Las Noticias de hoy 11 de Octubre 2017

                                   Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    miércoles, 11 de octubre de 2017 

Indice:

ROME REPORTS

Homilía del Papa Francisco en Santa Marta

Programa del Viaje Apostólico del Papa Francisco a Myanmar y Bangladesh

 San Juan XXIII – 11 de octubre

 PADRE NUESTRO: Francisco Fernández-Carvajal

“Orar es el camino para atajar todos los males”: San Josemaria

 Mensaje del Prelado (10 octubre 2017)

La novedad en Cristo: P. O'Callaghan

 Apóstoles del Rosario: BENEDICTO XVI

Expertos explican por qué el nacionalismo adoctrina: “Es una religión laica de la imposición que rechaza la libertad”

¿QUÉ TANTO SABE USTED DE CORRUPCIÓN?: René Mondragón

FE Y CULTURA y 2: Alejo Fernández Pérez

 Contra la destrucción y la soledad, dos inventos.: José Manuel Belmonte

100 Congreso UNPF y IV Cumbre Iberoamericana de la Familia: Unión Nacional de Padres de Familia

El Santo Rosario, bélico instrumento contra los enemigos de la fe: Acción Familia

 Conflictividad y violencia en las aulas: Víctor Ruiz.

 La juventud: etapa de ideales y de asumir riesgos: Ana Teresa López de Llergo

Los otros populismos: Suso do Madrid

Y si obedecemos un poco : Juan García.

"No podemos quedarnos en silencio" : Enric Barrull Casals

Rastro de Dios: Remedios Falaguera Silla

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

Con el mayor afecto. Félix Fernández

 

ROME REPORTS

 

Homilía del Papa Francisco en Santa Marta


Martes, 10 de octubre de 2017

Por segundo día consecutivo la Liturgia nos hace reflexionar sobre el Libro de Jonás (3,1-10) y la misericordia de Dios que abre nuestros corazones y vence todo. Si hubiera que resumir la vida del profeta, se podría decir que era un terco que quiere enseñar a Dios cómo se deben hacer las cosas. El último capítulo se narrará en la celebración de mañana, pero la historia la conocemos. El Señor pide a Jonás que convierta la ciudad de Nínive: la primera vez el profeta huye, rehusando hacerlo; la segunda vez lo hace, y le sale bien, pero se indigna, se enfada ante el perdón que el Señor concede a la población que, con el corazón abierto, se mostró arrepentida. Jonás era un obstinado, y más que eso era rígido, estaba enfermo de rigidez, tenía el “alma almidonada”.

Los testarudos de alma, los rígidos, no comprenden qué es la misericordia de Dios. Son como Jonás: Tenemos que predicar esto, y que esos sean castigados porque han cometido el mal y deben ir al infierno… Los rígidos no saben ensanchar su corazón como el Señor. Los rígidos son pusilánimes, con su pequeño corazón cerrado, apegados a una justicia desnuda. Y olvidan que la justicia de Dios se hizo carne en su Hijo, se hizo misericordia, se hizo perdón; que el corazón de Dios está siempre abierto al perdón. Y lo que olvidan los testarudos es precisamente que la omnipotencia de Dios se hace ver, se manifiesta sobre todo en su misericordia y en el perdón.

No es fácil entender la misericordia de Dios, no es fácil. Hace falta mucha oración para comprenderla porque es una gracia. Estamos acostumbrados al “me lo has hecho; te la devolveré”; a esa justicia “del que la hace la paga”. Pero Jesús pagó por nosotros y sigue pagando.

Dios habría podido abandonar al profeta Jonás a su terquedad y a su rigidez; en cambio, fue a hablarle y a convencerlo, lo salvó, como hizo con la gente de Nínive: es el Dios de la paciencia, es el Dios que sabe acariciar, que sabe ensanchar los corazones.

Es el mensaje de este libro profético, un diálogo entre la profecía, la penitencia, la misericordia y la pusilanimidad o la testarudez. Pero siempre vence la misericordia de Dios, porque su omnipotencia se manifiesta precisamente en la misericordia. Me permito aconsejaros hoy tomar la Biblia y leer este Libro de Jonás –es pequeñísimo, son tres páginas–, y ver cómo actúa el Señor, cómo es la misericordia del Señor, cómo el Señor transforma nuestros corazones. Y dar gracias al Señor por ser tan misericordioso.

 

 

Programa del Viaje Apostólico del Papa Francisco a Myanmar y Bangladesh

Viaje Apostólico del Papa Francisco a Myanmar y Bangladesh. - AFP

10/10/2017 17:18

SHARE:

La Oficina de Prensa de la Santa Sede, publicó la mañana de este martes, 10 de octubre, el programa del Viaje Apostólico del Papa Francisco a Myanmar y Bangladesh a desarrollarse del 26 de noviembre al 2 de diciembre de 2017.

El Santo Padre partirá el domingo 26 de noviembre, poco antes de las 10.00 de la noche, del aeropuerto romano de Fiumicino rumbo a Myanmar. Su llegada al Aeropuerto Internacional de Yangon está prevista para el 27 de noviembre, a la 1.30, de la tarde (hora local), allí se desarrollará el recibimiento oficial. Al día siguiente, 28 de noviembre, el Papa Francisco se trasladará a la ciudad de Nay Pyi Taw, donde se realizará la ceremonia de bienvenida en el Palacio Presidencial. En esta ciudad, el Pontífice encontrará a las máximas Autoridades del Estado, el Presidente, el Consejero de Estado y el Ministro del Exterior; luego el Papa dirigirá discurso a las Autoridades, la Sociedad Civil y el Cuerpo Diplomático, para después regresar a Yangon, donde transcurrirá la noche.

La mañana del miércoles, 29 de noviembre, el Obispo de Roma, presidirá la Santa Misa en Kyaikkasan Ground de Yangon. Por la tarde, alrededor de las 4.15, está previsto el Encuentro con el Consejo Supremo “Sangha” de los Monjes Budistas; luego, seguirá el Encuentro con los Obispos de Myanmar, en un salón de la Catedral de St. Mary’s.

El jueves 30 de noviembre, el Papa Francisco celebrará la Santa Misa con los jóvenes en  la Catedral de St. Mary’s. Posteriormente, a la 1.05 de la tarde, el Pontífice partirá rumbo a Bangladesh. A su llegada, en el Aeropuerto Internacional de Dhaka, se realizará la Ceremonia de bienvenida. Sucesivamente, el Papa Francisco visitará el National Martyr’s Memorial de Savar, donde rendirá homenaje al Padre de la Nación en el Bangabandhu Memorial Museum. A las 6 de la tarde, después de haber realizado la visita al Presidente en el Palacio Presidencial, el Santo Padre dirigirá un discurso a las Autoridades, la Sociedad Civil y el Cuerpo Diplomático.

La jornada del viernes 1 de diciembre, la actividad del Obispo de Roma estará marcada por cuatro momentos fuertes: la Santa Misa con ordenación presbiteral, la visita a la Catedral, el Encuentro con los Obispos de Bangladesh y el Encuentro Interreligioso y Ecuménico por la paz.

El 2 de diciembre, último día de su Visita Apostólica, el Papa Francisco visitará la Casa Madre Teresa de Tejgaon; encontrará a los sacerdotes, religiosos, consagrados, seminaristas y novicios en la iglesia del santo Rosario; y finalmente, encontrará a los jóvenes en el Notre Dame College de Dhaka. La salida de Dhaka está prevista para las 5.05 de la tarde y la llegada al aeropuerto romano de Ciampino será alrededor de las 11.00 de la noche (hora local).

 

 

San Juan XXIII – 11 de octubre

Fue un gran pacificador, artífice del Concilio Vaticano II

10 octubre 2017Isabel Orellana VilchesJuan XXIII

Juan XXIII (Wikipedia)

«La inesperada influencia eclesial y mundial de un hombre bueno que desde niño vivió con honda piedad. Fue un gran pacificador, artífice del Concilio Vaticano II y de memorables encíclicas como la Pacem in terris y Mater et Magistra»

Hoy se celebra la festividad de Nuestra Señora de Begoña, y entre otros santos y beatos, la vida de este pontífice.

Ángelo Giuseppe, internacionalmente conocido por su afabilidad como el «papa bueno», nació el 25 de noviembre de 1881 en Sotto il Monte, Bérgamo, Italia. Era el cuarto de trece hermanos de una humilde familia de piadosos campesinos. Creció arropado por las hondas convicciones religiosas del clan Roncalli. Su tío y padrino Zaverio influyó notablemente en su formación espiritual. Ingresó en el seminario de Bérgamo en 1892.

En 1895 comenzó a redactar su extraordinario Diario del alma mientras realizaba ejercicios espirituales. No solo consignó en él buenos propósitos sino que, al ser fiel a ellos, arrebató para su vida un cúmulo de bendiciones. Incluyó pautas cotidianas de oración, reflexión, examen de conciencia, lectura de libros devotos, rezo a María, de la que fue devoto, etc. Un programa minucioso que iba ampliando atendiendo al mes, al año, y en todo tiempo, caracterizado por la concisión en cuanto a las prácticas de las virtudes en las que juzgó debía progresar. Se encomendaba a sus santos preferidos, que eran junto a Bernardino, Luís Gonzaga, Estanislao de Kostka y Juan Berchmans, todos adalides de la pureza a la que aspiraba. Entonces advirtió que le conduciría al altar la «vida oculta, oración y trabajo. Orar y trabajar, trabajar orando».

El Diario muestra su extraordinaria sensibilidad plasmada en su amor a Cristo, a la Iglesia, a su familia y al género humano: «cualquier forma de desconfianza o de trato descortés con alguien –sobre todo, si se trata de débiles, pobres o inferiores–, cualquier dureza o irreflexión de juicio me procuran pena e íntimo sufrimiento». Revela la conciencia de su propia indigencia –«el Miserere por mis pecados debería ser mi plegaria más familiar»–, la humildad y generosidad de un alma nobilísima, dispuesta a conquistar la santidad: «el pensamiento de que estoy obligado, como mi tarea principal y única, a hacerme santo cueste lo que cueste, debe ser mi preocupación constante; pero preocupación serena y tranquila, no agobiante y tirana». En suma, el Diario revela la trayectoria vital y espiritual de este gran hombre de Dios. Es uno de esos textos que, por su enseñanza, merecen estar en la cabecera de cualquier persona.

Becado en 1901 por la diócesis de Bérgamo, prosiguió su formación en el Pontificio seminario romano. Mientras aguardaba el momento de su ordenación que se produjo en 1904, cumplió el servicio militar. En 1905 fue designado secretario del obispo de Bérgamo, Giacomo María Radini Tedeschi, misión que simultaneó como profesor en el seminario de diversas disciplinas y otras acciones pastorales y apostólicas. Comenzaba a ser reconocido como excelente predicador y reclamado por diversas instituciones católicas. Monseñor Radini murió en 1914, y al año siguiente el futuro pontífice tuvo que partir al frente actuando como sargento sanitario y capellán de los combatientes heridos en la batalla.

Culminada la Primera Guerra Mundial, creó la «Casa del estudiante» y desempeñó una gran labor entre los alumnos. Fue director espiritual del seminario en 1919, y a partir de entonces su carrera diplomática fue imparable. Presidió el consejo central de las Obras pontificias para la Propagación de la Fe, fue visitador apostólico y obispo de Bulgaria con sede en Areópoli, delegado apostólico en Turquía y Grecia, nuncio apostólico en París, y finalmente, cardenal y patriarca de Venecia en 1953. En estas relevantes misiones fueron evidentes su sencillez y apertura, así como su carácter respetuoso y dialogante. Era un observador excepcional y supo actuar con prudencia y tacto en todos los momentos delicados que se le presentaron. Ya entonces acogió a miembros de otras religiones. A su paso fue dejando copiosos frutos, apaciguando los ánimos entre el clero y el estamento diplomático. En la Segunda Guerra Mundial ayudó a muchos judíos proporcionándoles el «visado de tránsito». Siempre tuvo presente el fiat evangélico: «Basta la preocupación por el presente; no es necesario tener fantasía y ansiedad por la construcción del futuro».

