ya los que nos han precedido en el signo de la fe. Nuestro común hogar no es la tumba fría; es el seno de Dios»11.

Aquí nos encontramos con una pobreza desoladora para hacernos cargo de lo que será nuestra vida en el Cielo junto a nuestro Padre Dios. El Antiguo Testamento apunta la vida del Cielo evocando la tierra prometida, en la que ya no se sufrirán la sed y el cansancio, sino que, por el contrario, abundarán todos los bienes. No padecerán hambre ni sed, ni les afligirá el viento solano ni el sol, porque los guiará el que se ha compadecido de ellos, y los llevará a manantiales de agua12. Jesús, en el que tiene lugar la plenitud de la revelación, nos insiste una y otra vez en esta felicidad perfecta e inacabable. Su mensaje es de alegría y de esperanza en este mundo y en el que está por llegar.

El alma y sus potencias, y el cuerpo después de la resurrección, quedarán como divinizados, sin que esto suprima la diferencia infinita entre la creatura y su Creador. Además de contemplar a Dios tal como es en sí mismo, los bienaventurados conocen en Dios de modo perfectísimo a las criaturas especialmente relacionadas con ellos, y de este conocimiento obtienen también un inmenso gozo. Afirma Santo Tomás que los bienaventurados conocen en Cristo todo lo que pertenece a la belleza e integridad del mundo, en cuanto forman parte del universo. Y por ser miembros de la comunidad humana, conocen lo que fue objeto de su cariño o interés en la tierra; y en cuanto criaturas elevadas al orden de la gracia, tienen un conocimiento claro de las verdades de fe referentes a la salvación: la encarnación del Señor, la maternidad divina de María, la Iglesia, la gracia y los sacramentos13.

«Piensa qué grato es a Dios Nuestro Señor el incienso que en su honor se quema; piensa también en lo poco que valen las cosas de la tierra, que apenas empiezan ya se acaban...

«En cambio, un gran Amor te espera en el Cielo: sin traiciones, sin engaños: ¡todo el amor, toda la belleza, toda la grandeza, toda la ciencia ... ! Y sin empalago: te saciará sin saciar»14.

III. En el Cielo veremos a Dios y gozaremos en Él con un gozo infinito, según la santidad y los méritos adquiridos aquí en la tierra. Pero la misericordia de Dios es tan grande, y tanta su largueza, que ha querido que sus elegidos encuentren también un nuevo motivo de felicidad en el Cielo a través de los bienes legítimos creados a los que el hombre aspira; es lo que llaman los teólogos gloria accidental. A esta bienaventuranza pertenecen la compañía de Jesucristo, a quien veremos glorioso, al que reconoceremos después de tantos ratos de conversación con Él, de tantas veces como le recibimos en la Sagrada Comunión..., la compañía de la Virgen, de San José, de los Ángeles, en particular del propio Ángel Custodio, y de todos los santos. Especial alegría nos producirá encontrarnos con los que más amamos en la tierra: padres, hermanos, parientes, amigos..., personas que influyeron de una manera decisiva en nuestra salvación...

Además, como cada hombre, cada mujer, conserva su propia individualidad y sus facultades intelectuales, también en el Cielo es capaz de adquirir otros conocimientos utilizando sus potencias15. Por eso será un motivo de gozo la llegada de nuevas almas al Cielo, el progreso espiritual de las personas queridas que quedaron en la tierra, el fruto de los propios trabajos apostólicos a lo largo del tiempo, la fecundidad sobrenatural de las contrariedades y dificultades padecidas por servir al Maestro... A esto se añadirá, después del juicio universal, la posesión del propio cuerpo, resucitado y glorioso, para el que fue creada el alma. Esta gloria accidental aumentará hasta el día del juicio universal16.

Es bueno y necesario fomentar la esperanza del Cielo; consuela en los momentos más duros y ayuda a mantener firme la virtud de la fidelidad. Es tanto lo que nos espera dentro de poco tiempo que se entienden bien las continuas advertencias del Señor para estar vigilantes y no dejarnos envolver por los asuntos de la tierra de tal manera que olvidemos los del Cielo. En el Evangelio de la Misa de hoy17, el último del año litúrgico, nos advierte Jesús: Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida, la preocupación del dinero y se os eche encima aquel día... Estad siempre despiertos... y manteneos en pie ante el Hijo del Hombre.

Pensemos con frecuencia en aquellas otras palabras de Jesús: Voy a prepararos un lugar18. Allí, en el Cielo, tenemos nuestra casa definitiva, muy cerca de Él y de su Madre Santísima. Aquí solo estamos de paso. «Y cuando llegue el momento de rendir nuestra alma a Dios, no tendremos miedo a la muerte. La muerte será para nosotros un cambio de casa. Vendrá cuando Dios quiera, pero será una liberación, el principio de la Vida con mayúscula. Vita mutatur, non tollitur (Prefacio I de Difuntos) (...). La vida se cambia, no nos la arrebatan. Empezaremos a vivir de un modo nuevo, muy unidos a la Santísima Virgen, para adorar eternamente a la Trinidad Beatísima, Padre, Hijo y Espíritu Santo, que es el premio que nos está reservado»19.

Mañana comienza el Adviento, el tiempo de la espera y de la esperanza; esperemos a Jesús muy cerca de María.

1 Primera lectura. Año II. Apoc 22, 1-6. — 2 Cfr. Sagrada Biblia, EUNSA, Pamplona 1989, vol. XII, Apocalipsis, in loc. — 3 Apoc 22, 5. — 4 Juan Pablo II, Alocución 22-X-1985. — 5 Heb 13, 14. — 6 Misal Romano, Prefacio de difuntos. — 7 Cfr. B. Perquin, Abba, Padre, p. 343. — 8 San Josemaría Escrivá, en Hoja informativa sobre el proceso de beatificación de este Siervo de Dios, n. 1, p. 5. — 9 Primera lectura. Año I. Dan 7, 18. — 10 Apoc 6, 14. — 11 C. López-Pardo, Sobre la vida y la muerte, Rialp, Madrid 1973, p. 358. — 12 Is 49, 10. — 13 Cfr. Santo Tomás, Suma Teológica, 1, q. 89, a. 8. — 14 San Josemaría Escrivá, Forja, n. 995. — 15 Cfr. Santo Tomás, o. c., 1, q. 89, ad 1 ad 3, aa. 5 y 6; 3, q. 67, a. 2. — 16 Cfr. Catecismo Romano, 1, 13, n. 8. — 17 Lc 21, 34-36. — 18 Jn 14, 2. — 19 A. del Portillo, Homilía 15-VIII-1989, en Romana, n. 9, VII-XII-89, p. 243.

 

 

“La vida matrimonial, un andar divino en la tierra”

Mira cuántos motivos para venerar a San José y para aprender de su vida: fue un varón fuerte en la fe...; sacó adelante a su familia –a Jesús y a María–, con su trabajo esforzado...; guardó la pureza de la Virgen, que era su Esposa...; y respetó –¡amó!– la libertad de Dios, que hizo la elección, no sólo de la Virgen como Madre, sino también de él como Esposo de Santa María. (Forja, 552)

Al pensar en los hogares cristianos, me gusta imaginarlos luminosos y alegres, como fue el de la Sagrada Familia. El mensaje de la Navidad resuena con toda fuerza: Gloria a Dios en lo más alto de los cielos, y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad. Que la paz de Cristo triunfe en vuestros corazones, escribe el apóstol. La paz de sabernos amados por nuestro Padre Dios, incorporados a Cristo, protegidos por la Virgen Santa María, amparados por San José. Esa es la gran luz que ilumina nuestras vidas y que, entre las dificultades y miserias personales, nos impulsa a proseguir adelante animosos. Cada hogar cristiano debería ser un remanso de serenidad, en el que, por encima de las pequeñas contradicciones diarias, se percibiera un cariño hondo y sincero, una tranquilidad profunda, fruto de una fe real y vivida.
El matrimonio no es, para un cristiano, una simple institución social, ni mucho menos un remedio para las debilidades humanas: es una auténtica vocación sobrenatural. Sacramento grande en Cristo y en la Iglesia, dice San Pablo, y, a la vez e inseparablemente, contrato que un hombre y una mujer hacen para siempre, porque ‑queramos o no‑ el matrimonio instituido por Jesucristo es indisoluble: signo sagrado que santifica, acción de Jesús, que invade el alma de los que se casan y les invita a seguirle, transformando toda la vida matrimonial en un andar divino en la tierra. (Es Cristo que pasa, nn. 22-23)

 

 

Tercer Día de la Novena a la Inmaculada Concepción

 

Acto de contrición

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero. Ante tu divina presencia reconozco que he pecado muchas veces y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa haberte ofendido. Ayudado de tu divina gracia, propongo no volver a caer más, confesarme y cumplir la penitencia que el confesor me imponga. Amén.

