Las Noticias de hoy 07 Septiembre 2016

  Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    miércoles, 07 de septiembre de 2016       

Indice:

Newsletter Diario

Próximas celebraciones presididas por el Papa Francisco

El Papa al hospital Bambino Gesu’: ‘Sean una gran obra de caridad’

Jueves de la semana 23 de tiempo ordinario; año par: Llucià Pou Sabaté

Fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María: SU SANTIDAD JUAN PABLO II

“La mayor donación de Dios a los hombres”: San Josemaria

Un salvavidas sobre el pijama de rayas

Kenia: mujeres que se ayudan entre sí

TEMA 10. La Pasión y Muerte en la Cruz: Antonio Ducay

Amistad: los elementos que forjan amistades para toda la vida: encuentra.com

De aquellos polvos vinieron estos lodos: Rafael María de Balbín

La obediencia de los hijos entre los 2 y los 5 años: Lídia Ametller Martínez

Los primeros cristianos contra el aborto. Ejemplos para el cristiano del siglo XXI,: Luis Fernando Pérez Bustamante

COMUNICACIÓN A LA DERIVA: René Mondragón

El SÍ sin memoria carece de sentido: Joanna Castro

Entre la opinión y la ciencia: Fernando Pascual

¡LA SITUACIÓN EN VENEZUELA DEBE SER UNA PREOCUPACIÓN INTERNACIONAL!: Guy CREQUIE

Gracias a la mejora genética: Jesús Domingo

Los diez consejos para cuidar el medio ambiente: Domingo Martínez Madrid

¿El cuerpo electoral habrá tomado nota?: Jesús Domingo Martínez

Más que amistad: Enric Barrull Casals

La imposible España:  Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

Con el mayor afecto. Félix Fernández

 

 

Newsletter Diario

Próximas celebraciones presididas por el Papa Francisco

Santa Misa presidida por el Papa Francisco, foto de archivo – AP

06/09/2016 11:35

SHARE:

 

 Se hizo público el calendario, firmado por Mons. Guido Marini, Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias, de las próximas celebraciones presididas por el Santo Padre, que abarcan los meses de septiembre, octubre y noviembre de 2016:

El 25 de septiembre, XXVI Domingo del Tiempo Ordinario, el Papa Francisco presidirá la Santa Misa con motivo del Jubileo de los catequistas, en la Plaza de San Pedro, a las 10 y 30, de la mañana.

Desde el viernes 30 de septiembre, hasta el 2 de octubre, XXVII Domingo del Tiempo Ordinario, el Santo Padre realizará su Viaje Apostólico a Georgia y a Azerbaiyán.

El sábado 8 de octubre, presidirá una Vigilia Mariana, en la Plaza de San Pedro, a las 17.30.

El 9 de octubre, XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario, el Papa Francisco presidirá la Santa Misa, con motivo del Jubileo Mariano, en la Plaza de San Pedro, a las 10.30 de la mañana.

El 16 de Octubre, XXIX Domingo del Tiempo Ordinario, el Sucesor de Pedro presidirá la Santa Misa con el Rito de Canonización de 7 Beatos: José Sánchez del Río; Manuel González García, José Gabriel del Rosario – ‘el cura Brochero’- ; Salomón Leclerq; Alfonso María Fusco; Luis Pavoni e Isabel de la Santísima Trinidad.

En los días del 31 de octubre al 1º de noviembre, tendrá lugar el Viaje Apostólico del Papa Francisco a Suecia, para conmemorar los 500 años de la Reforma.

El viernes, 4 de noviembre, el Santo Padre presidirá la Santa Misa de sufragio por los cardenales y obispos fallecidos durante el año. Será en el Altar de la Cátedra de la Basílica Vaticana, a las 11 y 30 de la mañana.

El 6 de noviembre, XXXII Domingo del Tiempo Ordinario, presidirá la Santa Misa, con motivo del Jubileo de los encarcelados, en la Basílica de San Pedro, a las 10 de la mañana.

En la misma Basílica Vaticana, el 13 de noviembre, XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario, presidirá la Santa Misa del Jubileo de las personas sin techo.

Y el Domingo, 20 de noviembre, Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo Rey del Universo, el Papa Francisco presidirá la Santa Misa para la clausura del Jubileo de la Misericordia.

 

 

El Papa al hospital Bambino Gesu’: ‘Sean una gran obra de caridad’

Posted by Salvatore Cernuzio on 6 September, 2016

La Dra. Enoc del hospital pediátrico Bambino Gesú
(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- En un “clima de gran familiaridad” el papa Francisco recibió hoy en audiencia a Mariella Enoc, presidente del Consejo de Administración del hospital pediátrico vaticano Bambino Gesù.

El hospital cuya sede central está situada en el monte Gianicolo, a poca distancia del centro de Roma, da un servicio de excelencia a los niños que llegan de la capital, desde Italia y de otros países.

“Me sentí como en casa, por lo que el diálogo fue muy simple y sincero”, cuenta Mariella Enoc a la Radio Vaticano, quien después de esta audiencia en la Casa Santa Marta llevó un aparato para ecografías donado por el hospital, al dispensario pediátrico del Vaticano.

“El Papa –dice la directora– me escuchó muchísimo, con aquella capacidad de escucha que tiene y mirándome a los ojos”.

Señaló que el Pontífice “me ha animado a proseguir en mi trabajo en el hospital” y le aseguró “el apoyo del Secretario de Estado”. La exhortó por ello a que “el hospital vaya adelante y sea siempre una gran obra de caridad”.

La directora del Bambino Gesù, le presentó también al papa Francisco la iniciativa de construir un hospital pediátrico en Bangui, la capital de Africa Central, “proyecto que le interesó mucho al Papa” y “prometió su personal ayuda económica”.

Le ilustró la ‘adopción’ que están haciendo de este hospital, dando formación a los médicos con una escuela de especialización en pediatría y la construcción de pabellones que hoy son solo tiendas de campaña.

Otro proyecto que ilustró, es uno agrícola, que están realizando el hospital Bambino Gesù junto al ente de las Naciones Unidas, la FAO y “que puede transformarse en un importante recurso de trabajo para las personas” lo que evita que muchos piensen a emigrar.

La Dra. Enoc le refirió además al Papa, que en Hospital que ella dirige “están llegando niños de muchas partes del mundo, también niños que no tendrían la posibilidad de pagar el tratamiento” dijo.

Y precisó: “Nosotros los recibimos porque este tiene que ser un hospital, que da testimonio de los valores cristianos”. Además precisó que los trabajos de investigación científica que el Bambino Gesù realiza, “tienen que ser divulgados lo más posible de manera que todos puedan aprovecharlos”.

Justamente en estos días el hospital romano participa al Jubileo de las Universidades y de los centros de investigación, que concluirá el 10 de septiembre en una audiencia con el Papa en la plaza de San Pedro.

“El Jubileo –ha declarado en un comunicado la presidenta Enoc– es siempre tiempo para redescubrir y reproponer el valor humano y social de la asistencia sanitaria y la curación de los enfermos”. Jubileo que además es “una ocasión preciosa para llamar la atención sobre este aspecto central de la vida y del testimonio cristiano, la curación de los enfermos, que desde siempre acompaña la vida de la Iglesia”, dijo.

 

Jueves de la semana 23 de tiempo ordinario; año par

Por encima de todo, el amor, que es la unidad consumada, siguiendo el consejo de Jesús: Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo.

“En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«A los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os injurian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, déjale también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames. Tratad a los demás como queréis que ellos os traten. Pues, si amáis sólo a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien sólo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores lo hacen. Y si prestáis sólo cuando esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores, con intención de cobrárselo. ¡No! Amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; tendréis un gran premio y seréis hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desagradecidos. Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que uséis, la usarán con vosotros»” (Lucas 6,27-38).  

1. Jesús, te pido ayuda para entender que esos consejos que Lucas aquí recoge (y que Mateo había agrupado en el sermón de la Montaña) son unas actitudes evangélicas esenciales:

-“A vosotros que me escucháis os digo: "Amad a vuestros enemigos"”… y se detallan unos ejemplos que no son otra cosa que aplicación de las bienaventuranzas que ayer leímos, cuando la cuarta bienaventuranza ("dichosos cuando os odien y os insulten") se desarrolla aquí. Jesús, aquí nos pides: – amad a vuestros enemigos, – haced el bien a los que os odian, – bendecid a los que os maldicen, – orad por los que os injurian, – al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra, – al que te quite la capa, déjale también la túnica… es una revolución. Nos dices: si amáis sólo a los que os aman, ¿qué mérito tenéis?; si hacéis el bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis?; si prestáis sólo cuando esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis?

“En el hecho de amar a nuestros enemigos se ve claramente cierta semejanza con nuestro Padre Dios, que reconcilió al género humano, que estaba en enemistad con él y le era contrario, redimiéndole de la eterna condenación por medio de la muerte de su hijo” (Catecismo romano). La manera de llegar a la cercanía de Dios es la misericordia, y “el mismo Dios, que se digna dar en el cielo, quiere recibir en la tierra” (S. Cesáreo de Arlés, comentando que lo que hacemos a los demás lo hacemos con Él).

Finalmente, la llamada al perdón es clara, condición para el perdón de nuestras ofensas es que perdonemos a los demás: “el Señor añade una condición necesaria e ineludible, que es, a la vez, un mandato y una promesa, esto es, que pidamos el perdón de nuestras ofensas en la medida en que nosotros perdonamos a los que nos ofenden, para que sepamos que es imposible alcanzar el perdón que pedimos de nuestros pecados si nosotros no actuamos de modo semejante con los que nos han hecho alguna ofensa. Por ello, dice también en otro lugar: la medida que uséis, la usarán con vosotros. Y aquel siervo del Evangelio, a quien su amo había perdonado toda la deuda y que no quiso luego perdonarla a su compañero, fue arrojado a la cárcel. Por no haber querido ser indulgente con su compañero, perdió la indulgencia que había conseguido de su amo” (S. Cipriano).

Esta página del evangelio es de ésas que tienen el inconveniente de que se entienden demasiado. Lo que cuesta es cumplirlas, adecuar nuestro estilo de vida a esta enseñanza de Jesús, que, además, es lo que Él cumplía el primero. Después de escuchar esto, ¿podemos volver a las andadas en nuestra relación con los demás?, ¿nos seguiremos creyendo buenos cristianos a pesar de no vernos demasiado bien retratados en estas palabras de Jesús?, ¿podremos rezar tranquilamente, en el Padrenuestro, aquello de "perdónanos como nosotros perdonamos"?

Jesús, te pido ayuda para vivir lo que nos propones: -"tratad a los demás como queréis que ellos os traten"; "la medida que uséis la usarán con vosotros"; -"sed compasivos como vuestro Padre es compasivo"; y cuando amamos de veras, gratuitamente, seremos "hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desagradecidos". Saludar al que no nos saluda. Poner buena cara al que sabemos que habla mal de nosotros. Tener buen corazón con todos. No sólo no vengarnos, sino positivamente hacer el bien. Poner la otra mejilla. Prestar sin esperar devolución. No juzgar. No condenar. Perdonar… (J. Aldazábal).

-“Amadles… Hacedles bien… Deseadles el bien… Rogad por ellas… Dad… No reclaméis”… Todo esto no son ideas, ni sentimientos… sino actos reales, actitudes concretas. No, no es fácil vivir el evangelio… ¡no es "agua de rosas"!

-“Tratad a los demás como queréis que ellos os traten”. Ponerse en el lugar de los demás. ¡Cuán difícil es esto, Señor! Ven a nosotros.

-“Si amáis a los que os aman ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Si hacéis bien a los que lo hacen a vosotros… También los pecadores hacen otro tanto. Si prestáis sólo cuando esperáis cobrar…” Jesús, quieres que nuestro "amor" se haga universal, no centrado en los seres queridos.

-“Amad a vuestros enemigos, haced el bien sin esperar nada a cambio”… Es un amor desinteresado, gratuito.

-“Así tendréis una gran recompensa y seréis hijos del Altísimo, porque Él es bueno con los malos y los desagradecidos. Sed misericordiosos, como Vuestro Padre es misericordioso”.

-“No juzguéis… No condenéis… Perdonad… Dad…” Dejo resonar en mí cada una de esas palabras, una a una, una después de otra. Y las llevo a la oración (Noel Quesson).

Entre 1915 y 1916, hubo en Turquía una gran masacre de cristianos armenios. Un joven fue asesinado a la vista de su hermana por un soldado turco; ella pudo escapar saltando una tapia. Más tarde, esta muchacha trabajaba de enfermera en un hospital, y llevaron a su sala al mismo soldado que había matado a su hermano. Se desencadenó entonces en el corazón de la joven una batalla: atenderlo o dejarlo morir. Deseaba vengarse, pero su fe cristiana le reclamaba amor y perdón. Felizmente para el soldado y para ella misma, ganó el amor de Cristo, y el infeliz criminal recibió las atenciones necesarias. Cuando el hombre se recuperó, reconoció a la joven que había perseguido y le preguntó por qué no lo había dejado morir. Ella respondió: «Porque yo sigo a Aquel que dijo: 'Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian'». El paciente se quedó pensativo y finalmente dijo: «Yo no sabía nada de una religión así. Explícame más sobre ella, porque la quiero conocer». El amor lo conquistó y ella tuvo el gozo de llevarlo a los pies del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Aquel individuo, que era imagen del hombre terreno, pasó a ser imagen del hombre celestial.

Como dice el Catecismo, «observar el mandamiento del Señor es imposible si se trata de imitar desde fuera el modelo divino. Se trata de una participación vital y nacida del fondo del corazón, en la santidad, en la misericordia y en el amor de nuestro Dios». El Cardenal Newman escribía: «¡Oh Jesús! Ayúdame a esparcir tu fragancia dondequiera que vaya. Inunda mi alma con tu espíritu y vida. Penetra en mi ser, y hazte amo tan fuertemente de mí que mi vida sea irradiación de la tuya (…). Que cada alma, con la que me encuentre, pueda sentir tu presencia en mí. Que no me vean a mí, sino a Ti en mí». Amaremos, perdonaremos, abrazaremos a los otros sólo si nuestro corazón es engrandecido por el amor a Cristo (Josep Miquel Bombardó).

Sólo si reconozco al enemigo como persona, como ser humano puedo responder desde la misericordia de Dios a la crueldad ajena. Ser capaz de distinguir el mal que me hacen de quien me lo hace: quien me hace mal está por encima del mal que hace, en su dignidad de hijo de Dios, explicaba Jutta Burgraff. Amar a quien nos odia es la medida del verdadero amor. Porque quién sólo ama a quien le retribuye con los mismos sentimientos, no sobrepasa la medida del amor egoísta. Beneficiar a quien nos cause daño, bendecir al que nos maldice y ser generosos con los acaparadores es un modo de proceder que pone la lógica del mundo patas arriba.

