Las Noticias de hoy 08 Agosto 2017

          Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    martes, 08 de agosto de 2017     

Indice:

ROME REPORTS

Aliento del Papa Francisco a los jóvenes de Asia 

Ángelus: la Trasfiguración del Señor es un mensaje de esperanza

“Unidos en la esperanza”. Video mensaje del Papa Francisco al pueblo peruano

8 de agosto: SANTO DOMINGO DE GUZMÁN: Francisco Fernández-Carvajal

“Grito mi amor a la libertad personal”: San Josemaria

«Vio Dios todo lo que había hecho, y era muy bueno» (La creación, I): Marco Vanzini / Carlos Ayxelá

«Soy un cristiano hippy, ¿puedo hablar con usted?»

«Pidamos por los artistas de nuestro tiempo»

¿Qué aportan los manuscritos de Qumrán?

Tres silencios en medio de tanto ruido: Salvador Bernal

Manos Unidas reclama el respeto a la identidad de las poblaciones indígenas

Luz entre penas. A los  que sufren en el mundo: Irene Mercedes Aguirre, para su libro Paz en el mundo

Venezuela al borde del abismo: René Mondragón

 Jugar a ser cristiano: Salvador Casadevall

MURMURACIÓN, MAL NEGOCIO Y  2: Alejo Fernández Pérez

CATECISMO BREVE DE SAN PIO X

La instrumentalización de la religión: JD Mez Madrid

 Antídotos  para la soledad: Domingo Martínez Madrid

 En la Mezquita Catedral de Córdoba : Xus D Madrid

 VIAJES TURISMO Y MIS EXPERIENCIAS: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

Con el mayor afecto. Félix Fernández

 

 

ROME REPORTS

 

Aliento del Papa Francisco a los jóvenes de Asia 

Con un Mensaje del Papa Francisco se clausuró la Jornada de la Juventud Asiática - RV

07/08/2017 11:58

SHARE:

Sean discípulos misioneros, con la Madre de Dios, por un mundo mejor

El Santo Padre exhortó a los jóvenes de Asia a escuchar, cada vez con mayor atención, la llamada del Señor Jesús y a responder con fe y coraje a su propia vocación.

El Mensaje pontificio, firmado por el Cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin,  se leyó en la solemne clausura de la Jornada de la Juventud Asiática, en la ciudad indonesia de Yogyakarta (6 de agosto de 2017).

Alentando a seguir el ejemplo de la Virgen María, modelo de discípula misionera, el Papa exhorta asimismo a los jóvenes asiáticos a hablar con la Madre del Señor y madre nuestra y los encomienda a su amorosa intercesión.

«Como la joven de Nazaret, ustedes pueden mejorar el mundo, dejar una huella que marque la historia», es la reiterada exhortación del Papa Francisco, evocando su vídeo mensaje del 21 de marzo de 2017, a los jóvenes de todo el mundo, en camino hacia la JMJ de Panamá 2019.

En la celebración, participó también el Cardenal filipino Luis Antonio Tagle, Arzobispo de Manila y presidente de Caritas Internationalis, que, ante el micrófono de nuestro enviado especial, Stefano Leszczynski, hizo hincapié en la importancia de la cultura del encuentro, en el evento de Indonesia, cuyo tema fue la misión de los jóvenes en una sociedad multicultural:

«El espíritu del diálogo es muy importante para nosotros, para la Iglesia en Asia. Para los jóvenes es importante impulsar esta cultura y actitud de diálogo, de aprecio de la diversidad. La diversidad no es una razón de división, sino una de las razones de riqueza de la civilización y de la sociedad».

 

 

Ángelus: la Trasfiguración del Señor es un mensaje de esperanza

El Papa Francisco a la hora del Ángelus dominical del 6 de agosto.

06/08/2017 12:27

SHARE:

En el domingo en que la liturgia celebra la Fiesta de la Trasfiguración del Señor, el Santo Padre Francisco antes de rezar la oración mariana del Ángelus con los fieles y peregrinos procedentes de numerosos países que se dieron cita a mediodía en la Plaza de San Pedro, explicó lo que relata la página evangélica del día.

El Papa Bergoglio afirmó que el evento de la Trasfiguración del Señor nos ofrece un mensaje de esperanza. Sí, porque nos invita a encontrar a Jesús para estar al servicio de los hermanos.

El Obispo de Roma insistió en que estamos llamados a redescubrir el silencio pacificante y regenerarte de la meditación del Evangelio, que conduce hacia una meta rica de belleza, de esplendor y de alegría. Y en esta perspectiva, dijo que el tiempo veraniego es un momento providencial para acrecentar nuestra búsqueda y compromiso de encuentro con el Señor, puesto que en este período, los estudiantes están libres de las obligaciones escolares y numerosas familias se van de vacaciones. De ahí la importancia del descanso y del desprendimiento de las ocupaciones cotidianas, para volver a templar las fuerzas del cuerpo y del espíritu, profundizando el camino espiritual.

Hacia el final de su reflexión, el Pontífice dijo que transformados por la presencia de Cristo y por el ardor de su palabra, seremos signos concreto del amor vivificante de Dios por todos nuestros hermanos, especialmente por quienes sufren, por cuantos se encuentran en la soledad y en el abandono, por los enfermos y por la multitud de hombres y de mujeres que, en diversas partes del mundo, son humillados por la injusticia, la prepotencia y la violencia.

A María, a la que vemos como a la “Virgen de la Escucha” – concluyó diciendo Francisco – siempre dispuesta a acoger y custodiar en su corazón cada palabra de su Hijo Divino, le encomendamos las vacaciones de todos, para que sean serenas y proficuas y, sobre todo, encomendamos el verano de cuantos no pueden irse de vacaciones porque se sienten impedidos a causa de su edad avanzada o por falta de salud o de trabajo y restricciones económicas o por otros problemas, a fin de que sea, de todos modos, un tiempo de distensión, regocijado por la presencia de amigos y momentos dichosos.

 

Después de rezar a la Madre de Dios, el Papa Francisco saludó afectuosamente a los  queridos hermanos y hermanas presentes en la Plaza de San Pedro desafiando el gran calor del verano romano.

“Hoy – dijo el Santo Padre – están presentes diversos grupos de chicos y jóvenes. ¡Los saludo con gran afecto!”.

Y de modo especial al grupo de la pastoral juvenil de Verona; a los jóvenes de AdriaCampodarsego y Offanengo. A todos – les dijo – les deseo un feliz domingo. Y concluyó – como suele hacer –  pidiendo que por favor, no se olviden de rezar por él. A la vez que deseó a todos buen almuerzo y se despidió con un “¡hasta la vista”!.

 (María Fernanda Bernasconi - RV).

Texto y audio completo de las palabras del Papa Francisco en el Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Este domingo, la liturgia celebra la fiesta de la Transfiguración del Señor. La hodierna página evangélica, lo hemos escuchado, narra que los apóstoles Pedro, Santiago y Juan fueron testigos de este evento extraordinario. Jesús los tomó consigo «y los llevó aparte a un monte elevado» (Mt 17,1) y, mientras oraba, su rostro cambió de aspecto, brillando como el sol, y sus vestiduras se volvieron cándidas como la luz. Se les aparecieron entonces Moisés y Elías, y se pusieron a dialogar con Él. A este punto, Pedro dice a Jesús: «Señor, ¡qué bien estamos aquí! Si quieres, levantaré aquí mismo tres carpas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías» (v. 4). No había aún terminado de hablar, cuando una nube luminosa los cubrió.

El evento de la Transfiguración del Señor nos ofrece un mensaje de esperanza – así seremos nosotros, con Él – nos invita a encontrar a Jesús, para estar al servicio de los hermanos.

La subida de los discípulos hacia el monte Tabor nos lleva a reflexionar sobre la importancia de desprendernos de las cosas mundanas, para efectuar un camino hacia lo alto y contemplar a Jesús. Se trata de disponernos a la escucha atenta y orante del Cristo, el Hijo amado del Padre, buscando momentos íntimos de oración que permitan la acogida dócil y gozosa de la Palabra de Dios. En esta elevación espiritual, en este desprendimiento de las cosas mundanas, estamos llamados a redescubrir el silencio pacificante y regenerante de la meditación del Evangelio, de la lectura de la Biblia, que conduce hacia una meta rica de belleza, de esplendor y de alegría. Y cuando nosotros nos ponemos así, con la Biblia en la mano, en silencio, comenzamos a sentir esta belleza interior, esta alegría que nos da la Palabra de Dios en nosotros. En esta perspectiva, el tiempo veraniego es un momento providencial para acrecentar nuestro empeño de búsqueda y de encuentro con el Señor. En este periodo, los estudiantes están libres de las obligaciones escolares y muchas familias realizan sus vacaciones; es importante que en el periodo de descanso y de desapego de las ocupaciones cotidianas, se puedan fortificar las fuerzas del cuerpo y del espíritu, profundizando en el camino espiritual.

Al finalizar la experiencia maravillosa de la Transfiguración, los discípulos bajaron de la montaña (Cfr. v. 9) con los ojos y el corazón transfigurados por el encuentro con el Señor. Es el recorrido que podemos realizar también nosotros. El redescubrimiento siempre más vivo de Jesús no es un fin en sí mismo, sino nos induce a “bajar de la montaña”, recargados por la fuerza del Espíritu divino, para decidir nuevos pasos de auténtica conversión y para testimoniar constantemente la caridad, como ley de vida cotidiana. Transformados por la presencia de Cristo y por el ardor de su palabra, seremos signo concreto del amor vivificante de Dios para todos nuestros hermanos, especialmente para quienes sufren, para cuantos se encuentran en la soledad y en el abandono, para los enfermos y para la multitud de hombres y de mujeres  que, en diversas partes del mundo, son humillados por la injusticia, la prepotencia y la violencia.

En la Transfiguración se oye la voz del Padre celestial que dice: «Este es mi Hijo amado. Escúchenlo» (v.5). Miramos a María, la Virgen de la escucha, siempre dispuesta a acoger y custodiar en su corazón cada palabra del Hijo divino (Cfr. Lc 1,52). Quiera nuestra Madre y Madre de Dios ayudarnos a entrar en sintonía con la Palabra de Dios, para que Cristo se convierta en luz y guía de toda nuestra vida. A Ella le encomendamos las vacaciones de todos, para que sean serenas y proficuas, pero sobre todo por el verano de cuantos no pueden ir de vacaciones porque están impedidos por la edad, por motivos de salud o de trabajo, por restricciones económicas o por otros problemas, para que sea de todos modos un tiempo de distención, animado por la presencia de amigos y de momentos dichosos.

 

 

“Unidos en la esperanza”. Video mensaje del Papa Francisco al pueblo peruano

Saludo del Papa al pueblo peruano. - REUTERS

07/08/2017 10:58

SHARE:

“Queridos hermanos y hermanas peruanos, dentro de poco los visitaré, tengo muchas ganas de ir, ustedes son un pueblo de mucha reserva. Y la reserva más linda que puede tener un pueblo es la reserva de los santos, ustedes tienen tantos santos y grandes santos que marcaron Latinoamérica”, es el saludo que el Papa Francisco envió un video mensaje al pueblo peruano, a través del Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, con motivo de su próxima Visita Apostólica a este país en programa del 18 al 21 de enero de 2018.

Así mismo, el Arzobispado de Lima informó que, el Santo Padre pidió a todos los peruanos que trabajen por la “unidad” siguiendo el ejemplo de los santos peruanos. “Los santos hicieron la construcción de la Iglesia – afirma el Papa – es decir de la dispersión a la unidad, un santo siempre trabaja en esa línea, de lo que está disperso a la unidad, que es lo que hizo Jesús. Un cristiano tiene que seguir ese camino y por qué no un peruano – también – con tantos santos peruanos, trabajar por la unidad, quien trabaja por la unidad mira adelante y adelante se puede mirar con escepticismo, con amargura, un cristiano no puede, un cristiano mira adelante con esperanza, porque espera lograr eso que el Señor le prometió”.

Finalmente, el Papa Francisco dejó una tarea a todos los peruanos en espera de su Visita el próximo 18 de enero de 2018. “Nos veremos pronto – dice el Papa – pero mientras tanto: Unidad y esperanza, trabajen en eso. Rezo por ustedes, ustedes háganlo por mí”.

 

 

8 de agosto: SANTO DOMINGO DE GUZMÁN

Memoria

— Necesidad de la sana doctrina. La ayuda de la Virgen.

— El Rosario, arma poderosa.

— La consideración de los misterios del Santo Rosario.

I. A principios del siglo xiii algunas sectas causaban estragos en la Iglesia, sobre todo en el Sur de Francia. Durante un viaje que realizó Santo Domingo, acompañando a su Obispo por esa región, pudo comprobar por sí mismo los daños que esas nuevas doctrinas originaban en el Pueblo de Dios, falto de formación como en tantas ocasiones. ¡Cuántos males ha causado la ignorancia! Durante su viaje, el Santo comprendió la necesidad de enseñar las verdades de la fe con claridad y sencillez, y con gran celo y amor a las almas se entregó del todo a este quehacer. Poco tiempo más tarde, se determinó a fundar una nueva Orden religiosa que tenía como fin la difusión de la doctrina cristiana y su defensa del error en cualquier parte de la Cristiandad. Así surgió la Orden de Predicadores, que tendría en el estudio de la Verdad uno de sus pilares fundamentales1. Desde entonces, «en cualquier actividad apostólica en servicio de la Iglesia pueden encontrarse dominicos ocupados en llevar la verdad a las inteligencias de sus hermanos, los hombres (...), actuando con el carisma peculiar, que es el mismo de su fundador: iluminar las conciencias con la luz de la palabra de Dios»2.

La tarea de enseñar a todos el contenido de la fe no ha sido solo una necesidad del pasado. En las circunstancias actuales, esta misión de la Iglesia entera se hace quizá más urgente que en épocas pretéritas. El Papa Juan Pablo II ha alertado ante esa situación de ignorancia generalizada de las verdades más elementales, y ante la difusión de muchos errores doctrinales, cuyas consecuencias no han tardado en hacerse notar en las almas: la falta de amor y de piedad hacia la Sagrada Eucaristía; el olvido de la Confesión, sacramento imprescindible para obtener el perdón de Dios y para formar la conciencia; el desconocimiento del fin trascendente al que hemos sido llamados...; arrinconar la fe al ámbito de la vida privada, sin que tenga manifestaciones públicas; el matrimonio parece haber sido privado en algunos casos de su íntimo y natural significado y valor; la introducción de la legislación permisiva del aborto es el triunfo del principio del bienestar material y del egoísmo sobre el valor más sacro, el de la vida humana; la disminución de la natalidad y la senectud demográfica han llevado a algún responsable europeo a hablar de un suicidio demográfico de Europa y aparece como el grave síntoma de un profundo empobrecimiento espiritual3. No es difícil darse cuenta de cómo en muchos se ha perdido el sentido de la amistad con Dios, del pecado, de la vida eterna, del sentido cristiano del dolor... A la vez, se puede comprobar cómo el mundo se hace menos humano en la medida en que deja de ser cristiano. Y esta ola de materialismo, de pérdida del sentido de lo sobrenatural, afecta también, y a veces en gran medida, a esas personas que todos los días vemos, y a las que quizá el Señor ha puesto a nuestro cuidado, por unas u otras razones.

Meditemos hoy junto al Señor si sentimos en nuestro corazón esa llamada del Papa a recristianizar el mundo que nos rodea, según nuestras fuerzas y con nuestro modo cristiano de estar en medio de la sociedad. Pensemos hoy junto al Señor si nos esforzamos por conocer a fondo la doctrina de Jesucristo, si ajustamos a ella nuestra conducta personal, familiar, profesional, social, política, etcétera; si nos empeñamos en difundirla; si procuramos mantener esos signos externos –que tanto empeño hay en eliminar– de religiosidad y sentido cristiano: el escapulario, la bendición de la mesa, de la nueva casa que habitamos, el tener alguna imagen del Señor o de la Virgen en nuestro hogar, en el lugar de trabajo...

