Las Noticias de hoy 30 Enero 2017

 

                             Ideas  Claras

DE INTERES PARA HOY    lunes, 30 de enero de 2017      

Indice:

Newsletter Diario

“Las Bienaventuranzas: camino hacia el Reino de Dios”, el Papa en el Ángelus

Los niños de Roma con el Papa por la paz 

Papa: fidelidad y abandono en la Vida Consagrada

DESPRENDIMIENTO Y VIDA CRISTIANA: Francisco Fernández-Carvajal

“No pongas el corazón en nada caduco”: San Josemaria

 Mons. Fernando Ocáriz nombra al Consejo general del Opus Dei

«Jóvenes, familia y pobreza son los retos de los cristianos de hoy»

 La dignidad de la familia

Los fundamentos de la familia a la luz de Cristo: Juan Pablo II

Matrimonio: La armonía de las diferencias: Remedios Falaguera 

Proteger al amor matrimonial: : Jutta Burggraf

BURRITO… DE BELÉN: Eliseo León Pretell

El cuerpo humano es un instrumento maravilloso para la expresión del alma: Plinio Corrêa de Oliveira

 OPOSICIONES ¿PARA QUÉ?: Alejo Fernández Pérez

DIVORCIOS ¿AUMENTAN?: Ing. José Joaquín Camacho

 LOS RADICALES EN EL CUBILETE: René Mondragón

Buenos días,: Guy CREQUIE

Sobre el respeto a  la vida   naciente en Estados Unidos: Josefa  Romo

 El poderío de grupos fanáticos: Lluis Esquena Romaguera

 La paz es un don: Pedro J. Piqueras Ibáñez

 Pensamientos y reflexiones 141: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

Con el mayor afecto. Félix Fernández

 

 

Newsletter Diario

 

“Las Bienaventuranzas: camino hacia el Reino de Dios”, el Papa en el Ángelus

Ángelus del último domingo de enero de 2017. - ANSA

29/01/2017 12:09

SHARE:

 

“El pobre de espíritu es aquel que ha asumido los sentimientos y las actitudes de los pobres que en su condición no se rebelan, sino saben ser humildes, dóciles, disponibles a la gracia de Dios”, lo dijo el Papa Francisco a los fieles y peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro para rezar la oración mariana del Ángelus del último domingo de enero, IV Domingo del Tiempo Ordinario y Jornada Mundial de oración por la paz en Tierra Santa.

En sus palabras antes de la oración dominical, el Santo Padre reflexionó sobre el llamado “Sermón de la montaña” que la liturgia toma del Evangelio de San Mateo. Este gran discurso, señaló el Pontífice, “es la magna charta del Nuevo Testamento. Donde Jesús manifiesta la voluntad de Dios de llevar a los hombres a la felicidad”.

Justamente, precisó el Obispo de Roma, la predicación de Jesús sigue un camino particular, “comienza con el término ‘bienaventurados’, es decir, felices; y prosigue con la indicación de la condición para alcanzar esta felicidad; y concluye haciendo una promesa”. El motivo de la bienaventuranza, es decir, de la felicidad, subrayó el Papa Francisco, no está en la condición pedida, sino en la sucesiva promesa, de recibirlo con fe como don de Dios. “No es un mecanismo automático, sino un camino de vida de seguimiento del Señor – precisó el Papa – por la cual, la realidad de dificultad y de aflicción es vista en una perspectiva nueva y experimentada según la conversión que se actúa”. En este sentido para ser bienaventurado, se necesita ante todo convertirse, para así estar en grado de apreciar y vivir los dones de Dios.

Meditando sobre primera bienaventuranza: «Felices los pobres de espíritu, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos», el Santo Padre señaló que, “el pobre de espíritu es aquel que ha asumido los sentimientos y las actitudes de los pobres que en su condición no se rebelan, sino saben ser humildes, dóciles, disponibles a la gracia de Dios”. En este sentido, la felicidad de los pobres de espíritu tiene una doble dimensión: una en relación a los bienes y otra en relación a Dios. “El pobre de espíritu – dijo el Pontífice – es el cristiano que no confía en sí mismo, en sus riquezas materiales, no se obstina en sus propias opiniones, sino escucha con respeto y sigue con gusto las decisiones de los demás”.

Texto y audio completo de las palabras del Papa Francisco en el Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

La liturgia de este domingo nos hace meditar sobre las Bienaventuranzas (Cfr. Mt 5,1-12a), que abren el gran discurso llamado el “de la montaña”, la “magna charta” del Nuevo Testamento. Jesús manifiesta la voluntad de Dios de llevar a los hombres a la felicidad. Este mensaje estaba ya presente en la predicación de los profetas: Dios está cerca de los pobres y de los oprimidos y los libera de cuantos los maltratan. Pero en esta predicación, Jesús sigue un camino particular: comienza con el término “bienaventurados”, es decir, felices; prosigue con la indicación de la condición para ser ello; y concluye haciendo una promesa. El motivo de la bienaventuranza, es decir, de la felicidad, no está en la condición pedida – «pobres de espíritu», «afligidos», «los que tienen hambre y sed de justicia», «perseguidos»… – sino en la sucesiva promesa, de recibirlo con fe como don de Dios. Se parte de la condición de dificultad para abrirse al don de Dios y acceder al mundo nuevo, el «reino» anunciado por Jesús. No es un mecanismo automático, sino un camino de vida de seguimiento del Señor, por la cual la realidad de dificultad y de aflicción es vista en una perspectiva nueva y experimentada según la conversión que se actúa. No se es bienaventurado si no se ha convertido, en grado de apreciar y vivir los dones de Dios.

Me detengo en la primera bienaventuranza: «Felices los pobres de espíritu, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos» (v. 4). El pobre de espíritu es aquel que ha asumido los sentimientos y las actitudes de los pobres que en su condición no se rebelan, sino saben ser humildes, dóciles, disponibles a la gracia de Dios. La felicidad de los pobres – de los pobres de espíritu – tiene una doble dimensión: en relación a los bienes y en relación a Dios. En relación a los bienes, a los bienes materiales, esta pobreza de espíritu es sobriedad: no necesariamente renuncia, sino capacidad de gustar lo esencial, de compartir; capacidad de renovar cada día la maravilla por la bondad de las cosas, sin opacarse en el consumo voraz. Más tengo, más quiero; más tengo, más quiero: este es el consumo voraz. Y esto mata el alma. Y el hombre o la mujer que hacen esto, que tienen esta actitud “más tengo, más quiero”, no son felices y no llegaran a la felicidad. En relación a Dios es alabanza y reconocimiento que el mundo es bendición y que en su origen está el amor creador del Padre. Pero es también apertura a Él, docilidad a su señoría: ¡Él es el Señor, es Él el grande, yo no soy grande porque tengo muchas cosas! Es Él el que ha querido el mundo para todos los hombres y lo ha querido para que los hombres sean felices.

El pobre de espíritu es el cristiano que no confía en sí mismo, en sus riquezas materiales, no se obstina en sus propias opiniones, sino escucha con respeto y sigue con gusto las decisiones de los demás. ¡Si en nuestras comunidades existieran más pobres de espíritu, existirían menos divisiones, contrastes y polémicas! La humildad, como la caridad, es una virtud esencial para la convivencia en las comunidades cristianas. Los pobres, en este sentido evangélico, se presentan como aquellos que tienen despierta la meta del Reino de los cielos, haciendo entrever que éste es anticipado en germen en la comunidad fraterna, que prefiere el compartir al poseer. Esto quisiera subrayarlo: preferir el compartir al poseer. Siempre tener el corazón y las manos así, no así. Cuando el corazón es así, es un corazón cerrado: que ni siquiera sabe cómo amar. Cuando el corazón es así, va por el camino del amor.

La Virgen María, modelo y primicia de los pobres de espíritu porque totalmente dócil a la voluntad del Señor, nos ayude a abandonarnos a Dios, rico en misericordia, para que nos colme de sus dones, especialmente de la abundancia de su perdón.

 

 

 

Los niños de Roma con el Papa por la paz 

La cita mariana dominical del Papa culminó con un mensaje de paz abrazando a los chicos del mundo - ANSA

29/01/2017 12:02

SHARE:

La cita mariana dominical del Papa culminó con un mensaje de paz abrazando a los chicos del mundo

Renovándose, también en 2017, la tradicional peregrinación de la Caravana de la Paz, los chicos y chicas de la Diócesis del Papa llegaron a la Plaza de San Pedro, acompañados por sus padres y educadores. Y una vez más, una niña y un niño se asomaron al lado del Papa Francisco, a la ventana del estudio privado pontificio para proclamar su mensaje.

Después de la oración a la Madre de Dios, el Papa Francisco recordó la 64 Jornada mundial de los enfermos de lepra, con un llamamiento a atender a los que padecen esta enfermedad y a luchar contra la discriminación.

El Obispo de Roma reiteró su cercanía, una vez más, a las poblaciones de Italia central -  que siguen sufriendo las consecuencias del terremoto y del mal tiempo - y pidió que reciban el apoyo de las instituciones y la solidaridad de todos.

«Queridos hermanos y hermanas

Se celebra hoy la Jornada mundial de los enfermos de lepra. Esta enfermedad, aunque en disminución, es aún una de las más temidas  y afecta a los más pobres y marginados. Es importante luchar contra esta enfermedad, pero también contra las discriminaciones que genera. Aliento a cuantos están comprometidos en socorrer y en la reinserción social de las personas afectadas por la lepra, por las cuales aseguramos nuestra oración.

Quisiera renovar también mi cercanía a las poblaciones de Italia central que siguen sufriendo las consecuencias del terremoto y de las difíciles condiciones atmosféricas. Que no falte a estos nuestros hermanos y hermanas el apoyo de las instituciones y de la solidaridad de todos.

Me dirijo ahora a ustedes, chicos y chicas de la Acción Católica, de las parroquias y de las escuelas católicas de Roma.

También este año, acompañados por el Cardenal Vicario, han venido para culminar la Caravana de la Paz, cuyo lema es Rodeados de Paz. Gracias por vuestra presencia y por vuestro generoso empeño en construir una sociedad de paz.

Escuchemos el mensaje que leerán vuestros amigos, aquí a mi lado…»

Luego, como símbolo de paz, se soltaron y dejaron volar numerosos globos de colores

 

 

Papa: fidelidad y abandono en la Vida Consagrada

Aliento del Papa Francisco ante dificultades en la Vida Consagrada: testimoniar a Cristo, irradiar su alegría, evangelizar sociedad, cultura y juventud - REUTERS

28/01/2017 12:23

SHARE:

Centralidad y testimonio de Cristo, irradiar su esperanza y alegría y dejarse evangelizar, para evangelizar a la sociedad, a la cultura, a la juventud

 Con su cordial bienvenida a los participantes en la plenaria de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, el Papa Francisco expresó su aprecio por el trabajo que realizan al servicio de la vida consagrada en la Iglesia y destacó la importancia del tema – fidelidad y abandono -  que eligieron para reflexionar sobre las dificultades del momento presente:

«El tema que han elegido es importante. Podemos decir que, en este momento, la fidelidad es puesta a prueba; lo demuestran las estadísticas que han examinado. Estamos ante una ‘hemorragia’ que debilita la vida consagrada y la vida de la misma Iglesia. El abandono en la vida consagrada nos preocupa. Es verdad, que algunos dejan por un acto de coherencia, porque reconocen, después de un discernimiento serio, que nunca tuvieron la vocación; pero, otros con el pasar del tiempo faltan a la fidelidad, muchas veces sólo pocos años después de la profesión perpetua ¿Qué ha sucedido?».

