Las Noticias de hoy 28 Diciembre 2016


Ideas Claras

DE INTERES PARA HOY    miércoles, 28 de diciembre de 2016      

Indice:

Newsletter Diario

El Papa a los jóvenes europeos: Crezcan en la confianza en Jesús

 Su fe se abrió a una esperanza que parecía absurda, pero que nos hace soñar lo inimaginable, dijo el Papa en Catequesis

28 de diciembre: Los Santos Inocentes:  Infomadrid

Feria del día 29-XII: Llucià Pou Sabaté

“Delante de Dios, tú eres un niño”: San Josemaria

 Navidad, brote de esperanza: Ramiro Pellitero

En el día de los Santos Inocentes mi recuerdo horrorizado por la inmensa matanza del aborto

 Navidad y “post-cristiandad”: Ernesto Juliá Díaz

En el año que culmina cada 6 minutos asesinaron a un cristiano

“Navidad es Jesús”: Mons. Héctor Aguer, arzobispo de La Plata

¡Tú tienes la libertad de elegir la virtud o el vicio!: Alejandra Diener

¿Qué hacer para que Navidad sea todos los días?: José Ramón Talero Islán

 Reacciones cívicas por las campañas sobre género en la escuela: Ángeles Burguera

VERDADES A MEDIAS, MENTIRAS COMPLETAS: René Mondragón

 Solo el 29% de las bodas en España son católicas; urge implementar la Amoris laetitia – editorial Ecclesia: Alejo Fernández Pérez

 La mediocridad no sacia al hombre: Plinio Corrêa de Oliveira

Habla claro, es directo, conecta: José Morales Martín

 El pesebre y el árbol: Pedro J. Piqueras Ibáñez

¿Llega  al final batalla de Alepo?: Suso do Madrid

 NAVIDAD EN LAS TRINCHERAS EN LA  I GUERRA MUNDIAL: Antonio García Fuentes

Te  pido que reces por el PAPA FRANCISCO que el Señor le ilumine y por tu Obispo, si te queda un poco acuérdate de mí. Si estimas que vale la pena el “Boletín” difúndelo entre familiares y amigos. ¡¡¡Gracias!!!

ALTA EN EL BOLETIN: boletin-help@ideasclaras.org

BAJA BOLETÍN: boletin-unsubscribe@ideasclaras.org

Con el mayor afecto. Félix Fernández

 

 

Newsletter Diario

 

El Papa a los jóvenes europeos: Crezcan en la confianza en Jesús

39º Encuentro ecuménico de los jóvenes, organizado por la Comunidad de Taizé - RV

27/12/2016 13:24

SHARE:

 

 Del 28 de diciembre y hasta el 1º de enero del nuevo año 2017 tendrá lugar en RigaLetonia, el 39º Encuentro ecuménico de los jóvenes, organizado por la Comunidad de Taizé. Decenas de miles de jóvenes se reunirán para celebrar una etapa más de la llamada “peregrinación de confianza a través de la tierra”, que comenzó el hermano Roger a finales de los años 70.

Es la primera vez que un Estado Báltico acoge este Encuentro Europeo. En efecto, la ciudad de Riga tiene una larga tradición luterana, mientras Letonia es también un país en el que existen relaciones profundas entre los cristianos de las diversas iglesias. Y, de hecho, los líderes de la Iglesia Católica, junto a la Ortodoxa, Luterana y las Iglesias Bautistas han firmado conjuntamente la carta de invitación a este nuevo Encuentro, en una ciudad en la que viven muchos creyentes ortodoxos.

“Manifestar con las palabras y con las acciones que el mal no tiene la última palabra de nuestra historia”. Es la invitación que el Papa Francisco dirige en un mensaje a los jóvenes de toda Europa que participarán en Riga, en este Encuentro organizado por la Comunidad ecuménica de Taizé. De este modo, miles de chicos y chicas transcurrirán el fin de año en la capital de Letonia rezando y meditando juntos “para abrir caminos de esperanza”.

“En nuestros días – escribe el Papa Bergoglio – muchas personas se sienten asoladas, desanimadas por la violencia, las injusticias, los sufrimientos y las divisiones. Tienen la impresión de que el mal es más fuerte que todo”. Sin embargo, el Santo Padre les repite a los jóvenes lo que él mismo escribió al término del Jubileo Extraordinario, en su Carta Apostólica “Misericordia et Misera”, del 20 de noviembre pasado: “Es el tiempo de la misericordia para todos y cada uno, para que nadie piense que está fuera de la cercanía de Dios y de la potencia de su ternura”.

El Obispo de Roma manifiesta asimismo su especial cercanía a estos jóvenes que han elegido “dejar los divanes para vivir esta peregrinación de la confianza”. Y escribe textualmente: “Jóvenes cristianos, ortodoxos, protestantes y católicos, con estas jornadas vividas bajo el signo de una fraternidad real, ustedes expresan el deseo de ser protagonistas de la historia, de no dejar que sean los demás quienes decidan su futuro”.

De aquí el deseo del Papa Francisco que les expresa con estas palabras: “Que estas jornadas los ayuden a no tener miedo de sus límites, sino a crecer en la confianza en Jesús, Cristo y Señor, que cree y espera en ustedes. Que en la sencillez que el hermano Roger ha sabido testimoniar, ustedes puedan construir puentes de fraternidad y hacer visible el amor con el que Dios nos ama”.

 

 

Su fe se abrió a una esperanza que parecía absurda, pero que nos hace soñar lo inimaginable, dijo el Papa en Catequesis

Él veía pasar el tiempo y la promesa hecha por Dios seguía sin cumplirse - RV

28/12/2016 09:35

SHARE:

“El desaliento y la frustración también llegaron a la vida de Abrahán. Él veía pasar el tiempo y la promesa hecha por Dios seguía sin cumplirse, aunque Dios ratificaba una y otra vez su promesa. A Abrahán lo único que le quedaba era confiar en la Palabra del Señor y seguir esperando”, explicó Francisco en otra catequesis sobre la esperanza.

Pero aclaró que “Dios le dio un signo: “mira el cielo y cuenta las estrellas así será tu descendencia”, para afirmar que “Abrahán es modelo de fe y de esperanza porque “creyó, contra toda esperanza, que llegaría a ser padre de muchas naciones. Creyó en la palabra de Dios que sería padre, aun cuando parecía imposible, porque él era anciano y su mujer estéril. Su fe se abrió a una esperanza que parecía absurda, pero así es la esperanza, sorprende y abre horizontes, nos hace soñar lo inimaginable”.

“Para creer, es necesario saber mirar con los ojos de la fe; a simple vista eran sólo estrellas, pero para Abrahán las estrellas eran signo de la fidelidad de Dios”.

El Obispo de Roma concluyó animando a confiar en el Señor como lo hizo Abrahán, “para que salgamos de nosotros y descubramos su promesa en cada signo y acontecimiento que nos toca vivir”.

 

 

28 de diciembre: Los Santos Inocentes

 

La consulta bien intencionada de aquellos Magos que llegaron de Oriente al rey fue el detonante del espectáculo dantesco que organizó la crueldad aberrante de Herodes a raíz del nacimiento de Jesús.

Habían perdido el brillo celeste que les guiaba, llegó la desorientación, no sabían por dónde andaban, temieron no llegar a la meta del arduo viaje emprendido tiempo atrás y decidieron quemar el último cartucho antes de dar la vuelta a su patria entre el ridículo y el fracaso.

Al rey le produjo extrañeza la visita y terror la ansiosa pregunta sobre el lugar del nacimiento del Mesías; rápidamente ha hecho sus cálculos y llegado a la conclusión de que está en peligro su status porque lo que las profecías antiguas presentaban en futuro parece que ya es presente realidad. Se armó un buen revuelo en palacio, convocaron a reunión a los más sabios con la esperanza de que se pronunciaran y dieran dictamen sobre el escondrijo del niño «libertador». El plan será utilizar a los visitantes extranjeros como señuelo para encontrarle. Menos mal que volvieron a su tierra por otro camino, después que adoraron al Salvador.

Impaciente contó Herodes los días; se irritó consigo mismo por su estupidez; los emisarios que repartió por el país no dan noticia de aquellos personajes que parecen esfumados, y se confirma su ausencia. Vienen los cálculos del tiempo, y contando con un margen de seguridad, le salen dos años con el redondeo.

Los niños que no sobrepasen dos años en toda la comarca morirán. Hay que durar en el poder. El baño de sangre es un simple asunto administrativo, aunque cuando pase un tiempo falten hombres para la siembra, sean escasos los brazos para segar y no haya novios para las muchachas casaderas; hoy solo será un dolor pasajero para las familias sin nombre, sin fuerza, sin armas y sin voz. Unas víctimas ya habían iniciado sus correteos, y balbuceaban las primeras palabras; otras colgaban todavía del pecho de sus madres. Pero para Herodes era el precio de su tranquilidad.

Son los Santos Inocentes. Están creciendo para Dios en su madurez eterna. Ni siquiera tuvieron tiempo de ser tentados para exhibir méritos, pero no tocan a menos. Están agarrados a la mano que abre la gloria. Aplicados los méritos de Cristo sin que fuera preciso crecer para pedir el bautismo de sangre, como tantos laudablemente hoy son bautizados en la fe de la Iglesia con agua sin cubrir expediente personal. El Bautismo es gracia.