II. Santo Domingo de Guzmán, como tantos otros después de él, contó además con un arma poderosa4 para vencer en esta batalla, que al principio parecía perdida, pues «emprendió con ánimo esforzado la guerra contra los enemigos de la Iglesia católica, no con la fuerza ni con las armas, sino con la más acendrada fe en la devoción del Santo Rosario, que fue el primero en propagar, y que personalmente y por sus hijos llevó a los cuatro ángulos del mundo»5. «Con razón, pues, mandó Domingo a sus hijos que, al predicar al pueblo la palabra de Dios, se entretuvieran con frecuencia y con cariño en inculcar en las almas de los oyentes esta manera de orar, de cuya utilidad tenía mucha experiencia. Pues sabía bien que María, por una parte, tenía tanta autoridad delante de su Hijo divino que las gracias que confiere a los hombres las provee siempre Ella como administradora y dispensadora; y, por otra parte, es de natural tan benigna y clemente que, habiendo acostumbrado a socorrer espontáneamente a los necesitados, no puede, en modo alguno, rehusar la ayuda a los que se la piden. Así, pues, la Iglesia, por medio principalmente del Rosario, siempre ha encontrado en Ella a la Madre de la gracia y a la Madre de la misericordia, como tiene costumbre de saludarla; por lo cual los romanos pontífices no dejaron pasar jamás ocasión alguna hasta el presente de ensalzar con las mayores alabanzas el Rosario mariano y de enriquecerlo con indulgencias apostólicas»6.

Los cristianos, por instinto filial y por esta recomendación expresa de los Papas, han acudido al rezo del Santo Rosario en los momentos ordinarios y en las circunstancias más difíciles (calamidades públicas, guerras, herejías, problemas familiares importantes...) y como medio excelente de acción de gracias. Los consejos de los últimos Papas han sido constantes, principalmente en lo que se refiere al Rosario en familia. El Concilio Vaticano II advertía a todos los fieles cristianos «que tengan muy en consideración las prácticas y los ejercicios piadosos hacia Ella recomendados por el Magisterio a lo largo de los Siglos»7. Y Pablo VI interpretaba auténticamente estas palabras como referidas al Santo Rosario8.

Examinemos nosotros hoy, cuando tantas necesidades padece la Humanidad, con qué amor y confianza acudimos a Nuestra Señora a través de esta devoción tan cargada de gracias. Pensemos si a la hora de difundir la sana doctrina a nuestro alrededor, y especialmente si vemos que alguno de los más cercanos a nosotros se va separando del Señor, acudimos con fe a nuestra Madre del Cielo.

III. Si procuramos rezar cada día con amor el Santo Rosario atraeremos, como Santo Domingo, muchas gracias sobre aquellos que queremos llevar hasta el Señor y sobre nuestra alma. En él, consideramos los principales misterios de nuestra salvación: desde la Anunciación de la Virgen hasta la Resurrección y Ascensión a los Cielos del Señor, pasando por su Pasión y Muerte.

Los cinco primeros, que llamamos de gozo, recogen la vida oculta de Jesús y de María y nos enseñan a santificar las realidades de la vida ordinaria. Los cinco siguientes, los misterios de dolor, nos permiten contemplar y vivir la Pasión y nos enseñan a santificar el dolor, la enfermedad, la cruz que se hace presente en la vida de cada hombre a su paso por este mundo. En los cinco últimos, los gloriosos, contemplamos el triunfo del Señor y de su Madre, y nos llenan de alegría y de esperanza al meditar la gloria que Dios nos tiene reservada si somos fieles.

En la consideración de estos misterios vamos a Jesús por María: gozamos con Cristo, al contemplarlo hecho Hombre como nosotros, nos dolemos con Cristo paciente, vivimos anticipadamente su gloria. Para que esa contemplación sea posible hemos de procurar rezar de tal manera «que favorezca en quien ora la meditación de los misterios de la vida del Señor, a través del corazón de Aquella que estuvo cerca de Él, y que desvelen su insondable riqueza»9. Rezar así el Santo Rosario, «con la consideración de los misterios, la repetición del Padrenuestro y del Avemaría, las alabanzas a la Beatísima Trinidad y la constante invocación a la Madre de Dios, es un continuo acto de fe, de esperanza y amor, de adoración y reparación»10.

En tiempos de Santo Domingo se saludaba a la Virgen con el título de rosa, símbolo de la alegría. Se adornaban ya las imágenes con una corona de rosas, y se cantaba a María como jardín de rosas (en latín medieval Rosarium). Y de ahí parece provenir el nombre que ha llegado hasta nosotros11. No olvidemos que cada Avemaría es como una rosa que ofrecemos a Nuestra Madre del Cielo. No dejemos que, por falta de interés o de atención, salga marchita de nuestros labios. No dejemos de emplear esta arma poderosa ante tantos obstáculos como en ocasiones encontramos. Acudamos también a Nuestra Señora, a través de esta devoción, cuando sintamos más el peso de nuestras flaquezas: «“Virgen Inmaculada, bien sé que soy un pobre miserable, que no hago más que aumentar todos los días el número de mis pecados...”. Me has dicho que así hablabas con Nuestra Madre, el otro día.

»Y te aconsejé, seguro, que rezaras el Santo Rosario: ¡bendita monotonía de avemarías que purifica la monotonía de tus pecados!»12.

1 Cfr. J. M. Macías, Santo Domingo de Guzmán, BAC, Madrid 1979, pp. 230 ss. — 2 Ibídem, p. 260. — 3 Cfr. Juan Pablo II, Alocución 11-X-1985. — 4 Cfr. San Josemaría Escrivá, Santo Rosario, Rialp, 24.ª ed., Madrid 1979, p. 7. — 5 León XIII, Enc. Supremi apostolatus, I-IX-1883. — 6 Benedicto XV, Enc. Fausto appetente, 29-VI-1921. — 7 Conc. Vat. II, Const. Lumen gentium, 67. — 8 Cfr. Pablo VI, Enc. Christi Matri Rosarii, 15-IX-1966; Exhort. Apost. Marialis cultus, 2-II-1974. — 9 ídem, Exhort. Apost. Marialis cultus, cit., 46. — 10 San Josemaría Escrivá, o. c., p. 9. — 11 J. Corominas-J. A. Pascual, Diccionario crítico etimológico, Gredos, Madrid 1986, vol. V, voz Rosa. — 12 San Josemaría Escrivá, Surco, n. 475.

* Santo Domingo de Guzmán nació en Caleruega, alrededor del año 1170. Combatió con su predicación y su vida ejemplar la herejía albigense. Fundó la Orden de Predicadores (Dominicos) y extendió la devoción del Santo Rosario. Murió en Bolonia el 6 de agosto de 1221.

 

† Nota: Ediciones Palabra (poseedora de los derechos de autor) s�lo nos ha autorizado a difundir la meditaci�n diaria a usuarios concretos para su uso personal, y no desea su distribuci�n por fotocopias u otras formas de distribuci�n.

 

 

“Grito mi amor a la libertad personal”

Libertad de conciencia: ¡no! –Cuántos males ha traído a los pueblos y a las personas este lamentable error, que permite actuar en contra de los propios dictados íntimos. Libertad “de las conciencias”, sí: que significa el deber de seguir ese imperativo interior..., ¡ah, pero después de haber recibido una seria formación! (Surco, 389)

 

Cuando, durante mis años de sacerdocio, no diré que predico, sino que grito mi amor a la libertad personal, noto en algunos un gesto de desconfianza, como si sospechasen que la defensa de la libertad entrañara un peligro para la fe. Que se tranquilicen esos pusilánimes. Exclusivamente atenta contra la fe una equivocada interpretación de la libertad, una libertad sin fin alguno, sin norma objetiva, sin ley, sin responsabilidad. En una palabra: el libertinaje. Desgraciadamente, es eso lo que algunos propugnan; esta reivindicación sí que constituye un atentado a la fe.

Por eso no es exacto hablar de libertad de conciencia, que equivale a valorar como de buena categoría moral que el hombre rechace a Dios. Ya hemos recordado que podemos oponernos a los designios salvadores del Señor; podemos, pero no debemos hacerlo. Y si alguno tomase esa postura deliberadamente, pecaría al transgredir el primero y fundamental entre los mandamientos: amarás a Yavé, con todo tu corazón.

Yo defiendo con todas mis fuerzas la libertad de las conciencias, que denota que a nadie le es lícito impedir que la criatura tribute culto a Dios. Hay que respetar las legítimas ansias de verdad: el hombre tiene obligación grave de buscar al Señor, de conocerle y de adorarle, pero nadie en la tierra debe permitirse imponer al prójimo la práctica de una fe de la que carece; lo mismo que nadie puede arrogarse el derecho de hacer daño al que la ha recibido de Dios. 

Nuestra Santa Madre la Iglesia se ha pronunciado siempre por la libertad, y ha rechazado todos los fatalismos, antiguos y menos antiguos. Ha señalado que cada alma es dueña de su destino, para bien o para mal: y los que no se apartaron del bien irán a la vida eterna; los que cometieron el mal, al fuego eterno(Amigos de Dios, 32-33)

 

«Vio Dios todo lo que había hecho, y era muy bueno» (La creación, I)

Si el mundo antes transparentaba a Dios, hoy se ha vuelto, para muchos, opaco. Por qué la fe en la creación es aún decisiva en la era de la ciencia.

La luz de la fe 7 de Agosto de 2017

«Cuando veo los cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas, que Tú pusiste, ¿qué es el hombre, para que de él te acuerdes, y el hijo de Adán, para que te cuides de él?» (Sal 8,4-5). La contemplación del mundo inspira asombro en los hombres de todas las épocas. También hoy, aunque podamos conocer bien las causas físicas de los colores de una puesta de sol, de un eclipse o de la aurora boreal, nos fascina presenciar estos fenómenos. Además, a medida que la ciencia avanza, se hace más patente la complejidad y la inmensidad que nos rodea, tanto por debajo de nuestra escala –desde la vida microscópica hasta las entrañas mismas de la materia– como por encima de ella, en las distancias y magnitudes de las galaxias, que sobrepasan la imaginación de cualquiera.

A medida que la ciencia avanza, se hace más patente la complejidad y la inmensidad que nos rodea, tanto por debajo como por encima de nuestra escala

El estupor también nos puede captar de modo profundo al detenernos a considerar la realidad de nuestro yo: cuando uno se da cuenta de que existe, sin ser capaz de comprender del todo el origen de su vida, y de la conciencia que tiene de sí mismo. ¿De dónde vengo? –Aunque la velocidad con que se vive hoy en muchas partes del planeta lleva a eludir este tipo de preguntas, en realidad no son algo reservado a espíritus particularmente introspectivos: responden a una necesidad de dar con las coordenadas fundamentales, un sentido de la orientación que a veces puede adormecerse, pero que de un modo u otro, tarde o temprano, vuelve a aflorar en la vida de todos.

La búsqueda de un Rostro más allá del universo

La percepción del abismo de la propia conciencia o de la inmensidad del mundo puede limitarse a veces a experimentar un profundo vértigo. Sin embargo, la religiosidad de los hombres ha sondeado en todas las épocas más allá de estos fenómenos; ha buscado, de formas muy variadas, un Rostro que adorar. Por eso, ante el espectáculo de la naturaleza, dice el salmista: «Los cielos pregonan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos» (Sal 19,2); y también, ante el misterio del yo, de la vida: «Te doy gracias porque me has hecho como un prodigio» (Sal 139,14). Durante siglos este paso desde el mundo visible hasta Dios se hacía con gran naturalidad. Pero el creyente se ve hoy a veces ante interrogantes que pueden causarle perplejidad: ¿no es esta búsqueda de un Rostro más allá del universo conocido una proyección del hombre, propia de un estadio superado de la humanidad? Los avances de la ciencia, aun cuando esta no disponga de respuesta para todas las preguntas y problemas, ¿no hacen de la noción de creación una suerte de velo de nuestra ignorancia? ¿No es, por lo demás, una cuestión de tiempo que la ciencia llegue a salir al encuentro de todas esas preguntas?

Sería un error descartar demasiado rápido estas cuestiones como impertinencias, o como síntomas de un escepticismo infundado. Sencillamente, ponen en evidencia cómo «la fe tiene que ser revivida y reencontrada en cada generación»[1]: también en el momento presente, en el que la ciencia y la tecnología han mostrado con creces todo lo que el hombre puede conocer y hacer por sí mismo, hasta el punto de que la idea de un orden anterior a nuestra iniciativa se ha vuelto a veces lejana y difícil de imaginar. Estas cuestiones, pues, requieren una consideración sosegada, que permita afianzar la propia fe, comprendiendo su sentido y su relación con la ciencia y la razón, para poder iluminar también a otros. Naturalmente, en un par de artículos solo es posible trazar algunas vías, sin agotar una cuestión que por sí misma incide en multitud de aspectos de la fe cristiana.

La revelación de la creación

En nuestro recorrido podemos partir sencillamente de la afirmación fundamental de la Biblia sobre el origen de todo lo que existe y, en particular, de cada persona a lo largo de la historia. Se trata de una afirmación muy concreta y fácil de enunciar: somos creación de Dios, fruto de su libertad, de su sabiduría y de su amor. «Todo cuanto quiere el Señor, lo hace en los cielos y en la tierra, en los mares y en los abismos» (Sal 135,6). «¡Qué numerosas son tus obras, Señor! Todas las hiciste con sabiduría. Llena está la tierra de tus criaturas» (Sal 104,24).

El Génesis no ahorra detalles sobre los modos en que el mal y el dolor se abren camino desde muy pronto, y sin embargo afirma repetidamente que el mundo es esencialmente bueno

Sin embargo, a veces las afirmaciones más simples encubren las realidades más complejas. Si en la actualidad la razón humana percibe a veces borrosamente esta visión del mundo, tampoco llegó de un modo sencillo hasta ella. Históricamente, la noción de creación –en el sentido en que la Iglesia la recoge en el Credo– surgió solo en el curso de la revelación al pueblo de Israel. El apoyo de la Palabra divina permitió poner al descubierto los límites de las distintas concepciones míticas sobre los orígenes del cosmos y del hombre, para llegar más allá de las especulaciones de los brillantes filósofos griegos, y reconocer al Dios de Israel como el único Dios, que creó todo de la nada.

Un rasgo distintivo del relato bíblico es, pues, el hecho de que Dios cree sin partir de nada preexistente, con la sola fuerza de su palabra: «Dijo Dios: –haya luz. –Y hubo luz (…). –Hagamos al hombre a nuestra imagen (…) –Y creó Dios al hombre a su imagen» (Gn 1,3.26-27). También es propio de este relato el que en el origen no haya ningún rastro de mal: «Y vio Dios todo lo que había hecho; y he aquí que era muy bueno» (Gn 1,31). El propio Génesis no ahorra detalles sobre los modos en que el mal y el dolor se abren camino desde muy pronto en la historia. Con todo, y en abierto contraste con esta experiencia universal, la Biblia afirma repetidamente que el mundo es esencialmente bueno, que la creación no es una forma degradada de ser, sino un inmenso don de Dios. «El universo no surgió como resultado de una omnipotencia arbitraria, de una demostración de fuerza o de un deseo de autoafirmación. La creación es del orden del amor (…): «Amas a todos los seres y no aborreces nada de lo que hiciste, porque, si algo odiaras, no lo habrías creado» (Sb 11,24). Entonces, cada criatura es objeto de la ternura del Padre, que le da un lugar en el mundo. Hasta la vida efímera del ser más insignificante es objeto de su amor y, en esos pocos segundos de existencia, él lo rodea con su cariño»[2].