Son «numerosos los «factores que condicionan la fidelidad -  en éste que es un cambio de época y no sólo una época de cambio, en el que resulta difícil asumir compromisos serios y definitivos» señaló  el Santo Padre, reflexionando, en particular, sobre tres de ellos: el contexto social y cultural, el mundo juvenil y las situaciones de contra-testimonio en la vida consagrada.

Empezando por el primer factor, «que no ayuda a mantener la fidelidad», es decir, el de la actualidad social y cultural, el Obispo de Roma señaló que impulsa lo provisorio, que puede conducir al vivir a la carta y a ser esclavos de las modas, alimentando el consumismo, que olvida la belleza de la vida sencilla y austera, y que provoca un gran vacío existencial, con un fuerte relativismo, con valores ajenos al Evangelio:

«Vivimos en una sociedad donde las reglas económicas sustituyen las reglas morales, dictan leyes e imponen sus propios sistemas de referencia en detrimento de los valores de la vida; una sociedad donde la dictadura del dinero y del provecho propugna una visión de la existencia que descarta al que no rinde. En esta situación, está claro que uno debe dejarse evangelizar antes, para luego comprometerse en la evangelización».

En el segundo punto dedicado al mundo juvenil, recordando que no faltan jóvenes generosos, solidarios y comprometidos en ámbito religioso y social, el Papa se refirió asimismo a los desafíos que afronta la juventud y alentó a contagiar la alegría del Evangelio:

«Hay jóvenes maravillosos y no son pocos. Pero, también entre los jóvenes hay muchas víctimas de la lógica de la mundanidad, que se puede sintetizar así: búsqueda de éxito a cualquier precio, del dinero fácil y del placer fácil. Esta lógica seduce también a muchos jóvenes. Nuestro compromiso no puede ser otro que el de estar a su lado, para contagiarlos con la alegría del Evangelio y de la pertenencia a Cristo. Hay que evangelizar esa cultura si queremos que los jóvenes no sucumban».

En el tercer factor, «que proviene del interior de la vida consagrada, donde al lado de tanta santidad no faltan situaciones de contra-testimonio», el Santo Padre reiteró la centralidad de Jesús, en la misión profética de los consagrados:

«Si la vida consagrada quiere mantener su misión profética y su fascinación y  seguir siendo escuela de fidelidad para los cercanos y los lejanos (cfr Ef 2,17) debe mantener el frescor y la novedad de la centralidad de Jesús, la atractiva de la espiritualidad y la fuerza de la misión, mostrar la belleza del seguimiento de Cristo e irradiar esperanza y alegría».

En su denso discurso, el Papa puso de relieve asimismo la importancia de la vida fraterna en la comunidad, alimentada en la oración, la Palabra, los Sacramentos de la Eucaristía y la Reconciliación. Sin olvidar, la cercanía a los pobres y la misión en las periferias existenciales, contemplando siempre al Señor y caminando según el Evangelio y alentando la preparación de acompañadores cualificados en la vida consagrada y el discernimiento.

 

 

DESPRENDIMIENTO Y VIDA CRISTIANA

— La presencia de Jesús en nuestra vida puede significar, alguna vez, perder algo temporal. Jesús vale más.

— Todas las cosas deben ser medios que nos acerquen a Cristo.

— Desprendimiento. Algunos detalles.

I. Nos dice San Marcos en el Evangelio de la Misa1 que llegó Jesús a la región de los gerasenos, una tierra de gentiles, al otro lado del lago de Genesaret. Allí, nada más dejar la barca, le salió al encuentro un endemoniado que, postrado ante Él, gritaba: ¿Qué tienes que ver conmigo, Jesús, hijo de Dios Altísimo? Te pido por Dios que no me atormentes. Porque Jesús le estaba diciendo: Espíritu inmundo, sal de este hombre. Jesús le preguntó por su nombre, y él respondió: Me llamo Legión, porque somos muchos. Y le rogaba con insistencia que no los expulsara de aquella región. Cerca del lugar donde ellos se encontraban pacía una gran piara de cerdos.

La aparición del Mesías lleva consigo la derrota del reino de Satanás, que por eso muestra su resistencia de modo tan acentuado en numerosos pasajes del Evangelio. Como en los demás milagros, cuando Jesús expulsa a los demonios pone de relieve su poder redentor. El Señor se presenta siempre en la vida de los hombres librándolos de los males que les oprimen: Pasó haciendo el bien y sanando a todos los que habían caído bajo el poder del diablo2, dirá San Pedro en el discurso ante Cornelio y su familia, resumiendo esta y otras muchas expulsiones de demonios que hizo el Señor.

Aquí los demonios hablan por boca de este hombre y se quejan de que Jesús haya venido a destruir su reino en la tierra. Y le piden quedarse en aquel lugar. Por eso quieren entrar en los cerdos. Era también, quizá, una manera de perjudicar y de vengarse de aquellas gentes, y de alborotarlas contra Jesús. El Señor accede, con todo, a la petición de los demonios. Entonces, la piara corrió con ímpetu por la pendiente hacia el mar y pereció en el agua. Los porqueros huyeron y dieron la noticia en la ciudad y en el campo. Y la gente fue a ver lo que había pasado.

San Marcos nos indica expresamente que eran alrededor de dos mil los cerdos que se ahogaron. Debió de significar una gran pérdida para aquellos gentiles. Quizá sea el rescate pedido a este pueblo por librar a uno de los suyos del poder del demonio: han perdido unos cerdos, pero han recuperado a un hombre. Y este endemoniado, este hombre «rebelde y dividido, con dominio miserable de una multitud de espíritus impuros, ¿no ofrece por ventura algún parecido con un tipo humano que no es ajeno a nuestro tiempo? En todo caso, el alto costo pagado por la liberación de aquel hombre, la hecatombe de la piara de los dos mil cerdos ahogados en las aguas del mar de Galilea, tal vez sea el índice del elevado precio que tiene el rescate del hombre pagano contemporáneo. Un costo valorable también en riquezas que se pierden; un rescate cuyo precio es la pobreza del que generosamente intenta redimirle. La pobreza real de los cristianos quizá sea el valor que Dios haya fijado por el rescate del hombre de hoy. Y vale la pena pagarlo (...); un solo hombre vale mucho más que dos mil cerdos»3, vale más que todo el mundo creado con sus riquezas y sus maravillas.

Sin embargo, sobre estas gentes pesa más el daño temporal que la liberación del endemoniado. En el cambio de un hombre por unos cerdos se inclinan por estos, por los cerdos. Ellos, al ver lo que había pasado, rogaron a Jesús que se marchara de su país. Cosa que el Señor hizo enseguida.

La presencia de Jesús en nuestras vidas puede significar, alguna vez, perder la ocasión de un buen negocio, porque no era del todo limpio, o por no poder competir con los mismos medios ilícitos que nuestros colegas..., o, sencillamente, porque quiere que ganemos su corazón con nuestra pobreza. Y siempre nos pedirá el Señor, para permanecer junto a Él, un desprendimiento efectivo de los bienes, una pobreza cristiana real, que señale con claridad la primacía de lo espiritual sobre lo material, y del fin último –la salvación, la nuestra y la del prójimo– sobre los fines temporales del bienestar humano.

II. Le pidieron a Jesús que se alejase de su región. No incurramos nosotros jamás en la aberración de decir a Jesús que se aleje de nuestra vida, porque por manifestarnos como cristianos perdamos en alguna circunstancia un cargo público, un puesto de trabajo, o debamos sufrir un perjuicio material de cualquier clase. Al contrario, hemos de decirle muchas veces al Señor, con las palabras que el sacerdote pronuncia en secreto antes de la Comunión en la Santa Misa: fac me tuis semper inhaerere mandatis, et a te numquam separari permittas: haz que cumpla siempre tus mandatos y no permitas que me separe nunca de Ti. Es preferible estar con Cristo sin nada, que estar sin Él y tener todos los tesoros del mundo juntos. «Bien sabe la Iglesia que solo Dios, al que ella sirve, responde a las aspiraciones más profundas del corazón humano, el cual nunca se sacia plenamente con solo los elementos humanos»4.

Todas las cosas de la tierra son medios para acercarnos a Dios. Si no sirven para eso, no sirven ya para nada. Más vale Jesús que cualquier negocio, más que la vida misma. «Si destierras de ti a Jesús y lo pierdes, ¿a dónde irás?, ¿a quién buscarás por amigo? Sin amigo no puedes vivir mucho; y si no fuere Jesús tu especialísimo amigo, estarás triste y desconsolado»5. Perderás mucho en esta vida, y todo en la otra.

Los primeros cristianos, y muchos hombres y mujeres a lo largo de los siglos, han preferido el martirio antes que perder a Cristo. «Durante las persecuciones de los primeros siglos, las penas habituales eran la muerte, la deportación y el exilio.

»Hoy, a la prisión, a los campos de concentración o de trabajos forzados, a la expulsión de la propia patria, se han unido otras penas menos llamativas pero más sutiles: no es ya una muerte sangrienta, sino una especie de muerte civil; no solo la segregación en una prisión o en un campo, sino la restricción permanente de la libertad personal o la discriminación social (...)»6. ¿Seremos nosotros capaces de perder, si fuera necesario, la honra o la fortuna, a cambio de permanecer con Dios?

Seguir a Jesús no es compatible con todo. Hay que elegir, y renunciar a todo lo que sea un impedimento para estar con Él. Para eso, debemos tener muy enraizada en el alma una clara disposición de horror al pecado, pidiendo al Señor y a su Madre que aparten de nosotros todo lo que nos separe de Él: «Madre, líbranos a tus hijos –a cada una, a cada uno– de toda mancha, de todo lo que nos aparte de Dios, aunque tengamos que sufrir, aunque nos cueste la vida»7. ¿Para qué queremos el mundo entero si perdiéramos a Jesús?

III. «Y que entre los moradores de aquella región había gentes necias –comenta San Juan Crisóstomo– bien claro se ve por el desenlace de todo este episodio. Porque cuando debían haberse postrado en adoración y admirar su poder, le mandaron recado suplicándole que se marchara de sus términos»8. Jesús fue a visitarles y no supieron comprender quién estaba allí, a pesar de los prodigios que había hecho. Esta fue la mayor necedad de estas gentes: no reconocer a Jesús.

El Señor pasa cerca de nuestra vida todos los días. Si tenemos el corazón apegado a las cosas materiales no le reconoceremos; y hay muchas formas, algunas muy sutiles, de decirle que se vaya de nuestros dominios, de nuestra vida, ya que nadie puede servir a dos señores, porque o tendrá aversión al uno y amor al otro, o prestará su adhesión al primero y menospreciará al segundo: no podéis servir a Dios y a las riquezas9.

Conocemos por propia experiencia el peligro que corremos de servir a los bienes terrenos, en sus múltiples manifestaciones de deseo desordenado de mayores bienes, aburguesamiento, comodidad, lujo, caprichos, gastos innecesarios, etc.; y vemos también lo que ocurre a nuestro alrededor: «Muchos hombres parecen guiarse por la economía, de tal manera que casi toda su vida personal y social está como teñida de cierto espíritu materialista»10. Piensan que su felicidad está en los bienes materiales y se llenan de ansiedad por conseguirlos.