Entraron en el ámbito de Cristo inconscientes, sin saberlo ni pretenderlo; como cada vez que, por odio a Dios y a la fe, hay revueltas, matanzas y guerras; en esas circunstancias surgen mártires involuntarios, que, aun sin saberlo, mueren revestidos y purificados por la sangre de Cristo, haciéndose compañeros suyos en el martirio; y no se les negará el premio solo porque ellos mismos, uno a uno, no pudieran pedirlo. En este caso es el sagrado azar providente de caer por causa de Cristo, porque la mejor gloria que el hombre puede dar a Dios es muriendo.

Ya el mismo Jeremías dejó dicho y escrito que «de la boca de los que no saben hablar sacaste alabanza». Hoy los mayores también hacen bromas en recuerdo del modo de ser juguetón y alegre de aquellos bebés que no tuvieron tiempo de hacerlas; este día presenta una buena ocasión para hacer agradable la vida a los demás, con admiración y sorpresa, en desagravio del mal que provocó el egoísmo de aquel que, tanto se fijó en lo suyo, que aplastó a los demás.

Infomadrid

 

 

Feria del día 29-XII

 

Quien ama a su hermano permanece en la luz. Simeón proclama a Jesús como la Luz, el Templo vivo de Dios

“Cuando se cumplieron los días de la purificación según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor. 
Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón; este hombre era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y en él estaba el Espíritu Santo. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Movido por el Espíritu, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al Niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre Él, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel».
Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de Él. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción -¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones» (Lucas 2,22-35).

1. -“Cumplido el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús llevaron al niño a Jerusalén, para presentarlo al Señor”. La presentación del hijo primogénito se debía a la ofrenda debida del primer hijo a Dios, que con el tiempo se había sustituido con un rescate pues del templo se ocupaban los de la tribu de Leví. Así se hace el sacrificio, entendido como sacri-facere, es decir “hacer sagrado”, dedicar a Dios, a los 40 días del nacimiento; y así hizo la Sagrada Familia. Lucas también se refiere a la purificación de la madre, a los 40 días de haber nacido el niño: se hacía una ofrenda y el rezo de unas oraciones.

-“Iban para presentar la ofrenda de un par de tórtolas, o dos palominos como está ordenado en la ley del Señor”. Era la ofrenda de los pobres. María no pudo ofrecer nada más valioso. 

-“Simeón, hombre justo y religioso, esperaba la "consolación de Israel". El Espíritu le había revelado que no había de morir antes de ver el Mesías. Inspirado por el Espíritu Simeón vino al Templo”. Se deja guiar. Dios le conduce, como de la mano, hacia el Templo. Señor, quisiera cerrar mis ojos, y tomar tu mano, como el niño que juega a dejarse conducir por su padre. 

Festejamos hoy a Jesús como luz del mundo, y al santo Rey David, pues en la profecía de Simeón, se eclipsan las viejas profecías para dejar paso a la nueva: el que David había anunciado, ¡ha entrado por fin en el Templo, Él es el Templo! Ahí le ponen el nombre de Jesús (“Dios que salva”), al someterse a la ley de la circuncisión ésta queda superada, ante “Dios que salva” Simeón proclama: «Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos». 

Es la visión del Salvador, que se fomenta con su invocación: de aquí la importancia de decir el nombre dulce de Jesús: “Iesu, Iesu, esto mihi semper Iesu!” (Jesús, Jesús, sé para mí siempre Jesús), decía San Josemaría Escrivá, y añadía: “pierde el miedo a llamar al Señor por su nombre –Jesús- y a decirle que le quieres”. También nosotros queremos enraizarnos en el dulce nombre de Jesús, nuestro Templo. Quien pierde las raíces lo pierde todo, así pasa con las raíces históricas de un pueblo, y mucho más con el vínculo con nuestros padres, y así como buenos hijos queremos mantenernos en Cristo unidos a nuestro Padre Dios. 

-“Bendijo a Dios”. A lo largo del día, los judíos tenían la costumbre de pronunciar varias bendiciones. Los más piadosos, diestros en este hábito ritual, debían sin cesar elevar hacia Dios breves plegarias: "Bendito seas, Señor". ¿Tengo yo también esta costumbre?

-“Y dijo a María, su madre: "Este Niño está destinado para ruina y para resurrección de muchos en Israel; y para ser el blanco de las contradicciones. Una espada traspasará tu corazón, para que se descubran los pensamientos secretos en los corazones de muchos..." El anciano y santo Simeón tiene el honor de reconocer a Jesús como el Mesías prometido, el que va a traer "la consolación de Israel". Su cántico sigue la idea del “Benedictus” de Zacarías: la luz que luce en las tinieblas. El "signo de contradicción" se refiere a que los sencillos ven, los presuntuosos están ciegos. La expresión "y una espada atravesará tu propia alma" indica la participación que María tendrá en la pasión de su Hijo, como indica el relato de Juan (19,25) con María al pie de la cruz, donde Jesús aparece como Rey, de un modo nuevo. La salvación, será fruto del sufrimiento. Y María participa en el. ¿Cómo participo en ese mismo misterio de la redención por la cruz?

-“Mis ojos han visto a su Salvador: luz para alumbrar las naciones paganas y gloria de su pueblo Israel”. Salvación universal que desborda las fronteras del pueblo elegido (Noel Quesson).

En la tradición bizantina se llama precisamente «Encuentro» a esta fiesta. Simeón, movido por el Espíritu, reconoce en el hijo de esta sencilla familia al enviado de Dios, y prorrumpe en el breve y entusiasta cántico del «Nunc dimittis»: «ahora, Señor, puedes dejar a tu siervo irse en paz», que nosotros decimos cada noche en la oración de Completas que concluye la vivencia de la Jornada. En su boca es como el punto final del Antiguo Testamento Describe en unos trazos muy densos al Mesías: «mis ojos han visto a tu Salvador», que es «luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel». Cristo, gloria del pueblo de Israel y luz para los demás pueblos. Pero a la vez esa luz va a ser «crisis», juicio, signo de contradicción. Todos tendrán que tomar partido ante él, no podrán quedar indiferentes. Por eso Simeón anuncia a la joven madre María una misión difícil, porque tendrá que participar en el destino de su Hijo: «será como una bandera discutida... y a ti una espada te traspasará el alma». La presencia de María en este momento, al inicio de la vida de Jesús, se corresponde con la escena final, con María al pie de la Cruz donde muere su Hijo (J. Aldazábal). Presencia y cercanía de la madre a la misión salvadora de Cristo Jesús, que se da por entero: «Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que todos tengan vida eterna» (entrada). 

Rezaremos en la oración: «Tú has disipado las tinieblas del mundo con la venida de Cristo, la luz verdadera», pues «por la entrañable misericordia de nuestro Dios nos visitará el sol que nace de lo alto» (comunión). A veces pasamos por la vida pensando que hay algo más, algo a lo que agarrarnos para no estar solos, que algo no iba hasta que no encontramos ese amor esperado. Y, cuando lo encontramos, recuperamos el gusto por las cosas, somos capaces de renuncias por conservar ese amor, estamos contentos en el sacrificio porque hay un motivo por el que luchar. Así estaba Simeón anhelante y esperanzado, y descansó al encontrar a Jesús. Así también nosotros, en quienes el Espíritu quiere habitar, queremos recibir a Jesús en nuestro interior. Como pedimos en la oración colecta de hoy: “Dios todopoderoso e invisible, que ahuyentaste las tinieblas del mundo con la llegada de tu luz, míranos con rostro benigno, para que celebremos con dignas alabanzas la grandeza del Nacimiento de tu Hijo”. Las tinieblas son el aislamiento de los demás, la soledad existencial, no sabernos unidos como hermanos porque somos hijos de Dios. 

San Josemaría Escrivá, en el cuarto misterio de gozo de su libro Santo Rosario, nos invita a involucrarnos en la escena: «Esta vez serás tú, amigo mío, quien lleve la jaula de las tórtolas. —¿Te fijas? Ella —¡la Inmaculada!— se somete a la Ley como si estuviera inmunda. ¿Aprenderás con este ejemplo, niño tonto, a cumplir, a pesar de todos los sacrificios personales, la Santa Ley de Dios?

»¡Purificarse! ¡Tú y yo sí que necesitamos purificación! —Expiar, y, por encima de la expiación, el Amor. —Un amor que sea cauterio, que abrase la roña de nuestra alma, y fuego, que encienda con llamas divinas la miseria de nuestro corazón».

2. Y es lo que revela el mandamiento que nos da el Señor, “lo que es verdadero en Él mismo y en vosotros –dice el Apóstol San Juan en la primera lectura-, porque las tinieblas ya pasaron y la verdadera luz ya luce”. La “luz para ser revelada a los gentiles y para gloria de tu pueblo” es la filiación divina y la consiguiente fraternidad, que el Señor nos consigue –como decimos al Señor en la oración sobre las ofrendas- “este glorioso intercambio: que al ofrecerte lo que nos diste, merezcamos recibirte a Ti mismo”. Esta es la misericordia que manifiesta las entrañas divinas. Se manifiesta en el amor, con nos dice san Juan:

-“QueridosEn esto sabemos que conocemos a Jesucristo: en que guardamos sus mandamientos”. El conocimiento de Jesucristo no es un conocimiento intelectual reservado a sabios teóricos, sino que es un conocimiento experimental, vital. El que "guarda" los mandamientos, el que «hace» la voluntad de Dios... ese tal «conoce» a Dios. ¿Corresponde mi vida a Dios?