Cuando en 1958, contando ya 77 años, fue elegido pontífice, nadie pudo imaginar –y menos él mismo– que su pontificado iba a suponer un hito de insondables proporciones en la Iglesia. «No puedo mirar demasiado lejos en el tiempo», decía. Sin embargo, en cinco años escasos fue artífice de una renovación sin precedentes. «Obediencia y paz», el lema que escogió cuando fue nombrado obispo de Bulgaria, seguía animando su vida que le urgía al amor. No se olvidó de los enfermos, especialmente de los niños, ni de los presos a los que confortó visitándoles, portando con su testimonio el evangelio de la mansedumbre, de la alegría evangélica y de la generosidad. Fue un intrépido apóstol, creativo, innovador… Con ese gesto de paz que le acompañó abría sus brazos a todos. Pero fue también un papa firme. No dudó en cercenar de raíz formas de vida de la curia que juzgó impropias de su condición, logró que se respetasen los derechos laborales de los empleados del Vaticano, designó cardenales a miembros de países lejanos del Oriente y de América, algo novedoso en la Iglesia, etc.

A los tres meses de pontificado convocó el Concilio Vaticano II, y poco después mantuvo un encuentro con el arzobispo de Canterbury. El Concilio se inició el 11 de octubre de 1962 y con él franqueó la puerta al ecumenismo. «Lo que más vale en la vida es Jesucristo bendito, su santa Iglesia, su Evangelio, la verdad y la bondad», dijo antes de morir. Había querido renovar la Iglesia con el fin de que pudiese afrontar su misión evangelizadora en la etapa moderna en la que estaba inserta con este luminoso criterio: fijarse «en lo que nos une y no en lo que nos separa». Escribió ocho encíclicas, entre otras, la Pacem in terris y Mater et Magistra. En mayo de 1963 se conoció el funesto diagnóstico: cáncer de estómago. Murió el 3 de junio de ese año en medio de la consternación del mundo que le amaba profundamente. Juan Pablo II lo beatificó el 3 de septiembre de 2000 indicando que su fiesta se celebraase el 11 de octubre. Francisco lo canonizó el 27 de abril de 2014.

 

 

PADRE NUESTRO

— La oración del Señor.

— Filiación divina y oración.

— Oración y fraternidad.

I. Los discípulos veían muchas veces cómo Jesús se retiraba a solas y permanecía largo tiempo en oración; en ocasiones, noches enteras. Por eso, un día –leemos en el Evangelio de la Misa1–, al terminar el Maestro su oración, se dirigieron a Él y le dijeron con toda sencillez: Señor, enséñanos a orar.

De labios de Jesús aprendieron entonces aquella plegaria –el Padrenuestro– que millones de bocas, en todos los idiomas, habrían de repetir tantas veces a lo largo de los siglos. Son unas pocas peticiones –que el Señor enseñaría también en otras ocasiones, y quizá por eso difieren los textos de San Lucas y de San Mateo2– y un modo completamente nuevo de dirigirse a Dios. Hay en estas peticiones «una sencillez tal, que hasta un niño las aprende, y a la vez una profundidad tan grande, que se puede consumir una vida entera en meditar el sentido de cada una de ellas»3.

La primera palabra que, por expresa indicación del Señor, pronunciamos es Abba, Padre. Los primeros cristianos quisieron conservar, sin traducirla, la misma palabra aramea que utilizó Jesús: Abba, y es muy probable que así pasara a la liturgia más primitiva y antigua de la Iglesia4. Este primer vocablo ya nos sitúa en el clima de confianza y de filiación en el que nos debemos dirigir siempre a Dios. El Señor omitió otras palabras –enseña el Catecismo Romano– «que podían causarnos al mismo tiempo temor, y solo empleó aquella que inspira amor y confianza en los que oran y piden alguna cosa; porque ¿qué cosa hay más agradable que el nombre del padre, que indica ternura y amor?»5. Esta palabra –Abba– utilizada por Jesús es la misma con la que los niños hebreos se dirigen familiar y cariñosamente a sus padres de la tierra. Y fue este el término elegido por Jesús como el más adecuado para invocar al Creador del Universo: Abba!, ¡Padre!

El mismo Dios que trasciende absolutamente todo lo creado está muy próximo a nosotros, es un Padre estrechamente ligado a la existencia de sus hijos, débiles y con frecuencia ingratos, pero a quienes quiere tener con Él por toda la eternidad. Hemos nacido para el Cielo. «A las demás criaturas –enseña Santo Tomás de Aquino– les dio como donecillos; a nosotros, la herencia. Esto, por ser hijos; al ser hijos, también herederos. No habéis recibido un espíritu de esclavitud, para caer de nuevo en el temor, sino un espíritu de hijos, que nos hace gritar Abba! ¡Padre! (Ef 3, 15)»6.

Cuando rezamos el Padrenuestro, y muchas veces a lo largo del día, podemos saborear esta palabra llena de misterio y de dulzura, Abba, Padre, Padre mío... Y esta oración influirá de una manera decisiva a lo largo del día, pues «cuando llamamos a Dios Padre nuestro tenemos que acordarnos de que hemos de comportarnos como hijos de Dios»7.

II. Mientras muchos buscan a Dios como en medio de la niebla, a tientas, los cristianos sabemos, de modo muy particular, que Él es nuestro Padre y que vela por nosotros. «La expresión “Dios-Padre” no había sido revelada nunca a nadie. Moisés mismo, cuando le preguntó a Dios quién era, escuchó como respuesta otro nombre. Pero a nosotros este nombre nos ha sido revelado por el hijo»8. Cada vez que acudimos a Él, nos dice: Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo9. Ninguna de nuestras necesidades, de nuestras tristezas, le deja indiferente. Si tropezamos, Él está atento para sostenernos o levantarnos. «Todo cuanto nos viene de parte de Dios y que al pronto nos parece próspero o adverso, nos es enviado por un Padre lleno de ternura y por el más sabio de los médicos, con miras a nuestro propio bien»10.

La vida, bajo el influjo de la filiación divina, adquiere un sentido nuevo; no es ya un enigma oscuro que descifrar, sino una tarea que llevar a cabo en la casa del Padre, que es la Creación entera: Hijo mío, nos dice a cada uno, ve a trabajar a mi viña11. Entonces la vida no produce temores, y la muerte se ve con paz, pues es el encuentro definitivo con Él. Si nos sentimos en todo momento así, hijos, seremos personas de oración; con esa piedad que dispone a «tener una voluntad pronta para entregarse a lo que pertenece al servicio de Dios»12. Y nuestra vida servirá para tributar a Dios gloria y alabanza, porque el trato de un hijo con su padre está lleno de respeto, de veneración y, a la vez, de reconocimiento y amor. «La piedad que nace de la filiación divina es una actitud profunda del alma, que acaba por informar en todos los pensamientos, en todos los deseos, en todos los afectos»13. Lo llena todo.

El Señor, a lo largo de toda su vida terrena, nos enseña a tratar a nuestro Padre Dios. En Jesús se da ese trato y afecto filial hacia su Padre en grado sumo. El Evangelio nos muestra cómo, en diversas ocasiones, se retira lejos de la multitud para unirse en oración con su Padre14, y de Él aprendemos la necesidad de dedicar algunos ratos exclusivamente a Dios, en medio de las tareas del día. En momentos especiales ora por Sí mismo; es una oración de filial abandono en la voluntad de su Padre Dios, como en Getsemaní15 y en la Cruz16. En otras ocasiones ora confiadamente por los demás, especialmente por los Apóstoles y por sus futuros discípulos17, por nosotros. Nos dice de muchas maneras que este trato filial y confiado con Dios nos es necesario para resistir la tentación18, para obtener los bienes necesarios19 y para la perseverancia final20.

Esta conversación filial ha de ser personal, en el secreto de la casa21; discreta22; humilde, como la del publicano23; constante y sin desánimo, como la del amigo importuno o la de la viuda rechazada por el juez24; debe estar penetrada de confianza en la bondad divina25, pues es un Padre conocedor de las necesidades de sus hijos, y les da no solo los bienes del alma sino también lo necesario para la vida material26. «Padre mío –¡trátale así, con confianza!–, que estás en los Cielos, mírame con compasivo Amor, y haz que te corresponda.

»—Derrite y enciende mi corazón de bronce, quema y purifica mi carne inmortificada, llena mi entendimiento de luces sobrenaturales, haz que mi lengua sea pregonera del Amor y de la Gloria de Cristo»27. Padre mío..., enséñanos y enséñame a tratarte con confianza filial.

III. La oración es personal, pero de ella participan nuestros hermanos. El recogimiento y la soledad interior no son obstáculo para que, de algún modo, los demás hombres estén presentes mientras oramos. El Señor nos enseñó a decir Padre nuestro, porque compartimos la dignidad de hijos con todos nuestros hermanos.

Padre nuestro. Y el Señor ya nos había dicho28 que si en el momento de orar nos acordáramos de que uno de nuestros hermanos tenía alguna queja contra nosotros, debíamos primero hacer las paces con él. Entonces aceptaría nuestra ofrenda.

Tenemos derecho a llamar Padre a Dios si tratamos a los demás como hermanos, especialmente a aquellos con quienes nos unen lazos más estrechos, con los que más nos relacionamos, con los más necesitados..., con todos. Porque si alguno dice: amo a Dios, pero aborrece a su hermano, escribe San Juan, miente. Pues el que no ama a su hermano, a quien ve, no es posible que ame a Dios, a quien no ve29. «No podéis llamar Padre nuestro al Dios de toda bondad –señala San Juan Crisóstomo–, si conserváis un corazón duro y poco humano, pues, en tal caso, ya no tenéis en vosotros la marca de bondad del Padre celestial»30.

Cuando decimos a Dios: Padre nuestro no le presentamos solamente nuestra pobre oración, sino también la adoración de toda la tierra. Por la Comunión de los Santos sube ante Dios una oración permanente en nombre de la humanidad. Oramos por todos los hombres, por los que nunca supieron orar, o ya no saben, o no quieren hacerlo. Prestamos nuestra voz a quienes ignoran o han olvidado que tienen un Padre todopoderoso en los Cielos. Damos gracias por aquellos que se olvidan de darlas. Pedimos por los necesitados que no saben que tienen tan cerca la fuente de las gracias. En nuestra oración vamos cargados con las inmensas necesidades del mundo entero. En nuestro recogimiento interior, mientras nos dirigimos a nuestro Padre Dios, nos sentimos como delegados de todos los que padecen necesidad, especialmente de aquellos que Dios puso a nuestro lado o a nuestro cuidado.

También nos será de gran consuelo considerar que cada uno de nosotros participa de la oración de todos los hermanos. En el Cielo tendremos la alegría de conocer a todos aquellos que intercedieron por nosotros, y también la cantidad incontable de cristianos que ocupaban nuestro lugar cuando nos olvidábamos de hacerlo, y que de este modo nos han obtenido gracias que no hemos pedido. ¡Cuántas deudas por saldar!

La oración del cristiano, aunque es personal, nunca es aislada. Decimos Padre nuestro, e inmediatamente esta invocación crece y se amplifica en la Comunión de los Santos. Nuestra oración se funde con la de todos los justos: con la de aquella madre de familia que pide por su hijito enfermo, con la de aquel estudiante que reclama un poco de ayuda para su examen, con la de aquella chica que desea ayudar a su amiga para que haga una buena Confesión, con la de aquel que ofrece su trabajo, con la del que ofrece precisamente su falta de trabajo.

En la Santa Misa, el sacerdote reza con los fieles las palabras del Padrenuestro. Y consideramos que, con las diferencias horarias de los distintos países, se está celebrando continuamente la Santa Misa y la Iglesia recita sin cesar esta oración por sus hijos y por todos los hombres. La tierra se presenta así como un gran altar de alabanza continua a nuestro Padre Dios por su Hijo Jesucristo, en el Espíritu Santo.