 

Oración preparatoria

Dios te salve, María, llena de gracia y bendita más que todas las mujeres, Virgen singular, Virgen soberana y perfecta, elegida para Madre de Dios y preservada por ello de toda culpa desde el primer instante de tu Concepción; así como por Eva nos vino la muerte, así nos viene la vida por ti, que, por la gracia de Dios, has sido elegida para ser madre del nuevo pueblo que Jesucristo ha formado con su sangre.

A ti, purísima Madre, restauradora del caído linaje de Adán y Eva, venimos confiados y suplicantes en esta Novena, para rogarte nos concedas la gracia de ser verdaderos hijos tuyos y de tu Hijo Jesucristo, libres de toda mancha de pecado. Acuérdate, Virgen Santísima, que fuiste hecha Madre de Dios, no sólo para tu dignidad y gloria, sino también para salvación nuestra y provecho de todo el género humano. Acuérdate que jamás se ha oído decir que uno solo de cuantos han acudido a tu protección e implorado tu socorro haya sido desamparado.

No me dejes pues a mí tampoco, porque si no, me perderé; que yo tampoco quiero dejarte a ti, antes bien cada día quiero crecer más en tu verdadera devoción. Y alcánzame principalmente estas tres gracias: la primera, no cometer jamás pecado mortal; la segunda, un gran aprecio de la virtud, y la tercera, una buena muerte. Además dame la gracia particular que te pido en esta Novena, si es para mayor gloria de Dios, tuya y bien de mi alma.

 

Lectura bíblica (Lc. 1,26-38)

Dios envió al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José de la familia de David: el nombre de la Virgen era María. El ángel le dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está Contigo". Ella se turbó y pensaba qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: "No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. Vas a concebir en tu seno y vas a dar a luz un hijo al que pondrás el nombre de Jesús. El será grande y con razón lo llamarán Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su antepasado. Reinará sobre la casa de Jacob por siempre y su reino no tendrá fin'.

María entonces dijo al ángel: “¿Cómo podré ser madre si no tengo relación con ningún hombre?” Contestó el ángel: "El Espíritu Santo descenderá sobre Ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso tu hijo será Santo y con razón lo llamarán hijo de Dios". María dijo entonces: “Yo soy la esclava del Señor. Hágase en mí, según tu palabra”. PALABRA DE DIOS.

 

Consideración

Consideremos cómo María Santísima no fue un instrumento puramente pasivo en las manos de Dios, sino que cooperó a la salvación de los hombres con fe y obediencia libres. Ella, enriquecida desde el primer instante de su concepción con una Santidad en extremo singular, al aceptar el mensaje divino se convirtió en Madre de Jesús, y al abrazar de todo corazón, sin entorpecimiento de pecado alguno la voluntad salvífica de Dios, se consagró totalmente como esclava del Señor a la persona y a la obra de su Hijo, sirviendo con diligencia al misterio de la Redención con Él y bajo Él, con la gracia de Dios omnipotente. Por esto la Iglesia llama a la Madre de Dios "totalmente santa e Inmune de toda mancha de pecado, como plasmada y hecha una nueva criatura por el Espíritu Santo".

Procuremos quitar de nuestra vida todo obstáculo, todo pecado que nos impida llegar a Jesucristo haciendo una buena confesión.

 

Oración del tercer día

¡Oh santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro! Así como preservaste a María de todo pecado venial en toda su vida, y a nosotros nos pides que purifiquemos más y más nuestras almas, para ser dignos de Ti, así Te rogamos humildemente, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos concedas la gracia de evitar los pecados veniales y de procurar y obtener cada día más pureza y delicadez de conciencia.

 

 

PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO

VEN, SEÑOR

Adviento es un tiempo de esperanza. La esperanza es vivir con la convicción de que la fe se hace realidad cuando se vive en la caridad, que es estrenar la esperanza. Sin esperanza el corazón humano se muere de tristeza.

Este primer domingo de Adviento nos lanza a estar preparados. Seguro que viene. No sabemos ni el día ni la hora. Vendrá a colmar todas nuestras esperanzas y nuestro corazón, que es un corazón de deseo, estrenará el estar rebosante de un amor que nos asombra.

No viene como una amenaza sino como salvación. No viene a vengarse sino a seducirnos con su Ternura.  Es el Salvador que desciende del cielo  para que se cumpla el anhelo de los profetas, que recoge el Antiguo Testamento:  ”¡Ojalá rasgases el cielo y descendieses”! (Is. 64.1) y que sigue siendo y será siempre el anhelo del corazón humano, porque no podemos vivir sin Cristo.  No esperarle, no conocerle es perderse lo mejor de la vida.

La invitación del Evangelio de Marcos que es el que proclamamos en la liturgia de este nuevo año litúrgico, el Evangelio del discípulo, del catecúmeno, del que sabe que lo esencial del cristianismo es Cristo, como decía Romano Guardini. Marcos nos invita a mirar a Jesús como un Amor que viene y que se entrega hasta la muerte y una muerte de cruz.

Se nos invita en este Evangelio a estar preparados, a no dormirnos, a velar en oración ¿Qué es estar preparados? No es ponerse nerviosos, menos aún angustiarse pensando que la revelación de un Dios que se acerca nos podría traer la sorpresa de que Dios no sería tan bueno como pensábamos. Benedicto XVI en su libro sobre Jesús de Nazaret nos dice que en el tiempo de Jesús, así lo decían algunos filósofos griegos, podía aparecer un Dios malo, sin entrañas de misericordia, sin compasión. Sería darnos gato por liebre.

La sorpresa que asombra y que es la alegría de los que esperan es que el Señor viene con corazón salvador y nos alegra con su presencia salvífica. Sólo hay que acogerlo con una fe que nos abre a la esperanza y se realiza en el Amor. Si velamos en oración descubriremos siempre que Él que ha venido siempre como Amigo nuestro y está viniendo “en cada persona y acontecimiento” (Prefacio de Adviento III) y vendrá al final de los tiempos no como amenaza sino como el Esposo Bueno y Fiel que espera encontrarse en oración y en vela en la noche.

Ha aparecido la Bondad de Dios y esta es la Buena Noticia que transciende nuestras mezquinas esperanzas.

+ Francisco Cerro Chaves. Obispo de Coria-Cáceres 

 

 

El Adviento: ¿cómo y cuando empieza a vivirse?

Domingo, 27 Noviembre 2016 00:00

Escrito por  Primeros Cristianos

 ¿Cómo y cuándo empieza a vivirse?

Tiempo litúrgico que prepara la Navidad

Expectación penitente, piadosa y alegre

La venida del Hijo de Dios a la Tierra es un acontecimiento tan inmenso que Dios quiso prepararlo durante siglos (…). Al celebrar anualmente la liturgia del Adviento, la Iglesia actualiza esta espera del Mesías: participando en la larga preparación de la primera venida del Salvador, los fieles renuevan el ardiente deseo de su segunda Venida. (Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 522 y 524)

Con el tiempo de Adviento, la Iglesia romana da comienzo al nuevo año litúrgico. El tiempo de Adviento gravita en torno a la celebración del misterio de la Natividad de nuestro Señor Jesucristo.