-“Quien guarda fielmente su Palabra, ciertamente en él el amor de Dios ha llegado a su plenitud”. Dame, Señor, el amor de tu Palabra. Haz que la medite, que practique tu Palabra. Que todos los actos de mi vida cotidiana sean como una aplicación de tu Palabra: amar, servir, trabajar para guardar tu Palabra. Por tu amor.

-“En esto conocemos que estamos en El. Quien dice que permanece en El debe vivir como vivió El y seguir el camino que Jesús ha seguido”. Me ayudará pensar: ¿cómo reaccionaría si estuviera Jesús en mi lugar junto a las personas con las que vivo? Portarme como Tú, Jesús. Quiero que habiten en mí tu dulzura, tu pureza, tu oración... como una encarnación prolongada. 

-“Lo que os escribo no es un mandamiento nuevo... y sin embargo es «nuevo» en Jesús y en vosotros. Quien declara estar en la luz, mientras odia a su hermano no ha salido de las tinieblas”. El que ama a su hermano permanece en la luz. Todo se aclara cuando nos situamos y vivimos en el verdadero amor. Dios se descubre cercano, a los corazones abiertos al amor, al perdón, a la participación; pero es inaccesible a los corazones cerrados en si mismos. Te pido, Señor, ¡enséñame a amar! (Noel Quesson).

3. A Dios dirigimos el canto nuevo que brota de la presencia del Espíritu Santo en nosotros: “Cantad al Señor un cántico nuevo, cantad al Señor, toda la tierra; cantad al Señor, bendecid su nombre”. Él canta desde nosotros, pues nosotros hemos sido unidos a Él como hijos por vivir en comunión con Cristo Jesús, su Hijo, por eso estamos contentos: “Proclamad día tras día su victoria. Contad a los pueblos su gloria, sus maravillas a todas las naciones. El Señor ha hecho el cielo; honor y majestad lo preceden, fuerza y esplendor están en su templo”. 

Llucià Pou Sabaté

 

 

“Delante de Dios, tú eres un niño”

 

Delante de Dios, que es Eterno, tú eres un niño más chico que, delante de ti, un pequeño de dos años. Y, además de niño, eres hijo de Dios. –No lo olvides. (Camino, 860)

 

Si os fijáis, existe una gran diferencia cuando se cae un niño y cuando se cae una persona mayor. Para los niños, la caída de ordinario no tiene importancia: ¡tropiezan con tanta frecuencia! Y si se les escapan unos lagrimones, su padre les explica: los hombres no lloran. Así se concluye el incidente, con el empeño del chico por contentar a su padre.

(…) Si procuramos portarnos como ellos, los trompicones y fracasos -por lo demás inevitables- en la vida interior no desembocarán nunca en amargura. Reaccionaremos con dolor pero sin desánimo, y con una sonrisa que brota, como agua limpia, de la alegría de nuestra condición de hijos de ese Amor, de esa grandeza, de esa sabiduría infinita, de esa misericordia, que es nuestro Padre. He aprendido, durante mis años de servicio al Señor, a ser hijo pequeño de Dios. Y esto os pido a vosotros: que seáis quasi modo geniti infantes, niños que desean la palabra de Dios, el pan de Dios, el alimento de Dios, la fortaleza de Dios, para conducirnos en adelante como hombres cristianos. (Amigos de Dios, 146)

 

Navidad, brote de esperanza

Posted: 27 Dec 2016 03:06 AM PST

Retablo del oratorio, Hospital centro de cuidados Laguna (Madrid)

 

Este tiempo de Navidad está enmarcado por el Papa Francisco en la esperanza, antes y después de la Nochebuena. Ya en la audiencia general del 7 de diciembre señaló que la esperanza cristiana es la única que puede garantizar la sonrisa al mundo, porque Dio se ha hecho un niño que juega y sonríe: “La esperanza es la virtud de los pequeños. Los grandes, los satisfechos no conocen la esperanza; no saben lo que es”.

Una nueva esperanza

En su catequesis del 21 de diciembre de 2016, el Papa identificaba la encarnación del Hijo de Dios con la entrada de la esperanza en el mundo. Tal es el sentido de la Navidad: “Dios cumple la promesa haciéndose hombre; no abandona a su pueblo, se acerca hasta despojarse de su divinidad. De tal modo, Dios demuestra su fidelidad e inaugura un Reino nuevo, que da una nueva esperanza a la humanidad. ¿Y cuál es esa esperanza? La vida eterna”.

Hoy se hace necesario explicar en qué consiste la vida eterna: una vida feliz, plena y definitiva, más allá del pecado y de sus consecuencias: el dolor y la muerte. Una vida que comienza ya ahora, aunque sólo de modo incoado, cuando se vive cabalmente la vida cristiana. La Natividad de Cristo, porque inaugura la redención salvadora, nos trae una esperanza fiable, visible y comprensible. No es una esperanza como las humanas, siempre limitadas y falibles, porque esta esperanza está fundada en Dios. Y eso nos permite vivir de una manera nueva en el presente, con la certeza de caminar con Cristo hacia el Padre que nos espera. 

Así lo dice Francisco: “Esta esperanza, que el Niño de Belén nos da, ofrece una meta, un destino bueno para el presente, la salvación a la humanidad, la bienaventuranza a quien se fía de Dios misericordioso”. San Pablo resume todo esto con la expresión: «En la esperanza fuimos salvados» (Rm 8,24), de donde por cierto, sale el título de la segunda encíclica de Benedicto XVI: Spe salvi, salvados por la esperanza. 

 

 

Caminar con esperanza

Y el Papa nos invita a preguntarnos, cada uno de nosotros: “¿Yo camino con esperanza, o mi vida interior está parada, cerrada? ¿Mi corazón es un cajón cerrado o es un cajón abierto a la esperanza que me hace caminar no solo, sino con Jesús?”

Este es en último término el sentido del “belén” que ponemos los cristianos en nuestros hogares, o en los escaparates y en las calles y plazas de nuestros pueblos: “El belén —observa Francisco—trasmite esperanza; cada uno de los personajes está inmerso en esa atmósfera de esperanza”. Belén es un lugar pequeño, porque Dios gusta de actuar a través de los pequeños y humildes. 

Allí está María, Madre de la esperanza: “su corazón de muchacha estaba lleno de esperanza, toda animada por la fe” Y también José, descendiente de Jesé y de David; “también él creyó en las palabras del ángel” que le mandaba poner el nombre a Jesús (que significa salvador), un nombre que trae la esperanza a la humanidad y a cada persona. 

Y en el belén están los pastores, que representan a los humildes y pobres que esperaban al Mesías. En cambio, señala Francisco, “quien confía en sus propias seguridades, sobre todo materiales, no espera la salvación de Dios. Metámonos esto en la cabeza: nuestras seguridades no nos salvarán; la única seguridad que nos salva es la de la esperanza en Dios. Nos salva porque es fuerte y nos hace caminar en la vida con alegría, con ganas de hacer el bien, con ganas de ser felices para toda la eternidad. Los pequeños, los pastores, en cambio confían en Dios, esperan en Él y gozan cuando reconocen en aquel Niño la señal indicada por los ángeles (cfr. Lc 2,12)”. 

Los ángeles anuncian y cantan esa esperanza, mediante la alabanza y el agradecimiento a Dios, cuya venida al mundo inaugura su Reino de amor, de justicia y de paz.

 

 

La Navidad, tiempo de esperanza

Por eso, apunta el Papa, la Navidad es fiesta y tiempo de esperanza. “Será verdaderamente una fiesta si acogemos a Jesús, semilla de esperanza que Dios pone en los surcos de nuestra historia personal y comunitaria. Cada sí a Jesús que viene es un brote de esperanza. Confiamos en ese brote de esperanza, en ese sí: Sí, Jesús, tú puedes salvarme, tú puedes salvarme” Y con ello, y con el Papa, podemos desear una ¡Feliz Navidad de esperanza a todos!

En la felicitación navideña a la Curia, el día 22, el Papa ha descrito la Navidad como la fiesta de la humildad amorosa o amante de Dios, que se ha hecho pequeño para que nos acerquemos a Él con confianza. 

“El Niño que nace —apuntaba en la Nochebuena— nos interpela: nos llama a dejar las ilusiones de lo efímero para ir a lo esencial, a renunciar a nuestras insaciables pretensiones, a abandonar la insatisfacción perenne y la tristeza por cualquier cosa que siempre nos faltará. Nos vendrá bien dejar esas cosas para encontrar en la sencillez de Dios-Niño la paz, la alegría, el sentido de la vida”. 

A pesar de tantas indiferencias y tinieblas que nosotros ponemos en el mundo, la Navidad tiene un sabor de esperanza, porque la luz de Dios brilla: “Su luz gentil no da miedo; Dios, enamorado de nosotros, nos atrae con su ternura, naciendo pobre y frágil entre nosotros, como uno de nosotros. Nace en Belén, que significa casa de pan. Parece querernos decir así que nace como pan para nosotros; viene a la vida para darnos su vida; viene a nuestro mundo para traernos su amor. No viene a devorar ni a mandar, sino a alimentar y a servir. Así hay un hilo directo que une el pesebre y la cruz, donde Jesús será pan partido: es el hilo directo del amor que se da y nos salva, que da luz a nuestra vida, paz a nuestros corazones”.