Nosotros debemos estar desprendidos de todo cuanto tenemos. De este modo, sabremos utilizar todos los bienes de la tierra según lo dispuesto por Dios, y tendremos el corazón en Él y en los bienes que nunca se agotan. El desasimiento hace de la vida un sabroso camino de austeridad y eficacia. El cristiano ha de examinar con frecuencia si se mantiene vigilante para no caer en la comodidad, o en un aburguesamiento que no se compagina de ninguna forma con ser discípulo de Cristo; si procura no crearse necesidades superfluas; si las cosas de la tierra le acercan o le separan de Dios. Siempre podemos y debemos ser parcos en las necesidades personales, frenando los gastos superfluos, no cediendo a los caprichos, venciendo la tendencia a crearse falsas necesidades, siendo generosos en la limosna.

También podemos considerar hoy en nuestra oración si estamos dispuestos a tirar lejos de nosotros lo que nos estorbe para acercarnos a Cristo, como hizo Bartimeo, aquel ciego que pedía limosna en las afueras de Jericó11.

El Señor vale infinitamente más que todos los bienes creados. No ocurrirá en nuestra vida como en la de aquellos gerasenos: toda la ciudad salió al encuentro de Jesús y, al verle, le rogaron que se alejara de su región12. Nosotros, por el contrario, digámosle, con las palabras de la oración de San Buenaventura para después de la Comunión: que Tú seas siempre (...) mi herencia, mi posesión, mi tesoro, en el cual esté siempre fija y firme e inconmoviblemente arraigada mi alma y mi corazón13. Señor, ¿a dónde iría yo sin Ti?

1 Mc 5, 1-20. — 2 Hech 10, 38. — 3 J. Orlandis, La vocación cristiana del hombre de hoy, Rialp, 2ª ed., Madrid 1964, p. 186. — 4 Conc. Vat. II, Const. Gaudium et spes, 41. — 5 T. Kempis, Imitación de Cristo, II, 8, 3. — 6 Juan Pablo II, Meditación-plegaria, Lourdes, 14-VIII-1983. — 7 A. del Portillo, Carta 31-V-1987, n. 5. — 8 San Juan Crisóstomo, Homilías sobre San Mateo, 28, 3. — 9 Mt 6, 24. — 10 Conc. Vat. II, loc. cit., 63. — 11 Cfr. Mc 10, 50. — 12 Mt 8, 34. — 13 Misal Romano, Oración para la acción de gracias de la Comunión.

 

† Nota: Ediciones Palabra (poseedora de los derechos de autor) s�lo nos ha autorizado a difundir la meditaci�n diaria a usuarios concretos para su uso personal, y no desea su distribuci�n por fotocopias u otras formas de distribuci�n.

 

 

 

“No pongas el corazón en nada caduco”

No pongas el corazón en nada caduco: imita a Cristo, que se hizo pobre por nosotros, y no tenía dónde reclinar su cabeza. –Pídele que te conceda, en medio del mundo, un efectivo desasimiento, sin atenuantes. (Forja, 523)

Somos nosotros hombres de la calle, cristianos corrientes, metidos en el torrente circulatorio de la sociedad, y el Señor nos quiere santos, apostólicos, precisamente en medio de nuestro trabajo profesional, es decir, santificándonos en esa tarea, santificando esa tarea y ayudando a que los demás se santifiquen con esa tarea. Convenceos de que en ese ambiente os espera Dios, con solicitud de Padre, de Amigo; y pensad que con vuestro quehacer profesional realizado con responsabilidad, además de sosteneros económicamente, prestáis un servicio directísimo al desarrollo de la sociedad, aliviáis también las cargas de los demás y mantenéis tantas obras asistenciales -a nivel local y universal- en pro de los individuos y de los pueblos menos favorecidos.

Al comportarnos con normalidad -como nuestros iguales- y con sentido sobrenatural, no hacemos más que seguir el ejemplo de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre. Fijaos en que toda su vida está llena de naturalidad. Pasa seis lustros oculto, sin llamar la atención, como un trabajador más, y le conocen en su aldea como el hijo del carpintero. A lo largo de su vida pública, tampoco se advierte nada que desentone, por raro o por excéntrico. Se rodeaba de amigos, como cualquiera de sus conciudadanos, y en su porte no se diferenciaba de ellos. Tanto, que Judas, para señalarlo, necesita concertar un signo: aquel a quien yo besare, ése es. No había en Jesús ningún indicio extravagante. A mí, me emociona esta norma de conducta de nuestro Maestro, que pasa como uno más entre los hombres. (Amigos de Dios, nn. 120-121)

 

 

Mons. Fernando Ocáriz nombra al Consejo general del Opus Dei

Mons. Fernando Ocáriz, nuevo prelado del Opus Dei, ha nombrado a los miembros del Consejo general, organismo que, junto con la Asesoría central, le asiste en el gobierno pastoral de la prelatura.

Últimas noticias 28 de Enero de 2017

Opus Dei - Mons. Fernando Ocáriz nombra al Consejo general del Opus Dei​ De izqda. a dcha.: Julien Nagore, Carlos Cavazzoli, Antoni Pujals y Lucas Niklison.

Mons. Fernando Ocáriz, nuevo prelado del Opus Dei, ha nombrado a los miembros del Consejo general, organismo que, junto con la Asesoría central, le asiste en el gobierno pastoral de la prelatura. En los próximos días también se publicará en esta página web el nombre de las mujeres que formarán parte de la nueva Asesoría.

Mons. Mariano Fazio es vicario general y Antoni Pujals es vicario secretario central.

Con la aprobación de quienes participan en el tercer congreso electivo del Opus Dei, el prelado ha nombrado a Mons. Mariano Fazio (Buenos Aires, 1960) vicario general y al sacerdote Antoni Pujals i Ginebreda (Terrassa, 1955) vicario secretario central (había sido vicario de la delegación del Opus Dei en Cataluña desde 2002 hasta 2016).

El prelado ha nombrado también tres vicesecretarios, un prefecto de estudios y un administrador general para la atención de los distintos ámbitos de la labor formativa y apostólica de los hombres del Opus Dei: iniciativas con la juventud, evangelización de la familia, formación teológica y espiritual, etc. Se trata de: Javier de Juan (nacido en Albacete, España, en 1975), vicesecretario; Carlos Cavazzoli (Buenos Aires, Argentina, 1962), vicesecretario; Matthew Anthony (San Louis, Estados Unidos, 1981), vicesecretario; Luis Romera (Barcelona, España, 1962), prefecto de estudios; y Julien Nagore (nacido en Pamplona en 1951 y residente en París desde la juventud), administrador general.

Han sido igualmente nombrados los delegados regionales en las diversas circunscripciones en que se divide geográficamente el trabajo apostólico de la prelatura, que actualmente son 49. Proceden de más de 30 naciones.

Una vez concluido el congreso, el prelado también nombrará al director espiritual y al procurador ante la Santa Sede, que colaboran directamente con el Consejo. El director espiritual ayuda al prelado en la orientación espiritual de los fieles de la prelatura y en cuestiones de doctrina y liturgia. Entre sus cometidos está el acompañamiento a los socios de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, una asociación de clérigos intrínsecamente unida a la prelatura del Opus Dei. Por su parte, el procurador se ocupa más directamente de las relaciones de la prelatura con la Santa Sede.

Más información sobre el congreso electivo

 

 

«Jóvenes, familia y pobreza son los retos de los cristianos de hoy»

El nuevo prelado del Opus Dei, Mons. Fernando Ocáriz, atendió a los periodistas ayer en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz. Habló del Papa Francisco y de los retos que afronta la Iglesia, de los que se hablarán en el Congreso general del Opus Dei que se desarrolla estos días en Roma.

Notas y comunicados 25 de Enero de 2017

El nuevo prelado del Opus Dei mantuvo un encuentro con profesionales de la comunicación ayer por la tarde. Mons. Fernando Ocáriz dijo que se encontraba “sereno y tranquilo” ante el nombramiento de prelado, con la seguridad de que “si Dios ha querido esto, Él me dará la ayuda necesaria para llevarlo adelante, a través de la oración de los fieles de la prelatura y de tantos amigos”.

"Si Dios ha querido esto, Dios me dará la ayuda necesaria para llevarlo adelante".

En su intervención, agradeció a Dios, a los electores y al Papa Francisco “la confianza” manifestada. “Si pienso en los tesoros que nos han dejado san Josemaría, el beato Álvaro y el último prelado que, humana y sobrenaturalmente, tenían una grandeza muy notable, no me siento digno. Confío en la oración de tantas personas y estoy seguro de que Dios me ayudará”.

Sobre el trabajo del Opus Dei para los próximos años, el prelado señaló que “los desafíos son los mismos que se encuentran los cristianos de hoy”. Se refirió concretamente a los jóvenes, la familia, la lucha contra la pobreza y los enfermos. “En la prelatura se hace un amplio trabajo para ayudar a las familias”, aseguró. “El Papa Francisco insiste continuamente en la pastoral familiar, como se ha visto con el Sínodo o la carta apostólica Amoris Laetitia. Nosotros queremos seguir sus exhortaciones”.

"No debemos ser personas que buscan el enfrentamiento, que no lleva a ninguna parte y puede ocasionar faltas de caridad".

Mons. Fernando Ocáriz recordó que su nombramiento ha tenido lugar en la semana de oración por la unidad de los cristianos. “Esto me hace pensar en lo que dice el Papa Francisco: construir puentes. No debemos ser personas que buscan el enfrentamiento, que no lleva a ninguna parte y puede ocasionar faltas de caridad. No hablo de irenismo: es posible ser amigos y tener ideas diferentes. El puente de la amistad puede llevar a la comunión de ideas”.

 

El Prelado pudo además saludar a algunas familias. (Fotografía: Ismael Martínez Sánchez)​El Prelado pudo además saludar a algunas familias. (Fotografía: Ismael Martínez Sánchez)

 

Mons. Mariano Fazio acompañó al nuevo prelado al encuentro con periodistas. En la tarde del lunes comunicó la decisión del Congreso electivo al Santo Padre. “El Papa Francisco firmó el nombramiento inmediatamente. Dijo que este es un momento importante para el Opus Dei, pues por primera vez será guiado por una persona que no ha trabajado estrechamente con san Josemaría. Pidió que, siendo muy fieles al espíritu del fundador, se afronten con audacia los retos del futuro”, comentó Mons. Mariano Fazio.

Francisco regaló un medallón de la Virgen al nuevo prelado. El próximo 27 de enero, tendrá lugar el ingreso solemne de Mons. Fernando Ocáriz en la iglesia de Santa María de la Paz, donde se encuentra la sede del prelado del Opus Dei

 

 

La dignidad de la familia

La familia es uno de los instrumentos naturales queridos por Dios para que los hombres cooperen en la Creación.

Familia 15 de Abril de 2016

Opus Dei - La dignidad de la familia

Al finalizar la obra de la creación del universo, en el sexto día, «formó Yavé Dios al hombre del polvo de la tierra, y le inspiró en el rostro aliento de vida, y fue así el hombre ser animado» (1). Si en todas sus obras se había complacido, en la formación del género humano Dios se alegró sobremanera: vio que era “muy bueno” lo que había hecho, testimonia la Escritura (2), como si el autor inspirado quisiera reafirmar la peculiar acción divina en la creación del hombre, hecho a imagen y semejanza del Creador por su alma espiritual e inmortal. No contento con esto, el Señor le confirió gratuitamente una participación de su misma vida íntima: le hizo hijo suyo y lo llenó con los llamados dones preternaturales.