1 Lc 11, 1-4. — 2 Cfr. Mt 6, 9 ss. — 3 Juan Pablo II, Audiencia general 14-III-1979. — 4 Cfr. W. Marchel, Abba! Père. La prière du Christ et des chrétiens, Roma 1963, pp, 188-189. — 5 Catecismo Romano, IV, 9, n. 1. — 6 Santo Tomás, Sobre el Padrenuestro, en Escritos de Catequesis, p. 126. — 7 San Cipriano, Tratado de la oración del Señor, 11. — 8 Tertuliano, Tratado sobre la oración, 3. — 9 Lc 15, 31. — 10 Casiano, Colaciones, 7, 28. — 11 Mt 20, 1. — 12 Santo Tomás, Suma Teológica, 2-2, q. 8, a. 1, c. — 13 San Josemaría Escrivá, Amigos de Dios, 146. — 14 Mt 14, 23; Lc 6, 12. — 15 Cfr. Mc 14, 35-36. — 16 Cfr. Mc 15, 34; Lc 23, 34-36. — 17 Cfr. Lc 22, 32; Jn 17. — 18 Cfr. Mt 26, 41. — 19 Cfr. Jn 4, 10; 6, 27. — 20 Cfr. Lc 21, 36. — 21 Mt 6, 5-6. — 22 Cfr. Mt 6, 7-8. — 23 Cfr. Lc 18, 9-14. — 24 Cfr. Lc 11, 5-8; 18, 1-8. — 25 Cfr. Mc 11, 23. — 26 Cfr. Mt 7, 7-11; Lc 11, 9-13. — 27 San Josemaría Escrivá, Forja, n. 3. — 28 Cfr. Mt 5, 23. — 29 1 Jn 4, 20. — 30 San Juan Crisóstomo, Homilía sobre la puerta estrecha.

 

 

“Orar es el camino para atajar todos los males”

Orar es el camino para atajar todos los males que padecemos. (Forja, 76)

La oración –recuérdalo– no consiste en hacer discursos bonitos, frases grandilocuentes o que consuelen...
Oración es a veces una mirada a una imagen del Señor o de su Madre; otras, una petición, con palabras; otras, el ofrecimiento de las buenas obras, de los resultados de la fidelidad...
Como el soldado que está de guardia, así hemos de estar nosotros a la puerta de Dios Nuestro Señor: y eso es oración. O como se echa el perrillo, a los pies de su amo.
–No te importe decírselo: Señor, aquí me tienes como un perro fiel; o mejor, como un borriquillo, que no dará coces a quien le quiere. (Forja, 73)
Tu oración no puede quedarse en meras palabras: ha de tener realidades y consecuencias prácticas. (Forja, 75)
La heroicidad, la santidad, la audacia, requieren una constante preparación espiritual. Darás siempre, a los otros, sólo aquello que tengas; y, para dar a Dios, has de tratarle, vivir su Vida, servirle. (Forja, 78)

 

 

Mensaje del Prelado (10 octubre 2017)

La de un cristiano es una fidelidad agradecida, porque no somos fieles a una idea sino a una Persona: «Jesús, ¡qué bueno eres, qué bueno!».

Cartas pastorales y mensajes 10 de Octubre de 2017

Las recientes fechas del dos y seis de octubre, aniversarios de la fundación de la Obra y de la canonización de san Josemaría, nos invitan una vez más a recorrer nuestro camino con agradecimiento y fidelidad. «¡Qué bueno es el Señor, que nos ha buscado, que nos ha hecho conocer esta manera santa de ser eficaces, de entregar la vida sencillamente, de amar a las criaturas todas en Dios y de sembrar paz y alegría entre los hombres! Jesús, ¡qué bueno eres, qué bueno!» (Carta 11-III-1940, n. 78).

Recordemos la oración de don Javier por la fidelidad de todas y de todos, en sus últimas horas en esta vida. La de un cristiano es una fidelidad agradecida, porque no somos fieles a una idea sino a una Persona: a Cristo Jesús, Señor nuestro, que –podemos decir cada uno– «me amó y se entregó por mí» (Gal 2,20). Sabernos queridos personalmente por Dios nos empuja, con su gracia, a un amor fiel y perseverante. Un amor lleno de esperanza en lo que Dios hará en la Iglesia y en el mundo, a través de la vida de cada una y cada uno, aun en medio de nuestra fragilidad.

Roma, 10 de octubre de 2017

 

 

La novedad en Cristo

Dios se ha hecho hombre para darnos la vida eterna, pero también para hacernos felices en la vida terrena. Este ensayo es una reflexión sobre las implicaciones que tiene para el cristiano la venida de Cristo a la Tierra.

Cristo 20 de Febrero de 2016

"La novedad en Cristo", artículo escrito por P. O'Callaghan.

El sentido de novedad recorre todo el Evangelio, desde la Anunciación a la Virgen María hasta la Resurrección del Señor. El Nuevo Testamento habla en mil modos diversos de un nuevo comienzo para la humanidad. La misma palabra “evangelio” quiere decir justo eso: la “buena noticia”. Desde el arranque de su ministerio público, Cristo anuncia abiertamente el cumplimiento de los tiempos y la venida del Reino de Dios: el tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está al llegar; convertíos y creed en el Evangelio[1].

Pero esto no significa que el Señor quiera cambiar todo. No es un revolucionario o un iluminado. De hecho, por ejemplo, para hablar de la indisolubilidad del matrimonio, toma como punto de partida lo que Dios hizo en el origen, cuando creó a la mujer y al hombre[2]. Por eso declaró: no penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolirlos sino a darles su plenitud[3]; y, en repetidas ocasiones, conminó a los discípulos a que cumplieran fielmente los mandamientos que Moisés había comunicado al pueblo de parte de Dios.

Y sin embargo, en la predicación del Señor hay, sin duda, un aire nuevo, liberador. Por una parte, la doctrina de Jesús desarrolla elementos ya presentes en el Antiguo Testamento, como son la rectitud de intención, el perdón, o la necesidad de amar a todos los hombres sin restricción, en particular a los pobres y a los pecadores. En Cristo se da cumplimiento a las antiguas promesas que Dios hizo a los profetas. Por otra parte, la llamada del Señor se dirige de modo radical y perentorio no a un pueblo, sino a todos los hombres, a los que llama uno por uno.

La novedad de la presencia y actuación de Jesucristo se percibe también de otro modo, desconcertante a primera vista: muchos hombres lo rechazan. Vino a los suyos, y los suyos no le recibieron[4], dice San Juan. Ese rechazo de parte de los hombres pone todavía más de relieve, si es posible, lo incondicional de la entrega y de la caridad del Señor hacia la humanidad. Además, este rechazo lo llevó derechamente a su muerte en la Cruz, libremente abrazada, sacrificio único y definitivo, fuente salvífica para todos los hombres.

Pero Dios fue fiel a su promesa, y la potencia del mal no pudo apagar la entrega divina de Jesús, como manifestó la Resurrección. La fuerza salvífica que Dios introdujo en el mundo por la Encarnación de su Hijo, y sobre todo por su Resurrección, es la novedad absoluta, universal y permanente. Esto se aprecia desde el inicio de la predicación apostólica: con alegría desbordante, los apóstoles proclamaron por toda Judea, por el Imperio Romano y por el mundo entero que Jesús había resucitado; que el mundo podía cambiar, que cada mujer, cada hombre podían cambiar; que ya no estábamos sometidos a la ley del pecado y de la muerte eterna. Cristo, asentado a la derecha del Padre, dice: mira, hago nuevas todas las cosas[5]. En Cristo, Dios ha tomado de un modo nuevo las riendas del mundo y de la historia humana, sumidos en el pecado, para llevarlos a su realización plena. A pesar de todas la dificultades que los cristianos de la primera hora tuvieron, miraban al futuro con esperanza y optimismo. Y contagiaban sin cesar su fe entre todas las personas que tenían alrededor.

La novedad de la vida eterna después de la muerte

En el mundo pagano era común considerar el futuro como una simple réplica del pasado. El cosmos existía desde siempre y, dentro de grandes mutaciones cíclicas, perduraría para siempre. Según el mito del eterno retorno, todo lo que tuvo lugar ayer, volvería en el futuro. En este contexto antropológico-religioso, el hombre sólo podía salvarse escapando de la materia, en una especie de éxtasis espiritual separado de la carne; o viviendo en este mundo, como decía San Pablo, sin miedo ni esperanza[6]. En los primeros siglos del cristianismo, los paganos siguen una ética más o menos recta; creen en Dios o en los dioses y les dirigen un culto asiduo, en búsqueda de protección y consuelo; pero les falta la esperanza cierta de un futuro feliz. La muerte era un puro truncamiento, un sinsentido.

Por otra parte, la voluntad de vivir para siempre es profunda en el hombre, como manifiestan los filósofos, los literatos, los artistas, los poetas y, de modo eminente, los que se aman. El hombre ansía perdurar; y tal deseo se manifiesta de múltiples modos: en los proyectos humanos, en la voluntad de tener hijos, en el deseo de influir sobre la vida de otras personas, de ser reconocido y recordado; en todo esto, se puede adivinar la tensión humana hacia la eternidad. Hay quien piensa en la inmortalidad del alma; hay quien entiende la inmortalidad como reencarnación; hay, en fin, quien ante el hecho cierto de la muerte decide poner todos los medios para conseguir el bienestar material o el reconocimiento social: bienes que nunca serán suficientes, porque no sacian, porque no dependen sólo de la propia voluntad. En esto el cristiano es realista, pues sabe que la muerte es el término de todos los sueños vanos del hombre.

En medio del dilema de la muerte y de la inmortalidad, el poder recreador de Dios se hace presente en la vida, pasión y resurrección de Jesucristo. El fiel cristiano, unido con Él por el Bautismo y los demás sacramentos, reproduce los hitos principales del paso del Señor por la tierra. Como escribe San Pablo a los romanos, fuimos sepultados juntamente con él mediante el bautismo para unirnos a su muerte, para que, así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros caminemos en una vida nueva. Porque si hemos sido injertados en él con una muerte como la suya, también lo seremos con una resurrección como la suya [7].

En efecto, el cristiano tiene la certeza de que Dios le ha dado la vida creándolo a su imagen y semejanza [8]. Sabe que cuando experimenta la angustia de la muerte que se acerca, Cristo actúa en él, convirtiendo sus penas y su muerte en fuerza corredentora. Y está seguro de que el mismo Jesús, al que ha servido, imitado y amado, le recibirá en el Cielo, llenándolo de gloria después de su muerte. La grande y gozosa verdad de la fe cristiana es que, por la fe en Cristo, el hombre puede superar con creces al último enemigo [9], la muerte, abriéndose a la visión perpetua de Dios y a la resurrección del cuerpo al final de los tiempos, cuando todas las cosas se hayan cumplido en Cristo.

La vida no termina aquí; estamos seguros de que el sacrificio escondido y la entrega generosa tienen un sentido y un premio que, por la misericordia magnánima de Dios, van más allá de lo que el hombre podría esperar con las propias fuerzas. Si alguna vez te intranquiliza el pensamiento de nuestra hermana la muerte, porque ¡te ves tan poca cosa!, anímate y considera: ¿qué será ese Cielo que nos espera, cuando toda la hermosura y la grandeza, toda la felicidad y el Amor infinitos de Dios se viertan en el pobre vaso de barro que es la criatura humana, y la sacien eternamente, siempre con la novedad de una dicha nueva? [10].

Los novísimos empiezan de algún modo en la tierra

Aunque es cierto que la novedad cristiana se refiere principalmente a la otra vida, al más allá, la Iglesia enseña que la novedad de la Resurrección de Cristo ya está presente, de algún modo, en la tierra. Por más que dure el universo tal como lo conocemos, estamos ya “en los últimos tiempos”, seguros de que el mundo ha sido redimido, pues Cristo ha derrotado el pecado, la muerte, al demonio.

El Reino de Dios está ya en medio de vosotros [11]; en medio no sólo como una presencia externa, sino también como dentro del creyente, en el alma en gracia, con una presencia real, actual, eficaz, aunque todavía no del todo visible y completa. «La plenitud de los tiempos ha llegado, pues, hasta nosotros (cfr. 1 Cor 10, 11), y la renovación del mundo está irrevocablemente decretada y empieza a realizarse en cierto modo en el siglo presente, ya que la Iglesia, aun en la tierra, se reviste de una verdadera, si bien imperfecta, santidad (...). Somos llamados hijos de Dios y lo somos de verdad (cfr. 1 Jn 3, 1); pero todavía no hemos sido manifestados con Cristo en aquella gloria (cfr. Col 3, 4), en la que seremos semejantes a Dios, porque lo veremos tal cual es (cfr. 1 Jn 3, 2)» [12].