Cuando respondemos bendiciendo a quien nos maldice, cuando oramos por quienes nos difaman, estamos propiciando una convivencia menos salvaje y, por lo menos, más humana; ojalá logremos que sea más fraterna y entonces, como dice el profeta Isaías: haremos de nuestras espadas arados, de nuestras lanzas podaderas; nadie se levantará contra los demás, ni nos prepararemos más para la guerra, pues caminaremos no conforme a nuestras miradas torpes y miopes, sino a la luz del Señor (www.homiliacatolica.com).

2. La carne del templo que no se usaba con fines cultuales se vendía en el mercado. Pablo responde ahora que el cristiano es libre: "Todo me está permitido", "pero no todo me conviene", añade.

¡El ídolo es sólo una estatua de piedra! He estado viendo los Toros de Guisando, que estaban al parecer repartidos en el campo y los romanos los reagruparon en su situación actual (y luego fue escenario para un famoso tratado que hizo de Isabel de Castilla la heredera). Ya sin facciones en sus cabezas, están como elemento decorativo, lo que quizá tuviera antaño un significado cultual. Esto pasa con tantas idolatrías, de las que no queda nada más que una estatua de recuerdo.

-“No hay más que un solo Dios: el Padre, del cual proceden todas las cosas y para el cual somos… y un solo Señor, Jesucristo, por quien son todas las cosas y por el cual somos nosotros…” ¡Qué libertad y qué certeza! El Dios único: lo restante no vale nada. Y esta certeza libera totalmente al hombre de cualquier tabú o interdicto que ya no es sagrado sino profano… sólo Dios es sagrado.

-“Mas no todos tienen este conocimiento. Algunos comen la carne inmolada como tal carne ofrecida al ídolo”. Algunos "tienen miedo". Ya en Corinto se oponían los «fuertes» que se consideraban totalmente libres, y los «débiles» que, para sentirse más seguros, defendían las posiciones más estrictas.

-“Su conciencia que es «débil» se encontrará manchada”. Cuando uno cree cometer un pecado, lo comete: es una regla esencial de la conciencia…

-“Por consiguiente, si un alimento ha de causar la caída de mi hermano, -por quien murió Cristo- no comeré jamás carne, antes que causar la caída de mi hermano”. La caridad es el criterio último de juicio. Por mucho que yo sea totalmente libre personalmente y capaz de comer cualquier alimento, evitaré escandalizar a mis hermanos más débiles y, para ello, renunciaré incluso a lo que tengo derecho. «¡Ese hermano por quien murió Cristo!» Admirable fórmula: ¡qué respeto nos infundiría, si pensáramos más en ella! (Noel Quesson).

3. Te pido, Señor, con el salmista, que me guíes interiormente por tus caminos: “Señor, tú me sondeas y me conoces; / me conoces cuando me siento o me levanto, / de lejos penetras mis pensamientos; / distingues mi camino y mi descanso, / todas mis sendas te son familiares”. ¡Qué paz, saber que estoy seguro en tus manos, que me conoces mejor que yo mismo!

“Tú has creado mis entrañas, / me has tejido en el seno materno. / Te doy gracias, / porque me has escogido portentosamente, / porque son admirables tus obras.” A pesar de mi poquedad, me has escogido, Señor, y no tengo que simular ser importante, sino que a pesar de todo me eliges, y por eso soy importante, porque me quieres: “Señor, sondéame y conoce mi corazón, / ponme a prueba y conoce mis sentimientos, / mira si mi camino se desvía, / guíame por el camino eterno.”

Llucià Pou Sabaté

 

Fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María
Sábado 8 de septiembre de 1979

HOMILÍA DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II

1. "¡Tu nacimiento, Virgen Madre de Dios, ha anunciado la alegría a todo el mundo!"

Hoy es, pues, el día de este gozo. La Iglesia, el 8 de septiembre, nueve meses después de la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Madre del Hijo de Dios, celebra el recuerdo de su nacimiento. El día del nacimiento de la Madre hace dirigir nuestros corazones hacia el Hijo: "De ti nació el Sol de justicia, Cristo, nuestro Dios, que borrando la maldición, nos trajo la bendición y, triunfando de la muerte, nos dio la vida eterna" (Ant. Benedictus).

Así, pues, la gran alegría de la Iglesia pasa del Hijo a la Madre. El día de su nacimiento es verdaderamente un preanuncio y el comienzo del mundo mejor (origo mundi melioris") como proclamó de modo estupendo el Papa Pablo VI.

Y por esto la liturgia de hoy confiesa y anuncia que el nacimiento de María irradia su luz sobre todas las Iglesias que hay en el orbe.

2. La festividad del nacimiento de María parece proyectar su luz, de modo particular, sobre la Iglesia de la tierra italiana, precisamente aquí, en Loreto, en el admirable santuario, que hoy es la meta de nuestra peregrinación común. Desde el comienzo de mi pontificado he deseado ardientemente venir a este lugar; pero he esperado precisamente a este día, a esta fiesta. Hoy me encuentro aquí, y me alegro de que en mi primera peregrinación participen también venerables cardenales y obispos, numerosos sacerdotes y religiosas y una multitud de peregrinos, provenientes sobre todo de las diversas ciudades de esta región de Italia. Juntamente con todos deseo traer aquí hoy las cordiales palabras de veneración a María, las palabras que brotan de todos los corazones y, al mismo tiempo, de la tradición plurisecular de esta tierra, que la Providencia ha escogido para la Sede de Pedro y que después fue iluminada por la luz de este santuario, que la profunda piedad cristiana ha unido, de modo especial, al recuerdo del misterio de la encarnación. Estoy agradecido por la invitación que me ha dirigido, ante todo el cardenal Umberto Mozzoni, Presidente de la Comisión Cardenalicia para el santuario, y también el arzobispo mons. Loris Francesco Capovilla, cuya persona nos recuerda la figura del siervo de Dios el Papa Juan, y su peregrinación a Loreto en vísperas de la apertura del Concilio Vaticano II.

Tampoco puedo pasar por alto el hecho de que en las cercanías del santuario se encuentra el cementerio en el que descansan los cuerpos de mis compatriotas soldados polacos. Durante la segunda guerra mundial cayeron en combate sobre esta tierra, luchando por "nuestra y vuestra libertad", como dice el antiguo lema polaco. Cayeron aquí, y pueden descansar cerca del santuario de la Virgen María, el misterio de cuyo nacimiento difunde su luz en la Iglesia en tierra polaca y en tierra italiana. También ellos participan, de modo invisible, en esta peregrinación.

3. El culto de la Madre de Dios en esta tierra está vinculado, según la antigua y viva tradición, a la casa de Nazaret. La casa en la que, como recuerda el Evangelio de hoy, María habitó después de los desposorios con José. La casa de la Sagrada Familia. Toda casa es sobre todo santuario de la madre. Y ella lo crea, de modo especial, con su maternidad. Es necesario que los hijos de la familia humana, al venir al mundo, tengan un techo sobre la cabeza; que tengan una casa. Sin embargo la casa de Nazaret, como sabemos, no fue el lugar del nacimiento del Hijo de María e Hijo de Dios. Probablemente todos los antepasados de Cristo, de los que habla la genealogía del Evangelio de hoy según San Mateo, venían al mundo bajo el techo de una casa. Esto no se le concedió a El. Nació como un extraño en Belén, en un establo. Y no pudo volver a la casa de Nazaret, porque obligado a huir desde Belén a Egipto por la crueldad de Herodes, sólo después de morir el rey, José se atrevió a llevar a María con el Niño a la casa de Nazaret.

Y desde entonces en adelante esa casa fue el lugar de la vida cotidiana, el lugar de la vida oculta del Mesías; la casa de la Sagrada Familia. Fue el primer templo, la primera iglesia, en la que la Madre de Dios irradió su luz con su Maternidad. La irradió con su luz procedente del gran misterio de la encarnación; del misterio de su Hijo.

4. En el rayo de esta luz crecen, en todo vuestro país de sol, las casas familiares. Son muchas. Desde las cimas de los Alpes y de los Dolomitas, a los que me he podido acercar el domingo 26 de agosto, al visitar los lugares nativos del Papa Juan Pablo I, hasta Sicilia. Muchas, tantas casas; las casas familiares. Y muchas, tantas familias; y cada una de ellas permanece, mediante la tradición cristiana y mariana de vuestra patria, en un cierto vínculo espiritual con esa luz, que procede de la casa de Nazaret, especialmente hoy: en el día del nacimiento de la Madre de Cristo.

Quizá esta luz que brota por la tradición de la casa de Nazaret en Loreto realiza algo aún más profundo: sí, hace que todo este país, que vuestra patria se convierta como en una gran casa familiar. La gran casa habitada por una comunidad grande, cuyo nombre es "Italia". Es necesario remontarse hacia atrás en la realidad histórica, mejor, quizá a la realidad pre-histórica, para llegar a sus raíces remotas. Un extranjero, como yo, que es consciente de la realidad que constituye la historia de la propia nación, se adentra en esta realidad con un respeto especial y con una atención llena de recogimiento. ¿Cómo crece de sus antiquísimas raíces esta gran comunidad humana, que se llama "Italia"? ¿Con qué vínculo están unidos los hombres que la constituyen hoy, a las generaciones que han pasado a través de la tierra desde los tiempos de la antigua Roma hasta los tiempos presentes? El Sucesor de Pedro, que está en esta tierra desde los tiempos de la Roma imperial, siendo testigo de tantos cambios y, al mismo tiempo, de toda la historia de vuestra tierra, tiene el derecho y el deber de hacer estas preguntas.

Y tiene el derecho de preguntar así el Papa que es hijo de otra tierra, el Papa cuyos compatriotas yacen aquí, en Loreto, en el cementerio de guerra. Sin embargo, sabe por qué cayeron aquí. El antiguo adagio romano "pro aris et focis" lo explica del mejor modo. Cayeron por cada uno de los altares de la fe y por cada una de las casas de familia en la tierra nativa, que querían preservar de la destrucción. Porque, en medio de toda la inestabilidad de la historia, cuyos protagonistas son los hombres, y sobre todo los pueblos y las naciones, permanece siempre la casa, como arca de la alianza de las generaciones y tutela de los valores más profundos: de los valores humanos y divinos. Por esto la familia y la patria, para preservar estos valores, no escatimaron ni siquiera a los propios hijos.

5. Como veis, queridos hermanos y hermanas, vengo aquí, a Loreto, para interpretar el misterioso destino del primer santuario mariano en tierra italiana. Efectivamente, la presencia de la Madre de Dios en medio de los hijos de la familia humana y en medio de cada una de las naciones de la tierra en particular, nos dice mucho de las naciones y de las comunidades mismas.

Y vengo a la vez en el período de preparación para un deber importante, que me conviene asumir, después de la invitación del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, frente al alto foro de la Organización más representativa del mundo contemporáneo. Vengo aquí a buscar la luz en este santuario, por la intercesión de María, nuestra Madre. Ya he pedido el domingo pasado en Castelgandolfo, durante el encuentro del "Ángelus", que se ore por el Papa y su misión de tanta responsabilidad en el foro de la ONU. Hoy repito y renuevo una vez más esta petición.

Efectivamente, se trata de trabajar y colaborar para que en la tierra, que la Providencia ha destinado a ser la morada de los hombres, la casa de la familia, símbolo de la unidad y del amor, venza a todo lo que amenaza esta unidad y amor entre los hombres: el odio, la crueldad, la destrucción, la guerra. Para que esta casa familiar se convierta en la expresión de las aspiraciones de los hombres, de los pueblos, de las naciones, de la humanidad, a pesar de todo lo que le es contrario, que la elimina de la vida de los hombres, de las naciones y de la humanidad, que sacude sus fundamentos, sean socio-económicos o éticos; porque sobre unos y otros se basa toda casa; tanto la que se construye cada familia, como también la que, con el esfuerzo de todas las generaciones, se construyen los pueblos y las naciones: la casa de la propia cultura, de la propia historia; la casa de todos y la casa de cada uno.

6. Esta es la inspiración que encuentro aquí, en Loreto. Este el imperativo moral que de aquí deseo sacar. Este es, al mismo tiempo, el problema que precisamente ante la tradición de la casa de Nazaret y ante el rostro de la Madre de Cristo en Loreto, deseo encomendar y confiar, de modo especial, a su corazón materno, a su omnipotencia de intercesión ("omnipotentia suplex") .

Así como ya he hecho en Guadalupe (México) y luego en la polaca Jasna Góra en Czestochowa (Claro Monte), deseo en este encuentro de hoy en Loreto recordar esa consagración al Corazón Inmaculado de María que, hace 20 años, realizaron los Pastores de la Iglesia italiana, en Catania, el 13 de septiembre de 1959, en la clausura del 16 congreso eucarístico nacional. Y quiero decir las palabras que en aquella ocasión dirigió a los fieles mi predecesor de venerada memoria, Juan XXIII, en su mensaje radiofónico: "Nos confiamos que, en virtud de este homenaje a la Virgen Santísima, todos los italianos veneren en Ella con renovado fervor a la Madre del Cuerpo Místico, de quien la Eucaristía es símbolo y centro vital; imiten en Ella el modelo más perfecto de la unión con Jesús, nuestra Cabeza; se unan a Ella en la ofrenda de la Víctima divina, e imploren de su materna intercesión para la Iglesia los dones de la unidad, de la paz, sobre todo una más exuberante y fiel floración de vocaciones sacerdotales. De este modo la consagración se convertirá en ocasión de un compromiso cada vez más serio en la práctica de las virtudes cristianas, una defensa validísima contra los males que las amenazan y una fuente de prosperidad incluso temporal, según las promesas de Cristo" (AAS, 51 [1959] 713) .

Todo esto que, hace 20 años, encontró expresión en el acto de consagración a María, realizado por los Pastores de la Iglesia italiana, yo deseo hoy no sólo recordarlo, sino también, con todo el corazón, repetirlo, renovarlo y hacerlo mío, en cierto modo, ya que por los inescrutables designios de la Providencia me ha tocado aceptar el patrimonio de los Obispos de Roma en la Sede de San Pedro.

7. Y lo hago con la convicción más profunda de la fe, del entendimiento y del corazón al mismo tiempo. Porque en nuestra época difícil, y también en los tiempos que vienen, sólo el verdadero gran Amor puede salvar al hombre.