Para que los hombres alcancen el Reino de los Cielos, la Providencia divina ha querido contar con su libre colaboración. Y para que esta colaboración en la transmisión de la vida no quedara al vaivén de posibles caprichos, el Señor quiso protegerla mediante la institución natural del matrimonio (3), elevado luego por Cristo a la dignidad de sacramento.

La familia —la gran familia humana, y cada una de las familias que habrían de componerla— es uno de los instrumentos naturales queridos por Dios para que los hombres cooperen ordenadamente en su decreto Creador. La voluntad de Dios de contar con la familia en su plan salvador se confirmará, con el correr de los tiempos, a través de las distintas alianzas que Yavé fue estableciendo con los antiguos patriarcas: Noé, Abraham, Isaac, Jacob. Hasta que la promesa del Redentor recaiga en la casa de David.Llegada la plenitud de los tiempos, un ángel del Señor anunció a los hombres el cumplimiento del plan divino: nace Jesús, en Nazaret, de María, por obra del Espíritu Santo. Y Dios provee para su Hijo una familia, con un padre adoptivo, José, y con María, la Madre virginal. Quiso el Señor que, también en esto, quedara reflejado el modo en que Él desea ver nacer y crecer a sus hijos los hombres: dentro de una institución establemente constituida.

«Los diversos hechos y circunstancias que rodean el nacimiento del Hijo de Dios acuden a nuestro recuerdo, y la mirada se detiene en la gruta de Belén, en el hogar de Nazaret. María, José, Jesús Niño, ocupan de un modo muy especial el centro de nuestro corazón. ¿Qué nos dice, qué nos enseña la vida a la vez sencilla y admirable de esa Sagrada Familia?» (4). A esta pregunta que nos sugiere San Josemaría podemos responder con palabras del Compendio del Catecismo, señalando que la familia cristiana, a imagen de la familia de Jesús, es también iglesia doméstica porque manifiesta la naturaleza comunional y familiar de la Iglesia como familia de Dios (5).

Por su misión natural y sobrenatural, por su origen, por su naturaleza y por su fin, es grande la dignidad de la familia. Toda familia tiene una entidad sagrada, y merece la veneración y solicitud de sus miembros, de la sociedad civil y de la Iglesia. Por eso, resultaría una trágica corrupción de su esencia reducirla a las relaciones conyugales, o al vínculo de sangre entre padres e hijos, o a una especie de unidad social o de armonización de intereses particulares. San Josemaría insistía en que «debemos trabajar para que esas células cristianas de la sociedad nazcan y se desarrollen con afán de santidad» (6).

El hogar ha de ser la escuela primera y principal donde los hijos aprendan y vivan las virtudes humanas y cristianas. El buen ejemplo de los padres, de los hermanos y de los demás componentes del ámbito familiar, se reflejan de manera inmediata en la configuración de las relaciones sociales que cada uno de los miembros de esa familia establece. No es casual, por tanto, el interés de la Iglesia por el adecuado desarrollo de esa escuela de virtudes que ha de ser el hogar. Pero no es éste el único interés: mediante la colaboración generosa de los padres cristianos con el designio divino, Dios mismo «aumenta y enriquece su propia familia» (7), se multiplica en número y virtud el Cuerpo Místico de Cristo sobre la tierra, y se ofrece desde los hogares cristianos una oblación especialmente grata al Señor (8).

La realidad familiar funda unos derechos y unos deberes. Antes que nada las obligaciones: todos sus miembros han de tener conciencia clara de la dignidad de esa comunidad que forman, y de la misión que está llamada a realizar. Cada uno ha de cumplir sus deberes con un vivo sentido de responsabilidad, a costa de los sacrificios que sean precisos. En cuanto a los derechos, la familia reclama el respeto y la atención del Estado por un doble título: es la familia la que le ha dado origen, y porque la sociedad será lo que sean las familias (9).

Para cumplir todos estos deberes, es indispensable que los miembros de la familia sobrenaturalicen su afecto, como sobrenaturalizada está la familia. De este amor —suave y exigente a la vez— brotan esas delicadezas que hacen de la vida de familia un anticipo del Cielo. «El matrimonio basado en un amor exclusivo y definitivo se convierte en el icono de la relación de Dios con un pueblo, y, viceversa, el modo de amor de Dios se convierte en la medida del amor humano» (10).

En los momentos actuales de la vida de la sociedad, se hace especialmente urgente volver a inculcar el sentido cristiano en el seno de tantos hogares. La tarea no es sencilla pero sí apasionante. Para contribuir a esta inmensa labor, que se identifica con la de volver a dar tono cristiano a la sociedad, cada uno ha de empezar por “barrer” la propia casa.

Adquiere entonces particular importancia en la consecución de este proyecto la educación de los hijos, aspecto fundamentalísimo de la vida familiar. Para responder a este gran reto —educar en una sociedad en buena medida descristianizada— conviene recordar dos verdades fundamentales: «La primera es que el hombre está llamado a vivir en la verdad y en el amor. La segunda es que cada hombre se realiza mediante la entrega sincera de sí mismo» (11). En la educación están coimplicados tanto los hijos como los padres, primeros educadores, de modo que sólo se puede dar en la «recíproca comunión de las personas»; el educador, de algún modo «engendra» en sentido espiritual, y según «esta perspectiva, la educación puede ser considerada un verdadero apostolado. Es una comunicación vital, que no sólo establece una relación profunda entre educador y educando, sino que hace participar a ambos en la verdad y en el amor, meta final a la que está llamado todo hombre por parte de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo» (12).

1. Gn 2, 7.

2. Cfr. Gn 1, 31.

3. Cfr. Gn 1, 27.

4. SAN JOSEMARÍA, Es Cristo que pasa , n. 22.

5. Cfr. Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica , n. 350.

6. SAN JOSEMARÍA, Conversaciones , n. 91.

7. CONCILIO VATICANO II, Const. past. Gaudium et spes , n. 50.

8. Cfr. Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica , n. 188.

9. Cfr. Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica , n. 457-462.

10. BENEDICTO XVI, Enc. Deus caritas est , n. 11.

11. JUAN PABLO II, Carta a las familias (2-II-1994), n. 16.

12. Ibid.

 

 

Los fundamentos de la familia a la luz de Cristo

Cristo propone al matrimonio y a la familia cristiana: la misión que El ha propuesto siempre y propone también en nuestra época, en el mundo contemporáneo.

Por: Juan Pablo II | Fuente: Catequesis sobre el amor humano en el plan divino

(5-IX-79/9-IX-79)

“El Creador al principio los hizo hombre y mujer” (Mt 19,4; Mc 10,6)

1. Desde hace algún tiempo están en curso los preparativos para la próxima Asamblea ordinaria del Sínodo de los Obispos, que se celebrará en Roma en el otoño del próximo año. El tema del Sínodo: “De muneribus familiæ christianæ (Misión de la familia cristiana”), concentra nuestra atención sobre esta comunidad de vida humana y cristiana, que desde el principio es fundamental. Precisamente de esta expresión, “desde el principio” se sirve el Señor Jesús en el coloquio sobre el matrimonio, referido en el Evangelio de San Mateo y en el de San Marcos. Queremos preguntarnos qué significa esta palabra “principio”. Queremos además aclarar por qué Cristo se remite al “principio” precisamente en esta circunstancia y, por tanto, nos proponemos un análisis más preciso del correspondiente texto de la Sagrada Escritura.
2. Jesucristo se refirió dos veces al “principio”, durante la conversación con los fariseos, que le presentaban la cuestión sobre la indisolubilidad del matrimonio. La conversación se desarrolló del modo siguiente:
“Se le acercaron unos fariseos con propósito de tentarle, y le preguntaron: ¿Es lícito repudiar a la mujer por cualquier causa? El respondió: ¿No habéis leido que al principio el Creador los hizo varón y hembra? Y dijo: Por eso dejará el hombre al padre y a la madre y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre. Ellos le replicaron: Entonces ¿cómo es que Moisés ordenó dar libelo de divorcio al repudiar? Díjole El: Por la dureza de vuestro corazón Os permitió Moisés repudiar a vuestras mujeres, pero al principio no fue así” (Mt 19, 3 ss; cf. Mc 10, 2 ss).
Cristo no acepta la discusión al nivel en que sus interlocutores tratan de introducirla, en cierto sentido no aprueba la dimensión que ellos han intentado dar al problema. Evita enzarzarse en las controversias jurídico casuísticas; y, en cambio, se remite dos veces “al principio”. Procediendo así, hace clara referencia a las palabras correspondientes del libro del Génesis, que también sus interlocutores sabían de memoria. De esas palabras de la revelación más antigua, Cristo saca la conclusión y se cierra la conversación.
3. “Principio” significa, pues, aquello de que habla el libro del Génesis. Por lo tanto, Cristo cita al Génesis 1, 27, en forma resumida: “Al principio el Creador los hizo varón y hembra”, mientras que el pasaje original completo dice así textualmente: “Creó Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó y los creó varón y hembra”. A continuación el Maestro se remite al Génesis 2, 24: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre; y se unirá a su mujer; y vendrán a ser los dos una sola carne”. Citando estas palabras casi “in extenso”, por completo, Cristo les da un significado normativo todavía más explícito (dado que podría ser hipotético que en el libro del Génesis sonaran como afirmaciones de hecho: “dejará... se unirá... vendrán a ser una sola carne”). El significado normativo es admisible en cuanto que Cristo no se limita sólo a la cita misma, sino que añade: “De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre”. Ese “no lo separe” es determinante. A la luz de esta palabra de Cristo, el Génesis 2, 24 enuncia el principio de la unidad e indisolubilidad del matrimonio como el contenido mismo de la Palabra de Dios, expresada en la revelación más antigua.
4. Al llegar a este punto se podría sostener que el problema está concluido, que las palabras de Jesús confirman la ley eterna formulada e instituida por Dios desde el “principio”, como la creación del hombre. Incluso podría parecer que el Maestro, al confirmar esta ley primordial del Creador, no hace más que establecer exclusivamente su propio sentido normativo, remitiéndose a la autoridad misma del primer Legislador. Sin embargo, esa expresión significativa: “desde el principio”, repetida dos veces, induce claramente a los interlocutores a reflexionar sobre el modo en que Dios ha plasmado al hombre en el misterio de la creación, como “varón y hembra”, para entender correctamente el sentido normativo de las palabras del Génesis. Y esto es tan válido para los interlocutores de hoy, como lo fue para los de entonces. Por lo tanto, en el estudio presente, considerando todo esto, debemos meternos precisamente en la actitud de los interlocutores actuales de Cristo.
5. Durante las sucesivas reflexiones de los miércoles, en las audiencias generales, como interlocutores actuales de Cristo, intentaremos detenernos más largamente sobre las palabras de San Mateo (19, 3 y ss). Para responder a la indicación que Cristo ha encerrado en ellas, trataremos de penetrar en ese “principio” al que se refirió de modo tan significativo; y así seguiremos de lejos el gran trabajo que sobre este tema precisamente emprenden ahora los participantes en el próximo Sínodo de los Obispos. Junto con ellos toman parte numerosos grupos de Pastores y de laicos que se sienten particularmente responsables de la misión que Cristo propone al matrimonio y a la familia cristiana: la misión que El ha propuesto siempre y propone también en nuestra época, en el mundo contemporáneo.
El ciclo de reflexiones que comenzamos hoy, con intención de continuarlo durante los sucesivos encuentros de los miércoles, tiene como finalidad, entre otras cosas, acompañar, de lejos por así decirlo, los trabajos preparativos al Sínodo, pero no tocando directamente su tema, sino dirigiendo la atención a las raíces profundas de las que brota este tema.