 

Nuestros antepasados no tenían microscopio, aceleradores de partículas o revistas especializadas, pero quizá sabían y veían cosas esenciales que nosotros podemos haber perdido de vista por el camino

El inicio del evangelio de San Juan arroja también una luz decisiva sobre este relato. «En el principio existía el Verbo» (Jn 1,1), escribe el cuarto evangelista, retomando las primeras palabras del Génesis (Cfr. Gn 1,1). En el inicio del mundo está el logos de Dios, que hace de él una realidad profundamente racional, radicalmente llena de sentido. «Contigo está la sabiduría, que conoce tus obras, que estaba presente cuando hiciste el universo, y sabe lo que es agradable a tus ojos y conforme con tus mandamientos» (Sb 9,9). A propósito del término griego con que se designa al Verbo de Dios, explicaba Benedicto XVI: «Logossignifica tanto razón como palabra, una razón que es creadora y capaz de comunicarse, pero precisamente como razón. De este modo, san Juan nos ha brindado la palabra conclusiva sobre el concepto bíblico de Dios, la palabra con la que todos los caminos de la fe bíblica, a menudo arduos y tortuosos, alcanzan su meta, encuentran su síntesis. En el principio existía el logos, y el logos es Dios, nos dice el evangelista. El encuentro entre el mensaje bíblico y el pensamiento griego no era una simple casualidad»[3]. Todo diálogo presupone un interlocutor racional, con logos. Así, el diálogo con el mundo que empezaron a entablar los filósofos griegos era posible precisamente porque la realidad creada está transida de racionalidad, de una lógica muy simple y muy compleja a la vez. Este diálogo venía a encontrarse, pues, con la afirmación decidida de que el mundo «no es producto de una necesidad cualquiera, de un destino ciego o del azar»[4], sino de una inteligencia amorosa –un Ser personal– que trasciende el orden mismo del universo, porque lo precede.

 

El núcleo de los relatos de la creación

No es infrecuente que los relatos de la creación en el Génesis se perciban hoy como textos bellos y poéticos, llenos de sabiduría, pero quizá a fin de cuentas poco a la altura de la sofisticación y la seriedad metodológica que entretanto han adquirido la ciencia y la crítica literaria e histórica. Sin embargo, sería un error tratar con desdén a nuestros antepasados porque no tuvieran microscopio, aceleradores de partículas o revistas especializadas: olvidaríamos demasiado fácilmente que quizá sabían y veían cosas esenciales; cosas que nosotros podemos haber perdido de vista por el camino. Para comprender lo que una persona o un texto quieren decirnos es necesario atender a su modo de hablar, sobre todo si es distinto del nuestro. En este sentido, conviene tener en cuenta que, en los relatos de la creación, «la imagen del mundo queda delineada bajo la pluma del autor inspirado con las características de las cosmogonías del tiempo»; y que es en ese cuadro donde Dios inserta la novedad específica de su revelación a Israel y a los hombres de todos los tiempos: «la verdad acerca de la creación de todo por obra del único Dios»[5].

Incluso en medio de la imperfección, del mal, del dolor, el cristiano ve en cada ser un regalo que surge del Amor y que llama al amor: a disfrutar, a respetar, a cuidar, a transmitir

Con todo, se objeta con frecuencia que, si la noción de creación tuvo un papel en el pasado, hoy resulta ingenuo intentar proponerla de nuevo. La física moderna y los hallazgos acerca de la evolución de las especies habrían hecho obsoleta la idea de un creador que interviene para generar y dar forma al mundo: la racionalidad del universo sería, en el mejor de los casos, una propiedad interior a la materia, y hablar de otros agentes supondría desafiar la seriedad del discurso científico. Sin embargo, se hace así fácilmente, sin saberlo, una lectura literalista de la Biblia, que la Biblia misma descarta. Si, por ejemplo, se comparan los dos relatos sobre los orígenes, situados uno detrás de otro en los dos primeros capítulos del Génesis, se observan diferencias muy claras que no es posible atribuir a un descuido redaccional. Los autores sagrados eran conscientes de que no tenían que proporcionar una descripción detallada y literal acerca de cómo se produjo el origen del mundo y del hombre: procuraban expresar, a través del lenguaje y los conceptos de que disponían, algunas verdades fundamentales[6].

Cuando se acierta a comprender el lenguaje peculiar de estos relatos –un lenguaje primitivo, pero lleno de sabiduría y de profundidad–, se puede identificar su verdadero núcleo. Nos hablan de «una intervención personal»[7] que trasciende la realidad del universo: antes del mundo existe la libertad personal y la sabiduría infinita de un Dios creador. A través de un lenguaje simbólico, aparentemente ingenuo, se abre camino una profunda pretensión de verdad, que podríamos resumir así: todo esto lo hizo Dios, porque quiso[8]. La Biblia no pretende pronunciarse sobre los estadios de la evolución del universo y del origen de la vida, sino afirmar la «libertad de la omnipotencia»[9] de Dios, la racionalidad del mundo que crea, y su amor por este mundo. Se despliega así una imagen de la realidad, y de cada uno de los seres que la conforman, como «un don que surge de la mano abierta del Padre de todos»[10]. La realidad, a la luz de la fe en la creación, queda marcada en su entraña misma bajo el signo de la acogida. Incluso en medio de la imperfección, del mal, del dolor, el cristiano ve en cada ser un regalo que surge del Amor y que llama al amor: a disfrutar, a respetar, a cuidar, a transmitir.

Marco Vanzini / Carlos Ayxelá

Foto: Kurt K. Kreger (cc)


[1] J. Ratzinger, Dios y el mundo, Random House Mondadori, Barcelona 2002, 49.

[2] Francisco, Enc. Laudato si’ (24-V-2015), 77.

[3] Benedicto XVI, Discurso en la Universidad de Ratisbona (12-IX-2006).

[4] Catecismo de la Iglesia Católica, 295.

[5] San Juan Pablo II, Audiencia, 29-I-1986.

[6] Junto a esas razones internas a la propia Biblia, el conocimiento sobre la forma correcta de interpretar el texto sagrado también se ha logrado a través del diálogo –no exento de tensiones, pero muy fructífero– entre la teología y la ciencia. En estos largos procesos es frecuente que se den excesos por ambas partes, que se alimentan mutuamente: una lectura fundamentalista de la Biblia, por la que se pretende hacerle decir más de lo que realmente dice, suele desacreditar al texto sagrado, de modo que la ciencia se considera autorizada a decir más de lo que realmente es capaz de decir sobre el origen y sentido de la realidad.

[7] J. Ratzinger, La fiesta de la fe, Desclée, Bilbao 1999, 25.

[8] Esta convicción estaba radicada fuertemente en la fe de Israel, como muestran las palabras de una madre a su hijo, antes del martirio: «Te suplico, hijo, que mires el cielo y la tierra, y viendo todo lo que hay en ellos reconozcas que Dios no los ha hecho de cosas ya existentes, y que lo mismo sucede con el género humano» (2 M 7,28).

[9] R. Guardini, La fine dell’epoca moderna. Il potere, Morcelliana, Brescia 1993, 17.

[10] Francisco, Laudato si’, 76.

 

 

«Soy un cristiano hippy, ¿puedo hablar con usted?»

Un cabrero catalán que encontró 'Camino' en un basurero protagoniza esta rocambolesca historia, recogida en el libro «Compañeros de Camino».

Testimonios 5 de Agosto de 2017

​​

En España existe una asociación llamada “Amigos del Paso de los Pirineos”, que organiza unas caminatas, a mitad entre excursión y peregrinación, sobre las huellas de aquella penosa travesía que san Josemaría emprendió con otras personas a través de la cadena pirenaica, durante la guerra civil española, para pasar de la zona donde la Iglesia era perseguida a un lugar donde pudiese continuar la labor de evangelización que Dios le pedía.

Había encontrado en un basurero un montón de libros que se llevó a su casa. Revisándolos, le llamó la atención uno, que empezó a leer. Se titulaba 'Camino'

Don Javier es sacerdote y vive en Valencia. En 2012 recorrió el Paso de los Pirineos con un grupo de jóvenes, compuesto en su mayor parte por candidatos al seminario, procedentes de Lérida, Tarrasa, Badalona, y Gerona. También había otros estudiantes.

Entre los caminantes se distinguía un hombre más mayor, de unos cuarenta y tantos años, que durante la primera jornada de marcha se presentó al sacerdote con las siguientes palabras:

–Mosén*, yo soy un cristiano hippy. ¿Puedo hablar con usted?

–Claro.

–Quiero contarle mi historia y explicarle por qué estoy aquí.

Me contó que vive en un pueblo abandonado del Pirineo, ocupado por unas pocas familias años atrás. Pocos meses antes, había encontrado en un basurero un montón de libros que se llevó a su casa. Revisándolos, le llamó la atención uno, que empezó a leer. Se titulaba Camino. Tanto le gustó, que decidió releerlo y subrayarlo. Y cambió de vida.

–Busqué información en internet sobre el Opus Dei y Josemaría Escrivá. No todas las páginas hablan bien de ustedes, mosén, pero no se preocupe, que me di cuenta enseguida de lo absurdo de ciertas cosas y solo leí las serias.

Aprendí que había que ir a Misa y empecé a ir todos los domingos a la del pueblo cercano. Después me preparé con un examen de conciencia para hacer la confesión. Luego, leí que convenía dedicar un tiempo a la oración y empecé a hacerlo. También el rosario y la lectura espiritual.

Yo lo escuchaba sorprendido.

¿Admitís en la expedición a un cabrero que vive cerca de aquí? Tenía ilusión de conocer gente de la Obra y curiosidad para ver si había personas que vivían lo que había aprendido en Camino

–Un día, vi en internet que se organizaba la travesía de los Pirineos con motivo del 75 aniversario del Paso. Llamé para ver si podía apuntarme: –¿Admitís en la expedición a un cabrero que vive cerca de aquí? Tenía ilusión de conocer gente de la Obra y curiosidad para ver si había personas que vivían lo que había aprendido en 'Camino'. Me dijeron que no había inconveniente y me apunté (…).

Tiene un rebaño de cabras que saca diariamente a pastar, está casado y con dos hijos. Y quiere hacer apostolado. Su actitud durante los seis días de marcha fue ejemplar».

 

* Tratamiento que se utiliza antepuesto al nombre propio de los sacerdotes, principalmente en las regiones españolas de Cataluña y Aragón.

 

*****

El relato forma parte del libro electrónico «Compañeros de Camino», que puedes descargar gratuitamente en varios formatos. También puedes leer otras Historias de Camino.

 

 

«Pidamos por los artistas de nuestro tiempo»

«Pidamos por los artistas de nuestro tiempo, para que, a través de las obras de su creatividad, nos ayuden a descubrir la belleza de la creación»: así describe la Red Mundial de Oración del Papa la intención para el mes de agosto.

Del Papa 5 de Agosto de 2017

 

«Las artes expresan la belleza de la fe y proclaman el mensaje de la grandeza de la creación de Dios. Por eso, cuando admiramos una obra de arte o una maravilla de la naturaleza descubrimos cómo cada cosa nos habla de Él y de su amor.

Cuando admiramos una obra de arte o una maravilla de la naturaleza descubrimos cómo cada cosa nos habla de Él y de su amor

Pidamos por los artistas de nuestro tiempo, para que, a través de las obras de su creatividad, nos ayuden a descubrir la belleza de la creación».

 

Intenciones mensuales anteriores.

Las intenciones son confiadas mensualmente a la Red Mundial de Oración del Papa con el objetivo de difundir y concienciar sobre la imperiosa necesidad de orar y actuar por ellas.

 

 

¿Qué aportan los manuscritos de Qumrán?

Una de las 50 preguntas frecuentes sobre Jesucristo y la Iglesia, respondidas por un equipo de profesores de Historia y Teología de la Universidad de Navarra.

Preguntas 9 de Mayo de 2016

​​

Libro 50 preguntas sobre Jesucristo y la Iglesia

Gratis en iTunes iBooks - Gratis en Amazon Kindle - Gratis en Google Play Books

Descargar ePub - Descargar Mobi - Descargar PDF

*****

El año 1947 en el Wadi Qumrán, junto al Mar Muerto, aparecieron en diversas cuevas, once en total, unas jarras de barro que contenían un buen número de documentos escritos en hebreo, arameo y griego. Se sabe que fueron escritos entre el s. II a.C. y el año 70 d.C., en que tuvo lugar la destrucción de Jerusalén.

Se han recompuesto unos 800 escritos de entre varios miles de fragmentos, puesto que son muy pocos los documentos que han llegado completos. Hay fragmentos de todos los libros del Antiguo Testamento, excepto de Ester, de muchos libros judíos no canónicos ya conocidos e incluso de otros hasta entonces desconocidos, y han aparecido un buen número de escritos propios del grupo sectario de esenios que se habían retirado al desierto.

Los documentosmás importantes sin duda son los textos de la Biblia. Hasta el descubrimiento de los textos de Qumrán, los manuscritos en hebreo más antiguos que poseíamos eran de los siglos IX-X d.C. por lo que cabía sospechar que en ellos se habrían mutilado, añadido o modificado palabras o frases incómodas de los originales. Con los nuevos descubrimientos se ha comprobado que los textos encontrados coinciden con los medievales, aunque son casi mil años anteriores, y que las pocas variantes que presentan coinciden en gran parte con algunas ya atestiguadas por la versión griega llamada de los Setenta o por el Pentateuco samaritano. Otros muchos documentos han contribuido a demostrar que había un modo de interpretar la Escritura (y las normas legales) diferente al habitual entre saduceos o fariseos.

Entre los textos de Qumrán no hay ningún texto del Nuevo Testamento ni ningún escrito cristiano. En algún momento se ha discutido si algunas palabras escritas en griego sobre dos pequeños fragmentos de papiro encontrados allí pertenecían al Nuevo Testamento, pero no lo parece. Fuera de eso, no había en esas cuevas ningún otro posible documento cristiano.

Tampoco parece que hubiera influencias de los textos judíos que han aparecido allí en el Nuevo Testamento. Hoy los especialistas están de acuerdo en que en el ámbito doctrinal Qumrán no influyó nada en los orígenes del cristianismo, pues el grupo del Mar Muerto era sectario, minoritario y apartado de la sociedad, mientras que Jesús y los primeros cristianos vivieron inmersos en la sociedad judía de su tiempo y dialogaron con ellos. Únicamente los documentos han servido para aclarar algunos términos o expresiones habituales en aquella época y que hoy resultaban difíciles de entender y comprender mejor el ambiente judío tan plural en que nació el cristianismo.

En la primera mitad de los noventa se propalaron dos formidables mitos que hoy están plenamente diluidos. Uno, que los manuscritos contenían doctrinas que contradecían o al judaísmo o al cristianismo y que, en consecuencia, el Gran Rabinato y el Vaticano se habían puesto de acuerdo para impedir su publicación. Ahora están publicados todos los documentos y es evidente que las dificultades de publicación no eran de orden religioso, sino de orden científico. El segundo es de mayor calado, porque se presentó con visos científicos: Una profesora de Sydney, Barbara Thiering y otro de la State University de California, Robert Eisenman, publicaron varios libros en los que comparando los documentos qumránicos con el Nuevo Testamento llegaron a la conclusión de que ambos están escritos en clave, que no dicen lo que dicen, sino que hay que descubrir su significado secreto. Sugieren que el Maestro de Justicia, fundador del grupo de Qumrán, habría sido Juan el Bautista y su oponente Jesús (según B. Thiering), o que el Maestro de Justicia habría sido Santiago y su oponente Pablo. Se basaban en que hay personajes mencionados con términos cuyo significado se nos escapa, tales como Maestro de Justicia, Sacerdote impío, el Mentiroso, el León furioso, los buscadores de interpretaciones fáciles, los hijos de la luz y los hijos de las tinieblas, la casa de la abominación, etc. Actualmente ningún especialista admite tales afirmaciones. Si no conocemos el alcance de esta terminología no es porque contenga doctrinas esotéricas. Es evidente que los contemporáneos de los qumranitas estaban familiarizados con estas expresiones y que los documentos del Mar Muerto, si bien contienen doctrinas y normas diferentes de las mantenidas por el judaísmo oficial, no tienen ninguna clave secreta ni esconden teorías inconfesables.