 

A partir del siglo IV

El origen y significado del Adviento es un tanto oscuro; en cualquier caso, el término adventus era ya conocido en la literatura cristiana de los primeros siglos de la vida de la Iglesia, y probablemente se acuñó a partir de su uso en la lengua latina clásica.

La traducción latina Vulgata de la Sagrada Escritura (durante el siglo IV) designó con el término adventus la venida del Hijo de Dios al mundo, en su doble dimensión de advenimiento en la carne –encarnación- y advenimiento glorioso –parusía-.

La tensión entre uno y otro significado se encuentra a lo largo de toda la historia del tiempo litúrgico del Adviento, si bien el sentido de “venida” cambió a “momento de preparación para la venida”.

Quizá la misma amplitud de las realidades contenidas en el término dificultaba la organización de un tiempo determinado en el que apareciera la riqueza de su mensaje. De hecho, el ciclo de adviento fue uno de los últimos elementos que entraron a formar parte del conjunto del año litúrgico (siglo V).
 
Parece ser que desde fines del siglo IV y durante el siglo V, cuando las fiestas de Navidad y Epifanía iban cobrando una importancia cada vez mayor, en las iglesias de Hispania y de las Galias particularmente, se empezaba a sentir el deseo de consagrar unos días a la preparación de esas celebraciones.

Dejando de lado un texto ambiguo atribuido a San Hilario de Poitiers, la primera mención de la puesta en práctica de ese deseo la encontramos en el canon 4 del Concilio de Zaragoza del año 380: "Durante veintiún días, a partir de las XVI calendas de enero (17 de diciembre), no está permitido a nadie ausentarse de la iglesia, sino que debe acudir a ella cotidianamente" (H. Bruns, Canones Apostolorum et Conciliorum II, Berlín, 1893, 13-14). La frecuencia al culto durante los días que corresponden, en parte, a nuestro tiempo de adviento actual, se prescribe, pues, de una forma imprecisa.


Un tiempo de penitencia

Más tarde, los concilios de Tours (año 563) y de Macon (año 581) nos hablarán, ya concretamente, de unas observancias existentes “desde antiguo” para antes de Navidad. En efecto, casi a un siglo de distancia, San Gregorio de Tours (fallecido en el año 490) nos da testimonio de las mismas con una simple referencia.  Leemos en el canon 17 del Concilio de Tours que los monjes "deben ayunar durante el mes de diciembre, hasta Navidad, todos los días".

El canon 9 del Concilio de Macon ordena a los clérigos, y probablemente también a todos los fieles, que "ayunen tres días por semana: el lunes, el miércoles y el viernes, desde San Martín hasta Navidad, y que celebren en esos días el Oficio Divino como se hace en Cuaresma" (Mansi, IX, 796 y 933).  Aunque la interpretación histórica de estos textos es difícil, parece según ellos que en sus orígenes el tiempo de adviento se introdujo tomando un carácter penitencial, ascético, con una participación más asidua al culto.

Sin embargo, las primeras noticias  a cerca de la celebración del tiempo litúrgico del Adviento, se encuentran a mediados del siglo VI, en la iglesia de Roma.

Según parece, este Adviento romano comprendía al principio seis semanas, aunque muy pronto -durante el pontificado de Gregorio Magno (590-604)-  se redujo a las cuatro actuales.


Una doble espera

El significado teológico original del Adviento se ha prestado a distintas interpretaciones. Algunos autores consideran que, bajo el influjo de la predicación de Pedro Crisólogo (siglo V), la liturgia de Adviento preparaba para la celebración litúrgica anual del nacimiento de Cristo y sólo más tarde –a partir de la consideración de consumación perfecta en su segunda venida- su significado se desdoblaría hasta incluir también la espera gozosa de la Parusía del Señor.

No faltan, sin embargo, partidarios de la tesis contraria: el Adviento habría comenzado como un tiempo dirigido hacia la Parusía, esto es, el día en que el Redentor coronará definitivamente su obra. En cualquier caso, la superposición ha llegado a ser tan íntima que resulta difícil atribuir uno u otro aspecto a las lecturas escriturísticas o a los textos eucológicos de este tiempo litúrgico.

El Calendario Romano actualmente en vigor conserva la doble dimensión teológica que constituye al Adviento en un tiempo de esperanza gozosa: "el tiempo de Adviento tiene una doble índole: es el tiempo de preparación para las solemnidades de Navidad, en las que se conmemora la primera venida del Hijo de Dios a los hombres, y es a la vez el tiempo en el que por este recuerdo se dirigen las mentes hacia la expectación de la segunda venida de Cristo al fin de los tiempos. Por estas dos razones el Adviento se nos manifiesta como tiempo de una expectación piadosa y alegre" (Calendario Romano, Normas universales sobre el año litúrgico y sobre el calendario, 39).

Fuente: www.primeroscristianos.com

 

 

¡He aquí valientes sin complejos!

Mi debilidad por los jóvenes es patente para todos los que me conocen.  Y mi admiración por los jóvenes valientes que en una época como esta se casan como Dios manda, comprometidos públicamente ante Dios y ante todos los invitados como testigos, a “querer quererte, exclusivamente a ti, hasta el fin de nuestra vida, a recibir los hijos como un bien deseado y amado por sí mismo, es un orgullo y una chispa de esperanza para la sociedad.

De ahí que desee compartir con todos ustedes tres regalos sobre “la belleza del matrimonio cristiano” que nos pueden ayudar a todos, o por lo menos… así lo creo yo.

El primer regalo, como no podía ser de otra manera, son las palabras que nos recordó El Santo Padre Francisco, durante la audiencia general de miércoles 6 de mayo de 2015, sobre el sacramento del matrimonio: “El sacramento del matrimonio es un gran acto de fe y de amor: testimonia la valentía de creer en la belleza del acto creador de Dios y de vivir ese amor que empuja para ir siempre más allá, más allá de sí mismo y también más allá de la familia. La vocación cristiana a amar sin reservas y sin medida es lo que está en la base también del libre consentimiento que constituye el matrimonio…

La decisión de “casarse en el Señor”, contiene también una dimensión misionera, que significa tener en el corazón la disponibilidad para hacerse transmisor de la bendición de Dios y de la gracia del Señor para todos. De hecho, los esposos cristianos participan en cuanto esposos a la misión de la Iglesia. ¡Y se necesita valentía para eso, eh! Por esto cuando yo saludo a los recién casados, digo: “¡He aquí los valientes!” Porque se necesita valentía para amarse, así como Cristo ama a la Iglesia…

La ruta está marcada así siempre, es la ruta del amor: se ama como ama Dios, para siempre…Es conmovedor y muy bonita esta irradiación de la fuerza y de la ternura de Dios que se transmite de pareja a pareja, de familia a familia. Tiene razón san Pablo: ¡esto es precisamente un misterio grande! Hombres y mujeres, lo bastante valientes como para llevar este tesoro en los vasos de barro de nuestra humanidad, estos hombres y mujeres que son un recurso esencial para la Iglesia, también para todo el mundo. ¡Dios les bendiga mil veces por esto”.

El segundo regalo, son estas reflexiones que escuche recientemente de un incipiente diacono, Juan Pérez Die, en la boda de uno de sus primos, ¡UNA JOYA!, de la que no puedo eliminar ni una sola coma:

“Quién os iba a decir a vosotros, Rosa y Borja, en aquella fiesta, cuando celebrábamos mi 18 cumpleaños, que allí conoceríais a la persona con la que compartiríais el resto de vuestra vida. Quién me iba a decir a mí por aquel entonces que yo sería el cura de vuestra boda. Nadie, solo Dios lo sabía.