Y por todo ello se nos ha propuesto, para este tiempo de Navidad, una actitud fundamental, el asombro ante la belleza del Dios niño que se nos entrega.

“Acerquémonos a Dios que se hace cercano, detengámonos a mirar el belén, imaginemos el nacimiento de Jesús: la luz y la paz, la suma pobreza y el rechazo. Entramos en la verdadera Navidad con los pastores, llevemos a Jesús lo que somos, nuestras marginaciones, nuestras heridas no curadas. Así, en Jesús, saborearemos el verdadero espíritu de la Navidad: la belleza de ser amados por Dios. Con María y José estamos ante el pesebre, ente Jesús que nace como pan para mi vida. Contemplando su amor humilde e infinito, digámosle gracias: gracias, porque has hecho todo esto por mí”.

 

 

 

En el día de los Santos Inocentes mi recuerdo horrorizado por la inmensa matanza del aborto

La Cigüeña de la Torre

28 diciembre, 2016

Resultado de imagen de santos inocentes

Aunque todos los días deberíamos recordar el brutal holocausto del aborto parece que el día de los Santos Inocentes todavía con más motivo.

 

Y aquella matanza fue una nadería  ante lo que hoy estamos presenciando. Los Inocentes de entonces fueron pocos, hoy, millones. Aquella barbarie ha pasado a ser paradigma del mal y la injusticia dejando al rey que la ordenó como ejemplo del canalla y el tirano mientras que hoy, a los Herodes actuales, nadie les recrimina su actuación e incluso hay católicos de misa y comunión diaria que les votan sin el menor problema de conciencia. Y lo verdaderamente peor pues indica el degradamiento de nuestra sociedad es la distinta actitud de las madres de aquellos Inocentes y las de ahora. A aquellas les arrancaban sus hijos para matarlos entre lágrimas,gemidos y protestas. Hoy son las  mismas madres las que los matan.

Si todos los días son buenos para el horror y la protesta, hoy 28 de diciembre, los Santos Inocentes, parece la fecha superindicada para el recuerdo indignado de la mayor lacra de esta sociedad olvidada de Dios y asesina de los que quieren nacer.

Uno no es entusiasta de todo lo que hace el cardenal Cañizares pero reconoce que muchas cosas las hace bien. Por ejemplo la misa por los Santos Inocentes de hoy. Que deberían celebrar todos los obispos del mundo.

http://www.religionconfidencial.com/diocesis/Santos-Inocentes-Canizares-...

 

Navidad y “post-cristiandad”

Ernesto Juliá

Llegar a vislumbrar, entender y vivir el amor de Dios al hombre, es quizá el reto más grande con el que se enfrenta el hombre de todos los tiempos.

En medio de enfermedades, de desgracias de todo tipo, de situaciones que contradicen nuestros más ambiciosos planes, de injusticias de amigos y de enemigos; el hombre se encuentra en no pocas ocasiones en la tentación de negar que ese Amor de Dios exista realmente; en la tentación de negar que la “ternura”, la “misericordia” de Dios sean verdaderamente reales.

En esos momentos, el hombre puede anhelar el sueño que late en el fondo de quienes hablan y escriben sobre el tiempo llegado de la “post-cristiandad”. “Post-cristiandad” que vendría a ser en la mente de algunos una especie de reino de la libertad en el que cada uno se inventaría una “religión sensible”, en la que desaparecería todo rostro de un Dios personal al que podemos mirar “cara a cara”, e inventarnos un “dios”, de lo más variado posible, y que apenas sería algo más que nuestra imagen reflejada en un espejo.

En pocas palabras, y más al alcance de todos, un sueño individual de inmortalidad en el que el hombre sacie, de alguna manera, su anhelo de infinito, de perdurar, anhelo que no se puede arrancar del todo de su espíritu. Un nirvana, una “nube”, una “new age”, una nueva edad.

El intento de vivir en la “post-cristiandad” no pasa de ser el intento del hombre de vivir sin mirar a este Niño que nace en Belén. El intento de no hacernos las preguntas que la sonrisa y el llanto del Niño Jesús pueden provocar en nuestra mente, en nuestro alma.

Y todo ese sueño, todo ese huir de la realidad de cada día, sencillamente por no llegar a vislumbrar, a entender, el Amor de Dios, y no querer acercarse a un Portal donde un Niño sonríe y llora, llora y sonríe.

“Ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres” (Tt 2, 11). Las palabras del apóstol Pablo manifiestan el misterio de esta noche santa: ha aparecido la gracia de Dios, su regalo gratuito; en el Niño que se nos ha dado se hace concreto el amor de Dios para con nosotros (…) Es una noche de alegría, porque desde hoy y para siempre Dios, el Eterno, el Infinito, es Dios con nosotros: no está lejos, no debemos buscarlo en las órbitas celestes o en una idea mística; es cercano, se ha hecho hombre y no se cansará jamás de nuestra humanidad, que ha hecho suya”(Papa Francisco).

En el Portal de Belén, Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre, nos busca, nos mira, y nos manifiesta todo el amor que años más tarde le lleva a dejarse clavar en la Cruz para salvarnos.

El hombre que sueña la “post-cristiandad” no quiere oír hablar de “salvación”; y mucho menos de “vida eterna”.

“El Niño que nace nos interpela: nos llama a dejar los engaños de lo efímero para ir a lo esencial, a renunciar a nuestras pretensiones insaciables, a abandonar las insatisfacciones permanentes y la tristeza ante cualquier cosa que siempre nos faltará. Nos hará bien dejar estas cosas para encontrar de nuevo en la sencillez del Niño Dios la paz, la alegría, el sentido luminoso de la vida” (Papa Francisco).

Sentido luminoso que nos ayudará a descubrir también el amor de Dios en el sufrimiento, en las penas.

En el fondo de todo ese hablar de “post-cristiandad” es querer quitar a Dios su puesto en la creación, en su relación con sus criaturas. Y más en concreto, querer negar, no sólo que Cristo es el Hijo de Dios hecho hombre, y que, por lo tanto, al hacerse Dios hombre, se interesa y quiere vivir con los hombres, participando de su vida, de su historia, de su cultura. Es situar a Cristo en un momento de la historia de los hombres, y decirle que su tiempo ya ha caducado; y decírselo a Él, que ha creado el tiempo. Y la Navidad se convierte en un “recuerdo y celebración del solsticio de invierno”.

Vuelve la Navidad. Dios no puede ser sustituido por ninguna “religión sensible”, por un “monoteísmo de corazón, politeismo de la imaginación y del arte”, ni por una “mitología que la razón” trate de inventarse, para dominar así a pequeños diosecillos que sólo tienen vida en la imaginación del hombre.

El Niño Jesús sonríe y llora en Belén; y con su sonrisa y su llanto nos dice que Dios ha venido a la tierra; y aquí se quedará siempre.

 

Ernesto Juliá Díaz

 

En el año que culmina cada 6 minutos asesinaron a un cristiano

 

Martes 27 Dic 2016 | 12:07 pm

 

 

Roma (Italia) (AICA): “Los mártires de hoy son más numerosos que los de los primeros siglos”, reiteró el papa Francisco ayer, en ocasión de recordar a San Esteban, el primer mártir de la Iglesia. La persecución no es un fenómeno esporádico en la historia del cristianismo. En muchos países, en nuestros días, los cristianos dan testimonio de su fe con su propia vida. Radio Vaticana entrevistó al profesor Massimo Introvigne, director del CESNUR, Centro de Estudios sobre las Nuevas Religiones quien estimó que alrededor de 90 mil cristianos fueron asesinados por su fe, es decir uno cada seis minutos, en el año que culmina. A estos mártires le agrega un número que va de 500 a 600 millones de cristianos que no pueden profesar totalmente libres su fe.

 

“Los mártires de hoy son más numerosos que los de los primeros siglos”, reiteró el papa Francisco ayer, en ocasión de recordar a San Esteban, el primer mártir de la Iglesia. La persecución no es un fenómeno esporádico en la historia del cristianismo.

En muchos países, en nuestros días, los cristianos dan testimonio de su fe con su propia vida. Radio Vaticana entrevistó al profesor Massimo Introvigne, director del CESNUR, Centro de Estudios sobre las Nuevas Religiones quien estimó que alrededor de 90 mil cristianos fueron asesinados por su fe, es decir uno cada seis minutos, en el año que culmina.

A estos mártires le agrega un número que va de 500 a 600 millones de cristianos que no pueden profesar totalmente libres su fe.

Massimo Introvigne, indicó en la entrevista que el “Center for Study of Global Christianity publicará el próximo mes sus estadísticas que hablan de 90.000 cristianos asesinados por su fe, un muerto cada 6 minutos”. Indicó que esta cifra es menor a los 105.000 asesinados hace dos años.