Bibliografía

Jean Poully, Los manuscritos del mar muerto y la comunidad de Qumrán, Verbo divino, Estella, 1980;

Florentino García Martínez – Julio Trebolle, Los hombres de Qumrán: literatura, estructura social y concepciones religiosas, Trotta, Madrid, 1993;

R. Riesner – H. D. Betz, Jesús, Qumrán y el Vaticano (Herder, Barcelona, 1992)

 

 

 

Tres silencios en medio de tanto ruido

Salgo unas semanas fuera de Madrid, a una zona tranquila de Galicia: no sé cómo estará en tecnologías de la información, y si podré seguir preparando mis colaboraciones. En todo caso, primará la desconexión digital, como se dice ahora, pues buena parte del descanso es gozar de la lectura y de paseos tranquilos que invitan a la reflexión personal y, sobre todo, a escuchar sin prisa a los demás.

08/08/2017 01:00

Salvador Bernal

Me permito, pues, elogiar un tiempo de silencio, lejos de esos ruidos, no necesariamente físicos, tan presentes en las grandes ciudades y en la cultura dominante en esta época. Ciertamente, no todo silencio es motivo de elogio o de gozo personal, comenzando por los posibles silencios de Dios. Parecen propios de la civilización contemporánea. Pero enseguida viene a la mente la incrédula reacción de Voltaire ante el terremoto de Lisboa de 1755. O la más reciente de Hans Jonas, a propósito de la Shoah, en su breve ensayo sobre El concepto de Dios después de Auschwitz. O la de tantos, incapaces de comprender la existencia de una divinidad que autoriza el mal absoluto, o el sufrimiento de los inocentes, especialmente de los niños.

Ese silencio de Dios recorre ya las páginas del Antiguo Testamento, de modo particular en libros sapienciales, como el de Job y tantos salmos... Así, en el 83 (82) 2, como ausencia de esperanza en la dificultad: “¡Dios mío! No estés callado, no guardes silencio, no te quedes quieto”. O en el 109 (108), 1-3, como contraste ante el bullicio de los enemigos: “Dios de mi alabanza, no guardes silencio, que una boca impía, una boca dolosa se ha abierto contra mí; con lengua mentirosa hablan de mí. Me cercan con palabras de odio, me combaten sin razón”.

Por su parte, Yahvé cuenta con la reflexión silenciosa del creyente, que acabará cuajando en palabras de entusiasmo, según expresa el salmista: “reflexionad en vuestros corazones, sobre vuestros lechos, en silencio” (S 4, 5). Hasta que el alma rompe a cantar: “Guardé silencio, callé sin provecho; y se recrudeció mi dolor.  Mi corazón ardía dentro de mí; en mi meditación se encendía el fuego, hasta que desaté mi lengua (39 (38) 3-4).

El Dios todopoderoso exige silencio para que el pueblo de Israel pueda escuchar su voz. En ocasiones, el relato del hagiógrafo alcanza singular belleza, como en aquel pasaje del Libro de la Sabiduría, que se incorporará a la celebración litúrgica de la Navidad: “Cuando un sereno silencio lo envolvía todo y la noche estaba a la mitad de su curso,  tu omnipotente Palabra desde el Cielo, desde los tronos reales, como guerrero implacable, se lanzó sobre aquella tierra desolada, llevando la espada afilada de tu orden terminante” (Sb 18, 14-15).

No faltan ciertamente pasajes de máxima violencia en el Antiguo Testamento. Pero se impone hoy otro silencio desde la fe religiosa: la necesidad de que callen las armas, en época con esa guerra mundial “a trozos”, según la expresión del papa Francisco. No dejan de reflejar hipocresía las reuniones de las grandes potencias para impulsar la paz en las diversas regiones, cuando no mueven un dedo para limitar drásticamente la producción de armamentos, comprados por las partes en conflicto... Sancionan la política nuclear de Irán o Corea del norte, pero comercian con las armas que matan en Sudán, África central, Siria o Iraq.

En fin, a modo de tercer silencio, el corazón humano debería acallar sus resentimientos, origen de tantos conflictos familiares y sociales. Hace meses me referí al libro del cardenal Robert Sarah: el silencio no es simplemente ausencia de ruido, o un vaciamiento como el propuesto por espiritualidades asiáticas. Invita a callar y a controlar las sensaciones o la imaginación, para permitir que Dios se haga presente en el alma e ilumine también las relaciones con los demás. De acuerdo con la doctrina evangélica –acentuada por san Juan- la caridad suma amor a Dios y al prójimo. Lo señaló el papa Francisco de modo claro y exigente en una de sus homilías en santa Marta el pasado febrero: “la destrucción de las familias y de los pueblos comienza a partir de los pequeños celos y envidias, por lo que es necesario detener al inicio los resentimientos que suprimen la hermandad”.

En todo caso, la introspección no llevará a la autosuficiencia ni a la afirmación del yo. Más bien al reconocimiento de limitaciones, a la desconfianza en uno mismo, a la prevención contra tanto prejuicio y estereotipo. Será, en fin, como escribió Delclaux, un silencio creador.

 

 

Manos Unidas reclama el respeto a la identidad de las poblaciones indígenas

Se enfrenta a los proyectos económicos que vulneran sus territorios y el medio ambiente y a la violación de derechos humanos

La ONG Manos Unidas ha reclamado respeto a la identidad de las poblaciones indígenas, así como su derecho a la tierra. Desde su fundación se enfrenta a los proyectos económicos que vulneran el medio ambiente y los derechos humanos.

​ Soledad Suárez, presidenta de Manos Unidas, con un grupo de indígenas Chortí de Chiquimula (Guatemala). Foto: Marta Isabel González.

08/08/2017 01:00

ReligionConfidencial

Este miércoles 9 de agosto se celebra el Día Internacional de las Poblaciones Indígenas, una fecha que para Manos Unidas es “muy importante”, ya que la ONG de Desarrollo de la Iglesia les lleva apoyando desde su fundación a través de proyectos de desarrollo.

Por ejemplo, Manos Unidas lleva casi 60 años apoyando a cientos de miles de personas de hasta 222 etnias de pueblos indígenas, tribales y nativas de todo el mundo con el objetivo de que se respete su identidad y sus derechos.

De hecho, ese trabajo le ha servido a la ONG para recibir de manos del rey Felipe VI el Premio Bartolomé de las Casas. En concreto, el galardón fue para el socio local de Manos Unidas en Colombia, la Fundación Caminos de Identidad (FUCAI).

Manos Unidas recuerda que en todo el mundo hay más de 370 millones de personas indígenas (más del 5%) repartidas por más de 70 países, que hablan más de 5.000 lenguas (el 75% de los idiomas conocidos) y cuya cultura y conocimientos han contribuido de manera “determinante” a la historia de la humanidad.

Pero también, la ONG denuncia que los indígenas se encuentran entre las poblaciones “más desfavorecidas y vulnerables”, ya que constituyen el 15% de los pobres del mundo y representan un tercio de las personas que viven en extrema pobreza en áreas rurales. 

Además, según Manos Unidas, las poblaciones indígenas “sufren rechazo, discriminación, abusos, invisibilización y desplazamientos forzosos” que, en los últimos años se han visto “acentuados por la globalización económica y los efectos del cambio climático”.

La ONG critica que, en muchos casos, “los pueblos indígenas ven su identidad y hasta su propia existencia amenazada”. También denuncia que esta situación la sufren, por extensión, “aquellas personas e instituciones que denuncian su realidad y defienden a los indígenas, hasta el punto de llegar a la persecución y a las agresiones e incluso, a la muerte”.

Para Manos Unidas, los principales desafíos a los que se enfrentan estas poblaciones son: en primer lugar, “los grandes proyectos económicos (agroindustria, recursos energéticos e infraestructuras) que se ejecutan en sus territorios y que suelen tener como resultado la degradación del medio ambiente del cual depende su supervivencia”. Y, en segundo lugar, “la violación de sus derechos humanos, sus territorios y su exclusión de los beneficios económicos”.

La mayor parte de los proyectos que Manos Unidas ha apoyado en relación a las poblaciones indígenas, tienen como objetivo la “protección de sus territorios y el respeto a su derecho a no ser contactados por otras personas”, como en el caso de tribus aisladas de la Amazonía.

La ONG también trabaja por “la salvaguarda de sus recursos naturales, hábitat y medio ambiente; su seguridad y soberanía alimentaria y su derecho a la alimentación, a la salud y a la educación”. Y acompaña a estas poblaciones para que “sean respetados y protegidos sus valores, creencias, tradiciones y modelos de producción sostenibles”.

 

 

 

 

Luz entre penas

A los  que sufren en el mundo

 

Hace frío y es tarde y es otoño,

brota a raudales la melancolía,

mi pecho tiembla, doloroso y solo

¡Ah, soledad del hombre cada  día!

 

 Es la   ráfaga cruel de una  punzada

que se abate  filosa y desde  lejos,

marchita y  atenaza las espaldas,

cavila e  interroga a los espejos.

 

Sólo la noche oscura, casi invierno,

la introspección, la duda, soliloquios,

todo en penumbras , yo otra sombra, apenas…

 

“Pero aún se puede” dice el fuero interno

¿Quién sino Dios incita a este coloquio,

Voz silenciosa, Luz entre las penas?

Irene Mercedes Aguirre, para su libro Paz en el mundo.

 

 

 

Venezuela al borde del abismo

René Mondragón

Última actualización: 02 Agosto 2017

EL IMPERIO CONTRA-ATACA

Las cosas que está haciendo Nicolás Maduro “no tienen agüelita”, como decía la autora de mis días. “¡Ya, ni la burla perdonan!”, aseguraba mi padre santo. El más efebo de los retoños del escribano, después de ver el  reciente reporte de Ricardo Burgos desde Caracas, redujo el suceso atribuido al dictadorzuelo en una mexicanísima expresión de los clásicos: “¡Qué poca madre!”

Algo de eso sabemos y hemos sentido, y se sigue sintiendo en este México lindo y querido (véase al PRI dejando en la soledad a Miguel Ángel Riquelme Solís, con todo y “Constancia de Mayoría”, “por haber ganado” la elección en Coahuila) al dar cuenta de la anulación de la elección a gobernador en aquel estado norteño.

Algo similar a las engañifas de Manuel Bartlett –primero priísta defensor “del triunfo” de Carlos Salinas en 1988, y ahora ardoroso seguidor del mesías tropical de Tabasco) se presenta, cuando Tibisay Lucena Ramírez,  Presidenta del Consejo Nacional Electoral - Presidenta de la Junta Nacional Electoral, declara ante los medios locales e internacionales, que “los venezolanos salieron a votar con tranquilidad”. 

¿La señora esta habrá salido a la calle? ¿Vería las tanquetas de las fuerzas armadas de su país recorriendo las calles y reprimiendo ciudadanos…o no ha visto los noticieros reportando decenas de muertos y varios centenares de heridos en todo el país?

Así es la narrativa de Maduro, igual que en su tiempo lo fue la de Calles, Obregón, López Portillo, López Mateos o Echeverría. Todos ellos “ganaron”, “gracias al gran respaldo popular en las urnas”.

SALIDAS NO SENCILLAS

Este escribano se respalda en una espléndida entrega de David Smilde al New York Times, (https://www.nytimes.com/es/2017/07/26/¿como-evitar-la-guerra-civil-en-venezuela?) cuando reflexiona sobre las condiciones que pueden prevalecer en las distintas coyunturas que ofrecen los escenarios políticos, económicos y sociales del imperio socialista impuesto por Nicolás Maduro y tendiente a perpetuarlo en el poder mediante una nueva Asamblea Constituyente y una radical carta magna para su país.

1. De inicio, hay que recordar que casi ocho millones de venezolanos en un plebiscito autónomo, rechazaron los planes de un Maduro visualizado a perpetuidad. En especial, señala Smilde, el dictador perdió espacios y electores, en distritos predominantemente de trabajadores, en barrios otrora dominados por el chavismo.  Mala cosa para el socialismo bolivariano.

2. ¿Puede abrirse la coyuntura para “Gobernar frente al Poder”? La idea traspasa el mero simbolismo, en especial, si los apoyos internacionales empiezan a no reconocer las acciones de Maduro-Diosdado Cabello, y a evidenciar nuevas simpatías por los opositores  al dictador bananero.

3. Cuando las fuerzas armadas en Venezuela empiezan a hablar de política, de ultimatos a la oposición, la tentación de las armas, para un ejército que es y que sigue siendo pueblo, es elevada. Esto inauguraría una acción tan viable, como orientada hacia una guerra civil de consecuencias, hasta ahora, imprevisibles. Un poco más de cuatro meses de protestas en las calles y más de un centenar de muertos, parecen el caldo de cultivo para ello.

4. Por otro lado, desde la atalaya del escribano, puede apreciarse que, si los Estados Unidos aumentan las sanciones y la presión contra Venezuela,  -entre ello castigar a la industria petrolera- aparecen dos escenarios más: Uno, quien sufrirá más serán los propios venezolanos, pues Maduro tendrá en sus manos el mejor pretexto para aferrarse al poder; y por otro lado, no pareciera que las condiciones económica de aquel país hermano, pudiesen mejorar. La fabricación de “héroes” inmolados por Trump, “beatificarían” a Tareck El Aissami, y éste sería un nuevo “mártir” del chavismo.

¿POR DÓNDE?

La mediación, como señala David Smilde, del Vaticano, de la ONU y la Unión Europea, puede distender los escenarios y facilitar una salida exitosa en el conflicto, aunque evidentemente, será indispensable estructurar una “charola de plata” para propiciar una salida a los chavistas. 

Además, si la comunidad internacional desconoce la triquiñuela de Maduro y la nueva constitución redactada a modo, no habrá validación de financiamientos para Venezuela. Y sin dinero, la caída del chavismo está cantada. Al tiempo, porque Maduro está al borde del abismo.

 

 

Jugar a ser cristiano

 

Dentro de la mixtificación del hombre actual, del joven actual, están las falsas recetas de la felicidad que lo han intoxicado.

Más y más se ve que la juventud de hoy testigo de un cambio del que es protagonista, pero no causa, aparenta una rebeldía mucho más anecdótica que real.

Por poco que se profundice la relación con jóvenes uno se da cuenta enseguida que hay una búsqueda de diálogo, más aún una búsqueda de consejo.

No es función de ellos el mendigarlo, el deber de saber darlo es de los que ya han adquirido el tesoro de la experiencia.

Hay que darlo sin prepotencia.

Los consejos hay que darlos con esa forma suprema del amor que se llama paternidad.
Un cristiano no es, en primer lugar, una persona "piadosa", sino una persona feliz, ya que ha encontrado el sentido de su existencia. Precisamente por esto es capaz de transmitir a los otros el amor a la vida, que es tan contagioso como la angustia.

No se trata, ordinariamente, de una felicidad clamorosa, sino de una tranquila serenidad, fruto de haber asimilado el dolor y los llamados "golpes del destino". Es preciso convencer a los otros —sin ocultar las propias dificultades— que ninguna experiencia de la vida es en vano; Siempre podemos aprender y madurar, también cuando nos desviamos del camino, cuando nos perdemos en el desierto o cuando nos sorprende una tempestad. Gertrud von Le Fort afirma que no sólo el día soleado, sino también la noche oscura tiene sus milagros. "Hay ciertas flores que solo florecen en el desierto; estrellas que solamente se pueden ver al borde del despoblado. Existen algunas experiencias del amor de Dios que sólo se viven cuando nos encontramos en el más completo abandono, casi al borde de la desesperación  

¿Cómo puede comprender y consolar quien no ha sido nunca destrozado por la tristeza? Hay personas que, después de sufrir mucho, se han vuelto comprensivos, cordiales, acogedores y sensibles frente al dolor ajeno. En una palabra, han aprendido a amar. (Jutta Burggraf)

El problema de la juventud moderna no es saber ser tal, lo que importa es que los padres de hoy sepan ser padres para la juventud de hoy; es difícil, pero es necesario y dista mucho de ser imposible.