La Iglesia es depositaria en la tierra de esa presencia por adelantado del Reino de Dios; camina como peregrina en la tierra, pero todo el poder salvífico de Dios actúa ya de algún modo en el siglo presente, por medio de la Palabra revelada y de los sacramentos, especialmente la Eucaristía; poder salvífico que se manifiesta también en la vida santa de los cristianos, que viven en el mundo, sin ser del mundo [13]. El cristiano es, ante el mundo y en el mundo, alter Christus, ipse Christus, otro Cristo, el mismo Cristo: se establece así una cierta polaridad en la vida de la Iglesia y de cada creyente entre el ya y el todavía no, entre el momento presente –ocasión de acoger la gracia– y la plenitud final; tensión que tiene muchas consecuencias para la vida del cristiano y para la comprensión del mundo.

Esta realidad confirma la distinción que existe entre el orden natural y el orden sobrenatural. La vida sobrenatural, basada en la fe y en la gracia de Dios, se inserta en el alma del cristiano, aunque no haya informado plenamente todos los aspectos de su existencia. El cristiano vive metido en Dios y para Dios, y se esfuerza por comunicar los bienes divinos a los demás hombres. En la vida futura, la gracia, o vida sobrenatural, se convertirá en gloria, y el hombre alcanzará una inmortalidad completa en la resurrección de los muertos. En la vida presente, en cambio, aunque esté perfeccionada por la gracia, la existencia humana posee leyes propias, que han de aplicarse en los distintos ámbitos: personal, familiar, social y político. La vida sobrenatural acoge, perfecciona y lleva a plenitud la naturaleza, sin anularla ni sustituirla.

Otra consecuencia de la tensión entre el ya y el todavía no se expresa en la noción cristiana del tiempo y de la historia. Para el pensamiento pagano, casi siempre fatalista, los eventos de la historia estaban previstos y determinados de antemano por el fatum, el destino. El tiempo pasaba intocable e impertérrito, como espectador mudo y pasivo, enmarcando el curso de la historia. Pero el tiempo cristiano no es sólo tiempo que pasa; es espacio creado por Dios para crecimiento y progreso, para la historia y la redención. Dios actúa con su Providencia en el tiempo, para llevar el mundo y la historia hacia su plenitud.

El Señor ha querido contar con la respuesta inteligente y libre de los hombres, con las oraciones de los santos y las buenas acciones de muchos, para influir en el curso de los eventos. Como imagen suya, los hombres pueden cambiar la historia: en unos casos para mal, como ocurrió con el pecado de Adán y Eva; pero sobre todo de un modo positivo, participando activamente en la realización del designio divino, precisamente porque el evento más relevante y eficaz, el que dio a la historia del mundo el viraje más radical, fue la Encarnación del Hijo de Dios. Por eso, la colaboración humana más profunda y duradera en los planes divinos para cambiar el curso de la historia ha sido llevada a cabo por la Virgen, cuando acogió con un decidido fiat! al Hijo de Dios en su seno.

Los cristianos viven en el mundo conscientes de los pecados propios y ajenos, pero convencidos de que el mejor modo de aprovechar el tiempo es servir a Dios, para mejorar el mundo que nos ha confiado. De algún modo, el tiempo es plasmado por el hombre, es humanizado. La tensión escatológica se hace patente en la Providencia divina, siempre presente en la vida de la Iglesia y de cada cristiano. «La creación tiene su bondad y su perfección propias, pero no salió plenamente acabada de las manos del Creador. Fue creada “en estado de vía”, hacia una perfección última todavía por alcanzar, a la que Dios la destinó. Llamamos divina providencia a las disposiciones por las que Dios conduce la obra de su creación hacia esta perfección»[14]. El Señor no ha hecho todo, hasta el último detalle, desde el inicio. Poco a poco, contando con la inteligente y perseverante colaboración de las criaturas, va acercando a todas y cada una de ellas hacia su fin. Como hemos visto, el poder salvífico de Dios normalmente se hace presente en la vida del hombre de forma escondida e interior; de manera similar, la Providencia divina obra suave y ordinariamente, no sólo en los grandes eventos, sino también en los que, en apariencia, son más pequeños. Por eso el Señor invita a la plena confianza: así pues, no andéis preocupados diciendo: ¿qué vamos a comer, qué vamos a beber, con qué nos vamos a vestir? Por todas esas cosas se afanan los paganos. Bien sabe vuestro Padre celestial que de todo eso estáis necesitados. Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas se os añadirán [15].

Dios –explicaba san Josemaría–, que es la hermosura, la grandeza, la sabiduría, nos anuncia que somos suyos, que hemos sido escogidos como término de su amor infinito. Hace falta una recia vida de fe para no desvirtuar esta maravilla, que la Providencia divina pone en nuestras manos. Fe como la de los Reyes Magos: la convicción de que ni el desierto, ni las tempestades, ni la tranquilidad de los oasis nos impedirán llegar a la meta del Belén eterno: la vida definitiva con Dios[16].

Desde el inicio de su existencia terrena, el Señor llenó a la que sería la Madre de su Hijo con una extraordinaria abundancia de dones, humanos y sobrenaturales. Concebida sin pecado original, Ella era lallena de gracia[17]. Durante su vida, en medio de un sinfín de pruebas y oscuridades, vivió heroicamente la fe, fortaleciendo con su ejemplo a los primeros discípulos. Al final de su vida, exenta de cualquier pecado, fue asunta al cielo en cuerpo y alma, participando para siempre, como Reina de los Ángeles y de toda la creación, en la gloria del Señor. En Ella se ha verificado plenamente la promesa divina de llevar a los hombres a la gloria. Por eso, la Virgen es para cada hombre spes nostra, faro que nos ilumina y causa de nuestra esperanza.

Autor: P. O'Callaghan

------------------------------------------------

[1] Mc 1, 15.

[2] Cfr. Mt 19, 3-9; Gn 2, 24.

[3] Mt 5, 17.

[4] Jn 1, 11.

[5] Ap 21, 5.

[6] Cfr. 1 Ts 4, 13; Ef 2, 12.

[7] Rm 6, 4-5.

[8] Cfr. Gn 1, 27.

[9] 1 Cor 15, 26.

[10] Surco, n. 891.

[11] Lc 17, 21.

[12] Concilio Vaticano II, Const. dogm. Lumen gentium, n. 48.

[13] Cfr. Jn 17, 14.

[14] Catecismo de la Iglesia Católica, n. 302.

[15] Mt 6, 31-33.

[16] Es Cristo que pasa, n. 32.

[17] Lc 1, 28.

 

 

Apóstoles del Rosario

Todos vosotros, que vivís y trabajáis aquí en Pompeya, especialmente vosotros, queridos sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos comprometidos en esta singular porción de la Iglesia, estáis llamados a hacer vuestro el carisma del beato Bartolo Longo y a llegar a ser, en la medida y del modo que Dios concede a cada uno, auténticos apóstoles del rosario.

Pero para ser apóstoles del rosario, es necesario experimentar personalmente la belleza y profundidad de esta oración, sencilla y accesible a todos. Es necesario ante todo dejarse conducir de la mano por la Virgen María a contemplar el rostro de Cristo: rostro gozoso, luminoso, doloroso y glorioso. Quien, como María y juntamente con ella, conserva y medita asiduamente los misterios de Jesús, asimila cada vez más sus sentimientos y se configura con él.

Al respecto, me complace citar una hermosa consideración del beato Bartolo Longo:
"Como dos amigos -escribe-, frecuentándose, suelen parecerse también en las costumbres, así nosotros, conversando familiarmente con Jesús y la Virgen, al meditar los misterios del rosario, y formando juntos una misma vida de comunión, podemos llegar a ser, en la medida de nuestra pequeñez, parecidos a ellos, y aprender de estos eminentes ejemplos el vivir humilde, pobre, escondido, paciente y perfecto" (I Quindici Sabati del Santissimo Rosario, 27ª ed., Pompeya 1916, p. 27; citado en Rosarium Virginis Mariae, 15).

El rosario es escuela de contemplación y de silencio. A primera vista podría parecer una oración que acumula palabras, y por tanto difícilmente conciliable con el silencio que se recomienda oportunamente para la meditación y la contemplación. En realidad, esta cadenciosa repetición del avemaría no turba el silencio interior, sino que lo requiere y lo alimenta. De forma análoga a lo que sucede con los Salmos cuando se reza la liturgia de las Horas, el silencio aflora a través de las palabras y las frases, no como un vacío, sino como una presencia de sentido último que trasciende las palabras mismas y juntamente con ellas habla al corazón.

Así, al rezar las avemarías es necesario poner atención para que nuestras voces no "cubran" la de Dios, el cual siempre habla a través del silencio, como "el susurro de una brisa suave" (1 R 19, 12). ¡Qué importante es, entonces, cuidar este silencio lleno de Dios, tanto en el rezo personal como en el comunitario! También cuando lo rezan, como hoy, grandes asambleas y como hacéis cada día en este santuario, es necesario que se perciba el rosario como oración contemplativa, y esto no puede suceder si falta un clima de silencio interior.

Quiero añadir otra reflexión, relativa a la Palabra de Dios en el rosario, particularmente oportuna en este período en que se está llevando a cabo en el Vaticano el Sínodo de los obispos sobre el tema: "La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia". Si la contemplación cristiana no puede prescindir de la Palabra de Dios, también el rosario, para que sea oración contemplativa, debe brotar siempre del silencio del corazón como respuesta a la Palabra, según el modelo de la oración de María. Bien mirado, el rosario está todo él entretejido de elementos tomados de la Sagrada Escritura. Está, ante todo, la enunciación del misterio, hecha preferiblemente, como hoy, con palabras tomadas de la Biblia. Sigue el padrenuestro: al dar a la oración una orientación "vertical", abre el alma de quien reza el rosario a una correcta actitud filial, según la invitación del Señor: "Cuando oréis decid: Padre..." (Lc 11, 2). La primera parte del avemaría, tomada también del Evangelio, nos hace volver a escuchar cada vez las palabras con que Dios se dirigió a la Virgen mediante el ángel, y las palabras de bendición de su prima Isabel. La segunda parte del avemaría resuena como la respuesta de los hijos que, dirigiéndose suplicantes a su Madre, no hacen sino expresar su propia adhesión al plan salvífico revelado por Dios. Así el pensamiento de quien reza está siempre anclado en la Escritura y en los misterios que en ella se presentan.

Por último, recordando que hoy celebramos la Jornada mundial de las misiones, quiero aludir a la dimensión apostólica del rosario, una dimensión que el beato Bartolo Longo vivió intensamente inspirándose en ella para realizar en esta tierra tantas obras de caridad y de promoción humana y social. Además, quiso que este santuario se abriera al mundo entero, como centro de irradiación de la oración del rosario y lugar de intercesión por la paz entre los pueblos. Queridos amigos, deseo confirmar y confiar nuevamente a vuestro compromiso espiritual y pastoral ambas finalidades: el apostolado de la caridad y la oración por la paz. A ejemplo y con el apoyo de vuestro venerado fundador, no os canséis de trabajar con pasión en esta parte de la viña del Señor por la que la Virgen ha mostrado predilección.

Queridos hermanos y hermanas, ha llegado el momento de despedirme de vosotros y de este hermoso santuario. Os agradezco la cordial acogida y sobre todo vuestras oraciones. Expreso mi agradecimiento al arzobispo prelado y delegado pontificio, a sus colaboradores y a todos los que han trabajado para preparar de la mejor manera mi visita. Debo dejaros, pero mi corazón sigue cercano a esta tierra y a esta comunidad. Os encomiendo a todos a la Bienaventurada Virgen del Santo Rosario, e imparto de corazón a cada uno la bendición apostólica.

MEDITACIÓN DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI
Pontificio Santuario de Pompeya (19 de octubre de 2008)

 

 

Expertos explican por qué el nacionalismo adoctrina: “Es una religión laica de la imposición que rechaza la libertad”

Alertan de que, si de forma obligada o dañina y con engaños se inculca una ideología, se trataría de un “adoctrinamiento sectario”

La denuncia social generalizada respecto a que en las escuelas catalanas se viene adoctrinando a los niños desde hace años a favor del independentismo, ha suscitado otro debate por parte de muchos secesionistas: sostienen que el nacionalismo no adoctrina, y quien sí lo hace es la Iglesia Católica. Cuatro expertos argumentan a Religión Confidencial la equivocación del concepto.