Y es que los cristianos sabemos que los hombres somos hijos de Dios, fruto de su amor, no del azar. Por eso que os encontrarais en aquella fiesta no es cosa de pura casualidad. Sino que ha sido Dios mismo el que ha querido poneros el uno al lado del otro. ¿Y eso para qué? podíamos preguntarnos. ¿Con qué fin ha querido Dios poneros el uno al lado del otro? pues mirad, en primer lugar, para dároslo todo. Porque cuando alguien tiene a otra persona que le ama de una manera verdadera e incondicional, lo demás sobra. Porque en el fondo: todo y solo lo que el hombre anhela y necesita es un amor verdadero. Y, en segundo lugar, Dios os ha puesto juntos para encomendaros una misión muy importante y específica: Rosa y Borja, estáis llamados a ser sacramento, signo visible, del amor que Dios tiene a los hombres. Ser testigos de que el amor que todo hombre anhela en lo más profundo de su corazón existe y es posible. En medio de una sociedad en la que tanta gente ya no cree que esto sea real: amar de una manera incondicional y para siempre. Mucha gente hoy en día ha tirado la toalla, porque piensan que es imposible, que el mundo está mal, quizás porque nunca han experimentado este amor. Sea por el motivo que sea vosotros estáis llamados a ser testigos de esta verdad. Y ser así, como señala el evangelio que acabamos de leer, sal de la tierra, luz del mundo.

Es evidente la dificultad de esta tarea, pero no os asustéis porque no estáis solos, contáis con la ayuda de Dios.

Para ello debéis permanecer siempre muy unidos a aquel que primero nos amó de una manera perfecta. La luz por antonomasia de vuestra vida. Jesucristo.

- Él es el camino para amar de una manera verdadera. Porque hoy en día todos tenemos claro que hay que amar, pero lo difícil es saber cómo se ama verdaderamente. Porque nuestro egoísmo y nuestra naturaleza herida muchas veces nos impiden ver cuál es el verdadero comino del amor. Y nos encontramos con que en muchas ocasiones queriendo amar, y hacer las cosas bien, nos equivocamos en nuestras decisiones. Por ello Jesucristo ha recorrido este camino antes que nosotros y lo ha dejado señalado en las Sagradas Escrituras.

- Él es también vuestro alimento para recorrer este camino. Porque conocer la ruta aún no es suficiente, ya que éste es un camino largo y duro, y en ocasiones os faltarán las fuerzas: Por ello en la Eucaristía Él mismo se os da como alimento y os da su vida y la fuerza para amar.

- Él es también vuestra medicina que repara vuestra naturaleza herida y os curará cuando caigáis. Porque conocer el camino y tener el alimento todavía no basta: porque en ocasiones aun teniendo todos estos medios podréis caeros en medio del camino y hacernos daño. Para ello en la confesión Dios perdonará vuestros pecados y os dará la gracia que reparará vuestra naturaleza y os ayudará a levantaros y seguir caminando.

Otro consejo que me gustaría daros es que en los momentos de crisis y dificultad os puede ayudar rezar y contemplar a Jesucristo en la cruz, porque en él están sintetizados todos los atributos propios de amor verdadero.

De esta manera uno cuando observa un crucifijo se da cuenta rápidamente de que el amor auténtico y verdadero pasa por el sufrimiento y por el dolor. Que el amor verdadero no depende de los sentimientos, si no del corazón y la firme voluntad de dar la vida por el otro. La Madre Teresa de Calcuta decía que amar es dar hasta que duela. Pues cuando os duela alegraos, porque será el dolor el que forje entre vosotros el verdadero amor.

Otra cualidad interesante que uno aprende mirando a la cruz es que el amor, cuando es verdadero, auténtico e incondicional, convierte cualquier acontecimiento de nuestra vida en algo bello y bueno. Pues como se ve en la cruz, el amor, fue capaz de convertir hasta la condena a muerte más horrorosa del mundo en el acto salvador más hermoso de la historia de la humanidad. Por lo tanto, Rosa y Borja, no importan las contrariedades y dificultades que encontréis en este camino que hoy empezáis. Vividas con amor todo es hermoso y es para bien. Absolutamente de todo se puede sacar un bien si se vive con amor, como Jesucristo hizo en la cruz.

Sé que no os hago ningún descubrimiento con todo esto que os digo. Pero tampoco puedo deciros otra cosa. Nada. Mas que permanezcáis siempre unidos a Jesucristo. Él es vuestra luz en el camino que hoy comenzáis. Y unidos a Él seréis sal de la tierra, Luz del mundo.

Benedicto XVI en el número 49 de la Spe Salvi dice: “La vida humana es un camino. ¿Hacia qué meta? ¿Cómo encontramos el rumbo? La vida es como un viaje por el mar de la historia, a menudo oscuro y borrascoso, un viaje en el que escudriñamos los astros que nos indican la ruta. Las verdaderas estrellas de nuestra vida son las personas que han sabido vivir rectamente. Ellas son luces de esperanza. Jesucristo es ciertamente la luz por antonomasia, el sol que brilla sobre todas las tinieblas de la historia. Pero para llegar hasta Él necesitamos también luces cercanas, personas que dan luz reflejando la luz de Cristo, ofreciendo así orientación para nuestra travesía.”

A esto es a lo que estáis llamados, a ser luces cercanas para los demás, que reflejando la Luz de Cristo con amor vuestro, ofrezcan así orientación para la vida de otras personas. Por ello os invito también a que miréis de vez en cuando a quienes han sido para vosotros esos astros que han reflejad la luz de Cristo: vuestros padres y vuestros abuelos. Algunos de ellos ya han alcanzado el cielo y os guardan y vigilan desde arriba. Otros, en cambio, los tenéis aquí con vosotros para apoyaros y aconsejaros. Contad también, cómo no, con la Virgen María, nuestra madre. Dios os la ha puesto cerca para que os ayude en esta tarea tan importante.

Borja, una vez el abuelo me dijo algo que se me quedó muy grabado, y que creo que puede serte útil. Me dijo: “Juan, cuántas gracias tenemos que dar a Dios por la familia que tenemos, no nos la merecemos”, (a mí, por aquel entonces, tener una familia así viendo cómo eran mis dos abuelos no me resultaba ningún misterio. Pensaba que ellos gracias a sus muchas cualidades habían sido capaces de hacer las cosas bien y este era el resultado) pero entonces me dijo: “mira, yo cuando empecé a tener hijos me asusté mogollón, porque me hice consciente de la responsabilidad tan grande que implicaba formar una familia, educar bien a unos hijos tanto humana como espiritualmente. Veía que todo me superaba muchísimo, que lo que Dios me pedía estaba muy por encima de mis capacidades. Y entonces le dije a Dios: Mira Señor, yo voy a esforzarme al máximo y haré todo lo que este en mis manos, el resto hazlo Tú”.

Aquel día aprendí que no existen las fórmulas mágicas. Que la misión que se os ha encomendado es una tarea que supera a cualquiera. Y que nadie y mucho menos yo puedo deciros: “Haced esto, seguid estas indicaciones, estos pasos, y todo os irá bien. Tendréis una familia perfecta y ejemplar y nunca encontraréis problemas”. No, esto no existe. Pero lo que sí que existe es la confianza en Dios. Y yo os aseguro que si confiáis en Dios y no os apartáis de Él no quedaréis defraudados. Si Dios hizo de la condena a muerte más horrorosa el acto salvador más hermoso de la historia de la humanidad, qué no hará con vosotros Rosa y Borja. Qué no hará Dios con vosotros si confiáis en Él y permanecéis a su lado. Como solía decir San Josemaría: “Soñad y os quedaréis cortos”.

Y por ultimo, una reflexion de Joan Carreras en su libro “Las bodas: sexo, fiesta y derecho”: “La fiesta, con todos sus ingredientes-banquete, baile, música, etc.-es el mejor modo que la sociedad humana ha inventado para otorgar su “reconocimiento” de las nupcias. Puesto que el matrimonio no es una realidad privada, sino mas bien la célula de la sociedad.”