 

 

Matrimonio: La armonía de las diferencias

Por: Remedios Falaguera 

El término «armonía» deriva del griego ἁρμονία (harmonía), que significa ajustamiento, unión y combinación de sonidos simultáneos y diferentes, pero acordes.

A esta armonía se refería el Santo Padre Francisco en la homilía que dirigió a los asistentes del Encuentro de las Familia el pasado 27 de octubre:“la verdadera alegría que se disfruta en familia viene de la armonía profunda entre las personas, que todos experimentan en su corazón y que nos hace sentir la belleza de estar juntos, de sostenerse mutuamente en el camino de la vida.

Sólo Dios sabe crear la armonía de las diferencias. Si falta el amor de Dios, también la familia pierde la armonía, prevalecen los individualismos, y se apaga la alegría”.

Así pues, solo si aceptamos, unimos y combinamos los sonidos diferentes, pero acordes, viviremos en armonía. Una armonía, que como bien dijo Benedicto XVI, se realiza sólo gracias al empeño paciente, fatigoso, que requiere tiempo y sacrificios, con el esfuerzo de escucharse mutuamente, evitando excesivos protagonismos y privilegiando el mejor éxito del conjunto.”

Pues bien, el matrimonio es como la música. Cada sonido diferente se necesita para crear una melodía agradable y extraordinaria, un todo, lleno de ritmo, pausas, equilibrio, tiempos, tensión, reposo,…

Esto me lleva a pensar en la polémica que se ha levantado acerca del libro de la periodista italiana Costanza Miriano, ‘Cásate y sé sumisa’ y “Cásate y da la vida por ella”. Una polémica, en muchos casos, sin sentido y sin argumentos.

Es más, desde hace unos días son muchos los que me instan a dar una opinión sobre el tema pero no soy tan osada.

Me parece una falta de ética profesional lanzarme a analizar y/o comentar un libro que no he leído y del que solo conozco una serie de textos que se han ido publicando en los medios durante los últimos días. Aunque, debo confesar que algunos de los párrafos que se publican, al igual que varias de las afirmaciones realizadas por la autora en entrevistas publicadas en los medios, me descolocan, chirrían en mi interior, y, desde mi fuero interno, necesitaría que me las matizasen algo más.

Si Constanza Miriano pretendía provocar o llamar la atención al público con el título de sus libros, realmente, lo ha conseguido. Es muy libre para hacerlo, aunque, a mí personalmente, no me guste este tipo de gestos en un tema tan relevante.

Es más, me parece un poco imprudente por su parte salvo que la autora haya escogido la acepción de la palabra someter, según la RAE, en la que se refiere a aquella persona que propone a la consideración de alguien razones, reflexiones u otras ideas… En cuyo caso no tengo más remedio que reconocerle su buena intención al hacerlo.

Es verdad, que la frase de S. Pablo : “las mujeres sométanse a sus maridos como al Señor, porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia…Pues así como la Iglesia está sometida a Cristo, así las mujeres han de estarlo a sus maridos en todo”, es un texto que incomoda.

Pero, como he dicho en muchas ocasiones, explicar el papel de las mujeres en la época de San Pablo con la mentalidad del siglo XXI, es un poco difícil y complicado. Tenemos que hacer un esfuerzo y bucear en la cultura, la educación y costumbres de la época para entenderlo en su correcta medida.

De todas maneras, hay una cosa que tengo clara: las mujeres de hoy encuentran muchas dificultades para vivir, inventar y cumplir su papel con dignidad, responsabilidad y respeto, sea cual sea el papel que ella decida que le corresponda. Aportar sus cualidades femeninas como esposa, como madre, como empresaria del hogar, incluso, como profesional, no es tarea fácil.

Aquí no se trata , como recuerdo haber oído allá por el año 1980 al catedrático Mariano Yela, durante su intervención en una mesa redonda sobre la función de la mujer en la familia, de interpretar los cuatro mitos que suelen confundir a muchos acerca de este tema y que siguen de tremenda actualidad:

1. El primero es el mito de ver a la mujer sólo como naturaleza: su naturaleza le fija tal o cual papel. El mito tiene algo radicalmente falso: la mujer se hace y se inventa. Pero tiene algo de profundamente verdadero: se inventa a partir de su naturaleza de mujer.

2. El segundo es el mito de la emancipación de la mujer. Radicalmente falso, si por emancipación se entiende solamente cortar trabas o no, además, asumir responsabilidades. Radicalmente falso, con respecto a la familia, si se entiende como liberarse de la familia, liberarse de su condición de mujer, desligarse de la maternidad. Hondamente verdadero si por emanciparse se entiende participar con la misma dignidad que el hombre en un proyecto de liberación común, de libertad solidaria, basada en el servicio a la familia, para encontrar en el servicio mutuo la posibilidad de crecimiento personal.

3.El tercero es el mito de la inferioridad: la mujer es inferior al hombre, tiene que tener un papel subordinado. Es un mito radicalmente falso, porque los hechos psicobiológicos señalan diferencia entre los sexos, no superioridad general de ninguno sobre el otro.

4. El cuarto mito es el de la igualdad. Es el más obviamente falso. La mujer, afortunadamente, no es igual que el hombre. No es superior, ni inferior, ni igual: es distinta. Tiene hoy, como el hombre, la común aspiración ética de que se reconozca su igualdad como persona, no sólo en una abstracta dignidad, sino de hecho y de derecho en la vida de cada día. Pero psicobiológica y humanamente son muy diversos, y esa diversidad es respectiva. La única manera de superar el mito de la inferioridad, no es zambullirse neciamente en el mito de la igualdad, sino asumir un proyecto de complementación. Esa diversidad respectiva es una de sus riquezas, que abarca las dos maneras de ser persona humana. Si se aminora o amputa una, tratando de hacerla idéntica a la otra, se empobrece la persona. Se enriquece, por el contrario, si, en la igualdad como personas, se ahonda la diversidad de las dos maneras complementarias de serlo, la masculina y la femenina.

De ahí que, en mi humilde opinión, todos, hombres y mujeres, tenemos que reeducarnos otra vez en nuestro modo de estar juntos, en la vida, en la familia, en el trabajo, en el hogar. En definitiva, en como lograremos un apoyo mutuo a través de la cohesión, la diversidad y la independencia de nuestra feminidad y nuestra masculinidad.

Porque en el matrimonio nadie se somete a nadie. La fuerza del matrimonio es el amor porque me da la gana. Darse y aceptar al otro. Entregarse con libertad, con responsabilidad, con ilusión, con respeto, con alegría. Como dice el profesor Antonio Vázquez: “el amor verdadero respeta siempre al otro en su esencia, le quiere, le acepta tal cual es, le reconoce el derecho a ser él mismo, desea que no abandone su personalidad”.

Se trata pues de crear armonía en nuestro proyecto de vida, nuestro camino divino puesto que “querer quererte, exclusivamente a ti, hasta el fin de nuestra vida” es y debe ser la melodía más perfecta y maravillosa que podamos realizar.

 

 

Proteger al amor matrimonial

El amor verdadero no busca la independencia; no busca la

Por: Jutta Burggraf

El amor verdadero no busca la independencia; no busca la "liberación" de todos los vínculos y responsabilidades. Al contrario, impulsa a actuar justo al revés: se entrega, y no anhela nada más que atarse para siempre a quien quiere ¡y no dejarle nunca más!

Alianza objetiva

Estos son los grandes deseos, los grandes impulsos naturales del amor. Sin embargo, todos conocemos las flaquezas de nuestra naturaleza: hoy, sentimos gran pasión por una persona; mañana, quizá, por otra. Por eso, no bastan los deseos de fidelidad; no bastan las promesas secretas o clandestinas. Hace falta llegar a una alianza objetiva: comprometerse también cara a la sociedad, lo que se traduce en este caso en contraer un matrimonio.

Esta alianza es una protección del amor. Es como decir a otra persona: "Yo te quiero verdaderamente, y siempre quiero quererte. No sé todo lo que pasará a lo largo de la vida. A lo mejor, hay tentaciones y conflictos. Pero tengo la voluntad de superarlas, y para probártelo, te doy una promesa oficial."

Conocemos los grandes navegantes de la mitología griega. Estos prometían a sus amigas y amantes volver a casa, después de algún tiempo de aventuras y trabajos, pero nunca volvían. En el mar, escuchaban los cantos de las sirenas, quedaban fascinados y cambiaban de rumbo para estar con ellas. Las mujeres no los veían nunca más...

Pero hubo uno -Ulises- que previó el peligro. Quiso que sus compañeros le ataran al mástil de la nave. Cuando pasaron por la isla de las sirenas, también él escuchó su canto maravilloso, también él se quedó fascinado, pero no podía seguir las voces y los cantos de las sirenas, ya que estaba atado. Así, las sirenas no pudieron seducirle. Fue el único que volvió a casa.

Toda persona -incluso el más acérrimo crítico del matrimonio- anhela, si es sincero consigo mismo, tener alguien en quien poder abandonarse completamente, alguien que siempre esté con él, pase lo que pase, que confíe en él también cuando todo está en contra suya; también cuando sufre fracasos y enfermedades, cuando se hace mayor y más débil.

Nuevos retos

Cada uno desea, en el fondo de su corazón, tener una persona segura, de confianza, a su lado. ¿Porqué, entonces, experimentamos hoy, que tantos hombres y mujeres rechazan de lleno el matrimonio? Muchos de ellos, quizá, no rechacen el matrimonio "en sí", sino un tipo de matrimonio lleno de mentira y de traición tras una imagen respetable. Rechazan a los matrimonios que se cierran, ponen barreras, no tienen amigos, viven una vida cómoda y aburguesada. Hay quienes buscan nuevos caminos, más interioridad y autenticidad, y -por desgracia-terminan frecuentemente en la confusión.

La crítica es dura, pero nos puede servir para plantear de nuevo la vida matrimonial. Es decir, el matrimonio no es anacrónico, pero tampoco debemos vivirlo de un modo que llaman "burgués", con estrechez de miras y falsedad, mirando más el aspecto externo que el amor verdadero entre las personas que lo componen.

Uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo consiste en demostrar que el matrimonio es atractivo, también para los hombres y las mujeres de nuestro tiempo. Y que, realmente, es el amor el que reina entre los esposos. Conviene demostrar, en definitiva, que la fidelidad matrimonial es posible y que lleva a una felicidad mucho mayor que el amor "espontáneo": éste puede ser muy apasionante, pero queda inmaduro, si huye de la entrega definitiva. Hoy en día, hacen falta parejas que sean un ejemplo de que el matrimonio, como vida en común indisoluble, es la mejor garantía para la felicidad de toda la familia, y para ellos mismos, en la juventud, en la madurez y en la ancianidad.