Cuando la historia de los primeros años de la segunda mitad del siglo pasado merezca escribirse, seguramente figurará entre los fenómenos sociales más destacados la exaltación de la juventud.

El valor más destacado en las encuestas en movimientos juveniles es el de la sinceridad que ha socavado el secular respeto hacía las generaciones adultas al descubrir bruscamente que no siempre el padre tenía razón, y lo que es peor, que el padre nunca tuvo razón.

Me viene a la memoria un hecho de vida, que aún hoy me sigue doliendo o haciéndome cosquillas.

Mi infancia la pasé en gran parte en un pequeño pueblito llamado Cors (Gerona) de una docena de casas allí en la lejana Cataluña.

La abuela, mi padrina, era la dueña de los dos únicos pozos de agua. Un día se enojó con el pueblo y decidió poner una cadena a ambos pozos y dejar todo el pueblo sin agua.

Todavía recuerdo aquella calle estrecha y empinada donde ella se enfrentó con todo el pueblo. Yo estaba al lado de ella y solamente me faltaba un caballo y la armadura para sentirme un cruzado, vaya a saber para qué.

Con el tiempo crecí y descubrí que la abuela no tenía razón.

Este conflicto de generaciones se agrava en la repercusión religiosa, porque el mundo adulto se presenta externamente como la expresión de los mayores valores tradicionales, sin que su real testimonio de vida, responda a esa plenitud de vida cristiana que se manifiesta.

Unos porque no le han dado importancia a los valores religiosos.

Otros porque no han ensamblado lo que viven con lo que dicen creer.

Su preocupación principal es la de que sus hijos hagan unos estudios, una carrera, un oficio que les proporcionará un medio de vida y los valores espirituales pasan a segundo plano, o ni tan siquiera se tienen en cuenta.

Otros porque siguen transmitiendo por inercia lo poco o mucho que recibieron en su formación o experiencia, sin preocuparse de renovarse, de actualizarse en las nuevas formas de vivir el cristianismo y de los problemas nuevos que tendrán que enfrentarse sus hijos.

Y en general porque todas las familias sufren el desbordamiento de la forma de vivir de la actual sociedad con problemas serios, como la desacralización, el aborto, el divorcio, la libertad sexual, la crisis de autoridad, etc  que si bien siempre han existido, no en la dimensión de hoy.

No obstante tendremos que cuestionar a las familias cristianas a ver si después de enseñar los primeros pasos en la fe a sus hijos lo siguen siendo de verdad o solamente son cristianos de nombre.

Son muchas las familias que si, bautizan a sus hijos y nada más.

Los preparan para que hagan la primera comunión, y nada más. 

Y toda la formación se reduce a unos cuantos sentimientos en torno a Dios, a la Virgen y algunas devociones tradicionales que por populares están arraigadas en ellos por costumbre más que por devoción.

Inicialmente ser padre es crear un despertar, pero no debemos olvidar que padre en letras grandes no es el que engendra sino el que educa, el que enseña, el que forma. Y todo porque ama.

 ● Amar también es volverse amable.

● El amor no obra con rudeza, no actúa de modo descortés, no es duro en el trato. Sus modos, sus palabras, sus gestos, son agradables y no ásperos ni rígidos. Detesta hacer sufrir a los demás.

● El amor amable genera vínculos, cultiva lazos, crea nuevas redes de integración, construye una trama social firme.

● El que ama es capaz de decir palabras de aliento, que reconfortan, que fortalecen, que consuelan, que estimulan. (Papa Francisco)

En verdad no hay cosa más contraria a la educación cristiana y a la esencia del cristianismo que estos padres que juegan a ser cristianos.

Pero los padres se olvidan muchas veces que los chicos crecen y tarde o temprano empiezan a darse cuenta de este juego y piensan y terminan razonando.

No hay cosa más anti-educadora, no hay cosa más dañina, que darse cuenta que mis padres aparentaban vivir lo que decían creer.

Decían creer y no vivían lo que decían.

Decían lo que había que hacer y ellos no lo hacían.

Los hijos son nuestros primeros jueces.

No nos quejemos después.

                                                  

                                                         Salvador Casadevall

                                                    salvadorcasadevall@yahoo.com.ar

 

 

MURMURACIÓN, MAL NEGOCIO Y  2

 

Algunos efectos de las murmuraciones, en cualquier tipo de actividad, son las divisiones personales y  la pérdida de esfuerzos por luchas intestinales. Especialmente graves resultan en los terrenos religiosos y políticos, donde los efectos de las murmuraciones pueden adquirir serios daños sociales de enorme amplitud. 

Los jefes no deberían consentir jamás la murmuración, que debería ser castigada severamente y con rapidez. Muchas veces, es suficiente la presencia de un solo hombre o mujer “decente” para cambiar un ambiente bajuno. A la larga, la murmuración es un negocio donde todo son pérdidas.

En el campo del catolicismo la murmuración, los chismes, la maledicencia, la calumnia,… están bien definidas, se las considera siempre de más o menos gravedad, según los casos, pero todo el mundo sabe, o debería saber, a que atenerse. El Catecismo de la Iglesia Católica no deja dudas al respecto, y los confesores no deberían ser transigentes con los aparentes casos leves, que por su continua repetición, abren la puerta a más graves situaciones. Supuesto que se confiesen de esos “casos leves”.

En el terreno de la política, los políticos saben los daños que causan las murmuraciones y calumnias; sin embargo, los utilizan descaradamente como  armas de combate contra los rivales políticos. Aprovechando los medios de comunicación afines se puede incidir en el voto de los ciudadanos y modificar así el rumbo de cualquier política. Se juega en estos casos con la vida y el porvenir de millones de personas. Los políticos carentes de toda moral, los seguidores de la Nueva Era, del Relativismo Moral y de cualquiera de las sociedades secretas o sectas conocidas como perjudiciales no deberían ser votados ¡jamás!. Son como el caballo de Atila, por donde pasan no crece la hierba. No es difícil detectarlos: “Por sus hechos los conoceréis” Un buen político ha sido primero un buen hombre, lo que antes se llamaba un hombre cabal, un hombre en el que se puede confiar. Si lleva estas virtudes a la política será un buen político; si no, se quedará como otros muchos en políticos de rastrojera, cuando no terminan en simples alimañas.

La murmuración es una roña que ensucia y entorpece el engranaje social, resta fuerzas, quita la paz, y hace perder la amistad entre las personas.  Es difícil de eliminar; pero, como a la malas hierbas, podemos reducirla a dimensiones soportables. El sucio ambiente de la murmuración se transforma radicalmente cuando nos acostumbramos a hablar de forma cordial de todo y de todos. Todos tenemos algo bueno.  Si no fuera posible, callémonos, así no tendremos que arrepentirnos.

Hagamos una prueba durante una semana: Empecemos a hablar bien de todos nuestros conocidos,  con naturalidad, sin coba – la falta de sinceridad se nota rápidamente-, sonriamos levemente con agrado, pocas palabras, consideremos como hermanos a los que nos rodean – en realidad lo son-. Hagamos un esfuerzo por comprenderlos y quererlos. Algo así como lo que hacía la hermana Teresa de Calcuta o como lo hacen las madres con sus niños pequeños. ¿ Qué es difícil ? Naturalmente, y mucho más de lo que nos imaginamos. Hablar bien de lo bueno que tengan nuestros amigos es algo que a algunos les  cuesta muchísimo trabajo. Si a ellos los elevamos, parece como si nosotros bajásemos.

Por lo menos, intentémoslo. Sin olvidar que para hacer el bien hay que entrenarse diariamente, no menos que para meter goles.  El principio físico de “Toda acción tiene una reacción igual y contraria” , también se da en las relaciones humanas: Sonría y le sonreirán; ame y le amarán, de y le darán; gruña, y le gruñirán;…En el fondo subyace  un enfermizo amor por nosotros mismos, por elevarnos sobre los demás como sea . Es el “!Yo, Yo y Yo, y nadie más que Yo, y solo Yo” presente desde muestra más tierna edad

Bastaría ser un poco inteligente para comprobar que nos “conviene” cambiar seriamente y de verdad nuestra actitud para con los que nos rodean. Si se nos ocurriese utilizar la “coba”  nos pasaríamos de listos y caeríamos en un repugnante fariseísmo. La única arma válida es la del amor, la que nos recordó Jesús: “Amar al prójimo como a sí mismo” o mejor “ como yo os he amado” Aun no se ha inventado nada mejor. Solución : Jamás hablemos mal de nadie, pues como cuando escupimos al cielo, antes o después la saliva nos caerá en la cara. No hablar mal, no es suficiente. Las personas queremos, necesitamos ser amados, estimados y que alguien hable bien de nosotros y reconozca lo poco o mucho bueno que tenemos. Deseamos ser alguien , no algo.

Reconozcamos con sinceridad lo guapa que está María, lo buen trabajador que es nuestro amigo Juan, lo elegante que va y lo bien que guisa nuestra mujer o madre, lo bien que juega al fútbol nuestro hijo,…  Podríamos asegurar que muy pronto subiremos varios puntos sobre el concepto que tenían de nosotros. Hasta nos mirarán con un poquito más de cariño. Y todo, por un precio bastante módico.

Mérida( España), 2005-11-27> Alejo Fernández Pérez>Alejo1926@gmail.com

 

CATECISMO BREVE DE SAN PIO X

 

El Dogma

PRIMERA LECCIÓN “DIOS La Santísima Trinidad”.

El Papa San Pío X

Rezar: al empezar y terminar la clase, un Padre Nuestro, Ave María, Gloria y Credo.

1) ¿Quién hizo el Cielo, la tierra y todas las cosas? El Cielo, la tierra y todas las cosas, las creó un Señor Todopoderoso que siempre ha existido a quien llamamos Dios.

2) ¿Qué es crear? Crear es sacar algo de la nada.

3) ¿Quién es Dios? Dios es el Señor infinitamente bueno que hizo de la nada todas las cosas y que todo lo ve, todo lo oye, todo lo sabe y premia a los buenos y castiga a los malos.

4) ¿Por qué no podemos ver a Dios? No podemos ver a Dios porque no tiene cuerpo como nosotros, pues es espíritu.

Contenido [mostrar]

 

5) ¿Dónde está Dios? Dios está en todas partes, pero especialmente en el Cielo, en la Sagrada Eucaristía y en el alma de los buenos.

6) ¿Cuántos dioses hay? Hay un solo Dios verdadero.

7) ¿Cuántas Personas hay en Dios? En Dios hay Tras Personas distintas.

8) ¿Cuáles son las Tres personas que hay en Dios? Las Tres Personas que hay en Dios son: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

9) ¿Quién es la Santísima Trinidad? La Santísima Trinidad es Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, Tres Personas distintas y un solo Dios verdadero.

SEGUNDA LECCIÓN “DIOS PADRE: La Creación”.

Rezar: al empezar y terminar la clase, un Padre Nuestro, Ave María, Gloria y Credo.

10) ¿Qué son los ángeles? Los ángeles son unos espíritus puros que no podemos ver porque no tienen cuerpo.

11) ¿Para qué creó Dios a los ángeles? Dios creó a los ángeles para que si eran buenos, fueran felices con El eternamente, pero algunos de ellos no quisieron ser buenos, se rebelaron contra Dios y Él los castigó mandándolos al infierno.

12) ¿Qué es el Infierno? El Infierno es un lugar de tormento eterno (SEPARACIÓN PERMANENTE DE DIOS) donde Dios castiga a los malos.

13) ¿Qué son los demonios? Los demonios son los ángeles malos.

14) ¿En cuántos días creó Dios al mundo? Creó Dios al mundo en 6 días, pero no días terrestres, sino días de la Creación.

15) ¿En qué día creó Dios al hombre y qué dijo al crearlo? El sexto día creó Dios al hombre diciendo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”.

16) ¿Cuántos hombres creó Dios en un principio? En un principio creó Dios a un solo hombre y a una sola mujer.

17) ¿Cómo llamó Dios al primer hombre y a la primera mujer y dónde los puso? Dios llamó al primer hombre Adán y a la primera mujer Eva, y los puso en un jardín preciosísimo al que llamamos Paraíso terrenal.

18) ¿Con qué fin creó Dios a Adán y a Eva? Dios creó a Adán y a Eva con el fin de que fueran eternamente felices con El en el Cielo si lo obedecen, pero ellos lo desobedecieron y entonces Dios los castigó.

19) ¿Cómo castigó Dios a Adán y a Eva? Dios castigó a Adán y a Eva arrojándolos del Paraíso y condenándolos, así como a todos sus descendientes, a los sufrimientos, a las enfermedades, y la muerte.

20) ¿Por qué pudieron Adán y Eva salvarse del Infierno después de su desobediencia? Adán y Eva pudieron salvarse del Infierno, porque la Segunda Persona de la Santísima Trinidad tomó sobre Sí el castigo que merecían por su desobediencia y porque se arrepintieron sinceramente de su pecado.

21) ¿Qué es el pecado original? El pecado original es el que cometieron Adán y Eva y que heredamos todos sus descendientes, menos Nuestro Señor Jesucristo y la Virgen María.

TERCERA LECCIÓN “DIOS HIJO: La Encarnación”

La Encarnación

Rezar: lo mismo que en la lección anterior.

22) Además del cuerpo; qué otra cosa nos dio Dios? Además del cuerpo que tenemos, Dios nos dio, como a Adán y Eva, una alma que no podemos ver, pues es espiritual.

23) ¿Para qué nos dio Dios la vida? Nos dio Dios la vida como a los ángeles, para que fuéramos buenos y llevar después de la muerte nuestras almas al Cielo a ser con El eternamente felices.

24) ¿Por qué no podemos ser buenos solos? No podemos ser buenos solos porque los demonios, envidiosos de la felicidad que podemos alcanzar, procuran que seamos malos para llevar nuestras almas al Infierno.

25) ¿Qué necesitamos para ser buenos? Para ser buenos necesitamos la ayuda de Dios.

26) ¿Qué hizo Dios para ayudarnos a ser buenos y salvarnos? Para ayudarnos a ser buenos y salvarnos, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad se hizo Hombre como nosotros.

27) ¿Cómo se hizo hombre Dios Hijo? Dios Hijo se hizo hombre naciendo de la Virgen María por obra del Espíritu Santo.

28) ¿Cómo se llama la Segunda Persona de la Santísima Trinidad hecha Hombre? La Segunda Persona de la Santísima Trinidad hecha Hombre se llama Jesús, también Cristo y Jesucristo.

29) ¿Quién es la Virgen María? La Virgen María es la Madre de Dios porque Nuestro Señor Jesucristo es Dios y es también Madre nuestra.

CUARTA LECCIÓN “DIOS HIJO: La Redención”.

Rezar: al empezar y terminar la clase, un Padre Nuestro, Ave María, Gloria y Credo.

30) ¿Cuáles son las 3 cosas que hizo Nuestro Señor Jesucristo para salvarnos? Nuestro Señor Jesucristo, para salvarnos, hizo estas 3 cosas: nos LIBRO del castigo que merecen nuestros pecados y nos ENSEÑÓ y AYUDO a ser buenos.

31) ¿Cómo nos LIBRO N. S. Jesucristo del castigo que merecen nuestros pecados? N. S. Jesucristo nos LIBRO del castigo que merecen nuestros pecados, sufriendo ser martirizado y muerto clavado en una Cruz y aplicándonos sus méritos si obedecemos la Ley de Dios y nos arrepentimos de nuestros pecados.

32) ¿Por qué debemos hacer la señal de la Cruz? Debemos hacer la señal de la Cruz porque la Cruz tiene la virtud de defendernos del demonio y en recuerdo de lo que Nuestro Señor Jesucristo sufrió por nosotros.

33) ¿Cuándo debemos hacer la señal de la Cruz? Debemos hacer la señal de la Cruz sobre nuestros cuerpos al levantarnos, al acostarnos, antes de comenzar alguna Buena Obra, o cuando estamos en algún peligro.