Y, por lo tanto, en mi humilde opinión, una ocasión privilegiada para hacer apostolado con las parejas jóvenes que aprecian, alegran y acompañan al nuevo matrimonio.

 

 

Mantener la casa en orden y sin estrés.

Silvia del Valle

Última actualización: 30 Noviembre 2017

La mayoría de las veces, nosotras las mamás nos estresamos porque la casa no esta limpia y no sabemos que hacer y por lo mismo nos ponemos de malas.

Aquí les dejo 5 tips para lograr tener nuestra casa en orden.

Primero. Se tolerante.
 Es muy importante que definamos prioridades. No se trata de “conformarnos” y no hacer las cosas, sino de no frustrarnos y de no robarles tiempo a los niños por estar empeñadas en ir a “limpiar”.

Hay que lograr hacer hábitos y no trabajar compulsivamente. En mi caso le dedicó tiempo a una zona por día y a lo demás, sólo le doy una pasadita.

¡El perfeccionismo es nuestro enemigo!

Segundo. Simplifica y agilízate.
 Las rutinas siempre son buenas pero debemos aprender a hacerlas lo más fáciles que se pueda.

Hay tareas que podemos hacer dos o tres veces por semana y algunas que de verdad se requieren a diario. Es muy bueno identificarlas y programarlas para realizarlas adecuadamente y sin presiones.

Simplificar significa ponerme como meta lavar los trastes del desayuno y no más. Y agilizar significa hacerlo en diez minutos y bien hecho.

Con esto ahorramos tiempo para pasarlo con nuestros hijos.

Tercero. Revisa tus rutinas.
 A veces creemos que lo que hemos hecho por años y años, es lo mejor, pero debemos adecuar las rutinas conforme a nuestras necesidades.

Por ejemplo antes lavaba la ropa un día a la semana y dedicaba todo el día a eso. Ahora separo la ropa por colores y la voy lavando durante la semana para no desperdiciar tanto tiempo.

Antes, yo les recogía los jueguetes a mis hijos, ahora les puse varias cajas de diferentes colores a su alcance, para que sean ellos quienes los recojan cuando terminen de jugar.

Este punto les causo mucho conflicto a algunos miembros de la familia porque decían que esa era mi obligación, pero en realidad estaba logrando dos objetivos, formarles una virtud a mis hijos: la del orden y agilizar el trabajo de la casa.

En realidad debemos hacer nuestras rutinas, sin que nos importe el que dirán, porque sólo nosotras conocemos nuestras necesidades.

Cuarto. Las labores de la casa, también son formativas. 
Si pensamos un poco, nos podemos dar cuenta que pedir a nuestros hijos que nos ayuden en las labores de la casa, es bueno ya que sus habilidades se desarrollan y se forman hábitos.

Con mis hijos les voy cambiando la labor cada semana o cada quince días, para que no se aburran y aprendan cosas nuevas.

Para esto hago un rol de las labores y luego las distribuyo entre todos los miembros de mi familia, incluyendo mi esposo. El me ayuda también.

Y quinto. Usa el ingenio para que sea divertido.
 La manera de obtener cooperación de los niños no es a través de gritos y golpes. Si buscamos alguna actividad o juego en donde nosotros también participemos, es más fácil que los niños nos ayuden.

A veces les organizo carreras contra el tiempo para levantar sus juguetes, o les armo un rally para ir logrando varios objetivos y así al poco tiempo su cuarto esta arreglado.

Esto es mientras se logra formar el hábito. Nuestros hijos poco a poco lo van a hacer por convicción.

Si nuestra actitud es positiva seguro que logramos un ambiente lindo y de cooperación, pero, si nos estresamos sólo lograremos enojarnos con todos y terminar muertas de cansancio y muy frustradas. Una sonrisa cambia las cosas y nos hace fácil el trabajo.

Ojalá y puedan poner en práctica estos sencillos consejos.

 

 

El valor de la vida

Ana Teresa López de Llergo

Última actualización: 30 Noviembre 2017

«En verdad, la vida es siempre una opción: entre honradez e injusticia, entre fidelidad e infidelidad, entre bien y mal (…). En definitiva —dice Jesús— hay que decidirse» (Benedicto XVI).

Toda vida es una maravilla pues muestra unas capacidades impresionantes. Conviene detenernos en algunos aspectos porque podremos valorarlas, si nos hemos acostumbrado a ver sus beneficios. Los vegetales, entre otras cualidades influyen en la limpieza del ambiente y, a los terrenos los protegen de la erosión. Los animales propician el equilibrio de las especies y, los domesticables resultan una grata compañía para los humanos.

Y, para todos los niveles de vidas está la reproducción que hace posible la permanencia de las especies aunque cada individuo tenga una temporalidad.

Pero la vida humana es un verdadero prodigio, porque tiene la capacidad moral, como lo señala Benedicto XVI, y ante su decisión libre puede estar en lo más alto o en el más profundo abismo. Este es el tema, porque hombres y mujeres son artífices de su futuro, pero también, influyen en el futuro de los otros y del mundo.

La historia nos muestra que hay vidas ejemplares y otras que se hacen daño y lo hacen a los demás.

Desgraciadamente cuando el mal se generaliza las personas quedan tan confundidas que llegan a tergiversar la realidad, entonces son capaces de asegurar con vehemencia que lo malo es bueno. Sin embargo, lo más íntimo de la conciencia no se pervierte y lógicamente esa “voz” no calla y la persona sufre un malestar asfixiante. Muchas veces esa tensión interior es causa de reacciones agresivas como una necesidad de desahogo. Es posible que buena parte de la violencia que sufrimos se deba a esto.  

Las peores confusiones son los atentados contra la vida asegurando que se hace bien. Este es el caso del aborto, de la eutanasia, del suicidio, del homicidio. Pero también se atenta contra la vida cuando hay faltas de respeto como es la trata de personas o la violencia física o psicológica.

Por eso las abortistas califican como noticias falsas a los argumentos de los grupos pro vida. Y se ha tergiversado tanto el idioma que llaman “salud reproductiva” al aborto. 

El Instituto Charlotte Lozier, en 2014, analizó las leyes de aborto en 198 países y en regiones independientes con población de un millón de personas. El resultado fue: 59 países legalizaron el aborto sin restricciones, 139 lo admiten si la madre argumenta pobreza o llevar a término sus estudios. 

De los países que han legalizado el aborto, solo siete permiten el aborto tardío, después de 20 semanas. Son Estados Unidos, Canadá, China, Holanda, Corea del Norte, Singapur y Vietnam. 

La agenda de la cultura de la muerte, en numerosos gobiernos occidentales, también promueve el acceso al aborto y a los medicamentos anticonceptivos para las niñas sin el consentimiento de los padres. A todo este proceso lo califican de “enfoque basado en los derechos” a la “salud sexual y reproductiva“.

También se ha generalizado la idea de que cuando las personas están deterioradas, por alguna enfermedad o por achaques de la ancianidad, ya no tiene una “vida digna”, y entonces se propugna la eutanasia. Desgraciadamente también aquí se trastocan los valores porque el resultado es que la persona muere indignamente por haberse quitado la vida.

La trata de personas es el resultado de comerciar con la vida ajena. Es un atentado contra los Derechos humanos pues a algunas personas se les equipara a como mercancía.

Y, todos estos atentados contra la vida humana los provocan los mismos seres humanos. Por eso, es urgente ayudarnos a entrar en razón.

 

La familia no es para la sociedad, la sociedad es para la familia

Una fiesta familiar

“A propósito de las más diversas cuestiones, hemos insistido numerosas veces sobre la santidad de la familia, sobre sus derechos, sobre su papel como célula fundamental de la sociedad humana.