El matrimonio no es anacrónico en absoluto. Pero es un reto -hoy más que nunca- mantenerse unidos uno al otro, también en tiempos de crisis o de poca comprensión. Todo matrimonio pasa por crisis, igual que toda persona, cuando crece, experimenta sus crisis de desarrollo. Es muy normal, que haya momentos duros en la vida. Uno nota monotonía, desazón, quizá la falta de una plena realización profesional; ve que los planes se derrumban y que los hijos son muy distintos de lo que se deseaba. A veces, con los años aparece el remordimiento de no haber dado al otro todo lo que se le podía haber dado... Pero, toda crisis trae consigo un cambio, y puede ser un cambio hacia una madurez mayor, hacia una confianza más plena.

El día de la boda no es la última estación, sino al contrario, es el comienzo de la verdadera aventura de la vida del amor. Si se tiene la conciencia clara de que el matrimonio dura hasta la muerte, entonces se esfuerza uno mucho más para hacer de él una empresa atractiva.

Consejos concretos

¿Cómo se puede llegar a superar las dificultades? ¿Cómo se puede conseguir que el matrimonio sea feliz? No hay recetas fijas. Pero podemos reflexionar sobre lo que puede facilitar la vida cotidiana.

1. Amor decidido. Si, al contraer matrimonio, los cónyuges son conscientes de que toman una decisión de por vida y tienen la firme voluntad de permanecer unidos hasta el final, pase lo que pase, en tiempos de sol y de lluvia, de nieve, hielo y tormenta, entonces pueden desarrollarse libremente, en un clima de seguridad y de confianza.

Conviene perder el miedo a las crisis. Conflictos y divergencias de opiniones existirán siempre allí donde varias personas viven en estrecho contacto. Lo decisivo es la actitud que se adopta ante aquellas situaciones difíciles: aprovechar la oportunidad de estrechar los lazos de unión, superando juntos las dificultades, buscar el camino de la reconciliación. A menudo, esta disposición a perdonar es la única esperanza en el camino hacia un nuevo comienzo. Con los años un cónyuge va amando al otro más y más porque quiere amarle, porque se ha decidido por el otro de por vida, y está dispuesto a soportar desilusiones.

2. Respeto mutuo. Hoy en día, casi nadie duda de que el hombre y la mujer se encuentran en el matrimonio uno junto al otro con la misma dignidad, para enfrentarse unidos a la vida: que son, en definitiva, de la misma altura; que tienen los mismos derechos y deberes. Hay, a veces, mucha independencia social y económica entre los cónyuges y, a la vez, una gran dependencia afectiva, que los une de un modo casi enfermizo. Pero sólo aquel que es interiormente libre y autónomo puede entregarse a los demás. Por tanto, hay que reconocer también la necesidad de mantener una sana distancia en el matrimonio. La vida en común no debe convertirse en una atadura o cárcel que restringe la libertad del otro. Un cónyuge no puede quitar al otro el aire para respirar, la posibilidad de desarrollarse y llevar adelante iniciativas propias, pensamientos o planes personales: para llegar a una profunda unidad, es necesario seguir siendo dos personas individuales.

No se ama al otro, mientras no se le ama en sí mismo. El "tú" no es la prolon­gación del "yo". El "tú" es el misterio del otro que pide ser afirmado en sí mismo. No existe verdadero amor entre un hombre y una mujer, si no se experimenta -incluso en este amor, que hace de ambos una sola carne- un cierto desapego.

3. Apertura a la vida. Un matrimonio en el que el marido y la mujer viven pendientes sólo el uno del otro, y en sus vidas no hay lugar para nadie más, acabará por cansarse y amargarse. Un matrimonio verdaderamente feliz descubre continuamente nuevos horizontes, está abierto a otras personas, también a una futura descendencia. Tiene el valor de transmitir la vida, de conservarla, de amarla y de velar por su desarrollo.

Pero, si la unión sexual se entendiera exclusivamente como la procreación de descendientes, se denigraría al cónyuge al tratarlo como un simple medio; en última instancia se abusaría de él. Esto ha sido reconocido generalmente en nuestro tiempo de manera muy clara. Más, de la misma manera se humilla al cónyuge si se hace de él un mero objeto de placer. En cambio, si están integrados en el amor matrimonial tanto el deseo de tener hijos como la búsqueda de la unión sexual, se puede considerar conseguida la relación.

La fecundidad hace del matrimonio una familia. Por supuesto, los hijos traen consigo desorden e incomodidades para la vida de la pareja, hasta entonces tran­quila, ordenada y controlable. Pero en vez de considerar la maternidad como una esclavitud, hace falta convencerse de nuevo, de que existe una felicidad más profunda que la de la satisfacción por el dinero y el éxito; que no sólo los padres ayudan a los hijos, sino que también los hijos ayudan a sus padres a madurar espiritualmente (precisamente a través de las preocupaciones que aquellos originan). Los adultos pueden aprender mucho de sus hijos.

4. Sentido del humor. La mejor educación es la convivencia familiar alegre y armónica. "Cuando hayas estado un día entero sin reír, habrás perdido totalmente ese día". Este lema es muy importante precisamente para la vida cotidiana de la familia. Las personas carentes de humor e incapaces de reír llevan una vida poco atractiva. Los matrimonios y las fa­milias, que han dejado de reír, están perdidas.

En cambio, el que tiene sentido del humor, puede olvidarse de sí mismo, y de este modo está libre para los demás. Todos tendemos a veces a plantearnos problemas existenciales por cosas insignificantes, y esto afecta a las relaciones entre los hombres. Debemos esforzarnos por no contemplar las múltiples cosas pequeñas de la vida cotidiana desde su aspecto negativo. Cada cosa, como es sabido, tiene dos caras, y vale la pena centrar la vista en aquella cara de la que podemos reírnos a gusto, o al menos sonreír.

Una persona que se siente querida por su familia, también es capaz de amar; recibe fuerza y apoyo para la lucha diaria. Sólo el que se siente feliz, puede regalar paz, alegría y optimismo a otros; sólo quien se siente protegido, puede ofrecer apoyo y fortaleza. Únicamente quien tiene iniciativa, puede transmitirla y atreverse a cambiar el mundo. En una familia sana, los miembros serán capaces de desprenderse unos de otros y lanzarse activamente al mundo con generosidad. Están abiertos a los problemas de los demás, saben lo que es la amistad, y están dispuestos a gastarse en servicio al prójimo, desinteresadamente y sin miedo a interrumpir con ello la tranquilidad de la tarde.

+
: Jutta BurggrafDoctora en Psicopedagogía. Doctora en Sagrada Teología.
Profesora Agregada de Teología dogmática.
Áreas de investigación e intereses: Teología de la creación, Teología ecuménica, Teología feminista.
Especialista en temas de familia y matrimonio.

 

 

BURRITO… DE BELÉN

Autor: Eliseo León Pretell

*Poeta internacional peruano

“Ciudad Satelital”

Houston Texas, EE. UU.

 

 

(REDONDILLA OCTOSÍLABA)

De rima entrelazada

 

 

No sabemos con certeza

porqué lo haría el divino,

usar un burro mohíno

en su sin igual proeza

☼☼☼

Quien sabe por su pureza,

por su humildad y soporte,

para cargar hasta el norte

a nuestra sublime ¡¡Alteza!!

☼☼☼

El burrito con firmeza

cruzó inhóspitos caminos,

sorteó, piedras y espinos

con una estoica entereza.

☼☼☼

Así brindó su pobreza,

sus lomos encallecidos.

Sin reclamos ni quejidos,

un ejemplo de nobleza.

☼☼☼

El burrito y su grandeza,

sin ser culto ni leído.

Se quedo impreso, esculpido

en la historia de simpleza.

☼☼☼

Más tarde fue la belleza

entrando a Jerusalén,

cargando a Jesús de bien

con palmas que el cielo besa.

☼☼☼

Aunque el burrito no reza,

por su trabajo y desvelo,

ya tiene ganado el cielo

con absoluta largueza.

☼☼☼

No hay Navidad sin burrito,

ni hay “Domingo de ramos”

Nos reímos y lloramos

viendo nuestro orejoncito.

 

Derechos reservados

Aún cuando no creas en Dios, nunca le digas a tu hijo que Dios no existe.

Natalia Ginzburg

 

 

El cuerpo humano es un instrumento maravilloso para la expresión del alma

Rendición de Breda

Cuando dos personas están en contacto, por más que sean desiguales en inteligencia, instrucción o fuerza de persuasión, están en condiciones de ejercer una influencia recíproca.

El cuerpo humano es un instrumento maravilloso para la expresión del alma. Todas nuestras ideas, incluso las más abstractas; todas nuestras emociones, incluso las más sutiles, son susceptibles de una expresión adecuada por la acción primordial de la palabra en sí misma, completada y enriquecida por la inflexión de la voz, por la expresión de la mirada, por los gestos, por la actitud del cuerpo, por el porte y hasta por el modo de andar. Virgilio nos dice que por el simple modo de andar, Dido se mostraba una diosa: “et incenssu patuit Dea…”.

El poder de expresión del cuerpo, es acentuado por el traje y por el adorno. Este poder llega a ser tan grande, que pasa a veces, y por lo demás erróneamente, por irresistible.

Cuando esta transparencia del alma en todo el modo de actuar y de ser del cuerpo se torna nítida, y sobre todo cuando tal transparencia revela un alma firme, clara, lógica, estamos en presencia de lo que se llama una personalidad.

Moda de los floggers

Tener personalidad, ser una personalidad, es tener un alma bastante desarrollada para dirigir, influenciar, brillar en todo el cuerpo material. Es realizar dentro del mero campo natural una especie de transfiguración de la materia por la iluminación interior del alma. Esto es una prefigura meramente natural, pero espléndida en sí misma, de la transfiguración sobrenatural, incomparablemente más radiante y más noble, que los cuerpos gloriosos tendrán en el Cielo. Un ejemplo incomparable fue el de Nuestro Señor en el Tabor, del que también algunos Santos nos han dado una visión sensible en esta Tierra de exilio.

… la falta de juicio no se expresa sólo por el sentido de las palabras, sino por lo desaliñado del gesto, por la extravagancia de las líneas o de los colores de un traje, de un mueble, de un edificio…

 

Plinio Corrêa de Oliveira

OPOSICIONES ¿PARA QUÉ?

 

¿Por qué los Bancos y las Grandes Empresas: Luz, agua, gas, petróleo ,etc no pierden dinero casi nunca? La razón es muy simple: Tienen personas dedicadas a buscar ,continuamente ,por las mejores universidades a los estudiantes más brillantes. Los contratan, los empiezan a preparar desde los últimos cursos y los someten a cursos intensivos de preparación específica . Resultado, cuando aparece un problema para la empresa siempre cuentan con  el hombre adecuado para resolverlo.

Por supuesto, raramente alguna de estas empresas elige a sus hombres mediante oposiciones, estas se utilizan para elegir “funcionarios”, no para elegir hombres creadores de riqueza. Y las empresas privadas no se juegan el dinero de los contribuyentes sino el suyo propio, lo que  obliga a una selección rigurosa del personal y su control posterior.