34) ¿Cómo nos ENSEÑÓ Nuestro Señor a ser buenos? Nuestro Señor nos ENSEÑÓ a ser buenos con su ejemplo y explicándonos 10 reglas de conducta que se llaman los 10 Mandamiento de la Ley de Dios.

35) ¿Cómo nos AYUDÓ N. S. Jesucristo a ser buenos? Nuestro Señor Jesucristo nos AYUDÓ a ser buenos y santos, dejándonos los SACRAMENTOS y su IGLESIA.

36) ¿Quiénes son los buenos y quiénes los malos? Los buenos son los que obedecen los Mandamientos de Dios y los malos los que no los obedecen.

37) Cuando mueren los buenos ¿a dónde van sus almas? Las almas de los buenos, cuando mueren sus cuerpos, van el Cielo a gozar de Dios para siempre.

38) ¿Dónde van las almas de los malos? Las almas de los malos van al Infierno a padecer para siempre los más atroces suplicios.

39) ¿Qué es el Purgatorio? El purgatorio es un lugar de sufrimiento, a donde después de su muerte van a purificarse las almas de los que no fueron bastante buenos para ir directamente al Cielo.

40) ¿Quién es el Ángel de la Guarda? El Ángel de la Guarda es un Ángel a quien Dios ha encomendado el cuidado de cada uno de nosotros.

 QUINTA LECCIÓN “Dios Espíritu Santo. La Iglesia”

Rezar: lo mismo que en la Lección anterior.

41) ¿Qué es la Iglesia Católica? La Iglesia Católica es la Sociedad asistida por el Espíritu Santo, que fundó nuestro Señor Jesucristo para santificarnos.

42) ¿Cómo nos santifica la Iglesia? La Iglesia nos santifica enseñándonos la Doctrina de Nuestro Señor Jesucristo y dándonos los Sacramentos.

43) ¿Quiénes fueron los Apóstoles de Nuestro Señor? Los Apóstoles de Nuestro Señor fueron 12 de sus discípulos, a quienes dio la autoridad necesaria para Instruir, gobernar y santificar a los fieles.

44) ¿A quién hizo Nuestro Señor Jefe de sus Apóstoles? Nuestro Señor hizo Jefe de sus Apóstoles a su Apóstol Simón, a quien cambió su nombre por el de PEDRO.

45) ¿Para qué cambió Nuestro Señor a su Apóstol Simón, su nombre por el de Pedro? Nuestro Señor cambió su nombre a su apóstol Simón por el de Pedro, que quiere decir piedra, para que su mismo nombre significara que sobre él, como sobre una piedra, edificaba su Iglesia.

46) ¿Por qué creemos que la Iglesia Católica es la verdadera Iglesia de Cristo? Creemos que la Católica es la verdadera Iglesia de Cristo, porque S. S. el Papa es el Sucesor legítimo del Apóstol San Pedro y es UNA, SANTA, CATÓLICA y APOSTÓLICA, como debe ser la Iglesia de Cristo.

47) ¿Qué hizo Nuestro Señor Jesucristo al tercer día después de su muerte? Nuestro Señor Jesucristo, al tercer día después de su muerte, resucitó como resucitarán nuestros cuerpos al fin del mundo.

48) ¿Qué sucederá al fin del mundo? Al fin del mundo, vendrá Nuestro Señor a juzgarnos para llevar los cuerpos de los buenos, con sus almas, al Cielo y mandará a los malos al Infierno diciéndoles: Apartaos de Mí, malditos, id al fuego eterno.

Procuren los Catequistas:

Además de comulgar cada 8 días a lo menos, e instruirse en Religión,

– Conocer bien a sus niños, si alguno falta al estudio, traten de saber la causa. Si ven los niños este interés serán más puntuales.

– Atraer a los niños al Catecismo por medio de la dulzura, de la persuasión y de amenidad en las enseñanzas más bien que por premios y regalos.

– Y preparar bien sus Lecciones repasándolas varias veces antes de dar su clase y amenizarlas contando a los niños narraciones como las que llevan los Folletos E.V.C. 182 y 183.

SEXTA LECCIÓN “LA MORAL.”

Rezar: al empezar y terminar la clase, un Padre Nuestro, Ave María, Gloria y decir los Mandamientos.

Los Mandamientos de Dios

49) Además de que N. S. Jesucristo haya muerto por nosotros ¿qué es necesario para salvarnos? Además de que N. S. Jesucristo haya muerto en la Cruz por nosotros, son necesarias 3 cosas para salvarnos: creer lo que El enseñó, que está compendiado en el Credo, obedecer sus Mandamientos y – recibir sus Sacramentos.

50) ¿Qué son los Mandamientos? Los Mandamientos de Dios son diez reglas de conducta que N. S. Jesucristo nos explicó para enseñarnos a ser buenos.

51) ¿Cuáles son los Mandamientos de la Ley de Dios? Los Mandamientos de la ley de Dios son los siguientes:

1º Amarás a Dios sobre todas las cosas.

2º No jurarás el Nombre de Dios en vano.

3º Santificarás las fiestas.

4º Honrarás a tu padre y a tu madre.

5º No matarás.

6º No fornicarás.

7º No hurtarás.

8º No levantarás falso testimonio ni mentirás.

9º No desearás la mujer de tu prójimo.

10º No codiciarás las cosas ajenas.

52) ¿Qué es el pecado? Se llama pecado a una desobediencia voluntaria a algún Mandamiento de Dios, o de la Iglesia.

SÉPTIMA LECCIÓN “Explicación de los 10 mandamientos”.

Rezar: al empezar y terminar la clase, un Padre Nuestro, Ave María, Gloria y decir los Mandamientos.

53) ¿Cuál es el 1er. Mandamiento y a qué nos obliga? El 1er. Mandamiento “Amarás a Dios sobre todas las cosas” nos manda: INSTRUIRNOS EN RELIGIÓN, rezar con devoción nuestras oraciones, confesarnos, comulgar y prescindir de cualquiera cosa que pueda ofender a Dios.

54) ¿Cuál es el 2º Mandamiento y qué nos ordena? El 2º Mandamiento “No jurarás el Nombre de Dios en vano” nos ordena: no poner a Dios por testigo – de que se dice la verdad o – de que se cumplirá una promesa.

55) ¿A qué otra cosa nos obliga el 2º Mandamiento? El 2º Mandamiento nos obliga a hablar siempre con respeto de Dios, de la Virgen, de los Santos, de los Sacerdotes y – cumplir nuestras promesas.

56) ¿ Cuál es el 3er. Mandamiento y qué nos ordena? El 3er. Mandamiento “Santificarás las fiestas” nos manda: asistir a Misa entera los domingos y fiestas, hacer en ellos Buenas Obras y no emplearnos en trabajos corporales.

OCTAVA LECCIÓN “Explicación de los 10 mandamientos”.

Rezar: lo mismo que en la Séptima Lección.

57) ¿Cuál es el 4º Mandamiento y a qué nos obliga? El 4º Mandamiento “Honrarás a tu padre y a tu madre” nos manda: amar, respetar y obedecer a nuestros padres y superiores.

58) Además de nuestros padres ¿quiénes son los superiores? Además de nuestros padres los superiores son los maridos, los maestros, los amos y patrones, las autoridades civiles y sobre todo los Sacerdotes.

59) ¿Qué conducta debemos observar respecto de los defectos y virtudes de nuestros superiores? Debemos estimar las virtudes de nuestros superiores y disimular sus defectos.

60) Además de los deberes de los inferiores ¿qué otros regula el 4º Mandamiento? Además de los deberes de los inferiores con los superiores, el 4º Mandamiento regula también los de los superiores con los inferiores.

61) ¿Qué deberes tienen los padres con Los padres tienen el deber de sus hijos? amar a sus hijos, mantenerlos, vigilarlos, corregirlos y DARLES BUEN EJEMPLO.

62) ¿Cuál es el 5º Mandamiento y qué nos prohíbe? El 5º Mandamiento “No matarás” nos prohíbe hacer mal a nadie en su alma ni injustificadamente en su cuerpo.

63) ¿Qué otras cosas prohíbe el 5º Mandamiento? El 5º Mandamiento prohíbe también la ira, el odio, la gula, la embriaguez; inducir al prójimo a pecar y no perdonar las ofensas.

NOVENA LECCIÓN “Explicación de los 10 Mandamientos “

Rezar: lo mismo que en la Séptima Lección.

64) ¿Cuál es el 6º Mandamiento y qué prohíbe? El 6º Mandamiento “No fornicarás” prohíbe hacer, decir, desear o pensar algo contra la castidad.

65) ¿Qué es la castidad? La castidad es la virtud que nos aparta de los placeres deshonestos, tanto de PENSAMIENTO, como de PALABRA y de OBRA.

66) ¿De qué manera se peca de pensamiento contra el 6º Mandamiento? Se peca contra el 6º Mandamiento por pensamiento pensando o deseando hacer cosas vergonzosas.

67) ¿De qué manera se peca de palabra contra el 6º Mandamiento? Se peca de palabra contra el 6º Mandamiento complaciéndose en oír o diciendo picardías, cuentos o canciones inmorales, sea de viva voz, por radio, televisión o cine.

68) ¿De qué manera se peca de obra contra el 6º Mandamiento? Se peca de obra contra el 6º Mandamiento haciendo amistad con personas deshonestas, acariciando personas que no son de la familia, peor aún, besándolas, viendo desnudeces, películas y leyendo libros y revistas deshonestas.

69) ¿Cuál es el 7º Mandamiento y qué nos manda? El 7º Mandamiento “No hurtarás” nos manda no robar, pues hurtar quiere decir robar; pero además de esto nos ordena no perjudicar a nadie en las cosas de su propiedad y restituir lo robado.

70) ¿Cuál es el 8º Mandamiento y qué nos prohíbe? El 8ºMandamiento “No levantarás falso testimonio ni mentirás” nos prohíbe decir mentiras y hablar mal del prójimo sin necesidad.

71) ¿Cuál es el 9º Mandamiento y cuál es su principal prohibición? El º Mandamiento es “No desearás la mujer de tu prójimo” y prohíbe especialmente EL DIVORCIO.

72) ¿Cuál es el 10º Mandamiento, qué nos prohíbe y qué nos ordena? El 10º Mandamiento “No codiciarás las cosas ajenas” nos prohíbe desear desordenadamente los bienes ajenos y nos ordena conformarnos con los que tenemos.

DÉCIMA LECCIÓN “Los mandamientos de la Iglesia.”

Rezar: lo mismo que en la Séptima lección.

73) Además de los Mandamientos de Dios ¿qué otros debemos obedecer? Además de los Mandamientos de Dios, el cristiano debe obedecer los Mandamientos de la Iglesia.

74) ¿Cuántos y cuáles son los Mandamientos de la Iglesia? Los Mandamientos de la Iglesia son 5 a saber:

1º Asistir a Misa los domingos y fiestas.

2º Confesar a lo menos una vez al año, por la Cuaresma, y cuando hubiere peligro de muerte.

3º Comulgar por Pascua Florida.

4º Ayunar y no comer carne cuando lo manda la Iglesia.

5º Proveer a las necesidades de la Iglesia y de los Sacerdotes.

75) ¿Con qué frecuencia se debe confesar y comulgar? Los cristianos que cuidan debidamente de la salvación de su alma, comulgan diariamente y se confiesan cada 8 días y siempre que algún pecado turba la paz de su conciencia.

76) ¿Qué días se debe ayunar y no comer carne? Debemos ayunar y no comer carne dos días del año: el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo; y no comer carne los viernes de Cuaresma.

77) ¿Desde qué edad obliga el ayuno y la abstinencia de carnes? Obliga la abstinencia de carnes desde los 7 años y el ayuno desde los 21 años cumplidos.

Son 7 los Sacramentos, porque nuestra alma, como nuestro cuerpo tiene 7 necesidades.

En efecto, nuestro cuerpo necesita: nacer, crecer, alimentarse, medicinas en caso de enfermedad, la vida de familia, autoridades que la gobiernen y auxilios especiales en caso de muerte.

Y nuestra alma:

1- Por el Bautismo nace a la Vida sobrenatural.

2- la Confirmación la fortalece en ella.

3- La Sagrada Eucaristía la alimenta.

4- La Confesión la sana en caso de enfermedad.

5- El Matrimonio la santifica en la familia.

6- El Sacramento del Orden le proporciona el gobierno espiritual que le es necesario.

7- La Extrema unción le procura los auxilios espirituales que necesita en caso de muerte.

Los católicos que no saben estimar el Sacramento del Orden, nunca podrán darse cuenta de la excelencia infinita de nuestra Santa Religión.

Los fieles que no reciben frecuentemente los Sacramentos de la Confesión y la Sagrada Eucaristía, están desperdiciando lo mejor de su Religión, la mejor de Cielos y tierra.

UNDÉCIMA LECCIÓN “LA SANTIFICACIÓN”

Los Sacramentos I

Rezar: al empezar la clase el “Yo pecador…” al terminarla el “Acto de contrición”.

78) ¿Qué es la Gracia? La Gracia es el Don divino que nos santifica.

79) ¿Qué son los Sacramentos? Los Sacramentos son 7 Auxilios Sagrados que Nuestro Señor Jesucristo nos dejó para darnos la Gracia y santificarnos.

80) ¿Cuáles son los 7 Sacramentos? Los 7 Sacramentos son los siguientes:

1º El Bautismo.

2º La Confirmación.

3º La Confesión o Penitencia.

4º La Comunión o Eucaristía.

5º La Extremaunción.

6º El Orden Sacerdotal.

7º El Matrimonio.

El bautismo

81) ¿Qué es el Bautismo? El Bautismo es el Sacramento que nos borra el pecado original y cualquiera otro que tengamos, nos da la Gracia, nos hace Hijos de Dios, Cristianos y Miembros de la Santa Iglesia.

82) ¿Cómo se administra el Bautismo? Se administra el Bautismo derramando agua sobre la cabeza del bautizado, al mismo tiempo que se le dice: “Ya te bautizo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

83) ¿Quién debe bautizar? Debe bautizar el Sacerdote, pero en caso de necesidad, cualquiera otra persona.

84) ¿Por qué debe bautizarse a los niños lo más pronto posible? Los niños deben ser bautizados lo más pronto posible, porque si mueren sin estar bautizados, no pueden entrar al Cielo.

DUODÉCIMA LECCIÓN “Los Sacramentos II “

Rezar: al empezar la clase el “Yo pecador…” al terminarla el “Acto de contrición”.

85) ¿Qué es la Confirmación? La Confirmación es el Sacramento en que recibimos la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, Dios Espíritu Santo.

86) ¿Qué nos hace la Confirmación? La Confirmación aumenta en nosotros la Gracia del Bautismo, y nos vuelve valientes Y verdaderos cristianos y nos hace soldados de Cristo.

87) ¿Qué es la Unción de los Enfermos?.” Extremaunción” es el Sacramento que se da a los enfermos que están en peligro de muerte, para aumentarles la Gracia, se les borren los rastros del pecado y los conforte y ayude a bien morir.

88) ¿Qué es el Sacramento del Orden? El Sacramento del Orden es el que hace a quienes lo reciben, Sacerdotes, Obispos, verdaderos Ministros de Dios.

89) ¿Qué poderes da el Sacramento del Orden? El Sacramento del Orden da a quien lo recibe el poder de celebrar la Misa, perdonarnos los pecados y de darnos la Comunión y demás Sacramentos.

90) ¿Qué es el Sacramento del Matrimonio? El Sacramento del Matrimonio es el que reciben las personas que se casan.

91) ¿Qué auxilio proporciona el Sacramento del Matrimonio a los que se casan? El Sacramento del Matrimonio une indisolublemente a las personas que lo reciben, aumenta en ellas la Gracia santificante y las ayuda a amarse santamente, a educar a sus hijos y a DARLES BUEN EJEMPLO.

Que Nuestro Señor Jesucristo, que nos Invita a recibirlo en la Sagrada Eucaristía diciéndonos: Yo soy el Pan vivo que he descendido del Cielo. Quien comiere de este Pan vivirá eternamente conceda a quien aproveche este Folleto para acercar a los niños a Quien dijo: Dejar que los niños se acerquen a MI el mayor de todos los bienes que podemos alcanzar sobre la tierra . LA GRACIA DE LA COMUNION DIARIA.

La confesión

DÉCIMA TERCERA LECCIÓN “La Confesión”

Rezar: al empezar la clase el “Yo pecador…” al terminar el “Acto de contrición”.

92) ¿Qué es la Confesión? La Confesión es el Sacramento que Nuestro Señor Jesucristo nos dejó para perdonarnos nuestros pecados, devolvernos la Gracia y volver nos a su amistad.

93) ¿Qué cosa es confesarse? Confesarse es decir al Sacerdote nuestros pecados, arrepintiéndonos de ellos, para que nos lo perdone y quede limpia nuestra alma.

94) ¿Por qué pueden perdonarnos los pecados los Sacerdotes? Los Sacerdotes pueden perdonarnos los pecados, porque Nuestro Señor Jesucristo les dio el poder necesario para ello.

95) ¿Qué se necesita para que se nos perdonen los pecados en la Confesión? Para que se nos perdonen los pecados en la Confesión,, es necesario hacer bien nuestras confesiones.

96) ¿Qué debemos hacer para confesarnos bien? Para confesarnos bien necesitamos pedir a Dios su ayuda y hacer estas 5 cosas:

1º Pensar con cuidado en los pecados que hemos hecho.

2º Arrepentirnos de ellos porque ofenden a Nuestro Señor Jesucristo, que es tan bueno con nosotros y que nos ha amado tanto.

3º Hacernos el propósito de no volverlos a cometer.

4º Decirlos al Sacerdote.

5º Cumplir la Penitencia que él nos imponga.

97) ¿Qué es la Penitencia Sacramental? la Penitencia Sacramental son oraciones u obras buenas que el Sacerdote nos manda hacer para desagraviar a Dios después de haber confesado nuestros pecados.

98) ¿Cuáles son las más importantes de las 5 cosas que debemos hacer para confesarnos bien? De todas las 5 cosas que tenemos que hacer para confesarnos bien, las más importantes son el arrepentimiento de los pecados.

DÉCIMA CUARTA LECCIÓN “Manera de confesarse”

Rezar: lo mismo que en la Lección anterior.

99) ¿Qué oración rezamos antes de confesarnos? Antes de confesarnos rezamos el “Yo Pecador”.

100) ¿Qué decimos al sacerdote antes de decirle nuestros pecados? Antes de decir nuestros pecados debemos decirle al Sacerdote cuánto tiempo ha pasado desde nuestra última confesión y si cumplimos la penitencia que nos impuso y en seguida le decimos pronto y bien nuestros pecados.

101) ¿Qué hacemos después de haber confesado nuestros pecados? Después de haber confesado nuestros pecados escucharnos los consejos que nos da el confesor para seguirlos y qué penitencia nos impone para cumplirla.

102) ¿Qué oración rezamos al terminar la confesión? Al terminar la Confesión, rezamos el Acto de Contrición en el mismo confesionario.

103) ¿Qué es lo que no debemos olvidar después de habernos confesado? Después de habernos confesado no debemos olvidar dar a Nuestro Señor las gracias por habernos perdonado nuestros pecados y debemos rezar la penitencia que nos imponga el confesor.

DÉCIMA QUINTA LECCIÓN “La Sagrada Comunión”

La Sagrada Comunión

Rezar: al empezar la clase, la oración para antes de la Comunión, Al terminarla, la oración para después de la Comunión.

104) ¿Qué es la Comunión? La Comunión es el Sacramento en que recibimos a Nuestro Señor oculto bajo las apariencias de Pan.

105) ¿Qué es comulgar? Comulgar es recibir en la boca y en el corazón, la Hostia Consagrada o Sagrada Eucaristía.

106) ¿Qué es la Eucaristía? La Eucaristía es una ruedita blanca en la que está oculto, pero vivo, Nuestro Señor Jesucristo.

107) ¿Cómo está Nuestro Señor en la Eucaristía? Nuestro Señor Jesucristo está en la Eucaristía, en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, tal como está en el Cielo.

108) ¿Por qué creemos que N. S. Jesucristo está en la Eucaristía? Creemos que Nuestro Señor Jesucristo está realmente presente en la Sagrada Eucaristía, porque EL ASÍ LO DIJO.

109) ¿Para qué nos dejó N. S. Jesucristo la Eucaristía? N. S. Jesucristo nos dejó la Eucaristía, para aumentarnos la Gracia, ayudarnos a evitar el pecado y hacernos Santos.

110) ¿Qué debemos hacer para ser buenos? Si verdaderamente queremos ser buenos, debemos comulgar diariamente y bien.

111) ¿Cuándo dio N. S. Jesucristo a sus Apóstoles por primera vez la Comunión? Nuestro Señor Jesucristo dio la Comunión a sus Apóstoles por primera vez la víspera de su Pasión y muerte, en la Ultima Cena que celebró con ellos.

112) ¿,Cómo cambió N. S. Jesucristo el pan en su Cuerpo? Nuestro Señor Jesucristo después de haber cenado, tomó el Pan en sus santas y venerables manos, lo bendijo y lo cambió en su Cuerpo diciendo simplemente: ESTO ES MI CUERPO pues como Nuestro Señor es Dios, todo lo puede.

113) ¿Cómo cambió N. S. Jesucristo el vino en su Sangre? Nuestro Señor Jesucristo cambió el vino en su Sangre diciendo ESTO ES MI SANGRE

Comunión Espiritual: Jesús mío, yo creo porque Tú lo dijiste, que estás en la Sagrada Eucaristía y ardientemente deseo recibirte para que me hagas bueno, para que me hagas santo; pero ya que no puedo recibirte sacramentalmente ahora, ven espiritualmente a mi alma y yo te prometo instruirme en mi Religión y comulgar con frecuencia.

DÉCIMA SEXTA LECCIÓN “La Sagrada Comunión II”

Rezar: al empezar la clase, la oración para antes de la Comunión. Al terminarla, la oración para después de la Comunión.

114) ¿Cómo dio Nuestro Señor Jesucristo a sus Apóstoles el poder de cambiar el pan y el vino en su Cuerpo y Sangre? Nuestro Señor Jesucristo dio a sus Apóstoles el poder de cambiar el pan y el vino en su Cuerpo y en su Sangre diciéndoles: HACED ESTO EN MEMORIA MIA.

115) ¿Cómo tienen los Sacerdotes el poder de cambiar el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de N. S. Jesucristo? Los Sacerdotes tienen el poder de cambiar el pan y – el vino en el cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo porque lo han heredado de los Apóstoles, de quienes son los únicos Sucesores legítimos.

116) ¿Cuándo y cómo cambian los Sacerdotes el pan y el vino en el Cuerpo y la, Sangre de Nuestro Señor Jesucristo? Los Sacerdotes cambian el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de N. S. Jesucristo en la Misa, a la hora de la consagración, tomando el pan y el vino en sus manos y diciendo como N. S. Jesucristo: ESTO ES MI CUERPO. ESTO ES MI SANGRE

117) ¿Qué hay sobre el Altar antes de la Consagración? Antes de la Consagración de la Misa, hay sobre el Altar sólo pan y vino.

118) ¿Qué hay sobre el Altar después de la Consagración? Después de la Consagración, está Nuestro Señor Jesucristo mismo oculto bajo la forma de pan y vino.

119) ¿Qué parte de N. S. Jesucristo está en una fracción de la Sagrada Forma? N. S. Jesucristo está todo entero lo mismo en tina Hostia que en dos o más, o en una parte de ella; y está también todo entero en todo el vino o en una simple gotita de él.

120) ¿Qué es mejor, comulgar con el Pan o con el Vino? Lo mismo es comulgar con la Sagrada Hostia que con una parte, o con la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, o con las dos juntas.

Cuando el Sacerdote, llevando en las manos el sagrado Copón, se vuelve a los fieles, levanta en alto la Forma Consagrada para Invitarlos a acercarse a comulgar diciéndoles:

“Señor, yo no soy digno de que vuestra divina Majestad entre en mi pobre morada, más decid una palabra y mi alma será sana”.

El tañido de la campana que escuchamos entonces, es la voz de Nuestro Señor Jesucristo que nos llama a recibirlo.

DÉCIMA SÉPTIMA LECCIÓN “Manera de comulgar bien”

Rezar: lo mismo que en la lección Décima Sexta.

121) ¿Qué tan grande falta es comulgar en pecado grave? Comulgar en pecado grave es un crimen horrible; es un sacrilegio.

122) ¿Qué debemos hacer para comulgar bien? Para comulgar bien debemos prepararnos para recibir a N. S. Jesucristo y darle gracias después de haberlo recibido.

123) ¿Qué debemos preparar antes de comulgar? Antes de comulgar debemos preparar con cuidado nuestra alma, nuestro cuerpo, y nuestro corazón para recibir en ellos al Rey de Reyes, al Señor de los Señores, al Rey de Cielos y tierra.

124) ¿Cómo preparamos nuestra alma para comulgar?, Para comulgar preparamos nuestra alma limpiándola de toda mancha de pecado con una confesión bien hecha.

125) ¿Cómo preparamos nuestro cuerpo para comulgar? Preparamos nuestro cuerpo para comulgar no tomando alimento sólido, ni bebidas alcohólicas, desde 1 hora antes de recibir la Comunión y llevando limpia la cara, las manos y el vestido tanto cuanto podamos, y este último, además, honesto.

126) ¿Cómo preparamos nuestro corazón para comulgar? Preparamos nuestro corazón pensando, antes de comulgar, en que el Rey del Cielo y de la tierra viene a un pobre pecador, manchado por sus muchos pecados; arrepintiéndonos de ellos y rezando las oraciones para antes de la Comunión.

127) ¿Qué debemos hacer después de comulgar? Después de comulgar debemos -ADORAR a N. S. Jesucristo, -DARLE GRACIAS por haber venido a nosotros y por todos sus beneficios, -PEDIRLE que nos haga buenos y todo lo que necesitarnos y -PROMETERLE instruirnos en Religión y comulgar con frecuencia para ser buenos.

128) ¿Qué conviene rezar para terminar la Acción de Gracias después de comulgar? Para terminar la Acción de Gracias después de comulgar, conviene rezar algunas oraciones a la Virgen Santísima y a los Santos de nuestra devoción.

129) ¿Cuánto tiempo debemos dedicar a dar malas a Nuestro Señor después de la Comunión? Después de la Comunión conviene que empleemos no menos de 15 minutos en nuestra Acción de Gracias.

130) ¿Cómo se nos faculta confesarnos y comulgar bien? Se nos facilita confesarnos y comulgar bien rezando las oraciones para antes y después de la Confesión y Comunión.

DÉCIMA OCTAVA LECCIÓN “La Santa Misa”

La Santa Misa

Rezar: lo mismo que en la lección Décima Sexta.

131) ¿Cuál es el culto perfecto de adoración? El culto perfecto de adoración es el Sacrificio.

132) ¿Cuál es el máximo Sacrificio que haya sido ofrecido a Dios? El máximo Sacrificio que haya sido ofrecido a Dios es el de Nuestro Señor muerto en la Cruz en el Calvario.

133) ¿Cuándo ofreció su Sacrificio N. S. Jesucristo al Eterno Padre? Nuestro Señor Jesucristo ofreció su Sacrificio al Eterno Padre la víspera de su Pasión, en la Ultima Cena que celebró con sus Apóstoles.

 

134) ¿Cómo ofreció N. S. Jesucristo su Sacrificio al Eterno Padre? Nuestro Señor ofreció su sacrificio al Eterno Padre:

– ofreciéndole pan y vino;

– cambiándolos en su Cuerpo y su Sangre;

– dándolos a comer a sus Apóstoles.

135) ¿Cómo hizo N. S. Jesucristo Sacerdotes a sus Apóstoles? N. S. Jesucristo hizo Sacerdotes a sus Apóstoles dándoles el poder de ofrecer a Dios su Sacrificio y ordenándoles’: Haced esto el memoria mía.

136) ¿Qué es la Misa? La Misa es la renovación de la Ultima Cena y el mismo Sacrificio del Calvario.

137) ¿Cómo perpetúan los Sacerdotes el Sacrificio de N. S. Jesucristo? Los sacerdotes perpetúan el Sacrificio de N.. S. Jesucristo:

– Ofreciendo como Nuestro Señor Jesucristo al Eterno Padre el pan y el vino.

– Cambiándolos en su Cuerpo y en su Sangre.

– Dándolos a comer a los fieles en la Santa Misa.

138) ¿Por qué únicamente los Sacerdotes Católicos pueden celebrar la Santa Misa? Unicamente los Sacerdotes Católicos pueden celebrar la Santa Misa porque sólo ellos son los sucesores legítimos de los Apóstoles y sólo ellos heredan as! el poder necesario para celebrarla.

139) ¿Cuáles son los 4 fines de la Misa? Los 4 fines de la Misa son: adorar a Dios, darle gracias, pedirle perdón por nuestros pecados y Pedirle beneficios.

140) Además de a N. S. Jesucristo ¿qué otra cosa debemos ofrecer en la Misa al Eterno Padre? Además de a Nuestro Señor Jesucristo, debemos en el Ofertorio de la Misa ofrecernos con El al Eterno Padre y nuestra vida, trabajos, penas y nuestra muerte, en satisfacción de nuestros pecados.

DÉCIMA NONA LECCIÓN “LA ORACIÓN”

La oración de la noche

Rezar: al empezar la clase, la Oración para pedir la Comunión diaria.

Al terminar, la Comunión Espiritual.

141) Después de los Sacramentos Y de la Santa Misa, ¿qué es lo que más nos une a Dios? Después de los Sacramentos y de la Santa Misa lo que más nos une a Dios es la Oración.

142) ¿Qué es la Oración? Orar es hablar reverentemente con la boca o con el pensamiento, con Dios, con la Virgen o los Santos, para alabarlos, darles gracias y pedirles beneficios.

143) ¿Cuál es la más excelente de las Oraciones? La oración más excelente es el Padre Nuestro, pues fue compuesta por Nuestro Señor Jesucristo mismo.

144) Después del Padre Nuestra ¿Cuál es la Oración que conviene recemos con más frecuencia? Después del Padre Nuestro la Oración que conviene recemos con más frecuencia es el Ave María, pues con ella alabamos a la gran Madre de Dios.

145) ¿Qué otras oraciones son especialmente de recomendarse? Las mejores oraciones que podemos hacer son: el Santo Rosario, el Acto de Contrición y la Comunión Espiritual.

ORACIONES QUE DEBE SABER UN CRISTIANO.

AL TIEMPO DE PERSIGNARSE.

Por la señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos líbranos Señor Dios Nuestro En el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

EL PADRE NUESTRO.

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal.

EL AVE MARIA.

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres; y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

EL GLORIA.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, es ahora y siempre y por todos los siglos de los siglos. Amén.

EL CREDO.

Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo su único Hijo, Señor nuestro. Que fue concebido por obra del Espíritu Santo: nació de Santa María Virgen; Padeció bajo el poder de Poncio Pilatos; fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos. Subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso. Desde ahí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo. La Santa Iglesia Católica: la comunión de los Santos. El perdón de los pecados.- La resurrección de la carne y La vida perdurable. Amén.

LA SALVE.

Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia, vida dulzura Y esperanza nuestra. ¡Dios te salve! A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora y abogada nuestra, vuelve a nosotros, esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre, ¡oh clemente! ¡oh piadosa ¡oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Al levantarse.

Dios mío, te doy gracias porque me concedes un día más de vida. No permitas que en él caiga en pecado. Que todos mis pensamientos, mis palabras y obras de este día, sean por amor tuyo.

REZAR: El Padre Nuestro, el Ave María y el Gloria.

Al acostarse:

REZAR: el Padre Nuestro, el Ave María, el Gloria y el Acto de Contrición.

Para antes de comer:

Bendice oh Dios mío, el alimento que de tu mano paternal vamos a recibir, por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Para después de comer:

Gracias a Dios que nos ha dado de comer sin merecerlo. Tu Divina Providencia nos asista en todo momento. Para que nunca nos falte casa, vestido y sustento.

ORACIONES PARA LA CONFESION

Para antes del examen.

Jesús mío, quiero hacer una buena Confesión, ayúdame a hacerla. Ayúdame a recordar los pecados que he hecho (desde mi última confesión) ayúdame a dolerme con todo mi corazón de ellos, y a decirlos bien al Padre. Virgen Santísima, Madre mía, Santo Ángel de mi guarda y todos los Santos del Cielo, rueguen por mí para que haga yo una buena Confesión.

Para pedir el dolor de los pecados.

Dame, buen Jesús, verdadero dolor de todos estos pecados y de los que no me acuerdo; Virgen María, Madre de Dios y Madre mía y todos los Ángeles del Cielo, rueguen por mí para que de veras me duela de mis pecados.

Para ofrecer a Dios el dolor de los pecados.

Dios mío, siento mucho haber pecado contra Ti porque Tú eres tan bueno y porque me amas tanto y con tu divina ayuda te prometo procurar nunca más ofenderte.

Para antes de confesarse.

EL YO PECADOR .

Yo confieso ante Dios Todopoderoso y ante vosotros, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa, Por eso ruego a santa María siempre Virgen, a los Ángeles, a los santos, y a vosotros hermanos, que intercedáis por mí ante Dios, nuestro Señor.

Al final de la Confesión.

EL ACTO DE CONTRICION:

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador Padre y Redentor mío, por ser Tú quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido; propongo firmemente enmendarme, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta; te ofrezco mi vida, obras y trabajos en satisfacción de mis pecados; confío en tu bondad y misericordia infinitas que me perdonarás y me darás Gracia para enmendarme y perseverar en tu santo servicio hasta el fin de mi vida. Amén.

Para dar gracias después de la Confesión.

Te doy gracias, Jesús mío, con todo mi corazón, por haberme perdonado mis pecados; te prometo con tu ayuda no volverlos a cometer; ayúdame a corregirme especialmente de los pecados que más hago, como (desobedecer, decir mentiras, etc.).

Oración para pedir la gracia de la Comunión diaria.

¡Qué dulce seria para mi, Señor, ser del número de aquellos dichosos cristianos a quienes un verdadero amor hacia Ti y un sincero deseo de verse libres de sus debilidades y defectos y de emplear toda su vida en tu santo servicio, los lleva todos los días a tu Sagrada Mesa!

Yo sé bien, Señor, que no soy, digno de ello, pero también sé que Tú, en tu infinita misericordia, no instituiste la Sagrada Eucaristía solamente como un premio a los buenos, sino también como un auxilio a los picadores arrepentidos. Es bajo este último concepto como me atrevo a acercarme a tu Sagrada Mesa, en la que espero encontrar el auxilio necesario para ser bueno y conservarme santo, para lo que te pido me concedas el mayor de todos los bienes que podemos alcanzar sobre la tierra . La gracia de la COMUNIÓN DIARIA.

ORACIONES PARA LA COMUNION.

ANTES DE LA COMUNION

Dios mío, ayúdame a hacer una buena comunión; María, Madre mía, Santo Ángel de mi Guarda, preparen mi corazón para recibir a Dios.

Yo CREO firmemente, Jesús mío, porque Tú lo has dicho, que estás realmente presente en la Hostia Consagrada y que, al comulgar, voy a recibir tu Cuerpo, tu Sangre. tu Alma y tu Divinidad.

¡Cómo es posible, Señor, que Tú, el Rey de los cielos y, tierra, quieras venir a esta POBRE CRIATURA, más despreciable aún por haber pecado!

Pero yo ME ARREPIENTO, Jesús mío, de todo corazón de mis pecados, porque te han ofendido a tí, que eres tan bueno y digno de ser amado; y propongo firmemente con tu divina ayuda, no volverlos a cometer y amarte cada día más y recibirte cada vez con más devoción y más frecuentemente; pues sé bien, Dios mío, que sólo en la Comunión encontraré la ayuda que necesito para ser bueno y para aumentar en santidad como Tú lo quieres.

Ahora, Jesús mío ven a mi corazón que ardientemente DESEA recibirte, unirse íntimamente contigo y ya nunca más separarse de ti.

A LA HORA DE LA COMUNION.

Al abrir el Sacerdote el Sagrario REZAR: el “Yo pecador”:

Al levantar el Sacerdote la Forma. Señor mío y Dios mío.

Señor, yo no soy, digno de que vengas a mi, pero Una sola palabra tuya bastará para salvar mi alma.

(sí hay tiempo para ello, se repite la oración antes de la Comunión).

En el momento de comulgar.

El Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo guarde mi alma para la Vida Eterna.

Acabando de comulgar.

(Profundo acto de adoración en el que desde lo íntimo del corazón se adora a Dios).

DESPUÉS DE LA COMUNION.

Yo te ADORO, Señor mío Jesucristo, presente en mi corazón y en mi alma; en este momento soy como una custodia viviente tuya y así quiero conservarme siempre.

Te AMO sobre todas las cosas; si algún día he de ofenderte y apartarme de Ti, prefiero que en este minino momento me mandes la muerte.

Te doy GRACIAS con todo mi corazón porque se hayas dignado venir hoy a mí sin que yo lo merezca.

Sé que Tú has venido a mi corazón para darme fuerzas para no caer en pecado, para ser humo, para volverme Santo si yo así lo quiero; si lo quiero, Señor, si lo quiero; hazme bueno, hazme santo; y como para ello necesito comulgar frecuentemente y bien, te PIDO, Señor, que me des hambre de este pan, que yo te PROMETO recibir frecuentemente y cada día con más devoción.

¡Oh Jesús, Pastor eterno de las almas! Dígnate mirar con ojos de misericordia a esta porción de tu grey amada. Señor, gemimos en la orfandad. ¡Danos vocaciones! ¡Danos Sacerdotes Santos! Te lo pedimos por la Inmaculada Virgen María de Guadalupe tu dulce y santa Madre. ¡Oh Jesús! ¡Danos sacerdotes según tu corazón!

Si desea una copia PDF del Catecismo, haga clic en la imagen “Print/PDF”

 

 

La instrumentalización de la religión

Las palabras de la Comunidad Ahmadía del Islam sobre la instrumentalización de la religión son esclarecedoras y las iniciativas de diálogo con los cristianos que ha implantado en Al-Azhar son un paso muy positivo. Pero de los que velan por conservar el mensaje del islam, se espera algo más. Igual que encuentran ejemplos en la Carta de Yatrib para apoyar este diálogo interreligioso, esperamos que encuentren en las fuentes de la fe islámica y en su trayectoria histórica la demostración de que el islam es contrario a la violencia y de que a los que la practican no se les puede considerar musulmanes. 

Aunque solo se trate de la valoración de un sabio, es lo que muchos estamos esperando escuchar de una vez por todas bien sea en los labios Al-Tayyeb o de otro imán, jeque, muftí o mullah del mundo sunita o chiita sin que se contradigan entre ellos.

JD Mez Madrid

 

 

Antídotos  para la soledad

No pueden calmar el dolor que deja el cónyuge que ya no está ni suplantar la compañía de los hijos que con sus ajetreos del día a día muchas veces no se ocupan de sus progenitores todo lo que sería deseable y justo, pero lo cierto es que quienes desarrollan una labor de voluntariado con personas mayores juegan un papel clave para mitigar la soledad de muchos ancianos en una sociedad en la que estos tienen cada vez un mayor peso estadístico. 

Por eso es necesario articular más programas que favorezcan el acercamiento intergeneracional y fomentar este tipo de voluntariado pero, sobre todo, es imprescindible que miremos un poco más a los mayores que tenemos al lado y nos preguntemos qué precisan, en qué podemos echarles una mano. En muchas ocasiones bastará con un rato de charla o un simple paseo que les dará la certeza de que no están solos.

Domingo Martínez Madrid

 

 

En la Mezquita Catedral de Córdoba 

Es sabido que los norteamericanos son muy sensibles a cualquier ataque a la libertad en general, y más aún a la libertad religiosa. Pero puede sorprender que un diario del prestigio de Wall Street Journal (WSJ), especializado además en información económica, haya prestado atención a un hecho local como es el intento de ciertos partidos políticos españoles de apropiarse de la Mezquita-Catedral de Córdoba.

Lo que considera la columnista de este periódico es que más allá del conflicto particular, está el derecho de los católicos a la libertad religiosa. En efecto, ¿cómo se puede decir que en un país hay libertad religiosa si las autoridades niegan a una confesión el derecho a la propiedad?

Muchas veces la excusa para apropiarse de los templos es regular su uso. Pero entonces la pregunta se traslada a otro punto: ¿cómo pueden pretender los poderes públicos arrogarse el derecho a regular el uso de los templos, o a decirles a las confesiones religiosas cuándo pueden usar sus templos? ¿Quién ha puesto al Estado como árbitro entre las confesiones religiosas? Aún más, ¿quién garantiza que el Estado, si triunfara la pretensión de ciertos políticos de apropiarse de los templos, actuaría con neutralidad?

Lo que hace el artículo de WSJ es poner el dedo en la llaga de un problema que azota nuestra sociedad, y es la facilidad con que el Estado pretende decirle a los ciudadanos, lo que deben hacer o creer. En este caso, a decirle a una confesión religiosa qué bienes puede poseer y cuáles no.

Xus D Madrid

 

 

VIAJES TURISMO Y MIS EXPERIENCIAS

 

CAMINO DE VENECIA

(I)

              Ya en carretera voy apreciando esta rica y siempre verde campiña ya descrita por mí en otros relatos anteriores y la que hoy observo cubierta principalmente de grandes plantaciones de maíz, el que sobresale de todas las demás, si bien abundan igualmente las de girasol, alfalfa, remolacha y otras que no distingo o se calificar.- En otras parcelas menores y donde ya ha sido recogido el cereal, observo grandes rollos de paja empacada, nueva modalidad que sustituye las anteriores "pacas" de este residuo de vegetal seco, el que principalmente se guarda para en invierno alimentar al ganado.- Resulta todo ello hermoso puesto que se aprovecha todo, todo es cultivado e igualmente es abundante el arbolado y entre ellos el frutal en diferentes variedades..."no se ve un palmo de terreno estéril", todo está surcado por ríos, canales mayores y menores e incluso acequias.

                                      Son las 16,50 h. cuando cruzamos el río "Po", gran río cuyo caudal me sorprende por su abundancia pese a que estamos en verano y ello explica ampliamente el verdor antes observado en la campiña, puesto que este río cuenta 675 km. de largo y principalmente riega la amplia campiña de la Lombardía y antes de ésta a gran parte del Piamonte y me sorprende el gran caudal que lleva, puesto que ya hemos dejado atrás a Ferrara y es cerca de esta ciudad donde observo este río, por tanto muy cerca ya de su desembocadura en el Mar Adriático.

                                      Y por fin llegamos a "los embarcaderos que dan acceso a Venecia"; hemos recorrido 302 km. según me dice el chófer que es quien me informa del "kilometraje"; son las 18,30 h. "un poco pasadas" y reitero que estamos no en Venecia si no cercanos a ella, puesto que más cercana a nosotros se encuentra la ciudad de Mestre, que en realidad es "la antesala de la ciudad de los canales".- Aquí y seguidamente embarcamos en "un autobús acuático" dejando en el nuestro todo el equipaje; el citado vehículo acuático ha sido alquilado exclusivamente para nosotros y rápidamente nos lleva a Venecia, pero inexplicablemente para mí (puesto que es mucho más bonito el recorrido) no enfila por el "Gran Canal" y por contra lo hace bordeando el puerto comercial y tomando por el denominado "Canale della Giudecca", el que si bien es mucho más amplio y nos permite acceder a mayor velocidad, pero nos priva de admirar el encanto del "Gran Canal" y las  hermosísimas edificaciones de sus márgenes, así como el más famoso de los puentes de Venecia (Rialto) todo lo cual es "la salsa" de esta original ciudad edificada sobre el agua de una laguna adyacente al mar , con este absurdo proceder se nos va a privar cuatro veces de esta bella vista o encantador paseo en barco a través de tan famosa aguas y he dicho cuatro veces, por cuanto hoy y mañana efectuaremos el viaje de ida y vuelta y a diferentes horas, con lo que ello representa de luz y color en este famoso recorrido; absurdo e imperdonable "lo que hacen con nosotros que se supone venimos de turismo y no a apagar ningún fuego".- Así llegamos al Canal de San Marcos y atracamos en los muelles de la "Riva degli Schiavoni".

                                      Nos "desembarcan" y bajamos a tierra frente a la fachada del "Hotel Gabrielli", lugar en que se encuentra la base de estas grandes barcazas de servicios regulares o discrecionales y desde aquí vamos andando un buen trecho hasta "donde van todos los turistas que vienen a Venecia", o sea a la Plaza de San Marcos y frente a la Catedral o el Campanile y donde se nos concede una hora "libre" para que paseemos y veamos lo que nos agrade de este famosísimo entorno monumental; después nos reuniremos bajo "la Torre del Reloj  cuya campana golpean cada hora los dos moros con sus enormes martillos"... e iremos a cenar.- Hace mucho calor aquí en Venecia y pese a que estamos muy cercanos al mar, lo que en vez de refrescarnos nos produce un efecto de agobiante y húmedo bochorno, todo lo cual acentúa el cansancio que ya traemos encima y debido al ajetreo de todo el día.

                                      Como es la tercera vez que tanto mi esposa como yo hemos estado aquí y además hay una multitud de turistas "que lo llenan todo"... nos separamos del grupo y buscamos un lugar donde "evacuar aguas" y descansar un poco puesto que mi esposa en particular dice estar ya "reventada".- Lo primero lo dejamos por imposible, puesto que dos "servicios públicos" que hay señalizados cerca de este lugar, se encuentran inexplicablemente cerrados, intentándolo en un pequeño bar donde hemos consumido unos refrescos y donde nos dicen (señalándonos un pequeño letrero en italiano) "que no hay servicio de W.C."... y lo segundo lo logramos tras deambular un buen rato, en unos bancos que hay cercanos a los jardines de la "Biblioteca Nacionale Marciana", en cuyo lugar incluso hay una fuente de agua potable y donde nos resignamos a esperar la hora de volver a la cercana plaza.

                                      Llegada la hora de reagruparnos volvemos a la plaza y marchamos hacia un cercano restaurante (cuyo nombre ni merece ser recordado) donde "nos darán la cena" y en el que nos colocan casi como "sardinas en lata" a pesar de la calor que impera en este pequeño establecimiento y lo que hace la estancia mucho más incómoda.- Aquí comemos rápido y muy mal "saliendo a escape de esta casa de comidas, que me parece apropiada para la caza y captura de turistas despistados, ya que incluso en el precio de la cerveza y vino tomados..."nos han clavado en la factura".

                                      Cuando salimos son las 21,30 h. y que es la hora fijada para el consabido "paseo en góndola", al que se han inscrito una quincena de los componentes del grupo, los que acompañados por nuestra guía se marchan de inmediato hacia el lugar de embarque, dejándonos al resto "campar por nuestros respetos".- De inmediato me dirijo a donde se con seguridad que vamos a estar muy a gusto, ya que pensamos disfrutar plenamente de..."esta única hora de paz y sosiego" que de verdad vamos a disfrutar en este viaje y digo vamos por cuanto me acompaña mi esposa la que también está ya harta de este (muchas veces absurdo) "ir y venir turístico". (Continua en el II)

Año 1994

Publicado el 03-08-2017

Antonio García Fuentes

Escritor