“A este título es su vida, su salud, su vigor, su actividad, las que aseguran la vida, la santidad, el vigor, la actividad de la sociedad entera. Porque ella recibe su existencia y su dignidad de Dios, como su función social: la familia es responsable delante de Dios.

Sus derechos y sus privilegios son inalienables, intangibles; ella tiene el deber, antes de todo delante de Dios y secundariamente delante la sociedad, de defender, de reivindicar y de promover efectivamente sus derechos y sus privilegios, no solamente para su propia ventaja, sino para la gloria de Dios, para el bien de la colectividad. (…)

“Es claro que vuestro primer deber en el santuario del hogar familiar, es suministrar ‒respetando su integridad, su unidad, la jerarquía natural que une entre ellos a sus miembros- con toda la perfección humanamente posible‒ la conservación, la salud corporal, intelectual, moral y religiosa de la familia.

“Y este deber comporta evidentemente el de defender y de promover sus derechos sagrados, particularmente el de cumplir sus obligaciones en relación a Dios; de constituir, en toda la fuerza del término, una sociedad cristiana:

Defender sus derechos contra todas las violencias o influencias exteriores capaces de atentar contra la pureza, la fe y la estabilidad sacrosanta de la familia; promover esos mismos derechos reclamando de la sociedad civil, política, cultural, al menos los medios indispensables a su libre ejercicio.

Para el cristiano hay una regla que le permite determinar con certeza la medida de los derechos y deberes de la familia en la comunidad del Estado.

Ella está concebida así: la familia no es para la sociedad; la sociedad es para la familia. La familia es la célula fundamental, el elemento constitutivo de la comunidad del Estado (…).

Un matrimonio en la antigua Francia

El Estado debería, por lo tanto, en virtud del propio instinto de conservación, por así decir, cumplir con lo que esencialmente es su primer deber según el plano de Dios Creador y Salvador, es decir, garantizar absolutamente los valores que aseguran el orden, la dignidad humana, la salud y la felicidad de la familia.

“Estos valores que son elementos del propio bien común, jamás estará permitido sacrificarlos a lo podría tener apariencia de bien común.

“Indiquemos solamente, a título de ejemplo, algunos de los que se encuentran actualmente en mayor peligro: la indisolubilidad del matrimonio; la protección de la vida antes del nacimiento; la habitación conveniente de la familia, no solamente de uno o dos niños o aun sin niños, sino la de la familia normal más numerosa; el derecho de los padres sobre los niños frente al Estado; la plena libertad para los padres de educar a sus hijos en la verdadera Fe y, como consecuencia, el derecho de los padres católicos a la escuela católica; condiciones de vida pública tales que las familias y sobretodo la juventud no estén en la certeza moral de sufrir corrupción”.

Pío XII, discurso a un grupo de padres de familia, provenientes de diferentes diócesis de Francia, el 18 de setiembre de 1951

 

 

¡VOLVER HACER SONREÍR A LOS NIÑOS!

La felicidad de todo ser humano, en éste mundo, es y debe ser que todos nuestros hermanos que nos rodean, sean felices, que caminemos siempre de la mano irradiando armonía, alegría, ternura y dulzura. Muchas veces estos deseos son difíciles de cumplirlos por una serie de circunstancias de la vida, y conociendo el mundo en que nos desenvolvemos, que muchas veces, más reina el interés personal, el egoísmo, el jalar agua para nuestro propio molino, y menos preocuparnos por lo demás pero, en la medida de nuestras circunstancias, hagamos viable la felicidad que, al final, nos sentiremos tranquilos con nosotros mismos.

Acabamos de dedicarle cerca de cien días empleando casi sus veinte cuatro horas del día, a una actividad económica que nos parece justa y necesaria, para hacer realidad el sueño de nuestros niños y jóvenes del Grupo Scout Chiclayo 38 “Juan Tomis Stack” que aspiran participar de un campamento nacional scout, por primera vez en sus vidas y que, el sábado 25 del mes próximo pasado, a las ocho de la noche, se culminaba con éxito, y junto con un pequeño grupo que había quedado en el lugar del acontecimiento para retirar las cosas y llevarlas a nuestra Oficina Scout y luego de hacer un pequeño sondeo del dinero recaudado, sólo nos quedó gritar con suma alegría ¡Misión Cumplida!. Misión cumplida porque el esfuerzo de todos, había dado sus resultados, valió la pena dedicarle todo nuestro esfuerzo y cariño, a ésta actividad.

¡Hay esperanza! ¡Habrá campamento nacional! nuestros niños y jóvenes de la familia treinta y ocho sonríen y sus sueños empiezan hacerse realidad pero, son nuestros niños ¿y los otros niños que no son de nuestra familia 38? El domingo 26 de noviembre, luego de haber culminado con la tómbola scout y al inicio de nuestra reunión semanal en la Casa Comunal de la Juventud-Guillermo Baca Aguinaga, se acordó iniciar nuestra clásica Campaña Navideña, para el presente año, y la Campaña Escolar del próximo año, recogiendo, en éste último mes del año escolar 2017, los cuadernos usados de sus compañeros de clase para que, con esos cuadernos sacar las hojas que han quedado en blanco y empezar a confeccionar nuevos cuadernos para entregarlos a los niños al iniciar su nuevo año escolar 2018 junto con su paquete escolar que contendrá un cuaderno, un lapicero, un lápiz, un borrador, un tajador y una regla. Estas dos actividades nos permitirán volver hacer sonreír a los niños en ésta fiestas navideñas que se aproximan y en el inicio del nuevo año escolar que se avecina.

Desarrollo de la Comunidad es y debe ser siempre preocuparse por apoyar a nuestra comunidad en sus necesidades básicas para que puedan seguir adelante. Nuestro Grupo Scout Chiclayo 38 “Juan Tomis Stack”, a lo lardo de sus más de treinta años al servicio de la niñez y juventud lambayecana, viene contribuyendo y preocupándose por hacer que nuestros pueblos se desarrollen y progresen gracias a las enseñanzas que nos legara nuestro eterno amigo DON DANIEL OSCAR TAGATA ASANO, SIENDO EJECUTIVO SCOUT DE LA OFICINA REGIONAL INTERAMERICANA, en aquel Primer Seminario Nacional de Desarrollo de la Comunidad que se llevó a cabo en nuestra ciudad de Chiclayo del 23 al 27 de Julio de 1980.

Los niños son nuestra prioridad y preocupación, lo han sido siempre y lo seguirán siendo, porque en ellos descansa el futuro de nuestro pueblos y son el tesoro más sublime que tenemos, bien formados y dispuestos hacer los principales protagonistas del Desarrollo de nuestras Comunidades, jamás nos olvidemos de ello, ayer, hoy y siempre.

 

 

¿DÓNDE ESTÁ LA PAZ?

 

No escuchas las voces del silencio,

¡Piedad! ¡Piedad! ¡Queremos Paz!

¡Qué hay de los niños y sus sueños!

Con un fusil al hombro, son soldados.

Matar, matar, matar es la consigna.

Sed de venganza, disfraza la violencia.

¡Humanidad, no te comprendo!

Corres contra reloj, demasiada  prisa.

Una estela de horror siembra tu paso,

Oriente Medio, guerra y hambre.

¡Qué de la  misteriosa y mágica Bagdad!

Destrucción,  oscuridad, olor a  pólvora.

Tierras  impregnadas de sangre,

Calaveras esparcidas por doquier.

¡Humanidad, no te comprendo!

¿Es que el poder ciega tu mente?

¿Logra,  adormecer  a  tu conciencia?

¡Amor, Señor, para el hermano!

¡Misericordia, Señor,  para tu pueblo!

 

María de los Ángeles Albornoz

Monteros-Tucumán-Argentina

 

 

 

QUIEN MANDA EN EL MUNDO

O ¿Quiénes dirigen la historia humana?