Sobre las cifras de 2016, Introvigne dijo que de los 90.000 asesinados, “el 70%, es decir 63.000, fueron muertos en conflictos tribales en África. El Centro americano los incluye en la estadística porque consideran que en gran parte se trata de cristianos que se negaron a tomar las armas por razones de conciencia. El otro 30%, es decir 27.000, murieron en atentados terroristas, destrucción de villas cristianas, persecuciones del gobierno, como en el caso de Corea del Norte”.

Asimismo, indicó que de acuerdo a tres centros de estudios de Estados Unidos y del Cesnur, “se estima que entre 500 y 600 millones de cristianos no pueden profesar la fe en modo totalmente libre”.

“Sin querer olvidar o disminuir el sufrimiento de los miembros de otras religiones, los cristianos son el grupo religioso más perseguido del mundo”, señaló.

Durante la entrevista, Introvigne dijo que en el caso de las persecuciones del Estado Islámico (ISIS), están los casos de cristianos donde la Iglesia “está estudiando una posible beatificación”; además están los fieles que decidieron conscientemente permanecer en estos territorios ocupados por los terroristas en Irak y Siria “y continuar, como podían, testimoniando la fe”.

El director del Cesnur lamentó que estas cifras muestren que sigue creciendo la intolerancia en varios países. La intolerancia “es la antesala de la discriminación, y esta a su vez es la antesala de la persecución”, advirtió.

Sin embargo, en medio de este clima, destacó “la actitud tranquila, noble, muchas veces ejemplar de las minorías cristianas sometidas a todo tipo de vejación” y que “raramente han respondido a la violencia con la violencia”.

“En la mayor parte de los casos testimoniaron serenamente su fe, muchas veces perdonando a los perseguidores y rezando por ellos”, concluyó.

 

“Navidad es Jesús”

 

Reflexión de monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata, en el programa "Claves para un Mundo Mejor" (24 de diciembre de 2016)

Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad. Esta es una frase famosa, no sé si pertenece alguna canción o un tango, pero es exactamente lo que ocurre hoy y lo que ocurrirá mañana; por eso ustedes me ven junto al Pesebre, que es la representación mejor, única diría yo, de lo que significa la Navidad.

Hace poco, me ha llamado mucho la atención que a algunas personas a las que les he preguntado qué significa la Navidad, no tenían idea de qué se trataba porque la Navidad para muchos ha quedado enmarcada, envuelta, en una especie de paquete que son “las fiestas”. Celebran Navidad, pero no saben lo que celebran.

Si uno va al Diccionario de la Real Academia Española, por ejemplo, y busca Navidad, en su primera acepción dice “Natividad de Nuestro Señor Jesucristo”; y es eso precisamente porque sin Jesús no hay Navidad. Yo diría: Navidad es Jesús, y no se puede celebrar la Navidad si uno no piensa en Jesús, si uno no sabe para qué nace Jesús y quién es ese Niño. Basta leer el Evangelio de San Lucas, o el de San Mateo, al comienzo, donde aparecen las dos narraciones que tenemos de la Navidad del Señor. Eso significa una verdad teológica fundamental: que el Hijo de Dios, el Hijo Eterno de Dios, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, se hizo hombre para salvarnos.

San Juan dice, en el prólogo de su Evangelio, “se hizo carne”. Dios ha tocado la realidad material, carnal, de la naturaleza humana así como luego, en el otro extremo de la historia de Jesús, va a tocar también la realidad carnal del cuerpo muerto de Jesús para resucitarlo. Sabemos que Jesús ha sido concebido virginalmente en la Santísima Virgen, por obra y gracia del Espíritu Santo, y que San José acompañó virginalmente ese proceso y que Jesús, de niño, lo llamaría a San José “papá” aunque sabía muy bien quién era su padre verdadero, el Padre Celestial.

Por eso Navidad es Jesús y no podemos festejar la Navidad si no pensamos en estas cosas que son verdades fundamentales de nuestra fe. Estas verdades tienen una proyección y extensión en la vida cotidiana y en la cultura de nuestro pueblo. No es lo mismo conocer a Cristo como verdadero Dios y verdadero Hombre, como Salvador del mundo, que ignorarlo. No es lo mismo. Hay gente que lo ignora y celebra la Navidad sin saber de qué se trata.

Muchas veces he criticado que las representaciones de la Navidad se reduzcan a Papa Noel y al arbolito. Como les dije hace unas semanas, Papa Noel fue difundido por Coca Cola, es la propaganda de Coca Cola y pocos saben que detrás de Papá Noel está la figura de Santa Claus o sea San Nicolás, Era una tradición del norte de Europa, según la cual el obispo Nicolás traía regalitos a los chicos en Nochebuena así como para nosotros, en el hemisferio sur, son los Reyes Magos. La verdad es que los pobres Reyes Magos han quedado aplastados, porque Papá Noel les pasó por encima. Nosotros, de chicos, esperábamos a los Reyes Magos el 6 de enero y poníamos los zapatitos esperando recibir los regalos que habíamos pedido; también poníamos pasto y agua para los camellos. Ahora todo ocurre la noche de Navidad, pero con Papá Noel.

El Árbol de Navidad también tiene un significado religioso. En la Biblia aparece infinidad de veces el significado del árbol y lo mismo en culturas y religiones ancestrales. El árbol siempre ha sido, en aquellas culturas, concebido como algo sagrado, como algo religioso. Es como que, el ciclo de este vegetal soberbio que es el árbol, reproduce el ciclo de la vida humana, y de un pueblo también. Tiene un significado simbólico extraordinario. Entonces: ¿qué significa el arbolito de Navidad? Es el árbol de la Vida. Ustedes recuerdan que en los primeros pasajes del Libro del Génesis se habla de dos árboles en el Paraíso: el Árbol de la Vida y el Árbol del Conocimiento del bien y del mal. Después del pecado, al Hombre le quedó cerrado el camino hacia el Árbol de la Vida. ¿Cuándo ese camino queda libre, queda expedito otra vez? Cuando el Señor muere en el árbol de la Cruz, porque la Cruz es un leño seco, pero al mismo tiempo es el verdadero Árbol de la Vida. Más aún, la Cruz personifica a Jesús, que es el Árbol de la Vida. Por eso el arbolito de Navidad, lleno de luces, de regalos, etc., también está representando a Jesús así como Papá Noel representa a San Nicolás.

Les recuerdo estas cosas porque la propaganda que se hace, la propaganda consumista que se impone en estos días, aprovecha estos símbolos, despojados de su valor religioso. Nosotros no podemos permitir, sin más, esto. Por eso tenemos que hacer lo posible para que, por lo menos, en nuestro entorno se reconozca el carácter sagrado de la Navidad. Si la Navidad se desacraliza ya no existe, no significa nada. Acá hay un punto clave en el proceso de evangelización que la Iglesia tiene que llevar adelante: la Navidad es uno de los polos fundamentales del año cristiano.

Esta noche ustedes seguramente celebrarán en familia. La Misa de Medianoche (antes era a la medianoche y ahora se adelanta un poco porque la gente a la medianoche quiere brindar o también porque tiene miedo de salir a esa hora, y es razonable todo esto) esa Misa tiene que ser inolvidable. La celebración se extiende a lo largo de todo el día de mañana. La Iglesia tiene cuatro misas para Navidad: la Misa de la Vigilia que es este sábado a la tarde, la Misa de Medianoche o del Gallo que es la de la Nochebuena, la Misa de la Aurora en las primeras horas del 25 y la Misa del día que es la del resto de la jornada. ¿Por qué cuatro misas? Porque la Iglesia se da cuenta de la importancia fundamental que tiene esta fiesta y quiere que nosotros la celebremos a pleno. No quiero decir que ustedes vayan a las cuatro misas pero sí que se acuerden de Jesús. Por supuesto irán a misa, a alguna de ellas, pero sobre todo que se acuerden de Jesús. Y aún yo les diría los que no suelen ir a misa que se acuerden de Jesús, porque Navidad es Jesús. Que la tengan ustedes muy feliz.

Mons. Héctor Aguer, arzobispo de La Plata

 

 

¡Tú tienes la libertad de elegir la virtud o el vicio!

Alejandra Diener

Última actualización: 27 Diciembre 2016

El cuerpo y el espíritu interactúan al unísono cuando se toman decisiones o llevamos a cabo cualquier actividad.

Cómo están, mis queridos amigos de Yo Influyo. Hoy les voy hablar un poco de los hábitos y de las virtudes para lograr tener límites en la vida personal y así poder empleárselos a nuestros hijos, basado en mi último libro “Mi hijo no tiene límites, ¿seré yo quien no los tiene?”, de Editorial Porrúa.

Así es, los hábitos se tienen que comprender a partir de la persona. Si tú sabes que estás hecho de cuerpo y espíritu, vas a lograr entender cómo funcionas. La inteligencia, la voluntad y la libertad son facultades exclusivas del ser humano, son atributos que nos hacen distintos a cualquier otro ser vivo y que, a su vez, van a encaminarnos a ser mejores personas, mejores de lo que podemos ser. Como adultos, a pesar de no ser perfectos, somos capaces de mejorarnos a nosotros mismos, somos perfectibles.

Esta verdad nos orienta para comprender a nuestros hijos y saber que, a pesar de que nacen con una esencia, cada uno con su temperamento y dones, nosotros, si nos conocemos bien, podemos ayudarlos a ellos a conocerse a sí mismos y a su vez a perfeccionarse.