Manifestación en Barcelona por la unidad de España.

11/10/2017 01:00

RC

El debate sobre el adoctrinamiento catalán invade las redes sociales. Curiosamente, cuando se habla de este asunto, muchas personas, generalmente a favor de la independencia, cargan contra la Iglesia Católica y no contra otra institución.   

Juan Carlos Guirao, capellán de la Facultad de Filosofía y Filología de la Complutense explica la diferencia a Religión Confidencial: “La Iglesia enseña, imparte una instrucción desde la libertad. Quien quiera la escoge y la sigue, y quien no quiera, no. En Cataluña lo que ha ocurrido en estos años es una manipulación y una imposición del nacionalismo, contraviniendo los mandatos constitucionales”.

Manipulación de la historia

Por su parte, un sacerdote experto en comunicación de la diócesis de Aragón afirma a RC: “El adoctrinamiento catalán (al igual que la ideología de género) están fundados en mentiras: el catalán en la manipulación de la historia; el de género, en la negación de la realidad psicosomática del ser humano.  Ambos se asientan en un emotivismo moral: es moral lo que siento como agradable. No buscan la verdad de los hechos”.

Este presbítero aclara que la “Iglesia no adoctrina: transmite y propone, respeta la libertad. Las ideologías nacionalistas y de género son religiones laicas de la imposición, que rechazan al que piensa en serio y en libertad”.

Este sacerdote explica que, por el contrario, “el cristianismo es una religión que se asienta en la búsqueda de la verdad y apoya sus creencias con argumentos de diálogo entre fe y razón. La racionalidad del cristianismo respeta la realidad de la naturaleza y la desarrolla por la experiencia espiritual”.

Sin el consentimiento de los padres

De la misma opinión es el delegado diocesano de medios de comunicación social de la diócesis de Getafe, el sacerdote Julián Lozano. Explica a RC que la diferencia ente la predicación de la doctrina de la Iglesia y el adoctrinamiento nacionalista, es que la Iglesia solo predica a los que libremente lo han decidido”.

En el caso de los menores, solo lo reciben aquellos que sus padres lo han pedido o permitido, tanto en las catequesis como en las clase de religión. “Esta es la diferencia fundamental lo de que está sucediendo en ámbitos escolares con el catalanismo independentista, incluso con la ideología de género, que se impone sin que los padres lo hayan permitido”.

En cuanto al fondo de la cuestión, el padre Julián Lozano explica que la Iglesia predica una doctrina que ha sido revelada por Jesucristo e intenta “conservar la verdad de esa revelación, y cree que esa doctrina hace justicia con la verdad de las cosas sobre el mundo, la historia y el hombre”.

En cambio, las ideologías afirman que los que ellos enseñan es la verdad sobre la realidad de las cosas. “La Iglesia presenta la realidad sobre Jesucristo y cree que coincide en la verdad sobre las cosas, pero hay que tener el don de la fe para asentirlo”, sostiene Lozano.

Por último,  señala que hay una diferencia entre la doctrina que predica la Iglesia y las ideologías, puesto que éstas pretenden dar una respuesta absoluta sobre la totalidad.

Diferencia con la asignatura de religión

Por su parte, José Antonio Fernández, profesor de religión en un colegio de Málaga y autor del blog del “Profesorado de Religión Católica” afirma a este Confidencial que la diferencia radical está en “la intencionalidad  y en el lugar, para qué y dónde. Si de forma obligada o dañina y con engaños se inculca una ideología, se trataría de un adoctrinamiento sectario”.

En esta misma línea, insiste en el concepto de la libertad, es decir, elegir ser instruido en esa enseñanza. “Lo peligrosos es utilizar instancias públicas para inculcar determinadas ideologías”, subraya.

Como profesor de religión aclara que “nosotros lo tenemos claro. La clase de religión se basa en instruir un conocimiento por cultura, independientemente de si se quiere practicar o no. Cuando una persona va a catequesis, significa que quiere practicar la fe católica”, específica.

En base a esta argumentación, Fernández sostiene que “los nacionalismos quieren imponer su ideología en los centros escolares porque suponen futuros votantes. Esta es una de las razones por las que no se llega a un Pacto de Estado por la Educación en España. Cada partido quiere de alguna manera, imponer su ideología”, aclara.

 

 

¿QUÉ TANTO SABE USTED DE CORRUPCIÓN?

Por René Mondragón

UNA DE TRES

Cualquiera de mis bellísimas lectoras y gallardos lectores puede, pudo o podría asumir el rol de víctima, colaborador, o actor que no lo quiere ver; pero todos en este bendito país mexicano hemos sido tocados por el lacerante fenómeno de la sociopatología nacional: la corrupción.

No se puede soslayar la nota donde el IMCO –Instituto Mexicano de Competitividad- destaca que desterrar la corrupción en este país, tomará “Una Generación”.

NO ES TAN LARGO

El proceso no es tan largo, si entendemos, como refiere el Maestro Jorge Enrique Dávila Juárez (“Sistema Político Mexicano”, 2013), que “el gran adhesivo del sistema político que conocemos, es, precisamente, la corrupción. Por eso no extraña que en el otrora partido todopoderoso, pudieran caber, desde radicales de extrema izquierda, hasta gente de ultraderecha”.

Esto significa que llegar, hasta donde hemos llegado en materia de corrupción  e impunidad –solo un poco arriba de Venezuela e Irak, según datos de Transparencia Internacional al 2015- nos ha llevado algunos años en lograrlo. A contrario sensu, nos tomará algunos años más, desterrarla. Por eso no suena tan excesiva la definición del IMCO, en la voz de Manuel Molano, Director General Adjunto de la institución, en una conversación con el reportero de Forbes.

Desde luego, la corrupción y la impunidad impactan los resultados en el terreno de competitividad, estabilidad, gobernabilidad, atracción de inversiones y generación de nuevas fuentes de empleo. Y esto implica un balazo en el pie cuando pensamos en el tema de desarrollo económico, progreso material, educación y desarrollo espiritual de nuestro país.

BIENVENIDOS LOS ESFUERZOS

Se han auspiciado desde la sociedad –organizaciones como en las que participan Claudio X. González, María amparo Casar o Leonardo Curzio, Consuelo Mendoza desde la cúpula de los padres de familia en México, al lado de Gustavo Hoyos y Juan Pablo Castañón en la trinchera de COPARMEX o el Consejo Coordinador Empresarial, diversas iniciativas de ley que permiten asegurar que vamos en la dirección apropiada. Pero, no es suficiente.

La sola generación de nuevas leyes y creación de novedosas instituciones, no representa ningún éxito. Lamentablemente, esa es la concepción que se tiene a nivel federal, donde se sigue considerando que nombrar fiscales especiales para todo y modificando legislaciones a todos los niveles, con eso solo bastará para que los problemas se resuelvan. Es el caso de la muerte de compañeros periodistas o la presencia de los llamados “huachicoleros” que han convertido el robo de combustible en un imperio.

EL OTRO LADO OSCURO

Cuando esto sucede –como penosamente lo constatamos- se abre el camino a las inversiones con dinero sucio, al lavado del propio dinero y demás actividades criminales, porque la falta de competencia, equipamiento, recursos y preparación de las autoridades, abre un mundo de posibilidades para ello. Obvio, la inversión lícita se ahuyenta.

LA PRÁCTICA DEL SOBORNO

En una entrega genial de Forbes (“México, el país que más paga sobornos en América Latina”,  Octubre 9, 2017,  www.forbes.com.mx/mexico) las cifras son alarmantes: uno de cada dos mexicanos admiten haber recurrido a la práctica del soborno. En esto, México ocupa el vergonzoso primer sitio, seguirá República Dominicana con el 46% y Perú con 39%; así lo confirma José Ugaz, presidente de Transparencia Internacional en una nota para Reuters.

¿Qué proporción significa esto?

Que una tercera parte de los usuarios de servicios públicos tuvo que pagar algún tipo de soborno. En casos como los de Venezuela, Perú y Brasil, los escándalos están a la orden del día. En México, los detalles se encuentran en el documento encabezado por la Dra. Ampro Casar, intitulado “México, la gran estafa”, y con ello, la decepción de los ciudadanos, el quiebre de credibilidad de las autoridades y el alejamiento preocupante en el tema de participación ciudadana, porque el 47% de los encuestados señaló a los policías y políticos como “los más corruptos.as estadísticas globales también son alarmantes (Cfr. Op.Cit) “73% de los venezolanos aseguró que la mayoría o todos sus efectivos policiales son corruptos; mientras que en el caso de los representantes electos, el país con peor imagen es Paraguay (69%), seguido por Perú (64%) y Chile (62%)”

¿Por qué no empezar desde casa, hablando y actuando sobre la importancia de la honestidad, el conducirnos con verdad a toda costa?

Sería un buen inicio.

 

 

FE Y CULTURA y 2

La cultura cristiana, avalada por dos mil años de historia,  y basada en el amor es mucha cultura para los hombres mediocres, los pequeños. Al paso que van, tras su pretensión de terminar con el matrimonio, la enseñanza, la familia y todo lo que se les ponga por delante, terminarán regresando  a la Edad de  Piedra.

Las palabras igualdad, libertad, democracia, paz, demanda social, etc. tan manoseadas han perdido su significado primitivo y se utilizan para encubrir cualquier mercancía averiada. Igual que  desapareció el Comunismo, desaparecerán la Nueva Era, el Nuevo Orden y el destructivo Relativismo Moral y de toda clase, pero la sociedad habrá pagado un altísimo precio que Satanás cobrará sonriendo burlonamente. Tenemos demasiados políticos ciegos por alcanzar el poder, su único Dios. No se dan cuenta de que están cayendo cada vez más bajos, y arrastrando con ellos a unos pueblos aborregados. Hasta de la llamada Constitución Europea quieren eliminar a Dios. Todavía resuena el “Perdónalos, porque no saben lo que hacen”

Estos días la TV está mostrando, junto con las lágrimas de las madres,  los abusos sexuales, de drogas y de todo tipo entre los estudiantes de Enseñanza Medias en España.  Este es  el resultado de la educación y de la cultura progre. Están siendo educados en el botellón, el nulo esfuerzo, el sexo, la droga, en la falta de orden y de respeto a toda autoridad. Por supuesto, “Todo vale” si lo vota la mayoría.   Sin embargo, en España, gobierna democráticamente la menor de las minorías , la del Sr.  Rovira. Eso sí, todo muy bien adobado con las antedichas palabras de libertad, igualdad, diálogo, democracia,… que están deviniendo en camelos

Para el 2010 se prevén 4 millones de inmigrantes musulmanes. Su pretensión de reconquistar Al Andalus no es descabellada; si en España gobierna Rovira por qué no podrían mandar los musulmanes con muchos más votos. ¿De qué cultura disfrutaremos entonces? Como “vale todo” también vale la estúpida expresión de “Demanda social” para justificar que docena y media de homosexuales consigan la custodia de niños;  pero ese mismo motivo no vale para aceptar que varios millones de firmas, pidiendo que la asignatura de religión en los colegios sea concedida. Para los odiadores, la Religión no es ni aporta cultura ¿ El actual progresismo sí?    Por supuesto, estos estudiantes dirigirán nuestra sociedad dentro de pocos años. Sembrando esta simiente ¿ qué frutos vamos a recoger?

Las ideologías políticas, cuando se enquistan en el alma y la mente de los hombres,  forman parte de las drogas que anulan la razón y nos hacen desvariar, especialmente cuando van empapadas en odio y rencor. ¿Hay soluciones?

Soluciones siempre hay, entre ellas podríamos citar: a) Que ningún político esté en el poder más de 8 años, o mejor 4. Deben dejar el sillón, antes de que se pudran y nos pudran con ellos. Y esto, tanto si son buenos como si son  malos políticos. A los EE.UU. les va bien así, a pesar de los pesares. b) Cambiar rápidamente el absurdo sistema electoral que padecemos y que da lugar a que raramente puedan gobernar las mayorías de verdad y c) Empecemos a rezar, pues solamente admitiendo la existencia de Satanás puede comprenderse la existencia de tanta ideología destructora. Pero los diabólicos no creen en el diablo. La última astucia de Satán, se ha escrito, es propalar la voz de su muerte.