El mundo no está en manos del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, ni del Parlamento Europeo, ni de la Asamblea General de las Naciones Unidas, ni de la NATO, ni de la Organización de los Estados Americanos, ni de otros grandes y complejos organismos internacionales y alianzas militares

El mundo no está en manos del presidente del país más poderoso del mundo, ni del partido político que dirige los destinos de la nación más poblada, ni de los Siete, Ocho, o más, estados superindustrializados.

El mundo no está en manos de la Banca Mundial, ni del Fondo Monetario Internacional, ni de los grandes Bancos, ni de la bolsa en sus complejos sistemas de manejar dinero.

El mundo no está en manos de los productores y vendedores de armas, ni de quienes en sus bases almacenan bombas atómicas suficientes para destruir varias veces el planeta.

El mundo no está en manos de los que controlan el comercio internacional, ni de quienes tienen las “patentes” de las semillas del futuro, ni de los que saben cuánta agua queda y por cuánto tiempo.

El mundo no está en manos de los científicos que inventan vacunas, que analizan el clima, que construyen teorías, que proyectan complejos y magníficos aparatos caducos y pasajeros.

El mundo no está en manos de los periodistas, ni de las páginas más poderosas de Internet, ni de los que escriben novelas leídas por millones de personas, ni de los productores de cine.

El mundo no está en manos de las mafias, ni de los traficantes de droga, ni de los que hacen negocio con los secuestros, ni de las mil formas de crimen organizado.

El mundo ha estado, está y estará siempre en las manos de Dios. Aunque guarde silencio, aunque parezca esperar desde un “trono lejano”, aunque no sintamos su mirada, aunque no reconozcamos su presencia, aunque algunos nieguen su existencia.

El mundo ha estado, está y estará en las manos de Dios sobre todo cuando su Amor lo lleva a la locura de la misericordia: cuando entrega al Hijo que se encarna en una Virgen nazarena, cuando permite que sea juzgado y condenado por quienes son frágiles creaturas deslumbradas por las condecoraciones huecas de los reinos de este mundo.

Dios dirige la historia humana, aunque no lo sintamos, aunque no lo sepamos, aunque lo olvidemos. Junto a Dios, también son directores de la historia cientos, miles de hombres y mujeres de todos los tiempos y de todos los rincones del planeta, que saben rezar, que saben amar, que saben servir, que saben leer y vivir el Evangelio.

Han reconocido que “el verdadero poder es el poder de la gracia y la misericordia” (Benedicto XVI, 24 de julio de 2009). Han descubierto en Cristo al Cordero que quita el pecado del mundo y que dirige la historia humana. Lo han adorado en el gran misterio de la Eucaristía. Lo han invocado en el Sacramento de la penitencia. Lo han descubierto presente en la Iglesia, en el Papa, en los obispos y sacerdotes buenos.

Dios con ellos, y ellos con Dios, dirigen la historia humana. Y repiten, con la sencillez y la fuerza de los primeros cristianos: “¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!” (Ap 22,20).

Ahora tú también puedes leer y comentar cada uno de nuestros artículos visitando el blog de Análisis y Actualidad en el siguiente enlace http://www.blogs.catholic.net/analisisyactualidad.

Nota de Alejo: Cuando el hombre, el pueblo de Dios, sus hijos se rebelan contra Dios, cuando le bajan de su trono, cuando le insultan, persiguen, blasfeman y le crucifican, entonces, de acuerdo con la Biblia,  se llena de ira y descarga la mano sobre sus hijos en forma de guerras, derrotas, peste, tormentas, hambrunas, esclavitud,…que duran 40 años, 500 años, o más de dos mil como a los judíos de la dispersión. Para los castigos deja mano libre a Satanás- el ser más inteligente -tras Dios-, como paso con Job, para que lleve a cabo el castigo. Le basta  una sola persona, rey o gobernantes ( Hitler, Stalin, ZP) para que aplique el castigo. ¿ Alguien entiende sin la actuación del diablo la Crisis actual?

La escala del poder podría ser 1º Dios sobree todos los demás, y después, con su permiso 2ª Satanás,3ª el Pueblo Judío

4ª Todas las organizaciones mundiales  dirigidas e inventadas por los judíos como el Club Bilderberg  que aglutina al Club de Roma, la Comisión Trilateral, el Bohemian Club, el Aspen Strategy Group, el Council of Foreing Relations y el Skull and Bones la masonería,…constituyen otros brazos de lo que muchos denominan „la secta global. El grupo de Bilderberg se presenta como un „foro internacional en cuyo seno los dirigentes políticos y económicos exponen su posición personal sobre temas de interés general, especialmente en los campos de la política exterior y la economía internacional.

5º La mayoría de los jefes de gobierno de mundo europeo y americano están puestos por el Club Bilderberg. Del resto se ocupan los americanos y europeos. Y ¡ Ay del que se desmande!

 Cortesía de Alejo < alejo1926@gmail.com>

 

HAIKU DE INVIERNO
 

De rama en rama
surge lento la niebla
el verde de los pinos

***

Puente de colores
entre el cielo y la tierra
un arco iris
***

Bailan sobre el agua
antes de unirse con ella
gotas de lluvia
***
Luna al alba
vano intento por parir
como sol el día


GERMAIN DROOGENBROODT

 

 

 

El Papa en tierra de misión. Pero para hablar de Jesús esta solamente ella, una budista

Hubo un solo momento en el que se expresó el nombre de Jesús y se anunció su Evangelio, en los discursos de la primera jornada de la visita del papa Francisco a Myanmar.

Solo que quien dijo estas palabras no fue el Papa, sino la consejera de Estado y ministro de relaciones exteriores birmana, Aung San Suu Kyi, quien profesa la fe budista:

"Jesús mismo nos ofrece un 'manual' de esta estrategia de construcción de la paz en el así llamado Discurso de la montaña. Las ocho bienaventuranzas (cf. Mt 5,3-10) trazan el perfil de la persona que podemos definir bienaventurada, buena y auténtica. Bienaventurados los mansos —dice Jesús—, los misericordiosos, los que trabajan por la paz, y los puros de corazón, los que tienen hambre y sed de la justicia.

"Esto es también un programa y un desafío para los líderes políticos y religiosos, para los responsables de las instituciones internacionales y los dirigentes de las empresas y de los medios de comunicación de todo el mundo: aplicar las bienaventuranzas en el desempeño de sus propias responsabilidades. Es el desafío de construir la sociedad, la comunidad o la empresa, de la que son responsables, con el estilo de los trabajadores por la paz; de dar muestras de misericordia, rechazando descartar a las personas, dañar el ambiente y querer vencer a cualquier precio".

Es verdad que San Suu Kyi retomó estas palabras del mensaje de Francisco para la Jornada Mundial de la Paz, fechado el 1 de enero de 2017. Pero impacta que la única en pronunciar el nombre de Jesús y que haga resonar su Evangelio haya sido ella y no el Papa.

El texto íntegro del discurso de la Premio Nobel de la Paz, pronunciado al comienzo del encuentro de Francisco con las autoridades y exponentes de la sociedad civil, en la tarde del martes 28 de noviembre, en el Centro Internacionales de Convenciones de Nay Pyi Taw, la capital de Myanmar, puede ser leído en esta otra página de Settimo Cielo:

> "Jesus himself in the Sermon on the Mount…"

Mientras que este es el discurso pronunciado inmediatamente después por el papa Francisco, un discurso totalmente "laico", salvo la invocación genérica general sobre los presentes de "bendiciones divinas de sabiduría, fuerza y paz":

> "Una paz basada en el respeto por cada grupo étnico y su identidad"

También en la mañana del martes 28 de noviembre, al encontrarse con representantes de las diversas religiones presentes en Nyanmar – budistas, musulmanes, hindúes, judíos, cristianos anglicanos y católicos – Francisco no dijo nada específicamente cristiano, sino que más bien insistió en el hecho que "cada confesión tiene sus riquezas, sus tradiciones para dar y para compartir"; invocó una "armonía" entre las religiones en el respeto de las diferencias; condenó la "colonización cultural" que pretende "hacer iguales a todos" y, en consecuencia, "matar a la humanidad":

> "Desde esas diferencias uno aprende del otro, como hermanos"

Ahora bien, ¿no era precisamente una Iglesia "en salida" y más que nunca "misionera" el objetivo que el papa Jorge Mario Bergoglio ha puesto en primer lugar en el texto programático de su pontificado, la exhortación "Evangelii gaudium"?