En la medida en que logremos lo anterior, ayudaremos a nuestros hijos a que sean felices y, por ende, verdaderamente libres, que no es lo mismo que absolutamente libres. Por ello entender los conceptos de virtud, valor y vicios es imprescindible; pero sobre todo saber aplicarlo en nuestra vida nos facilitará nuestro trabajo como padres.

Un hábito es un acto deliberado, bueno o malo; el hábito bueno es la virtud y el hábito malo es el vicio. Es una conducta que repetimos constantemente, volviéndose algo cotidiano en la vida de cualquier ser humano. Eso es la virtud, o el vicio, si es malo.

Evidentemente, lo que buscamos es un hábito bueno; pero esto implica mucho esfuerzo y trabajo en la voluntad. La conciencia nos ayuda a entender qué es lo mejor, pero como somos libres: podemos decidir si somos ordenados o no en lo que elegimos.

Entonces, ustedes ya saben: para tener límites en la vida, hay que entender qué son las virtudes, hay que poder trabajar en los valores y así ser mejores personas.

 

 

¿Qué hacer para que Navidad sea todos los días?

José Ramón Talero Islán

Última actualización: 27 Diciembre 2016

Parece que sólo en estos días de Navidad nos planteamos la felicidad, la solidaridad, la paz, el amor al prójimo. Todos tenemos la necesidad de transmitir lo que a través del año no podemos, porque esa capa de barniz que tenemos encima (egoísmos, disputas, rencores, codicias) nos lo impide. En estas fechas, asoma el disolvente y de forma momentánea disuelve esa capa y aparece realmente la esencia pura del ser humano, que es la que nos debe distinguir de cualquier otra especie.

Precisamente ayer leía este texto, que en estos días se manda por las redes sociales, para que se nos enternezca el corazón y a la vez nos haga recapacitar sobre el sentido de nuestra vida. Decía lo siguiente: “Ser feliz es estar en paz sabiendo que estoy recorriendo el camino correcto, el que coincide con el sentido de mi vida, el de mis errores y triunfos, con mis miedos y corajes… el camino que yo elegí, en el que hice todo lo que pude y más”.

Pues bien, yo siempre me pregunto: ¿Por qué durante el año no pensamos y nos preocupamos de todo lo que nos acontece a nuestro alrededor, y pensamos más en los demás?

La esclavitud moderna y la ignorancia voluntaria a las que nos sometemos, origina a diario ese desapego y despreocupación que hace que cada vez estemos más solos en nuestro interior, y más desconfiados en nuestro exterior. Justificamos estas fechas para intentar ser más auténticos, más razonables, mejores; sin embargo, se nos olvida de inmediato y volvemos al engranaje irracional y miserable, al que a diario estamos acostumbrados en nuestra sociedad.

¿En qué niveles de libertad, dignidad y respeto está gran parte de nuestra sociedad?

¿Qué podemos esperar y hacer para que todos los días sean Navidad?

Creo que si ayudamos a los que están a nuestro lado, escuchamos a los que necesitan ser oídos, reflexionamos, y no nos dejamos guiar por las consignas materialistas y vanas que nos acribillan a diario en todos los medios de comunicación, seríamos mejores y nuestras conciencias se nos serenarían.

 

 

Reacciones cívicas por las campañas sobre género en la escuela

Reacciones cívicas por las campañas sobre género en la escuela

 

Protestas en contra de programas escolares que difunden la idea de que el sexo no tiene raíz biológica sino que es resultado de la propia evolución.

En las últimas semanas Brasil y Francia han protagonizado movilizaciones y protestas en contra de programas escolares o libros de texto que incorporan la ideología de género y difunden entre los estudiantes la idea de que el sexo no tiene raíz biológica sino que es resultado de la propia evolución. La reacción ha llevado a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, a retirar una campaña anti-homofobia, dirigida a niños y niñas de 11 años, y en Francia ha permitido un cruce de argumentos entre científicos, políticos y ciudadanos, en una polémica que todavía no se considera resuelta.

En Brasil las reacciones han logrado que se retire un programa que pretendía la “normalización” de la homosexualidad.

Las reacciones cívicas parecen demostrar que la ideología de género sigue teniendo muchos detractores y, lejos de ser aceptada de manera general, genera la respuesta de padres y educadores. Una carta en la prensa de la ex ministra cristianodemócrata, francesa Christine Boutin, pedía al actual ministro de Educación la retirada de los manuales de la asignatura Ciencias de la Vida y de la Tierra, por incluir contenidos “inspirados explícitamente en la teoría de género” y no respetar “la neutralidad de los valores republicanos” que la autoridad pública debería defender.

“¿Cómo se puede presentar en un manual, que se considera científico, una ideología que consiste en negar la realidad: la alteridad sexual entre el hombre y la mujer?”, se pregunta la ex ministra. Según Boutin, los nuevos libros de texto ni siquiera responden a las líneas marcadas por el sistema educativo para la asignatura, que se plantean “comprender los componentes biológicos principales del ser masculino y femenino”.

En Francia se invoca la neutralidad de los valores republicanos para que no se adoctrine a los jóvenes con la ideología de género.

“El Ministerio de Educación –advierte Boutin– no debe sobrepasar su misión, que es instruir dentro de la neutralidad de los valores republicanos y el respeto de las creencias de los alumnos y de sus familias, y no enseñar, confiriéndoles un estatuto pseudo-científico, teorías sobre el ser humano y la sexualidad”.

La carta de Boutin, que enlaza con un movimiento de familias católicas en campaña contra los libros de texto aprobados recientemente, ha chocado de frente con asociaciones de investigadores en estudios de género que ven en las protestas un intento de imponer censuras políticas “inaceptables” a las líneas de trabajo de los científicos, que solo podrían ser juzgadas –dicen– por otros profesionales similares. En opinión de los científicos, invocar la “libertad de conciencia de las familias” y la responsabilidad de los padres en la educación de los hijos no tiene ningún sentido.

En una tribuna abierta publicada en “Le Monde” (14-06-2011), Florence Rochefort descalifica las críticas como si fueran un intento de perpetuar las desigualdades o de imponer ideas de matriz religiosa frente al enfoque científico. “La ciencia –dice– se une aquí al feminismo: no se nace mujer, ni tampoco hombre, se llega a serlo. En democracia, la anatomía no es un destino”. Pero los grupos que se adhieren a su artículo son dos o tres de una sola tendencia: asociaciones de estudios feministas y de género.

Retirada en Brasil

Pero al igual que la ex ministra francesa, los padres brasileños también consideran que a ellos les corresponde la última palabra en la educación de sus hijos. El programa “Escuelas sin homofobia” –auspiciado por el Ministerio de Educación y el de Sanidad , y al que el gobierno destinó una cifra superior al millón de dólares–, ha tenido que ser retirado, al comprobarse que los materiales de la campaña estaban diseñados para que niños y adolescentes aceptaran activamente la homosexualidad.

Cuando empezaron a conocerse los materiales preparados para este programa hubo fuertes protestas, a través de Internet y en el Parlamento. Un grupo de 74 diputados de iglesias evangélicas, que respaldan al gobierno, amenazaron con retirar su apoyo. Los Ministerios implicados se defendieron diciendo que el material no había sido aún aprobado y que había sido elaborado por ONG que cooperan con el gobierno. Es decir, da la impresión de que estos grupos estaban intentando difundir sus propias ideas aprovechando los medios del gobierno.

La fuerza cada vez mayor de las posiciones a favor de la vida y la familia entre el electorado de ese país ha llevado a la presidenta a eliminar el programa y a comprometerse de cara a actuaciones futuras: “el gobierno puede enseñar que es necesario respetar las diferencias”, aseguró, “pero no interferir en las vidas privadas de las personas o autorizar políticas públicas para defender posturas concretas”, declaró la presidenta Dilma Rousseff tras frenar la campaña.

Contra la imposición en la ONU

Las reacciones contrarias al nuevo concepto de género también protagonizaron las conclusiones de la 55 comisión sobre el estatus de la mujer del Consejo Económico y Social de la Naciones Unidas, el pasado mes de marzo en Nueva York. El observador permanente de la Santa Sede, Francis Chullikatt, denunció en esa ocasión “un intento más de imponer la ideología de género” en los documentos propuestos para la firma, al modificarse el uso corriente de género, equivalente a sexo femenino o masculino, por otro más radical, que favorece una identidad sexual cambiante.

El observador vaticano también explicó que si Naciones Unidas incluye y generaliza esa visión de género se pone en tela de juicio el sistema de derechos humanos, pues se pierden las referencias a la Declaración Universal que los reconoció –que sí habla de la dignidad de la persona como hombre y mujer– y como consecuencia el derecho de los padres a la educación de los hijos, que también incluye esa misma declaración.

Ángeles Burguera

 

VERDADES A MEDIAS, MENTIRAS COMPLETAS

Por René Mondragón

 

YO TE ASEGURO QUE YO NO FUI

 

            Dentro del folclor político mexicano se acostumbra –desde que el sistema político fue diseñado por Plutarco Elías Calles- una liturgia liberal que se cumple con puntual docilidad, radica en manejar un estilo de comunicación en donde se jura y se pontifica, se profetiza y se echan a andar los pitonisos al servicio de las autoridades, igual que lo hacen Maduro, Evo, Dilma o Cristina. Antes lo hacía también Fidel.