Sólo gracias a él esta tierra, la morada de la humanidad, puede convertirse en una casa: la casa de las familias, de las naciones, de toda la familia humana. Sin amor, sin el verdadero gran Amor, no hay casa para el hombre sobre la tierra. El hombre estaría condenado a vivir privado de todo, aunque levantase los edificios más espléndidos y los montase lo más modernamente posible.

Acepta, oh Señora de Loreto, Madre de la Casa de Nazaret, esta peregrinación mía y nuestra, que es una gran oración común por la casa del hombre de nuestra época: por la casa que prepara a los hijos de toda la tierra para la casa eterna del Padre en el cielo. Amén

© Copyright 1979 – Libreria Editrice Vaticana

 

 

“La mayor donación de Dios a los hombres”

Cuando le recibas, dile: Señor, espero en Ti; te adoro, te amo, auméntame la fe. Sé el apoyo de mi debilidad, Tú, que te has quedado en la Eucaristía, inerme, para remediar la flaqueza de las criaturas (Forja, 832)
No descubro nada nuevo si digo que algunos cristianos tienen una visión muy pobre de la Santa Misa, que para otros es un mero rito exterior, cuando no un convencionalismo social. Y es que nuestros corazones, mezquinos, son capaces de vivir rutinariamente la mayor donación de Dios a los hombres. En la Misa, en esta Misa que ahora celebramos, interviene de modo especial, repito, la Trinidad Santísima. Corresponder a tanto amor exige de nosotros una total entrega, del cuerpo y del alma: oímos a Dios, le hablamos, lo vemos, lo gustamos. Y cuando las palabras no son suficientes, cantamos, animando a nuestra lengua ‑Pange, lingua!‑ a que proclame, en presencia de toda la humanidad, las grandezas del Señor.

Vivir la Santa Misa es permanecer en oración continua; convencernos de que, para cada uno de nosotros, es éste un encuentro personal con Dios: adoramos, alabamos, pedimos, damos gracias, reparamos por nuestros pecados, nos purificamos, nos sentimos una sola cosa en Cristo con todos los cristianos. (Es Cristo que pasa, nn. 87-88)

 

 

Un salvavidas sobre el pijama de rayas

Strathmore University lleva doce años colaborando con la cárcel de Naivasha Main en un programa docente para 1.500 presos. Además de enseñar contabilidad, este proyecto abre las puertas del futuro, ofrece esperanza, entierra la analfabetización y reduce las tasas de criminalidad.

Iniciativas sociales 5 de Septiembre de 2016

Enseñar al que no sabe, y hacerlo en una cárcel de máxima seguridad. Así, con el mismo afán que el que se imparten clases en un aula universitaria, pero con los ojos y los oídos más abiertos. No por miedo, sino por voluntad explícita de aprender sin perderse nada.

Alumnos de Strathmore University (Kenia) llevan desde 2004 acercándose a la cárcel de Naivasha Main para echar una mano. Empezaron ayudando a instalar las clases, y ahora forman parte del Community Outreach Program, un programa a domicilio diseñado para los presos que contempla la donación de material educativo y cursos de contabilidad que, para muchos, son el pasaporte para el futuro.

Alumnos de Strathmore University (Kenia) llevan desde 2004 acercándose a la cárcel de Naivasha Main para echar una mano. Empezaron ayudando a instalar las clases, y ahora forman parte del Community Outreach Program, un programa a domicilio diseñado para los presos que contempla la donación de material educativo y cursos de contabilidad que, para muchos, son el pasaporte para el futuro. Como apunta el inspector Odec, de la Oficina de Bienestar Social del centro penitenciario, “gracias a esto somos capaces de darles esperanza”.

Una segunda oportunidad

Más de 1.500 estudiantes forman parte de esta actividad educativa dirigida a presidiarios como Mark Simiyu, que destaca que “tras haber realizado mis estudios básicos, no logré obtener ningún sueldo. Más adelante, al pasar por la cárcel, me inscribí al programa que promueve Strathmore University en el que participé como estudiante. Por el momento, he obtenido un título oficial y ahora querría lograr el diploma de contabilidad. Ahora puedo recibir una segunda oportunidad para volver de nuevo a la sociedad. Tengo algo de lo que estar orgulloso”.

“Soy consciente de que en el futuro este es un tipo de entrenamiento que me permitirá reinsertarme en la sociedad, porque las oportunidades están ahí fuera, esperando, y yo estaré en condiciones de aprovecharlas al máximo”, dice Moses Ng´ang´a

Moses Ng'ang'a es otro de los alumnos que acuden a clase con el pijama de rayas. Dice: “Soy consciente de que en el futuro este es un tipo de entrenamiento que me permitirá reinsertarme en la sociedad, porque las oportunidades están ahí fuera, esperando, y yo estaré en condiciones de aprovecharlas al máximo”.

Más formación. Más atención. Más oportunidades. Así funciona la vida. En Kenya, y en la Conchinchina…

Sed de aprender

Faith es estudiante de Strathmore y participa en el programa como docente. Esta experiencia en prisión le ha abierto los ojos: “Jamás en la vida hubiera pensando que entraría en una cárcel de alta seguridad, pero la colaboración en este programa educativo me ha dado la capacidad de ver a los prisioneros con otra mirada. He aprendido que son iguales a nosotros. Y lo que más aprecio de ellos es la sed que tienen de aprender. Muchos han logrado su certificado, y luego han continuado sus estudios consiguiendo, incluso, títulos universitarios. Eso es algo que me motiva mucho”.

Faith es estudiante de Strathmore y participa en el programa como docente. Esta experiencia en prisión le ha abierto los ojos: “Jamás en la vida hubiera pensando que entraría en una cárcel de alta seguridad, pero la colaboración en este programa educativo me ha dado la capacidad de ver a los prisioneros con otra mirada. He aprendido que son iguales a nosotros”.

James, voluntario también en este proyecto, coincide en que “cuando vienes aquí te transformas. Cambias. Ves la vida desde otra perspectiva”.

El Community Outreach Program de Strathmore es como un triatlón de obras de Misericordia con doce años de madurez: visitar a los presos, enseñar al que no sabe, y dar de beber a las personas que están sedientas de futuro. Además, según el director de la cárcel, Bonaventure Mukhwana Mutali, sus frutos “son una contribución activa para la erradicación de la analfabetización y de la criminalidad en el país”.

Cinco en uno. Eficacia probada.

 

Kenia: mujeres que se ayudan entre sí

Alquilan burros para el transporte, gestionan peluquerías o tiendas de alimentos, cosen, maquillan… Son ya más de 500 las mujeres de Kenia que han puesto en marcha un micronegocio, ayudadas por un grupo de universitarias. Así es el TOT, un proyecto de la Fundación Kianda.

Iniciativas sociales

Ngarariga y Riara son dos pueblos que forman parte del distrito de Kiambú, en Kenia. El paisaje está compuesto de colinas y mesetas que facilitan el cultivo del café y las plantaciones de té. La recolección de estos productos suponen la mayor fuente de ingresos en esta zona del país africano.

Muchos kenianos acuden a Kiambú en busca de trabajo. Durante la cosecha reciben empleo, pero el resto del año no tienen nada que hacer. Esto significa que durante más de seis meses, no cuentan con ningún medio de subsistencia.

En las colinas del Ngong viven los masais, pastores nómadas. Su estilo de vida les dificulta recibir educación, especialmente a las mujeres. A los 15 años, las chicas son ofrecidas en matrimonio a cambio de un poco de ganado como dote. A esa edad, no han tenido tiempo para formarse y poder desarrollar un empleo.

En 2003, con el fin de ayudar a las mujeres de Ngarariga, Riara y Ngong, la Fundación Kianda puso en marcha el proyecto TOT (Training of Trainers: formadoras de formadoras). Se trata de preparar a jóvenes con estudios universitarios para que, a su vez, enseñen a las mujeres del mundo rural cómo poner en marcha un pequeño negocio.

Hasta ahora, 512 mujeres de entre 25 y 60 años se han beneficiado de este programa, gracias a la colaboración de 73 universitarias. También acuden a los cursos algunas señoras de más de 60 años que, tras el fallecimiento de sus hijos a causa del SIDA, se han visto obligadas a ganar dinero para sostener a sus nietos.

Anastacia Wanjiru Mungai, peluquera.

La Fundación Kianda, impulsora del proyecto, promueve el desarrollo social, educativo y espiritual de la mujer en Kenia. Se inspira en las enseñanzas de San Josemaría Escrivá.

“Es necesario –decía el santo- que la Universidad forme a los estudiantes en una mentalidad de servicio: servicio a la sociedad, promoviendo el bien común con su trabajo profesional y con su actuación cívica. Los universitarios necesitan ser responsables, tener una sana inquietud por los problemas de los demás y un espíritu generoso que les lleve a enfrentarse con estos problemas, y a procurar encontrar la mejor solución.

La directora del curso, Susan Kinyua, reune grupos de 15 universitarias y les da un cursillo de una semana. Ellas, a su vez, ayudarán a las 80 mujeres seleccionadas por la Oficina de Desarrollo local. “Aunque las necesidades son mayores –explica Susan-. En diciembre de 2005 fuimos a Kamirithu a presentar el proyecto y no nos esperaban 80 mujeres… ¡sino 3.000!”.

Maria Njeri, con su máquina de coser.

Las primeras sesiones que imparten las jóvenes universitarias tratan sobre “Hábitos para la vida”, es decir, cómo ser personas educadas, honestas, limpias, serviciales… Susan Kinyua explica que “nuestro proyecto comienza por ayudar a la persona. Estas mujeres aprenden a usar las cosas, a ir arregladas… y la primera consecuencia es que aumenta su autoestima”.

A continuación, el curso les enseña a poner en marcha un negocio: planificarlo, hacerle publicidad, asegurar la continuidad, etc. Cuando las alumnas han escogido su tarea, Kianda les ayuda a poner en marcha la micro empresa, gracias a una ayuda que recibe de la Unión Europea.

Para las universitarias, supone una verdadera experiencia educativa. 'Los universitarios -decía san Josemaría- necesitan tener una sana inquietud por los problemas de los demás'.

Las iniciativas que han puesto en marcha son de lo más variado: alquiler de burros para transporte, salones de belleza, tiendas de ropa, costureros, sastrerías, fruterías, etc.

ALGUNAS HISTORIAS

Cuando el marido de Edith Muthoni murió, ella tuvo que mudarse a una barriada donde vivía de alquiler en una habitación, demasiado estrecha para cobijarse con sus hijos. Así que, para lograr una vida mejor, dejó a sus niños con la abuela, y puso en marcha un negocio de compra y venta de leche. Lo poco que ganaba, lo enviaba a sus hijos. Con la ayuda del TOT ha podido desarrollar su negocio y aumentar sus beneficios. Por fin, pudo comprar un piso propio y traer de nuevo a su lado a sus hijos

Hannah Wakaba, del Ngong, es viuda desde hace 10 años. “Al ser viuda, tendía a ser muy compasiva conmigo misma, y había perdido la autoconfianza. Pensaba que todo el mundo me miraba por encima del hombro. Ahora he creado un grupo de viudas, y entre nosotras nos damos ánimo, nos ayudamos a mejorar el trabajo y profundizamos en los valores que oí a esas jóvenes. ¡La vida es bella! Mis tres hijos me dicen que notan que algo en mí ha cambiado”

Anastacia Wanjiru Mungai,  por su parte, ha iniciado una peluquería. Su marido sólo puede trabajar ocasionalmente, así que la familia depende de ella. Ahora se ha propuesto mejorar un poco su choza de barro: ahorrando un poco de dinero, ha podido comprar algunos materiales de mejor calidad para el suelo.

 

 

TEMA 10. La Pasión y Muerte en la Cruz

Jesús murió por nuestros pecados (cfr. Rm 4,25) para librarnos de ellos y rescatarnos para la vida divina.

Resúmenes de fe cristiana 22 de Diciembre de 2012

 La finalidad propia del misterio de la Cruz es cancelar el pecado del mundo.

1. El sentido general de la Cruz de Cristo.

 

1.1. Algunas premisas:

El misterio de la Cruz se encuadra en el marco general del proyecto de Dios y de la venida de Jesús al mundo. El sentido de la creación está dado por su finalidad sobrenatural, que consiste en la unión con Dios. Sin embargo, el pecado alteró profundamente el orden de la creación; el hombre dejó de ver el mundo como una obra llena de bondad, y lo convirtió en una realidad equívoca. Puso su esperanza en las creaturas y se fijó como meta falsos fines terrenos.

La venida de Jesucristo al mundo tiene como finalidad reimplantar en el mundo el proyecto de Dios y conducirlo eficazmente a su destino de unión con Él. Para ello, Jesús, verdadera Cabeza del género humano [1] , asumió toda la realidad humana degradada por el pecado, la hizo suya, y la ofreció filialmente al Padre. De este modo Jesús restituyó a cada relación y situación humana su verdadero sentido, en dependencia a Dios Padre.

Este sentido o fin de la venida de Jesús se realiza con su vida entera, con cada uno de sus misterios, en los que Jesús glorifica plenamente al Padre. Cada acontecimiento y cada etapa de la vida de Cristo tiene una específica finalidad en orden a este objetivo salvador [2] .

1.2. Aplicación al misterio de la Cruz:

La finalidad propia del misterio de la Cruz es cancelar el pecado del mundo (cfr. Jn 1,29), algo completamente necesario para que se pueda realizar la unión filial con Dios. Esta unión es, como hemos dicho, el objetivo último del plan de Dios (cfr. Rm 8,28-30).

Jesús cancela el pecado del mundo cargándolo sobre sus hombros y anulándolo en la justicia de su corazón santo [3] . En esto consiste esencialmente el misterio de la Cruz:

a) Cargó con nuestros pecados . Lo indica, en primer lugar, la historia de su pasión y muerte relatada en los Evangelios. Estos hechos, siendo la historia del Hijo de Dios encarnado y no de un hombre cualquiera, más o menos santo, tienen un valor y una eficacia universales, que alcanzan a toda la raza humana. En ellos vemos que Jesús fue entregado por el Padre en manos de los pecadores (cfr. Mt 26,45) y que Él mismo permitió voluntariamente que su maldad (de ellos) determinase en todo su suerte (de Él). Como dice Isaías al presentar su impresionante figura de Jesús [4] : «se humilló y no abrió la boca. Como un cordero al degüello era llevado, y como oveja que ante los que la trasquilan está muda, tampoco él abrió la boca» (Is, 53,7).