¿Y que puede estar más "en salida" y ser más "misionero" que un viaje del sucesor del apóstol Pedro a una "periferia" del mundo como Myanmar, todavía para evangelizar casi en su totalidad?

 

 

Control del consumo de antibióticos por el ganado

Con el fin de conocer al momento el consumo de antibióticos en la explotación ganadera, la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino (ANPROGAPOR) y la Organización Interprofesional Porcina INTERPORC han puesto en marcha una herramienta interactiva ‘on line’, de carácter gratuito,  para que cada ganadero pueda calcular el consumo de antibióticos de su explotación. La herramienta funciona como una calculadora, no como un registro.

El ganadero tiene que introducir el período de tiempo para el que se va a calcular el consumo, el tipo de explotación, el número de animales y el consumo de antibióticos, indicando las unidades de inyectables y de orales y los kilos de premix.

El programa permite generar la evolución del consumo en la explotación, porque guarda los datos que se van metiendo en el tiempo. Además de proporcionar el dato de consumo en mg de antibióticos y en mg/PCU, el programa genera gráficos muy ilustrativos sobre evolución del consumo y comparación con granjas de referencia. Eso permite conocer cual ha sido el consumo hasta el momento que los animales van al matadero y garantizar el buen uso de estos productos en la ganadería hasta que van al mercado de abasto.

Domingo Martínez Madrid

 

Maduro no perdona ni a quien no se ha de perdonar

Maduro, tras la entrevista concedida a La Sexta, confesó haberse sentido como en un “Guantánamo” televisivo. Sin embargo, no se arredró. Encajó los golpes, esquivó las preguntas indiscretas y se pavoneó de su caché político al dejar entrever que seguirá concurriendo a las elecciones. Nadie escapó a los insultos de Maduro, tampoco Caritas ni la Iglesia católica, a las que acusó de conspiradoras y de estar contaminadas por la contrarrevolución.

Maduro no perdona y lleva semanas cargando contra la Iglesia. Lo que quizás no sabe es que por muchos insultos que dirija contra obispos y cardenales, la Iglesia no va a actuar como un contrapoder en Venezuela, sino que trabaja en favor de la reconciliación, de la libertad y la cohesión social, en un país destrozado por el despotismo del régimen.

Xus D Madrid

 

 

El colectivo que más aporta a un futuro de cotizantes.

Las familias numerosas están sometidas a una fuerte presión económica siendo el colectivo que más aporta a un futuro de cotizantes. Casi la mitad de ellas llega ajustadamente a fin de mes: el 48% viven con menos de 2.500 euros y un 13% no supera siquiera los 1.200 euros. Pero la mayor preocupación de las familias numerosas son los gastos extraordinarios, como los médicos imprevistos o la anual vuelta al cole, que esquilman el presupuesto.

Por eso insisten en la necesidad de una serie de medias políticas, que pasan por el incremento de deducciones fiscales o bonificaciones relativas al empleo, la vivienda y los vehículos de cinco o más plazas, o la consideración de familias numerosas a las monoparentales con dos hijos.

Con demasiada frecuencia se olvida que las políticas orientadas a la familia contribuyen a reducir la pobreza, a un mayor equilibrio entre el trabajo y la vida familiar y a una mayor igualdad real entre hombres y mujeres.

Enric Barrull Casals

 

 

Pensamientos y reflexiones 172

 

Justicia incomprensible y la salomónica: De nuevo la denominada justicia legal u oficial crea conflictos enormes, puesto que existe la “justicia natural”, que ve las cosas de diametral forma a que las ven y ejecutan “los togados oficiales”.

                                Ha surgido en España, donde una madre casada con un italiano, terminan separándose y esta mujer, que tiene dos hijos con el italiano; encontrándose en Italia (en una isla cuasi desconocida y perteneciente a la gran isla de Cerdeña); allí y tras continuos maltratos (según ella) decide huir y con ella se trae a los dos hijos (niño de 11 años y niña de 3). Los hijos la siguen sin rechistar puesto que como madre, tiene la lógica atracción de una madre normal. El padre y pese a que ya ha sido condenado por malos tratos, inicia un pleito reclamando a sus hijos; pleito que llega a España y dentro de ella a Granada, puesto que la madre es de un pueblo aledaño a la capital y cuyo nombre es Maracena, donde el juez al que le toca el tema (“Todo es posible en Granada, según dice el dicho popular”) termina por sentenciar que la madre, tiene que entregar los hijos al padre, cosa que la madre no acepta y dice que “ni muerta” entregará sus hijos al tal padre.

                                Entretanto se ha formado el gran follón, que se ha extendido por España, el extranjero y sobre todo en el “universo de Internet”; donde ponen “a parir” al juez y al padre de las criaturas. La cosa ha llegado a crear tal levantamiento en Maracena, que todo el pueblo hace causa común (y como en Fuenteobejuna el pueblo dice que es la madre); o se han manifestado en masa y han llegado hasta el extremo, en que dicen que “los niños” son suyos y que los guardan en sus entrañas.

                                Ello y muy resumidamente es así, ya que la madre y los hijos, se encuentran desaparecidos (en el momento de escribir este artículo lo siguen estando) y de este hecho, puede derivarse que los huidos sean perseguidos por la justicia legal e incluso condenada la madre por atreverse a ponerse delante de “la ley legal”. (De mi artículo de igual titular)

 

VERDADES HISTÓRICAS:

Mal que  pese a los idiotas que no quieren saber la verdad. Cuando de verdad el pueblo, la masa de españoles pobres pueden comer caliente y disfrutar de muchas cosas, incluso de hacerse ricos HONRADAMENTE; es en el periodo que cubren LAS DOS DICTADURAS MILITARES; la del General Miguel Primo de Rivera y la de su discípulo Francisco Franco Bahamonde y lo sé por cuanto muchos viejos me contaron la parte que yo no viví, o sea la dictadura de Primo de Rivera. (Respondiendo en este foro http://foros.periodistadigital.com/viewtopic.php?f=2&t=48771&p=518073#p518073 )

 

RESPONDIENDO EN UN FORO SOBRE CAPITAL-CAPITALISMO- COMUNISMO: ¿Y qué ha creado la denominada izquierda o el comunismo? El capitalismo con todos sus defectos que son muchísimos, al menos crea prosperidad, la gente come y muchos prosperan o prosperamos, abre caminos para el que no tiene nada, en fin, crea bienestar aunque también crea miseria... y me troncho de risa cuando lo analizo: TODOS LOS MANDAMASES DE IZQUIERDA CUANDO SE VAN O LOS ECHAN, YA HAN PREPARADO SU FUTURO COMO CAPITALISTAS, AQUÍ (CASO DE LOS SINVERGUEZAS FELIPE GONZÁLEZ O DEL INUTIL ZAPATERO Y MILES MÁS) y en definitiva, a la hora de trincar son iguales que los de derechas: TODOS  DE PANZA Y BOLSILLO... EN DEFINITIVA QUE TODO ESTÁ AÚN POR HACER... EL PUEBLO ES SIEMPRE LA BESTIA DE CARGA Y PARA EL QUE SE DEJA "LA PAJA Y ALGUNAS VECES ALGO DE CEBADA"... "Y MUCHO FUTBOL" ESA ES LA TERRIBLE VERDAD Y DE LA QUE NADIE HABLA.

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (Aquí más)