 

            Por supuesto, los mensajes son sesgados o bien, bastante retorcidos; las falsedades se maquillan, los términos equívocos o de plano falsos, son sustituidos por eufemismos que no golpean tan fuerte el oído del gran público.

 

            Y a manera de envoltorio, cuando se trata de catecúmenos del sistema cuya falta de experiencia, conducción y presencia política ante los medios es evidente y lúdica, entonces se recurre al viejísimo truco de culpar a las autoridades de oposición al mandatario actual. No falla.

 

O SEA, ¿NO?

 

            Podría, sin duda, generarse una enciclopedia con cada una de las propuestas, declaraciones y decires. Van algunos ejemplos.

 

            El actual encargado del priísmo nacional, Ochoa Reza, jura y perjura que el 99 por ciento de sus militantes son honestos. Se desconoce aún si eso fue un deseo de Navidad muy adelantado al 2018 o una quimera.

 

            Recientemente, en toda la zona del Bajío mexicano –muy sentido en el Estado de Guanajuato- hubo un desabasto de gasolina brutal. Algunas personas hicieron filas por cuatro horas, para que estando a unos metros de la estación de gasolina, uno de los despachadores informara a todos los “esperantes”: “Señores, ya se acabó la gasolina”. Como era consabido, no faltó quien culpara a Trump, a ISIS y a la OPEP, a los chacras del Director de PEMEX o a la falta de alineación apropiada entre Júpiter y Saturno.

 

            La deducción ciudadana –ya acostumbrada a las triquiñuelas- fue que, como ya se había anunciado el aumento a los hidrocarburos, “los malvados concesionarios” escondían la gasolina y el diesel para luego vender más caro. (SIC) Luego se diría que el cierre en varias refinerías, problemas de producción, falta de mantenimiento, y un largo etcétera.

            Solo unas cuantas voces se levantaron para dar a conocer un secreto a voces: PEMEX está quebrada y la multi-cachondeada reforma energética, dista mucho de todo aquel barullo que se le quiso vender a los mexicanos.

 

            Con Donald Trump sucedió algo parecido. Muchos medios, muchos comunicadores, no pocos comentócratas y uno que otro analista, sostenían “a pie juntillas” que triunfaría Hillary Clinton. Las conclusiones ponían en olor de santidad a la ex secretaria de Estado, y el lanzamiento de lodo al candidato republicano se hizo costumbre informativa.

 

            Ganó Trump y la temblorina invadió a los lanzadores profesionales de lodos. Evidentemente, no faltó quien subrayó la importancia de “formar equipos de trabajo”, integrar mesa de diálogo; propiciar una especie de sindicato de cónsules en Estados Unidos para ser claros: “México no pagaría el muro”. Como si “el muro” fuese la parte más relevante.

 

            Los funcionarios especializados insistieron en que México y la economía nacional estaban bien preparados para afrontar al “Huracán Trump”. No faltó tampoco, quien aseguró que el republicano nos haría “lo que la atmósfera al Benemérito”. En el gobierno federal nos informaron que “ya merito estaban listos”. Solo Juan Pablo Castañón y Gustavo Hoyos encabezaron la movilización de verdad con algunos pares estadounidenses.

 

NADIE SABE, NADIE SUPO

 

            El asunto es que el peso volvió a depreciarse frente al dólar; las expectativas de crecimiento cayeron, Carstens mejor dejó el Banco de México; pero, como siempre, la liturgia gubernamental aseguró que “vamos bien” y que, pa’no errarle, otros están peor.  Por eso fuimos a darle el pésame a Raúl Castro.

 

            Lo curioso del tema es que la “tal preparación nacional” se concentra en lanzarle un sonoro y globalizado “Lero-Lero, Lero-Lero” a Trump  y a todo su recién nombrado gabinete, porque si abandona el NFTA y el TPP, nos vamos a casar –así, con “S”- con los chinos, aunque también los japoneses ya nos guiñaron el ojito.

 

LA SÍNTESIS

 

            El resumen de las verdades a medias y mentiras completas es simple: No hay mal que dure 100 años, y como otros países están peor que nosotros en la prueba PISA, eso significa que nos depara un futuro promisorio… Así, por decreto. 

 

 

 

Solo el 29% de las bodas en España son católicas; urge implementar la Amoris laetitia – editorial Ecclesia

 

Los datos acaba de hacerlos públicos el Instituto Nacional de Estadísticas. No pueden ser más demoledores y preocupantes. Un exiguo 29,6% (tan solo 50.031)  de los matrimonios celebrados en España en 2015  (en total, hubo 165.172) fueron católicos y el resto (115.141, el 61,4%), civiles. Se trata de bodas, sin computar, pues, las uniones civiles de hecho o de derecho. En 2001, un 73,1% de las bodas eran católicas, de modo que la caída experimentada en esta década y media es de un 43,5%. A partir de 2005, empezó, de manera imparable, el crecimiento significativo de las bodas civiles, que ahora arroja los resultados citados.

 

En 2015, el último año registrado en su totalidad, el número total de matrimonios creció en cinco comunidades autónomas y en las ciudades autónomas. Ceuta (24,6%) y Melilla (23,4%) y La Rioja (4,4%) registraron los mayores incrementos mientras Galicia (–14,7%), Navarra (–12,7%) y Madrid (–10%) vieron las mayores caídas.

 

Por otro lado, el Movimiento Natural de la Población del INE recoge, asimismo, datos provisionales del primer semestre de 2016, período en el que se registraron 68.560 matrimonios, un 2,7% menos que en el mismo periodo de 2015 y la cifra más baja desde al menos 2011. Un 2,9% de ellos correspondieron a parejas del mismo sexo (1.961).

 

¿Qué decir, qué pensar, qué hacer ante estas cifras, máxime teniendo en cuenta, además, que no menos de 60.000 parejas conviven establemente en España sin que se hayan constituido en matrimonio? En primer lugar, se impone el realismo, la aceptación de los datos y su asunción en aras a buscar caminos de solución.  Nada de paños calientes o excusas y menos aún subterfugios autocomplacientes: los datos hablan con una contundencia que sería suicida desde la Iglesia no dejarnos interpelar por ellos. La crisis del modelo de matrimonio y de familia —más aún con señas de identidad y formalidad católica— es evidente.

 

Y sin que sea una varita mágica (expresamente renunciar a serlo), ante este desafío, surge como un horizonte de aplicación concreta para nuestra Iglesia la brújula de la exhortación apostólica del Papa Francisco Amoris laetitia. En nuestra página 9 de hoy, ofrecemos una amplia información de una reciente publicación al respecto del cardenal Fernando Sebastián. Y es que precisamente la Amoris laetitia busca responder a la realidad de la crisis de la familia en todo el mundo, singularmente en Occidente y una manera tan palmaria también en España.

 

El capítulo octavo de la Amoris laetitia se adentra en la situación de los matrimonios y familias en situaciones distintas o irregulares. Asimismo se detiene a considerar cómo incorporar más a la vida cotidiana de la Iglesia a los matrimonios que viven en estas situaciones e incluso se plantea la posibilidad y los modos de su acceso a los sacramentos. Acompañar, discernir e integrar son los tres verbos —junto a una mirada fiel, renovada, complementaria y misericordiosa— que pastores y fieles han de conjugar, desde esta hermosísima, valiente y riquísima exhortación apostólica postsinodal, a la hora de vivir y administrar pastoralmente, aunando verdad y caridad, las situaciones concretas de las familias  irregulares, caso a caso, persona a persona, pareja a pareja.  Y este importante documento del Papa es asimismo una preciosa guía —no un recetario— para ayudar a las parejas al descubrimiento de la vocación matrimonial, para su celebración sacramental y su perseverancia.

 

En este sentido, nos parece inapropiada la polémica generada tras la publicación de una carta dirigida al Papa  por cuatro cardenales con dudas sobre el capítulo octavo de la Amoris laetitia (ecclesia, número 3.859, página 35). Francisco deja clara la correcta interpretación al respecto en un mensaje a los obispos argentinos (ecclesia, número 3.859, página 35). Retroalimentar esta polémica —incluso cuando es para, supuestamente, defender al Papa, sin olvidar de paso defender ideas propias y determinadas situaciones personales…— no es beneficiosa para nadie y menos para afrontar el inmenso desafío que supone hoy día la familia, pilar básico durante siglos en la vivencia, testificación y transmisión de la fe.

 

Por otro lado, y más allá de que la población española haya crecido un poquito en 2016, debido a un nuevo incremento de inmigrantes, la tasa de natalidad en España sigue congelada en el 1,32%. En Francia alcanza ya el 2,1%. Sin natalidad no hay futuro. Ningún futuro. No podemos seguir, pues, así.

 

 

La mediocridad no sacia al hombre

​La mediocridad es el mal de los que, enteramente absorbidos en las delicias de la pereza y por el exclusivo deleite de lo que está al alcance de su mano, por el completo confinamiento en lo inmediato, hacen del estancamiento la condición normal de sus existencias.

No miran hacia atrás: les falta el senso histórico. Ni miran hacia delante o hacia lo alto: no analizan ni prevén. Tienen pereza de abstraer, de alinear silogismos, de sacar conclusiones, de arquitectar conjeturas. Su vida mental se cifra en la sensación de lo inmediato.

La abundancia del día, el sillón cómodo, las pantuflas y la televisión: no va más allá su pequeño paraíso. Paraíso precario, que buscan proteger con toda especie de seguros: de vida, de salud, contra incendios, contra accidentes, etc., etc.

Y tanto más feliz el mediocre se siente, cuanto más nota que todas las puertas que pueden abrirse hacia la aventura, hacia el riesgo, hacia lo esplendoroso están sólidamente cerradas.

Plinio Corrêa de Oliveira

 

 

Habla claro, es directo, conecta

François Fillon ha sido elegido candidato del centro-derecha para las presidenciales francesas con un porcentaje superior al 66 por ciento de los votos en las primarias. Ha sido un amplio margen que es prueba de un amplio consenso. Fillon no estaba entre los favoritos y sus propuestas no son nada complacientes: está diciendo a los franceses que tienen que reducir su gigantesca administración y trabajar en serio para hacer reformas. No oculta tampoco su condición de católico y su política a favor de la familia. También ha sido relevante su modo de dirigirse a la gente. 

Fillon puede hacer frente a Le Pen porque su discurso está muy alejado del que hacen los políticos al uso: un discurso correcto, frío y distante. El ex ministro habla claro, es directo, conecta. Tiene la fuerza de la sinceridad. 

José Morales Martín

 

 

El pesebre y el árbol

El papa Francisco recibió a las delegaciones procedentes de Malta y de la región italiana del Trentino, que han regalado el Belén y el árbol de Navidad de la plaza de San Pedro. El Santo Padre ha explicado que también los pesebres colocados en las iglesias, en las casas y en tantos lugares públicos son una invitación a “hacer sitio a Dios en nuestra vida y en la sociedad”, escondido en el rostro de tantas personas que están en condiciones de dificultad, de pobreza y de tribulación. 

El pesebre y el árbol -ha señalado- forman un mensaje de esperanza y de amor, y ayudan a crear el clima natalicio favorable para vivir con fe el misterio del Nacimiento del Redentor, “venido a la tierra con sencillez y mansedumbre”. Dejémonos atraer -ha invitado- con ánimo de niños, delante del pesebre, porque allí se comprende la bondad de Dios y se contempla su misericordia, que se ha hecho carne humana para ablandar nuestras miradas.

Pedro J. Piqueras Ibáñez

 

 

¿Llega  al final batalla de Alepo?

Alepo es la salida de Siria al Mediterráneo, así como la conexión más directa con el río Eúfrates. Es un lugar geográficamente privilegiado que los rebeldes, terroristas o mercenarios al servicio de terceros, han querido mantener como bastión. Eso ha hecho que se haya convertido en el símbolo de la guerra en Siria. Alepo representa la resistencia de sus ciudadanos y la codicia de quienes vieron en Siria un objetivo al servicio de intereses petrolíferos y gasísticos.

Según algunas informaciones sabemos que el ejército sirio ha detenido la ofensiva sobre Alepo. La información procede de Rusia, el aliado fiel de Al Assad, que ha declarado que la liberación de Alepo no es el fin de la guerra. Aún no sabemos cuánto durará esta terrible matanza. La cuestión ahora es ver cómo se defiende a los civiles inocentes, y si puede abrirse un corredor humanitario seguro.

Suso do Madrid

 

NAVIDAD EN LAS TRINCHERAS EN LA  I GUERRA MUNDIAL

 

 

                                Ocurrió aquel milagro humano, pero los intereses de la guerra (siempre sucios) lo trataron de tapar, incluso asesinando a aquellos hombres que se mostraron de forma extraordinariamente humana, con los que le presentaban como enemigos… “y aquello merecía castigo”: Veamos.

                                Como se ha conmemorado el centenario de la denominada primera guerra mundial, los ingleses han querido recordar unos hechos insólitos, como la actuación de unos jefes y oficiales, ante unos soldados que se sintieron hombres, primero que militares y que protagonizaron todas aquellas grandezas y miserias.

                                   Navidad 1914: Aprovechando que era  Navidad... La cadena británica Sainsbury ha sacado a la luz un anuncio absolutamente espectacular para festejar las navidades de este año. Basándose en las cartas de soldados británicos y en colaboración con la Real Legión de ese país, han traído a la luz un episodio casi desconocido pero que realmente tuvo lugar durante la Nochebuena de 1914, en plena I Guerra Mundial, en uno de los frentes donde británicos, franceses y alemanes combatían. Se conoció como la Tregua de Navidad de 1914 y puso de manifiesto la crueldad de los altos mandos militares de la época y el poco interés que tenían los soldados de matarse los unos a los otros.

              En la Nochebuena de 1914 los soldados alemanes decoraron las trincheras con abetos iluminados. Estos habían sido enviados al frente siguiendo órdenes directas del Káiser. También se hicieron llegar a los agotados soldados, raciones extras de pan, salchichas y licores. Pueden imaginar la extraña sensación que aquella imagen, tan evocadora del cálido y acogedor ambiente Navideño pudo haber causado en los desdichados soldados. Los soldados alemanes entonaron canciones de navidad y en la distancia los aliados podían escuchar y sentir el ambiente festivo del que disfrutaban sus enemigos. Al poco rato de comenzar a cantar, desde las trincheras aliadas alguien se unió a la celebración, y así, uno tras otro, los hombres de uno y otro bando, comenzaron a confraternizar, compartiendo canciones navideñas. Tras la noche, y al amanecer del día 25 de Diciembre de 1914, algunos soldados alemanes, salieron de sus trincheras enarbolando banderas blancas y caminando desarmados, se internaron en tierra de nadie. ¿Te imaginas el asombro y desconcierto que aquella escena provocaba entre los soldados aliados? Al poco rato soldados de uno y otro bando se hallaban en tierra de nadie intercambiando chocolate, tabaco, bebidas. Mostrándose fotografías y recuerdos de sus familias y confraternizando como buenos vecinos. A lo largo del día y en medio de aquel extraño clima de paz, cada uno de los bandos contendientes pudo recoger los cadáveres de los compañeros muertos en los combates anteriores. Llegaron a realizar oficios religiosos conjuntos e incluso jugaron algún que otro partido de fútbol. Al regresar a sus respectivas trincheras y terminado el día de Navidad, aquellos hombres que se habían conocido entre sí, que se habían saludado y con quienes habían compartido sus sentimientos, sus fotos íntimas, las cartas de sus familiares…  se negaron a luchar. Disparaban al aire o se avisaban y saludaban a gritos. Cuando la noticia de la tregua llegó a  los cuarteles generales de uno y otro bando, los altos mandos tomaron las medidas oportunas para evitar que un hecho similar pudiera volver a suceder. Muchos -no se sabe cuántos- soldados franceses fueron fusilados, como medida drástica para escarmentar al resto de sus compañeros. Los soldados alemanes fueron enviados a otro frente. Las cartas en las que los soldados narraban lo sucedido a sus familiares fueron interceptadas y destruidas y cualquier información -o la mayoría- que pudiera llegar a los periódicos británicos o franceses, censurada. Los franceses confiscaron los negativos de las fotografías que algunos soldados habían tomado durante la tregua, en donde se veían hombres de uno y otro bando posando amistosamente. 

                        A lo largo de la Primera Guerra Mundial se volvieron a dar algunos sucesos similares, aunque ninguno tan generalizado como el de la Navidad de 1914. Se han hecho películas y escrito novelas narrando aquel extraordinario suceso. Paul McCartney  lo recordó en su tema “Pipes of Peace” (Pipas de la paz) de 1983.

***********************

     El texto que antecede me lo envió un lector; y como tras la primera, vino la II Guerra Mundial, que luego fue seguida de “cientos de guerras más” y como hoy mismo “suenan tambores de guerra”, que en realidad nunca dejaron de sonar; me he acordado de estos hechos y quiero difundirlos  puesto que si hoy no hay trincheras pero la guerra sigue y seguirá por ni sabemos cuántos siglos más; hoy y por si alguno aún no se ha dado cuenta… hay una nueva guerra mundial por el control del petróleo; que si bien lo han bajado de precio, pero no es ello por gusto, sino para hundir a los que no puedan competir con estos precios… o sea lo de siempre GUERRAS COMERCIALES O DE INTERESES. Sobre éstos que hoy aludo ya he escrito bastante, ver mi Web.  Además no olviden que estas guerras de ahora, son mucho más horrendas que aquella, puesto que ya casi todas las víctimas son civiles y mueren infinitamente muchos más que los que visten de uniforme; además las han estructurado de tal forma, que los jefes y menos aún los generales y ningún gobernante “por insignificante que sea”, mueren en la guerra, los dejan huir con todo lo que han robado y a nosotros, nos cuentan “los cuentos de “las mil y una noches o los españoles de Calleja”. La perversidad ha avanzado de forma tan despreciable, que ya da asco y angustia.

            Como aberración máxima  y tras las últimas masacres en Siria e Irak los que puede considerarse como principales culpables (Rusia y EE.UU) ahora y al unísono tratan de aumentar sus arsenales atómicos, so pretexto de defenderse o prevenir no sé qué… ¿No tienen ya bastante armamento del que no podrán hacer uso salvo que quieran destruir el planeta o dejarlo devastado hasta grados inimaginables?

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más)