Cordero sin mancha, aceptó libremente los sufrimientos físicos y morales impuestos por la injusticia de los pecadores, y en ella, asumió todos los pecados de los hombres, toda ofensa a Dios. Cada agravio humano es, de algún modo, causa de la muerte de Cristo. Decimos, en este sentido, que Jesús “cargó” con nuestros pecados en el Gólgota (cfr. 1Pt 2,24).

b) Eliminó el pecado en su entrega . Pero Cristo no se limitó a sobrellevar nuestros pecados sino que también los “destruyó”, los eliminó. Pues llevó los sufrimientos en la justicia filial , en la unión obediente y amorosa hacia su Padre Dios y en la justicia inocente , de quien ama al pecador, aunque éste no lo merezca: de quien busca perdonar las ofensas por amor (cfr. Lc 22,42; 23,34). Ofreció al Padre sus sufrimientos y su muerte en nuestro favor, para nuestro perdón: «en sus llagas hemos sido curados» (Is 53,5).

2. La Cruz revela la misericordia y la justicia de Dios en Jesucristo

Fruto de la Cruz es, por tanto, la eliminación del pecado. De ese fruto se apropia el hombre a través de los sacramentos (sobre todo la Confesión sacramental) y se apropiará definitivamente después de esta vida, si fue fiel a Dios. De la Cruz procede la posibilidad para todos los hombres de vivir alejados del pecado y de integrar los sufrimientos y la muerte en el propio camino hacia la santidad.

Dios quiso salvar el mundo por el camino de la Cruz, pero no porque ame el dolor o el sufrimiento, pues Dios sólo ama el bien y hacer el bien. No quiso la Cruz con una voluntad incondicionada, como quiere, por ejemplo, que existan las criaturas, sino que la ha querido praeviso peccato , sobre el presupuesto del pecado. Hay Cruz porque existe el pecado. Pero también porque existe el Amor. La Cruz es fruto del amor de Dios ante el pecado de los hombres.

Dios quiso enviar a su Hijo al mundo para que realizara la salvación de los hombres con el sacrificio de su propia vida, y esto, dice en primer lugar mucho de Dios mismo. Concretamente la Cruz revela la misericordia y justicia de Dios:

a) La misericordia . La Sagrada Escritura refiere con frecuencia que el Padre entregó a su Hijo en manos de los pecadores (cfr. Mt 26,54), que no se ahorró a su propio Hijo. Por la unidad de las Personas divinas en la Trinidad, en Jesucristo, Verbo encarnado, está siempre presente el Padre que lo envía. Por este motivo, tras la decisión libre de Jesús de entregar su vida por nosotros, está la entrega que el Padre nos hace de su Hijo amado, consignándolo a los pecadores; esta entrega manifiesta más que ningún otro gesto de la historia de la salvación el amor del Padre hacia los hombres y su misericordia.

b) La Cruz nos revela también la justicia de Dios. Ésta no consiste tanto en hacer pagar al hombre por el pecado, sino más bien en devolver al hombre al camino de la verdad y del bien, restaurando los bienes que el pecado destruyó. La fidelidad, la obediencia y el amor de Cristo a su Padre Dios; la generosidad, la caridad y el perdón de Jesús a sus hermanos los hombres; su veracidad, su justicia e inocencia, mantenidas y afirmadas en la hora de su pasión y de su muerte, cumplen esta función: vacían el pecado de su fuerza condenatoria y abren nuestros corazones a la santidad y a la justicia, pues se entrega por nosotros. Dios nos libra de nuestros pecados por la vía de la justicia, por la justicia de Cristo.

Como fruto del sacrificio de Cristo y por la presencia de su fuerza salvadora, podemos siempre comportarnos como hijos de Dios, en cualquier situación por la que atravesemos.

3. La Cruz en su realización histórica

Jesús conoció desde el principio, y en modo adecuado al progreso de su misión y de su conciencia humana, que el rumbo de su vida lo conducía a la Cruz. Y lo aceptó plenamente: vino a cumplir la voluntad del Padre hasta los últimos detalles (cfr. Jn 19,28-30), y ese cumplimiento le llevó a «dar su vida en rescate por muchos» (Mc 10,45).

En la realización de la tarea que el Padre le había encomendado, encontró la oposición de las autoridades religiosas de Israel, que consideraban a Jesús un impostor. De modo que «algunos jefes de Israel acusaron a Jesús de actuar contra la Ley, contra el Templo de Jerusalén y, particularmente, contra la fe en el Dios único, porque se proclamaba Hijo de Dios. Por ello lo entregaron a Pilato para que lo condenase a muerte» ( Compendio , 113).

Los que condenaron a Jesús pecaron al rechazar la Verdad que es Cristo. En realidad, todo pecado es un rechazo de Jesús y de la verdad que Él nos trajo de parte de Dios. En este sentido todo pecado encuentra lugar en la Pasión de Jesús. «La pasión y muerte de Jesús no pueden ser imputadas indistintamente al conjunto de los judíos que vivían entonces, ni a los restantes judíos venidos después. Todo pecador, o sea todo hombre, es realmente causa e instrumento de los sufrimientos del Redentor; y aún más gravemente son culpables aquellos que más frecuentemente caen en pecado y se deleitan en los vicios, sobre todo si son cristianos» ( Compendio , 117).

4. Sacrificio y Redención

 

Jesús murió por nuestros pecados (cfr. Rm 4,25) para librarnos de ellos y rescatarnos de la esclavitud que el pecado introduce en la vida humana. La Sagrada Escritura dice que la pasión y muerte de Cristo son: a) sacrificio de alianza b) sacrificio de expiación, c) sacrificio de propiciación y de reparación por los pecados, d) acto de redención y liberación de los hombres.

a) Jesús, ofreciendo su vida a Dios en la Cruz, instituyó la Nueva Alianza , es decir, la nueva forma de unión de Dios con los hombres que había sido profetizada por Isaías (cfr. Is 42,6), Jeremías (cfr. Jr 31, 31-33) y Ezequiel (cfr. Ez 37,26). El nuevo Pacto es la alianza sellada en el cuerpo de Cristo entregado y en su sangre derramada por nosotros (cfr. Mt 26,27-28).

b) El sacrificio de Cristo en la Cruz tiene un valor de expiación , es decir, de limpieza y purificación del pecado (cfr. Rm 3,25; Hb 1,3; 1Jn 2,2; 4,10).

c) La Cruz es sacrificio de propiciación y de reparación por el pecado (cfr. Rm 3,25; Hb 1,3; 1Jn 2,2; 4,10). Cristo manifestó al Padre el amor y la obediencia que los hombres le habíamos negado con nuestros pecados. Su entrega hizo justicia y satisfizo al amor paterno de Dios que habíamos rechazado desde el origen de la historia.

d) La Cruz de Cristo es acto de redención y de liberación del hombre. Jesús pagó nuestra libertad con el precio de su sangre, es decir, de sus sufrimientos y su muerte (cfr. 1Pt 1,18). Mereció con su entrega nuestra salvación para incorporarnos al reino de los cielos: «Él nos libró del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino del Hijo de su amor, en quien tenemos la redención: el perdón de los pecados» (Col 1,13-14).

5. Los efectos de la Cruz

Principal efecto de la Cruz es eliminar el pecado y todo lo que se opone a la unión del hombre con Dios.

La Cruz, además de cancelar los pecados , nos libra también del diablo , que dirige ocultamente la trama del pecado, y de la muerte eterna . El diablo nada puede contra quien está unido a Cristo (cfr. Rm 8,31-39) y la muerte deja de ser separación eterna de Dios, y queda sólo como puerta de acceso al destino último (cfr. 1Co 15,55-56).

Removidos todos estos obstáculos, la Cruz abre para la humanidad la vía de la salvación, la posibilidad universal de la gracia.

Junto con su Resurrección y su gloriosa Exaltación, la Cruz es causa de la justificación del hombre, es decir, no sólo de la eliminación del pecado y de los demás obstáculos, sino también de la infusión de la vida nueva (la gracia de Cristo que santifica el alma). Cada sacramento es un modo diverso de participar en la Pascua de Cristo y de apropiarse de la salvación que de ella proviene. Concretamente el Bautismo, nos libra de la muerte introducida por el pecado original y nos permite vivir la vida nueva del Resucitado.

Jesús es la causa única y universal de la salvación humana: el único mediador entre Dios y los hombres. Toda gracia de salvación dada a los hombres proviene de su vida y, en particular, de su misterio pascual.

6. Corredimir con Cristo

Como acabamos de decir, la Redención obrada por Cristo en la Cruz es universal, se extiende a todo el género humano. Pero es preciso que llegue a aplicarse a cada uno el fruto y los méritos de la Pasión y Muerte de Cristo, principalmente por medio de la fe y los Sacramentos.

Nuestro Señor Jesucristo es el único mediador entre Dios y los hombres (cfr. 1Tm 2,5). Pero Dios Padre ha querido que fuéramos no sólo redimidos sino también corredentores (cfr. Catecismo , 618). Nos llama a tomar su Cruz y a seguirle (cfr. Mt 16,24), porque Él «sufrió por nosotros dejándonos ejemplo para que sigamos sus huellas» (1P 2,21).

San Pablo escribe:

a) «yo estoy con Cristo en la Cruz, y no soy yo el que vive sino que Cristo vive en mí» (Ga 2,20): para alcanzar la identificación con Cristo hay que abrazar la Cruz;

b) «completo en mi carne lo que falta a la Pasión de Cristo, por su Cuerpo que es la Iglesia» (Col 1,24): podemos ser corredentores con Cristo.

Dios no ha querido librarnos de todas las penalidades de esta vida, para que acep­tándolas nos identifiquemos con Cristo, merezcamos la vida eterna y cooperemos en la tarea de llevar a los demás los frutos de la Redención. La enfermedad y el dolor, ofrecidos a Dios en unión con Cristo, alcanzan un gran valor redentor, como también la mortifica­ción corporal practicada con el mismo espíritu con que Cristo padeció libre y voluntaria­mente en su Pasión: por amor, para redimirnos expiando por nuestros pecados. En la Cruz, Jesucristo nos da ejemplo de todas las virtudes:

a) de caridad: «nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos» (cfr. Jn 15,13);

b) de obediencia: se hizo «obediente al Padre hasta la muerte y muerte de Cruz» (Flp 2,8);

c) de humildad, de mansedumbre y de paciencia: soportó los sufrimientos sin evitar­los ni suavizarlos, como un manso cordero (cfr. Jr 11,19);

d) de desprendimiento de las cosas terrenas: el Rey de Reyes y Señor de los que domi­nan aparece en la Cruz desnudo, burlado, escupido, azotado, coronado de espinas, por Amor.

El Señor ha querido asociar a su Madre, más íntimamente que a nadie, con el misterio de su sufrimiento redentor (cfr. Lc 2,35; Catecismo, 618). La Virgen nos enseña a estar junto a la Cruz de su Hijo [5] .

Antonio Ducay Bibliografía básica

 

Catecismo de la Iglesia Católica , 599-618.

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica , 112-124.

Juan Pablo II , El valor redentor de la Pasión de Cristo, Catequesis: 7-IX-1988, 28-IX-1988, 5-X-1988, 19-X-1988, 26-X-1988.

Juan Pablo II , La muerte de Cristo: su carácter redentor, Catequesis: 14-XII-88, 11-I-89.

Lecturas recomendadas

San Josemaría, Homilía La muerte de Cristo vida del cristiano , en Es Cristo que pasa , 95-101.

Diccionario de Teología , dirigida por C. Izquierdo et al., voces: Jesucristo (IV) y Cruz , Eunsa, Pamplona 2006.

[1] Es nuestra Cabeza porque es el Hijo de Dios y porque se hizo solidario con nosotros en todo excepto en el pecado (cf. Hb 4,15).

[2] La infancia de Jesús, su vida de trabajo, su bautismo en el Jordán, su predicación, … todo contribuye a la Redención de los hombres. Refiriéndose a la vida de Cristo en la aldea de Nazaret, decía San Josemaría: «Esos años ocultos del Señor no son algo sin significado, ni tampoco una simple preparación de los años que vendrían después: los de su vida pública. Desde 1928 comprendí con claridad que Dios desea que los cristianos tomen ejemplo de toda la vida del Señor. Entendí especialmente su vida escondida, su vida de trabajo corriente en medio de los hombres: el Señor quiere que muchas almas encuentren su camino en los años de vida callada y sin brillo», Es Cristo que pasa , 19.

[3] Cfr. Col 1,19-22; 2, 13-15; Rm 8, 1-4; Ef 2, 14-18; Hb 9, 26.

[4] Los cuatro poemas dedicados al misterioso “Siervo de Jahvé” constituyen una espléndida profecía en el Antiguo Testamento de la Pasión de Cristo (Is 42,1-9; 49,1-9; 50,4-9; 52,13-53,12).

[5] Cfr. San Josemaría, Camino , 508.

 

 

Amistad: los elementos que forjan amistades para toda la vida

 Valores explicados

La amistad es un valor universal. Está claro que difícilmente podemos sobrevivir en la soledad y el aislamiento, por eso necesitamos y disfrutamos de los amigos. Enecuentra aquí los principios para una duradera y recta amistad.

Necesitamos a alguien en quién confiar, a quién llamar cuando las cosas se ponen difíciles, y también con quien compartir una buena película. Pero ¿Qué es la amistad? ¿De qué se compone? ¿Cómo tener amistades que duren toda la vida?

Caerse bien

Las amistades suelen comenzar de imprevisto, y muchas veces sin buscarlas. En el camino de la vida vamos encontrádolas. Y todo comienza porque alguien “nos cae bien”.

Convicciones, sentimientos, gustos, aficiones, opiniones, ideas políticas, creencias, religión son algunos de las cosas en común que pueden hacer que nos hagamos amigos de alguien.

Sentirse a gusto con una persona, conversar y compartir sentimientos es el principio de eso que llamamos amistad.

Algo en Común

Para que la amistad sea verdadera, debe existir algo en común y, sobre todo, estabilidad. El interés común puede ser una misma profesión, una misma carrera, un pasatiempo en común, y la misma vida nos va dando amigos. Dice el refrán Aficiones y caminos hacen amigos.

La amistad es un cariño, un apreciarse que promueve un dar, un darse y para ello es necesario encontrarse y conversar.

Después, con el tiempo, la amistad puede desarrollarse ne profundiad y en extensión mediante el trato, el conocimiento y el afecto mutuos.