Apenas si caemos en la cuenta que el verdadero capital de un pueblo es “El capital humano”. Son los hombres inteligentes, bien preparados, trabajadores y honestos la verdadera riqueza de una nación, repetimos, la verdadera riqueza de una Nación. Sin petróleo, carbón ni hierro se puede estar entre las naciones más ricas de la tierra, Suiza, Japón, Inglaterra, etc son algunas de ellas. Otras como Brasil, Venezuela, Angola, incluso Argentina hay que contarlas entre las pobres, a pesar de sus enormes riquezas naturales.

Sobre las oposiciones, todos sabemos como funcionan o no funcionan,  así como los enormes gastos que provocan a los ciudadanos y a los opositores que no aprueban. El diálogo sobre las oposicicones solo es aceptble para tratar sobre la forma de eliminarlas cuanto antes. ¿ A quienes interesa que no desaparezcan? A lo políiticos mediocres que las utiizan como fuente de votos , a los listillos del pueblo para emplear a sus amigos y famiiares y a los gobernantes ineptos, incapaces de cualquier cambio.

Resultado final: el previsto, el que todos decían que iba a aprobar, aprobó. Si como es corriente resulta un inepto más, a lo largo de toda su vida laboral, causará directa o indirectamente daños incalculables tanto por lo que hace mal como por lo que deja de hacer. Responsable: Quién le puso y quien le mantiene. Paganos: nosotros, Vds y yo. Quizá también tiene algo que ver una demcracia sin demócratas y una justicia que domina muy bien las leyes pero nada la justicia. O sea, una sociedad sin moral tras haber expulsado a Cristo de nuestros hogares y pueblo.

Cientos o miles de aspirantes pierden cientos o miles de horas de trabajo, preparando unos exámenes, cuyos resultados finales son, con notable frecuencia, conocidos. ¿ No es esta una forma de robo o estafa?

Pocas veces en su historia España llegó a cotas más altas que en el reinado de los Reyes Católicos. Se cuenta que una de las razones estribaba en el exquisito cuidado que tenía la Reina Isabel La Católica al elegir a las personas mejores para los puestos de importancia. Siempre tenía una lista con las personas más inteligentes a punto. Claro que, como sea el Rey ( o el primer ministro), será su pueblo

Las huelgas que los sindicatos mantienen actualmente sobre las oposiciones, haganlas para eliminarlas, si es que de verdad buscan el bien de los parados. Una duda: ¿ Qué harían  los jefes de de los sindicatos sin parados y sin el chollo de las subvenciones del Estado?

Mérida 2017-01-28    Alejo Fernández Pérez

Alejo1926@gmail.com

 

 

DIVORCIOS ¿AUMENTAN?

Ing. José Joaquín Camacho                                    

Siglo 21, Guatemala 28 de enero de 2017

 

Plantea el tema un mensaje (aceprensa 18 enero17) titulado “El divorcio pierde terreno en EE.UU”. Señala que la tasa de divorcios en EE.UU. descendió en 2015 al nivel más bajo en más de 40 años: 16,9 por mil mujeres casadas, según el National Center for Marriage and Research.

Algo que va señalando la preocupación por el divorcio por sus efectos en los mismos esposos y visiblemente en los hijos. Esto llevó a varias municipalidades de Holanda en diciembre pasado a tener cursos gratuitos para madres y padres primerizos, para ayudarles en las dificultades de la crianza. En uno de ellos, señalaban que el matrimonio no es solo un asunto privado: “Pensar eso es política de avestruz, porque el daño que crea el divorcio afecta a toda la sociedad; estos cursos son una mano que tiende la autoridad a modo de ayuda”.

Uno de los impulsores de esta medida preventiva es un profesor de la Universidad de Amsterdam, Maarten Linde, psicólogo y autor de un libro para futuros padres y sostiene. “Después del nacimiento del primer hijo, al convertirse la pareja en padre y madre, puede disminuir el entusiasmo en la relación. Los cursos para padres jóvenes pretenden evitar el divorcio, entre otras cosas porque el daño que causa a los hijos es incalculable, irreparable.

Ciertamente ha subido el número de divorcios. Por ello muchos perciben que, en gran parte, la cultura de un país se mide por sus estrategias de prevención  en áreas que afectan al bienestar de las familias; en concreto, en ayudar a mantener la estabilidad conyugal y familiar y evitar así crisis y sufrimientos innecesarios.

Estamos ante algo que afecta frontalmente a la sociedad y no se puede ocultar. Lo primero es cambiar una cultura pesimista que hemos dejado que se imponga. Por hacer una comparación sencilla: ante el problema del divorcio y sus consecuencias, el no afrontarlo seriamente es como si ante el calentamiento global, sentarse a ver cuando empezamos a calcinarnos todos…

  A este respecto un reciente estudio en EEUU (Ten Principies Princeton), señala cómo el sistema de divorcio actual ofrece menos protección a los contratos matrimoniales que a los contratos mercantiles, y que el sistema actual no funciona ni en términos prácticos ni morales: necesita una reforma urgente para reforzar el matrimonio y reducir el índice de divorcios. Y hacen propuestas prácticas, como aumentar los períodos de espera para un divorcio unilateral; requerir que las parejas de matrimonios tengan consejo para resolver sus diferencias y renovar sus compromisos matrimoniales, etc., etc.

Sólo en lo social, el divorcio cultiva lo contrario a la solidaridad: hay rechazo al compromiso y prevalecen los deseos -ocasionalmente egoístas- de los padres sobre las necesidades de los hijos. Estamos ante un problema que afecta a cada miembro de la familia, causa empobrecimiento económico, afectivo y humano, especialmente para los más desamparados, los niños.

Ante el mismo tema, alguien decía que hay que impulsar un cambio de actitud hacia el divorcio en la sociedad: los matrimonios que no van bien se arreglan, no se rompen. Y podemos lograrlo…

 

 

LOS RADICALES EN EL CUBILETE

Por René Mondragón

 

FE Y VIDA POR MÉXICO

 

            Encabezados por Monseñor Franco Coppola, Nuncio Apostólico en México, y por el Arzobispo de León, don Alfonso Cortés –además de otros obispos y sacerdotes del país- más de 40 mil jóvenes mexicanos se citaron a los pies de Cristo Rey en el municipio de Silao, del estado mexicano de Guanajuato.

 

            La cifra es, de suyo, una nota que es necesario atender y comprender, porque se inscribe en medio de un acontecer nacional e internacional donde la opinión tuitera de un solo personaje sacude al mundo, agita las bolsas de valores y pone en alerta Defcon a más de algún mandatario.

 

            Los dirigentes del Movimiento Nacional “Testimonio y Esperanza” lanzaron la convocatoria a una marcha que está en su edición XXXIV, bajo la consigna “Por mi Fe, doy la vida por México”. El significante y su significado tienen un mar de fondo, en particular, porque la imagen y el branding del evento enmarcaron la figura del joven José Sánchez del Río, mártir cristero recién canonizado por el Papa Francisco.

 

LA TEMÁTICA DE FONDO

 

            Vale tomar el hecho en toda su real dimensión. No fue solo una marcha de oración y rezos; sino que los Rosarios, la exposición de Jesús Eucaristía, la Misa y los mensajes conllevaron una postura que, de acuerdo con lo que recogieron mis bellísimas lectoras y amabilísimos lectores, adquiere un impacto social y político que no puede soslayarse.

 

            No se trató de “amarrar navajas” como acostumbramos decir en mi México lindo, pero han sido 32 años, de acuerdo con los panfletos distribuidos en la Montaña, que los organizadores consideran una “responsabilidad” realizar estas marchas, con jóvenes que “…ven sus vidas tomando en cuenta la perspectiva de Dios en ellas y dan testimonio de lo que aquí han conocido contagiados del amor de Cristo”.

 

El planteamiento es elocuente por sí mismo, porque –contrario a las manifestaciones que denuncian los medios y las redes sociales- no hubo atracos, asaltos, robos de pantallas de 50 pulgadas, bandidaje sobre comercios ni cohetones para enfrentar a la policía. Eso es nota, porque, como quiera que sea, son 40 mil jóvenes que se concentran en un solo lugar, y la diferencia la marcan los objetivos y el método. Mientras unos lo hacen pidiendo ocurrencias, loqueras y dislates, los chavos radicales que estuvieron en el ascenso al Cubilete, armaron todo el lío que pudieron, según expresión del Papa Francisco, para orar por la paz, el orden, la seguridad, el desarrollo y la unión de nuestro pueblo frente a todos los desafíos que percibimos.

 

EL TESTIMONIO Y LA ESPERANZA

 

            Participaron 40 mil jóvenes radicales, no ubicados en un formato de geometría política de izquierdas o derechas. Radicales, porque acudieron, señalaron y apostaron por las raíces que, como dice Enrique Krauze (Reforma Enero 29, 2017), atendiendo a “lo que nos hace ser personas”; es decir, a los valores de orden superior, como la fe, la generosidad, la entrega y el trabajo a favor de la paz y la convivencia armónica; porque, como destaca el material promocional de la Marcha: “Actualmente estamos sumergidos por un sinfín de situaciones y hechos que afectan directamente a la vida y atacan a nuestra sociedad; hechos que nos han robado nuestra paz y ahora, se ve directamente afectada la familia e infancia…”

 

            Este formato de testimonio de miles de jóvenes en el Santuario de Cristo Rey, contagió al Nuncio Franco Coppola, al grado de comprometerse a subir la Montaña, el próximo año, caminando al lado de los chavos.

 

            Para este escribano el evento adquirió un nuevo matiz, definitivamente inesperado: el compromiso verbalizado de esos muchos miles de jóvenes, enarbolando su razón…una razón sintetizada en la expresión: Por mi Fe, doy la vida por México”. Algo que los anarquistas que roban y asaltan como método de protesta, jamás podrán entender.

 

 

 

Buenos días,

Este día, encontrará por algunas interpretaciones un homenaje a Broadway y al Carnegie vestíbulo en Nueva York

Guy CREQUIE (GIL CONTI) interpreta:

 

Tonight https://youtu.be/5tnYnnF6kN0

 

 

Be My arrolló a https://youtu.be/c77uhwUJeT8

 

 

¡Ô Danny Boy = interpretada voluntariamente en voz suave (CROONER)! Esta interpretación causó una clase de motín femenina y una mujer lanzó incluso la escena su calzoncillos y su sujetador        https://youtu.be/Dij9HCuUD58

 

 

ÉL THE STREET WHERE YOU LIVE = extracto de la comedia musical West Side Story = aquí interpretado en lengua francesa                    https://youtu.be/dt1ZPS9ap9E

 

 

My Destiny homenaje a Mario Lanza                       https://youtu.be/nlb7qhtwu_s

 

 

Because                                                                https://youtu.be/juhYbn5MRj4

 

 

 

Because you' re Mina = versión corta en lengua francesa en homenaje a la película hollywoodiana del mismo nombre. A tener en cuenta, que la Reina Isabel II entonces joven soberana había encargado una copia privada de esta canción.  

 

https://youtu.be/m0KFjQyjn_c

 

 

The lord' s prayer = el nuestro padre interpretado “nada que la voz” para demostrar la potencia vocal de Gil CONTI https://youtu.be/mLwadwOWuPs

 

 

Suma Day extraído de la comedia musical “The vagabond King” (el vagabundo rey) extrae comedia musical. Nada que la voz” extraído del único concierto.

 

https://youtu.be/ZBhJHNWVtkI

Cordialmente.