Seguramente que el ángel de la guarda de España, desde allá arriba, con gesto preocupado podría comentar : “Señor que hacemos con ellos, esta gente tropieza siempre en la misma piedra, teniendo ojos no ven y con sus oídos no oyen. Pretenden sustituirte por otros dioses, por ideas añejas, incluso por los mandamases de turno. Una vez más te persiguen Ahora utilizan como arma “su cultura”. Son los mismos fariseos que fracasan una y otra vez y siempre, pero que diezman tu rebaño”. Como en la milagrosa curación del ciego, si el Señor nos pregunta:  ¿Y qué queréis que haga?  Respondamos de nuevo : Señor que vea, que veamos.

                                           Mérida(España) 2005-01-23

                                           Alejo Fernández Pérez

                                           Alejo1926@gmail.com

 

 

 Contra la destrucción y la soledad, dos inventos.

 

          La Humanidad ha llegado al estado actual gracias a las ideas de algunos y de quienes han ayudado a ponerlas en práctica para mejorar la vida humana. La ciencia avanza y ayuda al progreso.

          Saber más es bueno. Aceptar algo porque es nuevo, no parece suficiente. Ante cualquier invento, uno debe interrogarse.

          Reconozco que hay algo que me deja perplejo. Puede ser admirable, pero me confunde como ser humano.  Quiero saber más sobre dos trabajos importantes.

           Uno, trata de capturar el pasado, antes de que se deteriore o se destruya y conservarlo para las futuras generaciones: Iconem. El otro, es el robot.

          1.- Iconem. Es la empresa del arquitecto francés Yves Ubelmann que utiliza tecnología punta, para "salvar" el legado arquitectónico del pasado. Es reciente,  2013, pero ya ha prestado un servicio importante a la Humanidad.

           Los monumentos o vestigios arquitectónicos de la antigüedad, ni la UNESCO ni los gobiernos de los países en que se encuentran, pueden protegerlos totalmente del paso del tiempo, ni del saqueo o la destrucción. Algunos, ni siquiera tienen el reconocimiento oficial de ser "Patrimonio de la Humanidad".

            El trabajo de los expertos, en muchos lugares donde existen esos vestigios, ni tienen la protección ni los medios adecuados para defenderlos y conservarlos.

            Las guerras, el fanatismo de los contendientes y los ataques terroristas, pueden reducir a escombros joyas arquitectónicas únicas que se tardaron cientos de años en construir y, se habían conservado durante varios miles de años.

            Ubelmann, que desde su graduación había recorrido varios países para ver esos lugares, tuvo la idea de intentar protegerlos para futuras generaciones. Pensó que podía hacerse algo aprovechando la tecnología. Creó su propia empresa. Ha aprovechado los drones para fotografiar desde el aire monumentos a los que no era -ni es- fácil acceder, dado el peligro.

            A esas fotografías les aplican algoritmos informáticos para transformarlas en tridimensionales. El resultado es una fotografía digital, ultraprecisa, llamada fotogrametría, que se puede imprimir en 3D.  Así, pueden estudiarse en aulas, museos, o ser reproducidas en reconstrucción física, en un lugar distinto a su ubicación original.

            Para dar a conocer alguno de estos trabajos y su perfección, se organizó una exposición en París a finales de 2016, acompañada de una Mesa Redonda. El título: Sites Éternels,  (Sitios eternos) lo dice todo.

https://youtu.be/eD3vZbfss8w

            En la Mesa Redonda intervinieron varias personalidades y el mismo Ubelmann. Si no existieran esas fotos, las generaciones futuras, no encontrarían más que ruinas. Por eso, al mismo tiempo que sus fotografías puede apreciarse, la destrucción terrorista de algunos monumentos. En algunos casos fue captado el momento justo de su destrucción por el ISIS, juntando el valor documental y el histórico.

         Viendo la exposición uno puede viajar en el tiempo, gracias al trabajo de Iconem, hasta el lugar de origen y realizar una inmersión en el pasado y en el presente. La exposición tuvo lugar en París del 14 de diciembre de 2016 al 9 de enero de 2017.  

         Un inmenso acierto del joven arquitecto y de su empresa: Iconem, que gracias a la innovación tecnológica, tiene la ambición de preservar el patrimonio amenazado.

          ( Para quien quiera ver más... https://youtu.be/MhCYyjP3uhg   ).

´        2-Robots y soledad.

          Desasosiego me produce que estos dos conceptos puedan unirse. Son dos abismos. ¿Puede un androide despertar la empatía de un ser humano y remediar su soledad? Esa es una clave.  Y otra, vivir la soledad sin tristeza.

           Los robots "despedirán" en un futuro próximo al 10% de los empleados. ¡Ya lo están haciendo en las industrias y empresas!  La precisión, el automatismo y la no fatiga, gran apuesta a su favor. Pero hay más campos.

            ¿Pueden desplazar a los humanos en ciertos espacios de producción tradicionales como el periodismo? Parece algo más cercano a la inteligencia, aunque se base en datos.

             Pues sí, también. De hecho la empresa Automated Insights (AI), fundada hace unos siete años y la Narrative Science, han desarrollado piezas de software capaces de crear textos en prosa basado en datos.

              Luego, por ejemplo, con los datos de la capacidad de los embalses de Entrepeñas y Buendía, la escasez de lluvia en los últimos 5 años, el volumen de los trasvases producidos durante ese mismo período y el volumen de agua embalsada al día de hoy, podrían realizar un artículo excelente y objetivo, sin necesidad de mentar a los políticos de derecha o de izquierda.  Y sería un gran logro, sin duda.

              Pero... llegar a la profundidad del hombre, a su ser individual y su soledad, es como asomarse a un abismo. No es fácil para los médicos, ni para los propios familiares, ni para los programadores informáticos.

              En términos sociales, "soledad", significa estar solo sin acompañamiento de una persona u otro ser vivo. La soledad puede tener diversas causas, como la propia elección, el aislamiento impuesto por un determinado sector de la sociedad, una enfermedad, pérdida de un ser querido, etc.

               Aunque nacemos y vivimos para ser sociables, la soledad, no tiene por que ser negativa. Al contrario, tiene sus ventajas y a veces necesitamos estar solos.

               El problema no es estar solos, sino sentirse solos. El frenético vivir, rompe lazos, sentimientos y personas. Puede generar sentimiento de soledad y tristeza,  y llegar a convertirse en enfermedad con síntomas diversos; algunos graves. Mi amigo médico, Ramón Bernadó, dice que algunas personas lo somatizan y acuden a la consulta en busca de "la píldora de la felicidad", pero que la medicación "no es la solución es un problema que se podría resolver con el cambio de actitud que se resume en una frase: humanizar nuestra vida".

              Una cosa es describir la soledad sin cortapisas, y otra acercarse a los sentimientos, como Tinder, -aplicación para conocer gente-. "Desplaza. Coincide. Chatea. Queda". Eso y salir, puede ayudar a ligar. Puede dar accesibilidad e incluso inmediatez comunicativa. Pero... encontrar la mayor comunidad de solteros, ¿es salir de la soledad? Temo que la vida es algo más que eso, porque es mucho más que sexo. Por eso, tampoco Internet  que ha aumentado la comunicación no ha reducido el aislamiento social, ni la soledad, de quien se conecta.

              Los programadores e inventores de la robótica, creen que el robot podría acabar con la soledad de algunas personas, ayudar a enfermos y personas dependientes. Para ello los robots  pueden divertir, estimular, conversar, acompañar y ayudar. Ya han creado el robot social  que se comunica con las personas siguiendo comportamientos sociales.

             Estoy más en la idea del Dr. Bernadó, de humanizar la vida. Poner a las personas, familia, amigos y voluntarios en contacto, para ayudar a quien se siente solo, en esta epidemia del siglo XXI.

              Me parece que es necesario estar rodeado o rodearse de quien conozcamos y reconozcamos intimidad suficiente para acercarse a los sentimientos. No basta con estar al lado, ni con ayudar, si uno sigue sintiéndose solo. Estar en el mejor piso, en el mejor centro social, asistencial, ¿es suficiente? Depende de personas y circunstancias.                       

             Y atención, la soledad no es únicamente problema de personas mayores, ni siquiera de personas que viven solas.  "La soledad no discrimina. Si bien hay más riesgo en el caso de mayores que viven aislados o aquellos con problemas de salud que limiten sus capacidades comunicativas o de movilidad, cualquiera pueda sentirse solo" recuerda el catedrático Juan Diez Nicolás. Y añade algo que se olvida: "Casi todos piensan que la soledad afecta a los que viven solos pero se puede vivir acompañado, incluso tener una familia grande y no sentirse arropado o querido".

               Según un artículo del mes pasado, en el periódico El Mundo: "la soledad ya supone mayor amenaza para la salud que la obesidad".

http://www.elmundo.es/sociedad/2017/09/21/59c2a0fb46163faa058b45f8.html

              Por eso, un simple animal de compañía y cualquier invento es bueno si logra paliar el problema, de algún modo. Pero sin olvidar nunca, que una palabra de cariño, un beso o un abrazo, son bienvenidos siempre y están al alcance del corazón de un niño, de un joven o de un adulto. Y son un bálsamo para las heridas de la soledad. No he encontrado a nadie solo, enfermo o con alzhéimer que no lo necesite o lo rechace.

   

José Manuel Belmonte

 

100 Congreso UNPF y IV Cumbre Iberoamericana de la Familia

 

La Unión Nacional de Padres de Familia celebra el próximo 27 y 28 de octubre su 100 Congreso Nacional y la cuarta Cumbre Iberoamericana de la Familia, en el Centro Citibanamex de la Ciudad de México.

La familia es la célula básica de la sociedad y generadora de bienestar social, por lo que es necesario que en Iberoamérica se promueva la educación desde este pilar como principio básico para la construcción de la paz en la sociedad.

Es en la familia donde se aprenden las conductas fundamentales para construir la sociedad, por lo que se requiere de políticas públicas que la fortalezcan y la impulsen a desarrollar una mejor sociedad.

La participación del Pbro. José Guillermo Gutiérrez Fernández, del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida en el Vaticano, será de gran relevancia y nos explicará por qué la familia es una realidad diferente.

Garantizar los derechos a la familia y proteger su fortaleza y vitalidad son fundamentales para la sociedad, por esa razón el Congreso y Cumbre Iberoamericana a celebrarse el próximo 27 y 28 de octubre en el Centro Citibanamex de la Ciudad de México, será un espacio de reflexión, análisis y propuesta de acciones en favor de la sociedad, conscientes que con educación y familia transformaremos nuestra nación para hacer un espacio mejor para las futuras generaciones.

El Ingeniero Eduardo Hertfelder, del Instituto de política Familiar en España, junto con el doctor Fernando pliego, investigador titular del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, realizarán una radiografía de la familia en Iberoamérica.

El maestro Alejandro Bermúdez, director general de ACI Prensa, tocará el importante tema de cómo educar desde la familia, fundamental para los padres de familia en la actualidad.

Dentro del Congreso-Cumbre se entregará la Medalla Alonso Lujambio a maestros destacados por su labor social a favor de la comunidad educativa y se le brindará un reconocimiento a Don Roberto Servitje, por la labor altruista que siempre ha brindado a distintas organizaciones de la sociedad civil.

Sobre las acciones de los padres de familia, construyendo una nueva sociedad, hablarán: el doctor Flavio Magno Fonseca, Rede Cidadã de Pais de Família en Brasil; la lienciada Pilar Arango, Red Familia Colombia; la maestra. María Carolina Ortegón, directora de Un paso al frente en Colombia y la maestra María Judith Turriaga, directora del proyecto Saber Amar, Ecuador.

El primer día del Congreso lo cerrará con broche de oro Emmanuel, cantante mexicano que dará testimonio de la importancia de la familia.

En el segundo día de actividades el doctor Oscar Pérez Sayago, secretario general de la Confederación Interamericana de Educación Católica, realizará un análisis de la educación en Iberoamérica.

Además, el ingeniero. Armando Novoa, presidente de Alianza por la Seguridad en Internet, México; el doctor. Manuel Mondragón y Kalb, Comisionado Nacional contra las Adicciones y la maestra. Liliana Olivieri, coautora del programa Aprender a amar, Argentina mostrarán los retos de la educación que tiene Iberoamérica.

Las propuestas educativas con visión humanista estarán a cargo del doctor Agustín Dosil, presidente de Familias Mundi, España y del maestro Lorenzo Gómez Morín, profesor investigador de FLACSO.

En el momento cultural nos distinguirá con su presencia el ensamble vocal Voz en Punto, con un amplio y ameno repertorio.

El doctor Asdrubal Aranguren, catedrático y escritor venezolano; el maestro Jesús Magaña, director de la plataforma ciudadana Unidos por la Vida, Colombia y la ingeniera Patricia Gutiérrez de Ceballos, activista y alcaldesa de San Cristóbal, Venezuela, harán una propuesta de como abrir caminos de paz en Iberoamérica.

La presidenta saliente de la Unión Nacional de Padres de Familia, Consuelo Mendoza García impartirá la conferencia La paz se construye desde la familia.

Para finalizar el evento Paola Espinosa, medallista olímpica dará testimonio del importante papel de ser mamá.

En el evento también tomará protesta el nuevo presidente de la UNPF, Leonardo García Camarena.

Para mayores informes puedes comunicarte al 5536 2228 y al 5687 0935, o al correo electrónico servicios@unpf.mx y en la página de Internet: www.unpf.mx

 

 

El Santo Rosario, bélico instrumento contra los enemigos de la fe

El mes de Octubre ha sido dedicado por la Iglesia a honrar a la Santísima Virgen muy especialmente con el Santo Rosario.

“Octobri mense”, Encíclica de León XIII sobre el Rosario (22-9-1891):

http://www.accionfamilia.org/images/2017/rosario.jpg

Nuestra Señora dio el Rosario como bélico instrumento y muy poderoso para dominar a los enemigos de la fe en un período muy contrario al nombre católico y muy semejante a éste que estamos atravesando

Y hay que creer que la misma Reina celestial añadió gran virtud a esta oración fundada y propagada por el ínclito Patriarca (Santo) Domingo, por inspiración e impulso de la Señora, como bélico instrumento y muy poderoso para dominar a los enemigos de la fe en un período muy contrario al nombre católico y muy semejante a éste que estamos atravesando. Pues la secta de los herejes albigenses, ya clandestina, ya manifiesta, había invadido muchas regiones; la infecta generación de los maniqueos, cuyos crueles errores reproducía, dirigía contra la Iglesia sus violencias y un odio extremado. Apenas podía ya confiarse en el apoyo de los hombres contra tal perniciosa e insolente turba, hasta que vino Dios con el auxilio oportuno, con la ayuda del Rosario de María. De este modo, con el favor de la Virgen, vencedora gloriosa de todas las herejías, las fuerzas de los impíos quedaron extenuadas y aniquiladas, y la fe salva e incólume.

La historia antigua, lo mismo que la moderna, conmemora con clarísimos documentos, muchos hechos semejantes perpetrados en todas las naciones y bien divulgados, ora sobre peligros ahuyentados, ora sobre beneficios obtenidos. Hay que añadir también a esto el claro argumento de que, tan luego fue instituida la oración del Rosario, la costumbre de recitarla fue adoptada y frecuentada por todos los cristianos indistintamente.

Efectivamente, la religión del pueblo cristiano honra con insignes títulos, y de varias maneras por cierto, a la Madre de Dios, que aunque saluda con tantas y tan augustas alabanzas, brilla una que aventaja a todas; siempre tuvo cariño singular a este titulo del Rosario, a este modo de orar, en el que parece que está el símbolo de la fe y el compendio del culto debido a la Señora; y con preferencia lo ha practicado privada y públicamente en el hogar y en la familia, instituyendo congregaciones, dedicando altares y celebrando magníficas procesiones, juzgando que es el mejor medio de celebrar sus solemnidades sagradas o de merecer su patrocinio y sus gracias.

 

 

Conflictividad y violencia en las aulas

   Un informe del Defensor del Profesor sobre la conflictividad y violencia en las aulas durante el curso 2011-2012 deja constancia del gran problema que representa actualmente para los profesores llevar a cabo su labor educativa con suficientes garantías para su integridad física y psíquica.

   Según el estudio elaborado por el Sindicato Independiente de docentes ANPE, el Defensor del Profesor atendió a un total de 3.352 profesores durante ese curso y, desde su puesta en marcha en el año 2005, el número de docentes que han acudido a su servicio es de 21.564, con una media de 10 asistencias al día, de septiembre a junio, incluyendo periodos vacacionales.

   Las atenciones corresponden a todos los niveles educativos: Educación Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional, Enseñanzas de Régimen Especial y Enseñanza de Adultos, de la enseñanza pública, concertada y privada, y Universidad.

   La ‘Memoria Estatal del Defensor del Profesor’ aclara que aproximadamente el 42% de las llamadas recibidas en todas las CCAA, corresponden a profesorado de Secundaria; un 39% a Educación Primaria; 8% a Educación Infantil; 8% a ciclos formativos; 2% Educación de adultos; y un 1% al resto de enseñanzas.

   Cabe recordar que el Defensor del Profesor es un servicio de atención inmediata y gratuita para docentes víctimas de situaciones de conflictividad y violencia en las aulas, puesto en marcha por en 2005, como primera medida de apoyo ante la indefensión del profesorado y como llamada de atención sobre el problema de la violencia escolar.

   Tanto es así que un 7% de los profesores se plantean abandonar la profesión a causa de la conflictividad. De hecho, el informe destaca en su apartado de “estado anímico” de los profesores que, un 49% de los profesores que les consultan tiene problemas de ansiedad; un 12% sufre estados de depresión; y un 10% están de baja laboral. Solo un 29% de ellos no presentan problemas anímicos, tal como se puede observar en el gráfico que acompaña esta información, reproducido a partir del informe.

   Insultos, amenazas y agresiones de los alumnos…

   El informe del Defensor del Profesor muestra datos muy preocupantes en cuanto a la violencia verbal o física que manifiestan los alumnos hacia los profesores en las aulas.

   Así, como se puede observar en el gráfico que acompaña esta información, reproducido a partir del informe, el 24% de los profesores tiene problemas para dar clase, y las muestras de falta de respeto llegan al 21%.

   Al mismo tiempo, un 11% de los alumnos muestran conductas agresivas hacia sus compañeros o hacia el profesor, y un 17% recurren a falsas acusaciones (porcentaje que incluye las de los padres).

   Más grave aún es que el 12% corresponde a insultos de los alumnos hacia los profesores, el 18% se refieren a acoso y amenazas de estudiantes a los docentes y el 5% a agresiones detectadas.

   Asimismo, hay un 6% que corresponde a grabaciones, fotos e internet, y el mismo porcentaje a daños causados a propiedades o pertenencias.

   …pero también de los padres

   Sin embargo, la preocupación de los profesores ante la conflictividad en las aulas no le limita solo al comportamiento de los estudiantes y se ve aumentada por el incremento de problemas que provocan también los padres.

   El informe muestra cómo en el curso 2011-2012 han aumentado las denuncias de los padres (18% frente al 17% en el curso 2010-2011); las falsas acusaciones conjuntamente con las de los alumnos (17% ante un 14% el curso anterior); o el acoso y las amenazas de los padres (26% en el curso analizado y un 25% el anterior).

   Las agresiones de los padres a profesores se mantienen en el 1% que tenían en el curso 2010-2011.

   El problema, en la familia

   De esta manera, queda constancia de cómo el incremento de conflictos que crean los padres está directamente relacionado con los que generan sus hijos y que, por lo tanto, la conflictividad que en las aulas crean los alumnos tiene una estrecha relación con la educación en el seno de la familia, donde radica una buena parte de la responsabilidad del comportamiento de los más pequeños.

   De esta manera, la escuela es receptora de la incapacidad para educar correctamente de los padres, que en algunos casos no es solo un problema de incapacidad sino de ‘deseducación’. Una cosa es ser impotente para que el hijo se comporte como debe en la escuela y otra muy diferente es inculcarle o alentar todo lo contrario.

   A nadie se le escapa que, para que la educación en la escuela dé óptimos resultados, la clase para funcionar necesita dos cosas: orden y silencio, porque si no no hay clase; y un principio de autoridad que lo haga efectivo.

   Ese principio de autoridad lo ha de ejercer el maestro y, si no cuenta con el reconocimiento y pleno apoyo de los padres, jamás los alumnos lo podrán tomar en serio. Eso era algo que no hace tantos años ambos, padres y alumnos, tenían muy claro.

   “Una tarea irrenunciable”

   También parece tenerlo claro el sindicato de profesores ANPE en sus conclusiones, donde, entre otras cosas, se plantea siete reivindicaciones y exige a la Administración educativa lo siguiente, en el marco de la mejora de la convivencia escolar:

   1. Cumplir y hacer cumplir las normativas vigentes sobre convivencia escolar.

   2. Amparo legal a los profesores desde la administración educativa.

   3. Cambios en el modelo educativo. No debemos olvidar que el fracaso escolar es causa incuestionable de la conflictividad del alumnado.

   4. Asistencia psicológica a los profesores que han sufrido alguna de las situaciones descritas en esta memoria y de las que se hayan derivado para ellos daños psicológicos.

   5. Preparación para la resolución de conflictos, incluida en la formación inicial y continua de los docentes.

   6. ANPE considera una tarea irrenunciable de los padres el que se responsabilicen de la educación de los hijos, y colaboren con los docentes.

   7. Demandamos también una actitud política y social de valoración y respeto al profesorado. ANPE pide para los docentes, en todo el Estado, la consideración de autoridad pública en el ejercicio de su función.

   Por Víctor Ruiz.

 

 

La juventud: etapa de ideales y de asumir riesgos

Ana Teresa López de Llergo

Última actualización: 10 Octubre 201

Toda sociedad está formada por personas de muy variadas características, eso es una riqueza, aunque por falta de apertura y comprensión, también puede ser causa de desavenencias. En esta ocasión, solamente veremos las diferencias por las edades.

 

 os jovenes de mexico tienen potencial

La juventud es el tesoro del futuro. Afirmación aceptada por todos, pero en el día a día, a veces los adultos la cuestionamos, sin darnos cuenta que muchas veces somos la causa de los problemas de los que nos quejamos.

Ante el sorprende ejemplo que los jóvenes han dado de generosidad, valentía, ingenio y colaboración para atender las imperiosas necesidades de los damnificados del pasado sismo de septiembre, necesariamente los adultos debemos reconocer que los jóvenes son sensibles y responden, pero necesitan un ideal noble que les mueva.

Los jóvenes se unieron para trabajar, recorren la sociedad y detectan dónde hacían falta. Aprovecharon la tecnología que dominan y organizaron redes para decir dónde y qué hacía falta: llevan víveres, buscan médicos y además, impidieron injusticias aún de las mismas autoridades y vigilan los centros de acopio y detectaron dónde no había llegado la ayuda. También rezan y consuelan. 

Saben que aún queda mucho por hacer y reconstruir. Están dispuestos a combinar las actividades ordinarias a las que se han reincorporado con seguir ofreciéndose como voluntarios. Después de estas lecciones no podemos decir que la juventud está ensimismada, que es apática, que no tiene fe. Tal vez tengamos que reconocer que no les hemos dado buen ejemplo o no hemos sabido abrirles el horizonte con ideales que valgan la pena.  

La Iglesia reconoce el potencial de la juventud. Preparan para  octubre del año próximo un Sínodo de Obispos donde el tema gira entorno a “los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. El Santo Padre en la Audiencia del 4 de octubre, en la Plaza de San Pedro, anuncia que también quiere oír a los jóvenes –católicos, de diferentes confesiones cristianas, de otras religiones y no creyentes-, y les cita a una reunión pre-sinodal del 19 al 24 del próximo mes de marzo.

El Papa Francisco como Padre común de todos los cristianos, y de algún modo, de todos los jóvenes, no se cansa de motivarlos y de hacerles ver su dignidad. Hace dos años  Francisco, en el Mensaje de preparación para la JMJ de Cracovia, el 15 de agosto de 2015, decía: ¿has sentido alguna vez en ti esta mirada de amor infinito que, más allá de todos tus pecados, limitaciones y fracasos, continúa fiándose de ti y mirando tu existencia con esperanza? ¿Eres consciente del valor que tienes ante Dios que por amor te ha dado todo?

Sin embargo, los padres son los primeros responsables de sus hijos. Ahora han de sentirse interpelados y seguir haciendo lo que ya hacen pero con más esperanza. Y, los que han hecho poco, es el momento de rectificar y de recuperar el tiempo perdido. Es importante descubrir sus ideales y acompañarles en esa búsqueda. Es necesario darles buen ejemplo. Reconocer que si son consumistas es porque los padres lo son. Si son frívolos es porque los padres lo son. Si son egoístas lo han aprendido de sus padres. El Papa ayuda, pero es más fácil que esa ayuda dé resultados si los padres preparan el terreno. 

Una meta noble es lograr que los hijos sientan el orgullo de pertenecer a su familia, pues allí encuentran a sus padres dispuestos a escucharles, les toman en serio, les quieren como son; les saben exigir, les ayudan a aceptar el sufrimiento y la fragilidad. Valoran la fe y les ayudan a valorarla, sólo así les será más fácil escuchar lo que Dios tiene pensado para ellos y lo llevarán a cabo.

Los maestros, como colaboradores de los padres, también tienen una gran tarea, y así como los jóvenes han de sentir el orgullo de su familia, es de esperar que también estén orgullosos de su escuela y de sus maestros. El rigor con que les acercan a los conocimientos, la dedicación al estudio, la preparación de las clases les dan buen ejemplo y les alientan a corresponder con aprecio por lo que aprenden.

La juventud se caracteriza por ser una etapa de grandes ideales y con capacidad para asumir riesgos. Es muy grave asfixiar esos ideales, esas ilusiones, esos grandes sueños por mejorar el mundo.

El contacto con la juventud estimula a los adultos a mantenerse jóvenes, descubriendo puntos de vista y enfoques novedosos y muchas veces muy creativos. Aparecen otras formas de resolver los problemas.

La juventud que nos circunda es un don que Dios nos da, así hemos de verla y allí hemos de colaborar para que descubran su camino. Es la herencia más noble que podemos dejar.

Con todas estas ayudas, los jóvenes estarán preparados para aprovechar la invitación de Su Santidad. Cuando el papa presentó el plan de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, dirigió una carta a los jóvenes, por ser los protagonistas de ese Sínodo. Allí indica que ha querido que los jóvenes ocupen el centro de la atención porque los lleva en su corazón.

Les recuerda que Dios les invita a “salir” para lanzarse “hacia un futuro no conocido pero prometedor de seguras realizaciones, a cuyo encuentro Él mismo los acompaña”. 

También les habla a los jóvenes sometidos al chantaje de la violencia y les recuerda que Jesús les dirige su mirada y les invita a ir hacia Él. “¿Han encontrado esta mirada, queridos jóvenes? ¿Han escuchado esta voz? ¿Han sentido este impulso a ponerse en camino?”, les pregunta. Y añade: aunque el ruido y el aturdimiento parecen reinar en el mundo, esta llamada “resuena en el corazón de cada uno para llevar a la alegría plena”. 

Además, en su carta, el Santo Padre recuerda a los jóvenes que un “mundo mejor se construye también gracias a ellos, que siempre desean cambiar y ser generosos”. El Papa les pide que no tengan miedo de escuchar al Espíritu “que les sugiere opciones audaces”, “no pierdan tiempo cuando la conciencia les pida arriesgar para seguir al Maestro”. 

También les asegura que la Iglesia desea ponerse a la escucha de la voz, de la sensibilidad, de la fe de cada uno; así como de las dudas y las críticas. Para terminar, el Santo Padre asegura que a través de este Sínodo, los Obispos y Él mismo quieren “contribuir cada vez más a su gozo”.

 

 

Los otros populismos

Aparte de la política, hay otros populismos que marcan esta época. En realidad, pocos ámbitos no resultan afectados por esta deplorable deriva.

Quizá los asuntos más técnicos se libran, como sucede con el pilotaje de un avión o una delicada operación quirúrgica, que no permiten dejar espacio a la improvisación, al engaño o sobreactuación, caracteres genuinos de este mal contemporáneo.

 Existe, por ejemplo, un populismo religioso, empeñado en convertir los credos en ideologías, especialmente de un determinado signo. Sus promotores insisten en la frase chocante aunque provoque perplejidad, porque lo que parecen buscar es llamar la atención, en lugar de profundizar en la trascendencia del mensaje espiritual, que se dirige a creyentes individuales, y no a muchedumbres enfervorizadas. Este populismo se afana en devaluar la solemnidad que siempre han tenido las cuestiones eclesiales, creyendo ingenuamente que de ese modo se aproximan a más gente, cuando lo que realmente provocan es el desagrado en la grey que persevera en la grandeza y majestad del lenguaje litúrgico.

También hay una preocupante inclinación del populismo religioso a ajustar permanentemente su orientación hacia las preferencias sociales del momento, en lugar de hacerlo a la inversa e intentar que estas se acomoden al programa moral en que se funda. Sin reparar que la tradición es consustancial al hecho religioso, abraza novedades que cursan con fugacidad, renunciando a ocuparse de lo que toca, que es lo sobrenatural, no lo mundano.

Suso do Madrid

 

 

Y si obedecemos un poco

Signos de los tiempos, libertad de expresión, originalidad, creatividad, cercanía; llevamos más de 50 años oyendo estas cosas, que son estupendas pero en las que hay que poner un cierto orden. Visto este verano, dos parroquias, tres sacerdotes distintos: en una el domingo desparecía el Gloria y el Credo; en otra la celebración de la Eucaristía iba acompañada de una  catequesis de cada acto del sacerdote, hasta que varios fieles repiten las palabras de la consagración junto con el sacerdote y éste les dice que no lo hagan; en la tercera Misa, el sacerdote sigue diciendo  “y por todos los hombres”, al consagrar.

La Misa es acción trinitaria, no invento humano; garantía de la universalidad del culto; el sacerdote actúa in persona Christi y por ello obedece en los textos, en los signos. No soy experto en liturgia, pero me parece chocante, al menos, lo que cito. Y que se puede extender en interpretaciones doctrinales, morales. El catecismo de la Iglesia católica, tan reciente es un ejemplo de claridad, sabiduría y certeza en lo que hemos de creer, el modo de celebrar, el de vivir y el de los medios de santificación.

Por supuesto gran respeto a la libertad donde esté prevista pero también fidelidad. Ocultarse y dejar actuar a Dios. El Papa Benedicto, cuando era cardenal ponía el siguiente ejemplo de algunos eclesiásticos y laicos. Pueden leer varias revistas “eclesiásticas “, estar al tanto de las novedades de la diócesis, informar con pasión de nuevos nombramientos, pero llega el domingo y no van a Misa o no viven la caridad con los más cercanos.  Hay   otros que no saben nada o muy poco de estas cuestiones, pero viven los sacramentos, practican la caridad y mantienen trato con Dios y formación cristiana. Estos están en el camino  correcto, pienso, aunque el ejemplo pueda ser exagerado. El Primado de Pedro , los Obispos, deben cuidar de la preciosa unidad y catolicidad  de  la Iglesia. Quizás haya que opinar menos y obedecer un poco más en la vida de la Iglesia.

Juan García.

 

 

"No podemos quedarnos en silencio"

Ante la Proposición de Ley LGTBI de Unidos Podemos, Jaime Mayor Oreja, Presidente de One of Us, señala que “esta Proposición socava los cimientos básicos de nuestra sociedad, y no podemos quedarnos en silencio. Es dramático el calendario que pretende imponerse desde los colectivos más radicales de nuestra sociedad”.

Por ello, desde la Plataforma por las Libertades -de la que forman parte más de cien entidades-, “utilizaremos los recursos que nos da el Estado de Derecho en defensa de las libertades de todos. Del principio de Igualdad de todos los ciudadanos con independencia de su orientación sexual, el de la libertad en la Educación, la libertad de expresión, la de creación artística, la de investigación y difusión de lo investigado, el principio de seguridad jurídica, el de igualdad de todos los ciudadanos ante la Ley o el de la presunción de inocencia, que son algunos de los derechos fundamentales conculcados por esta Proposición de Ley”.

Asimismo, hacen una llamada a la sociedad civil, así como a los diputados de los distintos grupos parlamentarios, “para que defiendan con nosotros los derechos que esta Proposición de Ley pretende arrebatar a todos los españoles”.

Enric Barrull Casals

 

 

Rastro de Dios

A vosotras, que le habéis dicho un SÍ a la vida, gracias

Por: Remedios Falaguera Silla

Rastro de Dios, el protagonista de un cuento de Montserrat del Amo, es un angelito pequeño, tierno y torpón que pulula por el cielo sin saber qué hacer, salvo "volar en el rastro luminoso que dejaba Dios a su paso".

Este Ángel "chiquitín" - como le solían llamar sus compañeros - se siente ignorado y un poco "fuera de juego" mientras ve cómo el resto, Ángeles y arcángeles, tienen encomendada una misión importante en la Creación. A él nadie le dice nada, le sientan en un rincón para que no moleste. Y pasan los días, pasan las semanas y el pequeño angelito sigue olvidado entre las nubes, triste y desorientado.

Pero el Buen Dios le tiene reservado el mejor de los trabajos. Él no lo sabe, pero ha sido elegido para guardar la estrella que anunciará a todos los hombres el nacimiento del Niño Jesús, "volando, volando por el camino que le había señalado".

¿A qué viene esto?, me preguntarán.

Muy sencillo. Este año, 100.000 mujeres van a ser madres de un "Rastro de Dios", van a ser madres de un niño discapacitado.

¿Alguna vez se os ha ocurrido pensar cómo y con qué cuidado son elegidas esas madres? ¿Qué es lo qué Dios quiere de cada una de ellas?

Ayer, una de las escogidas me regaló una historia emocionante y tierna que quiero compartir con ustedes y para que sirva como homenaje a su labor. Dice así:

"Estaba Dios revoloteando sobre la tierra, mientras observaba y anotaba en un gran libro: Margarita, una hija; Pilar, un hijo, Cecilia, mellizos,.

Finalmente, le pasa el papel al Ángel y, mientras sonríe, le dice: A ella, a Cristina dale un hijo discapacitado.

El Ángel siente curiosidad:

-¿Por qué a ella, señor, que es tan feliz?

-Exactamente, sonríe Dios. ¿Podría darle un hijo con problemas a una madre que no conociera la risa? Eso sería cruel.

-¿Pero tiene paciencia? - pregunta el Ángel.

-Yo no quiero -responde Dios- que tenga demasiada paciencia o se va a ahogar en un mar de desaliento y pena por ella misma. Una vez que el shock y el resentimiento se les hayan pasado, va a ser capaz de enfrentarlo.

Yo la estuve observando hoy. Ella tiene esa personalidad y esa independencia que son tan raras y necesarias en una madre. Verás, el chico que le voy a dar tiene su propio mundo. Ella va a tener que hacerlo vivir en el de ella y eso, no va a ser fácil.

-Pero, Señor, yo creo que ella ni siquiera cree.

-No importa, eso lo puedo arreglar. Esta es perfecta. Tiene suficiente egoísmo.

-¿Egoísmo? ¿Acaso es eso una virtud? -dice asombrado el Ángel.

-Si no se puede separar de su hijo ocasionalmente, nunca va a sobrevivir. Sí, aquí tenemos a una madre a la que voy a bendecir con un hijo menos perfecto. Ella todavía no se da cuenta, pero es para ser envidiada por el resto. Ella nunca va a dar por supuesto la palabra hablada, ella nunca va a considerar un progreso natural cuando su hijo diga "mama" por primera vez. Ella va a estar presenciando un milagro y lo va a saber. Cuando le describa a su hijo un árbol o un atardecer, ella los va a ver como pocas personas ven mi Creación

Yo voy a permitirle ver claramente las cosas que yo veo: ignorancia, crueldad, prejuicio.y le voy a permitir estar por encima de ellas. Nunca va a estar sola. Yo estaré a su lado cada día de su vida porque ella estará haciendo mi trabajo."

A vosotras, que le habéis dicho un SÍ a la vida, gracias.

A vosotras, que me hacéis recordar la bondad y la ternura de Dios cada vez que os veo, gracias.

A vosotras, que os sentís privilegiadas y lo demostráis con una gran sonrisa, gracias.

A vosotras, que sabéis apreciar los detalles pequeños como nadie sabe hacerlo, gracias.

A vosotras...gracias por vuestro ejemplo.