La amistad no puede desarrollarse sin estabilidad. Por eso cuando dejamos de ver durante muchos años a nuestros amigos, a veces nos enfrentamos a que parecen personas totalmente diferentes, o simplemente no se pasa de un diálogo superficial que deja un mal sabor de boca. La amistad es algo que requiere estabilidad en el trato.

Tratarse

Conocer bien al amigo es saber de su historia pasada, de sus quehaceres actuales y de sus planes futuros; y del sentido que da a su vida, de sus convicciones; y de sus gustos y aficiones, y de sus defectos y virtudes. Es saber de su vida, de su forma de ser, de comprenderse; es… comprenderle. Comprender al amigo es meterse en su piel y hacerse cargo.

Desinterés

Para que una amistad sea verdadera, no basta con carse bien, hay que dar el paso definitivo: ayudarse desinteresadamente, sin esperar nada a cambio. Al amigo se le quiere porque él es él y porque yo soy yo. La amistad se orienta hacia el tú y consiste más en un servir que en un sentir.

No es amigo ni el compañero ni el camarada. Tampoco es amigo que el busca aprovecharse del otro. La amistad no es comercio de beneficios. La verdadera amistad es, en gran medida, servicio afectuoso y desinteresado.

Vale la pena

Ser amigo de verdad no es fácil, pero vale la pena el esfuerzo. Es un gozo tener amigos de verdad: estar con ellos, charlar, ayudarle o ser ayudad y disfrutar y alegrase con ellos ¡poder contar con ellos! Aunque cueste, vale la pena el esfuerzo que requiere ser un amigo.

Tenerse confianza

No solamente se cree lo que dice el amigo, hay que creer en él. Tener confianza en el amigo significa que tenemos la seguridad moral de que responderá favorablemente a as esperanzas de amistad que depositemos en él.

La confianza mutua hace posible la autenticidad.

Dar. Darse.

La generosidad nos ayuda y facilita el dar que es esencial en la amistad. El dar y el darse es esencial en la amistad. El amigo de verdad es generoso y da. Da sus cualidades, su tiempo, sus posesiones, sus energías, sus saberes. Y lo hace para procurar ayudar eficazmente al amigo.

Debemos mirar generosamente, con respeto y con cariño. El egoísmo se opone radicalmente a la amistad.

Un acto de generosidad especialmente difícil es el perdonar. Debemos comprender y saber los motivos de una acción que nos ha hecho daño. Saber perdonar es propio de almas sabias y generosas.

Ser leales

No hay riqueza más valiosa que un buen amigo seguro. Ser leal supone ser persona de palabra, que responda con fidelidad a los compromiso que la amistad lleva consigo. Leales son los amigos que son nobles y no critican, ni murmura, que no traicionan una confidencia personal, que son veraces. Son verdaderos amigos quienes defienden el interés y el buen nombre de sus amigos.

Ser leal también es hablar claro, ser franco. Debemos también ser leales en corregir a un amigo que se equivoca.

Ser agradecidos

Dice un refrán que “El agradecimiento es el más efímero de los sentimientos humanos” y con mucha frecuencia parece tener razón. La gratitud es propia de los verdaderos amigos.

¿Cuántas veces nos hemos sentido mal con un amigo porque no ha sido agradecido del tiempo que le damos? Nosotros debemos agradecerle su tiempo, los buenos ratos que nos hace pasar, su ayuda cuando nos sentimos mal. A nosotros nos gustaría que una amistad nos dijera “gracias”, demos entonces nosotros el primer paso.

Un enemigo mortal

El Yo es un enemigo mortal de la amistad. El orgullo y el egoísmo no caben en la amistad. El orgulloso no mira más allá de su persona, de sus propias cualidades, de sus intereses. No es capaz de ayudar a nadie.

Mantener las amistades

Las amistades se cultivan, maduran. Es fácil hacer amigos, pero es mucho más difícil mantenerlos. La vida pone a prueba la generosidad, la lealtad, el agradecimiento, y no siempre se sale bien de ella. De aquellos amigos de la universidad, poco a poco la lista se hará menor. De un grupo de 30 o 40 amigos, acabarán quedando, para toda la vida 3 o 4.

Hacer nuevos amigos

El hecho de que alguien no tenga muchos amigos no es algo que deba permanecer así. El cultivar aficiones o asistir a alguna clase que nos interese es uno de los mejores medios para hacer amigos. Una cosa maravillosa de la amistad, es que incluso la gente más tímida puede hacer amistad ¡Con otros tan tímidos como ellos mismos! Hacer nuevos amigos es abrir horizontes. Si alguna vez algún amigo nos ha pagado mal, no significa que ocurra así con todo el mundo. Lo peor que puede hacer cualquiera es cerrarse.

Las amistades cambian

Un punto fundamental al entender la amistad, es que las personas ni somos perfectas y cambiamos poco a poco, es decir, que no siempre encontraremos un “solo mejor amigo”. Habrá quien comparta con nosotros nuestras aficiones, otro quizá nuestros problemas, otro nuestros sueños. Querer buscar que una sola persona llene todas nuestras necesidades de amistad es algo que podría llegar a ser una utopía. Además ¿Quién dijo que no se pueden tener varios amigos?

¿Amistad o complicidad?

Así como la amistad sana es un valor esencial para nuestras vidas, el tener una amistad con la persona equivocada puede serla fuente de muchos dolores de cabeza. Problemas de droga, delincuencia, baja en el desempeño profesional, problemas familiares son unos cuantos efectos de las malas amistades. La amistad es compartir, pero no es complicidad. También es importante recordar que somos personas individuales, con una conciencia individual. El hecho de que tal o cual amistad “lo haga”, no significa que nosotros debemos hacerlo. Tampoco podemos esconder nuestra conciencia individual en una conciencia “compartida”. Es el caso típico de alguien que se mete en problemas serios porque salió con los amigos y se perdió el control. “Más vale solo que mal acompañado” es un adagio que, de haber sido practicado a tiempo, podría haber evitado muchos problemas.

Conclusión

La amistad es tan importante para el desarrollo humano, su estabilidad y el mejoramiento de la sociedad que es un verdadero valor, que debemos cuidar y fomentar.

 

De aquellos polvos vinieron estos lodos

Escrito por Rafael María de Balbín

Publicado: 07 Septiembre 2016

Los errores antropológicos y morales traen consigo a la larga o a la corta grave perjuicios para las personas singulares, las familias y todo el conjunto de la vida social

Hoy en día, en una sociedad dinámica, las consecuencias vividas del pensamiento se hacen sentir con rapidez. Ojalá que sepamos captar con suficiente antelación las consecuencias negativas de la ideología de género. Para estacionar bien el automóvil basta con mirar. No hace falta chocar con otro vehículo o con una columna, por aquello de que el golpe avisa.

A nivel personal esa ideología busca suprimir la diferencia natural entre varón y mujer. Sólo habría diferencias físicas. Todos seríamos sexualmente polimorfos, pues cada uno construiría su propia identidad sexual. En consecuencia nada sería natural ni antinatural: todos los modos de relaciones sexuales tendrían igual valor antropológico y social.

El único límite sería no forzar la libertad individual en materia sexual. Si las relaciones son libres, son buenas. Daría igual el matrimonio indisoluble que cualquier otro tipo de relación: concubinato, intercambio de parejas, poligamia, poliandria, prostitución femenina o masculina, relaciones esporádicas entre varón y mujer, o entre personas del mismo sexo, etc.

A nivel social las consecuencias de esa ideología serían catastróficamente disolventes, comenzando por la eliminación del matrimonio: unión estable de varón y mujer, para procrear y educar a los hijos; forma de amistad especial entre los esposo, con el gozo de la familia y de los hijos, como decía Aristóteles.

Como el matrimonio gana siempre a las instituciones inestables, se procurará redefinirlo. Si todo es matrimonio, nada es matrimonio. Esto viene favorecido por el crecimiento exponencial del divorcio. Si las uniones de hecho se equiparan al matrimonio, ¿para qué casarse? Se busca legalizar las uniones homosexuales, incluso con la posibilidad de que sean adoptantes. Lamentablemente la suma de dos egoísmos no forma una comunidad.

Para erosionar la solidez de la institución matrimonial y familiar se busca debilitar la autoridad: la patria potestad será compartida e incluso democrática, para diluir las responsabilidades domésticas. Y el Estado implantará su garra sobre la vida familiar, a través de una educación sexual con ideología de género. Y se otorgarán “derechos sexuales y reproductivos”: facilitar anticonceptivos a los niños, aborto como derecho de la mujer y con desconocimiento de los padres.

Si cualquier unión sexual origina un “nuevo tipo de familia”, se acaba la familia. Como la familia es comunidad de amor y de libertad eso estorba a una ideología totalitaria. La sociedad se debilita, por destrucción de su célula básica (con amor desinteresado y personalizado). Sin familia hay pérdida de identidad. La criminalidad y el abuso de menores se multiplican en las familias rotas.

Quizás se piense que la ideología de género es inocua, que no produce mayores males. No es así: la contabilización de las víctimas de la Segunda Guerra Mundial ha sido objeto de numerosos estudios, que generalmente ofrecen estimaciones de entre 55 y 60 millones de personas fallecidas, elevándose hasta más de 70 millones según los cálculos más pesimistas y de 40 a 45 millones según los más optimistas; consecuencia de ideologías sangrientas, la nazi y la comunista.

Ahora bien, en los últimos 40 años, se han producido 1.720 millones de asesinatos de niños y niñas inocentes, mediante el aborto legalizado e inducido. Consecuencias de la ideología de género.

Rafael María de Balbín

 

 

La obediencia de los hijos entre los 2 y los 5 años

   “¡Te prometo que no te había oído!”, “Sí, ahora mismo voy, espera un momento”, “Que sí, que sí”, “Se me olvidó, lo siento. Luego lo hago”. ¿Te suenan estas frases? El “no” a una orden puede adoptar distintas apariencias y disfraces pero todas ellas desembocan en un mismo resultado: la tarea mandada por hacer y los padres molestos. ¿Por qué nos desobedecen los hijos? ¿Qué podemos hacer para evitarlo? ¿Cómo actuar ante reiteradas o sistemáticas desobediencias?

   Que nuestros hijos no sigan las órdenes que les damos, es una situación frecuente y cotidiana que, en ocasiones, crea un ambiente familiar caracterizado por gritos, riñas, malas caras y sensación de frustración. Para evitar estos conflictos, es importante que los padres actuemos de forma adecuada.

   El niño desobediente puede negarse a cumplir las órdenes que le damos de distintas formas:
· No haciendo lo que le hemos indicado, como si no nos hubiera oído.
· Diciendo “no” de manera explícita.
· Expresando su desobediencia mediante rabietas o pataletas.

   ¿Pero, por qué es desobediente nuestro hijo?

   Para llamar nuestra atención:

   En ocasiones, los padres estamos pendientes de nuestro hijo sólo cuando se comporta de manera inadecuada. Es muy posible que los niños se nieguen entonces a cumplir nuestras exigencias porque son los únicos momentos en que consiguen llamar nuestra atención, aunque sea para regañarlos o castigarlos.

   Alrededor de los 2 años de edad, los niños suelen pasar por una época en que responden con un “no” a todo lo que se les pide. No debemos confundir esto con la desobediencia. Nuestro hijo ha comenzado a ser más independiente de nosotros y es necesario y saludable para su madurez que lo experimente. Aunque los padres debamos comprender esta actitud, no tenemos que excedernos en permisividad y trataremos de seguir inculcándole la costumbre de obedecer.

   Otros factores que pueden estar motivando la desobediencia de nuestro hijo:
· No escuchar lo que le pedimos porque está distraído en otra actividad.
· Estar recibiendo demasiadas órdenes a la vez.
· No comprender lo que le mandamos.
· Estar habituado a que nosotros acabemos haciendo por él lo que le pedimos.
· Saber que los padres repetiremos varias veces la indicación, antes de que él deba responder.

   ¿Qué podemos hacer para que nuestro hijo obedezca?

· Lo primero que debemos hacer es asegurarnos que es capaz de hacer lo que le pedimos. De lo contrario, deberemos ayudarle a cumplir nuestra petición.
· Trataremos de que siempre tenga bien claras cuáles serán las consecuencias positivas y negativas de su obediencia o de su desobediencia.
· Debemos acostumbrarnos desde un buen principio a no repetir la orden más de una vez y nunca debemos terminar realizando nosotros nuestra propia petición.
· Le daremos instrucciones simples, comprensibles para él y razonables para su edad. Podemos asegurarnos que ha entendido la petición haciéndosela repetir. También es importante que sean peticiones específicas, es decir, que quede bien claro el comportamiento que debe seguir. Por ejemplo: es mejor decir “no pongas los pies en el sofá”, que “pórtate bien”.
· Le daremos un número de instrucciones racional y se las diremos de una en una. Nunca le daremos la siguiente petición hasta que no haya cumplido la primera. Hemos de tener en cuenta que los niños menores de cinco años no son capaces de comprender más de tres peticiones a la vez.
· Podemos también ofrecerle dos opciones que llevarán a un mismo resultado y le daremos a elegir una de ellas en lugar de dar órdenes o hacer preguntas. Por ejemplo: en vez de decirle “ve a lavarte los dientes” o preguntarle “¿quieres ir a lavarte los dientes?”, podemos plantear la siguiente opción: “¿te vas a lavar los dientes solo o prefieres que te acompañe?
· Le explicaremos a nuestro hijo las razones por las que le pedimos o le prohibimos que haga algo. Esta información deberá ser apropiada para la edad del niño. Por ejemplo: a un niño de tres años le diremos que no puede tocar un cuchillo o unas tijeras porque puede cortarse y hacerse mucho daño.
· Expondremos de manera positiva el resultado de una conducta adecuada para motivar a nuestro hijo a cumplir aquello que más le cuesta o para que asimile una conducta nueva. Así podrá comprobar que obedecer la orden conlleva consecuencias positivas para él y esto le animará a seguir por este camino. Por ejemplo: podemos decirle “cuando te pongas la chaqueta, podrás salir a jugar” o “cuando te hayas ido a la cama, te contaré el cuento que tú prefieras”. Es importante que nosotros cumplamos con lo pactado.
· Utilizaremos un tono de voz agradable. Es mejor si nos ponemos a la altura de nuestro hijo (en cuclillas) y le miramos directamente a los ojos (asegurándonos que él también nos mira).
· Si intuimos que no se dispone a cumplir la orden, le preguntaremos si necesita ayuda o le ayudaremos directamente para que, poco a poco, se acostumbre a prescindir de nosotros y sea autosuficiente. En un principio podemos echar mano de juegos y mostrarnos de muy buen humor para que no identifique la obediencia con algo negativo. Por ejemplo: jugaremos a ver quién clasifica más rápido los juguetes por colores, tamaños… y le habremos dado un toque divertido a una tarea que puede provocar cansancio o desagradar.
· Le recompensaremos cuando haya obedecido nuestra orden o petición, y nunca antes. Cuanto más inmediata sea la recompensa más efecto tendrá. Deberemos acostumbrarle a recompensas afectivas y no solamente materiales. Le abrazaremos, le halagaremos y le expresaremos nuestra alegría sin miedo a exagerar. Podemos recompensar a nuestro hijo dedicándole una tarde a él solo, sin necesidad de compartirnos con otros hermanos, recados u obligaciones.
Os proponemos un juego que puede resultar muy efectivo:
Pongamos por caso que a nuestro hijo le cuesta recoger los juguetes de su cuarto. En la pared de su cuarto colgaremos el dibujo de una escalera con 7 peldaños (por ejemplo, los días de la semana). Cada día que cumpla con la norma exigida colocaremos una pegatina de color en cada escalón. Irá ascendiendo por la escalera y cuando haya llegado al último peldaño, le recompensaremos con un premio.

   ¿Y qué podemos hacer si nuestro hijo no nos obedece?

· Podemos contar hasta cinco en voz alta para que comprenda que estamos esperando a que haga lo que le hemos pedido. Si en este tiempo nuestro hijo no ha obedecido, sin alzar la voz ni discutir, le guiaremos con nuestras manos para que lo haga. Por ejemplo: si se niega a bajar los pies del sofá, se los retiraremos nosotros. Si queremos que recoja los juguetes, le ayudaremos nosotros…
· Cuando nuestro hijo desobedezca “descaradamente” a pesar de reiterados avisos por nuestra parte, no debemos perder el control. Podemos recurrir a la técnica conocida como tiempo fuera: No le reprocharemos nada ni nos pondremos a discutir con él. Le mandaremos solo a una habitación o a un rincón donde no pueda entretenerse durante un período breve de tiempo. La recomendación es que permanezca allí tantos minutos como años tenga nuestro hijo. Tendrá un momento para reflexionar sobre qué es lo que nos ha hecho enfadar y para recapacitar sobre sus reiteradas desobediencias.
Por ejemplo: si nuestro hijo llora y patalea cada noche porque no quiere ir a su cama a dormir, llevadlo con mucha calma a un rincón aislado o habitación donde no pueda hacer nada. Al principio protestará enérgicamente pero poco a poco, si sois constantes y os mantenéis con firmeza, comprenderá que no puede ganaros. Los niños aprenden por ensayo-error y tardan en generalizar las consecuencias de su conducta.
Es probable que su respuesta sea ponerse a llorar o a patalear. Si queremos que nuestra acción surja efecto, debemos privarle de nuestra atención e ignorar su reacción. Si nos infunde pena y nos ponemos a consolarle, perderemos nuestra credibilidad y en otra ocasión volverá a actuar del mismo modo. En cambio, si tiene ganas de rectificar, se muestra colaborador o pide que le perdonéis, debemos reforzarle y animarle.
· Reprimenda verbal: Si la desobediencia implica peligro para nuestro hijo o para los demás (cruzar la calle, poner los dedos en el enchufe, etc.), con un tono de voz firme y enérgico, le diremos: “¡no!” o “¡basta!” . Si es necesario, pararemos físicamente su acción. No entréis en discusiones con vuestro hijo pero sí en razonamientos: explica con objetividad las posibles consecuencias de su acción.

   Lídia Ametller Martínez. Licenciada en Psicología

 

 

Los primeros cristianos contra el aborto. Ejemplos para el cristiano del siglo XXI,

 Luis Fernando Pérez Bustamante

 

septiembre 01

Todos los Padres de la Iglesia y los primeros apologistas y maestros cristianos hablaron a favor de la vida y gracias a su influencia el aborto y el infanticidio fueron gradualmente desapareciendo de Europa.

Para cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad humana es claro que una de las plagas más infecta, desastrosa e inmunda de nuestra sociedad en pleno siglo XXI es el aborto. La Iglesia Católica, así como la mayoría de las iglesias y comunidades eclesiales separadas de ella, condena sin paliativos la aniquilación de seres humanos en el seno de sus madres. Dado que la Biblia apenas habla específicamente del aborto, aunque obviamente hay indicios muy claros de que las Escrituras consideran que el feto es una vida humana (p.e Jueces 16,17; Salmo 22,9-10; Lucas 1, 15-16 y 41-44; Gálatas 1,15), es importante que estudiemos lo que creían los primeros cristianos acerca de este tema. Su testimonio es unánime y no deja lugar a dudas en la condena del aborto. La Didajé, que pudo haber sido escrita incluso en el siglo I, es quizás el primer testimonio patrístico en el que se introduce dicha condena:

“He aquí el segundo precepto de la Doctrina: No matarás; no cometerás adulterio; no prostituirás a los niños, ni los inducirás al vicio; no robarás; no te entregarás a la magia, ni a la brujería; no harás abortar a la criatura engendrada en la orgía, y después de nacida no la harás morir.” (Didajé II)

En la Epístola de Bernabé, escrita en la tercera década del siglo II, se llama hijo al feto que está en el vientre de la madre, se prohíbe expresamente el aborto y se le equipara al asesinato:

“No vacilarás sobre si será o no será. No tomes en vano el nombre de Dios. Amarás a tu prójimo más que a tu propia vida. No matarás a tu hijo en el seno de la madre ni, una vez nacido, le quitarás la vida. No levantes tu mano de tu hijo o de tu hija, sino que, desde su juventud, les enseñarás el temor del Señor.” (Ep Bernabé XIX,5) ; y… “Perseguidores de los buenos, aborrecedores de la verdad, amadores de la mentira, desconocedores de la recompensa de la justicia, que no se adhieren al bien ni al juicio justo, que no atienden a la viuda y al huérfano, que valen no para el temor de Dios, si no para el mal, de quienes está lejos y remota la mansedumbre y la paciencia, que aman la vanidad, que persiguen la recompensa, que no se compadecen del menesteroso, que no sufren con el atribulado, prontos a la maledicencia, desconocedores de Aquel que los creó, matadores de sus hijos por el aborto, destructores de la obra de Dios, que echan de sí al necesitado, que sobre atribulan al atribulado, abogados de los ricos, jueces inicuos de los pobres, pecadores en todo.” (Ep Bernabé XX, 2)

El primer apologista latino Minucio Félix, llama parricidio al aborto en su obra Octavius de finales del siglo II:

“Hay algunas mujeres que, bebiendo preparados médicos, extinguen los cimientos del hombre futuro en sus propias entrañas, y de esa forma cometen parricidio antes de parirlo.” (Octavius XXXIII)

El apologeta cristiano Atenágoras es igualmente tajante en su consideración sobre el aborto cuando escribió al Emperador Marco Aurelio:

“Decimos a las mujeres que utilizan medicamentos para provocar un aborto que están cometiendo un asesinato, y que tendrán que dar cuentas a Dios por el aborto… contemplamos al feto que está en el vientre como un ser creado, y por lo tanto como un objeto al cuidado de Dios… y no abandonamos a los niños, porque los que los exponen son culpables de asesinar niños” (Atenágoras, En defensa de los cristianos, XXXV)

Los testimonios se multiplican por doquier. Así leemos en la Epístola a Diogneto que los cristianos:

“Se casan como todos los demás hombres y engendran hijos; pero no se desembarazan de su descendencia (fetos)” (Ep a Diogneto V,6)

Tertuliano condena el aborto como homicidio y reconoce la identidad humana del no nacido:

“Es un homicidio anticipado impedir el nacimiento; poco importa que se suprima el alma ya nacida o que se la haga desaparecer en el nacimiento. Es ya un hombre aquél que lo será.” (Apologeticum IX,8)

Ya en el siglo IV San Basilio va incluso más allá al llamar asesinos no sólo a la mujer que aborta sino a quienes proporcionan lo necesario para abortar, lo cual sería perfectamente aplicable a quienes fabrican o prescriben la píldora abortiva:

“Las mujeres que proporcionan medicinas para causar el aborto así como las que toman las pociones para destruir a los niños no nacidos, son asesinas” (San Basilio, ep 188, VIII)

San Jerónimo trata la situación de la mujer que muere mientras procura abortar a su criatura:

“Algunas, al darse cuenta de que han quedado embarazadas por su pecado, toman medicinas para procurar el aborto, y cuando (como ocurre a menudo) mueren a la vez que su retoño, entran en el bajo mundo cargadas no sólo con la culpa de adulterio contra Cristo sino también con la del suicidio y del asesinato de niños. ” (San Jerónimo, Carta a Eustoquio)

Quizás el texto más dramático en relación al aborto sea un párrafo que aparece en el libro apócrifo conocido como Apocalipsis de Pedro. El libro seguramente es de origen gnóstico, lo cual supone que no debemos considerarlo del mismo valor que las citas anteriores, pero he decidido copiar este pequeño párrafo como muestra de hasta qué punto la condena del aborto estaba presente incluso entre los heterodoxos de los primeros siglos:

“Muy cerca de allí vi otro lugar angosto, donde iban a parar el desagüe y la hediondez de los que allí sufrían tormento, y se formaba allí como un lago. Y allí había mujeres sentadas, sumergidas en aquel albañal hasta la garganta; y frente a ellas, sentados y llorando, muchos niños que habían nacido antes de tiempo; y de ellos salían unos rayos como de fuego que herían los ojos de las mujeres; éstas eran las que habían concebido fuera del matrimonio y se habían procurado aborto.” (Ap Pedro 26)

Todos esos testimonios en contra del aborto tienen un doble valor para nosotros en las circunstancias que nos toca vivir en nuestro tiempo. Por una parte deben servirnos de aviso para que bajo ningún concepto nos acomodemos a un estado de opinión en nuestra sociedad cada vez más favorable a la aceptación del aborto como algo normal. Hacer tal cosa sería ir justo en la dirección opuesta a la que tomaron nuestros antepasados en la fe. Ellos ni se callaron ni fueron tibios a la hora de condenar esa lacra. Por otro lado, debemos ser sinceros y reconocer que vivimos en un mundo donde gran parte de lo más abominable del paganismo antiguo, el aborto y la profusión de todo tipo de amoralidad sexual, no sólo ha resurgido con fuerza sino que ha conseguido “legitimarse” socialmente echando sus raíces incluso en las legislaciones de nuestros países. La Iglesia, hoy igual que ayer, alza su voz contra esta infamia. Podría decirse que Juan Pablo II, paladín de la cultura de la vida y por tanto enemigo declarado de la cultura de la muerte que impera en nuestra sociedad, ha llevado la condena del aborto casi hasta el nivel de dogma de fe en la Encíclica Evangelium Vitae:

“Por tanto, con la autoridad que Cristo confirió a Pedro y a sus Sucesores, en comunión con todos los Obispos —que en varias ocasiones han condenado el aborto y que en la consulta citada anteriormente, aunque dispersos por el mundo, han concordado unánimemente sobre esta doctrina—, declaro que el aborto directo, es decir, querido como fin o como medio, es siempre un desorden moral grave, en cuanto eliminación deliberada de un ser humano inocente. Esta doctrina se fundamenta en la ley natural y en la Palabra de Dios escrita; es transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y universal.”

Nadie pues que se precie de tener el nombre de cristiano y el apellido de católico, puede justificar, aprobar, legislar o colaborar, por activa o por pasiva, con el aborto. Es nuestro deber como cristianos combatir en la guerra por salvar a millones de inocentes. Ellos no tienen voz, no tienen fuerza para oponerse a quienes desean asesinarlos. Seamos nosotros la voz y la fuerza que, como en el pasado, venza la batalla por la vida, por la esperanza y por el amor hacia toda criatura humana desde su concepción.

Luis Fernando Pérez Bustamante

 

COMUNICACIÓN A LA DERIVA

Por René Mondragón

ABONAR AL DESENCANTO

            Muchas veces, nuestras hermosísimas lectoras y pacientes lectores, nos han preguntado sobre las razones por las que, la ciudadanía se desencanta y se aleja de la participación política, y acaba por asegurar que “todos son iguales”.

            El punto es delicado porque muchos ciudadanos, cada vez que escuchan hablar sobre asuntos políticos, acaban por convertirse en gente refractaria al tema, evidenciando un notable desinterés por todo lo que tenga relación con la Res Pública, lo que significa tomarse un “valemarol” por sistema.

            Este desencanto no se limita a la política, también afecta la actividad empresarial, la labor eclesiástica, la presencia ciudadana en actividades comunitarias, y una queja permanente de la corrupción, hasta que a alguien “le hace justicia la revolución”, es decir, se vuelve parte del sistema y sus corruptelas.

LA RAÍZ

            Aparte de los errores propios de una comunicación deficiente, en donde están ausentes las más elementales estrategias, la falta de preparación del mensaje, la carencia de empatía y consideraciones del target, y, como señala Harold Lasswell, la intencionalidad con la que se dice el propio mensaje, tanto de parte del emisor como del receptor, los mensajes no cuajan.

CASOS DE LA VIDA REAL

            De esta forma, el ciudadano desconfía y la autoridad pierde liderazgo moral y credibilidad. Recuérdese el “ya me cansé”; los reiterados compromisos de “no habrá más gasolinazos”; “bajarán la luz y el gas”; los editoriales culpando a Luis Videgaray de articular la visita de Trump; o las preguntas de una audiencia light y las respuestas poco convincentes.

            Como bien lo señala Luis Antonio Espino (www.letraslibres.com/mexico/politica – 31 de Agosto 2016) el problema central radica en que la estrategia de comunicación y la estructura misma del mensaje, propician el efecto contrario, favoreciendo una crisis a la que tampoco se le considera como “comunicación en crisis”.

            En diversas oportunidades, da la impresión de que los discursos, tanto del titular de Hacienda como las del mismo mandatario, parten de dos premisas: los ciudadanos son quienes no entienden las bondades de las reformas; y por otro lado, no aplauden ni expresan la gratitud que debería acompañar tales esfuerzos.

            Los bajísimos niveles de popularidad y aprobación de la actual administración federal y los formatos de comunicación adoptados, lo que acaban por evidenciar es, un distanciamiento fuerte con la ciudadanía.

Ya sabemos que los mexicanos nos burlamos hasta de la muerte; pero qué significado tienen los cientos de “memes” –desde los ingeniosos, hasta los francamente groseros- que circulan en la red y a los que secundan miles de “likes”

            No puede circunscribirse y culpar de todo ello a “Fuente Ovejuna”. Algo fuerte se transmite y espera respuestas que convenzan al gran auditorio. Los mexicanos tenemos claro que los spots son “mensajes mandados a hacer, bonitos, con buena coreografía”, pero que solo sirven para hacer crecer el culto a la personalidad. No comunican nada con intensidad, porque los personajes que aparecen en ellos pierden credibilidad en cuanto empiezan a echar incienso al funcionario.

            Como dice Espino, cuando se habla de crítica al gobierno se le envuelve en eufemismos para “no ser derrotistas” y “no exagerar” lo que está pasando en México.  Es decir, el desaliento y el pesimismo nuevamente, se cargan a la cuenta de los ciudadanos que no acabamos de entender las bondades de los resultados. En consecuencia, los mexicanos son injustos al juzgar de incapaces, de justipreciar lo que los funcionarios ven y nosotros no. Por ello la invitación a hablar, nada más,  de lo positivo.

DESVINCULACIÓN CON EL LENGUAJE NO VERBAL

            Desde el primer semestre de comunicación se insiste en que, si el lenguaje verbal no se asocia y es congruente con el no verbal, el mensaje no llega o se presta a interpretaciones diferentes a las que el emisor deseaba en el inicio.

            Son muchas y variadas las circunstancias en las que al presidente Peña le falla esta parte. Algún columnista se refería a ello hablando de su rostro joven, pero cada vez más demacrado; pero a la vez, han sido distintas las ocasiones en que se presenta esta disociación entre lo verbal y la expresión no verbal.

Lo último, el encuentro con los jóvenes. Todo mundo sabía –por lo menos intuía- que la audiencia fue seleccionada “a modo”, sumamente light para no poner en aprietos al inquilino de Los Pinos. Entonces, ¿por qué acartonarlo con traje y corbata? Hubiese sido mejor un mandatario con jeans y camisa arremangada a lo Fox. Situaciones similares en el encuentro con los mandatarios de Canadá y Estados Unidos, donde el mandatario no encontraba su sitio.

Afortunadamente, cada vez más prescinde del teleprompter. Sin embargo, no hay un reconocimiento explícito de la crisis del país, de las emociones que provoca en un padre de familia que se queda sin empleo, o de una madre de familia que tiene que hacer maromas con el presupuesto familiar, porque en el IMSS o el ISSSTE no surten ya la medicina para el hijo.

No hay empatía en la comunicación. No hay target. El esfuerzo por consumar un adecuado town hall meeting –reunión para hacerle preguntas al nivel más alto de mando- queda inconclusa, provocando mayor desconfianza y desinterés.

El riesgo es grave, sobre todo, si la estrategia sigue sin rumbo y dirección, es decir, a la deriva.

 

El SÍ sin memoria carece de sentido

on Lunes, 05 Septiembre 2016.

 

Una campaña del SÍ que resista a la política de amnesia que se plantea desde el Estado, que exponga la responsabilidad del Estado y la señale, que defienda el SÍ como una manera de darle una oportunidad al Estado y sus élites de verdaderamente demostrar que pueden convivir con gente que piensa diferente es una campaña que educaría en la reconciliación, en la transformación de nuestra relación con el alzado en armas y nuestra redefinición como sociedad civil frente al Estado que durante muchos años le ha negado derechos humanos, sociales y políticos a su población.

 

 

Joanna Castro

Antropóloga Social y Máster en Antropología y en Estudios de Paz y Conflicto

Fuente de la imagen: http://www.heavens.com.ar

Ambas campañas, la del Sí y la del No, están enfocando todas sus energías en las FARC como el demonio contra el cual hay que seguir guerreando y acabar en lo militar (la del NO, aunque ahora expliquen la campaña como un intento de “renegociar”) o acabar desarmándolos a través de los acuerdos (la del Sí).

No me voy a detener en la campaña del NO y sus fervientes promotores y defensores. Su lógica de odio y guerra es la que bien hemos conocido y sufrido toda la vida.

Me voy a detener, por el contrario en la campaña del SÍ, porque este periodo de argumentos y convencimiento ante el plebiscito es la primera prueba de fuego en una pedagogía de paz post-acuerdo. Uno de los argumentos más repetitivos de la campaña del SÍ, y que se ha hecho muy popular entre twitteros, analistas y columnistas, es que votando SÍ nos deshacemos de las FARC. La visión que ha defendido el Estado durante largo tiempo es que el problema de Colombia es la guerrilla, los culpables de la guerra es la guerrilla, el enemigo de toda la nación es la guerrilla y son ellos los que tienen que mostrar voluntad de paz. El Estado y sus élites, en esta visión, cumplen un papel de defensores de la sociedad y brillan por su ausencia en las causas que originaron la guerra. Si solo se escucha para ese lado, fácilmente asumiríamos que quienes nos estaban representando en la mesa de negociaciones a la sociedad civil era el Estado. Quienes representaban y negociaban por las víctimas era el Estado. Y que la responsabilidad total de la guerra es de las Farc, que antes de las Farc esto era un remanso de paz.

Dado que, en efecto, durante los 52 años de conflicto y aún durante las conversaciones de paz el Estado insistió y educó a la población en esta visión de la guerra mientras los medios de comunicación azuzaban el odio hacia la insurgencia, hoy se ven a gatas para contarle a la gente por qué hay que hacer la paz con el demonio. Por qué habría que “perdonarles” sus crímenes y por qué es importante que puedan participar de la vida política del país. Toca volver al demonio, no en un ángel, pero al menos dejarlo sin cola y sin tenedor. A gatas, ese Estado hoy le pide a la población que educó en el odio hacia el contrincante, que perdone y vote Sí. Que se trague los sapos. Y algunos analistas argumentan que toca darles algunas cositas para ellos y algunas para el campo, y con eso tendremos paz, como lo quiso explicar Juan Esteban Lewin en un trino (Tweet Juan Esteban Lewin: “Expliquemos el Acuerdo en un trino: las Farc dejan de tener armas y ser guerrilla a cambio de unas cosas para ellos y otras para el campo”).

Que el gobierno de Juan Manuel Santos y sus ministros hagan campaña presentando esta como la oportunidad dorada de desarmar a las Farc sin disparar un tiro, solo votando SÍ, no es sorprendente, es consecuente con su postura y sus intereses. Ese SÍ y esa pedagogía del gobierno no va a llevar a una paz estable y duradera. Va por el contrario a llevar a una amnesia colectiva sobre las causas del conflicto, a una distinción en blanco y negro sobre la dicotomía víctima-perpetrador, y a colocar la culpa en uno de los lados armados en este largo y sangriento conflicto.

Pero sí sorprende que diversos sectores de la política, del periodismo crítico o alternativo y analistas, de repente parecieran que en sus ganas de que gane el SÍ, tomar este discurso simplista de la paz: vote SÍ y no habrá más guerrilla, nos deshacemos de nuestro problema.

Mi argumento por el contrario es que los sectores críticos, que han abogado por la solución negociada aún durante la guerra impulsen una campaña por el Sí a partir de la construcción de una memoria del conflicto sobre la que podamos basar una reconciliación con sentido. Una pedagogía de paz en este momento se esforzaría por alcanzar un Sí, no como un “perdonar al demonio” y tragarnos sapos, situación que no nos deja muy bien parados como sociedad para una reconciliación futura, sino en una transformación del etos conflictivo. Debemos aprender a ver las razones del “otro”, sus motivaciones para haber hecho lo que hizo (alzarse en armas contra el Estado). Este sería el momento para iniciar una transformación de nuestra relación hacia el “otro” y hacia el pasado, de tal forma que entendiendo las razones del otro en el pasado hagamos espacio para las transformaciones que son necesarias para coexistir en el futuro.

Como sociedad civil y víctimas, esto querría decir exponer las responsabilidades de ambos lados en este proceso de paz (Farc y gobierno) y haciendo una pedagogía de memoria que le informe a la gente que antes de que se formaran las guerrillas no había tampoco paz. Que de hecho las guerrillas se formaron en un periodo nefasto de violencia y exclusión, donde las familias que se repartieron el poder, todavía lo detentan y hoy nos tratan de explicar que toda la culpa de nuestros males es de la insurgencia, de los que se rebelaron contra esa exclusión.

Una campaña del SÍ que resista a la política de amnesia que se plantea desde el Estado, que exponga la responsabilidad del Estado y la señale, que defienda el SÍ como una manera de darle una oportunidad al Estado y sus élites de verdaderamente demostrar que pueden convivir con gente que piensa diferente es una campaña que educaría en la reconciliación, en la transformación de nuestra relación con el alzado en armas y nuestra redefinición como sociedad civil frente al Estado que durante muchos años le ha negado derechos humanos, sociales y políticos a su población. El SÍ es porque tenemos memoria, el SÍ es por el respeto a la diferencia, el SÍ es porque entre los perpetradores de la guerrilla hubo y siguen habiendo víctimas y sobrevivientes de genocidios políticos. Como bien lo dice Clara Nieto Ponce de León, poco se habla de la impunidad que se viene frente a las familias de bien de este país y los presidentes que hemos tenido. Ese es el sapo que nos estamos tragando pero del cual nadie habla en la campaña del Sí. Un SÍ con memoria pondría el énfasis en que aquí no estamos sólo brindándole una oportunidad a las FARC, sino sobre todo, al Estado.

 

 

Entre la opinión y la ciencia

Por Fernando Pascual

Platón distinguía de un modo bastante claro entre lo que es opinión y lo que es ciencia. Esta distinción, ¿sigue en pie en el mundo moderno?

Buscar la respuesta requeriría bastantes matizaciones. Ahora simplemente centramos la atención en una experiencia cotidiana.

De modo espontáneo muchas personas distinguen entre lo que opinan y lo que saben.

Que mañana puede hacer buen tiempo es opinión. Que esta mañana hubo rayos es una certeza que tienen los que estuvieron en medio de la tormenta.

Esa distinción está unida a otro aspecto del tema. Hay opiniones que son verdaderas, aunque no se ha llegado a ellas por un camino seguro y científico. Y hay afirmaciones dadas como ciertas y científicas que con el pasar del tiempo quedan luego superadas o desmentidas.

Estas primeras reflexiones nos hacen ver que entre lo que consideramos opinión y lo que consideramos ciencia no podemos establecer un paralelismo con lo que es inseguro y lo que goza de certeza, con lo falso y lo verdadero.

Porque una de las conquistas de la filosofía de la ciencia del siglo XX consiste precisamente en poner en tela de juicio el nivel de verdad que pueda tener una proposición alcanzada desde un buen uso de los laboratorios, pero con datos siempre sujetos a revisión.

Desde estas consideraciones, queda claro que nos movemos continuamente entre opiniones, más inseguras, aunque a veces verdaderas, y ciencia, más segura en principio, aunque a veces algo científico resulte ser falso.

Vivimos, por lo tanto, en medio de un cúmulo de datos y de afirmaciones que no siempre llevan a la verdad, pero de los cuales no podemos prescindir. Esto abre la puerta a una nueva consideración que ahora queda simplemente es esbozo: continuamente actuamos desde suposiciones que no tienen una evidencia completa, pero que necesitamos para comer, para beber agua, para subir a un autobús o para cambiar un neumático…

Opiniones, ciencia, dudas, creencias, certezas, errores y verdades. Todo está continuamente ante nosotros. Ante ese panorama, el mañana está lleno de incertidumbres, aunque estamos habituados a suponer que el despertador sonará a tiempo y que el autobús llegará a la parada cada quince minutos…

 

 

¡LA SITUACIÓN EN VENEZUELA DEBE SER UNA PREOCUPACIÓN INTERNACIONAL!

El Consejo nacional electoral (CNE) de Venezuela validó, el lunes 1 de agosto, la solicitud de la oposición de organizar un referéndum sobre la salida del Presidente Nicolas Maduro. Pero si el CNE, validó una nueva etapa de este largo proceso, los antichavistes (del nombre del exPresidente Hugo Chavez, 1999-2013) deberán aún cruzar varios obstáculos antes de que esta consulta popular se realizara.
La autoridad electoral no comunicó las fechas de la fase siguiente, donde cuatro millones de firmas deben en adelante recogerse.
 
Cargo electo en 2013 para un mandato que va hasta el 2019, el jefe del Estado socialista hace frente, desde las elecciones legislativas de diciembre de 2015, a un Parlamento dominado por una coalición de centro derecho, la Tabla de la unidad democrática (Mesa de la Unidad Democrática, MUD), que exige la organización de un referéndum contra el Sr. Maduro antes de finales de año.
El MUD tiene al jefe del Estado para responsable de las escaseces alimentarias, de la hiperinflación y, más generalmente, de la situación cada vez más caótica del país. Venezuela dispone de las mayores reservas de petróleo del mundo, pero sufre de pleno látigo la caída de los cursos del bruto.
 
Después de haber recogido cerca de dos millones de firmas pro referéndum, que sólo 1,3 el CNE validó millón, al menos 200.000 signatarios debían confirmar su elección, en persona, a finales de junio. Es sobre este punto preciso que el CNE dio el visto bueno. Después de un período de auditoría que duró un mes, se validaron 399.412 firmas, o sea el doble del mínimo pedido.
Si los cuatro millones de firmas son recogidos a continuación y validados para aliviar a Nicolas Maduro, el sí deberá superar su resultado al presidencial de 2013, lo que representa 7,5 millones con voz.
“El referéndum revocatorio, es para terminar con las colas, para que hay de la comida y los medicamentos, suficientemente dinero para cada uno y de la seguridad”, declara uno de los líderes de la oposición, Henrique Capriles, antiguo candidato al presidencial.
El estado urgentemente económico, en lugar en Venezuela desde mediados de enero, fue prolongado dos meses por decreto presidencial, indicó el Diario Oficial el miércoles 13 de julio. Eso se justifica, según el jefe del Estado, a Nicolas Maduro, debido a la “guerra económica” que se suministran empresas y opositores políticos en el país, afectado por graves escaseces de alimentos y medicamentos. Con esta medida, el ejecutivo puede disponer de los bienes del sector privado con el fin de que garanticen el suministro de los productos básicos. ¿Sin embargo, los militares venezolanos conseguirán surtir las muestras de los supermercados y farmacias?
En el marco de este estado de excepción que dura, el Sr. Maduro anunció, el lunes 11 de julio, la creación de la “gran misión suministro soberano y garantizó”. Y nombró a su cabeza el jefe de estado mayor y el Ministro de Defensa, el general Vladimir Padrino. El funcionario dispone de amplias prerrogativas puesto que podrá “decidir medidas específicas”, “dictar normas”, “requisar total o parcialmente de la producción de una empresa”…
La situación en Venezuela debería ser objeto de una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU antes de dramas que ponen pendientes de las vidas de representantes de la sociedad civil esto habida cuenta de las tensiones que reinan en este país y de la urgencia de un Reglamento.
 
Tratándose de la situación en Venezuela, la lucha contra el terrorismo que preocupa los organismos internacionales no deben hacer pasan al segundo plan los otros expedientes de importancia para el pueblo y sus opiniones públicas. Si es al pueblo venezolano y a sus instancias políticas y jurídicas de decidir libremente su destino, cooperaciones económicas, sociales y culturales deben buscarse para sacar este país de la crisis. Esto para evitar desordenes que pueden venir del interior como del exterior.
¡el Consejo de Seguridad de la ONU y el G 20 deben más allá de los análisis contribuir a ayudas políticas y económicas concretas:!
 
La Unión de las naciones sudamericanas, abreviada en UNASUR (español: Union de Naciones Suramericanas – UNASUR; portugués: União de Nações Sul-Americanas – UNASUL; neerlandés: Unida Van Zuid-Amerikaanse Naties Escuchar – UZAN; inglés: Unión of South American Naciones – USAN), antiguamente conocida bajo el nombre de Comunidad sudamericana de las Naciones, es una organización intergubernamental integrando dos uniones aduaneras presentes en Sudamérica, el Mercado común del Sur (Mercosur) y a la Comunidad andina, en el marco de una integración continua de Sudamérica. El UNASUR se inspira en la Unión Europea. Su objetivo es “construir una identidad y una ciudadanía sudamericana y [de] desarrollar un espacio regional integrado” [1], [2], [3]. Está formada por los doce Estados de Sudamérica, cuya población total se estimó en 396.391.032 habitantes al 1 de julio de 2010.
 
(CAN)El Tratado constitutivo del UNASUR se firmó el 23 de mayo de 2008 en la tercera cumbre de los Jefes de Estado que se celebró en Brasilia (Brasil) [4]. El Tratado constitutivo preve la instalación de la sede de la Unión en Quito (Ecuador). El Parlamento sudamericano debería ser instalado en Cochabamba (Bolivia), mientras que la sede del banco, el Banco del Sur, se encontraría en Caracas, en Venezuela [5].
El 24 de octubre de 2011, la Unión de las Naciones sudamericanas obtuvo el estatuto de miembro observador a la Asamblea General de la ONU después de que la comisión de los asuntos jurídicos aprobó por unanimidad la solicitud de adhesión a la organización [11].
El UNASUR presentada brevemente más arriba, puede ayudar eficazmente en interés geo político de Sudamérica a Venezuela en salir del callejón sin salida y en evitar el caos perjudicial para toda la Sudamérica.
 
Copyright Guy CREQUIE
Escritor francés – Observador social
Mensajero de la cultura de la paz de la UNESCO
Representante francés de ONG internacionales de paz y armonía.

 

 

Gracias a la mejora genética

El 74% del incremento de producción agraria de la UE es fruto de la mejora genética

La asesora científica HFFA Research GmbH ha publicado un estudio sobre el papel de la mejora genética en el sector agrario europeo. El informe, que critica el incumplimiento de los políticos al reconocer el valor de las nuevas tecnologías agrarias, concluye que los avances genéticos han permito incrementar la producción de los cultivos europeos hasta en un 74% en los últimos 15 años. Además, alerta sobre la postura política de escepticismo ante dichos avances, posición que podría socavar el futuro socioeconómico europeo y privar al marco comunitario de los beneficios ambientales derivados. El informe no menciona directamente la modificación genética entre las técnicas de cría analizadas.

La investigación señala que los avances en las técnicas de reproducción de plantas han sido responsables del 74% del incremento de la producción global agraria europea en los últimos 15 años. Los autores también indican que un tercio de los ingresos de los agricultores son derivados de los avances en la reproducción de plantas. El estudio fue encargado por la European Plant Technology Platform, un foro de encuentro de la industria, las academias y los agricultores.

Según sus autores, el incremento productivo derivado de los avances genéticos han ayudado a estabilizar los mercados, reducir la volatilidad de los precios y aumentar el suministro de alimentos en el mundo. Además, también son responsables del incremento del PIB europeo en 14.000 millones de euros. También ha conseguido frenar la expansión de tierras destinadas a la agricultura, preservando 19 millones de hectáreas que habrían sido destinadas a fines agrarios sin estos avances tecnológicos. Además, se ha evitado también la emisión de de 3,4 millones de toneladas de emisiones de CO2 mediante la limitación del cambio de uso de la tierra.

Los autores afirman que los agricultores europeos se enfrentan a una “política y marco regulatorio bastante difícil”, y han pedido una mayor inversión en nuevas variedades de semillas y técnicas de reproducción. También han dicho que los avances genéticos deben ser apoyados con una “legislación sólida”. El informe se titula ‘The economic, social and environmental value of plant breeding in the EU’. Fuente: European Seed.

Jesús Domingo

 

 

Los diez consejos para cuidar el medio ambiente
 
 
El Papa Francisco, tras la promulgación de la encíclica en la que invita a una “conversión ecológica”, estableció el 1 de septiembre como Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación. El Opus Dei hoy recuerda diez consejos que Francisco propuso al mundo.
 
En su encíclica, el Papa nos recordó que “merecen una gratitud especial quienes luchan con vigor para resolver las consecuencias dramáticas de la degradación ambiental en las vidas de los más pobres del mundo” y, continuaba diciendo, “los jóvenes nos reclaman un cambio. Ellos se preguntan cómo es posible que se pretenda construir un futuro mejor sin pensar en la crisis del ambiente y en los sufrimientos de los excluidos”.
 
El portal oficial del Opus Dei hoy comparte algunos consejos concretos y simples con los que el Santo Padre nos alienta a colaborar para proteger y construir nuestra casa común, pequeñas acciones que derraman un bien en la sociedad “más allá de lo que se pueda constatar, porque provocan en el seno de esta tierra un bien que siempre tiende a difundirse, a veces invisiblemente”. Son consejos sencillos que hoy, Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, nos pueden ser muy útiles. Estos son:
1. Calefacción: nos aconsejó abrigarse más y evitar prenderla.
2. Evitar el uso de material plástico y de papel.
3. Reducir el consumo de agua.
4. Separar los residuos.
5. Cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer.
6. Tratar con cuidado a los demás seres vivos.
7. Utilizar transporte público o compartir un mismo vehículo entre varias personas.
8. Plantar árboles.
9. Apagar las luces innecesarias.
10. Dar gracias a Dios antes y después de las comidas.
 
Domingo Martínez Madrid

 

 

¿El cuerpo electoral habrá tomado nota?
 
Supongo que, después del debate de investidura de Mariano Rajoy como presidente de Gobierno que ha concluido con el voto en contra de la mayoría del Congreso de los Diputados, el cuerpo electoral, aunque no haya tenido la ocasión de seguir todo el debate, habrá (habremos) tomado buena nota de quienes prefieren defender sus intereses partidistas y quienes han olvidado que los partidos no son meros instrumentos de poder, sino que deben estar al servicio del bien común. En este sentido, ha quedado evidente que, junto al partido más votado, solo el menguado Ciudadanos ha demostrado verdadero sentido de Estado: sin dar carta blanca a Rajoy, ha tenido el valor de pactar las principales reformas que necesita España, además de garantizar su unidad frente al reto separatista.
 
Lo más penoso de todo el debate, al margen de las estridencias separatistas, ha sido, sin duda, el papel desempeñado por el líder del PSOE, Pedro Sánchez. Le hubiera bastado reconocer la responsabilidad de su partido en la crisis económica e institucional que padecemos, para justificar la continuidad de Rajoy que, en definitiva, si ha ganado las elecciones ha sido, entre otras razones, por haberse dedicado a recomponer los trastos rotos en la anterior legislatura socialista. Pero es que ni en el tema de corrupción el PSOE está libre, sino tan o más enmerdado que el PP.
 
Jesús Domingo Martínez

 

 

Más que amistad
 
El Papa Francisco no solo habla, de palabra, de la disponibilidad hacia los demás sino que, como confiesa el propio Benedicto XVI, en una entrevista publicada en el diario italiano La Republica, la pone en práctica con él, en una maravillosa relación paterno-fraternal.
 
Desde que renunciara a la sede de Pedro, Benedicto XVI nos ha regalado medidas presencias y declaraciones como éstas. Esperamos expectantes ahora la publicación en breve de un nuevo libro-entrevista con Peter Seewald, que será, a buen seguro, un testimonio humilde de su vida entregada por entero a la Iglesia, ahora en un precioso servicio como papa emérito.
 
Enric Barrull Casals

 

 

La imposible España

 

                                España es imposible por cuanto siempre ha sido un país demasiado “comido” por parásitos de todo tipo y condición; y al decir esto último entiendan que incluyo desde a las “altas castas de la realeza, clericales y laicas, hasta la siempre abundante masa de desgraciados que prácticamente viven de limosna, infinidad de ellos porque nunca trabajaron o pensaron en trabajar y viven de sus miserias, como el perro vagabundo vive con sus pulgas y parásitos”; ya que a todo se acostumbra ese ser humano, que muchas veces no lo parece en absoluto.

                                Los gobiernos han ido siempre (“sálvese el que pueda”) a explotar las riquezas de la muy rica España y apropiarse de todo cuanto han podido y más; gobernando demagógicamente siempre y echándole las culpas de todo, a enemigos extranjeros o inventados; y nunca, auto culpándose de la realidad que es detectable por el muy poco despierto “celtíbero que simplemente piense un poco”.

                                Si otros muchos países nos adelantaron, no fue por otra cosa que por organizarse bien y saber situar los recursos nacionales de la mejor y más conveniente forma para que produzcan y se reproduzcan, en especial los individuos que en ellos nacieron y nacen, a los que se procura educar y formar de la mejor forma posible y sin que en ello intervenga, “la clase de vagina que los pare o el espermatozoide que los engendra”; sencillo todo ello pero aquí en la antiquísima “Hispania o Iberia”, la sangre, la casta, la estirpe y otros “gilipolleces” aún pesa en la marcha de un país que sigue atrasado precisamente por todo ello.

                                Aquí y hoy en el tercer milenio, aún se subvenciona o mantiene a sindicatos, partidos, religión o religiones e infinidad de otros estamentos, que debieran mantenerse por sí mismos y por los aportes de sus afiliados o creyentes y por aquello tan simple que asevera el dicho popular… “El que quiere peces ha de mojarse el culo”.

                                El que quiera toros, teatro, deporte y entretenimientos que se los pague él mismo; el resto de contribuyentes sólo debemos contribuir para el sostenimiento del Estado en sus fines lógicos y normales para un mantenimiento próspero y sin partidismos algunos y que tan nefastos han sido y siguen siendo.

                                Veamos algunos ejemplos que lo explican muy bien:

                                Cuando “nacen” los hoy potentísimos Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU.) España ya es un territorio organizado nacionalmente y desde tiempos remotos puesto que en realidad quienes organizan a las belicosas tribus ibéricas, son los romanos, que son los que en realidad organizan una nación con el nombre de Hispania y dividida en tres provincias, si bien “manda Roma en todas ellas” y a ella debemos la organización actual e incluso el idioma, aunque en principio fuese “su Latín”. Pues bien cuando nace “USA”, España y como tal, es dueña de dos tercios o más, de los territorios norteamericanos que hoy lucen su bandera de barras y estrellas, incluso les ayuda contra sus enemigos ingleses, para que obtengan su independencia; veamos lo que hoy son “una y otra nación”.

                                Estados Unidos controla un territorio de nada menos que 937 millones de kilómetros cuadrados, cuentan con 325 millones de habitantes, tiene un senado de solo cien senadores y un parlamento de 435 miembros y son cincuenta Estados federados. Sólo tienen 412 automóviles oficiales; son prácticos en todo y van al negocio allí donde se encuentre; por ello actúan en todo el mundo y aunque provoquen los follones que todas las potencias mientras lo fueron, los emplearon siempre.

                                España tiene 505.000 kilómetros cuadrados (19 veces menos territorios que USA); lo subdivide en 19 autonomías que son y actúan algo así como “la casa de la Bernarda o la Potrica”; una población global de unos 47 millones; para ello tiene que mantener un Senado con 266 senadores, un parlamento de 350 miembros; mantiene el funcionamiento de los sindicatos y centrales empresariales y para todo ello necesita un sinfín de gastos, puesto que mantiene 12.000 (doce mil) automóviles oficiales; que yo estimo han de ser muchos más, pues aquí hasta “cualquier alcalducho (pequeño alcalde de pueblo) o concejal, emplean el coche oficial como si fuesen suyos; mantienen o mantenemos infinidad de “covachas o covachuelas” y monstruosas televisiones por cuanto, “las paga el pueblo pero en beneficio del político que mangonea el caso” y así  hasta a verdaderos ejércitos de nepotes o allegados (a los que se paga muy bien por cuanto los que los colocan tienen “manga ancha”), amén de una nomenclatura de empleados oficiales, que seguro hoy sobrarían la mitad o más y debido a los ordenadores, que seguro que sí que emplean y bien los susodichos Estados Unidos de Norteamérica y muchos otros. En definitiva, que gran parte o la mayor parte del dinero que nos sacan por los impuestos, son malgastados sin responsabilidad alguna.

                                ¿Cómo va a funcionar bien un país o nación que obra así? Es lo mismo que si usted en su casa, ingresa mil euros al mes y se empeña en gastar el doble; la ruina y la quiebra le llegará más bien pronto que tarde y quedará hundido por ni se sabe cuántos años, décadas o lustros. Está claro que es lo que le ocurre a España, que por saqueos y malgastos continuos y no preocuparse de lo real y necesario, está en quiebra y lo va a estar ni se sabe cuántas décadas o siglos si no reacciona y limpia la casa nacional de tanto parásito.

                                Y no es sólo lo nacional; puesto que en mi ayuntamiento (Jaén-Andalucía) que está en quiebra y que no recaudan ni para ya pagar los sueldos de la brutal nómina que mantienen (destacando el sueldo del alcalde que cobra como un ministro del gobierno central); el Estado les ha escrito para que disuelvan algunas de esas empresas ruinosas que en general todos han fundado para meter nepotes; y el alcalde sin que se le caiga la cara de vergüenza, está tratando con la oposición, de ver la forma de que los empleados que quedan vacantes de ella, pasen a la nómina general municipal, “aunque sea de sopladores de esquinas y paseantes de aceras”, ¡inaudito!

 Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php