Guy CREQUIE

 

 

Sobre el respeto a  la vida   naciente en Estados Unidos

El primer acto de Trump como Presidente de los Estados Unidos de América ( 23-1), fue la firma de una orden para que los ciudadanos de su país no tuvieran que financiar abortos en el extranjero. El viernes 27, tuvo lugar la marcha más numerosa en Estados Unidos por la Vida, "histórica" tanto por su magnitud como por la presencia de altas autoridades del ejecutivo: el Vicepresidente Mike Pence; Kellyanne Conway, asesora presidencial....

Uno de los aspectos más negativos de la política de Obama fue su impulso al aborto incluso en el extranjero, y uno de sus actos más denostados, la denuncia a las Hermanitas de los Pobres por negarse a seguir la política abortista del "obamacare", violadora, también, de la libertad religiosa: les exigía pagar seguros de salud que incluían  anticonceptivos, el aborto y la esterilización. Barack Obama revocó la "Política de Ciudad México"( una ley que prohibía las ayudas económicas al aborto fuera de los Estados Unidos). Ese aspecto de la política de Obama fue considerado un ejemplo de extremismo en la promoción del aborto, que no de la salud de las mujeres (encuestas  de Gannett del 2009). Con tantos millones de personas en el mundo sensibles ante el drama del aborto (muerte cruel perpetrada voluntariamente contra el ser humano más inocente), me congratulo de la orden de Trump y pido a Dios que no tarde el día en que se abandone en el mundo entero el mercadeo con la vida de los niños no nacidos y se ayude seriamente a las madres embarazadas.  

Josefa  Romo

 

 

El poderío de grupos fanáticos

Ciertamente, en la guerra de Siria influyen también razones económicas y políticas. Pero no se llegará a la paz mientras subsista el poderío de grupos fanáticos, en parte apoyados por naciones occidentales, especialmente a través del comercio de armas, que puede acabar siendo letal para los propios Estados productores, entre los que se incluye España.

El problema no deja de plantearse respecto de la acogida e integración de los refugiados. Nos olvidamos de que el musulmán no distingue las dimensiones espiritual, religiosa, civil y social. La religión tiene preceptos sobre el comportamiento de la mujer, el vestido, la comida... Esa confusión entre sociedad y religión, a juicio del profesor Samir, representa a la vez la fuerza y la debilidad del Islam. De ahí la importancia de exigirles que se integren en las costumbres de los países que les acogen, aun sin llegar a extremismos laicistas que en occidente configuran no tanto una distinción como una separación radical, odiosa para los inmigrantes de religión musulmana que proceden casi siempre de lugares en que rige más o menos pacíficamente la sharía. El diálogo no supone la aceptación de conductas que, en la práctica, niegan la libertad religiosa.

Estas consideraciones resultan quizá pertinentes, cuando se vuelve a hablar de guerra fría e, incluso, de guerra mundial larvada o a trozos... Lo ha afirmado también Bashar el Asad, seguramente por interés propio, respecto del conflicto de Siria. Pero la referencia aparece cada vez más en la prensa internacional. Y no podemos olvidar que las grandes conflagraciones del siglo XX fueron consecuencia de los absolutismos. Tras la caída de los sistemas nazi y soviético, sólo queda hoy el absolutismo islamista. Preciso es reconocerlo, frente a tanta proposición ambigua desde el pensamiento postmoderno.

Lluis Esquena Romaguera

 

 

La paz es un don

El Papa pronunciaba el lunes día 9 el discurso al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede, en el que Francisco ha recordado que la paz es un don, un desafío y un compromiso. Ha querido así reconocer la realidad incierta que vivimos, pero abordarla sin desesperanza, que señale, además de los obstáculos existentes, también el posible camino que se debe recorrer.

En el discurso el Papa ha repasado con particular atención la situación en lugares urgidos de  paz, como Oriente Medio, Sudán, República Centroafricana, Irak, Yemen, o los procesos de diálogo abiertos en lugares como Venezuela, Cuba y Colombia. Pedía a los gobiernos que garanticen el derecho fundamental a la libertad religiosa y políticas sociales valientes para conquistar verdaderamente la paz que tanto se necesita. Y ha tenido palabras de condena, una vez más, para el terrorismo de matriz fundamentalista, que usa el nombre de Dios para sembrar muerte.

Pedro J. Piqueras Ibáñez

 

 

Pensamientos y reflexiones 141

LO QUE DIJO EL CANCILLER DE HIERRO: Yo digo que España es la “olla de grillos locos”: Tristemente lo que dijera el caudillo teutón fue una verdad terrible y que nos afectó y sigue afectando, puesto que ya hace “siglo y medio” que afirmó cuanto sigue: “España es la nación más fuerte de las de todo el mundo; los españoles llevan siglos tratando de destruirla y no lo consiguen”. Lo dijo el unificador de Alemania; Otto von Bismark el Canciller de Hierro, o forjador de la que desde entonces fue “la Gran Alemania” y para lo que hubo que eliminar la infinidad de reinos que allí había. En aquella época ya España y los españoles de entonces y después; habían sufrido las calamidades del retorno de los Borbones, encarnados por aquel canalla rey, que pasó a la historia como “el rey felón”; después una primera república, que fue un rotundo fracaso; la España dividida no en coras musulmanas, sino en cosas peores como fueron los cantones convertidos en “Estados de opereta”; etc. etc. hasta llegar a la no menos fracasada segunda república, el levantamiento militar y la posterior sangrienta guerra civil, hasta llegar a lo de hoy, donde ya “la inmensa olla de grillos locos amenaza con ni sabemos ya que va a ser de esto que se sigue llamando España”. (De mi artículo de igual titular: Julio 2016

LIBERAL O LIBERALISMO: Son palabras prostituidas (como lo son democracia y tantas otras) El verdadero liberal, quiere comercio libre, libre competencia, que impere la ley de la oferta y la demanda; que la inteligencia rija todos los negocios dentro de leyes justas Y QUE EN DEFINITIVA EL MÁS APTO TRIUNFE POR SU PROPIO ESFUERZO: O sea y más concreto, la propia ley natural aplicada al ser humano. Todo lo que no sea eso NO ES LIBERALISMO NI LIBERAL EL QUE NO LO PRACTIQUE; pues reitero EL LIBERAL NO PEDIMOS PRIVILEGIOS... PERO TAMPOCO LOS OTORGAMOS A NADIE... NI AL PROPIO REY COMO SER HUMANO QUE ES. A ver si se enteran de lo que es y significa esa gran palabra, que para el que no lo sepa NACIÓ EN ESPAÑA Y FUE ADOPTADA POR TODO EL MUNDO. AGF (En un foro de Internet el 11-05-2009)

 

PRESUPUESTOS DEL ESTADO INCLUIDOS AUTONOMÍAS AYUNTAMIENTOS ETC.: Si de verdad se gobernase para los intereses de España y los españoles con verdadera justicia distributiva, los presupuestos generales se aprobarían sin muchas dificultades; pero lo que ocurre en que cada cual quiere llevarse "la tajada del león" y es claro que así no se logran acuerdos; todo lo demás que nos digan ES MENTIRA; por ello a muchos no les interesan los presupuestos, lo que les interesa es echar al que manda para ocupar su puesto; y es claro que así no funciona ninguna economía. Debiera haber una ley como en USA, o sea que los empleados públicos salvo excepciones que dice su ley QUEDAN SUSPENDIDOS DE EMPLEO Y SUELDO HASTA QUE SE APRUEBAN LOS PRESUPUESTOS, SEGURO QUE ASÍ HABRÍA ACUERDOS RÁPIDOS.

SOBRE LOS REYES CATÓLICOS: Sobre “la toma de Granada en 1492)  “UNA MAYORÍA DE NACIDOS EN ESPAÑA PARECEN IDIOTAS ANTES DE NACER, CUESTIONAR LA RECONQUISTA DE ESPAÑA ES UN HECHO DE GUERRA DE ÉPOCAS DONDE LAS CONQUISTAS SE HACÍAN ASÍ, COMO ANTES UN CALIFA CORDOBÉS Y MEDIO SIGLO ANTES FUE A COMPOSTELA Y TRAS CONQUISTARLA, A "LOMOS" DE ESCLAVOS SE TRAJO PARA CÓRDOBA LAS CAMPANAS DE LA CATEDRAL Y COMO TANTOS OTROS DERECHOS DE GUERRA SE EJECUTARON. ATENTAR CONTRA LA MEMORIA DE LOS REYES MÁS SIGNIFICATIVOS DE NUESTRA HISTORIA ES SIMPLEMENTE VERGONZOSO, ¿ALGUIEN VALORA QUE NOS DEJARON UNA NACIÓN, UN IDIOMA Y UN IMPERIO QUE SUS INÚTILES HEREDEROS LO DILAPIDARON TODO? ¿QUÉ QUERÍAN UNOS NUEVOS BALCANES EUROPEOS, QUE DE ALGUNA MANERA AÚN TENEMOS ENCIMA? POBRES DIABLOS. (AGF 04.01.2017 - (En Vozpópuli)

 

FRANCO EL INTERMINABLE TEMA EN ESPAÑA:

Franco y sólo por su profesión (fue el general más joven de los de la Europa de su tiempo) ya es una figura histórica y europea; y no digamos de la de España, puesto que ocupa más de cincuenta años de ella, ya que militarmente destaca en las guerras de África, así es que digan lo que digan, en ella estará mientras se escriba la historia; como están Hitler en la de Alemania, Mussolini en la de Italia, Tito en la de Yugoslavia, junto a las primeras figuras no sólo de Europa sino de todo el mundo. De su actuación en España, posiblemente sea del que más libros se han escrito sobre ello, es claro que “para unos fue casi un dios y para otros el diablo"; lo que demuestra que fue un personaje excepcional... y como todo ello es IMBORRABLE, es absurdo sacarlo de su tumba en el monumento que erigiera en “Cuelgamuros”, que fue erigido para memoria de todos los caídos por la terrible guerra civil de 1936-1939; sepultura QUE ÉL NUNCA ELIGIÓ (Para él y su esposa él tenía elegido un lugar en “El Pardo”). MEJOR DEJARLO ALLÍ Y POR SIMPLE NEGOCIO TURÍSTICO (DEL QUE SIGUE VIVIENDO ESPAÑA) PUESTO QUE ES UNO DE LOS MONUMENTOS MÁS VISITADOS de los de toda España Y POR TANTO DEJA MUCHOS MILLONES AL AÑO,  a la economía española; APARTE DE LOS CIENTOS DE EMPLEADOS QUE ALLÍ VIVEN DE ELLO Y QUE CERRADO EL MONUMENTO IRÍAN A LA CALLE; por otra parte Franco no va a resucitar ni echado de allí su cadáver, tampoco España no va a cambiar en nada; por todo ello y muchas cosas más que se pueden añadir, ES UNA IDIOTEZ DE LAS MUCHAS QUE AQUÍ SE EMPLEAN COMO DEMAGOGIA. LA HISTORIA SIMPLEMENTE SIRVE COMO MAESTRA PARA LA ENSEÑANZA DE LA POSTERIDAD, PERO NADA MÁS. Tristemente aquella terrible guerra no sirvió para lo que debiera, puesto que los enfrentamientos siguen y hay incluso el que si pudiera reescribiría una falsa historia, para presentar a la otra parte derrotada, como si hubiesen sido los vencedores; absurdo por demás.(Respondiendo en un foro 22-01-2015)

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y 

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes